Vous êtes sur la page 1sur 1
2, El diario det cura de Rumégies (cerca de Saint-Amand-les- Eaux, Norte) (1693). . . la iltima de 1as desgracias, es que la cosecha siguien- 4,22 sberdi6 entera, lo cual fue causa de que el grano few to clevadisimo precio. Y, como el pobre pueblo etabe agotado Por las frecuentes demandas de Su Majestad tanto com> por esas contribuciones exorbitantes (se ‘trata de contribuciones de ] guerra) llegaron a tal pobreza que se le puede llamar hambc Felices losque pueden tener un havot ( medida) de center ara mezclar con avena, garbanzos, habas para hacer pan» Comer la mitad de lo que querrfan. Hablo de los dos tercios d, esta aldea, si no de més... Durante estos tiempos no se ofa hablar mas que de ladrones, fle erimenes, de personas muertas de hambre... Yo no sq honra al cura de Rumégies reportar aqu{ una muerte que oca. mio en su parroquia durante ese tiempo: un tal Pierre de Gan quier que vivia frente a la imagen de la virgen, hacia la Howan dries. El pobre hombre era viudo; nadie lo crefa tan pobre; fenfa a cargo tres hijos. Se puso enfermo, o mas bien se puss extenuado y débil, sin que sin embargo se hubiera advertido al cura, sino que un domingo, con la ditima campanada de la mise | parroquial, una de sus hermanas vino a decir al cura que sa hermano se morfa de hambre, sin decir otra cosa, El pastor din un pan para Hevarle incesantemente; pero no’se sabe si la hen fnana lo necesitaba ella también, como era la apariencia; no eo lo llev6, y con la segunda campanada de las visperas, el pobre_ Ate Ge tambre. Y no s6lo éste ha muerto de hambre por falta de pan, sino que muchos otros, y aqui y en otrae aldeas, mniserias del pobre pueblo, un pobre pueblo sin dinero, y el i havot de trigo al precio de nueve a diez libras a fin de ako’ lee garbanzos, las habas en proporcién. No se puede olvidar aqué la ordenanza que hizo su Majestad para, ¢l alivio de su pobre pueblo (e! 20 de octubre de | 1693... .)... Cada comunidad debia alimentar a sus pobres Lag | pastores. mayores y gentes de ley tasaban a los més ricos y a los ‘mediocres, a cada uno segin su poder, para subvenis a Ys Pobres, a los cuales también debian conocer. Era el verdadero qealio Para hacer subsistir a todo el mundo... En esa aldes, donde no hay ninguna justicia y donde todo el mundo hace 1) due ‘Guiere, ya pudo el cura leer y releer esta ordenanza, los Bue ree %, Bentes de ley, que eran los mas ricos, y luego los que debian ser tasados més alto, se opusieron con todas see fuerzas. Penosamente se lleg6 por fin al verano. Quince dink fates: cortaban el centeno todavia leno de leche; Io ponfan al homo para endurecerlo y, estando ese grano mal saronado ¥ genostO? €80 ha causado varias grandes enfermedades, Que el Sefior con su Providencia paternal nos quiera en adelante pre- servar de semajente carestia, . .