Vous êtes sur la page 1sur 1

Teléfonos Celulares


a  
 
           

Esta es una cuestión que la OMS se toma muy en serio. Dado el gran número de usuarios de la telefonía móvil, incluso un
pequeño aumento de la incidencia de efectos adversos sobre la salud podría tener grandes repercusiones desde el punto de
vista de la salud pública.
Como la exposición a los campos de radiofrecuencia (RF) emitidos por los teléfonos celulares suele ser más de 1000 veces
mayor que a los emitidos por las estaciones base, y como es más probable que cualquier efecto adverso se deba a los propios
aparatos, las investigaciones han tratado casi exclusivamente de los posibles efectos de la exposición a los teléfonos móviles.
Los estudios se han centrado en los siguientes campos:
Cáncer.
Accidentes de tránsito.
Interferencia electromagnética.
Otros efectos sobre la salud.

Cáncer: Según las pruebas científicas existentes, es poco probable que la exposición a los campos de RF, como los emitidos
por los teléfonos celulares y sus estaciones base, produzca cáncer o facilite su desarrollo. Se están llevando a cabo varios
estudios para determinar si los resultados de algunas investigaciones realizadas en animales son extrapolables al ser humano.
En estudios epidemiológicos recientes no se han encontrado pruebas convincentes de que el uso de los teléfonos móviles
incremente el riesgo de cáncer o de cualquier otra enfermedad.
Accidentes de tránsito: Las investigaciones realizadas han demostrado un claro aumento del riesgo de accidentes de
tránsito, que es tres a cuatro veces mayor cuando el conductor utiliza teléfonos móviles, aunque tengan dispositivo de manos
libres.
Interferencia electromagnética: La utilización de los teléfonos móviles cerca de algunos dispositivos médicos, como los
marcapasos, los desfibriladores implantables y algunos audífonos, puede interferir el funcionamiento de estos. Las señales de
los teléfonos móviles también pueden interferir con los aparatos electrónicos de los aviones.
Otros efectos sobre la salud: Los científicos han descrito otros efectos de la utilización de l os teléfonos celulares, tales
como alteraciones de la actividad cerebral, de los tiempos de reacción y de las características del sueño. No obstante, estos
efectos son menores y aparentemente carecen de importancia desde el punto de vista de la salud. Se están realizando más
estudios para tratar de confirmar estos hallazgos.
Conclusiones: Ninguna evaluación nacional o internacional reciente ha concluido que la exposición a los campos de RF de
los teléfonos móviles o de sus estaciones base tenga consecuencias adversas para la salud. No obstante, en el proyecto de la
OMS sobre los campos electromagnéticos se han identificado algunos aspectos que es necesario seguir investigando para
poder evaluar mejor los riesgos para la salud; en este sentido, se han gastado en todo el mundo más de US$ 250 millones
para estudiar los efectos de la RF sobre la salud. Se tardarán unos dos o tres años en completar y evaluar las investigaciones
necesarias sobre la RF y en publicar una actualización de la evaluación que hace la OMS del riesgo para la salud.

Y YY
 Y  Y
 Y
Y Y Y
 Y
Y   YY Y
 
 Y   Y
Y Y
 YYY Y
Y

Y
c 

   

     Y
Y