Vous êtes sur la page 1sur 2

LA REPRESENTACIÓN PROHIBIDA – NANCY

- Circula una opinión generalizada respecto a la Shoah: El exterminio sería imposible y


además prohibido de representar. El discurso que defiende esta imposibilidad es confuso,
con razones poco claras (además se rodea de un halo de sacralidad extraño).
- ¿Es imposible?¿O es ilegítimo?
Si hablamos de una ilegitimidad, no se puede más que remitir a una prohibición religiosa.
- 3 argumentos sobre la representación de la Shoah:
o El “interdicto” de la representación tiene que ver con la verdad de la propia
representación.
o La representación no sólo es posible y lícita, sino que también es necesaria e
imperativa.
o Los campos de exterminio son una empresa de suprarrepresentación, dónde se da
el aniquilamiento de la posibilidad representativa misma.

Siempre estuvo en juego en la producción de imágenes lo contrario a una fabricación de ídolos


y de un empobrecimiento de lo sensible. Es la presentación de una ausencia abierta en lo dado
mismo – sensible- de la llamada obra “de arte”. Esta presentación se llamó “representación”.
La representación no es un simulacro, ni el reemplazo de la cosa original. Hay 2 maneras de
comprenderla:
o Presentación de lo que no se resumen en una presencia dada y consumada.
o Puesta en presencia de una realidad inteligible a través de (formalmente) una
realidad sensible.

- Decir que la representación de la Shoah es imposible o está prohibida termina llevando a


una cierta idea de la iconoplastía (prohibición de la representación de las imágenes de
Cristo y los santos).
- Habla de, por ejemplo, la serie de tv documental Holocausto. Dice que esto no
“representa”, sino que conmemora. Se limitan a ser señales.
- La efectividad de los campos habrá consistido, ante todo, en un aplastamiento de la
representación misma. Somete a la representación a la prueba de sí misma: Cómo dar
presencia a lo que no es del orden de la presencia.
- Se propone analizar la palabra representación:
o El “re” del término representación no es repetitivo, sino intensivo. Es una
presentación recalcada.
o Presenta algo que está ausente de la presencia pura, su ser como tal.
- La representación ocupa un lugar importante en el seno del nazismo. Hitler le dio una gran
importancia a la “visión” que se presentaba a las masas. La representación como
producción de la verdad desempeñaba un papel determinante en los nuevos ideales de
humanidad que planteaban. Visión del hombre ario como presentación del super hombre
(Nancy lo llama una “suprarrepresentación”).
- Visión del pueblo judío como destructor de civilizaciones, justamente por no tener
ninguna “visión propia”: No sabe más que ser parásito de otros pueblos y culturas. Al judío
se lo ve como representante de la destrucción de la representación (entendida bajo los
términos de la suprarrepresentación).
El campo de exterminio es donde la suprarrepresentación aniquila lo que, a sus ojos, es la
no-representación (pueblo judío).
- El campo pone frente a frente dos caras que llevan la muerte en sus ojos:
o El muerto, o muerto vivo (el musulmán)
o Quien mata. Las SS, que se representan como la muerte, y se dan la
representación del muerto como su propia obra.
Podríamos decir que la muerte “ha sido robada”, y por lo tanto, que ya no puede entrar en
la representación. El exterminado es aquel que antes de morir, fue vaciado de la
posibilidad representativa.
- La cuestión de la representación de los campos no es otra que la representación de un
rostro que perdió la representación (hablando del musulmán).
- Concluye diciendo que no queda más que pensar en una impensable re-presentación, una
repetición del acontecimiento mismo. Siempre es posible mostrar las imágenes más
terribles, pero mostrar lo que mata toda posibilidad de imagen es imposible. Lo que
prohíbe la representación es el campo.

La Shoah:
- La define como un soplo.
- Está más allá de todo lo atroz de los campos, de las guerras, de los nazis y los judíos. Es eso
y mucho más.
- Es todo lo que hablan de ello, y el silencio terrible que envuelve todo cuando no lo hacen.
- Es preciso oír a la Shoah. Oír el soplo posterior a la palabra, y anterior a otra palabra. Una
palabra sofocada.
- La Shoah resiste al tiempo, se mantiene en el presente. Pero no como un pasado que no se
va, sino como un constante presente.