Vous êtes sur la page 1sur 433

Fı́sica matemática

Segunda edición

Alonso Sepúlveda S.
Instituto de Fı́sica
Universidad de Antioquia
Medellı́n, mayo 2015
Contenido

Introducción ix

Lista de sı́mbolos xiii

1. Coordenadas curvilı́neas ortogonales 1


1.1. Sistemas coordenados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
1.2. Nociones básicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
1.2.1. Teorı́a de transformación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
1.2.2. Jacobianos y transformaciones . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1.3. El sı́mbolo de Levi-Civita . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
1.3.1. Derivadas parciales de los vectores unitarios . . . . . . . . . 14
1.3.2. Rotación de coordenadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
1.3.3. Vectores axiales y polares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
1.4. Diferenciales de lı́nea, superficie y volumen . . . . . . . . . . . . 21
1.5. Operadores diferenciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
1.5.1. Gradiente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
1.5.2. Divergencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
1.5.3. Rotacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
1.5.4. Laplaciano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
1.6. Dos identidades importantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
1.7. Identidades vectoriales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
1.8. Campos conservativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
1.9. Tres teoremas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
1.9.1. Teorema de Green . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
1.9.2. Primer teorema de Helmholtz . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
1.9.3. Segundo teorema de Helmholtz . . . . . . . . . . . . . . . . 43
1.10. Dı́adas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
1.11. Delta de Dirac . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
1.12. Ángulo plano y sólido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61

iii
iv CONTENIDO

1.13. Construcción de sistemas coordenados . . . . . . . . . . . . . . . 65


1.13.1. Coordenadas parabólicas cilı́ndricas . . . . . . . . . . . . . 65
1.13.2. Coordenadas cilı́ndricas elı́pticas . . . . . . . . . . . . . . . 69
1.13.3. Coordenadas esferoidales oblatas (ξ, η, ϕ) . . . . . . . . . . 70
1.13.4. Coordenadas esferoidales prolatas (ξ, η, ϕ) . . . . . . . . . . 71
1.13.5. Coordenadas bipolares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
1.13.6. Coordenadas elipsoidales confocales . . . . . . . . . . . . . 74

2. Unicidad 77
2.1. Ecuaciones diferenciales ordinarias . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
2.2. Ecuaciones diferenciales parciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
2.2.1. Ecuación de Poisson . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
2.2.2. Ecuación de difusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
2.2.3. Ecuación de ondas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
2.2.4. Ecuación de Schrödinger . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
2.2.5. Ecuaciones anisotrópicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
2.2.6. Condiciones de frontera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
2.3. Ecuaciones vectoriales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
2.3.1. Ecuación de Poisson vectorial . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
2.3.2. Ondas vectoriales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90

3. Ecuaciones diferenciales 91
3.1. Ecuaciones diferenciales ordinarias . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
3.1.1. Ecuaciones de primer orden . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
3.1.2. Ecuaciones de orden superior . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
3.1.3. Soluciones homogénea e inhomogénea . . . . . . . . . . . . 100
3.1.4. Segunda solución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
3.1.5. Una transformación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
3.2. Ecuaciones diferenciales parciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
3.2.1. Clasificación de las ecuaciones diferenciales parciales . . . . 114
3.2.2. Ecuaciones homogéneas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
3.2.3. Separación de variables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
3.3. Separación de la ecuación de Laplace . . . . . . . . . . . . . . . 124
3.3.1. Coordenadas cartesianas en 2D . . . . . . . . . . . . . . . . 124
3.3.2. Coordenadas cartesianas en 3D . . . . . . . . . . . . . . . . 130
3.3.3. Coordenadas cilı́ndricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
3.3.4. Coordenadas esféricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134
3.3.5. Coordenadas toroidales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
3.4. La ecuación de onda unidimensional . . . . . . . . . . . . . . . . 138
CONTENIDO v

4. Ecuaciones de la fı́sica matemática 142


4.1. Ecuación de ondas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
4.1.1. Ondas en cuerdas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
4.1.2. Ondas en membranas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
4.1.3. Ondas longitudinales y de torsión en sólidos . . . . . . . . . 151
4.1.4. Ondas elásticas en sólidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
4.2. Derivadas lagrangiana y euleriana . . . . . . . . . . . . . . . . . 155
4.3. Flujo de fluidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
4.3.1. Ondas sonoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159
4.4. Ecuación de difusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
4.4.1. Ley de Fourier de difusión del calor . . . . . . . . . . . . . . 161
4.4.2. Difusión de neutrones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
4.5. Ecuaciones de Poisson y Laplace . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
4.6. Ecuaciones de Maxwell . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
4.7. Ecuación de Schrödinger . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169
4.8. Ecuación de Pauli . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171
4.9. Ecuación de Klein-Gordon . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173
4.10. Ecuación de Dirac . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174
4.11. Las ecuaciones biarmónicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176

5. Bases ortogonales 177


5.1. Bases discretas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178
5.1.1. Espacio euclidiano n-dimensional . . . . . . . . . . . . . . . 178
5.1.2. Espacios de Hilbert . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180
5.2. Bases continuas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
5.3. Bases ortogonales en dos variables . . . . . . . . . . . . . . . . . 190
5.4. Series de Fourier . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
5.4.1. La base trigonométrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
5.4.2. La base exponencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 198
5.4.3. La base bidimensional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
5.5. Integrales de Fourier . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
5.5.1. Transformada de Fourier . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
5.5.2. Dualidad onda-partı́cula . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203
5.5.3. Operadores en mecánica cuántica . . . . . . . . . . . . . . . 207
5.5.4. Transformadas seno y coseno . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
5.5.5. Teorema de Parseval . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
5.6. Bases de Fourier y ecuaciones diferenciales . . . . . . . . . . . . 210
5.7. Ortogonalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
5.7.1. Espacio euclidiano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
5.7.2. Espacios de funciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 218
vi CONTENIDO

6. Teorı́a de Sturm-Liouville 222


6.1. Operadores de segundo orden . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
6.1.1. El operador adjunto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
6.1.2. El operador autoadjunto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 224
6.1.3. Tres ejemplos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226
6.1.4. Teorema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
6.1.5. Operadores hermı́ticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
6.1.6. Hermiticidad y fronteras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
6.2. Autofunciones y autovalores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230
6.2.1. Ecuación de Sturm-Liouville . . . . . . . . . . . . . . . . . 230
6.2.2. El problema de los autovalores . . . . . . . . . . . . . . . . 231
6.3. Funciones especiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 235
6.4. Nota sobre autovalores y autofunciones . . . . . . . . . . . . . . 237
6.5. El problema periódico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242
6.6. Operadores en 3D y Sturm-Liouville . . . . . . . . . . . . . . . . 243
6.6.1. El operador adjunto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 243
6.6.2. Autofunciones y autovalores en 3D . . . . . . . . . . . . . . 245
6.6.3. Solución de la ecuación de ondas homogénea . . . . . . . . 247
6.6.4. Solución de la ecuación homogénea de Fourier . . . . . . . . 250
6.7. Los bra y los ket de Dirac . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
6.7.1. Nociones básicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
6.7.2. Teorı́a de transformación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
6.7.3. Elementos matriciales de un operador . . . . . . . . . . . . 255
6.7.4. Funciones de onda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 257
6.8. Mecánica matricial y mecánica ondulatoria . . . . . . . . . . . . 259
6.8.1. Operadores diferenciales y matrices . . . . . . . . . . . . . . 259
6.8.2. La equivalencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260

7. Funciones de Green 263


7.1. Ecuaciones diferenciales ordinarias . . . . . . . . . . . . . . . . . 263
7.2. Oscilador armónico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267
7.3. Ecuaciones diferenciales parciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
7.3.1. La ecuación de Poisson . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
7.3.2. La ecuación de ondas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276
7.4. Expansión en autofunciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280

8. Funciones especiales 282


8.1. Solución en series . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 282
8.2. Método de Frobenius . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 283
8.3. Funciones de Bessel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 284
8.3.1. La función de Neumann . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
CONTENIDO vii

8.3.2. Propiedades de las funciones de Bessel . . . . . . . . . . . . 290


8.3.3. Ortogonalidad y normalización . . . . . . . . . . . . . . . . 299
8.3.4. Solución a la ecuación de Laplace . . . . . . . . . . . . . . . 306
8.3.5. La familia de la ecuación de Bessel . . . . . . . . . . . . . . 314
8.3.6. Ecuaciones de Bessel inhomogéneas . . . . . . . . . . . . . . 317
8.3.7. Funciones de Bessel esféricas . . . . . . . . . . . . . . . . . 318
8.3.8. Ecuación de Bessel modificada . . . . . . . . . . . . . . . . 322
8.4. Polinomios de Legendre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 327
8.4.1. Ortogonalidad y normalización . . . . . . . . . . . . . . . . 333
8.4.2. Solución a la ecuación de Laplace con m = 0 . . . . . . . . 336
8.4.3. La familia de la ecuación de Legendre . . . . . . . . . . . . 338
8.5. Polinomios asociados de Legendre . . . . . . . . . . . . . . . . . 339
8.5.1. Armónicos esféricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 341
8.5.2. Armónicos esféricos y operadores escalera . . . . . . . . . . 343
8.5.3. Armónicos esféricos vectoriales . . . . . . . . . . . . . . . . 346
8.5.4. Solución general para la ecuación de Laplace . . . . . . . . 350
8.5.5. Ondas esféricas escalares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 352
8.6. Polinomios de Hermite . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 354
8.6.1. La familia de la ecuación de Hermite . . . . . . . . . . . . . 361
8.6.2. El oscilador armónico cuántico . . . . . . . . . . . . . . . . 362
8.7. Polinomios de Laguerre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 367
8.7.1. Ecuación asociada de Laguerre . . . . . . . . . . . . . . . . 371
8.7.2. La familia de la ecuación de Laguerre . . . . . . . . . . . . 372
8.7.3. El átomo de hidrógeno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 373
8.8. Ecuación de Gegenbauer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 376
8.9. Polinomios de Jacobi . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
8.10. Ecuación hipergeométrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 381

Apéndices 385

A. Fórmulas útiles 387

B. Identidades vectoriales y diádicas 388

C. Operadores diferenciales 390

D. Ecuaciones cúbicas 392

E. Ecuaciones diferenciales parciales en 3D 394

F. Operadores de orden p 397


G. La función Gamma 402

Bibliografı́a 406

Índice analı́tico 409


Introducción

Las leyes básicas de la fı́sica son invariantes, en su forma matemática, bajo un


conjunto bastante general de transformaciones, que dependen de las caracterı́sti-
cas del espacio y el tiempo en que ocurren los fenómenos fı́sicos. En el marco
conceptual de la fı́sica newtoniana, estas leyes tienen la misma forma matemáti-
ca en todos los sistemas coordenados que difieren uno con respecto al otro en la
posición de su origen coordenado. Esta exigencia proviene del postulado de homo-
geneidad del espacio euclidiano y conduce a la conservación del momento lineal.
La forma matemática de las leyes se preserva también en los sistemas coordenados
que solo difieren por su orientación, y esta propiedad indica la isotropı́a, es decir,
la equivalencia de las diferentes direcciones del espacio euclidiano, que implica la
conservación del momento angular. También las leyes fı́sicas son invariantes con
respecto a la escogencia del cero de la coordenada temporal, vale decir, son las
mismas en todos los instantes, lo que corresponde a la homogeneidad del tiempo
en la fı́sica clásica: todos los instantes son cualitativamente idénticos, e implica
la conservación de la energı́a. Es cierto además que las leyes preservan su forma
en los múltiples sistemas de referencia en movimiento relativo uniforme, lo que
equivale a la aceptación del principio de inercia y a la imposibilidad de encontrar
el reposo absoluto en el espacio; éste es el principio de relatividad especial si
además se exige que la velocidad de la luz sea una constante universal.
Estas amplias invariancias de las leyes fı́sicas (hay otras, como las simetrı́as
de reflexión, las de inversión, u otras más abstractas, como las de cambio de
signo de las cargas eléctricas) exigen una forma de escritura matemática que ex-
prese su invariancia ante estos conjuntos de transformaciones. Esto se logra en
el ámbito de la fı́sica newtoniana mediante la implementación del análisis vecto-
rial tridimensional, que hace manifiestos estos diversos principios de relatividad
posicional, de orientación y de movimiento.
Por ello comenzaremos este curso proponiendo las bases del análisis vectorial
tridimensional, independientemente de la escogencia especı́fica de un sistema de
coordenadas, lo que garantiza la idéntica escritura de las leyes en todos ellos
x CONTENIDO

y permite expresar matemáticamente las invariancias del mundo. Consecuente-


mente, en los desarrollos del capı́tulo 1 propondremos las formas generales, en
coordenadas curvilı́neas ortogonales, de las operaciones diferenciales básicas: gra-
diente, divergencia, rotacional y laplaciano, junto con las nociones elementales
sobre transformaciones continuas y discontinuas. Se finaliza con un estudio de las
funciones delta de Dirac y con la construcción de algunos sistemas coordenados.
Puesto que las leyes fı́sicas se expresan usualmente como ecuaciones diferen-
ciales (ED), exploraremos en el capı́tulo 2 las condiciones iniciales o de frontera
(o de ambos tipos) bajo las cuales las ecuaciones diferenciales ordinarias (EDO) y
parciales (EDP) gozan de una solución única. Estos teoremas de unicidad harán
parte, en el capı́tulo siguiente, de la clasificación de las ecuaciones diferenciales.
En el capı́tulo 3, después de una breve revisión de las técnicas de solución
de las EDO homogéneas más simples, exploraremos la técnica de separación de
variables que permite en muchos casos descomponer las EDP en un conjunto de
EDO, cuya estructura desarrollaremos en el capı́tulo 6. Haremos la separación de
variables de la ecuación de Laplace, en coordenadas cilı́ndricas y esféricas, que
conducirá a las ecuaciones de Bessel y Legendre. Se finaliza con la clasificación
de las EDP lineales en tres familias: elı́pticas, hiperbólicas y parabólicas, cuyas
condiciones de unicidad fueron exploradas en el capı́tulo 2.
En el capı́tulo 4 deducimos algunas de las ecuaciones de uso corriente en la
fı́sica matemática: la ecuación de ondas para cuerdas, membranas y sonido, y la
de vibraciones en sólidos, ası́ como la de conducción del calor, la de Poisson y la
de Schrödinger, y proponemos las ecuaciones de Maxwell. Las primeras son expo-
nentes tı́picas de ecuaciones hiperbólica, parabólica y elı́ptica. Estas ecuaciones
serán allı́ expresadas en la forma invariante desarrollada en el primer capı́tu-
lo, lo que las hace aptas para ser escritas en cualquier sistema de coordenadas
curvilı́neas ortogonales.
Es cierto que una muy amplia familia de ecuaciones diferenciales presenta
soluciones expresables como combinaciones lineales de funciones. Esto da la idea
de ampliar la noción de espacios vectoriales (en los que un vector se expresa como
una combinación lineal de vectores de una base) extendiéndola hacia lo que serán
espacios de funciones, o espacios de Hilbert, en los cuales los “vectores unitarios”
son funciones linealmente independientes. En el capı́tulo 5 exploraremos los espa-
cios de Hilbert discretos y continuos, detallando las propiedades de ortogonalidad
y completez de sus infinitos ejes. Veremos cómo la idea de vector ordinario en
espacios tridimensionales se extiende para permitir la expansión de funciones en
espacios abstractos, cuyo ejemplo más conocido es la serie de Fourier, el cual
estudiaremos en la última parte del capı́tulo.
Los desarrollos del capı́tulo 3, donde hemos mostrado la posibilidad de des-
componer las EDP en un conjunto de EDO, alcanzan en el capı́tulo 6 un clı́max,
CONTENIDO xi

en tanto que en él logramos demostrar que todas las EDO lineales de segundo
orden tienen una arquitectura común que está compendiada en la teorı́a de Sturm-
Liouville. El estudio que aquı́ haremos entrelaza ideas exploradas en capı́tulos
anteriores, pues muestra que bajo una apropiada escogencia de condiciones de
frontera y del dominio de la variable independiente, las EDO exhiben un conjunto
infinito de soluciones ortogonales que corresponden a bases de un espacio de
Hilbert, de análoga manera a como los vectores unitarios de la base cartesiana
expanden un espacio vectorial ordinario. Veremos aquı́ cómo la noción de auto-
valores, tan cara a la mecánica cuántica y a la teorı́a de matrices, está asociada
a la existencia de espacios de Hilbert.
Consideramos que este capı́tulo es el centro de esta obra, en tanto cada una
de sus conclusiones ilumina, desde la teorı́a de espacios, el tema general de las
soluciones a las EDO y aclara los temas relativos a las frecuencias naturales de
oscilación de sistemas clásicos o cuánticos, como un espectro de autovalores. La
teorı́a de Sturm-Liouville describe tanto las frecuencias especı́ficas de oscilación
de una cuerda como las frecuencias de emisión de los átomos. Después de extender
estas consideraciones a las EDP, finalizamos el capı́tulo con un tema sugestivo:
el isomorfismo entre operadores diferenciales y matrices, que está en el centro
de la equivalencia matemática entre la mecánica ondulatoria de Schrödinger y la
mecánica matricial de Heisenberg.
Ahora bien, puesto que muchas de las ED que utilizamos en fı́sica son inho-
mogéneas, es pertinente introducir métodos de solución que vayan más allá de los
utilizados para las ED homogéneas y de los conocidos métodos de variación de
parámetros o coeficientes indeterminados. Por ello en el capı́tulo 7 introducimos
las funciones de Green, cuyo alcance está limitado a los casos lineales, pero cuya
aplicación a los problemas fı́sicos se extiende desde la fı́sica clásica a la cuántica,
independientemente de la dimensión del espacio.
La teorı́a de Sturm-Liouville expresa, ciertamente, la ı́ntima estructura de
las ED lineales, pero no es fuente de métodos de solución. En el capı́tulo 8 im-
plementamos una técnica bastante general, basada en expansiones en series y
conocida como método de Frobenius, que permite resolver una vasta cantidad
de ED lineales y homogéneas. Haremos énfasis en las ecuaciones de Bessel, Le-
gendre, Hermite y Laguerre, y esbozaremos lo fundamental de las ecuaciones de
Chebishev, hipergeométrica e hipergeométrica confluente. A través del capı́tulo
navegará la idea de familias de EDO: las ecuaciones de Bessel, Bessel esférica y
Airy, por ejemplo, pertenecen a la misma familia. Esto sugiere que a partir de
la solución a una ED especı́fica puede proponerse la correspondiente para una
amplia familia de ED, conectada con ella por algún tipo de transformación. En-
contraremos la aplicación de esta idea en la descripción mecánico cuántica del
oscilador armónico y del átomo de hidrógeno.
xii CONTENIDO

Y aquı́ termina la obra.


Cierto es que el tema que en ella hemos explorado es pequeño, en tanto que no
incluye la teorı́a de grupos, el cálculo tensorial o la variable compleja. Esperamos
que el lector atento comprenda que las ecuaciones fı́sicas y sus soluciones pueden
ser miradas, al menos desde su forma lineal, desde la perspectiva unificadora de
la teorı́a de Sturm-Liouville, que proyecta su potente luz sobre teorı́as clásicas
y cuánticas: el sonido del violı́n y la luz del átomo se describen con ecuaciones
de similar estructura matemática. En esta teorı́a general y ambiciosa reside el
secreto matemático de la cuantización.
Este texto es un acercamiento modesto a un tema extenso, intenso y difı́cil.
Es testimonio de una pasión. Toda omisión en él, y cada falta de profundidad
deberá imputarse, no a la brevedad de lo aquı́ escrito, sino a las pocas luces de
quien quiso navegar en estas aguas.
Mis agradecimientos a Diego Restrepo, Carlos Yaguna y Johan Mazo, quie-
nes en diversas épocas trabajaron en la transcripción a LaTeX de este texto, a
Giovanny Atehortúa por sus dibujos, y a Gonzalo Montoya y Lorena Campuzano
por su trabajo de edición y diagramación.

Alonso Sepúlveda Soto


Medellı́n, noviembre de 2009

Para esta edición

Las erratas de la edición primera han sido corregidas y se ha introducido una


sección nueva sobre la ecuación de Pauli y diversas secciones se han reorganizado,
reescrito y ampliado.

Alonso Sepúlveda Soto


Medellı́n, mayo de 2015
Lista de sı́mbolos

Sı́mbolos matemáticos
h i: Promedio sobre un ciclo
≃: Aproximadamente igual a
∝: Proporcional a
ψ∗: Complejo conjugado de ψ
| ψ√|: Módulo de ψ
i: −1
(α)n : Sı́mbolos de Pochhammer
h |: Bra de Dirac
| i: Ket de Dirac
Dx u, ux , u̇: Derivada en x
{φn (x)}: Base enumerable en espacio de funciones
{φ(k, x)}: Base continua en espacio de funciones
G+ , G− : Operadores escalera
T: Matriz, dı́ada
e Matriz o dı́ada transpuesta
T:
T−1 : Matriz inversa
|T|: Determinante de la matriz T
∇: Gradiente
∇2 : Laplaciano
: D’Alembertiano
(−)k : (−1)k

Escalares
aij : Componentes de la matriz o dı́ada A
c: Velocidad de la luz en el vacı́o
d4 x: Volumen en el espacio-tiempo
E: Energı́a
E: Densidad volumétrica de energı́a
G(r, r′ ): Función de Green
G: Potencial gravitacional
h: Constante de Planck
~: h/2π
hi : Factores de escala
H: Operador hamiltoniano diferencial
H: Hamiltoniano matricial
i: Corriente eléctrica
k: Parámetro de separación de variables; constante elástica
L: Operador diferencial de segundo orden
m: Masa
n0 : Densidad volumétrica de neutrones
P : Potencia
q: Carga eléctrica
Q: Calor
t: Tiempo
T : Temperatura, tensión en una cuerda
ui : Coordenadas curvilı́neas ortogonales
W : Trabajo, wronskiano
x, y, z: Coordenadas cartesianas
Z: Fuerza por unidad de área
βνl : Raı́ces de la derivada de la función de Bessel
δ(x − x′ ): Delta de Dirac en 1D
δ(r − r′ ): Delta de Dirac en 3D
δ(xσ − x′σ ): Delta de Dirac en 4D
δij : Delta de Kronecker en 3D
δµν : Delta de Kronecker en 4D
ǫijk : Sı́mbolo de Levi-Civita en 3D
ǫµνσρ : Sı́mbolo de Levi-Civita en 4D
ǫ, ǫ0 : Permitividad
γ0 : Cuarta matriz de Dirac
Γ(n): Función Gamma
λ: Densidad lineal de masa
µ, µ0 : Permeabilidad
ν: Frecuencia
ρ: Densidad volumétrica de carga o masa; coordenada radial polar
σ: Densidad superficial de masa
φ: Potencial escalar eléctrico
CONTENIDO xv

Ψ: Función de onda
χe : Susceptibilidad eléctrica
χνl : Raı́ces de las funciones de Bessel
χm : Susceptibilidad magnética
Ω: Ángulo sólido
ω: Frecuencia angular

Polinomios

2 F1 (a, b, c; x): Función hipergeométrica


(1) (2)
Hl (x), Hl (x): Funciones de Hankel
(1) (2)
hl (x), hl (x): Funciones de Hankel esféricas
H(x): Funciones de Hermite
Iν (x), Kν(x): Funciones de Bessel modificadas
in (x), kn (x): Funciones de Bessel esféricas modificadas
Jν (x): Funciones de Bessel
jν (x) ην (x): Funciones de Bessel y Neumann esféricas
Ln (x): Polinomios de Laguerre
lnk : Polinomios asociados de Laguerre
Nν (x): Funciones de Neumann
Pl (x): Polinomios de Legendre
Plm (x): Polinomios asociados de Legendre
Ql (x): Funciones de Legendre de segunda clase
Qm l (x): Funciones asociadas de Legendre de segunda clase
Tlλ : Polinomios de Gegenbauer
Tl (x), Ul (x): Polinomios de Chevyshev
Plα,β (x): Polinomios de Jacobi
Ylm (θ, ϕ): Armónicos esféricos escalares
Xlm : Armónicos esféricos vectoriales

Vectores
A: Potencial vectorial magnético
a: Aceleración
B: Inducción magnética
D: Desplazamiento eléctrico
E: Intensidad del campo eléctrico
êi : Vector unitario en dirección i
(êρ , êφ , êz ): Vectores unitarios cilı́ndricos
(êr , êθ , êφ ): Vectores unitarios esféricos
(î, ĵ, k̂): Vectores unitarios cartesianos
F: Fuerza
f : Densidad volumétrica de fuerza
g: Densidad volumétrica de momento lineal; aceleración de gravedad
H: Intensidad de campo magnético
J: Densidad de corriente eléctrica; densidad de corriente de probabilidad
k: Vector de propagación
L: Momento angular
dl: Diferencial de longitud
m: Momento de dipolo magnético
n̂: Vector unitario normal
P: Polarización
p: Momento de dipolo eléctrico, momento lineal
r: Posición
S: Vector de Poynting
dS: Diferencial de superficie
v, V: Velocidad
γ: Matrices espaciales de Dirac
σ i : Matrices de Pauli
τ : Torque
ω: Velocidad angular

Dı́adas y matrices
A: Matriz de transformación ortogonal
I: Identidad
Q: Momento de cuadrupolo eléctrico
T: Densidad de flujo de momento lineal; tensor de Maxwell
1

Coordenadas curvilı́neas
ortogonales

La fı́sica newtoniana describe los fenómenos fı́sicos que ocurren en el espacio


tridimensional, que con buena aproximación puede considerarse euclidiano. Esta
fı́sica se expresa matemáticamente con el lenguaje de la geometrı́a euclidiana y
el cálculo diferencial escalar o vectorial, matemáticas que permiten explorar con
facilidad las simetrı́as básicas del mundo.
En la descripción del movimiento de los proyectiles, son suficientes las coorde-
nadas cartesianas. Sin embargo, si se pretende describir el movimiento planetario,
por ejemplo, han de introducirse coordenadas cilı́ndricas o esféricas.
En este capı́tulo se introducen las coordenadas curvilı́neas ortogonales, de las
cuales las cartesianas, las polares, las cilı́ndricas polares y las esféricas son casos
particulares. Escritas en el formalismo general de las coordenadas curvilı́neas
ortogonales, las leyes fı́sicas tienen la misma forma en todos los sistemas de
coordenadas en el espacio euclidiano tridimensional, independientemente de la
posición del origen y del ángulo que los sistemas coordenados formen entre ellos.
El cálculo vectorial en coordenadas curvilı́neas es la forma más simple de describir
estas invariancias de posición y orientación.
Después de estudiar los elementos de la teorı́a de las coordenadas curvilı́neas
ortogonales, se proponen las definiciones de gradiente, divergencia, rotacional y
laplaciano, además de las identidades vectoriales y diádicas más simples, y de los
teoremas integrales que aparecen con mayor frecuencia en la fı́sica matemática.
El capı́tulo incluye las definiciones de los vectores axiales y polares, las pro-
piedades básicas de la delta de Dirac, la definición de ángulo sólido y algunos
ejemplos de coordenadas curvilı́neas ortogonales.
2 / Fı́sica matemática

1.1. Sistemas coordenados


En el espacio euclidiano tridimensional, las coordenadas cartesianas se definen
mediante las tres familias de planos x = x0 , y = y0 , z = z0 , perpendiculares entre
sı́. La intersección de los planos x = x0 y y = y0 genera una lı́nea recta paralela
al eje z y que pasa por el punto (x0 , y0 , 0). Además, la intersección de los tres
planos x = x0 , y = y0 , z = z0 da lugar a un punto de coordenadas (x0 , y0 , z0 ).

z
êz
êr
ρ = cte P êϕ
P êϕ
z = cte êr
r êθ
θ
ϕ = cte

y
ϕ

x
y
x ϕ

Figura 1.1. A la izquierda se muestran las coordenadas cilı́ndricas, a la derecha las


esféricas

Las coordenadas cilı́ndricas de un punto P (véase figura 1.1, izquierda) se


construyen con tres superficies perpendiculares: cilindros de radio ρ concéntricos,
planos perpendiculares que pasan por el eje z, determinados por ϕ constante,
y planos horizontales z constante. Las coordenadas cilı́ndricas de un punto son,
por tanto, (ρ, ϕ, z). Las reglas de transformación entre coordenadas cartesianas
y cilı́ndricas tienen la forma:

x = ρ cos ϕ, y = ρ sen ϕ, z = z.

Las coordenadas esféricas de un punto P (figura 1.1, derecha) se definen en


términos de tres superficies: esferas concéntricas de radio r, conos con el mismo
vértice determinados por θ constante y planos meridianos ϕ constante. Un punto
tiene coordenadas (r, θ, ϕ), y las tres superficies son perpendiculares en cada
1.1 SISTEMAS COORDENADOS 3

punto. La intersección del cono y la esfera genera una circunferencia a lo largo


de la cual varı́a solo la coordenada ϕ. La intersección de la esfera y el plano
meridiano produce un arco de meridiano a lo largo del cual solo θ varı́a, y la
intersección del cono y el plano genera una recta radial a lo largo de la cual solo
r varı́a. La conexión entre coordenadas cartesianas y esféricas se escribe:
x = r sen θ cos ϕ, y = r sen θ sen ϕ, z = r cos θ.
Una generalización directa permite pensar en tres familias de superficies, en
general curvas, que en cada punto del espacio se intersectan en ángulo recto.
Estas superficies pueden describirse mediante las ecuaciones:
u1 = f1 (x, y, z), u2 = f2 (x, y, z), u3 = f3 (x, y, z) .
De manera equivalente, si se invierten las ecuaciones anteriores, se obtiene:
x = x(ui ), y = y(ui ), z = z(ui ) .
Estas ecuaciones son a la vez las reglas de transformación entre coordenadas
cartesianas y coordenadas curvilı́neas ortogonales (véase figura 1.2).

z u2
ê2

te u3 = ct
=c e
u1

ê1
ê3
u2 = u1
c te
y
u3
x

Figura 1.2. Coordenadas curvilı́neas ortogonales. Las superficies u1 =


cte y u2 = cte se cortan formando la curva coordenada u3 , cuya
tangente es ê3 , y de modo análogo se obtienen las otras dos curvas
que definen las restantes coordenadas

Las superficies u1 = constante y u2 = constante se intersectan en una curva a


lo largo de la cual solo u3 varı́a; esta curva define la coordenada u3 . Análogamente,
4 / Fı́sica matemática

las superficies u1 = constante y u3 = constante generan la curva u2 , y u2 = cte


y u3 = cte generan la curva u1 . La intersección de las tres superficies produce
un punto cuyas coordenadas son (u1 , u2 , u3 ). Dado un punto (x, y, z), es posible
asignarle unı́vocamente un conjunto (u1 , u2 , u3 ) de coordenadas curvilı́neas.
El sistema de coordenadas curvilı́neas construido con estas superficies tiene
las siguientes caracterı́sticas:
a. Los ejes coordenados son, en general, curvas que se intersectan en ángulo
recto, de modo que los vectores unitarios {êi }, tangentes a las curvas, generan
una base ortonormal tridimensional. En este texto no se consideran sistemas
coordenados no ortogonales (véase Wills, 1958: cap. VIII).
b. La orientación de la base {êi } puede cambiar de punto a punto, pre-
servándose su ortonormalidad.
c. El significado fı́sico de los diferenciales de las coordenadas no es necesaria-
mente longitud. En coordenadas esféricas, por ejemplo, hay una longitud y dos
ángulos. En cilı́ndricas hay dos longitudes y un ángulo.
Un campo escalar se define asignando un valor numérico a cada punto del
espacio. El valor de una cantidad escalar en un punto definido del espacio es
invariante ante el cambio de coordenadas. Vale decir, si (x, y, z), (ρ, ϕ, z), (r, θ, ϕ)
denotan el mismo punto del espacio fı́sico, el valor que en ese punto tome, por
ejemplo, la presion atmosférica, es el mismo.
Los campos vectoriales se definen dando en cada punto del espacio el valor de
tres cantidades, conocidas como las componentes vectoriales. Aunque los vecto-
res unitarios y los valores de cada componente sean diferentes en cada sistema
de coordenadas, es cierto que el vector A no se altera cuando se cambia de sis-
tema coordenado; vale decir que si êi , ê′i , Ai , A′i son los vectores unitarios y las
componentes en dos sistemas coordenados S y S ′ , entonces:
3
X 3
X
A= Ai êi = A′i ê′i .
i=1 i=1

Lo anterior significa que un vector es invariante bajo transformaciones coorde-


nadas. Y esto es cierto ya sea que las transformaciones vayan de un sistema
cartesiano a otro cartesiano rotado respecto al primero, o de uno cartesiano a
uno esférico, o en general a uno curvilı́neo. Se dice igualmente que los campos
escalares son invariantes bajo transformaciones coordenadas. La teorı́a de trans-
formación (véase sección 1.2.1) se ocupa de estos temas.
De esta forma es posible escribir ecuaciones cuya forma matemática es la
misma en todos los sistemas de coordenadas en el espacio tridimensional eucli-
diano. Por ejemplo, la ecuación de ondas escrita en la forma
1 ∂2ψ
∇2 ψ − =0
v 2 ∂t2
1.2 NOCIONES BÁSICAS 5

es válida en todos los sistemas coordenados, es decir, es invariante en su forma


bajo transformaciones coordenadas.
Las leyes fı́sicas deben escribirse en forma invariante, con el fin de darles la
libertad de ser escritas en cualquier sistema coordenado. Para que esto ocurra,
cada uno de los sumandos de una ecuación debe transformarse del mismo modo,
lo cual quiere decir que cada sumando es covariante. Todos los sistemas coorde-
nados son buenos, ninguno de ellos goza de algún privilegio fı́sico especial.

1.2. Nociones básicas


En las dos siguientes subsecciones se presentan los elementos de la teorı́a de
transformación de coordenadas en espacios euclidianos. Conceptos de importan-
cia en este contexto serán: vectores unitarios, factores de escala y jacobianos.

1.2.1. Teorı́a de transformación


En el espacio euclidiano es siempre posible construir un sistema coordenado carte-
siano que se extienda indefinidamente; a partir de él se pueden generar múltiples
sistemas coordenados, mediante la introducción de las superficies ui = f (x, y, z).
Puesto que, recı́procamente, las coordenadas x, y y z son funciones de ui , esto
es: x = x(ui ), y = y(ui ), z = z(ui ), se puede escribir:
∂x ∂x ∂x
dx = du1 + du2 + du3 ,
∂u1 ∂u2 ∂u3
∂y ∂y ∂y
dy = du1 + du2 + du3 y
∂u1 ∂u2 ∂u3
∂z ∂z ∂z
dz = du1 + du2 + du3 .
∂u1 ∂u2 ∂u3
Estas tres ecuaciones son las componentes de la ecuación vectorial:
X ∂r3
∂r ∂r ∂r
dr = du1 + du2 + du3 = dui . (1.1)
∂u1 ∂u2 ∂u3 i=1
∂ui

En general, el factor ∂r/∂ui que aparece en la ecuación (1.1) es un vector


no unitario que toma en cuenta la variación de r sólo en dirección de ui y es,
por tanto, tangente a la curva coordenada ui . Con el fin de introducir una base
normalizada êi , es decir, un conjunto de vectores unitarios êi , se define:
∂r
= hi êi ; (1.2)
∂ui
6 / Fı́sica matemática

los vectores êi tienen módulo 1, y los coeficientes hi son funciones de ui , que
serán llamadas factores de escala. De ahı́ se sigue que:
3
X
dr = hi êi dui .
i=1

Puesto que solo se consideran bases ortonormales (perpendiculares y unita-


rias), puede escribirse, para los vectores de la base:

êi · êj = δij . (1.3)

Es decir, los vectores êi satisfacen las condiciones:

ê1 · ê2 = ê2 · ê3 = ê3 · ê1 = 0 ,


2 2 2
ê1 · ê1 = |ê1 | = |ê2 | = |ê3 | = 1 .

El sı́mbolo δij , conocido como delta de Kronecker, se define ası́: δij = 0 si i 6= j y


δij = 1 si i = j. Dicho de otro modo, los δij se pueden representar matricialmente
como los elementos de la matriz identidad. De (1.2) se obtiene:

∂r

∂ui = hi , (1.4)

expresión que es útil en el cálculo de los factores de escala; en consecuencia, de


la ecuación (1.2), los vectores unitarios en coordenadas curvilı́neas se escriben:

1 ∂r
êi = . (1.5)
hi ∂ui

Transformación entre cartesianas y esféricas


Un punto en el espacio tridimensional puede localizarse mediante las coordenadas
cartesianas (x, y, z), y también mediante las coordenadas esféricas (r, θ, ϕ). Los
dominios de las coordenadas son:

−∞ ≤ x ≤ ∞ , −∞ ≤ y ≤ ∞ , −∞ ≤ z ≤ ∞ ,
r ≥ 0, 0 ≤ θ ≤ π, 0 ≤ ϕ ≤ 2π .

En estas expresiones, r = |r| es la coordenada radial, θ es la coordenada polar (o


colatitud) y ϕ es la coordenada azimutal.
1.2 NOCIONES BÁSICAS 7

Fácilmente se deduce de la figura (1.1, derecha) que la conexión entre coor-


denadas cartesianas y esféricas es como sigue:
p
x = r sen θ cos ϕ, r = x2 + 2
y + z
2

p
y = r sen θ sen ϕ, θ = cos−1 z/ x2 + y 2 + z 2
z = r cos θ, ϕ = tan−1 (y/x) .
De esta manera, el vector posición puede escribirse ası́:

r = î x + ĵ y + k̂ z
= î r sen θ cos ϕ + ĵ r sen θ sen ϕ + k̂ r cos θ . (1.6)

De acuerdo con la ecuación (1.6):


• ∂r/∂r = î sen θ cos ϕ + ĵ sen θ sen ϕ + k̂ cos θ, lo que implica:

∂r p
= sen 2 θ cos2 ϕ + sen 2 θ sen 2 ϕ + cos2 θ = 1 ,
∂r

de modo que, según (1.4): h1 = hr = 1 .


• ∂r/∂θ = î r cos θ cos ϕ + ĵ r cos θ sen ϕ − k̂ r sen θ, por lo cual:

∂r p
= r2 (cos2 θ cos2 ϕ + cos2 θ sen 2 ϕ + sen 2 θ) = r ,
∂θ

de donde: h2 = hθ = r.
• ∂r/∂ϕ = −î r sen θ sen ϕ + ĵ r sen θ cos ϕ, por tanto:

∂r p
= r2 ( sen 2 θ sen 2 ϕ + sen 2 θ cos2 ϕ) = r sen θ ,
∂ϕ

ası́ pues, h3 = hϕ = r sen θ. En sı́ntesis, los factores de escala en coordenadas


esféricas tienen la forma:

hr = 1, hθ = r, hϕ = r sen θ . (1.7)

Además, reemplazando los factores de escala (1.7) y r de (1.6), en la ecuación


(1.5), los vectores unitarios en coordenadas esféricas pueden expresarse en térmi-
nos de los vectores unitarios en coordenadas cartesianas, como:

êr = î sen θ cos ϕ + ĵ sen θ sen ϕ + k̂ cos θ ,


êθ = î cos θ cos ϕ + ĵ cos θ sen ϕ − k̂ sen θ y (1.8)
êϕ = −î sen ϕ + ĵ cos ϕ ,
8 / Fı́sica matemática

donde (ê1 , ê2 , ê3 ) = (êr , êθ , êϕ ). Estas ecuaciones pueden invertirse algebraica-
mente para expresar î, ĵ, k̂ en términos de êr , êθ , êϕ ; de ahı́ se obtiene:

î = êr sen θ cos ϕ + êθ cos θ cos ϕ − êϕ sen ϕ ,


ĵ = êr sen θ sen ϕ + êθ cos θ sen ϕ + êϕ cos ϕ y (1.9)
k̂ = êr cos θ − êθ sen θ .
e donde se ha definido:
En forma matricial puede escribirse ê = Aǫ̂, ǫ̂ = Aê,
       
ê1 êr ǫ̂1 î
ê =  ê2  =  êθ  , ǫ̂ =  ǫ̂2  =  ĵ  ,
ê3 êϕ ǫ̂3 k̂
 
sen θ cos ϕ sen θ sen ϕ cos θ
A =  cos θ cos ϕ cos θ sen ϕ − sen θ  . (1.10)
− sen ϕ cos ϕ 0

Es cierto que AAe = I, donde A e es el traspuesto de A, de modo que la matriz


A es ortogonal. Es fácil verificar que su determinante es |A| = 1.

Nota
De las ecuaciones (1.6) y (1.9) se sigue que en coordenadas esféricas: r = rêr .
Esto demuestra que la expresión:

r = ê1 u1 + ê2 u2 + ê3 u3 (1.11)

no es válida en estas coordenadas, pues darı́a lugar a la siguiente expresión, que


es incorrecta, incluso dimensionalmente:

r = rêr + θêθ + ϕêϕ .

La ecuación (1.11) es válida solo en coordenadas cartesianas, donde ui = xi .


No obstante, es cierto que cualquier vector A, diferente de r, en coordenadas
curvilı́neas ortogonales, se escribe:
X
A= êi Ai = ê1 A1 + ê2 A2 + ê3 A3 .
i

Si un vector B es una cantidad invariante bajo transformación de coordenadas,


será cierto que:
B = êB = ǫ̂b , (1.12)
1.2 NOCIONES BÁSICAS 9

donde B y b son, respectivamente, las columnas que contienen las componentes


Bi y Bi , en coordenadas esféricas y cartesianas. Reemplazando en (1.12) la se-
gunda de las ecuaciones (1.10), y teniendo en cuenta la independencia lineal de
la base êi , se obtiene B = Ab.
PROBLEMAS:
1. Demuestre que en coordenadas cilı́ndricas: r = ρêρ + zêz .
2. Escriba en coordenadas esféricas el vector A = xy î − xĵ +3xk̂, y exprese
Ar , Aθ y Aϕ en términos de r, θ, ϕ.
3. Considere la transformación de coordenadas: x = 2uv, y = u2 −v 2 , z = w.
Demuestre que el nuevo sistema de coordenadas no es ortogonal.
4. Considere la transformación de coordenadas: x = 2uv, y = u2 − v 2 , z = w.
Demuestre que el nuevo sistema de coordenadas es ortogonal.
5. El sistema de coordenadas cilı́ndricas elı́pticas (σ, τ, z) se define mediante las
relaciones: x = 2A cosh σ cos τ , y = 2A senh σ sen τ , z = z. Demuestre que
este sistema de coordenadas es ortogonal y que h2σ = h2τ = 4A2 ( senh 2 σ +
sen 2 τ ), hz = 1.

1.2.2. Jacobianos y transformaciones


En componentes, la ecuación (1.1) puede escribirse:
X ∂xi X
dxi = duj = Jij duj , (1.13)
j
∂uj j

donde se ha definido:
∂xi
Jij = . (1.14)
∂uj

En forma matricial, la ecuación (1.13) se escribe dx = J du, ecuación en la


que dx y du son los siguientes vectores columna:
   
dx1 du1
dx =  dx2  , du =  du2  .
dx3 du3

En la ecuación dx = J du, el sı́mbolo J representa la matriz de transforma-


ción de los diferenciales de coordenadas, cuyos elementos son Jij = ∂xi /∂uj . El
determinante |J|, conocido como jacobiano, ha de ser diferente de cero para que
la transformación sea invertible.
También, con r = îx + ĵy + k̂z, la ecuación (1.5) toma la forma:
 
1 ∂x ∂y ∂z
êi = î + ĵ + k̂ , (1.15)
hi ∂ui ∂ui ∂ui
10 / Fı́sica matemática

que es la regla de transformación entre los vectores unitarios. P Introduciendo la


notación (ǫ̂1 , ǫ̂2 , ǫ̂3 ) = (î, ĵ, k̂), el vector posición es r = j ǫ̂j xj , tal que la
ecuación (1.5) se escribe:
X ǫ̂j ∂xj X
êi = = aji ǫ̂j , (1.16)
j
hi ∂ui j

donde, por definición:


1 ∂xj
aji = . (1.17)
hi ∂ui
Introduciendo los vectores columna:
   
ê1 ǫ̂1
ê =  ê2  , ǫ̂ =  ǫ̂2  ,
ê3 ǫ̂3

y considerando aij como elementos de la matriz A (aji son elementos de su


transpuesta), puede escribirse (1.16) en forma matricial como:
e .
ê = Aǫ (1.18)

La matriz Ae es la transpuesta de A. Es cierto, de acuerdo con (1.14) y (1.17),


que Jji = aji hi , o matricialmente:

J = AH , (1.19)

expresión en la que la matriz H tiene la forma:


 
h1 0 0
H=  0 h2 0 . (1.20)
0 0 h3

Ahora bien, un postulado básico de la teorı́a de transformación asegura la


invariancia del elemento de lı́nea dr, y en general de cualquier vector, bajo trans-
formación de coordenadas. En consecuencia, los módulos de los vectores
P son tam-
bién invariantes. Es cierto que en coordenadas cartesianas dl2 = i dxi dxi , y que
en coordenadas curvilı́neas:
X X
dl2 = dr · dr = hj hk êj · êk duj duk = hj hk duj duk δjk .
jk jk

La invariancia de dl2 asegura que su valor es el mismo en el sistema coordenado


original y en el nuevo; esto es:
1.2 NOCIONES BÁSICAS 11

X X
dxi dxi = hj hk duj duk δjk ,
i jk
P
y puesto que, según (1.14), dxi = j Jij duj , se sigue, del renglón anterior:
X X
Jij Jik duj duk = hj hk duj duk δjk ,
ijk jk

de donde se concluye que:


X
Jij Jik = h2j .
i

En forma matricial, esta ecuación se escribe: e


JJ = H2 , donde e
J es la transpuesta
de J. De e 2
JJ = H y J = AH se deduce que:

e = I,
AA (1.21)

de modo que la matriz A es ortogonal: A e = A−1 .


e
De AA = I se sigue |A| = ±1. Ahora bien, los tipos posibles de transformación
son los siguientes:
a. De un S cartesiano a otro S ′ cartesiano rotado, reflejado o invertido.
b. De un S cartesiano a un S ′ curvilı́neo.
En el caso de rotación, o del paso de cartesianas a curvilı́neas, puesto que la
matriz de transformación ha de contener la identidad, entonces |A| = +1. Para
reflexión e inversión: |A| = −1.
Teniendo en cuenta la afirmación de Phillips (1956: 22), según la cual el
producto triple escalar a · b × c es igual al determinante

a1 a2 a3

b1 b2 b3 ,

c1 c2 c3

y de acuerdo con (1.14), se sigue, con el auxilio de (1.5):

∂r ∂r ∂r
|J| = · × = h1 h2 h3 ê1 · ê2 × ê3 ,
∂u1 ∂u2 ∂u3
que es diferente de cero pues ê1 , ê2 , ê3 no son coplanares. De hecho, puesto que
ê1 · ê2 × ê3 = 1, se sigue que |J| = h1 h2 h3 .
12 / Fı́sica matemática

1.3. El sı́mbolo de Levi-Civita


Este sı́mbolo se define mediante el producto vectorial entre los elementos unitarios
de una base ortogonal tridimensional:

3
X
êi × êj = ǫijk êk . (1.22)
k=1

La cantidad ǫijk es el sı́mbolo de Levi-Civita, definido como ǫ123 = 1, y anti-


simétrico para cada pareja de ı́ndices contiguos. Es decir:

 1, para permutación par;
ǫijk = −1, para permutación impar y

0, para ı́ndices repetidos.
En forma explı́cita, la ecuación (1.22) equivale a las siguientes relaciones:

ê1 × ê2 = ê3 , ê2 × ê3 = ê1 , ê3 × ê1 = ê2 ,

válidas en coordenadas curvilı́neas ortonormales en espacios 3D euclidianos. Una


forma algebraica bastante simple, que contiene todas sus propiedades, es:
1
ǫijk = (i − j)(j − k)(k − i) .
2
De laPidentidad A × (B × C) = (A · C)B − (A · B)C se sigue, reemplazando
A= Ai êi , etc. y teniendo en cuenta la ecuación (1.22):
" #
X X
ǫijk ǫlmk − δil δjm + δim δjl Aj Bl Cm êi = 0 ,
ijlm k

de modo que se satisface la siguiente propiedad:

3
X
ǫijk ǫlmk = δil δjm − δim δjl . (1.23)
k=1

Esta ecuación puede escribirse como:


3
X
δ δim
ǫijk ǫlmk = il . (1.24)
δjl δjm
k=1

Es fácil demostrar que:


1.3 EL SÍMBOLO DE LEVI-CIVITA 13

P3 P δil δij
a. jk=1 ǫijk ǫljk = j δ = 2δil .
jl δjj
P3
b. ijk=1 ǫijk ǫijk = 6.
P3
c. j=1 δij ǫijk = 0.
La ecuación (1.24) es la suma en k (con n = k) de la expresión:

δil δim δin

ǫijk ǫlmn = δjl δjm δjn .
δkl δkm δkn
En efecto, con n = k y sumando sobre k:
X X
ǫijk ǫlmk = [δil δjm δkk + δim δjk δkl + δjl δkm δik − δkl δjm δik
k k
− δkm δjk δil − δjl δim δkk ]
= 3δil δjm + δim δjl + δjl δim − δil δjm − δjm δil − 3δjl δim
= δil δjm − δim δjl .

El sı́mbolo de Levi-Civita puede utilizarse para escribir determinantes. Es


cierto, entonces, que: X
|A|ǫijk = ǫlmn ail ajm akn .
lmn

Utilizando esta expresión, es bastante fácil demostrar que |AB| = |A||B|.


En relatividad especial, el sı́mbolo ǫµνσρ , en el que µ, ν, σ, ρ toman valores
entre 0 y 3, puede ser definido en forma análoga: ǫ1230 = 1, y es antisimétrico en
µνσρ
cada pareja de ı́ndices contiguos. Es cierto que ǫ = −ǫµνσρ (Jackson, 1975:
sección 11.9), y puede demostrarse que:
α
δµ δµβ δµγ δµδ
α
αβγδ δ δνβ δνγ δνδ
ǫµνσρ ǫ = − ν .
δ
σα δσβ δσγ δσδ
δα δρβ δργ δρδ
ρ

PROBLEMAS:
Utilizando (1.22)
P demuestre que:
• A × B = ijk êi ǫijk Aj Bk .
P
• A · B × C = ijk ǫijk Ai Bj Ck .
• A · B × C = B · C × A = C · A × B.
• A · B × A = 0.
• (A × B) · (A × B) = A2 B 2 − (A · B)2 .
• (A × B) · (C × D) = (A · C)(B · D) − (A · D)(B · C).
14 / Fı́sica matemática

1.3.1. Derivadas parciales de los vectores unitarios


En aplicaciones del análisis vectorial, es a menudo necesario utilizar las derivadas
parciales de los vectores
Punitarios, ∂êi /∂uj .
Partiendo de dr = i hi êi dui , o de (1.2), puede escribirse:

∂r ∂r
= hj êj y = hi êi ,
∂uj ∂ui

de donde, derivando la primera respecto a ui y la segunda respecto a uj :

∂2r ∂ ∂2r ∂
= (hj êj ) , = (hi êi ) .
∂ui ∂uj ∂ui ∂uj ∂ui ∂uj

Igualando estas ecuaciones y realizando las derivaciones, se sigue:

∂hj ∂êi ∂hi ∂êj


êj − hi = êi − hj .
∂ui ∂uj ∂uj ∂ui
Si se tiene en cuenta que la derivación respecto a uj produce un vector paralelo
a êj , y respecto a ui lo produce en dirección êi , se concluye que cada lado de la
igualdad es cero si i 6= j. Esto es:

∂êi êj ∂hj


= , i 6= j . (1.25)
∂uj hi ∂ui

De la ecuación (1.22) puede demostrarse que

1X
êi = ǫijk êj × êk ,
2
jk

de donde se sigue, por derivación respecto a ui , utilizando la ecuación (1.25), y


después de algunos pasos algebraicos, que:

∂êi X êl ∂hi


= ǫijk ǫilj ;
∂ui hk ∂uk
jkl

utilizando (1.23) en la anterior ecuación es posible concluir que:

∂êi X êk ∂hi


=− . (1.26)
∂ui hk ∂uk
k6=i
1.3 EL SÍMBOLO DE LEVI-CIVITA 15

PROBLEMA: Demuestre que en coordenadas cilı́ndricas las únicas derivadas parciales


no nulas son:
∂êρ ∂êϕ
= êϕ , = −êρ ,
∂ϕ ∂ϕ
y que en coordenadas esféricas solo las siguientes no son nulas:
∂êr ∂êθ ∂êr
= êθ , = −êr , = êϕ sen θ,
∂θ ∂θ ∂ϕ

∂êθ ∂êϕ
= êϕ cos θ, = −êr sen θ − êθ cos θ .
∂ϕ ∂ϕ

1.3.2. Rotación de coordenadas


Como una aplicación simple de las ecuaciones (1.5) o (1.15), considérese la trans-
formación de un sistema cartesiano (x, y, z) con vectores unitarios (î, ĵ, k̂) a otro
sistema cartesiano (x′ , y ′ , z ′ ) con vectores unitarios (î′ , ĵ′ , k̂′ ). La rotación se rea-
liza por un ángulo θ alrededor del eje z, con la regla de transformación:

x = x′ cos θ − y ′ sen θ, y = x′ sen θ + y ′ cos θ, z = z ′ , (1.27)


′ ′ ′
x = x cos θ + y sen θ, y = −x sen θ + y cos θ, z = z . (1.28)

Por aplicación de (1.15), donde êi hace las veces del sistema primado, es decir:
êi = (î′ , ĵ′ , k̂′ ), y teniendo en cuenta que hi = 1, se sigue:

î′ = î cos θ + ĵ sen θ, ĵ′ = −k̂ sen θ + ĵ cos θ, k̂′ = k̂ .

Estas expresiones pueden escribirse en la forma matricial ǫ̂′ = Aǫ̂, es decir:


   
î′ î  
    cos θ sen θ 0
   
 ĵ′  = A  ĵ  , con A=  − sen θ cos θ 0 .
   
    0 0 1
k̂′ k̂

Observemos que |A| = 1, lo que es caracterı́stico de las transformaciones que


pueden ser realizadas partiendo de la identidad. En efecto, si θ tiende a cero,
entonces |A| tiende a la identidad I.
Una pareja de números (Ax , Ay ) define las componentes de un vector si bajo
una rotación de coordenadas alrededor del eje z se transforman como sigue:

Ax = Ax′ cos θ − Ay′ sen θ


Ay = Ax′ sen θ + Ay′ cos θ ;
16 / Fı́sica matemática

la inversión de estas ecuaciones da lugar a:


Ax′ = Ax cos θ + Ay sen θ
Ay′ = −Ax sen θ + Ay cos θ .
Obviamente (x, y) son componentes de un vector. ¿Lo son (−y, x), (x, −y), (x−
y, x + y)? Para la primera pareja, con (Ax , Ay ) = (−y, x):
Ax′ = (−y) cos θ + (x) sen θ = [x sen θ − y cos θ] = −y ′
Ay′ = −(−y) sen θ + (x) cos θ = [x cos θ + y sen θ] = x′ ;
se han tenido en cuenta las ecuaciones (1.28). Ası́ pues, la pareja (−y, x) es un
vector en el plano, expresable como B = −îy + ĵx. La tercera pareja es también
vector, pero no la segunda, excepto si la rotación se realiza en sentido −θ.

1.3.3. Vectores axiales y polares


La definición de vector que se ha adoptado en este capı́tulo es la siguiente: un
vector es una forma lineal invariante bajo transformación de coordenadas. Esto
es, si B y B′ son el mismo vector en S y S ′ , entonces:
X X
B = B′ , con B = Bi êi y B′ = Bj′ ê′j .
i j

Volviendo al último ejemplo de la sección precedente, si B = −îy + ĵx es un


vector, entonces ha de ser cierto que:
−îy + ĵx = −î′ y ′ + ĵ′ x′ .
Una interesante discusión sobre este tópico puede encontrarse en el texto de
Arfken (1970), en la sección 1.2.
Cuando se realiza una transformación de un sistema cartesiano S a otro car-
tesiano S ′ (transformación que puede consistir en una rotación, una inversión o
una reflexión), los vectores unitarios se transforman de acuerdo con (1.16).
Puesto que, por definición, el vector B es una forma invariante bajo la trans-
formación, es cierto que:
X X
B′ = Bi′ ê′i = B = Bi êi . (1.29)
i i

Reemplazando (1.16) en la ecuación anterior, y teniendo en cuenta la indepen-


dencia lineal de los vectores de la base, se sigue que:
3
X
Bi′ = aij Bj . (1.30)
j=1
1.3 EL SÍMBOLO DE LEVI-CIVITA 17

e = I; de ahı́ se sigue, tomando el determi-


De acuerdo con la ecuación (1.21): AA
nante, que: |A| = ±1.
En la rotación de coordenadas se cumple |A| = 1 (lo que proviene de que la
rotación debe contener, como caso lı́mite, la transformación de identidad, para
la cual |A| = 1), mientras que en la inversión y la reflexión de coordenadas es
cierto, como se verá, que |A| = −1.
PROBLEMA: Si se definen las siguentes matrices fila, columna y cuadrada:

e = (ê1 , ê2 , ê3 ), Be = (B1 , B2 , B3 )
     
ê1 B1 a11 a12 a13
ê =  ê2 , B =  B2  , A =  a21 a22 a23  ,
ê3 B3 a31 a32 a33
demuestre que bajo una rotación, reflexión o inversión de coordenadas:
e = B ê
B = êB e, B ′ = AB, B = ABe ′ , ê = Aêe ′ , ê′ = Aê, B · B = B′ · B′ .

Reflexión de coordenadas
Como se sigue de la figura 1.3, solo la primera componente del vector B cambia
de signo bajo reflexión respecto al plano yz:
B1′ = −B1 , B2′ = B2 , B3′ = B3 .
Un vector de este tipo se llama polar.
y y′

B B

x x′

z z′

Figura 1.3. Reflexión de coordenadas. A la izquierda aparece el sistema coordenado


original y a la derecha el que se obtiene por reflexión respecto al plano yz

Es fácil ver cómo se transforma, bajo reflexión respecto al plano yz, el pro-
ducto vectorial de dos vectores polares B y C:
B ′ × C′ = (B ′ 2 C ′ 3 − B3′ C2′ , B3′ C1′ − B1′ C3′ , B1′ C2′ − B2′ C1′ )
= [+(B2 C3 − B3 C2 ), −(B3 C1 − B1 C3 ), −(B1 C2 − B2 C1 )] .
18 / Fı́sica matemática

La segunda y la tercera componentes cambian de signo; luego el producto vec-


torial sigue una ley de transformación diferente. El producto vectorial de dos
vectores polares es un vector axial.
Hay entonces dos tipos de vectores: polares P y axiales.

Un vector polar P se transforma como P i P = j aij Pj , mientras que un vector
axial V se transforma como Vi′ = |A| j aij Vj .
Es cierto entonces que bajo rotación (|A| = 1) no hay distinción entre vectores
axiales (V) y polares (P). Pero sı́ la hay bajo inversión o reflexión de coordenadas,
respecto al plano yz, descritas respectivamente por las matrices:
   
−1 0 0 −1 0 0
 0 −1 0  y  0 1 0 ,
0 0 −1 0 0 1
para las cuales se cumple |A| = −1.
¿Qué forma tienen las matrices que reflejan respecto a los planos xy y xz?
Las transformaciones para las cuales |A| = −1 se llaman transformaciones
impropias y no pueden obtenerse de la identidad, ni se reducen a ella en algún
lı́mite. Esto contrasta con las transformaciones propias, que están conectadas con
la identidad y que se reducen a ella en el lı́mite de rotación cero, y para las cuales
|A| = 1. Fácilmente puede probarse que bajo inversión cambian de signo las
tres componentes de un vector polar, mientras las tres componentes del producto
vectorial de dos vectores polares permanecen inalteradas.
En sı́ntesis, bajo transformaciones más generales que rotación, se distinguen
dos tipos de vectores:
A. Polares, cuyas tres componentes cambian bajo inversión; bajo reflexión
cambia sólo la componente normal al plano de reflexión.
B. Axiales o pseudovectores, cuyas componentes no cambian de signo bajo
inversión. Bajo reflexión cambia el signo de las componentes situadas en el plano
de reflexión.
Son vectores polares: posición, velocidad, aceleración, fuerza, momento lineal,
campo eléctrico, desplazamiento eléctrico, polarización, aceleración de gravedad,
momento de dipolo eléctrico, densidad volumétrica de momento angular y poten-
cial vectorial magnético.
Son vectores axiales: ángulo, velocidad angular, aceleración angular, momento
angular, torque, superficie, inducción magnética, intensidad de campo magnético,
magnetización, momento de dipolo magnético, densidad de corriente de carga o
masa, vector de Poynting y densidad volumétrica de momento lineal.
Además se encuentran los escalares y los pseudoescalares, definidos como can-
tidades que se transforman respectivamente según las reglas:

φ′ = φ y η ′ = |A|η .
1.3 EL SÍMBOLO DE LEVI-CIVITA 19

Son escalares: masa, carga eléctrica, potencial eléctrico, potencial gravitacio-


nal, temperatura, energı́a, trabajo, entropı́a, tiempo, corriente eléctrica, permi-
tividad, permeabilidad magnética, susceptibilidad eléctrica, susceptibilidad mag-
nética y flujo del campo magnético.
Son pseudoescalares: densidad volumétrica de masa y de carga, volumen,
ángulo sólido, densidad volumétrica de energı́a, potencial escalar magnético y
flujo del campo eléctrico.
Si se considera que A, B, C son vectores axiales y que P, Q, R son vectores
polares, es fácil demostrar que:

A × B = vector axial
A × P = vector polar
P × Q = vector axial
A × (B × C) = vector axial
P × (Q × R) = vector polar
A · B = escalar
P · Q = escalar
A · P = pseudoescalar
A · (B × C) = escalar
P · (A × B) = pseudoescalar
A · (P × Q) = escalar.

Para la segunda ecuación de la lista, y teniendo en cuenta que bajo reflexión:

(A′1 , A′2 , A′3 ) = (−A1 , A2 , A3 ) , (P1′ , P2′ , P3′ ) = (P1′ , −P2′ , −P3′ ) ,

puede escribirse el producto vectorial:

A′ × P′ = [A′ 2 P ′ 3 − A′3 P2′ , A′3 P1′ − A′1 P3′ , A′1 P2′ − A′2 P1′ ]
= [ −(A2 P3 − A3 P2 ), (A3 P1 − A1 P3 ), (A1 P2 − A2 P1 )] ,

de donde se concluye que el vector A′ × P′ es polar: A′ × P′ = A × P .


El producto A · P de un vector axial y uno polar es pseudoescalar:

A′ · P′ = A′1 P1′ + A′1 P1′ + A′1 P1′ = −[A1 P1 + A1 P1 + A1 P1 ] = −A · P .

Ejemplos simples, en fı́sica, de relaciones invariantes son los siguientes:


p = mv, F = ma, L = r × p, τ = r × F, v = ω × r, E = −∇φ, F = qE,
F = mg, F = qv × B.

Paridad e invarianza
La invarianza de las ecuaciones fı́sicas bajo reflexión e inversión de coordenadas
está garantizada por la forma como en ella aparecen los vectores axiales y polares,
20 / Fı́sica matemática

los escalares y los pseudoescalares. En el caso vectorial es fácil demostrar el


siguiente teorema:
Las ecuaciones vectoriales son invariantes bajo transformaciones coordenadas
solo si contienen sumas (o restas) de vectores del mismo tipo.
Por ejemplo, si A, B, C son axiales:
A′ + B ′ = C ′ o, en componentes: A′i + Bi′ = Ci′
X 3
X
∴ |A| aij (Aj + Bj ) = |A| aij Cj ,
j j=1

por tanto: Aj +Bj = Cj o A+B = C, luego la forma de la ecuación es invariante.


También, si P, Q, R son vectores polares, de P′ +Q′ = R′ se sigue P+Q = R,
ecuación que también es invariante. Sin embargo, si se suman vectores axiales y
polares en la misma ecuación, se tendrá:
A′ + P′ = Q′ o A′i + Pi′ = Q′i ,
cuya transformación da lugar a:
X X
aij (|A|Aj + Pj ) = aij Qj ,
j j

y por tanto:
|A|Aj + Pj = Qj o |A|A + P = Q ;
la última ecuación no es de la forma A + P = Q.
En consecuencia, la mezcla de vectores axiales y polares genera ecuaciones en
las que cada sumando se transforma de modo distinto, por lo que la ecuación no
conserva su forma bajo reflexión o inversión. Se dice entonces que este tipo de
ecuaciones viola la paridad, pues deja de cumplirse la regla según la cual todos
los signos de los sumandos cambian, o bien no cambia ninguno. En la anterior
ecuación, por ejemplo, se viola la paridad bajo inversión, pues A′ + P′ = Q′ se
convierte en −A + P = Q.
Análogamente, ecuaciones que mezclan escalares y pseudoescalares no son
invariantes bajo inversión y reflexión:
Si e, f, g son escalares y p, q, r son pseudoescalares, entonces las ecuaciones
e + f = g y p + q = r conservan la paridad (pues e′ + f ′ = g ′ se convierte en
e + f = g y p′ + q ′ = r′ se convierte en −p − q = −r, que es p + q = r), pero
e + p = f no la conserva, pues e′ + p′ = f ′ se convierte en e − p = f .
Es posible combinar escalares, pseudoescalares, vectores y pseudovectores pa-
ra formar ecuaciones invariantes (o no invariantes) bajo reflexión e inversión,
como en los siguientes problemas.
1.4 DIFERENCIALES DE LÍNEA, SUPERFICIE Y VOLUMEN 21

PROBLEMAS:
1. Demuestre que las siguientes ecuaciones conservan la paridad:
P + q A = Q, A + e C = B, P + e R = Q, A + q P = B.
2. Demuestre que las siguientes ecuaciones violan la paridad:
P + e A = Q, A + e P = B, P + q R = Q, A + p C = B.

Solo las interacciones débiles violan la paridad. Las interacciones fuertes, elec-
tromagnéticas y gravitacionales son invariantes bajo reflexión e inversión de coor-
denadas. Y todas las leyes fı́sicas son invariantes bajo rotación (y traslación) de
coordenadas.

1.4. Diferenciales de lı́nea, superficie y volumen


Utilizando la ecuación (1.5) en (1.1), puede escribirse:
3
X 3
X
dr = hi êi dui = dli , (1.31)
i=1 i=1

expresión donde el vector:


dli = hi êi dui (1.32)
representa el elemento diferencial de lı́nea a lo largo del eje ui . La forma (1.31)
asegura que cualquier elemento de lı́nea con orientación arbitraria puede descom-
ponerse en una suma vectorial. En coordenadas esféricas:
dlr = êr dr −→ dlr = dr
dlθ = êθ r dθ −→ dlθ = rdθ
dlϕ = êϕ r sen θ dϕ −→ dlϕ = r sen θ d ϕ .
Las superficies diferenciales se describen como vectores perpendiculares al
área diferencial y orientadas según la regla de la mano derecha (véase figura 1.4):
dS1 = dl2 × dl3
dS2 = dl3 × dl1
dS3 = dl1 × dl2 .
Ası́ pues, los diferenciales de superficie son vectores axiales y tienen la forma:
dS1 = h2 h3 ê2 × ê3 du2 du3 = h2 h3 ê1 du2 du3 = ê1 dS1
dS2 = h3 h1 ê3 × ê1 du3 du1 = h3 h1 ê2 du3 du1 = ê2 dS2
dS3 = h1 h2 ê1 × ê2 du1 du2 = h1 h2 ê3 du1 du2 = ê3 dS3 .
22 / Fı́sica matemática

u2

dS1 dS3

u1
dS2
u3

Figura 1.4. Elementos diferenciales de área en coordenadas curvilı́neas

El elemento de volumen diferencial de un paralelepı́pedo curvilı́neo (véase


figura 1.5) se define como generalización del caso cartesiano:

dV = dl1 · dl2 × dl3 = h1 h2 h3 ê1 · ê2 × ê3 du1 du2 du3


= h1 h2 h3 du1 du2 du3 .

B1
dS1
B2
dS1
u1

Figura 1.5. Elemento diferencial de volumen en coordenadas curvilı́neas

Reemplazando en las anteriores expresiones los factores de escala en coorde-


nadas esféricas, se obtienen los siguientes elementos de superficie y volumen:

dS1 = dSr = hθ hϕ dθ dϕ = r2 sen θ d θ d ϕ


dS2 = dSθ = hϕ hr dϕ dr = r sen θ dr d ϕ
dS3 = dSϕ = hr hθ dr d θ = r dr d θ , y
dV = hr hθ hϕ dr dθ dϕ = r2 sen θ dr d θ d ϕ .
1.5 OPERADORES DIFERENCIALES 23

PROBLEMAS:
1. La velocidad y la aceleración se definen en la forma vectorial siguiente:
dr
v= = ṙ, y a = v̇ = r̈ .
dt
a. En coordenadas cilı́ndricas, demuestre que
• ê˙ ρ = êϕ ϕ̇, ê˙ ϕ = −êρ ϕ̇, ê˙ z = 0
• v = êρ ρ̇ + êϕ ρϕ̇ + êz ż
• a = êρ (ρ̈ − ρϕ̇2 ) + êϕ (ρϕ̈ + 2ρ̇ϕ̇) + êz z̈ .

b. Demuestre que en coordenadas esféricas:


• ê˙ r = êθ θ̇ + êϕ ϕ̇ sen θ, ê˙ θ = −êr θ̇ + êϕ ϕ̇ cos θ,
ê˙ ϕ = −êθ ϕ̇ cos θ − êr ϕ̇ sen θ
• v = êr ṙ + êθ r θ̇ + êϕ r ϕ̇ sen θ
• a = êr (r̈ − r θ̇ 2 − r ϕ̇2 sen 2 θ) + êθ (2ṙ θ̇ + r θ̈ − r ϕ̇2 sen θ cos θ) +
êϕ (2ṙ ϕ̇ sen θ + r ϕ̈ sen θ + 2r θ̇ ϕ̇ cos θ) .
2. Calcule los factores de escala y los elementos de lı́nea, superficie y volumen
en coordenadas cilı́ndricas y esféricas.

1.5. Operadores diferenciales


Muchas ecuaciones fı́sicas se expresan como ecuaciones diferenciales, y estas a su
vez pueden interpretarse como la acción de ciertos operadores diferenciales sobre
algunas funciones particulares conocidas como campos.
Un campo es un sistema fı́sico definido por un conjunto de funciones que
poseen valores definidos en cada punto del espacio fı́sico, al que, en este texto, se
asume tridimensional y euclidiano. Un campo escalar está caracterizado por una
función f (u1 , u2 , u3 ) que lo determina por entero en cada punto del espacio. La
temperatura en cada punto de un sólido, la presión y la densidad de la atmósfera,
los potenciales gravitacional y electrostático, la amplitud de una onda de sonido,
son campos escalares. Por ejemplo, φ = 1/(x2 + y 2 + z 2 )1/2 y ψ = sen(k · r − ωt)
son campos escalares.
Un campo vectorial se caracteriza por tres funciones de x, y y z que forman
una función vectorial en cada punto del espacio. La velocidad de una partı́cula de
un fluido, el campo eléctrico de una distribución de cargas eléctricas, los campos
gravitacionales, el campo magnético terrestre, las ondas electromagnéticas, el
campo de velocidades en un tornado, son campos vectoriales. Por ejemplo, A =
r/(x2 + y 2 + z 2 )3/2 y B = m × r/(x2 + y 2 + z 2 )3/2 son campos vectoriales.
Se asume que los campos en consideración son funciones regulares, continuas
y derivables, excepto posiblemente en puntos aislados. Todos los campos pueden
ser, además, funciones del tiempo. En general, los campos fı́sicos serán descri-
tos por —y son solución de— ecuaciones diferenciales parciales cuyas variables
independientes serán la posición y el tiempo.
24 / Fı́sica matemática

1.5.1. Gradiente
Al pasar de un punto P(u1 , u2 , u3 ) a otro infinitesimalmente cercano P(u1 +
du1 , u2 + du2 , u3 + du3 ), el cambio diferencial de una función escalar φ(u1 , u2 , u3 )
se expresa, utilizando la regla de la cadena, como:

X ∂φ 3
∂φ ∂φ ∂φ
dφ = du1 + du2 + du3 = dui . (1.33)
∂u1 ∂u2 ∂u3 i=1
∂ui

Teniendo en cuenta la ecuación (1.31), se sigue:


3
X
dr = hj êj duj . (1.34)
j=1

Multiplicando escalarmente por êi se sigue:


3
X 3
X
dr · êi = hj êj · êi duj = hj δij duj = hi dui ,
j=1 j=1

lo que permite obtener el elemento diferencial:


1
dui = dr · êi .
hi
Reemplazando en (1.33), se obtiene:

X3 X3 
∂φ 1 êi ∂φ
dφ = êi · dr = dr · .
i=1
∂ui hi h ∂ui
i=1 i

El término entre paréntesis se escribe ∇φ, donde ∇ es conocido como el operador


nabla u operador gradiente. Entonces:

X3 X3
êi ∂φ
∇φ ≡ = êi (∇φ)i . (1.35)
h ∂ui
i=1 i i=1

La función ∇φ se llama gradiente de la función escalar φ(ui ); por tanto:

dφ = dr · ∇φ . (1.36)

Puesto que dr = n̂ dl, se sigue dφ/dl = n̂ · ∇φ, que corresponde a la definición


de la derivada direccional de la función φ en dirección n̂.
1.5 OPERADORES DIFERENCIALES 25

Para estudiar las propiedades del gradiente, tómese un par de superficies


infinitesimalmente cercanas, sobre cada una de las cuales la función φ tiene valores
constantes e infinitesimalmente diferentes, φ y φ + dφ. En teorı́a de campos se
les llama superficies equipotenciales (véase figura 1.6).
De la ecuación (1.36) se sigue:
dφ = dr · ∇φ = |dr||∇φ| cos θ , (1.37)
donde θ es el ángulo entre los vectores dr y ∇φ. Si el vector dr se sitúa en la
equipotencial φ = constante, entonces dφ = 0; por tanto:
0 = |dr||∇φ| cos θ .
Como ∇φ es en general diferente de cero, pues φ(ui ) es una función arbitraria,
y como también |dr| es diferente de cero, se sigue que cos θ = 0, por lo cual θ es
90◦ o 270◦ . En consecuencia, ∇φ es perpendicular a la superficie φ = constante.

∇φ
φ + dφ

dr
φ

Figura 1.6. Las superficies equipotenciales son perpen-


diculares al gradiente del potencial

De acuerdo con 1.37 el máximo valor de dφ ocurre cuando θ = 00 ; es decir:


dφmáx = |∇φ||dr| = |∇φ| dl ;
en forma equivalente:  

= |∇φ| .
dl máx
Ası́ pues, el módulo del gradiente corresponde al valor máximo de la derivada
direccional, y el gradiente apunta en la dirección en que tal derivada es máxima.
26 / Fı́sica matemática

Ahora bien, puesto que desde cada punto de una lı́nea o superficie equipo-
tencial es posible trazar el vector ∇φ, resulta entonces posible construir una red
coordenada ortogonal a las equipotenciales; por lo cual, dada una familia de cur-
vas en el plano (o de superficies curvas en el espacio) es posible obtener otras que
le sean ortogonales. De acá surge un método eficaz de construcción de sistemas de
coordenadas curvilı́neas ortogonales, que será implementado en la sección 1.13.
Ha de tenerse en cuenta que ∇ no es un vector sino un operador vectorial; ∇
no tiene dirección ni módulo, a menos que opere sobre una función.
En coordenadas esféricas, el gradiente de φ es:
X3
êi ∂φ êr ∂φ êθ ∂φ êϕ ∂φ ∂φ êθ ∂φ êϕ ∂φ
∇φ = = + + = êr + + .
h
i=1 i
∂u i h r ∂r h θ ∂θ h ϕ ∂ϕ ∂r r ∂θ r sen θ ∂ϕ
PROBLEMAS:
1. Escriba ∇φ en coordenadas cartesianas y cilı́ndricas.
2. Demuestre que ∇(φψ) = φ∇ψ + ψ∇φ.
p
3. Si f = f (r) con r = x2 + y 2 + z 2 , demuestre que ∇f (r) = r̂ df (r)/dr.
En particular, si ∇f (r) = 2r 4 r̂, hallar f (r).
4. Halle el vector unitario normal a la superficie x2 y + 2xz = 4 en el punto
(1, 2, 1) y la ecuación del plano tangente que pasa por ese punto.
5. Halle el ángulo que forman las superficies x2 +y 2 +z 2 = 9 y x2 +y 2 −z = 3
en el punto (2, −1, 2).
6. Halle la derivada direccional de φ = x2 yz+4xz 2 en (1, −2, −1) en dirección
a = 2î − ĵ − 2k̂.
7. Si A =constante en coordenadas cartesianas, demuestre que ∇(r·A) = A.
8. Demuestre que ∇ui = êi /hi .
9. Demuestre la siguiente identidad:
∂r
· ∇uj = δij .
∂ui
Esto significa que las dos familias de vectores ∂r/∂ui y ∇uj son ortogo-
nales, y forman bases recı́procas.
10. Partiendo
P de la forma cartesiana del gradiente de un escalar: ∇φ =
ǫ̂i ∂φ/∂xi , y utilizando argumentos de la sección 1.2, obtenga la for-
ma (1.35). Esto demuestra la invariancia del gradiente bajo transformación
de coordenadas.
11. El potencial electrostático de un dipolo eléctrico p = p0 êz es φ =
p0 cos θ/r 2 , con p0 constante. Calcule el campo electrostático E = −∇φ
en coordenadas esféricas.

12. La ecuación básica de la hidrostática (véase sección 4.3) tiene la forma


∇P + ρ∇G = 0, donde P , ρ y G son la presión, la densidad y el potencial
gravitacional. Demuestre que las normales a las superficies de presión y
potencial constante coinciden en cada punto.
1.5 OPERADORES DIFERENCIALES 27

1.5.2. Divergencia
Dado un elemento diferencial de superficie dS (véase figura 1.7), el flujo del campo
vectorial B a través de dS se define como:

dΦ = flujo diferencial = B · dS .

dS

Figura 1.7. Flujo del campo B a través de una superficia abierta

Obviamente, el flujo es máximo si B es paralelo (o antiparalelo) a dS, y


cero si B y dS son perpendiculares. En lo que sigue, nos interesará calcular
el flujo de un campo vectorial a través de una superficie diferencial cerrada,
que contiene un volumen diferencial dV limitado por superficies coordenadas. El
volumen será entonces un paralelepı́pedo curvı́lineo (véase figura 1.5).
El flujo total es la suma de los flujos a través de cada pareja de superficies.
Analicemos primero el flujo sobre las caras dS1 , localizadas en u1 y u1 + du1 :

dΦ1 = dΦu1 +du1 + dΦu1


= (B1 dS1 )u1 + du1 − (B1 dS1 )u1
= (B1 h2 h3 du2 du3 )u1 + du1 − (B1 h2 h3 du2 du3 )u1
= (B1 h2 h3 )u1 + du1 du2 du3 − (B1 h2 h3 )u1 du2 du3 .

Los elementos diferenciales du2 du3 han sido extraı́dos del primer término
pues son independientes de u1 . Con una expansión de Taylor alrededor de u1 :

∂(B1 h2 h3 )
(B1 h2 h3 )u1 +du1 = (B1 h2 h3 )u1 + du1 + · · ·
∂u1
En consecuencia, el flujo a través de las caras dS1 es:

∂(B1 h2 h3 ) ∂(B1 h2 h3 ) dV
dΦ1 = du1 du2 du3 = .
∂u1 ∂u1 h1 h2 h3
28 / Fı́sica matemática

De modo completamente análogo, los flujos diferenciales a través de las dos


restantes parejas de superficies es:

∂(B2 h3 h1 ) dV
dΦ2 =
∂u2 h1 h2 h3
∂(B3 h1 h2 ) dV
dΦ3 = .
∂u3 h1 h2 h3
El flujo total dΦ que atraviesa el volumen dV es, entonces:
 
∂(B1 h2 h3 ) ∂(B2 h3 h1 ) ∂(B3 h1 h2 ) dV
dΦ = dΦ1 + dΦ2 + dΦ3 = + + .
∂u1 ∂u2 ∂u3 h1 h2 h3

Introduciendo la convención h ≡ h1 h2 h3 puede escribirse:


      
∂ B1 h ∂ B2 h ∂ B3 h dV
dΦ = + + = Div B dV ,
∂u1 h1 ∂u2 h2 ∂u3 h3 h

donde se ha definido la divergencia del campo B como la siguiente función escalar:

3  
1X ∂ Bi h
Div B = . (1.38)
h i=1 ∂ui hi

En consecuencia, la divergencia es el flujo por unidad de volumen:


Div B = .
dV
La anterior formulación ha sido realizada para un volumen diferencial. El
cálculo puede extenderse a un volumen finito; en este caso:
I
Φ= B · dS ,
S
H
donde el sı́mbolo representa integración sobre la superficie cerrada que limita
el volumen. Para realizar esta integral (que equivale a sumar flujos diferenciales)
se descompone el volumen V en un conjunto de volúmenes diferenciales dV ; las
caras comunes de los paralelepı́pedos diferenciales contribuyen con flujos iguales
y opuestos en signo, que se cancelan al hacer la suma, de modo que, en sı́ntesis,
las partes no nulas de la integral de área son aquellas que corresponden a caras
en la frontera exterior. En consecuencia:
I Z
Φ= B · dS = Div B dV .
S V
1.5 OPERADORES DIFERENCIALES 29

La integral de la divergencia sobre un volumen puede transformarse en una


integral que involucra sólo el valor del campo sobre la superficie. Este resultado
es conocido como teorema de Gauss o de la divergencia:
I Z
B · dS = Div B dV . (1.39)
S V

La integral se extiende sobre la superfice que rodea el volumen V . En forma por


completo equivalente:
H
B · dS
Div B = lı́m .
∆V →0 ∆V
Es cierto, en coordenadas curvilı́neas ortogonales, que (véase Spiegel, 1975):

Div B = ∇ · B .

El lado izquierdo de esta igualdad se calcula utilizando (1.38), y el derecho utili-


zando el operador gradiente de (1.35). En coordenadas esféricas:

3  
1X ∂ Bi h
∇ · B = Div B =
h i=1 ∂ui hi
 
1 ∂ 2 ∂ ∂
= (Br r sen θ) + (r sen θBθ ) + (rBϕ )
r2 sen θ ∂r ∂θ ∂ϕ
1 ∂ 2 1 ∂ 1 ∂Bϕ
= (r Br ) + (sen θBθ ) + .
r2 ∂r r sen θ ∂θ r sen θ ∂ϕ

Ejercicio

Demuestre que: ∇ · (φA) = φ∇ · A + A · ∇φ. De (1.38):


 
1X ∂ h
∇ · (φA) = φ Ai
h i ∂ui hi
"   X #
1 X ∂ h h ∂φ
= φ Ai + Ai
h i
∂ui hi i
hi ∂ui
"  # X  
1X ∂ h 1 ∂φ
= φ Ai + Ai
h i ∂ui hi i
hi ∂ui
= φ∇ · A + A · ∇φ .
30 / Fı́sica matemática

PROBLEMAS:
1. Utilizando coordenadas cartesianas y cilı́ndricas, demuestre la identidad
∇ · B = Div B .
2. Escriba ∇ · B en coordenadas cartesianas y cilı́ndricas.
3. Evalúe ∇ · (rr n ) y ∇ · (r∇r n ) en coordenadas cartesianas.
4. Demuestre, en coordenadas cartesianas, que ∇ · (r/r 3 ) = 0.
5. Compruebe el teorema de la divergencia para el campo vectorial A = 4xî −
2y ĵ + z 2 k̂, sobre la superficie y el volumen de una esfera de radio 4.
6. Halle el flujo del campo A = z î + xĵ − 3y 2 z k̂ a través de la superficie del
cilindro x2 + y 2 = 16.
7. Halle la divergencia del campo vectorial
A = î(x2 + yz) + ĵ(y 2 + xz) + k̂(z 2 + xy).
H
8. Demuestre la identidad r · dS = 3V.
9. Demuestre que el campo eléctrico de una carga puntual,
qr̂
E= ,
4πǫ0 r 2
cumple ∇ · E = 0 para r 6= 0.
10. La ley de Gauss para el campo eléctrico tiene la forma:
I
q
E · dS = ,
S ǫ0
R
donde q = ρdV es la carga encerrada en la superficie, y ρ su densidad
volumétrica. Obtenga la ley de Gauss en forma diferencial:
ρ
∇·E= .
ǫ0
11. Calcule el flujo del campo vectorial A = r a través de una superficie cerrada
limitada por los planos coordenados cartesianos y el primer octante de una
esfera de radio a. Primero, por cálculo directo usando la definición de flujo.
Segundo, utilizando el teorema de Gauss.

1.5.3. Rotacional
La circulación de un vector a lo largo de una curva cerrada se define como:
I
B · dl .
c

Para el circuito diferencial de la figura 1.8, que limita el área dS3 :


I
B · dl = −(B2 dl2 )u1 + (B1 dl1 )u2 + (B2 dl2 )u1 +du1 − (B1 dl1 )u2 +du2 .
3
1.5 OPERADORES DIFERENCIALES 31

B2

u2

dS3 B1

u3
u1

Figura 1.8. Trayectoria cerrada sobre la superficie u1 u3

Expandiendo en serie de Taylor y cancelando términos:


I  
∂ ∂
B · dl = (B2 h2 ) − (B1 h1 ) du1 du2
3 ∂u1 ∂u2
 
∂ ∂ dS3
= (B2 h2 ) − (B1 h1 )
∂u1 ∂u2 h1 h2
= ( Rot B )3 dS3 .

El cálculo ha sido restringido sólo a la superficie dS3 . Si se incluyen trayectorias


sobre las superficies u1 = constante y u2 = constante, se tendrá:
I
B · dl = ( Rot B )1 dS1
1
I
B · dl = ( Rot B )2 dS2 .
2
Los cálculos anteriores se han referido a paralelogramos curvilı́neos localizados
en las superficies coordenadas. El caso general lo conforma una curva cerrada c
localizada en el espacio que rodea una superficie diferencial dS. Puesto que ésta
puede descomponerse en dS1 , dS2 y dS3 , puede escribirse:
I
B · dl = Rot B · dS . (1.40)
c

Ası́ pues, el rotacional toma la forma:


 
ê1 ∂ ∂
Rot B = (B3 h3 ) − (B2 h2 )
h2 h3 ∂u2 ∂u3
   
ê2 ∂ ∂ ê3 ∂ ∂
+ (B1 h1 ) − (B3 h3 ) + (B2 h2 ) − (B1 h1 ) .
h3 h1 ∂u3 ∂u1 h1 h2 ∂u1 ∂u2
32 / Fı́sica matemática

Utilizando el sı́mbolo de Levi-Civita, y con h = h1 h2 h3 :


3 3
1 X ∂ X
Rot B = êi ǫijk hi (Bk hk ) = êi ( Rot B )i . (1.41)
h ∂uj i=1
i,j,k=1

En forma matricial se escribe:



h1 ê1 h2 ê2 h3 ê3

Rot B = ∂/∂u1 ∂/∂u2 ∂/∂u3 .

B 1 h1 B 2 h2 B 3 h3
El operador ∂/∂ui actúa sólo sobre la tercera fila. En coordenadas esféricas:
   
êr ∂ ∂Bθ 1 ∂Br 1∂
∇×B = (sen θBϕ ) − + êθ − (rBϕ )
r sen θ ∂θ ∂ϕ r sen θ ∂ϕ r ∂r
 
êϕ ∂ ∂Br
+ (rBθ ) − .
r ∂r ∂θ

En coordenadas curvilı́neas ortogonales se demuestra que (véase Spiegel, 1975):


Rot B = ∇ × B .
H
De la expresión B · dl = (∇ × B) · dS se sigue:
I
B · dl = |∇ × B|dS cos θ .
c

La máxima circulación se obtiene con θ = 00 :


H 
B · dl
= |∇ × B| .
dS máx

En consecuencia: el módulo del rotacional corresponde a la máxima circulación


por unidad de área.
Los cálculos realizados hasta ahora son válidos para un circuito diferencial.
En el caso de una curva cerrada que encierre una superficie abierta finita debe
hacerse una suma sobre el conjunto de circuitos elementales, como se muestra en
la figura 1.9. Los circuitos con lados comunes no contribuyen a la circulación. La
contribución neta viene solo de los elementos de lı́nea ubicados en el contorno c.
Como resultado final de la aplicación de (1.40), aparece una integral de lı́nea
sobre el contorno c y una integral sobre la superficie abierta correspondiente S:
I Z
B · dl = ∇ × B · dS . (1.42)
c
S
1.5 OPERADORES DIFERENCIALES 33

dS

Figura 1.9. Descomposición de una superficie finita en ele-


mentos diferenciales

La anterior expresión, conocida como teorema de Stokes o del rotacional,


permite reemplazar integrales de área por integrales de lı́nea.

PROBLEMAS:
1. Escriba ∇ × B en coordenadas cartesianas y cilı́ndricas.
2. Evalúe ∇
p × (rf (r)) en coordenadas cartesianas y esféricas. f (r) es función
de r = x2 + y 2 + z 2 .
3. Si v = ω × r, con ω constante, demuestre que ∇ · v = 0 y ∇ × v = 2ω.
4. Demuestre que para los campos escalar φ y vectorial A es cierto que ∇ ×
(φA) = φ∇ × A + ∇φ × A .
5. Demuestre que la condición necesaria y suficiente para que F · dr sea un
diferencial exacto es ∇ × F = 0.
6. Halle el rotacional del campo vectorial
A = î(x2 + yz) + ĵ(y 2 + xz) + k̂(z 2 + xy) .

7. Halle la circulación del campo bidimensional A = î(y − 2x) + ĵ(3x + 2y) a


lo largo de una circunferencia de radio 2, con centro en (0, 0) y ubicada en
el plano xy.
8. Considere los siguientes campos de velocidad en un fluido: v = Cêr /r 2 ,
v = Cêφ /ρ, v = Cêφ ρ, v = k̂C(L − y). ¿Son irrotacionales? Si lo son,
halle el potencial de velocidad.
9. Halle la circulación del campo A = (x2 − y 2 )î + 2xy ĵ a lo largo de un
contorno cuadrado (limitado por los ejes coordenados y las rectas x =
a, y = a) situado en el plano xy y recorrido en sentido antihorario.
10. Halle la circulación del campo A = îx − îy a lo largo de la curva y 2 = 4x,
desde (0, 0) hasta (4, 4).
11. El campo electrostático de un dipolo eléctrico p = p0 êz es E =
p0 (2êr cos θ + êθ sen θ)/r 3 . Demuestre que ∇ × E = 0, y que, para r 6= 0:
∇ · E = 0.
34 / Fı́sica matemática

12. Considere dos funciones u = u(r) y v = v(r), continuas y derivables.


Demuestre que si u y v satisfacen la ecuación f (u, v) = 0, se cumple que
∇u × ∇v = 0.
13. La ley de Ampere para el campo magnético B tiene la forma:
I
B · dl = µ0 i ,
c

donde i es la corriente eléctrica que atraviesa la trayectoria cerrada


R c, a
la que se conoce como amperiana. Teniendo en cuenta que i = J · dS,
donde J es la densidad de corriente, y utilizando el teorema de Stokes,
obtenga la ley de Ampere en forma diferencial: ∇ × B = µ0 J .

1.5.4. Laplaciano
El laplaciano de una función escalar f (ui ), representado por ∇2 f (ui ), se define
mediante la operación ∇2 f = ∇ · ∇f ; ası́, de acuerdo con la ecuación (1.38), y
asumiendo B = ∇f :
3  
2 1X ∂ h
∇ f= (∇f )i ;
h i=1 ∂ui hi

y dado que, según (1.35), (∇f )i = (∂f /∂ui )/hi , se sigue que:

3  
21X ∂ h ∂f
∇ f= . (1.43)
h i=1 ∂ui h2i ∂ui

En coordenadas cartesianas, cilı́ndricas y esféricas, en su orden:

∂2f ∂2f ∂2f


∇2 f = + +
∂x2 ∂y 2 ∂z 2
 
1 ∂ ∂f 1 ∂2f ∂2f
∇2 f = ρ + 2 +
ρ ∂ρ ∂ρ ρ ∂ϕ2 ∂z 2
   
1 ∂ ∂f 1 ∂ ∂f 1 ∂2f
∇2 f = 2 r2 + 2 sen θ + 2 .
r ∂r ∂r r sen θ ∂θ ∂θ r sen θ ∂ϕ2

En coordenadas cartesianas es fácil demostrar que:

∇2 A = ∇(∇ · A) − ∇ × (∇ × A) ,

donde, de acuerdo con (1.43):

∇2 A = î∇2 Ax + ĵ∇2 Ay + k̂∇2 Ak .


1.5 OPERADORES DIFERENCIALES 35

En otros sistemas de coordenadas, el laplaciano de una función vectorial se


define mediante la operación:

∇2 A = ∇(∇ · A) − ∇ × (∇ × A) .

Como se verá en los capı́tulos siguientes, el laplaciano aparece en electrostáti-


ca, magnetostática, electrodinámica, gravitación, ondas, flujo de fluidos, mecánica
cuántica y difusión de calor, entre otros.
El tipo más sencillo de campo vectorial F(r) es irrotacional, solenoidal, con-
tinuo y derivable (véase sección 1.6). Por ser irrotacional (∇ × F = 0), existe
un potencial φ: F = ∇φ; por ser solenoidal (∇ · F = 0), entonces φ satisface la
ecuación de Laplace ∇2 φ = 0. La solución a esta ecuación se denomina función
armónica. El potencial de un campo electrostático es armónico en el exterior
de las cargas. En un fluido de densidad constante, el potencial de velocidad es
armónico si no hay fuentes ni sumideros.

PROBLEMAS:
1. En coordenadas cartesianas, demuestre que ∇2 r n = n(n − 1)r n−2 .
2. Utilizando coordenadas curvilı́neas, demuestre que:
∇2 (φψ) = φ∇2 ψ + ψ∇2 φ + 2∇φ · ∇ψ .

3. Demuestre que ∇2 [∇ · (r/r 2 )] = 2r −4 .


4. Demuestre que ∇2 ϕ y ∇ · A son invariantes bajo rotación de coordenadas.
5. Demuestre que si ψ = ψ(r):
 
1 d dψ 1 d2 h i d2 ψ 2 dψ
∇2 ψ(r) = 2 r2 = rψ = + .
r dr dr r dr 2 dr 2 r dr

6. El potencial electrostático satisface la ecuación de Poisson ∇2 φ = 4πρ/ǫ0 .


Si en el interior de una esfera de radio R el potencial es φ = R2 − r 2 , y
si en el exterior es cero, evalúe la distribución de carga ρ que genera este
potencial.
7. Si dentro de una esfera de radio R el campo eléctrico es E = αr y fuera
de ella es cero, obtenga la distribución ρ que lo produce.
8. Si a una distancia ρ < b del eje z, en coordenadas cilı́ndricas, el potencial
es φ = αρ2 , y si ρ > b, es cierto que φ = αb2 [1 + ln(ρ/b)]; evalúe la
distribución de carga ρ′ que lo genera.

Nota
Algunos textos de análisis vectorial denominan del al operador ∇. Otros escriben
∆ en vez de ∇2 .
36 / Fı́sica matemática

1.6. Dos identidades importantes


Se demuestran a continuación dos identidades diferenciales, la primera asociada
a campos vectoriales y la segunda a campos escalares. Estas identidades son
de importancia notable en la teorı́a electromagnética y en la hidrodinámica. Y
en particular son el origen matemático de las nociones de potencial vectorial y
escalar.
1. De las ecuaciones (1.38) y (1.41):
 
1X ∂ h
∇·∇×A = (∇ × A)i
h i ∂ui hi
 
1X ∂ h hi ∂ 1X ∂2
= ǫijk (hk Ak ) = ǫijk (hk Ak ) .
h ∂ui hi h ∂uj h ∂ui ∂uj
ijk ijk

Debido a la simetrı́a de la segunda derivada y a la antisimetrı́a del sı́mbolo


de Levi-Civita bajo intercambio de ij, se sigue que la suma es cero, tal que:

∇·∇×A=0 . (1.44)
P
En forma general, si Aij = Aji y Bij = −Bji , entonces: ij Aij Bij ≡ 0 .
2. De las ecuaciones (1.36) y (1.41):
1X ∂
∇ × ∇φ = êi ǫijk hi (hk (∇φ)k )
h i ∂uj
1X ∂2φ
= êi ǫijk hi ,
h ∂uj ∂uk
ijk

y la suma en jk de nuevo es cero por el argumento ya visto. Ası́ pues:

∇ × ∇φ ≡ 0 . (1.45)

De las identidades (1.44) y (1.45), se sigue:


a. Todo campo vectorial cuyo rotacional sea nulo puede siempre expresarse
como el gradiente de una función escalar. Un ejemplo significativo en fı́sica es el
campo electrostático E, cuyo rotacional es nulo, por lo cual E = −∇φ. Otro es
el campo gravitacional g = −∇G. Un ejemplo más lo encontramos en el campo
de velocidades en un fluido que no tiene remolinos. Los campos vectoriales cuyo
rotacional es nulo se llaman irrotacionales.
El gradiente es irrotacional.
b. Todo campo cuya divergencia sea nula puede siempre expresarse como el
rotacional de otro campo vectorial. Tal es el caso del campo magnético,
H que sa-
tisface: ∇ · B = 0, por lo cual B = ∇ × A. En consecuencia, B · dS = 0; esto
1.7 IDENTIDADES VECTORIALES 37

significa que el flujo del campo magnético es siempre nulo en cada punto del espa-
cio, por lo cual sus lı́neas de campo son cerradas. En forma equivalente, las lı́neas
de campo magnético no tienen puntas, por lo que no existen cargas magnéticas.
Los campos vectoriales cuya divergencia es nula se llaman solenoidales.
El rotacional es solenoidal.

PROBLEMAS:
1. Dado el campo vectorial
A = î(x + 2y + az) + ĵ(bx − 3y − z) + k̂(4x + cy + 2z) ,
halle los valores de a, b, c para los cuales ∇ × A = 0. En tal caso es cierto
que A = ∇Φ. Halle Φ.
2. Si u y v son irrotacionales, demuestre que u × v es solenoidal.
3. Si A es irrotacional, demuestre que A × r es solenoidal.
4. Si ϕ satisface la ecuación de Laplace, demuestre que ∇ϕ es a la vez sole-
noidal e irrotacional.

1.7. Identidades vectoriales


La aplicación directa de las definiciones de los operadores diferenciales, desarro-
lladas en las secciones anteriores, permiten deducir las siguientes identidades, de
amplio uso en las teorı́as de campos:

• ∇(ϕ + η) = ∇ϕ + ∇η
• ∇ · (A + B) = ∇ · A + ∇ · B
• ∇ × (A + B) = ∇ × A + ∇ × B
• ∇(A · B) = (A · ∇)B + (B · ∇)A + A × (∇ × B) + B × (∇ × A)
• ∇ · (ϕA) = ϕ∇ · A + A · ∇ϕ
• ∇ · (A × B) = B · (∇ × A) − A · (∇ × B)
• ∇ × (∇ × A) = ∇(∇ · A) − ∇2 A
• ∇ × (ϕA) = ϕ∇ × A + ∇ϕ × A
• ∇ × (A × B) = A(∇ · B) − B(∇ · A) + (B · ∇)A − (A · ∇)B
• ∇ · (r × ∇ϕ) = 0
• ∇·r=3
• ∇×r=0
• ∇rn = n r̂ rn−1 
n−1 n−1
• ∇ 1/|r − r′ | = −(n − 1)(r − r′ )/|r − r′ | , n 6= 1
.
38 / Fı́sica matemática

PROBLEMAS:
1. Demuestre que:
a. De la identidad ∇ × (∇ × A) = ∇(∇ · A) − ∇2 A, se sigue:
∇ × ∇2 A = ∇ 2 ∇ × A y ∇ · ∇2 A = ∇2 ∇ · A ,
de modo que los operadores ∇· y ∇× conmutan con ∇2 . También
∇ y ∇2 conmutan.
b. De las identidades para ∇ × (A × B) y ∇(A · B), se sigue:
∇ × (A × B) + ∇(A · B) = A(∇ · B) − B(∇ · A)
+ 2(B · ∇)A + A × (∇ × B)
+ B × (∇ × A) .

c. Si A y B son vectores constantes, entonces ∇(A · B × r) = A × B .


d. ∇ · A 6= A · ∇, ∇ × A 6= −A × ∇ .
e. ∇ · (∇Φ × ∇Ψ) = 0 .
f. ∇ × (ϕ ∇ϕ) = 0 .
g. ∇ · (r/r 3 ) = 0, r 6= 0 .
h. ∇ · (r r 3 ) = 6r 3 .
i. ∇2 (ln r) = 1/r 2 .
j. ∇2 r n = n(n + 1)r n−2 .
k. ∇2 (φψ) = φ∇2 ψ + 2∇φ · ∇ψ + ψ∇2 φ .

l. ∇ · r∇(1/r 2 ) = 3r −3 .

m. ∇2 ∇ · (r/r 2 ) = 2r −4 .
n. ∇ × (r × ∇ψ) = r∇2 ψ − ∇ψ − ∇(r · ∇ψ) .
ñ. (A × ∇) · r = 0, (A × ∇) × r = −2A .
o. ∇2 f (r) = d2 f /dr 2 + (2/r)df /dr . Evalúe f (r) si ∇2 f (r) = 0 .
R H
p. ∇ϕ dV = ϕ dS . (Haga A =H aϕ con a constante, en el teorema
de Gauss). De acá se sigue que dS = 0: toda figura cerrada tiene
superficie (no área) nula.
R H
q. dS × ∇ϕ = ϕ dl . (Haga H A = aϕ con a constante, en el teorema
de Stokes). Se sigue que dl = 0: la longitud vectorial de toda
trayectoria cerrada es cero.
R H
r. ∇ × F dV = dS × F . (Haga A = a × F con a constante, en el
teorema de Gauss).
s. La condición necesaria y suficiente para que las funciones u = u(r),
v = v(r) y w = w(r) satisfagan la ecuación f (u, v, w) = 0 es que el
jacobiano ∇u · ∇v × ∇w sea cero.
t. El potencial electrostático de un dipolo eléctrico p es: φ = p · r/r 3 .
Calcule el campo eléctrico E = −∇φ .
u. El campo magnético es expresable como B = ∇ × A. Demuestre
que si B es constante, entonces A = 21 B × r. Sugerencia: utilice la
identidad para ∇ × (B × r).
1.7 IDENTIDADES VECTORIALES 39

v. El vector potencial de un dipolo magnético m es:


µ0 m × r
A(r) = .
4π r 3
Con B = ∇ × A, demuestre que su campo magnético tiene la forma:
µ0 r
B(r) = [3 (r · m) − m] .
4πr 3 r 2
w. En coordenadas cilı́ndricas, el potencial vectorial de un alambre largo
se escribe:
µ0 i
A(r) = êz ln(ρ/ρ0 ).

Demuestre que el campo magnético es:
µ0 i
B(r) = êϕ .
2πρ

2. En el exterior de cargas y corrientes, los campos electromagnéticos varia-


bles con el tiempo, del tipo E = E(r)eiωt , B = B(r)eiωt , satisfacen la
ecuación de Helmholtz:
(∇2 + k2 )E = (∇2 + k2 )B = 0 .

Es cierto que ∇ · E = 0 se satisface para el campo transverso E = r × ∇ψ.


En efecto, r · E = 0.
Demuestre que E satisface la ecuación de Helmholtz si ψ también la satisfa-
ce. Ahora, para campos con dependencia temporal eiωt , la ley de inducción
de Faraday toma la forma B = i∇ × E/ω, de modo que el campo B co-
rrespondiente a E = r × ∇ψ es B = i∇ × (r × ∇ψ). El campo B satisface
∇ · B = 0, lo que permite escribir B = r × ∇ϕ. Este campo es transverso:
r · B = 0. Utilizando la ley de Ampere-Maxwell con J = 0, demuestre que
E = −i∇ × (r × ∇ϕ)/ωµ0 ǫ0 .
Ası́, los campos armónicos E y B en el exterior de ρ y J se escriben:
 
i
E = r × ∇ψ − ∇ × (r × ∇ϕ) eiωt
ωµ0 ǫ0
 
i
B = r × ∇ϕ + ∇ × (r × ∇ψ) eiωt .
ω

3. a. Considere la ecuación de ondas sin fuentes:


1
∇2 ψ(r, t) − ψ̈(r, t) = 0 ,
v2
donde ψ̈(r, t) representa la segunda derivada temporal de un campo
escalar real.
Multiplicando por ψ̇, y haciendo uso de las identidades vectoriales
demostradas en problemas anteriores, exprese esta ecuación en la
forma de una ley de conservación:
∂E
∇·S+ = 0,
∂t
40 / Fı́sica matemática

donde se han introducido las cantidades:


S = −αψ̇∇ψ (1.46)
 
α 1
E= (∇ψ)2 + 2 ψ̇ 2 . (1.47)
2 v
Esta expresión describe la conservación de la energı́a de las ondas
escalares. S es el vector de Poynting, que da la densidad de flujo
de energı́a de la onda (dE/dA dt), y E es su energı́a por unidad
de volumen (dE/dV ). La constante α depende de las caracterı́sticas
fı́sicas de la onda (en el aire, en los sólidos...).
b. En el caso de campo escalares complejos debe asegurarse que S y E
sean cantidades reales. Para ello se multiplica la ecuación de ondas
por la derivada temporal ψ̇ ∗ y el complejo conjugado de la ecuación
de ondas por ψ̇. Demuestre que al sumar los resultados de estas
operaciones se obtiene ∇ · S + ∂E/∂t = 0, con
α
S = − (ψ̇ ∗ ∇ψ + ψ̇∇ψ ∗ ) y
2
 
α 1
E= (∇ψ · ∇ψ ∗ + ∇ψ ∗ · ∇ψ) + 2 ψ̇ ψ̇ ∗
2 v

Considere ψ = ψ0 ei(k·r−ωt) . Demuestre que de la ecuación de ondas


se sigue k = ω/v y que E = α ω 2 |ψ|2 /v 2 y S = k̂ α ω 2 |ψ|2 /v.
Demuestre que, en consecuencia, S = k̂ E v.
4. a. Multiplicando la ecuación de Schrödinger (véase sección 4.7):

~2 2 ∂ψ(r, t)
− ∇ ψ(r, t) + V (r, t)ψ(r, t) = i~
2m ∂t
por ψ ∗ , multiplicando su complejo conjugado por ψ y restando ambas
ecuaciones, demuestre que ∇ · J + ∂ρ/∂t = 0, donde:

~
J= [ψ ∗ ∇ψ − ψ∇ψ ∗ ] y ρ = ψ ∗ ψ
2im
En esta ecuación, J es la densidad de corriente de probabilidad y ρ
su densidad volumétrica. La ecuación ∇ · J + ∂ρ/∂t = 0 describe la
conservación de la probabilidad en mecánica cuántica.
b. Multiplicando la ecuación de Schrödinger por ψ̇ ∗ , multiplicando su
conjugada por ψ̇ y sumando ambas ecuaciones, con V independiente
del tiempo, demuestre que ∇ · S + ∂E/∂t = 0, donde S y E represen-
tan, respectivamente, la densidad de flujo de energı́a y la densidad
volumétrica de energı́a:
~2
S=− (ψ̇ ∗ ∇ψ + ψ̇∇ψ ∗ ) y
2m
~2 1
E= ∇ψ · ∇ψ ∗ + V ψ ∗ ψ = pψ · (pψ)∗ + V ψ ∗ ψ .
2m 2m
Este último desarrollo corresponde a la conservación de la energı́a
en mecánica cuántica. Se ha utilizado p = (~/i)∇ para el operador
momento lineal.
1.8 CAMPOS CONSERVATIVOS 41

1.8. Campos conservativos


Si un campo E tiene rotacional cero, entonces E = ∇η, donde η es un potencial
escalar. Conviene evaluar la integral de lı́nea del campo irrotacional E entre los
puntos a y b, como se muestra en la figura 1.10:
Z b Z b Z b
E · dl = ∇η · dl = dη = η(b) − η(a) ,
a a a

b
•b

dl d

c
a•
a
E

a b

Figura 1.10. Estudio de campos conservativos. a. Trayec-


toria de una partı́cula en un campo vectorial. El trabajo
realizado entre dos puntos no depende del camino; b. el
trabajo realizado en una trayectoria cerrada es nulo.

donde se ha utilizado la ecuación dη = ∇η · dl, de acuerdo con (1.36).


Rb
La integral a E · dl, con ∇ × E = 0, es independiente del camino y depende
solo de los puntos inicial y final de la trayectoria.
Se calcula ahora la integral del campo E sobre la trayectoria cerrada de la
figura 1.11, siguiendo el camino acbda:
I Z I
E · dl = E · dl + E · dl = η(b) − η(a) + η(a) − η(b) = 0
acbda
acb bda

I
∴ E · dl = 0 .
acbda

Como se ve, las cuatro siguientes expresiones son equivalentes, es decir, portan
42 / Fı́sica matemática

la misma información:
I Z b
E · dl = 0, ∇ × E = 0, E = ∇η, E · dl = η(b) − η(a) .
a

Los campos con esta caracterı́stica se denominan conservativos y están aso-


ciados siempre a vectores polares (ver sección 1.3.3). Los campos electrostático
y gravitacional son conservativos; en ellos es cierto que el trabajo realizado para
mover una partı́cula (carga o masa) a lo largo de una trayectoria cerrada es cero.

PROBLEMAS:
1. Demuestre que F = r 2 r y F = (2xy + z 3 )î + x2 ĵ + 3xz 2 k̂ son campos
conservativos. Halle el potencial.
2. ¿Es F = (y 2 z 3 cos x−4x3 z)î+2z 3 y sen xĵ+(3y 2 z 2 sen x−x4 )k̂ un campo
conservativo? Si lo es, halle el potencial.
3. Dado el campo
R vectorial A = (3x2 +6y)î−14yz ĵ+20xz 2 k̂, halle la integral
de lı́nea A · dl, desde (0, 0, 0) hasta (1, 1, 1), a lo largo de la trayectoria
x = t, y = t2 , z = t3 .

1.9. Tres teoremas


Los siguientes teoremas son de capital importancia en la teorı́a de campos, en
particular, en el electromagnetismo de Maxwell.

1.9.1. Teorema de Green


R H
En el teorema de la divergencia: ∇ · A dV = A · dS sea A = ϕ∇ψ. De ahı́ se
sigue que: ∇·A = ϕ∇·∇ψ +∇ϕ·∇ψ, con lo cual se obtiene la primera identidad
de Green:
Z I I
∂ψ
[ϕ∇2 ψ + ∇ϕ · ∇ψ] dV = ϕ∇ψ · dS = ϕ dS, dS = n̂ dS , (1.48)
V S S ∂n

donde ∂ψ/∂n = ∇ψ · n̂ es la derivada normal a la superficie.

PROBLEMA: Del teorema anterior, demuestre la segunda identidad de Green:


Z I
[ϕ∇2 ψ − ψ∇2 ϕ] dV = [ϕ∇ψ − ψ∇ϕ] · dS (1.49)
V S
I  
∂ψ ∂ϕ
= ϕ −ψ dS . (1.50)
S ∂n ∂n
1.9 TRES TEOREMAS 43

1.9.2. Primer teorema de Helmholtz


Un campo vectorial está especificado de modo único si se conocen su divergencia
y su rotacional dentro de una región V, ası́ como su componente normal sobre la
frontera S.
Se pretende, por tanto, demostrar que si del campo vectorial A se conocen
∇ · A = ψ, ∇ × A = b, A · n̂|S = f (r), entonces A es único.
Con este propósito, se asume que existe un segundo campo A′ que satisface
las tres ecuaciones anteriores: ∇ · A′ = ψ, ∇ × A′ = b, A′ · n̂|S = f (r).
Para el campo W = A′ − A, es cierto que:

∇ · W = 0, ∇ × W = 0, W · n̂|S = 0.

De la ecuación ∇ × W = 0, se sigue W = ∇η, y reemplazando en ∇ · W = 0,


se obtiene la ecuación de Laplace: ∇2 η = 0.
Ahora bien, de la primera identidad de Green (1.48), con φ = ψ = η :
Z I I
[η∇2 η + (∇η)2 ] dV = η∇η · dS = ηW · n̂ dS ,
V S S
R
y como W · n̂|S = 0, ∇ η = 0 y (∇η) = W , se sigue que W 2 dV = 0, de
2 2 2

donde W = 0. En consecuencia, A′ = A, lo que demuestra el teorema.

1.9.3. Segundo teorema de Helmholtz


Todo campo vectorial A cuya divergencia y rotacional se anulen en el infinito
puede expresarse como la suma de una parte irrotacional (o longitudinal) y otra
solenoidal (o transversa). Es decir:

A = AL + AT = ∇ϕ + ∇ × a . (1.51)

En vez de deducir la forma (1.51) se demuestra que es posible, equivalentemente,


expresar ϕ y a en términos de A. Tomando la divergencia de (1.51): ∇2 ϕ = ∇·A,
cuya solución (de acuerdo con la sección 1.10) es:
Z
1 ∇′ · A(r′ )
ϕ(r) = − dV ′ ,
4π V |r − r′ |
y tomando el rotacional de (1.51), se obtiene: ∇× A = ∇× (∇× a) = ∇(∇ ·a)−
∇2 a. En la última ecuación solo se conoce ∇ × a, por tanto puede imponerse la
condición ∇·a = 0; se obtiene entonces una ecuación de Poisson ∇2 a = −∇×A ,
cuya solución es: Z
1 ∇′ × A(r′ )
a(r) = dV ′ .
4π V |r − r′ |
44 / Fı́sica matemática

Debe imponerse la condición de que ∇ · A y ∇ × A a gran distancia tiendan a


cero de modo suficientemente rápido, para garantizar la convergencia de las dos
integrales.
Por tanto, ϕ y a pueden ser calculados a partir de A, lo que garantiza la
descomposición propuesta en (1.51).
En general, las componentes AL y AT difieren fı́sicamente. Por ejemplo, las
velocidades de las ondas longitudinales y transversas en un medio elástico son
diferentes (véase sección 3.2.4).
La separación en estas componentes tiene ventajas. Para AL es cierto que
AL = ∇φ, de modo que las técnicas para resolver ecuaciones escalares pueden
ser usadas. El trabajo más difı́cil estará en el cálculo de la componente transversa.
El campo a, asociado a AT en la forma AT = ∇a, tiene a su vez partes
longitudinal y transversa: a = aL + aT , pero al tomar el rotacional desaparece
la contribución de aL , de modo que AT = ∇ × aT ; en consecuencia, a queda
indeterminado en la cantidad aL , que en principio puede ser cualquier vector que
cumpla ∇ × aL = 0. Dada esta indeterminación, es usual imponer la condición
∇ · a = 0 para fijar aL .
En efecto, puesto que aL satisface ∇ × aL = 0, es cierto que aL = ∇η, y
como ∇ · a = 0, se sigue que ∇2 η = 0. En sı́ntesis, se puede escribir a = ∇η + aT ,
donde η satisface la condición ∇2 η = 0.

1.10. Dı́adas
Un campo vectorial en tres dimensiones se expresa como la combinación lineal
de los vectores de la base êi :
3
X
A(r) = Ai (r)êi ,
i=1

en tanto que un campo escalar se expresa como una sola cantidad φ(r). Esto
significa que un campo escalar no contiene vectores unitarios y se determina con
un solo número en cada punto del espacio 3D, en tanto que un campo vectorial
está asociado a una dirección y se especifica con tres cantidades Ai , en cada
punto. Un vector es una forma lineal en los vectores de la base {êi }.
Estas nociones pueden ampliarse para definir las dı́adas, cantidades asociadas
a êi êj ; una dı́ada es una forma bilineal, que tiene la forma general:

3
X
T= Tij êi êj .
ij=1
1.10 DÍADAS 45

Las dı́adas permiten describir cantidades fı́sicas asociadas a dos direcciones,


como es el caso de los esfuerzos (véase figura 1.12). En particular, sobre el plano
xy (donde el vector de superficie es dS3 ) pueden ejercerse acciones como presión
(en la dirección 3) y esfuerzos tangenciales (en las direcciones 1 y 2); ası́, podemos
escribir T33 , T31 , T32 , donde el primer ı́ndice se refiere a la dirección de la
superficie y el segundo a la dirección de la fuerza. En general, y considerando
las otras dos superficies dS1 y dS2 , resulta un conjunto {Tij } de nueve compo-
nentes que conforma la dı́ada de esfuerzos T.

dS1
T31

T32 dS2
T33 T22
y x
T23
dS3 T11
T21

T13 T12 z

Figura 1.11. Los esfuerzos sobre un elemento diferencial de


volumen se aplican sobre sus superficies y son cantidades que
poseen dos direcciones a la vez, la de la superficie y la de la
fuerza

Las operaciones básicas con dı́adas se realizan sin dificultad:


X X X
T·A = êi êj Tij · êk Ak = êi êj · êk Tij Ak
ij k ijk
X X X
= êi (êj · êk )Tij Ak = êi δjk Tij Ak = êi Tij Aj ,
ijk ijk ij

de modo que el producto escalar de una dı́ada y un vector produce un vector.


Obsérvese que el producto escalar entre vectores se forma con aquellos que
sean contiguos; ası́ por ejemplo: êi êj · êk êl = êi êl δjk .
Es también directo concluir que:
X X
T×A = êi (êj × êk )Tij Ak = êi ǫjkl êl Tij Ak
ijk ijkl
6= A × T .
46 / Fı́sica matemática

En consecuencia, el producto vectorial de una dı́ada y un vector genera una


dı́ada. Además, es cierto que:
X X X
T·V = êi êj Tij · êk êl Vkl = êi (êj · êk )êl Tij Vkl
ij kl ijkl
X
= êi êl Tik Vkl .
ilk

Se define el doble producto escalar en la siguiente forma:


êi êj : êk êl = (êj · êk )(êi · êl ) = δjk δil .
Ası́ pues, el doble producto escalar entre dı́adas es un escalar:
X
T:V= Tik Vki .
ik

Es fácilmente demostrable que A · T · B = BA : T = T : BA .


La cantidad AB, conocida como producto diádico, es una dı́ada:
X X X
AB = êi Ai êj Bj = êi êj Ai Bj .
i j ij

Una dı́ada de interés particular es conocida como la identidad, y satisface


I · A = A · I = A ; en coordenadas cartesianas, cilı́ndricas y esféricas, se escribe:
I = îî + ĵĵ + k̂k̂
= êρ êρ + êϕ êϕ + êz êz
=
êr êr + êθ êθ + êϕ êϕ .
e es el transpuesto de T, definido por: T
T e = P êi êj Tji .
ij

PROBLEMAS:
1. Demuestre que, en general, P
A · T = T · A, solo si T es una dı́ada simétrica,
e con T
esto es, si T = T, e=
ij êi êj Tji .
2. Demuestre que si T es una dı́ada antisimétrica, esto es, si A · T = −T · A,
entonces A · T · A = 0 .
3. Demuestre que A · T · B es un escalar.
4. Utilizando las derivadas de los vectores unitarios en coordenadas esféricas y
cilı́ndricas, desarrolladas al final de la sección 1.2.1, demuestre que ∇r = I.
5. Utilizando las reglas de transformación de los vectores unitarios entre coor-
denadas cartesianas y esféricas, demuestre que:
I = îî + ĵĵ + k̂k̂ = êr êr + êθ êθ + êϕ êϕ .
Esto prueba la invariancia de la dı́ada identidad bajo la transformación de
coordenadas utilizada.
1.10 DÍADAS 47

6. Demuestre el siguiente teorema: todo vector A en 3D puede descompo-


nerse, respecto a un plano cuya normal es n̂, en dos partes, una de ellas
perpendicular al plano y de magnitud A · n̂, y otra At que se sitúa en el
plano, tal que A = (A · n̂)n̂ + At = (A · n̂)n̂ + A · (I − n̂n̂).
7. Evalúe ∇A, si A = 3y î + 2z ĵ + xk̂.
8. En coordenadas cartesianas, demuestre que:

a. ∇r = I.
b. I · I = I.
c. I : I = 3.
d. A · (T · B) = (A · T) · B.
e. Si T es una dı́ada diagonal constante, la ecuación r · T · r = 1 describe
elipsoides o hiperboloides de una o dos hojas, mientras r · T · r = 0
representa un cono, si los signos no son todos los mismos.
f. El gradiente de un vector es una dı́ada.
g. La divergencia de una dı́ada es un vector.
h. El rotacional de una dı́ada es una dı́ada.
i. El gradiente del gradiente de un escalar es una dı́ada.

9. Demuestre las siguientes identidades utilizando coordenadas cartesianas


(son válidas también en coordenadas curvilı́neas ortogonales):

a. ∇ · (AB) = B(∇ · A) + (A · ∇)B .


b. ∇ · (φT) = φ∇ · T + ∇φ · T .
c. ∇ × (AB) = (∇ × A)B − (A × ∇)B .
e · ∇) × A;
d. ∇ · (T × A) = (∇ · T) × A − (T
e. ∇ · (A × T) = (∇ × A) · T − A · (∇ × T) .
e + T : (∇A) .
f. ∇ · (A · T) = A · (∇ · T)
e : (∇A) .
g. ∇ · (T · A) = (∇ · T) · A + T
e.
h. ∇(T · A) = ∇T · A + ∇A · T
i. ∇(T : R) = ∇T : R + ∇R : T .
j. ∇ · (T · R) = (∇ · T) · R + T : ∇R .
e · A + (∇ × A) · T .
k. ∇ × (A · T) = (∇ × T)
e : AB + ∇B · T
l. ∇(A · T · B) = ∇A · T · B + ∇T e · A.
m. ∇(r n r) = I r n + nr n−2 rr .

10. Utilizando (1.25) y (1.26) demuestre que ∇I = 0 y ∇ · I = 0, en coor-


denadas curvilı́neas ortogonales.
11. En medios eléctricamente anisotrópicos, la conexión entre el campo eléctrico
E y el vector de desplazamiento D tiene la formaP D = E · E, donde E es la
dı́ada de permitividad. Demuestre que Di = j Eij Ej , y que en medios
isotrópicos E = ǫI, donde ǫ es el escalar de permitividad.
48 / Fı́sica matemática

Ejercicio
Demuestre que la dı́ada T es invariante bajo transformaciones coordenadas.
De las reglas de transformación se sigue:

X X X
T′ = ê′i ê′j Tij′ = aik ajl êk êl aim ajn Tmn = êk êl Tkl = T .
ij ijklmn kl

PROBLEMAS:
1. Pruebe que las componentes T12 , T23 , T31 de una dı́ada se transforman
′ = −T , T ′ = T , T ′ = −T . Esto
bajo reflexión del eje x como: T12 12 23 23 31 31
implica que estas tres componentes de la dı́ada se transforman como las
componentes de un vector axial. De hecho, si T es una dı́ada antisimétrica,
sólo tendrá tres componentes no nulas, con las cuales puede construirse un
vector axial
P A, en la forma A1 = T23 , A2 = T31 , A3 = T12 , o, en general:
Ai = 12 jk ǫijk Tjk .
2. El cuadrupolo eléctrico de una distribución de carga ρ(r) es una dı́ada
simétrica Q definida como
Z
Q= ρ(r)[3rr − r 2 I] dV ,

donde I es la dı́ada identidad.


P3
a. Demuestre que la traza de Q es cero: i=1 Qii = 0.
b. Demuestre que el potencial electrostático de un cuadrupolo se escribe:
r·Q·r
φ(r) = .
2r 5
Calcule el campo electrostático del cuadrupolo eléctrico.

Ondas anisotrópicas
Como una aplicación importante de la teorı́a de dı́adas, está la ecuación de ondas
anisotrópica, que describe la propagación de ondas luminosas escalares en medios
cristalinos, en los que la velocidad de propagación es diferente para cada eje de la
estructura, tal que existen, por tanto, tres ı́ndices de refracción. Ésta es la base
de la óptica escalar anisotrópica. La ecuación anisotrópica con fuente f (r, t) para
el campo de ondas escalares Φ tiene la forma:

1 ∂ 2 Φ(r, t)
A : ∇∇Φ(r, t) − = f (r, t) .
c2 ∂t2
En la dı́ada A está contenida la información sobre la anisotropı́a y la inhomoge-
neidad del medio. En general, A puede ser función de la posición y del tiempo.
1.10 DÍADAS 49

La operación A : ∇∇ se expresa en coordenadas cartesianas en la forma:


X   X
∂2Φ ∂2Φ
A : ∇∇ = (Aij êi êj ) : êk êl = Aij
ij
∂xk ∂xl ij
∂xi ∂xj
 
1X ∂2Φ ∂2Φ
= Aij + Aji ;
2 ij ∂xi ∂xj ∂xj ∂xi

pero como la derivación en ij es simétrica:

X ∂2Φ X1 ∂2Φ
Aij = (Aij + Aji ) ,
ij
∂xi ∂xj ij
2 ∂xi ∂xj

por lo que el paréntesis es una dı́ada simétrica.


No se demuestra aquı́, pero es cierto que siempre es posible reorientar el siste-
ma de coordenadas de forma tal que A logre una forma diagonal. La manera más
simple de comprenderlo es la siguiente: los elementos de una dı́ada son equivalen-
tes a elementos matriciales y se sabe que toda matriz simétrica es diagonalizable.
Con ∂i ≡ ∂/∂xi y Φ̈ ≡ ∂ 2 Φ/∂t2 , puede entonces escribirse:

3
X 1
Aii ∂i2 Φ(r, t) − Φ̈(r, t) = f (r, t) .
i=1
c2

Considérese, en particular, la propagación de una onda luminosa en dirección


x y en ausencia de fuentes; si c es la velocidad de la luz en el vacı́o, se tiene:

1
A11 ∂12 Φ(r, t) − Φ̈(r, t) = 0,
c2

de modo que v1 = c A11 corresponde a la velocidad √ de la luz en la dirección x,
en la que
√ el ı́ndice de refracción
√ es n1 = c/v 1 = 1/ A11 . Para los otros dos ejes:
n2 = 1/ A22 , n3 = 1/ A33 .

PROBLEMAS:
1. Considere la ecuación de ondas anisotrópica para un campo escalar comple-
jo ψ y con A real y simétrico. Demuestre que la conservación de la energı́a
toma la forma usual ∇ · S + ∂E/∂t = 0 con:
α  
S = − A · ψ̇ ∗ ∇ψ + ψ̇∇ψ ∗ y
2
 
α 1
E= A : (∇ψ∇ψ ∗ + ∇ψ ∗ ∇ψ) + 2 ψ̇ ψ̇ ∗ .
2 v
50 / Fı́sica matemática

Demuestre, utilizando una onda plana ψ = ψ0 ei(k·r−ωt) , que la dirección


de propagación de la energı́a no es la dirección k de propagación de los
frentes de onda, sino A · k. Utilizando la ecuación de ondas anisotrópica,
demuestre que A : ∇∇ψ = −A : kkψ. ¿Cuál es la conexión entre S y E?
2. La conservación del momento lineal del campo de una P onda escalar real
puede ser deducida multiplicando la ecuación de ondas i ∂i ∂i ψ − ψ̈/v 2 =
0 (donde ∂i = ∂/∂xi y ψ̈ = ∂ 2 ψ/∂t2 ) por ∂j ψ. Demuestre que
!
X 1



1

ψ̇ 2
∂j (∂i ψ∂j ψ) − ∂j (∂i ψ∂i ψ) − ψ̇∂j ψ + ∂j = 0,
i
2 ∂t v 2 2v 2

que en forma compacta se escribe:


" !# !
ψ̇ 2 ∂ ψ̇∇ψ
∇ · ∇ψ∇ψ + I − (∇ψ)2 + − = 0.
v2 ∂t v2
Esta ecuación tiene la forma de una ley de conservación, que corresponde
a la de momento lineal, ∇ · T + ∂g/∂t = 0, donde
" !#
ψ̇ 2 2
T = α ∇ψ∇ψ + I − (∇ψ) (1.52)
v2

es la dı́ada de esfuerzos, que describe la densidad de flujo de momento


lineal, y el vector " #
ψ̇∇ψ
g = −α (1.53)
v2
da la densidad volumétrica de momento lineal. La constante α, que de-
pende de las propiedades fı́sicas del campo, balancea dimensionalmente la
ecuación.
3. Utilizando (1.46), (1.47), (1.52) y (1.53) demuestre que, para una onda
ψ = ψ0 sen (k · r − ωt) es cierto que:
T = αψ02 ωkk cos(k · r − ωt)/v 2 , g = S/v 2 , E = gv

4. Demuestre que, para la ecuación de ondas anisotrópica y compleja, T y g


toman la forma:
" !#
1 ψ̇ ψ̇ ∗
T=α A · (∇ψ∇ψ ∗ + ∇ψ ∗ ∇ψ) + I − ∇ψ∇ψ ∗
: A
2 v2
α h i
g = − 2 ψ̇ ∗ ∇ψ + ψ̇∇ψ ∗ .
2v
P
5. Utilizando
P la definición del gradiente ∇ = i (êi /hi )∂/∂ui con A =
j Aj êj y las expresiones (1.25), (1.26) demuestre que:

X  
1 ∂Aj Ai ∂hi
∇A = êi êj −
ij,i6=j
hi ∂ui hj ∂uj
 
X 1  ∂Ai X Aj ∂hi
+ êi êj + .
i
hi ∂ui j6=i j
h ∂uj
1.10 DÍADAS 51

6. De la anterior ecuación para el gradiente de un vector en coordenadas


curvilı́neas ortogonales, obtenga la siguiente expresión en coordenadas
esféricas:
 
∂Ar êθ êθ ∂Aθ
∇A = êr êr + + Ar
∂r r ∂θ
 
êϕ êϕ ∂Aϕ
+ + Ar sen θ + Aθ cos θ
r sen θ ∂ϕ
∂Aθ ∂Aϕ
+ êr êθ + êr êϕ
∂r ∂r

 
êθ êr ∂Ar êθ êϕ ∂Aϕ
+ − Aθ +
r ∂θ r ∂θ
   
êϕ êr ∂Ar êϕ êθ ∂Aθ
+ − Aϕ sen θ + − Aϕ cos θ
r sen θ ∂ϕ r sen θ ∂ϕ

Teoremas integrales diádicos


Ası́ como las identidades vectoriales tienen su correspondiente extensión hacia
dı́adas, hay también teoremas integrales que involucran dı́adas. Ası́, por ejemplo,
a partir del teorema de la divergencia:
Z I
∇ · A dV = dS · A .
V S

Con A = T · a, donde T es un campo diádico y a es un vector constante (en


coordenadas cartesianas), es posible demostrar que el teorema de Gauss para la
dı́ada T tiene la forma:
Z I
∇ · T dV = dS · T .
V S

También es cierto que:


Z I
∇ × T dV = dS × T y
V
Z IS
dS · ∇ × T = dl · T .
V S

Esta última ecuación corresponde a la versión diádica del teorema de Stokes.


Puede demostrarse que los tres teoremas integrales son válidos en coordenadas
curvilı́neas ortogonales.
52 / Fı́sica matemática

Se desarrollan a continuación algunos teoremas integrales que son de utilidad


en el estudio de las funciones de Green diádicas. R H
Del teorema de la divergencia para la dı́ada T, ∇ · T dV = dS · T, se sigue:
a. Con T = AB:
Z I
[B(∇ · B) + (A · ∇)B] dV = (n̂ · A)B dS . (1.54)
V S

b. Con T = A × U, y teniendo en cuenta, en el último paso, la identidad


diádica B · (A × U) = B × (A · U) :
Z I
[(∇ × A) · U − A · (∇ × U)] dV = n̂ · (A × U) dS
V
IS
= (n̂ × A) · U dS . (1.55)
S

c. Con T = φ G:
Z I
[φ∇ · G + ∇φ · G] dV = n̂ · Uφ dS . (1.56)
V S

Formas multilineales en fı́sica


Las propiedades electromagnéticas y ópticas de los materiales cristalinos son,
en general, anisotrópicas, esto es, varı́an con la dirección. Su descripción puede
hacerse en forma concisa utilizando formas multilineales (tensores).
Considérese, por ejemplo, la conductividad eléctrica. Cuando un conductor
cristalino es colocado en un campo eléctrico, aparece en su interior una corriente
cuya intensidad depende crı́ticamente de la dirección y de la intensidad del campo
eléctrico. Una forma suficientemente general de la ley de Joule tiene la forma:
X X X
Ji = σij Ej + σijk Ej Ek + σijkl Ej Ek El + · · ·
j jk jkl

El primer término es lineal en el campo eléctrico y contiene una forma bilineal


(dı́ada o tensor de segundo orden) σij con nueve componentes. El segundo término
es cuadrático en el campo y contiene una forma trilineal (o tensor de tercer orden)
σijk de 27 componentes; y el tercero, cúbico en el campo, contiene el tensor de
cuarto orden σijkl de 81 componentes. Estos números pueden ser reducidos me-
diante consideraciones termodinámicas que hacen simétricos los coeficientes; si se
toma en cuenta la simetrı́a de los cristales, el número de elementos independientes
puede ser reducido aún más.
En la siguiente lista aparecen algunos fenómenos y sus leyes en términos de
tensores de diverso orden, con restricción a la aproximación lineal:
1.11 DELTA DE DIRAC 53

• Efecto piroeléctrico: generación de calor por polarización de un mate-


rial: Pi = αi T , donde T es la temperatura absoluta y P la polarización.
P
• Conductividad eléctrica: Ji = j σij Ej .
P (e)
• Conexión entre campo eléctrico y polarización: Pi = j χij Ej .
P (m)
• Conexión entre campo magnético y magnetización: Mi = j χij Hj .
• Efecto Seebeck: Un P
campo eléctrico puede generar gradientes de tem-
peratura: (∇T )i = j αij Ej .
• Efecto piezoeléctrico: Los esfuerzos
P σjk ejercidos sobre un sólido pue-
den generar polarización: Pi = jk αijk σjk .
• Efecto piezoeléctrico
P inverso: cuando un material se polariza, se defor-
ma: ǫij = k αijk Pk . El tensor de deformación es ǫij .
• Magnetostricción: deformación
P producida en un material por un cam-
po magnético: ǫij = k δijk Bk .
P
• Magneto-resistividad: Ji = jkl fijkl Ej Bk Bl .
• Expansión térmica: el calentamiento de un material genera deforma-
ción: ǫij = αij ∆T.
• Ley de Hooke: P
los esfuerzos ejercidos sobre un material generan defor-
mación: σij = kl γijkl ǫkl .

1.11. Delta de Dirac


El sı́mbolo delta de Kronecker (δij ) que hemos utilizado hasta ahora tiene valores
1 o 0, para i, j = 1, 2, 3. Es posible generalizarlo para incluir valores enteros de
i, j entre −∞ e ∞.
Dirac propone una nueva delta que seleccione cualquiera de los números reales.
Es decir, pretende una extensión al continuo de la delta de Kronecker.
La delta de Dirac puede introducirse a partir del estudio de las propiedades
integrales de la curva gaussiana, cuya ecuación es:
α 2 2
fα (x) = √ e−α x .
π
El área bajo esta curva es 1 para x entre −∞ e ∞, y cualquier valor del
parámetro α entre 0 a ∞. La secuencia de gaussianas para valores crecientes de
α se presenta en la figura 1.13.
Al aumentar α se logra una curva progresivamente más alta y más estrecha.
En el lı́mite α → ∞, la gaussiana se convierte en una curva infinitamente alta e
infinitamente estrecha de área 1.
54 / Fı́sica matemática

Figura 1.12. Secuencia de gaussianas que conducen a un pico de Dirac

Se define la delta de Dirac, entonces, como:


α 2 2
δ(x) = lı́m √ e−α x ,
α→∞ π
de modo que si x se acerca a cero, δ(x) crece indefinidamente; en tanto que si x
es distinto de cero, δ(x) es nulo:

δ(x) → ∞ si x→0 (1.57)


δ(x) = 0 si x 6= 0 . (1.58)

Esto significa que δ(x) es una función patológica; estrictamente, no es una función,
sino una distribución.
En forma más general, desplazando a x0 el pico de la gaussiana:
α 2 2
fα (x) = √ e−α (x−x0 )
π
α 2 2
∴ δ(x − x0 ) = lı́m √ e−α (x−x0 ) .
α→∞ π
Que el área bajo la gaussiana es 1 se escribe:
Z ∞
δ(x − x0 ) dx = 1 .
−∞

Este proceso de lı́mite puede realizarse también con otras funciones de área 1
que exhiben un pico definido en x = 0. Es cierto ası́ que:
α 1 sen αx
δ(x) = lı́m , δ(x) = lı́m .
α→∞ π 1 + α 2 x2 α→∞ πx
Una forma simple que da lugar a una δ(x) es un rectángulo de base 1/ǫ y
altura ǫ. El área es obviamente 1. A medida que ǫ aumenta, el tamaño de la
1.11 DELTA DE DIRAC 55

base disminuye pero la altura aumenta, lo cual mantiene constante el área. En el


lı́mite ǫ −→ ∞ se consigue una aguja vertical infinitamente alta y de área 1.
En forma general, y sin acudir a funciones especı́ficas como las cuatro pro-
puestas en lo anterior, se define la delta de Dirac, real y simétrica, mediante la
siguiente propiedad selectiva:
Z ∞
f (x)δ(x − x0 ) dx = f (x0 ) . (1.59)
−∞

Ası́ pues, al realizar la integral, la delta selecciona, entre todos los valores
posibles de una función arbitraria f (x),P su valor en x = x0 . Esta propiedad es
análoga, en el continuo, a la ecuación i ai δij = aj , que selecciona una sola
componente del vector a.
Nótese que, con f (x) = 1, se sigue que el área bajo la delta es 1.
Como una aplicación de (1.59), sea δ el lı́mite de la función gaussiana:
α 2 2
δ(x − x0 ) = lı́m √ e−α (x−x0 ) ,
α→∞ π

de donde se obtiene la siguiente secuencia:


Z ∞ Z ∞
α 2 2
f (x)δ(x − x0 )dx = lı́m √ e−α (x−x0 ) f (x) dx
−∞ α→∞ π −∞
Z ∞
α 2 2
= lı́m √ f (x0 ) e−α (x−x0 ) dx
α→∞ π −∞
= f (x0 ) . (1.60)
2 2
En la segunda lı́nea se ha tenido en cuenta que la función αe−α (x−x0 ) posee
un pico muy pronunciado en cercanı́as de x = x0 y es prácticamente cero para
x 6= x0 , lo que hace que el único valor efectivo no nulo que logra f (x) es f (x0 ),
constante que se retira de la integral. Es necesario anotar que el anterior proce-
dimiento sólo puede ser legalizado a través de la teorı́a de distribuciones.
Debido a que δ(x − x0 ) existe sólo en el punto x = x0 (véase figura 1.14), las
siguientes expresiones integrales son ciertas:

Z ∞ Z x=x0 +ǫ
f (x)δ(x − x0 ) dx = f (x)δ(x − x0 ) dx ,
−∞ x=x0 −ǫ

Z b 
f (x0 ) si a ≤ x0 ≤ b
f (x)δ(x − x0 ) dx = y
a 0 si x0 > b ó x0 < a
56 / Fı́sica matemática

Z x 
0 si x < x0
δ(x − x0 ) dx =
−∞ 1 si x ≥ x0 .
Esta última integral se conoce como función paso, o escalón, o función de Heavi-
side (véase figura 1.14), y tiene como definición:
Z x
θ(x − x0 ) = δ(x − x0 ) dx ,
−∞

de donde se deduce que dθ(x − x0 )/dx = δ(x − x0 ).

δ(x − x0 )
θ(x − x0 )
1

x
× x0 × x0
a b

Figura 1.13. Delta de Dirac y función paso

Una de las representaciones más útiles de la delta de Dirac tiene la forma de


una integral de Fourier. Como se explica en el capı́tulo 5, en la representación de
Fourier puede escribirse, para las funciones delta y paso:
Z ∞
1
δ(x − x0 ) = eik(x−x0 ) dk
2π −∞
Z ∞
1 eik(x−x0 )
θ(x − x0 ) = dk .
2πi −∞ k

Propiedades
Las más notables son las siguientes:

• δ(x − x0 ) tiene unidades de (longitud)−1 si x es longitud, y es adimen-


sional si x también lo es.
 
R∞ d df (x)
• −∞ f (x) dx δ(x − x0 ) dx = − dx .
x=x0
1.11 DELTA DE DIRAC 57
 
R∞ d n
n dn f (x)
• −∞
f (x) dx n δ(x − x0 ) dx = −(−) dxn .
x=x0
 
R∞ PN −1
• −∞
f (x)δ[g(x)] dx = k=0 f (x) |dg(x)/dx| , donde xk son
x=xk
las N raı́ces de g(x) = 0; se exige ġ(xn ) 6= 0.
• g(x)δ(x − x0 ) = g(x0 )δ(x − x0 ).
• δ(ax) = δ(x)/|a|.
• xδ(x) = 0.
• f (x)δ(x − x0 ) = f (x0 )δ(x − x0 ).
d d
• dx δ(x − x0 ) = − dx δ(x0 − x).
d
• x dx δ(x) = −δ(x).
d
• x2 dx δ(x) = 0.
m
d
• xm+1 dx m δ(x) = 0.

• δ(x − x0 ) = δ ∗ (x − x0 ) = real.
R∞
• −∞ δ(x − x′ )δ(x′ − x′′ ) dx′ = δ(x − x′′ ).
R ∞ dm ′ dn ′ ′′ ′ dm+n ′′
• −∞ dx m δ(x − x ) dxn δ(x − x ) dx = dxm+n δ(x − x ).

• δ(x − x0 ) describe el plano x = x0 .


• δ(x − x0 )δ(y − y0 ) describe la lı́nea que es intersección de los planos
x = x 0 y y = y0 .
• δ(x − x0 )δ(y − y0 )δ(z − z0 ) describe un punto que es intersección de
los tres planos perpendiculares.
• δ(r − r0 ) = δ(x − x0 )δ(y − y0 )δ(z − z0 ).
R
• f (r)δ(r − r0 ) dV = f (r0 ).

La última ecuación es válida en coordenadas curvilı́neas, si se define apropia-


damente δ(r − r′ ), que en coordenadas cartesianas está dada por la penúltima
ecuación. En coordenadas esféricas y cilı́ndricas:

1
δ(r − r′ ) = δ(r − r′ )δ(cos θ − cos θ′ )δ(ϕ − ϕ′ )
r2
1
δ(r − r′ ) = δ(ρ − ρ′ )δ(ϕ − ϕ′ )δ(z − z ′ ) ,
ρ
58 / Fı́sica matemática

con las siguientes propiedades definitorias:


Z ∞ Z π

δ(r − r ) dr = 1, δ(cos θ − cos θ′ ) sen θ d θ = 1 ,
0 0
Z 2π Z ∞
δ(ϕ − ϕ′ ) d ϕ = 1, δ(ρ − ρ′ ) d ρ = 1 .
0 0

PROBLEMAS:
R
1. Demuestre que f (r)∇δ(r − r′ ) dV = − (∇f (r))r=r′ .
2. Evalúe las siguientes integrales:
Z
f (r) δ(r − a) dV ,
Z
f (r)∇δ(r − a) dV y
Z
f (r)∇∇δ(r − a) dV ,

si f (r) = x2 + 2y 2 + 3z 2 y a = 2î + 5ĵ + 7k̂.

Las propiedades de la delta de Dirac pueden ser probadas rigurosamente por


medio de la teorı́a de distribuciones. También se pueden probar formalmente,
aunque no de modo riguroso, como se verá en los tres ejercicios siguientes.

Ejercicio
Demostración de tres identidades:
1. Con y = |a|x:

Z ∞ Z ∞
δ(ax)f (x) dx = δ(y)f (y/|a|) dy/|a|
−∞ −∞
Z ∞
1 f (0)
= δ(y)f (y/|a|) dy =
|a| −∞ |a|
Z ∞
1
= δ(x)f (x) dx ,
|a| −∞

ası́ pues, puede concluirse que:


1
δ(ax) = δ(x) .
|a|

El valor absoluto ha sido introducido en el cambio de variable y = |a|x, ya que


δ(ax) = δ(−ax).
1.11 DELTA DE DIRAC 59

2. Para la siguiente demostración se divide el intervalo (−∞, ∞) en dos par-


tes: (−∞, 0) + (0, ∞); luego se usa el resultado del ejercicio 1 y la propiedad
selectiva de la delta que permite extraer f (x) como f (a) si está acompañada de
δ(x − a), como se hizo en las ecuaciones que siguen a (1.59):
Z ∞ Z ∞
δ(x2 − a2 )f (x) dx = δ[(x + a)(x − a)]f (x) dx
−∞ −∞
Z 0
= δ[(x + a)(x − a)]f (x) dx
−∞
Z ∞
+ δ[(x + a)(x − a)]f (x) dx
0
Z 0
f (x)
= δ(x + a) dx
−∞ |x − a|
Z ∞
f (x)
+ δ(x − a) dx
0 |x + a|
1 1
= f (−a) + f (a) ;
2|a| 2|a|

pero, por la definición de la delta, es cierto que:

Z ∞ Z ∞
f (a) = f (x)δ(x − a) dx y f (−a) = f (x)δ(x + a) dx ;
−∞ −∞

es entonces posible escribir:

Z ∞ Z ∞
1
δ(x2 − a2 )f (x) dx = f (x)δ(x + a) dx
−∞ 2|a| −∞
Z ∞
1
+ f (x)δ(x − a) dx ;
2|a| −∞

por tanto, finalmente:

1
δ(x2 − a2 ) = [δ(x + a) + δ(x − a)] .
2|a|
2 2
3. En el ejercicio anterior, x = a y x = −aR ∞son las dos raı́ces de x − a = 0.
Una generalización incluirı́a, en la integral −∞ f (x)δ[g(x)] dx, todas las raı́ces
x0 , x1 , x2 · · · de g(x) = 0. Puede, por tanto, escribirse g(x) = (x − x0 )h0 (x) =
60 / Fı́sica matemática

(x − x1 )h1 (x) = · · · . Ası́ pues, en el caso en que el argumento de la delta no es


la variable de integración x sino una función g(x), tendremos:
Z ∞ Z x0 +ǫ
f (x)δ[g(x)] dx = f (x)δ[(x − x0 )h0 (x)] dx
−∞ x0 −ǫ
Z x1 +ǫ
+ f (x)δ[(x − x1 )h1 (x)] dx + · · ·
x1 −ǫ
Z x0 +ǫ
f (x)
= δ(x − x0 ) dx
x0 −ǫ h0 (x)
Z x1 +ǫ
f (x)
+ δ(x − x1 ) dx
x1 −ǫ h1 (x)
X f (xk ) N
f (x0 ) f (x1 )
= + + ··· = ,
h0 (x0 ) h1 (x1 ) hk (xk )
k=0

y como dg(xk )/dxk = hk (xk ), entonces:


Z N
"  −1 #
∞ X dg(x)
f (x)δ[g(x)] dx = f (x) .
−∞ dx
k=0 x=xk

Una aplicación
La delta de Dirac puede utilizarse para describir distribuciones de carga eléctrica
o masa. Es cierto que toda distribución de carga, ya sea puntual, lineal o superfi-
cial, es equivalente a una distribución volumétrica. Esta afirmación se probará a
continuación en casos particulares. R
•RPara una carga puntual localizada en el punto r0 : q = ρ(r) dV , y puesto
que δ(r − r0 ) dV = 1, se sigue:
Z Z
q = q × 1 = q δ(r − r0 ) dV = ρ(r) dV ,

de donde ρ(r) = qδ(r − r0 ).


• Una porción de una lı́nea de carga λ(z), paralela al eje z, y que pasa por el
punto (x0 , y0 ), tiene una carga:
Z Z Z Z Z
q = ρ(r) dV = λ(z) dz = λ(z) dz δ(x − x0 ) dx δ(y − y0 ) dy ,

por lo cual ρ(r) = λ(z)δ(x − x0 )δ(y − y0 ).


1.12 ÁNGULO PLANO Y SÓLIDO 61

• Para una placa plana colocada en el plano z = z0 , con densidad superficial


de carga σ(x, y), es cierto que:

ρ(r) = σ(x, y)δ(z − z0 ) .

• Para un anillo de carga de radio R y densidad lineal λ(ϕ), localizado en el


plano z = 0:
ρ(r) = λ(ϕ)δ(ρ − R)δ(z) .
• Para un disco de radio R y densidad superficial σ(ρ, ϕ), colocado en z = 0:

ρ(r) = σ(ρ, ϕ)δ(z) .

• Para un cascarón esférico de radio R y densidad superficial σ(θ, ϕ):

ρ(r) = σ(θ, ϕ)δ(r − R) .

1.12. Ángulo plano y sólido


Para comenzar, el ángulo plano diferencial dθ, se define como un vector perpen-
dicular al plano en el que se sitúan el radio vector r y el diferencial de lı́nea dr.
De la definición de elemento diferencial de superficie (figura 1.14a), se obtiene:
dS = 12 r × dr = k̂ 12 r(r dθ) = k̂ 21 r2 dθ = 12 r2 dθ, de donde:

r̂ × dr
dθ = .
r

De acuerdo con la sección 1.3.3, el ángulo plano es un vector axial. Se sigue


entonces que:

r(r · dr)
dθ × r = dr − , de donde dr = dθ × r + r̂(r̂ · dr) = a + b .
r2
Los vectores perpendiculares a y b se muestran en la figura 1.14b y son per-
pendiculares. En el caso particular en que dr ⊥ r (arco circular), la anterior
expresión se reduce a:
dr = dθ × r .
El ángulo dθ = |dθ| se localiza en el plano.
En geometrı́a elemental el ángulo plano θ se define como la relación s/r entre
un arco de circunferencia y su radio; no tiene dimensiones pero sı́ unidades y
estas se definen ası́: un radián es el ángulo para el cual el arco es igual al radio,
esto es, s = r. Véase figura 1.15a.
62 / Fı́sica matemática

dS
b
dθ dr dr
dθ dθ a
r r

a b
dS = 12 r × dr a = r̂(r̂ · dr̂), b = dθ × r
Figura 1.14. Ángulo plano. a. geometrı́a del ángulo plano, b. des-
composición del vector dr = a + b, con a · b = 0.

En forma
H diferencial,
H ds = r dθ. La circunferencia tiene,
H entonces, una longi-
tud C = ds = r dθ y se define π como π = C/2r = 12 dθ.
En el espacio, se define el ángulo sólido diferencial dΩ, asociado al área dife-
rencial dS (véase figura 1.16), en esta forma:

r̂ · dS dSr
dΩ = 2
= 2 ,
r r
donde dSr es la proyección de dS a lo largo de r̂, de modo que el elemento
diferencial dSr es paralelo a r. El ángulo sólido es una cantidad pseudoescalar
sin dimensiones (véase sección 1.2.3). Recuérdese que el producto escalar de un
vector polar r y un vector axial dS = n̂ dS es un pseudoescalar.

r
θ=1
Ω=1 r
r
r
r

a b

Figura 1.15. Definiciones. a. radián, b. estereoradián

Un estereo-radián es el ángulo sólido correspondiente a un área S = r2 . En


coordenadas esféricas:
dSr
dΩ = 2 = sen θ d θ d ϕ . (1.61)
r
1.12 ÁNGULO PLANO Y SÓLIDO 63

Si el ángulo sólido está asociado a una superficie cerrada, puede ocurrir uno
de los siguientes casos:
1. El vértice está en el interior. Realizando la integración sobre toda la super-
ficie, se obtiene:
Z θ=2π Z ϕ=2π
Ω= sen θ d θ d ϕ = 4π .
θ=0 ϕ=0

El resultado, Ω = 4π, es independiente de la forma de la superficie cerrada.


Decimos que el espacio completo subtiende un ángulo de 4π estereo-radianes,
mientras el plano subtiende un ángulo de 2π radianes.
n

Figura 1.16. De acuerdo con su definición, el ángulo sólido es un pseudoescalar

2. Si el vértice O está en el exterior (figura 1.17a), la superficie cerrada puede


separarse en dos partes: una para la cual en cada punto r̂ · n̂ < 0, y otra para la
cual r̂ · n̂ > 0. Resulta que Ω puede separarse en parejas de elementos como los
asociados a dS1 y a dS2 , que subtienden el mismo ángulo sólido pero con valores
opuestos de r̂ · n̂. El resultado es:

I Z Z Z Z
dS · r̂ dS1 · r̂ dS2 · r̂ dS1r dS2r
Ω= = + =− + = 0,
S r2 r2 r2 r2 r′ 2
S1 S2 S1 S2

de modo que el ángulo sólido subtendido por una superficie cerrada, medido desde
un punto exterior a ella, es cero; medido desde un punto interior es 4π. Ası́ pues:
I 
dS · r̂ 4π si O está dentro de S.
Ω= =
r2 0 si O está fuera de S.

En forma general, si el punto O′ , desde el cual se traza el ángulo sólido, está en



r (véase figura 1.17b), es decir, si no coincide con el origen de coordenadas:
I Z
dS · (r − r′ )
Ω= = 4π δ(r − r′ ) dV , (1.62)
S |r − r′ |3 V

donde δ(r − r′ ) = 0 si r′ está fuera del volumen.


64 / Fı́sica matemática

dS2
dS

r − r′
dS1
dΩ

O′ r
dΩ
r′

O a b
O

Figura 1.17. Ángulo sólido. a. Medido desde un punto exterior a una superficie
cerrada, b. definición general de ángulo sólido respecto a un origen coordenado O
arbitrario, no coincidente con el punto desde donde se mide dΩ

PROBLEMAS:
1. ¿Cuál es el ángulo sólido que subtiende la cara visible de la Luna, vista
desde la Tierra, si su ancho angular es 0,5o ?
2. Demuestre que el ángulo sólido subtendido por el cono de abertura θ, en
coordenadas esféricas, es Ω = 2π(1 − cos θ).
3. Halle el ángulo sólido, medido desde el origen coordenado, que subtiende
el rectángulo situado en el plano y = b y limitado por las lı́neas x = −a,
x = a, z = −c, z = c.

Una aplicación
Lo anterior puede utilizarse para demostrar un teorema bastante útil en teorı́a
de campos. Sea un campo vectorial:
 
1 r − r′
B(r) = ∇ =− .
|r − r′ | |r − r′ |3
Reemplazando en el teorema de la divergencia, y según (1.62):
Z Z  
1
∇ · B dV = ∇2 dV
IV |r − r′ I
|
(r − r′ ) · dS
= B · dS = −
S S |r − r′ |3
1.13 CONSTRUCCIÓN DE SISTEMAS COORDENADOS 65
Z
= −4π δ(r − r′ ) dV .
V

En consecuencia, puede escribirse:


 
2 1
∇ = −4πδ(r − r′ ) . (1.63)
|r − r′ |

Este resultado es la ecuación de Poisson para el potencial generado por una


partı́cula puntual con carga (o masa) de magnitud 1. Como es bien sabido, el
potencial es, en este caso, 1/|r − r′ |.
PROBLEMA: Utilizando (1.63), demuestre que el potencial
Z
f (r′ )
ϕ(r) = dV ′
|r − r′ |
satisface la ecuación de Poisson:
∇2 ϕ(r) = −4πf (r) .

1.13. Construcción de sistemas coordenados


Para construir un sistema de coordenadas en un espacio euclidiano, basta contar
con una familia de curvas planas, definida en forma tal que a cada valor de un
parámetro le corresponda una curva. La teorı́a vista en la sección 1.4.1 permite
construir una familia de curvas ortogonales a la familia original. De este modo
se obtiene un sistema de coordenadas curvilı́neas ortogonales en el plano. Por
rotación o adición del eje z pueden generarse sistemas coordenados en 3D. Ası́,
las coordenadas cilı́ndricas y esféricas pueden ser obtenidas de las coordenadas
polares, incluyendo el eje z o rotando alrededor del eje y.

1.13.1. Coordenadas parabólicas cilı́ndricas


La ecuación de la familia de parábolas confocales, cuyo foco coincide con el origen
de coordenadas, tiene la forma:

y 2 = 4p(p + x) . (1.64)

La cúspide de estas parábolas apunta a la izquierda, como se muestra en la


figura 1.18. Para cada valor de p, definido entre 0 e ∞, hay una parábola. El
conjunto de parábolas con diferente p pero con el mismo foco es confocal. Con
f (x, y) = y 2 − 4p(p + x) se sigue que:

∇f = −4p êx + 2yêy (1.65)


66 / Fı́sica matemática

es un vector perpendicular a la curva (1.64), para un valor especı́fico de p. Con


el fin de que ∇f sea perpendicular a todas las parábolas, debe eliminarse
p p de
(1.65), usando la ecuación (1.64). Se sigue entonces que: 2p = −x + x2 + y 2
para p ≥ 0, por lo cual:
 p 
∇f = −2 −x + x2 + y 2 êx + 2yêy .

ξ3 η3
y

ξ2 η2
eξ eη
ξ1 η1

ξ=0 η=0 x

−ξ1 η1

−ξ2 η2

−ξ3 η3

Figura 1.18. Coordenadas parabólicas. Los valores η1 ,


η2 , η3 , ξ1 , ξ2 , ξ3 van en orden creciente

La ecuación de las curvas ortogonales a la familia de parábolas es ∇f ×dr = 0,


de donde se sigue, con dr = êx dx + êy dy :
 p 
ydx + −x + x2 + y 2 dy = 0 .

Si se hace: y = vx, será cierto que:


 
dv 1 dx
1− √ + = 0,
v 1 + v2 x
de donde se obtiene, integrando la anterior ecuación y reemplazando v en y = vx:

y 2 = 4c(c − x) . (1.66)

Esta es otra familia de parábolas confocales, cuya cúspide apunta a la derecha


(véase figura 1.18). En este caso se usará c ≥ 0. Con las familias (1.64) y (1.66)
se definen las coordenadas parabólicas. Para cada pareja (p, c) hay un pareja
1.13 CONSTRUCCIÓN DE SISTEMAS COORDENADOS 67

de parábolas ortogonales que se cruzan en un punto al que llamaremos (p, c),


correspondiente a (x, y). Teniendo en cuenta que p ≥ 0 y c ≤ 0, las coordenadas
parabólicas planas (η, ξ) pueden definirse como:

2p = η 2 , 2c = ξ 2 .

La regla de transformación entre coordenadas cartesianas y parabólicas planas


se obtiene reemplazando p y c de las definiciones anteriores y reemplazando en
(1.64) y (1.66). Resulta, ası́:

x = (ξ 2 − η 2 )/2, y = ηξ .

En esta ecuación se escoge η : 0 −→ ∞. Con el fin de lograr que y = ηξ pueda


tomar valores positivos y negativos, ha de escogerse ξ = −∞ −→ ∞.

êϕ

êξ

êη

Figura 1.19. Coordenadas parabólicas

Las coordenadas parabólicas cilı́ndricas se definen adicionando la coordenada


cartesiana z perpendicular a las coordenadas parabólicas planas (η, ξ). En este
caso −∞ < z < ∞. Se obtienen entonces dos familias de hojas parabólicas
68 / Fı́sica matemática

ortogonales, η = cte y ξ = cte, y una familia de planos paralelos z = cte. El


vector posición se escribe:

r = îx + ĵy + k̂z


î 2
= (ξ − η 2 ) + ĵηξ + k̂z , (1.67)
2
de modo que, de acuerdo con (1.4), los factores de escala son:
p
hξ = hη = ξ2 + η2 , hz = 1 .

De la ecuación (1.5), con r dado por (1.67) se obtiene:

−îη + ĵξ îξ + ĵη


êη = p , êξ = p .
ξ2 + η2 ξ2 + η2

Si en vez de adicionar la coordenada z se realiza una rotación de las coorde-


nadas parabólicas planas alrededor del eje x, se obtendrán dos nuevos ejes y y z,
y una nueva coordenada ϕ, tal que: y = ηξ cos ϕ y z = ηξ sen ϕ. Esta rotación
da lugar a dos familias de paraboloides de revolución que originan el sistema de
coordenadas parabólicas (ver figura 1.19).
En este caso se sigue:

z = (ξ 2 − η 2 )/2, y = ηξ cos ϕ, z = ηξ sen ϕ ,

con 0 ≤ ξ < ∞, 0 ≤ η < ∞, 0 ≤ ϕ ≤ 2π. Es fácil demostrar que:


p
hξ = hη = ξ 2 + η 2 , hϕ = ηξ .

Las superficies coordenadas de este sistema son dos familias de paraboloides de


revolución alrededor del eje z, correspondientes a ξ = cte y η = cte, y planos
meridianos ϕ = cte.

PROBLEMAS:
1. Escriba ∇φ, ∇ · A, ∇ × A, ∇2 φ en coordenadas parabólicas.
2. Obtenga las ecuaciones de las curvas ortogonales a las siguientes curvas:
a. y 2 − x2 = c.
b. x2 = cy.
c. x2 = cy 3 .
d. y = cxm .
1.13 CONSTRUCCIÓN DE SISTEMAS COORDENADOS 69

1.13.2. Coordenadas cilı́ndricas elı́pticas


Se construyen partiendo de la siguiente familia de elipses confocales:

x2 y2
2
+ 2 = 1, A≥a
A A − a2

Los focos de estas elipses están en (a, 0) y (−a, 0), y corresponden a los dos
puntos sobre el eje x en la figura 1.20. Las curvas ortogonales a estas elipses, en
cada punto, son una familia de hipérbolas confocales de la forma:

x2 y2
2
− 2 = 1, C ≤ a.
C a − C2

Los focos de estas hipérbolas coinciden con los focos de las elipses.
Las coordenadas cilı́ndricas elı́pticas (figura 1.20) (ξ, η, z) se obtienen hacien-
do A = a cosh ξ y C = a sen η. Las superficies coordenadas son: cilindros elı́pticos
(ξ = cte), cilindros hiperbólicos (η = cte) y planos perpendiculares al eje z.

y
η = π/2
ξ =2

ξ = 3/2 êξ
êη
ξ =1

η=π ξ =0 η=0
• • η=π x

ξ =1

ξ = 3/2

ξ =2

η = 3π/2

Figura 1.20. Coordenadas elı́pticas


70 / Fı́sica matemática

Las correspondientes reglas de transformación son:

x = a cosh ξ cos η, y = a senh ξ sen η, z = z ,

con ξ : 0 −→ ∞, η : 0 −→ 2π, z : −∞ −→ ∞. p
Los factores de escala son ahora: hξ = hη = a senh 2 ξ + sen 2 η, hz = 1 .
Si no se incluye el eje z, las coordenadas planas resultantes se llaman coorde-
nadas elı́pticas. Es interesante notar que estas coordenadas son una ampliación
de las coordenadas polares. Si a −→ 0 las elipses (ξ = cte) degeneran en cı́rculos
(r = cte), en tanto que las hipérbolas (η = cte) se transforman en lı́neas radiales
(ϕ = cte). Obsérvese que η es una variable angular.

PROBLEMA: Escriba ∇φ, ∇ · A, ∇ × A, ∇2 φ en coordenadas cilı́ndricas elı́pticas.

1.13.3. Coordenadas esferoidales oblatas (ξ, η, ϕ)


Se construyen por rotación alrededor del eje y de las coordenadas elı́pticas (véase
figura 1.21). Las superficies coordenadas son las siguientes: esferoides achatados
(ξ = cte) con forma de oblea, hiperboloides de revolución de una hoja (η = cte)
y planos meridianos (ϕ = cte). Las reglas de transformación entre este sistema y
el cartesiano tienen la forma:

x = a cosh ξ cos η cos ϕ, y = a cosh ξ cos η sen ϕ, z = a senh ξ sen η ,

z η = π/2

êϕ
êξ

êη y

η = −π/2

Figura 1.21. Coordenadas esferoidales oblatas


1.13 CONSTRUCCIÓN DE SISTEMAS COORDENADOS 71

con ξ : 0 −→ ∞, η : −π/2 −→ π/2, ϕ : 0 −→ 2π. En estas ecuaciones, z es el


eje de rotación.
Los factores de escala son:
p
hξ = hη = a senh 2 ξ + sen 2 η, hϕ = a cosh ξ cos η .

PROBLEMA: Usando coordenadas esferoidales oblatas, demuestre que el volumen de


un elipsoide prolato de semiejes (a, a, b) es V = 4πa2 b/3.

1.13.4. Coordenadas esferoidales prolatas (ξ, η, ϕ)


Se obtienen por rotación alrededor del eje x de las coordenadas elı́pticas (véase
figura 1.22). Las superficies coordenadas son: esferoides prolatos (ξ = cte) con
forma de habano, hiperboloides de revolución de dos hojas (η = cte) y planos
meridianos (ϕ = cte). Las reglas de transformación son:

x = a senh ξ sen η cos ϕ, y = a senh ξ sen η sen ϕ, z = a cosh ξ cos η ;

los dominios de las coordenadas son ξ : 0 −→ ∞, η : 0 −→ π, ϕ : 0 −→ 2π. En


estas ecuaciones, z es el eje de rotación.
Los factores de escala son:
p
hξ = hη = a senh 2 ξ + sen 2 η, hϕ = a senh ξ sen η .

PROBLEMA: Escriba ∇φ, ∇ · A, ∇ × A, ∇2 φ en coordenadas esferoidales prolatas.


Calcule los elementos diferenciales de superficie y volumen.

η=0
êξ
x

êη

• •
êϕ

y
η=π

Figura 1.22. Coordenadas esferoidales prolatas


72 / Fı́sica matemática

1.13.5. Coordenadas bipolares


Este sistema de coordenadas consta de dos familias de cı́rculos perpendiculares;
una primera con centro en el eje y, que pasa por puntos de coordenadas (a, 0) y
(−a, 0) (véase figura 1.23), y que se describe con la ecuación:
 p 2
x 2 + y − b 2 − a 2 = b2 . (1.68)

La segunda familia, ortogonal a las curvas planas (1.68), se obtiene tomando


el gradiente al siguiente conjunto de curvas construı́das de (1.68):
 p 2
f = x 2 + y − b2 − a 2 − b2 .

El gradiente de la función anterior se escribe en la forma:


 p   
x 2 + y 2 − a2
∇f = 2îx + 2ĵ y − b2 − a2 = 2îx + 2ĵ y − .
2y

De ∇f × dr = 0, se sigue

2y(xdy − ydx) + (x2 + y 2 − a2 )dx = 0 ,

de donde x2 d(y 2 /x) + (x2 − a2 )dx = 0. Integrando, se obtiene:

(x − C)2 + y 2 = C 2 − a2 . (1.69)

Esta ecuación describe cı́rculos con centro en (0, C) y de radio C 2 − a2 .
Puesto que a es fijo, los parámetros C y b definen las nuevas coordenadas; b va
desde a hasta ∞ y es el radio de los cı́rculos con centro en el eje y, en tanto que
C va desde a hasta ∞ y es la distancia del eje y al origen de los cı́rculos con
centro en el eje x.
En vez de los parámetros b y C, que dan lugar a dos familias de curvas pla-
nas, resulta más conveniente introducir (ξ, η), a las que llamaremos coordenadas
bipolares, en la forma (véase figura 1.23):

b = a csc ξ, C = a coth η ,

con lo cual, de (1.68) y (1.69):

x2 + (y − a coth ξ)2 = a2 csc2 ξ, (1.70)


(x − a coth η)2 + y 2 = a2 csch2 η . (1.71)
1.13 CONSTRUCCIÓN DE SISTEMAS COORDENADOS 73

η=0
6
π/
ξ=

.5 η=
−0 0.5
η=

ν = −1 ν=1
ξ = 0, 2π ξ = 0, 2π
(−a, 0) (a, 0)

/6
11π
ξ=
η=0

Figura 1.23. Coordenadas bipolares

El menor de todos los cı́rculos con centro en el eje y tiene radio a, y el mayor
es de radio ∞. Para b positivo, ξ : 0 −→ π, y para b negativo, ξ : π −→ 2π.
Nótese que ξ = π corresponde a −a < x < a, y ξ = 0, 2π corresponde a | x |> a.
Para los cı́rculos centrados en el eje horizontal el centro más cercano al eje y
está en C = ±a, que corresponde a η −→ ±∞; el centro más lejano es C −→ ±∞,
correspondiente a η = 0.
De (1.70) y (1.71) se obtienen las reglas de transformación:

a senh η a sen ξ
x= , y= , z=z ,
cosh η − cos ξ cosh η − cos ξ

de donde los factores de escala resultan ser:


a
hξ = hη = , hz = 1 .
cosh η − cos ξ

Las superficies coordenadas son: cilindros circulares con centro en (0, a cot ξ), ξ :
0 −→ 2π, cilindros circulares con centro en (a coth η, 0), η : −∞ −→ ∞ y planos
perpendiculares al eje z.
Coordenadas toroidales y biesféricas
74 / Fı́sica matemática

Por rotación de las coordenadas bipolares planas alrededor del eje y se obtienen
las coordenadas toroidales. Después de reemplazar x −→ z, y −→ x, z −→ y, de
modo que z sea el eje de rotación, puede escribirse:
a senh η cos ϕ a senh η sen ϕ a sen ξ
x= , y= , z= ,
cosh η − cos ξ cosh η − cos ξ cosh η − cos ξ
con ξ : 0 −→ 2π, η : 0 −→ ∞, ϕ : 0 −→ 2π. Las superficies coordenadas son:
esferas ξ = cte con centro en (0, a cot ξ), toroides η = cte de sección transversal
circular y planos meridianos ϕ = cte. Este ángulo es el azimutal usual. Los
factores de escala tienen la forma:
a a senh η
hξ = hη = , hϕ = .
cosh η − cos ξ cosh η − cos ξ
Un sistema coordenado adicional puede obtenerse si se rotan las coordena-
das bipolares planas alrededor de la lı́nea que une los polos. Estas coordenadas
biesféricas tienen como superficies básicas: esferas η = cte, toroides ξ = cte de
sección transversal circular, y planos meridianos ϕ = cte. Si z es el eje de simetrı́a
del sistema coordenado, las reglas de transformación se escriben:
a sen ξ cos ϕ a sen ξ sen ϕ a senh η
x= , y= , z= ,
cosh η − cos ξ cosh η − cos ξ cosh η − cos ξ
con ξ : 0 −→ π, η : −∞ −→ ∞, ϕ : 0 −→ 2π. Los factores de escala son ahora:
a a sen ξ
hξ = hη = , hϕ = .
cosh η − cos ξ cosh η − cos ξ
PROBLEMA: Escriba ∇φ, ∇ · A, ∇ × A, ∇2 φ en coordenadas toroidales.

1.13.6. Coordenadas elipsoidales confocales


Este sistema de coordenadas (véase figura 1.24), donde la posición de un punto se
describe con (λ, µ, ν), contiene tres familias de superficies ortogonales: elipsoides
triaxiales (λ = cte) de semiejes a, b, c, con a > b > c; hiperboloides de una hoja
(µ = cte), e hiperboloides de dos hojas (ν = cte), descritos, respectivamente, por
las siguientes ecuaciones:
x2 y2 z2
+ + 2 = 1 , con λ < c2 ,
a2 −λ b2 −λ c −λ
x2 y2 z2
+ − = 1 , con c2 < µ < b2 y
a2 − µ b2 − µ µ − c 2
x2 y2 z2
− − = 1 , con b2 < ν < a2 .
a2 − ν ν − b2 ν − c2
1.13 CONSTRUCCIÓN DE SISTEMAS COORDENADOS 75

êλ
µ = cte ê ν
te
ν =c êµ

λ = cte y

Figura 1.24. Coordenadas elipsoidales

Los seis parámetros que aparecen en las anteriores ecuaciones están sujetos a
las siguientes restricciones: a2 > ν > b2 > µ > c2 > λ . Los dominios correspon-
dientes para λ, µ, ν son (0, c2 ), (c2 , b2 ), (b2 , a2 ).
De las tres ecuaciones anteriores se obtienen las reglas de transformación que
conectan las coordenadas elipsoidales (λ, µ, ν) con las cartesianas (x, y, z), y los
factores de escala. Resulta entonces que las reglas de transformación son:
 1/2
(a2 − λ)(a2 − µ)(a2 − ν)
x=±
(a2 − b2 )(a2 − c2 )
 1/2
(b2 − λ)(b2 − µ)(ν − b2 )
y=±
(a2 − b2 )(b2 − c2 )
 1/2
(c2 − λ)(µ − c2 )(ν − c2 )
z=±
(a2 − c2 )(b2 − c2 )
y los factores de escala toman la forma:
 1/2  1/2
(µ − λ)(ν − λ) (ν − µ)(µ − λ)
hλ = , hµ = ,
(a2 − λ)(b2 − λ) (a2 − µ)(µ − b2 )
 1/2
(ν − λ)(ν − µ)
hν = .
(ν − a2 )(ν − b2 )
76 / Fı́sica matemática

PROBLEMA: Escriba ∇2 φ en coordenadas elipsoidales, y los correspondientes elemen-


tos diferenciales de lı́nea, superficie y volumen.
2

Unicidad

¿Bajo qué condiciones es única la solución a una ecuación diferencial ordinaria de


segundo orden? Puesto que las ecuaciones diferenciales se utilizan para describir
fenómenos fı́sicos, cabe también preguntarse ¿qué clase de condiciones es nece-
sario imponer a estas ecuaciones para que describan de manera unı́voca algún
fenómeno fı́sico?
El problema de la unicidad de una solución no es idéntico al de la existencia de
la solución a la ecuación diferencial. En este capı́tulo el interés exclusivo será sólo
la unicidad.
Las consideraciones sobre este problema dan lugar a conjuntos muy especı́ficos
de condiciones necesarias y suficientes que garantizan una solución única de la
ecuación diferencial. Estudiaremos el problema correspondiente a ecuaciones di-
ferenciales ordinarias y parciales de segundo orden.

2.1. Ecuaciones diferenciales ordinarias


Considérese el problema de la unicidad de la solución de la ecuación diferencial
de segundo orden, ordinaria, homogénea y con coeficientes variables:
a2 (x)ÿ(x) + a1 (x)ẏ(x) + a0 (x)y(x) + λy(x) = 0 , a ≤ x ≤ b . (2.1)
Según esto, estudiaremos las condiciones bajo las cuales la solución a la ecua-
ción diferencial es única. Como se demuestra en el capı́tulo 5, toda ecuación de
esta clase puede expresarse como un ecuación de Sturm-Liouville:
d
(q ẏ) + ry + λpy = 0 ,
dx
donde q = a2 p, r = a0 p, y p depende de a1 y a2 .
78 / Fı́sica matemática

Una ecuación diferencial de segundo orden tiene dos soluciones (cuya com-
binación lineal es la solución general). En este apartado pretendemos demostrar
que cada una de las dos soluciones es única. Para ello se asumirá que hay dos
funciones y1 y y2 que satisfacen la misma ecuación diferencial, con el mismo λ y
las mismas condiciones de frontera. Puede entonces escribirse:
d
(q ẏ1 ) + ry1 + λpy1 = 0
dx
d
(q ẏ2 ) + ry2 + λpy2 = 0 .
dx
Multiplicando la primera por y2 , la segunda por y1 , y restándolas, se obtiene:
d
[qW (y1 , y2 )] = 0 , con W ≡ y1 ẏ2 − ẏ1 y2 ;
dx
por integración entre a y x se sigue qW = q(a)W (a).
Si y1 (a) = y2 (a), ẏ1 (a) = ẏ2 (a), entonces W (a) = 0, con lo cual W = 0, de
donde y1 ∝ y2 . En consecuencia, dos soluciones que satisfacen la misma ecuación
diferencial (con el mismo λ) y las mismas condiciones de frontera para y y ẏ, son
coincidentes. Se puede concluir entonces que la solución a la ecuación diferencial
(2.1) es única si se especifican las condiciones de frontera para la pareja (y, ẏ)
en un punto.
Como ejemplo, tomemos la ecuación que describe la caı́da libre en el campo
gravitacional terrestre en cercanı́as de la superficie (g constante):

d2 x
= g.
dt2
Se sigue entonces que x = A + Bt + gt2 /2. Puede escogerse para este caso uno
de los siguientes conjuntos de condiciones de frontera:

a. x = x0 ; ẋ = v0 en t = 0
b. x = x0 en t = 0; x = x1 en t = t1
c. x = x0 en t = 0; ẋ = V en t = t1
d. ẋ = v0 en t = 0; x = x1 en t = t1 ,

con los cuales se obtiene, respectivamente:

a. x = x0 + v0 t + gt2 /2
b. x = x0 + [(x1 − x0 )/t1 − gt1 /2] t + gt2 /2
2.2 ECUACIONES DIFERENCIALES PARCIALES 79

c. x = x0 + (V − gt1 )t + gt2 /2

d. x = x1 + v0 (t − t1 ) + g(t2 − t21 )/2 .

Es posible también imponer las condiciones mixtas:

x/ẋ|t=0 = α , x/ẋ|t=t1 = β ,

con las cuales se obtiene:


(α + t)(β − t1 /2)gt1
x= + gt2 /2 .
(α − β + t1 )

2.2. Ecuaciones diferenciales parciales


¿Bajo qué condiciones una ecuación diferencial parcial lineal e inhomogénea tiene
solución única ? Este problema será planteado para cuatro ecuaciones especı́ficas:
Poisson, difusión, ondas y Schrödinger:

• ∇2 ψ(r) = ρ(r).

• ∇2 − α∂/∂t ψ(r, t) = q(r, t).
 
1
• ∇2 − 2 ∂ 2 /∂t2 ψ(r, t) = g(r, t).
c
 2

~
• − ∇2 + V (r, t) − i~∂/∂t ψ(r, t) = 0.
2m

2.2.1. Ecuación de Poisson


Esta ecuación, fundamental en la teorı́a de los potenciales electrostático y gravi-
tacional, y en la teorı́a de fluidos, tiene la forma:

∇2 ψ(r) = ρ(r) .

La solución a esta ecuación es única si se especifica, sobre la frontera, alguna de


las siguientes condiciones:

• Dirichlet: ψ|S = g(r).

• Neumann: ∂ψ/∂n|S = h(r).

• Mixtas: p ∂ψ/∂n|S + h ψ|S = l(r), con h ≥ 0 y p ≥ 0.


80 / Fı́sica matemática

Las tres condiciones pueden ser utilizadas a la vez, siempre y cuando se refieran
a porciones diferentes de la superficie de frontera.
En el caso de Neumann hay infinitas soluciones que difieren por una constante
arbitraria, lo que puede demostrarse del siguiente modo: asumir que existen dos
funciones ψ1 y ψ2 que satisfacen la ecuación de Poisson con el mismo ρ(r) y las
mismas condiciones de frontera:

ψ1 (r)|S = ψ2 (r)|S = g(r)


∂ψ1 (r)/∂n|S = ∂ψ2 (r)/∂n|S = l(r) .

Si se define ψ2 − ψ1 = U , se sigue ∇2 U = 0 y,

• U |S = 0
• ∂U /∂n|S = 0
• p ∂U /∂n|S + h U |S = 0 .

Del teorema de Green:


Z I I
 2  ∂ψ
ϕ∇ ψ + ∇ϕ · ∇ψ dV = ϕ∇ψ · dS = ϕ dS ,
V S S ∂n

con ϕ = ψ = U , se sigue:
Z I
2 ∂U
(∇U ) dV = U dS .
V S ∂n

La integral de superficie se anula si U |S = 0, o ∂U /∂n|S = 0. En el primer caso


(Dirichlet): (∇U )2 = 0, de donde U = constante; como U |S = 0, la constante
también es cero, tal que U = 0, es decir, ψ1 = ψ2 . En el segundo caso (Neumann):
U = constante, de modo que ψ1 y ψ2 difieren al máximo en una constante.
En el tercer caso (p ∂U /∂n|S + h U |S = 0):
Z I
h 2
(∇U )2 dV = − U dS .
V S p

RLa integral de la izquierda es negativa si h ≥ 0 y p ≥ 0, pero simultáneamente


(∇U )2 dV ≥ 0, pues (∇U )2 ≥ 0. En consecuencia, (∇U )2 = 0, es decir, U es
una constante.
Ası́ pues, en el caso de Dirichlet la solución es única, en tanto que en los dos
restantes todas las soluciones posibles difieren en una constante. Esta demostra-
ción vale también para la ecuación de Laplace ∇2 ψ = 0 .
2.2 ECUACIONES DIFERENCIALES PARCIALES 81

2.2.2. Ecuación de difusión


La ecuación (∇2 − α∂/∂t)ψ(r, t) = q(r, t), donde α es mayor que cero y q repre-
senta una fuente, tiene solución única para t ≥ 0 si se especifica el valor de ψ, o
de su derivada normal, sobre la superficie de frontera, y el valor de ψ en t = 0;
es decir, si se conocen:

∂ψ(r, t)
ψ(r, t)|S = g(r, t) o = l(r, t) y
∂n S
ψ(r, t)|t=0 = f (r) .

Para iniciar la demostración, se asumirá que existen dos funciones ψ1 y ψ2 que


satisfacen la ecuación de difusión con idéntica fuente y las mismas condiciones
inicial y de frontera:

∂ψ1 ∂ψ2
ψ1 |S = ψ2 |S = g(r, t) , o = = l(r, t)
∂n S ∂n S
ψ1 |t=0 = ψ2 |t=0 = f (r) .

Al definir U = ψ2 − ψ1 , se sigue:
 
2 ∂
∇ −α U = 0,
∂t

cuyas condiciones de frontera son:



∂U
U |t=0 = 0 , U |S = 0 o = 0.
∂n S

Si en el teorema de Green:
Z I
 2  ∂ψ
ϕ∇ ψ + ∇ϕ · ∇ψ dV = ϕ dS
V S ∂n

se hace ϕ = ψ = U , se obtiene:
Z I
  ∂U
U ∇2 U + (∇U )2 dV = U dS .
V S ∂n

A la izquierda se reemplaza ∇2 U = α∂U /∂t; la integral de superficie es cero


si U |S = 0 o si ∂U /∂n|S = 0. No se demuestra aquı́, pero es cierto que no
pueden proveerse simultáneamente los valores de ψ|S y ∂ψ/∂n|S sobre la misma
porción de superficie; estos pueden especificarse simultáneamente sobre porciones
82 / Fı́sica matemática

diferentes de la superficie cerrada. Como se verá, esto es válido también para la


ecuación de Poisson y la de ondas.
Se tiene entonces:
Z   Z    
∂U 2 ∂ U2 2
αU + (∇U ) dV = 0 = α + (∇U ) dV ,
V ∂t V ∂t 2
que da lugar a: Z Z
αd
U 2 dV = − (∇U )2 dV ,
2 dt V V
o también:
Z Z
α dI(t) 2
=− (∇U ) dV , con I(t) ≡ U 2 dV ≥ 0 .
2 dt V V

Puesto que (∇U )2 ≥ 0, se sigue:


dI(t)
≤0 y I(t) ≥ 0 .
dt
De acuerdo con el teorema del valor medio,
dI(t1 ) I(t) − I(0) I(t)
= = , 0 < t1 < t ,
dt t t
donde I(0) = 0 pues U |t=0 = 0. Entonces:
dI(t1 )
t = I(t) ,
dt
y como t ≥ 0 y dI(t)/dt ≤ 0, se sigue I(t) ≤ 0; pero es cierto que I(t) ≥ 0. En
consecuencia:
I(t) = 0 ⇒ U = 0,
y por tanto, ψ2 = ψ1 . La solución es única.

Nota
El teorema de unicidad para la ecuación de difusión también se cumple si U y
∂U /∂n son diferentes de cero sobre la superficie, y si es cierto que:

∂ψ
+ h(r) ψ|S = k(r, t) , con h ≥ 0.
∂n S
En tal caso puede escribirse:

∂U
+ hU |S = 0 , y en consecuencia:
∂n S
2.2 ECUACIONES DIFERENCIALES PARCIALES 83

t0
espacio

Figura 2.1. Dominio espaciotemporal de la solución de la ecuación de difusión

Z I
α dI ∂U
= − (∇U )2 dV + U dS
2 dt ∂n
ZV IS
2
= − (∇U ) dV − hU 2 dS ≤ 0 .
V S

A partir de este resultado, con I(0) = 0 e I(t) ≥ 0, se concluye nuevamente


que la solución es única: ψ2 = ψ1 .
Las tres condiciones de frontera:

∂ψ ∂ψ
ψ|S = g(r) , = l(r) y + h ψ|S = k(r, t)
∂n S ∂n S

pueden utilizarse simultáneamente, siempre y cuando sean aplicadas sobre por-


ciones diferentes de la superficie.
El problema de difusión es cerrado espacialmente y abierto temporalmente
(véase figura 2.1). Debe especificarse la función ψ (o su derivada temporal) sobre
toda la frontera espacial y sobre una frontera temporal (t = 0)
Es importante tener en cuenta que ψ(r, t) ha de ser una función continua de r
y t en el volumen V ; también lo deben ser sus derivadas.

2.2.3. Ecuación de ondas


Una onda en tres dimensiones que viaja en un medio isotrópico tiene la forma:
 
2 1 ∂2
∇ − 2 2 ψ(r, t) = g(r, t) .
c ∂t

Esta ecuación tiene solución única si se especifican los valores de ψ (o de


su derivada normal) sobre la frontera, y de ψ y su derivada temporal en algún
84 / Fı́sica matemática

instante t = 0. Éstas se llaman condiciones de Cauchy y tienen la forma siguiente:



∂ψ
ψ|S = k(r, t) , o = h(r, t)
∂n S

∂ψ
ψ|t=0 = l(r) , = m(r) .
∂t t=0
Al definir U = ψ2 − ψ1 , se obtiene la siguiente ecuación de ondas con sus condi-
ciones inicial y de frontera:
 
2 1 ∂2 ∂U
∇ − 2 2 U = 0, U |S = 0 o =0
c ∂t ∂n S

∂U
U |t=0 = 0 , = 0.
∂t t=0

En el teorema de Green:
Z I
 2  ∂ψ
ϕ∇ ψ + ∇ϕ · ∇ψ dV = ϕ dS ;
V S ∂n
y con ψ = U y ϕ = U̇ = ∂U /∂t, es posible escribir la siguiente secuencia:
I Z h i
∂U
U̇ dS = U̇ ∇2 U + ∇U̇ · ∇U dV
S ∂n V
Z " # Z " #
U̇ ∂ 2 U 1 ∂ U̇ 2
= + ∇U̇ · ∇U dV = + (∇U )2 dV
V c2 ∂t2 V 2 ∂t c2
Z " #
d 1 U̇ 2 2
= + (∇U ) dV .
dt V 2 c2

Si U |S = 0, se sigue que U̇ |S = 0, por lo cual:


I
∂U
U̇ dS = 0 .
S ∂n
Si ∂U /∂n|S = 0, se sigue:
I
∂U
U̇ dS = 0 .
S ∂n
En cualquiera de estos dos casos, correspondientes a las condiciones de Dirichlet
o Neumann para frontera espacial, es cierto que:
Z " 2 #
d U̇
+ (∇U )2 dV = 0 ,
dt V c2
2.2 ECUACIONES DIFERENCIALES PARCIALES 85

de donde se concluye que:


Z " #
U̇ 2
+ (∇U )2 dV = constante.
V c2
Si esta expresión se evalúa en t = 0:
Z " 2 #
U̇ (0) 2
+ (∇U (0)) dV = constante.
V c2

y como U |t=0 = U (0) = 0 y U̇ |t=0 = 0, se sigue que la constante es cero:


Z " 2 #
U̇ 2
+ (∇U ) dV = 0 .
V c2
Puesto que ésta es una suma de cuadrados, es obvio que U es constante, y
como además U |t=0 = 0, la constante es cero. En consecuencia, U = 0, por lo
que la solución es única para las condiciones de Dirichlet y Neumann.
Si las ondas son complejas, el teorema de unicidad con condiciones de Cauchy
sigue siendo válido. Es suficiente con utilizar la primera identidad de Green, con
ϕ = U̇ y ψ = U , en la forma:
Z I  
 2 ∗  ∂ψ ∗ ∂ψ
ϕ∇ ψ + ϕ∗ ∇2 ψ + ∇ϕ · ∇ψ ∗ + ∇ϕ∗ · ∇ψ dV = ϕ + ϕ∗ dS .
V S ∂n ∂n
PROBLEMA: ¿Conduce la condición mixta, p ∂ψ | + hψ|S = g(r), a una solución
∂n S
única de la ecuación de ondas?

2.2.4. Ecuación de Schrödinger


Esta ecuación, núcleo de la mecánica cuántica ondulatoria, tiene la forma:
~2 2 ∂ψ(r, t)
− ∇ ψ(r, t) + V (r, t)ψ(r, t) = i~ ,
2m ∂t
y puede ser escrita de esta manera:
∂ψ
∇2 ψ + Aψ = iα .
∂t
La solución a esta ecuación es única si se especifica el valor de ψ, o de su deri-
vada normal sobre la superficie de frontera (o ambas, sobre porciones diferentes
de la superficie), y el valor de ψ en t = 0, es decir, si se conocen:

∂ψ
ψ(r, t)|S = g(r, t) o = l(r, t) y
∂n S
ψ(r, t)|t=0 = f (r) .
86 / Fı́sica matemática

Al igual que en los casos anteriores, sea U = ψ2 − ψ1 , donde ψ2 y ψ1 satisfacen la


ecuación de Schrödinger con el mismo potencial y las mismas condiciones inicial
y de frontera. De la segunda identidad de Green:
Z I  
 2 2
 ∂ψ ∂ϕ
ϕ∇ ψ − ψ∇ ϕ dV = ϕ −ψ dS ;
V S ∂n ∂n

con ϕ = U y ψ = U ∗ , y reemplazando ∇2 U y ∇2 U ∗ , se sigue:


Z I  
d 2 ∂U ∗ ∂U
|U | dV = U − U∗ dS .
dt V S ∂n ∂n

La
R integral de la derecha es cero si U |S = 0 o si ∂U/∂n|S = 0, por lo cual
|U |2 dV es constante; y puesto que U (0) = 0 resulta que la constante es nula y
en consecuencia U = 0; ası́, ψ1 = ψ2 . La solución es, entonces, única.

2.2.5. Ecuaciones anisotrópicas


Las ecuaciones de Poisson, difusión y ondas, cuyas condiciones de unicidad han
sido desarrolladas aquı́, son casos particulares de ecuaciones anisotrópicas (A es
una dı́ada), cuya forma general es la siguiente:

• Ecuación de Poisson anisotrópica:

A : ∇∇ϕ + b · ∇ϕ = f (r) .

• Ecuación de difusión anisotrópica:

∂ψ
A : ∇∇ψ + b · ∇ψ − k = f (r, t) .
∂t

• Ecuación de ondas anisotrópica:

1 ∂2Ψ
A : ∇∇Ψ − = f (r, t) .
c2 ∂t2

Es posible, mediante un procedimiento análogo al realizado en las páginas


anteriores, aunque algo más complejo, demostrar que las condiciones de unicidad
valen también para las correspondientes ecuaciones anisotrópicas.
2.3 ECUACIONES VECTORIALES 87

2.2.6. Condiciones de frontera


Las condiciones de frontera pueden clasificarse en dos categorı́as principales:
generales y especı́ficas.
Una condición de frontera general corresponde a situaciones en las que un
campo se extiende de un medio a otro. En estos casos no podemos especificar
los valores de los campos ni sus derivadas sobre las superficies de separación (in-
terfases), sino alguna relación entre sus valores a ambos lados. Para un campo
electrostático, por ejemplo, el potencial es continuo a través de la interfase en-
tre dos dieléctricos (φ1 |S = φ2 |S ), y si no hay carga superficial en la interfase,
la componente normal del vector de desplazamiento es continua a través de la
interfase (D1 · n̂|S = D2 · n̂|S ). En el caso del campo de temperatura, ésta es
continua en la frontera de separación de dos medios (T1 |S = T2 |S ).
Una condición de frontera especı́fica establece los valores de los campos y sus
derivadas espaciales (o bien sólo alguno de ellos) o temporales (o de ambos tipos)
en las fronteras espaciales (sean ellas superficies, lı́neas o puntos) y en puntos ini-
ciales en el tiempo. A este tipo pertenecen las condiciones de Dirichlet, Neumann,
mixtas y Cauchy.
Las condiciones de frontera especı́ficas pueden subdividirse en homogéneas e
inhomogéneas. Una condición de frontera homogénea puede ser de tres tipos:
φ|S = 0, ∂φ/∂n|S = 0 o αφ|S + β∂φ/∂n|S = 0. La solución del problema de
Sturm-Liouville, en el capı́tulo 5, exige este tipo de condiciones.
Las condiciones de frontera inhomogéneas pueden ser: φ|S = f (r), ∂φ/∂n|S =
g(r) o ψ(r, t)|t=0 = h(r), entre otras.

2.3. Ecuaciones vectoriales


En lo anterior se han considerado ecuaciones diferenciales parciales formadas
con operadores ∇2 , ∂/∂t y ∂ 2 /∂t2 , que actúan sobre funciones escalares ψ(r, t).
Las condiciones de frontera que garantizan la unicidad de la solución de estas
ecuaciones contienen, según cada caso, los valores de ψ|S , ∂ψ/∂n|S y de ψ y
∂ψ/∂t en algún instante t0 .
Es posible estudiar el problema de la unicidad de la solución de ecuaciones
de campo vectoriales. Ejemplos de estos tipos de campos se presentan en las
ecuaciones de onda para los campos electromagnéticos en la teorı́a de Maxwell,
en la ecuación de ondas longitudinales y transversas en un medio elástico, y en
la ecuación de Poisson para el potencial vectorial magnético.
Con el propósito de entrar en el tema, desarrollemos ante todo un par de
identidades integrales.
88 / Fı́sica matemática

1. Del teorema de la divergencia:


Z I
∇ · M dV = dS · M , (2.2)
V S

con M = ϕA, y dado que ϕ un campo escalar, se sigue:


Z I
[ϕ∇ · A + A · ∇ϕ] dV = ϕ n̂ · A dS .
V S

En lo que sigue se desarrolla una identidad en la que ϕ = ∇ · B; ası́:


Z I
[(∇ · A)(∇ · B) + A · ∇(∇ · B)] dV = (n̂ · A)(∇ · B) dS . (2.3)
V S

Teniendo en cuenta la identidad ∇(∇ · B) = ∇ × (∇ × B) + ∇2 B , la ecuación


(2.3) puede escribirse:
Z
[(∇ · A)(∇ · B) + A · ∇ × (∇ × B) + A · ∇2 B] dV
V
I
= (n̂ · A)(∇ · B) dS . (2.4)
S

2. Del teorema de la divergencia, ecuación (2.2), con M = A × C, y usando


∇ · (A × C) = C · ∇ × A − A · ∇ × C , se obtiene:
Z I I
[C · ∇ × A − A · ∇ × C] dV = C · (n̂ × A) dS = A · (C × n̂) dS .
V S S

Si C = ∇ × B, entonces:
Z I
[(∇ × B) · (∇ × A) − A · ∇ × (∇ × B)] dV = (∇ × B) · (n̂ × A) dS
V S
I
= A · [(∇ × B) × n̂)] dS . (2.5)
S

Ahora bien, es cierto, de acuerdo con el teorema de la sección 1.9.3, que un


campo vectorial A puede ser descompuesto en una parte longitudinal y otra
transversa: A=AL +AT =∇ϕ+∇×B, siendo cierto que ∇×AL = 0 y ∇·AT = 0.
Es interesante estudiar, separadamente, las condiciones de frontera pertinentes
para campos longitudinales y transversos para dos ecuaciones de campo especı́fi-
cas, Poisson y ondas.
2.3 ECUACIONES VECTORIALES 89

2.3.1. Ecuación de Poisson vectorial


1. Considérese la ecuación:
∇2 B(r) = J(r) , (2.6)
donde el campo B es longitudinal, es decir, obedece a la ecuación ∇ × B = 0.
Es cierto, entonces, de la ecuación (2.4), que:
Z I
[(∇ · A)(∇ · B) + A · ∇2 B] dV = (n̂ · A)(∇ · B) dS . (2.7)
V S

Con el propósito de estudiar las condiciones de unicidad de la solución a la ecua-


ción (2.6), se asumirá la existencia de dos soluciones, B1 y B2 , que satisfacen
la ecuación vectorial de Poisson y las mismas condiciones de frontera: definiendo
U = B2 − B1 , se obtiene ∇2 U = 0. Ahora, si en (2.7) se hace A = B = U,
Z I
(∇ · U)2 dV = (n̂ · U)(∇ · U) dS .
V S

La integral de superficie se anula si n̂ · U|S = 0 o si ∇ · U|S = 0; en cualquiera de


estos dos casos la integral de volumen se anula. Se sigue entonces que (∇·U)2 = 0.
En consecuencia, U = constante = C.
En el caso en el que n̂ · U|S = 0, correspondiente a una condición del tipo de
Dirichlet, es cierto que n̂ · C = 0, de modo que es suficiente que C sea cero. En
este caso: U = B2 − B1 = 0, por lo cual B1 = B2 , y la solución es única.
En el segundo caso, ∇ · U|S = 0, correspondiente a una condición de Neu-
mann, U es constante; esto indica que hay muchas soluciones que difieren en una
constante vectorial.
2. Considérese de nuevo la ecuación vectorial de Poisson, (2.6), con el campo
B transverso, es decir, ∇ · B = 0. Utilizando la identidad: ∇ × (∇ × B) =
∇(∇ · B) − ∇2 B , se sigue que la ecuación (2.5) se escribe:
Z I
2
[(∇ × A) · (∇ × B) + A · ∇ B] dV = (∇ × A) · (n̂ × A) dS
V S
I
= A · [(∇ × B) × n̂)] dS . (2.8)
S

Para establecer condiciones de unicidad, asumiremos, como antes, soluciones B1


y B2 , que, de nuevo, satisfacen la ecuación de Poisson y las mismas condiciones
de frontera. Si se define U = B2 − B1 , entonces ∇2 U = 0 y por tanto, de (2.8),
con A = B = U se tiene:
Z I I
(∇ × U)2 dV = (∇ × U) · (n̂ × U) dS = U · [(∇ × U) × n̂)] dS .
V S S
90 / Fı́sica matemática

Las integrales de superficie se anulan, respectivamente, si n̂ × U|S = 0 o si


(∇ × U) × n̂|S = 0, las cuales corresponden a las condiciones de Dirichlet o
de Neumann. Argumentos como los presentados anteriormente permiten concluir
que en el primer caso U es cero, de modo que la solución es única, en tanto que
en el segundo hay infinidad de soluciones que difieren en una constante vectorial.

PROBLEMA: ¿Por qué, en la sección 2.3.1, no se incluyó la condición ∇ × U|S = 0 ?

En sı́ntesis, la solución a la ecuación vectorial de Poisson es única (excepto por


una constante aditiva en el caso de Neumann) si se especifica:

a. n̂ · B|S = f (r) o ∇ · B|S = g(r), para campo longitudinal, y


b. n̂ × B|S = a(r) o n̂ × (∇ × B)|S = b(r), para campo transverso.

2.3.2. Ondas vectoriales


La ecuación de ondas vectoriales tiene la forma:
1 ∂2B
∇2 B − = J.
v 2 ∂t2
1. Si B es un campo longitudinal, la solución es única si se especifican las
condiciones de Cauchy:

n̂ · B|S o ∇ · B|S y

∂B
B|t=0 .
∂t t=0
2. Si B es un campo transverso, basta especificar las condiciones de Cauchy:
∂B
n̂ × B|S o n̂ × (∇ × B)|S y B|t=0 , .
∂t t=0
PROBLEMA: Probar las afirmaciones anteriores.
3

Ecuaciones diferenciales

La primera parte de este capı́tulo se dedica a presentar —sin ánimo de profun-


dizar, y solo con el propósito de recordarle al estudiante los temas básicos— las
técnicas de solución de las ecuaciones diferenciales ordinarias y lineales de primer
y segundo orden.
En la segunda parte, siguiendo una técnica inspirada en la clasificación de las
cónicas, se aborda el problema de la clasificación de las ecuaciones diferenciales
parciales lineales de segundo orden en elı́pticas, parabólicas e hiperbólicas; se
introduce luego la separación de variables, que es tal vez la técnica más simple y
conocida de solución de ecuaciones diferenciales parciales, aunque es válida solo
para las homogéneas.
Al final se proponen aplicaciones de la separación de variables en diversos
sistemas coordenados para las ecuaciones de Laplace y de ondas.

3.1. Ecuaciones diferenciales ordinarias


En las siguientes subsecciones se presentan las técnicas más simples y más co-
nocidas de solución de ecuaciones diferenciales ordinarias de diferentes órdenes y
grados. El estudio comienza con la definición básica de un operador.

Operadores

Un operador es una transformación matemática que, aplicada a una función,


produce otra función. En este capı́tulo, el interés se centrará exclusivamente en
los operadores diferenciales.
92 / Fı́sica matemática

Los operadores lineales (L, M) satisfacen las siguientes propiedades:


• L(c1 f1 + c2 f2 ) = c1 Lf1 + c2 Lf2 , donde c1 y c2 son constantes.
• (L + M)f = Lf + Mf.
• LMf = L(Mf ).
Son operadores L lineales:
du
• Lu = .
dx
d2 u du
• Lu = a(x) + b(x) .
dx2 dx
• Lu = ∇2 u .
Son operadores P no lineales (L(f1 + f2 ) 6= Lf1 + Lf2 , etc.):
• Pu = u2 .
du
• Pu = + R(x)u2 .
dx
 2
d2 u du
• Pu = 2 + .
dx dx
 2  2
∂u ∂u
• Pu = + .
∂x ∂y
Z
• Pu = k(x, s)u(s)u(s + x) ds.

• Pu = ∇2 u + keu .
El sı́mbolo D indicará derivación respecto a la variable independiente x:
d dr
D≡ . En general: Dr ≡ , r = 0, 1, 2, . . .
dx dxr
Es cierto que:
• (Dr + Ds )f = (Ds + Dr )f (conmutatividad para adición).
• [Dr + (Ds + Dt )]f = [(Dr + Ds ) + Dt ]f (asociatividad para adición).
• Dr Ds f = Ds Dr f (conmutatividad para multiplicación).
• Dr (Ds Dt )f = (Dr Ds )Dt f (asociatividad para multiplicación).
• Dr (Ds + Dt )f = (Dr Ds + Dr Dt )f (distributividad para multiplicación).
• Dr Ds f = Dr+s f.
• Dr (cf ) = cDr f , donde c es constante
• Dr (emx f ) = emx (D + m)r f.
• (D − m)r (emx f ) = emx Dr f.
3.1 ECUACIONES DIFERENCIALES ORDINARIAS 93

3.1.1. Ecuaciones de primer orden


Las siguientes lı́neas hacen referencia a ecuaciones diferenciales que contienen
derivadas solo de orden uno.

A. Variables separables
Una ecuación diferencial de primer orden dy/dx = f (x, y) es separable si puede
escribirse en la forma:
F (x)dx + G(y)dy = 0 ,
cuya integral es, entonces
Z Z
F (x)dx + G(y)dy = c .

De manera más general, es posible integrar una ecuación del tipo:


A(x, y)dx + B(x, y)dy = 0 ,
si puede ser escrita como du = 0, para lo cual es necesario y suficiente que:
∂A ∂B
= .
∂y ∂x
En este caso la ecuación diferencial es expresable como una diferencial exacta.
PROBLEMAS:
Resuelva las siguientes ecuaciones diferenciales:
• dy/dx = ex−2y .
• dy/dx = ky/x.
• dy/dx = ( sen 2x)/y.
• dy/dx = (y/x) ln x.
• dy/dx = −(x + y)/x.

B. Combinaciones integrables
Si en la ecuación dy/dx = f (x, y) las variables no pueden separarse, puede aun
ser posible ponerla en una forma que permita integrar por combinaciones de
variables de alguno de estos tipos:
• xdy + ydx = d(xy).
• xdy − ydx = x2 d(y/x).
• xdy − ydx = −y 2 d(x/y).
• 2xydy − y 2 dx = x2 d(y 2 /x).
• 2xydx − x2 dy = y 2 d(x2 /y).
94 / Fı́sica matemática

Ejemplo: La ecuación dy/dx = (2x + y)/(3 − x) puede escribirse ası́:


(xdy + ydx) − 3dy + 2xdx = 0, o d(xy − 3y + x2 ) = 0 ,
de donde xy − 3y + x2 = c .
PROBLEMAS:
Resuelva las siguientes ecuaciones diferenciales:
• dy/dx = (2xy 2 + y)/x.
• dy/dx = (x3 − xy 2 − 1)/(x2 y − y 3 ).
• dy/dx = 2xy/(3y 2 − x2 ).
• dy/dx = sen y/(1 − cos y).
• dy/dx = e−y /(2y + xe−y ).

C. Ecuaciones homogéneas
Una función f (x, y) es homogénea de grado m respecto a las variables x y y si,
para todo α, es cierto que f (αx, αy) = αm f (x, y). Una ecuación del tipo
A(x, y)dx + B(x, y)dy = 0 (3.1)
es homogénea si A y B son funciones homogéneas del mismo grado. Como la
sustitución x −→ αx, y −→ αy implica y/x −→ y/x, la sustitución v = y/x hace
que la ecuación (3.1) sea separable.
Como ejemplo, tomemos la ecuación dy/dx = (x − 2y)/(2x − y), la cual puede
escribirse, con y = vx:
d 1 − 2v dv
(vx) = =x +v,
dx 2−v dx
de modo que
dv 1 − 4v + v 2 (2 − v)dv dx
x = , o = ,
dx 2−v 1 + v 2 − 4v x

de donde:  
1
d ln(1 + v 2 − 4v) + ln x = 0 .
2
Ası́ pues: x2 [1 + (y/x)2 − 4y/x] = c.
PROBLEMAS:
Resuelva las siguientes ecuaciones diferenciales:
• dy/dx = (3y 3 − x3 )/3xy 2 .
• dy/dx = (xe−y/x + y)/x.
p
• dy/dx = (y − x2 − y 2 )/x.
• dy/dx = (4x2 + 3y 2 )/2xy.
3.1 ECUACIONES DIFERENCIALES ORDINARIAS 95

Generalización
Considérese ahora una generalización de la idea de homogeneidad. Supóngase que
en la ecuación (3.1) la dimensión de y es cierta potencia m de la dimensión de x,
y que se cumple:
A(αx, αm y) = αr A(x, y), B(αx, αm y) = αs B(x, y) .
Ası́ pues, bajo el reemplazo x −→ αx, y −→ αm y, la ecuación diferencial se
convierte en:
A(αx, αm y)d(αx) + B(αx, αm y)d(αm y) = 0 ,
lo cual quiere decir que:
αr+1 A(x, y) + αs+m B(x, y)dy = 0 . (3.2)
La compatibilidad de (3.1) y (3.2) exige que s = −m + r + 1, tal que una ecuación
del tipo (3.1) es separable si:
A(αx, αm y) = αr A(x, y), B(αx, αm y) = α−m+r+1 B(x, y) .
Es cierto entonces que la sustitución x −→ αx, y −→ αm y implica xm −→
αm y m , y −→ αm y, de donde y/xm −→ y/xm . Esto sugiere la introducción de la
variable adimensional v = y/xm . Ejemplo:
(3xy 3 − 2y)dx + (x + x2 y 2 )dy = 0 . (3.3)
Con el reemplazo x −→ αx, y −→ αm y, se sigue que la nueva ecuación co-
rresponde a la original si 3m + 2 = m + 1. Según esto, m = −1/2, tal que
x −→ αx, y −→ α−1/2 y; de donde xy 2 −→ xy 2 , de modo que puede usarse
v = xy 2 . La ecuación (3.3) se reduce entonces a la forma separable:
(3v − 2)ydv + 5v(1 − v)dy = 0 .

D. Ecuaciones lineales
Una ecuación diferencial de primer orden es lineal cuando tiene potencia 1 en la
variable dependiente y en su derivada. La forma general es:
dy
+ P (x)y = Q(x).
dx
Para resolver esta ecuación se multiplica por una función R(x), y se intenta
obtener a la izquierda la derivada de un producto:
dy
R + RP y = RQ, o
dx
96 / Fı́sica matemática

d dR
(Ry) − y + RP y = RQ .
dx dx
Esta ecuación permite evaluar R si se hace:
d dR
(Ry) = RQ y − RP = 0 .
dx dx
R
P dx
De la segunda ecuación se obtiene dR/R − P dx = 0, de donde R = e ; y de
la primera se concluye:
Z R
Z R R
1 c
y= RQdx + = e− P dx P e P dx dx + ce− P dx .
R R
PROBLEMAS:
Resuelva las siguientes ecuaciones diferenciales:
• dy/dx = (ex − 3xy)/x2 .
• dy/dx = (4x2 − 2y)/x.
• dy/dx = (4 ln x − 2x2 y)/x3 .
• dy/dx = 4e2x + 2y.

3.1.2. Ecuaciones de orden superior


En las siguientes lı́neas se presentan las técnicas más simples de solución a las
ecuaciones diferenciales ordinarias de orden mayor que el primero.

Principio de superposición
Este principio asegura que la solución general de una ecuación homogénea de
orden n del tipo:
Lf = (Dn + αn−1 Dn−1 + . . . + α0 )f = 0
está conformada por la combinación lineal de n soluciones distintas. En particular,
una ecuación diferencial de segundo orden tiene dos soluciones distintas, es decir,
linealmente independientes, f1 y f2 .
Sea {fn } el conjunto de soluciones para una ecuación diferencial ordinaria de
orden n. Si el conjunto es linealmente dependiente,
Pn es posible obtener coeficientes
ci diferentes de cero, de forma tal que i=1 ci fi = 0. Por derivación se sigue:
n
X n
X n
X (n−1)
ci f˙i = 0, ci f¨i = 0, . . . , ci fi = 0.
i=1 i=1 i=1

Hay ası́ n ecuaciones para n valores de ci . Este sistema de ecuaciones diferenciales


tiene solución si el determinante de los coeficientes de ci es cero, es decir, si el
wronskiano de fi , definido por:
3.1 ECUACIONES DIFERENCIALES ORDINARIAS 97


f1 ··· fn

f˙1 ··· f˙n

W = .. .. ..
. . .

f (n−1) ··· fn
(n−1)
1

es nulo. Ası́, el anulamiento de W es condición necesaria para la dependencia


lineal de las funciones {f1 · · · fn }. Si W 6= 0, el conjunto {fn } es linealmente
independiente.

A. Coeficientes constantes
Considérese la ecuación diferencial ordinaria y homogénea de orden n con coefi-
cientes ai constantes:

Lf = (an Dn + an−1 Dn−1 + . . . + a1 D + a0 )f = 0, con an 6= 0 .

Al factorizar, tenemos: Lf = (D − m1 )(D − m2 ) . . . (D − mn )f = 0, cuya solución


es de la forma f = cemx .
Los coeficientes mk , que son las raı́ces de la ecuación, pueden ser reales o
complejos; algunos pueden ser repetidos o todos pueden ser diferentes:
a. Para raı́ces mk reales y distintas, la solución tiene la forma genérica:

f = cemx ;

reemplazando en la expresión factorizada, se sigue:

(m − m1 )(m − m2 ) . . . (m − mn ) = 0 ,

tal que m = mk , con lo cual fk = ck emk x ; en consecuencia, la solución general,


expresada como combinación lineal de las fk , será:
n
X
f= c k em k x .
k=1

Ejemplo: (2D2 + 5D − 3)f = 0, de donde 2m2 + 5m − 3 = 0, con lo cual:

(m − 1/2)(m + 3) = 0 , y ası́ f = c1 ex/2 + c2 e−3x .

b. Para raı́ces mk complejas, la teorı́a algebraica de ecuaciones dice que todas


las raı́ces complejas aparecen en parejas conjugadas: si m = a+ib es raı́z, también
98 / Fı́sica matemática

lo será m∗ = a − ib, con a y b reales. Ası́, la solución de (D2 − AD + B)f = 0,


donde 4B − A2 > 0, es:

f = c1 e(a+ib)x + c2 e(a−ib)x
= eax (ceibx + de−ibx )
= eax (c′ cos bx + d′ sen bx) ,

con a = A/2 , b = 4B − A2 /2.

En general, si las raı́ces son complejas y distintas, la solución general puede


escribirse como la siguiente combinación lineal:
n
X
f= eai xi (ci ′ cos bi x + di ′ sen bi x) .
i=1

Ejemplo: (D2 − 2D + 5)f = 0.


Se obtiene m2 − 2m + 5 = 0 o m = 1 ± 2i, de donde:

f = c1 e(1+2i)x + c2 e(1−2i)x .

c. Raı́ces repetidas. Supóngase que mk se repite k veces. Entonces:

(m − mk )k (m − mk+1 ) . . . (m − mn ) = 0 .

Esta expresión proviene de la factorización

(D − mk )k (D − mk+1 ) . . . (D − mn )f = 0 ,

tal que una de las soluciones es la que corresponde a (D − mk )k f = 0. El caso


trivial (D − mk )(D − mk ) . . . (k veces) f = 0 da f = cemk x , que corresponde a so-
luciones repetidas. Para obtener soluciones distintas basta ensayar f = g(x)emk x ,
de donde se sigue:

(D − mk )k (emk x g) = emk x Dk g = 0, o Dk g = 0 ,

cuya solución es
g = c0 + c1 x + . . . + ck−1 xk−1 ;
por tanto: 
f = c0 + c1 x + . . . + ck−1 xk−1 emk x .
A la anterior solución hay que adicionarle las que se obtienen de las raı́ces no
repetidas de la ecuación.
3.1 ECUACIONES DIFERENCIALES ORDINARIAS 99

Ejemplos
Para las dos siguientes ecuaciones diferenciales encontrar las raı́ces corres-
pondientes:

a. (D2 − 4D + 4)f = 0.
De aquı́ se obtiene (D − 2)2 f = 0 , m = 2, con lo que se concluye que:
f = (c1 + c2 x)e2x .

b. (D5 − 2D3 + D)f = 0.


Las raı́ces son m = 1, 1, −1, −1, 0, tal que
f = (c1 + c2 x)ex + (c3 + c4 x)e−x + c5 e0 .
PROBLEMAS:

1. Halle la solución general de cada una de las siguientes ecuaciones:


• (D 2 + 5D + 6)f = 0.
• (D 4 − 2D 2 )f = 0.
• (D 6 − 4D 4 + 4D 2 )f = 0.
• (D 3 + 8)f = 0.
• (D 4 + 4)f = 0.
2. Resuelva las siguientes ecuaciones diferenciales:
• ẏ − 2y = 0 , con la condición: y(0) = 3.
...
• y − 6ÿ + 12ẏ − 8y = 0 , con y(0) = y(1) = 0 , ẏ(0) = 1.
...
• y −4ẏ + 4y = 0 , con y(0) = 0 , y(1) = 1.
...
• y −2ẏ − 4y = 0 , y(0) = y(1) = 0 , ẏ(0) = 1.

B. Ecuaciones sólo con derivadas de y


En ecuaciones donde no aparece la variable dependiente y sino sólo sus deriva-
das es posible reemplazar la ecuación diferencial por otra de orden menor. Por
ejemplo:
d2 y dy
+2 − 6x − 3 = 0 ,
dx2 dx
y sea p = dy/dx, de modo que dp/dx + 2p − 6x − 3 = 0, cuya solución, por ser
una ecuación lineal, es:
dy
= p = 3x + c1 e−2x ,
dx
de donde, por integración:
3x2
y= + c′1 e−2x + c2 .
2
100 / Fı́sica matemática

PROBLEMAS:
Resuelva las siguientes ecuaciones diferenciales:
• ÿ + ẏ 2 + 4 = 0.
• x2 ÿ + 2xẏ = 0.
• xÿ − ẏ 2 + ẏ = 0.
• x2 ÿ = ẏ.

C. Ecuación de Euler
Otro tipo de ecuación diferencial homogénea, bastante frecuente en aplicaciones
en fı́sica es la asociada al nombre de Euler. Tiene la forma:

Lf = (xn Dn + a1 xn−1 Dn−1 + . . . + an )f = 0 .

La propuesta de solución f = xβ da lugar a la ecuación caracterı́stica:

β(β − 1)(β − 2) . . . + a1 β(β − 1) . . . + . . . + an = 0 ;

como se ve, esta es una ecuación algebraica de orden n, de donde se obtiene un


espectro de n valores para β.
Ejemplo: x2 ÿ + 7xẏ + 9y = 0.
Con y = xβ , y reemplazando en la ecuación diferencial, se obtiene:

β 2 + 6β + 9 = 0, de donde β = −3, −3 .

Por tanto la solución es y = x−3 .

3.1.3. Soluciones homogénea e inhomogénea


Las ecuaciones diferenciales que se han resuelto hasta ahora son homogéneas en
la variable dependiente y. Vale decir que y y sus derivadas aparecen en cada
sumando de la ecuación diferencial con potencia uno.
Consideramos a continuación la ecuación inhomogénea de segundo orden:

a2 (x)ÿ + a1 (x)ẏ + a0 (x)y = f (x) .

La solución yc a la ecuación con f (x) = 0 es llamada solución homogénea


o complementaria, en tanto que la solución yp a la ecuación con f (x) 6= 0 es
llamada solución inhomogénea o particular.
La solución general a una ecuación diferencial lineal inhomogénea es la com-
binación lineal y = yc + yp .
3.1 ECUACIONES DIFERENCIALES ORDINARIAS 101

Solución inhomogénea
Para obtener este tipo de solución se proponen aquı́ tres métodos.

A. Reducción de orden
La ecuación (an Dn + . . . + a0 )y = f (x), con coeficientes constantes, se escribe

a0 (D − m1 )(D − m2 ) . . . (D − mn )y = f (x) .

Si hacemos (D − m2 ) . . . (D − mn )y = u, se tiene a0 (D − m1 )u = f (x), y ésta es


una ecuación lineal de primer orden, de modo que u es directamente evaluable.
Ahora, en u = (D − m2 ) . . . (D − mn )y hacemos (D − m3 ) . . . (D − mn )y = v, tal
que (D − m2 )v = u; de acá se evalúa v, y ası́ sucesivamente.

Ejercicio
La ecuación: (D3 − 2D2 + D)y = x puede escribirse como: (D − 1)(D − 1)Dy = x.
Haciendo u = (D − 1)Dy, se sigue (D − 1)u = x, de donde, según la sección
3.1.1, la solución inhomogénea es u = −x − 1; en consecuencia, (D − 1)Dy =
−x − 1.
Haciendo ahora v = Dy, tenemos (D − 1)v = −x − 1, de donde v = x + 2,
tal que Dy = x + 2, y por tanto yp = x2 /2 + 2x; y como la solución homogénea
es yc = c1 + (c2 + c3 x)ex , se tendrá, como solución:
x2
y= + 2x + c1 + (c2 + c3 x)ex .
2
PROBLEMA: Por reducción de orden, demuestre que la solución a la ecuación
c1 c2
(D − 1)(xD + 3)y = ex es: y = 3 + 3 (x2 − 2x + 2)ex + ex ,
x x
y que xeαx es solución de (D − α)2 y = 0.

B. Coeficientes indeterminados
Este método es válido para funciones f (x) de la forma:

xp eqx , xp eqx cos βx, xp eqx sen βx ,

con p = 0, 1, 2 . . . , y en las que q, α, β son reales. Sea el siguiente caso:

(D2 − 1)y = x2 .

Propóngase como solución un polinomio de grado 2:

y = Ax2 + Bx + C ,
102 / Fı́sica matemática

de donde se obtiene:
2A − Ax2 − Bx − C = x2 ,
tal que A = −1, B = 0, −C + 2A = 0; ası́: y = −x2 − 2.
En el caso de la ecuación diferencial de orden n con coeficientes variables:

(an (x)Dn + an−1 (x)Dn−1 . . . + a0 (x))y = f (x) ,

donde f (x) tiene forma polinomial de grado p (f (x) = Cxp ), y si a0 6= 0, es


necesario que el grado de y no exceda a p ; ası́:

y = Axp + Bxp−1 + . . . + Kx + L .

Si a0 = 0, habrá una raı́z m = 0, y en este caso:

y = x(Axp + Bxp−1 + . . . + Kx + L) .

Si a0 = a1 = 0, habrá dos raı́ces m = 0 y por tanto:

y = x2 (Axp + Bxp−1 + . . . + Kx + L) .

Una prescripción general, enunciada sin prueba, es la siguiente: dada una


ecuación diferencial lineal inhomogénea de orden n:

(an (x)Dn + an−1 (x)Dn−1 . . . + a0 (x))y = f (x) ,

con:
f (x) = Cxp eαx cos βx + C ′ xp eαx sen βx ,
donde p = 0, 1, 2 . . . y α, β son números reales (incluyendo el cero), C y C ′ son
constantes distintas de cero. Si r es el número de veces que α + iβ es raı́z de
(an Dn + . . . a0 )y = 0, la solución particular es:

yp = (A1 xp + B1 xp−1 + . . . + L1 )xr eαx cos βx

+(A2 xp + B2 xp−1 + . . . + L2 )xr eαx sen βx .


Esta regla es aplicable a cada uno de los términos que componen f (x).
PROBLEMAS:
Resuelva las siguientes ecuaciones diferenciales:
• (D 2 − 4)y = 4x − 3ex .
• (D 2 − 4D + 5)y = 2e2x cos x − 5.
• (D 2 + 1)y = 2 cos x − 3 cos 2x.
• (D 2 + 2D + 5)y = 3e−x sen x.
3.1 ECUACIONES DIFERENCIALES ORDINARIAS 103

C. Variación de parámetros
Aunque será propuesto sólo para ecuaciones de segundo orden, este método es
extensible a ecuaciones de orden n; asimismo, puede aplicarse a ecuaciones con
coeficientes constantes o variables, y supone conocida la solución homogénea.
Dada la ecuación diferencial:

a2 (x)ÿ + a1 (x)ẏ + a0 (x)y = f (x) , (3.4)

si u y v son las soluciones a la ecuación homogénea, la solución general ho-


mogénea para dicha ecuación es yc (x) = c1 u(x) + c2 v(x). El método de variación
de parámetros asume la siguiente solución para la ecuación inhomogénea:

yp (x) = P (x)u(x) + Q(x)v(x) , (3.5)


donde P (x) y Q(x) son funciones desconocidas de x, a las que se pretende evaluar.
Se sigue, entonces, que

ẏp = Ṗ u + Q̇v + P u̇ + Qv̇


d
ÿp = (Ṗ u + Q̇v) + P ü + Qv̈ + Ṗ u̇ + Q̇v̇ .
dx
Reemplazando ẏp y ÿp en (3.4), se obtiene:
  h i
d
a2 (Ṗ u + Q̇v) + P ü + Qv̈ + Ṗ u̇ + Q̇v̇ + a1 (Ṗ u + Q̇v) + P u̇ + Qv̇
dx
+ a0 [P u + Qv] = f (x) ,

que puede escribirse:


 
d
a2 (Ṗ u + Q̇v) + Ṗ u̇ + Q̇v̇ + a1 (Ṗ u + Q̇v) + P [a2 ü + a1 u̇
dx
+ a0 u] + Q[a2 v̈ + a1 v̇ + a0 v] = f (x) .

Puesto que u y v son soluciones homogéneas de (3.4), los dos últimos cor-
chetes se anulan, por lo cual la ecuación anterior se escribe:
 
d
a2 (Ṗ u + Q̇v) + Ṗ u̇ + Q̇v̇ + a1 (Ṗ u + Q̇v) = f (x) .
dx

Para evaluar P y Q se necesitan dos ecuaciones. Este método (debido a


Legendre) sugiere escoger la condición:

Ṗ u + Q̇v = 0 , (3.6)
104 / Fı́sica matemática

de acuerdo con la cual:


a2 [Ṗ u̇ + Q̇v̇] = f (x) . (3.7)
Estas dos ecuaciones, resueltas simultáneamente, permiten evaluar Ṗ y Q̇:
f (x)v(x) f (x)v(x)
Ṗ (x) = − =−
a2 (x)[u(x)v̇(x) − v(x)u̇(x)] a2 (x)W [u(x), v(x)]
f (x)u(x) f (x)u(x)
Q̇(x) = = .
a2 (x)[u(x)v̇(x) − v(x)u̇(x)] a2 (x)W [u(x), v(x)]
De acuerdo con la sección 3.1.2, debido a la independencia lineal de u(x) y v(x),
el wronskiano W [u(x′ ), v(x′ )] no se anula en ningún punto del dominio de la
variable x. Se sigue entonces:

yp = P u + Qv
Z Z
f (x′ )v(x′ ) ′ f (x′ )u(x′ )
= −u(x) dx + v(x) dx′
a2 (x′ )W [u(x′ ), v(x′ )] a2 (x′ )W [u(x′ ), v(x′ )]
Z x
v(x)u(x′ ) − u(x)v(x′ )
= f (x′ ) dx′
a2 (x′ )W [u(x′ ), v(x′ )]
Z x
= G(x, x′ )f (x′ ) dx′ . (3.8)

La cantidad G(x, x′ ) es la función de Green asociada al operador L = a2 D2 +


a1 D + a0 , y tiene la forma:
v(x)u(x′ ) − u(x)v(x′ )
G(x, x′ ) = .
a2 (x′ )W [u(x′ ), v(x′ )]
Por sustitución de (3.8) en la ecuación diferencial (3.4), se sigue que:
Z h i
a2 G̈ + a1 Ġ + a0 G f (x′ ) dx′ = f (x),

por lo cual G(x, x′ ) satisface la ecuación diferencial:

d2 G(x, x′ ) dG(x, x′ )
a2 2
+ a1 + a0 G(x, x′ ) = δ(x − x′ ) ;
dx dx
puede entonces escribirse:

LG(x, x′ ) = δ(x − x′ ) . (3.9)

Observemos, en particular, que esta función de Green permite resolver el proble-


ma del oscilador armónico forzado y amortiguado. Nótese también que la función
3.1 ECUACIONES DIFERENCIALES ORDINARIAS 105

de Green está asociada al operador L, y no a la forma del término inhomogéneo


en (3.4). Este tema se retoma en el capı́tulo 7.

Ejercicio
Sea ÿ + 4y = tan 2x. Es cierto que las soluciones homogéneas son u = cos 2x, v =
sen 2x, tal que la solución inhomogénea de (3.4) toma la forma
y = P (x) cos 2x + Q(x) sen 2x ;
entonces, las ecuaciones (3.6) y (3.7), que permiten evaluar Ṗ y Q̇, son:
Ṗ cos 2x + Q̇ sen 2x = 0, −2Ṗ sen 2x + 2Q̇ cos 2x = tan 2x .
Al resolver la ecuación para Ṗ y Q̇, e integrar, se obtiene:
sen 2x 1
• P = − ln(sec 2x + tan 2x) + c1
4 4
cos 2x
• Q=− + c2 ,
4
de modo que:
1
y = − cos 2x ln(sec 2x + tan 2x) + c1 cos 2x + c2 sen 2x .
4
En este caso:
 
′ 1 ′ cos 2x sen 2 2x′
W [u(x), v(x)] = 2, G(x, x ) = sen 2x sen 2x − .
2 cos 2x′
PROBLEMAS:
1. Halle la solución general de las siguientes ecuaciones:
• (D 2 − 4)y = 4x − 3ex .
• (D 2 + 4D + 4)y = xe2x .
• (D 2 + 3D − 4)y = x2 ex .
• (D 2 + 2aD + b2 )y = Ce−ax sen cx.
• (D + 3)2 y = (x + 1)ex .
• (D 2 + 1)y = 1/cos x.
2. Calcule la función de Green para los siguientes operadores:
• L = D 2 + 3.
• D 2 + 4D + 4.
• D 2 − D − 2.
• (1 − x2 )D 2 − 2xD.
• xD 2 − (1 + 2x2 )D.
• x2 D 2 − 2xD + 2.
106 / Fı́sica matemática

3. Para cada una de las siguientes ecuaciones diferenciales verifique que yc es la


solución homogénea y halle luego la solución particular yp .
• xÿ + ẏ = x + 1, x : (0, ∞), yc = c1 + c2 ln |x|.
• x2 ÿ − 2xẏ + 2y = x3 ln x, x > 0, yc = c1 x + c2 x2 .
• x2 ÿ − xẏ + y = x(x + 1), yc = x(c1 + c2 ln |x|
• ( sen 4x)ÿ − 4(cos2 2x)ẏ = tan x, yc = c1 + c2 cos 2x.
2 2
• xÿ − (1 + 2x2 )ẏ = x5 ex , yc = c1 + c2 ex .
4. Resuelva el problema de valores iniciales para el oscilador armónico forzado y
subamortiguado:
(D 2 + 2aD + b2 )y = sen ωt, y(0) = A, ẏ(0) = 0 ,
donde a, b, ω son constantes reales y a < b. Considere separadamente los casos: 1.
a = 0, b = ω. 2. a 6= 0, o b 6= ω.

El caso n−dimensional
El método de variación de parámetros puede extenderse al caso de ecuaciones
lineales de orden n. Sea:
(an Dn + an−1 Dn−1 + · · · + a0 )y(x) = f (x) ,
y supóngase conocida la solución homogénea:
yc (x) = c1 y1 (x) + c2 y2 (x) + · · · + cn yn (x) .
Búsquese una solución particular en la forma:
yc (x) = c1 (x)y1 (x) + c2 (x)y2 (x) + · · · + cn (x)yn (x) .
Se imponen, como generalización de (3.6) y (3.7), las siguientes condiciones:
ċ1 (x)y1 (x) + · · · + ċn (x)yn (x) = 0
ċ1 (x)ẏ1 (x) + · · · + ċn (x)ẏn (x) = 0
··· ···
(n−2)
ċ1 (x)y1 (x) + · · · + ċn (x)yn(n−2) (x) = 0
(n−1)
an [ċ1 (x)y1 (x) + · · · + ċn (x)yn(n−1) (x)] = f (x) .
Este sistema de n ecuaciones para el conjunto {cn } tiene solución si el wronskiano
W [y1 (x), · · · , yn (x)] no es nulo, es decir, si el conjunto {yn (x)} es linealmente
independiente.
Es posible demostrar que:
Vk (x)f (x)
ck (x) = ,
an (x)W [y1 (x), · · · , yn (x)]
3.1 ECUACIONES DIFERENCIALES ORDINARIAS 107

donde Vk representa el determinante obtenido, si en el wronskiano se reemplaza


la k-esima columna por:  
0
 .. 
 . 
 .
 0 
1
Entonces, la solución particular se escribe:
Z
y1 (x)V1 (x′ ) + · · · + yn (x)Vn (x′ )
yp (x) = f (x′ ) dx′
an (x′ )W [y1 (x′ ), · · · , yn (x′ )]
Z
= G(x, x′ )f (x′ ) dx′ ,

donde G(x, x′ ) es la función de Green para el operador L = an Dn + an−1 Dn−1 +


· · · + a0 , dada por:
y1 (x)V1 (x′ ) + · · · + yn (x)Vn (x′ )
G(x, x′ ) = ,
an (x′ )W [y1 (x′ ), · · · , yn (x′ )]
o, explı́citamente:

y1 (x′ ) ··· yn (x′ )

ẏ1 (x′ ) ··· ẏn (x′ )

··· ···
(n−2)
y (x′ ) ···
(n−2) ′
yn (x )
1
1 y1 (x) ··· yn (x)
G(x, x′ ) = .
an (x′ ) y1 (x′ ) ··· yn (x′ )

ẏ1 (x′ ) ··· ẏn (x′ )

··· ···
(n−2) ′ (n−2) ′
y (x ) ··· yn (x )
1
y (n−1) (x′ ) ···
(n−1) ′
yn (x )
1

Ejercicio
...
Halle una solución particular de la ecuación 3 y + 5ÿ − 2ẏ = f (x) , con x :
(−∞, ∞). La solución homogénea es:

yc (x) = c1 + c2 e−2x + c3 ex/3 ,

de donde:
yp (x) = c1 (x) + c2 (x)e−2x + c3 (x)ex/3 .
108 / Fı́sica matemática

Las funciones c1 (x), c2 (x), c3 (x) satisfacen las siguientes condiciones:

ċ1 + ċ2 e−2x + ċ3 ex/3 = 0


1
−2ċ2 e−2x + ċ3 ex/3 = 0
3
−2x 1 f (x)
4ċ2 e + ċ3 ex/3 = .
9 3
De ahı́ se sigue que ċ1 = −f (x)/2, ċ2 = e2x f (x)/4, ċ3 = 3 e−x/3 f (x)/7, tal que la
solución particular es:
Z  
1 1 −2(x−x′ ) 3 (x−x′ )/3
yp (x) = − + e + e f (x′ ) dx′ .
2 14 7

La función de Green del operador L = D3 + 53 D2 − 23 D es:

3 3 −2(x−x′ ) 9 (x−x′ )/3


G(x, x′ ) = − + e + e .
2 14 7
PROBLEMAS:
1. Halle la solución particular de las siguientes ecuaciones diferenciales (véase el
apéndice D para la solución a ecuaciones cúbicas):
• (D 3 − D)y = sen x.
• (D 4 − D 2 )y = 2x e2x .
• (D 4 − 1)y = x2 + 1.
• (D 3 − 7D + 6)y = 2 sen x.
• (D 3 − 3D 2 + 4D − 2)y = ex csc x.
• (D 4 − 2D 3 + D 2 )y = 6 ex − 2.
2. Calcule G(x, x′ ) para los siguientes operadores:
• L = D 2 (D − 1).
• L = D(D 2 − 4).
• L = D 2 (D 2 − 1).
• L = D 4 − 1.
5 3
• L = D3 − D2 − .
2 2
• L = D 3 − 6D 2 + 11D − 6.

La función de Green
En lo que sigue se asumen operadores del tipo:

L = a2 (x)D2 + a1 (x)D + a0 .
3.1 ECUACIONES DIFERENCIALES ORDINARIAS 109

Definición
G(x, x′ ) es una función de Green para problemas de valores iniciales en los que
intervenga el operador lineal L, si y solo si G(x, x′ ) posee las siguientes propie-
dades:
a. G(x, x′ ) está definida en cada punto del plano (x, x′ ) en el dominio (a, b).
b. G(x, x′ ), ∂G(x, x′ )/∂x,· · · , ∂ n G(x, x′ )/∂xn , son continuas en cada punto
en el dominio R.
c. Para todo x0 en el dominio, la función
Z x
y(x) = G(x, x′ )f (x′ ) dx′
x0

es una solución del problema de valores iniciales Ly = 0, y(x0 ) = ẏ0 = y n−1 (x0 ) =
0. En particular, en el caso de operadores L con coeficientes constantes, es cierto
que G(x, x′ ) = y(x − x′ ), donde y(x) es la solución en (−∞, ∞) del problema de
valores iniciales
Ly = 0, y(0) = ẏ(0) = · · · = y n−2 (0) = 0, y n−1 (0) = 1 .

3.1.4. Segunda solución


Supóngase que la solución y1 de la ecuación diferencial homogénea:
ÿ + P (x)ẏ + Q(x)y = 0 (3.10)
ha sido evaluada por algún método; se nos pide obtener la segunda solución y2 .
Con este propósito se define el wronskiano:

y1 y2
W = = y1 ẏ2 − y2 ẏ1 , derivando con respecto a x se obtiene:
ẏ1 ẏ2

Ẇ = ẏ1 ẏ2 + y1 ÿ2 − ẏ2 ẏ1 − y2 ÿ1 .


Reemplazando ÿ1 y ÿ2 de
ÿ1 + P ẏ1 + Qy1 = 0 y ÿ2 + P ẏ2 + Qy2 = 0 , se sigue:
Ẇ = P (y2 ẏ1 − y1 ẏ2 ) = −P W , es decir
Z x
dW W
= −P dx , de donde: ln =− P dx .
W W0 a
El wronskiano es, entonces:
Rx
 
d y2
W = W0 e− a P dx = y1 ẏ2 − ẏ1 y2 = y12 ;
dx y1
110 / Fı́sica matemática

en consecuencia: Z Rx
x
y2 e− a
P dx
= W0 dx .
y1 a y12
Ası́ pues, la segunda solución se calcula con:
Z Rx
x
e− a
P dx
y2 = Cy1 dx . (3.11)
a y1 2

Los lı́mites inferiores de ambas integrales pueden desecharse porque dan lugar,
nuevamente, a y1 .
Como ejemplo, tomemos la siguiente ecuación diferencial:

ÿ + α2 y = 0 .

Una solución es: y1 = A sen αx.


La segunda solución será:
Z Z Z
dx dx
y2 ∝ y1 = sen αx = sen αx csc2 x dx
y12 sen 2 αx
= sen αx(− coth αx) = − cos αx .

3.1.5. Una transformación


Una transformación general, que resulta ser bastante útil, puede realizarse sobre
la ecuación (3.10). Tiene la forma y = v(x)q(x). Reemplazando en (3.10) se
obtiene:
qv̈ + v̇(2q̇ + P q) + v(q̈ + P q̇ + Qq) = 0 . (3.12)
Considérense las dos siguientes opciones:
1. Si q es solución a la ecuación (3.10), q = y1 (x), entonces:

qv̈ + v̇(2q̇ + P q) = 0 ,

cuya solución (hágase v̇ = u) tiene la forma:


Z R
e− P dx
v = Cy1 (x) dx ,
y12

en concordancia con (3.11).


2. Si, más bien, se impone la condición:

2q̇ + P q = 0 , (3.13)
3.1 ECUACIONES DIFERENCIALES ORDINARIAS 111

por sustitución en (3.12) se obtiene:


v
v̈ + (2Q − P 2 − Ṗ ) = 0 ,
2
cuya forma general es:
v̈ + R(x)v = 0 . (3.14)
Ası́, toda ecuación diferencial del tipo (3.10) puede llevarse a la forma ante-
rior mediante la sustitución y = vq, con:
1
R
q(x) = e− 2 P dx
.

La forma (3.14) es útil para obtener soluciones aproximadas, como se verá en las
lı́neas que siguen.

Método WKB
Supóngase que la ecuación diferencial (3.10) ha sido llevada a la forma (3.14) y
que se busca una solución aproximada. Si el término R fuese una constante, la
solución v(x) tendrı́a la forma:

v(x) = v0 e−Rx .

Inspirada en esta forma exponencial, puede proponerse, para el caso más


general en que R = R(x), una solución del tipo:

v(x) = Ceφ(x) , (3.15)

donde C es una constante. Por sustitución de (3.15) en (3.14) obtenemos:


 2
φ̇(x) + φ̈ + R(x) = 0 . (3.16)

Si φ̈ es pequeño en comparación con R(x), puede escribirse:


 2
φ̇(x) + R(x) ≈ 0 ,

cuya solución es: Z √


φ(x) ≈ ±i R dx .

Una primera aproximación a φ̈ resulta ser entonces:

iṘ
φ̈ ≈ ± √ . (3.17)
2 R
112 / Fı́sica matemática

La condición de pequeñez de φ̈ respecto a R puede entonces expresarse en la


forma:
1 Ṙ

φ̈ ≈ √ ≪ R . (3.18)
2 R
Ası́ pues, la primera aproximación a v(x) toma la forma:
R √
v(x) ≈ Ce±i R dx
.

Por sustitución de φ̈, de la ecuación (3.17), en (3.16), puede conseguirse una


segunda aproximación para φ:
  iṘ
φ̇2 ± √ + R ≈ 0 ,
2 R
de donde se obtiene:  1/2
iR
φ̇ ≈ ± −R ∓ √ ;
2 R
expandiendo en forma binomial, y teniendo en cuenta la ecuación (3.18), se sigue:
√ φ̇
φ̇ ≈ i R − ,
4R
en consecuencia: Z √
φ ≈ ±i R dx + ln R−1/4 ,

tal que la nueva solución aproximada es:


1 h R √ R √ i
v(x) ≈ 1/4 C1 ei R dx + C2 e−i R dx .
R


Esta es la solución a la ecuación (3.14) si φ̈ ≪ R. La solución falla si R varı́a
rápidamente o si pasa por el valor cero.
El caso tı́pico de esta ecuación, cuyo método de solución es conocido co-
mo WKB (Wentzel, Kramers, Brillouin), es el de la ecuación unidimensional de
Schrödinger independiente del tiempo:

~2
− ψ̈ + (V − E)ψ = 0 ,
2m
cuya solución aproximada es:
1 h i
R √
2m(E−V ) dx i
R √ i
ψ≈ C1 e ~ + C 2 e− ~ 2m(E−V ) dx
, (3.19)
V −E
3.2 ECUACIONES DIFERENCIALES PARCIALES 113

si se cumple (3.18), que toma la forma:

d 2√
(E − V ) ≪ 2m(V − E)3/2 , o:
dx ~
d(E − V ) 2p
≪ 2m(E − V ) dx .
(E − V ) ~
Puesto que la raiz/~pen el exponencial de (3.19) puede interpretarse como el
número de onda k = 2m(E − V )/~, puede escribirse:

d(E − V ) 2
≪ k dx ,
(E − V ) ~

de modo que, con k = 2π/λ :

d(E − V ) dx
≪ ;
(E − V ) λ

esto es, el cambio fraccional en E −V debe ser pequeño respecto al cociente dx/λ.
Esto significa que dx debe ser grande en comparación con λ, o que la variación
fraccional de E − V en una longitud de onda debe ser pequeña. Más información
sobre este tema puede encontrarse en Park (1974: 104ss).

3.2. Ecuaciones diferenciales parciales


Muchas situaciones fı́sicas pueden ser descritas utilizando ecuaciones diferenciales
que incluyen funciones de dos o más variables. Éstas se conocen como ecuacio-
nes diferenciales parciales, pues incluyen derivadas respecto a cada una de las
variables involucradas.
Se llama ecuación diferencial parcial de segundo orden, en las variables inde-
pendientes x y y, a una relación entre la función incógnita u(x, y) y sus derivadas
parciales hasta el segundo orden:

F (x, y, ux , uy , uxx , uxy , uyy ) = 0 .

Algo similar aplica para un número mayor de variables independientes.


Una ecuación diferencial parcial es lineal respecto a la derivada de segundo
orden si tiene la forma:

Auxx + Buxy + Cuyy + F1 (x, y, u, ux , uy ) = 0 ,

donde A, B, C son, en general, funciones de x y y.


114 / Fı́sica matemática

La ecuación será lineal si lo es respecto a la función u y a sus primeras y


segundas derivadas:
Auxx + Buxy + Cuyy + Dux + Euy + F u = G ,
donde A, B, C, D, E, F, G son, en general, funciones de x y y. La ecuación es
homogénea si G = 0.

3.2.1. Clasificación de las ecuaciones diferenciales parciales


Las ecuaciones diferenciales parciales pueden ser reducidas a formas más simples
con un doble propósito. El primero es lograr una clasificación relacionada con
las condiciones de frontera; el segundo es permitir la aplicación de la técnica de
separación de variables.
Antes de entrar en el problema de la reducción de estas ecuaciones, conviene
estudiar el correspondiente problema algebraico: la reducción de las cónicas a su
forma canónica.

A. Cónicas
La expresión cuadrática
Ax2 + Bxy + Cy 2 + Dx + Ey + F = 0
describe una cónica, como puede comprobarse si se realiza una rotación de coor-
denadas que elimine el término cruzado xy. Tal procedimiento alinea los ejes
coordenados con los ejes de simetrı́a de las cónicas.
Bajo la rotación x = x′ cos θ − y ′ sen θ, y = y ′ cos θ + x′ sen θ, la ecuación de
las cónicas toma la forma
A′ x′2 + B ′ x′ y ′ + C ′ y ′2 + D′ x′ + E ′ y ′ + F = 0 ,
donde los coeficientes tienen las siguientes formas:
A′ = Acos2 θ + C sen 2 θ + B sen θ cos θ,
B ′ = (C − A) sen 2θ + B cos 2θ,
C ′ = A sen 2 θ + Ccos2 θ − B sen θ cos θ,
D′ = D cos θ + E sen θ y
E ′ = −D sen θ + E cos θ .
El término x′ y ′ puede eliminarse si se hace B ′ = 0, esto es, si tan 2θ = B/(A−C) .
De este modo, la ecuación diagonalizada es:
A′ x′2 + Cy ′2 + D′ x′ + E ′ y ′ + F ′ = 0 . (3.20)
3.2 ECUACIONES DIFERENCIALES PARCIALES 115

Si A′ 6= 0 y C ′ 6= 0, esta ecuación es, equivalentemente:

A′ (x′ + D′ /2A′ )2 + C ′ (y ′ + E ′ /2C ′ )2 + F ′ = 0 ,

donde F ′ = F − D′2 /4A′ − E ′2 /4C ′ .


Se obtienen ası́ elipses e hipérbolas, cuyas formas canónicas son:

A′ (x′ − x′0 )2 + C ′ (y ′ − y0′ )2 + F ′ = 0 .

Las elipses corresponden a A′ C ′ > 0, y las hipérbolas a A′ C ′ < 0. El caso


de las parábolas, correspondiente a A′ C ′ = 0, ha de estudiarse partiendo de la
ecuación diagonalizada y sin factorizar (3.20).

B. Ecuaciones diferenciales
Considérense ecuaciones diferenciales en dos variables, con coeficientes constan-
tes, del tipo:

Auxx + Buxy + Cuyy + Dux + Euy + F u = G(x, y) , (3.21)

donde u = u(x, y).


Bajo la rotación de coordenadas x′ = x cos θ +y sen θ, y ′ = −x sen θ +y cos θ,
se obtiene:
∂u ∂u ∂x′ ∂u ∂y ′
= ′
+ ′ = u′x cos θ − u′y sen θ = ux
∂x ∂x ∂x ∂y ∂x
∂2u
= u′xx cos2 θ − 2u′xy sen θ cos θ + u′yy sen 2 θ = uxx
∂x2
∂u
= u′x sen θ + u′y cos θ = uy
∂y
∂2u
= u′xx sen 2 θ + 2u′xy sen θ cos θ + u′yy cos2 θ = uyy
∂y 2
∂2u
= u′xx sen θ cos θ + u′xy (cos2 θ − sen 2 θ) − u′yy sen θ cos θ = uxy .
∂x∂y

Reemplazando en (3.21) y factorizando:

[A cos2 θ + B sen θ cos θ + C sen 2 θ]u′xx + [(C − A) sen 2θ + B cos 2θ]u′xy


+[A sen 2 θ − B sen θ cos θ + C cos2 θ]u′yy + [D cos θ + E sen θ]u′x ]
+[−D sen θ + E cos θ]u′y + F u′ = G′ ], o

A′ u′xx + B ′ u′xy + C ′ u′yy + D′ u′x + E ′ u′y + F u′ = G′ .


116 / Fı́sica matemática

En el nuevo sistema de coordenadas el término mixto u′xy desaparece si



B = 0, es decir si:
B
tan 2θ = (3.22)
A−C
y la ecuación diferencial es:
A′ u′xx + C ′ u′yy + D′ u′x + E ′ u′y + F u′ = G′ . (3.23)
En los coeficientes A′ , C ′ , D′ , E ′ el ángulo θ está dado por la ecuación (3.22).
La ecuación (3.23) puede factorizarse ası́:
   
D′ E ′ u′y
A′ u′xx + ′ u′x + C ′ u′yy + + F u′ = G′ ,
A C′
con A′ 6= 0 y C ′ 6= 0. O también:
 2  2
D′ E′
A′ Dx′ + u ′
+ C ′
D y ′ + u′ + F ′ u′ − G′ = 0 , (3.24)
2A′ 2C ′
con las convenciones:
2 2
∂ ∂ ′ D′ E′
Dx′ ≡ , Dy ′ ≡ , F = F − − .
∂x′ ∂y ′ 4A′ 4C ′
La ecuación (3.24) se asemeja a las cónicas pues su forma genérica es:
A′ (x − x0 )2 + C ′ (y − y0 )2 + F = 0 .
Ası́ pues, se dice que la ecuación (3.23) es de tipo elı́ptico si A′ C ′ > 0,
hiperbólico si A′ C ′ < 0 y parabólico si A′ C ′ = 0 (en el último caso, el análisis
se hace partiendo de la ecuación (3.23) para evitar los infinitos que aparecen en
(3.24)). Si C ′ = 0, el tipo parabólico toma la forma:
 2
D′
A′ Dx′ + u′ + E ′ uy + F ′′ u − G′ = 0 .
2A′
Ahora bien, conviene expresar las condiciones A′ C ′ > 0, A′ C ′ < 0, A′ C ′ = 0
en forma tal que aparezcan directamente los coeficientes A, B, C . . . de la ecuación
original (3.21). Teniendo en cuenta que:
A′ = A cos2 θ + B sen θ cos θ + C sen 2 θ
1
= [A(1 + cos 2θ) + B sen 2θ + C(1 − cos 2θ)]
2
C′ = A sen 2 θ − B sen θ cos θ + C cos2 θ
1
= [A(1 − cos 2θ) − B sen 2θ + C(1 + cos 2θ)] ,
2
3.2 ECUACIONES DIFERENCIALES PARCIALES 117

y que, de tan 2θ = B/(A − C) se sigue:


B A−C
sen 2θ = p , cos 2θ = p , (3.25)
(A − C)2 + B 2 (A − C)2 + B 2
los coeficientes A′ y C ′ pueden escribirse:
1h p i
A′ = (A + C) + (A − C)2 + B 2 y
2
1h p i
C′ = (A + C) − (A − C)2 + B 2 ,
2
de donde A′ C ′ = [4AC − B 2 ]/4 .
Se sigue, entonces, que:

A′ C ′ >0 si − B 2 + 4AC > 0,


A′ C ′ <0 si − B 2 + 4AC < 0,
A′ C ′ =0 si − B 2 + 4AC = 0.
En consecuencia, una ecuación diferencial parcial en dos variables es de tipo:

• elı́ptico si B 2 − 4AC < 0,


• hiperbólico si B 2 − 4AC > 0 y
• parabólico si B 2 = 4AC .
La ecuación (3.23) puede asumir modos particulares para formas bidimen-
sionales de ecuaciones bastante conocidas:
• Ecuación de Poisson, si A′ = C ′ = 1, D′ = E ′ = F = 0.
• Ecuación de Laplace, si además de lo anterior G′ = 0.
• Ecuación de difusión, si A′ = 1, E ′ = −K, C ′ = D′ = F = G′ = 0, y si,
además, y representa el tiempo.
• Ecuación de ondas con fuentes, si A′ = 1, C ′ = −1/v 2 , D′ = E ′ = F = 0
y si y representa el tiempo.
Las ecuaciones de Laplace y Poisson en 2D son elı́pticas, la de ondas es
hiperbólica y la de difusión es parabólica. Esta clasificación apunta hacia la cone-
xión entre ecuaciones diferenciales y condiciones de frontera. Enlazando lo dicho
aquı́ con las conclusiones del capı́tulo 2, y generalizando, puede decirse:
• Las ecuaciones elı́pticas satisfacen condiciones de frontera de Dirichlet,
de Neumann o mixtas.
• Las ecuaciones hiperbólicas satisfacen condiciones de Cauchy.
• Las ecuaciones parabólicas satisfacen condiciones similares a la ecuación
de difusión del calor.
La anterior clasificación de ecuaciones diferenciales parciales es válida aun si
los coeficientes A, B, C . . . son funciones de x y y. Esto implica que la clasificación
118 / Fı́sica matemática

es válida localmente; ası́, la misma ecuación puede ser de diferentes tipos en dife-
rentes puntos, como lo veremos en uno de los ejemplos que siguen. La clasificación
es además invariante en cada punto bajo transformación de coordenadas.
Este tema, extendido a 3D, se encuentra en el apéndice E.

Ejemplos

• uxx + uyy + 3uxy = 0 es hiperbólica.


• uxx + uyy + uxy = 0 es elı́ptica.
• uxx + uyy + 2uxy = 0 es parabólica.
• uxx − uyy = 0 es hiperbólica, con B 2 − 4AC = 4.
• uxx + uyy + u = xy es elı́ptica, con B 2 − 4AC = −4.
• uxx + ux − uy + u = 0 es parabólica, con B 2 − 4AC = 0.
• uxx + xuyy = 0 es elı́ptica para x > 0 e hiperbólica para x < 0.

PROBLEMAS:
1. Estudie los dominios en los que las siguientes ecuaciones diferenciales son elı́pti-
cas, parabólicas o hiperbólicas:
• (x − l)uxx + 2xyuxy − y 2 uyy = 0, l > 0.
• 4y 2 uxx − e2x uyy − 4y 2 ux = 0.
• x2 uxx + 2xyuxy + y 2 uyy = 0.
• xuxx + yuyy = 0.
• x2 uxx + y 2 uyy = 0.
• x2 uxx − y 2 uyy = 0.
2. La ecuación diferencial
uxx + uyy + auxy = 0
puede ser solucionada por separación de variables si se realiza una rotación coor-
denada que elimine el término cruzado. Calcule el ángulo θ que ha de ser rotado el
sistema de coordenadas, resuelva la ecuación diferencial rotada y exprese la solu-
ción en el sistema coordenado original. Compruebe que las condiciones de frontera
que han de imponerse dependen del valor de a.

3.2.2. Ecuaciones homogéneas


En el caso de ecuaciones diferenciales parciales homogéneas con coeficientes cons-
tantes, y por comparación con la ecuación diferencial ordinaria, puede sospecharse
la existencia de soluciones exponenciales para la ecuación:

Auxx + Buxy + Cuyy + Dux + Euy + F u = 0 ,


3.2 ECUACIONES DIFERENCIALES PARCIALES 119

donde ux ≡ ∂u/∂x, uy ≡ ∂u/∂y y A, B . . . son constantes. Según esto:

u = cemx+ny

∴ Am2 + Bmn + Cn2 + Dm + En + F = 0 .

Ejemplos
a. uxx − uyy − 2ux + u = 0.
Solución: con (m − 1)2 = n2 :
h i
u = emx c1 e(m−1)y + c2 e−(m−1) y .

b. Es fácil concluir que la ecuación


1
uxx − utt = 0
v2
tiene como solución  
u = emx c1 emvt + c2 e−mvt .
Esta solución describe ondas viajeras si m = ik, siendo k un número real.

3.2.3. Separación de variables


La propuesta de separar variables en una ecuación diferencial parcial comienza
por asumir una solución que es un producto de funciones de cada una de las
variables:
u(x, y) = A(x)B(y) .
Este método no es de validez general y sólo cabe ensayarlo en ecuaciones
lineales y homogéneas. Por ahora, restringimos su uso a coordenadas cartesianas

Ejemplo
Considérese la ecuación uxx − uy = 0. Asúmiendo la separación de variables
u = A(x)B(y) se sigue entonces que:

1 d2 A 1 dB
2
= .
A dx B dy
Si x varı́a mientras y permanece fijo, el término de la derecha es constante,
y por tanto también el de la izquierda; ası́, una primera solución para valores
reales y positivos de α es:
120 / Fı́sica matemática

1 d2 A 1 dB
= α2 y = α2 , (3.26)
A dx2 B dy
de modo que:
2
A ∝ e±αx , B ∝ eα y
.
Por tanto:  2
u = c1 eαx + c2 e−αx eα y . (3.27)
2
El término α se conoce como constante de separación. Como α es real (positivo
o negativo), la parte en x de la solución es real, y el exponencial en y es creciente.
En vez de (3.26), puede escribirse (con β real)
1 d2 A 1 dB
= −β 2 y = −β 2 ,
A dx2 B dy
por lo cual es posible una segunda solución, donde la parte en x es compleja
mientras que la parte en y es exponencial decreciente. Con β > 0 la solución es:
 2
u = d1 eiβx + d2 e−iβx e−β y . (3.28)
Las soluciones (3.27) y (3.28) provienen, de modo equivalente, de tomar, en
(3.26), α = a + ib, con a y b reales. Si b = 0 se obtiene (3.27), y si a = 0 se obtiene
la ecuación (3.28).
Una tercera solución corresponde a α = 0 en (3.26), de donde u = ax + b.
De acuerdo con la teorı́a general de ecuaciones diferenciales, la solución general
ha de expresarse como combinación lineal de las anteriores soluciones. Ası́ pues,
con α > 0 y β > 0:
 2  2
u = c1 eαx + c2 e−αx eα y + d1 eiβx + d2 e−iβx e−β y + ax + b .

En principio, la solución (3.27) es válida para todos los valores reales del
parámetro α. Por tanto, la solución general es una combinación lineal (en este
caso, una integral, pues α es real) de la forma:
Z ∞
2
u(x) = c(α)eαx+α y dα , (3.29)
−∞

o, equivalentemente (nótense los lı́mites de la integral):


Z ∞
  2
u(x) = c(α)eαx + d(α)e−αx eα y dα . (3.30)
0

La equivalencia entre esta ecuación y (3.29) puede demostrarse expresando


la integral en (3.29), entre −∞ e ∞, como la suma de dos integrales, una entre
3.2 ECUACIONES DIFERENCIALES PARCIALES 121

−∞ y 0 y otra entre 0 e ∞. Si en la primera se cambia x por −x, se obtiene


la ecuación (3.30). De igual manera, la ecuación (3.28) es válida para todos los
valores reales de β, por lo cual:
Z ∞
  2
u(x) = a(β)eiβx + b(β)e−iβx e−β y dβ . (3.31)
0

La solución general a la ecuación uxx − uy = 0 toma entonces la forma siguiente:


Z ∞
  2
u(x, y) = c(α)eαx + d(α)e−αx eα y dα
Z0 ∞
  2
+ a(β)eiβx + b(β)e−iβx e−β y dβ + ax + b . (3.32)
0

Como será explı́cito en los ejemplos de la sección 3.3, es frecuente que α y β


tomen valores proporcionales a un entero; en tal caso, las integrales en (3.32) se
convierten en una suma. Las ecuaciones (3.27) y (3.28) son utilizables sumando
sobre el ı́ndice entero n.
PROBLEMAS:
Resuelva las siguientes ecuaciones diferenciales:
• uxx − 2ux + uy = 0.
ux
• uxx + uyy − 2 = 0.
a
• uxx − y 2 uyy − yuy = 0.
• uxy = 0.
• uxx − uxy + uyy = 2x.
• uxx − uyy − uy = 0.
• y 2 uyy − x2 uxx = 0.

Teorı́a general cartesiana


La forma más general de una ecuación diferencial lineal de segundo orden, ho-
mogénea, en coordenadas cartesianas, tiene la forma:
A(x, y)uxx + B(x, y)uxy + C(x, y)uyy + D(x, y)ux + E(x, y)uy + F (x, y)u = 0 .
Según la propuesta de separación de variables, u(x, y) = X(x)Y (y). Reem-
plazando y dividiendo por XY , se sigue, después de agrupar:
! ! !
AẌ DẊ B Ẋ Ẏ C Ÿ E Ẏ
+ + + + + F = 0.
X X XY Y Y

Se han expresado mediante puntos las derivadas dX/dx = Ẋ, dY /dy = Ẏ , etc.
Esta ecuación es separable en los siguientes casos:
122 / Fı́sica matemática

• Si el primer paréntesis es función solo de x, lo que se logra si A = A(x) y


D = D(x).

• Si B = 0; es decir, si no hay términos cruzados uxy . Esto puede lograrse


diagonalizando la ecuación diferencial.

• Si el tercer paréntesis es función solo de y, es decir, si C = C(y) y E = E(y).

• Si F = F (x) o F = F (y) o F = constante.

Ası́ pues, en el caso en que F = F (x) (incluyendo el valor constante), y si se


cumplen las anteriores condiciones:

A(x)Ẍ D(x)Ẋ
+ + F (x) = ±α2 (3.33)
X X
C(y)Ÿ E(y)Ẏ
+ = ∓α2 , y B = 0 , (3.34)
Y Y
o si F = F (y) (o constante):

A(x)Ẍ D(x)Ẋ
+ = ±α2 ,
X X
C(y)Ÿ E(y)Ẏ
+ + F (y) = ∓α2 , y B = 0 .
Y Y
Se supone que α es real y positivo y tiene dos signos posibles. Los signos
alternados ± significan que si en x se toma el +, en y se tomará el −, y viceversa.
Es cierto que, por diagonalización, siempre puede lograrse que B desaparezca.
La solución que se ha propuesto es en principio válida para todo valor de α2
real (por ello se han introducido los signos ±, aunque pudo haberse considerado
α real o imaginario puro, y entonces hubiera bastado con +α2 ). La solución en
la que α es cero debe ser tomada en cuenta como solución independiente.
Es claro que la separación de variables solo puede realizarse si la ecuación
diferencial es homogénea; aunque puede aplicarse a ecuaciones inhomogéneas que
sean reducibles a homogéneas.
Ası́ pues, toda ecuación diferencial en dos variables, homogenizable, puede
ser escrita, mediante una previa diagonalización, en una forma que no contiene
el factor uxy , y es separable si tiene la forma:

A(x)uxx + C(y)uyy + D(x)ux + E(y)uy + F u = 0 ,

donde F es una función solo de x o solo de y.


3.2 ECUACIONES DIFERENCIALES PARCIALES 123

Si F = F (x), las ecuaciones diferenciales ordinarias originadas por la separa-


ción de variables son, de acuerdo con (3.33) y (3.34):

A(x)Ẍ + D(x)Ẋ + F (x)X ∓ α2 X = 0 y


C(y)Ÿ + E(y)Ẏ ± α2 Y = 0 .

Dado que X y Y dependen también del parámetro α, la solución para u habrá de


escribirse de esta forma:

u(x, y) = X(x, α)Y (y, α) .

La solución propuesta es válida para todo α real: de acuerdo con la teorı́a


de ecuaciones diferenciales, la solución general será la combinación lineal de las
soluciones para cada α, y deberá involucrar una integral sobre α; ası́ pues, la
solución general es:
Z ∞
u(x, y) = X(x, α)Y (y, α) dα . (3.35)
0

Los lı́mites de integración que hemos escogido aquı́ son convencionales y


pueden extenderse de −∞ a +∞. En los casos en los que las condiciones de
frontera exijan que α sea proporcional a un entero, la ecuación (3.35) ha de
escribirse:
X
u(x, y) = X(x, n)Y (y, n) . (3.36)
n

En la aplicación de la técnica de separación de variables a problemas fı́sicos


resulta equivalente utilizar la solución:
Z ∞
u(x, y) = X(x, α)Y (y, α) , o u(x, y) = X(x, α)Y (y, α) dα ,
0

con una restricción simple: cuando el problema fı́sico no ponga exigencias sobre
α, la solución deberá, en el primer caso, incluir una integral sobre α, o si el
problema exige que α sea proporcional a un entero n, deberá haber una suma
sobre n. Esto está dicho ya en la forma integral de la solución, la cual, además,
se transforma en una suma si α es proporcional a un entero.
En las secciones 3.3.1 y 3.3.2 se implementan estas ideas para la solución de
ecuaciones en 2D y coordenadas cartesianas. En el capı́tulo 4 veremos que en el
caso de ecuaciones diferenciales parciales con coeficientes constantes, este método
equivale a la aplicación de la técnica de Fourier. En las secciones 3.3.3 y 3.3.4, el
método de separación de variables se hará extensivo a la ecuación de Laplace en
124 / Fı́sica matemática

coordenadas cilı́ndricas y esféricas, y en la sección 3.4 se aplicarán a la ecuación


de ondas unidimensional.
Generalizando, puede decirse que la solución a una ecuación diferencial lineal
para φ(ui ), separable, en coordenadas curvilı́neas ui , es de la forma:

φ(u1 , u2 , u3 ) = A(u1 )B(u2 )C(u3 ) .

Es importante anotar que el método de separación de variables separa las


variables en un único paso sólo en coordenadas cartesianas. En otros sistemas de
coordenadas, como será claro en las secciones que siguen, la separación se hace
paso a paso.

3.3. Separación de la ecuación de Laplace


Solo en once sistemas de coordenadas, entre los muchos posibles, la ecuación
de ondas y la ecuación de Schrödinger son separables (en esta última, la sepa-
rabilidad solo ocurre para ciertas formas del potencial): cartesianas, cilı́ndricas,
esféricas, cilı́ndricas elı́pticas, parabólicas, parabólicas cilı́ndricas, paraboloidales,
esferoidales oblatas, esferoidales prolatas, cónicas y elipsoidales. La ecuación de
Laplace en dos dimensiones es separable en cualquier sistema de coordenadas que
sea una transformación conforme del cartesiano (véase Churchill, 1949: cap. 8 y
y Morse y Feshbach, 1953: sección 5.1), y en tres dimensiones es separable en los
once sistemas anteriores.
En lo que sigue se realiza la separación de variables en coordenadas carte-
sianas, cilı́ndricas y esféricas; las ecuaciones diferenciales ordinarias resultantes,
asociadas a las variables radiales ρ y r, para los dos últimos sistemas coordenados,
serán resueltas en el capı́tulo 8.

3.3.1. Coordenadas cartesianas en 2D


La ecuación uxx + uyy = 0 es de tipo elı́ptico, pues B 2 − 4AC = −4. En conse-
cuencia, debe proveerse el valor de la función u (o de su derivada normal) sobre
la superficie. Por separación de variables, u(x, y) = A(x)B(y):

d2 A d2 B 1 d2 A 1 d2 B
B + A = 0, o + =0
dx2 dy 2 A dx2 B dy 2

1 d2 A 1 d2 B
∴ = −α2 y = +α2 ;
A dx2 B dy 2
entonces, con α > 0:
3.3 SEPARACIÓN DE LA ECUACIÓN DE LAPLACE 125

u(x, y) = (c1 eiαx + c2 e−iαx )(c3 eαy + c4 e−αy ) + (ax + b)(cy + d) , (3.37)

donde se ha adicionado la solución para α = 0.


En vez de exponenciales, se pueden utilizar, de manera equivalente, funciones
trigonométricas e hiperbólicas, con lo cual:

u(x, y) = (d1 cos αx+d2 sen αx)(d3 cosh αx+d4 senh αx)+(ax+b)(cy+d) . (3.38)

En principio, la ecuación de Laplace se satisface por esta solución para todos


los valores de α positivos (escrita en la forma dada arriba, la solución produce
redundancias si α toma valores positivos y negativos). Ası́ pues, y de acuerdo con
la teorı́a de las ecuaciones diferenciales, la combinación lineal de las soluciones
(hay una para cada α) es la solución general. Es obvio que, puesto que α es
continuo, la combinación lineal es una integral sobre α. Ası́ pues, dado que α > 0,
puede escribirse:
Z ∞
u(x, y) = [A(α)eiαx + B(α)e−iαx ][C(α)eαy + D(α)e−αy ] dα
0
+ (ax + b)(cy + d) . (3.39)

Puede probarse fácilmente que dos formas equivalentes donde α toma valores
positivos y negativos son:
Z ∞
u(x, y) = [A(α)eαy + B(α)e−αy ]eiαx dα + (ax + b)(cy + d)
−∞
Z ∞
= [A(α)eiαx + B(α)e−iαx ]eαy dα + (ax + b)(cy + d) .
−∞

Ejercicio
A. Tomemos la solución a la ecuación de Laplace en el dominio 0 ≤ x ≤ L, 0 ≤
y ≤ ∞, con condiciones de frontera de Dirichlet:

u(0, y) = 0 , u(L, y) = 0 , u(x, 0) = f (x) , u(x, ∞) → 0 :

Es directo demostrar que la parte algebraica (ax + b)(cy + d) no contribuye


a la solución.
• Si u → 0 para y → ∞, se tiene que en (3.39) C(α) = 0. Ası́, con
A(α)D(α) = A′ (α) y B(α)D(α) = B ′ (α) :
126 / Fı́sica matemática

Z ∞
∴u= [A(α)eiαx + B(α)e−iαx ]e−αy dα.
0

• Con u(0, y) = 0 se sigue B ′ (α) = −A′ (α), por tanto, con E(α) = 2iA′ (α):
Z ∞
∴ u= E(α) sen αx e−αy dα.
0

• Con u(L, y) = 0 se consigue:


Z ∞
0= E(α) sen αL e−αy dα ,
0

esto es: sen αL = 0, de donde:



αL = nπ o α= , n = 1, 2, 3, . . .
L
Ası́ pues, no todos los valores de α están permitidos, sino solo aquellos que
satisfagan la condición anterior, lo que implica quePla integral ha de reducirse

una sumatoria en n. Esto se consigue con E(α) = n=1 cn δ(α − nπ/L), por lo
cual:
Z ∞ X∞ Z
−αy
u(x, y) = E(α) sen αx e dα = cn δ(α − nπ/L) sen αx e−αy dα
0 n=1

X
= cn sen (nπx/L) e−nπy/L .
n=1

Los valores de n negativos están excluidos, pues dan lugar a exponenciales


positivas en y que dejan de cumplir la condición u → 0 en y → ∞.
• Finalmente:

X
u(x, 0) = f (x) = cn sen (nπx/L) . (3.40)
n=1

Para despejar cn hay que deshacer la sumatoria, lo que se logra generando


dentro de ella una delta de Kronecker. Esto puede hacerse aquı́ utilizando la
ortogonalidad de la base de senos, que describiremos en el capı́tulo siguiente y
que tiene la siguiente forma:
Z L  nπx  L
sen sen (n′ πx/L) dx = δnn′ . (3.41)
0 L 2
3.3 SEPARACIÓN DE LA ECUACIÓN DE LAPLACE 127

Ası́, multiplicando (3.40) por sen (n′ πx/L), e integrando en x de 0 a L:


Z L ∞
LX L
f (x) sen (n′ πx/L) dx = cn δnn′ = cn′ .
0 2 n=1 2

2
RL
De modo que cn = L 0
f (x′ ) sen (nπx′ /L) dx′ , y por tanto:

"Z #
2 X L
u(x, y) = f (x′ ) sen (nπx′ /L) dx′ e−nπy/L sen (nπx/L) .
L n=1 0

Este resultado puede obtenerse también con (3.37), reconociendo que la con-
dición αL = nπ exige una suma sobre n.
Con lo anterior queda verificado, en este caso particular, que las condiciones
de frontera propuestas son suficientes para garantizar la unicidad de la solución.
B. Ahora bien, otra solución general para la ecuación de Laplace bidimen-
sional corresponde a:
1 d2 A 1 d2 B
= β2 y = −β 2 ,
A dx2 B dy 2
de donde se sigue:
u(x, y) = (c1 eβx + c2 e−βx )(c3 eiβy + c4 e−iβy ) + (ax + b)(cy + d) .
Teniendo en cuenta que la solución ha de ser válida para todos los valores positivos
de β, puede escribirse:
Z ∞
u(x, y) = [A(β)eβx + B(β)e−βx ][C(β)eiβy + D(β)e−iβy ] dβ + (ax + b)(cy + d) ;
0

o también:
Z ∞
u(x, y) = [A(β)eiβy + B(β)e−iβy ]eβx dβ + (ax + b)(cy + d) ,
−∞

o, en forma equivalente:
Z ∞
u(x, y) = [A(β)eβx + B(β)e−βx ]eiβy dβ + (ax + b)(cy + d) .
−∞

Esta nueva solución, como puede probarse, no satisface las condiciones de frontera
especı́ficas propuestas en el ejercicio anterior, y tampoco la solución obtenida de
la separación de variables con α = 0:
u = (ax + b)(cy + d).
128 / Fı́sica matemática

PROBLEMAS:
1. Encuentre la solución a la ecuación de Laplace bidimensional en la región
0 ≤ x ≤ a, 0 ≤ y ≤ b y con las siguientes condiciones de frontera:
u(0, y) = 0, u(a, y) = 0, u(x, 0) = 0, u(x, b) = V (x).
2. Resuelva las siguientes ecuaciones:
a. uxx + uyy − 2uy + u = 0, con u(0, y) = u(L, y) = 0, u(x, 0) = f (x),
u(x, L) = 0.
b. uxx + ux − uy + u = 0, con u(0, y) = u(L, y) = 0, u(x, 0) = f (x).
Obsérvese, de acuerdo con los teoremas de unicidad, que el tipo de
condiciones de frontera propuesto es el correcto.

Una generalización
El problema anterior puede ser generalizado para incluir potenciales u(x, y) di-
ferentes de cero en las cuatro fronteras. En este caso, la solución se obtiene
fácilmente si se considera un potencial formado por la suma de cuatro poten-
ciales, cada uno de los cuales responde por una sola de las fronteras. Ası́ pues:
u = u1 + u2 + u3 + u4 . Obtenga u si:

• u1 = 0 en x = 0, a, y = b y u1 = V1 en y = 0.
• u2 = 0 en x = 0, a, y = 0 y u2 = V2 en y = b.
• u3 = 0 en x = a, y = 0, b y u3 = V3 en x = 0.
• u4 = 0 en x = 0, y = 0, b y u4 = V4 en x = a.

Ejercicio
Estudiemos ahora un caso en el que las condiciones de frontera no restringen α
a ser proporcional a un entero.
Se trata de evaluar la solución a la ecuación de Laplace bidimensional para
−∞ < x < ∞, 0 ≤ y ≤ b, con u(x, 0) = 0, u(x, b) = V (x) y u −→ 0 para
x −→ ±∞.
Partiendo de la ecuación (3.39), y con u(x, 0) = 0, se sigue que D(α) =
−C(α); ası́ pues:
Z ∞
u(x, y) = 2 C(α)eiαx senh αy dα ;
−∞

y puesto que u(x, b) = V (x), se tiene:


Z ∞
V (x) = 2 C(α)eiαx senh αb dα ;
−∞
3.3 SEPARACIÓN DE LA ECUACIÓN DE LAPLACE 129


multiplicando por e−iα x dx, e integrando entre −∞ e ∞, se sigue:
Z ∞ Z ∞ Z ∞ 
−iα′ x ′ i(α−α′ )x
V (x)e dx = 2 C (α) e dx senh αb dα
−∞ −∞ −∞
Z ∞
= 2 C ′ (α) [2πδ(α − α′ )] senh αb dα
−∞
= 4πC ′ (α′ ) senh α′ b .

Con ligeros cambios en notación, C ′ (α) se escribe:


Z ∞
′ 1 ′
C (α) = V (x′ )e−iαx dx′ ,
4π senh αb −∞

de modo que
Z ∞ Z ∞
1 ′ senh αy
u(x, y) = V (x′ )eiα(x−x ) dα dx .
2π −∞ −∞ senh αb

Finalmente, la condición u −→ 0 en x −→ ±∞ queda garantizada por el lema que


Renunciamos

a continuación, válido para funciones V (x) con las cuales la integral
−∞
V (x)dx toma un valor finito.
Desde el comienzo se excluyó la solución algebraica (ax + b)(cy + d), que no
satisface las condiciones de frontera.

Lema de Riemann-Lebesgue
Una función f (α) es absolutamente integrable si:
Z b
|f (α)| dα = f inito ;
a

en tal caso es cierto que:


Z b
lı́m eiαx f (α) dα = 0 .
x−→±∞ a

PROBLEMA: Encuentre la solución a la ecuación de Laplace bidimensional, para 0 ≤


x < ∞, 0 ≤ y ≤ b, con las siguientes condiciones de frontera: u(0, y) = 0,
u(x, 0) = 0, u(x, b) = V (x) y u −→ 0 para x −→ ∞. Utilice la ecuación (3.39).
130 / Fı́sica matemática

Nota
Es importante observar que en los casos donde el problema está restringido a una
región finita (por ejemplo 0 ≤ x ≤ a) con u = 0 sobre las fronteras, se obtienen
valores de α proporcionales a un entero n con una solución un para cada n; en este
caso, la solución general corresponde a una sumatoria sobre n. En contraste, en
los casos donde el intervalo es infinito o semi-infinito, con u = 0 en los extremos,
no hay restricción sobre α, de modo que este parámetro puede adoptar todos
los valores reales, haciendo que la solución general se exprese como una integral
sobre el parámetro α.

3.3.2. Coordenadas cartesianas en 3D


Como ejemplo ilustrativo de la aplicación de la técnica de separación de variables
en 3D, tomemos la ecuación
uxx + uyy + uz = 0 .
La separación de variables tiene ahora la forma
u(x, y, z) = A(x)B(y)C(z) ,
tal que reemplazando y dividiendo por ABC:
Ä B̈ C̈
+ + = 0.
A B C
Esta ecuación es la suma de tres términos, cada uno de los cuales depende
de una sola variable; en consecuencia:
Ä B̈ C̈
= α2 , = β2, = −α2 − β 2 ;
A B C
pero también:
Ä B̈ C̈
= −γ 2 , = δ2, = γ 2 − δ2 ;
A B C
otra opción es:
Ä B̈ C̈
= 0, = ǫ2 , = −ǫ2 .
A B C
Estas son solo algunas de las formas posibles. Con cada una de ellas se forma
P un
producto ABC, de modo que, por ejemplo, u1 = A1 B1 C1 ; en general, u = ui .
Observemos que para ecuaciones en 2D hay un solo parámetro de separación de
variables, mientras que para 3D hay dos.
PROBLEMA: Escriba la solución más general de la ecuación de Laplace tridimensional
en coordenadas cartesianas.
3.3 SEPARACIÓN DE LA ECUACIÓN DE LAPLACE 131

3.3.3. Coordenadas cilı́ndricas


En coordenadas cilı́ndricas, la ecuación de Laplace se escribe:
 
1 ∂ ∂φ 1 ∂2φ ∂2φ
ρ + 2 + 2 = 0;
ρ ∂ρ ∂ρ ρ ∂ϕ2 ∂z
con la separación de variables φ = R(ρ)G(ϕ)Z(z) se obtiene, después de reem-
plazar y dividir por RGZ/ρ2 :
 
ρ d dR 1 d2 G ρ2 d2 Z
ρ + + = 0.
R dρ dρ G dϕ2 Z dz 2
El sumando central de la anterior ecuación depende solo de ϕ, aunque los
dos restantes mezclan ρ y z. Ha de ser cierto entonces que:
1 d2 G
= −ν 2 ,
G dϕ2
cuya solución para ν 6= 0 es:

G(ϕ) = Aeiνϕ + Be−iνϕ .

Se escogió −ν 2 para obtener soluciones armónicas angulares, que son las


únicas que garantizan la continuidad de la función φ en los casos en que el ángulo
ϕ admita valores entre 0 y 2π. En efecto, si G(ϕ) = G(ϕ + 2π), deberá ser cierto
que eiνϕ = eiν(ϕ+2π) , lo que se cumple si ν es un entero n. Se sigue entonces:
 
ρ d dR ρ2 d2 Z
ρ + = n2 , o
R dρ dρ Z dz 2
 
1 d dR n2 1 d2 Z
ρ − 2 + = 0.
ρR dρ dρ ρ Z dz 2
En la última ecuación están separadas z y ρ. Puede entonces escribirse:
1 d2 Z
= k2 ,
Z dz 2
cuya solución para k 6= 0 es:

Z(z) = Cekz + De−kz .


Finalmente, se tiene la ecuación radial:
   
1 d dR n2
ρ + k2 − 2 R = 0 ;
ρ dρ dρ ρ
132 / Fı́sica matemática

cambiando de variable en la forma x = kρ, se sigue:


 
d2 R 1 dR n2
+ + 1 − 2 R = 0.
dx2 x dx x

Ésta es la ecuación de Bessel, cuya solución da lugar, como veremos en el


capı́tulo 8, a las funciones de Bessel, Jn (kr), y de Neumann, Nn (kr).
Ası́ pues, una solución a la ecuación de Laplace, que incluye una sumatoria
sobre n y una integral sobre k (que las condiciones de frontera pueden reducir a
una suma), es:
∞ Z
X ∞  
φ1 = (EJn (kr) + F Nn (kr)) Aeinϕ + Beinϕ CE kz + De−kz dk .
n=0 0

Ahora bien, en los casos en que ϕ no abarque el ángulo completo 2π, no tiene
por qué cumplirse la condición de continuidad de G(ϕ), por lo cual es aceptable
una solución que contenga una integral en ν y una integral en k.
En el caso en que ϕ no abarque el ángulo completo 2π, es aceptable una
separación de variables del tipo:
d2 G
= µ2 G ,
dϕ2
cuya solución es G(ϕ) = A′ eµϕ + B ′ e−µϕ , que da lugar a:

Z ∞ Z ∞ 
φ2 = (EJµ (kr) + F Nµ (kr)) (Aeµϕ + Beµϕ ) CE kz + De−kz dk dµ .
0 0

Una tercera solución, con ν = 0, es G(ϕ) = aϕ + b. Es también posible hacer


una separación en z, de la forma:
d2 Z
= −k 2 Z ,
dz 2
de donde Z(z) = Ceikz + De−ikz ; y también puede hacerse k = 0, con lo cual
Z(z) = a′ z + b′ . Estas alternativas dan lugar a soluciones que no se explicitan
aquı́, y que incluyen integrales sobre ν.
PROBLEMAS:
1. Explore en detalle todas las alternativas y escriba la solución más general a
la ecuación de Laplace.
2. Demuestre que una solución a la ecuación de Helmholtz (∇2 + k2 )φ = 0
en coordenadas cilı́ndricas, que satisface la condición de continuidad en ϕ,
es de la forma:
3.3 SEPARACIÓN DE LA ECUACIÓN DE LAPLACE 133

∞ Z
X ∞ 
φ = (EJn (γr) + F Nn (γr)) Aeinϕ + Beinϕ
n=0 0
 √ √ 
γ 2 −k2 z γ 2 −k2 z
× CE + De− dγ .

3. Demuestre que la siguiente generalización de la ecuación de Helmholtz es


separable en coordenadas cilı́ndricas:
 
g(ϕ)
∇2 + k2 + 2 + h(z) Ψ(ρ, ϕ, z) = 0 .
ρ

Coordenadas polares
Un caso particular de notable interés es la ecuación de Laplace en coordenadas
polares:  
1 ∂ ∂φ 1 ∂2φ
ρ + 2 = 0.
ρ ∂ρ ∂ρ ρ ∂ϕ2
Implementando la separación φ(ρ, ϕ) = R(ρ)G(ϕ), se sigue:
 
ρ d dR 1 ∂2G
ρ + 2 = 0,
R dρ dρ ρ ∂ϕ2
de donde  
d2 G d dR
= −ν 2 G, y ρ ρ − ν2R = 0 .
dϕ2 dρ dρ
Nuevamente se ha escogido −ν 2 , para garantizar la continuidad de G(ϕ) si
ν = n es entero. Se obtiene, para n 6= 0 y positivo:
G(ϕ) = Aeinϕ + Be−inϕ
R(ρ) = Cρn + Dρ−n ,
y para ν = 0: G(ϕ) = aϕ + b y R(ρ) = E ln ρ + F . La solución general exige
tomar en cuenta todos los valores de n, por lo cual:

X
φ(ρ, ϕ) = (aϕ + b)(E ln ρ + F ) + (Cn ρn + Dn ρ−n )(Aeinϕ + Be−inϕ ) .
n=1

Obviamente, esta solución es un subconjunto de la solución a la ecuación de


Laplace en coordenadas cilı́ndricas.
PROBLEMAS:
1. Obtenga la solución a la ecuación de Laplace 2D en los siguientes casos:
a. Una región circular de radio a con φ = V (ϕ) en ρ = a.
b. Una cuña de abertura β y radio a, con φ = V1 en ϕ = 0, φ = V2 en
ϕ = β y φ = V (ϕ) en ρ = R.
134 / Fı́sica matemática

2. Obtenga la solución a la ecuación de Laplace en coordenadas polares si


d2 G/dϕ2 = µ2 G.
3. Demuestre que la solución a la ecuación de Laplace para ψ = ψ(ρ) es de
la forma ψ(ρ) = k ln(ρ/ρ0 ), con ρ0 constante.

3.3.4. Coordenadas esféricas


En coordenadas esféricas, la ecuación: ∇2 φ(r, θ, ϕ) = 0 se escribe:
   
1 ∂ 2 ∂φ 1 ∂ ∂φ 1 ∂2φ
2
r + 2
sen θ + 2 = 0.
r ∂r ∂r r sen θ ∂θ ∂θ r sen θ ∂ϕ2
2

Utilizando la identidad:
 
1 ∂ 2 ∂φ 1 ∂2
r = (rφ), podemos escribir:
r2 ∂r ∂r r ∂r2
 
1 ∂2 1 ∂ ∂φ 1 ∂2φ
2
(rφ) + 2 sen θ + = 0.
r ∂r r sen θ ∂θ ∂θ r2 sen 2 θ ∂ϕ2
Sea una separación de variables en la forma:

U (r)
φ(r, θ, ϕ) = Y (θ, ϕ) .
r
La parte radial ha sido escrita U (r)/r con el fin de simplificar el primer
término de la ecuación diferencial. Posteriormente se separa Y (θ, ϕ) en un pro-
ducto de funciones en θ y ϕ. Se sigue entonces:
   
r 2 d2 U 1 1 ∂ ∂Y 1 ∂2Y
+ sen θ + = 0.
U dr2 Y sen θ ∂θ ∂θ sen 2 θ ∂ϕ2

La ecuación ha sido separada en partes radial y angular.


Como se demuestra luego (problema 1d.), el cuadrado del operador momento
angular L = 1i r × ∇ es el negativo del corchete en la última ecuación; puede
entonces escribirse:
r 2 d2 U L2 Y
2
− = 0.
U dr Y
De acuerdo con la técnica de separación de variables, cada sumando ha de ser
una constante. Por razones que serán claras más adelante, se escribe la constante
de separación en la forma l(l + 1), de modo que:

d2 U
r2 − l(l + 1)U = 0 , L2 Y = l(l + 1)Y .
dr2
3.3 SEPARACIÓN DE LA ECUACIÓN DE LAPLACE 135

La ecuación radial es homogénea en r, es decir, es una ecuación del tipo de


Euler, cuya solución es:
B
U (r) = A rl+1 + , l ≥ 0.
rl
La ecuación L2 Y = l(l + 1)Y tiene la siguiente forma explı́cita:
 
1 ∂ ∂Y 1 ∂2Y
sen θ + + l(l + 1)Y = 0 .
sen θ ∂θ ∂θ sen 2 θ ∂ϕ2
Pueden ahora separarse las variables θ y ϕ en la forma Y (θ, ϕ) = P (θ)G(ϕ),
lo que implica, después de reemplazar y multiplicar por sen 2 θ/P G:
 
sen θ d dP 1 d2 G
sen θ + l(l + 1) sen 2 θ = − .
P dθ dθ G dϕ2
En consecuencia, escogiendo la constante de separación de modo que permita
soluciones armónicas en ϕ, las únicas que garantizan la continuidad de la solución
en ϕ, se tiene:
1 d2 G
= −m2 , cuya solución es:
G dϕ2
G = Ceimϕ + De−imϕ , m = 1, 2, . . . y
G = aϕ + b , m = 0 .

La ecuación en θ será entonces:


 
d dP
sen θ sen θ + P l(l + 1) sen 2 θ − m2 P = 0 ;
dθ dθ
con la sustitución x = cos θ se obtiene la ecuación asociada de Legendre:
 
d dP (x) m2 P (x)
(1 − x2 ) − + l(l + 1)P (x) = 0 .
dx dx 1 − x2
Con m = 0 se obtiene la ecuación ordinaria de Legendre.
PROBLEMAS:
1. Si L = −ir × ∇ demuestre que:
a. Lx = −i (y ∂/∂z − z ∂/∂y)
= i [ sen ϕ ∂/∂θ + cot ϕcos ϕ ∂/∂ϕ] .
b. Ly = −i (z ∂/∂x − x ∂/∂z)
= i [− cos ϕ ∂/∂θ + cot ϕ sen ϕ ∂/∂ϕ] .
c. Lz = −i (x ∂/∂y − y ∂/∂x) = −i∂/∂ϕ.
136 / Fı́sica matemática

 2
1
d. L2 = L · L = r×∇
i
 
1 ∂ ∂ 1 ∂2
=− ( sen θ )+ 2 2
.
sen θ ∂θ ∂θ sen θ ∂ϕ
X
e. L × L = iL, o: [Li , Lj ] = i ǫijk Lk .
k
f. Si a y b conmutan entre sı́ y con L, es decir si [a, b] =
[a, L] = [b, L] = 0, entonces : [a · L, b · L] = i(a × b) · L.
El conmutador de a y b se define como [a, b] = ab − ba.
 
∂ ∂ ∂ψ
g. L2 ψ ≡ L · Lψ = −r 2 ∇2 ψ + + 2r .
∂r ∂r ∂r
∂ r̂ × L
h. ∇ = r̂ −i .
∂r r
 

i. i∇ × Lψ = r∇2 ψ − ∇ 1 + r ψ .
∂r

2. Demuestre que el laplaciano puede escribirse en la forma:


1 ∂2 L2 Ψ
∇2 Ψ = 2
(rΨ) − 2 . (3.42)
r ∂r r
3. Demuestre que la ecuación de Helmholtz homogénea

∇2 + k2 ψ(r) = 0
puede ser obtenida a partir de la ecuación de ondas homogénea mediante
una separación de variables del tipo ψ(r, t) = ψ(r)T (t).
4. Verifique que la ecuación
 
g(θ) h(ϕ)
∇2 + k2 + f (r) + 2 + 2 Ψ(r, θ, ϕ) = 0
r r sen 2 θ
es separable. Incluya como casos particulares las ecuaciones de Schrödinger,
Laplace y Helmholtz.
5. Realice la separación de variables, en coordenadas esféricas, de la ecuación
de ondas y de la ecuación de Helmholtz. La parte radial en ambas ecuaciones
se conoce como ecuación de Bessel esférica y tiene la forma:
 
d2 R(r) 2 dR(r) l(l + 1)
2
+ + k2 − 2
R(r) = 0 .
dr r dr r

3.3.5. Coordenadas toroidales


La ecuación de Laplace admite una solución que parcialmente contiene una sepa-
ración de variables. En estas coordenadas (sección 1.13.5), la ecuación de Laplace
toma la forma:
     
∂ senh η ∂φ ∂ senh η ∂φ ∂ 1 ∂φ
+ + = 0,
∂ξ ( ) ∂ξ ∂η ( ) ∂η ∂ϕ ( ) senh η ∂ϕ
3.3 SEPARACIÓN DE LA ECUACIÓN DE LAPLACE 137

donde ( ) ≡ cosh η − cos ξ. Un ensayo de solución es como sigue:


φ = ( )n X(ξ)N (η)G(ϕ).
Puede probarse que no hay separación de variables si n es cero. Al reemplazar
en la ecuación diferencial, y dividir por XN G, se obtiene:

( )n−1 ∂   ∂  Ẋ( )n−2


Ẋ senh η + n ( )n−2 senh η sen ξ + (2n − 1) senh η sen ξ
X ∂ξ ∂ξ X
( )n−1 ∂   ∂  Ṅ ( )n−2
+ Ṅ senh η + n ( )n−2 senh 2 η + (2n − 1) senh 2 η
N ∂η ∂η N
G̈( )n−1
+ = 0.
G senh η
Los términos en 2n−1 desaparecen si se escoge n = 1/2. Puede aislarse G(ϕ), que
provee la ecuación diferencial: G̈ = −m2 G, cuya solución contiene exponenciales
imaginarios. La ecuación restante se escribe:
Ẍ 1 d 1 m2
+ (Ṅ senh η) + − = 0.
X N senh η dη 4 senh 2η
El primer sumando de esta ecuación contiene solo ξ, y los restantes solo η, de
modo que: Ẍ = −n2 X, cuyas soluciones son exponenciales imaginarios y:
 
1 d 1 2 m2
(Ṅ senh η) + −n − N = 0.
senh η dη 4 senh 2 η
La última ecuación se conoce como Legendre hiperbólica por su analogı́a con la
ecuación asociada de Legendre. De hecho, con el cambio de variable u = cosh η,
la ecuación de Legendre hiperbólica se escribe:
   
d dN 1 m2
(u2 − 1) + − n2 − 2 N = 0.
du du 4 u −1

En sı́ntesis: φ = cosh η − cosh ξ X(ξ)N (η)G(ϕ) .
PROBLEMAS:
1. Demuestre que la ecuación de Helmholtz en coordenadas cilı́ndricas elı́pticas
(sección 1.12) es separable en: una ecuación de oscilador armónico en z,
una ecuación de Mathieu para η y una ecuación modificada de Mathieu
para ξ; las dos últimas tienen la forma:
d2 g(η)
+ (b − 2q cos 2η)g(η) = 0 ,
dη 2
d2 f (ξ)
− (b − 2q cosh 2ξ)f (ξ) = 0 ,
dξ 2
donde b y q son constantes.
138 / Fı́sica matemática

2. Demuestre que la ecuación de Laplace no es completamente separable en


coordenadas bipolares, y que la separación es completa solo si ψ = ψ(ξ, η).
3. Si un átomo de hidrógeno se coloca en un campo eléctrico uniforme E =
E0 k̂, la ecuación de Schrödinger independiente del tiempo, que describe el
efecto Stark, tiene la forma:
~2 2 q2
− ∇ ψ− − qE0 zψ = Eψ .
2m 4πǫ0 r
Demuestre, por separación de variables en coordenadas parabólicas y con
ψ(ξ, η, ϕ) = A(ξ)B(η)G(ϕ), que se obtienen las siguientes ecuaciones:
   
~2 1 d dA n2 qE0 ξ 4
ξ − 2 + Eξ 2 − +C =0
2m ξA dξ dξ ξ 2
   
~2 1 d dB n2 qE0 η 4
η − 2 + Eη 2 − + 2q 2 − C = 0 .
2m ηB dη dη η 2

3.4. La ecuación de onda unidimensional


Se realiza aquı́ la separación de variables de la ecuación hiperbólica:
1
uxx − utt = 0 ,
v2
que describe una onda escalar unidimensional. Con la separación de variables
u(x, t) = A(x)T (t), se sigue:

d2 A A d2 T 1 d2 A 1 d2 T
T − =0 o − = 0.
dx2 v 2 dt2 A dx2 v 2 T dt2
Entonces:
1 d2 A 2 1 d2 T
= −α , = −α2 .
A dx2 v 2 T dt2
El signo menos ha sido escogido para lograr soluciones periódicas tempora-
les, es decir, oscilaciones, lo que garantiza automáticamente que las soluciones
espaciales también lo sean (de hecho, si se escoge +α2 , las condiciones de fronte-
ra darán lugar a que α sea imaginario puro). Entonces, con αv = ω, la solución
puede escribirse en cualquiera de las siguientes formas equivalentes:

u(x, t) = (c1 eiαx + c2 e−iαx )(c3 eiωt + c4 e−iωt ),


= C1 ei(αx−ωt) + C2 e−i(αx−ωt)
+ C3 ei(αx+ωt) + C4 e−i(αx+ωt) ,
= (c1 sen αx + c2 cos αx)(c3 sen αvt + c4 cos αvt), (3.43)
= C1 sen (αx − ωt) + C2 cos(αx − ωt),
+ C3 sen (αx + ωt) + C4 cos(αx + ωt) . (3.44)
3.4 LA ECUACIÓN DE ONDA UNIDIMENSIONAL 139

La segunda y la cuarta formas muestran ondas que viajan a izquierda y a


derecha (con fases αx − ωt y αx + ωt respectivamente).
También, teniendo en cuenta que la solución general contiene todos los va-
lores reales de α, puede escribirse:
Z ∞
u(x, t) = [A(α)eiαx + B(α)e−iαx ][C(α)eiαvt + D(α)e−iαvt ] dα
0
Z ∞
= [A(α)eiαx + B(α)e−iαx ]eiαvt dα
−∞
Z ∞
= [A(α)eiαvt + B(α)e−iαvt ]eiαx dα .
−∞

Ejercicio
De acuerdo con el capı́tulo 2, es cierto que las siguientes condiciones iniciales
y de frontera son suficientes para describir las oscilaciones de una cuerda con sus
dos extremos fijos:

u(0, t) = 0 , u(L, t) = 0 , ut |t=0 = 0 , u(x, 0) = f (x) .

Estas condiciones describen una cuerda tensa y en reposo que se suelta en


el instante t = 0 y con extremos x = 0, x = L fijos.
• Reemplazando u(0, t) = 0 en (3.43), se obtiene:

u(x, t) = (c′3 sen αvt + c′4 cos αvt) sen αx .

• Con u(L, t) = 0, se sigue: αL = nπ; entonces

un (x, t) = [c′3 sen (nπvt/L) + c′4 cos (nπvt/L)] sen (nπx/L) .

Puesto que hay una solución para cada valor de n, la solución general será la
combinación lineal:

X
u(x, t) = [cn sen (nπvt/L) + dn cos (nπvt/L)] sen (nπx/L) ,
n=1

donde, para evitar redundancias, n sólo toma valores positivos.


• Con ut |t=0 = ∂u/∂t|t=0 = 0, se sigue: cn = 0

X
∴ u(x, t) = dn cos (nπvt/L) sen (nπx/L) .
n=1
140 / Fı́sica matemática

• Finalmente, con u(x, 0) = f (x):



X Z L
2
f (x) = dn sen (nπx/L) ⇒ dn = f (x) sen (nπx/L) dx .
n=1
L 0

Conocida f (x), el coeficiente dn puede evaluarse multiplicando esta ecuación


por sen (nπx/L) dx, integrando en x y tomando en cuenta (3.41). Se obtiene
entonces:

"Z #
2 X L
′ ′ ′
u(x, t) = f (x ) sen (nπx /L) dx sen (nπx/L) cos (nπvt/L) .
L n=1 0

Esta ecuación corresponde a una onda estacionaria que es superposición


lineal de una onda que viaja a la derecha con fase k(x − vt) y otra que viaja
a la izquierda con fase kn (x + vt), con kn = nπ/L. Se ha escrito como una
superposición de modos normales de oscilación, cuyas frecuencias son: wn =
kn v = nπv/L, n = 1, 2, 3, . . . Es cierto que wn = nw1 . Nótese que para cada
modo n hay ciertos puntos, llamados nodos, que no participan del movimiento,
y que corresponden a posiciones x = L/n. El coeficiente dn es la amplitud con
la que oscila el modo normal de frecuencia wn y está determinada por la forma
especı́fica de f (x).
PROBLEMAS:
1. Ensaye la solución directa u = emx+ny en el problema anterior.
2. Evalúe dn para f (x) = 2x/L si 0 ≤ x ≤ L/2 y f (x) = 2(1 − x/L) si
L/2 ≤ x ≤ L.

Reflexión y transmisión de ondas en cuerdas


Una onda viaja desde la izquierda en una cuerda de densidad lineal λ0 . La cuerda
se une suavemente en x = 0 con otra de densidad lineal λ1 . La onda incidente se
refleja y transmite en la frontera x = 0. Es cierto que ω = k0 v0 = k1 v1 . Teniendo
en cuenta que la onda es real, puede escribirse, de acuerdo con la ecuación (3.44):
u0 (x, t) = A sen (k0 x − ωt) + B cos(k0 x − ωt)
+ C sen (k0 x + ωt) + D cos(k0 x + ωt),
u1 (x, t) = A′ sen (k1 x − ωt) + B ′ cos(k1 x − ωt)
+ C ′ sen (k1 x + ωt) + D′ cos(k1 x + ωt) .
Se asumirá que la onda incidente tiene la forma A sen (k0 x − ωt), con A
conocido y B = 0. Puesto que la onda que viaja en la segunda cuerda no sufre
otras reflexiones, es cierto que C ′ = D′ = 0. Ası́ pues:
u0 (x, t) = A sen (k0 x − ωt) + C sen (k0 x + ωt) + D cos(k0 x + ωt) ,
3.4 LA ECUACIÓN DE ONDA UNIDIMENSIONAL 141

u1 (x, t) = A′ sen (k1 x − ωt) + B ′ cos(k1 x − ωt) .


Además, debido a que las cuerdas se unen suavemente, sus amplitudes y pen-
dientes son iguales en x = 0, tal que:
∂u0 ∂u1
u0 |x=0 = u1 |x=0 , y |x=0 = |x=0 .
∂x ∂x
Reemplazando las amplitudes en las condiciones de frontera, obtenemos, después
de factorizar las funciones trigonométricas y anular los coeficientes respectivos:
 
k1 − k0
u0 (x, t) = A sen (k0 x − ωt) + sen (k0 + ωt)
k1 + k0
2A
u1 (x, t) = sen (k1 x − ωt) .
k1 + k0
PROBLEMAS:
1. Resuelva la situación anterior para el caso de una onda compleja incidente
de la forma Aei(k0 x−ωt) .
2. Considere una onda compleja de la forma Aei(k0 x−ωt) , que viaja de izquier-
da a derecha en una cuerda de densidad de masa λ0 e incide en x = −a
sobre otra cuerda λ1 , donde se refleja parcialmente y se transmite; prosigue
hacia la derecha incidiendo sobre una tercera cuerda λ0 que comienza en
x = a, donde nuevamente se refleja y se transmite. Evalúe las amplitudes
u0 (x, t), u1 (x, t), u2 (x, t), y determine cómo el desfase por reflexión de-
pende de la relación entre las densidades de masa. ¿Cómo se plantea la
conservación de energı́a cuando hay reflexión y transmisión en x = 0?
El equivalente mecánico cuántico de este problema es el de una partı́cula
en movimiento en presencia de una barrera de potencial.
3. La función de onda asociada a una partı́cula subatómica de masa m, que
se encuentra confinada en una caja rectangular de lados a, b, c, satisface la
ecuación de Schrödinger independiente del tiempo. Imponiendo la condición
de que la función de onda se anule en las paredes, demuestre que la energı́a
de la partı́cula está cuantizada de acuerdo con la expresión:
 
π 2 h2 l 2 n2 p2
Elnp = + + ,
2m a2 b2 c2
con l, n y p enteros positivos, y que la función de onda tiene la forma:
   nπy   pπz 
lπx
ψlnp = A sen sen sen .
a b c
4

Ecuaciones de la fı́sica
matemática

Muchos fenómenos fı́sicos que involucran funciones continuas dependientes de


la posición y del tiempo pueden describirse utilizando ecuaciones diferenciales
parciales. Tales funciones son campos espacio-temporales escalares, vectoriales,
diádicos o espinoriales. La amplitud de los campos de sonido en gases, lı́quidos
y sólidos, la temperatura y la presión atmosféricas, el campo de gravitación, el
flujo de fluidos, los campos electromagnéticos, los campos diádicos de esfuerzos
en sólidos, y las amplitudes de probabilidad en mecánica cuántica son algunos
ejemplos.
En este capı́tulo se muestra la construcción de algunas de las ecuaciones
diferenciales que son básicas en la fı́sica matemática:

• Ecuación de ondas en cuerdas, membranas y sólidos.


• Flujo de fluidos.
• Ondas sonoras.
• Ecuación de difusión.
• Ecuación de Poisson.
• Ecuaciones de Maxwell.
• Ecuación de Schrödinger.
• Ecuación de Pauli.
• Ecuación de Klein-Gordon.
• Ecuación de Dirac.
• Ecuación biarmónica.

Como se estudió en el capı́tulo 2, es necesario imponer a cada ecuación dife-


4.1 ECUACIÓN DE ONDAS 143

rencial condiciones de frontera (e iniciales, si es el caso) apropiadas a su tipo, con


el fin de lograr una solución única. Someteremos estas ecuaciones −en muchas
ocasiones escritas en 3D− a un procedimiento de separación de variables, con lo
que prepararemos el terreno para el capı́tulo 8, donde se introducen las funciones
especiales.

4.1. Ecuación de ondas


En la figura 4.1 se muestra una función y = f (x) y una copia sin distorsión,
desplazada a la derecha una distancia a, dada por y = f (x − a).

y
y = f (x) y = f (x − a)

x
x0 x0 + a
a

Figura 4.1. La función f (x) se traslada una distancia a y toma la


forma f (x − a). En efecto, la función de la izquierda en x0 toma el
valor f (x0 ) y la función de la derecha en x0 + a llega a ser f (x0 +
a − a) = f (x0 ), lo que muestra que la forma de la función no ha
cambiado
De modo análogo, la función y = f (x + a) corresponde a la curva y = f (x)
desplazada a a la izquierda una cantidad a.
La función y(x, t) = f (x ∓ vt) representa una función viajera a derecha o
izquierda, que ocupa posiciones sucesivas en x a medida que avanza el tiempo t.
La ecuación diferencial de una función viajera puede obtenerse de
y(x, t) = f (x ∓ vt) = f (u), u = x ∓ vt ,
si realizamos, ante todo, las siguientes derivaciones:
∂y ∂f ∂u ∂f
= =
∂x ∂u ∂x
  ∂u  
∂2y ∂ ∂f ∂ ∂f ∂u ∂2f
2
= = =
∂x ∂x ∂u ∂u ∂u ∂x ∂u2
∂y ∂f ∂u ∂f
= = (∓v)
∂t ∂u ∂t
 ∂u   
∂2y ∂ ∂f ∂ ∂f ∂u ∂2f 2
2
= (∓)v = (∓v) = v
∂t ∂t ∂u ∂u ∂u ∂t ∂u2
144 / Fı́sica matemática

Hemos supuesto v constante. Eliminando ∂ 2 f /∂u2 entre las ecuaciones se-


gunda y cuarta obtenemos la ecuación de una función viajera en 1 dimensión:

∂ 2 f (x, t) 1 ∂ 2 f (x, t)
2
− 2 =0
∂x v ∂t2
La anterior expresión se conoce como ecuación de ondas pues admite como
solución la onda 1D cartesiana f (x, t) = A sen (kx−ωt), con ω = kv. Generalizan-
do al caso 3D la ecuación de ondas inhomogénea, con fuentes g(r, t), isotrópica,
y con velocidad v constante, tiene la forma:

1 ∂ 2 f (r, t)
∇2 f (r, t) − = g(r, t) .
v 2 ∂t2
Esta ecuación puede resolverse en diversos sistemas de coordenadas cur-
vilı́neas ortogonales, como se verá, en particular, en el capı́tulo ocho.

4.1.1. Ondas en cuerdas


Sea una cuerda homogénea, de densidad lineal de masa λ. Si la cuerda se
desplaza de su posición de equilibrio y se suelta, o si de algún modo se le imprime
velocidad, comienza a oscilar en el eje y. Se estudian aquı́ sólo oscilaciones en un
plano vertical.
Sea y(x, t) la función que describe la amplitud de la oscilación. Con t fijo,
esta función da la forma geométrica de la cuerda oscilante (véase figura 4.2).

y T ′′
∆m
ϕ + ∆ϕ
ϕ
T′

x x + ∆x x

Figura 4.2. Geometrı́a de una cuerda oscilante

El propósito de esta sección es estudiar el movimiento de un elemento de


masa ∆m, de longitud ∆l = [(∆x)2 + (∆y)2 ]1/2 = [1 + (∂y/∂x)2 ]1/2 ∆x, sometido
4.1 ECUACIÓN DE ONDAS 145

a las tensiones T ′ y T ′′ y a una fuerza externa de densidad lineal f (N/m) que


actúa en dirección y. La densidad lineal de masa de la cuerda es λ (Kg/m).
Aplicando la segunda ley de Newton al elemento ∆m, se obtiene:
X X
∆Fx = 0, ∆Fy = ∆m ay .

La aceleración se escribe ∂ 2 y/∂t2 , indicándose con la derivada parcial que


cada punto de la cuerda (x constante) experimenta aceleración. También es cierto
que ∆m = λ ∆l. Entonces, en direcciones horizontal y vertical:

T ′′ cos(ϕ + ∆ϕ) = T ′ cos ϕ,


∂2y
f ∆l + T ′′ sen (ϕ + ∆ϕ) − T ′ sen ϕ = λ ∆l ,
∂t2
de modo que la componente horizontal de la tensión es constante y se llamará T0 .
Dividiendo la última ecuación por T0 = T ′′ cos(ϕ + ∆ϕ) = T ′ cos ϕ puede escri-
birse:
f ∆l T ′′ sen (ϕ + ∆ϕ) T ′ sen ϕ λ∆l ∂ 2 y
+ ′′ − ′ =
T0 T cos(ϕ + ∆ϕ) T cos ϕ T0 ∂t2
f ∆l λ ∂2y
+ tan(ϕ + ∆ϕ)|x+∆x − tan ϕ|x = ∆l 2 ,
T0 T0 ∂t
y como tan ϕ = ∂y/∂x :
 
f ∆l ∂y ∂y λ ∂2y
+ − = ∆l 2 ,
T0 ∂x x+∆x ∂x x T0 ∂t

por lo cual, en el lı́mite, y reemplazando ∆l = [1 + (∂y/∂x)2 ]1/2 ∆x:


 q
1 ∂2y 2 ∂2y
f −λ 2 1 + (∂y/∂x) + = 0. (4.1)
T0 ∂t ∂x2

Se supondrá que la cuerda experimenta peque nas oscilaciones (lo que implica
que la pendiente de la onda ∂y/∂x es muy peque na); en esta aproximación, la
ecuación de movimiento de la cuerda oscilante sometida a una fuerzas externa de
densidad lineal f es:

∂2y 1 ∂2y f
− =− .
∂x2 (T /λ) ∂t2 T
La velocidad con que viajan las ondas en la cuerda es:
p
v = T /λ .
146 / Fı́sica matemática

La ecuación de ondas transversas desarrollada aquı́ es de tipo hiperbólico,


de modo que tendrá solución única si se especifican las condiciones de Cauchy:
• Los valores de la amplitud (condición de Dirichlet), o de la velocidad ∂y/∂t
(condición de Neumann), en los extremos.
• Los valores iniciales de y y ∂y/∂t.
Si la cuerda está en un medio viscoso que ejerce una fuerza de amortigua-
ción proporcional a la velocidad (dFy /dx = −b ∂y/∂t), debe sumarse una fuerza
∆Fy = −b∆l ∂y/∂t, tal que se obtiene finalmente, para pequeñas oscilaciones:
∂2y 1 ∂2y b ∂y f
− − =− .
∂x2 (T /λ) ∂t2 T ∂t T

Potencia transmitida por una cuerda oscilante


La energı́a cinética del elemento ∆m en la figura 4.2 es
 2  2
1 ∂y 1 ∂y
∆Ec = ∆m = λ ∆x .
2 ∂t 2 ∂t
La energı́a potencial de la cuerda puede calcularse teniendo en cuenta que un
elemento diferencial
∆l = [(∆x)2 + (∆y)2 ]1/2 = [1 + (∂y/∂x)2 ]1/2 ∆x
experimenta una elongación, respecto a su longitud original ∆x, de ∆l′ = ∆l −
∆x, de modo que, a primer orden en una expansión de Taylor:
 2
1 ∂y
∆l′ = ∆x .
2 ∂x
Ası́ pues, el trabajo realizado para estirar la cuerda una cantidad ∆l′ bajo la
acción de la tensión T es igual a su energı́a potencial:
 2
1 ∂y
∆Ep = ∆W = T ∆x .
2 ∂x
La energı́a mecánica de cada elemento de masa es:
"  2  2 #
1 ∂y 1 ∂y
∆E = ∆Ec + ∆Ep = λ + T ∆x .
2 ∂t 2 ∂x

Se sigue entonces que la potencia transmitida por cada elemento ∆m es:


∆E ∆E ∆x ∆E
P = = = v,
∆t ∆x ∆t ∆x
4.1 ECUACIÓN DE ONDAS 147

donde v es la velocidad de propagación de la onda. Se obtiene, para la potencia


transmitida por la cuerda:
"    2 #
2
v ∂y ∂y
P = λ +T .
2 ∂t ∂x

La potencia es una cantidad positiva, lo que significa que hay una transferencia
continua de energı́a en la dirección de propagación de la onda.
PROBLEMAS:
1. Sea una cuerda tensa con extremos fijos en x = 0 y x = L, que está ini-
cialmente en reposo en su posición de equilibrio. Halle y(x, t) si la cuerda
se pone a oscilar dando a cada uno de sus puntos una velocidad:

∂y 4v0
= 2 x(L − x) .
∂t t=0 L

2. Una cuerda tensa con extremos fijos en x = 0 y x = L está inicialmente en


reposo en la posición y(x, 0) = 4y0 x(L − x)/L2 . Halle y(x, t).
3. Una cuerda vibrante sujeta a una fuerza amortiguadora proporcional a la
velocidad tiene sus extremos fijos en x = 0 y x = L y se mueve desde el
reposo con y(x, 0) = f (x). Demuestre que en el caso subamortiguado:

X    nπx 
b
y(x, t) = e−(b/2T )t An cos(αn t) + sen (αn t) sen ,
1
2λα n L
con: s
T n2 π 2 λ b2
αn = − y
λ L2 T 4T 2
Z  nπx 
2 L
An = f (x) sen dx .
L 0 L
4. Un caso particular, independiente del tiempo, que proviene de la ecuación
(4.1), es el de la catenaria. Se trata de una cuerda suspendida de sus
extremos y sometida sólo a su propio peso. Con f = −λg:
q
λg d2 y
− 1 + (dy/dx)2 + = 0.
T0 dx2
Demuestre que y(x) = C cosh(αx + D) + E. Evalúe α, C, D y E si la
cadena está sujeta en los puntos (−L/2, 0) y (L/2, 0).

4.1.2. Ondas en membranas


Como extensión al caso bidimensional, se propone la ecuación que descri-
be la oscilación de una membrana (véase figura 4.3). En el caso de pequeñas
oscilaciones, el área de la membrana no cambia sensiblemente, como tampoco
la tensión Z (medida en unidades de fuerza/unidad de longitud transversa, que
escribiremos como F/l).
148 / Fı́sica matemática

Las vibraciones de la membrana son perpendiculares a la superficie de equi-


librio. Si x y y son las coordenadas (horizontales) de la membrana, la ecuación
diferencial que rige su movimiento tiene la forma:
∂2u ∂2u 1 ∂2u
2
+ 2 − 2 2 = −τ /Z ,
∂x ∂y v ∂t
donde u(x, y, t) es la amplitud de la oscilación, y τ es la fuerza
p externa por unidad
de área. La velocidad de las ondas en la membrana es v = Z/σ.







l F




Figura 4.3. Fuerzas ejercidas sobre la frontera de una membrana

Esta ecuación, de nuevo, es hiperbólica, por lo cual su solución depende


de condiciones de Cauchy. Si la membrana es rectangular y tiene sus bordes
fijos, deben proveerse, además de las condiciones temporales, las asociadas a las
fronteras que acompañan a la figura 4.4.
y
b u(0, y, t) , u(a, y, t)

u(x, 0, t) , u(x, b, t)

u(x, y, 0) , ∂u/∂t|t=0
x
a

Figura 4.4. Membrana rectangular con condiciones de Cauchy

Modos normales
Propongamos la solución al caso de una membrana rectangular de lados a y b, fija
en sus cuatro fronteras. Con la separación de variables u(x, y, t) = A(x)B(y)T (t),
4.1 ECUACIÓN DE ONDAS 149

es posible demostrar que la solución que satisface las condiciones de frontera


espaciales:
u(0, y, t) = u(a, y, t) = u(x, 0, t) = u(x, b, t) = 0
y la condición temporal ∂u/∂t|t=0 = 0 es:
X  mπx   nπy 
u(x, y, t) = Amn sen sen cos(wmn t) ,
m,n
a b

con m, n = 1, 2, 3, . . . Las constantes Amn pueden evaluarse si se provee la última


condición de Cauchy: u(x, y, 0) = f (x, y). Es cierto además que:
r
m2 n2
wmn = πv + ,
a2 b2
donde wmn son los modos normales de oscilación. Para cada pareja (m, n) hay
un modo, cada uno de los cuales puede describirse por:
 mπx   nπy 
umn (x, y) = sen sen cos(wmn t) , (4.2)
a b
P
tal que u(x, y, t) = mn Amn umn . Cada modo mantiene siempre en reposo algu-
nos puntos de la membrana (además de las fronteras), por ejemplo, aquellos con
x = a/m y y arbitrario, o aquellos con y = b/n y cualquier x. Tales puntos se
sitúan a lo largo de rectas llamadas lı́neas nodales. La frecuencia más baja (modo
fundamental) corresponde a m = n = 1. No existen (véase ecuación (4.2)) modos
donde m o n sean cero. Algunos modos normales se muestran en la figura 4.5.

ω21
ω12 ω22

ω31
ω32 ω42

Figura 4.5. Diversos modos de oscilación de una membrana rectangular

En las membranas puede observarse un fenómeno que no existe en las cuerdas


vibrantes, al que se conoce como degeneración y que tiene lugar cuando a = b.
En este caso:
πv p 2
ωmn = m + n2 .
a
150 / Fı́sica matemática

Para los modos (m, n) y (n, m) se obtiene la misma frecuencia, pero las oscilacio-
nes no son idénticas, como se ve en las figuras 4.6, correspondientes a los modos
(1, 2) y (2, 1), que difieren por una rotación de 90 grados.

(1, 2) (2, 1)

Figura 4.6. Dos modos degenerados de una membrana cuadrada

Como consecuencia, el movimiento oscilatorio más general de una membrana


cuadrada, en el modo ω12 , puede describirse como la combinación lineal:

u(x, y, t) = u12 (x, y, t) + u21 (x, y, t)


  πx       πy 
2πy 2πx
= A sen sen + B sen sen cos ω12 t ,
a a a a
donde A y B son amplitudes arbitrarias. Las dos gráficas anteriores corresponden
respectivamente a B = 0 y A = 0. Con k = B/A puede escribirse:
  πx       πy 
2πy 2πx
u(x, y, t) = A sen sen + k sen sen cos ω12 t
a a a a
 πx   πy  h  πy   πx i
= C sen sen cos + k cos cos ω12 t . (4.3)
a a a a
En lo anterior se ha usado C = 2A y la conocida relación trigonométrica para
ángulos dobles. Cuando hay degeneración, las lı́neas nodales no son necesaria-
mente rectas, como se verá en lo que sigue.
Como caso particular, sea k = 1. Utilizando:

cos α + cos β = 2 cos((α + β)/2) cos((α − β)/2) ,

se sigue, de la ecuación (4.3):


 πx   πy     
π(x + y) π(y − x)
u(x, y, t) = 2C sen sen cos cos cos ω12 t .
a a 2a 2a
Naturalmente, la oscilación se anula en los bordes de la membrana. Pero también
u = 0 si x + y = a, de modo que y = a − x es una lı́nea nodal (¿y qué ocurre con
y − x = a?).
4.1 ECUACIÓN DE ONDAS 151

En el caso k = −1, se obtiene:


 πx   πy     
π(x + y) π(y − x)
u(x, y, t) = A′′ sen sen sen sen cos ω12 t ,
a a 2a 2a

de donde se sigue que y = x es una lı́nea nodal (¿qué ocurre con y = −x?).
Ası́ pues, las lı́neas nodales para el modo u(x, y, t), que es combinación de u12 y
u21 con k = 1 y k = −1, tienen la forma mostrada en la figura 4.7.

k=1 k = −1 k=2

Figura 4.7. Dos modos triangulares y modo k = 2 en membranas cuadradas

En el caso general, de (4.3) se sigue que las lı́neas nodales satisfacen la


ecuación:  πy   πx 
cos + k cos = 0,
a a
que corresponde, en general, a curvas cuya forma depende del valor de la cons-
tante k. En la figura 4.6 se presenta el caso k = 2.
Los modos de vibración de una membrana circular se analizan en el ejercicio
de la página 310.

PROBLEMAS:
1. ¿Qué ecuación describe la oscilación de una membrana triangular?
2. Encuentre la ecuación de los nodos en el caso ω13 , con k = 1 y k = −1.

4.1.3. Ondas longitudinales y de torsión en sólidos


Considérese una varilla homogénea que se estira bajo la acción de las fuerzas F
y F ′ y luego se suelta (véase figura 4.8).
Aparecen entonces ondas longitudinales que viajan a lo largo de la varilla.
En la figura, x es la coordenada de una sección transversal A de la varilla; al
oscilar, el plano A, situado en x, se traslada una cantidad u a A′ , mientras el
plano B, situado en x + ∆x, se traslada a B ′ . El elemento de longitud AB de
tamaño ∆x se deforma y adquiere una nueva longitud B ′ − A′ .
152 / Fı́sica matemática

Puede entonces escribirse:

B−A = (x + ∆x) − x = ∆x

B ′ − A′ = [x + ∆x + u(x + ∆x, t)] − x + u(x, t)
= ∆x + u(x + ∆x, t) − u(x, t)
∂u
= ∆x + ∆x .
∂x

A A′ B B′

F′
F

x x + ∆x

x + u(x, t) x + ∆x + u(x + ∆x, t)

Figura 4.8. Sección de una barra elástica que oscila en forma longitudinal

Ası́, el incremento en la longitud es:


∂u
∆ξ = (B ′ − A′ ) − (B − A) = ∆x ,
∂x
por tanto, ∆ξ/∆x = ∂u/∂x. Ahora bien, según la ley de Hooke, la deformación
unitaria (∆ξ/∆x) que experimenta un material es directamente proporcional al
esfuerzo normal F/A que sobre él se ejerce:
F ∆x
∆ξ = ,
EA
donde A es el área transversa y E es el módulo de Young. O también:
∆ξ ∂u
F = EA = EA . (4.4)
∆x ∂x
Sobre el elemento ∆x actúa a la derecha F2 , y a la izquierda F1 como se
muestra en la figura 4.9a, de modo que, de acuerdo con la segunda ley de Newton:

∂2u
F2 − F1 = ∆m ,
∂t2
4.1 ECUACIÓN DE ONDAS 153

se sigue, reemplazando F1 y F2 de (4.4):


 
∂u ∂u ∂2u
EA − = ρA ∆x 2 ,
∂x x+∆x ∂x x ∂t

donde ρ es la densidad volumétrica de masa de la varilla. Entonces:

∂2u ∂2u
EA ∆x = ρA ∆x ,
∂x2 ∂t2

de donde, finalmente:

∂2u 1 ∂2u
2
− =0 .
∂x (E/ρ) ∂t2

A
B
F1 F2 b

α
a

a b

Figura 4.9. Oscilaciones en barras cilı́ndricas. a. Fuerzas que actúan sobre


el elemento diferencial de volumen de un sólido elástico, de altura AB en la
figura 4.8; b. Geometrı́a de las ondas de torsión.
p
La velocidad de la onda longitudinal en la varilla es v = E/ρ, y la forma
tridimensional de la ecuación de ondas longitudinales en sólidos es:

1 ∂ 2 u(r, t)
∇2 u(r, t) − =0 .
v 2 ∂t2

Una onda de torsión, que es un tipo de onda transversa, está gobernada por
esfuerzos de cizalladura y puede verse en la figura 4.9b. La base A de la barra
cilı́ndrica permanece fija mientras sobre la base derecha B se ejerce un torque
que torsiona la fibra recta a —convirtiéndola en b— en un ángulo α. Al soltarla,
la varilla se torsiona
p rı́tmicamente y la onda avanza a lo largo del eje con una
velocidad v = G/ρ, donde G es el módulo de torsión de la varilla.
154 / Fı́sica matemática

4.1.4. Ondas elásticas en sólidos


La ecuación que describe las oscilaciones de un medio isotrópico elástico es:

∂2u
(a2 − b2 )∇(∇ · u) + b2 ∇2 u − = 0, (4.5)
∂t2
donde u describe la deformación del sólido (véase Landau y Lifshitz, 1969), que
consideramos pequeña. Los movimientos observados corresponden a ondas elásti-
cas. Los coeficientes a y b están dados por:
s s
E(1 − σ) E
a= , b= , (4.6)
ρ(1 + σ)(1 − 2σ) 2ρ(1 + σ)

donde E es el módulo de extensión o módulo de Young, ρ es la densidad del


sólido y σ es el coeficiente de Poisson, que expresa el cociente entre la contracción
transversal y la extensión longitudinal. En esta ecuación, σ varı́a entre 0 y 1/2.
De acuerdo con el segundo teorema de Helmholtz (véase sección 1.9.3), cual-
quier campo vectorial puede descomponerse en dos partes, una solenoidal y otra
irrotacional, esto es, u = ul + ut , con ∇ × ul = 0 y ∇ · ut = 0. Este teorema
se puede utilizar para dividir en dos la ecuación (4.5). Tomando el rotacional de
(4.5):  
∂ 2 ut
∇ × b2 ∇2 ut − = 0, con ∇ · ut = 0 .
∂t2
Como consecuencia:
1 ∂ 2 ut
∇2 ut − = 0. (4.7)
b2 ∂t2
También, escribiendo en (4.5): ∇(∇ · u) = ∇2 u + ∇ × (∇ × u), y tomando la
divergencia, se obtiene:
 
2 2 ∂ 2 ul
∇ · a ∇ ul − = 0, con ∇ × ul = 0 ,
∂t2

de donde se sigue:
1 ∂ 2 ul
∇2 ul − = 0. (4.8)
a2 ∂t2
Las ecuaciones (4.7) y (4.8) son ecuaciones de onda en tres dimensiones, con
velocidades b y a respectivamente dadas por (4.6); la primera tiene ∇ · ut = 0,
lo cual corresponde, según la teorı́a de la elasticidad, a ondas que no provocan
cambios en el volumen, mientras que la otra (∇ × ul = 0) provoca extensio-
nes y compresiones pero no tiene torsión. Como se mostrará a continuación, ut
4.2 DERIVADAS LAGRANGIANA Y EULERIANA 155

es una onda transversa, en tanto que ul es una onda longitudinal. Considérese


propagación solo en dirección x, de modo que (4.7) y (4.8) toman la forma:

∂ 2 ut 1 ∂ 2 ut ∂ 2 ul 1 ∂ 2 ul
− = 0, − = 0.
∂x2 b2 ∂t2 ∂x2 a2 ∂t2
Como ∇ · ut = 0, se sigue que ut1 es constante, de donde:

∂ 2 ut2 1 ∂ 2 ut2 ∂ 2 ut3 1 ∂ 2 ut3


− = 0, − = 0,
∂x2 b2 ∂t2 ∂x2 b2 ∂t2
que corresponde a una onda transversa de velocidad vt = b. De otro lado, como
∇ × ul = 0, se sigue que ul2 y ul3 son constantes, de modo que sólo ul1 oscila:

∂ 2 ul1 1 ∂ 2 ul1
2
− 2 = 0,
∂x a ∂t2
lo que revela que se trata de una onda longitudinal de velocidad vl = a; obsérvese,
en efecto, que ul1 tiene la dirección del movimiento. De las √ ecuaciones (4.6), y
teniendo en cuenta que 0 < σ < 1/2, se concluye que vl > 2vt , de modo que
la onda longitudinal viaja siempre más rápido que la transversa. Las velocidades
vl y vt a menudo se llaman velocidad longitudinal y transversa del sonido. Un
movimiento sı́smico produce ondas longitudinales y transversas, que se conocen
como ondas P (primarias) y S (secundarias).
En
p la sección 4.1.3, la velocidad de la onda longitudinal en la varilla es
vl = E/ρ en vez de vl = [E(1 − σ)/ρ(1 + σ)(1 − 2σ)]1/2 , porque en ese desa-
rrollo se despreció el cambio en el diámetro de la varilla debido a su deformación
longitudinal, es decir, se supuso σ ≃ 0.
Nótese que la existencia de estos dos tipos de ondas es caracterı́stica solo
de los sólidos, puesto que los fluidos, lı́quidos y gases, no soportan esfuerzos
tangenciales; en estos solo viajan ondas longitudinales, como es el caso de la
propagación del sonido en los gases (sección 4.3.1).

4.2. Derivadas lagrangiana y euleriana


Existen dos formas diferentes, aunque relacionadas, de describir el movimiento
de los fluidos. Una de ellas consiste en estudiar el movimiento de un elemento
especı́fico (∆m) de fluido. En este caso se utiliza la segunda ley de Newton, la cual
contiene la derivada temporal D/Dt, que describe el movimento de partı́culas,
en este caso ∆m. Tal derivada se conoce como derivada siguiendo el movimiento
o derivada material, pues se refiere al movimiento de una porción del fluido;
también se conoce como derivada lagrangiana. La aceleración de un elemento de
fluido se escribe a = Dv/Dt.
156 / Fı́sica matemática

La otra versión, debida a Euler, propone considerar el fluido como un campo;


sugiere establecerse en un punto fijo desde donde el fluido tiene una velocidad v,
y evaluar allı́ la derivada temporal de las funciones asociadas al fluido. Esto es
lo que se conoce como una derivada parcial temporal. Recı́procamente, sugiere
también establecerse en un cierto instante del tiempo y estudiar en ese instante las
variaciones de las cantidades fı́sicas con la posición. Esto da lugar a las derivadas
parciales con respecto a la posición. Respectivamente, se trata de evaluar ∂/∂t y
∂/∂xi . La primera de ellas se conoce como derivada euleriana.
De acuerdo con el cálculo diferencial, una función f (r, t) tiene en coordenadas
cartesianas un diferencial expresable según una regla de cadena, que a su vez
está conectada con la definición del gradiente:
∂f ∂f ∂f ∂f ∂f
df = dt + dx + dy + dz = dt + dr · ∇f , (4.9)
∂t ∂x ∂y ∂z ∂t
de modo que la derivada total temporal de cualquier función f (r, t) asociada a
un fluido puede escribirse en la forma:

df ∂f
= + v · ∇f ,
dt ∂t

donde v = dr/dt describe la velocidad del fluido en el punto (r, t). Esta expresión
es válida incluso en los casos en que el campo escalar f (r, t) sea reemplazado por
un campo vectorial o diádico. Para reafirmar este carácter general, la relación
entre las derivadas lagrangiana y euleriana puede escribirse ası́:

d ∂
= +v·∇ . (4.10)
dt ∂t

En particular, si (4.10) se aplica al vector posición r:


dr ∂r
= + v · ∇r .
dt ∂t
La derivada temporal parcial de r representa la variación de la posición con el
tiempo si la posición permanece constante. Es obvio que su valor es cero. Además,
es cierto que ∇r = I, donde I es la identidad diádica (véase la sección 1.10), por
lo que v · ∇r = v · I = v , ası́:
dr
= v.
dt
Como un segundo ejemplo, si se aplica (4.10) sobre v, se obtiene:
dv ∂v
= + v · ∇v .
dt ∂t
4.3 FLUJO DE FLUIDOS 157

En la última ecuación los significados de los términos son los siguientes:


• dv/dt es la aceleración tal como se define en mecánica newtoniana de
partı́culas, aplicada a un elemento diferencial del fluido en movimiento; corres-
ponde a la derivada sustancial Dv/Dt.
• ∂v/∂t se conoce como aceleración local; es la que mide un observador fijo
en un punto del espacio que ve moverse el fluido; debido al caracter parcial de la
derivación, existe solo en condiciones no estacionarias.
• v · ∇v se llama aceleración convectiva; corresponde a la aceleración que
ocurre como resultado de los gradientes de velocidad.

4.3. Flujo de fluidos


De acuerdo con la segunda ley de Newton, el movimiento de un elemento de masa
(dm) de un fluido se describe como:
Dv
dm = dF ,
Dt
donde dF incluye la presión y las fuerzas externas y disipativas. La cantidad
Dv/Dt se conoce como la derivada sustancial, o derivada siguiendo el movimien-
to. La componente i de la fuerza diferencial dFP que la presión ejerce sobre el
elemento diferencial de área dSi (véase figura 4.10) se escribe:
(dFP )i = −(P dSi )ui +dui + (P dSi )ui
∂P ∂P 1
= − dui dSi = − dV .
∂ui ∂ui hi

P+
dP
P

Figura 4.10. Elemento diferencial de un fluido en movimiento

Es decir, de acuerdo con la definición (1.35) de gradiente: dFP = −∇P dV.


Ası́ pues, definiendo la densidad volumétrica de las fuerzas externas en la forma
fe = dFe /dV, la ecuación de movimiento en ausencia de fuerzas viscosas se escribe:
158 / Fı́sica matemática

Dv
dm = −∇P dV + fe dV ,
Dt
por lo cual, la segunda ley de Newton se transforma en:
Dv
ρ = −∇P + fe .
Dt
Es obvio, entonces, que la condición de equilibrio hidrostático del elemento de
masa de densidad ρ es ∇P = fe .
Ahora bien, puesto que:
3
Dv ∂v X ∂v dxi ∂v
= + = + (v · ∇)v ,
Dt ∂t i=1
∂t dt ∂t

la ecuación de movimiento se escribe:


∂v
ρ + ρ(v · ∇)v + ∇P = fe , (4.11)
∂t
o también, utilizando la identidad:

∇(v · v) = 2(v · ∇)v + 2v × (∇ × v) ,

y tomando en consideración solo fuerzas externas derivables de un potencial (fe =


−ρ∇G):
dv 1
ρ + ρ∇v 2 − ρv × (∇ × v) + ∇P + ρ∇G = 0 . (4.12)
dt 2
La segunda ecuación importante en la mecánica de fluidos corresponde a la con-
servación de la masa y tiene la forma:
∂ρ
∇ · (ρv) + = 0. (4.13)
∂t
La vorticidad de un fluido es una extensión de la noción de velocidad angular
y se define como ξ = ∇ × v. Si ξ = 0, se dice que el fluido es irrotacional, que no
tiene vorticidad. En tal caso, ∇ × v = 0, lo que implica v = −∇φ, donde φ es
el potencial de velocidad. En el caso de un fluido estacionario (independiente del
tiempo), de densidad constante y sin remolinos, se sigue de (4.13), que ∇ · v = 0,
y puesto que no tiene vorticidad: v = ∇φ; remplazando la segunda en la primera,
resulta que el potencial de velocidad satisface la ecuación de Laplace ∇2 φ = 0 ,
y de la ecuación (4.12) se concluye que:
 
1 2
∇ ρv + P + ρG = 0 ,
2
4.3 FLUJO DE FLUIDOS 159

de donde, a su vez, se obtiene la ecuación de Bernoulli:

1 2
ρv + P + ρG = 0 .
2
Bastante usual en las aplicaciones es el caso en que G es el potencial gravi-
tacional, tal que g = −∇G, es decir, fe = ρg. Observemos que, de acuerdo con
el teorema de Helmholtz, el sistema de ecuaciones ∇ × v = 0 y ∇ · v = 0 es
completo, y equivale a ∇2 φ = 0. Quedan por proveer las condiciones de frontera
de Dirichlet o de Neumann.

4.3.1. Ondas sonoras


El sonido en el aire corresponde a oscilaciones de la presión y la densidad del
aire respecto a sus valores promedios P0 y ρ0 . Estos cambios están asociados al
movimiento colectivo de las moléculas del aire. La segunda ley de Newton para
un medio continuo, en ausencia de fuerzas externas y viscosas, según (4.11), tiene
la forma:
d ∂
(ρv) = (ρv) + v · ∇(ρv) = −∇P . (4.14)
dt ∂t
Además, de acuerdo con la ley de conservación de la masa:

∂v
ρ + ρ(v · ∇)v + ∇P = fe . (4.15)
∂t
La presión y la densidad están relacionadas por una ecuación de estado.
Para ondas sonoras, cuyas frecuencias van de 20 a 20 000 hertz, las oscilaciones
tienen lugar tan rápidamente que no hay intercambio de calor entre elementos
diferenciales de volumen de aire durante una oscilación, por lo cual la expansión
y contracción del aire es adiabática. Esto significa que:
 γ
P ρ cp
= , γ= , (4.16)
P0 ρ0 cv

donde cp y cv son los calores especı́ficos a presión y volumen constantes. La


propagación del sonido puede describirse con las ecuaciones (4.14), (4.15) y (4.16).
Ahora bien, los cambios en la presión y la densidad son pequeñas perturbaciones
de los valores de equilibrio P0 y ρ0 , por lo cual, definiendo el cambio de densidad
relativo como δ = (ρ − ρ0 )/ρ0 , puede escribirse:
 γ
ρ
= (1 + δ)γ ≃ 1 + γδ , y P ≃ P0 (1 + γδ) .
ρ0
160 / Fı́sica matemática

La velocidad v es a su vez una perturbación respecto al valor cero de equilibrio


del aire; en consecuencia ∇ · (ρv) ≃ ρ0 ∇ · v. También:
dv ∂v ∂v
ρ ≃ρ + ρv · ∇v ≃ ρ0 .
dt ∂t ∂t
Ası́ pues, las ecuaciones (4.14), (4.15) y (4.16) toman la forma:
∂v ∂ρ
ρ0 + ∇P = 0 , + ρ0 ∇ · v = 0 , P = P0 (1 + γδ) .
∂t ∂t
Se sigue entonces que:
∂v ∂δ
ρ0 + P0 γ∇δ = 0 , + ∇ · v = 0.
∂t ∂t
Tomando la divergencia de la primera, la derivada temporal de la segunda, y
restando, se obtiene:
1 ∂2δ
∇2 δ − 2 2 = 0 ,
v ∂t
p
donde v = P0 γ/ρ0 corresponde a la velocidad del sonido en un gas. Si se trata
de un gas ideal, P0 = ρ0 RT /M , de modo que
p
v = γRT /M .
Es cierto que la presión, la densidad y la velocidad obedecen a la misma
ecuación de ondas. Si el movimiento del aire es irrotacional (es decir, si no hay
vórtices), entonces ∇ × v = 0, de donde v = −∇ϕ, siendo ϕ el potencial de
velocidad. La onda sonora es, entonces, longitudinal. Se cumple entonces que:
1 ∂2ϕ
∇2 ϕ − = 0.
v 2 ∂t2
Para el caso de ondas que viajan a través de un tubo, o que están confinadas
a una cavidad, las moléculas del gas en las paredes solo tienen movimiento tan-
gencial, de modo que la componente normal de la velocidad en la pared es nula,
esto es: v · n̂|S = ∂ϕ/∂n|S = 0, donde n̂ es la normal a la pared.

Nota
Las aproximaciones realizadas en los anteriores cálculos pueden ser justificadas
mediante los siguientes argumentos. Para una onda sonora, la velocidad v tı́pica
es de 340 m/s. Tómese como ejemplo una onda de frecuencia ν = 500 hertz.
Entonces λ ≃ 60cm. La velocidad de las moléculas del aire es del orden de a/T =
2πνa ≃ 10−4 , donde a es la amplitud de la oscilación (≃ 10−6 )cm. El gradiente
de la velocidad es ∂v/∂x ≃ 2πv/λ ≃ 10−4 seg−1 , y ∂v/∂t ≃ 2πνv ≃ 10cm/seg2 ;
además, v · ∇v ≃ v∂v/∂x ≃ 10−6 cm/seg2 , por lo cual ∂v/∂t ≫ v · ∇v, y en
consecuencia, dv/dt ≃ ∂v/∂t. También, δ = (ρ − ρ0 )/ρ ≃ a/(λ/2) ≤ 10−7 .
4.4 ECUACIÓN DE DIFUSIÓN 161

4.4. Ecuación de difusión


Dos de los fenómenos de difusión más notables, el del calor y el de neutrones, se
consideran en esta sección.

4.4.1. Ley de Fourier de difusión del calor


Sea una barra de conductividad térmica k sometida en su interior a diferentes
temperaturas en diferentes puntos. Experimentalmente se concluye que el calor
fluye desde regiones de alta temperatura a regiones de baja temperatura. Resulta
además que la cantidad de calor que fluye por unidad de tiempo a través de un
área A es proporcional a la diferencia de temperatura entre dos puntos separados
diferencialmente ∆x y al área transversal A, e inversa a ∆x:

∆Q ∆T
≃ −k A.
∆t ∆x
El signo menos indica que el calor fluye en dirección del decrecimiento de la
temperatura. En el lı́mite ∆x → 0:

dQ ∂T
= −k A.
dt ∂x
Equivalentemente, la densidad de flujo de calor J es proporcional al gradiente
negativo de la temperatura:

dQ ∂T
J= = −k .
dA dt ∂x
Esta ecuación se conoce como ley de Fourier de conducción del calor, o primera
ley de Fourier. Si el calor fluye hacia afuera del volumen en el punto x + ∆x,
y entra en x, la rata neta con que el elemento de volumen A∆x recibe calor
está dado por la rata con que entra menos la rata con que sale, más la rata de
generación de calor:
!
δQ dQ dQ ∂T ∂T
= − + qA∆x = A k −k + qA∆x
δt dt x dt x+∆x ∂x x+∆x ∂x x
 
∂ ∂T
= A k ∆x + q A ∆x , (4.17)
∂x ∂x

donde q representa alguna fuente interna al sólido que genere calor, y q tiene
unidades de calorı́as/volumen×tiempo: rata de generación de calor por unidad de
162 / Fı́sica matemática

volumen. La conductividad térmica puede ser función de la posición; además, el


calor recibido da lugar a un incremento de la temperatura, según la ley de Black:
δQ 1 ∆V
= (c∆m T |t+∆t − c∆m T |t ) = (cρ T |t+∆t − cρ T |t )
δt ∆t ∆t

= A∆x (cρ T ) , (4.18)
∂t
donde c es el calor especı́fico (cal/gr ◦ C) y ∆m = ρ A ∆x. Igualando (4.17) y
(4.18), se obtiene la ecuación de difusión del calor con fuentes volumétricas:
 
∂ ∂T ∂
k − (cρ T ) = −q .
∂x ∂x ∂t

La cantidad k/cρ se conoce como difusividad térmica; sus unidades son cm2 /seg,
mientras que las de k son cal/cm· ◦ C·seg. La ecuación obtenida es válida para
flujo de calor en la dirección x, pero el caso general implica transporte de calor
en las tres direcciones espaciales, por lo cual puede escribirse, en forma invariante
coordenada:
∂(cρ T (r, t))
∇ · (k∇T (r, t)) − = −q(r, t) ,
∂t
o también:
∂E
∇·J+ = q,
∂t
donde J = −k∇T y E = cρT representan la densidad de flujo de energı́a y la
densidad volumétrica de energı́a. Si k, ρ y c son constantes, puede escribirse:

ρc ∂T (r, t) q(r, t)
∇2 T (r, t) − =− ,
k ∂t k

ecuación que, con q = 0, se conoce como segunda ley de Fourier de la conducción


del calor.
Casos en los cuales se genera calor en el interior de un medio ocurren con
frecuencia en fı́sica e ingenierı́a, como en un sólido en cuyo interior hay decai-
miento radioactivo, o como resultado de una reacción quı́mica (la hidratación del
cemento es un ejemplo cotidiano). Si no hay fuentes calorı́ficas en el volumen
en consideración, y si la situación fı́sica es estacionaria (es decir, independiente
del tiempo), la temperatura satisface la ecuación de Laplace. Un caso particular
importante es el de un medio (un horno, por ejemplo) de temperatura uniforme
(es decir, donde T depende solo del tiempo); en tal caso:

dT (t) q(t)
= .
dt ρc
4.4 ECUACIÓN DE DIFUSIÓN 163

Es claro de esta ecuación que la temperatura es una función creciente de t si q es


una fuente, y decreciente si es un sumidero.
Muy variados problemas pueden ser analizados a partir de esta ecuación,
dependiendo de si las fronteras son aisladas, o mantenidas a temperatura fija, o
si desde ellas hay radiación de calor. En el primer caso, donde frontera aislada
significa que no hay transporte de calor a través de la superficie, de la ecuación

dQ ∂T
=k = 0,
dAdt ∂n S
se sigue la condición de frontera:

∂T
= 0.
∂n S
En el segundo caso, T |S es constante. En el tercer caso es usualmente aplicable
la ley de enfriamiento de Newton:

dQ ∂T
= H(T − T0 ) = k ,
dA dt ∂n S
donde la constante H es la emisividad de la superficie, n es la coordenada normal
a la superficie y T0 la temperatura ambiente. Esta ley incluye mecanismos de
radiación, conducción y convección.
Una situación similar a la de difusión del calor se da en el caso de una
sustancia quı́mica que presenta un gradiente de concentración. En este caso se
obedecen las siguientes leyes: a) La sustancia se difunde de regiones de alta a
baja concentración. b) La rata de difusión a través de un área es proporcional al
área perpendicular a la dirección de la difusión molecular y a la rata de cambio
espacial de concentración. La ley de Fick de difusión tiene la forma:
∂c(r, t)
∇ · (K(r)∇c(r, t)) = ,
∂t
donde K(r) es el coeficiente de difusión, que usualmente se considera función de
la concentración c(r, t), lo que hace que la ecuación se convierta en no lineal.
También la difusión de humedad a través de un sólido poroso, como la arena o
la madera, puede a menudo ser aproximada por una ecuación de difusión.

4.4.2. Difusión de neutrones


Otro ejemplo de difusión es el que presenta la teorı́a elemental de reactores nu-
cleares, basada en la difusión de neutrones en medios fisionables. Considérese un
modelo matemático con las siguientes propiedades:
164 / Fı́sica matemática

a. Los neutrones, cuya densidad volumétrica escribiremos n0 , se difunden


desde regiones de alta a regiones de baja concentración.
b. La rata de difusión a través de un elemento de superficie es proporcional
al área y a la rata de cambio espacial de concentración de neutrones, normal a
la superficie.
c. El coeficiente de difusión para neutrones es inhomogéneo e isotrópico.
d. El material fisionable absorbe neutrones en proporción directa a su den-
sidad y velocidad e inversa al camino libre medio (λ): dn0 /dt = −n0 v/λ.
e. La rata de producción de neutrones debido a la fisión es proporcional a
la rata de absorción: dn0 /dt = Kc (n0 v/λ), donde Kc es el número promedio de
neutrones producido cada vez que se captura un neutrón para fisión. La ecuación
que describe estos procesos tiene la forma:
 v ∂n0
∇ · D(r)∇n0 + (Kc − 1) n0 + g = ,
λ ∂t
donde g es la rata de generación de neutrones por unidad de volumen, y D es el
coeficiente de difusión.

Ejercicio
Considere una placa de material fisionable de gran área y espesor L. Supóngase
que la densidad de neutrones decae rápidamente desde el interior y que se puede
asumir que es cero en la superficie. Con g = 0:
∂ 2 n0 2 0 1 ∂n0
+ B n = ,
∂t2 D ∂t
donde B 2 = (Kc − 1)v/λD es conocido como el buckling del sistema. Por la
separación de variables n = X(x)T (t):

Ẍ T̈
+ B2 = = −α, de donde
X DT
h p  p i
n0 = c1 cos B 2 + αx + c2 sen B 2 + αx e−Dαt .
0
Por
√ aplicación de las condiciones de frontera n |x=0,L = 0 se sigue c1 = 0 y
2
L B + α = mπ, con m entero, tal que:

X 2
π 2 /L2 −B 2 )t
n0 (x, t) = sen (mπx/L) e−D(m .
1

A menos que m2 π 2 /L2 − B 2 sea mayor que cero, el término correspondiente


a ese valor de m crecerá indefinidamente con el tiempo. Con el fin de mantener
4.5 ECUACIONES DE POISSON Y LAPLACE 165

el exponencial decreciente ha de exigirse m2 π 2 /L2 − B 2 ≥ 0, de modo que ha de


cumplirse L ≤ mπ/B . El menor valor posible de L es Lc = π/B, al que se llama
valor crı́tico. Resulta entonces:

X 2
n0 (x, t) = cm sen (mπx/L) e−Dπ(m −1)t/L
.
1

Si L < π/B todos los exponenciales tienden a cero a medida que t aumenta;
pero en el caso L > π/B, al menos un término aumenta exponencialmente, lo
que conduce a una reacción en cadena no controlada. En los reactores nuclea-
res diseñados para generar energı́a en forma controlada, el caso interesante es
el crı́tico, en el que n0 ni crece ni se amortigua. En la práctica, no obstante,
los reactores son diseñados para operar en condición un poco por encima de la
crı́tica, pero incrustando en ellos varillas absorbentes de neutrones que se retiran
o sumergen lo suficiente para que el reactor funcione de modo estacionario. En
la sección 8.3.5 encontraremos el cálculo del radio y la masa crı́ticos para una
esfera de material fisionable.
PROBLEMA: En un medio absorbente de neutrones es cierto que
∂n0
∇2 n0 − βn0 = k .
∂t
Si en el instante t = 0 se produce una brusca emisión de neutrones, de modo que
n0 (r, 0) = δ(r), halle n0 (r, t) para t > 0.

4.5. Ecuaciones de Poisson y Laplace


Estas son dos de las ecuaciones tı́picas y más antiguas de la fı́sica matemática,
y son la base de la descripción de la electrostática y la gravitación. De acuerdo
con la ley de Coulomb (1785), la fuerza eléctrica que una distribución de car-
ga eléctrica Q ejerce sobre una partı́cula de prueba q localizada en el punto r
está dada por Z
q (r − r′ )
F(r) = dQ .
4πǫ0 |r − r′ |3
Teniendo en cuenta que:
 
(r − r′ ) 1
= −∇ ,
|r − r′ |3 |r − r′ |

se puede escribir:
 Z 
q dQ(r′ )
F(r) = −∇ = −q∇φ(r) .
4πǫ0 |r − r′ |
166 / Fı́sica matemática

La función φ aquı́ definida es el potencial electrostático (véase figura 4.11):


Z Z
1 dQ(r′ ) 1 ρ(r′ )
φ(r) = ′
= dV ′ ,
4πǫ0 |r − r | 4πǫ0 |r − r′ |

donde ρ(r′ ) es la densidad volumétrica de carga.

r − r′
dQ φ(r)

r
r′

Figura 4.11. Potencial eléctrico debido a una distribución de cargas

Se sigue, tomando el laplaciano:


Z Z  
1 ρ(r′ )dV ′ 1 1
∇2 φ(r) = ∇2 = ρ(r ′
)∇2
dV ′ ,
4πǫ0 |r − r′ | 4πǫ0 |r − r′ |
y como:  
1
∇2 = −4π δ(r − r′ ) ,
|r − r′ |
tenemos: Z
1
∇2 φ(r) = × (−4π) ρ(r′ ) δ(r − r′ ) dV ′ .
4πǫ0
En consecuencia, en el interior de una distribución de cargas, el potencial
electrostático satisface la ecuación de Poisson:

∇2 φ(r) = −ρ(r)/ǫ0 .

El potencial gravitacional G(r) debido a una distribución de masa con den-


sidad volumétrica ρ(r) satisface también una ecuación de Poisson:

∇2 G(r) = 4πGρ(r) .
4.6 ECUACIONES DE MAXWELL 167

Esta ecuación fue propuesta por Poisson en 1801. El término potencial fue
asignado por Green en 1828 a una función de la posición que habı́a sido introdu-
cida por Laplace en 1770. En este año, Laplace también propuso la expresión que
modernamente se escribe F = −∇G. En 1781, Laplace probó que en el espacio
vacı́o la función G satisface la ecuación ∇2 G = 0.
PROBLEMA: Si el campo gravitacional g se define en la forma g = −∇G, demuestre
que ∇ · g = 4πGρ y ∇ × g = 0.
La última ecuación indica que el campo de gravitación, que es un campo polar
(véase la sección 1.3.3), es conservativo.

De otro lado, el campo magnetostático tiene lı́neas de campo que se cierran


sobre sı́ mismas, lo que implica que ∇ · B = 0, por lo cual, y de acuerdo con el
capı́tulo 1, puede escribirse B = ∇ × A. De acuerdo con la ley de Ampère (4.22)
para el campo magnetostático: ∇ × B = µ0 J; es posible entonces probar que
Z
µ0 J(r′ )
A(r) = dV ′ ;
4π |r − r′ |

si se impone la recalibración ∇ · A = 0 (véase la sección 1.9.3) y tomando el


laplaciano de esta ecuación, el potencial vectorial magnético satisface la ecuación
de Poisson vectorial:
∇2 A(r) = −µ0 J(r) .
La solución a la ecuación de Poisson escalar o vectorial requiere métodos
especiales, entre los cuales sobresale el de Fourier (véase capı́tulo 5) y el de
funciones de Green, que será tratado, en el caso escalar, en el capı́tulo 7.
En el exterior de las distribuciones de carga, masa o corriente, los potenciales
satisfacen la ecuación de Laplace, ∇2 φ = 0, cuyas soluciones pueden ser obtenidas
por separación de variables en once sistemas de coordenadas.

4.6. Ecuaciones de Maxwell


En el sistema internacional de unidades (MKSC), las ecuaciones propuestas por
Maxwell en 1864 para el campo electromagnético generado por cargas y corrientes
en el vacı́o, tienen las siguientes formas:

∇ · E = ρ/ǫ0 , (4.19)
∇ · B = 0, (4.20)
∂B
∇×E=− , (4.21)
∂t
∂E
∇ × B = µ0 J + µ0 ǫ0 , (4.22)
∂t
168 / Fı́sica matemática

donde E, B, J y ρ son en general funciones de la posición y del tiempo y repre-


sentan, respectivamente, el campo eléctrico, el campo de inducción magnética, la
densidad de corriente eléctrica y la densidad volumétrica de carga eléctrica. En
el caso más simple, (ρ = J = 0), se demuestra que los campos E y B obedecen
ecuaciones de onda: tomando el rotacional de (4.21) y teniendo en cuenta que
∇ × (∇ × E) = ∇(∇ · E) − ∇2 E, se sigue:


∇(∇ · E) − ∇2 E = − (∇ × B) ;
∂t
y usando (4.19) y (4.22) se obtiene:

∂2E
∇2 E − µ0 ǫ0 =0 .
∂t2

Análogamente, tomando el rotacional de (4.22):


∇(∇ · B) − ∇2 B = µ0 ǫ0 (∇ × E) ,
∂t
y utilizando (4.20) y (4.21), se sigue:

∂2B
∇2 B − µ0 ǫ0 =0 .
∂t2
Resulta entonces que los campos electromagnéticos pueden propagarse on-

dulatoriamente en el vacı́o con una velocidad v = 1/ µ0 ǫ0 . Con ǫ0 = 8,8544 ×
10 N m C y µ0 = 4π × 10 m Kg C , se obtiene v = 2,9979 × 108 m/s,
−12 −1 −2 2 −7 −2

que es la velocidad de la luz en el vacı́o. Aquı́ comienza la idea de la luz como


una onda electromagnética.

PROBLEMAS:
1. Sea una solución en ondas planas (válida si ρ = 0 y J = 0) de la forma:

E = E0 ei(k·r−ωt) , B = B0 ei(k·r−ωt) .
a. Demuestre, por sustitución en las ecuaciones de onda, que la conexión
entre k y ω es k = ω/c.
b. Por sustitucion de los campos ondulatorios E y B en las ecuaciones
de Maxwell, demuestre que k · E = 0, k · B = 0, E · B = 0. Estas
ecuaciones revelan que los vectores E, B y k son perpendiculares
entre sı́ y forman un sistema de mano derecha, y que por tanto las
ondas electromagnéticas planas son transversas y en consecuencia
polarizables.
4.7 ECUACIÓN DE SCHRÖDINGER 169

2. Obtenga las ecuaciones de onda inhomogéneas que surgen si ρ 6= 0 y J 6= 0.


3. Demuestre que la ecuación de continuidad ∇ · J + ∂ρ/∂t = 0, que describe
la conservación de la carga eléctrica, es una consecuencia matemática de
las ecuaciones de Maxwell.
4. Los campos E y B de radiación electromagnética, a gran distancia de sus
fuentes, son perpendiculares y tienen la forma:
E0 i(kr−ωt) B0 i(kr−ωt)
E(r, t) = êθ e , B(r, t) = êϕ e .
r r
Demuestre que estos campos lejanos satisfacen las ecuaciones de Maxwell
con ρ = J = 0, si E0 /B0 = ω/k = c = (µ0 ǫ0 )−1/2 .

4.7. Ecuación de Schrödinger


La expresión más general, en términos no relativistas, del comportamiento cuánti-
co de las partı́culas, incluida la cuantización de la energı́a, está dada por la ecua-
ción de Schrödinger. Esta ecuación puede ser obtenida a partir de la dualidad
onda-partı́cula propuesta por De Broglie para corpúsculos como el electrón, de
acuerdo con la cual las propiedades ondulatorias (k, ω) están conectadas con las
corpusculares (p, E) mediante las reglas p = ~k y E = ~ω, donde ~ = h/2π y h
es la constante de Planck (6,6256×10−34 J·s).
El comportamiento de la partı́cula está asociado a un paquete de ondas
Z Z
ψ(r, t) = f (k)ei(k·r−ωt) d3 k = f (k)ei(p·r−Et)/~ d3 k .

Derivando parcialmente en posición y tiempo se obtiene:


Z
~ ∂
− ψ(r, t) = f (k) E ei(p·r−Et)/~ d3 k (4.23)
i ∂t
Z
~
∇ψ(r, t) = f (k) p ei(p·r−Et)/~ d3 k (4.24)
i
Z
~2 2 p2 i(p·r−Et)/~ 3
− ∇ ψ(r, t) = f (k) e d k (4.25)
2m 2m
Teniendo en cuenta la conservación de la energı́a E = p2 /2m + V , podemos
escribir, utilizando () y ():
Z  
p2
f (k) E − − V ei(p·r−Et)/~ d3 k = 0
2m
~ ∂ ~2 2
=− ψ(r, t) + ∇ ψ(r, t) − V ψ(r, t) ,
i ∂t 2m
de donde obtenemos la ecuación de Schrödinger:
170 / Fı́sica matemática

~2 2 ∂ψ(r, t)
− ∇ ψ(r, t) + V (r, t) ψ(r, t) = i~ . (4.26)
2m ∂t
En la ecuación anterior V es la energı́a potencial del corpúsculo, en particular
la elástica kx2 /2 o la eléctrica eφ, donde φ es el potencial electrostático.
La de Schrödinger es una ecuación diferencial parcial homogénea sujeta a
las condiciones de unicidad propuestas en la sección 2.2.4; puede ser sometida
a una separación del variables del tipo ψ(r, t) = ψ(r)T (t) (si V no depende del
tiempo), con lo cual obtenemos, después de dividir por ψ(r)T (t), la ecuación con
variables separadas:

~2 ∇2 ψ(r) Ṫ (t)
− + V (r) = i~ = α,
2m ψ(r) T (t)

con α constante. Se obtiene entonces la pareja de ecuaciones:

~2 ∇2 ψ(r)
− + V (r) = α ,
2m ψ(r)
Ṫ (t)
i~ = α.
T (t)

La solución a la segunda ecuación tiene la forma T (t) = T0 eαt/i~ , mientras


que la solución a la primera depende de la forma especı́fica del potencial V (r). En
el capı́tulo 8 se resolverá esta ecuación para dos casos especı́ficos, los del oscilador
armónico y el átomo de hidrógeno. Ası́ pues, la función de onda puede escribirse
en la forma:
ψ(r, t) = ψ(r)e−iαt/~ .
Es directo concluir que el factor α/~, que aparece en la fase temporal, co-
rresponde a una frecuencia, esto es, puede escribirse: ψ(r, t) = ψ(r)e−iωt .
Puede demostrarse (véase capı́tulo 8) que α está asociada a los autovalores
de energı́a del sistema en consideración.
Hay algo sumamente importante en la función de onda ψ(r, t) y es que es
siempre compleja. No ocurre con ella lo que con la ecuación de ondas estandar, en
la que la derivada temporal es doble por lo cual las dos condiciones temporales de
unicidad dan lugar finalmente a una solución temporal real. La consecuencia es
que la onda ψ(r, t) no puede corresponder a una onda fı́sica en el sentido habitual,
descriptible mediante funciones reales. Dicho de otro modo, la función de onda
en la mecánica cuántica no corresponde a una cantidad medible. Por esta razón,
entre otras, no puede ser válida la interpretación original de Schrödinger, según
4.8 ECUACIÓN DE PAULI 171

la cual la función de onda describe la distribución espacio-temporal de la carga


del electrón.
La función ψ(r, t) se conoce, después de la interpretación propuesta por
Born, como amplitud de probabilidad; la densidad de probabilidad de localización
de la partı́cula asociada, esto es, la probabilidad por unidad de volumen, se define
como |ψ(r, t)|2 .

En las ecuaciones (4.7) y (4.24) es claro que − ~i ∂t corresponde al operador
~
de energı́a y i ∇ al operador de momento lineal.
Para una partı́cula con carga q, inmersa en un campo de potenciales elec-
tromagnéticos A y φ, la ecuación de Schrödinger toma la forma:

1 ∂ψ(r, t)
− (p − eA/c)2 ψ(r, t) + eφ(r, t) ψ(r, t) = i~ ; (4.27)
2m ∂t
en la anterior ecuación p = (~/i)∇ es el operador momento lineal.
PROBLEMA: Demuestre que la ecuación de Schrödinger admite la siguiente solución
en ondas planas:
ψ(r, t) = ψ0 ei(k·r−ωt)
para una partı́cula libre, (V (r) = 0), si se cumple que ~ω = ~2 k2 /2m. Esta
expresión concuerda con la relación clásica E = p2 /2m si se utilizan las relaciones
de Einstein-De Broglie: E = ~ω y p = ~k.
Véase también el problema 4 de la sección 1.7.

4.8. Ecuación de Pauli


La generalización de la ecuación de Schrödinger propuesta por Pauli para
describir los efectos debidos al espı́n del electrón, comienza con la introducción
de tres matrices linealmente independientes y hermı́ticas, expresables como:
     
0 1 0 −i 1 0
σ1 = , σ2 = , σ3 = , (4.28)
1 0 i 0 0 −1
P
Estas matrices satisfacen la condición: σi σj = i k ǫijk σk + δij , por lo cual
las matrices de Pauli anticonmutan y su cuadrado es la identidad. Estas matrices
son los generadores del grupo SU (2), véase Arfken, 1970.
Definiendo el vector σ = îσ1 + ĵσ2 + k̂σ3 , la propuesta de Pauli consiste en
reemplazar (p − eA/c)2 , donde A es el potencial magnético, por [σ · (p − eA/c)]2 ,
de modo que:
1 ∂ψ
[σ · (p − eA/c)]2 ψ + eφψ = i~ ,
2m ∂t
es la ecuación que describe una partı́cula con espı́n en un campo electromagnético.
Esta expresión contiene la matriz σ, de dimensión 2 × 2, lo que implica que ψ
172 / Fı́sica matemática

es ahora una columna de dos componentes, conocida como espinor de Pauli. Es


cierto que:
X
[σ · (p − eA/c)]2 ψ = σi σj (pi − eAi /c)(pj − eAj /c)ψ
ij
" #
X X
= i ǫijk σk + δij (pi − eAi /c)(pj − eAj /c)ψ
ij k
X
= i ǫijk σk (pi − eAi /c)(pj − eAj /c)ψ + (p − eA/c)2 ψ
ijk
e~
= − σ · Bψ + (p − eA/c)2 ψ
c
Se ha tenido en cuenta que:
X X
ǫijk σk [pi (Aj ψ) + Ai pj ψ] = ǫijk σk (pi Aj )ψ
ijk ijk
~X
= ǫijk σk (∂i Aj )ψ
i
ijk
~X ~X
= σk (∇ × A)k ψ = σk Bk ψ
i i
k k
~
= σ · Bψ
i
donde B = ∇ × A es el campo magnético. Ası́ pues, la ecuación de Pauli toma
la forma:
 
1 2 e~ ∂ψ
− (p − eA/c) ψ − σ · Bψ + eφψ = i~ . (4.29)
2m c ∂t

El vector matriz S = ~2 σ corresponde al espı́n del electrón. En particular, si


B = B0 k̂ se obtiene:
"  2      #    
1 2 ie ψ1 e~ 1 0 ψ1 ψ1 ∂ ψ1
−~ ∇ − A − B0 +eφ = i~
2m ~c ψ2 c 0 −1 ψ2 ψ2 ∂t ψ2
equivalente a las dos siguientes ecuaciones que, en su orden, describen los estados
de espı́n ↑ y ↓:
 2
~2 ie e~ ∂ψ1
− ∇ − A ψ1 − B0 ψ1 + eφψ1 = i~
2m ~c 2mc ∂t
2
 2
~ ie e~ ∂ψ2
− ∇ − A ψ2 − B0 ψ2 + eφψ2 = i~
2m ~c 2mc ∂t
4.9 ECUACIÓN DE KLEIN-GORDON 173

Con ψ1 = ψ1 (r)e−iE1 t/~ y ψ2 = ψ2 (r)e−iE2 t/~ podemos escribir:


 2  
~2 ie e~
− ∇− Aψ1 (r) + eφψ1 (r) = E1 + B0 ψ1 (r)
2m ~c 2mc
 2  
~2 ie e~
− ∇ − A ψ2 (r) + eφψ2 = E2 − B0 ψ2 (r) .
2m ~c 2mc

Según estas ecuaciones el espı́n cambia los niveles de energı́a del sistema fı́sico
en la cantidad ±e~B0 /2mc, usualmente pequeña, que genera el efecto Zeeman
anómalo.
PROBLEMAS: A partir de (4.28),
1. demuestre que:
k=3
X
[σi /2, σj /2] = i ǫijk σk /2 , (4.30)
k=1
donde [σi , σj ] = σi σj − σj σi es el conmutador de σi y σj .
P
2. Demuestre que: σ 2 = i=3 i=1 σi σi = I .

P La ecuación (4.30) es, formalmente, equivalente a la identidad [Li , Lj ] =


i k ǫijk Lk , del problema 1e. de la sección 3.3.4, lo que significa que Li y σi /2
satisfacen la misma álgebra de Lie.

4.9. Ecuación de Klein-Gordon


La ecuación de Schrödinger fue obtenida en la sección anterior al transformar
en operadores el momento lineal y la energı́a que aparecen en la expresión E =
p2 /2m + V . Esta ecuación es válida solo en mecánica newtoniana, no en relativi-
dad especial; no es pues correcta en términos relativistas.
Con el propósito de subsanar esta dificultad, el propio Schrödinger propuso
una nueva ecuación, esta vez relativista, cuya versión para partı́cula libre está ba-
sada en la expresión −p2 + E 2 /c2 = m2 c2 . El cambio de p y E por los operadores
−i~∇, i~∂/∂t permite escribir:
 
1 ∂2
−~2 − ∇ 2
= m2 c 2 . (4.31)
c2 ∂t2
Al operar con esta expresión sobre la función escalar ψ(r, t), se obtiene la ecuación
de Klein-Gordon:
  mc 2 
1 ∂2 2
− 2 2 +∇ − ψ(r, t) = 0 . (4.32)
c ∂t ~
174 / Fı́sica matemática

Esta ecuación, generalizada para incluir potenciales, fue abandonada por su autor
al observar que no permitı́a una descripción correcta de los niveles del átomo de
hidrógeno. Más tarde fue retomada por O. Klein y W. Gordon y utilizada para
describir partı́culas de espin cero. Se notó entonces que esta ecuación no era
aplicable al hidrógeno por la simple razón de que el electrón tiene espin 1/2.
En presencia de un campo electromagnético con potenciales A y φ, la ecua-
ción de Klein-Gordon se escribe:
n e   e 
i~∇ + A · i~∇ + A (4.33)
 c  c  
1 ∂ ∂
− 2 i~ + eφ i~ + eφ + m2 c2 ψ = 0 . (4.34)
c ∂t ∂t
PROBLEMAS:
1. Demuestre que la ecuación de Klein-Gordon admite la siguiente solución en
ondas planas:
ψ(r, t) = ψ0 ei(k·r−ωt) ,
p
si se cumple que ω = ± k2 c2 + m2 c4 /~2 . Observe que esta expresión
concuerda con la ecuación relativista E 2 = p2 c2 + m2 c4 si se utilizan las
relaciones de Einstein-De Broglie: E = ~ω y p = ~k.

2. Multiplique la ecuación de Klein-Gordon 4.33 por ψ ∗ , y su complejo conju-


gada por ψ, reste ambas ecuaciones y demuestre que:
∂ρ
∇·J+ = 0,
∂t
donde se han definido:
~ e
J=− (ψ ∗ ∇ψ − ψ∇ψ ∗ ) + ψ ∗ Aψ,
2im mc
 
~ ∂ψ ∂ψ ∗ e
ρ=− −ψ ∗ +ψ + ψ ∗ φψ.
2imc2 ∂t ∂t mc2

4.10. Ecuación de Dirac


La ecuación relativista que describe partı́culas de spin 1/2, entre ellas el
electrón, fue descubierta por Paul Adrien Maurice Dirac en 1928. Es una ecuación
diferencial parcial de primer orden, de un tipo bastante peculiar, pues es a la vez
una ecuación matricial. Dirac propone tomar la raı́z cuadrada del operador (4.31),
en la forma: r
1 ∂2 mc
i 2 2
− ∇2 = .
c ∂t ~
Sugiere luego que el radical es del tipo:
r
1 ∂2 γ0 ∂
2 2
− ∇2 = + γ · ∇. (4.35)
c ∂t c ∂t
4.10 ECUACIÓN DE DIRAC 175

Al introducir una función de onda ψ(r, t), se obtiene la ecuación de Dirac:


   
γ0 ∂ mc
i +γ·∇ − ψ(r, t) = 0 , (4.36)
c ∂t ~

donde γ0 y γ son las siguientes cuatro matrices de dimensión 4 × 4:


       
0 I 0 1 0 σ1 2 0 σ2 3 0 σ3
γ = , γ = , γ = , γ = ,
0 I σ1 0 σ2 0 σ3 −1

En estas expresiones σ1 , σ2 , σ3 son las matrices de Pauli. La matriz I es la


identidad 2 × 2. En consecuencia, mc/~ debe estar multiplicada por la matriz
identidad 4 × 4, y ψ habrá de ser una matriz columna de cuatro elementos. La
ecuación (4.36) tiene la forma explı́cita:
(         
i I 0 ∂ 0 σ1 ∂ 0 σ2 ∂ 0 σ3 ∂
− − −
c 0 −I ∂t σ1 0 ∂x σ2 0 ∂y σ3 0 ∂z
   
I 0 mc ψ1
− = 0;
0 I ~ ψ2
En la anterior, ψ1 y ψ2 son columnas de dos elementos:
   
ϕ1 ϕ3
ψ1 = , ψ2 =
ϕ2 ϕ4

La condición de que el cuadrado del operador (4.35) reproduzca la ecuación


de Klein-Gordon para partı́cula libre, conduce a las siguientes y muy conocidas
condiciones sobre las matrices de Dirac:

γ0 γi + γi γ0 = 0
γi γj + γj γi = −2δij
γ02 = I
X
γi2 = −I , (4.37)
i

donde i, j = 1, 2, 3 e I es la matriz identidad 4 × 4. Las matrices de Pauli, por su


parte, obedecen las siguientes reglas:
3
X
σi σj = −σj σi = ǫijk σk , σi2 = I , (4.38)
k=1
176 / Fı́sica matemática

donde I es ahora la matriz identidad 2 × 2. La ecuación de Dirac permite obtener


el espı́n correcto del electrón y predice la existencia del positrón. Las funciones ϕ1
y ϕ2 describen electrones de spin +1/2 y −1/2, mientras que ϕ3 y ϕ4 describen
positrones de spin +1/2 y −1/2. A las funciones ψ, ψ1 , ψ2 se les conoce como
espinores de Dirac.
PROBLEMA: Partiendo de las formas explı́citas de las matrices de Pauli y Dirac,
demuestre las propiedades mostradas en (4.37) y (4.38).

4.11. Las ecuaciones biarmónicas


Estas dos ecuaciones, de notable importancia en la teorı́a de fluidos, tienen las
siguientes formas:

Ecuación biarmónica: ∇4 φ = 0
1 ∂2φ
Ecuación de ondas biarmónica: ∇4 φ − = 0,
a2 ∂t2
donde a es una constante. Por definición: ∇4 = ∇2 ∇2 , de modo que, en coorde-
nadas cartesianas:
X3 3 3
∂2 X ∂2 X ∂4
∇4 = = .
i=1
∂x2i j=1 ∂x2j i,j=1
∂x2i ∂x2j

PROBLEMA: Escriba ∇4 en coordenadas esféricas.


5

Bases ortogonales

La teorı́a de espacios reales n-dimensionales de tipo euclidiano se basa en una


generalización de la idea de espacio fı́sico tridimensional. Un grado mayor de
abstracción conduce a la idea de espacios n-dimensionales complejos en los que
el producto escalar de dos vectores complejos A y B es A∗ · B, donde B∗ es el
complejo conjugado de B. Esto implica que el módulo de un vector es real, es
decir: A∗ · A = |A|2 .
Una abstracción aun mayor asegura que los ejes asociados a espacios euclidia-
nos reales o complejos, no son los únicos ejes coordenados, pues también ciertos
conjuntos de funciones linealmente independientes (l.i.) pueden clasificarse como
tales, si se define apropiadamente la ortogonalidad de funciones.
De este postulado surgen los espacios de Hilbert, en los que cada eje coorde-
nado es una función. Ası́ como un vector puede expresarse como la combinación
lineal de vectores l.i., lo mismo podrı́a hacerse con funciones. Por ejemplo, pues-
to que el conjunto {sen nx, cos nx, 1}, con n entero es l.i., cualquier función bien
definida puede escribirse como su combinación lineal. De aquı́ resulta la conocida
serie de Fourier. En general, cualquier conjunto de funciones l.i. puede servir de
base para la construcción de espacios abstractos y para la expansión de funciones.
La teorı́a de bases ortogonales es útil, entre muchos otros ámbitos, en el
estudio de las ondas y el calor, en la mecánica cuántica, en las electrodinámicas
clásica y cuántica, y en la fı́sica de partı́culas elementales.
En el presente capı́tulo se proponen las nociones elementales sobre bases
discretas (espacios euclidianos reales y complejos, espacios de funciones enume-
rables) y continuas (espacios de funciones no enumerables), y una aplicación
ampliamente utilizada en fı́sica: series e integrales de Fourier.
178 / Fı́sica matemática

5.1. Bases discretas


A continuación se detallan las caracterı́sticas esenciales de los espacios euclidia-
nos n-dimensionales reales y complejos y de los espacios de funciones, también
llamados espacios de Hilbert.

5.1.1. Espacio euclidiano n-dimensional


El concepto de espacio vectorial de dimensión finita o infinita es una generali-
zación de la noción de espacio tridimensional euclidiano, usual en la fı́sica new-
toniana.
El conjunto de cantidades A, B, C, . . ., para las cuales las operaciones de
adición y multiplicación por un escalar real están definidas, es llamado un espacio
vectorial (o espacio lineal). Si A, B, C, . . . son vectores de un espacio lineal, han
de satisfacer los siguientes axiomas:
• A + B es vector.
• A + B = B + A.
• (A + B) + C = A + (B + C).
• A + 0 = A.
• A + B = 0 =⇒ B = −A.
Estas propiedades establecen que un espacio vectorial es un grupo conmuta-
tivo bajo la adición. Además:
• Si α es un escalar, αA es un vector.
• Si α y β son escalares, α(βA) = (αβ)A.
• (α + β)A = αA + βA.
• α(A + B) = αA + αB.
De un espacio vectorial se dice que es n-dimensional (o de dimensión n)
si n elementos linealmente independientes pueden ser encontrados en él, y si
cualquier conjunto de n + 1 elementos es linealmente dependiente; n puede ser
finito o infinito. Cualquier conjunto de n elementos linealmente independientes
de un espacio n-dimensional es llamado una base.
Ahora bien, por un producto escalar en un espacio vectorial real se entiende
una cantidad real definida para cada pareja de elementos A y B y denotada por
el sı́mbolo (A, B), con las siguientes propiedades:
• (A, A) > 0, y (A, A) = 0 si y solo si A = 0. p
• La norma (o módulo) de un vector A se define como k A k= (A, A).
• (A, B) = (B, A).
• (αA, B) = α(A, B), donde α es un número real.
• (A, B + C) = (A, B) + (A, C).
Una pareja de vectores A y B es ortogonal si (A, B) = 0.
5.1 BASES DISCRETAS 179

Un espacio lineal dotado de un producto escalar se conoce como espacio


euclidiano. Si se cuenta con un conjunto {êi } de n vectores linealmente indepen-
dientes, podemos expresar un vector A en la forma:
n
X
A= Ai êi . (5.1)
i=1

donde Ai son las componentes del vector en la base {êi } que se escoge ortonormal
(la base es ortogonal y los vectores êi son de módulo 1); es decir:

(êi , êj ) = êi · êj = δij ;

ası́ pues, los vectores êi son ortonormales. La operación anterior define el pro-
ducto escalar entre los vectores de la base. De (5.1), por multiplicación escalar
con êj obtenemos:
n
X n
X
A · êj = Ai êi · êj = Ai δij = Aj ,
i=1 i=1

tal que la componente Aj de A es su proyección sobre el vector unitario êj .


Entonces, el vector puede expresarse como:
n
X n
X n
X
A = Ai êi = (A · êi )êi = A · êi êi
i=1 i=1 i=1
n
X
= A· êi êi .
i=1

En consecuencia:
n
X
êi êi = I ,
i=1
donde I es la identidad con respecto al producto escalar; esto es A = A·I = I·A .
En coordenadas cartesianas, I = îî + ĵĵ + k̂k̂ .
En esta ecuación, I es una dı́ada, es decir, una forma bilineal (êi êj ) en los
vectores de la base; vale decir que una dı́ada se define como combinación lineal
de las nueve cantidades êi êj . Escrita en la forma
n
X n
X
I= êi êi = Iij êi êj ,
i=1 i,j=1

se sigue que Iij = δij : las componentes de la dı́ada identidad son los elementos
de la delta de Kronecker.
180 / Fı́sica matemática

El módulo cuadrado de A es
n
X n
X
A·A= Ai Aj êi · êj = Ai Ai .
i,j=1 i=1

Espacios euclidianos complejos


Además de espacios euclidianos reales, se pueden considerar espacios euclidianos
complejos, también dotados de un producto escalar. Sin embargo, debe modifi-
carse la definición de producto escalar dada antes, pues ahora resulta que de la
expresión (αA, αB) = α2 (A, B) y con α = i se sigue que (iA, iB) = −(A, B),
según lo cual las normas k iA k y k A k no pueden ser ambas positivas, en
contradicción con la propiedad (A, A) ≥ 0 del producto escalar, que se preten-
de mantener válida. Para remediar esta dificultad, se define ahora el producto
escalar como una cantidad compleja, con las siguientes propiedades:
 
X X X X
(A, B) =  Ai êi , Bj êj  = A∗i Bj (êi , êj ) = A∗i Bj ê∗i · êj
i j i,j i,j
X X
= A∗i Bj δij = A∗i Bi ∗
= A · B,
i,j i

donde el producto escalar ha sido definido como: (êi , êj ) = ê∗i · êj = δij .
Obsérvese que la operación (A · B) toma el complejo conjugado de A y lo
multiplica escalarmente por B. Es cierto entonces que:
• (αA, B) = α∗ (A, B) = α∗ A∗ · B.
• (A, αB) = α(A, B) = αA∗ · B.
• (A, B) = (B, A)∗
Se dice que el producto escalar es antilineal respecto al primer factor y lineal
respecto al segundo. La norma es real:
X X
(A, A) = A∗ · A = A∗i Ai = | Ai |2 .
i i

5.1.2. Espacios de Hilbert


Es posible extender la idea de espacios euclidianos con un número finito de di-
mensiones a espacios de funciones, esto es, a espacios con un número finito o
infinito de dimensiones donde los vectores de la base son funciones, en general
complejas, ϕn (x), con n entero, para las cuales puede definirse apropiadamente
una condición de ortogonalidad.
5.1 BASES DISCRETAS 181

Sea el conjunto infinito de funciones {ϕn (x)}, n = 1, 2, . . ., linealmente in-


dependientes, al que se llama espacio de Hilbert. La variable independiente x
está definida en el intervalo (a, b). El conjunto infinito y linealmente indepen-
diente {ϕ∗n (x)} forma un espacio al que se llama el dual de {ϕn (x)}.
P Se dice que un conjunto {ϕn (x)} es linealmente independiente si la ecuación
an ϕn (x) = 0 se satisface solo si an = 0 para todo n.
Un espacio lineal es, por definición, un espacio de Hilbert, si:
a. Es un espacio de funciones de dimensión infinita.
a. Se ha definido un producto escalar (f, g), lineal respecto a g, (esto es, tal
que L(ag) = aLg) y antilineal respecto a f (esto es, tal que L(af ) = a∗ Lf ), donde
a es una constante compleja en general, y con p las condiciones (g, f ) = (f, g)∗ y
(f, f ) > 0 para todo f 6= 0; la cantidad ||f || = (f, f ) se llama la norma de f .
El producto interno o producto escalar de las funciones f (x) y g(x) en un
espacio de Hilbert se define como:
Z b
(f, g) = f (x)∗ g(x) dx , (5.2)
a

y la condición de que los “vectores” f (x) y g(x) sean ortogonales se escribe


Z b
(f, g) = f ∗ (x)g(x) dx = 0 .
a

Ortogonalidad

Por definición, la base discreta {ϕn (x)}, con n entero, es ortogonal en (a, b) si
satisface la condición:

Z b
(ϕn , ϕm ) ≡ ϕ∗n (x)ϕm (x) dx = An δmn . (5.3)
a

Rb
Con n = m es fácil concluir que An = a |ϕn (x)|2 dx = (ϕn , ϕn ). La base es
ortonormal si An = 1. Nótese que:
• (ϕn , ϕm ) = (ϕm , ϕn )∗ .
• (aϕn + b ϕm , ϕl ) = a∗ (ϕn , ϕl ) + b∗ (ϕm , ϕl ).
• (ϕm , ϕm ) > 0 , ϕm 6= 0.
La base {ϕm (x)}, como se verá en el capı́tulo 6, es un conjunto completo de
autofunciones de un operador lineal.
182 / Fı́sica matemática

La condición de ortogonalidad puede ser extendida para incluir un factor de


peso: la base {ϕn (x)} es ortogonal de peso p(x), con p(x) real, en a ≤ x ≤ b, si:
Z b
(p ϕn , ϕm ) ≡ p(x)ϕ∗n (x)ϕm (x) dx
a
Z b
= δnm p(x)|ϕn (x)|2 dx = δnm (p ϕn , ϕn ) = An δnm ,
a

y es ortonormal de peso p(x) si además:


Z b
An ≡ p(x)|ϕn (x)|2 dx = 1 .
a

Obsérvese que: p
• Si {ϕn (x)} es base ortogonal de peso p(x), entonces { p(x)ϕn (x)} es base
ortogonal de peso 1. Se escogerá siempre p(x) real, p pues solo ası́ puede
p garanti-
zarse que (p ϕn , ϕm ) es real. Ensáyese, sin embargo ( p(x) ϕn (x), p(x)ϕm (x)),
con p(x) complejo.
• Si {ϕn (x)} es base ortogonal de peso p(x):
Z b
p(x)ϕ∗n (x)ϕm (x) dx = An δnm ,
a
n p o
entonces, ϕn (x) p(x)/An es base ortonormal de peso 1.

Completez

Si se considera {ϕn (x)} como un conjunto completo de “vectores unitarios”, cual-


Rb
quier función f (x) de cuadrado integrable (que se define como a |f (x)|2 dx 6= ∞),
continua o con un número finito de discontinuidades, puede expresarse como com-
binación lineal de ϕn (x):

X
f (x) = Cn ϕn (x) . (5.4)
n

En términos del álgebra lineal, f (x) es un vector, pues es combinación li-


neal de los vectores de la base {ϕn (x)}. Los coeficientes constantes Cn son las
componentes del vector f (x).
5.1 BASES DISCRETAS 183

Los coeficientes Cn se obtienen al multiplicar la ecuación anterior por p(x)ϕ∗m (x),


integrando en x y utilizando ortonormalidad de la base; se obtiene:
Z b X Z b

p(x)f (x)ϕm (x) dx = Cn p(x)ϕ∗m (x)ϕn (x) dx
a n a
X
= Cn δmn = Cm ,
n

o, cambiando, por conveniencia posterior, m por n y x por x′ :


Z b
Cn = p(x′ )f (x′ )ϕ∗n (x′ ) dx′ .
a

Reemplazando esta expresión en (5.4), se sigue:


X Z b
f (x) = ϕn (x) p(x′ )f (x′ )ϕ∗n (x′ ) dx′
n=1 a
Z !
b X
= f (x′ ) p(x′ )ϕ∗n (x′ )ϕn (x) dx′ .
a n
Rb
y como f (x) ≡ a
f (x′ )δ(x − x′ ) dx′ , se sigue que
Z Z !
b b X
′ ′ ′ ′ ′
f (x )δ(x − x) dx = f (x ) p(x )ϕ∗n (x′ )ϕn (x) dx′ ,
a a n

por tanto, los núcleos de las dos integrales deben ser iguales, lo que conduce a:
X
p(x′ )ϕ∗n (x′ )ϕn (x) = δ(x − x′ ) . (5.5)
n

Esta ecuación es conocida como condición de completez del conjunto {ϕn (x)}.
Es a la vez una representación en serie de la delta de Dirac. Afirma en esencia
que la base contiene todos los ϕn (x) necesarios para expandir cualquier función
f (x). Éste es el contenido de (5.5).

Teoremas
1. El conjunto {ϕn (x)} es completo si para cualquier función f (x) de cuadrado
integrable se cumple que
Z b X
|f (x)|2 dx = |Cn |2 .
a n
184 / Fı́sica matemática

La demostración es como sigue: PSi f (x) puede expandirse en la base ortonormal


{ϕn (x)}, es decir, si f (x) = n Cn ϕn (x) entonces {ϕn (x)} es completo; por
tanto:
Z b X Z b
∗ ∗
f (x)f (x) dx = Cn Cm ϕ∗n ϕm dx
a mn a
X X
= Cn∗ Cm δmn = |Cn |2 .
mn n

En el anterior teorema se ha utilizado la integral que define la norma del “vector”


f (x) del espacio de Hilbert:
Z b Z b
Norma de f (x) = ||f (x)||2 = f ∗ (x)f (x) dx = |f (x)|2 dx .
a a

2. El producto interno (o producto escalar) de los “vectores” f (x) y g(x) en


un espacio de Hilbert es: X
(f, g) = Cn∗ Dn .
n

Este resultado se obtiene reemplazando:


X X
f (x) = Cn ϕn (x) , g(x) = Dm ϕm (x), en
n m
Z b
(f, g) = f ∗ (x)g(x) dx .
a

3. Un conjunto {ϕn (x)} ortogonal es linealmente independiente.


Rb
En efecto, de a ϕ∗n ϕm dx = 0, para n 6= m, se sigue, multiplicando por an y
sumando en n:
X Z b X
0= an ϕ∗n ϕm dx = an δmn = am .
n a n

4. Cualquier función continua f (x) que sea ortogonal a todas las funciones
{ϕn (x)} debe ser idénticamente cero.
Rb P
Es decir, si a f (x)ϕ∗m (x) dx = 0 entonces, con f (x) = n Cn ϕn (x):

X Z b
Cn ϕ∗m (x)ϕn (x) dx = Cm = 0 ,
n a

de donde f (x) = 0.
5.1 BASES DISCRETAS 185

5. Si f (x) es continua en (a, b), si tiene derivadas continuas por secciones y


si satisface las condiciones de frontera

αf (a) + β f˙(a) = 0 , γf (b) + δ f˙(b) = 0 ,

con α2 + β 2 6= 0, y γ 2 + δ 2 6= 0, entonces la serie generalizada de Fourier de f (x)


X
Cn ϕn (x)
n

converge a f (x) absoluta y uniformemente.


6. Si f (x) es suave por pedazos sobre (a, b) (continua o discontinua), entonces
la serie generalizada de Fourier de f (x) converge para a < x < b al valor f (x) en
cada punto de continuidad y al valor
1
[f (x+ ) + f (x− )]
2
en cada punto de discontinuidad.
Un ejemplo de una función con un número finito de discontinuidades se
muestra en la figura 5.1.

f (x)

Figura 5.1. Función con un número finito de discontinuidades

Ejemplos de funciones ortonormales discretas


La ortonormalidad se expresa con (5.3):
Z b
p(x)ϕ∗n (x)ϕm (x) dx = δnm .
a

La completez se expresa con (5.5):


X
p(x)ϕ∗n (x)ϕn (x′ ) = δ(x − x′ ) .
n
186 / Fı́sica matemática

Desde a1 hasta c3 , n
p= 1, 2 . . ., y desde d1 hasta e3 , n = −∞ → ∞
a1 . {ϕn (x)} = {p2/L sen (nπx/L)} 0≤x≤L
a2 . {ϕn (φ)} = {p2/β sen (nπφ/β)}, β < π 0≤φ≤β
a3 . {ϕn (φ)} = {p2/π sen nφ} 0≤φ≤π
b1 . {ϕn (x)} = { 2/L cos (nπx/L), √1L } 0≤x≤L
p
b2 . {ϕn (φ)} = { 2/β cos (nπφ/β), √1β }, β < π 0≤φ≤β
p
b3 . {ϕn (φ)} = { 2/π cos nφ, √1π } 0≤φ≤π
1 1 1
c1 . {ϕn (x)} = { L sen (nπx/L), L cos (nπx/L), 2L } c ≤ x ≤ c + 2L
√ √ √

c2 . {ϕn (φ)} = { √1β sen (nπφ/β), √1β cos (nπφ/β), √12β } c ≤ φ ≤ c + 2β


c3 . {ϕn (φ)} = { √1π sen nφ, √1π cos nφ, √12π } c ≤ φ ≤ c + 2π
d1 . {ϕn (x)} = { √12L einπx/L } c ≤ x ≤ c + 2L
1 inπφ/β
d2 . {ϕn (φ)} = { 2β e
√ } c ≤ φ ≤ c + 2β
d3 . {ϕn (φ)} = { √12π einφ } c ≤ φ ≤ c + 2π
1 2inπx/L
e1 . {ϕn (x)} = { L e
√ } 0≤x≤L
e2 . {ϕn (φ)} = { √1β e2inπφ/β } 0≤φ≤β
1 2inφ
e3 . {ϕn (φ)} = { π e
√ } 0≤φ≤π

PROBLEMA: Escriba las condiciones de ortonormalidad y completez para las anterio-


res bases ortonormales de peso 1. Otras bases, que se exploran después, son las de
2
Bessel, Hermite y Laguerre, que son de peso x, e−x y e−x , respectivamente.

5.2. Bases continuas


En la sección precedente se estudiaron conjuntos infinitos y enumerables {ϕn (x)}
de funciones ortonormales (o al menos ortogonales). Es posible también el caso
en que el ı́ndice n llega a ser una variable continua. Se tienen entonces conjuntos
continuos, no enumerables, de funciones ortonormales, que son útiles para reali-
zar expansiones en dominios infinitos o semi-infinitos, ası́ como las enumerables
permiten expandir funciones en dominios finitos de la variable x.
En lo que sigue se considera el conjunto {ϕ(k, x)} con k y x variables conti-
nuas, definidas en un intervalo infinito o semi-infinito.
Ante todo, y como motivación, considérese el paso de una base discreta de
Fourier a una base continua. Sea la base discreta
 
1
{ϕn (x)} = √ einπx/L , n = −∞ . . . ∞, −L ≤ x ≤ L , (5.6)
2L
en el lı́mite en que L −→ ∞. En este caso, el parámetro k, definido como k =
nπ/L, cambia de modo continuo a medida que n cambia de un entero al siguiente
(∆k = π∆n/L −→ 0). En consecuencia δnn′ −→ δkL/π,k′ L/π , tal que de una delta
5.2 BASES CONTINUAS 187

de Kronecker se pasa a una delta de Dirac, como se bosqueja en las siguientes


lı́neas:
 
L π
δnn′ −→ δkL/π,k′ L/π −→ δ(kL/π − k ′ L/π) = δ (k − k ′ ) = δ(k − k ′ ) ,
π L

donde se ha tenido en cuenta que δ (a(k − k ′ )) = δ(k − k ′ )/| a |.


Ası́ pues, la condición de ortonormalidad
Z L

ei(n−n )πx/L dx = 2Lδnn′
−L

se transforma, con L −→ ∞, en:


Z ∞

ei(k−k )x dx = 2πδ(k − k ′ ) ,
−∞

y la condición de completez (5.5) para la base exponencial (5.6):



1 X inπ(x−x′ )/L
e = δ(x − x′ ) ,
2L n=−∞

se escribe, con ∆n = L∆k/π:



X ∞ Z ∞
inπ(x−x′ )/L ∆n 1 X ik(x−x′ ) 1 ′
e = e ∆k −→ eik(x−x ) dk = δ(x−x′ ) .
n=−∞
2L 2π −∞ 2π −∞

Es decir: Z ∞

eik(x−x ) dk = 2πδ(x − x′ ) .
−∞

La base ortonormal es ahora:


 
1
{ϕ(k, x)} = √ eikx .

Ası́ pues, y en forma general, se dice que un conjunto {ϕ(k, x)}, con x y k
variables continuas definidas, respectivamente, en (a, b) y (c, d), es ortonormal de
peso p(x), con p(x) real, si:

Rb
a
ϕ∗ (k, x)ϕ(k ′ , x) dx = δ(k − k ′ ) , a≤x≤b, c ≤ k ≤ d. (5.7)
188 / Fı́sica matemática

Obsérvese, de acuerdo con los argumentos precedentes, que para una base
continua las variables x y k se extienden sobre dominios infinitos (o al menos
semi-infinitos, como lo sugiere el estudio de la base { sen (nπx/L)} con n llevado
al lı́mite del continuo). Esto da lugar a una conclusión importante: Las bases
discretas de Fourier están asociadas a intervalos finitos, en tanto que las bases
continuas de Fourier lo están a dominios infinitos o semi-infinitos.
Otro ejemplo de esta última afirmación puede encontrarse en el estudio de
las bases discreta y continua de Bessel, desarrollado en la sección 8.3.2. Sin em-
bargo, las bases de Hermite y Laguerre, estudiadas en las secciones 8.5 y 8.6, son
discretas y tienen dominio infinito y semi-infinito respectivamente.
Si {ϕ(k, x)} es un conjunto completo, una función f (x) puede ser considerada
como un vector en este espacio y puede expandirse en la forma:
Z d
f (x) = C(k)ϕ(k, x) dk , (5.8)
c

expresión que es la extensión al continuo de la ecuación (5.4); ası́ pues, en vez


de sumar sobre el ı́ndice discreto n, integramos sobre el ı́ndice continuo k. El
coeficiente C(k), correspondiente a las “componentes” de f (x), puede obtenerse
multiplicando (5.8) por p(x)ϕ∗ (k ′ , x) e integrando en dx:
Z b Z dZ b
f (x)p(x)ϕ∗ (k ′ , x) dx = C(k)p(x)ϕ∗ (k ′ , x)ϕ(k, x) dx dk
a c a
Z "Z #
d b
= C(k) p(x)ϕ∗ (k ′ , x)ϕ(k, x) dx dk
c a
Z d
= C(k)δ(k − k ′ ) dk = C(k ′ ) .
c

o, con un ligero cambio de notación:


Z b
C(k) = f (x′ )p(x′ )ϕ∗ (k, x′ ) dx′ . (5.9)
a

Al reemplazar en (5.8):

Z d Z b Z d
f (x) = C(k)ϕ(k, x) dk = f (x′ )p(x′ )ϕ∗ (k, x′ )ϕ(k, x) dk dx′
c a c
Z "Z #
b d
= f (x′ ) p(x′ )ϕ∗ (k, x′ )ϕ(k, x) dk dx′ ,
a c
5.2 BASES CONTINUAS 189

Rb
y como f (x) ≡ a
f (x′ )δ(x − x′ ) dx′ , se sigue:

Rd
c
p(x′ )ϕ∗ (k, x′ )ϕ(k, x) dk = δ(x − x′ ) (5.10)

La ecuación (5.10) es la condición de completez para conjuntos no enumera-


bles de funciones ortonormales de peso p(x). Dicha ecuación es simultáneamente
una representación integral de la delta de Dirac. Para conjuntos enumerables, la
condición de completez se expresa con (5.5)
Obsérvese el papel simétrico que desempeñan las variables k y x en (5.7)
y (5.10). Parejas como ésta, que hacen posible que (5.7) se convierta en (5.10)
mediante los cambios: k ←→ x, k ′ ←→ x′ , se llaman variables conjugadas; apa-
recen, por ejemplo, en la fase espacial de una onda eikx ; también lo son ω y t en
la fase temporal eiωt , y son de notable importancia en la óptica de Fourier y en
el estudio de la dualidad onda-partı́cula en la mecánica cuántica.
En la ecuación (5.9), C(k) se conoce con el nombre genérico de transformada
de f (x). Una transformada de Fourier, por ejemplo, está asociada a la base eikx .

Ejemplos de funciones ortonormales continuas


p p
a. {ϕ(k, x)} = { 1/π sen kx, 1/π cos kx, };

0 ≤ k < ∞ ; −∞ < x < ∞.


p
b. {ϕ(k, x)} = { 2/π sen kx} ; 0≤k<∞; 0 ≤ x < ∞.
p p
c. {ϕ(k, x)} = { 2/π cos kx, 1/π} ; 0≤k<∞; 0 ≤ x < ∞.

d. {ϕ(k, x)} = {eikx / 2π} ; −∞ < k < ∞ ; −∞ < x < ∞

PROBLEMAS:
1. Escriba las condiciones de ortonormalidad y completez para las anteriores
bases. A partir de ellas demuestre que:
Z ∞
sen kx sen k′ x dx = πδ(k − k′ ),
−∞
Z ∞
cos kx cos k′ x dx = πδ(k − k′ ),
−∞
190 / Fı́sica matemática

Z ∞
sen kx cos k′ x dx = 0,
−∞
Z ∞
cos[(k − k′ )x] dx = 2πδ(k − k′ ),
−∞
Z ∞
sen[(k − k′ )x] dx = 0 .
−∞

2. Una base ortonormal que se utiliza en mecánica cuántica para describir


sistemas fı́sicos cuyo espectro energético tiene una parte discreta y otra
continua puede escribirse en la forma {ϕn (x), ϕ(k, x)}, con x definida en
el dominio (a, b), y k definida en el dominio (c, d), n es entero y k real. Esta
base se compone de una parte discreta y otra continua, con condiciones de
ortonormalidad de la forma:
Z b
ϕ∗n (x)ϕm (x) dx = δnm ,
a
Z b
ϕ∗ (k, x)ϕ(k′ , x) dx = δ(k − k′ ),
a
Z b
ϕ∗n (x)ϕ(k, x) dx = 0 .
a

Si la base es completa, cualquier f (x) bien comportada puede expandirse


de esta manera:
X Z d
f (x) = Cn ϕn (x) + C(k)ϕ(k, x) dk .
n c

Escriba la condición de completez.

5.3. Bases ortogonales en dos variables


Considérese un rectángulo con a ≤ x ≤ b, c ≤ y ≤ d, y sea el conjunto
{ϕmn (x, y)}, de funciones complejas y enumerables definidas por {ϕmn (x, y)} =
{ψm (x)ηn (y)} , donde ψm (x) y ηn (y) son bases ortonormales y completas. Este
conjunto es ortonormal si:
Z d Z b
ϕ∗mn (x, y)ϕm′ n′ (x, y) dx dy = δmn δm′ n′ .
c a

La cantidad s
Z d Z b
k ϕ k≡ | ϕ(x, y) |2 dx dy
c a

se llama la norma de la función ϕ(x, y) y es positiva. Una función f (x, y), ab-
solutamente integrable, puede expandirse en la base completa {ϕmn (x, y)}. La
expansión es como sigue:
5.4 SERIES DE FOURIER 191

X
f (x, y) = cmn ϕmn (x, y) . (5.11)
mn

Puesto que f (x) es expresable como combinación lineal de los elementos


de la base {ϕmn (x, y)}, puede decirse que f (x) es un vector en ese espacio. Es
fácilmente demostrable que las componentes del vector f (x, y) son:
Z d Z b
cmn = f (x, y)ϕ∗mn (x, y) dx dy.
c a

De acá, por sustitución de cmn en la expansión para f (x, y), se obtiene la condi-
ción de completez:
X
δ(x − x′ )δ(y − y ′ ) = ϕmn (x, y)ϕ∗mn (x′ , y ′ ) ,
mn

que en esencia trae la misma información que (5.11), para cualquier f (x) abso-
lutamente integrable.

PROBLEMA: Extienda los anteriores desarrollos a tres dimensiones.

5.4. Series de Fourier


Una de las bases más conocidas y de uso más frecuente en fı́sica e ingenierı́a es
la de Fourier. A ella se dedican las siguientes subsecciones.

5.4.1. La base trigonométrica


En esta sección se utiliza la base de Fourier en forma trigonométrica, y en di-
ferentes intervalos, para realizar expansiones de algunas funciones tı́picas. Este
tipo de serie fue propuesta por primera
p vez porpFourier en 1807.
p
A. Considérese el conjunto { 1/π sen nx, 1/π cos nx, 2/π} , n = 1, 2, ...,
ortonormal en el intervalo (c, c + 2π). Un valor de c igual a cero da lugar al
intervalo (0, 2π); un valor de c igual a −π da el intervalo (−π, π). Estas funciones
ortonormales son de peso 1, de acuerdo con (5.7).
Si f (x) es una función definida en (c, c + 2π) y es continua, o al menos
seccionalmente continua, puede escribirse:

∞ ∞
a0 X X
f (x) = + an cos nx + bn sen nx . (5.12)
2 n=1 n=1
192 / Fı́sica matemática

• Multiplicando (5.12) por dx, e integrando, se obtiene:


Z
1 c+2π
a0 = f (x) dx . (5.13)
π c
• Multiplicando (5.12) por cos mx e integrando:
Z c+2π
1
am = f (x) cos mx dx , m = 1, 2, 3, . . . (5.14)
π c
• Multiplicando (5.12) por sen mx e integrando:
Z c+2π
1
bm = f (x) sen mx dx , m = 1, 2, 3, . . . (5.15)
π c
Las expresiones para a0 y am (m = 1, 2, . . .) en las ecuaciones (5.12) y (5.13)
pueden sintetizarse en:
Z c+2π
1
am = f (x) cos mx dx , m = 0, 1, 2, . . . (5.16)
π c
Reemplazando am y bm en (5.12) se obtiene la condición de completez:

X ∞
X
1/2 + cos nx cos nx′ + sen nx sen nx′ = πδ(x − x′ ) .
n=1 n=1

Ejemplo
Considere la función f (x), representada y definida en la figura 5.2.

f (x)
2
f (x) = 1 0<x<π
1
x f (x) = 2 π < x < 2π

π 2π

Figura 5.2. Una función definida en el dominio (0, 2π). Se muestran


también los cuatro primeros términos de la serie de Fourier (5.17)
que expande la función
5.4 SERIES DE FOURIER 193

Con c = 0 y n = 1, 2, 3, . . . se sigue, de (5.14), (5.15) y (5.16):


Z
1 2π
an = f (x) cos nx dx
π 0
Z Z
1 π 1 2π
= 1 × cos nx dx + 2 × cos nx dx = 0,
π 0 π π
Z
1 2π
bn = f (x) sen nx dx
π 0
1 1 
= (cos nπ − 1) = (−1)n − 1 , n = 1, 2, 3, . . .
nπ nπ
y también:
Z 2π Z π Z 2π
1 1 1
a0 = f (x) dx = dx + 2 dx = 3,
π 0 π 0 π π

tal que la función propuesta se expande de esta manera:


∞ 
3 X (−1)n − 1
f (x) = + sen nx. (5.17)
2 n=1 nπ

Definición
Una función es par si su dominio contiene a −x siempre que contenga a x, y si
f (−x) = f (x) para cada punto x en el dominio. Para funciones pares es cierto
que bn = 0. Como ejemplo, véase la función representada en la figura 5.3.
Con c = −π se obtiene, de (5.14), (5.15) y (5.16):

a 0 = π , bn = 0 ,
Z
1 π
an = f (x) cos nx dx
π −π
Z Z
1 0 1 π
= (−x) cos nx dx + (x)cos nx dx
π −π π 0
2
= (cos nπ − 1) .
πn2
Resulta, en general, que en el dominio (−π, π), las funciones pares tienen
expansión solo en cosenos, es decir, bn = 0.
Definición
Una función es impar si su dominio contiene a −x para cada x y además f (−x) =
−f (x). Es cierto que an = 0. Como ejemplo, véase la función de la figura 5.4.
194 / Fı́sica matemática

f (x)

f (x) = −x −π <x≤0

f (x) = x 0<x<π
x
−π π

Figura 5.3. Una función par

f (x)

f (x) = x −π <x<π
−π x
π

Figura 5.4. Una función impar

Con c = −π se sigue, de (5.14), (5.15) y (5.16):

a0 = an = 0
2
bn = − cos nπ , n = 1, 2, 3, . . .
n

En el dominio (−π, π) las funciones impares tienen expansión solo en senos.


Ha de notarse con cuidado que la noción de función par o impar está aso-
ciada a propiedades de reflexión respecto al eje x, lo que implica un intervalo
(−π, π). La función representada en la figura 5.2 no tiene paridad definida.

PROBLEMAS: Demuestre que:


P∞ [(−)n −1]
1. |x| = π/2 + π2 n=1 n2
cos nx, −π ≤ x ≤ π.
2 P∞ [(−)n +1]
2. | sen x| = 2/π − π n=2 (n2 −1) cos nx, −π ≤ x ≤ π.
P
3. x = −2 ∞ n=1 sen nx/n, −π < x < πΓ
5.4 SERIES DE FOURIER 195
P∞
4. 1 = π4 n=0 sen [(2n + 1)x]/(2n + 1), 0 < x < π;
con x = π/2 se sigue:
X∞
π (−)n
= .
4 n=0
2n +1
P P∞
5. x2 = 4π 2 /3 + 4 ∞ 2
n=1 cos nx/n − 4π n=1 sen nx/n, 0 < x < 2π.
P
6. (π − x)/2 = ∞ n=1 sen nx/n, 0 < x < 2π.
P
7. (π 2 − 3x2 )/12 = ∞ n=1 (−)
n+1 cos nx/n2 , −π ≤ x ≤ π ;
con x = 0 se sigue:

X
π2 (−)n+1
= .
12 n=1
n2
P
8. (π 2 x − x3 )/12 = ∞ n=1 (−)
n+1 sen nx/n3 , −π ≤ x ≤ π.
p
B. En secciones anteriores se ha visto que la base { 2/π sen nx}, con n =
1, 2, . . . , es ortonormal y completa en el intervalo (0, π). Ası́ pues, una función
f (x) definida en (0, π) puede expandirse en serie de senos. Éstas se llaman series
en el semidominio.
Ejemplo
Expansión en senos de la función

f (x) = x + 1 , 0 < x < π,

representada en la figura 5.5. Expandir en senos significa definir adicionalmente


una función para (−π, 0) de modo tal que la función completa en (−π, π) sea
impar.
f (x)

f (x) = x + 1 0<x<π
−π x
π
f (x) = x − 1 −π <x<0

Figura 5.5. Extensión del semidominio para formar una función impar

Resulta, con c = −π en (5.15):


2
bn = [1 − cos nπ − π cos nπ] .

196 / Fı́sica matemática
p p
También es cierto que la base { 2/π cos nx, 1 1/π}, n = 1, 2, . . ., es ortonor-
mal y completa en (0, π), tal que una función definida en ese intervalo puede
expandirse en cosenos. Como ilustración, tómese el mismo ejemplo anterior, don-
de f (x) = x + 1 en (0, π). Con el fin de completar la función en (−π, 0), de modo
que en el intervalo (−π, π) sea par (véase figura 5.6), se escribe:

f (x) = x+1 , 0<x<π


f (x) = −x + 1 , −π < x < 0

f (x)

f (x) = x + 1 0<x<π

f (x) = −x + 1 −π <x<0

x
−π π

Figura 5.6. Extensión del semidominio para formar una función par

tal que los coeficientes tienen la forma:

a0 = π + 2
2
an = [cos nπ − 1] .
πn2
El valor de f (x) en ambas expansiones es el mismo en el intervalo (0, π), aunque
no es el mismo en (−π, 0).
PROBLEMAS: Series en el semidominio
1. Expanda en senos:

a. f (x) = x2 , 0 < x < π.


b. f (x) = x sen x , 0 < x < π.
c. f (x) = eax , 0 < x < π.

2. Expanda en cosenos:

a. f (x) = cos ax , 0 ≤ x ≤ π, a 6= entero.


b. f (x) = cosh x , 0 ≤ x ≤ π.
c. f (x) = senh x , 0 ≤ x ≤ π.
5.4 SERIES DE FOURIER 197

C. Considérese ahora la base


np p p o
1/L sen(nπx/L), 1/L cos(nπx/L), 1/2L ,

con n = 1, 2, ..., ortonormal y completa en (d, d + 2L). La variable x es una


distancia. Una función f (x), definida apropiadamente en ese intervalo, puede
expandirse en tal base, de modo que toma la forma:
∞ ∞
a0 X X
f (x) = + an cos (nπx/L) + bn sen (nπx/L) , (5.18)
2 n=1 n=1
de donde se sigue:
Z Z
1 d+2L 1 d+2L
an = f (x) cos (nπx/L) dx , bn = f (x) sen (nπx/L) dx ,
L d L d

PROBLEMAS:
1. Demuestre que en el siguiente caso:
f (x) = 0 , −2 < x < 0 ; f (x) = k , 0<x<2

se obtienen los coeficientes:


k
a0 = k , an = 0 , bn = (1 − cos nπ) .

2. Expanda en cosenos, en el semidominio, la siguiente función:
a a
f (x) = 1 0<x< ; f (x) = −1 < x < a,
2 2
y demuestre que los coeficientes son:
4  nπ 
a0 = b n = 0 , an = sen , n = 1, 2, . . .
nπ 2
3. Expanda en serie de Fourier, en el intervalo señalado:
f (x) = 2 , −2 < x < 0 ; f (x) = x , 0 < x < 2.

4. Halle la serie de cosenos en el semidominio:


a. f (x) = 1 − x, 0<x≤2
f (x) = x − 3, 2 < x ≤ 4.
b. f (x) = 2x − 1, 0 < x < 1.
c. f (x) = 0, 0 < x < π/2
f (x) = π − x , π/2 < x < π .
5. De la serie de cosenos para f (x) = x, 0 < x < π, obtenga:
π2 1 1 1
= 1 + 2 + 2 + 2 + ···
8 3 5 7
198 / Fı́sica matemática

5.4.2. La base exponencial


A partir de la ecuación (5.12), válida en (c, c + 2π):

a0 X
f (x) = + (an cos nx + bn sen nx) ,
2 n=1

y utilizando las identidades:


1 inx
cos nx = (e + e−inx )
2
1
sen nx = (einx − e−inx ) ,
2i
se obtiene:
∞ ∞
a0 X X
f (x) = + [Cn einx + C−n e−inx ] = Cn einx ,
2 n=1 n=−∞

donde a0 /2 = C0 , Cn = an − ibn , C−n = an + ibn . Si se multiplica la ecuación


X
f (x) = Cn einx , (5.19)
n=−∞

por e−imx y se integra en x en el intervalo (c, c + 2π), puede obtenerse


Z c+2π
1
Cm = f (x)e−imx dx , m = −∞ . . . ∞ . (5.20)
2π c
La función f (x), en (5.19), es la forma compleja de la serie de Fourier. Si f (x) es
real, es cierto entonces que an y bn son reales, y por tanto C−n = Cn∗ .
El resultado (5.19) pudo haberse propuesto directamente reconociendo que
esta ecuación es la expansión de f (x) en la base exponencial de Fourier, que es
ortonormal:
p
{ϕn (x)} = { 1/2πeinx }, n : −∞ −→ ∞, x : c −→ c + 2π .
Este desarrollo puede repetirse para funciones definidas en el intervalo (d, d +
2L); partiendo de la ecuación (5.18) se obtiene:
X∞ Z d+2L
inπx/L 1
f (x) = Cn e , Cn = f (x)e−inπx/L dx , n = −∞ . . . ∞ .
n=−∞
2L d

PROBLEMA: Exprese en la base exponencial de Fourier cada una de las funciones


desarrolladas en forma trigonométrica en la sección anterior.
5.4 SERIES DE FOURIER 199

5.4.3. La base bidimensional


En el dominio −π ≤ x ≤ π, −π ≤ y ≤ π (o también 0 ≤ 2π, 0 ≤ 2π), la base de
Fourier tiene la forma:


1 1 1 1 1 1
, √ sen mx, √ cos mx, √ sen ny, √ cos ny, sen mx sen ny,
2π π π π π π

1 1 1
sen mx cos ny, cos mx sen ny, cos mx cos ny .
π π π

Éste es un conjunto completo de funciones linealmente independiente, tal que


cualquier función f (x, y) absolutamente integrable puede escribirse como una
combinación lineal:
∞ X
X ∞
f (x, y) = λmn [amn cos mx cos ny + bmn sen mx cos ny
m=0 n=0

+ cmn cos mx sen ny + dmn sen mx sen ny] .

PROBLEMA: Demuestre que, para m, n = 0, 1, 2 . . .:


Z π Z π
1
amn = 2 f (x, y) cos mx cos ny dx dy
π −π −π
Z π Z π
1
bmn = 2 f (x, y) sen mx cos ny dx dy
π −π −π
Z π Z π
1
cmn = 2 f (x, y) cos mx sen ny dx dy
π −π −π
Z π Z π
1
dmn = 2 f (x, y) sen mx sen ny dx dy , y que:
π −π −π
λmn = 1/4, para m = n = 0
λmn = 1/2, para m > 0, n = 0 ó m = 0, n > 0
λmn = 1, para m > 0, n > 0 .
Ahora bien, la serie de Fourier compleja para f (x, y) puede ser escrita en la forma
compacta:

X X∞
f (x, y) = cmn ei(mx+ny) ,
m=−∞ n=−∞
con los coeficientes:
Z π Z π
1
cmn = f (x, y)e−i(mx+ny) dxdy m, n = 0, ±1, ±2 . . .
4π 2 −π −π
Escriba la condición de completez de la base anterior.
200 / Fı́sica matemática

Ejercicio
Expandir f (x, y) = xy, −π ≤ x ≤ π, −π ≤ y ≤ π, en serie de Fourier compleja.
Se obtiene:
4
amn = bmn = cmn = 0, dmn = (−1)m+n ,
mn
tal que la expansión de xy tiene la forma:
X∞ X ∞
(−1)m+n
xy = 4 sen mx sen ny .
m=1 n=1
mn

5.5. Integrales de Fourier


La técnica que se presenta a continuación es de gran importancia en la teorı́a de
oscilaciones y ondas, y en particular en la óptica, en la que una de sus versiones
toma el nombre de óptica de Fourier.

5.5.1. Transformada de Fourier


La integral de Fourier es la expansión de una función f (x) definida en √el in-
tervalo (−∞, ∞), en la base continua y ortonormal {ϕ(k, x)} = {eikx / 2π},
con k = −∞ . . . ∞, x = −∞ . . . ∞. Una función seccionalmente continua puede
expandirse, de acuerdo con (5.8) en la forma:
Z ∞
eikx
f (x) = F (k) √ dk . (5.21)
−∞ 2π
La condición de ortonormalidad:
Z ∞

ei(k−k )x dx = 2πδ(k − k ′ ) ,
−∞

que simultáneamente es una representación de Fourier de la delta de Dirac, per-


mite escribir: Z ∞
1
F (k) = √ f (x)e−ikx dx , (5.22)
2π −∞
donde k y x forman una pareja conjugada de Fourier, según la discusión que
sigue a la ecuación (5.10). Las cantidades k y x no son conjugadas en el sentido
de la variable compleja. La función F (k) es la transformada de Fourier de f (x)
y ésta la transformada de aquella. Debe hacerse aquı́ una aclaración respecto a
la notación f (x) y F (k). No se trata de que f (x) y F (k) representen la misma
5.5 INTEGRALES DE FOURIER 201

función escrita bajo el simple intercambio de x y k, sino más bien que f (x) es
alguna función de posición, en tanto que F (k) es otra función, pero esta vez de
√ la
variable k. Nótese, por ejemplo, que δ(x) es la√transformada de Fourier de 1/ 2π
y que δ(x − x0 ) es la transformada de eikx0 / 2π.
Si F (k) = ±f (−x), la expresión para F (k) se reduce a transformadas coseno
(seno) para el signo superior (inferior).
Si f (x) es real (f (x) = f ∗ (x)), entonces F (−k) = F ∗ (k).
Si la función en consideración depende del tiempo, ω y t será la pareja de
variables conjugadas, en cuyo caso se escribe:
Z ∞ Z ∞
1 1
f (t) = √ F (ω)eiωt dω , F (ω) = √ f (t)e−iωt dt . (5.23)
2π −∞ 2π −∞
La función F (ω) se conoce como espectro de frecuencia o espectro de Fourier, o
distribución espectral de f (t). La función |F (ω)|2 es la densidad espectral (con
unidades de potencia/frecuencia) y mide la intensidad que la onda tiene en el
intervalo entre ω y ω + ∆ω. La integral
Z ∞
|F (ω)|2 dω
−∞

da la energı́a total del sistema fı́sico, en tanto que la integral


Z b
|F (ω)|2 dω
a

da la contribución a la energı́a total por parte de las frecuencias comprendidas


entre a y b.

Ejercicio
Calcular la transformada de Fourier de la función gaussiana (véase figura 5.7):
2
x2
f (x) = Ae−α , x : −∞ −→ ∞
Reemplazando en (5.22):
Z ∞ Z ∞
1 A 2 2 2
F (k) = √ f (x)e−ikx dx = √ e−α (x +ikx/α ) dx
2π −∞ 2π −∞
Z ∞ √
A 2 2 2 2 2 A π −k2 /4α2
= √ e−k /4α e−α (x+ik/2α ) dx = √ e .
2π −∞ 2π α
Ası́ pues, la distribución espectral es:
A 2 2
F (k) = √ e−k /4α .

202 / Fı́sica matemática

Las gráficas de f (x) y F (k) son ambas gaussianas. Su ancho medio se define
como ∆x = 2xm y ∆k = 2km , donde xm y km son los valores de x y k para
los cuales f (xm ) = f (0)/2 y F (km ) = F (0)/2. Es fácil demostrar que ∆k∆x =
1,39. Esto significa que los anchos de la curva original y de su transformada son
inversamente proporcionales. Si α es muy pequeño, la curva f (x) es una gaussiana
muy amplia, en tanto que F (k) tiende a un pico de Dirac. Si α es muy grande,
f (x) tiende a un pico de Dirac, mientras F (k) es una gaussiana muy amplia.

F (k)
f (x)

x k
xm km

Figura 5.7. Una gaussiana y su transformada de Fourier

PROBLEMAS:
1. En el ejercicio anterior, demuestre que ∆k∆x =1.39.
2. Evalúe el espectro de Fourier para un tren de ondas finito como el mostrado
en la figura 5.8, que se describe mediante la siguiente expresión, donde
ω0 T = nπ: 
sen ω0 t, −T < t < T
f (t) =
0, T < t < −T .

3. Evalúe la transformada de Fourier:


 −x
e si x > 0
a. f (x) =
0 si x < 0.
 x
e si x < 0
b. f (x) =
0 si x > 0.

x si 0 < x < a
c. f (x) =
0 para todo otro punto.

xe−x si x > 0
d. f (x) =
0 si x < 0.
 x
e si x < 0
e. f (x) =
e−x si x > 0.
5.5 INTEGRALES DE FOURIER 203

f (t)

−T T

Figura 5.8. Un tren de ondas finito y sinusoidal

Ejercicio
Evaluar la transformada
R∞ de Fourier de la derivada de una función.
De f (x) = √12π −∞ F (k)eikx dk, se sigue:
Z ∞
dn f (x) 1
= √ [(ik)n F (k)]eikx dk ,
dxn 2π −∞
de modo que la transformada de Fourier de dn f (x)/dxn es (ik)n F (k), y la trans-
formada de Fourier de (ik)n F (k) es dn f (x)/dxn .

Nota
En forma general, la transformada de una función f (x) es otra función F (k); la
conexión entre ellas tiene la forma:
Z b
F (k) = L(k, x)f (x) dx .
a

Para cada transformada √ hay un L(k, x) diferente. Ası́, para la transformada de


Fourier: L(k, x) = eikx / 2π. Para la transformada de Hankel (sección 8.3.2B):
L(k, ρ) = ρJν (kρ), donde Jν (kρ) es la función de Bessel de orden ν y con argu-
mento kρ. Para la transformada de Laplace: L(k, x) = e−kx .

5.5.2. Dualidad onda-partı́cula


En un pulso de sonido de duración 2T y amplitud constante, como se muestra
en la figura 5.9, ¿cuál es el contenido de frecuencias? En otras palabras, ¿cuántas
frecuencias hay que sumar, y en qué proporción, para reproducir tal sonido?
La transformada de Fourier (véase figura 5.10) es:
Z ∞ Z T r
1 −iωt 1 −iωt 2 sen ωT
F (ω) = √ f (t)e dt = √ e dt = T .
2π −∞ 2π −T π ωT
204 / Fı́sica matemática

f (t)

1 f (t) = 0 T < t < −T

f (t) = 1 −T <t<T
t
−T T

Figura 5.9. Un pulso finito y constante

ωT

El primer cero en F (ω), a la derecha, se obtiene en ωT = π, y según la gráfica,


ω0 T & π/2, donde ω0 T corresponde a F (0)/2. Multiplicando por 4 se sigue
(2ω0 )(2T ) & 2π. La duración (o ancho temporal) de la señal es ∆t = 2T , en tanto
que su ancho de frecuencia (definido como el ancho de la curva correspondiente
a F (0)/2) es ∆ω = 2ω0 , tal que:

∆ω∆t & 2π . (5.24)

F (ω)

π
ω0 T

Figura 5.10. La transformada de Fourier de un pulso finito y constante,


como en la figura 5.9, es una forma sinusoidal amortiguada de extensión
infinita que decece rápidamente con la distancia

Ası́ pues, a medida que la duración del pulso decrece, su contenido de frecuen-
cias (ancho de banda) aumenta, hasta el punto de que un sonido de duración
infinitesimal (∆t → 0), representado por una delta de Dirac y equivalente a
un golpe de percusión, contiene todas las frecuencias (∆ω → ∞) con la misma
intensidad.
Recı́procamente, un sonido que sólo contiene una frecuencia (∆ω → 0) tiene
duración infinita. Un caso extremo lo muestra el problema al final de esta sección.
Los gráficos de la figura 5.11 ilustran las anteriores consideraciones.
5.5 INTEGRALES DE FOURIER 205

f (t) f (ω)

t ω
a.

t ω
b.

t ω
c.

Figura 5.11. En la gráfica se muestran, a la izquierda, tres funciones temporales, y a


la derecha sus transformadas de Fourier, para a. un pico, b. una señal constante de
duración finita, c. una señal constante de duración infinita. A medida que el “ancho”
temporal aumenta disminuye el “ancho” en frecuencias

Un análisis equivalente, realizado con la función:



0, −∞ < x < −L , L < x < ∞
f (x) =
1, −L < x < L
conduce a la transformada:
r
2
F (k) = L (sen kL/kL) , y a la condición:
π
∆k∆x & 2π . (5.25)
La idea de dualidad onda-partı́cula surgió en 1905 a raı́z de la explicación de
Einstein del efecto fotoeléctrico, según la cual la luz puede describirse como un
paquete de partı́culas, cada una de energı́a E = ~ω, donde ω es la frecuencia
angular de la onda luminosa. Es entonces cierto, de acuerdo con (5.24), que:
∆E∆t & h . (5.26)
206 / Fı́sica matemática

En consecuencia, un pulso de luz de duración ∆t tiene una incertidumbre ∆E


en la energı́a. La dualidad onda-partı́cula, originalmente aplicada a la luz, fue
extendida en 1924 por De Broglie a las partı́culas atómicas: un electrón tiene
una frecuencia ω y un número de onda k, dados por ω = E/~ y k = p/~, donde
E y p son, respectivamente, la energı́a y el momento lineal del electrón. De la
ecuación (5.25) se sigue:
∆p ∆x & h . (5.27)
Esta expresión da lugar a la siguiente interpretación: el momento lineal y la
posición de una partı́cula no pueden ser determinados, en el mismo instante, con
precisión absoluta. Una muy buena determinación de la posición (∆x pequeño)
está asociada a una imprecisa determinación del momento lineal (∆p grande);
una perfecta determinación de la posición implica desconocimiento completo del
momento lineal, y recı́procamente. Las ecuaciones (5.26) y (5.27) son expresión
matemática del principio de incertidumbre de Heisenberg.
PROBLEMA: Demuestre que el espectro de Fourier de δ(t) contiene todas las fre-
cuencias ω con la misma amplitud.

Notas
• El lema de Riemann-Lebesgue, que hemos utilizado en el capı́tulo 3,
Z ∞
lı́m F (k)eikx dk −→ 0,
x−→±∞ −∞

y que es válido para funciones F (k) absolutamente integrables, significa que la


función f (x) es continua para todo x y converge a cero cuando x −→ ±∞. O
recı́procamente, pensando en la transformada de Fourier, significa que las “com-
ponentes” F (k) del vector f (x) tienden a cero a medida que x −→ ±∞. Si se
elimina el requerimiento de que la función sea absolutamente integrable, los coe-
ficientes de Fourier pueden no converger a cero cuando x −→ ±∞.
Puede demostrarse que :
Z b Z b
lı́m F (k) cos kx dk −→ 0 , lı́m F (k) sen kx dk −→ 0 ,
x−→±∞ a x−→±∞ a

lo cual vale también para a −→ −∞ y b −→ ∞.  √


• De la condición de ortonormalidad para la base eikx / 2π , tomando partes
real e imaginaria, se sigue:
Z ∞
cos [(k − k ′ )x] dx = 2πδ(k − k ′ )
−∞
Z ∞
sen [(k − k ′ )x] dx = 0 .
−∞
5.5 INTEGRALES DE FOURIER 207

La condición de ortonormalidad de la base { √1π sen kx, √1


π
cos kx} se escribe:
Z ∞
sen kx sen k ′ x dx = πδ(k − k ′ )
−∞
Z ∞
cos kx cos k ′ x dx = πδ(k − k ′ ) .
−∞

Z ∞ Z ∞

sen kx cos k x dx = 0, sen k ′ x cos kx dx = 0 .
−∞ −∞

Sumando las dos primeras se obtiene:


Z ∞
cos [(k − k ′ )x] dx = 2πδ(k − k ′ ) ,
−∞

y sumando las dos segundas:


Z ∞
sen [(k − k ′ )x] dx = 0 ,
−∞

como se obtuvo también con la base exponencial. Recuérdese que para ambas
bases x : −∞ −→ ∞, k : −∞ −→ ∞.

5.5.3. Operadores en mecánica cuántica


De acuerdo con la sección 5.5.1, cantidades de la forma (5.21) y (5.22) son
transformadas de Fourier recı́procas. En mecánica cuántica, llamando ϕ(x) y
ϕ(k) las representaciones coordenada y de momento, podemos escribir:
Z ∞
1
ϕ(x) = √ ϕ(k)eikx dk
2π −∞
Z ∞
1
ϕ(k) = √ ϕ(x)e−ikx dx .
2π −∞
Es fácil concluir que:
Z ∞
~ ∂ϕ(x) 1
=√ ϕ(k) ~ k eikx dk ,
i ∂x 2π −∞

por lo cual, recı́procamente:


Z ∞
1 ~ ∂ϕ(x) −ikx
~ k ϕ(k) = √ e dx . (5.28)
2π −∞ i ∂x
208 / Fı́sica matemática

Ahora bien, el valor esperado del momento lineal se escribe en la forma:


Z ∞
hpi = ϕ∗ (k) ~ k ϕ(k) dk ,
−∞

expresión en la que, según la dualidad onda-partı́cula p = ~k es el momento


lineal. Entonces, reemplazando (5.28) en hpi obtenemos:
Z Z 
1 ∗ −ikx ~ ∂ϕ(x)
hpi = √ ϕ (k)e dk dx ;
2π i ∂x

reconociendo que el corchete cuadrado corresponde a ϕ∗ (x), tendremos:


Z Z
~ ∂ϕ(x)
hpi = ϕ∗ (x) dx = ϕ∗ (x) p̂ ϕ(x)dx , de modo que
i ∂x

~ ∂
p̂ = (5.29)
i ∂x
corresponde al operador momento lineal en la representación coordenada, si ~k
lo es en la representación momento. En tres dimensiones, p = ~k y:

~
p̂ = ∇ (5.30)
i
En lo anterior x y k son variables conjugadas de Fourier; también lo son t y ω,
de modo que la energı́a −que en la representación de frecuencias es E = ~ω− en
la representación temporal toma la forma:

~ ∂
Ê = − (5.31)
i ∂t
Los operadores (5.30) y (5.31) pueden utilizarse para obtener la ecuación de
Schrödinger, al ser reemplazados en la expresión para la conservación de energı́a
p2 /2m + V = E.

5.5.4. Transformadas seno y coseno


La transformada seno se define como sigue:
r Z ∞
2
f (x) = F (k) sen kx dk
π 0
r Z ∞
2
F (k) = f (x) sen kx dx ,
π 0
5.5 INTEGRALES DE FOURIER 209

y análogamente para la transformada coseno.

Ejercicio

Utilización de la transformada de Fourier para evaluar integrales.


Si f (x) = e−ax , con x ≥ 0, a > 0, entonces:
r Z ∞
r Z ∞
2 2
F (k) = f (x) cos kx dx = e−ax cos kx dx
π 0 π 0
r
2 a
= ,
π a2 + k 2

de donde se sigue:
r Z ∞ Z ∞
−ax 2 2a cos kx
f (x) = e = F (k) cos kx dk = dk ,
π 0 π 0 a2 + k 2

y en consecuencia:
Z ∞
cos kx π −ax
dk = e .
0 a2 + k 2 2a

PROBLEMAS:
1. Demuestre que: Z ∞ k sen kx π −ax
dk = e .
0 a2 + k 2 2
Z ∞ k 3 sen x cos kx π −x
dk = e cos x .
0 k4 + 4 2
2. Evalúe las transformadas seno de cada una de las siguientes funciones:
a. f (x) = eax cos x, 0 ≤ x ≤ ∞.
b. f (x) = xe −x , 0 ≤ x ≤ ∞.

sen x si 0 ≤ x < π
c. f (x) =
0 si x > π.

x si 0 ≤ x < 1
d. f (x) =
0 si x > 1.

5.5.5. Teorema de Parseval


El siguiente teorema, de amplia aplicación en óptica, electromagnetismo y mecáni-
ca cuántica, vincula los valores de un producto de funciones y de sus transforma-
das de Fourier.
210 / Fı́sica matemática

Es cierto, según (5.22) que:


Z ∞ Z Z Z
1 ′
F ∗ (k)G(k) dk = f ∗ (x)g(x′ )eik(x−x ) dk dx dx′
−∞ 2π
Z Z
= f ∗ (x)g(x′ )δ(x − x′ ) dx dx′
Z ∞
= f ∗ (x)g(x) dx .
−∞

En particular, si f (x) = g(x):


Z ∞ Z ∞
|f (x)|2 dx = |F (k)|2 dk .
−∞ −∞

Este resultado se conoce como teorema de Parseval.


PROBLEMAS:
1. Demuestre que:
Z ∞ Z ∞
f ∗g ≡ f ∗ (x)g(x0 − x) dx = F ∗ (k)G(−k)e−ikx0 dk .
−∞ −∞

La función f ∗ g define la convolución de las funciones f (x) y g(x) sobre


el intervalo (−∞, ∞).
2. Demuestre que f ∗ g = g ∗ f , f ∗ (g + h) = f ∗ g + f ∗ h.
3. Extienda el teorema de Parseval a las variables conjugadas r y k. Este
ejercicio revela la existencia de dos espacios, con coordenadas r y k, que
en mecánica cuántica desempeñan un papel crucial.

5.6. Bases de Fourier y ecuaciones diferenciales


La transformada de Fourier puede utilizarse para simplificar y resolver ecuaciones
diferenciales. En lo que sigue se verá de qué modo la transformada de Fourier es
más general que la serie compleja de Fourier, pues la última está contenida en la
primera.

Oscilador armónico forzado


Considérese como un primer caso la ecuación diferencial ordinaria que describe
un oscilador armónico forzado ÿ + ω 2 y = f (t), con f (t) dado en la figura 5.12.
Expandiendo f (t) en serie de Fourier y reemplazando en la ecuación diferencial,
se obtiene: ∞

2 4 X cos[(2n + 1)t]
ÿ + ω y = .
π n=0 (2n + 1)2
5.6 BASES DE FOURIER Y ECUACIONES DIFERENCIALES 211

f (t)

π/2 f (t) = t + π/2, −π < t < 0


−π π t

f (t) = −t + π/2, 0 < t < π


−π/2

Figura 5.12. Ejemplo de una fuerza externa que actúa sobre un oscilador

En esta ecuacion y puede expandirse en una serie de Fourier de la forma siguiente:



X ∞
X
y= an cos[(2n + 1)t] + bn sen[(2n + 1)t] ;
0 0

por sustitución en la ecuación diferencial, se obtiene:


4 1
an = , bn = 0 ,
π (2n + 1)2 [−(2n + 1)2 + ω 2 ]
de modo que, finalmente:

4X cos[(2n + 1)t]
y= .
π 0 (2n + 1)2 [−(2n + 1)2 + ω 2 ]
A esta solución debe sumarse la correspondiente a la ecuación homogénea ÿ +
ω 2 y = 0, que es de la forma y = A cos ωt + B sen ωt.
PROBLEMA: Obtenga la solución para el mismo oscilador forzado si, además, hay
amortiguación proporcional a la velocidad.

Ecuación de ondas homogénea


Como un segundo ejemplo de aplicación de la técnica de Fourier, considérese la
ecuación de ondas homogénea unidimensional:
∂ 2 ψ(x, t) 1 ∂ 2 ψ(x, t)
2
− 2 = 0.
∂x v ∂t2
Puede realizarse una transformación de Fourier sobre la variable temporal, en
ψ(x, t): Z ∞
1
ψ(x, t) = √ ψ(x, ω)eiωt dω . (5.32)
2π −∞
212 / Fı́sica matemática

Es entonces cierto que:


Z ∞
∂ 2 ψ(x, t) 1 ∂ 2 ψ(x, ω) iωt
=√ e dω , y que:
∂x2 2π −∞ ∂x2
Z ∞
∂ 2 ψ(x, t) 1
=√ ψ(x, ω)(−ω 2 )eiωt dω ,
∂t2 2π −∞

de modo que, reemplazando en la ecuación de ondas, se obtiene:


Z ∞ 2 
∂ ψ(x, ω) ω 2
+ ψ(x, ω) eiωt dω = 0 .
−∞ ∂x2 v2

Puesto que eiωt es una base ortogonal, y como cada elemento de la base es
linealmente independiente, se sigue que:

d2 ψ(x, ω) ω 2
+ 2 ψ(x, ω) = 0 . (5.33)
dx2 v
La ecuación diferencial ha sido convertida en otra que contiene derivación solo
en la variable espacial, cuya solución general es:

ψ(x, ω) = A(ω)eiωx/v + B(ω)e−iωx/v ,

de modo que, reemplazando en (5.32):


Z ∞h i
1
ψ(x, t) = √ A(ω)eiωx/v + B(ω)e−iωx/v eiωt dω . (5.34)
2π −∞

Como una aplicación especı́fica de esta solución general, sea una onda en una
cuerda de longitud L, con extremos fijos, es decir, ψ|x=0 = ψ|x=L = 0 .
De la primera condición se obtiene B(ω) = −A(ω), por lo cual (5.34) se escribe:
Z ∞
1
ψ(x, t) = √ A(ω) sen (ωx/v) eiωt dω ,
2π −∞

y de la segunda condición se sigue que ωL/v = nπ; esto es, ω = ωn = nπv/L,


tal que la integral en dω es efectivamente una suma [equivalentemente, ω = ωn =
nπv/L implica: A(ω) = An δ(ω − nπv/L)]. Ası́ pues:

X∞
1
ψ(x, t) = √ An sen (nπx/L) einπvt/L ∆ω ,
2π n=−∞
5.6 BASES DE FOURIER Y ECUACIONES DIFERENCIALES 213

y con ∆ω = πv∆n/L y ∆n = 1:

X

ψ(x, t) = πv/ 2π L An sen (nπx/L) einπvt/L
n=−∞

X −1
X ∞
X
= A′n sen (nπx/L) einπvt/L = +
n=−∞ n=−∞ n=1
X∞ h i
= A′′n e−inπvt/L + A′n einπvt/L sen (nπx/L) .
n=1

Las restantes condiciones de Cauchy:



∂ψ
= ψ̇0 y ψ = ψ0
∂t t=0 t=0

permiten obtener los valorespde A′n yA′′n mediante la utilización de la ortogona-


lidad de la base de Fourier { 2/L sen (nπx/L)} en (0, L). En efecto, la primera
condición de Cauchy, en t = 0, da lugar a:

X
ψ̇(x) = (inπv/L) (−A′′n + A′n ) sen (nπx/L) ,
n=1

y de la segunda se obtiene:

X
ψ(x) = (A′′n + A′n ) sen (nπx/L) .
n=1

Multiplicando las dos últimas ecuaciones por sen (n′ πx/L), e integrando en x
entre −∞ e ∞, se obtiene un par de ecuaciones algebraicas de donde se evalúan
los coeficientes A′n y A′′n .

Ecuación de ondas inhomogénea


Considérese ahora la solución a la ecuación de ondas inhomogénea unidimensio-
nal, apelando desde el principio a una transformada de Fourier doble. La conexión
entre ψ(x, t) y ψ(k, ω) puede establecerse realizando de modo sucesivo las trans-
formadas de x y t, como sigue:
Z ∞
1
ψ(x, t) = √ ψ(k, t)eikx dk
2π −∞
Z ∞Z ∞
1
= ψ(k, ω)ei(kx+ωt) dk dω . (5.35)
2π −∞ −∞
214 / Fı́sica matemática

Esta ecuación toma diferentes formas para las tres opciones existentes de fron-
teras espaciales:
a. x : (−∞, ∞). En este caso se preserva la forma de la última ecuación; vale
decir que la base espacial es eikx .
b. x : (0, ∞), con ψ(x, t)|x=0 = ψ(x, t)|x−→∞ = 0. Se obtiene, como es fácil
demostrar: Z ∞Z ∞
1
ψ(x, t) = ψ(k, ω) sen kx eiωt dk dω .
2π −∞ −∞
En esta ecuación se ha tomado en cuenta el lema de Riemann-Lebesgue.
c. x : (0, L), con ψ(x, t)|x=0 = ψ(x, t)|x=L = 0. De la ecuación (5.35):
∞  Z 
1 X nπx ∞
ψ(x, t) = √ sen An (ω) eiωt dω .
2π n=0 L −∞

En lo que sigue importará solo el primer caso. Reemplazando las transformadas


de Fourier en x y t de ψ(x, t) y g(x, t) en la ecuación de ondas inhomogénea:

∂ 2 ψ(x, t) 1 ∂ 2 ψ(x, t)
− = g(x, t) . (5.36)
∂x2 v2 ∂t2
Dado el carácter ortogonal de la base de Fourier ei(kx−ωt) , se sigue que:

−k 2 + ω 2 /v 2 ψ(k, ω) = g(k, ω)

Si g(k, ω) 6= 0, entonces ψ(k, ω) = g(k, ω)/ −k 2 + ω 2 /v 2 . Ésta es la solución
ψ(k, ω) a la ecuación inhomogénea. 
Si g(k, ω) = 0, entonces −k 2 + ω 2 /v 2 ψ(k, ω) = 0, solución que es válida para
la ecuación homogénea, de modo que aparecen dos opciones: a) −k 2 + ω 2 /v 2 = 0
si ψ(k, ω) 6= 0 y b) ψ(k, ω) = 0si −k 2 + ω 2 /v 2 6= 0; ambas opciones se sintetizan
en ψ(k, ω) = f (ω)δ ω 2 − k 2 v 2 . La forma general de ψ(k, ω) es entonces:

g(k, ω) 
ψ(k, ω) = 2 2 2
+ f (ω)δ ω 2 − k 2 v 2 . (5.37)
−k + ω /v
Reemplazando ψ(k, ω) de (5.37) en la solución general (5.35), se sigue:
Z Z  
1 g(k, ω) 2 2 2
 i(kx+ωt)
ψ(x, t) = + f (ω)δ ω − k v e dk dω .
2π −k 2 + ω 2 /v 2

Esta ecuación puede simplificarse teniendo en cuenta que:


 1
δ ω2 − k2 v2 = [δ(ω + kv) + δ(ω − kv)] ,
2|ω|
5.6 BASES DE FOURIER Y ECUACIONES DIFERENCIALES 215

e introduciendo la transformada g(x′ , t′ ), inversa de g(k, ω), se concluye que:


Z Z  Z Z
1 1 g(x′ , t′ ) ′ ′
ψ(x, t) = 2 2 2
ei(k(x−x )+ω(t−t )) dx′ dt′
2π 2π (−k + ω /v )
i
+A(ω) eiω(−x/v+t) + B(ω)eiω(x/v+t) dω dk .

El término en g(x′ , t′ ) da la contribución a las ondas debida a las fuentes


(solución inhomogénea); los términos en A(ω) y B(ω) corresponden a ondas que
viajan a derecha e izquierda y son solución a la ecuación homogénea.
PROBLEMA: En el caso x : (0, L) demuestre que, con n entero:

gn (ω) 
An (ω) = + f (ω)δ ω 2 − (nπ/L)2 .
−(nπ/L)2 + ω 2 /v 2

Es importante observar que el método de Fourier permite hallar la solución


de ecuaciones diferenciales ordinarias o parciales, ya sean homogéneas o inho-
mogéneas, en tanto que el método de separación de variables es aplicable sólo a
las homogéneas.
Los cálculos presentados aquı́ pueden extenderse a ondas en tres dimensiones
espaciales. En este caso, en coordenadas cartesianas, el argumento del exponencial
es k · r ± ωt, que representa ondas planas. En efecto, los valores constantes de
la fase k · r describen un plano que viaja perpendicularmente a k con velocidad
constante ±v. El problema siguiente propone esta aplicación.
PROBLEMA:
Demuestre, mediante aplicación sucesiva de transformadas de Fourier en
x, y, z, t, que la solución general a la ecuación de ondas en tres dimensiones,
inhomogénea, con fuente g(r, t) es:
Z  
1 g(r′ , t′ ) i k·(r−r′ )+ω(t−t′ ) 3
ψ(r, t) = 4 2 e d k d3 r′ dω dt′
(2π) ω
−k2 + v2
Z h i
+ A(k)ei(k·r−vt) + B(k)ei(k·r+vt) d3 k ,

donde k2 = kx2 + ky2 + kz2 , d3 k = dkx dky dkz , d3 r = dx dy dz; en con-


secuencia, la primera integral es óctuple y la segunda triple; todas van de
−∞ a ∞. La fase de las ondas está descrita por los términos k · r ∓ ωt. Las
superficies de fase constante son planos k · r = constante, que viajan en
dirección k con velocidad constante v = ±k̂ω/k. Las dos últimas integrales
describen, por tanto, ondas que viajan en direcciones ±k. Conviene obser-
var, desde un punto de vista fı́sico, la aparición de las variables r,t,r′ ,t′ . Las
dos primeras se refieren al observador, y las dos últimas a la fuente. Las
dos primeras al efecto, las dos últimas a la causa. La ecuación de ondas
asegura que la onda viaja a la velocidad v. Es ésta la forma como la fı́sica
matemática concibe la noción de causalidad.
216 / Fı́sica matemática

5.7. Ortogonalización
El procedimiento de ortogonalización de Gram-Schmidt permite construir una
base ortogonal partiendo de un conjunto no ortogonal de funciones linealmente
independientes, definido en cierto intervalo. La base nueva es ortogonal respecto
a un factor de peso escogido libremente.

5.7.1. Espacio euclidiano


Como un primer ejemplo, considérese un conjunto de vectores H1 , H2 , H3 en
el espacio tridimensional ordinario, no ortogonales y no colineales, es decir, que
cumplen Hi · Hj 6= 0; i, j = 1, 2, 3. Puede formarse una nueva base K1 , K2 , K3
de vectores ortogonales, es decir, que satisfacen la condición Ki · Kj = 0; i 6= j.
Por simplicidad, se escoge K1 coincidente con H1 , de modo que K1 = H1 , como
en la figura 5.13; y sea, además:

K2 = H2 + aK1
K3 = H3 + bK1 + cK2 .

En consecuencia, K2 está en el plano de H1 y H2 , y K3 es perpendicular al


plano de K1 y K2 .
De la primera ecuación se sigue:
H2 · K1
K2 · K1 = 0 = H2 · K1 + aK1 · K1 , por lo cual a = − ,
K1 · K1
y de la segunda:
H3 · K1
K3 · K1 = 0 = H3 · K1 + bK1 · K1 , de donde b = − y
K1 · K1
H3 · K2
K3 · K2 = 0 = H3 · K2 + cK2 · K2 , de donde c = − .
K2 · K2
La nueva base ortogonal es, entonces:

K1 = H1
K1 (H2 · K1 )
K2 = H2 −
|K1 |2
K1 (H3 · K1 ) K2 (H3 · K2 )
K3 = H3 − − .
|K1 |2 |K2 |2
En forma general, dada la base no ortogonal (oblicua) {H1 . . . Hp } en un espa-
cio de p dimensiones, se pretende construir la base ortogonal {K1 . . . Kp }. Como
5.7 ORTOGONALIZACIÓN 217

H3
K3

K2
bK1 + cK
2

H2 aK1
K1 = H1

Figura 5.13. La base no ortogonal Hi es transformada en la base ortogonal Ki

extensión del procedimiento anterior, puede escribirse:

K1 = H1
K2 = H2 + A21 K1
K3 = H3 + A31 K1 + A32 K2 .

Es decir, el vector Kn se expresa ası́:


n−1
X
Kn = Hn + Anm Km . (5.38)
m=1

Los coeficientes Anm pueden evaluarse formando el producto escalar Kn · Kl ,


con la restricción l < n. Se obtiene:
n−1
X
Kn · Kl = 0 = Hn · Kl + Anm Km · Kl .
m=1

Puesto que Km y Kl son ortogonales, el producto Km · Kl es diferente de cero


solo si m 6= l. Ası́ pues, Km · Kl = Km · Km δlm , y por tanto:
n−1
X
0 = Hn · Kl + Anm |Km |2 δlm
m=1
= Hn · Kl + Anl |Kl |2 ;
218 / Fı́sica matemática

se obtiene, finalmente:
Hn · Kl
Anl = − ,
|Kl |2
o, por intercambio de ı́ndices:

Anm = −Hn · Km /|Km |2 ,

tal que, reemplazando en la expresión (5.38):


n−1
X (Hn · Km )
Kn = Hn − Km .
m=1
|Km |2

5.7.2. Espacios de funciones


En el caso de una base {fn (x)} enumerable, en general compleja y no ortogonal,
la nueva base ortogonal {ϕn (x)}, también en general compleja, puede expresarse
de esta manera:
n−1
X
ϕn (x) = fn (x) + Anm ϕm (x) . (5.39)
m=1

Si se quiere que la nueva base ortogonal sea de peso 1, entonces:


Z b
(ϕn , ϕm ) = ϕ∗n (x)ϕm (x) dx = (ϕn , ϕn )δnm ,
a

y se tiene, para l < n:


n−1
X
(ϕl , ϕn ) = 0 = (ϕl , fn ) + Anm (ϕl , ϕm )
m=1
n−1
X
= (ϕl , fn ) + Anm (ϕl , ϕl )δlm
m=1
= (ϕl , fn ) + Anl (ϕl , ϕl ) , o también:

(ϕm , fn )
Anm = − , con lo cual:
(ϕm , ϕm )
n−1
X (ϕm , fn )
ϕn (x) = fn (x) − ϕm (x) .
m=1
(ϕm , ϕm )

En vez de (5.39) puede también escribirse:


5.7 ORTOGONALIZACIÓN 219

n−1
X
ϕn (x) = fn (x) + Bnm fm (x) , (5.40)
m=1
y evaluar Bnm como se hará en el próximo ejemplo.
Con el mismo conjunto {fn (x)} y con diferentes escogencias de intervalo (a, b)
y de factor de peso p(x), pueden obtenerse diferentes bases ortogonales {ϕn (x)}.

Ejemplo
Sea {fn (x)} = {1, x, x2 , x3 , . . .} = {xn−1 } , n = 1, 2 . . . , −1 ≤ x ≤ 1, a la que
se llama base de Taylor, pues es la que aparece en la expansión:
X∞  
xn dn f (x)
f (x) = .
n=0
n! dxn x=0

Fácilmente puede probarse que {xn−1 } no es ortogonal y es linealmente inde-


pendiente (su wronskiano es diferente de cero). Con base en él construyamos el
conjunto ortogonal {ϕn (x)} de peso 1. Con este propósito, utilizando la expansión
(5.40):
a. ϕ1 = f1 = 1.
b. ϕ2 = f2 + af1 = x + a; se sigue:
Z 1
(ϕ2 , ϕ1 ) = 0 = (x + a, 1) = (x + a) dx,
−1

de donde a = 0, tal que ϕ2 = x.


c. ϕ3 = f3 + bf1 + cf2 = x2 + b + cx, y por tanto:
Z 1
(ϕ3 , ϕ1 ) = 0 = (x2 + b + cx, 1) = (x2 + b + cx) dx , y
−1
Z 1
(ϕ3 , ϕ2 ) = 0 = (x2 + b + cx, x) = (x2 + b + cx)x dx ; se sigue:
−1

1 1
c=0, b=− , y por tanto: ϕ3 = x 2 − .
3 3
d. De ϕ4 = f4 + df1 + ef2 + gf3 , con (ϕ4 , ϕ1 ) = (ϕ4 , ϕ2 ) = (ϕ4 , ϕ3 ) = 0, se
sigue que:
3 3
d = g = 0, e=− , y en consecuencia: ϕ4 = x 3 − x .
5 5
220 / Fı́sica matemática

Es fácil probar, utilizando la ecuación (5.39) que A21 = A32 = A41 = A43 =
0, A31 = −1/3, A42 = −3/5, lo que da un resultado igual al que se acaba de
obtener.
En sı́ntesis, la base {ϕn } ortogonal es:

ϕ1 = 1 ,
ϕ2 = x ,
1
ϕ3 = (3x2 − 1) ,
3
1
ϕ4 = (5x3 − 3x) , etc.
5
Esta base es ortogonal pero no está normalizada. Es usual escoger la normaliza-
ción haciendo que cada elemento tenga el valor 1 cuando x = 1; obviamente ,
este conjunto no es ortonormal en el sentido de la ecuación (5.3) con An = 1. La
nueva se conoce como base de Legendre y sus primeros cinco elementos son los
siguientes polinomios:

P0 = 1 ,
P1 = x ,
1
P2 = (3x2 − 1) ,
2
1
P3 = (5x3 − 3x) ,
2
1
P4 = (35x4 − 30x2 + 3) ,
8
1
P5 = (63x5 − 70x3 + 15x) .
8

Ahora bien, partiendo de la base de Taylor {xn−1 }, n = 1, 2, ..., con diferentes


funciones de peso y diferentes intervalos, se puede obtener una amplia gama
de polinomios. Hagamos el listado, en algunos de los casos más conocidos, de
las correspondientes funciones de peso, el intervalo y el nombre del polinomio
obtenido:

Intervalo Peso Polinomio

−1 ≤ x ≤ 1 1 Legendre
2
−∞ < x < ∞ e−x Hermite
0≤x<∞ e−x Laguerre
0≤x<∞ xk e−x Asociado de Laguerre
5.7 ORTOGONALIZACIÓN 221

El procedimiento de ortogonalización permite construir polinomios ortogona-


les, pero no series infinitas ortogonales (como la de Bessel).
La base no ortogonal {xn } es solución de la ecuación diferencial:

(dn+1 /dxn+1 )y + λy = 0 ,

con autovalor cero para cada xn .


PROBLEMAS:
1. ¿En qué intervalo es ortogonal el conjunto:
{x−n } , n = 1, 2, 3, . . . ?

2. Demuestre que el conjunto:


    
nπx nπx
sen , cos , n = 0, 1, 2, . . .
b−a b−a
es solución, en el intervalo a ≤ x ≤ b, de la ecuación:
ÿ + α2 y = 0 ,
con: y(a) = y(b) = 0.
6

Teorı́a de Sturm-Liouville

En los capı́tulos anteriores se ha preparado progresivamente el terreno para este


capı́tulo, que es el centro del curso.
En el capı́tulo 1, los operadores diferenciales básicos, en particular el laplaciano,
han sido escritos en coordenadas curvilı́neas ortogonales.
Después del estudio de la unicidad de la solución de las ecuaciones diferen-
ciales, realizado en el capı́tulo 2, en el 3 la técnica de separación de variables
ha permitido, a partir de una ecuación diferencial parcial, obtener un conjunto
de ecuaciones diferenciales ordinarias lineales y homogéneas, cuya solución es a
menudo expresable en una de las bases ortogonales, estudiadas en el capı́tulo 5.
El capı́tulo 4 ha introducido las ecuaciones diferenciales usuales en fı́sica.
La técnica de separación de variables provee no solo ecuaciones diferenciales
ordinarias, sino también constantes de separación. Soluciones y constantes de
separación están tan estrechamente ligadas a las condiciones iniciales o de fron-
tera que no es posible estudiar la estructura de la ecuación diferencial sin hacer
conjuntamente estas consideraciones.
En este capı́tulo se estudia el problema global que considera una ecuación
diferencial ordinaria, los autovalores y autofunciones, la ortogonalidad de las
soluciones y las condiciones de frontera pertinentes. Éste es el problema de Sturm-
Liouville.
La teorı́a se extiende luego hacia tres dimensiones y se proponen dos aplicacio-
nes interesantes, una en la ecuación de ondas homogénea, y otra en la ecuación
homogénea de difusión.
6.1 OPERADORES DE SEGUNDO ORDEN 223

6.1. Operadores de segundo orden


En las siguientes subsecciones se introducen las definiciones de operadores ad-
juntos, autoadjuntos y hermı́ticos; se demuestra un teorema concerniente a ope-
radores hermı́ticos y se estudia el problema de la conexión entre hermiticidad y
condiciones de frontera.
Los operadores diferenciales lineales de segundo orden, en una variable, son
sumamente frecuentes en fı́sica, por lo cual se dedica a ellos este capı́tulo, dejando
para el apéndice F la teorı́a general de operadores diferenciales de orden p.

6.1.1. El operador adjunto


A. Como una motivación para la definición del operador diferencial adjunto L,
consideremos el caso de las matrices hermı́ticas.
Sea H una matriz hermı́tica (que satisface H = H† ), para la cual λi y λj son
dos de sus autovalores, asociados a los autovectores columna Xi y Xj . Esto es:

HXi = λi Xi y HXj = λj Xj .

Tomando el adjunto hermı́tico de la segunda ecuación, la anterior pareja se


escribe:
HXi = λi Xi y X†j H† = λ∗j X†j .

Premultiplicando la primera por X†j , posmultiplicando la segunda por Xi , to-


mando en cuenta que H = H† y restando ambas ecuaciones, se obtiene:

(λ†j − λi )X†j Xi = 0 .

• Si i = j, entonces: (λ†i − λi )X†i Xi = 0, y como X†i Xi 6= 0 se sigue que λ†i = λi ,


de modo que los autovalores de matrices hermı́ticas son reales.
• Si i 6= j y no hay degeración, es decir, λ†i 6= λi , entonces:

(λ†j − λi )X†j Xi = (λj − λi )X†j Xi = 0 ,

y como λj 6= λi se sigue que X†j Xi = 0, de modo que los autovectores de una


matriz hermı́tica, pertenecientes a diferentes autovalores, son ortogonales.
En la notación del capı́tulo anterior, que también utilizaremos en este:

X†j HXi = (Xj , HXi ), X†j H† Xi = (HXj )† Xi = (HXj , Xi ) .

Con el propósito de construir la versión diferencial de los anteriores resulta-


dos, definiremos ante todo los operadores diferenciales adjuntos, autoadjuntos y
hermı́ticos.
224 / Fı́sica matemática

B. Considérese el operador lineal L de segundo orden, con coeficientes a0 (x),


a1 (x), a2 (x), complejos, que actúa sobre alguna función f (x):

Lf (x) = a2 (x)D2 f (x) + a1 (x)Df (x) + a0 (x)f (x) .

La siguiente integral permitirá definir el operador adjunto L, para funciones ar-


bitrarias f (x) y g(x), definidas en el intervalo (a, b):
Z b Z b
(Lf, g) = (Lf )∗ g dx = g[a∗2 D2 f ∗ + a∗1 Df ∗ + a∗0 f ∗ ] dx ;
a a

El propósito de la lı́neas siguientes será lograr que L, que opera sobre f (x), se
haga operar sobre g(x). Teniendo en cuenta que:

hD2 f ∗ = hD(Df ∗ ) = D(hDf ∗ ) − Dh · Df ∗


= D(hDf ∗ − f ∗ Dh) + f ∗ D2 h ,
kDf ∗ = D(kf ∗ ) − f ∗ Dk ,

y h = a∗2 g, k = a∗1 g, se sigue:


Z b  
(Lf, g) = f ∗ D2 (a∗2 g) − D(a∗1 g) + a∗0 g dx
a
b
+ [ga∗2 Df ∗ − f ∗ D(a∗2 g) + a∗1 gf ∗ ]a . (6.1)

El corchete en la integral de la ecuación (6.1) define el adjunto de L:


 
L ( ) = D2 a∗2 ( ) − D a∗1 ( ) + a∗0 ( ) .

Ası́, (6.1) toma la forma:


h ib
(Lf, g) = (f, Lg) + a∗2 (g f˙∗ − ġf ∗ ) + f ∗ g(a∗1 − ȧ∗2 ) ,
a

donde f˙ ≡ df /dx = Df . Utilizando el wronskiano de f ∗ y g (sección 3.1.4):

b
(Lf, g) = (f, Lg) + [−a∗2 W (f ∗ , g) + f ∗ g(a∗1 − ȧ∗2 )]a . (6.2)

6.1.2. El operador autoadjunto


El operador L es autoadjunto si Lf = Lf , esto es, si:

a2 f¨ + a1 f˙ + a0 f = a∗2 f¨ + 2ȧ∗2 f˙ + ä∗2 f − ȧ∗1 f − a∗1 f˙ + a∗0 f .


6.1 OPERADORES DE SEGUNDO ORDEN 225

Igualando los coeficientes de las derivadas de f del mismo orden, se obtienen las
siguientes conexiones entre los coeficientes ak , conexiones que son independientes
de la forma especı́fica de la función f (x):
a0 = a∗0 − ȧ∗1 + ä∗2
a1 = −a∗1 + 2ȧ∗2
a2 = a∗2 . (6.3)
Conviene estudiar separadamente el caso real y el complejo:
a. Para que un operador de segundo orden con coeficientes reales sea autoad-
junto se requiere, como se sigue de la segunda de las ecuaciones (6.3):
a1 = ȧ2 . (6.4)
La primera de las ecuaciones (6.3) se satisface entonces automáticamente. Por
tanto, el operador autoadjunto toma la forma:
L( ) = a0 ( ) + a1 D( ) + a2 D2 ( )
= a0 ( ) + ȧ2 D( ) + a2 D2 ( )

= a0 ( ) + D a2 D( ) , (6.5)
y la ecuación (6.2) se transforma en:
b
(Lf, g) = (f, Lg) − [a∗2 W (f ∗ , g)]a . (6.6)
b. Ahora bien, si a0 y a1 son complejos, puede escribirse:
a0 = α0 + iβ0 , a1 = α1 + iβ1 , con α0 , α1 , β0 , β1 reales.
Las ecuaciones (5.7) dan lugar a 2β0 = β̇1 y α1 = ȧ2 , con lo cual
i
a1 = ȧ2 + iβ1 ,
a0 = α0 + β̇1 .
2
Entonces, el operador autoadjunto se escribe:
L( ) = a0 ( ) + a1 D( ) + a2 D2 ( )
" #
2 β̇1
= ȧ2 D( ) + a2 D ( ) + α0 ( ) + i ( ) + β1 D( )
2
 p p 
= D a2 D( ) + i β1 D β1 ( ) +α0 ( ) = L( ) .

Haciendo β1 = c se obtiene entonces la forma general del operador autoadjunto
de orden 2:  
L ( ) = L( ) = D a2 D( ) + icD c( ) +α0 ( ) .
donde a2 , c y α0 son funciones reales de x.
226 / Fı́sica matemática

PROBLEMA: Demuestre que, de los siguientes operadores, solo los dos primeros son
autoadjuntos:
d2 d d
, i , .
dx2 dx dx

Ejercicio
Demostrar que el adjunto del adjunto de L es L. Ante todo, es cierto que:

L ( ) = a2 (x)D2 ( ) + a1 (x)D( ) + ax ( ), y
 
L ( ) = D2 a∗2 ( ) − D a∗1 ( ) + a∗0 ( ) .

Expandiendo la última ecuación, y después de factorizar, se obtiene:

L( ) = a∗2 D2 ( ) + [2ȧ∗2 − a∗1 ]D( ) + [ä∗2 − ȧ∗1 + a∗0 ]( )


= b2 D2 ( ) + b1 D( ) + b0 ( ) .

donde b2 = a∗2 , b1 = 2ȧ∗2 − a∗1 , b0 = ä∗2 − ȧ∗1 + a0 . Se sigue entonces que

L( ) = D2 (b∗2 ( )) − D(b∗1 ( )) + b∗0 ( ) .


Reemplazando b∗2 , b∗1 , b∗0 , se concluye que

L( ) = L ( ) = a2 (x)D2 ( ) + a1 (x)D( ) + a0 ( ) = L ( ) .

6.1.3. Tres ejemplos


a. Para la ecuación de Legendre

(1 − x2 )ÿ − 2xẏ + l(l + 1)y = 0

es cierto que a2 = 1 − x2 , a1 = −2x, y se cumple ȧ2 = a1 ; luego el operador


L = (1 − x2 )d2 − 2xD + l(l + 1) es autoadjunto. La ecuación de Legendre es
autoadjunta.
b. En la ecuación de Bessel

x2 ÿ + xẏ + (k 2 x2 − n2 )y = 0

a2 = x2 , a1 = x, tal que ȧ2 6= a1 ; luego la ecuación no es autoadjunta. Obsérvese,


sin embargo, que si se divide la ecuación de Bessel por x se obtiene una ecuación
donde, para los nuevos a1 y a2 , es cierto que a2 = x, a1 = 1, por lo cual la nueva
ecuación es autoadjunta.
6.1 OPERADORES DE SEGUNDO ORDEN 227

c. De modo enteramente análogo, la ecuación de Hermite:

ÿ − 2xẏ + 2αy = 0 ,
2
que no es autoadjunta, llega a serlo si se la multiplica por e−x .
Un trabajo similar puede hacerse con las ecuaciones de la sección 6.3, por
lo cual es pertinente la siguiente pregunta: ¿hay forma de calcular un factor
multiplicativo que vuelva autoadjunta a cualquier ecuación diferencial lineal? El
siguiente teorema provee la respuesta.

6.1.4. Teorema
A continuación se demuestra un teorema de suma importancia en la teorı́a de
ecuaciones diferenciales: Es siempre posible convertir una ecuación diferencial
lineal inhomogénea de segundo orden, con coeficientes reales, en ecuación auto-
adjunta.
La demostración es como sigue:
Considérese un operador L no autoadjunto:

L = c0 (x) + c1 (x)D + c2 (x)D2 6= L .

¿Es posible construir un nuevo operador H ≡ p(x)L que sea autoadjunto?; es


decir, queremos saber si es posible escribir H = p(x)L = H .
¿Existe p(x)? Puesto que H ha de ser autoadjunto, puede escribirse, siguiendo
la ecuación (6.5):

H( ) = pL( ) = [pc0 + pc1 D + pc2 D2 ]( ) = H( )


= pc0 ( ) + D(pc2 D( )) , (6.7)

de donde, en analogı́a con a1 = Da2 en la ecuación (6.4), pc1 = D(pc2 ), es decir,


explı́citamente:
dp dc2 c1
+ − dx = 0 ;
p c2 c2
por integración, se sigue:

c R
p(x) = e (c1 (x)/c2 (x)) dx , (6.8)
c2 (x)

lo que demuestra la existencia de p, y hace válido el teorema. La constante de


integración c puede hacerse igual a 1 sin pérdida de generalidad.
228 / Fı́sica matemática

PROBLEMAS:
Exprese las siguientes ecuaciones en forma autoadjunta:
• (1 − x2 )ÿ + 2axẏ + λy = 0.
• (1 − x3 )ÿ + x2 ẏ + λy = 0.
• xÿ + 2(1 − x2 )ẏ + λy = 0.
• xÿ + (3 − 2x2 )ẏ + λxy = 0.
• x2 ÿ + 2x(1 − x2 )ẏ + λy = 0.

6.1.5. Operadores hermı́ticos


Se dice que el operador L, con coeficientes reales, es hermı́tico si, además de
autoadjunto, se cumple que el corchete de la ecuación (6.6) se anula, es decir, si:
 b
a2 W (f ∗ , g) a
= 0. (6.9)

Ası́, si L es hermı́tico, la ecuación (6.6) se escribe:

(Lf, g) = (f, Lg) . (6.10)

La noción de hermı́tico involucra, por tanto, no solo el carácter de autoadjunto


sino también las condiciones de frontera y los valores de a2 (a) y a2 (b). Cuán
 b
factible es lograr que a2 W (f ∗ , g) a sea cero se estudia en las siguientes secciones.

6.1.6. Hermiticidad y fronteras


La hermiticidad de un operador está asociada al anulamiento de a2 W en las
fronteras. Teniendo en cuenta que la ecuación diferencial inhomogénea de segundo
orden con coeficientes reales
Lf (x) = h(x) (6.11)
es siempre autoadjuntable y puede escribirse, según (6.7), como:
 
d df (x)
Hf (x) = c2 (x)p(x) + c0 (x)p(x)f (x) = p(x)h(x) , (6.12)
dx dx
y definiendo las funciones q = c2 p y r = c0 p, esta ecuación puede expresarse en
la forma Hf (x) + p(x)h(x) = 0, es decir:
 
d df (x)
q(x) + r(x)f (x) − p(x)h(x) = 0 . (6.13)
dx dx
El operador H es autoadjunto, tal que, en analogı́a con (6.2):
 b
(Hf, g) = (f, Hg) − qW (f ∗ , g) a . (6.14)
6.1 OPERADORES DE SEGUNDO ORDEN 229

El operador H es hermı́tico si, además, [qW ]ba = 0. Esto puede lograrse con el
anulamiento de q, o de W , o una colaboración de ambos en los extremos. La
función [qW ]ba = 0 será cero bajo las siguientes condiciones:

1. Si x = a y x = b son puntos regulares de la ecuación diferencial (esto es, q(a) 6=


0, q(b) 6= 0). Se requiere que W se anule en x = 0 y x = a, lo que puede lograrse
si f (x) y g(x) satisfacen en los extremos las siguientes condiciones homogéneas:
α∗ f (a) + β ∗ f˙(a) = 0 αg(a) + β ġ(a) = 0
γ ∗ f (b) + δ ∗ f˙(b) = 0 γg(b) + δ ġ(b) = 0 ,
con | α |2 + | β |2 6= 0 y | γ |2 + | δ |2 6= 0
Se ha impuesto la condición | γ |2 + | δ |2 6= 0 , | α |2 + | β |2 6= 0, lo que
permite varias alternativas:

a. γ, δ, α, β son diferentes de cero. Ésta es conocida como condición de tercera


clase o mixta. Implica el conocimiento del cociente entre la función y su derivada
en cada extremo, siendo ambas funciones diferentes de cero.
b. β = δ = 0; corresponde a la condición de Dirichlet homogénea.
c. α = γ = 0; corresponde a la condición de Neumann homogénea. Usualmen-
te, α, β, γ, y δ son reales.

2. Si q(x) es cero en una de las fronteras y W es cero en la otra; por ejemplo,


q(a) = 0, es decir, x = a es un punto singular de la ecuación diferencial y x = b
es un punto regular. Se requiere entonces que W se anule en x = b, lo que se logra
si se satisface la condición homogénea:

γ ∗ f (b) + δ ∗ f˙(b) = 0
|γ|2 + |δ|2 6= 0 .
γg(b) + δ ġ(b) = 0

Este caso se presenta en la ecuación de Bessel.

3. Si x = a y x = b son puntos singulares, es decir, q(a) = q(b) = 0, con W 6= 0


en ambos extremos. Este caso corresponde al de las ecuaciones de Legendre,
Hermite y Laguerre.

Obsérvese que las condiciones de frontera asociadas a puntos regulares son


homogéneas.
Los cálculos de potenciales electrostáticos para conductores involucran condi-
ciones de Dirichlet. Los potenciales de velocidad, en el caso de fluidos que se
deslizan tangencialmente a la superficie de un obstáculo, involucran condiciones
de Neumann. El flujo de calor desde superficies implica condición de frontera de
tercera clase, correspondiente a la ley de Newton de emisión de radiación.
230 / Fı́sica matemática

6.2. Autofunciones y autovalores


Existe una amplia familia de fenómenos fı́sicos que pueden describirse mediante
ecuaciones diferenciales cuyas soluciones están asociadas a ciertos valores enteros
conocidos como autovalores. Las funciones asociadas se llaman autofunciones.
Las oscilaciones de las cuerdas y las membranas, el sonido y las ondas electro-
magnéticas confinados a recintos cerrados, y las propiedades de los átomos se
describen con ecuaciones de este tipo, que son casos particulares de la ecuación
de Sturm-Liouville. A estos temas se dedica la siguiente sección.

6.2.1. Ecuación de Sturm-Liouville


La ecuación diferencial (6.11) es inhomogénea; su solución puede plantearse en
términos de la solución a la ecuación homogénea correspondiente, por lo cual
es procedente estudiar primero que todo las soluciones de las ecuaciones ho-
mogéneas. De otro lado, el método de separación de variables da lugar a constan-
tes de separación. Teniendo en cuenta estos dos argumentos, puede proponerse
una ecuación homogénea bastante general haciendo h = −λf en (6.11), con lo
cual Lf (x) + λf (x) = 0, donde λ es independiente de x y L es un operador, en
general no autoadjunto, de segundo orden con coeficientes reales:

L = c0 (x) + c1 (x)D + c2 (x)D2 6= L .

Ante todo, debe autoadjuntarse la ecuación (toda ecuación de segundo orden, li-
neal, con coeficientes reales, es autoadjuntable). La ecuación (6.13) toma entonces
la forma: Hf (x) + λp(x)f (x) = 0, o también, con q = c2 p y r = c0 p:
 
d df (x)
q(x) + r(x)f (x) + λp(x)f (x) = 0 . (6.15)
dx dx
Esta es la ecuación de Sturm-Liouville. Formas de este tipo surgen, usualmen-
te, mediante separación de variables en las ecuaciones homogéneas que involucran
laplacianos, tales como las ecuaciones de Laplace, difusión del calor, ondas elec-
tromagnéticas y Schrödinger.
Los funciones q(x), r(x), p(x) dependen crucialmente del sistema coordenado
utilizado. Los puntos donde q es cero se llaman puntos singulares de la ecuación
diferencial. Un punto singular puede estar al comienzo o al final del intervalo
de definición de x, pero nunca entre ellos. En otras palabras, q(x) no cambia de
signo. En los casos de interés, r(x) tampoco cambia de signo.
Del estudio de las ecuaciones de Legendre, Bessel, Hermite, Laguerre, etc.,
que son del tipo de Sturm-Liouville, se sigue que existen soluciones f (x) que
satisfacen la ecuación diferencial y las condiciones de frontera solo para ciertos
6.2 AUTOFUNCIONES Y AUTOVALORES 231

valores λm del parámetro λ, correspondientes a ciertas funciones fm (x). Para


cada autovalor λm hay una autofunción fm (x). Como se verá en el capı́tulo 8, el
conjunto de funciones {fm (x)} forma en muchos casos una base enumerable (m
entero) y ortogonal.
El problema asociado a autovalores, autofunciones y condiciones de frontera
homogéneas, se conoce como problema de Sturm-Liouville.
Ejemplo
Como motivación e ilustración, considérese el oscilador armónico:

d2 f
+ k2 f = 0 ,
dx2
sujeto a las condiciones de frontera f (0) = f (L) = 0 . La solución general a la
ecuación diferencial es:

f (x) = A sen kx + B cos kx ;

con f (0) = 0 se sigue B = 0, de donde f (x) = A sen kx, y como f (L) = 0 se sigue
que sen kL = 0, por lo cual k = nπ/L. Ası́ pues:

fn (x) = An sen (nπx/L) , n = 1, 2, 3 . . .

A cada valor n entero le corresponde un autovalor λn = kn2 = (nπ/L)2 y


una autofunción fn (x). La cantidad n es un entero que numera la secuencia de
autovalores y autofunciones.
Este problema corresponde a la parte espacial que se obtiene de la ecuación de
ondas unidimensional al realizar separación de variables e imponer la restricción
de que las soluciones sean armónicas. Fı́sicamente corresponde al caso de las
oscilaciones de una cuerda con extremos fijos.

6.2.2. El problema de los autovalores


Si a λm le corresponde fm y a λn le corresponde fn , puede escribirse la ecuación
de Sturm-Liouville (6.15) para fm :

d  ˙ 
q fm + rfm + λm pfm = 0 ,
dx
y una ecuación análoga para fn , cuyo complejo conjugado es:

d  ˙∗ 
q fn + rfn∗ + λ∗n pfn∗ = 0 .
dx
232 / Fı́sica matemática

De acuerdo con lo anterior, se ha considerado la posibilidad de autofunciones


y autovalores complejos. Sin embargo, debido al carácter real de a0 , a1 y a2 , los
coeficientes q, r y p serán reales. Multiplicando la primera ecuación por fn∗ , la
segunda por fm , y restándolas:
d  ˙  d  ˙∗ 
fn∗ q fm − fm q fn + (λm − λ∗n ) pfn∗ fm = 0 ;
dx dx
de modo equivalente:
d h  ∗˙ i
q fn fm − f˙n∗ fm + (λm − λ∗n ) pfn∗ fm = 0, o:
dx
d
[qW (fn∗ , fm )] + (λm − λ∗n ) pfn∗ fm = 0 . (6.16)
dx
La variable x está definida en (a, b); por integración en ese intervalo:
Z b h  ib
(−λm + λ∗n ) pfn∗ fm dx = q fn∗ f˙m − f˙n∗ fm
a a
b
= [qW (fn∗ , fm )]a .

La ecuación diferencial (6.15) es hermı́tica si el término [qW ]ba se anula. La


hermiticidad, como se vio en la sección 6.1.5 y como se verá en el capı́tulo 8,
puede en muchos casos lograrse mediante una apropiada elección del intervalo
(a, b). Para operadores hermı́ticos es entonces cierto que:
Z b
(−λm + λ∗n ) pfn∗ fm dx = 0 . (6.17)
a

Si p(x) no cambia de signo en (a, b), se sigue, para m = n, que:


Z b 2
p fm (x) dx 6= 0 .
a

Aunque p(x) no cambie de signo, sı́ es permisible la existencia de puntos donde


p = 0. En consecuencia λm = λ∗m .
Ası́ pues: los autovalores asociados a operadores hermı́ticos son reales.
Para el caso en que λm 6= λn , si m 6= n, se obtiene:
Z b
p(x)fn∗ (x)fm (x) dx = 0 . (6.18)
a
Por tanto, las autofunciones correspondientes a autovalores distintos son orto-

gonales de peso p(x), o si se quiere: { pfm (x)} es ortogonal de peso 1.
6.2 AUTOFUNCIONES Y AUTOVALORES 233

Una observación importante


La función p(x), que es el factor de peso en la condición de ortogonalidad (6.18),
es el mismo factor por el cual hay que multiplicar la ecuación Lf (x) + λf (x) = 0
para volverla autoadjunta. Obsérvese que el segundo término tiene solo λ y f (x).

Una versión alterna


El anterior desarrollo puede rehacerse utilizando la notación de la ecuación (6.12):

Hfm + λm pfm = 0

(Hfn )∗ + λ∗n pfn∗ = 0 ;


multiplicando la primera por fn∗ , la segunda por fm , integrando ambas entre a y
b y restándolas, se obtiene:

Z b Z b
 ∗
fn∗ Hfm − fm (Hfn ) dx = (−λm + λ∗n ) pfn∗ fm dx, esto es:
a a

Z b
(fn , Hfm ) − (Hfn , fm ) = (−λm + λ∗n ) pfn∗ fm dx . (6.19)
a
Si H es autoadjunto, es cierto que:

(fn , Hfm ) − (Hfn , fm ) = [qW (fn∗ , fm )]ba . (6.20)

Si el corchete se anula, el operador es hermı́tico; si este es el caso, resulta ser


cierto de (6.20) y (6.19) que:
Z b

(−λm + λn ) pfn∗ fm dx = 0 .
a

Ası́ pues: los autovalores asociados a operadores hermı́ticos son reales, y las au-
tofunciones son ortogonales, siempre y cuando los autovalores sean distintos.
Es cierto entonces que: la solución a una ecuación hermı́tica de Sturm-Liouville
es expresable en términos de una base en un espacio de Hilbert.
Es fácil ver la analogı́a de este procedimiento con lo desarrollado en la sección
6.1.1.

Degeneración
Obsérvese que, según la ecuación (6.16), con λn = λ∗n :
d
[qW (fn∗ , fm )] = (λn − λm ) pfn∗ fm , (6.21)
dx
234 / Fı́sica matemática

de donde se sigue que [qW ] 6= 0, si λn 6= λm para n 6= m. En consecuencia, fn y


fm son linealmente independientes si, para n 6= m, los autovalores son distintos.
Puede ocurrir, sin embargo, que para m 6= n se tenga λm = λn . Esto se conoce
como degeneración: dos o más autofunciones diferentes con el mismo autovalor.
Rb
En este caso qW es constante y la integral a pfn∗ fm dx en (6.17) no necesaria-
mente se anula; esto es: autofunciones diferentes con el mismo autovalor no son
automáticamente ortogonales.
Se dice que un problema de autovalores tiene degeneración de orden p si hay p
autofunciones linealmente independientes con el mismo autovalor. En tal caso es
cierto que cualquier combinación lineal de autofunciones es también autofunción.
Como ejemplo de degeneración, considérese la solución al problema periódico:

d2 ψ
+ λ2 ψ = 0 , con ψ(0) = ψ(2π) ;
dϕ2

las soluciones son { sen mϕ, cos mϕ}, m = 0, 1, 2 . . . En este caso, sen mϕ y
cos mϕ, que son autofunciones distintas, tienen sin embargo el mismo autovalor
λm = m. En este ejemplo las autofunciones son ortogonales, y hay degeneración
de segundo orden: dos autofunciones con el mismo autovalor. No solo sen mϕ
y cos mϕ, sino cualquier combinación lineal de sen mϕ y cos mϕ, satisface las
condiciones de periodicidad; es decir, hay un número infinito de soluciones.
La partı́cula en una caja de lados abc, estudiada en el último problema de
la sección 3.4, provee otro ejemplo de degeneración. En efecto, la energı́a de la
partı́cula depende solo de la suma l2 +n2 +p2 , de modo que todos los enteros (lnp)
que produzcan la misma suma corresponderán a la misma energı́a. Sin embargo,
cuando estos números sean intercambiados, cambiará la función de onda. Ası́,
un mismo nivel de energı́a puede ser asociado con diferentes funciones de onda.
Por ejemplo, los niveles (lnp) = (112), (121), (211) tienen la misma energı́a pero
ψ112 6= ψ121 6= ψ211 . Decimos que en este caso hay degeneración en los niveles de
energı́a. El orden de la degeneración es igual al número de funciones diferentes
con la misma energı́a. El lector podrá verificar que los estados (112),(221),(123)
tienen degeneraciones 3, 3, 6.
Un ejemplo más de degeneración ocurre en el átomo de hidrógeno. Como se
verá en la sección 8.7.3, el autovalor es la energı́a total del electrón En y la
autofunción es ψnlm (r, θ, ϕ). Para cada triplete de números (nlm) hay una auto-
función, pero la energı́a solo depende de n; resulta ası́ que el autovalor de la
energı́a tiene degeneración de orden n2 ; si se incluye el espin se obtendrı́a dege-
neración 2n2 . Esta se rompe si se aplica un campo magnético al átomo, lo que
produce el efecto Zeeman. En este caso los niveles de energı́a dependen de n, m,
y los valores ±1/2 del espin (véase Park (1974)).
6.3 FUNCIONES ESPECIALES 235

PROBLEMA: Como se sabe, un conjunto {fn } que satisface la ecuación de Sturm-


Liouville con condiciones de frontera apropiadas y autovalores distintos es ortogo-
nal. Pruebe que el conjunto {f˙n } es también ortogonal. Sugerencia: en la ecuación
de Sturm-Liouville analice las consecuencias de reemplazar fm por f˙m .

6.3. Funciones especiales


Se presentan aquı́ algunas de las ecuaciones diferenciales ordinarias que son bási-
cas en fı́sica matemática; en cada caso se incluye, además, su forma autodjunta.
Las soluciones se conocen como funciones especiales, pues no son expresables en
términos de funciones elementales.

• Legendre: (1 − x2 )ÿ − 2xẏ + l(l + 1)y = 0

d  
(1 − x2 )ẏ + l(l + 1)y = 0 .
dx
h m2 i
• Legendre asociada: (1 − x2 )ÿ − 2xẏ + l(l + 1) − y=0
1 − x2
 
d  2
 m2
(1 − x )ẏ + l(l + 1) − y = 0.
dx 1 − x2
 
• Hipergeométrica: x(x − 1)ÿ + (1 + a + b)x − c ẏ + aby = 0 .
• Chebyshev I: (1 − x2 )ÿ − xẏ + n2 y = 0

d h i n2 y
(1 − x2 )1/2 ẏ + = 0.
dx (1 − x2 )1/2

• Chebyshev II: (1 − x2 )ÿ − 3xẏ + n(n + 2)y = 0

d h i
(1 − x2 )3/2 ẏ + n(n + 2)(1 − x2 )1/2 y = 0 .
dx
• Confluente hipergeométrica: xÿ + (c − x)ẏ − ay = 0

d 
xc e−x ẏ − axc−1 e−x y = 0 .
dx

• Bessel: x2 ÿ + xẏ + (k 2 x2 − n2 )y = 0
 
d  n2
xẏ + k 2 x − y = 0.
dx x
236 / Fı́sica matemática

• Laguerre: xÿ + (1 − x)ẏ + ny = 0

d 
xe−x ẏ + ne−x y = 0 .
dx
• Laguerre asociada: xÿ + (k + 1 − x)ẏ + ny = 0

d k+1 −x 
x e ẏ + nxk e−x y = 0 .
dx
• Hermite: ÿ − 2xẏ + 2αy = 0

d −x2  2
e ẏ + 2αe−x y = 0 .
dx

• Oscilador armónico: ÿ + ω 2 y = 0 .
• Gegenbauer: (1 − x2 )ÿ − 2(1 + β)xẏ + n(n + 2β + 1)y = 0

d h i
(1 − x2 )1+β ẏ + n(n + 2β + 1)(1 − x2 )y = 0 .
dx
PROBLEMA: Obtenga la forma autoadjunta de la ecuación hipergeométrica.

En cada caso mostrado, el primer renglón es la ecuación no autoadjunta, de la


forma Ly + λy = 0 ; es decir, c2 ÿ + c1 ẏ + c0 + λy = 0.
La correspondiente ecuación de Sturm-Liouville es pLy + λpy = 0, o también:

d 
q(x)ẏ + r(x)y + λp(x)y = 0 ,
dx
con q = c2 p, r = c0 p. La siguiente tabla muestra los valores de q, r, λ, p y (a, b):

q(x) r(x) λ p(x) (a, b)

• Legendre 1 − x2 0 l(l + 1) 1 (−1, 1)


• Legendre 1 − x2 −m2 /(1 − x2 ) l(l + 1) 1 (−1, 1)
asociada
• Chebyshev I (1 − x2 )1/2 0 n2 1/(1 − x2 )1/2 (−1, 1)
• Chebyshev II (1 − x2 )3/2 0 n(n + 2) (1 − x2 )1/2 (−1, 1)
• Bessel x −n2 /x k2 x (0, b)
• Laguerre xe−x 0 n e−x (0, ∞)
• Laguerre xk+1 e−x 0 n xk e−x (0, ∞)
asociada
2 2
• Hermite e−x 0 2α e−x (−∞, ∞)
• Oscilador 1 0 ω2 1 (−)
6.4 NOTA SOBRE AUTOVALORES Y AUTOFUNCIONES 237

En la última columna aparecen los valores de a y b (los extremos del dominio)


que anulan q, tal que q(a) = q(b) = 0. En la ecuación de Bessel, q(0) = 0, y
debe hacerse Jn (b)J˙m (b) − J˙n (b)Jm (b) = 0, donde Jn (x) son soluciones a dicha
ecuación. Esta última condición puede satisfacerse, como se probará en la sección
8.3.2, si se cumple una de las siguientes condiciones:

a. Jn (b) = Jm (b) = 0.
b. J˙n (b) = J˙m (b) = 0.
c. Jn (b)J˙m (b) = J˙n (b)Jm (b).

6.4. Nota sobre autovalores y autofunciones


Se ha dicho que para valores arbitrarios de λ no hay solución a la ecuación de
Sturm-Liouville que satisfaga las condiciones de frontera. Existe, no obstante,
un conjunto infinito de valores de λ: λ0 , λ1 , λ2 , . . ., para los cuales este problema
tiene solución; a cada autofunción le corresponde un autovalor.
El problema de Sturm-Liouville (SL) es regular en el dominio (a, b) si tanto q
como p son mayores que cero. En general, la ecuación de Sturm-Liouville puede
asociarse a intervalos finitos, semi-infinitos o infinitos. Cuando un intervalo es
infinito, cuando es finito con q o p con valor cero en uno de los extremos, o
cuando r es discontinuo en puntos extremos, el problema de SL es singular.
Sin importar cuál sea la condición de frontera pertinente, hay siempre un va-
lor más bajo de λ que se llama λ0 . Esto significa que el espectro de autovalores
es acotado por debajo. La autofunción f0 , correspondiente a λ0 , tiene el menor
número posible de ceros entre a y b; de hecho, en la mayorı́a de los casos, f0 no
tiene ceros entre a y b, y fm tiene m ceros en a < x < b.
Mientras mayor sea el valor de λ, menores son las distancias entre los ceros
para la correspondiente f . El ordenamiento en autovalores crecientes es también
ordenamiento en número creciente de nodos (ceros) de cada autofunción. Esta
conclusión, junto a la existencia de un autovalor mı́nimo, depende de que r sea
negativo para a < x < b y de que la cantidad p sea mayor que cero.
Adicionalmente, el espaciamiento entre autovalores disminuye cuando el ta-
maño del dominio aumenta. Por ejemplo, en fn ∝ sen (nπx/L), el espaciamiento
disminuye si L aumenta sin lı́mite, de donde resulta que todos los valores de λ
mayores que el mı́nimo son autovalores.
Se logra entonces una distribución continua de autovalores. La representación
en serie llega a ser representación integral, y las autofunciones son un conjunto
infinito no enumerable.
238 / Fı́sica matemática

Teorema
Los autovalores en un problema de Sturm-Liouville son mayores o iguales a cero
 b
si r ≤ 0, q ≥ 0, p > 0 y qf ∗ f˙ a ≤ 0.

Demostración: d(q f˙)/dx + rf + λpf = 0; por integración:


Z b   Z b Z
∗ d ˙
f q f dx + rf f dx + λ pf ∗ f dx = 0 ,

a dx a

que es equivalente a:
h ib Z b Z b Z b
qf ∗ f˙ − q|f˙|2 dx + r|f |2 dx + λ p|f |2 dx = 0
a a a a
Z ib Z h b Z b
∴ λ 2 ˙
p|f | dx = − qf f + ∗
q|f˙|2 dx − r|f |2 dx .
a a a
Se asume que q tiene el mismo signo en todo el intervalo y es mayor que cero.
La validez del teorema se sigue si r ≤ 0, p > 0 y [qf ∗ f˙]ba ≤ 0. La condición
 ∗ b
qf f˙ a ≤ 0 se cumple en los siguientes casos:

• f (a) = f (b) = 0
• f˙(a) = f˙(b) = 0
• αf (a) − f˙(a) = 0 , γf (b) + f˙(b) = 0 si α > 0, γ>0
• q(a) = 0, f (b) = 0 ó f˙(b) = 0 .

En todas las ecuaciones de esta sección, es cierto que r ≤ 0, p > 0, q(a) =


 b
q(b) = 0, de donde qf ∗ f˙ a = 0, excepto en Bessel y el oscilador.

Teorema
Si {fm (x)} es un conjunto completo de autofunciones simultáneas de los opera-
dores H y K, entonces estos operadores conmutan.
Demostración: De Hfm + λm fm = 0 y Kfm + µm fm = 0, se sigue:

HKfm − KHfm = λm µm − µm λm = 0 ,

luego HK = KH, como se querı́a demostrar.

Ejercicio
Resolver el problema de SL para la siguiente ecuación:

x2 ÿ + 5xẏ + λy = 0, con y(1) = y(e) = 0 , 1 ≤ x ≤ e.


6.4 NOTA SOBRE AUTOVALORES Y AUTOFUNCIONES 239

Teniendo en cuenta que la forma de esta ecuación es c2 ÿ + c1 ẏ + c0 y + λy = 0 ,


se sigue c0 = 0, c1 = 5x, c2 = x2 , de donde, según (6.8), con c = 1:
1 R (c1 /c2 ) dx 1
p= e = 2 e5 ln x = x3 > 0 .
c2 x
Luego la forma autoadjunta, con q = p c2 = x5 , r = p c0 = 0, es:
d 5 
x ẏ + λx3 y = 0 .
dx
El problema es hermı́tico pues [qW ]e1 = 0, ya que las condiciones de frontera son
homogéneas. En consecuencia, las autofunciones son ortogonales y los autovalores
son reales.
Ahora, la ecuación x2 ÿ + 5xẏ + λy = 0 es del tipo de Euler, de modo que, con
y = xm se obtiene:

m2 + 4m + λ = 0 ó: m = −2 ± 4 − λ ,
por lo cual:
1  √4−λ √
− 4−λ

y(x) = ax + bx .
x2
Estudiemos ahora el efecto de las fronteras; con y(1) = 0 se sigue b = −a.
a  √ √ 
∴ y(x) = 2 x 4−λ − x− 4−λ . (6.22)
x
Imponiendo la segunda condición, √
y(e) = 0:
• Si 4 − λ > 0 ⇒ senh√ 4 − λ = 0 ∴ λ = 4, y por tanto y = 0.

• Si 4 − λ < 0 ⇒ sen λ − 4 = 0 ∴ λ − 4 = nπ
o: λ = 4 + n2 π 2 ,
por lo cual la solución (6.22) toma la forma:
a 
y(x) = 2
xinπ − x−inπ , y como x = eln x , se sigue
x
a inπ ln x 
y(x) = 2
e − e−inπ ln x
x
a
= 2i sen(nπ ln x) .
x2
En consecuencia, el conjunto de autovalores y autofunciones es como sigue:
{λn } = {4 + n2 π 2 }
 
1
{yn (x)} = sen(nπ ln x) , no normalizadas.
x2
240 / Fı́sica matemática

Puede probarse explı́citamente la ortogonalidad:


Z x=e Z x=e
∗ 1
p(x)yn (x)ym (x) dx = sen (nπ ln x) sen (mπ ln x) dx,
x=1 x=1 x
Z 1
con x = eu : = sen (nπu) sen (mπu) du = 0, si m 6= n .
0
Re π
Si m = n, es cierto que 1
pyn2 dx = 2, tal que el conjunto ortonormal (de peso
p = x3 ) es: (r )
2 sen (nπ ln x)
.
π x2
nq o
2
La base πx sen (nπ ln x) es ortonormal y de peso 1 en 1 ≤ x ≤ e.

PROBLEMAS:
1. Para la ecuación diferencial del ejercicio anterior, demuestre que en el in-
tervalo (a, b) la solución que satisface y(a) = y(b) = 0 es:
  
1 nπ ln(x/a)
{yn (x)} = sen .
x2 ln(b/a)

2. Determine autovalores y autofunciones para las siguientes ecuaciones dife-


renciales. Verifique explı́citamente la ortogonalidad. ¿Cuál es el conjunto
ortonormalizado?
• x2 ÿ + axẏ + λy = 0 , y(1) = y(e) = 0.
• xÿ + ẏ + λ x
y=0, y(1) = y(2) = 0.
• (3 + x)2 ÿ + 2(3 + x)y + λy = 0 , y(−2) = y(1) = 0.
3. La ecuación diferencial
ρ2 R̈(ρ) + ρṘ(ρ) − ν 2 R(ρ) = 0 ,
en la que ν es real, se obtiene de la ecuación de Bessel (véase sección 6.4)
si k = 0. Su forma es la de Euler y tiene como soluciones Rν = ρν y
Rν = ρ−ν . Demuestre que [qW ]ba no puede ser cero para ninguna elección
de a, b, W (a) o W (b). En consecuencia, esta ecuación no genera una base
R
ortogonal. Pruebe que, en efecto, ab Rν Rν ′ dρ no se anula para ν 6= ν ′ .
Esta ecuación puede obtenerse con la separación de variables Φ(ρ, ϕ) =
R(ρ)G(ϕ) de la ecuación de Laplace bidimensional en coordenadas polares.
La ecuación angular d2 G/dϕ2 = −ν 2 G tiene como solución
G(ϕ) = Cn eiνϕ + Dn eiνϕ ,
y ν ha de ser un entero n si ϕ se extiende sobre todo el dominio 2π. En
tal caso, {ρ±n }, con n = 0 . . . ∞, es una base no ortogonal, y la solución
general ha de escribirse como la combinación:
∞ 
X 
Bn 
Φ(ρ, ϕ) = A n ρn + n Cn einϕ + Dn einϕ .
n=0
ρ
6.4 NOTA SOBRE AUTOVALORES Y AUTOFUNCIONES 241

4. Si la separación de variables en la ecuación de Laplace en coordenadas


polares se hace de modo tal que d2 G/dϕ2 = +ν 2 G, se obtiene la ecuación
radial
ρ2 R̈(ρ) + ρṘ(ρ) + ν 2 R(ρ) = 0 .
¿Forma la solución a esta ecuación una base ortogonal en el dominio (0, ∞)?
5. a. Pruebe que el conjunto de polinomios de Chebyshev de primera clase,
Tn (x) = cos[n cos−1 x] ,
es ortogonal en el intervalo −1 ≤ x ≤ 1 con función de peso (1 −
x2 )−1/2 .
 
b. Pruebe que la base {Un (x)} = {(1 − x2 )−1/2 sen (n + 1) cos−1 x }
es ortogonal en −1 ≤ x ≤ 1 con peso (1 − x2 )1/2 . Estos son los
polinomios de Chebyshev de segunda clase.

c. Pruebe que los polinomios


ex d n
Ln (x) = (xn e−x ) ,
n! dxn

con n entero, satisfacen la ecuación diferencial de Laguerre xÿ + (1 −


x)ẏ + ny = 0 . Pruébelo en particular para L1 (x) y L2 (x).

6. Calcule autofunciones y autovalores para los siguientes problemas:


a. ÿ + λ2 y = 0 , con ẏ(0) = y(L) = 0 .
2
b. ÿ + λ y = 0 , con y(0) = y(L) = 0 .
c. ÿ + λ2 y = 0 , con ẏ(0) = ẏ(L) = 0 .

Ejercicio
Calcule los autovalores y las autofunciones de la siguiente ecuación, definida en
0 ≤ x ≤ a:

d2 ψ dψ dψ ψ
+ λψ = 0 , con = 0 y − = 0.
dx2 dx x=0 dx x=a a x=a

a. Si λ es menor que cero puede


escribirse: d2 ψ/dx2 − k 2 ψ = 0, cuya solución

es ψ = Aekx + Be−kx . Con dx se tiene B = −A
x=0

∴ ψ = A cosh(kx) ,

y de (dψ/dx − ψ/a)x=a = 0 se sigue (ka) tgh(ka) = 1, ecuación trascendental


cuya solución da un valor único: ka = 1,2. Obsérvese que q = 1, r = 0, p < 0,
por lo que λ no es necesariamente positivo.
Ası́: λ0 = −k 2 = −1,44/a2 ∴ ψ ∝ cosh( 1,2xa ).
242 / Fı́sica matemática

La autofunción no tiene ceros en el intervalo (0, a) y es única: un autovalor,


una autofunción.
b. Si λ es mayor que cero se obtiene d2 ψ/dx2 + k 2 ψ = 0, cuya solución es
ψ = Aeikx + Be−ikx ; por aplicación de las condiciones de frontera, se sigue
(ka) tan(ka) = −1, que tiene una secuencia infinita de raı́ces. Hay ası́ un espectro
infinito y discreto de autofunciones y autovalores.

6.5. El problema periódico


Un problema de SL periódico es aquel en el cual se tiene el siguiente sistema:
 
d d f (x)
q + (r + λp)f (x) = 0, x : (a, b) ,
dx dx

q(a) = q(b) > 0 , f (a) = f (b) , f˙(a) = f˙(b) .


En este caso no se especifican los valores de la función o su derivada en los
extremos, sino que se impone una condición de continuidad de la función, que
corresponde a que la función sea periódica. Si f (x + p) = f (x), se dice que f (x)
es periódica, con perı́odo p.
Un problema de SL periódico tiene una secuencia infinita de autovalores reales
λ0 < λ1 < λ2 . . . con lı́mn→∞ λn → ∞. Cada autofunción fn (x) correspondiente
a λn tiene exactamente n ceros en (a, b).

Ejemplo
El problema ÿ + α2 y = 0, con y(−L) = y(L), ẏ(−L) = ẏ(L), tiene como solución
general: y = A sen αx + B cos αx; al aplicar las condiciones de continuidad, se
sigue α = nπ/L, y
 nπx   nπx 
yn (x) = An sen + Bn cos .
L L
• Para n = 1, coseno tiene un cero y seno tiene ceros en los extremos (por la
periodicidad los dos ceros en el extremo, son el mismo).
• Para n = 2, seno tiene dos ceros distintos (los ceros en x = 0 y en x = L son
el mismo). Obsérvese la degeneración.

Teorema
Si fn , fm son autofunciones continuas y diferenciables de un problema de SL
periódico, con diferentes autovalores, entonces fn y fm son ortogonales de peso
6.6 OPERADORES EN 3D Y STURM-LIOUVILLE 243

p(x) en (a, b). Es decir:

fn (a) = fn (b) , f˙n (a) = f˙n (b)


fm (a) = fm (b) , f˙m (a) = f˙m (b) .

Por tanto, en la ecuación (6.17) se sigue:


h  ib
q fn∗ f˙m − f˙n∗ fm ≡0, con lo cual
a
Z b
(λm − λ∗n ) pfn∗ fm dx = 0 ,
a
de la cual se sigue la ortogonalidad si no hay degeneración en los autovalores.
Obsérvese que [ ]ba se anula sin necesidad de que [ ]a y [ ]b se anulen separada-
mente. Basta la periodicidad. Esto significa que las autofunciones de un problema
periódico son ortogonales para λ no degenerado, aun con condiciones de frontera
inhomogéneas:

Af (a) + B f˙(a) = c
Cf (b) + Df˙(b) = d .

En los casos donde hay degeneración, las autofunciones no son necesariamen-


te ortogonales, pero puede lograrse que lo sean por aplicación del método de
ortogonalización descrito en la sección 5.7.
PROBLEMA: Calcule autofunciones y autovalores para el siguiente problema periódi-
co: ÿ + λ2 y = 0 , con y(0) = y(L) , ẏ(0) = ẏ(L).

6.6. Operadores en 3D y Sturm-Liouville


La teorı́a sobre operadores y condiciones de frontera se implementa en esta sección
para el caso de ecuaciones diferenciales en tres dimensiones, y se utiliza para
encontrar soluciones de algunas de ellas.

6.6.1. El operador adjunto


La forma general del operador diferencial lineal de segundo orden en el espacio
tridimensional que actúa sobre una función f (r) arbitraria tiene la forma:

Lf (r) = A(r) : ∇∇f (r) + b(r) · ∇f (r) + a(r)f (r) ,


donde A, b y a son, respectivamente, dı́ada, vector y escalar, que en general son
funciones de la posición. Dada la simetrı́a de ∇∇, se sigue que A puede escogerse
244 / Fı́sica matemática

como una dı́ada simétrica: A = A.e No es difı́cil probar, extendiendo los métodos
de la sección 6.2.1, que el operador adjunto es de la forma:

Lf = ∇∇ : (A∗ f ) − ∇ · (b∗ f ) + a∗ f .

La condición de que el operador sea autoadjunto conduce a:

a = a∗ + ∇∇ : A∗ − ∇ · b∗
A = A∗
b = 2(∇ · A∗ ) − b∗ .

Si A, b y a son reales, la única ecuación independiente es b = ∇ · A (que se


reduce a b1 = ȧ11 en el caso unidimensional). Ası́ pues, el operador autoadjunto
más general, lineal, de segundo orden, en 3D y con coeficientes reales es:

Lf = ∇ · (A · ∇f ) + af = Lf .

PROBLEMAS:
1. Obtenga el operador autoadjunto.
2. Deduzca las tres ecuaciones que relacionan A, b, a y sus complejos conju-
gados.

De manera análoga a lo que ocurre en el caso 1D, es posible demostrar que


cualquier operador 3D del tipo aquı́ estudiado es autoadjuntable. En efecto, si:

Lf = B : ∇∇f + c · ∇f + af 6= Lf ,

puede escribirse:

Hf ≡ pLf = Hf ,

tal que ha de cumplirse:

p B : ∇∇f + p c · ∇f + p af = ∇ · (p B : ∇f )p af ,

lo que implica: p c = ∇ · (p B). Se sigue entonces que:


R
dr·[c·B−1 −B−1 ·∇·B]
p=e ,

con lo que se obtiene la forma de p.


6.6 OPERADORES EN 3D Y STURM-LIOUVILLE 245

6.6.2. Autofunciones y autovalores en 3D


La ecuación de Sturm-Liouville es ahora:

∇ · (A · ∇f ) + af + λpf = 0 . (6.23)

Análogamente a lo que ocurre en el caso 1D, es cierto que esta ecuación tiene
soluciones fn (r) asociadas a autovalores λn . De modo que:

∇ · (A · ∇fn ) + afn + λpfn = 0 ;


tomando el complejo conjugado y reemplazando n por m, se obtiene:

∗ ∗ ∗
∇ · (A · ∇fm ) + afm + λpfm = 0.

Multiplicando la primera ecuación por fm , la segunda por fn y restando:

∗ ∗
∇ · [A · (fm ∇fn − fn ∇fm )] + (λn − λ∗m ) pfn fm

= 0.
Integrando en el volumen:
Z Z
∇ · [ ] dV + (λn − λ∗m ) pfn fm

dV = 0 .

La integral de volumen se escribe, de acuerdo con el teorema de Gauss:


Z I
∇ · [ ] dV = dS · [ ]
I
∗ ∗
= dS n̂ · [A · (fm ∇fn − fn ∇fm )]
I  ∗

∗ ∂fn ∂fm
= dS n̂ · A · n̂ fm − fn .
∂n ∂n

Si las condiciones de frontera son homogéneas (es decir, si fm , o ∂fm /∂n, o


αfm + β∂fm /∂n, con α y β reales, se anulan sobre la superficie), entonces:

• Si n = m, se sigue que λn = λ∗n : los autovalores son reales.

• Si n 6= m y no hay degeneración
R (es decir, si λm 6= λn ), se sigue la ortogo-
nalidad de las autofunciones: pfn∗ fm dV = 0, n 6= m.

Algunos casos particulares importantes que se obtienen de la ecuación de


Sturm-Liouville (6.23) en 3D son:
246 / Fı́sica matemática

a. Si A = I, a = 0, λ = k 2 , tendremos que ∇2 f (r) + k 2 f (r) = 0. Ésta es


la ecuación de Helmholtz, que proviene de la separación de variables ψ(r, t) =
f (r)T (t) de la ecuación de ondas o de difusión.
En efecto, de las ecuaciones de ondas y disipación:
1 ∂ 2 ψ(r, t)
∇2 ψ(r, t) − = 0, y
v 2 ∂t2
∂ψ(r, t)
∇2 ψ(r, t) = K ;
∂t
mediante la separación de variables ψ(r, t) = f (r)T (t) se obtiene:
d2 T (t)
∇2 f (r) + α2 f (r) = 0, = −α2 v 2 T (t), y
dt2
dT (t)
∇2 f (r) + α2 f (r) = 0, = −α2 T (t) .
dt
Puesto que la ecuación de Helmholtz es deP autofunciones, puede escribirse la
separación de variables en la forma ψ(r, t) = n fn (r)T (t).
Es posible imponer condiciones de frontera homogéneas sobre esta ecuación. La
ecuación de Laplace, de otro lado, aunque es caso particular de la de Helmholtz
con k 2 = 0, no admite condiciones de frontera homogéneas pues éstas conducen
a la solución trivial f (r) = 0. De modo que las condiciones de frontera para la
ecuación de Laplace necesariamente han de ser inhomogéneas, al menos sobre
una porción de la superficie. Este comportamiento de la ecuación de Laplace es
debido a que k 2 = 0 es un autovalor trivial de la ecuación de Helmholtz.
b. La separación de variables Ψ(r, t) = ψ(r)T (t) de la ecuación de Schrödinger
dependiente del tiempo:
~2 2 ∂Ψ(r, t)
− ∇ Ψ(r, t) + V (r)Ψ(r, t) = i~
2m ∂t
permite escribir:
 
1 ~2 2 Ṫ (t)
− ∇ ψ(r) + V (r)ψ(r) = i~ =E, (6.24)
ψ(r) 2m T (t)
de modo que:
2mV 2mE
∇2 ψ(r) − 2
ψ(r) + 2 ψ(r) = 0, y
~ ~
Ṫ (t) = −iET (t)/~ .
La ecuación de Schrödinger independiente del tiempo, dada por (6.24), puede
obtenerse de la ecuación (6.23) si hacemos A = I, a = −2mV (r)/~2 , λ = 2mE/~2
6.6 OPERADORES EN 3D Y STURM-LIOUVILLE 247

y f = ψ. Puesto que ésta es una ecuación de autofunciones, puede escribirse la


separación de variables en la forma:
X
Ψ(r, t) = ψn (r)Tn (t) . (6.25)
n

Puede deducirse aquı́ que la cuantización de la energı́a asociada a esta ecuación


en casos tan conocidos como el oscilador armónico, el rotor rı́gido, una partı́cula
en una caja, o el átomo de hidrógeno, tiene que ver esencialmente con que la
ecuación de Schrödinger independiente del tiempo es una ecuación de autovalores
para la energı́a E.
c. Si a = 0, λ = k 2 , se obtiene la ecuación de Helmholtz anisotrópica:

A : ∇∇f + k 2 f = 0 ;
tanto ésta como la ecuación ordinaria de Helmholtz provienen de la separación
espacio-temporal de la ecuación de ondas, cuya forma general homogénea es:

1 ∂ 2 ψ(r, t)
A : ∇∇ψ(r, t) − = 0.
v 2 ∂t2
Esta ecuación, como se estudió en la sección 1.10, es la base de la descripción
escalar de la propagación de la luz en medios cristalinos, en los que existen tres
ı́ndices de refracción.
d. Si se hace A = r2 (êθ êθ + êϕ êϕ ), a = 0, λ = l(l + 1) y se evalúan ∇ · (A · ∇f )
usando los operadores en coordenadas esféricas introducidos en el capı́tulo 1
(nótese que A · ∇f es un vector), se tendrá, reemplazando en la ecuación de
Sturm-Liouville:
L2 f − l(l + 1)f = 0 , donde
 
2 1 ∂ ∂f 1 ∂2f
L f =− sen θ − .
sen θ ∂θ ∂θ sen 2 θ ∂ϕ2
El operador L2 es conocido como operador de rotación y puede expresarse
equivalentemente en la forma L2 = L · L, donde L( ) = r × ∇( )/i. Sobre este
operador, introducido en la sección 3.3.4, se volverá en el capı́tulo 8.

6.6.3. Solución de la ecuación de ondas homogénea


En el capı́tulo 3 se resolvió la ecuación de ondas homogénea unidimensional en
coordenadas cartesianas, usando separación de variables. En 1, 2 y 3 dimensiones,
y en coordenadas cartesianas, resulta que las soluciones, sometidas a condiciones
de frontera espaciales homogéneas, proveen un conjunto de autofunciones seno y
248 / Fı́sica matemática

coseno. Con el fin de probar que la aparición de autofunciones también ocurre en


otros sistemas coordenados, se resolverá la ecuación de ondas en 3D, en forma
independiente del sistema de coordenadas.
Consideremos la ecuación de ondas tridimensional
1 ∂ 2 Ψ(r, t)
∇2 Ψ(r, t) − = 0,
v2 ∂t2
en el caso especı́fico en que la amplitud Ψ |S de la onda en la superficie es
independiente del tiempo. La situación general en que Ψ |S depende de t, y hay
fuentes, será bosquejada en el capı́tulo 7 utilizando funciones de Green.
Consideremos el problema de Cauchy con condición de frontera de Dirichlet:

• Ψ |S = f (r), además:
∂Ψ
• Ψ |t=0 = Ψ0 y |t=0 = Ψ̇0 .
∂t
Nótese que las condiciones de frontera espacial y temporal son inhomogéneas.
Con el propósito de inscribir este problema dentro de la teorı́a de Sturm-
Liouville, que exige condiciones de frontera homogéneas, ha de descomponerse la
función Ψ(r, t) de la siguiente manera:

Ψ(r, t) = Ψ′ (r) + Ψ′′ (r, t) ,

donde se exige
∇2 Ψ′ = 0, Ψ′ |S = f (r) , (6.26)

tal que Ψ describe una solución estacionaria, es decir, independiente del tiempo.
Ası́, puesto que ∂ 2 Ψ′ /∂t2 = 0, se obtiene:

1 ∂ 2 Ψ′′
∇2 Ψ′′ − = 0,
v 2 ∂t2
ecuación que satisface las condiciones

Ψ′′ |S = 0, Ψ′′ |t=0 = Ψ0 − Ψ′ , Ψ̇′′ |t=0 = Ψ̇0 , (6.27)

de modo que la condición de frontera espacial para Ψ′′ es homogénea, como lo


exige la teorı́a de Sturm-Liouville. Introduciendo la separación de variables:

Ψ′′ = u(r)T (t) , (6.28)

se obtienen las dos ecuaciones:

∇2 u + α2 u = 0 y T̈ = −α2 T . (6.29)
6.6 OPERADORES EN 3D Y STURM-LIOUVILLE 249

La ecuación diferencial para u, conocida como ecuación de Helmholtz, es una


ecuación de autovalores, del tipo de Sturm-Liouville y hermı́tica, pues u(r)|S = 0
ya que Ψ′′ (r)|S = 0, lo que, de acuerdo con la teorı́a de Sturm-Liouville, hace
que (∇2 u, f ) = (u, ∇2 f ). La solución a la primera de las ecuaciones (6.29) es un
conjunto {un (r)} de autofunciones ortogonales. Obviamente, el conjunto {un (r)}
dependerá del sistema
P de coordenadas utilizado. Puede por tanto escribirse (6.28)
en la forma Ψ′′ = n un (r)Tn (t). Entonces, de (6.27) y (6.29):
∇2 un + αn2 un = 0, con un |S = 0, y T = Aeiαn vt + Be−iαn vt .
Por lo cual la función (6.28) toma la forma:
X
Ψ′′ = (An eiαn vt + Bn e−iαn vt )un (r) . (6.30)
n

Las condiciones iniciales para Ψ′′ y Ψ̇′′ , de la ecuación (6.27), permiten escribir:
X
Ψ′′ |t=0 = (An + Bn )un
n
X
′′
Ψ̇ |t=0 = iv αn (An − Bn )un .
n

Multiplicando las dos últimas ecuaciones por u∗m , e integrando en el volumen, se


obtienen las siguientes condiciones para An y Bn :
Z
Ψ′′ |t=0 u∗n dV = An + Bn , y
Z
1
Ψ̇′′ |t=0 u∗n dV = An − Bn .
iαn v
De este par de ecuaciones simultáneas se sigue:
Z " # Z " #
1 ′′ Ψ̇′′ ∗ 1 Ψ̇0
An = Ψ + un dV = Ψ0 − Ψ′ + u∗ dV,
2 iαn v 2 iαn v n
Z " #t=0 Z " #
′′
1 ′′ Ψ̇ ∗ 1 Ψ̇0
Bn = Ψ − un dV = Ψ0 − Ψ′ − u∗ dV ,
2 iαn v 2 iαn v n
t=0

que reemplazadas en (6.30) proveen la forma de Ψ′′ (hay también una solución
si la condición de frontera espacial es de Neumann o mixta). La solución general
a la ecuación de ondas es entonces:
X
Ψ(r, t) = Ψ′ (r) + (An eiαn vt + Bn e−iαn vt )un (r) ,
n

donde Ψ′ (r) es solución al sistema de ecuaciones (6.26).


250 / Fı́sica matemática

6.6.4. Solución de la ecuación homogénea de Fourier


Considérese ahora la solución a la ecuación de difusión tridimensional en ausencia
de fuentes calorı́ficas y con K ≡ ρc/k =constante:

∂T (r, t)
∇2 T (r, t) = K . (6.31)
∂t
Especı́ficamente, estúdiese la siguiente situación: un sistema fı́sico de volumen
V , limitado por una superficie S, sobre la cual la temperatura es independiente
del tiempo, pero posiblemente es función de la posición:

T (r, t) |S = T (r) |S = f (r) . (6.32)

Adicionalmente, para completar el conjunto de condiciones que proveen unici-


dad a la solución (véase sección 2.2.2), supondremos conocida la temperatura en
el instante inicial t = 0:
T (r, 0) = g(r) . (6.33)
Se estudia aquı́ la solución a la ecuación de conducción del calor con condición
de frontera inhomogénea, (f (r) 6= 0).
Por separación de variables, T = u1 (r)C(t) en la ecuación (6.31) obtenemos:

∇2 u1 K dC
= = −α2 , de modo que, para α 6= 0:
u1 C dt
2
∇2 u1 + α2 u1 = 0 y C(t) = C0 e−α t/K
;
2
El signo menos en α ha sido escogido para dar cuenta del decrecimiento de la
temperatura con el tiempo, debido a la difusión del calor.
Para α = 0 se sigue ∇2 u2 = 0, de modo que la solución general a la ecuación
(6.31) tiene la forma:
T (r, t) = u1 (r)C(t) + u2 (r) .
La ecuación diferencial para u1 corresponde a un problema de Sturm-Liouville
con autofunciones un (r) y autovalores αn2 . Ası́ pues, utilizando los autovalores de
la ecuación
∇2 un + αn2 un = 0
y asumiendo que el conjunto {un (r)} es completo, puede escribirse
X 2
T (r, t) = u2 (r) + cn un (r)e−αn t/K .
n
6.6 OPERADORES EN 3D Y STURM-LIOUVILLE 251

Ejercicio
Como una aplicación del desarrollo anterior, considérese una placa sometida en
t = 0 a temperaturas T1 y T2 en x = 0 y x = L respectivamente. Ası́ pues, en
t = 0, el perfil de temperaturas está dado por
T (x, 0) = (T2 − T1 )x/L + T1 . (6.34)
Las temperaturas T1 y T2 son aumentadas de repente hasta T3 y T4 , y estos
valores se mantienen para todo T > 0. Se nos pide calcular T (x, t). Entonces:
∂T
∇2 T = K , con T (0, t) = T3 , T (L, t) = T4 , (6.35)
∂t
de donde, por separación de variables, se obtiene:

X  nπx 
T (x, t) = ax + b + bn sen e−nπt/LK ,
n=1
L

• Para t > 0 y en los extremos:


T (0, t) = a × 0 + b = T3 , T (L, t) = aL + b = T4 ;
se sigue entonces que:
x X∞  nπx 
T (x, t) = (T4 − T3 ) + T3 + bn sen e−nπt/LK . (6.36)
L n=1
L

• También, para t = 0, de (6.34) y (6.36):


x x
T (x, 0) = (T2 − T1 ) + T1 = (T4 − T3 ) + T3
L L
X∞  nπx 
+ bn sen ,
n=1
L

de donde, por los métodos de Fourier, se obtiene:


Z h i  nπx 
2 x
bn = (T2 + T3 − T1 − T4 ) + T1 − T3 sen dx
L L L

Finalmente, la distribución de temperatura se escribe:


Z h i
x 2 x
T (x, t) = (T4 − T3 ) + T3 + (T2 + T3 − T1 − T4 ) + T1 − T3
L L L
X∞  nπx   ′

nπx
× sen sen dx′ e−nπt/LK .
n=1
L L
252 / Fı́sica matemática

PROBLEMA: Verifique que la última ecuación satisface las condiciones iniciales y de


frontera pertinentes.

Ejercicio

Un material cuya forma es la de un paralelepı́pedo rectangular de lados a, b, c,


que inicialmente está a una temperatura T0 , se sumerge en un baño caliente a
temperatura T1 . Calcule la temperatura del bloque T (r, t), para t > 0.

∂T
∇2 T = K ,
∂t

De la ecuación (6.31), reemplazando T (r, t) = A(x)B(y)C(z)T (t) y aplicando


sucesivamente las condiciones de frontera, se obtiene:

X    mπy   nπz 
lπx 2
T (r, t) = T1 + Almn sen sen sen e−λ t/K
;
a b c
lmn

donde se ha definido:  
l2 m2 n2
λ2 = π 2 2
+ 2 + 2 ,
a b c
y evaluando en t = 0:

X    mπy   nπz 
lπx
T (r, 0) = T1 + Almn sen sen sen = T0 .
a b c
lmn

De aquı́, y utilizando la ortogonalidad de la base de Fourier, se obtiene Almn .

PROBLEMAS:
1. La distribución de temperatura en una varilla de longitud L es, inicialmente,
T (x, 0) = 4T0 x(L − x)/L2 . Si ambos extremos se mantienen en t > 0 a
temperatura T0 , halle T (x, t).
2. Dos varillas de igual longitud L están a temperaturas uniformes T0 y T1 .
En t = 0 se colocan en lı́nea. Si los extremos izquierdo y derecho de la
nueva barra se cambian a T2 y T3 , calcule T (x, t).
3. Los extremos de una barra de longitud L se mantienen a T0 y T1 en condi-
ciones estacionarias. Repentinamente se aı́slan los extremos, de modo que
∂T /∂x|x=0,a . Halle T (x, t) para t > 0.
4. Sea una placa cuadrada de lado a. Si las temperaturas de las fronteras, en
estado estacionario, son T (0, y) = T (a, y) = T (x, a) = T0 y T (x, 0) = T1 ,
calcule T (x, y).
6.7 LOS BRA Y LOS KET DE DIRAC 253

6.7. Los bra y los ket de Dirac


Al final de la segunda década del siglo xx, Paul Dirac desarrolló una versión de la
teorı́a de espacios lineales que permitió establecer en forma clara la equivalencia
entre las formulaciones ondulatoria y matricial de la mecánica cuántica. A este
tema se dedica la presente sección.

6.7.1. Nociones básicas


En esta sección se retomará lo dicho sobre bases discretas y continuas, utilizando
la notación propuesta por Dirac, que es de uso frecuente en la mecánica cuántica.
El formalismo de Dirac comparte con el de Heisenberg y el de Schrödinger la
misma relación que A + B = C tiene con Ai + Bi = Ci .
Sean h | y | i dos vectores arbitrarios, cada uno perteneciente a un espacio
diferente. El primero corresponde al espacio de los bra y el segundo al de los
ket. El vector h | se construye tomando el complejo conjugado de | i, es decir

h | = | i , ası́ como f ∗ (x) es el complejo conjugado de f (x). Se dice que un
espacio es el dual del otro.
Se asume que a cada | i le corresponde un h |, y que cada operación en el
espacio de los bra tiene una equivalente en el de los ket:

1. |ai + |bi ←→ ha| + hb|,


2. λ|ai ←→ λ∗ ha|, donde λ es un número complejo.
3. Â|ai ←→ ha|† , donde  es un operador lineal.  es hermı́tico si † = Â.

El producto escalar de ha| y |bi, escrito como ha|bi, es definido en forma tal
∗ ∗
que ha|bi = hb|ai , de donde se sigue que ha|ai = ha|ai = real.
En ha|Â|bi se entiende que la cantidad  opera sobre |bi; si se hace operar
sobre ha|, lo hará su adjunto hermı́tico. Puede definirse un operador hermı́tico

por ha|Â|bi = hb|Â|ai .
Dos vectores |ai y |bi son ortonormales si ha|bi = δ(a, b), donde δ(a, b) designa
la delta de Dirac o la delta de Kronecker, según se trate de un espacio con base
continua o discreta. El sı́mbolo δ(a, b) se define por:
X
δ(a, b)|bi = |ai ,
b

y la sumatoria será una integral si los ı́ndices a y b son continuos.


Considérese el operador  y la ecuación de autovalores

Â|αi = α|αi,
254 / Fı́sica matemática

donde |αi son los vectores de la base (autoket) y α los autovalores. De la ecuación
Â|α′ i = α′ |α′ i, premultiplicando por hα′′ |, se obtiene:

hα′′ |Â|α′ i = α′ hα′′ |α′ i , (6.37)


′′ ′′ ′′ †
y de Â|α i = α |α i, tomando el adjunto hermı́tico y con  = Â:

hα′′ |† = hα′′ | = α′′ hα′′ |,
de donde se sigue:

hα′′ |Â|α′ i = α∗ ′′ hα′′ |α′ i , (6.38)


y por comparacion de las ecuaciones (6.37) y (6.38):
(α′ − α′′∗ )hα′′ |α′ i = 0, tal que:

• Si α′ = α′′ , se sigue: (α′ − α′ )hα′ |α′ i = 0, y como hα′ |α′ i =
6 0, se concluye

que α′ = α′ . Esto significa que los autovalores de operadores hermı́ticos
son reales.
• Si α 6= α′ y no hay degeneración, se tendrá hα′ |α′′ i = 0, lo que implica que
los autoket son ortogonales.
En general, los ket son autofunciones de operadores hermı́ticos.
Se entiende que un conjunto de autovectores ket |αi es completo si cualquier
vector | i puede formarse como combinación lineal:
X
|i= c(α)|αi , (6.39)
α

donde se asume que la base |αi es ortonormal, esto es: hα|α′ i = δ(α, α′ ) .
Los coeficientes c(α) corresponden a las componentes del vector | i en la base
|αi. El ı́ndice α puede variar de modo discreto o continuo, por lo que la sumatoria
puede equivaler a una integral.
Entonces, de la ecuación (6.39), premultiplicando por hα′ |:
X X
hα′ | i = c(α)hα′ |αi = c(α)δ(α′ , α) = c(α′ ) ;
α α

ası́: c(α) = hα| i, y reemplazando de nuevo en la ecuación (6.39), se obtiene la


expansión de | i en la base |αi:
X X
|i= hα| i|αi = |αihα| i , (6.40)
α α
P
de donde se sigue la relación de completez de la base |αi: α |αihα| = 1 .
6.7 LOS BRA Y LOS KET DE DIRAC 255

6.7.2. Teorı́a de transformación


Ahora bien, si se quiere pasar de la base |αi a la base |βi, deberá ante todo
expresarse el vector | i en ambas bases:
X
|i= |αihα| i , (6.41)
α
P
con hα|α′ i = δ(α, α′ ) y α |αihα| = 1, y
X
|i= |βihβ| i , (6.42)
β
P
con hβ|β ′ i = δ(β, β ′ ) y β |βihβ| = 1.
De la ecuación (6.41), premultiplicando por hβ|:
X
hβ| i = hβ|αihα| i , (6.43)
α

tal que hβ| i y hα| i son las componentes del vector | i en las bases |βi y |αi, y
hβ|αi son los coeficientes de la transformación de la base |αi a la base |βi.
También, de (6.42), premultiplicando por hα|:
X
hα| i = hα|βihβ| i . (6.44)
β

Ası́ pues, los elementos hα|βi son los coeficientes de la transformación de la


base |βi a la base |αi.
De (6.44) se sigue, como se espera:
X
hα|α′ i = hα|βihβ|α′ i
β

= δ(α, α′ ) .

6.7.3. Elementos matriciales de un operador


c sobre |αi se obtiene,
El conjunto {|αi} es completo, y por eso al operar con M
en general, una combinación lineal de |αi:
X
c|αi =
M Mαα′ |α′ i ,
α′

por tanto, X
c|αi =
hα′′ |M Mαα′ hα′′ |α′ i = Mαα′′ .
α′
256 / Fı́sica matemática

c|αi son los elementos de matriz del operador M


Ası́, Mαα′′ = hα′′ |M c respecto a
la base |αi.
c sobre el vector | i es:
El efecto de operar con M
X
c| i =
M cα |αi ; (6.45)
α

de ahı́ se sigue que: X


c| i =
hα′ |M cα hα′ |αi = cα′ ,
α

c| i, o, reemplazando en (6.45):
esto es, cα = hα|M
X
c| i =
M hα|Mc| i|αi,
α

y como, según (6.40):


X
|i= |α′ ihα′ | i , obtenemos:
α′
X
c| i =
M c|α′ ihα′ | i|αi .
hα|M
αα′

Ası́, los elementos de matriz del operador M c en dos bases distintas están co-
nectados por la regla de transformación:
X
c|βi =
hβ ′ |M c|α′ ihα′ |βi .
hβ ′ |αihα|M
αα′

También es cierto que:


X
c|βi
hα′′ |M = c|α′ ihα′ |βi
hα′′ |αihα|M
αα′
X
= c|α′ ihα′ |βi
hα′′ |M y
α′
X
c|βi
h |M = c|α′ ihα′ |βi .
h |αihα|M (6.46)
αα′

Tres ejemplos tı́picos de operadores son:


1. Si Mc=X b
b es el operador de posición: Xxx′ = hx′ |X|xi = xhx′ |xi = x δ(x −
x′ ), de modo que en el espacio de los ket |xi:
b
hx′ |X|xi = x δ(x − x′ ) .
6.7 LOS BRA Y LOS KET DE DIRAC 257

c = ~ ∂/∂x es el operador momento lineal p̂, se tiene, en el espacio de


2. Si M i
los ket |xi:
~ ′ ∂ ~ ∂ ′ ~ ∂
pxx′ = hx′ |p̂ |xi = hx | |xi = hx |xi = δ(x − x′ ) .
i ∂x i ∂x i ∂x
~
Estos son los elementos de matriz del operador momento lineal p̂ = i ∂/∂x
en el espacio de las coordenadas.
c = − ~2 ∂ 22 + V (x) = H
3. Si M b = operador de energı́a:
2m ∂x

b ~2 ∂ 2
Exx′ = hx′ |H|xi = hx′ | − 2
+ V (x)|xi
 2m
 ∂x
2 2
~ ∂
= − + V (x) hx′ |xi .
2m ∂x2
Ası́ pues, los elementos de matriz de X, b p̂ y H
b se expresan en una base
arbitraria en la forma:
Z
′ b
hβ |X|βi = hβ ′ |xixhx|βi dx
Z
~ ∂
hβ ′ |p̂|βi = hβ ′ |xi hx|βi dx
i ∂x
Z  
b ~2 ∂ 2
hβ ′ |H|βi = hβ ′ |xi − + V (x) hx|βi dx .
2m ∂x2

6.7.4. Funciones de onda


Los bra y los ket hα| i son las componentes del vector | i, que ha sido expandido
en la base |αi en la forma: X
|i= hα| i|αi
α
Los |αi se conocen también como función de onda en el espacio de los α.
El operador momento lineal, en la base |xi, ha sido definido en la sección 5.5.3
como p̂ = ~i ∂/∂x. La ecuación de autovalores es p̂ |xi = p |xi, donde p es el
autovalor de p̂. Explı́citamente:
~ ∂
|xi = p |xi .
i ∂x
Proyectando sobre hp |:
~ ∂
hp | |xi = p hp |xi o
i ∂x
~ ∂
hp |xi = p hp |xi ,
i ∂x
258 / Fı́sica matemática

cuya solución normalizada es:

eipx/~
hp |xi = √ .

Esta expresión provee el coeficiente de la transformación entre |pi y |xi. En-
tonces, de acuerdo con la regla de transformación entre las bases |αi y |βi:
X
hβ| i = hβ|αihα| i .
α

Aplicando esta ecuación a las bases continuas |βi = |pi y |αi = |xi, se sigue que:
Z
hp | i = hp |xihx| i dx
Z
1
= √ eipx/~ hx| i dx , o

Z
1
φ(p) = √ φ(x)eipx/~ dx ,

donde se ha definido:

φ(p) ≡ hp | i = función de onda en el espacio de los momentos.


φ(x) ≡ hx| i = función de onda en el espacio de las coordenadas.

La conexión entre ambos espacios, como se nota en la última ecuación, es la


tı́pica transformada de Fourier:
Z
1
φ(k) = √ φ(x)eikx dx,

donde p = ~k = h/λ, ecuación que coincide con la relación de De Broglie.
Un desarrollo análogo, realizado para el operador de energı́a E = − ~i ∂/∂t (ver
sección 5.5.3), conduce a:
Z
1
φ(E) = √ φ(t)eiEt/~ dt ,

que equivale a una transformada de Fourier:
Z
1
φ(ω) = √ φ(t)eiωt dt ,

con E = ~ω, según la relación de Planck.
6.8 MECÁNICA MATRICIAL Y MECÁNICA ONDULATORIA 259

6.8. Mecánica matricial y mecánica ondulatoria


Se demuestra aquı́ la equivalencia entre las mecánicas cuánticas ondulatoria y
matricial. La demostración original se debe a Schrödinger.

6.8.1. Operadores diferenciales y matrices


De las consideraciones relativas a la ecuación (6.14), se concluye que, en el caso
de operadores hermı́ticos, es decir, aquellos que no solo son autoadjuntos sino
 b
que además satisfacen qW a = 0, se cumple que
Z b Z b
(Hfn )∗ fm dx = fn∗ (Hfm ) dx . (6.47)
a a

El conjunto {fn } es ortogonal de peso p(x) para autovalores no degenerados:


Z b
p(x)fn∗ (x)fm (x) dx = 0, si m 6= n .
a

Definiendo ahora coeficientes Hnm en la forma


Z b
Hnm = (Hfn )∗ fm dx , (6.48)
a

y según (6.47), se obtiene:


Z b Z b

Hnm = (Hfn ) fm dx = fn∗ (Hfm ) dx ; (6.49)
a a

tomando el complejo conjugado, e intercambiando ı́ndices:


Z b

Hmn = (Hfm )fn∗ dx
a

El lado derecho de esta expresión coincide con el último término de (6.49). En



consecuencia, Hnm = Hmn . Considerando Hnm como elementos de una matriz
cuadrada H, resulta entonces que H es hermı́tica: H = H †
Esta correspondencia entre matrices hermı́ticas y operadores diferenciales está en
la base de la equivalencia entre la mecánica cuántica matricial de Heisenberg y
la mecánica cuántica ondulatoria de Schrödinger.
En efecto, es necesario demostrar que los elementos Hmn satisfacen reglas de
producto matricial. Ası́, si en analogı́a con (6.49) se definen los elementos Aij y
260 / Fı́sica matemática

Bjk asociados a los operadores hermı́ticos A y B, en la forma:


Z b Z b
Aij = fi∗ (Afj ) dx , Bjk = fj′ ∗ (B ′ fk′ ) dx′ , (6.50)
a a

se sigue que:
X XZ b Z b
Aij Bjk = (Afi )∗ fj fj′ ∗ (B ′ fk′ ) dxdx′ ,
j j a a

P
y como j fj fj′ ∗ = δ(x − x′ ), se tendrá:

X Z b
Aij Bjk = fi∗ ABfk dx = (AB)ik .
j a

Puesto que esta ecuación corresponde a la definición de producto matricial,


resulta efectivamente que Aij y Bjk son elementos matriciales.
Hasta este punto se ha demostrado que a cada operador diferencial hermı́tico
puede asociarse una matriz hermı́tica. En principio, puesto que los espacios de
Hilbert son de dimensión infinita, se tratará aquı́ de matrices de dimensión ∞×∞.
Ahora bien, partiendo de la ecuación (6.50) y con (5.30) se sigue que:

[X, P ]mn = (XP − P X)mn = i~δmn

es decir, se obtiene la ecuación matricial para el conmutador de las matrices de


posición y momento lineal, en la teorı́a de Heisenberg:

[X, P ] = i~

expresión de la que se obtiene la relación de incertidumbre:

∆p ∆x ≥ ~ .

6.8.2. La equivalencia
Con el fin de desarrollar la equivalencia entre la mecánica cuántica ondulatoria y
la mecánica cuántica matricial, puede escribirse la ecuación de Schrödinger, base
de la mecánica ondulatoria, en la forma simbólica

∂Ψ(r, t)
HΨ(r, t) = i~ ,
∂t
6.8 MECÁNICA MATRICIAL Y MECÁNICA ONDULATORIA 261

donde H es el operador hamiltoniano, hermı́tico, dado por

~2 2
H=− ∇ + V (r) .
2m
En esta ecuación, V (r) es la energı́a potencial y Ψ(r, t) es la función de onda o
amplitud de probabilidad. Esta ecuación fue obtenida en la sección 4.7.
La conexión entre las dos mecánicas se hace mediante la expansión de Ψ(r, t)
como un vector en un espacio de Hilbert. Como en la ecuación (6.25):
X
Ψ(r, t) = an (t)fn (r) . (6.51)
n

En esta expresión, fn (r) es un elemento de un conjunto ortonormal de “vecto-


res” que es autofunción de algún operador en un espacio de Hilbert, y an (t) son
las “componentes” de Ψ(r, t), que a su vez contienen la dependencia temporal.
Reemplazando la anterior expansión en la ecuación de Schrödinger, premulti-

plicando por fm e integrando en el volumen, se obtiene:
X Z X

an f m Hfn dV = Hmn an = i~ȧm ,
n n

donde el punto representa la derivada temporal y hemos tenido en cuenta la


definición (6.49)
P y la ortonormalidad de {fn }. De acuerdo con el álgebra lineal,
la expresión n Hmn an = i~ȧm puede interpretarse como el producto de la
matriz cuadrada H de elementos Hmn y la matriz columna a de elementos an :

Ha = i~ȧ .

Esta ecuación, base de la mecánica matricial, propuesta por Heisenberg en


1925, es el equivalente matricial de la ecuación de Schrödinger.
De acuerdo con la teorı́a de Schrödinger, la probabilidad total, que es la integral
de |Ψ|2 , es igual a 1: Z
Ψ∗ ΨdV = 1.

Expresando Ψ en la forma (6.51) se obtiene:


X
a∗n an = 1
n

o, equivalentemente: a† a = 1, donde a† es la matriz fila formada por a∗n .


En la sı́ntesis siguiente, la primera columna representa la versión de Schrödinger
y al frente están las correspondencias según Heisenberg:
262 / Fı́sica matemática

{fn (r)} a
{fn∗ (r)} a†
(Hfn , fm ) H
(Hfn , fm ) = (fn , Hfm ) H = H†
HΨ = i~∂Ψ/∂t Ha = i~ȧ
(Ψ, Ψ) = 1 a† a = 1
[x̂, p̂] = i~ [x, p] = i~
7

Funciones de Green

La teorı́a de funciones de Green se basa en una idea simple, y no por ello menos
ingeniosa, propuesta en el siglo XIX por el inglés George Green (1793-1841); esta
idea no sólo ilumina la solución de las ecuaciones diferenciales parciales sino que,
aún ahora, está en la base de las teorı́as de campos clásicos y cuánticos.
La función de Green es útil en la solución de ecuaciones diferenciales parciales
inhomogéneas, donde la técnica de separación de variables no tiene aplicación.
Aun en los casos de ecuaciones diferenciales ordinarias homogéneas, este méto-
do puede ser utilizado con provecho, como alternativa a los métodos de Fourier,
variación de parámetros o coeficientes indeterminados. El método de Green, co-
mo los otros métodos introducidos en los capı́tulos 3 y 4, es válido sólo para
ecuaciones lineales.
En las páginas siguientes se desarrolla la teorı́a de funciones de Green para
ecuaciones diferenciales ordinarias y parciales de segundo orden.
Un primer acercamiento a este tema fue realizado en la sección 3.1.3. Abun-
dantes aplicaciones de las funciones de Green se encuentran en Sepúlveda (2009).

7.1. Ecuaciones diferenciales ordinarias


De acuerdo con el capı́tulo 6, en la ecuación diferencial lineal e inhomogénea
L(x)f (x) = h(x), el operador L tiene la forma general:

d2 d
L = a2 2
+ a1 + a0 .
dx dx
Si h(x) es una función conocida, definida en el intervalo (a, b), y a0 , a1 , a2 son
funciones reales de la variable real x, puede escribirse:
264 / Fı́sica matemática

d  
q(x)f˙(x) + r(x)f (x) = g(x) , (7.1)
dx
donde q = a2 p, r = a0 p, g = ph y
1 R (a1 /a2 )dx
p= e .
a2

La ecuación (7.1) es equivalente a:

H(x)f (x) = g(x) , (7.2)


donde H es el operador autoadjunto H = pL.
Los métodos de variación de parámetros o coeficientes indeterminados permi-
ten solucionar ecuaciones de este tipo. Nos proponemos en las páginas que siguen
desarrollar una técnica mucho más poderosa y que en principio es aplicable tam-
bién a ecuaciones diferenciales parciales inhomogéneas.
El método de Green consiste en resolver primero un problema más simple que
el propuesto por (7.2), en el que la fuente distribuida g(x) es reemplazada por
una fuente puntual δ(x − x′ ) localizada en el punto x′ .
Se define la función de Green G(x, x′ ) de la siguiente manera:

H(x)G(x, x′ ) = δ(x − x′ ) . (7.3)

En la forma de escritura que adoptamos aquı́, la variable x asociada a H(x) es


la primera que aparece en G(x, x′ ).
Obsérvese que la función de Green depende de dos variables, una que señala
la posición x′ de la fuente puntual, y otra que señala un punto del espacio (x)
donde se estudia el efecto de la fuente.
Desde el punto de vista fı́sico, G(x, x′ ) puede entenderse como un campo ge-
nerado en x por una fuente puntual localizada en x′ , en tanto que f (x) es un
campo generado en x por una fuente g(x). En lo que sigue se verá de qué modo
la solución para f (x) puede obtenerse en términos de G(x, x′ ).
Con el fin de evaluar f (x) a partir de (7.2), debe estudiarse el siguiente producto
escalar (véase la definición (5.1)):
Z b
′ ′ ′ ∗
(H(x )f (x ), G(x , x)) ≡ (H(x′ )f (x′ )) G(x′ , x) dx′ .
a

Ha de observarse en esta ecuación y en (7.2) que aunque x y g(x) sean reales,


f (x) y G(x, x′ ) pueden ser complejos, por lo que la conjugación compleja en la
última ecuación tiene sentido.
7.1 ECUACIONES DIFERENCIALES ORDINARIAS 265

La operación que traslada H de f (x′ ) a G(x′ , x) fue ya realizada en la tercera


sección del capı́tulo 6. En efecto, de la ecuación (6.6), con integración en x′ y g
reemplazado por G(x′ , x) :

(H(x′ )f (x′ ), G(x′ , x)) = (f (x′ ), L(x′ )G(x′ , x))


  ∗ ′ ′
x′ =b
df (x ) ∗ ′ dG(x , x)
+ a2 ∗ (x′ ) G(x ′
, x) − f (x ) . (7.4)
dx′ dx′ x′ =a

Como H(x′ )f (x′ ) = g(x′ ) y L(x′ )G(x′ , x) = δ(x − x′ ), se sigue:


Z
(H(x )f (x ), G(x , x)) = g ∗ (x′ )G(x′ , x) dx′
′ ′ ′

Z
(f (x′ ), LG(x′ , x)) = f ∗ (x′ )δ(x − x′ ) dx′ = f ∗ (x) ;

después de reemplazar en (7.4) y tomar el complejo conjugado, se obtiene:


Z x′ =b
f (x) = g(x′ )G∗ (x′ , x) dx′
x′ =a
  x′ =b
df (x′ ) ∗ ′

∗ ′
′ dG (x , x)
+ a2 (x ) G (x , x) − f (x ) . (7.5)
dx′ dx′ x′ =a

Esta ecuación es la solución al problema (7.2), en términos de la fuente g(x)


y de la función G(x, x′ ). Es indispensable, en consecuencia, evaluar G(x, x′ ). La
conexión entre G(x, x′ ) y G∗ (x′ , x) puede establecerse ası́: si en la ecuación (7.4)
se hace f (x′ ) = G(x′ , x′′ ), se tendrá, haciendo uso de la ecuación (7.3):

G(x′′ , x′ ) = G∗ (x, x′′ )


  ∗ ′ ′′ ′
x′ =b
∗ dG (x , x ) ′ ∗ ′ ′′ dG(x , x)
+ a2 G(x , x) − G (x , x ) . (7.6)
dx′ dx′ x′ =a

Ahora bien, la exigencia matemática de unicidad de la solución a la ecuación


diferencial da como resultado que solo ciertos conjuntos de condiciones de borde
sean aceptables. De otro lado, la función de Green es, desde el punto de vista
matemático, una función auxiliar a la que puede dotarse con un conjunto apro-
piado de condiciones de frontera que garanticen la unicidad de f (x), función que
ha sido obtenida explı́citamente en la ecuación (7.5) en términos de G(x′ , x), su
derivada y la función “fuente”g(x′ ). En los bordes pueden proveerse los siguientes
conjuntos de condiciones:
a. f (a), f (b)
b. f (a), f˙(a)
266 / Fı́sica matemática

c. f˙(a), f˙(b)
d. αf (a) + β f˙(a), γf (b) + δ f˙(b)
Los detalles son como sigue:
a. Si se proveen los valores de la función f (x) en los extremos a y b, puesto
que en (7.5) aparecen además f˙(a) y f˙(b), que no son exigibles, deben imponerse
restricciones sobre la función de Green G(x′ , x) que los eliminen de la ecuación.
Para lograrlo, basta exigir:
G(x′ , x)|x′ =a = G(x′ , x)|x′ =b = 0 . (7.7)
Ası́, (7.5) se escribe:
Z x′ =b  x′ =b
dG∗ (x′ , x)
f (x) = g(x′ )G∗ (x′ , x) dx′ − a2 (x′ )f (x′ ) . (7.8)
x′ =a dx′ x′ =a

En este caso es cierto que G(x′ , x)|x′ =a = G(x′ , x)|x′ =b = 0, para cualquier x,
por lo que también serán cero sus complejos conjugados para cualquier x = x′′ ,
de modo que, reemplazando en (7.6), tendremos:
G(x′′ , x) = G∗ (x, x′′ ) . (7.9)
b. Si se proveen los valores de f (a) y f˙(a), entonces, al no poder proveerse
también f (b) y f˙(b), debe exigirse que las funciones que acompañan a estos
últimos sean cero; por esta razón debe escogerse:

′ dG(x′ , x)
G(x , x)|x′ =b = , = 0, (7.10)
dx′ x′ =b

con lo cual (7.5) queda en la forma:


Z x′ =b
f (x) = g(x′ )G∗ (x′ , x) dx′
x′ =a
  
′ df (x′ ) ∗ ′ ∗ ′
′ dG (x , x)
− a2 (x ) G (x , x) − f (x ) . (7.11)
dx′ dx′ x′ =a


c. En (7.11), el conjunto de condiciones f˙(a) y f˙(b) implica Ġ x=a = Ġ |x=b = 0.
d. Si se proveen las condiciones mixtas

αf (a) + β f˙(a) = 0 , γf (b) + δ f˙(b) = 0 , (7.12)



deben imponerse, análogamente, sobre G(x , x) las condiciones homogéneas:
 ′
  ′

∗ ′ ∗ dG(x , x) ∗ ′ ∗ dG(x , x)
α G(x , x) + β = γ G(x , x) + δ = 0.
dx′ x′ =a dx′ x′ =b
(7.13)
7.2 OSCILADOR ARMÓNICO 267

Reemplazando f˙(a) y f˙(b) de (7.12), y dG(x′ , x)/dx′ de (7.13) en (7.5), es fácil


concluir que el corchete desaparece, por lo que (7.5) toma la forma:
Z x′ =b
f (x) = g(x′ )G∗ (x′ , x) dx′ .
x′ =a

Teorema
Se demuestra a continuación que la primera derivada de la función de Green es
discontinua en el punto x = x′ .
Ante todo se asume que la función de Green definida por (7.3) es continua en
el punto x = x′ , esto es:

lı́m G(x, x′ )|x=x′ −ǫ = lı́m G(x, x′ )|x=x′ +ǫ . (7.14)


ǫ→0 ǫ→0

La ecuación (7.3) puede escribirse en la forma:


 
d dG(x, x′ )
q(x) + r(x)G(x, x′ ) = δ(x − x′ ) .
dx dx
Integrando en un entorno infinitesimal alrededor de x = x′ , se obtiene:
 x=x′ +ǫ Z x=x′ +ǫ Z x=x′ +ǫ
dG(x, x′ ) ′
q(x) + r(x)G(x, x ) dx = δ(x − x′ ) dx .
dx x=x′ −ǫ x=x′ −ǫ x=x′ −ǫ

El segundo término se anula con ǫ → 0, y la última integral da 1; ası́,


 x=x′ +ǫ
dG(x, x′ )
q(x) = 1,
dx′ x=x′ −ǫ

de donde se concluye la discontinuidad de la primera derivada de G(x, x′ ):



dG(x, x′ ) dG(x, x′ ) 1
− = . (7.15)
dx x=x′ +ǫ dx x=x′ −ǫ q(x′ )

7.2. Oscilador armónico


Como una aplicación importante de la técnica de Green, consideremos un oscila-
dor armónico, sometido a una fuerza viscosa proporcional a la velocidad y a una
fuerza externa; su movimiento se describe mediante la siguiente ecuación:

mẌ(t) + bẊ(t) + kX(t) = F (t), o


Ẍ(t) + 2λẊ(t) + ω 2 X(t) = F (t)/m ,
268 / Fı́sica matemática

con las definiciones 2λ ≡ b/m , ω 2 ≡ k/m.


Ası́ pues, escrita en la forma

L(t)X(t) = F (t)/m ,

la ecuación contiene el operador lineal no autoadjunto

d2 d
L(t) = + 2λ + ω 2 .
dt2 dt
De acuerdo con la sección anterior, puede escribirse:

H(t)X(t) = p(t)F (t)/m ;

con a2 = 1, a1 = 2λ, a0 = ω 2 y p = q = e2λt , se sigue:


 
d X(t)
e2λt + ω 2 e2λt X(t) = e2λt F (t)/m . (7.16)
dt dt

En los problemas mecánicos, usualmente se provee información sobre la posi-


ción y la velocidad en algún instante t = T0 , los cuales se denotan por X(T0 ) = X0
y Ẋ(T0 ) = v0 . En consecuencia, la solución corresponde al numeral b de la sección
anterior, ecuación (7.11), que se escribe
Z t′ =T
F (t′ ) 2λt′ ∗ ′
X(t) = e G (t , t) dt′
t =T
′ m
 0 ′ ∗ ′

dX(t ) ∗ ′ ′ dG (t , t)
+ G (t , t) − X(t ) . (7.17)
dt′ dt′ t′ =T0

El lı́mite superior en el corchete ha sido suprimido, de acuerdo con (7.10), que


ahora toma la forma:

′ dG(t′ , t)
G(t , t)|t =T = . (7.18)
dt′ t′ =T

La función G(t′ , t) ha de calcularse partiendo de (7.3), que puede escribirse:


 ′

d 2λt′ dG(t , t) ′


e ′
+ ω 2 e2λt G(t′ , t) = δ(t′ − t), o (7.19)
dt dt

d2 G(t′ , t) dG(t′ , t)
+ 2λ + ω 2 G(t′ , t) = e−2λt δ(t′ − t) . (7.20)
dt′2 dt
7.2 OSCILADOR ARMÓNICO 269

El punto t′ = t divide el intervalo T0 ≤ t′ ≤ T en dos zonas: T0 ≤ t′ < t y


t < t′ ≤ T . Para t 6= t′ , la delta de Dirac se anula, por lo que se obtiene una
ecuación homogénea cuya solución es
′ ′ ′
G(t′ , t) = AeΓt + BeΓ t ,
√ √
con las definiciones Γ = −λ + λ2 − ω 2 , Γ′ = −λ − λ2 − ω 2 .
Si se impone ahora la primera condición de frontera (7.18) y teniendo en cuenta

que G(t′ , t)|t′ =T = 0, se sigue B = −Ae(Γ−Γ )T , tal que:
h ′ ′ ′ ′
i
G(t′ , t) = A eΓt − e(Γ−Γ )T +Γ t
h ′ ′ ′
i
= AeΓT eΓ(t −T ) − eΓ (t −T ) .

La segunda condición en (7.18) da A = 0; en consecuencia, la función de Green


G(t′ , t) se anula en la porción derecha del intervalo, es decir, G(t′ , t) = 0 para t ≤
t′ ≤ T .
La solución en el intervalo (T0 , t) es de la misma forma:
′ ′ ′
G(t′ , t) = EeΓt + F eΓ t .

Con G(t′ , t) = 0 en t = t′ (pues la función de Green es continua y ya tiene el


valor cero en t′ = t + ǫ), se sigue
h ′ ′ ′
i
G(t′ , t) = E ′ eΓ(t −t) − eΓ (t −t) .

Integrando la ecuación diferencial (7.19) entre los lı́mites t′ = t − ǫ y t′ = t + ǫ,


es decir, en un entorno infinitesimal alrededor de t = t′ , se obtiene
 t′ =t+ǫ Z t′ =t+ǫ
′ dG(t′ , t) ′
e2λt + ω2 G(t′ , t)e2λt dt′ = 1 .
dt′ t′ =t−ǫ t′ =t−ǫ

El lı́mite superior del primer término desaparece, pues G(t′ , t) = 0 para t′ > t;
el término en ω 2 , que representa el área bajo la función de Green, también se
anula si ǫ → 0. Resulta entonces:

dG(t′ , t)
= −e−2λt .
dt′ t′ =t−ǫ
ǫ→0

Esta expresión, que implica la discontinuidad de la primera derivada de G(t′ , t),


permite obtener la constante E ′ como:
p
E ′ = e−2λt /(Γ′ − Γ) = −e−2λt /(2 λ2 − ω 2 ) .
270 / Fı́sica matemática

Finalmente, la función de Green para T0 ≤ t′ ≤ t se escribe:

−e−λ(t+t ) h √λ2 −ω2 (t′ −t) i




2 2 ′
G(t′ , t) = √ e − e− λ −ω (t −t) .
2 λ2 − ω 2
Lo que sigue√se restringe √
al caso subamortiguado, aquel en el que λ < ω. Se
tiene entonces λ2 − ω 2 = i ω 2 − λ2 = iγ, con γ real. En consecuencia:

e−λ(t+t )
G(t′ , t) = − sen [γ(t′ − t)] .
γ

Reemplazando G(t′ , t) en la ecuación (7.17), la expresión para el desplazamien-


to del oscilador, considerando por simplicidad que T0 = 0, será:
Z ′
−1 t =t ′
X(t) = F (t′ )eλ(t −t) sen [γ(t′ − t)] dt′
mγ t′ =0
e−λt
+ [(v0 + λX0 ) sen γt + X0 γ cos γt] .
γ

Obsérvese que el lı́mite superior de la integral ha dejado de ser T y se ha


convertido en t, lo que se debe a que G(t′ , t) sólo existe entre 0 y t. El término
integral es solución a la ecuación inhomogénea del oscilador, en tanto que el
corchete es solución a la ecuación homogénea. Conocida la fuerza externa F (t),
la integral puede evaluarse explı́citamente.

PROBLEMAS:
1. Considere la ecuación d2 y(x)/dx2 − k2 y(x) = f (x), en el dominio 0 ≤ x ≤
L, con las condiciones de frontera y(0) = y(L) = 0. Demuestre que:

− senh kx senh k(L − x′ )/ senh kL si x < x′
G(x, x′ ) =
− senh kx′ senh k(L − x)/ senh kL si x > x′ .
Sugerencia: resuelva la ecuación que define G(x, x′ ) en puntos x 6= x′ .
Habrá dos funciones de Green, una para 0 ≤ x < x′ y otra para x′ < x ≤ L,
y cada una de ellas satisface una condición de frontera. Use las condiciones
(7.14) y (7.15) para evaluar los coeficientes que acompañan las soluciones.
2. Considere la misma ecuación en el dominio −∞ < x < ∞ con condiciones
de frontera y(±∞) < ∞. Utilice la representación de δ(x − x′ ) en la base

de Fourier {eik x } y escriba G(x, x′ ) en esta base; demuestre entonces que:
Z ∞ ik′ (x−x′ )
1 e
G(x, x′ ) = − dk′ .
2π −∞ k2 + k′2
Observe que G(x, x′ ) = G∗ (x′ , x).
7.3 ECUACIONES DIFERENCIALES PARCIALES 271

3. En el problema precedente cambie el dominio a 0 ≤ x < ∞, con y(0) =


0, y(∞) < ∞. Demuestre que:
 ′
−e−kx sen kx/k si x < x′
G(x, x′ ) =
−e−kx sen kx′ /k si x > x′ .
4. Resuelva la ecuación d2 G(x, x′ ) = δ(x − x′ ) para x 6= x′ y en el intervalo
(0, L). Obtenga las funciones de Green a izquierda y derecha del punto x′ .
Implementando las condiciones (7.14) y (7.15) demuestre que una forma
alterna de G(x, x′ ) es:

−x(L − x′ )/L si 0 < x ≤ x′
G(x, x′ ) =
−x′ (L − x)/L si x′ < x ≤ L .

7.3. Ecuaciones diferenciales parciales


En las siguientes subsecciones se evalúa la función de Green para la ecuación
de Poisson en los casos de Dirichlet y de Neumann, ası́ como la correspondiente
a la ecuación de ondas gobernada por condiciones de Cauchy. A partir de las
funciones de Green ası́ evaluadas se plantean las soluciones a tales ecuaciones.

7.3.1. La ecuación de Poisson


Considérese ahora el operador autoadjunto en tres dimensiones: L = ∇2 , caso en
el cual el problema de Green se asocia a la ecuación:
∇2 f (r) = g(r) . (7.21)
La ecuación de Poisson no permite solución por el método de separación de
variables, excepto en casos muy triviales como el de simetrı́a esférica. Como se
demostrará, la solución general puede obtenerse definiendo la función de Green
asociada al operador laplaciano en la forma siguiente:
∇2 G(r, r′ ) = δ(r − r′ ) . (7.22)

La función f (r) puede evaluarse explı́citamente si se conocen G(r, r ), g(r) y
las condiciones de frontera apropiadas, que en este caso son: f (r)|S , ∂f (r)/∂n|S
o [αf (r) + β∂f (r)/∂n]|S , donde S es la superficie de frontera.
Ahora bien, la solución de (7.21) puede construirse partiendo de la integral:
Z
2
(G(r′ , r), L(r′ )f (r′ )) ≡ G∗ (r′ , r)∇′ f (r′ ) dV ′ . (7.23)
V

Es cierto que:
G∗ ∇2 f = G∗ ∇ · ∇f = ∇ · (G∗ ∇f ) − ∇G∗ · ∇f
= ∇ · (G∗ ∇f ) − ∇ · (f ∇G∗ ) + f ∇2 G∗ ; (7.24)
272 / Fı́sica matemática

por tanto, reemplazando (7.24) en (7.23):


Z
2
G∗ (r′ , r)∇′ f (r′ ) dV ′
V
Z
2
= [∇ · (G∗ ∇′ f − f ∇′ G∗ ) + f (r′ )∇′ G(r′ , r)] dV ′
ZV I
2
= f (r′ )∇′ G∗ (r′ , r) dV ′ + [G∗ ∇′ f − f ∇′ G∗ ] · dS′ . (7.25)
V S

2 2
Puesto que ∇′ f (r′ ) = g(r′ ) y ∇′ G(r′ , r) = δ(r − r′ ), se sigue:
Z Z I
∗ ′ ′ ′
G (r , r)g(r ) dV = ′ ′ ′
f (r )δ(r − r ) dV + [G∗ ∇′ f − f ∇′ G∗ ] · dS′ ;
V V S

de esta ecuación se obtiene f (x):


Z
f (r) = G∗ (r′ , r)g(r′ ) dV ′
V
I  
∗ ′ ∂f (r′ ) ∗ ′
′ ∂G (r , r)
− G (r , r) − f (r ) dS ′ . (7.26)
S ∂n′ ∂n′
El teorema de unicidad para la ecuación de Poisson permite asignar un valor
a la función f (r) en la frontera (condición de Dirichlet), pero prohı́be, sobre
la misma superficie, asignar simultáneamente ∂f (r)/∂n. Como f (r) y ∂f (r)/∂n
aparecen en la integral de superficie en (7.26), puede imponerse sobre la función
de Green la condición de Dirichlet:

G(r′ , r)|S = 0 , (7.27)

con lo cual se obtiene la solución en términos de f (r)|S :


Z I
∗ ′ ′ ′ ∂G∗ (r′ , r) ′
f (r) = G (r , r)g(r ) dV + f (r′ ) dS . (7.28)
V S ∂n′
Fácilmente puede encontrarse en este caso la conexión entre G∗ (r′ , r) y G(r, r′ ).
En efecto, si en la ecuación (7.25) se hace f (r′ ) = G(r′ , r′′ ), con G(r′ , r)|S =
G(r′ , r′′ )|S = 0, se tendrá:
Z Z
2 2
G∗ (r′ , r)∇′ G(r′ , r′′ ) dV ′ = G(r′ , r′′ )∇′ G∗ (r′ , r) dV ′ ,
V V
tal que, utilizando la ecuación diferencial que define la función de Green, se llega
al resultado:
G∗ (r′′ , r) = G(r, r′′ ) . (7.29)
7.3 ECUACIONES DIFERENCIALES PARCIALES 273

Ası́ pues, la expresión (7.28), para f (r) con condición de Dirichlet, se escribe

R H
f (r) = V
G(r, r′ )g(r′ ) dV ′ + S
f (r′ )[∂G(r, r′ )/∂n′ ] dS ′ . (7.30)

En sı́ntesis, la solución a la ecuación ∇2 f (r) = g(r), en la que f (r) puede


considerarse como un potencial, y g(r) como la densidad volumétrica de la fuente
que lo genera, implica la asignación de condiciones de frontera, que en este caso
son del tipo de Dirichlet, en el cual se especifica f (r)|S . En general, la fuente se
extiende sobre alguna región finita del espacio.
El método de funciones de Green propone resolver, como preliminar, un pro-
blema más simple, donde las fronteras geométricas son las mismas pero la fuente
extendida g(r) es reemplazada por una fuente puntual δ(r − r′ ). Este problema
es evidentemente más simple porque la ecuación que lo describe es inhomogénea
solo en un punto del espacio (r = r′ ) y, además, en la frontera hay que imponer
una condición igualmente simple: G(r, r′ )|S = 0. De este modo, la solución del
problema de Green posibilita la solución (7.28) a la ecuación de Poisson.

Ejercicio
Evaluar la función de Green para la ecuación de Poisson, en el caso de una caja
rectangular de lados a, b, c con condiciones de frontera de Dirichlet.
Uno de los métodos de evaluación de G(r, r′ ) en el caso cartesiano propone
expandir la función en senos en x y en y, de modo que satisfaga las condiciones
G(r, r′ )|x=0,a = 0 y G(r, r′ )|y=0,b = 0. La dependencia en z, z ′ se le asigna a una
función f (z, z ′ ). De esta manera:
X    mπy 
lπx
G(r, r′ ) = flm (z, z) sen sen .
a b
lm

Por sustitución en (7.21), escrita en cartesianas, y usando la condición de com-


pletez para senos:
X      mπy   
′ ab ′ lπx lπx′ mπy ′
δ(r − r ) = δ(z − z ) sen sen sen sen ,
4 a a b b
lm

se obtiene:
d2 f ab
2
− α2 f = δ(z − z ′ ) ,
dz 4
con α2 = π 2 (l2 /a2 + m2 /b2 ). Para z 6= z ′ la solución a esta ecuación es f (z, z ′ ) =
A senh αz + B cosh αz. El punto z = z ′ divide el intervalo (0, c) en dos regiones:
274 / Fı́sica matemática

0 ≤ z < z ′ y z ′ < z ≤ c. Para la primera zona es válida la condición G|z=0 = 0,


tal que f1 = A senh αz, y para la segunda (con G|z=c = 0) es cierto que: f2 =
B senh α(c − z).
PROBLEMA: Utilizando la condición f1 |z=z′ = f2 |z=z′ y la discontinuidad de su
primera derivada, evalúe A y B.

Función de Green para espacio infinito


Uno de los casos más simples de evaluación de la función de Green asociada a
la ecuación de Poisson es el de una fuente δ(r − r′ ) en espacio infinito (es decir,
con fronteras muy lejanas). En tal caso, la delta de Dirac puede expandirse en la
base de Fourier continua {eik·r }, en la forma:
Z
1
δ(r − r) = eik·r d3 k ,
8π 3 V
de modo que, en esta base:
Z

G(r, r) = a(k)eik·(r−r ) d3 k .
V

Por sustitución de estas dos ecuaciones en (7.22) se obtiene:

a(k) = −1/8π 3 k 2 ,

y de esta manera,
Z
1 1 ik·(r−r′ ) 3
G(r, r) = − e d k.
8π 3 V k2
Es posible demostrar, aunque no se hará aquı́, que esta integral se reduce a:
1
G(r, r) = .
4π|r − r′ |
Por tanto, como éste es un problema de Dirichlet (G −→ 0 para r −→ ∞) la
ecuación (7.22), tiene como solución a (7.30), por lo cual,
Z I  
1 g(r′ ) ′ 1 ′ 1
f (r) = dV + f (r )∇ · dS′ .
4π V |r − r′ | 4π S |r − r′ |
Si en r′ −→ ∞, f −→ f0 , resultará, de acuerdo con la sección 1.11, que la
última integral contiene el ángulo sólido, tal que, finalmente:
Z
1 g(r′ )
f (r) = dV ′ + f0 .
4π V |r − r′ |
7.3 ECUACIONES DIFERENCIALES PARCIALES 275

Esta es exactamente la forma del potencial electrostático de una distribución de


cargas en el espacio infinito, sin fronteras.

El caso de Neumann
El teorema de unicidad permite también asignar sobre la superficie el valor de
∂f /∂n. No es posible, sin embargo, eliminar el término que contiene f (r) en la
integral de superficie haciendo ∂G∗ /∂n′ |S = 0, pues esta última expresión es
inconsistente, por la siguiente razón:
De ∇2 G(r, r′ ) = δ(r − r′ ), integrando sobre el volumen, se obtiene:
Z Z I
∇2 G(r, r′ ) dV = ∇ · ∇G(r, r′ ) dV = ∇G(r, r′ ) · dS
V V S
I Z
∂G(r, r′ )
= dS = δ(r − r′ ) dV = 1 ,
S ∂n V

de donde se concluye que:


I
∂G(r, r′ )
dS = 1 ,
S ∂n

de modo que puede escogerse ∂G(r, r′ )/∂n|S = 1/S; esta expresión es cero solo
si la superficie abarca todo el espacio.
Ası́ pues, (7.26) puede escribirse, en el caso de Neumann:
Z I  
∗ ′ ′ ′ ∗ ′ ∂f (r′ ) f (r′ )
f (r) = G (r , r)g(r ) dV − G (r , r) − dS ′ ,
V S ∂n′ S
o en la forma equivalente:

R R
f (r) = hf (r′ )i + G∗ (r′ , r)g(r′ ) dV ′ − G∗ (r′ , r)[∂f (r′ )/∂n′ ] dS ′ , (7.31)

R
donde hf (r)i = S1 f (r′ ) dS ′ es el valor promedio de f (r) sobre la superficie. La
función hf (r)i es una constante y solo añade una recalibración a la expresión
para f (r).

PROBLEMA: Analice el caso con condición de frontera mixta:



∂f (r)
αf (r)|S + β = 0.
∂n S
276 / Fı́sica matemática

7.3.2. La ecuación de ondas


La ecuación de ondas inhomogénea tiene la forma

1 ∂ 2 ψ(r, t)
∇2 ψ(r, t) − = g(r, t) , (7.32)
v 2 ∂t2
donde ψ(r, t) es la función de onda, v su velocidad y g(r, t) es la fuente que genera
la ondulación. El operador de onda es autoadjunto.
Ésta es una ecuación diferencial parcial con cuatro variables independientes.
En consecuencia, la función de Green asociada al operador lineal,

1 ∂2
L(r, t) = ∇2 − ,
v 2 ∂t2
será una función de ocho variables: r, r′ , t, t′ , que se define como
 
1 ∂2
∇ − 2 2 G(r, r′ , t, t′ ) = δ(r − r′ )δ(t − t′ ) .
2
(7.33)
v ∂t
Teniendo en cuenta que

G∗ ∇2 ψ = ∇ · (G∗ ∇ψ − ψ∇G∗ ) + ψ∇2 G∗ y


2
 
∗∂ ψ ∂ ∗ ∂ψ ∂G∗ ∂ 2 G∗
G = G − ψ + ψ ,
∂t2 ∂t ∂t ∂t ∂t2

puede evaluarse la integral:

(G(r′ , r, t′ , t), L(r′ , t′ )ψ(r′ , t′ ))


Z Z  
′2 1 ∂2
= G (r , r, t , t) ∇ − 2 ′ 2 ψ(r′ , t′ ) dV ′ dt′
∗ ′ ′
V v ∂t
Z Z   
′ ∗ ′ ′ ∗ 1 ∂ ∗ ∂ψ ∂G∗
= ∇ · (G ∇ ψ − ψ∇ G ) − 2 ′ G −ψ ′ dV ′ dt′
V v ∂t ∂t′ ∂t
Z Z  
′2 1 ∂2
+ ψ(r , t ) ∇ − 2 ′ 2 G∗ (r′ , r, t′ , t) dV ′ dt′ .
′ ′
(7.34)
V v ∂t

Las ecuaciones (7.32) y (7.33) aparecen en (7.34) de la siguiente forma:


 
2 1 ∂2
∇′ − 2 ′ 2 ψ(r′ , t′ ) = g(r′ , t′ )
v ∂t
 
2 1 ∂2
∇′ − 2 ′ 2 G(r′ , r, t′ , t) = δ(r − r′ )δ(t − t′ ) .
v ∂t
7.3 ECUACIONES DIFERENCIALES PARCIALES 277

Obsérvese en la última ecuación la posición de los argumentos r, r′ , t y t′ . Re-


emplazando en (7.34), utilizando el teorema de la divergencia y realizando la
integración temporal, se obtiene:
Z t′ =t′2 Z
ψ(r, t) = G∗ (r′ , r, t′ , t)g(r′ , t′ ) dV ′ dt′
t′ =t′1 V
Z t′ =t′2 I 
∗ ′ ∂ψ(r′ , t′ )

∗ ′ ′
′ ′ ∂G (r , r, t , t)
− [G (r , r, t , t) − ψ(r t ) dS ′ dt′
t′ =t′1 S ∂n′ ∂n′
Z
1 ∂ψ(r′ , t′ )
+ [G∗ (r′ , r, t′ , t)
v2 V ∂t′
∗ ′ ′
 t′ =t′2
′ ′ ∂G (r , r, t , t) ′
− ψ(r , t ) dV . (7.35)
∂t′ t′ =t′ 1

La integración espacial se realiza sobre un volumen V determinado por el


problema fı́sico que quiere resolverse, y la integración temporal se efectúa entre
t′ = t′1 y t′ = t′2 .
El teorema de unicidad correspondiente a la ecuación de ondas exige imponer
condiciones de Cauchy (véase la sección 2.2.3):


a. ψ(r, t)|S o ∂ψ(rt)∂n .
S

b. ψ(r, t)|t=t1 .


c. ∂ψ(r,t)
∂t .
t=t1

Puesto que solo esta información puede ser involucrada en la ecuación (7.35), ha
de imponerse, en el caso de Cauchy-Dirichlet, el siguiente conjunto de condiciones
sobre la función de Green:

∂G(r′ , r, t′ , t)
G(r′ , r, t′ , t)|S = G(r′ , r, t′ , t)|t′ =t′2 = ′ ′ = 0,
∂t′ t =t 2

con lo cual la función de onda resulta estar dada por:


Z t′ =t′2 Z
ψ(r, t) = G∗ (r′ , r, t′ , t)g(r′ , t′ ) dV ′ dt′
t′ =t′1 V
Z t′ =t′2 I
∂G∗ (r′ , r, t′ , t) ′ ′
+ ψ(r′ , t′ ) dS dt
t′ =t′1 S ∂n′
278 / Fı́sica matemática
Z 
1 ∂ψ(r′ , t′ )
+ G∗ (r′ , r, t′ , t)
v2 V ∂t′
 
∂G∗ (r′ , r, t′ , t)
− ψ(r′ , t′ ) dV ′
. (7.36)
∂t′ t′ =t′ 1

PROBLEMA: Demuestre que si en (7.34) se hace ψ(r′ , t′ ) = G(r,′ r′′ , t′ , t′′ ) entonces
es cierto que:
G∗ (r′′ , r, t′′ , t) = G(r, r′′ , t, t′′ ) .

Ejercicio
Evalúe la función de Green en coordenadas cartesianas, en el caso de Cauchy-
Dirichlet, para la ecuación de ondas. Considere un cubo de lados a, b, c. Se trata
entonces de resolver la ecuación:
 
1 ∂2
′2
∇ − 2 ′2 G(r′ , r, t′ , t) = δ(r′ − r)δ(t′ − t) , (7.37)
v ∂t
sujeta a las condiciones:

∂G
G| = G| = G| =0, G| =0= .
∂t′ t′ =t2
x′ =0,a y ′ =0,b z ′ =0,c t′ =t 2

Ha de resolverse la ecuación (7.37) para r 6= r′ . En este caso las condiciones de


frontera espaciales son satisfechas automáticamente por la siguiente función de
Green:
X∞        
lπx lπx′ mπy mπy ′
G(r′ , r, t′ , t) = sen sen sen sen
a a b b
l,m,n=1
   
nπz nπz ′
× sen sen f (t, t′ ) .
c c
Se ha obtenido una expansión de G en autofunciones que satisfacen las con-
diciones de frontera espaciales. Se han puesto además las mismas funciones con
“primas”para satisfacer de una vez G(r, r′ ) = G∗ (r′ , r). Teniendo en cuenta la
condición de ortonormalidad para funciones seno, de la forma:
∞    
1X nπx nπx′
sen sen = δ(x, x) ,
a a a
l=1

que tiene sus equivalentes en coordenadas y y z, sustituyendo, junto con la expre-


sión para G, en la ecuación diferencial, y después de cancelar términos comunes,
usando el argumento de su independencia lineal, se obtiene:
7.3 ECUACIONES DIFERENCIALES PARCIALES 279

f (t′ , t)

t′
t′1 t t′2

Figura 7.1. Parte temporal de la función de Green para la ecuación de ondas

∂ 2 f (t, t′ )
α2 f (t, t′ ) + = −δ(t − t′ )/abc , (7.38)
∂t′2

donde α2 = π 2 (l2 /a2 + m2 /b2 + n2 /c2 ). Para t 6= t′ , la anterior ecuación tiene


como solución:
′ ′
f (t, t′ ) = Aeiαt + Be−iαt .

Puesto que G|t′ =t′2 = 0 se sigue f |t′ =t′2 = 0; y de ∂G/∂t′ |t′ =t′ = 0 se sigue
2
∂f /∂t′ |t′ =t′ = 0. Este par de condiciones implican que f tiene valor cero, lo que
2
significa que, puesto que el intervalo de integración (t′1 → t′2 ) ha sido dividido en
dos regiones: t′1 ≤ t′ < t , t < t′ ≤ t′2 , la función de Green es cero en el segundo
intervalo, que es el que contiene la condición en t′ = t′2 .
Además, asumiendo la continuidad de la función de Green en todo el intervalo,
resultará G = 0 en t = t′ (véase figura 7.1), tal que en la porción t′1 ≤ t′ < t se
cumple:
′ ′
f = A′ eiαt + B ′ e−iαt , con G|t=t′ = 0 ,

con lo cual la función f resulta tener la forma: f = A′ sen α(t′ − t).


La constante A′ puede evaluarse integrando la ecuación (7.38) entre lı́mites un
poco por encima y por debajo de t′ = t:
Z t′ =t+ǫ Z t′ =t+ǫ
d2 f ′ −1
α2 f dt′ + dt = ,
t′ =t−ǫ t′ =t−ǫ dt2 abc

de donde se sigue:



df /dt = 1/abc,
t′ =t−ǫ
280 / Fı́sica matemática

por tanto, A = −1/αabc; finalmente, entonces:



X      
′ ′ 1 lπx lπx′ mπy
G(r , r, t , t) = − sen sen sen
αabc a a b
l,m,n=1
 ′
    ′

mπy nπz nπz
× sen sen sen sen α(t′ − t) .
b c c

PROBLEMA: Obtenga la expresión general para ψ(x, t), correspondiente a la ecuación


de onda unidimensional
 2 
∂ 1 ∂2
− ψ(x, t) = g(x, t) ,
∂x2 v 2 ∂t2
sujeta a condiciones de Dirichlet, además de las condiciones sobre ψ y ∂ψ/∂t en
el instante t = 0.

7.4. Expansión en autofunciones


La función de Green puede ser expandida en autofunciones del operador que actúa
sobre ella. Esto puede entenderse desde un caso bastante general. En efecto, para
la ecuación
Lf (r) = g(r) (7.39)
la función de Green asociada se define por

LG(r, r′ ) = δ(r − r′ ) . (7.40)

Esta última ecuación puede solucionarse proponiendo una expansión de G(r, r′ )


en autofunciones ϕn (r) del operador L: Lϕn (r) = kn2 ϕn (r). Se obtiene entonces:
X
G(r, r′ ) = an (r′ ) .ϕn (r) . (7.41)
n

Si las autofunciones ϕn (r) forman una base completa y ortogonal, entonces:


X
ϕ∗n (r′ )ϕn (r) = δ(r − r′ ) . (7.42)
n

Reemplazando (7.41) y (7.42) en (7.40), y teniendo en cuenta la independencia


lineal del conjunto {ϕn (r)}, se obtiene:

ϕ∗n (r′ )
an (r′ ) = ,
kn2
7.4 EXPANSIÓN EN AUTOFUNCIONES 281

y en consecuencia la función de Green que obedece la ecuación (7.40) es:


X ϕ∗ (r′ )ϕn (r)
n
G(r, r′ ) = .
n
kn2

Obsérvese que G(r, r′ ) = G∗ (r′ , r). Con la función G(r, r′ ), ası́ obtenida, puede
hallarse la solución a la ecuación (7.39).
PROBLEMA: En el desarrollo anterior se ha utilizado una base discreta. Repita los
cálculos con la base continua {ϕ(k, r)}.

Ejercicio
Construya la función de Green para el problema inhomogéneo:

d2 y(x)
= g(x), con y(0) = y(L) = 0 . (7.43)
dx2
La función de Green debe satisfacer la ecuación:
d2 G(x, x′ )
= δ(x − x′ ), con G(0, x′ ) = G(L, x′ ) = 0 . (7.44)
dx2
Las funciones seno y coseno son autofunciones de d2 /dx2 , y como G(x, x′ ) se
anula en los extremos, queda sólo la combinación de senos:

X  nπx 
G(x, x′ ) = an (x′ ) sen .
n=1
L

Teniendo en cuenta la completez de la base de senos, y reemplazando en (7.44),


se sigue an (x′ ) = −2L sen (nπx′ /L) /n2 π 2 , de modo que:
∞    
′ 2L X 1 nπx nπx′
G(x, x ) = − 2 sen sen .
π n=1 n2 L L

Para las condiciones de frontera propuestas, la solución a la ecuación (7.43) tiene


la forma: Z L
y(x) = g(x′ )G(x, x′ ) dx′ .
0

PROBLEMA: Resuelva el caso anterior si y(0) = ẏ(0) = 0.


8

Funciones especiales

En los capı́tulos 3 y 5 se estudió cómo el método de separación de variables con-


duce en muchos casos, y especı́ficamente en las ecuaciones de ondas, del calor, de
Laplace o de Schrödinger, a un conjunto de ecuaciones diferenciales ordinarias.
Es el momento ahora de entrar en su solución. Los resultados tienen un nombre
común: funciones especiales. Esto significa que hay un gran conjunto de ecua-
ciones diferenciales que no pueden resolverse utilizando funciones elementales.
Las nuevas funciones, que pueden ser calculadas utilizando técnicas de series,
tienen una caracterı́stica importante: conforman bases en espacios de Hilbert, lo
que proviene de la estructura de Sturm-Liouville de las ecuaciones diferenciales
asociadas. Son por tanto ecuaciones de autovalores.
En este capı́tulo se proponen las soluciones a las ecuaciones de Bessel, Bes-
sel modificada, Bessel esférica, Kelvin, Legendre ordinaria, Legendre asociada,
Hermite, Laguerre, Laguerre asociada, Gegenbauer, Chevyshev I y II, Jacobi e
hipergeométrica, y se realizan diversas aplicaciones, entre las cuales destacan el
oscilador cuántico y el átomo de hidrógeno. De especial interés son las definiciones
de los diversos operadores escalera.

8.1. Solución en series


Dada la ecuación de segundo orden, lineal y homogénea

ÿ(x) + P (x)ẏ + Q(x)y(x) = 0 ,

si P (x) y Q(x) son funciones de valores finitos en el punto x = x0 , se dice que


x0 es un punto ordinario. Si P (x) y Q(x) divergen en x → x0 , tal punto se
llamará singular.
8.2 MÉTODO DE FROBENIUS 283

Si P (x) y Q(x) divergen cuando x → x0 pero (x − x0 )P (x) y (x − x0 )2 Q(x)


son finitas en x → x0 , se dice que la singularidad es no esencial o regular.
Si (x − x0 )P (x) o (x − x0 )2 Q(x) divergen cuando x → x0 , la singularidad es
esencial o irregular.
Algunas de las ecuaciones diferenciales incluidas en el capı́tulo 5 presentan
singularidades esenciales solo en el infinito.

8.2. Método de Frobenius


Este método propone una solución en series de potencias para una ecuación
diferencial lineal y homogénea, y es válido si la singularidad no es peor que una
regular. En el caso de ecuaciones inhomogéneas, será necesario hallar, por el
método de Frobenius, la solución a la ecuación homogénea y usarla, por ejemplo,
en el método de variación de parámetros, o de coeficientes indeterminados, para
evaluar la solución particular (no homogénea).
En lo que sigue se consideran solo ecuaciones homogéneas, lineales y de segundo
orden. El método de Frobenius consiste en lo siguiente: dada la ecuación
x2 ÿ + xP (x)ẏ + Q(x)y = 0 , (8.1)
donde P (x) y Q(x) están expresadas en series de potencias en x:

X ∞
X
P (x) = pm xm , Q(x) = qm x m ,
m=0 m=0

se propone como solución la serie



X
s n
y = x (a0 + a1 x + · · · + an x + · · · ) = al xl+s . (8.2)
l=0

Con a0 6= 0, la serie comienza en xs . El número s está determinado por las carac-


terı́sticas de cada ecuación diferencial, y se especifica mediante una expresión
algebraica de segundo orden conocida como ecuación indicial.
Por substitución de las series para y(x), P (x) y Q(x) en la ecuación (8.1), se
obtiene:
∞ ∞
" l #
X X X
al (s + l)(s + l − 1)xl + [(s + n)pl−n + ql−n ] an xl = 0,
l=0 l=0 n=0

donde se ha tenido en cuenta que



∞ X ∞ l
!
X X X
m+n
anm x = an,l−n xl .
n=0 m=0 l=0 n=0
284 / Fı́sica matemática

Puesto que las diversas potencias son independientes, se obtiene el siguiente


conjunto de condiciones para los coeficientes an y s, conocido como ecuación
indicial, la cual provee la información necesaria en (8.2):
l
X
al (s + l)(s + l − 1) + [(s + n)pl−n + ql−n ]an = 0, con l = 0, 1, 2 . . . (8.3)
n=0

En lo que sigue se utiliza el método de Frobenius con el fin de hallar las


soluciones a algunas ecuaciones diferenciales importantes.

8.3. Funciones de Bessel


La ecuación de Bessel surge de la separación de variables de las ecuaciones de
Laplace y Helmholtz en coordenadas cilı́ndricas. Como se demostró en el capı́tulo
tres, la ecuación de Laplace en coordenadas cilı́ndricas da lugar a las siguientes
ecuaciones diferenciales ordinarias:
d2 G(ϕ) d2 Z(z)
= −ν 2 G(ϕ) , = k 2 Z(z)
dϕ2 dz 2
   
1 d dR(ρ) ν2
2
ρ + k − 2 R(ρ) = 0 . (8.4)
ρ dρ dρ ρ
La última de ellas es la ecuación de Bessel. Como un primer paso en su solución,
conviene definir la nueva variable adimensional x = kρ, que conduce a la siguiente
ecuación, donde, para generalizar, ν no es necesariamente entero:

x2 ÿ(x) + xẏ(x) + (x2 − ν 2 )y(x) = 0 . (8.5)

De la propuesta de Frobenius, ecuación (8.2):



X
y(x) = aλ xλ+s , de donde se sigue
λ=0
X∞
ẏ(x) = aλ (λ + s)xλ+s−1 , y
λ=0
X∞
ÿ(x) = aλ (λ + s)(λ + s − 1)xλ+s−2 .
λ=0

Reemplazando en (8.5) y factorizando:


8.3 FUNCIONES DE BESSEL 285


X ∞
X
aλ [(λ + s)2 − ν 2 ]xλ+s + aλ xλ+s+2 = 0 .
λ=0 λ=0

Si se tiene en cuenta que para una función fλ (x) dependiente del ı́ndice λ es
siempre cierto que:

X X∞
fλ (x) = fλ+2 (x),
λ=0 λ=−2

puede escribirse:

X ∞
X
aλ+2 [(λ + s + 2)2 − ν 2 ]xλ+s+2 + aλ xλ+s+2 = 0 .
λ=−2 λ=0

La sumatoria de la izquierda contiene dos términos: λ = −2 y λ = −1 que no


están en la sumatoria de la derecha, de modo que se puede escribir:

X 
a0 [s2 −ν 2 ]x−2+s +a1 [(s+1)2 −ν 2 ]x−1+s + aλ+2 [(λ+s+2)2 −ν 2 ]+aλ xλ+s = 0 .
λ=0

En consecuencia, como las potencias son independientes:

a0 [s2 − ν 2 ] = 0
a1 [(s + 1)2 − ν 2 ] = 0
aλ+2 [(λ + s + 2)2 − ν 2 ] + aλ = 0 , λ = 0, 1, 2 · · ·

Puesto que, según Frobenius, a0 6= 0, se sigue de la primera ecuación indicial que

s = ±ν , con ν ≥ 0, (8.6)

y reemplazando en la segunda ecuación indicial:

a1 [1 ± 2ν] = 0 ,

de donde se sigue a1 = 0, puesto que 1 ± 2ν 6= 0 para valores arbitrarios de ν. Se


anula sólo en el caso muy particular en que ν = 1/2, con el signo inferior.
De la ecuación (8.3) se sigue que la primera ecuación indicial (l = 0) es de la
forma s(s − 1) + sp0 + q0 = 0. Si las dos raı́ces de la ecuación indicial son iguales,
solo se obtiene por Frobenius una solución. La otra deberá hallarse por el método
de segunda solución propuesto en la sección 3.1.4.
Si las raı́ces difieren por un número no entero, se obtienen dos soluciones in-
dependientes. Si difieren por un entero, el mayor de los dos dará una solución,
286 / Fı́sica matemática

pero el otro no necesariamente dará la segunda. En todos los casos, siempre que
se tenga a lo máximo singularidades regulares, el método provee al menos una
solución. Los intentos de expansión alrededor de singularidades irregulares fallan.
Para l = 1 se obtiene la segunda ecuación indicial:

a1 [(s + 1)(s + p0 ) + q0 ] + a0 (sp1 + q1 ) = 0 .

Si en esta expresión se toma en cuenta el valor de s, obtenido de la primera


ecuación indicial, puede obtenerse a1 .
Las ecuaciones indiciales para l = 2, 3 · · · permiten obtener los coeficientes am
en términos de a0 y a1 y s.
Reemplazando s = +ν en la tercera ecuación indicial:
aλ aλ
aλ+2 = − =− ;
(λ + ν + 2)2 − ν 2 (λ + 2)(λ + 2ν + 2)

como a1 = 0, resultará que todos los coeficientes con ı́ndice impar se anulan.
Para los coeficiente pares, que se obtienen haciendo λ = 0, 2, 4 · · · , se sigue:
−a0 −a0
a2 = =
2(2ν + 2) 2 × 2(ν + 1)
−a2 (−)2 a0
a4 = =
4(2ν + 4) 2 × 24 (ν + 2)(ν + 1)
−a4 (−)3 a0
a6 = =
6(2ν + 6) 2 × 3 × 26 (ν + 3)(ν + 2)(ν + 1)
3
(−) a0 Γ(ν + 1) (−)3 a0 Γ(ν + 1)
= = .
3! 26 (ν + 3)(ν + 2)(ν + 1)Γ(ν + 1) 3! 26 Γ(ν + 3 + 1)

De este modo se puede probar directamente que

(−)p a0 Γ(ν + 1)
a2p = . (8.7)
22p p! Γ(ν + p + 1)

Se ha usado aquı́ la función Gamma, definida como


Z ∞
Γ(ν) = xν−1 e−x dx, ν > 0 ,
0

y cuya propiedad más importante es Γ(ν + 1) = νΓ(ν). En el caso√particular en


que ν sea un entero n: Γ(n + 1) = nΓ(n) = n! Además: Γ(1/2) = π. Véase un
estudio más detallado en el apéndice G.
Ası́, reemplazando (8.7) en la serie de Frobenius:
8.3 FUNCIONES DE BESSEL 287


X ∞
X
y(x) = aλ xλ+ν = a2p xν+2p
λ=0 p=0

X (−)p xν+2p
= a0 Γ(ν + 1)
p=0
22p p! Γ(ν+ p + 1)

X (−)p  x ν+2p
ν
= a0 Γ(ν + 1)2
p=0
p! Γ(ν + p + 1) 2
= a0 Γ(ν + 1)2ν Jν (x) .

En lo anterior se definió la función de Bessel de orden ν real positivo y argu-


mento x, que es solución de la ecuación (8.5):


X (−)p  x ν+2p
Jν (x) = . (8.8)
p=0
p! Γ(ν + p + 1) 2

1.0 J0 (x)
0.8
0.6 J1 (x)
0.4 J2 (x)
0.2
0 x
−0.2 1 2 3 4 5 6 7 8

Figura 8.1. Funciones de Bessel J0 (x), J1 (x) y J2 (x)

En la figura 8.1 se muestran las primeras funciones de Bessel de orden entero.


De la expresión (8.7) se sigue que la serie es convergente. Es fácil concluir, en
efecto, que el siguiente cociente tiende a cero:
a2p+2 −1
= →0, si p → ∞.
a2 p 4(p + 1)(ν + p + 1)
Ahora bien, volviendo a (8.6), la segunda posibilidad es s = −ν. Reemplazando
en (8.7) ν por −ν se sigue:
288 / Fı́sica matemática

(−)p a0 Γ(−ν + 1)
a2p = ;
22p p! Γ(−ν + p + 1)

al reemplazar en la serie de Frobenius puede definirse la función de Bessel de


orden −ν en la forma:

X (−)p  x −ν+2p
J−ν (x) = , (8.9)
p=0
p! Γ(−ν + p + 1) 2

serie que es convergente para todos los valores de x, si −ν + 2p ≥ 0.


De la forma de los exponentes en las ecuaciones (8.8) y (8.9) se sigue que, si ν no
es entero, las series Jν (x) y J−ν (x) son diferentes y conforman las dos soluciones
linealmente independientes de la ecuacion de Bessel. La solución general, para
ν 6= entero, será entonces:

yν (x) = AJν (x) + BJ−ν (x) .

¿Qué ocurre si ν es un entero n?


Utilizando Γ(l + 1) = l! con l entero, (8.9) se escribe:


X (−)p  x −n+2p
J−n (x) = ;
p=0
p!(−n + p)! 2

pero (−n + p)! se hace ∞ para p = 0, 1 · · · , n − 1, de modo que para esos valores
de p los términos correspondientes de la serie se anulan, pues (−entero)! −→ ∞.
La parte de la serie que no se anula empieza con p = n y se expresa ası́:

X (−)p  x −n+2p
J−n (x) = ;
p=n
p! (−n + p)! 2

P∞ P∞
y como p=n f (p) = p=0 f (p + n), para cualquier función f (p), se tiene:

(−)p+n  x n+2p
X∞
J−n (x) = = (−)n Jn (x) .
p=0
(p + n)!p! 2

En consecuencia, Jn (x) y J−n (x) difieren al máximo en un signo. Se vuelve ne-


cesario entonces buscar la segunda solución para ν 6= entero.
8.3 FUNCIONES DE BESSEL 289

8.3.1. La función de Neumann


Con el propósito de obtener esta segunda solución, basta escribir la ecuación de
Bessel en la forma:
 
1 ˙ ν2 dJν
Jν + Jν + 1 − 2 Jν = 0, J˙ν =
¨ .
x x dx
Derivando respecto a ν:
 
∂ J¨ν 1 ∂ J˙ν ν 2 ∂Jν 2ν
+ + 1− 2 − 2 Jν = 0 , (8.10)
∂ν x ∂ν x ∂ν x

y también, cambiando ν por −ν en (8.10), con ∂ J¨−ν /∂(−ν) = −∂ J¨−ν /∂ν:


 
∂ J¨−ν 1 ∂ J˙−ν ν 2 ∂J−ν 2ν
+ + 1− 2 − 2 J−ν = 0 . (8.11)
∂ν x ∂ν x ∂ν x
De la operación (8.10)−(−)ν (8.11):
   
d2 ∂Jν ν ∂J−ν 1 d ∂Jν ν ∂J−ν
− (−) + − (−)
dx2 ∂ν ∂ν x dx ∂ν ∂ν
 2
 
ν ∂Jν ∂J−ν 2ν
+ 1− 2 − (−)ν − 2 (Jν − (−)ν J−ν ) = 0 .
x ∂ν ∂ν x
Si ν = n, y como J−n = (−)n Jn , el último término se anula; precisamente
para ello se hizo este tipo de resta entre (8.10) y (8.11). Ası́ pues, la función de
Neumann Nn (x), definida por:
 
1 ∂Jν ∂J−ν
Nn (x) = − (−)ν (8.12)
π ∂ν ∂ν ν=n

satisface la ecuación de Bessel:


 
d 2 Nn 1 dNn ν2
+ + 1 − Nn = 0 .
dx2 x dx x2
La función Nn (x), definida por (8.12), es la segunda solución a la ecuación de
Bessel para ν = entero.
La definición (8.12) es válida exclusivamente para ν = n = entero. Esta defi-
nición puede extenderse para escribir Nν (x) con ν > 0.
Obsérvese ante todo que (8.12) puede escribirse en la forma:
 
(d/dν)[cos νπJν (x) − J−ν (x)]
Nn (x) = ,
(d/dν) sen νπ ν=n
290 / Fı́sica matemática

donde sen nπ = 0, cos nπ = (−1)n . El anterior cociente es la forma que toma la


función de Neumann

cos νπJν (x) − J−ν (x)


Nn (x) = , (8.13)
sen νπ
cuando se aplica el teorema de L’Hôpital y se evalúa en ν = n. Obsérvese que
el lı́mite con ν → n de Nν (x) es 0/0. La ecuación (8.13) es la definición de la
función de Neumann para ν real. Si ν no es entero, Jν (x) y J−ν (x) son linealmente
independientes, de modo que Nν (x) es solución linealmente dependiente, y si ν
es entero, entonces Nn (x), dada por (8.12), es la segunda solución. Una forma en
series de (8.12) es la siguiente:
" #
2 x 1X1
n
Nn (x) = ln +γ− Jn (x)
π 2 2 p=1 p
∞  x n+2r X r  
1X 1 1 1
− (−)r +
π r=0 r!(n + r)! 2 p=1
p p+n

1 X (n − r − 1)!  x −n+2r
n−1
− ,
π r=0 r! 2

donde γ es la constante de Euler, definida por:


n
!
X 1
γ = lı́m − ln n = 0,57721566 .
n→∞
m=1
m

La figura 8.2 muestra las primeras funciones de Neumann de orden entero. La


solución general de la ecuación de Bessel, (8.5), es entonces:

yν (x) = AJν (x) + BNν (x), con ν real .

PROBLEMA: Demuestre que la ecuación diferencial


xÿ − ẏ + xy = 0
tiene como solución:
y = AxJ1 (x) + BxN1 (x) .

8.3.2. Propiedades de las funciones de Bessel


Raı́ces
Se llaman raı́ces de las funciones de Bessel a los valores de x, designados por χνn ,
para los cuales Jν (χνn ) = 0. Como se ve en la figura 8.1, para Jν (x), cada función
8.3 FUNCIONES DE BESSEL 291

N0 (x)
N1 (x)
0.4
N2 (x)
0 x

−0.4

−0.8

Figura 8.2. Funciones de Neumann N0 (x), N1 (x) y N2 (x)

de Bessel de orden ν presenta un número infinito de ceros, que numeramos con


n = 1, 2, 3 . . . Por tanto, los ceros deberán clasificarse con dos ı́ndices: el primero
señala el orden de la función, y el segundo el n-simo cero. El valor χ = 0 es una
raı́z trivial, para ν 6= 0, pues produce automáticamente Jν (χνn ) = 0.
Para n > −1, la ecuación Jν (x) = 0 no tiene raı́ces complejas ni puramente
imaginarias. Además, si ν es un número real, la ecuación Jν (x) = 0 no tiene
raı́ces comunes ni con Jν+1 (x) = 0 ni con Jν−1 (x) = 0 (excepto cero).
Las funciones de Neumann presentan ceros, diferentes a los de las funciones
de Bessel (figura 8.2). Cada una de ellas presenta también un infinito en ρ = 0.
Esto hace que las funciones de Neummann deban ser excluı́das de las soluciones
cuando ρ = 0 sea parte del problema.
En la tabla 8.1 aparecen los valores de χνn correspondientes a los cinco primeros
ceros de las primeras cinco funciones de Bessel de orden entero, y a los cinco
primeros ceros de sus derivadas:

Tabla 8.1: Primeras cinco raı́ces de las funciones de Bessel y sus primeras deri-
vadas.

J0 J1 J2 J3 J4
2,4048 3,8317 5,1356 6,3802 7,5883
5,5201 7,0156 8,4172 9,7610 11,0647
8,6537 10,1735 11,6198 13,0152 14,3725
11,7915 13,3237 14,7960 16,2235 17,6160
14,9309 16,4706 17,9598 19,4049 20,8269
292 / Fı́sica matemática

J0′ J1′ J2′ J3′ J4′


0,0000 1,8412 3,0542 4,2012 5,3175
3,8317 5,3315 6,7061 8,0152 9,2824
7,0156 8,5363 9,9695 11,3459 12,6819
10,1735 11,7060 13,1704 14,5858 15,9641
13,3237 14,8636 16,3475 17,7887 19,1960
Recurrencias
Son expresiones que relacionan entre sı́ funciones y derivadas de funciones de
Bessel de diferente orden.
Por ejemplo, por aplicación directa de la ecuación (8.8), se sigue:
dJν (x)
• Jν−1 (x) − Jν+1 (x) = 2 .
dx

• Jν−1 (x) + Jν+1 (x) = Jν (x).
  x
ν d
• Jν−1 = + Jν .
x dx
 
ν d
• Jν+1 = − Jν .
x dx
Estas cuatro ecuaciones son válidas también para Nν (x). Las dos últimas ecua-
ciones se deducen de las dos primeras, y aseguran que las funciones de Bessel
Jν±1 (x) pueden obtenerse de Jν , mediante la aplicación de los operadores esca-
lera que actúan sobre Jν (x):
   
ν d ν d
G− = + , G+ = − ,
x dx x dx
tal que puede escribirse
Jν−1 = G− Jν , Jν+1 = G+ Jν .
Forma asintótica para x ≫ 1
Para x ≫ 1 es cierto que
r 
2 π
• Jν (x) −→ cos x − (ν + 1/2) .
πx 2
r 
2 π
• Nν (x) −→ sen x − (ν + 1/2) .
πx 2
La separación entre dos ceros consecutivos de la función de Besselde orden ν
para x ≫ 1 se obtiene de Jν (χνn ) = 0 = cos χνn − (ν + 1/2) π2 , de donde
χνn − (ν + 1/2) π2 = (2n + 1) π2 , con n entero, de modo que χν,n+1 − χν,n = π.
8.3 FUNCIONES DE BESSEL 293

Las formas asintóticas muestran la similaridad entre las funciones de Bessel y


las trigonométricas. En el caso trigonométrico, conviene introducir las combina-
ciones lineales cos x±i sen x, que dan lugar a exponenciales complejos e±ix , útiles
en la descripción de ondas planas. Estableciendo una analogı́a, pueden definirse
las funciones de Hankel de la siguiente manera:

Hν(1) = Jν (x) + iNν (x),


Hν(2) = Jν (x) − iNν (x),

cuyas formas asintóticas son:


r
x≫1 2 i(x−νπ/2−π/4)
Hν(1) (x) −−−→ e ,
πx
r
x≫1 2 −i(x−νπ/2−π/4)
Hν(2) (x) −−−→ e .
πx
Las dos últimas expresiones corresponden a la amplitud de una onda cilı́ndrica
a gran distancia de la fuente. Es claro ası́ que una onda plana e±ikx tiene su
(1) (2)
análogo cilı́ndrico en Hν (kρ) y Hν (kρ),√que a grandes distancias producen
una onda de amplitud proporcional a eikρ / kρ.
Para las funciones de Hankel es cierto que:

• Hν−1 + Hν+1 = Hν .
x
• Hν−1 − Hν+1 = 2dHν /dx.
(1)
• Hν(1) = eiνπ H−ν .
(2)
• Hν(2) = e−iνπ H−ν .

PROBLEMA: Obtenga los operadores escalera para las funciones de Hankel.

Forma asintótica para x −→ 0

1  x ν
Jν (x) −→
Γ(ν + 1) 2
 1 ν
− π Γ(ν) x2 si ν 6= 0
Nν (x) −→ 2
π ln x si ν = 0.

Forma asintótica para ν −→ ∞


1  ex ν
Jν (x) −→ √
2πν 2ν
294 / Fı́sica matemática
r
2  ex −ν
Nν (x) −→ − .
πν 2ν
Identidades:
Para ν = n (entero):

• J−n (x) = (−)n Jn (x).


• N−n (x) = (−)n Nn (x).
• Jn (x) = (−)n Jn (−x).
d  n 
• x Jn (x) = xn Jn−1 (x).
dx
d  −n 
• x Jn (x) = −x−n Jn+1 (x).
dx
PROBLEMAS:
1. Partiendo de la ecuación (8.8) demuestre que:
d
• J0 (x) = −J1 (x).
dx
d
• (xJ1 (x)) = xJ0 (x).
dx
d n
• [x Jn (x)] = xn Jn−1 (x).
dx
d −n
• [x Jn (x)] = −x−n Jn+1 (x).
dx
 
1 d n
• Jn = xn − J0 .
x dx
   
1 d n Jr
• Jn+r = xn+r − .
x dx xr

2. Demuestre que
p p
J1/2 (x) = 2/πx sen x = N−1/2 (x) y J−1/2 (x) = 2/πx cos x = −N1/2 (x) .
Recuérdese que:
X∞ X∞
(−)p x2p+1 (−)p x2p √
sen x = , cos x = , Γ(1/2) = π.
p=0
(2p + 1)! p=0
(2p)!

3. Demuestre que
r
2 h sen x i
J3/2 (x) = − cos x = −N−3/2 (x).
πx x
r
2 h cos x i
J−3/2 (x) = − + sen x = N3/2 (x).
πx x
En general es cierto que:
8.3 FUNCIONES DE BESSEL 295

 n 
2(x/2)n+1/2 d2 sen x
Jn+1/2 (x) = √ 1+ 2
πn! dx x
J−(n+1/2) (x) = (−)n+1 Nn+1/2 (x)
 n 
2(x/2)n+1/2 d2 cos x
Nn+1/2 (x) = − √ 1+ 2
πn! dx x
N−(n+1/2) (x) = (−)n Jn+1/2 (x) .

4. Expandiendo el exponencial y utilizando la definición de Jn (x), demuestre


la identidad:
X∞
ex(t−1/t)/2 = tn Jn (x) .
−∞
El exponenci