Vous êtes sur la page 1sur 2

Vía Crucis

voluntad del Señor. ¿Por qué no he de mirar a través de esta manera excepcional, ha hecho posible con el sacrificio de su
hendidura? Tanto el clavo como la llaga proclaman que en corazón la propia participación en la revelación de la
verdad Dios está en Cristo reconciliando al mundo consigo. misericordia divina... María, pues, es la que conoce más a
Un hierro atravesó su alma, hasta cerca del corazón, de modo fondo el misterio de la misericordia divina. Sabe su precio y
que ya no es incapaz de compadecerse de mis debilidades.
Las heridas que su cuerpo recibió nos dejan ver los secretos
sabe cuán alto es. En este sentido la llamamos también
Madre de la misericordia: Virgen de la misericordia o Madre con los santos
de su corazón; nos dejan ver el gran misterio de piedad, nos de la divina misericordia; en cada uno de estos títulos se
dejan ver la entrañable misericordia de nuestro Dios, por la encierra un profundo significado teológico, porque expresan Iglesia del Salvador de Toledo
que nos ha visitado el sol que nace de lo alto. ¿Qué dificultad la preparación particular de su alma, de toda su personalidad, ESPAÑA
hay en admitir que tus llagas dejan ver tus entrañas? No sabiendo ver primeramente a través de los complicados
podría hallarse otro medio más claro que estas tus llagas para acontecimientos de Israel, y de todo hombre y de la EJERCICIO DEL SANTO VIACRUCIS
comprender que tú, Señor, eres bueno y clemente, y rico en humanidad entera después, aquella misericordia de la que Por la señal…
misericordia. Nadie tiene una misericordia más grande que el «por todas las generaciones» nos hacemos partícipes según el Monición incial: Los santos son nuestros mejores maestros
que da su vida por los sentenciados a muerte y a la eterno designio de la Santísima Trinidad. en el seguimiento de Cristo Cruficificado. Guiados por sus
condenación. Luego mi único mérito es la misericordia del enseñanzas acompañemos a Jesus en su camino del calvario.
Señor. No seré pobre en méritos, mientras él no lo sea en Decimocuarta estación: Jesús es colocado en el sepulcro
Acto de contrición: Señor mío Jesucristo
misericordia. Y, porque la misericordia del Señor es mucha, De los Sermones de san Agustín [Sermón Güelferbitano, 3]
muchos son también mis méritos. Y, aunque tengo Grande es lo que el Señor nos promete para el futuro, pero es Al principio de cada estación se puede decir:
conciencia de mis muchos pecados, si creció el pecado, más mucho mayor aún aquello que celebramos recordando lo que V/. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
desbordante fue la gracia. Y, si la misericordia del Señor ya ha hecho por nosotros. Lo que ya se ha realizado es R/. Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.
dura siempre, yo también cantaré eternamente las mucho más increíble. Dios ha muerto por los hombres. Y al final de cada estación:
misericordias del Señor. Porque, ¿quién es Cristo, sino aquel de quien dice la V/. Señor, pequé.
Escritura: En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra R/. Tened piedad y misericordia de mí y de todos los
Duodécima estación: Jesús muere en la cruz estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios? Esta Palabra de pecadores.
De los escritos de san Juan Fisher, obispo [Comentario al Dios se hizo carne y acampó entre nosotros. Por tanto, no V/. Bendita y alabada sea la Pasión y Muerte de nuestro Señor
Jesucristo
salmo 101]. No perdonó a su propio Hijo, sino que le entregó sólo no debemos avergonzarnos de la muerte de nuestro Dios
R/. Y los Dolores de su Santísima Madre al pie de la cruz.
por todos nosotros como oblación y víctima de suave olor, y Señor, sino que hemos de confiar en ella con todas nuestras ____________________________________________
para rescatarnos de toda maldad y para prepararse un pueblo fuerzas y gloriarnos en ella por encima de todo: pues al Primera estación: Jesús es condenado a muerte
purificado. Todo ello, más que argumentos, son signos tomar de nosotros la muerte que en nosotros encontró, nos Del comentario de san Cirilo de Alejandría a la Carta a los
evidentes del inmenso amor y bondad de Dios para con prometió, con toda su fidelidad, que nos daría en sí mismo la Romanos. Tanto amó Dios al mundo, que le entregó su Hijo
nosotros; y, sin embargo, nosotros, sumamente ingratos, más vida que nosotros no podemos llegar a poseer por nosotros por nosotros. Fue entregado, en efecto, como rescate para la
aún, traspasando todos los límites de la ingratitud, no mismos. Y si el que no tiene pecado nos amó hasta tal punto vida de todos nosotros, y así fuimos arrancados de la muerte,
tenemos en cuenta su amor ni reconocemos la magnitud de que por nosotros, pecadores, sufrió lo que habían merecido redimidos de la muerte y del pecado... Vino a este mundo en
sus beneficios, sino que menospreciamos y tenemos casi en nuestros pecados, ¿cómo, después de habernos justificado, la carne, mas no para ser servido, sino, al contrario, para
nada al autor y dador de tan grandes bienes; ni tan siquiera la dejará de darnos lo que es justo? Él, que promete con verdad, servir, como dice él mismo, y entregar su vida por la
extraordinaria misericordia de que usa continuamente con los ¿cómo no va a darnos los premios de los santos, si soportó, redención de todos... Por esto, con verdad afirma Pablo que
pecadores nos mueve a ordenar nuestra vida y conducta sin cometer iniquidad, el castigo que los inicuos le Cristo consagró su ministerio al servicio de los judíos, para
conforme a sus mandamientos. Ciertamente, es digno todo infligieron? Confesemos, por tanto, intrépidamente, dar cumplimiento a las promesas hechas a los padres y para
ello de que sea escrito para las generaciones futuras, para hermanos, y declaremos bien a las claras que Cristo fue que los paganos alcanzasen misericordia, y así ellos también
memoria perpetua, a fin de que todos los que en el futuro han crucificado por nosotros: y hagámoslo no con miedo, sino le diesen gloria como a creador y hacedor, salvador y
de llamarse cristianos reconozcan la inmensa benignidad de con júbilo, no con vergüenza, sino con orgullo. redentor de todos. De este modo alcanzó a todos la
Dios para con nosotros y no dejen nunca de cantar sus misericordia divina, sin excluir a los paganos, de manera que
alabanzas. Para ganar la indulgencia concedida al Viacrucis. Por el el designio de la sabiduría de Dios en Cristo obtuvo su
Santo Padre, su persona e intenciones. finalidad; por la misericordia de Dios, en efecto, fue salvado
Decimotercera estación: Jesús es bajado de la cruz Padrenuestro, Avemaría y Gloria todo el mundo, en lugar de los que se habían perdido.
Escribió san Juan Pablo II, papa [Dives in misericordia, 9]
Además María es la que de manera singular y excepcional ha
experimentado -como nadie- la misericordia y, también de
Segunda estación: Jesús carga con la cruz que afirmarlo una y otra vez, esta liberación del mal y de la nosotros. Este fuego, que llega hasta lo más íntimo de
De los Sermones de san Agustín [Sermón 185]. Despiértate: esclavitud del pecado es la condición previa y necesaria para nuestro ser, transforma al amante en el amado y,
Dios se ha hecho hombre por ti. Despierta, tú que duermes, toda renovación de las costumbres cristianas. La santidad mezclándose de un modo profundo el amor con el dolor y el
levántate de entre los muertos, y Cristo será tu luz. Por ti ejemplar de la Virgen mueve a los fieles a levantar los ojos dolor con el amor, resulta una fusión de amor y de dolor tan
precisamente, Dios se ha hecho hombre. Hubieses muerto hacia María, que brilla ante toda la comunidad de los estrecha que ya no es posible separar el amor del dolor ni el
para siempre, si él no hubiera nacido en el tiempo. Nunca te elegidos como modelo de virtudes. dolor del amor; por esto, el alma enamorada se alegra en sus
hubieses visto libre de la carne del pecado, si él no hubiera dolores y se regocija en su amor doliente.
aceptado la semejanza de la carne de pecado. Una inacabable Quinta Estación: Simón de Cirene ayuda a Jesús a llevar
miseria se hubiera apoderado de ti, si no se hubiera llevado a la Cruz Octava Estación: Jesús consuela a las mujeres de
cabo esta misericordia. Nunca hubieras vuelto a la vida, si él De los escritos de santa Teresa de Calcuta: Cuando le Jerusalén
no hubiera venido al encuentro de tu muerte. Te hubieras llevaban a crucificar, echaron mano de un tal Simón de De los escritos de santa Faustina Kowalska [Diario, n.
derrumbado, si él no te hubiera ayudado. Hubieras perecido, Cirene, que venía del campo y le obligaron a ayudarle a 1507] Toda gracia procede de la misericordia y la última
si él no hubiera venido. llevar la cruz (Lc 23, 26). Simón de Cirene tomaba la cruz y hora está llena de misericordia para con nosotros. Que nadie
seguía a Jesús, le ayudaba a llevar su cruz. Con lo que habéis dude en la bondad de Dios; aunque sus pecados fueran
Tercera estación: Jesús cae por primera vez dado durante el año, como signo de amor a la juventud, los negros como la noche, la misericordia de Dios es más fuerte
De los escritos de san Bernardo [Sermón I Epif.]. ¿Hay algo miles y millones de cosas que habéis hecho a Cristo en los que nuestra miseria. Una sola cosa es necesaria: que el
que pueda declarar más inequívocamente la misericordia de pobres, habéis sido Simón de Cirene en cada uno de vuestros pecador entreabra, aún cuando sea un poco, las puertas de su
Dios que el hecho de haber aceptado nuestra miseria? ¿Qué hechos. corazón a los rayos de la gracia misericordiosa de Dios y
hay más rebosante de piedad que la Palabra de Dios entonces Dios realizará el resto... De su Corazón compasivo
convertida en tan poca cosa por nosotros? Señor, ¿qué es el Sexta estación: la Verónica limpia el rostro de Jesús brotó la misericordia de Dios.
hombre, para que te acuerdes de él, el ser humano, para darle De las cartas de San Pablo de la Cruz (Cartas, 1, 43; 2, 440,
poder? Que deduzcan de aquí los hombres lo grande que es 825). Sed, pues, constantes en la práctica de todas las Novena estación: Jesús cae por tercera vez
el cuidado que Dios tiene de ellos; que se enteren de lo que virtudes, principalmente en la imitación del dulce Jesús De los escritos de santa Teresa del Niño Jesús [MC 36v-37r]
Dios piensa y siente sobre ellos. No te preguntes, tú, que eres paciente, porque ésta es la cumbre del puro amor. Obrad de Sí, estoy segura de que aunque tuviera sobre la conciencia
hombre, por lo que has sufrido, sino por lo que sufrió él. manera que todos vean que lleváis, no sólo en lo interior, todos los pecados que pueden cometerse, iría, con el corazón
Deduce de todo lo que sufrió por ti, en cuánto te tasó, y así sino también en lo exterior, la imagen de Cristo crucificado, roto por el arrepentimiento, a arrojarme en los brazos de
su bondad se te hará evidente por su humanidad. Cuanto más modelo de toda dulzura y mansedumbre. Porque el que Jesús, porque sé muy bien cuánto ama al hijo pródigo que
pequeño se hizo en su humanidad, tanto más grande se internamente está unido al Hijo de Dios vivo exhibe también vuelve a él.
reveló en su bondad; y cuanto más se dejó envilecer por mí, externamente la imagen del mismo, mediante la práctica
tanto más querido me es ahora. Ha aparecido —dice el continua de una virtud heroica, principalmente de una Décima estación: Jesús es despojado de sus vestiduras
Apóstol— la bondad de Dios, nuestro Salvador, y su amor al paciencia llena de fortaleza, que nunca se queja ni en oculto De los escritos de santa Teresa de Jesús: «Quiere el Señor
hombre. Grandes y manifiestos son, sin duda, la bondad y el ni en público. Escondeos, pues, en Jesús crucificado, sin que en la vida no falte el sufrimiento, para probar a sus
amor de Dios, y gran indicio de bondad reveló quien se desear otra cosa sino que todos se conviertan a su voluntad amadores y saber si podrán beber el cáliz y ayudarle a llevar
preocupó de añadir a la humanidad el nombre de Dios. en todo. la cruz. Padecer quiero, Señor, pues Vos padecisteis.
Cúmplase en mí de todas maneras vuestra voluntad».
Cuarta estación: Jesús se encuentra con su Santísima Séptima estación: Jesús cae por segunda vez
Madre De las cartas de San Pablo de la Cruz (Cartas, 1, 43; 2, 440, Undécima estación: Jesús Es clavado en la cruz
De los escritos del beato Pablo VI, papa [Marialis cultus, 825). Es cosa muy buena y santa pensar en la pasión del Escuchemos estas palabras de san Bernardo [Sermón 61
57]. La misión maternal de la Virgen empuja al Pueblo de Señor y meditar sobre ella, ya que por este camino se llega a sobre el Cantar de los Cantares]. Pero yo tomo de las
Dios a dirigirse con filial confianza a aquella que está la santa unión con Dios. En esta santísima escuela se aprende entrañas del Señor lo que me faltaba, pues sus entrañas
siempre dispuesta a acoger sus peticiones con afecto de la verdadera sabiduría: en ella la han aprendido todos los rebosan misericordia. Agujerearon manos y pies y
madre y con eficaz ayuda de auxiliadora; por eso los santos. Cuando la cruz de nuestro dulce Jesús haya echado atravesaron su costado con una lanza; y a través de estas
cristianos la invocan desde antiguo como «Consoladora de profundas raíces en vuestro corazón, entonces cantaréis: hendiduras, puedo libar miel silvestre y aceite de rocas de
los afligidos», «Salud de los enfermos», «Refugio de «Sufrir y no morir», o bien: «O sufrir o morir», o mejor aún: pedernal, es decir, puedo gustar y ver qué bueno es el Señor.
pecadores», para obtener consuelo en la tribulación, alivio en «Ni sufrir ni morir, sino sólo una perfecta conversión a la Sus designios eran designios de paz, y yo lo ignoraba.
la enfermedad, fuerza liberadora de la esclavitud del pecado; voluntad de Dios» Porque, ¿quién conoció la mente del Señor?, ¿quien fue su
porque ella, libre de toda mancha de pecado, conduce a sus El amor, en efecto, es una fuerza unitiva y hace suyos los consejero? Pero el clavo penetrante se ha convertido para mí
hijos a vencer con enérgica determinación el pecado. Y, hay tormentos del Bueno por excelencia, que es amado por en una llave que me ha abierto el conocimiento de la