Vous êtes sur la page 1sur 12

NIVELES DE AUTOESTIMA

1.1 Niveles de autoestima

Uno de los estudios clásicos acerca de la autoestima fue realizada por Stanley
Coopersmith en 1967, quien trabajo con una muestra de 1947 niños de diez años
(instrumentos de medición cuantitativa de la autoestima), en esos estudios determino
04 factores altamente significativos para la autoestima:
- La aceptación, preocupación y respeto recibidos por las personas y la significación
que ellos tuvieron.
- La historia de éxitos y la posición (status) que la persona tiene en la comunidad.
- La interpretación que las personas hacer de sus experiencias; como estas
experiencias son modificadas por las aspiraciones y valores que ellas tienen.
- La manera que tiene las personas a responder a la evaluación.
Desde los estudios realizados por Coopersmith en las décadas de 50, 60 y 70 del
siglo pasado; diversos autores han investigado las diferentes características de las
personas con diferentes niveles de autoestima, clasificándoles en autoestima alta y
baja:

1.1.1 Que es la autoestima alta?

Fernández (1995, citado Melosevich & Palacios, 2003), afirma que “una alta
autoestima se obtiene a través de los buenos contactos con las personas
significativas; como la familia, amigos y compañeros de trabajo”.

Branden (1996, citado Verdusco et.al., 2004), afirma que una autoestima elevada se
puede comprender como la suma integrada de la confianza en sí mismo. Significa
sentirse competente para vivir y merecer la felicidad.

Melendo (2005, citado por León, 2005), las características evidénciales de una buena
autoestima es verificado a través de las actitudes positivas y negativas del individuo:
sentirse orgulloso de los triunfos alcanzados el afrontarse con optimismo a nuevas
metas y el tener alto concepto de sí mismo. Tienden a adoptar una actitud de respeto
no sólo con ellos mismos sino con el resto.
De los conceptos generados y descritos podemos determinar que la autoestima alta
se define como la valoración que tienes sobre ti mismo, significando que se tiene una
autoimagen positiva de sí mismo.

Dentro de la autoestima alta, también está la aceptación frente a lo que puedes hacer
o podrías mejorar.

La autoestima se cosecha desde niños. El apoyo que se recibe en tu casa, centro de


estudios y la relación con otras personas condicionan la autoestima en niños,
considerando ello se tendrá mayores posibilidades de ser una persona con
autoestima alta.

1.1.2 Características de la persona con alta autoestima

Una persona con alta autoestima, se conoce y se conecta con su interior desde el
amor, la aceptación, y el respeto; es consciente de sus cambios y desarrolla y
fortalece sus capacidades y potencialidades. Con certeza, se mantendrá siempre en
constante superación guiada por el optimismo, la actitud positiva y una elevada
confianza en sí mismo.

El aprender a quererte a ti mismo es muy importante ya que esto te marcara en


muchas facetas de la vida. Una persona con alta autoestima siempre se atreverá a
nuevos desafíos y no dejara que otras personas lo afecten negativamente.

1. Se aman, valoran, aprueban y respetan a sí mismas.

2. Creen y Confían en sí mismas. Tienen seguridad y así lo expresan. Se sienten bien


consigo mismas.

3. Son capaces de reconocer sus propios logros. Se sienten orgullosos de sus éxitos.

4. Se sienten capacitados para afrontar los retos, y obstáculos que la vida trae
consigo. Los afrontan con optimismo.

5. Se valen por sí mismas para atender las tareas cotidianas y piden ayuda cuando
lo consideran necesario.
6. Superan los fracasos, viven el duelo y el proceso respectivo. Continuando
fortalecidos y con nuevas herramientas.

7. Conocen sus fortalezas, trabajan sobre sus debilidades y reconocen sus errores.

8. Tienen la certeza que merecen lo mejor de la vida y trabajan para ello.

9. Crean y buscan las condiciones para cumplir sus objetivos, sus metas y sueños.

10. Aceptan las circunstancias que no pueden cambiar y trabajan en el cambio de las
que si pueden.

11. Agradecen a diario y reconocen como bendiciones todo lo que les ocurre en sus
vidas.

12. Cuidan su salud física y mental, así como su imagen corporal.

13. Identifican sus talentos y los hacen valer.

14. Expresan su posición ante los acontecimientos propios del ámbito en los cuales
se desenvuelven.

15. Participan en actividades con personas desconocidas. Sienten que tienen ideas
que aportar y que recibir, de las personas con las cuales interactúan.

16. Son creativos y originales. Se interesan por realizar y aprender tareas y


actividades nuevas.

17. Aceptan y le dan la bienvenida a los cambios con optimismo y los ven como
nuevas oportunidades. Son flexibles y se adaptan con facilidad.

18. Están dispuestos a colaborar con los demás. Asumen responsabilidades.

19. Disfrutan de la vida a plenitud, valorando los pequeños detalles.

20. Tienen habilidad para perdonarse y perdonar.

21. Son capaces de tener intimidad en sus relaciones y de mostrar sus sentimientos.

22. Gozan de una actitud positiva.


23. Dan la cara y asumen de manera directa y personal sus equivocaciones. Se
sienten responsables de sus actos.

24. Defienden su posición ante los demás, de forma asertiva.

25. Luchan por alcanzar lo que quieren. Son líderes naturales.

1.1.3 Factores que favorecen la autoestima

Según, Gloria Marsellach Umbert en su artículo “La autoestima”, marca las pautas
para que la persona sea el mejor amigo de sí mismo, para ello debe concederse:

a) Aceptación; hay que identificar y aceptar nuestras cualidades y defectos.


b) Ayuda; debemos planear objetivos realistas.
c) Tiempo; hay que sacar tiempo regularmente para estar solos con nuestros
pensamientos y sentimientos. Debemos aprender a disfrutar de nuestra propia
compañía.
d) Credibilidad; prestemos atención a nuestros pensamientos y sentimientos.
Hagamos aquello que nos hace sentir felices y satisfechos.
e) Ánimos; tomemos un actitud de “puedo hacerlo”.
f) Respeto; no tratemos de ser alguien más. Hay que estar orgullosos de ser quien
somos.
g) Aprecio; hay que premiarse por los logros, los pequeños y los grandes.
Recodemos que las experiencias son únicamente nuestras.
h) Amor; aprendamos a querer a la persona tan única que somos. Aceptamos
nuestros éxitos y fallos.

Asimismo, de acuerdo a varias investigaciones los factores determinantes para


desarrollar una autoestima:

- Aceptación del niño y niña con sus cualidades y defectos.


- Respeto por sus intereses.
- Limites muy claros y consistentes en la familia.
- Apoyo a sus decisiones para que llegue a conseguir sus metas.
- Comunicación y relación con la familia y seres cercanos.
Los sentimientos positivos solo pueden florecer en un ambiente donde se toman en
cuenta las diferencias individuales, se toleran los errores, la comunicación es abierta y
las reglas son flexibles. La persona con alta autoestima puede sobrevivir muchos
fracasos, teniendo como fuentes:

a) Primera fuente : Los padres


Algunos de los autores psicoanalíticos hacen hincapié en la importancia de la figura
materna a la hora de establecer en el niño los primeros sentimientos de sentirse
rechazado o aceptado.
En cuanto a la observación de modelos, hay estudios en los que se establece una
correlación significativa entre la autoevaluación del propio padre y la autoestima
del niño. Lo que lleva a pensar que en el niño tienen más efecto los juicios de su
padre sobre su conducta que la propia observación del modelo del padre.
Por lo tanto el niño adquiere unos juicios positivos o negativos sobre sí mismo,
dependiendo de las alabanzas o recriminaciones que viene de los padres.

b) Segunda fuente : La sociedad en general


Se refiere al papel ejercido por los otros, sean compañeros del sujeto, profesores,
o la sociedad en general, representada por alguien significativo para el sujeto.
Después de que un niño a formado sus primeras valoraciones y juicios de sí mismo
por medio de sus padres, empieza a tener en cuenta progresivamente, a medida
que va socializándose, la opinión de los que le rodean en diferentes situaciones.
(Rojas, 2001). Afirma que la influencia de los otros significativos es tan considerable
que determinan los atributos y cualidades que el niño debe poseer. Esta imposición
familiar y social contribuye a moldear unas características de personalidad y unos
valores que el adulto asume como propiamente suyos, aunque su adquisición en el
niño haya sido "forzada" y condicionada desde el exterior.

1.1.4 Construcción de la autoestima

La importancia de la construcción de la autoestima es finalmente la valoración positiva


y negativa que uno mismo.
Esta se construye a partir de las personas que nos rodean, de las experiencias,
vivencias y sentimientos que se producen durante todas las etapas de la vida.

Cada uno debe describir en su interior, lo mejor de su personalidad. Mientras más se


trate con dignidad y atención y se sienta amado, mejor autoconcepto tendrá.

La autoestima es una necesidad psicológica muy importante, ya que nuestra vida y


nuestro bienestar dependen de una conducta adecuada de la mente. Si tenemos una
autoestima alta, quiere decir que toda nuestra conducta marchara de manera
adecuada, sin caer en un estado de depresión y autodestrucción.

Nathael Branden con más de cuatro décadas de estudio le han permitido identificar
seis prácticas como las esenciales para la construcción de la autoestima, consideradas
como los seis pilares:

a) La práctica de vivir conscientemente: Es importante el respeto por los hechos,


estar presente y consiente en lo que se está haciendo en el momento de hacerlo.
Vivir de manera consciente significa intentar ser conscientes de todo lo que tiene
que ver con nuestras acciones, propósitos, valores y metas. Implica vivir al máximo
de nuestras capacidades, sean cuales sean, y comportarnos de acuerdo con lo
que vemos y conocemos; es más que el solo ver y conocer significa actuar sobre
lo que vemos y conocemos. No es necesario que nos tenga que gustar lo que
vemos, basta con reconocer su existencia, y también aquello que no existe.
Si no aportamos un nivel adecuado de conciencia a nuestras actividades, si no
vivimos de manera consiente, el precio por ello es un mermado sentido de eficacia
personal y de respeto a uno mismos. Nuestra mente e nuestro instrumento básico
de supervivencia, si se traiciona esta, se resiente la autoestima.

b) La práctica de la aceptación de si mismo: El deseo de poseer, experimentar y


hacerse responsable de los propios pensamientos, sentimientos y acciones sin
evadirse, negarlos o desentenderse de ello.
Podríamos señalar tres niveles de significación:
- Aceptarme a mí mismo es estar de mi lado, es estar para mí mismo, es una
especie de egoísmo natural, un derecho innato de todo der humano orientado
a la valoración y al compromiso consigo mismo. Algunas personas se rechazan
así mismas en un nivel tan profundo que no pueden comenzar ninguna labora
de crecimiento hasta que logran abordar este problema. La aceptación de mi
mismo es mi negativa a mantener una relación de confrontación conmigo
mismo.
- Aceptarme a mí mismo es la disposición a experimentar plenamente mis
pensamientos, sentimiento, emociones, acciones y sueños, no como alfo lejano
o distinto a mí, sino como parte de mi esencia, ya que permito que se expresen
sin reprimirlos. Es vivir en toda su intensidad lo que estoy sintiendo, pensando
y haciendo.
- La aceptación de mí mismo conlleva la idea de compasión, de será migo de mí
mismo. La aceptación de mí mismo no niega la realidad, no afirma que sea
correcto lo que está mal, sino que indaga el contexto en el que se llevó a cabo
una acción.

c) La práctica de la responsabilidad de sí mismo: Es importante darnos cuenta de


que solo nosotros somos autores de nuestras elecciones y nuestras acciones. Sólo
nosotros somos los responsables de fijarnos y cumplir nuestros objetivos trazados,
y no echar la culpa a los demás.
Para sentirse competente para vivir y digno de la felicidad, se necesita
experimentar una sensación de control. Esto exige estas dispuesto a asumir la
responsabilidad de nuestros actos y del logro de las metas, lo cual significa que se
asume con responsabilidad la vida y el bienestar. La responsabilidad de uno mismo
es esencial para la autoestima y es también un reflejo o manifestación de la misma.

d) La práctica de la autoafirmación: Significa respetar mis deseos, necesidades y


valores y buscar su forma adecuada de expresión de la realidad.
La autoafirmación no significa beligerancia y agresividad; no significa abrirse paso
para ser el primero o pisar a los demás: tampoco significa afirmar mis propios
derechos siendo ciego o indiferente a los de todos los demás. Significa
simplemente la disposición a valerme por mí mismo, a ser quien soy abiertamente,
a tratarme con respeto en todas las relaciones humanas.
Ejercer la autoafirmación es vivir de forma autentica, hablar y adecuar desde mis
convicciones y sentimiento más íntimos, es una forma de vida, una regla.
e) La práctica de vivir con propósito: Es utilizar nuestras facultades para
consecución de las metas que hemos elegido; estudiar, crear una familiar,
organizar nuestros archivos, ganarnos la vida, empezar un negocio nuevo, hacer
ejercicio, dedicarles más tiempo a nuestros hijos, pareja, amigos, padres. Son
nuestras metas las que nos impulsan, las que nos exigen aplicar nuestras
facultades, las que vigorizan nuestra vida.
Vivir con propósito es vivir productivamente, es una exigencia de nuestra
capacidad para afrontar la vida. La productividad es el acto de conservación de la
vida plasmando nuestras ideas en la realidad, fijando nuestras metas y actuando
para conseguirlas; es el acto de dar vida a nuestros conocimientos.
Como forma de actuar en el mundo, la práctica de vivir con propósitos supone las
siguientes cuestiones básicas:
- Asumir con responsabilidad de plantearnos metas y propósitos de manera
consciente.
- Interesarse por identificar las acciones necesarias para conseguir nuestras
metas.
- Controlas la conducta para verificar que concuerda con nuestras metas.
- Prestar atención al resultado de nuestros actos, para averiguar si conducen
adonde queremos llegar.

f) La práctica de la integridad personal: Consiste en la integración de nuestros


ideales, convicciones, normar y creencias con nuestra conducta. Cunado nuestra
conducta es congruente con nuestros valores declarados, cuando concuerdan los
ideales y la practicas, tenemos integridad.
La autoestima es necesaria para funcionar eficazmente, esencial para proceso vital
y es indispensable para un desarrollo normal y saludable.

1.1.5 Estrategias para desarrollar la autoestima

El desarrollo de la autoestima es un proceso continuo y cambiante relacionado con


ciertos elementos y juicios que va construyendo la propia persona, así existe una
escalera de dichos elementos, en la cual cada una va siendo base del siguiente hasta
que se llega a la formación de la autoestima, esto se ejemplifica de la siguiente manera:
1. El autoconocimiento; cada ser humano es único, irrepetible e irremplazable, por
ello somos diferentes los unos a los otros.
El autoconocimiento se refiere a la capacidad que tenemos de ser conscientes de
las virtudes y defectos con las que contamos y asumirlas en su justa medida, muchas
veces podemos tomar un poco de lo que los demás dicen de uno y sienten hacia
uno, aceptando todo ello sin amplificarlo, ni reducirlo, sabiendo y afirmando que en
cualquier caso uno es valioso y digno. Pero para ello se requiere de la comunicación
interpersonal, porque a través de ella nos manifestaremos, decimos quienes somos,
que buscamos, que sentimos, que apreciamos y a medida que nos damos a conocer,
crecemos como persona. Por ello, el conocerse a sí mismo, permite reconocer la
necesidad de cambio positivo desde las manifestaciones de sus defectos y
cualidades en Pro de las potencialidades del ser humano.

2. El autoconcepto; es el conjunto de creencias que una persona tiene de sí mismo.


A lo largo de la vida, cada persona se forma una serie de ideas o de imágenes que
te llevan a creer en lo uno es. Esta fase es básica para conocer cuáles son las
potencialidades, las virtudes, posibilidades, debilidades y defectos del ser humano,
ya que al saber de ellos nos permite fortalecer las cualidades y trabajar para limar
los defectos.
El autoconcepto nos permite analizarnos, concientizarnos y mirarnos interiormente
para poder retornar la disciplina y lograr los proyectos propuestos, si logramos
mejorar nuestro autoconcepto, aprenderemos a valorar a los demás y a reconocer
que nosotros tenemos grandes potencialidades.

3. El autoevaluación; es la capacidad que se debe desarrollarse porque permite a la


persona aprobarse a la mismo, con defectos y cualidades, fomentar el respeto por
sus acciones, confiar en sus propias decisiones, interesarse en lo que se hace,
perdonar cuando es necesario, tener confianza en sus sueños y esfuerzos, nos
enseña a comprender a los demás y al mundo para llevar una existencia amable a
vivir el hoy, sin desconocer el ayer y el futuro, a no engeñarse a sí mismo y a los
demás.

4. La auto aceptación; es la capacidad de asumir con entereza lo que somos y lo que


tenemos, sin sentirnos más grandes o más pequeños que otros. Generalmente el
hombre viva acosado por las preocupaciones y el afán de vivir siempre al día. El
atormentarse por lo que no fue, no tiene ningún sentido porque lo único que se logra
es el desgaste emocional. Lo que el hombre debe procurar es ser feliz por sí mismo;
el concentrarse en planear el futuro con optimismo hace del hombre un sujeto
dinámico y creativo, que saca provecho de sus cualidades y si fracasa aprende de le
experiencia y empieza de nuevo.

5. El auto respeto; me quiero a mi mismo. El aceptarnos tal y como es la columna


vertebral de la autoestima, ya que esta nos lleva en última instancia a respetar todo
lo que somos y hacemos y así respetamos todo lo que son y hacen los otros. El autor
respeto por el cuerpo, por los actos, por los especiaos, por las ideas, permite la no
anulación del otro, el reconocimiento del otro desde el lenguaje como vinculo de
comunicación. A la primera persona a la que le debemos respeto, es a nosotros
mismos. Si nos amamos y nos respetamos, no vamos a poner en riesgo ni nuestra
integridad física ni moral realizando actos que dañen nuestro cuerpo o nuestra alma.
CONCLUSIONES

1. Afianzar nuestra capacidad para enfrentar las diversas situaciones que se puedan
presentar.
2. Reconocer nuestras fortalezas y aprovechar sus capacidades y cualidades.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. RIBEIRO, Lair, (1997) Aumente su autoestima, Barcelona: Urano.


2. BURNS, David (2000) Autoestima en diez días, España: Paidós.
3. GOLEMAN, Daniel (1999) La Práctica de la Inteligencia Emocional, Kairos.

Páginas web:

1. http://www.autoestimaenseñanza_para_alumnos.
2. https://es.slideshare.net/jcfdezmx/que-es-la-autoestima
3. http://www.redpsicoterapeutica.com.ar/la-construccion-de-la-autoestima/