Vous êtes sur la page 1sur 21

El modelo veneciano en la

pintura occidental

Presentación del tema 1


Giorgione, manera y fábula

Antonio Urquízar Herrera,

sobre texto propio incluido en A. Urquízar


Herrera y A. Cámara Muñoz, coords., El
modelo veneciano en la pintura occidental.
Madrid, Editorial Universitaria Ramón Areces,
2012.

Giorgione, Autorretrato.
Hacia 1508.
Braunschweig, Herzog Anton Ulrich-Museum
TEMA 1. GIORGIONE, MANERA Y FÁBULA

1. Giorgione y la maniera
moderna

· Espíritu, dibujo y color


según Vasari
· La representación de la
naturaleza en la manera
moderna
· Giorgione después de
Giorgione

2. La pintura en el ambiente
doméstico
· Nuevos temas para la
pintura doméstica
· Significado e
indeterminación iconográfica
· Giorgione y la pintura
humanista
Atribuido a Giorgione, Pastor en un paisaje.
Hacia 1507-1510. Rotterdam, Boymans-van Beuningen Museum
El primer tema del programa de esta asignatura está
dedicado a Giorgione porque se desea subrayar el
protagonismo de este pintor y su obra en el nacimiento de
un modelo pictórico diferenciado en Venecia.

Además del conocimiento de sus principales datos


biográficos y obras, el tema pretende ofrecer una
interpretación de su legado que se estructura a través de
dos bloques temáticos:

El primer bloque desarrolla las aportaciones de Giorgione


a la construcción de un lenguaje formal
característicamente veneciano, notablemente en el uso de
la luz y el color.

El segundo bloque se centra en la contribución de


Giorgione a la creación de un nuevo repertorio de temas y
usos culturales de la pintura en el espacio doméstico
veneciano.

Leonardo da Vinci, Virgen del huso (detalle). Hacia 1501.


Dumfries and Galloway, Escocia, Drumlanrig Castle, y
Giorgione, Las tres edades del hombre (detalle). Hacia
1500-05. Florencia, Palazzo Pitti.
Giorgione, Virgen con niño y santos.
Hacia 1503.
Castelfranco Veneto, Duomo.
Giorgione, Virgen con niño y santos (detalle). Hacia 1503. Castelfranco Veneto, Duomo y
Giovanni Bellini, Virgen con niño y santos (detalle). 1505. Venecia, San Zaccaria.
1. Giorgione y la maniera moderna

La primera idea básica de este apartado es que el


reconocimiento del protagonismo de Giorgione en
el nacimiento del colorismo veneciano estaba ya
presente en sus contemporáneos. Para
comprobarlo y delimitar el significado que tenía esta
noción en los siglos XVI y XVII, se repasan diversas
fuentes literarias, como Castiglione, Vasari, Pino,
Dolce, Ridolfi y Boschini.

Giorgione, La tempestad (imagen de rayos X).


Hacia 1505.
Venecia, Gallerie dell’Accademia.
1.1. Espíritu, dibujo, luz y color según Vasari

De manera principal Vasari es la fuente


fundamental para comprender tanto la
importancia de Giorgione en el nacimiento
del colorismo veneciano, como la
interpretación que sus coetáneos hacían de
este proceso.

En este apartado es fundamental asimilar


correctamente las nociones de dibujo, luz y
color según las expresaba Vasari en su
explicación de la forma de pintar de
Giorgione, así como las implicaciones que
su uso tenía en la representación de la
realidad visual y emocional.

El conocimiento de estos conceptos, de sus


consecuencias en la representación, y la
identificación del giro de lenguaje que
supuso Giorgione es fundamental para la
correcta asimilación de toda la asignatura.

Giorgione, Laura.
Hacia 1506. Viena, Kunsthistorisches Museum.
En este sentido, el asunto más importante
es la afirmación vasariana de la relación
que tenían los cambios en la aplicación del
color y la luz promovidos por Giorgione con
la concesión de espíritu a las figuras.

Atribuido a Giorgione, Francesco Maria della Rovere.


Hacia 1502. Viena, Kunsthistorisches Museum.
1.2. La representación de la naturaleza en la manera
moderna

Esta concesión de espíritu a las


figuras que Vasari destacaba en
Giorgione tenía su paralelo en el
ilusionismo que promovía su
representación de la naturaleza.

Atribuido a Giorgione, Paisaje con figuras


(¿Tramonto?).
Hacia 1506-1510.
Londres, The National Gallery.
La novedad que supone Giorgione en la
representación de la naturaleza ha de ser
entendida en dos campos.

Por un lado podemos destacar la


capacidad de imitación de la realidad que
posee su pintura, en una mímesis
ilusionista de la realidad visual que se
extendía por igual a los retratos y a los
fenómenos naturales.

Por otro lado destaca en Giorgione su


atención al paisaje como objeto de
atención pictórica. Los paisajes de
Giorgione dependen siempre de temas,
no son autónomos, pero ya aportan un
valor a la escena mayor que la simple
presentación de un escenario.

Giorgione, Los tres filósofos (detalle).


Hacia 1508-09. Viena, Kunsthistorisches Museum.
1.3. Giorgione después de Giorgione

Una cuestión básica para entender el


protagonismo de Giorgione en la
formación de la escuela veneciana es la
comprensión de las vías de difusión de
su trabajo. Habiendo tenido una carrera
corta que produjo una obra escasa, y
estando además muchas de sus
pinturas en colecciones privadas de
difícil acceso, la formación de otros
pintores en el entorno de Giorgione fue
fundamental para dar continuidad a sus
ideas. En este sentido es importante
conocer la estrecha relación profesional
que mantuvo con el joven Tiziano.

Giorgione, Nuda.
Hacia 1508. Venecia, Ca’ d’Oro.
2. La pintura en el ambiente doméstico

Pese a que según las


fuentes Giorgione ejecutó
muchos temas religiosos en
los inicios de su carrera, un
porcentaje muy alto de sus
pinturas conocidas son
representaciones de asuntos
profanos pensados para el
espacio doméstico.

Atribuido a Giorgione, Sagrada Familia


(Sagrada Familia Benson).
Hacia 1500. Washington, National
Gallery of Art.
2.1. Nuevos temas para la pintura doméstica

La comprensión de los términos de la nueva


demanda doméstica de pintura que se
produjo en Venecia en tiempos de Giorgione
es una cuestión básica en este tema. Hay
que detenerse en la asimilación de los temas
que eran requeridos y los nuevos usos y
funciones que motivaban los encargos de
estas pinturas.

Conviene asentar el concepto de fábula y su


aplicación a estas pinturas.

Atribuido a Giorgione, Moisés y la prueba de fuego.


Hacia 1500-01. Florencia, Galleria degli Uffizi.
En este contexto de la nueva demanda
doméstica hay que situar igualmente el
debate entre los historiadores que
subrayan dos tipos distintos de
experiencia por parte de los primeros
espectadores de las obras de Giorgione,
la apreciación fundamentalmente
estética y la lectura predominantemente
semántica.

Giorgione, Retrato de una anciana (La Vecchia).


Hacia 1506. Venecia, Gallerie dell’Accademia.
2.2. Significado e indeterminación iconográfica

Dentro de la exploración
de los significados de la
obra de Giorgione
conviene estar
familiarizado con los
términos del debate
historiográfico sobre la
lectura simbólica de sus
temas. Por un lado hay
que entender que la
mayor parte de sus
obras tienen una gran
indeterminación
iconográfica que facilita
la existencia de diversas
lecturas, muchas veces
contrapuestas.

Atribuido a Giorgione, Las tres edades


del hombre.
Hacia 1500-05. Florencia, Palazzo
Pitti.
Atribuido a Giorgione, Joven con una flecha.
Hacia 1506-08. Viena, Kunsthistorisches Museum.
En este debate sobre la complejidad
iconográfica de Giorgione, Los tres
filósofos y La tempestad ocupan un
lugar sobresaliente. Es importante
conocer los términos generales de la
interpretación historiográfica y las
principales hipótesis sobre su
significado.

Giorgione, La tempestad.
Hacia 1505. Venecia, Gallerie dell’Accademia.
Giorgione,
Los tres filósofos.
Hacia 1508-09.
Viena,
Kunsthistorisches
Museum.
2.3. Giorgione y la cultura humanística

Dada la escasez de testimonios que existen sobre Giorgione, las principales fuentes que poseemos para delimitar
la iconografía de sus obras guardan relación con el estudio del horizonte cultural de sus receptores coetáneos.

Atribuido a Giorgione, Fresco de las artes liberales y mecánicas (detalle). Hacia 1504-06. Castelfranco Veneto, Casa Marta Pellizzari.
Por ello, es importante el conocimiento de los
perfiles culturales de los primeros coleccionistas de
obras de Giorgione, partiendo de la base de que
estas necesitaban un público implicado tanto en su
poética visual como en la construcción de los
significados iconográficos.

Giorgione, Los tres filósofos (detalle).


Hacia 1508-09. Viena, Kunsthistorisches Museum.
Bibliografía básica

A. Urquízar Herrera, “Giorgione, manera y fábula”, en A. Urquízar Herrera y A. Cámara Muñoz, coords., El modelo veneciano en la
pintura occidental. Madrid, Editorial Universitaria Ramón Areces, 2012.

Bibliografía comentada

ANDERSON, J. (1996): Giorgione : peintre de la brieveté poétique. París, Éditions de la Lagune.


Además de un catálogo razonado, ofrece varios ensayos que abordan aspectos complementarios sobre el pintor. Podemos destacar
su síntesis de los datos proporcionados por los análisis científicos de documentación técnica de las pinturas de Giorgione, el
conjunto de biografías culturales de sus patronos y clientes, y el análisis de la imaginería femenina en Giorgione.

FERINO-PAGDEN, S. y NEPI SCIRÈ, G., eds. (2004): Giorgione. Myth and Enigma, cat. exp. (Viena, 2004). Viena y Milán,
Kunsthistorisches Museum Vienna y Skira.
DAL POZZOLO, E. y PUPPI, L. (2009): Giorgione, cat. exp. (Castelfranco Veneto, 2010). Castelfranco Veneto y Milán, Comune di
Castelfranco Veneto y Skira.
Catálogos de las exposiciones más recientes sobre Giorgione. Además de ensayos parciales y de fichas muy completas de sus
obras más relevantes, ofrecen una actualización bibliográfica del estado de la cuestión de la investigación sobre el pintor.

PIGNATTI, T. y PEDROCCO, F. (1999): Giorgione. Milán, Rizzoli.


Modelo clásico de monografía de artista con catálogo razonado. De forma general, el ensayo está centrado en un intento de
explicación global de la evolución estilística del pintor.

SETTIS, S. (1978): La “Tempesta” interpretata. Versión castellana en La “Tempestad” interpretada. Madrid, Akal, 1990.
Análisis clásico de las interpretaciones iconográficas de la obra de Giorgione. Aunque es un texto no actualizado, ofrece un
panorama útil y elocuente de la variedad de lecturas que han recibido sus principales trabajos, y de forma destacada La tempestad a
lo largo del siglo XX.