Vous êtes sur la page 1sur 7

Facultad de Ingeniería Eléctrica UMSNH

Amplificador
{adj.} | amplifier
♦(Del lat. amplificator, -oris); adj. de dos terminaciones.
1. Que amplifica: tiene una caja amplificadora para jugar con su voz.
2. (sust. m.) Aparato que aumenta la intensidad de un sonido u otro fenómeno físico: se ha
comprado un nuevo amplificador para su cadena de música.

(2) [Electrónica]
Subsistema electrónico que amplifica o aumenta la intensidad, tensión o potencia de una señal
eléctrica.
Conceptualmente se considera como un amplificador electrónico a una caja negra con un
terminal de entrada al cual se aplica la señal a amplificar, y un terminal de salida del cual se
obtiene la señal amplificada. La característica básica de un amplificador es que teóricamente la
señal de salida es una réplica exacta de la señal de entrada en la que la tensión, la intensidad o la
potencia se han multiplicado por un factor A, que se llama ganancia o factor de amplificación.
Los amplificadores más conocidos son los empleados en los equipos musicales en los
cuales la señal procedente de un micrófono, se amplifica lo suficiente para atacar un altavoz para
sonorizar un recinto. En este caso la señal procedente del micrófono tiene un voltaje del orden de
2 milivoltios y una intensidad de 2 microamperios (4 x 10-9 W), que el amplificador en un caso
típico lleva a 400 W sobre un altavoz de 8 Ω (ohmios). El amplificador mencionado multiplica la
potencia de la señal de entrada por un factor de 1.000.000.000. Un amplificador no crea potencia,
solo transforma la energía de la red o de las pilas en una réplica de la señal a amplificar.
Los amplificadores son los subsistemas electrónicos más ampliamente utilizados y
prácticamente omnipresentes en sus muchas especializaciones en todos los aparatos electrónicos.
Un pequeño receptor de radio, por ejemplo, lleva un amplificador para las señales que recibe de
la emisora a través de la antena, otra serie de amplificadores que la separan de otras emisoras y
otro amplificador que la lleva hasta el altavoz. La voz que es enviada a través de las líneas
telefónicas llega hasta nosotros con el volumen adecuado gracias a los amplificadores. Las
señales de las cámaras de vídeo son amplificadas, convertidas en radiofrecuencia y
posteriormente amplificadas hasta excitar la antena. Una antena colectiva de televisión lleva un
amplificador para poder suministrar la señal a todos los receptores conectados.

Elementos de un amplificador.
Un amplificador, o una etapa de amplificación, se construyen partiendo de un componente
electrónico activo capaz de amplificar como un transistor o una válvula electrónica, conectado a
una red o circuito de componentes auxiliares fuente de corriente continua, resistencias,
transformadores, etc., con los valores adecuados para polarizar el componente en su zona activa o
de amplificación. Cuando la ganancia o factor de amplificación de una etapa no es suficiente, se
acoplan varias etapas en cascada conectando la salida de la primera a la entrada de la segunda y
así sucesivamente hasta conseguir la ganancia deseada. El acoplamiento entre diferentes etapas

Ignacio Franco Torres (2005-2006) Página 1 de 7


Facultad de Ingeniería Eléctrica UMSNH

puede realizarse directamente en corriente continua, o mediante condensadores o transformadores


para aislar esta la corriente continua.
En buena parte de los amplificadores se utiliza una técnica llamada realimentación que
estabiliza el factor de ganancia del amplificador, la estabilidad del circuito con respecto a la
temperatura, mejora la respuesta en frecuencia y disminuye la imprecisión de amplificador. Esta
técnica, denominada realimentación o retroalimentación (feedback) consiste en comparar una
parte de la señal vez amplificada con la señal de entrada a amplificar y alimentar con la señal de
error al amplificador para que así corrija sus imperfecciones. Se dice que los amplificadores que
no utilizan esta técnica trabajan en lazo abierto o sin retroalimentación.

Características básicas de un amplificador.


Un amplificador no es dispositivo ideal sino que son realizaciones reales y que por lo tanto tienen
unas propiedades y limitaciones. Según sean estas limitaciones, la aptitud del amplificador para
ser empleado en determinadas aplicaciones prácticas cambia.

Impedancia de entrada y salida.


El amplificador ideal debería tener una impedancia de entrada infinita y una impedancia de salida
nula, sin embargo la entrada de un amplificador ofrece una resistencia a la señal de entrada (o
carga). A esta resistencia se le denomina impedancia de entrada, que en las características de los
amplificadores se suele nombrar como Zin. De igual manera la salida del amplificador no es un
generador de tensión ideal sino que tiene una resistencia interna Zout, llamada impedancia de
salida. Muchos amplificadores (especialmente los amplificadores operacionales descritos más
adelante) tienen características que se aproximan mucho a los supuestos teóricos. Sin embargo en
los circuitos de alta frecuencia se emplean amplificadores con impedancias de entrada de 50 Ω
ohmios e impedancias de salida del mismo valor. Estos amplificadores trabajan con impedancias
adaptadas para evitar que se produzcan reflexiones de ondas y ondas estacionarias que pueden
dañar a los dispositivos.

Ganancia.
Es la relación entre la amplitud de la señal de entrada y de salida. Puede especificarse ganancia
en tensión, ganancia en corriente o ganancia en potencia. Generalmente se especifica la ganancia
en tensión, salvo para el caso de los amplificadores de radiofrecuencia en los que la impedancia
de entrada y salida suelen estar normalizados a 50Ω (también a 75 ohmios) en los que se
especifica la ganancia en potencia. La ganancia puede especificarse como un valor numérico
aunque también es técnica comúnmente aceptado especificar la ganancia en decibelios.

Ruido.
Si se conecta un equipo de alta fidelidad, y se lleva a plena potencia sin que el lector de CD, por
ejemplo, esté funcionando, se observa un siseo o ruido de fondo que sólo se puede evitar bajando
el volumen del amplificador. Este hecho es más notable aún en los reproductores de cintas de
casete.
Un amplificador ideal no debería generar este ruido, pero sin embargo en cualquier
dispositivo eléctrico o electrónico que no esté a la temperatura del cero absoluto aparece una
pequeña tensión eléctrica aleatoria indeseable e independiente de la señal a amplificar que se
denomina ruido. Los circuitos del amplificador debidos a sus propiedades físicas y a la

Ignacio Franco Torres (2005-2006) Página 2 de 7


Facultad de Ingeniería Eléctrica UMSNH

construcción generan ruido que, además, es amplificado y aparece en la salida inseparablemente


con la señal.
Un amplificador es tanto mejor cuando menos ruido genera, lo cual está muy relacionado
con la tecnología que emplea y es más patente e indeseable cuanto menores son las señales a
amplificar. En amplificadores que se emplean para enlaces de microondas y en especial para
radioastronomía y comunicaciones por satélite se emplean amplificadores que se refrigeran con
nitrógeno líquido (también con helio) para hacer trabajar a los dispositivos a muy bajas
temperaturas y evitar en lo posible el ruido. A estos amplificadores se les suele denominar
criogénicos.

Rango dinámico.
En amplificadores las características del ruido se suele especificar como relación señal/ruido en
decibelios, y a la relación entre la máxima señal que puede dar el amplificador y el ruido que
genera el amplificador en ausencia de la señal relación señal/ruido. Un amplificador capaz de
suministrar 25 voltios (RMS) a plena señal, y que sin señal da 0,025 voltios de ruido, tiene una
relación señal/ruido de 1000 equivalente a 60 dB (decibelios) (20 . lg 1000 = 60).
En amplificadores de radiofrecuencia la relación señal/ruido se especifica en potencia, y es más
común especificar la figura de ruido.

Ancho de banda.
Cualquier señal eléctrica es susceptible de ser amplificada, desde una minúscula señal continua
procedente de un termopar a la energía luminosa del un minúsculo destello de una estrella, pero
no existe un amplificador capaz de cubrir todas las frecuencias a que esta técnica puede aplicarse.
Por ello, los amplificadores tienen un rango de frecuencias en que su utilización es óptima y fuera
del cual no se amplifican las señales, o simplemente se eliminan. Por ello, y para simplificar su
fabricación, los amplificadores suelen limitar su capacidad de amplificación al rango de
frecuencias útil deseado. Además, el ruido térmico que se genera en un amplificador es
proporcional al ancho de banda que puede amplificar, por lo que hacerlo crecer de manera
innecesaria contribuye a disminuir sus características frente al ruido.
El ancho de banda de un amplificador se especifica señalando la frecuencia inferior y la
frecuencia superior, entre las cuales el amplificador es capaz de ampliar la señal con una
variación no superior a 3 dB respecto al factor de ganancia especificado.

Amplificadores de corriente continua.


Aunque son capaces de amplificar desde corrientes continuas hasta frecuencias muy altas,
generalmente no llegan más allá de 1 Mhz, salvo en los amplificadores empleados en las etapas
de entrada de los osciloscopios y equipos de instrumentación, en los que pueden llegar a los 500
Mhz y más. El diseño y fabricación de los amplificadores de corriente continua plantean el
problema de las posibles desviaciones que la temperatura puede provocar en la salida del
amplificador. Por ello eran muy difíciles de fabricar cuando sólo de se disponía de válvulas
electrónicas e incluso transistores, pero su uso se ha generalizado a partir de la introducción de
los circuitos integrados en forma de un bloque compacto que se conoce como amplificador
operacional y también una variante más precisa de éste denominada amplificador de
instrumentación. En el periodo de utilización de las válvulas de vacío las diferentes etapas del
amplificador se acoplaban mediante transformadores. en la actualidad en que se emplean
transistores. Véase Amplificador operacional.

Ignacio Franco Torres (2005-2006) Página 3 de 7


Facultad de Ingeniería Eléctrica UMSNH

Esquema simplificado de un amplificador operacional.

Amplificadores de audio.
Las señales audibles por el oído humano se sitúan entre los 100 y los 18.000 Hz, y los
amplificadores que se construyen para este propósito suelen cubrir entre los 20 y los 20.000 hz,
según se especifican en las características de alta fidelidad. No obstante, muchos equipos
comerciales superan con creces esta banda de frecuencia. Estos amplificadores suelen llevar un
selector para aceptar y seleccionar las diferentes señales. Generalmente disponen de dos canales
simétricos para una reproducción estereofónica y mandos para acentuar o atenuar los sonidos
graves medios o agudos. Algunos incluso disponen de un control que permite variar la curva de
respuesta en frecuencia. Los amplificadores de audio suelen entregar la señal amplificada a un
altavoz o a un sistema de distribución de altavoces, como en los equipos de megafonía. La
potencia de estos equipos va desde los 0,1 w en el caso de pequeños receptores de radio hasta
más de 3.000 watios en el caso de los grandes equipos de megafonía. Actualmente se fabrican
circuitos integrados con uno o dos amplificadores de audio completos (salvo algún condensador)
y con potencias de hasta 25 watios. Los circuitos con potencias mayores que ésta se realizan con
componentes discretos.

Esquema simplificado de un amplificador.

Ignacio Franco Torres (2005-2006) Página 4 de 7


Facultad de Ingeniería Eléctrica UMSNH

Amplificadores de banda ancha.


Se denominan así a los amplificadores que son capaces de operar sobre un rango de frecuencia
amplia. Si se trata de amplificadores de radiofrecuencia, al menos son capaces de operar en una
octava de frecuencias sin necesidad de realizar ajustes de sintonía. En el caso de amplificadores
de continua cuando son capaces de operar al menos más allá de los 5 Mhz.

Amplificadores sintonizados.
Se denomina así a los amplificadores que integran en sus circuitos de acoplamiento y ganancia
circuitos resonantes formados por bobinas y condensadores. El comportamiento de los circuitos
resonantes hace que el amplificador sea muy eficaz dentro de un rango de frecuencias
relativamente estrecho (menos de una octava) mientras que rechace o no amplifique a las
frecuencias que estas fuera de ese rango. Estos amplificadores se emplean fundamentalmente en
radio y comunicaciones para amplificar las señales del emisión y recepción.

Amplificadores de frecuencia intermedia. (F.I.).


Es un caso particular de amplificadores sintonizados en los que la banda amplificada es muy
estrecha. Son los responsables de que en los circuitos de radio no se mezclen las señales de
diferentes emisoras cuyas frecuencias son muy próximas. Es norma industrial emplear una
frecuencia intermedia de 455 Khz para recepción de modulación de amplitud y de 10,7 Mhz para
frecuencia modulada. En el caso de 455 Kz el ancho de banda es de 10 Khz, esto significa que un
amplificador típico de este tipo puede amplificar 10.000 veces una señal de frecuencia
comprendida entre 450 y 460 Khz y sin embargo no amplificar nada las frecuencias inferiores a
450 o las superiores a 460 Khz. En el caso de modulación de frecuencia el ancho de banda es de
100 khz. Los amplificadores de frecuencia intermedia emplean circuitos resonantes muy
selectivos y a veces filtros construidos con cristales de cuarzo o cerámica para rechazar las
señales indeseadas.

Amplificadores de impulsos.
Muchos de los amplificadores anteriormente mencionados se emplean para señales que se
aproximan a senoidales o que pueden variar con el tiempo de una manera continua. Los
amplificadores de pulsos requieren diseños especiales capaces de amplificar señales que van
desde corriente continua a frecuencias de varios megahertz. Estos amplificadores deben poder
amplificar señales cuadradas sin alterarlas sustancialmente, para lo cual tienen que tener buenos
tiempos de subida (respuesta respecto al flanco de la onda cuadrada), buen tiempo de
mantenimiento (respuesta respecto a la meseta de la onda cuadrada) y carecer de oscilaciones
parásitas (ringning, o sobre impulsos en los flancos). Los amplificadores de pulsos se emplean
principalmente en circuitos de conteo, instrumentación y comunicaciones digitales.

Linealidad.
Teóricamente un amplificador es un dispositivo electrónico que transforma una señal variable en
el tiempo en una réplica exacta de amplitud proporcional a la entrada. Si el factor de
amplificación A es una constante que no varía en función de la señal de entrada (cosa que solo
ocurre desde el punto de vista teórico) el amplificador es perfectamente lineal. No obstante un
amplificador no puede por ejemplo proporcionar una señal indefinidamente grande y en general

Ignacio Franco Torres (2005-2006) Página 5 de 7


Facultad de Ingeniería Eléctrica UMSNH

la máxima tensión de salida está limitada a la tensión de alimentación, por lo tanto un


amplificador como mucho puede ser lineal y cumplir la ecuación:
F(t) = A . f(t)
Donde:
 F(t) es la señal amplificada.
 A, la amplitud y
 f(t) la señal a amplificar variable en el tiempo dentro de un rango de valores limitado.

Además, la mayor parte de los componentes activos que emplean los amplificadores aunque se
aproximan no tiene un funcionamiento totalmente lineal, por lo que los amplificadores tampoco
lo tienen.

Distorsión.
La constancia e independencia del factor de amplificador en función del valor de la señal de
entrada se denomina linealidad cuando se aplica a corrientes continuas. La falta de linealidad se
manifiesta en un error o en una variación o distorsión de la señal respecto a su valor teórico..
En el caso de corrientes variables con el tiempo, especialmente cuando se aplican a
aproximaciones de señales senoidales, la falta de linealidad en un amplificador se manifiesta en
se generan unas señales que no estaban presentes en la entrada y cuya frecuencia son múltiplos de
la frecuencia de entrada. En el caso de amplificadores de audio, la distorsión ensucia y deforma la
señal llegando a hacerla desagradable.
Tanto la falta de linealidad como la distorsión se eliminan o se reducen considerablemente
de los amplificadores empleando realimentación.

Rendimiento.
Se considera rendimiento de un amplificador el cociente entre la potencia amplificada que
suministra el amplificador y la energía que consume de la fuente de alimentación para poder
suministrar esta potencia. En amplificadores de pequeña señal el rendimiento de un amplificador
no suele ser un factor significativo.
Sin embargo, sí lo es en el caso de los grandes amplificadores de una emisora de
radiodifusión que debe entregar a la antena 100 Kw de señal. Si el rendimiento del amplificador
es tan solo de un 25% la emisora, consumirá 400 Kw, desperdiciando 300 Kw que se convertirán
en calor, exigiendo sistemas de refrigeración para evacuar este calor y que además ocasiona un
importante gasto económico. Por ello, en todos los amplificadores que deben suministrar
potencias de más de 0,1 w se tiene en cuenta el rendimiento.
El rendimiento de un amplificador depende del tipo de polarización adoptado para sus
componentes activos, que suele influir además en la complejidad del circuito y de la distorsión
que genera. Los polarizados en clase A son muy lineales, con poca distorsión, pero tienen
rendimientos inferiores al 50 %, los amplificadores clase B alcanzan rendimientos teóricos del
78% con cifras mayores de distorsión aunque son adecuadas para ser utilizadas en equipos de
audio de alta fidelidad. La clase C tiene rendimientos mayores pero con mucha distorsión, por lo
que sólo se emplea en amplificadores de radiofrecuencia en el que los armónicos de la señal se
pueden eliminar mediante filtros de radiofrecuencia.

Ignacio Franco Torres (2005-2006) Página 6 de 7


Facultad de Ingeniería Eléctrica UMSNH

Amplificadores especiales.
El 99% de los amplificadores que se emplean en la industria están realizados con las técnicas
mencionadas anteriormente; no obstante, en aplicaciones muy especiales se emplean dispositivos
mucho más sofisticados. Entre ellos están los fotomultiplicadores y los tubos de intensificadores
de imagen, los amplificadores magnéticos, los tubos de ondas progresivas y los MASER
(Microwave Amplification by Stimulated Emission Radiation).

Ignacio Franco Torres (2005-2006) Página 7 de 7