Vous êtes sur la page 1sur 4

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA.

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA


LA EDUCACIÓN SUPERIOR, CIENCIA Y TECNOLOGÍA
INSTITUTO UNIVERSITARIO POLITECNICO
‘‘SANTIAGO MARIÑO’’ I.U.P.S.M
INGENIERIA EN SISTEMAS Nº47-A
ETICA Y DEODONTOLOGIA PROFESIONAL

"IMPORTANCIA DE LA ÉTICA, DEONTOLOGÍA, VALORES Y NORMAS EN EL


CONTEXTO ACTUAL DEL EJERCICIO PROFESIONAL DE LA INGENIERIA /
ARQUITECTURA EN PARTICULAR"

Prof Suhaila Temponi Moncada Alumno: César Iafolla


C.I. 22.438.586

ENERO, 2018
Los profesionales calificados en general se encuentran con dilemas morales ya que,
son éstos quienes prestan un servicio, desarrollan nuevos productos, tecnologías,
elaboran estrategias de comercialización y abren nuevos mercados. Así sus decisiones
influyen en el ambiente, las condiciones de trabajo y los consumidores. De allí la
necesidad del profesional en el caso específico del Ingeniero o el Arquitecto por justificar
cada decisión mediante juicios que se hacen partiendo de su formación y sustentada en
una teoría que defina lo que es correcto.

Al analizar todos los conceptos, nos queda claro que cada ser humano cuenta con
ciertos valores y una moral bien fundamentada, la cual le ayudara y servirá para que
durante su desempeño en el ámbito laboral pueda desarrollarse de una manera positiva
sin que afecte a otras personas o que se deje influenciar fácilmente por lo que se vive
dentro de la sociedad o el ámbito donde se desarrolla laboralmente.

Por lo tanto podemos decir que el profesional en la Ingeniería o en la Arquitectura


está íntimamente relacionado con los actos y conductas de tipo moral establecidos por la
sociedad en que nos desarrollamos y que sustentan lo que se llama o denomina buenas
costumbres y actos que determinan que algo o un hecho sea socialmente aprobado o
rechazado y no conduzcan a provocar males de ningún tipo o índole a cualquier individuo
en particular dentro de la sociedad en que se mueve, en todo caso, en toda profesión,
siempre y con motivo de tener que resolver una situación, problemática o tomar algún tipo
de resolución, se optará por aquella que provoque el mal menor, valoración que será
aportada a través de la experiencia personal a lo largo de la vida y en el desarrollo de
cada profesión o actividad en particular, pero en la que deber prevalecer nuestro propio
juicio a fin de que nos permita mantener el comportamiento adecuado.

Debemos estar conscientes de que en una sociedad carente de valores morales, en


donde prevalece la ley del más fuerte y en donde se han instalado la intolerancia, la
"xenofobia, la falta de respeto y la poca cultura, en una sociedad en donde la falsa moral
de muchos funcionarios públicos y privados es moneda corriente, y en la cual no
se respete a los ancianos ni el derecho a la vida, ni otros derechos elementales, y en
donde la apropiación de lo ajeno se hace cotidiano mientras se premia, de alguna
manera, a aquéllos que transgreden las normas no se puede decir que se están tomando
en cuenta estos conceptos con los cuales podemos identificarnos no todos los
Profesionales de cualquier rama no solamente los Ingenieros o Arquitectos.
Ahora bien, si bien es cierto que en la actualidad nuestra sociedad carece de la cultura
necesaria como para poner en práctica estos principios o valores, como quiera que los
llamemos, también es cierto que cada ser humano puede crearse sus propios códigos de
conducta personal que los complemente, para que de esta manera pueda decir y/o ejercer
los derechos que de igual manera posee sin temor, o esperando que alguien más le diga
lo que no tiene o no debe hacer, en esta profesión en particular que se relaciona con el
brindar un buen servicio y donde si no se hacen las cosas de manera correcta no
solamente uno queda mal sino que simplemente no requieren más de tu servicio.

Estamos claros que es la sociedad la que nos marca las grandes directrices de nuestra
profesión, nos asigna una función social básica, nos prohíbe ciertos comportamientos y
nos impone unas normas, pero esas grandes directrices que marcan la ley dejan grandes
espacios intermedios y esos espacios son los que deben llenar la ética, la deontología los
valores y las normas, son estos los que nos llevarán a ser considerados con nuestros
clientes, respetuosos con nuestros compañeros, y sobre todo nos enseñará a ser
respetuosos con nuestra profesión de la que vivimos y que tiene una larga data y un
prestigio que se debe a antiguas generaciones.

Actualmente nos enfrentamos con el peligro de la ignorancia, no de fuera sino de


dentro, ¿cuántos de nosotros conocemos nuestros códigos? seguro que muy pocos y si
no los conocemos, por supuesto no los respetamos, y si no los respetamos nosotros
mismos no podemos pretender que el resto de la sociedad lo haga.

Como estudiante de esta carrera, considero de extrema importancia manejar los


tópicos que se nos plantean en todo lo referente al respeto y al correcto ejercicio de la
Ingeniería, igual pienso como tal, que no es algo aislado en una determinada sociedad,
más bien es algo que va intrínseco a esta, es verdad que hay contextos que están tan
marcados por la corrupción que impiden llevar a cabo en ellos un proyecto compartido
de humanización de la vida. Pero también es cierto que los contextos ofrecen
oportunidades además de obstáculos, y que solo podemos ser responsables de lo
factible, dando pasos concretos en la dirección correcta antes que soñar mundos
alternativos de espaldas a la realidad. No deberíamos quedarnos con la impresión de
que los profesionales son meras víctimas o colaboradores ingenuos e irresponsables de
un entramado de poder en el que ellos no son nadie. Siempre es posible hacer algo con
la actividad y responsabilidad profesional. Decir lo contrario es caer en las trampas de las
mediatizaciones analizadas (tecnocracia, economicismo, burocracia). Es necesario
ejercer la responsabilidad y ejercer los conceptos anteriormente planteados en el
entramado de interdependencias que imponen los contextos, con lo cual quiero decir que
un buen profesional debe adaptarse a las condiciones del contexto pero sin perder su
enfoque en lo que es lo que debemos y que no debemos hacer.

Igualmente debemos tener en consideración que tanto las normas como los principios
son universales aun cuando el ámbito de aplicación de los principios sea más amplio y
general que las normas específicas que caen bajo dicho principio, sin embargo y como lo
acoté con anterioridad el Profesional de la Ingeniería debe tener conocimiento y tener
presente que no basta con tener una formación académica y técnica que los caracterice
como tal, también es indispensable que en su formación integral estén presentes la ética,
la moral, y la deontología que coincidan con las exigencias del campo laboral para el cual
hemos sido preparados, por lo tanto debemos preocuparnos de estar al día con esos
parámetros y directrices de tal manera que podamos enfocarnos y así evitar situaciones
no deseadas y por ende consecuencias no apropiadas.