Vous êtes sur la page 1sur 21

TÍTULO: LA RESPONSABILIDAD LABORAL EN LAS SOCIEDADES POR ACCIONES

SIMPLIFICADAS (SAS)
AUTOR/ES: Verón, Alberto V.
PUBLICACIÓN: Doctrina Societaria y Concursal ERREPAR (DSCE)
TOMO/BOLETÍN: XXIX
PÁGINA: -
MES: Noviembre
AÑO: 2017
OTROS DATOS: -

ALBERTO V. VERÓN

LA RESPONSABILIDAD LABORAL EN LAS SOCIEDADES POR


ACCIONES SIMPLIFICADAS (SAS)

Análisis centrado en una de las facetas de las nuevas SAS, tal como
son las cuestiones laborales que se originen en su seno.

I - APLICACIÓN ESPECIAL A LAS SAS DE LA LEY DE CONTRATO DE


TRABAJO

El último artículo dedicado a las SAS reafirma que les serán de


aplicación las disposiciones de la ley de contrato de trabajo (LCT, L.
20744, t.o. 1976) y en particular las relativas a las
responsabilidades solidarias establecidas en los artículos 29, 30 y31
de esa ley, con lo cual pone énfasis en los casos en que los
trabajadores que habiendo sido contratados por terceros con vista a
proporcionarlos a las empresas (considerados empleados directos de
quien utilice su prestación) los terceros contratantes y la empresa
para la cual los trabajadores presten o hayan prestado servicios
responderán solidariamente de todas las obligaciones emergentes
1
de la relación laboral y de las que se deriven del régimen de la
seguridad social. Y también en los casos de subcontratación y
delegación, y de empresas subordinadas o relacionadas. Veamos lo
que disponen las normas laborales de aplicación:

Art. 29 - “Los trabajadores que habiendo sido contratados por


terceros con vista a proporcionarlos a las empresas, serán
considerados empleados directos de quien utilice su prestación.

En tal supuesto, y cualquiera que sea el acto o estipulación que al


efecto concierten, los terceros contratantes y la empresa para la
cual los trabajadores presten o hayan prestado servicios
responderán solidariamente de todas las obligaciones emergentes
de la relación laboral y de las que se deriven del régimen de la
seguridad social.

Los trabajadores contratados por empresas de servicios eventuales


habilitadas por la autoridad competente para desempeñarse en los
términos de los artículos 99 de la presente y 77 a 80 de la ley
nacional de empleo, serán considerados en relación de dependencia,
con carácter permanente continuo o discontinúo, con dichas
empresas”.

Art. 29 bis - “El empleador que ocupe trabajadores a través de una


empresa de servicios eventuales habilitada por la autoridad
competente, será solidariamente responsable con aquella por todas
las obligaciones laborales y deberá retener de los pagos que efectúe
a la empresa de servicios eventuales los aportes y contribuciones
respectivos para los organismos de la Seguridad Social y
depositarlos en término. El trabajador contratado a través de una
empresa de servicios eventuales estará regido por la Convención
2
Colectiva, será representado por el sindicato y beneficiado por la
obra social de la actividad o categoría en la que efectivamente
preste servicios en la empresa usuaria”.

Art. 30 - “Quienes cedan total o parcialmente a otros el


establecimiento o explotación habilitado a su nombre, o contraten o
subcontraten, cualquiera sea el acto que le dé origen, trabajos o
servicios correspondientes a la actividad normal y específica propia
del establecimiento, dentro o fuera de su ámbito, deberán exigir a
sus contratistas o subcontratistas el adecuado cumplimiento de las
normas relativas al trabajo y los organismos de seguridad social.

Los cedentes, contratistas o subcontratistas deberán exigir además


a sus cesionarios o subcontratistas el número de Código Único de
Identificación Laboral de cada uno de los trabajadores que
prestenservicios y la constancia de pago de las remuneraciones,
copia firmada de los comprobantes de pago mensuales al sistema
de la seguridad social, una cuenta corriente bancaria de la cual sea
titular y una cobertura por riesgos del trabajo. Esta responsabilidad
del principal de ejercer el control sobre el cumplimiento de las
obligaciones que tienen los cesionarios o subcontratistas respecto de
cada uno de los trabajadores que presten servicios, no podrá
delegarse en terceros y deberá ser exhibido cada uno de los
comprobantes y constancias a pedido del trabajador y/o de la
autoridad administrativa. El incumplimiento de alguno de los
requisitos hará responsable solidariamente al principal por las
obligaciones de los cesionarios, contratistas, o subcontratistas
respecto del personal que ocuparen en la prestación de dichos
trabajos o servicios y que fueren emergentes de la relación laboral

3
incluyendo su extinción y de las obligaciones de la seguridad social.
Las disposiciones insertas en este artículo resultan aplicables al
régimen de solidaridad específico previsto en el artículo 32 de la ley
22250”.

Art. 31 - “Siempre que una o más empresas, aunque tuviesen cada


una de ellas personalidad jurídica propia, estuviesen bajo la
dirección, control o administración de otras, o de tal modo
relacionada que constituyan un conjunto económico de carácter
permanente, serán a los fines de las obligaciones contraídas por
cada una de ellas con sus trabajadores y con los organismos de
seguridad social, solidariamente responsables, cuando hayan
mediado maniobras fraudulentas o conducción temeraria”.

Probablemente, el artículo 62 de la ley 27349(SAS) sea motivo de


discrepancia sobre el alcance y la comprensión de la remisión a la
legislación laboral, porque, por un lado determina la aplicabilidad de
las disposiciones de la LCT sin imposición de limitación alguna; y,
por otro lado, pone énfasis aplicativo en una de sus normas
expresada a través de los artículos 29 a 31 de la LCT.

En los apartados que siguen procuraremos exhibir los


posicionamientos jurisprudenciales y doctrinarios -en un esfuerzo de
síntesis- más relevantes que hacen al régimen general de
responsabilidad de los administradores en materia laboral.

II -IMPORTANCIA Y ACTUALIDAD DE LA RESPONSABILIDAD


LABORAL

4
No parece que existiera en el ámbito del derecho del trabajo y de la
seguridad social una normativa propia, en general, sobre la
responsabilidad laboral, lo que no impide afirmar que esta ofrece
características de gran importancia, bastando observar los
innumerables pleitos que se suscitan por parte de los trabajadores
contra sus empleadores y, aun, contra quienes los administran
cuando se trata de sociedadescomerciales y, más puntualmente, de
sociedades anónimas, pues a veces sus directores o administradores
utilizan las formas asociativas con propósito defraudatorio, con lo
que la exigencia responsabilizatoria a los administradores se torna
procesalmente en un mecanismo litisconsorcial, en pos de asegurar
el cobro de los créditos provenientes de diversas circunstancias,
como sueldos, indemnizaciones, aportaciones previsionales, etc. (1)

El derecho laboral constituye una restricción importante a la


autonomía de la voluntad y al principio de la libertad contractual en
aras del interés social, por lo que no cabe la derogación de la norma
en perjuicio del trabajador, aunque, contrariamente, sí corresponde
si fuera en su beneficio (2). Junyent Bas, en evidente y firme defensa
del trabajador ante la empresa, formula algunas consideraciones a
propósito(3):

1. Cualquier modelo alternativo de regulación de las relaciones


laborales, máxime si se preconiza la libertad empresaria, requiere
de claras pautas de responsabilidad, al grado tal que hoy un
nuevo capítulo del gobierno societario es lo que se denomina “la
responsabilidad empresaria”.

2. Citando a Ragazzi, la responsabilidad social empresaria está


presente en: la ética empresaria, la transparencia de los

5
negocios, la calidad de los productos y el justo precio, el medio
ambiente, las relaciones con sus empleados y las condiciones
laborales, las relaciones con los clientes/consumidores y las
relaciones con sus proveedores.

3. La responsabilidad de la empresa es reflejo de una nueva


cultura corporativa que la vincula a una dimensión que supera los
fines específicos para articular la organización en el seno de la
comunidad.

4. Es necesario distinguir entre la gran empresa o la denominada


empresa transnacional, que a partir de una sociedad holding
maneja una pluralidad subjetiva de entes que articulan la
actividad empresaria de las sociedades de familia que constituyen
la mayor parte de la producción del planeta, pues laspymes
constituyen la base social para el desarrollo de la economía
nacional en nuestro país.

III - RESPONSABILIDAD DE SOCIOS, ADMINISTRADORES,


DIRECTORES Y GERENTES

Se ha juzgado en repetidas veces que el armónico juego de los


artículos 59 y 274 de la ley 19550es muy claro en cuanto contempla
la responsabilidad personal, solidaria e ilimitada de los
administradores, representantes y directores, que a través de sus
conductas u omisiones, al margen de su comportamiento en relación
con la normativa interna del ente societario, violen la legislación
vigente.

IV - VIOLACIÓN DE NORMAS LABORALES Y PREVISIONALES

6
La debida diligencia de los administradores también protagonizó
con su violación no pocos casos de conflictos laborales y
previsionales. Así, se suscitaron diversos casos de procedencia de la
responsabilidad por parte de los administradores, como los casos de
pago irregular de comisiones; la falta de registración y evasión de
aportes previsionales; la situación de clandestinidad de la relación;
los pagos extracontables de las remuneraciones; el fraude laboral y
previsional; la realización de un acto ilícito; el director contratado
como empleado; la retención de aportes; el acoso moral
(responsabilidad social empresaria); los pagos “en negro”, etc. En
términos generales y haciendo aplicación literal de lo previsto en los
artículos 59 y 157 de la LGS, también procedió la sanción
responsabilizatoria por infracción a estas normas, esto es, violación
de la ley, el orden público laboral, la buena fe y los derechos de
terceros, como así también no pocos casos por mal desempeño del
cargo, cuando se acrediten maniobras fraudulentas y, otra vez, los
incumplimientos laborales y previsionales. En casos excepcionales,
no se hizo lugar a la imputación responsabilizatoria al tratarse de
una extrema vaguedad de la demanda, de directivas al personal
dependiente, y la falta de injerencia en la sociedad.

También debemos tener en cuenta casos más precisos de


aplicación en que procedió la imputación de responsabilidad, como
aquellos casos de fraude e incumplimiento laborales y previsionales,
comprendiendo: la comprobación del dolo o propósito fraudulento;
otra vez el pago “en negro” (como fraude laboral y previsional) y los
incumplimientos laborales y previsionales.

7
Finalmente, son abundantes los casos en que se hizo aplicación del
artículo 54 de la LGS (L. 19550), a los que nos referiremos
telegráficamente en el apartado V siguiente.

V - LOS CONFLICTOS LABORALES A TENOR DEL ARTÍCULO 54 DE LA


LEY 19550 -LGS- (INOPONIBILIDAD DE LA PERSONALIDAD
SOCIETARIA)

A partir de la última década del siglo XX se pronunciaron sentencias


en sede laboral haciendo aplicación del artículo 54 de la LGS,y
creando así una incipiente doctrina -nada uniforme- cuya evolución
merece su seguimiento y estudio (4), no sin antes tener presente lo
que acaso significara una suerte de potenciación de los conflictos
sociolaborales víala figura de la sociedad comercial de la LSC
(hoyley general de sociedades, LGS).(5)

El tercer párrafo del artículo 54 de la LGShace mención expresa a


la inoponibilidad de la persona jurídica y se refiere concretamente a
las actuaciones de la sociedad que encubran la consecución de fines
extrasocietarios, constituyan un mero recurso para violar la ley, el
orden público o la buena fe, o para frustrar derechos de terceros, y
determina que, en el caso, se imputará directamente a los socios o a
las controlantes que la hicieron posible, quienes responderán
solidaria e ilimitadamente por los perjuicios causados, conclusión
que resulta a partir de una interpretación armoniosa de los textos
legales con miras no solo a la preservación del eje -de la
personalidad diferenciada- sobre el que se asienta el régimen de
sociedades, sino también poniendo especial atención en las diversas
normas puestas en vigencia en los últimos años, que

8
insistentemente procuran la eliminación del empleo no registrado y
apuntan al desarrollo del denominado “trabajo decente”. Como
vemos, se condena -con frecuencia- solidariamente a la sociedad
empleadora y al socio involucrado. Ahora bien, para que la
extensión de la responsabilidad sea aplicable deben comprobarse
todos y cada uno de los supuestos de la norma, es decir que la
actuación de la sociedad cubra fines extrasocietarios y la violación
de los principios de la buena fe, la intención de frustrar los derechos
de los trabajadores, el vaciamiento con esa misma intención;
además, es necesario que se encuentren acreditados los extremos a
los que hace referencia dicha norma, no siendo aplicable cuando no
ha quedado demostrado a través de la prueba producida el pago de
remuneraciones en negro al trabajador. Otros pronunciamientos
similares declararon improcedente la condena solidaria a los socios
de la entidad empleadora por el despido del trabajador cuando no se
ha denunciado en la causa la existencia de un fraude laboral que
torne aplicable la teoría de la penetración de la personalidad
jurídica.

No faltaron los casos de procedencia limitada.

Durante los primeros años del siglo XXI se produjo una corriente
prevaleciente considerando que aunque se hayan reputado
acreditados los incumplimientos atribuidos a la persona jurídica, el
rol desempeñado en la sociedad empleadora por sí solo no desplaza
el régimen de responsabilidad societario, porque la persona de los
socios y directores de la sociedad comercial empleadora no se
confunde en lo que concierne a imputación jurídica con la persona
de existencia ideal codemandada, sino en el caso de que se invocare

9
y acreditase eficazmente que ha mediado una utilización fraudulenta
de la personalidad societaria, o que se ha desviado su objeto con el
propósito de encubrir un mero instrumento para violar la ley, el
orden público o la buena fe.

La preservación de los principios societarios implica que ante la


eventual colisión entre el mantenimiento de la personalidad
diferenciada del ente y la aplicación de la extensión de
responsabilidad, deberá estarse al mantenimiento de la primera, y
solo será posible extender la obligación a los socios, controlantes,
administradores y directivos de la entidad en los supuestos en los
que resulten suficientemente probados y acreditados los hechos que
justifiquen la atribución de responsabilidad por cuanto la misma
tiene carácter excepcional.

VI - ALGUNAS REFLEXIONES VALORATIVAS SOBRE EL FRAUDE


LABORAL

Veamos:

1. Desestimación y avatares laborales. Del examen de los


pronunciamientos generados en sede laboral como de algunas
consideraciones doctrinarias sobre la desestimación de la
personalidad societaria en los avatares laborales acontecidos,
podemos intentar las consideraciones que se exponen en los
párrafos que siguen.

2. El mal uso de la forma societaria. Son distintos los requisitos


para la aplicación del tercer párrafo del artículo 54de la LGS,o sea:

10
a) Dolo o fraude. Tiene que existir un comportamiento doloso de
querer utilizar la sociedad como mera pantalla; a ello puede
añadirse el comportamiento culpable por negligencia de quienes
“lo hicieron posible”. En consecuencia, sin actuación dolosa, no
puede haber inoponibilidad de la personalidad jurídica.

b) Uso inequívoco de la personalidad, sin la cual el daño no se


hubiese producido.

c) Que las consecuencias beneficiosas no recaigan directamente


en la sociedad. Caso contrario, si las consecuencias benefician
“directamente” a la sociedad, corresponderá aplicar una sanción a
esta, vía de nulidad del acto (y, eventualmente, de
responsabilidad de los órganos que lo celebraron o dispusieron) y
la repetición de lo ilegítimamente percibido. Todo ello también por
aplicación del principio de que nadie se puede enriquecer con las
consecuencias de un acto ilícito. La inoponibilidad de la
personalidad jurídica sanciona exclusivamente el supuesto de
vicio en la causa del negocio societario, y si se prueba el ejercicio
ilícito de una actividad (cuando la sociedad ha violado normas de
orden público), no implica que la actividad de la sociedad sea
ilícita (art. 19, LGS), ni que esta sociedad fuera una pantalla. La
sanción prevista en la LGS tiene su justificación en el mal uso de
la forma societaria para conseguir evadir los supuestos prohibidos
por el artículo 54, tercer párrafo, de la LGS,esto es, violación de
la ley o el orden público, conseguir fines extrasocietarios o
frustrar derechos de terceros.

3. Incumplimiento meramente societario y excepcionalidad. Es


difícil poder compartir aquellos fallos que accedieron a la

11
desestimación de la personalidad societaria sin haberse acreditado
suficientemente el empleo desviado de esta, extralimitándose en la
extensión de la responsabilidad que otorga por el ilícito cometido por
la persona jurídica (representado por su órgano de administración).
Si cundiera este ejemplo nos encontraríamos a diario con fallos en
los que, ante cualquier falta en el pago de impuestos al Fisco, o
contrataciones en negro o cualquier ilícito en el que en definitiva no
pueda probarse que la intención ha sido utilizar a la sociedad como
una mera pantalla o apariencia para realización de fraudes, la
frustración de derechos de terceros o bien la realización de actos
que encubran fines extrasocietarios, los accionistas serán
responsabilizados por doquier. Es que el artículo 54 de la LGSfue
modificado para atender la responsabilidad por uso abusivo del
fenómeno societario y no por incumplimiento meramente
societario(6); así fue entendido en un caso que rechazó parcialmente
la demanda laboral interpuesta contra los integrantes de una
sociedad de tipo familiar, en tanto el mero hecho de integrar la
sociedad no puede fundar la condena, pues ello importaría borrar la
distinción entre la personalidad de los socios y la del ente (7). Se
olvida también que la extensión de la responsabilidad hacia los
directores y socios es válida en tanto se atienda a su carácter
excepcional, debiendo el juez recabar las pruebas necesarias para
determinar con precisión la existencia del fraude, grado, tiempo del
mismo, envergadura de la empresa y cantidad de trabajadores
antes de emitir su sentencia, para no incurrir en los abusos que
suelen cometerse en los conflictos laborales, como las presiones que
se ejercen para forzar en una audiencia de conciliación un acuerdo,

12
demandando hasta a los directores suplentes o, también, en las
relaciones laborales dudosas donde el empleador considera que no
existe relación laboral pero luego la justicia considera que sí,
estipulando cuantiosas multas e indemnizaciones (8). Para Achával, la
CSJN ha dado una interpretación clara a la norma del artículo 54 de
la LGS, determinando la inaplicabilidad de la teoría urdida por
algunos Tribunales laborales.(9)

4. Sanción extrema de cuidado y régimen de responsabilidad


societaria. El recurso de la desestimación o inoponibilidad de la
personalidad jurídica es una sanción extrema, que solo puede operar
en los casos específicos marcados por el legislador, y resulta muy
peligroso que los jueces recurran a este instituto para sancionar o
responsabilizar a directores, administradores, accionistas, gerentes
u otros terceros, cuando tienen a su alcance otras normas más
adecuadas, las cuales no aplican muchas veces por mero
desconocimiento, como es el caso del régimen de responsabilidad de
administradores (arts. 58, 59, 274 y concs., L. 19550), y aun las
normas específicas de la LCT (L. 20744)o de responsabilidad en caso
de quiebra (arts. 173 y ss., L. 24522)(10). La teoría de la penetración
del artículo 54 de la LGS resulta más peligrosa aun cuando busca
apoyo en la doctrina anglosajona del disregard of the legal entity-y
así lo vino haciendo la jurisprudencia en no pocos
pronunciamientos-, pues tanto en el origen del instituto, como en la
forma de aplicación de la figura difieren -ambos sistemas-
sustancialmente.

La norma se refiere al supuesto de que la sociedad constituya un


recurso del socio o controlante para violar la buena fe de los

13
terceros y no, en cambio, a la actuación de la sociedad con mala fe,
lo que supone un castigo para esta conforme al derecho común del
caso que se trate; pero el artículo 54 de la LGSno puede ser
aplicado a las deudas sociales. Por eso es que Gagliardo no ocultaba
su alarma ante pronunciamientos que soslayaban pautas relevantes
e involucraban a administradoreso socios en diversos reclamos,
pues quien se obliga a abonar una deuda que, en principio, le es
ajena tiene una fuerte presunción de inconstitucionalidad, por
agraviar la intangibilidad del patrimonio.(11)

Por eso es que, para lograr el resultado pretendido por los


trabajadores, esto es, la satisfacción de sus acreencias, debe
acudirse a vías de menor gravedad para el instituto de la persona
jurídica, aplicándose el artículo 54 como última ratio -según
expresión de la Corte Suprema-, que posibilite el cobro del crédito
laboral; pero optada la vía de la inoponibilidad debe razonarse sobre
la necesidad de esta vía y porque no son suficientes los medios
menos gravosos, y solo después analizar bajo qué supuestos es
aplicable la norma de excepción, sin olvidar la utilidad social de la
personalidad jurídica como institución jurídica, y estudiar
debidamente los hechos y la selección de la normativa aplicable. (12)

En términos de nuestro Máximo Tribunal puede decirse que los


jueces laborales han hecho aplicación de una disposición de la LGS
que no constituye una derivación razonada del derecho vigente,
pues se contrapone con principios esenciales del régimen societario,
prescindiendo de considerar que la personalidad diferenciada de la
sociedad y sus administradores constituye el eje sobre el que se
asienta la normativa sobre sociedades anónimas, conformando esta

14
un régimen especial que se explica porque aquellas constituyen una
herramienta que el orden jurídico provee al comercio, como uno de
los principales motores de la economía. Por ello, la sentencia que
extendió la condena a los restantes demandados en su carácter de
directores y socios de la sociedad anónima empleadora, ante la
comprobada práctica de la sociedad de no registrar ni documentar
una parte del salario convenido y pagado no cumple aquellos
recaudos de validez, en tanto no se acreditó que estemos en
presencia de una sociedad ficticia o fraudulenta, constituida enabuso
de derecho o con el propósito de violar la ley que, prevaliéndose de
dicha personalidad, afecta el orden público laboral o evade normas
legales.(13)

Perciavalle y Elois consideraban que se estaba echando por tierra el


andamiaje societario en punto a la responsabilidad, e induciendo a
desalentar la formación de nuevas sociedades, o alentar aquellas en
que gente inescrupulosa coloque a personas insolventes como
pantalla en los cargos de socios o directores,pero si no se pone coto
a qué otros argumentos se emplearán en el futuro para seguir
socavando el sistema de la personalidad societaria.(14)

5. Argumento final de cuidadosa valoración. El levantamiento del


velo debe ser una especie de argumento final al que se llega tras
una cuidadosa valoración de todas las circunstancias del caso y no
como una decisión automática adoptada ante la nueva constatación
de determinados hechos necesitados de un meditado análisis por
parte del juez; luego,no puede subsumirse el desarrollo de esta
teoría en una simple violación a la ley laboral, a través de una
contratación en negro por parte de una sociedad, pretendiendo con

15
esto que los accionistas sean solidariamente responsables por las
deudas de esta. Tal postura extensible parece inaceptable, dado el
desarrollo que esta teoría ha merecido y dada la aplicación que se
ha efectuado de ella en otro ordenamiento jurídico, lo que parece
coincidir con un pronunciamiento en sede laboral, que sentó que es
improcedente hacer extensiva la condena por diferencias salariales a
los integrantes de la sociedad demandada, en virtud de lo previsto
en el artículo 54 de la LGS,pues si bien el trabajo en negro y las
similares violaciones perjudican al trabajador, que se ve privado de
sus derechos, de ello no puede derivarse que resulten aplicables en
el ámbito laboral normas dirigidas exclusivamente a relaciones
comerciales(15). En otras palabras, si una sociedad comercial realiza
uno o más hechos ilícitos (como librar cheques sin fondos), ello no
implica que constituya una pantalla o la utilización de un recurso
para, a través de ella, desarrollar una actuación violatoria de la ley,
el orden público, la buena fe o frustrar derechos de terceros, por
cuanto ese acto por sí mismo considerado, independientemente de
su licitud o ilicitud, está dentro de su objeto.(16)

6. Consideraciones éticas. No resulta un despropósito imaginar que


todos aquellos pronunciamientos que acogieron la desestimación de
la personalidad societaria inobservando la exégesis desarrollada
precedentemente, más que ajustarse a la normativa del artículo 54
de la LGS,hacen prevalecer consideraciones éticas a favor del
trabajador “desprotegido” que es aprovechado por una “insensible”
empresa capitalista, aunque esta sea una sociedad de familia (17). Si
bien estamos de acuerdo con que los trabajadores merecen la
especial protección que les brinda el derecho del trabajo, tampoco

16
debe abandonarse el principio de la limitación de la responsabilidad,
que tantos beneficios trajo en materia de inversiones y,
consecuentemente, creación de empleo: la limitación de
responsabilidad de los socios y administradores o representantes
constituye un pilar fundamental en el que se basa el régimen de las
sociedades comerciales, por lo que la responsabilidad de cada socio
o administrador deberá ser exhaustivamente acreditada por quien la
invoca, estableciéndose de acuerdo con la normativa aplicable y
teniendo en consideración el carácter excepcional establecido por la
CSJN.(18)

En fin, parece aconsejable tener presente lo afirmado por un fallo


del año 2008 expresando que la CSJN ha acotado la aplicación de
dicha norma en el ámbito laboral, descalificando el uso
indiscriminado del instituto de la inoponibilidad o desestimación de
la personalidad jurídica consagrada en aquel precepto. Si bien el
Máximo Tribunal Federal ha señalado que los tribunales inferiores
deben conformar sus decisiones a las sentencias de la CSJN,
dictadas en los casos similares, en su condición de intérprete
supremo de la Constitución Nacional (Fallos: 307: 1094; 312: 2007;
319:2061; 320:1660: 321: 2294, 3201; 323:3085; 325:1515;
326:1138, entre muchos otros), lo cierto es que la doctrina y la
jurisprudencia han destacado que los precedentes de los fallos
precitados no excluyen la aplicación de otras normas que permitan
responsabilizar en forma personal a los administradores de la
sociedad empleadora, entre ellas, las específicas de la ley de
sociedades comerciales, contenidas en sus artículos 59, 157 y 274.
(19)

17
Notas:
(1) García Viña, Jordi:“Cuestiones actuales sobre el alcance de la
responsabilidad laboral de los administradores sociales” - RDCO -
2007 - págs. 593/4
(2) Gagliardo, Mariano:“Reflexiones acerca de la responsabilidad
laboral y los directores de una sociedad anónima” - LL - 2003-pág.
1344
(3) Junyent Bas, Francisco:“Fraude laboral: a propósito de visiones
paradigmáticas diferentes (‘Delgadillo Linares’ versus‘Palomeque’)”
-ERREPAR -DSE - N° 236 - julio/2007 -T. XIX - págs. 648/9 - Cita
digital EOLDC055332A
(4) Perciavalle, Marcelo L. y Elois, María A.: “Nuevo fallo en materia
de inoponibilidad que extiende responsabilidad a los socios en sede
laboral. Nota al fallo ‘Villafañe, Evelia Mercedes c/Miramar SA
s/despido’” -ERREPAR -PAS -Nº 31 - febrero/2000 - pág. 1 - Cita
digital EOLDC047804A
(5) Este tema ha sido desarrollado exhaustivamente en Verón,
Alberto V.:“Ley general de sociedades 19550” -LL - 2015 -T. I -
págs. 1128/74, al que remitimos
(6) Como erróneamente, a nuestro criterio, se pronunciaron algunos
tribunales, v.gr., CNTrab. - Sala V - 31/5/2000; ED - 191-342, por
no haberse procedido conforme al art. 94, inc. 8), LGS, o sea,
regularizar la sociedad dentro de los tres meses
(7) CNTrab. - Sala I - 19/7/2002; DJ -T. 2002-3- pág. 693. Contra:
CFed. CC - Sala II - 11/3/2003; JA -T. 2003-IV- pág. 867,
resolviendo que corresponde extender la condena a la sociedad
anónima de familia continuadora de los intereses de los

18
demandados, con nota al fallo de Caputo, Leandro J.:“El
encubrimiento y el mero recurso en los términos del art. 54:3 ley de
sociedades comerciales” - JA -T. 2003-IV- págs. 889/93, disintiendo
con este pronunciamiento en razón de que la continuación de
intereses no es una figura que permita ser encuadrada en el art. 54,
inc. 3), LGS, y la existencia de una sociedad de familia no permite
per se que exista una actuación contraria al uso de la persona
jurídica
(8) Perciavalle, Marcelo L.:“Estado actual en la extensión de
responsabilidad a socios y directores en forma personal, luego del
fallo ‘Palomeque’ (estamos peor que antes)” -ERREPAR -DSE - N°
198 - mayo/2004 -T. XVI - págs. 527/35 - Cita digital
EOLDC059054A
(9) Achával, Hugo A.:“Responsabilidad de los socios por multas
laborales” -LL -T. 2004-C -págs. 1494/500
(10) Vítolo, Daniel R.:“Fraude, injuria laboral y el uso abusivo e
inadecuado de la teoría de la inoponibilidad de la personalidad
jurídica por parte de los Tribunales” en “Conflictos actuales en
sociedades y concursos” -Ed. Ad-Hoc - Bs.As. - 2002 - pág. 264
(11) Gagliardo, Mariano:“¿Ante quiénes son responsables los
directores de sociedades anónimas?(A propósito de la
responsabilidad laboral)” - ED -1/4/2005 - pág. 4, comentando el
fallo de la CNTrab. - Sala X - 5/7/2004; ED - 1/4/2005 - pág. 1
(12) Conterno, Hugo F. y Macagno, Ariel A. G.: “Inoponibilidad de la
persona jurídica societaria (a propósito de una corriente
jurisprudencial que lleva a reflexionar)” -ERREPAR -DSE -N° 191 -
octubre/2003 - págs. 1031/2 - Cita digital EOLDC059183A

19
(13) CSJN - 31/10/2002; CSJN - 3/4/2003;“Personalidad jurídica.
Inoponibilidad. Responsabilidad personal de los socios y
administradores de la sociedad empleadora por la contratación en
negro” -ERREPAR -DSE - N° 188 - julio/2003 - T. XV - Cita digital
EOLJU100295A; LL -T. 2003-C- pág. 863 y ED - 203-181; CSJN -
4/7/2003; ED - 205-286. Contra: Gulminelli, Ricardo L.:“Un
retroceso en materia de responsabilidad societaria” - LL -T. 2003-F-
págs. 731/40, para quien la CSJN olvida que la persona jurídica es
protagonista de la vida real, llevando consigo cuando actúa las
normas básicas que el legislador predispuso para el reconocimiento
del privilegio de la personalidad jurídica, cualquiera sea el ámbito en
el que desarrolle su actividad, como el del derecho laboral
(14) Perciavalle, Marcelo L. y Elois, María A.:“Cheque de pago
diferido con fecha de pago posterior a la fecha del concurso de la
emisora” -ERREPAR - PAC- Nº 15 - febrero/2001 - pág.1 - Cita
digital EOLDC053670A. Ver tambiénVarela,
Fernando:“Inoponibilidad de la personalidad jurídica y un fallo
laboral con consecuencias disvaliosas” -ERREPAR -DSE - N° 129 -
agosto/1998 -T. X - pág.108 - Cita digital EOLDC059709A y “El
corrimiento del velo societario” - LL -T. 1999-D- pág. 950
(15) CNTrab.- Sala I - 22/11/2001; LL -T. 2002-D- pág. 961
(16) CNTrab.- Sala IV - 22/2/2001; DT -T. 2002-A- pág. 301; ED -
193-514
(17) Embid Irujo, José M. y Varela, Fernando:“Personalidad jurídica,
levantamiento del velo societario y práctica judicial” - LL -T. 2000-B-
pág. 1090.San Millán, Carlos:“Responsabilidad personal de los
socios por deudas laborales” - ED - 187-1431 y Caputo,

20
Leandro:“Supuestos de aplicación del artículo 54, apartado 3 de la
ley de sociedades” - JA -T. 1999-IV- pág. 768
(18) Funes de Rioja, Daniel:“Responsabilidad de socios y
administradores de sociedades por deudas laborales” -Rev.
Impuestos - agosto/2010 - pág.221
(19) “Ramallo, Vanina Mariel c/Telelar SRL y otro”- TSJ Entre Ríos -
Sala III del Trabajo - 12/3/2008 - Cita digital EOLJU097157A;
“Administración societaria. Extensión a integrantes del órgano de
administración de la condena laboral impuesta a la sociedad.
Gerente. Fraude laboral. Trabajo no registrado. Presupuestos de la
responsabilidad civil. Aplicación al ámbito societario” -ERREPAR- DSE- N°
257 - abril/2009 -T. XXI - pág. 453 - Cita digital EOLJU097151A

21