Vous êtes sur la page 1sur 5

La ética cívica para la vida en democracia

La democracia no debe ser entendida solo como un sistema político, sino también como un
estilo de vida regido por un conjunto de valores cívicos. En este tema comprenderás cómo
estos valores sustentan a nuestra vida democrática.
La democracia
El término democracia puede entenderse desde dos perspectivas:
 Como sistema político. Es un régimen basado en los principios de respeto, promoción y
garantía de los derechos humanos, así como en la autodeterminación del pueblo a través
del sufragio y la participación en la vida pública.
 Como estilo de vida. Es el conjunto de ideas, valores y actitudes que permiten a las
personas respetar y hacer respetar sus derechos y los de los demás para garantizar la
convivencia social.
Para que ambas perspectivas de la democracia funcionen, el Estado y la ciudadanía deben
respetar las leyes y las normas, pues solo así se garantiza la estabilidad de un sistema
democrático.

La vida en comunidad es posible cuando se establecen algunos valores y pautas básicos. Este
conjunto de valores y pautas conforman lo que llamamos ética cívica o ética de la sociedad
civil.

Valores de la ética cívica


La ética cívica en una sociedad pluralista permite el libre desarrollo de modelos de vida, a la
vez que establece un consenso sobre valores y normas básicos cuyo cumplimiento debe
exigirse a todos Doc. 1.
Estos valores básicos pueden resumirse en seis:
 La libertad, entendida como autonomía moral y autonomía política.
 Autonomía moral. Es la capacidad de los ciudadanos para reflexionar de forma libre
y racional sobre la bondad o maldad de las acciones o normas y, a partir de esta
reflexión, elaborar principios que orienten. Su conducta.
 Autonomía política. Cada ciudadano tiene la posibilidad de participar activamente
en su comunidad política.
 La igualdad, que se manifiesta en la eliminación de la dominación y en, la distribución
equitativa de las oportunidades y los recursos.
 La solidaridad, que significa apoyar al más débil para que alcance una mayor autonomía,
así como explotar al máximo los propios talentos en provecho del grupo y de la sociedad.
 La tolerancia, que consiste en el interés por comprender a otros y por ayudarlos a llevar
adelante sus planes de vida.
 La actitud dialógica para resolver problemas que implica tomar en cuenta las reglas
básicas di equidad y el respeto mutuo.
 La justicia, que consiste en dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece.

La democracia como estilo de vida


En la historia de la humanidad se han puesto en práctica diferentes formas de organizar la
vida social. Uní de ellas es la democracia, sistema político en el que la soberanía radica en el
pueblo.
Las sociedades democráticas deben tener un conjunto de procedimientos que aseguren el
respeto de todas las libertades. Así, por ejemplo, aunque la democracia señala que la regla de
la mayoría es el mecanismo básico de funcionamiento, esto no significa que un Estado tenga
que someterlo todo a la decisión de la mayoría. Esto quiere decir que, aun entendiendo la
necesidad de aplicar la regla de las mayorías, democracia también significa respeto por las
minorías.
La democracia, por lo tanto, no es solo un instrumento representativo, sino una auténtica
forma de vida cuyo valor consiste en fomentar el desarrollo moral esto es, promover la
libertad y la felicidad de los seres humanos a través de la participación política.

GLOSARIO.
Autodeterminación. Derecho rolos habitantes en el territorio nacional a decidir su
independencia y régimen político sin recibir presión alguna del exterior.

TRABAJAMOS CON LA INFORMACIÓN:


1. Define con tus propias palabras.
 Ética cívica
 Libertad
 Solidaridad
 Tolerancia
2. Explica.
 ¿Por qué es importante en una democracia toma en cuenta las opiniones y necesidades
de las minorías? Explica con ejemplos.
 ¿Cómo se vinculan la democracia, la ciudadanía y los derechos humanos?
3. Analiza. ¿En qué se parecen y se distinguen las dos perspectivas sobre la democracia?
Doc. 1
Los deberes cívicos de los ciudadanos.
Si rehusamos ser los protagonistas de la historia de la moral, podemos tener la certeza de que
nadie la hará por nosotros [...], Las personas de carne y hueso los ciudadanos somos
insustituibles en la construcción de nuestro mundo moral, porque los agentes de la
moralización, los encargados de formular los juicios morales, de incorporarlos y transmitirlos
a través de la educación, no son los políticos, ni los personajes del mundo de la imagen jallos
cantantes, ni el clero, ni los intelectuales, sino toros y cada una de las personas que formamos
parte de una sociedad.
Por eso, puede decirse que la moral de la sociedad civil -la moral cívica- o la hacemos las
personas de la calle, o no se hará, (CORTINA, 1994, p. 11).

Doc. 2.
El Estado y sociedad civil en democracia.
Para garantizar la convivencia democrática, el Estado y la sociedad civil asumen roles
complementarlos.
Estado Sociedad Civil
1. Genera leyes y reglamentos que 1. Relaciona a los ciudadanos con el ámbito
regulan la actividad pública y privada público y el Estado para transmitirle sus
y protegen los derechos de todos. necesidades organizadamente, y protege sus
2. Actúa como mediador de intereses derechos.
contrapuestos en favor del bien 2. Genera niveles más amplios de participación
público. para influir sobre las políticas del Estado.
3. Proporciona servicios públicos de 3. Promueve formas de control y vigilancia y
calidad para satisfacer las necesidades un clima social más humano.
de la población.
Doc. 3
Ciudadanía, democracia y derechos humanos.
Una conclusión que se desprende de los conceptos de ciudadanía y democracia se refiere a
la estrecha relación entre ambos. Solo un sistema democrático considera a las personas como
auténticos ciudadanos y no como súbditos o vasallos. Esta afirmación también se puede decir
a la inversa: solo cuando las personas son ciudadanas se puede dar un sistema auténticamente
democrático.
Las nociones de ciudadanía y democracia tienen un elemento común que justifica su mutua
implicación: ambas se basan en los derechos humanos. Ser considerado y tratado como
ciudadano es un derecho fundamental de las personas, que solo puede satisfacerse
plenamente si la convivencia se organiza democráticamente.

Doc. 4
Actitudes que favorecen la democracia.
Para lograr la mayor incorporación de posiciones políticas dentro de la democracia, los
líderes tienen que ser dialogantes y conducir verdaderamente al país en todos los aspectos de
su vida y su desarrollo, dentro de un espíritu concertado. Respetar, siempre, estas
características de nuestra forma de gobierno al ejercer; el poder del Estado, es indispensable
en la conducta de los líderes y representantes que gobiernen el Perú (RUBIO, 2004, p. 152).

APLICAMOS LO APRENDIDO.