Vous êtes sur la page 1sur 28

LA RESPONSABILIDAD

Es la necesidad, deber u obligación de indemnizar los daños que se causan con


las propias acciones, sea en la ejecución u omisión de un hecho cualquiera o en
cumplimiento de una obligación contractual.

La responsabilidad vincula una conducta anormal con el daño producto de esa


conducta, que trae como consecuencia indemnizar.

Clasificación:
1.- R. Civil Extracontractual: deber, carga u obligación de indemnizar los daños causados
por un hecho ilícito
imputable al actor. Se genera por dos fuentes: el delito y el cuasidelito.

2.- R. Civil Contractual: es el deber, carga u obligación de reparar los perjuicios que se
causan con el incumplimiento de una obligación contractual (las mismas reglas de estas
se someten las obligaciones cuasicontractuales y legales.
Esta constituye la regla general entre las dos responsabilidades. La especial es la
extracontractual.

En el derecho romano sólo existía la contractual por incumplimiento del contrato y


la responsabilidad delictual por la ejecución de delitos. El incumplimiento de un contrato
podía llevar al deudor a la esclavitud, al destierro o a la muerte.
En la época clásica del D° Romano el derecho se humaniza y la responsabilidad
deja de hacerse efectiva en la persona del deudor, y pasa a hacerse efectiva en el patrimonio
del deudor, de esa manera surge la posibilidad, como garantía de las propias obligaciones,
de perseguir en caso de incumplimiento cualquiera de los bienes raíces o muebles del
deudor, para sacarlos a la venta en pública subasta y hacerse pago con el producto.
El derecho de prenda general de los acreedores produce la afectación de todos los
bienes del deudor al incumplimiento de la obligación, por eso se dice que quien contrata no
sólo obliga los bienes con que contrata sino con todo su patrimonio.
Este derecho de prenda no es un derecho real ni personal, es una facultad o
posibilidad entregada a los acreedores para hacer efectivo sobre todos los bienes presentes
y futuros del acreedor, en caso de incumplimiento.
Este derecho no limita las facultades de uso, goce o disposición que el deudor tiene
sobre sus propios bienes, puede por consiguiente, venderlos, gravarlos o administrarlos
libremente.
Para evitar el fraude y la mala fe del deudor, la ley otorga de derechos auxiliares al
acreedor para resguardar con estos medios auxiliares, que le patrimonio del deudor no
disminuya fraudulentamente. El acreedor puede hacerlo a través de las medidas
conservativas, precautorias, con el embargo de ciertos bienes, con la acción pauliana para
dejar sin efecto las enajenaciones efectuadas por el deudor conociendo el mal estado de sus
negocios y disminuyendo su patrimonio, causando de este modo, perjuicios a sus
acreedores considerando que los bienes que le quedan no son suficientes para pagar.
Por otra parte el acreedor puede ejercer por el deudor acciones o derechos que el
deudor no quiere ejercitar, como por ejemplo cobrar rentas de un arriendo, aceptar
herencias que el deudor no ha aceptado o la repudia. En estos casos los acreedores disponen
de la acción oblicua o subrogatoria.
La responsabilidad contractual se traduce en la indemnización de perjuicios
derivados del incumplimiento.
Los requisitos para demandar perjuicios en materia contractual son:
a.- Que exista incumplimiento de la obligación
b.- Que el incumplimiento sea imputable al deudor
c.- Que el deudor esté constituido en mora
d.- Que exista perjuicio

LA RESPONSABILDAD EXTRACONTRACTUAL

Los romanos advirtieron que ciertas relaciones de hecho producían efectos casi
similares al de los contratos, especialmente en el pago de lo no debido y en la agencia
oficiosa. Estas figuras similares a los contratos pasaron a llamarse cuasicontratos, y como
no tienen reglas de responsabilidad especiales se rigen por las mismas reglas de la
responsabilidad contractual.

Evolución De La Responsabilidad Extracontractual


Se desarrolla sobre dos elementos.
a) Sobre la imputabilidad del hecho que causa daño.
b) Sobre la extensión de la reparación que se debe por el hecho dañoso

a) Sobre la imputabilidad del hecho que causa daño


Los elementos del delito civil que genera la responsabilidad de indemnizar son:
1. Ejecución u omisión de un hecho ilícito.
2. Producción de daño.
3. Imputabilidad o atribución del hecho a la persona de su autor.
4. Relación de causalidad entre el hecho y el daño, es decir que el daño cuya
indemnización se reclama sea consecuencia del hecho imputable realizado.

En el Derecho Romano, en el evento de la imputabilidad o atribución de


responsabilidad por un hecho de su autor, descansa en la mala intención existente al
momento de realizarlo que constituye dolo. Por eso el dolo es la intención positiva de
causar injuria o daño en la persona o propiedad de otro.
Al advertirse que ciertos daños se producían sin mala intención, pero con
imprudencia o negligencia del autor, el D° Romano recoge también para este caso la
necesidad de indemnizar, y crea un segundo elemento de imputabilidad, la culpa.
Por consiguiente, los elementos de la imputabilidad son en el derecho romano y en
el D° moderno: el dolo y la culpa. Son estos dos elementos subjetivos de la conducta
personal del autor que deben ser probados por la víctima.
Esta es la doctrina subjetiva o clásica de la responsabilidad extracontractual, todo
daño debe indemnizarse siempre que se pruebe dolo o culpa del autor, y la carga de la
prueba corresponde a quien alega el daño.
La teoría del riesgo creado. (o teoría objetivo de la imputabilidad)

En el siglo XX se desarrolla otra tendencia en cuanto a la imputabilidad, que es


reconocer un elemento objetivo a esta, el riesgo creado.
Toda persona que para su servicio o utilidad desarrolla una actividad que causa
daños a terceros, debe responder por esa sola circunstancia que produce el daño, sin que sea
necesario acreditar hecho, culpa o dolo del responsable. Por ejemplo una industria que
produce daño ambiental, responde por cualquier circunstancia que se produzca la
emanación.
La teoría del riesgo creado resguarda a la víctima y limita el ejercicio abusivo o
inapropiado de los derechos subjetivos de los particulares o empresarios.
Su primera materialización se advierte en el D° del Trabajo. el patrón responde de
todo accidente que se produzca en o con ocasión del trabajo, incluso desde que el trabajador
inicia su trayecto de ida o regreso al lugar de trabajo, sin que pueda el empleador
exonerarse alegando que no hubo hecho, culpa ni dolo de su parte.
El riesgo de la responsabilidad en el trabajo es de cargo exclusivo del empleador,
este puede compartir el riesgo mediante la contratación de seguros.

b) Sobre la extensión de la reparación que se debe por el hecho dañoso.


En la teoría clásica de la responsabilidad se consideró inicialmente que sólo se
indemnizaba el daño patrimonial y no el daño moral. Solamente el daño moral se considera
cuando tenía consecuencias patrimoniales.
Ya en el siglo XIX se considera que en la responsabilidad extracontractual debe
indemnizarse todo daño.
La expresión “todo daño” implica cualquier daño.
Daño moral. Tiene dos alcances:
1.- Menoscabo de la persona afectada por el hecho ilícito en sus facultades o en el
desarrollo de sus actividades, que tienen significado patrimonial. Se llama daño moral
con consecuencias patrimoniales.
2. El dolo o aflicción psíquico que sufre una persona que es afectada por un delito o
cuasidelito, sin que tenga consecuencia patrimonial. En este caso se llama daño moral
puro y simple.
El criterio moderno es comprender el daño moral en sus dos alcances.
En el campo de la responsabilidad contractual se discute si la indemnización por
incumplimiento de obligaciones contractuales permite también la reparación por daño
moral.
La opinión mayoritaria durante mucho tiempo era contraria a indemnizar el daño
moral en el incumplimiento de las obligaciones. Se consideraba que el contenido de la
obligación, las consecuencias de la misma y las consecuencias del incumplimiento eran
sólo patrimoniales.
El que propició entre nosotros este tipo de responsabilidad fue el profesor Fernando
Fueyo en su “Tratado de las obligaciones” (1960). Actualmente han aumentado las
opiniones que dicen que el daño moral también es indemnizable en la responsabilidad
contractual.
Existen algunos fallos de las Cortes de Apelaciones y la Cortes Suprema que dan
lugar a la indemnización del daño moral al incumplimiento de las obligaciones
contractuales.
Fuentes De La Responsabilidad Extracontractual

La necesidad de indemnizar el daño producido proviene de la comisión de un delito


o cuasidelito.

DELITO:
Todo acto ilícito cometido con la intención de dañar, que produce daño,
existiendo relación de causalidad entre el hecho y el daño, y capacidad delictual.

Elementos:
1.- Hecho ilícito: contrario a derecho, acción u omisión. Algunos autores señalan que no es
necesario que el hecho dañoso sea ilícito porque todo hecho que produce daño, por la
existencia del daño, pasa a ser ilícito.
2.- Cometido con la intención de dañar. Art. 44.
3.- Que exista daño.
En materia de daños existe una clasificación:

1.1 Daño Material o Patrimonial: es aquel apreciable directamente en dinero. Se puede


clasificar en:
Daño emergente: es el menoscabo patrimonial inmediato que sufre la víctima por el delito,
o por el incumplimiento de una obligación contractual.
Lucro cesante: pérdida de la legítima ganancia esperada por el incumplimiento del
contrato. Es lo que deja de ganar.
La regla general es que en materia contractual se indemnicen ambas, a menos que la
ley limite la indemnización al daño emergente.

1.2. Daño Moral: es el dolor o aflicción psíquica que produce menoscabo a la persona
víctima de un delito o cuasidelito.
El daño moral a su vez pude clasificarse en aquellos que tienen consecuencias
patrimoniales, es decir que afecte sus facultades o el desarrollo de sus actividades; y el daño
moral que sin consecuencias patrimoniales.

Con respecto a estas clasificaciones en materia extracontractual se indemnizan


ambas. En materia contractual está conclusión no es tan compartida.

2.
2.1 Daño Directo: es aquel que es consecuencia inmediata del delito o cuasidelito, o del
incumplimiento de la obligación contractual. Tiene como causa única y determinante el
hecho ilícito.

Clasificación
Daño Directo Previsto: son los que las partes previeron al tiempo del contrato o pudieron
racionalmente prever a la misma época.
Daños Directos Imprevistos: aquellos que las partes no previeron o no estaban en
condiciones de prever.
En materia contractual se indemnizan los directos previstos. Peor si el deudor no
cumple por dolo o culpa debe indemnizar ambos.
En materia extracontractual se indemnizan ambos.
2.2 Daño Indirecto: es aquel que tiene una causa remota no determinante de la existencia
del daño en el hecho ilícito.
En materia extracontractual no se indemnizan en caso alguno los daños indirectos.
En materia contractual se indemnizan los daños directos. Pero los indirectos pueden llegar a
indemnizarse con tal que se hayan contemplado en el contrato y que se haya limitado su
monto.

3. En relación con la comprobación de la producción del daño.


3.1. Daño Actual: es le daño cierto y conocido, producido con anterioridad a la demanda de
indemnización de perjuicios.
3.2. Daño Futuro: es aquella consecuencia del hecho dañoso que se producirá o continuará
produciendo después de la presentación de la demanda. Como una lesión que requiere largo
tratamiento.
3.3. Daño Eventual: es aquel que puede acontecer o no, desconocidos al tiempo de
interponer la demanda, pero que tiene la posibilidad de llegar a producirse.

La regla general es que se indemnicen el daño actual y el futuro. Eventualmente


puede indemnizarse el daño eventual cuando existan antecedentes materiales o técnicos que
determinen la alta probabilidad de que se produzcan.

Relación de causalidad entre el hecho y el daño


El daño patrimonial debe tener como causa directa y determinante el hecho o acto
del cual se reclama. Debe existir una relación de causa efecto entre el hecho y el daño.
Si existe otro hecho que altera la producción del resultado por el acto de otra
persona, se llama con causa que puede eximir de responsabilidad al presunto agente o
atenuar su responsabilidad. Por eso el art. 2330 permite rebajar la indemnización del daño
si la víctima se expuso a el imprudentemente.

Capacidad delictual
Es la misma para el delito y el cuasidelito, no es la misma que la capacidad para
contratar.
Sólo son incapaces de cometer delitos o cuasidelitos los infantes y los dementes.
Los mayores de 7 años y menores de 16 no son responsables si por resolución judicial se
declara que han obrado sin discernimiento. El mismo juez que conoce del juicio lo
determina.

CUASIDELITO:
Es un hecho ilícito cometido por negligencia o imprudencia o infracción de las
leyes u ordenanzas, que produce daño existiendo relación de causalidad entre el hecho y
el daño, y capacidad extracontractual.

Casi todos los elementos del cuasidelito son comunes con los del delito civil. Por
ejemplo, su ilicitud resulta de la producción o consecuencia de daño.
También se exige la relación de causalidad entre el hecho y el daño, conduciendo a
la indemnización de todo daño.
La única diferencia entre delito y cuasidelito es la intención de dañar. La culpa
puede resultar de tres factores: imprudencia, negligencia o de la infracción a leyes u
ordenanzas.
En cuanto a capacidad se siguen las mismas reglas para uno u otro tipo de hechos
ilícitos.

Sujetos De La Responsabilidad

Sujeto Activo:
Es la persona que tiene derecho a demandar la indemnización. Y pueden ser:
1. - La víctima del delito o cuasidelito
2. - Las víctimas secundarias del delito o cuasidelito, aquellas que tienen una asistencia
económica o moral en la víctima
3. - Lo herederos. Lo pueden hacer en una doble calidad:
3.1. como sucesores de la víctima, cuando esta ha fallecido.
3.2. como víctimas secundarias del delito.
4. - Respecto de los delitos o cuasidelitos que causen daño a la propiedad pueden reclamar:
4.1. el dueño
4.2. el poseedor o sus herederos
4.3. el usufructuario
4.4. el habitador
4.5. el usuario
4.6. el merotenedor, pero solo en caso de ausencia del dueño

Sujeto Pasivo:
Es la persona a quien se le puede exigir el pago de la indemnización.
Este sujeto activo puede ser:
1.- El autor.
2.- Los cómplices.
Si hay varios autores o cómplices, responden todos solidariamente.
No se incluyen los encubridores porque jamás son civilmente responsables, resulta
de los arts. 2314, 2316 y 2317 inc. 1°.
3.- El ebrio y el drogadicto
4.- La persona que responde del hecho ajeno. (Art. 2320). Este artículo señala que ciertos
hechos o circunstancias en que una persona responde por los daños causados por hechos de
otra persona, siempre que este bajo su vigilancia y cuidado, como los directores de
establecimientos educacionales, mientras los estudiantes permanezcan en el
establecimiento.
Pero puede librarse de esta responsabilidad probando que a pesar de haber empleado
toda la autoridad y cuidado que le correspondía no ha podido impedir evitar el hecho
dañoso.
Esta excusa no es admisible a los padres por los delitos o cuasidelitos que cometan
sus hijos menores por culpa de su mala educación o hábitos viciosos que le ha dejado
adquirir. (Art. 2321)
5.- Los terceros civilmente responsables. Los anteriores no son terceros, los terceros son
aquellas personas que por disposición de la ley responden del hecho ajeno directamente.
Como por ejemplo si se atropella a una persona y el conductor no era el dueño del
auto, igual es responsable.
6.- Las municipalidades responden de las plazas y caminos que administran, o el Estado a
través del MOP respecto de los caminos nacionales que no están sujetos a la administración
de las municipalidades.
Estos últimos responden solidariamente por los daños que se producen a causa del
mal estado de las vías o su señalización.
7.- El que sin ser cómplice se aprovecha del dolo ajeno.
Responde solo hasta la concurrencia del provecho obtenido. (Art. 2317)

Presunciones De Culpabilidad
La responsabilidad contractual descansa en la responsabilidad subjetiva, es decir, la
responsabilidad es determinada por el dolo o culpa del autor.
Es necesario que el acto ilícito sea imputable al actor, es decir, que se deba a dolo o
culpa de él. Y la prueba corresponde a la víctima, esta debe probar:
a.- Que se cometió en su contra un hecho ilícito.
b.- Que ese hecho ilícito fue doloso o culpable.
c.- La existencia de daños.
d.- La relación de causalidad entre el hecho ilícito y el daño producido.
e.- La naturaleza y monto de los perjuicios que se deben indemnizar.

De esta manera la situación de la víctima es difícil para obtener la reparación del


daño, especialmente para probar los elementos antes indicados, y dentro de ellos poder
probar los elementos subjetivos de la culpa o el dolo en el agente o autor.
Por esto la ley, en materia de responsabilidad, auxilia a la víctima mediante
presunciones de responsabilidad.

Presunciones De Responsabilidad
Son los casos en que la ley pone de cargo del autor o un tercero la obligación de
indemnizar atribuyéndoles culpabilidad suficiente para que respondan de la
indemnización del daño.
Estas presunciones, por regla general, son simplemente legales, pero la carga de la
prueba para desvirtuarlas corresponde al que debe indemnizar

Tipos de presunciones:
1.- Presunciones de responsabilidad por el hecho propio: (Art. 2329) Este artículo dice
que todo daño debe indemnizarse cuando pueda imputarse malicia o negligencia de otra
persona. La expresión “pueda” quiere decir cuando se haya probado.
La ley presume que son culpables o dolosos, los siguientes:
1.1. el que dispara imprudentemente un arma de fuego
1.2. el que remueve las lozas de una acequia o cañería en calle o camino si haber tomado
las precauciones necesarias. En relación con este, son responsables en un accidente las
municipalidades respecto de los bienes nacionales de uso público que administra; el MOP
respecto de los caminos nacionales cuando el accidente se produjo por el mal estado de las
vías.
1.3. El que obligado a la construcción o reparación de un acueducto o puente que atraviesa
un camino, lo tiene en estado de causar daño a los que transitan por el.
Presunciones de responsabilidad por el hecho ajeno:
Hay que distinguir:
1.- Daño causado por persona incapaz de cometer delito o cuasidelito. Respecto de estos
no hay responsabilidad directa por el hecho ajeno. De las personas a cuyo cargo están los
incapaces hay responsabilidad directa por culpa propia de la persona a cuyo cuidado están.
2.- Daño cometido por personas capaces de cometer delito o cuasidelito. La regla general
es que toda persona es responsable no sólo de sus propias acciones también de los que
estuvieran a su cuidado.

Elementos de la responsabilidad por el hecho ajeno:


1.- Que exista una relación de subordinación y cuidado entre el responsable por el hecho
ajeno, y la persona que cometió el hecho dañoso.
2.- El subordinado o autor del hecho dañoso debe tener capacidad extracontractual. En
caso contrario se aplica el Art. 2318.
3.- Imputabilidad del hecho al subordinado.

La presunción de responsabilidad de las personas que tienen de su cuidado a otra, es


simplemente legal y por ello pueden probar que han empleado la autoridad y cuidado que
su calidad les confiere, sin poder impedir el hecho dañoso. Art. 2320 inc. final.

¿Quiénes son responsables?


A.- El padre o la madre es responsable de los hechos de los hijos menores que habitan en
la misma casa.
B.- El tutor o curador es responsable de la conducta del pupilo que vive bajo su
dependencia o cuidado.
C.- Los jefes de colegios y escuelas responden del hecho de sus discípulos mientras estén
bajo su cuidado (en el recinto del colegio)
D.- Los artesanos y empresarios por el hecho de sus aprendices o dependientes mientras
estén bajo su cuidado.
E.- Los amos (empleadores) responderán de la conducta de sus criados o sirvientes en el
ejercicio de sus funciones. Se excusarán los empleadores cuando la función se desempeñó
de un modo impropio que los empleadores no pudieron prever, en este caso responde el
criado. Art. 2322.

La regla general del daño por el hecho ajeno es que se responde del hecho de las
personas que están bajo su cuidado o dependencia. Pero se admite la excusa de que aun con
la autoridad o cuidado que confiere la calidad que tiene esa persona no pudo impedir el
hecho dañoso.
Hay un caso que la ley impide toda excusa legal, es una presunción de derecho. Esta
es la que afecta a los padres den los términos del Art. 1321.
Presunciones de responsabilidad por los daños de las cosas:
A.- Ruina de edificio: Para que exista la responsabilidad por el daño que producen las
cosas deben concurrir dos elementos:
A.1.- Ruina;
A.2.- Omisión cometida en el cuidado del edificio. Debe demostrarse que se han omitido
las necesarias reparaciones o el cuidado de buen padre de familia en la mantención del
edificio.
En el caso de que sean varios los dueños, le responsabilidad por los daños causados
a terceros se divide a prorrata de sus cuotas en el dominio del edificio.
Esta regla es una excepción a la responsabilidad cuando hay varios responsables, genera
una responsabilidad simplemente conjunta.

Clase de terceros que han sufrido daño por ruina del edificio:
1.- Al vecino colindante que sufre daño por la caída del edificio vecino nada se le
indemniza, a menos que haya deducido con anterioridad individualmente la denuncia de
obra ruinosa. Art. 934 inc. 2°.
2.- Los terceros no colindantes tienen derecho a indemnización. Art. 2323.

En el caso de ruina de un edificio por vicio en la construcción. Art. 2324.


Son responsables las empresas, los constructores y los arquitectos, fuera del dueño,
no sólo de los vicios de construcción también por vicios del suelo y de los materiales.
La acción indemnizatoria prescribe en 5 años, contado desde la entrega del edificio
al propietario o desde le recepción final otorgada por la dirección de obras municipales
respectiva.

Responsabilidad por los daños de las cosas que caen o se arrojan de la parte superior
de un edificio.
Responden todas las personas que habitan la misma parte del edificio de donde cae
o se arroja la cosa. La indemnización se divide entre todas las personas por partes iguales.
Estas personas se pueden exonerar probando que el hecho se debe a la culpa o mala
intención de una persona exclusivamente, en cuyo caso será responsable esta sola. Art.
2328 inc. 1°.
Además la ley entrega acciones para prever el daño. Cualquier persona puede hacer
la denuncia de la posible caída. Art. 2328 inc. 2°.  Art. 948.

Responsabilidad por el daño causado por los animales. Art. 2326


1.- El dueño del animal es responsable de los daños causados por un mismo animal aun
después de soltado el animal. Puede eximirse de la responsabilidad si prueba que la soltura
o extravío no le es imputable al dueño o dependiente encargado de la guarda o servicio del
animal.
2.- La persona que se sirve del animal ajeno. Responde siempre, pero si el animal tenía un
vicio o calidad del cual provino el daño, que el dueño sabía y debió dar a conocer de estos y
no lo hizo, el que se sirve del animal podrá repetir contra el dueño.
La víctima tiene dos sujetos que responden del hecho del animal en este último
caso: el dueño y el tercero que se sirve del animal.
El tercero es obligado a pagar si el daño no provino de la mala calidad o vicio del
animal.
En cambió si el daño provino de un vicio o mala calidad no conocida por el tercero
responde ambos, dueño y tercero, frente a la víctima. Si el tercero paga tiene derecho a
repetir contra el dueño.
Se responde siempre del daño causado por un animal fiero, si de el no se reporta
utilidad para la guarda o servicio de un predio. La responsabilidad es imputable a que tiene
el animal, y si alega que no le fue posible evitar el daño, no será oído. Art. 2327.

La Acción Indemnizatoria En La Responsabilidad Extracontractual


Características
1.- Es el efecto inmediato y normal de los delitos o cuasidelitos
2.- Tiene por objeto obtener la reparación, del daño causado por el delito o cuasidelito,
por parte de la persona responsable de dicho delito o cuasidelito.
3.- Es una acción personal, se dirige contra:
3.1. El autor del delito o cuasidelito.
3.2. Los herederos del autor.
3.3. Los coautores o cómplices.
3.4. El tercero civilmente responsable.
3.5. Los que tiene incapacidad para cometer delitos o cuasidelitos cuando pueda
imputárseles negligencia
3.6. Se incluyen también al responsable del hecho ajeno cometido por las personas
que tiene a su cuidado y son incapaces de cometer delitos o cuasidelitos.
3.7. Los terceros civilmente responsables por disposición de la ley. Como ocurre
con el dueño de un vehículo motorizado, que es responsable de los daños causados
por el conductor a quien se le hubiere entregado el automóvil, a menos que lo haya
sustraído sin autorización.
3.8. Se comprenden también, a las municipalidades, al MOP por los daños causados
por accidentes que tuvieren como motivo determinante de su ocurrencia, el mal
estado o abandono de las vías públicas.
3.9. El que se aprovecha del dolo ajeno. Se dirige contra la concurrencia del
provecho de su dolo.
4.- Es una acción solidaria. En caso de existir varios responsables, la víctima puede
dirigirse contra todos o cualquiera de ellos, demandando de cada uno de ellos el total de la
indemnización. Excepto en los siguientes casos:
4.1. En el caso de la ruina del edificio, si hay varios propietarios de divide a
prorrata de su cuota en el dominio.
4.2. En el caso de las cosas que caen o se arrojan de la parte superior de un
edificio, son responsables los que habiten esa parte del edificio, a menos que se
pruebe que fue uno el responsable, el que deberá pagar solo. (Art. 2328)
5.- Es patrimonial porque es avaluable en dinero. Más aun, la indemnización de prejuicios
por definición es la suma de dinero que el responsable de un delito o cuasidelito es obligado
a pagar a los afectados por los daños producidos por el mismo delito o cuasidelito.
6.- Es una acción renunciable, porque mira al interés individual del renunciante y no está
prohibida su renuncia. Si hay varias víctimas del delito, la renuncia afecta al renunciante y
a sus herederos pero no afecta a los demás perjudicados por el delito o cuasidelito. Art. 12.
7.- Es transigible.
8.- Es prescriptible. Prescribe a los 4 años desde la perpetración del hecho dañoso. Art.
2332.
Hay algunas prescripciones especiales:
a.- En el caso de ruina del edificio la acción prescribe a los 5 años, contados desde la
recepción final el edificio.
b.- Los perjuicios causados por la caída de una aeronave. La acción prescribe en tres
meses contados desde el momento en que se produjo. La doctrina moderna considera que
los tres meses rigen para los afectados externos. Para los pasajeros y las mercaderías
transportadas el plazo es de 4 años.
9.- La indemnización que se reclama por la acción comprende todo daño, es decir, el
daño material, el daño moral, el daño emergente y el lucro cesante.
10.- La acción de indemnización puede ser alterada por culpa de la víctima. Si es la única
causa, desaparece la responsabilidad por falta de imputabilidad y la relación de causalidad
entre el hecho y el daño.
11.- “La apreciación del daño está sujeta a reducción, si el que lo ha sufrido se expuso a
el imprudentemente.”. Por culpa de la víctima que colabora en la materialización del hecho
ilícito. Art. 2330

Circunstancias Modificadoras De La Responsabilidad Extracontractual

1.- El caso fortuito. Exime de responsabilidad en todo campo, se excluye le


responsabilidad contractual, extracontractual y penal. La prueba del caso fortuito en materia
contractual es de cargo de quien la alega.
No exime de responsabilidad el caso fortuito cuando sobreviene por culpa de la
misma persona o cuando la ley así lo dispone. Art. 1676.
2.- Ausencia de culpa: Si el hecho no puede imputarse a la culpa o dolo de la persona a
quien se le atribuye su ejecución, prueba que debe realizar la víctima, no hay
responsabilidad para el autor. Lo mismo ocurre con el autor de un hecho que tiene en su
contar una presunción de responsabilidad pero logra probar la excusa de que empleo toda
su autoridad o cuidado para evitar el hecho dañoso y no pudo impedirlo, pude eximirse de
responsabilidad extracontractual. Salvo que se impida alegar dicha excusa. Arts. 2320-
2321-2326-2327.
3.- Falta la relación de causalidad entre el hecho y el daño: Hay exención, y ocurre
cuando el hecho y el daño provienen de un tercero o exclusivamente de culpa de la víctima.
4.- La legítima defensa: Se puede alegar cuando proviene de la legítima defensa ante una
lesión injusta.
5.- El estado de necesidad: Exime de reparar el daño a un bien ajeno para evitar un mal
mayor a los del autor o bienes de terceros.
Requisitos:
a.- Que exista un daño actual o inminente que se tarta de evitar;
b.- Que no exista otro modo practicable o menos perjudicial para impedir el daño que se
trata de evitar;
c.- Que el daño evitado sea mayor que el causado para evitarlo
Cláusulas eximentes, atenuantes o agravantes de responsabilidad:
La doctrina y la jurisprudencia han señalado algunas reglas para la admisión de
estas cláusulas que en un principio son lícitas pero dichas reglas se han establecido para
limitarlas.
1.- Cláusulas eximentes: no valen respecto del dolo o la culpa lata porque sería una
condonación anticipada.
Respecto de los daños en los casos de las cláusulas que eximen de responsabilidad
valen con la limitación que no admiten la condonación del dolo o culpa lata.
Respecto de las personas, gran parte de las opiniones considera que cualquier
cláusula que exima de responsabilidad en parte de las personas es lícita, lo cual tiene
importancia respecto del contrato de transporte Otras opiniones dicen que no podrá
aplicarse la misma regla respecto de la responsabilidad por daño de las cosas.
2.- Cláusulas atenuantes: En materia extracontractual se refieren al monto del daño a
indemnizar, en que se indica, un monto máximo a indemnizar por los daños producidos en
la materia o actividad a que se refiere la causa. Estas cláusulas son válidas.
3.- Cláusulas agravantes: Tienen por objeto imponer indemnizaciones que superan el daño
efectivo producido por el delito o cuasidelito.

Situaciones Especiales Que Se Debaten En Materia De Responsabilidad


Extracontractual

1.- La responsabilidad objetiva. El Código Civil trata la responsabilidad subjetiva, que


significa que se responde de un hecho cuando este puede imputarse a un actor. Pero en otras
legislaciones y por la doctrina se considera que la situación de la víctima queda
desmejorada con la responsabilidad subjetiva.
En la vida moderna coloca a factores de la actividad económica en la situación de
más riesgo por su actividad y que se traducen con frecuencia en la producción de daños sin
que exista culpa ni dolo.
Cuando los agentes económicos colocan en esta situación a terceros, a su
contraparte o a los usuarios de los servicios que el presta, los mueve un móvil de ganancia
que por si solo hace ilícitos los actos en que causan daño por la sola creación del riesgo de
que este se produzca. Entonces cada vez que se crea una actividad que cause un riesgo de
daño a otro, el titular de esa actividad debe responder siempre, aun cuando no haya
mediado dolo o culpa de su parte.
2.- La opción o cúmulo de responsabilidades. Consiste en que se pretende que en la
responsabilidad contractual el acreedor afectado con el incumplimiento de la obligación,
aplique para establecer el incumplimiento, los números de la responsabilidad contractual, y
para la indemnización de perjuicios, los números de la responsabilidad extracontractual.
El objetivo de esta es que se mejora la situación del acreedor con relación a los
beneficios que da la responsabilidad contractual y la extracontractual. Lo favorable de la
responsabilidad contractual es que se presume la responsabilidad del deudor, en cambio en
la extracontractual hay que probarla. La parte favorable de la responsabilidad
extracontractual es que se indemnizan todos los daños, material, moral, previsto e
imprevisto. En cambio en la contractual si hay culpa solo se indemnizan los directos
previstos.
La opinión general dice que cada responsabilidad tiene su campo de acción y sus
propias reglas, no pueden mezclarse para obtener de cada una la parte más favorable, aun
cuando el hecho que produce el incumplimiento sea constitutivo de delito.
3.- El cúmulo de indemnizaciones. En este caso se trata de determinar si se pueden
agregar a la indemnización que debe el autor del daño otras prestaciones que se deban por
terceros en el mismo hecho.
En materia de seguro de las cosas no hay acumulación posible, se debe una sola
indemnización.
En materia de seguro de daños, no son acumulables dos o más indemnizaciones. El
C. de Comercio establece que el seguro no puede ser jamás para el asegurado ocasión de
una ganancia.
En materia de seguro de personas. El seguro es acumulable o sea, si una persona
asegura en varias compañías todas deben pagar.

Unidad O Desigualdad De La Regulación De Las Responsabilidades


A.- Doctrina alemana
Los autores alemanes rechazan la dualidad de responsabilidades y construyen una
teoría general del resarcimiento.
El elemento unificador entre ambas responsabilidades es el daño, frente al cual hay
que asegurar la efectividad de la reparación en beneficio de la víctima. Y este resarcimiento
tiene reglas que se aplican al campo contractual y extracontractual indistintamente.
El CC alemán establece un capítulo del resarcimiento como fundamento de la
responsabilidad. Contiene disposiciones generales sobre el resarcimiento y especiales sobre
la responsabilidad del deudor en el incumplimiento de las obligaciones, y algunos
supuestos de la responsabilidad extracontractual.

B.- Doctrina francesa


Siguiendo a Planiol, considera anacrónica la división entre responsabilidad
contractual y extracontractual.
El tratamiento de la responsabilidad debe ser unitario. Pero Planiol se diferencia de
Windcheit y Brince en elemento unitario.
Para los alemanes era el resarcimiento del daño, para los franceses es la ilicitud del
acto. El que no cumple la obligación comete un acto ilícito de la misma manera que aquel
que comete un delito o cuasidelito. Por ello las reglas sobre la prueba, la indemnización y
sobre la prescripción en esta materia deben ser las mismas.

El Abuso Del Derecho


El abuso del derecho se considera por la doctrina como fuente de indemnización del
daño.
El abuso del derecho significa que el titular de este excede los marcos del
contenido de su derecho causando daño a terceros.
Los autores franceses dicen que el ejercicio abusivo del derecho pone en acción un
mecanismo de protección del Derecho en general frente al derecho individual.
La teoría del abuso del derecho considera que los derechos subjetivos de las
personas tienen un contenido económico social, dentro del cual permite la utilidad del
titular. Pero su naturaleza libre de ejercicio se altera cuando el ejercicio produce daños que
no están permitidos dentro del marco económico y social del Derecho.
El abuso del derecho en el D° Civil juega un doble rol:
1.- Constituye un límite extrínseco al ejercicio de los derechos, especialmente al ejercicio
de los derechos reales y personales.
2.- Es elemento determinante de responsabilidad civil en ciertos casos.

Concepto
Es el que se produce con el ejercicio de una facultad reconocida por el derecho
que lesiona o infringe un interés legítimo de otro y no protegido expresamente.

El abuso del derecho parte de la premisa que el ejercicio de los derechos de que uno
es titular no constituye un acto ilícito. Pero la actuación del titular con su legítimo derecho
debe perseguir un interés legítimo dentro del Derecho y del ordenamiento jurídico a que el
corresponde, que está dado por el contenido económico y social del Derecho.
Cuando un derecho se ejecuta por su titular con la finalidad de alcanzar el contenido
económico social del Derecho o cuando por ejemplo una persona siembra su campo, se
habla del ejercicio normal del derecho. Y cuando la persona ejecuta su derecho sin
perseguir interés alguno, se produce un daño, como el mismo sembrador que riega su
predio y rebalsa el agua a los vecinos sin el propósito de sembrar, se habla de un ejercicio
anormal o abusivo del derecho.
Lo determinante en la calificación del abuso del derecho está en la orientación que
el titular da al ejercicio de su derecho.

Posición de Planiol
Para Planiol el abuso del derecho no existe, hay una desubicación de la aplicación
jurídica de la responsabilidad, partiendo desde el mismo nombre de la teoría.
El nombre abuso del derecho es una locomaquia (construcción de una frase con
términos antagónicos y excluyentes). Derecho y abuso son excluyentes, el derecho cesa
cuando el abuso comienza.
La producción del daño cuando se exceden los límites del derecho se produce, para
Planiol, porque se ha cometido un acto ilícito, no se necesita abandonar el fundamento del
delito o cuasidelito civil para perseguir la indemnización del daño. Se sanciona al autor
porque su acto es ilícito y ha causado daño.

Posiciones que consideran que el abuso del derecho tiene individualidad propia
Hay posiciones objetivas y subjetivas:
1.- Posición Subjetiva. Persiguen a Joserant. La responsabilidad, cuando se excede el
contenido económico y social del Derecho, debe buscarse en uno de dos campos.
En la intención de dañar o en la falta de interés legítimo. El interés legítimo es el propio del
título dentro del interés económico y social.
2.- Posición Objetiva. El abuso del derecho es el ejercicio. anormal del derecho, que es
aquel contrario al destino económico y social del derecho subjetivo.
La responsabilidad por los daños causados se produce cuando la finalidad del
ejercicio del titular de su propio derecho no concuerda con la función a que normalmente
está destinado el ejercicio de ese derecho y no procura satisfacción a su titular, sino
persigue a otro.
Derecho comparado sobre el abuso del derecho
En Alemania se sanciona cuando su finalidad es exclusivamente causar daño a otra
persona.
El CC de Suiza es más claro en el concepto de abuso del derecho. En su art. 2° señal
que toda persona debe ejercer sus derechos y cumplir sus obligaciones según las reglas de
la buena fe. El abuso manifiesto del derecho no está protegido por la ley.
El CC de Portugal señala que es ilegítimo el ejercicio de un derecho cuando el
titular excede los límites impuestos por la buena fe, la moral y las buenas costumbres.
El CC argentino considera como ejercicio abusivo del derecho el que no es
amparado por la ley al que lo ejercita contrariando los fines que la ley tuvo en
consideración al considerarlo como tal, o al ejercicio que excedan los límites impuestos por
la buena fe, la moral y las buenas costumbres.

El abuso del derecho en Chile


En el Derecho chileno no existen normas que permitan a aceptación del abuso del
derecho en nuestra legislación.
Algunos fallos han aplicado el art. 1546, en que la buena fe está establecida como
límite al ejercicio de los derechos contractuales. El art. 1546 parece haberse establecido
para amarrar aún más al deudor al cumplimiento de la obligación. Pero la doctrina y la
jurisprudencia de la Corte Suprema (CS) opinan que el comportamiento en el cumplimiento
de los contratos es igual para ambas partes, y a ambas se les imponen límites de buena fe.
Se ha fallado que hubo ejercicio abusivo del derecho del acreedor en un contrato de
transporte, en que el acreedor que era quien debía suministrar el flete presta dinero al
deudor, que era el transportista, para la adquisición de camiones, y con el producto los
fletes se devolvería el dinero prestado. Después de adquiridos los camiones disminuyó la
cantidad de fletes al deudor, y como no pudo pagar las cuotas de los camiones procedió a
ejecutarlo para rematar dichos camiones.
La CS estableció que el deber de ejecutar el contrato de buena fe es un límite
impuesto a ambas partes, y que infringió la buena fe la disminución de fletes que se debían
entregar al transportista. Porque el deber de buena fe imponía entregarle todos los fletes que
fueren necesarios para permitir el pago del dinero facilitado para la adquisición de los
camiones sin necesidad de haberlo pactado, y sin la existencia de imperativos que
justificaran la disminución de los fletes.
El art. 2110 se refiere a la renuncia en el contrato de sociedad. Los socios tienen el
derecho en la sociedad colectiva de renunciar, sin embargo, cuando la renuncia es abusiva
(de mala fe o inoportuna) la ley impide o sanciona al autor de esa renuncia. Las sanciones
se encuentran en los artículos 2111, 2112 y 2113.
El art. 945, actualmente suprimido por haberse incorporado al C de Aguas,
establecía que nadie podía cegar un pozo que reportara utilidad, provocando perjuicios a las
personas que se servían de el.
En general, en nuestro Derecho, el abuso del derecho no tiene reconocimiento
general, solamente muy aislado en ciertas disposiciones.

Derechos absolutos.
Pero hay derechos absolutos que se ejercen sin necesidad de motivación alguna,
como por ejemplo la autorización para contraer matrimonio a los menores de 18 años del
art. 112 del CC. Los ascendientes de los menores deben prestar su autorización para que el
menor se case, y si no hay ascendientes corresponde pedírsela al curador y por último al
oficial del registro civil que los casará.
La negativa de los ascendientes no necesita expresión de causa, y dicha negativa no
es reclamable judicialmente por eso se considera un derecho absoluto. Pero el curador u
oficial de registro civil para negar su autorización necesita expresar una causa de las
señaladas en la ley, y en todo caso el menor tiene el derecho reclamar judicialmente de la
negativa.
Otro derecho absoluto es el derecho a pedir la partición de una herencia o
comunidad, cualquiera sea el interés en la comunidad aunque sea insignificante. Cada
interesado puede pedir en cualquier tiempo la partición. Art. 1317.

LOS CUASICONTRATOS

Fuentes De Las Obligaciones


Arts. 578, 2284 y 1437 C.C.
Podemos distinguir entre aquellas obligaciones que:
1.- Emanan de la Ley y;
2.- Las que emanan del hecho voluntario. Estas a su vez pueden ser Convencionales
(contratos), y No Convencionales, estas últimas se dividen en Lícitas (Cuasicontratos), e
Ilícitas (delitos y Cuasidelitos)
El cuasicontrato es el hecho voluntario lícito, no convencional que genera
obligaciones (Art. 2284)
En la existencia de los cuasicontratos está presente un principio general del derecho,
el del enriquecimiento sin causa, lo que busca impedir que se produzcan enriquecimientos
injustos en el ordenamiento jurídico. Por eso se establecen medidas para eliminar sus
consecuencias, como los cuasicontratos.

Reglas y requisitos del enriquecimiento injusto:


1.- Debe existir un empobrecimiento o disminución del patrimonio de una persona
correlativamente al enriquecimiento de otra. El empobrecimiento puede producirse por la
disminución efectiva del patrimonio del afectado o por economía de sus actividades que
experimente otro a costa del perjudicado.
2.- Debe haber enriquecimiento de una persona correlativo al empobrecimiento de otra.
El empobrecimiento puede producirse por el aumento material del patrimonio del
favorecido o por el ahorro de un gasto a expensas de otra persona.
3.- El enriquecimiento debe ser injusto, lo que no significa que sea ilícito, significa que no
hay causa que justifique el enriquecimiento. Se produce sin un título o causa legal o
voluntaria. Es decir, ausencia de todo vínculo jurídico que legitime el enriquecimiento.
4.- No deben existir otros medios para obtener la reparación del empobrecimiento.
5.- Cuando concurren los requisitos del enriquecimiento sin causa, existe acción
personal en contra de quien ha obtenido el enriquecimiento, y a favor de quien a sufrido
el empobrecimiento para la reparación del perjuicio o disminución patrimonial
experimentada. Esta acción tiene como límite el enriquecimiento obtenido por la persona a
quien se demanda y, por lo tanto, puede ser inferior al monto del empobrecimiento.
6.- Las reglas de la reparación son de hecho, se determinan en cada caso por acuerdo de
las partes o por estimación del juez que conoce el asunto, de acuerdo a los méritos de las
pruebas que se rindan para el efecto.
Los cuasicontratos según el Art. 2258 son los siguientes:
1. - La Agencia Oficiosa
2. - El Pago de lo no debido
3. - La Comunidad

LA AGENCIA OFICIOSA
Hecho jurídico que consiste en la administración de los negocios de otro.

Diferencias entre el Mandato y la Agencia Oficiosa.


- El mandato es un contrato
- La agencia oficiosa es un cuasicontrato
- En el mandato el mandatario recibe el encargo de ejecutar uno o más negocios por cuenta
y riesgo del mandante
- En la agencia, oficiosa el agente o gestor entra en la gestión de negocios del interesado,
sin mandato
- En el mandato las partes se denominan mandante y mandatario.
- En la agencia oficiosa, agente oficioso, gerente o gestor, al que administra. Y al dueño o
titular recibe el nombre de interesado.
- El mandato termina por diversos motivos. Art. 2163.
- La agencia oficiosa termina por la ejecución del negocio o por la prohibición de continuar
que le impone le interesado.
- En cuanto a la capacidad para actuar, en el mandato puede ser un menor adulto.
- En cambio en la agencia oficiosa el agente oficioso debe ser siempre plenamente capaz.

La agencia oficiosa puede confundirse con el mandato lo que crea un problema para
determinar el caso en que hay mandato o cundo hay agencia oficiosa.
Se entiende que hay mandato cuando una persona conoce que interviene en la
gestión de sus negocios pudiendo manifestar su disconformidad con ello. Si no está en esta
situación no hay agencia oficiosa.
El mandato puede dar origen a la agencia oficiosa en los siguientes casos:
1. - Cuando el mandatario ejecuta de buena fe un mandato nulo.
2. - Cuando el mandatario por necesidad imperiosa de los negocios, se sale de los límites
del mandato

Requisitos de la Agencia Oficiosa.


1.- Gestión de negocios ajenos sin mandato.
2.- El gerente entra en la administración de los negocios de otro sin mandato, pero con la
intención de ejecutarlo para él, es decir, para el interesado.
3.- Ausencia de intención de obligar al interesado.
No hay intención de obligar al interesado cuando el gerente cree realizar un negocio
propio. También cuando la intención del gerente es dar una liberalidad. En los demás casos
existe la intención de obligar al interesado, debiéndose reembolsar las expensas útiles y
necesarias. Arts. 2292 – 2293 – 2290 inc. 1°.
Puede ocurrir que el gerente se equivoque en la persona a quien corresponde el
negocio, de todas formas obliga a otro.
Si entra en la gestión creyendo que el negocio es propio y es de otro, tiene derecho a
ser reembolsado de los gastos, siempre que hubiere utilidad a favor de la otra persona, y esa
utilidad exista al tiempo de la demanda. (Art. 2292)
El agente debe tener |plena capacidad de ejercicio. El interesado no requiere ser
capaz, puede hacerse la agencia oficiosa de los interese de un menor.

EFECTOS DE LA AGENCIA OFICIOSA


1. - Obligaciones del gerente
Le son aplicables todas las obligaciones del mandatario (Art. 2287)
a.- Actuar en la gestión de los negocios como buen padre de familia. Debe administrar de
acuerdo a la naturaleza de los negocios.
b.- El agente oficioso responde de la culpa leve, pero esta responsabilidad puede agravarse
o aminorarse según las circunstancias. Se aminoran cuando el agente toma los negocios
para salvarlos de un peligro inminente, en este caso responde de culpa lata o dolo. Art.
2288.
Se agrava la responsabilidad cuando se ofreció a tomar la agencia oficiosa
impidiendo que otros lo hicieren. En este caso responde de toda culpa. Art. 2288
c.- La administración del gerente debe comprender todos los aspectos o dependencias del
negocio.
d.- Debe rendir cuenta al término de su gestión. Debe terminar la gestión completa y para
cobrar al interesado el reembolso de los gastos debe dar cuenta con documentos
justificativos u otros documentos equivalentes. (Art. 2294)
e.- Si el negocio ha sido mal administrado, es responsable de los perjuicios.

2. - Obligaciones del interesado


a.- Solamente queda obligado cuando el negocio ha sido bien administrado. (Art. 2290)
b.- El interesado debe cumplir las obligaciones que el gerente contrajo en la gestión.
c.- Igualmente debe reembolsar al gerente las expensa útiles o necesarias invertidas en la
gestión.
d.- No está obligado a pagar salario o remuneración al gerente.

Situación del de la Agencia Oficiosa desarrollada con expresa prohibición del


interesado
El que administra no tiene acción de reembolso, a menos que la gestión hubiera sido
efectivamente útil y exista dicha utilidad al tiempo de la demanda, como si de la gestión
hubiere resultado la extinción de una deuda que sin ella hubiera tenido que pagar el
interesado.

EL PAGO DE LO NO DEBIDO:
Es el cuasicontrato que se produce cuando se paga una obligación que no existía
en modo alguna al tiempo del pago.

Si se ha declarado nulo un contrato o decretado su resolución, y se efectúa el pago


se originaría el pago de lo no debido. Pero si se efectúa el pago, y posteriormente se declara
nulo o resuelto el contrato, en esta situación no se puede alegar el pago de lo no debido, ello
porque la deuda existía al momento del pago.
Requisitos.
1.- Que no exista obligación al tiempo del pago
Ello puede ocurrir por las siguientes razones:
a.- Porque nunca hubo obligación entre el que paga y el que recibe el pago
b.- Cuando se paga una deuda a una persona distinta a la del verdadero acreedor y no se
encuentra en el caso especial del pago hecho de buena fe al acreedor. En el caso del
acreedor aparente. (Art. 1576)
c.- Puede provenir cuando se paga una deuda ajena creyéndose que la deuda es propia.
En este caso hay pago de lo no debido.
d.- En todos los casos hay acción de repetir lo pagado. Pero cuando se paga una deuda
ajena no se puede repetir contra el que canceló o suprimió un título necesario para el cobro
de su crédito; pero podrá intentar contra el deudor las acciones del acreedor.
2.- Que el pago se haya efectuado por error.
Que el pago sea no debido significa que no debe existir causa o título alguno que
justifique el pago, por eso cuando se paga una obligación natural no da derecho a que se
repita lo pagado, ya que estas obligaciones tienen causa.
En el caso de las obligaciones suspensivas, la obligación no nace mientras la
obligación está pendiente, y por consiguiente si alguien paga durante ese tiempo puede
repetir lo pagado siempre que la haga valer antes de que se cumpla la condición, porque
una vez cumplida la condición no podrá repetir lo pagado.
Se podrá repetir lo pagado por error de derecho, cuando el pago no tenía por
fundamento ni aun una obligación puramente natural. (Art. 2297)
Para que el que recibe el pago no diga que es un regalo, el Art. 2299 establece, del
que da lo que no debe, no se presume que lo dona, a menos de probarse de que tuvo
perfecto conocimiento de que lo hacía tanto en el hecho como en el derecho.

Prueba del Pago no Debido


El demandante debe probar los presupuestos del pago de lo no debido, lo que
significa que deberá probar que hizo un pago determinado y que ese pago era indebido.
Como esta prueba tiene dificultades, la ley la facilita con presunciones: (Art. 2298)
El demandado reconoce el pago. Corresponde al demandante probar que dicho pago
era indebido
Si el demandado niega el pago, corresponde probar el hecho del pago al
demandante, y probado se presume que lo ha recibido.

Efectos del Pago no Debido.


1.- De la restitución del pago de lo no debido. (Art. 2295)
Cuando lo recibido es una cantidad de dinero o cosa fungible se debe restituir la
misma cantidad del mismo género y variedad. Pero si el que recibió el pago actuó de mala
fe (que sabia que le pagaban lo que no le debían) debe también los intereses corrientes.
Cuando consiste en una especie o cuerpo cierto y la especie tiene deterioros. El que
recibió el pago de buena fe no debe indemnizarlos, pero si lo hizo de mala fe debe
indemnizar los deterioros. (2301)
2.- Respecto de la persona que recibió el pago indebido
Si el que recibió la cosa creyéndose dueño de ella, la vende y estaba de buena fe, es
obligado a restituir el precio de la venta, y si el precio no estuviere pagado totalmente, debe
ceder las acciones que tenga contra el comprador por el saldo pendiente. Pero si estaba de
mala fe, es obligado a indemnizar al dueño de la misma manera que el poseedor que
dolosamente ha dejado de poseer. (Art. 2302)

3.- Respecto de terceros


El Código Civil Dice que debe protegerse a los adquirentes de buena fe y a título
oneroso y en razón de dicha buena fe y de la seguridad de dicho comercio jurídico, aun
cuando hubiere algún defecto o irregularidad en el título que enajena. Y cuando la
adquisición es gratuita se prefiere el interés del titular porque el adquirente pierde al ser
despojado de lo que ha recibido, en cambio el titular su propio derecho.
El artículo 2303 limita el derecho de persecución o repetición que tiene la persona
que pago lo que no debía.

LA COMUNIDAD (Arts. 2304 al 2313)


Es aquel cuasicontrato formado sin haberse contratado o celebrado dos o más
personas sobre una cosa común.

Doctrinas que tratan la comunidad


Existen dos doctrinas: la románica y la germánica.
1.- Doctrina románica. Considera que existen dos tipos de derechos cuando las personas
son concurrentes con derechos de la misma naturaleza en la misma cosa:
El derecho en la cosa común, que corresponde a todos y a cada uno de los
comuneros. Las partes que participan en la comunidad se llaman comuneros, indivisarios o
copropietarios.
Por otra parte existe el derecho cuotativo ideal o absoluto.
El derecho en la cuota de cada comunero en el derecho común, que no recae sobre
parte determinada alguna en la cosa común.
El derecho sobre la cosa completa pertenece al conjunto de los interesados y el goce
de la misma pertenece a cada uno con el límite que no puede perjudicar el legítimo goce de
los demás.
2.- Doctrina germánica. Los germanos eran pueblos bárbaros nómades, y les interesaba
mantener bajo un solo poder las cosas que sus pueblos llevaban consigo en sus
migraciones. El derecho de propiedad corresponde sólo a la comunidad, los componentes
de ella no tienen derecho alguno sobre ella, ni siquiera a una cuota.
La comunidad germana se llama comunidad de mano junta , el derecho de la cosa
común sigue al grupo. Los componentes del grupo que fallecen nada transmiten porque no
tienen nada en la cosa común.
Los componentes del grupo tienen derecho de goce sobre los bienes comunes.
En la ley y el mundo moderno ha prevalecido la comunidad románica, propia de los
pueblos sedentarios.

Concepto jurídco-doctrinario:
La comunidad es el cuasicontrato que permite la coexistencia de derechos de la
misma naturaleza a favor de varias personas sobre una misma cosa, sin creación ni
regulación convencional.
Esto último es lo que destaca el Art. 2304. En la comunidad no hay sociedad, por
consiguiente no es persona jurídica.
En la comunidad no hay tampoco otras convenciones relativas a la misma cosa, aun
cuando circunstancialmente pueda haber una comunidad de una convención, o regularse el
funcionamiento de la comunidad por otra convención.
La falta de convención que se refiere la doctrina y la ley, destaca el hecho de que la
comunidad es siempre consecuencia de un acto distinto, realizado con la intención de
crearla.

Fuentes de la Comunidad.
a.- Puede formarse a consecuencia de un hecho jurídico, como ocurre con la muerte de
una persona, con que se forma una comunidad sobre el patrimonio de una persona difunta
entre sus herederos, por el solo ministerio de la ley.
b.- Puede provenir como consecuencia de una convención. Como ocurre con la
adquisición por varios interesados de una determinada cosa.
Lo mismo ocurre si el dueño único de una cosa, cede o enajena una cuota de la
misma, se forma una comunidad entre el dueño y el adquirente.
Pero el objeto de estos contratos ha sido la adquisición de ciertos derechos y no la
formación de la comunidad por el solo ministerio de la ley.
c.- Puede provenir de la ley. Como los bienes comunes en las propiedades sujetos a la ley
de venta por pisos o a la ley de propiedad horizontal, en que es común el terreno, la
fachada, los ascensores, los pasillos o accesos al edificio, las terrazas y techumbre.

En nuestro ordenamiento jurídico se sigue la característica de la comunidad


románica. Esta considera que existen dos tipos de derecho donde hay varias personas
concurrentes con derechos de la misma naturaleza sobre la misma cosa.
El primer derecho es aquel que se tiene en la cosa común, que corresponde a todos y
cada uno de los comuneros.
Por otra parte existe otro derecho, cuotativo, ideal o abstracto, el derecho en la cuota
de cada comunero en el derecho común no recae sobre parte determinada alguna de la cosa
común.
El derecho en la cosa completa pertenece al conjunto de los interesados, y el goce de
la misma pertenece a cada uno, con el límite de que no puede perjudicar el goce legítimo de
los demás.
Cada comunero tiene derechos exclusivos y excluyentes sobre su cuota aparte en la
cosa común, y en conjunto con los demás, tiene el derecho completo sobre la cosa entera.
Si se desea vender la cosa entera, se requiere la unanimidad de los comuneros. Y si
quiere vender su cuota aparte en la comunidad, es decisión exclusiva de cada comunero.

Como se determina la cuota


La cuota se determina en la forma que establecen las partes o en la forma que
establece la ley, y si no está establecida en ninguna de estas formas, se entiende dividida en
partes iguales.
Se aplica para la determinación de la cuota lo establecido en el inciso 3 del Art.
1098.
Ejemplos en que la ley da origen a una comunidad, y establece la forma de determinar
las cuotas.
En materia de accesión,
En la especificación (Art. 662)
En la mezcla. (Art. 663)

Características y disposición de la cuota aparte de cada comunero en la comunidad.


a.- Cada comunero tiene derecho exclusivo sobre el derecho o parte de la comunidad.
Esta cuota o parte recae sobre el derecho en la cosa común, que pertenece en su totalidad a
los comuneros, pero que no pertenece ni siquiera en parte a cada comunero aisladamente.
La cuota se ejerce en conjunto con los demás, por ejemplo el derecho común de propiedad
en los inmuebles. Cada comunero (3) es dueño sobre la cuota que le corresponde, o sea, 1/3
del dominio. No tiene derecho alguno sobre el inmueble ni aun según su cuota y para
ejercer un derecho sobre la cosa debe hacerlo en común con los otros comuneros. La cuota
es de carácter intelectual y la manera de dividir el derecho sobre la cosa corresponde al
interés que cada comunero tenga en ella.
b.- Cada comunero puede vender separadamente su cuota, la que se llama “cuota
indeterminada pro indiviso”. Significa un porcentaje o parte en el derecho sobre la cosa
común, sin derecho a parte determinada sobre ella. (Art. 2802)
c.- La cuota de la cosa común, puede gravarse con un usufructo para un tercero, y el
tercero usufructuario tiene derecho al goce en la cosa común, en la misma forma y con
las mismas limitaciones que el comunero.
d.- En la prenda civil no puede darse la cosa común en prenda, porque debería
entregarse al acreedor y para ello necesitaría el consentimiento de todos los comuneros.
No puede prestar su cuota por imposibilidad física o material.
e.- El comunero puede hipotecar su cuota, porque la hipoteca no exige el desplazamiento
de la cosa del bien raíz hipotecado ni en todo ni en parte. Sin embargo, la eficacia de la
hipoteca sobre la cuota, depende del resultado de la partición, y si en la partición no se
adjudica el bien raíz al comunero que hipotecó, la hipoteca caduca. El acreedor puede
asegurarse la plena eficacia de la hipoteca en todo evento, si obtuviere la concurrencia en
todos los comuneros la constitución de la hipoteca. (Art.2417)
f.- El comunero que teniendo sólo una cuota en la comunidad, enajena la cosa entera, se
coloca en la situación de la venta de cosa ajena. La compraventa vale pero es inoponible a
los demás comuneros que no concurrieron a ella. (Art. 1815)
El adquirente tiene justo título y posesión, puede llegar a adquirir por prescripción
el derecho de los comuneros que no concurrieron a la venta.
g.- La adquisición por prescripción no tiene lugar entre los comuneros.
h.- El comunero que enajenó la cosa entera y adquiere después las demás cuotas, hace
plenamente eficaz la venta de cosa ajena anterior.
i.- El legado de cuota. El comunero puede legar su cuota por testamento, pero puede legar
también la cosa entera. En tal caso la ley entiende que sólo quiso legar su parte, cuota o
derecho, y le resta toda eficacia al legado que exceda la cuota. (Art. 1110)
Derechos o Facultades de los Comuneros en la cosa común.
1.- Derecho de uso y goce.
Cualquier comunero puede servirse para si de la cosa común, de acuerdo a su uso
ordinario.
Cualquier comunero puede pedir la cesación del goce gratuito de los otros, y en tal
caso deberá convenirse o decidirse por el juez una remuneración por el uso y goce de cada
comunero.
Cualquiera de los comuneros puede pedir la designación de un administrador pro
indiviso

Reglas de la administración pro indiviso:


Para obtener la designación de un administrador pro indiviso de una cosa común, es
necesario:
a.- Citación judicial a los comuneros
b.- Acuerdo de los comuneros o resolución judicial en caso de desacuerdo.
Para determinar la competencia del tribunal hay que ver si: hay designado arbitro o
partidor de la comunidad o si no lo hay.
Si se designó arbitro solo él tendrá competencia.
Si no hay designado arbitro, corresponde a la justicia ordinaria según las normas
generales.
c.- Se presentará una solicitud individualizando a los comuneros
d.- Se pide que se cite a todos los comuneros a comparecer
En el comparendo se resuelven las materias por la unanimidad de los comuneros, si
es que concurren todos. Si no concurren todos los comuneros se resuelve por la mayoría
absoluta de los comuneros asistentes, pero que representen más del 50% de los derechos de
la comunidad.
e.- Si no pudieren aplicarse las reglas anteriores, resuelve el juez.

Materias que deciden las partes o resuelve el juez:


a.- Designación de uno o más administradores pro indiviso
b.- Derechos, atribuciones y limitaciones que se establecen a los administradores pro
indiviso
c.- Giro que se le dará a los bienes durante la vigencia de la administración pro indiviso
d.- Gastos que se autorizan, y procedimiento para resolver sobre gastos extraordinarios
e.- Epocas y formas en que el administrador pro indiviso debe rendir cuenta de la
administración

Derechos y Obligaciones de los comuneros.


a.- Cada comunero tiene derecho a oponerse a los actos administrativos, de los otros actos
de su ejecución.
b.- Cada comunero está obligado a contribuir a las expensas y gastos necesarios pera la
conservación de la cosa.
c.- Cada comunero tiene derecho a oponerse a efectuar innovaciones en los inmuebles de
la comunidad que no tengan el consentimiento de todos los comuneros.
Estos derechos y obligaciones están regulados de la misma manera que en el
contrato de sociedad, cuando los socios no han establecido reglas de administración para
los bienes sociales. (Art. 2081)

Otros deberes y derechos de los comuneros:


a.- Los comuneros tienen derecho a participar en los beneficios de la cosa común a
prorrata de su cuota. (Art. 2310). Pero deben contribuir al pago de las deudas de la cosa
común, en proporción a su cuota.
b.- Deben reembolsar a la comunidad de todo aquello que ha sacado de ella.
c.- Pagar lo interese corrientes por los dineros de la comunidad que ha empleado en sus
negocios particulares.
d.- Contribuir a las obras y reparaciones de la cosa común, en proporción a su cuota.

Pasivo de la Comunidad
Comprende:
a.- Las obligaciones que recaen sobre los comuneros y que tienen como causa la cosa
común.
b.- Comprende también las responsabilidades de los comuneros por hechos propios que
comprenden la cosa común.
c.- Comprende la manera como los comuneros responden de sus cargas y obligaciones, y
como los respectivos acreedores pueden perseguir sus unidades.

Detalle
1.- Recae en los comuneros el gasto en todas las expensas necesarias pera la conservación
de la cosa común. (Art. 2081 N°3)
2.- Recae sobre todos los comuneros los gastos y reparaciones de todo tipo que se hagan
sobre la cosa común. (Art. 2309)
3.- Deudas contraídas por los comuneros colectivamente en favor de la comunidad, que se
divide en partes iguales. Salvo que se hayan acordado entre los comuneros otras divisiones,
la consiguiente solidaridad. (Art. 2301)
4.- Puede ocurrir que la división en partes iguales perjudique a los comuneros que tienen
cuotas menores en la comunidad, lo que constituiría un enriquecimiento injusto. Por eso se
les da una acción de reembolso a los comuneros que han pagado de más respecto de la
cuota que le corresponde en la comunidad.
Si la deuda se contrajo por uno de los comuneros, sólo él es obligado al pago total
de la deuda. Pero se le da acción de reembolso a favor de los demás, en proporción a las
cuotas respectivas. (Art. 2307 inc. 1°)
5.- Los comuneros responden de la culpa leve por los daños que causen a las cosas o
negocios de la comunidad. (Art. 2308)
6.- Cada comunero debe reembolsar a la comunidad los dineros de esta, que haya empleado
en sus negocios particulares, y debe pagar el interés corriente sobre esos dineros durante
todo el tiempo que los utilizó.
7.- La cuota del comunero insolvente grava a los demás comuneros respecto de las
obligaciones de los comuneros entre si.
Obligaciones de los comuneros entre si.
1.- Las derivadas de los gastos necesarios para la conservación de la cosa común
2.- Las derivadas de las obras y reparaciones en la cosa común
3.- Las obligaciones contraídas colectivamente por todos los comuneros
4.- Las obligaciones derivadas del carácter universal de la comunidad. Lo que tiene lugar en
la comunidad que recae en una herencia. Los comuneros responden de las deudas de la
herencia en proporción a sus respectivas cuotas.
5.- Para el pago de estas obligaciones, la cuota del deudor insolvente grava a los otros.
6.- Que la cuota del deudor insolvente grava a los otros comuneros, significa que lo que no
se obtiene del pago de uno de los comuneros, subsiste respecto de los demás, que deben
dividirse entre todos esa nueva carga.

Respecto de las demás obligaciones, como la de reembolso en ciertos casos, no está


sujeto al hecho que la cuota del deudor insolvente grave a otro.
Los acreedores de un comunero pueden embargar su cuota y perseguir su ejecución
hasta el remate de dicha cuota, en los siguientes casos:
a.- Por las obligaciones que contrajo personalmente en pro de la comunidad.
b.- Por la parte igual en las obligaciones que contrajo colectivamente a favor de la
comunidad.
c.- Por sus obligaciones particulares propias, distintas del funcionamiento de la comunidad.
d.- Los comuneros pueden embargar la cuota del comunero moroso, en las obligaciones que
se deben entre si los comuneros.

TERMINO DE LA COMUNIDAD
La comunidad termina por tres formas:
1.- Por la reunión de las cuotas en un solo comunero
2.- Por destrucción total de la cosa común.
3.- Por la partición del haber común:
La Partición: es el conjunto de reglas y operaciones destinadas a poner fin a la comunidad
sobre una cosa singular o universal, mediante la entrega en dominio exclusivo de ella o de
partes de ella a cada comunero o a alguno de ellos, en proporción a sus respectivas cuotas,
y si no fuere posible le entrega en dominio exclusivo de parte de cada comunero, se
producirá la enajenación en pública subasta, con concurrencia de los comuneros y de
terceros extraños, para dividir el producto, o bien, se producirá la adjudicación a uno sólo
de los comuneros de la cosa entera, compensando en dinero a los otros, el valor de sus
respectivas cuotas.

Formas de hacerse la partición:


1.- Testamento. Cuando la comunidad es universal.
2.- En la herencia que ha quedado por sucesión por causa de muerte, al fallecer el
testador, el cual puede haber otorgado testamento y en este la división de sus bienes.
3.- De común acuerdo por los interesados.
4.- Por partición ante juez partidor. El juez a su vez, puede ser nombrado por el causante
del testamento y esa disposición se cumple por los interesados.
EL CASO DE LA COPROPIEDAD INMOBILIARIA (Ley 19.537)
En materia de inmuebles existe un sistema llamado cooperativa inmobiliaria, que
corresponde a la propiedad horizontal. Es la que se presenta en los condominios.
En este caso cada propietario es dueño exclusivo de su unidad y como comunero en
los bienes de dominio común.
Los bienes de dominio común pertenecen a todos los propietarios porque son
necesarios para la existencia seguridad y conservación del condominio. Estos bienes
pueden ser: (Art. 2 N° 3, de la Ley 19.537)
1.- Terrenos de dominio común, cimientos, fachadas, muros exteriores y soportantes,
estructura, techumbres, instalaciones generales y ductos de calefacción, de aire
acondicionado, de energía eléctrica, alcantarillado, de gas, de agua potable y de sistemas de
comunicaciones, recintos de calderas y estanques.
2.- Aquellos que permitan a cada uno de los comuneros el uso y goce de sus dominios
exclusivos. Por ejemplo pasillos, terrazas, escaleras etc.
3.- Los terrenos y espacios de dominio común colindantes con una unidad del
condominio.
4.- Los bienes muebles o inmuebles destinados permanentemente al servicio, la
recreación y el esparcimiento comunes de los copropietarios

La administración de los condominios está entregada a los copropietarios reunidos


en asamblea, que pueden ser ordinarias o extraordinarias. Las ordinarias se celebran una
vez al año. Las extraordinarias se celebran cada vez que se decida a petición de los
copropietarios que represente el 15% de los derechos en el condominio y trataran las
materias señaladas en el Art. 17 números 1 al 10 de la Ley 19.537.

PARALELO ENTRE RESPONSABILIDAD CONTRACTUAL Y


EXTRACONTRACTUAL
1.- La responsabilidad contractual surge del incumplimiento de una obligación, vínculo
anterior a la responsabilidad. La responsabilidad extracontractual surge de la ejecución u
omisión de ilícitos imputables a una persona, y supone el nacimiento simultáneo de la
responsabilidad y la obligación de indemnizar entre personas que no estaban ligados por un
vínculo jurídico anterior.

2.- Las reglas de la responsabilidad contractual son supletorias de la obligación emanada


de los contratos, cuasicontratos y de la ley, que suponen un acto o hecho jurídico previo que
no se cumple por el deudor. Las reglas de la responsabilidad extracontractual son de
excepción. Se aplican sólo a la responsabilidad por delitos o cuasidelitos.

3.- La responsabilidad contractual se genera entre personas determinadas y ciertas con


anterioridad al hecho que motiva la responsabilidad. La responsabilidad extracontractual
crea un vínculo jurídico, la obligación de indemnizar los daños, entre personas que antes
del hecho ilícito eran indeterminadas, no existiendo entre ellas vínculo jurídico anterior
alguno.

4.- La responsabilidad contractual se presume en caso de incumplimiento de una


obligación contractual o derivada de un cuasicontrato o de la ley. Corresponde al deudor
probar que actuó con la debida diligencia y cuidado, y probar el caso fortuito o fuerza
mayor que lo exime de responsabilidad. En la responsabilidad extracontractual
corresponde a la víctima o perjudicado probar la culpa del autor del delito o cuasidelito. Se
presume sólo en algunos casos.

5.- En la responsabilidad contractual el nombre de las partes es de deudor y acreedor, y la


responsabilidad recae sobre el deudor que no cumple. En la responsabilidad
extracontractual son el autor y cómplice, sobre los que recae la responsabilidad, siempre
que pueda probárseles dolo o negligencia. La otra parte es la víctima quien es la que ha
sufrido daño y tiene derecho a reclamar la indemnización.

6.- En la responsabilidad contractual la extensión de los perjuicios que se indemnizan son


diferentes si a mediado culpa o dolo en el incumplimiento.
Si ha habido culpa responde de los daños directos previstos.
Si ha habido dolo responde de los perjuicios directos, previstos e imprevistos.
En la responsabilidad extracontractual se debe indemnizar todo perjuicio, no se
hace distinción entre el delito cometido con dolo o el cometido con culpa.

7.- En la responsabilidad contractual se discute la procedencia de la indemnización de


daño moral, aun cuando la doctrina y la jurisprudencia considera que también se debe
indemnizar ese tipo de daños en el caso del incumplimiento de las obligaciones. En la
responsabilidad extracontractual la indemnización de daño es absolutamente procedente,
según los Artículos 2314, 2317 y 2329 donde se señala que se debe indemnizar todo daño.

En ninguna de las dos se indemnizan los daños indirectos.

8.- En la responsabilidad contractual la prescripción extintiva es de 5 años, tiempo en que


prescriben las acciones ordinarias y la acción para perseguir los perjuicios causados por el
incumplimiento, contados desde que la obligación se hizo exigible. En la responsabilidad
extracontractual la prescripción que extingue la acción de pedir indemnización prescribe a
los 4 años, esta es especial de corto tiempo contados desde la perpetración del hecho
dañoso.

9.- En materia contractual la culpa del deudor admite gradaciones (lata, leve y levísima).
Si se ha empleado la diligencia que establece el contrato queda exento de responsabilidad.
(Art. 44). En materia extracontractual no existen grados de culpa. Se responde de toda
culpa o negligencia.