Vous êtes sur la page 1sur 21

Radiaciones Ionizantes

© 201 6 Asturias: Red de Universidades Virt uales Iberoamericanas


1
Radiaciones Ionizantes

Índice

1 Radiaciones 3
2 Radiaciones Ionizantes 5
2.1 Conceptos Básicos y Clasificación 5
2.2 Parámetros y Unidades de Medida 6
2.3 Sistemas y Equipos de Medición 9
2.4 Origen de las Radiaciones Ionizantes 9
2.5 Efectos sobre la Salud 12
2.6 Regulación y Límites de Exposición 14
2.7 Medidas Preventivas 15

02 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

Objetivos

 Conocer los conceptos básicos sobre las radiaciones no ionizantes y su clasificación


entre radiaciones ópticas y campos electromagnéticos.

 Identificar los parámetros necesarios para caracterizar las radiaciones


electromágneticas (radiaciones ópticas y campos electromagnéticos).

 Considerar los diferentes efectos de ambos tipos de radiaciones en la salud de los


trabajadores.

 Analizar los criterios recogidos en las normas técnicas para realizar la evaluación de
riesgos por vibraciones.

 Identificar medidas básicas de prevención de la exposición a radiaciones ópticas y


campos electromagnéticos.

1 Radiaciones
La radiación es la emisión, propagación y transferencia de energía en cualquier medio en
forma de ondas electromagnéticas o partículas.

La mayoría de las radiaciones son de origen electromagnético.

La energía que transporta una radiación electromagnética se desplaza mediante ondas. Esta
energía no es continua, sino que se transmite agrupada en pequeños "cuantos" de energía
llamados fotones. La onda se compone de un campo eléctrico oscilante, asociado a un
campo magnético también oscilante, y ambos son perpendiculares a la dirección de
propagación.

A mayor frecuencia, mayor energía de la Las ondas electromagnéticas se caracterizan por tres parámetros fundamentales: Longitud
radiación. A menos longitud de onda, de onda, Frecuencia y Energía:
mayor frecuencia. A menor longitud de
onda, mayor energía de la radiación.  Longitud de onda (λ): Es la distancia entre las crestas de dos ondas consecutivas, y se
mide en unidades de longitud (m). La amplitud de la onda depende de la potencia
radiante de la fuente emisora.

 Frecuencia (ʋ ó f): Es el número de veces que oscila una onda en un segundo y se


mide en ciclos/segundo o hercios (Hz).

 Energía (E): La energía transportada por una radiación electromagnética se puede


medir en Julios (J), aunque más frecuentemente se mide en electronvoltios (eV). El

03 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

electronvoltio representa la energía cinética que adquiere un electrón cuando es


-19
acelerado por una diferencia de potencial de 1 voltio. Equivale a 1,602176462 × 10 J.

La energía que transporta una radiación es directamente proporcional a la frecuencia, según


-34
la ecuación: E = h × f, (donde h es la constante de Planck = 6,63 × 10 J/s).

Las diferentes radiaciones electromagnéticas tienen diferentes energías e interaccionan con


la materia de forma distinta según esta energía.

Las radiaciones electromagnéticas se clasifican en dos grandes grupos en función de su


energía, o dicho de otra manera en función del tipo de cambios que provocan en los
átomos con los que interaccionan:

 Radiaciones ionizantes. Corresponden a las radiaciones de mayor energía (menor


longitud de onda) dentro del espectro electromagnético. Tienen energía suficiente
como para arrancar electrones de los átomos con los que interaccionan, es decir,
para producir ionizaciones.

 Radiaciones no ionizantes. Estas radiaciones no tienen suficiente energía para


producir ionizaciones en los átomos con los que interaccionan y de ahí su nombre.

Las radiaciones no ionizantes no tienen De todas las radiaciones electromagnéticas mostradas en el esquema anterior (espectro
suficiente energía para producir electromagnético) sólo los rayos X y los rayos gamma Ɣ tienen suficiente energía como
ionizaciones en los átomos con los que
para producir fenómenos de ionización en los átomos, es decir son radiaciones ionizantes. El
interaccionan.
resto de las radiaciones electromagnéticas (ondas de radio, microondas, rayos infrarrojos,
luz visible, rayos ultravioleta) son radiaciones no ionizantes. Las radiaciones no ionizantes son
de baja energía, es decir, no son capaces de ionizar la materia con la que interaccionan.
Estas radiaciones se pueden clasificar en dos grandes grupos:

 Radiaciones ópticas. Pertenecen a este grupo los rayos infrarrojos, la luz visible y la
radiación ultravioleta.

 Ondas o campos electromagnéticos. A este grupo pertenecen las radiaciones


generadas por las líneas de corriente eléctrica o por campos eléctricos estáticos.
Otros ejemplos son las ondas de radiofrecuencia, utilizadas por las emisoras de radio
y las microondas utilizadas en electrodomésticos y en el área de las
telecomunicaciones.

04 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

2 Radiaciones Ionizantes

2.1 Conceptos Básicos y Clasificación

Las radiaciones ionizantes son radiaciones de alto poder energético y capacidad para ionizar
la materia cuando inciden sobre ella.

El origen de estas radiaciones puede ser natural, ya que hay elementos que son capaces de
emitirlas de forma habitual, comportándose como elementos radiactivos. Este es el caso del
uranio, plutonio, etc.

Pero también puede lograrse la emisión de un modo artificial, mediante la manipulación de


los átomos en condiciones de laboratorio y de una manera intencionada.

Hay dos conceptos que caracterizan las radiaciones ionizantes:

 La capacidad de ionización es proporcional al nivel de energía.

 La capacidad de penetración es inversamente proporcional al tamaño de las


partículas.

En función de su naturaleza, las radiaciones ionizantes se pueden clasificar en dos grupos.

 Radiaciones corpusculares: Constituidas por partículas materiales, cuya masa en


reposo es considerable. A este grupo pertenecen las partículas alfa α, las partículas
beta β. Las propiedades de cada una de estas partículas están en función de su
carga, su masa en reposo y la energía con que son emitidas.

 Radiaciones electromagnéticas: Constituidas por fotones de energía sin carga ni


masa. Se caracterizan por tener longitudes de onda muy pequeñas y por lo tanto,
frecuencias y energías muy elevadas. A este grupo pertenecen los rayos X y rayos
gamma γ.

De acuerdo a sus frecuencias y energías, así como el origen y la naturaleza, las radiaciones
ionizantes pueden ser:

 Partículas alfa α. Son núcleos de helio (formados por dos protones y dos neutrones).
Las partículas alfa son las radiaciones ionizantes con mayor masa, por lo que su
capacidad de penetración en la materia es limitada, no pudiendo atravesar una hoja
de papel o la piel de nuestro cuerpo. Las partículas alfa son muy energéticas.

 Partículas beta β. Son electrones o positrones y poseen una masa mucho menor que
Las radiaciones ionizantes son radiaciones
las partículas alfa, por lo que tienen mayor capacidad para penetrar en la materia.
de alto poder energético y capacidad para
ionizar la materia cuando inciden sobre ella. Una partícula beta puede atravesar una hoja de papel, pero será detenida por una

05 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

fina lámina de metal o metacrilato y por la ropa. Son menos energéticas que las
partículas alfa (menor poder de ionización).

 Rayos gamma γ. Son radiaciones electromagnéticas, por lo que no tienen masa ni


carga, lo que les hace tener un gran poder de penetración en la materia. Para
detenerlas es necesaria una capa gruesa de plomo o una pared de hormigón. Los
rayos gamma y los rayos X tienen las mismas propiedades, diferenciándose
únicamente en su origen. Los rayos gamma son radiaciones de origen nuclear que se
producen por la desexcitación de un nucleón de un nivel excitado a otro de menor
energía, y en la desintegración de isótopos radiactivos.

 Rayos X. Son radiaciones electromagnéticas como los rayos gamma, pero mientras
que los rayos gamma se producen en el núcleo del átomo, los rayos X proceden de
las capas externas del átomo, de fenómenos extranucleares, a nivel de la órbita
electrónica, fundamentalmente producidos por desaceleración de electrones. La
energía de los rayos X en general se encuentra entre la radiación ultravioleta y los
rayos gamma producidos de forma natural.

Existe un quinto tipo de radiación ionizante, los neutrones, si bien hay que saber que éstos
no son ionizantes por sí mismos, es decir no arrancan electrones cuando interaccionan con
la materia. Sin embargo, cuando chocan con un núcleo atómico pueden activarlo o hacer
que éste emita una partícula cargada o un rayo gamma, por lo que son ionizantes de forma
indirecta. Los neutrones son las radiaciones ionizantes con mayor capacidad de
penetración, por lo que para detenerlos hace falta una gruesa pared de hormigón, agua
ligera o pesada, grafito, berilio o boro-10.

2.2 Parámetros y Unidades de Medida

La actividad radiactiva es la velocidad de Las radiaciones ionizantes son invisibles, silenciosas, inodoras, insípidas y no pueden
desintegración de una sustancia radiactiva. tocarse, en definitiva no podemos detectarlas con nuestros sentidos. Sin embargo, hay
procedimientos que permiten detectarlas y medirlas.

El hecho de no detectarlas con nuestros sentidos podría llevar a pensar, equivocadamente,


que no existen o que no pueden provocar ningún efecto biológico. Sin embargo, sí es
posible reconocer su existencia por los efectos que ocasionan, por su capacidad de ionizar
la materia y de ser absorbidas por la misma.

Precisamente la necesidad de su cuantificación está derivada de la producción de una serie


de efectos nocivos sobre los organismos vivos, pues hace mucho tiempo que se sabe que
las dosis altas de radiación ionizante pueden causar lesiones en los tejidos humanos.

06 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

Las magnitudes y sus correspondientes unidades más utilizadas para medir las radiaciones
ionizantes y los compuestos radiactivos son:

Magnitud Proceso físico medido Unidades S.I.

Actividad radiactiva Desintegración nuclear Becquerel (Bq)

Dosis absorbida Energía depositada Gray (Gy)

Dosis equivalente Efecto Biológico Sievert (Sv)

Dosis efectiva Riesgos Sievert (Sv)

La actividad radiactiva es la velocidad de desintegración de una sustancia radiactiva. Se


mide en becquerelios (Bq). Un becquerel (Bq) corresponde a una desintegración nuclear por
segundo. A mayor cantidad de becquerelios, más rápidamente se desintegra (mayor
número de desintegraciones por segundo) y por tanto más “activa” es la sustancia.

Ahora bien, la actividad radiactiva no da información sobre los posibles efectos que una
fuente de radiación podría tener en la salud de las personas. Una fuente de 100.000
millones de Bq puede ser totalmente inocua (si se encuentra blindada o lejos de nosotros) o
puede causar un serio daño a la salud (si llega a ingerirse por accidente).

Para conocer las posibles consecuencias en la salud de una exposición a radiación


ionizante, se necesario otro parámetro que indique la cantidad de energía absorbida por los
tejidos y que permita cuantificar el daño biológico causado. En definitiva, es necesario
conocer la "dosis" de radiación recibida.

Las radiaciones ionizantes interaccionan con la materia depositando en ella energía,


produciendo ionizaciones y por tanto alteraciones en las moléculas de las células. El daño
biológico producido por las radiaciones ionizantes está relacionado con la energía
depositada por unidad de masa, que es la magnitud conocida como dosis absorbida.

La dosis absorvida es la cantidad de En el Sistema Internacional, la energía se mide en Julios (J) y la masa en Kilogramos (Kg),
energía absorvida por los tejidos del
por tanto la dosis absorbida se medirá en J/Kg, unidad conocida con el nombre de Gray
cuerpo humano.
(Gy).

07 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

Pero el daño biológico producido por las radiaciones no sólo está en función de la energía
depositada en un tejido u órgano, sino que también depende del tipo de radiación. No todas
las radiaciones producen la misma densidad de ionización cuando atraviesan la materia viva.
Por ejemplo, las partículas alfa producen mucha mayor densidad de ionización en la materia
que atraviesan que los rayos gamma, para la misma dosis absorbida. Se sabe que las
radiaciones que producen mayor densidad de ionización son más dañinas a igualdad de
dosis.

La dosis equivalente, es la magnitud utilizada para expresar la cantidad de energía


depositada por unidad de masa (dosis absorbida) y el tipo de radiación que suministra dicha
energía. Esta magnitud también se mide en J/Kg, pero recibe el nombre de Sievert (Sv).

Por último, se sabe que el daño producido por las radiaciones ionizantes en un ser vivo,
además de depender de la dosis absorbida y del tipo de radiación, también está
influenciado por el tejido u órgano que ha sufrido la irradiación. Esto se debe a que no todos
los tejidos de nuestro organismo son igual de sensibles a la radiación y por tanto no todos
ellos contribuirán de igual forma al perjuicio que la exposición tendrá en nuestra salud. Para
tener en cuenta este factor, se ha definido la magnitud dosis efectiva, que al igual que la
dosis equivalente, se mide en Sv (J/Kg).

EJEMPLO:

Para entender estos parámetros, vamos a considerar una situación que resulta más familiar
e imaginemos que estamos debajo de una tormenta de granizo. La cantidad de granizo que
cae representa la actividad radiactiva, pero no todos los granizos que caen llegan a
alcanzarnos. Aquellos que impacten con nuestro cuerpo son los que nos van a producir
daño, por tanto el número de granizos que nos alcancen representará la dosis absorbida.

Pero, el daño que nos produzca el granizo no sólo dependerá del número de ellos que nos
alcancen, sino que también va a depender del tamaño de éstos. A igualdad de número de
granizos que nos impacten, cuanto mayor sea su tamaño más daño nos hará. El número de
granizos que nos alcanzan y su tamaño es lo que indica la dosis equivalente para las
radiaciones ionizantes.

Por último, si realmente queremos saber el daño que nos producirá el granizo, además del
número que nos impacta y su tamaño, tendremos que tener en cuenta en qué parte de
nuestro cuerpo nos alcanzan, ya que no todas ellas son igual de sensibles. Lo mismo ocurre
con las radiaciones ionizantes y los tejidos de nuestro cuerpo y por eso es necesario utilizar
la dosis efectiva.

08 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

Se define la eficacia biológica relativa (EBR) Se define la eficacia biológica relativa (EBR) como la relación entre las dosis de energía de
como la relación entre las dosis de energía dos radiaciones distintas que producen el mismo efecto. Corresponde por tanto a un factor
de dos radiaciones distintas que producen
de ponderación de la radiación o factor de calidad de la radiación. Este factor se utiliza para
el mismo efecto.
el cálculo de la dosis equivalente de un tipo de radiación determinado. De esta manera, la
dosis equivalente se define como:

Dosis Equivalente = Dosis Absorbida × EBR (Sv)

Hay otra magnitud, la tasa de dosis, que también está relacionada con el efecto que
produce la radiación ionizante en la salud, pues indica la dosis de radiación recibida por
unidad de tiempo. Una misma dosis recibida durante un largo periodo de tiempo es menos
nociva que si esa misma dosis se recibe en segundos o minutos.

2.3 Sistemas y Equipos de Medición

Como se ha comentado anteriormente, las radiaciones ionizantes no pueden ser detectadas


por los sentidos del hombre, sin embargo, en la actualidad existe una gran variedad de
instrumentos que permiten medir las radiaciones ionizantes: contadores de radiactividad y
dosímetros.

El detector Geiger-Muller, también conocido como contador Geiger, permite medir la


radiación ionizante de un objeto o un lugar. Hans Geiger se apoyó en la capacidad los gases
de conducir la electricidad cuando sus átomos están ionizados para inventar un dispositivo
para detectar la radiación de ionización, y así poder indicar la presencia de materiales
radiactivos. El dispositivo contiene una cámara llena de gas y circuitos para detectar la
producción de corriente eléctrica dentro del gas.

Un dosímetro es un instrumento que permite medir la dosis de radiación ionizante. Los


dosímetros personales se utilizan cuando es necesario medir la dosis recibida por una
persona determinada. Los dosímetros de área se utilizan cuando no es necesario conocer la
dosis recibida por una persona determinada.

2.4 Origen de las Radiaciones Ionizantes

La radiación ionizante puede tener origen natural o artificial.

La radiación ionizante natural (o de fondo) puede tener orígenes muy diversos: los rayos
cósmicos, la corteza terrestre, el aire que respiramos, o la alimentación.

Los rayos cósmicos son, en realidad, núcleos atómicos de hidrógeno, helio o elementos
pesados que golpean la parte superior de la atmósfera terrestre. La mayor parte de los

09 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

rayos cósmicos de menor energía provienen del Sol, pero se desconoce el origen de los
rayos cósmicos de muy alta energía.

La radiaciones ionizantes pueden ser de Cuando los rayos cósmicos interaccionan en la atmósfera terrestre con elementos estables,
partículas (alfa, beta) o de energía (gamma,
se producen los denominados radionucleidos cosmogénicos, causando cascadas de
rayos X).
partículas de alta energía en el aire. Cerca del 10% de la exposición anual a las radiaciones
ionizantes de origen natural procede del espacio exterior.

La atmósfera terrestre atenúa la radiación cósmica, así que cuanto más aire haya entre las
personas y el espacio exterior más protegidas estarán. Por tanto, la exposición a la radiación
cósmica depende, entre otros factores, de la altitud a la que nos encontremos. Así, durante
los vuelos en aviones comerciales se recibe más radiación cósmica que en la superficie de
la Tierra. La cantidad de radiación cósmica aumenta aproximadamente al doble cada 1.800
m. de altitud. La latitud también influye en la radiación cósmica que se recibe, ya que el
campo magnético terrestre desvía la radiación, de tal manera, que la dosis es menor en el
ecuador que en los polos.

En la corteza terrestre existen materiales radiactivos naturales, por lo que estamos


expuestos a radiaciones directamente del suelo y de las rocas superficiales. También
podemos recibir radiación procedente de los materiales de construcción, como ladrillos y
hormigón, hechos a base de materiales extraídos de la tierra.

El aire que respiramos contiene un gas radiactivo llamado radón, el cual se produce cuando
hay una desintegración del elemento radiactivo uranio, que se encuentra en la corteza
terrestre. El radón es un gas invisible, inodoro, insípido, siete veces más pesado que el aire.
Cuando el radón escapa al aire libre se dispersa rápidamente y sus concentraciones son
bajas. Sin embargo, cuando entra en un edificio, a través del suelo o de los propios muros, la
concentración aumenta a menos que el edificio sea adecuadamente ventilado. El radón es
el responsable de casi la mitad de las dosis de radiación natural total que recibimos.

La cantidad de radón que emana del suelo varía en función del contenido de uranio que
tenga cada tipo de suelo.

EJEMPLO:

La piedra de granito está compuesta principalmente por cuarzo, feldespato y mica, pero
también contiene otros elementos en menor cantidad, entre ellos el uranio (U-238). Este
uranio natural se puede convertir en radio y éste libera radón. Por tanto, en los terrenos con
mayor cantidad de granito habrá más producción de gas radón, como es el caso de la
cadena montañosa situada al norte de Madrid - España (Sierra de Guadarrama).

010 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

La radiaciones ionizantes pueden ser de Los materiales radiactivos naturales existentes en la corteza terrestre son absorbidos por las
partículas (alfa, beta) o de energía (gamma, plantas y los animales y se disuelven en el agua. Por tanto los alimentos y líquidos que
rayos X). ingerimos contienen cantidades variables, aunque pequeñas, de isótopos radiactivos.
Algunos alimentos contienen más radiactividad que otros y las personas que toman
grandes cantidades de ellos pueden recibir por tanto mayor dosis. Esto no significa que
deban evitarse estos alimentos ya que la dosis resultante es muy pequeña y no hay
evidencia de riesgo para la salud. En realidad una dieta basada en una radiactividad mínima
podría suponer un riesgo mucho mayor por causa de una nutrición inadecuada.

Una característica distintiva de la radiación natural es que afecta a toda la población con una
intensidad relativamente constante a lo largo del tiempo.

A la radiación ionizante de origen natural, se ha sumado la radiación ionizante artificial que el


ser humano aprendió a producir para satisfacer sus necesidades e intereses. Ambas
radiaciones, natural y artificial, se comportan de la misma forma.

Las radiaciones ionizantes tienen muchas aplicaciones beneficiosas para el hombre en


áreas tan distintas como la producción de energía, medicina, comunicaciones, industria, etc.

Las fuentes artificiales de radiaciones ionizantes pueden ser controladas más eficazmente
que las fuentes naturales.

Aparte de las instalaciones de generación y almacenamiento de energía nuclear o


instalaciones nucleares, las principales fuentes de exposición a radiaciones ionizantes se
encuentran en las instalaciones radiactivas, en las que se utilizan, manipulan o almacenan
fuentes radiactivas. Entre ellas podemos citar los hospitales, centros asistenciales y
organismos, en los cuales puedan existir unidades de medicina nuclear, radiodiagnóstico
(instalaciones de rayos x), y radioterapia (tratamientos por isótopos radiactivos) etc.

Otro tipo de instalación radiactiva son los laboratorios en los que se manejan radioisótopos,
por ejemplo en técnicas de centelleo, autorradiografía, radioinmunoensayo, etc., y también
los laboratorios en los que se trabaja con haces externos, tales como difracción de rayos X,
aceleradores de partículas, radiografía industrial y gammagrafía, entre otros.

En los edificios en que por razones de seguridad, disponen de instalaciones para chequear
paquetes, cartas, etc., estos equipos pueden llevar alguna fuente radiactiva, rayos X, etc.
También en lugares con pórticos para revisión del público visitante, puede haber alguna
pequeña fuente radiactiva. Por lo general, la radiación ionizante que se genera es muy baja
en relación con los límites exigidos y el tiempo de exposición es también muy pequeño.

Los equipos que utilizan fuentes radiactivas de baja actividad no constituyen


necesariamente una instalación radiactiva.

011 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

2.5 Efectos sobre la Salud

Los materiales radiactivos existen en la La radiación ionizante controlada no representa ningún riesgo para la salud de las personas.
propia naturaleza.
Sin embargo, un mal uso de las radiaciones ionizantes puede producir efectos perjudiciales
en la salud.

Las radiaciones ionizantes, como su nombre indica, tienen la capacidad de producir


ionizaciones en los átomos con los que interaccionan debido a su alta energía. Así, estas
radiaciones pueden alterar las estructuras químicas de las moléculas que forman las células
de nuestro organismo.

Este efecto biomolecular en las células puede resultar de un actuación directa e indirecta:

 Directa: Los daños se producen por la ionización de una molécula biológica.

 Indirecta: Los daños se producen a través de reacciones químicas iniciadas por la


ionización de las aguas y grasas presentes en el organismo.

En los cambios que se producen en las células después de la interacción con las
radiaciones hay que tener en cuenta:

 La interacción de la radiación con las células es función de la probabilidad, es decir,


pueden o no interaccionar y pueden o no producirse daños.

 La interacción de la radiación con una célula no es selectiva. La energía procedente


de la radiación ionizante de deposita de forma aleatoria en la célula.

 Los cambios visibles producidos no son específicos. No es posible distinguirlos de los


daños producidos por otros agentes agresivos (físicos o químicos).

 Los cambios biológicos se producen sólo cuando ha transcurrido un determinado


período de tiempo, que depende de la dosis inicial y que puede variar desde unos
pocos minutos hasta años.

Las causas que influyen en la aparición de las alteraciones celulares:

 Tasa de dosis o dosis por unidad de tiempo.

 Distancia a la fuente de radiación.

 Tipo de radiación.

 Energía transmitida a la materia por unidad de longitud recorrida.

 Extensión de la superficie corporal expuesta.

Cuando la molécula alterada es importante para el funcionamiento de la célula (por


ejemplo, el ácido desoxirribonucleico o ADN), resultan consecuencias nocivas para la célula.

012 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

El daño y sus efectos sobre el organismo serán mayores o menores dependiendo de


factores como la dosis de radiación.

Las causas que influyen en la aparición de Si como consecuencia de la irradiación se produce un daño muy severo, la célula morirá. Si
las alteraciones celulares son el tipo de
el número de células que muere es pequeño, no habrá consecuencias ya que nuestro
radiación y su energía, la dosis, la distancia,
cuerpo tiene capacidad para reponer estas células. Sin embargo, si el número de células
la y la extensión de la superficie expuesta.
que muere en un tejido u órgano como consecuencia de la irradiación es alto, se producirá
un efecto perjudicial, que dependerá del tejido u órgano mayormente afectado por la
radiación. Estos efectos se producen tras exposiciones a dosis altas de radiación y se
conocen con el nombre de reacciones tisulares o efectos deterministas.

Los primeros efectos deterministas, o los menos severos, aparecen sólo a partir de dosis de
1 Gy. Una dosis de esta magnitud solamente se puede dar en el caso de un accidente
radiológico. Generalmente estos primeros efectos consisten en náuseas, vómitos o
enrojecimiento superficial de la piel. Cuando las dosis recibidas por la persona son mayores
se pueden manifestar diarreas, pérdida o caída del vello y esterilidad.

Pero no siempre la exposición a radiación produce la muerte de la célula. A dosis bajas, el


daño producido es más leve y normalmente implica variaciones de información genética, es
decir, mutación genética. Muchas de estas alteraciones se llegan a reparan, pero si se
reparan incorrectamente y las células consiguen sobrevivir, se ocasionan estas
consecuencias:

 Si se trata de células somáticas, carcinogénesis.

 Si se trata de células germinales, provocará enfermedades genéticas transmisibles a


la descendencia.

Además de por sus efectos, se puede hacer una segunda clasificación atendiendo a las
relaciones dosis – respuesta:

 Efectos no estocásticos: Son aquéllos cuya gravedad depende de la dosis y para


cuya aparición puede precisarse, además, un umbral mínimo de ésta. Estos efectos
se relacionan con la muerte celular por altas dosis agudas, siendo irreparable. Son
siempre efectos somáticos.

 Efectos estocásticos: Son de naturaleza probabilística. Su gravedad no depende de la


dosis, es decir, pueden producirse tanto con una dosis pequeña como con una dosis
elevada. Por ejemplo, un cáncer es el mismo ya sea contraído con dosis bajas o con
dosis altas, sólo está vinculado a la probabilidad de que se produzca.

La prevención se centra principalmente en los efectos estocásticos.

013 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

Si bien, hay una gran variedad de efectos biológicos producidos por las radiaciones
ionizantes, debido a la distinta respuesta de los diferentes órganos y tejidos del cuerpo
humano, las alteraciones más frecuentes se producen en el aparato digestivo, la sangre, el
aparato reproductor masculino, femenino y la piel.

La naturaleza de las lesiones es en algunas ocasiones de carácter grave e irreversible,


como sucede con ciertos procesos cancerosos. De ahí la importancia del control de la
exposición a las radiaciones ionizantes.

2.6 Regulación y Límites de Exposición

Cada país dispone de normativa que fija las Cada país dispone de su propia normativa respecto a la seguridad ante radiaciones
dosis máximas admisibles de radiaciones ionizantes en la que se establece los valores límites de exposición admisibles. En
ionizantes.
consecuencia, cada empresa que disponga de instalaciones o equipos que emitan
radiaciones ionizantes deberán cumplir las medidas de seguridad vigentes y en ningún caso
exceder los límites establecidos en el país correspondiente.

El Convenio 115 sobre la protección contra las radiaciones de la OIT establece la obligación
para todos los países que lo ratifiquen, de fijar las dosis máximas admisibles de radiaciones
ionizantes tanto para los trabajadores directamente ocupados en trabajos bajo radiaciones,
como para los trabajadores no ocupados directamente en trabajos bajo radiaciones, pero
que permanecen en lugares donde se exponen a radiaciones ionizantes o a substancias
radiactivas o pasan por dichos lugares.

La Comisión Internacional de Protección Radiológica, más conocida por sus siglas en inglés
ICRP (International Commission on Radiological Protection) se encarga de establecer la
filosofía de la protección radiológica, basándose en los conocimientos científicos existentes
sobre los efectos biológicos de las radiaciones ionizantes. Sus conclusiones se dan a
conocer a través de recomendaciones, las cuales constituyen una base sólida para elaborar
la legislación correspondiente en cada país. Así sucede, por ejemplo, en el caso de las
legislaciones colombiana y española.

La Resolución 2400 de 1979 de Colombia, aunque los límites de dosis máxima que
expresamente incluye están ya anticuados, previamente a los mismos, se encarga de
aclarar que "En todos los sitios de trabajo en donde exista exposición a cualquier forma de
radiación ionizante, la exposición no sobrepasará los límites fijados por la Comisión
Internacional de Protección Radiológica." (artículo 98 - parágrafo 3º).

La siguiente tabla muestra los valores de límites de dosis para público y trabajadores
actualmente vigentes en España (Real Decreto 783/2001), conforme a los criterios de la
Comisión Internacional de Protección Radiológica.

014 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

2.7 Medidas Preventivas

La prevención radiológica es el conjunto de La prevención radiológica es el conjunto de medidas establecidas para la utilización segura
medidas establecidas para el uso seguro de las radiaciones ionizantes y garantizar la seguridad y salud de los trabajadores, de sus
de las radiaciones ionizantes.
descendientes, de la población en su conjunto, así como del medio ambiente, frente a los
posibles riesgos que se deriven de la exposición a las radiaciones ionizantes.

Para conseguir cumplir el objetivo fundamental de la prevención radiológica se establecen


tres principios básicos:

 Justificación del empleo de la tecnología radiactiva frente a las de tipo convencional,


en el sentido de que los beneficios esperados compensen suficientemente el riesgo
del daño ocasionado.

 Optimización de los procedimientos, de forma tal que las dosis factibles de ser
originadas sean tan bajas como, razonablemente, se pueda lograr con los
conocimientos actuales.

 Limitación de la exposición a la radiación, de forma que los niveles alcanzados en el


funcionamiento normal de las instalaciones estén dentro de los límites de dosis

015 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

establecidos tanto para los trabajadores profesionalmente expuestos como para el


público en general.

La radiación gamma y los rayos X se La dosis de radiación recibida por un individuo al permanecer en las proximidades de una
propagan en el aire siguiendo la ley de fuente radiactiva determinada depende de tres factores fundamentales: La distancia entre la
proporcionalidad inversa al cuadrado de la
fuente y el individuo, el tiempo de permanencia y la materia interpuesta o blindaje entre una
distancia.
y otra.

 La distancia. La radiación gamma γ y los rayos X se propagan en el aire siguiendo la


ley de proporcionalidad inversa al cuadrado de la distancia. Fácilmente se
comprende, por tanto, que en muchos casos bastará con alejarse suficientemente de
la fuente radiactiva o del generador de rayos X para que el nivel de radiación
disminuya a valores tolerables, que permitan estancias más o menos prolongadas
para la realización, en condiciones aceptables de seguridad, de los trabajos u
operaciones necesarios. En la práctica, esto se consigue eligiendo un emplazamiento
adecuado para la instalación; y dentro del mismo, la mejor ubicación del lugar de
almacenamiento y de operación con las fuentes de radiación, manejándolas a
distancia, cuando sea preciso, mediante manipuladores de control remoto (como es
el caso de las unidades de cobaltoterapia, aceleradores de partículas y equipos
generadores de rayos X), con pinzas (en el caso de disoluciones), e incluso con
sistemas automáticos de posicionamiento de fuentes (en el caso de la gammagrafía
industrial).

En el caso de las partículas alfa α y beta β debe tenerse en cuenta su limitado


alcance, que depende de su energía inicial (las partículas alfa α, más energéticas,
no atraviesan más de unos pocos centímetros en aire en condiciones normales, y
solamente una pequeña porción de las partículas beta β alcanzan a recorrer más de
3 m.).

 El tiempo. Otro factor a considerar es el tiempo durante el que una persona está
expuesta a un determinado nivel de radiación. Cuanto menor sea el tiempo
empleado en las operaciones, menor será la dosis recibida. Por ello, es muy
importante que las personas que hayan de operar con fuentes de radiación estén
bien adiestradas y conozcan debidamente las operaciones que van a efectuar, con
objeto de invertir en ellas el menor tiempo posible.

 El blindaje. Cuando los dos factores anteriores (distancia y tiempo) no bastan por si
solos para conseguir condiciones de trabajo adecuadas (bien porque a la máxima
distancia practicable los niveles de radiación sigan siendo demasiado altos, o bien
porque el tiempo a emplear en la operación haya de ser prolongad), es preciso
interponer entre la fuente de radiación y las personas potencialmente expuestas, un

016 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

blindaje absorbente, de composición y espesor apropiados en función de la radiación


que estemos utilizando. Por ejemplo, bastará una hoja de papel para detener la
radiación alfa α; las partículas beta β serán absorbidas totalmente por algunos
centímetros de un material ligero como madera, vidrio o plástico; pero en cambio,
para construir un blindaje para los rayos X o la radiación gamma γ, será necesario
emplear materiales más pesados como el hormigón o el plomo). El empleo de
blindajes normalmente es el recurso preventivo preferido, dado que proporciona
unas condiciones de trabajo intrínsecamente seguras y evita continuos controles
administrativos para imponer a los trabajadores tiempos y distancias determinados
en cada operación.

La dosis recibida aumenta con el tiempo de La prevención radiológica considera que existen tres situaciones de exposición posibles:
exposición.
 Situaciones de exposición planificada que son aquéllas que involucran la introducción
y la operación planificada de fuentes.

 Situaciones de exposición de emergencia que son situaciones inesperadas, que


demandan una atención urgente, como las que pueden sobrevenir durante la
operación de una situación planificada (accidente) o de un acto malévolo.

 Situaciones de exposición existente que son estados de exposición que existen


cuando tiene que ser tomada una decisión sobre su control, como las causadas por
la radiación de fondo natural (radón).

A cada una de ellas se aplican los principios fundamentales de la justificación y la


optimización de la protección. Los límites de dosis individual se aplican a las situaciones de
exposición planificada, pero no se aplican a situaciones de emergencia. En estas últimas
existen unos niveles de dosis de referencia.

De una forma práctica, las medidas encaminadas a reducir el riesgo laboral de irradiación
externa, procedente del uso de equipos generadores de radiaciones, fuentes encapsuladas,
y en menor medida, de fuentes no encapsuladas, pueden ser resumidas en:

 Procurar que se produzca la mínima cantidad de radiaciones, en el caso de los


equipos generadores, o emplear la cantidad mínima posible de material radiactivo.

 Limitar al mínimo necesario el tiempo de las operaciones y de permanencia de las


personas en las proximidades de la fuente radiactiva, limitando así mismo el número
de trabajadores expuestos, siempre que sea compatible con la seguridad de la
operación a realizar.

 Mantener la mayor distancia posible entre la fuente de radiación y las personas, de


manera que sea compatible con métodos eficaces de trabajo.

017 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

 Utilizar un blindaje adecuado entre la fuente radiante y las personas (trabajadores o


público en general).

 Realizar un análisis detallado de los accidentes posibles, y adoptar las


correspondientes medidas preventivas y de emergencia.

 Efectuar de forma periódica la vigilancia radiológica de las zonas de trabajo y del


personal profesionalmente expuesto (revisiones médicas).

La vigilancia radiológica es necesaria para La vigilancia radiológica constituye parte esencial de todo programa de intervención de
garantizar que os trabajadores no reciban riesgos de las instalaciones radiactivas, para poder garantizar que ni los trabajadores ni el
dosis superiores a las admisibles.
público en general reciban dosis de radiación indebidas o superiores a los límites
establecidos en la normativa vigente.

Generalmente, el control se efectúa a dos niveles: La vigilancia radiológica individual de los


Trabajadores Profesionalmente Expuestos (TPE) a las radiaciones ionizantes y la vigilancia
de las zonas de trabajo.

Las zonas de trabajo con instalaciones radiactivas se clasifican según el nivel de riesgo en:

 Zona vigilada. Es aquella zona en la que existe la posibilidad de recibir dosis efectivas
superiores a 1 mSv por año oficial o una dosis equivalente superior a 1/10 de los
límites de dosis equivalentes para el cristalino (150 mSv), la piel y las extremidades
(500 mSv).

 Zona controlada. Es aquella zona en la que existe la posibilidad de recibir dosis


efectivas superiores a 6 mSv por año oficial o una dosis equivalente superior a 3/10
de los límites e dosis equivalentes para el cristalino (150 mSv), la piel y las
extremidades (500 mSv), o es necesario seguir procedimientos de trabajo con objeto
de restringir la exposición a la radiación ionizante, evitar la dispersión de
contaminación radiactiva o prevenir o limitar la probabilidad y magnitud de
accidentes radiológicos o sus consecuencias.

Las zonas controladas se podrán subdividir en:

o Zonas de permanencia limitada: son aquéllas en las que existe el riesgo de


recibir una dosis superior a los límites de dosis (100 mSv durante todo
período de cinco años oficiales consecutivos, sujeto a una dosis efectiva
máxima de 50 mSv en cualquier año oficial).

o Zonas de permanencia reglamentada: son aquéllas en las que existe el


riesgo de recibir en cortos períodos de tiempo una dosis superior a los
límites de dosis y que requieren prescripciones especiales desde el punto
de vista de la optimización.

018 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

o Zonas de acceso prohibido: son aquéllas en las que existe el riesgo de


recibir, en una exposición única, dosis superiores a los límites de dosis.

Las zonas con riesgos de radiaciones La clasificación de los lugares de trabajo en las zonas establecidas deberá estar siempre
ionizantes deben señalizarse
actualizada de acuerdo con las condiciones reales existentes, por lo que será revisada si
adecuadamente.
existieran variaciones de las condiciones de trabajo.

La simbología y código de colores utilizados para señalizar cada una de las zonas son:

Se puede completar la información del pictograma con puntos radiales en los extremos del
trebol, indicativos de peligro de irradiación externa, campo punteado alrededor del trébol,
indicativo de peligro por contaminación, o ambos tipos de punteado cuando exista peligro
por contaminación externa y radiación.

Otras medidas de prevención son el registro de las dosis recibidas individuales, mediante
dosímetros (personales y colectivos) y la creación y mantenimiento de un registro de dosis
en forma de historial dosimétrico que debe conservarse durante 50 años.

El protocolo de la vigilancia médica se recoge en el reglamento de protección sanitaria


contra radiaciones ionizantes, quedando definido el tipo de servicio médico y los
trabajadores, que en función del reconocimiento médico pueden clasificarse en aptos, aptos
en condiciones especiales y no aptos.

En el caso de instalaciones nucleares y radiactivas, a pesar de las grandes medidas de


seguridad existentes, que reducen significativamente la probabilidad de que ocurra un
accidente, es obligatorio disponer de planes de emergencia o autoprotección, en los que
estén previstas las actuaciones a seguir en caso de que ocurra un accidente. Estos planes
de emergencia tienen dos objetivos fundamentales:

 Reducir el riesgo o mitigar las consecuencias de los accidentes en su origen.

019 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

 Evitar o, al menos, reducir en lo posible los efectos adversos de las radiaciones


ionizantes sobre la población y el medio ambiente.

Conclusiones

 Las radiaciones electromagnéticas son energía que se transmite mediante ondas. Se


clasifican por la cantidad de energía que pueden transportar. La energía transportada
cada radiación junto con su capacidad de absorción por parte del cuerpo humano,
determinan sus efectos biológicos.

 Cuando las radiaciones electromagnéticas transportan energía suficiente para ionizar


la materia viva y tienen gran poder de penetración reciben el nombre de radiaciones
ionizantes. En caso contrario se llaman radiaciones no ionizantes.

 Las radiaciones ionizantes se caracterizan por tener unas frecuencias muy altas y
energías fotónicas muy elevadas. Para evaluar los efectos biológicos de las R.I. se
emplean la dosis equivalente y la dosis efectiva (ambas se miden en Sievert).

 La dosis de radiación recibida por un individuo al permanecer en las proximidades de


una fuente radiactiva determinada depende de tres factores fundamentales: la
distancia entre la fuente y el individuo, el tiempo de permanencia y la materia
interpuesta o blindaje entre una y otra.

Referencias bibliográficas

 Enciclopedia de Salud y Seguridad en el Trabajo. Capítulo 48: Radiaciones ionizantes.


(Organización Internacional del Trabajo. Ginebra, 1998).

 C115 - Convenio sobre la protección contra las radiaciones. (Conferencia General de


la Organización Internacional del Trabajo. Ginebra, 44ª reunión, 22 de junio de 1960).

 R114 - Recomendación sobre la protección contra las radiaciones. (Conferencia


General de la Organización Internacional del Trabajo. Ginebra, 44ª reunión, 22 de junio
de 1960).

 IAEA Safety Standards for protecting people and the environment: International Basic
Safety Standards for Protection against Ionizing Radiation and for the Safety of
Radiation Sources. (International Atomic Energy Agency. Safety Series 115 - DS379).
 ICRP, 1959: Recommendations of the International Commission on Radiological
Protection. (ICRP Publication 1. Pergamon Press, Oxford, United Kingdom).

 ICRP, 1977: Recommendations of the International Commission on Radiological


Protection. (ICRP Publication 26, Ann. ICRP 1 (3)).

020 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.
Radiaciones Ionizantes

 ICRP, 1991b: 1990 Recommendations of the International Commission on Radiological


Protection. (ICRP Publication 60, Ann. ICRP 21 (1–3)).
 ICRP, 2007: The 2007 Recommendations of the International Commission on
Radiological Protection. (ICRP Publication 103, Published by Elsevier Ltd.).

Legislación y normativa específica colombiana:

 Ley 9 de 1979 por la cual se dictan medidas sanitarias. (Promulgada el 24 de enero de


1979 y publicada en el Diario Oficial No. 35.193 del 5 de febrero de 1979).

 Resolución 2400 de 1979 por la cual se establecen algunas disposiciones sobre


vivienda, higiene y seguridad en los establecimientos de trabajo. (Ministerio de
Trabajo y Seguridad Social. Promulgada el 22 de mayo de 1979).

 Resolución 9031 de 1990. Normas de procedimientos relacionados con el


funcionamiento y operación de equipos de rayos X y otros emisores de
radioactividad ionizantes. (Ministerio de Salud. Promulgada el 12 de julio de 1990).

 Resolución 18 1434 de 2002 por la cual se adopta el Reglamento de Protección y


Seguridad Radiológica. (Ministerio de Minas y Energía. Promulgada el 5 de diciembre
de 2002).

Legislación y normativa española:

 Real Decreto 783/2001 por el que se aprueba el Reglamento sobre protección


sanitaria contra radiaciones ionizantes. (Ministerio de la Presidencia. Promulgado el 6
de julio de 2001, y publicado en el Boletín Oficial del Estado nº 178 de 26 de julio de
2001).

 Real Decreto 413/1997 sobre protección operacional de los trabajadores externos


con riesgo de exposición a radiaciones ionizantes por intervención en zona
controlada. (Ministerio de la Presidencia. Promulgado el 21 de marzo de 1997, y
publicado en el Boletín Oficial del Estado nº 91 de 16 de abril de 1997).

 Pascual Benés, Adoración - Gadea Carrera, Enrique: NTP 614: Radiaciones ionizantes:
normas de protección. (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo,
INSHT. 2003).

021 ASTURIAS: RED DE UNIVERSIDADES VIRTUALES IBEROAMERICANAS 2016®


Not a Técni ca preparada por Ast uri as: Red de Universi dades Vi rt ual es Iberoameri canas . Su di f usión,
reproducci ón o uso t ot al o parci al para cual qui er ot ro propósi t o queda prohi bi da. Todos l os derechos
reservados.