Vous êtes sur la page 1sur 4

Con “Las reglas del método sociológico” nace y se consolida una nueva ciencia: la

Sociología. Para Durkheim debía ser científica y basar sus estudios en datos empíricos. Según
Durkheim “hasta el presente la sociología ha tratado de una manera más o menos exclusiva,
no de cosas, sino de conceptos”.

Sí Comte pensaba que la Sociología debería estudiar el progreso de la humanidad en el


tiempo y Spencer, a su vez, concebía las sociedades como el objeto a observar; Durkheim
abandona la concepción subjetiva de Comte y la concepción omnímoda de Spencer.

Lo que Durkheim se planteó en primer lugar es el tipo de hechos que abordará la


Sociología. “En toda sociedad existe un grupo determinado de fenómenos que se distingue por
caracteres bien definidos de aquéllos que estudian las demás ciencias de la naturaleza […]
consisten en maneras de obrar, de pensar y de sentir, éste ingresó al individuo, y que están
dotadas de un poder coactivo, por el cual se le imponen. Por consiguiente, no pueden
confundirse con fenómenos orgánicos […] Constituyen, pues, el dominio propio de la
Sociología”. Para Durkheim los hechos sociales son producidos por la sociedad (exteriores al
individuo) y que ejerce una presión, formal o institucional, sobre los individuos cuando tratan
de resistirse a ellos o de transgredirlos.

Durkheim establecer tres categorías de hechos sociales: 1.-Las creencias y las prácticas
constituidas, con una organización definida (como la religión, la ley, las normas de colocación,
etc.); 2.- Las corrientes sociales que no presentan estas formas cristalizadas (como la euforia o
la indignación de una muchedumbre en una asamblea); 3.- Los movimientos de opinión, más
duraderos que los anteriores, sobre materias políticas, literarias, artísticas, etc.

Durkheim plantea a continuación las reglas para estudiar los hechos sociales. La
Sociología debe considerarlos como cosas, por lo tanto, deben ser tratados de esta forma.
Partimos de las cosas u objetos a las ideas a través de un método inductivo, que es contrario al
deductivo de otras disciplinas como la filosofía. Esto es así porque, para Durkheim, si los
fenómenos estudiados por la física no son analizados a partir de opiniones basadas en el
sentido común, ¿por qué deben serlo los estudiados por la Sociología? Así pues, “los
fenómenos sociales son cosas y deben ser tratados como tales […] y tratar los fenómenos
como cosas es tratarlos como datos que constituyen el punto de partida de la Ciencia. Los
fenómenos sociales presentan de una manera incontestable ese carácter”. La sociología “es
preciso que pase del sentido subjetivo, en que generalmente todavía se mantiene, al objetivo”.

Una vez que consideramos “los hechos sociales como cosas” debemos analizar el
sentido real que Durkheim da al concepto de cosa, y lo hace enfrentándolo al de idea, como
aquello que es conocido desde fuera. La Ciencia debe “evitar sistemáticamente todas las
nociones vulgares o prenociones”, ideas preconcebidas acerca de los fenómenos.

Entonces, “sólo se ha de tomar como objeto de investigación un grupo de fenómenos


anteriormente deformados por ciertos caracteres exteriores que le son comunes y
comprender en la misma investigación a cuantos respondan a esta definición”. Estos
caracteres exteriores los que estamos primero por medio de la sensación, para ser luego
razonados.

Ya en el tercer capítulo Durkheim lo dedica a la distancia entre lo “normal” y lo


“patológico”. Ahí es donde empieza la utilidad de la Sociología. Utilizando ejemplos de la
Física, de la Química y la Biología, Durkheim pretende dar un criterio objetivo para poder
diferenciarlos entre sí. “en efecto, tanto para las sociedades como para los individuos la salud
es buena y deseable, mientras que la enfermedad, por el contrario, es algo malo que debe
evitarse”.

Durkheim, como se ve, pretende buscar un orden en la sociedad. Abandona, por


momentos, la posición de científico para abrazar tesis moralistas. Pero debemos tener cuidado
a la hora de hacer la analogía entre normal/patología y salud/enfermedad.

Otro de los “peros” que pueden hacerse a Durkheim es que no termina de alguna
manera con la falta de autonomía conceptual de parte de la sociología, al utilizar categorías de
otras disciplinas para la clasificación de fenómenos sociológicos.1

Durkheim intenta distinguir entre salud y enfermedad. Para ello va descartando


prenociones como la del dolor o la de la adaptación. Desechadas todas las prenociones lo
único que nos queda es la deducción: empezar por lo externo.

Para ello plantea tres proposiciones:

1) Un hecho social es normal para un tipo social determinado, considerado en una


determinada fase de desarrollo.
2) Los resultados del método precedente se pueden verificar en condiciones
generales del tipo social considerado.
3) Es necesario efectuar esta verificación cuando este hecho se refiere a una especie
social que aún no ha terminado la totalidad de su evolución.

Para Durkheim “un hecho social sólo puede ser llamado normal en una especie social
determinada en relación con una fase, igualmente determinada de su desarrollo”.

Durkheim pone el acento en el carácter orgánico de la sociedad y en el estudio de su


desarrollo (el cambio es característica inherente a toda sociedad). Es en este donde, Durkheim
pone, acertadamente, el énfasis. A diferencia de las especies, cuya evolución es lenta, los
cambios sociales pueden ser bruscos; nueva forma de pensar, que pueden considerarse
patológicas en un momento dado, pasará a establecerse como la normalidad futura. Pero,
también, es verdad, que ciertos comportamientos patológicos serán considerados siempre
como tales.

Durkheim distingue entre sociedades establecidas y sociedades transitorias. Pero creo,


que no existe, ni existió, ni existirá una sociedad establecida. Toda sociedad está
continuamente en transición, igual que lo están los hechos sociales.

En el Capítulo IV Durkheim pretende enseñar cómo construir tipos sociales. Este


capítulo descansa en la concepción evolucionista que tiene Durkheim de las sociedades. “se
comenzará por clasificar las sociedades a tenor del grado de composición que presentan, y
tomando por base la sociedad perfectamente simple o de segmentación única: en el interior
de estas clases se distinguirán variedades diferentes según se produzca o no una coalescencia
completa de los segmentos iniciales”. La constitución de las especies es, ante todo, un medio
de agrupar los hechos sociales y facilitar su interpretación.

1Aunque no es objeto de este estudio, deseo citar que, para acabar con anterior crítica, Durkheim fundó la revista L’Anée
Sociologique en 1897 con el objetivo de crear un campo común donde plasma enfoques, conceptos y clasificaciones relativas al
estudio de los fenómenos sociales.
Durkheim nos dice en el inicio del Capítulo V que, “La mayor parte de los sociólogos
creen haber explicado los fenómenos una vez que han hecho ver para qué sirven y el papel
que desempeñan” […] Pero este método confunde dos cuestiones muy diferentes. Hacer ver
para qué es útil un hecho no es explicar cómo ha nacido ni cómo es lo que es”.

El investigador no debe confundir la causa de un fenómeno con la función que


desempeña. “por consiguiente, cuando se emprenda la tarea de explicar un fenómeno social,
es preciso investigar separadamente la causa eficiente que lo produce y la función que
cumple”. Es esto así porque, una vez, averiguado el origen nos ayudará a resolver su estudio,
evolución y consecuencias.

De esta manera, “es en la misma naturaleza de la sociedad es donde hay que buscar,
pues, la explicación de la vida social […] la sociedad no es una mera suma de individuos, sino
que el sistema formado por su asociación, representa una realidad específica que tiene sus
caracteres propios […] En la naturaleza de esta individualidad y no en las unidades integrantes,
es donde es preciso ir a buscar las cosas próximas y determinantes de los hechos que se
producen en ella. El grupo piensa, siente, obra en forma distinta de lo que lo harían sus
miembros y se encontrarán aislados”. Así pues, “la causa determinante de un hecho social
debe buscarse entre los hechos sociales antecedentes, y no entre estados de la conciencia
individual”.

Pero, sólo tenemos un medio para demostrar que un fenómeno es causa del otro, a
saber, comparar los casos en que se encuentren simultáneamente presentes o ausentes.

Si el investigador puede producir artificialmente los hechos, el método a utilizar es la


observación propiamente dicha, si no; el método empleado será el método comparativo o
experimentación indirecta. Llegando a afirmar que “a un mismo fenómeno corresponde
siempre la misma causa”.

En la conclusión Durkheim exponen los caracteres del método científico. A saber:

Es independiente de toda filosofía, ya que huye de generalidades para entrar en el


detalle de los hechos.

El segundo lugar, se trata de un método objetivo: los hechos sociales son cosas y
deben ser tratados como tales.

En tercer lugar, el método es exclusivamente sociológico: los hechos sociales son cosas
sociales y sólo pueden ser explicados desde lo social. La sociología es una ciencia distinta y
autónoma, que posee su propio método y su objeto específico de estudio.

Muchos pensadores ubican a Durkheim como el verdadero fundador de la sociología


(entendida como disciplina científica). Durkheim nos brinde herramientas para la identificación
de los fenómenos sociales. Y una vez identificados, estudiados.

Además de lo expuesto conviene indicar, por un lado, que para Durkheim la sociedad
condiciona la acción de los individuos. Una acción que, a primera vista, pudiera explicarse por
causas individuales; pero que Durkheim, una vez analizados las distintas combinaciones de
integración y regularización social, nos indica que los individuos se ven condicionados por la
sociedad para realizar esta clase de actos.

Y por otro, encontramos en Durkheim una serie de dualidades que caracteriza el estilo
de expresar sus ideas. Encontramos por ejemplo la dicotomía entre individuo y sociedad, entre
solidaridad mecánica y orgánica, entre lo sagrado y lo profano, entre las sociedades
establecidas y sociedades transitorias, entre sociedades tradicionales y sociedades modernas…

De entre todas, la dualidad más importante es la establecida entre sociedad que


individuo. Durkheim examina la sociedad, pero nos dice que ésta no existe sin individuos. Si
bien pone el énfasis en subrayar que cuando los individuos están relacionados entre sí, es
cuando surge la sociedad.

Si Comte acuñó el término “Sociología”, fue Durkheim quien la convirtió en Ciencia.


Aunque la Sociología tardó en ser aceptada como disciplina científica, pues tuvo que abrirse
paso en un contexto donde el estudio sobre la sociedad estaba ligado a reflexiones sobre el
“deber ser” y no sobre el “cómo es”. Si antes lo subjetivo primaba sobre lo objetivo, el método
sociológico de Durkheim nos brinda herramientas para la identificación y estudio de los
fenómenos sociales, contribuyendo a una paulatina institucionalización de la Sociología como
disciplina científica.