Vous êtes sur la page 1sur 8

¿Cómo se interrelacionan las estructuras del sistema nervioso y qué impacto tienen en el

comportamiento humano?

Las partes nuestro cuerpo que están involucradas en el desarrollo de la conducta

humana son: el cerebro, las neuronas, el sistema nervioso y el sistema endocrino. El sistema

nervioso se divide en dos partes principales: el sistema nervioso central y el sistema nervioso

periférico.

Las bases biológicas del comportamiento son el estudio de los procesos mentales del

ser humano basados en la función fisiológica (cerebro y sistema nervioso). A esta rama de

estudio se le llama psicobiología unida a la neurociencia, que constituye el estudio del

encéfalo y el sistema nervioso (Morris & Maisto, 2009). Por esta razón al antes de tratar a

alguna persona por cualquier situación mental, se le realizan estudios médicos para

determinar factores físicos o biológicos que contribuyan a su desarrollo.

El sistema nervioso está formado por neuronas. El cerebro humano contiene

aproximadamente 100 mil millones de éstas. Estas varían en forma y tamaño envían y reciben

información, llevan y traen mensajes entre los órganos externos e internos de nuestro cuerpo

y del sistema nervioso central. (Morris & Maisto, 2009) No se reproducen así que su perdida

es permanente. Envían mensajes externos e internos por ejemplo la sensación de dolor o

placer. Una persona puede morir si tarda más de diez segundos sin oxígeno.

La neurona tiene varios componentes: un cuerpo celular que contiene el núcleo y

extensiones especiales llamadas axones y dendritas.

Las neuronas se comunican entre sí mediante los axones y las dendritas. Al final del

axón, la señal eléctrica se convierte en una señal química, y el axón libera mensajeros

químicos llamados neurotransmisores. Los neurotransmisores se liberan en el espacio entre el

final de un axón y la punta de una dendrita de otra neurona. Este espacio recibe el nombre de

sinapsis. Los neurotransmisores recorren la breve distancia a través de la sinapsis hasta la


dendrita. La dendrita recibe los neurotransmisores y los vuelve a convertir en una señal

eléctrica. La señal luego viaja a través de la neurona para volver a convertirse en una señal

química cuando llega a las neuronas vecinas. Las dendritas son fibras cortas que se

distribuyen partiendo del cuerpo celular y reciben los mensajes del exterior. Cuando una

neurona recibe un mensaje de otra neurona, envía una señal eléctrica a través de todo el largo

de su axón, algunos axones tienen una capa blanca llamada mielina, que tiene dos funciones:

proporcionar aislamiento, por lo que las señales de las neuronas adyacentes no interfieren

entre sí; la segunda consiste en incrementar la velocidad con que se transmiten las señales

(Morris & Maisto, 2009).

Existen diferentes tipos de neuronas: las sensoriales o aferentes (transmiten mensajes

de los órganos sensoriales a la médula espinal, músculos, o al encéfalo), las motoras o

eferentes (llevan mensajes de la médula espinal, o del encéfalo a los músculos y glándulas), y

las inter neuronas (que transmiten información de una neurona a otra).

Las células gliales mantienen las neuronas en su lugar proporcionándoles alimento,

eliminando desechos y evitando que los contaminantes sanguíneos pasen de la sangre al

encéfalo formando la vaina de mielina que aísla y protege a las neuronas. Estas son muy

importantes para el aprendizaje y la memoria.

Las neuronas motoras transmiten mensajes del cerebro para controlar los movimientos

voluntarios. Las neuronas sensoriales detectan la recepción de luz, sonido, olor, gusto,

presión y calor, y envían mensajes al cerebro. Otras partes del sistema nervioso regulan los

procesos involuntarios involucrados en el funcionamiento de los órganos y las glándulas del

cuerpo, como la liberación de hormonas como la adrenalina, la dilatación del ojo en respuesta

a la luz o la regulación del sistema digestivo.


El cerebro está formado por muchas redes de neuronas comunicadoras. De esta

manera, las diferentes partes del cerebro pueden "hablar" entre sí y trabajar juntas para enviar

mensajes al resto del cuerpo.

Las neuronas se comunican entre sí a través del impulso nervioso, este es un impulso

eléctrico que sólo se propaga en un sentido, no se transmite con la misma velocidad en todas

las neuronas. Cuando una neurona es estimulada, se originan unos cambios eléctricos que

empiezan en las dendritas, pasan por el cuerpo neuronal, y terminan en el axón.

Los principales neurotransmisores son: acetilcolina, dopamina, serotonina,

noreprinefrina, endorfinas y glutamato.

La base central de la conciencia y la razón se encuentra en sistema nervioso central

donde se integran todas las emociones, la memoria y el aprendizaje, y está regida por el

encéfalo. Éste se compone de tres partes importantes: el núcleo central primitivo, el sistema

límbico y los hemisferios cerebrales.

En el núcleo central tenemos el mesencéfalo que es importante para la audición y la

visión, también es donde se registra el dolor.

El mesencéfalo está compuesto de la medula (regula la respiración, la tasa cardíaca y

la presión sanguínea), el puente (regula los ciclos de sueño y la vigilia) y el cerebelo (regula

los reflejos y el equilibrio).

El tálamo, que es el centro principal del relevo sensorial, y el hipotálamo que tiene

que ver con el estrés, la emoción y la motivación.

Las partes del encéfalo son: el sistema límbico y la corteza cerebral.

En el sistema límbico se encuentran; el hipocampo, donde se forman los nuevos

recuerdos y la amígdala que rige emociones relacionadas a la auto preservación.

En la corteza cerebral se encuentran el lóbulo occipital (recibe y procesa la

información visual), el temporal (tiene que ver con la audición, olfato, equilibrio, emoción,
lenguaje, etc.), el parietal (capacidades visuales y espaciales) y el frontal (lo que tiene que ver

con alcanzar metas, control emocional, temperamento, etc.).

Las herramientas existentes para estudiar el encéfalo son: la técnica de micro

electrodos que estudia la función neuronal individual, la de macro electrodos que cubre una

región del encéfalo, la imagenología estructural que se usa para representar en un mapa las

estructuras del encéfalo vivo (CT o MRI).

Hay otras técnicas que se utilizan, como la imagenología funcional, que a su vez de

dividen en cuatro tipos.

Imagenología (EEG)- esta mide la actividad del cada mili segundo.

Magnetoencefalografía (MEG)- parecida a la EEG, pero con más precisa.

Imagenología por fuente magnética (MSI)- es una tomografía por emisión de

positrones (PET) compuesta de tres técnicas que utilizan energía radioactiva para representar

en un mapa regiones exactas de la actividad del encéfalo.

Imagenología por resonancia magnética funcional (FMRI)- ésta mide el movimiento

de las moléculas de sangre en el cuerpo. (Morris & Maisto, 2009).

La medula espinal está compuesta de neuronas que se desplazan hacia abajo por la

espina dorsal. Conecta al encéfalo con la mayor parte del cuerpo. Un trauma en la médula

espinal puede dejar a una persona paralizada. Esta conexión neuronal funciona como

respuesta ante el peligro por ejemplo al recibir una quemadura, esa área sintió el dolor de la

quemazón enviando el mensaje al cerebro que a su vez envía el mensaje que se aleje o suelte

lo q lo está quemando. Esto ocurre debido a que las células sensoriales recogieron el mensaje

de que la mano se había quemado. Esta información pasa a lo largo de las interneuronas

localizadas en la médula espinal. A su vez, las interneuronas se conectan con las neuronas

motoras desencadenando la rápida respuesta muscular.


El sistema nervioso periférico contiene los nervios que se encuentran fuera de la

médula espinal y el cerebro. Estos conectan con los músculos y los receptores de sensaciones,

de surgir algún trauma o problema, se dificultarían la comunicación entre el cerebro y el resto

del cuerpo.

Los dos componentes principales del sistema nervioso periférico son el sistema

nervioso somático (transmite el mensaje de los sentidos al sistema nervioso central y lleva los

mensajes del sistema nervioso central a los músculos esqueléticos del cuerpo), y el sistema

nervioso autónomo (transmite el mensaje entre el sistema nervioso central y los órganos

internos del cuerpo como, por ejemplo, el corazón, las glándulas y el sistema digestivo).

(Morris & Maisto, 2009)

En el sistema nervioso somático se perciben imágenes, sonidos, olores, la temperatura

y la presión, también se realizan acciones como comer, beber, leer y dormir.

El sistema nervioso autónomo por su parte regula las funciones sobre las que no

tenemos conciencia como la respiración, la digestión y la circulación. Este comprende todas

las neuronas que transmiten mensajes entre el sistema nervioso central y los órganos internos

del cuerpo, glándulas y músculos lisos, como lo son el corazón y el sistema digestivo.

Las dos partes que componen el sistema nervioso autónomo son:

El sistema simpático (envía mensajes cuando se requiere acción rápida, como una

emergencia, aumentando el latido cardiaco y la respiración).

De otra parte el sistema nervioso parasimpático se encarga de calmar y relajar al

cuerpo luego de pasada la emergencia o crisis, los latidos bajan su intensidad, la respiración

se vuelve más lenta y los músculos del estómago se relajan.

El cerebro es el centro del sistema nervioso, se encuentra encerrado dentro del cráneo.
Este controla y regula las diversas acciones del cuerpo y nuestras reacciones, recibiendo

información constante de tipo sensorial para analizarla y responder, controlando acciones y

funciones corporales.

El cerebro se divide en: tronco cerebral (controla la respiración, la frecuencia

cardiaca, y otros procesos autonómicos), neo córtex (regula el pensamiento de orden superior,

lo que aprendemos y la memoria), el cerebelo (controla el equilibrio corporal así como la

postura y la coordinación del movimiento).

También el cerebro se divide en dos hemisferios (izquierdo y derecho), que están

cubiertos por una delgada capa de materia gris, llamada la corteza cerebral. Esta corteza es la

más desarrollada del reino animal, los pájaros tienen una corteza primitiva, los peces y

reptiles no tienen corteza y los ratones una pequeña y lisa capa. (Morris & Maisto, 2009).

La corteza cerebral se divide en cuatro lóbulos: el lóbulo frontal que coordina los

mensajes con los otros lóbulos cerebrales, además de otras tareas, el lóbulo parietal que

recibe la información sensorial de todo el cuerpo (piel, músculos, articulaciones, órganos,

papilas gustativas), el lóbulo temporal tiene que ver con la visón compleja, el equilibrio, las

emociones y la comprensión del lenguaje, el lóbulo occipital recibe y procesa la información

visual.

El cerebro también contiene la fisura central. Separa la corteza somato sensorial

primaria de la corteza motora primaria. La corteza somato sensorial primaria es la que

registra los mensajes sensoriales de todo el cuerpo. (Morris & Maisto, 2009)

Cualquier problema con el cerebro puede ser uno de carácter muy serio ya que como

hemos visto se encarga de todas las funciones corporales. Este es susceptible a cualquier

golpe que pueda causar daño, también a derrames y enfermedades como el Parkinson, la

esclerosis múltiple, esquizofrenia y depresión, entre otros.


El cerebro se divide en tres partes, estas son: el núcleo central, que contiene el

metencéfalo, es el área que contiene la médula, el puente y el cerebelo; el sistema límbico que

es un anillo de estructuras que participan en el aprendizaje y la conducta emocional; el

hipocampo que tiene que ver con la formación de nuevos recuerdos y la amígdala que

gobierna y regula las emociones. Si alguna de estas estructuras sufre algún daño pueden

manifestarse conductas de pasividad y docilidad, temor, pánico o ataque (Morris & Maisto,

2009).

El cerebro se compone de dos hemisferios, el izquierdo que tiene que ver con la

escritura y movimientos del lado derecho del cuerpo, lenguaje y razonamiento simbólico y el

derecho que controla el tacto y el movimiento del lado izquierdo del cuerpo tiene que ver con

las tareas no verbales, visuales y espaciales. O sea, con el hemisferio izquierdo hablamos y

razonamos, pero el derecho es con el que vemos. No se pueden intercambiar funciones, pero

sí se comunican entre sí. (Morris & Maisto, 2009)

El sistema endocrino es muy importante dentro de la rama de la psicología.

Las hormonas influencian la conducta humana. Las condiciones hormonales pueden

reflejar cambios de conducta tales como, irritabilidad, somnolencia, excitabilidad, aumento

en el peso o disminución del peso, entre otros.

Dentro de la psicología, las hormonas organizan el sistema nervioso y los tejidos

corporales como, por ejemplo, el desarrollo de características sexuales secundarias en la

pubertad. También influyen en la conducta sexual y la somnolencia.

La tiroides es una glándula endocrina que se localiza debajo de la laringe y produce la

hormona tiroxina, esta se encarga de regular el metabolismo del cuerpo (estado de alerta,

energía, peso), si las tiroides están muy activas producen excitabilidad, insomnio, lapsos de

atención cortos, fatiga, agitación y decisiones precipitadas. Del lado contrario, cuando se

produce poca tiroxina, aumenta el deseo constante de dormir y la sensación de cansancio.


La glándula pineal se encuentra en la mitad del encéfalo, secreta la hormona

melatonina, la cual ayuda a regular los ciclos de vigilia y sueño. (Morris & Maisto, 2009)

Otro tipo de glándula es el páncreas, que controla el azúcar en la sangre, la hipófisis,

que influye en la presión sanguínea, sed y contracciones del útero durante el parto, así como

el interés sexual y el crecimiento corporal.

Las gónadas son las de reproducción sexual, ovarios en mujeres y espermatozoides en

hombres y las suprarrenales que afectan la reacción del cuerpo al estrés.

Referencias

Material de la clase, Modulo 3