Vous êtes sur la page 1sur 7

UNIDAD I: EVOLUCIÓN HISTÓRICA DEL NOTARIO

1.2 Contenidos
1.2.2 La Biblia Roma. Scribae y Notari. Tabulari y Tabellions

La Biblia Roma
Desde los tiempos Bíblicos, en el antiguo testamento de la Biblia, se presentan algunos episodios que
constituyen auténticos ejemplos, en el libro de Génesis, capitulo 21, versículos 27 al 31 inclusive, se describe
una forma de convención testimonial, dicho capitulo registra lo siguiente:
Abraham tomo unas ovejas y unas vacas y se las dio a Abimalec e hicieron los dos un pacto. Abraham aparto
siete ovejitas de su rebaño y Abimalec le pregunto: que significan estas siete ovejitas que has apartado?, y el le
respondió; estas siete ovejitas las recibirás de mi mano como prueba de que yo he abierto este pozo. Por eso fue
llamado aquel lugar Berseba, o sea pozo del juramento, porque allí juraron ambos, hicieron, pues, un pacto en
Berseba.
Esto es un ejemplo de una prueba testimonial. Como esta existen muchas otras pruebas en la Biblia, en los que
los contratantes requerían testigos o documentos para asegurarse de la validez de lo pactado.

Scribae:
El scribae en Roma fueron los notarios públicos o empleados, a sueldo del Estado que fueron empleados
principalmente en la fabricación de las cuentas públicas, copia de las leyes y el registro de las actas de diferentes
funcionarios del Estado.

Notarii:
Escritores taquígrafos, eran generalmente esclavos o libertos. Fueron también empleados por los emperadores, y
en el transcurso del tiempo el titulo Notarii se aplicará exclusivamente a los secretarios privados de los
emperadores, los cuales no serían más esclavos, sino personas de alto rango. Tomaban notas de las sesiones
públicas de las sentencias, mandatos de los tribunales.

Tabularii:
Fueron notarios o contadores, mencionados por primera vez con este nombre en época del Imperio Romano. Eran
notarios que tenían a cargo los documentos públicos. Los tabularii públicos fueron establecidos por primera vez
por Marco Antonio en las provincias, quien ordenó que todos los nacimientos fueran declarados a los tabularii
dentro de los 30 días de ocurrido este. Eran oficiales de censo. También fueron autorizados para intervenir en la
redacción de contratos y actos jurídicos entre particulares.

Tabellions:
Ayudaban al trabajo de los tabularii, y se estima que el tabelión es el verdadero precursor del Notario del Derecho
Romano, porque era el que redactaba definitivamente las convenciones fijadas entre las partes, imprimiendoles
carácter de autenticidad, suscribiendo con su firma y estampado el sello o signo en presencia de los testigos y
para mayor garantía de la indestructibilidad del documento, lo transcribía ad-acta conservandolo en depósito en
su registro, así como las sentencias judiciales.

1.2.3 Edad Media. La Escuela de Bolonia


La edad media constituye un período importante bastante importante en la historia y es estudiado con dedicación,
por ello, en esta sede queremos brindarle algunas líneas citando para tal efecto importante doctrina nacional, que
esperamos sea suficiente para comprender la misma dentro de la historia del derecho notarial.
En la edad media, denominado también etapa del "oscurantismo", por el imperio de lo extremadamente religioso,
pegado al dogma católico intolerable de que la Iglesia era la verdad absoluta; el Notariado incipiente comienza a
adquirir revuelo intelectual y escriturario acrecentándose en importancia dentro de los claustros monasterísticos
(España, Francia), recogiendo además al vagaje cultural del Asia, vía los conocimientos del álgebra,
aritmética, geometría, música, astronomía que secretamente llegaban de los Arabes a los monjes. En esta etapa a
quienes cumplían la función de notarios, de dar fe a los documentos se les conocía como los notarios
eclesiásticos[3]
En ésta época es cuando en el notariado se opera una evolución importante. La baja edad media comprende
aproximadamente los siglos XI al XV de nuestra era. En esta etapa el notariado tiene ya un concepto definido
donde la función del notario es mas completa y clara como legitimadora, consejera y autenticante, además de ser
entendida como "el arte del buen decir y escribir" por la influencia de la corriente renacentista[4]
Italia y España fueron los dos centros de reactivación y evolución del campo notarial, constituyendo con
el tiempo el origen del notariado moderno de tipo latino. Corresponde a esta época la Escuela de Bolonia y las
primeras disposiciones referentes al notariado contenidas en el Fuero Real, en el Código de las Siete Partidas, en
las Leyes del Estilo, etc[5]
Cabe señalar que la escuela de Bolonia constituye el movimiento científico mas notable en el campo del derecho
notarial, siendo su máximo representante Rolandino Passaggiero, quién creó y enseñó la ciencia notarial dejando
obras famosas como "Summa Artis Notarial" entre otras. Se le llamó en doctrina como el príncipe de los
notarios[6]

Primera Escuela Notarial


La primera escuela notarial se fundó en Bolonia en el año 1218.

La Escuela Boloñesa o Bolonia


También conocida como la Escuela de los Jurisconsultos Boloñeses o Escuela de los Glosadores. Se estudió por
primera vez el apego de la interpretación del corpus iuris civiles.

1.2.4 La Consolidación del Notariado. La Ley y del 25 Ventoso del año XI.
Ley del 25 Ventoso del año XI
Esta ley reguló la función del notariado, durante la Revolución Francesa, donde se reconoce al Notario el caracter
de funcionario público, menciona las responsabilidades del notario, así como los derechos y obligaciones que le
son conferidos.

Napoleón Bonaparte, quien hizo la codificación del derecho en Francia, dota al Notariado, desde 1803, de una
organización y de un Estatuto, cuyos grandes lineamientos se conservan hasta nuestros días: Es la ley del 25 año
Ventoso que, junto con el Código Civil, donde encontramos las indicaciones relativas a los actos notariales,
constituyen la carta del notariado francés.

La Ley del Ventoso consagra una evolución que corta definitivamente los lazos que unían la jurisdicción
voluntaria a la jurisdicción contenciosa. Los notarios reciben una misión muy grande de practicantes del
derecho en oposición a los abogados limitados al ejercicio de la jurisdicción contenciosa. El Notario debe asistir
al público en todas las aplicaciones del derecho. Así, la exposición de motivos de esta ley lo explica
perfectamente, por lo que vale la pena citarla:

"Al lado de los funcionarios que concilian y que juzgan los diferendos, la tranquilidad pública llama a otros
funcionarios, quienes, consejeros desinteresados de las partes, así como redactores imparciales de sus
voluntades, les hacen conocer todas las obligaciones que contraen, redactando sus compromisos con claridad,
dándoles el carácter de acto auténtico y la fuerza de una sentencia dictada en última instancia, perpetuando su
recuerdo y conservando su depósito con fidelidad, impidiendo que nazcan diferencias entre los hombres de
buena fe, y quitando a los hombres, con la esperanza del éxito, el deseo de llevar a cabo un acto contestario
injusto.
Estos consejeros desinteresados, estos redactores imparciales, esa especie de jueces voluntarios que obligan
irrevocablemente a las partes contratantes son los Notarios: Esta Institución es el Notariado"...

El Notariado queda bajo la tutela del poder judicial y sus estructuras profesionales son calcadas sobre las
circunscripciones judiciales:

a. Un Notario por cantón, una Cámara de Notarios por región y un Consejo por Corte.

b. Se reconoce, además, al Notario, el derecho de presentar a su sucesor.

c. Juega un rol social y económico muy importante durante el siglo XIX.

El siglo XX.- En esta época, el Notariado siente, naturalmente, los efectos sociales y económicos provocados
por la primera guerra mundial. Es una de las primeras instituciones que logra imponer un régimen de jubilación
y de seguridad social a su personal. Pero, el desarrollo de la sociedad, con el advenimiento de los abogados de
empresa y otros, hacen que el notario sea confinado a ejercer solamente su rol de autenticado de contratos.

La necesidad de una acción colectiva se hace sentir entre los Notarios, quienes se agrupan a nivel nacional y, en
1912, se constituye en Francia un Sindicato de Notarios y la Asociación de Notarios de Francia, la misma que,
en 1941, se convirtió en el Consejo Superior del Notariado. En esta época, los Notarios toman la iniciativa de
organizar Congresos anuales, primeramente para la defensa de sus intereses y, luego, para la investigación
jurídica y social, a fin de favorecer la adaptación de las leyes. En 1945 se dicta el estatuto del Notariado. Desde
1960 el Notariado francés innova en materia legal y pone a punto las operaciones de construcción, crea los
reglamentos de copropiedad y participa grandemente en la extensión de la actividad económica y asume
también los problemas que presenta la reglamentación del urbanismo y de las fiscalización inmobiliaria. En esta
época, el Notariado adapta sus métodos y estructuras y se organiza de manera que racionaliza los métodos de
trabajo, aprovechando las nuevas técnicas de la informática.

1.2.5 España. Época Colonial. Primer Documento Notarial en América. Las leyes de India.
Hernán Cortés.

Vinculados al descubrimiento de América, se conocen algunos casos de escribanos o notarios que en alguna u
otra forma intervinieron en el magno acontecimiento del descubrimiento y en las primeras manifestaciones de la
conquista Española.

Un artículo publicado en la revista internacional del Notario intitulado “Los Notarios en el descubrimiento de
América”, el autor reconoce como el primer hombre en ofrecerle su ayuda a Cristóbal Colon a Don Luís de
Santagel, funcionario de la corona de Aragón, que desempeño en 1481, el cargo de escribano de ración o jefe de
la tesorería del rey Fernando Católico.

Sin embargo, quien se señala como el primer notario de América fue Don Rodrigo de Escobedo, escribano de
cuadra y del consulado del mar, que era en esos tiempos la institución encargada de regular las relaciones y las
actividades marítimas-comerciales en España, quien en ejercicio de sus funciones acompaño a Colon en su
primer viaje y levanto un acto que da cuenta de la toma de posesión de la isla de Guanahani, en nombre de los
Reyes, isla que el Almirante llamo San Salvador.
Hernán Cortes, notario en Azua, el legendario conquistador de México, Don Hernán Cortes, ejerció la
escribanía en nuestra isla, en el ensayo sobre el notario Mexicano, se precisa que cortes había nacido en
Medellín, Villa de la provincia de Badajoz, España, en 1485 y que había sido empleado de notarios en
Valladolid y Sevilla, antes de venir como expedicionario a las Ameritas recién descubiertas.

Vino a la isla con Nicolás de Ovando en 1502 y en 1504 solicita ser nombrado escribano del Rey para la ciudad
de Santo Domingo, pero no obtiene éxito, posteriormente obtiene la escribanía del ayuntamiento de Azua,
Cargo que ejerció hasta 1511.

En 1512 salió conjuntamente con Diego Velásquez y se establece en la vecindad de Santiago de Baracoa, en
Cuba, y allí es nombrado escribano y la ejerce hasta 1519, cuando sale de Cuba y conquisto el imperio de los
Aztecas. Murió en España en 1547.

El primer documento notarial de América, el viernes 3 de agosto de 1492, cuando el futuro almirante de la mar
oceana, parte desde el puerto de palos de Moguer, en la calavera “Santa Maria”, capitaneada por el propio
Cristóbal Colon, viene con Don Rodrigo de Escobedo, escribano de toda la armada, por ser el primero en pisar
tierras Americanas y haber tenido el honor de levantar el acta en la que requería a los indígenas que le
manifestaran si tenían alguna objeción contra la ocupación que hacían de esos territorios en nombre de los reyes
de España.

1.2.6 Primeras actuaciones del notario de América. Escribanos en el descubrimiento del


Océano Pacífico. Acto Notarial del Descubrimiento de Cuba. Primera Copia Notarial
Certificada.
Los Escribanos en el descubrimiento del Océano Pacífico
Los escribanos eran personas que por oficio público estaban autorizados para dar fe de las escrituras y demás
actos que pasaban ante él. Andrés de Valderrama, escribano del Rey suscribió el Acta del Descubrimiento del
Oceano Pacífico.

El primer documento notarial de América


Don Rodrigo de Escobedo, levantó el acta que cuenta de la toma de posesión de la Isla de Guananí, en nombre de
los Reyes, isla que Cristobal Colón llamó San Salvador.

La Primera copia notarial certificada


La primera copia notarial certificada se produce luego de la muerte del escribano Fernando Pérez de Luna, cuando
el almirante pidió una copia del acto suscrito por dicho escribano, al notario Diego de Peñaloza, el 14 de enero
de 1495.

1.2.7 Las Devastaciones de Osorio en la isla Española. La Independencia Efímera.

Devastaciones de Osorio.

Tan importante llegó a ser el contrabando en La Española que a comienzos del siglo XVII la mayor parte
de su producción era adquirida por franceses, ingleses u holandeses, y en menor medida portugueses, los cuales
atracaban sus barcos lo más lejos posible de la ciudad de Santo Domingo (donde estaba asentada la burocracia
real). Las zonas preferidas eran la norte y la occidental, con los puertos de Puerto Plata, Monte Cristi, Bayajá y
La Yaguana. En esos poblados, el comercio ilegal llegó a tener un carácter regular y la anuencia y complicidad
de las propias autoridades locales. Los propietarios de los hatos ganaderos radicados en el resto de la isla
(incluidos los de la ciudad de Santo Domingo) preferían llevar sus reses hasta esas zonas y vender sus cueros a
los contrabandistas, ya que recibían un mejor precio.

Esta “independencia” económica que mostraban los vecinos de la isla frente al gobierno español se vio
incentivada por la penetración cultural que se verificó en “la Banda del Norte” –la región del contrabando–,
donde se efectuaban bautizos protestantes con padrinos extranjeros, y en la que se confiscaron biblias luteranas.
La Corona tomó entonces una medida drástica: decidió despoblar el oeste y el noroeste de la isla. Las
devastaciones de Osorio, denominadas así porque el gobernador de la isla que las efectuó se llamaba Antonio de
Osorio, se efectuaron entre 1605 y principios de 1606. Como resultado, los poblados de la Banda Norte fueron
destruidos.

Efectos inmediatos de las devastaciones de Osorio:

• Destrucción de unos 120 hatos, lo que significó el abandono de más de cien mil reses y unos catorce mil
caballos que pasaron a engrosar el ganado cimarrón de la zona despoblada. Del ganado manso que se criaba en
la región sólo menos del 10% (unas 8,000 cabezas de ganado) pudo ser trasladado a los nuevos lugares.

• Destrucción de los ingenios y trapiches del lugar, lo cual aceleró la decadencia de la industria azucarera
y, junto con la pérdida de ganado y plantaciones de cañafístola y jengibre, acrecentó la pobreza padecida en
toda la colonia y la disminución de la importancia comercial de Santo Domingo.

• Favoreció el alzamiento de muchos esclavos negros que se asentaron en las zonas despobladas.

• Emigración de muchos de los habitantes afectados a Cuba y Puerto Rico.

• Despoblación de más de la mitad de la isla que quedó entonces a merced de los extranjeros cuyo trato se
quería evitar.

La Independencia Efímera

Fue el período de tiempo transcurrido desde el golpe de Estado encabezado por José Núñez de Cáceres el 30 de
noviembre de 1821 hasta el 9 de febrero de 1822, fecha de inicio de los 22 años de unificación de la isla Española
bajo las leyes de la República de Haití.

Durante el resto del tiempo de la colonia la situación de nuestro notariado no registro ningún cambio, hasta el
1821 con la independencia efímera, y la consecuente ocupación del país en 1822 por los haitianos.”No tenemos
referencias sobre cómo se desarrolló el notariado en la época, pero suponemos que fue común al notariado
haitiano”. (Gómez, Manuel. “Tratado de Derecho Notarial Dominicano”)
1.2.8 Época Republicana. Primera Ley Dominicana sobre Notariado, durante la Anexión a
España, en el Siglo XIX, ley No. 770 del Notariado, situación Post-Trujillo, Ley No. 301,
sobre Notariado.
Época Republicana

Por el Manifiesto del 16 de enero de 1844, que unificaba todas las tendencias y justificaba las causas para luchar
por la Independencia de Haití, se creó un gobierno provisional llamado Junta Central Gubernamental con la
facultad de emitir decretos hasta tanto se aprobara la Constitución de la que sería una nueva República.

La Junta Central Gubernamental, por Decreto de fecha 17 de agosto de 1844 ordenó las impresión de papel sellado
con el escudo nacional, para sustituir el de Haití, disponiéndose que debían redactarse en papel timbrado y ante
notario “todos los actos y documentos civiles, judiciales, extrajudiciales entre partes y bajo firma privada”,
constituyendo este la primera disposición propiamente nacional que se refiere expresamente a la actuación
escribanil.

Durante la Primera República, el 7 de junio de 1845, se encargó al Secretario de Estado de Justicia e Instrucción
Pública, a supervisar las actuaciones de los notarios y legalizar los documentos oficiales destinados al extranjero.

El Presidente Santana, mediante el decreto No. 108 del 23 de junio de 1847, ordena la traslación de los archivos
de las antiguas escribanías existentes hasta 1821 y que estuvieren depositados en los Tribunales de Justicia Mayor
de la Capital y demás provincias, a ser entregados a la Suprema Corte de Justicia y los de los años siguientes al
1822 a los escribanos que les sucedieron.

La Ley de Organización Judicial de 1852 dispuso que los Escribanos fueran designados por el Poder Ejecutivo y
posteriormente, cinco años después volvió a ser la que designa a los notario

Durante la Anexión a España

En 1861 el país fue anexado nuevamente a España, recuperando finalmente su independencia en 1865 con el
Movimiento de la Restauración.

No hay documentos sobre la incidencia que pudieron tener las leyes españolas durante
el periodo de 1861 al 1863, tiempo que fuimos considerados una provincia de ultramar de España, pero se cree
que alguna aplicación hubo ya que en nuestra “madre patria”, se promulgo la Ley del notariado de fecha 28 de
mayo del año de 1862 que fue considerada como la mejor ley de Europa.
PRIMERA LEY SOBRE EL NOTARIO EN REPÚBLICA DOMINICANA

El 8 de noviembre de 1927 fue promulgada por el Presidente de la República Don Horacio Vásquez la Ley no.
770 del Notariado, publicada el 16 de noviembre de 1927 en la Gaceta Oficial No. 3914.

La Ley tenía 63 artículos divididos en cinco capítulos que recogen lo relativo a los notarios y sus actos, así como
las copias y lo referente al protocolo y guarda y transmisión de los archivos notariales.

Esta ley No. 770, a pesar de que sufrió varias modificaciones, se mantuvo regulando el ejercicio notarial por más
de treinta y cinco años hasta que fue completamente derogada y sustituida por la presente ley, la No. 301, que
derogó la Ley 770 y sus modificaciones, así como cualquiera otra que le sea contraria.