Vous êtes sur la page 1sur 5

Introducción

¿Por qué conservar?

Existen muchas razones para conservar nuestra riqueza natural.

Económica. Cuando el capital natural se deteriora perdemos valor y opciones. El


capital natural es el stock de ecosistemas naturales que proporciona un flujo de
valiosos bienes y servicios del ecosistema hacia el futuro. Por mucho tiempo hemos
disfrutado gratis de los productos de la naturaleza, ahora conocidos como “servicios
ambientales”, como el oxígeno, el agua limpia, el suelo fértil, la polinización de flores
que resulta en la producción de frutos, entre otros muchos. Sin embargo, no les
hemos dado el valor necesario, hasta ahora que empiezan a ser escasos. En el
lenguaje de los economistas, hemos externalizado los costos.

Ética. Ésta es una razón tan importante o más que


la primera. Todas las especies tienen derecho a
permanecer en el planeta. La gran mayoría
estaban aquí antes que el ser humano. De hecho,
nosotros somos los únicos que tenemos la
capacidad de darnos cuenta del estado del
planeta, de los ecosistemas y de las especies y
tenemos la responsabilidad de asegurar su
existencia.

Ecológica. La conservación mantiene las funciones ecológicas de los ecosistemas.


El llamado “desequilibrio ecológico” es la afectación de las relaciones funcionales
entre las especies de un ecosistema.
Estética. Una gran cantidad de especies enriquecen nuestra vida con sus formas,
texturas, colores, olores, comportamientos. Los bosques, selvas, estuarios y ríos,
en buen estado de conservación, proporcionan satisfacción a nuestra necesidad de
belleza.
Espiritual. Para muchas civilizaciones y
personas, las plantas y animales y los
fenómenos naturales tienen significado
religioso. El sol es el generador de vida en el
planeta y transmite su energía a los organismos
vivos. En las culturas mexicanas
constantemente encontramos que los
fenómenos naturales, y los seres vivos forman
parte integral de la cosmovisión.
En 1995 se fundó la Alianza de Religiones y
Conservación un grupo secular que apoya a las
religiones del mundo a desarrollar sus
programas ambientales.

Científica. La naturaleza es una biblioteca que hemos ido descifrando a través de


los siglos. El entendimiento científico nos ha proporcionado innumerables
beneficios que van desde productos medicinales hasta una visión holística del lugar
del hombre en la naturaleza.
Conclusión

México es un país megadiverso; sin embargo, el diagnóstico del estado de su


biodiversidad es aún insuficiente y los inventarios bien estructurados incluyen sólo
algunos grupos biológicos. Así, el quehacer taxonómico y de inventariado aún tiene
un campo de desarrollo amplio en nuestro país.

La biodiversidad mexicana, como la del planeta, se encuentra en peligro por


diferentes amenazas a la naturaleza, y como se puede observar en los registros de las
Listas Rojas mundiales, México es uno de los países con los números más altos de
especies en alguna categoría de amenaza. Asimismo, la situación de las especies no
es muy clara, y aun cuando existen leyes que estipulan la protección de la biota, éstas
no son debidamente acatadas. Por lo anterior, se han realizado numerosas reuniones
internacionales y nacionales para tratar el tema de la conservación de la
biodiversidad y se han llevado a cabo esfuerzos valiosos para lograr estudios acerca
del estado de la misma. Sin embargo, estos casos no han tenido continuidad, lo que
ha dificultado el progreso en el aumento del conocimiento acerca de nuestros
recursos naturales, ya que este conocimiento es precisamente la base para lograr la
implementación de acciones de protección y conservación.
El quehacer en divulgación científica en México avanza con éxito, aunque a paso
lento, día con día. Cada vez se realiza un número mayor de campañas de radio y
televisión sobre el estado y la conservación de algunas áreas naturales, de parques
nacionales y de ciertas especies. No obstante, a pesar de dichas campañas, la idea de
conservación sigue siendo mayoritariamente con fines estéticos o apelando a
sentimientos de pérdida de especies que son agradables o que resultan tiernas para
el humano. Por esta razón es necesario incrementar la información de la riqueza
biológica de nuestro país por medio de la mayor difusión de acervos como las
colecciones, y del intercambio de sus bases de datos. Esto permitirá hacer uso de
dicha información para establecer planes de acción que logren una relación estrecha
entre la comunidad científica y la sociedad, facilitando un mayor acercamiento y
comprensión de la naturaleza que nos rodea dentro del contexto de la conservación.
La difusión de la información y la participación de la sociedad resultan vitales para
el futuro de la biota tanto del país como del mundo entero.