Vous êtes sur la page 1sur 4

Enfermedad de Gaucher

Es la enfermedad de depósito lisosomal más frecuente. La Enfermedad de Gaucher es una enfermedad hereditaria
autosómica recesiva, causada por la deficiencia de la enzima glucocerebrosidasa (beta-glucosidasa ácida) (1). Esta
deficiencia produce la acumulación de glucocerebrósidos en los lisosomas de los macrófagos (células de Gaucher). Los
síntomas clínicos surgen por la infiltración de distintos órganos, especialmente hígado, bazo y médula ósea por estas
células de Gaucher (2). Es una enfermedad multisistémica y altamente heterogénea, que está clasificada en 3 tipos
diferenciados.

Las manifestaciones de la enfermedad de Gaucher tipo 1 incluyen anemia, trombopenia, hepatoesplenomegalia y


problemas óseos(2). Con frecuencia, las anomalías óseas son las características más debilitantes y discapacitantes de
la enfermedad de Gaucher (3).

Además de estos síntomas, y aunque la variante tipo 1 de la enfermedad de Gaucher es conocida como forma no
neuropática, también puede haber alguna manifestación neurológica tal y como revela la bibliografía (9-13), con
síntomas en alguno de los casos como depresión, síndrome del tunel carpiano, síntomas de la enfermedad de
Parkinson, neuropatía periférica, etc.

Con frecuencia hay un retraso diagnóstico debido a la especificidad de sus signos y síntomas y a su baja prevalencia.
El curso natural de la enfermedad normalmente muestra progresión, con elevación del riesgo de complicaciones
irreversibles en distintos órganos, y se asocia con un aumento de la morbilidad y mortalidad prematura (4).

Existe tratamiento de sustitución enzimática para la enfermedad.

Enfermedad de Gaucher neuropática (tipos 2 y 3)

Los tipos 2 y 3 de la enfermedad de Gaucher, conocida como enfermedad de Gaucher neuropática, son formas
exclusivas de la infancia. Además de las sintomatología clínica, que derivada de la infiltración ósea y visceral por las
células de Gaucher comparten con el tipo 1, los tipos 2 y 3 de la enfermedad se caracterizan por una variada pero
sistemática afectación neurológica de los pacientes.

Tipo clínico 2

Conocida como forma neurológica aguda infantil, se caracteriza por un inicio precoz (neonatal, o en los primeros meses
de la vida), una evolución rápidamente progresiva. El deterioro neurológico es muy rápido y la grave afectación del
estado general hace que la superviviencia media de los niños afectos sea de dos años aproximadamente.

Tipo clínico 3

La forma clínica tipo 3 presenta una gran variabilidad en el momento del inicio de la enfermedad, en la expresión
clínica y en la gravedad de las manifestaciones, lo que dificulta en ocasiones la exacta identificación de estos pacientes.
Desde una perspectiva clínica, el tipo 3 ha sido subdividido en los tipo 3a y 3b, en función del predominio de la
afectación neurológica o visceral.

De cualquier manera, la identificación de un paciente como perteneciente a uno o a otro subtipo, e incluso como
perteneciente al tipo2 o al tipo 3 de la enfermedad de Gaucher, puede resultar muy difícil debida a la presencia de
síntomas comunes y al solapamiento de las edades de presentación (14).

Déficit enzimático
Signos y síntomas

Diagnóstico de confirmación y diferencial


Una biopsia o aspirado de médula ósea puede aportar una pista importante para confirmar o descartar un posible
diagnóstico de enfermedad de Gaucher, pero no es totalmente confirmatoria(7). El diagnóstico de confirmación de la
enfermedad de Gaucher se lleva a cabo mediante diagnóstico enzimático. Una actividad glucocerebrosidasa ≤30% de
la normal en leucocitos o fibroblastos constituye el diagnóstico confirmatorio(8).

Retraso en el diagnóstico
Especialmente en enfermedad de Gaucher tipo 1
• El retraso es de unos 4 a 10 años entre el comienzo de los síntomas y el diagnóstico

• Los pacientes consultaron un promedio de 8 médicos. Con los hematólogos se estableció contacto en algún momento
antes del diagnóstico en un 86% de los pacientes

Herencia
La enfermedad de Gaucher presenta una herencia autosómica recesiva.

Células de Gaucher

Nuestros cuerpos contienen miles de sustancias activas llamadas enzimas. En individuos sanos, la enzima
glucocerebrosidasa ayuda al organismo a degradar un cierto tipo de molécula grasa (glucocerebrósido). Las personas con la
enfermedad de Gaucher no tienen cantidades suficientes de esta enzima. Como resultado, las células se llenan de esta grasa
no digerida. Estas células se conocen como células de Gaucher.

Historia de la Enfermedad

La enfermedad de Gaucher fue descrita por primera vez en 1882 por el médico francés Philippe Charles Ernest Gaucher
después de evaluar el cadáver de una mujer de 32 años de edad con un bazo agrandado (uno de los signos característicos
de este trastorno).

Signos y Síntomas Principales

Las células de Gaucher se acumulan típicamente en diferentes partes del cuerpo, primordialmente en el hígado, el bazo, y la
médula ósea. La acumulación de las células de Gaucher puede causar el agrandamiento del bazo y el hígado, anemia, y un
número diverso de signos y síntomas. En ciertos casos el cerebro y el sistema nervioso central resultan afectados.

Los Tres Tipos de la Enfermedad de Gaucher

Los expertos han identificado tres tipos diferentes de la enfermedad de Gaucher:


Tipo 1 (no-neuropática)
La forma más común, el Tipo 1, afecta a 1 de cada 40.000 a 60.000 niños nacidos vivos. El Tipo 1 no afecta el cerebro o al
sistema nervioso central. Algunos pacientes con la enfermedad de Gaucher Tipo 1 carecen de síntomas, mientras que otros
desarrollan síntomas severos que pueden ser fatales.

Tipo 2 (neuropática aguda)


La enfermedad de Gaucher Tipo 2 es más rara y afecta a menos de 1 en 100.000 niños nacidos vivos. Sin embargo, las
personas con enfermedad de Gaucher Tipo 2 sufren efectos más severos que las que presentan enfermedad de Gaucher
Tipo 1. Los niños desarrollan signos y síntomas de la enfermedad de Gaucher Tipo 2 en el primer año de vida, y pueden sufrir
grandes problemas neurológicos al igual que otros síntomas. Muchos de ellos no viven pasados los 2 años de edad.

Tipo 3 (neuropática crónica)


El Tipo 3 es también poco común y afecta a menos de 1 de cada 100.000 niños nacidos vivos. Esta forma de la enfermedad
también puede causar signos y síntomas neurológicos, pero estos son menos severos que los de la enfermedad de Gaucher
Tipo 2. Los signos y síntomas aparecen durante la infancia o niñez, y los pacientes con la enfermedad de Gaucher Tipo 3
pueden vivir pasada la edad adulta.

¿Quién puede contraer la enfermedad de Gaucher?

La enfermedad de Gaucher es heredada, causada por genes mutantes o defectuosos que son transmitidos por los padres a
sus hijos.

La enfermedad de Gaucher no está ligada al sexo, y sus signos y síntomas pueden manifestarse en los pacientes afectados
a cualquier edad, aunque el Tipo 2 y 3 son más comúnmente diagnosticados en la niñez. Aunque pacientes de cualquier
grupo étnico o raza pueden desarrollar la enfermedad de Gaucher, la enfermedad de Gaucher Tipo 1 es más común entre
los judíos de descendencia Ashkenazi (Europa Oriental). Dentro de este grupo, 1 de cada 450 personas nacidas vivas
tienen la enfermedad de Gaucher.