Vous êtes sur la page 1sur 12

1

DERECHO PROCESAL II (PENAL)

NOMBRE: FERNANDO ARDAYA REYES


UNIVERSIDAD PRIVADA DOMINGO SAVIO
ASIGNATURA: DERECHO PROCESAL II (PENAL)
DOCENTE FACILITADOR: Dr. ANDRES J. QUEIROLO ROCHA
FECHA DE PRESENTACION: VIERNES 21 DE JULIO DE 2016
FECHA DE ENTREGA: MIÉRCOLES, 27 DE JULIO DE 2016, 23:00
HORARIO: SABADO 15.00-19.00 PM AULA B5

EL ALMA DE LA TOGA
RESUMEN Y ANÁLISIS DE LA OBRA DE ÁNGEL OSSORIO

INTRODUCCIÓN

En este trabajo final, de la asignatura: Derecho Procesal II (Penal) se resume


un breve análisis, de cada uno de los capítulos del libro el ALMA DE LA TOGA de
Ángel Osorio. Libro que trata, sobre cómo debe de conducirse y desarrollar sus
actividades el profesional abogado; que si bien ejerce una profesión humanista con
altos valores éticos como la justicia, la equidad, la lealtad, la verdad y la seguridad
jurídica, induce a que no caigamos, presa de nuestras bajas pasiones egoístas de
amasar fortunas a costa de someter nuestra ética profesional a actos reñidos con la
ley.

Nos compromete a que nos dediquemos a ser realmente abogados idóneos,


honestos y comprometidos ante todo con la justica. Al mismo tiempo insiste en
guiar a los nuevos jóvenes que están incursionando la carrera de Derecho, a
conducirse con rectitud de conciencia.

QUIEN ES ABOGADO

El autor, considera que la abogacía no es una consagración académica, mas al


contrario sostiene que solo es la materialización de una meta profesional. Es
categórico al afirmar que el título universitario ,que expiden las Universidades del
sistema no es de "abogado", sino de licenciado en derecho , lo que significa que
para poder ejercer la profesión de abogado, el legista debe actuar con idoneidad y
dedicar su tiempo a dar consejos jurídicos y pedir justicia en los tribunales .El
abogados se hace ejerciendo su profesión de manera honorable y
permanente, aprendiendo las lecciones del día a día, ejerciendo su profesión con

UNIVERSIDAD PRIVADA DOMINGO SAVIO


2
DERECHO PROCESAL II (PENAL)

honradez, ese es el verdadero abogado aduce. Delo contrario serán solamente


licenciados en derecho, pero nada más.

LA FUERZA INTERIOR

En nuestro ser , sostiene el autor, se halla la fuerza interior que controla nuestras
emociones y decisiones para actuar en justicia. Menciona, que el abogado debe,
ser consciente de aquella fuerza interior, que ha de hacerle superior a su
medio ambiente; y en cuanto le asalten las dudas de su idoneidad en el
ejercicio de la abogacía, deberá cambiar de oficio, antes de anteponer sus
intereses propios.

Para lograr nuestros objetivos advierte, que hay que superar obstáculos,
señalamientos errados por nuestro actuar y otras cosas buenas o malas, que nos
sucederán en la vida y que requerirán de nuestra fortaleza interior y confianza en
nosotros mismos en nuestras capacidades ,sin importar cuan dura sean las críticas
y los problemas .Solo así, saldremos adelante y seremos abogados exitosos.

LA SENSACION DE LA JUSTICIA

Suigeneris, valoración que hace el autor, al interpretar la sensación de la justicia,


que los seres humanos experimentamos en el día a día. Sustenta la idea de que el
ser Abogado no es saber el Derecho solamente, sino conocer la vida. El autor,
puntualiza esta cuestión. Será Abogado; quien mantenga una actitud de previsión,
serenidad, amplitud de miras y de sentimientos para advertirlo, así como el que
tenga la intuición y la capacidad de afrontar y resolver de manera amplia cualquier
situación de la cotidianidad sabrá alcanzar esa sensación de justicia.

Osorio, cree que la justicia no es fruto del estudio, sino de una sensación y
nos manifiesta, que procuremos ,no actuar tan apegados a las leyes, si no,
que usemos lo que nosotros tenemos conceptualizado como bueno,
equitativo, prudente, cordial y sobre todo justo. Refiere que se aprende a leer
con imágenes y se aprende la vida con hechos.

LA MORAL DEL ABOGADO

Si bien el profesional en Derecho, debe tener una moral intachable, el estigma de


hoy en día, es que nuestra profesión, nos ha dado la fama de que los que

UNIVERSIDAD PRIVADA DOMINGO SAVIO


3
DERECHO PROCESAL II (PENAL)

ejercemos la abogacía, somos unos inmorales; pues sabemos que la verdad no es


esa.

El abogado deberá ser uno de los profesionales más moralistas, sobre todo, cuando
acepte la defensa de un cliente; será porque estima, aunque sea
equivocadamente, que la pretensión de su tutelado es justa, y en tal caso al
triunfar el cliente triunfa la justicia. Si bien reconocemos que el concepto de la
moral en nuestra profesión esta prostituido a causa de malos abogados, tenemos
que decir que la moral del abogado , esta expresada en la rectitud de
conciencia de quien la ejerce.

LA CHICANA

En el derecho, siempre habrán cosas que parecen malas, pero que se hacen para
bien y algunas que parecen buenas , pero que se hacen para mal, todo depende de
nuestro criterio, pero algo debe quedar claro, todo lo que se haga en esta noble
profesión de abogado, deberá ser en pro de buscar la justicia.

En el ejercicio de la abogacía, se recurre muchas veces con trabas jurídicas ; una


de ellas es la llamada chicana jurídica ,que es una forma de retrasar el
proceso de un caso, el dilema es ¿será buena o mala?

LA SENSIBILIDAD

Sostiene el autor de la obra, que en la defensa de un caso, el abogado deberá


mantener en todo momento, la calma y la cordura; que la pasión desenfrenada y la
ansiedad de obrar; como comanditarios del interés que defendamos, no está bien
refiere. Censura que el abogado en su actuar, no puede ser ni frío de alma, ni
emocionable. Nos aconseja a obrar con sabiduría, templanza, a proceder con
mesura, hacer lo que la moral y la ley mandan. En la defensa del interés del cliente
manifiesta que se debe proceder con serena austeridad, no participar de la
ofuscación de su defendido.

Debemos dar seguridad a nuestros clientes, entender lo que sienten ellos, pero
nunca dejar, que lo que les sucede a ellos nos aflija. Sus sentimientos, no
pueden ser vulnerados por ninguna situación que afecte su
profesionalismo.

UNIVERSIDAD PRIVADA DOMINGO SAVIO


4
DERECHO PROCESAL II (PENAL)

EL SECRETO PROFESIONAL

Es algo que el abogado, debe guardar con recelo, ya que su cliente le cuenta
su problema, confiando en su discreción y profesionalismo, se puede revelar un
secreto para salvar de la cárcel a un inocente, pero nunca para lucrar o
simplemente, comentarlo en tono de burla ;pues eso nos deja en entre dicho como
profesionales y no es nada ético.

EL DESDOBLAMIENTO PSIQUICO

El desdoblamiento psíquico no significa que como abogados dejamos de ser


nosotros mismos, para transformarnos en nuestros clientes. Osorio, encuentra
plausible, renunciar a los intereses propios, al bienestar, al goce, para
entregarse al bien del otro. Eso es sustancial en la abogacía. Defender sin
anteponer el interés propio de cuanto cobrar, defender a quien le ofendió, defender
a costa de perder amigos y protectores, afrontando la injuria y la impopularidad.

En esta disposición del ánimo está la esencia misma de la abogacía.

LA INDEPENDENCIA

Un abogado depende de sí y obedece solo a la ley y a su consciencia, actúa


bajo su propia convicción, pues es dueño de su libertad, que le proporciona
el ejercicio de su profesión.
Hablando de independencia en el sentido de libertad, el hombre es libre, en toda la
extensión de la palabra, refiere Osorio. Nosotros como abogados gozamos de ella
en casi todo el sentido de la palabra. A nadie da cuenta de sus opiniones, de sus
palabras ni de sus actos. El Abogado no depende más que de sí mismo.

EL TRABAJO

El trabajo no sólo deberá ser un modo de ganarse la vida, sino la válvula para la
expansión de los anhelos espirituales, el trabajo es liberación, exaltación,
engrandecimiento. El abogado deberá determinar sus horas de trabajo en
función a su carga laboral y diligencias que deberá desarrollar en la
jornada. Con la cabeza despejada ordenara sus ideas, y dispondrá del tiempo
suficiente, para el estudio responsable de sus casos, solo así con la planificación

UNIVERSIDAD PRIVADA DOMINGO SAVIO


5
DERECHO PROCESAL II (PENAL)

ordenada de su trabajo, definirá sus estrategias en la defensa y sustanciación, en


las audiencias, disponiendo de los distintos recursos jurídicos que la ley penal
prevé, y que le faculta hacer usos en su calidad de abogado .

LA PALABRA

Los hechos tiene en si, más fuerza que las palabras; pero sin las palabras previas
los hechos no se producirían.

Ángel Osorio, hace mucho énfasis en que el abogado, debe tener un buen
repertorio de palabras en su oratoria jurídica. La palabra debe ser utilizada ,lo
más eficazmente posible sostiene , para que el juez, al cual nos dirigimos,
nos preste la atención debida y no se aburra con nuestros argumentos
inconsistente, porque ya ha escuchado tantos , que si este no es conciso,
haciendo un uso correcto del léxico y expresado en un lenguaje sencillo, de lo que
le planteamos y cuál es el petitorio que exigimos en derecho , no existirá la
posibilidad que nos escuche, ya que una vez que un juez cansado que agacha la
cabeza, ya no escucha lo que se le transmite.

Esto es, precisamente lo que el autor del Alma de la Toga, aconseja, para que los
abogados litigantes practiquen en las audiencias de los tribunales y así logren
captar la atención de los jueces.

ELOGIO DE LA CORDIALIDAD

En este punto el autor, expone los pensamientos de desconfianza que pasan por
las mentes de los abogados y los jueces. De cómo se tiene ya la mala y errónea
idea de que el juez hace favoritismos y el abogado miente.
Bueno sería que ambas partes actúen dejando a un lado tanta suspicacia, y
en vez de tanto desaire ,fueran más cordiales entre sí, ya que esto le haría
un bien a la justicia.

ESTILO FORENSE

Un buen abogado debe amar lo que hace. Es necesario sentir esa pasión por la
Justicia y por querer hacer justicia . Ángel Osorio, eso es lo que hace del
abogado un verdadero defensor de la sociedad.

UNIVERSIDAD PRIVADA DOMINGO SAVIO


6
DERECHO PROCESAL II (PENAL)

El abogado debe ser un artista, prepararse hasta lograr perfeccionar el arte de la


escritura y la oratoria. Aparte de esto también necesita adecuar otras habilidades
como narrador, historiador, novelista, psicólogo, dramaturgo entre otras más.
Deberá ser capaz, de inducir al juez, a tomar una decisión que favorezca a su
cliente, si caer en el adulo, como tampoco en ser tan pedante y querer darle una
cátedra de derecho procesal al Juez de la causa.

CONCEPTOS ARCAICOS

A veces sostiene el autor, que se debe aplicar justicia por intuición, eso no
es del todo malo refiere. En cuanto los conceptos arcaicos, a veces los jueces
usan conceptos antiguos como: si no está escrito no es ley o la ley establece esto ,
considerando que algunas leyes, que se sancionaron hace 20 años y no se han
modificados sustancialmente en función a las necesidades de su operatividad,
siguen vigentes ,lo cual entorpece y retrasan los procesos con este tipo de
formalismos innecesarios sin tomar conciencia de la evolución que ha tenido el
derecho, y es aquí que vale una reflexión; cuando los jueces y abogados entiendan
eso la justicia ,se aplicara de manera más efectiva lo cual significaría un avance en
la sociedad.

El Derecho positivo, al igual que muchas otras ciencias, han evolucionado a través
de los siglos, desde la época de Justiniano en la antigua Roma.

EL ARTE Y LA ABOGACIA

El abogado es considerado un artista en su máxima expresión. El utiliza la


palabra escrita y hablada que es la expresión artística más grande y sublime de la
humanidad, la más elevada y artística manifestación del pensamiento. No existe
antagonismo entre el Arte y la Abogacía.

LA CLASE

Osorio, nos manifiesta que cuando habla de clases, no está afirmando que existan
niveles de superioridad o algo por el estilo entre las personas, sino que es evidente,
que hay cierta diferenciación ,en el actuar y en la forma, cómo cada
persona realiza sus actividades profesionales y deberes sociales. Haciendo
referencia a la idea equivocada de que los abogados viven en constantes peleas,

UNIVERSIDAD PRIVADA DOMINGO SAVIO


7
DERECHO PROCESAL II (PENAL)

con todo el mundo y esto no es así, a pesar de que hay cierto desdén hacia los
abogados, elegantemente disimulados por el común de las personas.

CÓMO SE HACE UN DESPACHO.

El autor, nos dice que en verdad tiene sus dificultades, el asociarse con otros
abogados para formar un despacho, por las posibles diferencias de opiniones y por
la división del rédito profesional en un juicio; si a final de cuentas es solo uno de
los abogados del bufete, el que se involucra. Me parece correcto su razonamiento,
pero cuando se tiene previsto desarrollar un proyecto de gran envergadura, como
la conformación de un consorcio o bufete de abogados, con un variado portafolio de
servicios, considero y sostengo que la sociedad, con otros profesionales del derecho
y de otras profesiones, será necesaria; solo será de interés tomar en cuenta, que a
la hora de asociarnos, debemos de elegir a personas, que compartan nuestros
mismos ideales e intereses.

En cuanto al anuncio, para hacer conocer nuestras capacidades y habilidades como


abogados, si el mismo no menoscaba las capacidades de otros colegas del gremio,
no tiene nada de malo en realizarlo, mas al contrario para triunfar en una profesión
cualquiera, está en saber vender, lo que hacemos con un buen marketing personal.

Ángel Osorio, relaciona la asociación y el anuncio en su obra, El Alma de la


Toga, como los medios más convenientes, para conformar un despacho y
darse a conocer en el ejercicio libre de la abogacía.

ESPECIALISTAS.

Este punto ,se lo puede interpretar como las características y capacidades que debe
reunir el profesional abogado. Pues, no solo basta interpretar la ley y ser hábil en
aplicar los recursos idóneos que dispone la norma o tener una excelente oratoria
jurídica. El autor va más allá y refiere que, un abogado debe saber de todo. Tener
conocimiento de todos los aspectos que constituyen el campo de la abogacía, eso
es precisamente lo que nos conduce a ser abogados completos.

No se puede ser especialista en una sola área, porque en la abogacía como


en muchas otras profesiones, en un solo caso, gran parte de las veces, se
necesita de varias materias del Derecho.

UNIVERSIDAD PRIVADA DOMINGO SAVIO


8
DERECHO PROCESAL II (PENAL)

LA HIPERBOLE.

Entiendo que el autor, puntualiza una verdad reiterativa que se oyen


frecuentemente en los estrados judiciales, cuando el abogado tiende a exagerar
las cosas, con el fin de llamar la atención, considera que todo esto, debe ser
evitado; no es necesario exagerar la verdad, esta fluirá y prevalecerá, en el
transcurso del proceso, si empleamos en la defensa legal del cliente, un buen
argumento de hecho y de derecho, para buscar la verdad material de los hechos.
Ten fe en la razón, que es lo que en general prevalece

LIBERTAD DE DEFENSA.

El imputado de la comisión de un delito, debe ser libre para intervenir en todos los
actos del proceso que incorporen elementos de prueba y a formular las peticiones y
observaciones que considere oportunas, salvo en los casos en que esa libertad
puede dañar al derecho de las otras partes o al interés público. Así lo establece
nuestro Código de Procedimiento Penal en Bolivia.

Para el ciudadano, dice el autor, es vejatorio que le obliguen a decir por boca ajena
lo que podría expresar con la propia, y que por pedir justicia y hacer valer sus
derechos se tenga que recurrir a un (Abogado). Particularmente yo considero, que
no cualquier persona tiene los conocimientos de las leyes que tiene un abogado, y
no solo eso, sino cómo darle el correcto uso en los estrados judiciales Para eso
están los abogados.

EL AMIANTO

Este capítulo de la obra de Osorio, nos motiva al debate, sobre el papel de


abogado como tal y su compatibilidad con otras actividades, sean estas en el
mismo rubro o en otras diferentes. Es factible llevar adelante ambas
actividades????. Particularmente, no acepto la idea de que un Abogado Penalista,
no pueda asesorar en cuestiones Civiles y Comerciales, o ser un empresario, tener
acciones en una compañía y ser asesor en la misma.

El abogado tiene la misión para ejercer la defensa jurídica de las personas, que
requieran de sus servicios ,para que se aplique la ley, la justicia y no se le violen
sus derechos y obligaciones en la sociedad; sin embargo, no por eso, el abogado

UNIVERSIDAD PRIVADA DOMINGO SAVIO


9
DERECHO PROCESAL II (PENAL)

como cualquier otro mortal, no pueda ser un hombre de negocios o desarrolle otra
actividad.

LOS PASANTES

Cuando somos pasante ,ya en lo ultimo de nuestra carrera ,nos damos


cuenta que la realidad en el ejercicio de la abogacía es otra. Podemos ver
cómo funciona realmente la verdadera abogacía, no porque los principios en el
EJERCICIO DE LA FUNCIÓN JUDICIAL, hayan cambiado sino más bien, como la
ejercen y la corrompen malos abogados . En la Universidad aprendemos muchísimo
sobre la abogacía, pero es solo en teoría, en la práctica muchas cosas pueden
variar. Hay buenos abogados, que le piden al pasante su opinión con respecto a un
caso y como procederían; eso es bueno, dice mucho del profesional, pero otros que
se hacen llamar abogados, solo se limitan a criticar la capacidad del pasante y a
inducirlo a que, como abogado debe defender solamente al que le pague sin
importar lo demás, lo cual no debería de ser así.

Por eso vemos que muchas personas que estudiaron derecho y fueron pasantes,
abandonaron la abogacía, después de haber visto cómo funciona el bufete.

LA DEFENSA DE LOS POBRES

El reprochable como el Estado en Bolivia, no asiste al ciudadano que


necesita de un abogado de oficio para su defensa legal, desde el primer
momento que este es notificado por la comisión de un delito y no a horas
cuando este, deberá ser presentado ante el Juez para la imposición de
medidas de seguridad o cautelares. Definitivamente este ciudadano será
conducido al penal preventivamente, puesto que su abogado de oficio, ni siquiera
tendrá el tiempo suficiente para leer el expediente, mucho menos planificar una
defensa adecuada.

En Bolivia se estila, que la defensa pública de oficio (asistencia legal pública y


gratuita del estado), sea ejercida durante un año sin goce de haber, por
profesionales abogados junior, previo sorteo que hace el ministerio de justicia,
entre los registrados, antes de minístrale juramento de ley y entrega de
credenciales, que los habilita en el ejercicio libre de la profesión. Esta defensa legal
de oficio que brinda el estado para aquellas personas imputadas por un delito, que
no tienen los recursos necesarios para afrontar su defensa técnica en un juicio, es

UNIVERSIDAD PRIVADA DOMINGO SAVIO


10
DERECHO PROCESAL II (PENAL)

discriminatoria, ya que también considero que deberían estar incluidos, abogados


de renombre con especialidad y experiencia.

LA TOGA

Ángel Osorio, se refiere a la simbología de la toga en los juicios. Tiene para el que
la lleva, dos significados: freno e ilusión; y para el que la contempla, significa
diferenciación y respeto. La imagen de quien porta la toga es de alguien bueno y
sabio.

Según el autor, el significado de la toga es freno, porque cohíbe la libertad


en lo que pudiera tener de licenciosa. Es ilusión, por nuestra función. Por
nuestro valer. Por nuestra significación.

LA MUJER EN EL BUFETE

Este capítulo a mi criterio, tiene poca relevancia para esta época ,donde la mujer
ha logrado conseguir un sitial respetado dentro de la sociedad, ya que ha logrado
superar sesgos machistas fuertemente arraigados en ciertas culturas, que la
discriminaron y confinaron solo al papel de procreadoras y crianza de los hijos.
Actualmente la podemos ver en la faceta de profesional, autoridad pública y hasta
de generala de las FF.AA.

La mujer es un ser excepcional, aparte de ser nuestra pareja, en nuestra


mejor consejera en nuestros casos. Por eso el autor, recomienda al Abogado
tener mucha comunicación con su mujer.

HACIA UNA JUSTICIA PATRIARCAL

Un buen procedimiento judicial, debe ser sustanciado por medio de la


palabra ,aplicando los principios de oralidad, publicidad, sencillez y
eficacia.
Al hombre le fue dada la palabra para que, mediante ella se entendiera con sus
semejantes. El procedimiento oral es imprescindible para la publicidad. Lo
sustancial es que hablen a los jueces las partes o sus abogados. El Juez o
Magistrado que reciben los autos, los deben estudiar para emitir sus resoluciones
o simplemente, leerlos bien o mal o no leerlos. Puede entender todas las razones
que le expongamos en la sustanciación de nuestra defensa o no entenderla, todo

UNIVERSIDAD PRIVADA DOMINGO SAVIO


11
DERECHO PROCESAL II (PENAL)

dependerá de la eficacia con que le ilustremos la verdad material de los hechos y


lo conciso de nuestros argumentos de hecho y de derecho que le manifestemos y el
petitorio que le hagamos.

LA ABOGACÍA Y LA POLÍTICA.

Ángel Osorio. No es común que un político quiera ser abogado, pero si es


muy común, que muchos abogados quiera ser políticos. Y es de lo más
natural, puesto que, es una de las cosas a la que todo abogado está
llamado.

En Bolivia, la gran mayoría de los que ejercen la política hoy en día no son
Abogados, ni siquiera Licenciados en Derecho o profesionales, ni mucho menos
Bachiller en Humanidades. En mi opinión muy personal, me parece que para ejercer
un cargo público tan importante como Diputado, Senador y/o ministros de Estados
por ejemplo, deberían ser abogados o profesionales destacados, con experiencias
en el manejo del estado, conocedores de la C.P.E. las leyes de la Republica y de
sus instituciones, comprometidos con sus principios, valores y sobre sobre todo
estar dispuesto a servir a los demás y no al revés.

DECALOGO DEL ABOGADO

1º. No pases por encima de un estado de tu conciencia.


2º. No afectes una convicción que no tengas.
3º. No te rindas ante la popularidad, ni adules a la tiranía.
4º. Piensa siempre que tú eres para el cliente y no el cliente para ti.
5º. No procures nunca en los tribunales ser más que los magistrados, pero no
consientas ser menos.
6º. Ten fe en la razón, que es lo que en general prevalece.
7º. Pon la moral por encima de las leyes.
8º. Aprecia como el mejor de los textos, al sentido común.
9º. Procura la paz como el mayor de los triunfos.
10º. Busca siempre la justicia por el cambio de la sinceridad y sin otras armas que
las de tu saber.

UNIVERSIDAD PRIVADA DOMINGO SAVIO


12
DERECHO PROCESAL II (PENAL)

CONCLUSIONES

Realmente toda una obra, digna de reconocimiento El Alma de la Toga de Ángel


Osorio, por la sencillez de su lectura y exposición de su contenido, sobre cómo debe
ejercerse la abogacía con pasión, ética profesional , justicia, imparcialidad,
idoneidad, honestidad; aspecto que deben resaltar en el profesional abogado, en el
ejercicio de esta profesión humanista y digna. ; y que son precisamente estas
cualidades, las que se deben inculcar, en las universidades a las nuevas
generaciones de abogados.

A pesar de ser una obra tan antigua que data del siglo XX, mas propiamente del
año 1919, adquiere actualidad, al tocar aspectos negativos en el mal
ejercicio de la abogacía, que de alguna manera han logrado estigmatizar esta
digna profesión . El autor, no se limita sólo a ver cómo se realizan esos actos, sino
que busca emitir un juicio sobre estos, que permitan determinar si un acto, ha sido
éticamente bueno o éticamente malo.

Sera, importante, de todas maneras, que los colegios de abogados del país,
fomenten y pongan en práctica las normas deontológicas, que regulan nuestra
actividad en el medio, a fin de que las mismas dejen de ser letra muerta y se
conviertan en una exigencia para ejercer la abogacía.

Finalmente estimado Dr. Queirolo y agradeciéndole de antemano, en molestarse en


leer mi resumen en inextenso , de esta interesante obra literaria de contenido
ético-jurídico, y el comportamiento humano ,en el ejercicio de la abogacía, solo
puedo expresarle, tengamos fe en la razón, que es lo que en general prevalece.

FERNANDO ARDAYA REYES

C.I: 2989198 SCZ

UNIVERSIDAD PRIVADA DOMINGO SAVIO