Vous êtes sur la page 1sur 19

Modul. Arquit.

CUC (13): 171-189, 2014

IMAGINARIOS URBANOS Y CIUDADES RED:


EUROCENTRISMO E IMAGINARIOS DEL CONFLICTO*
Artículo de Reflexión - Recibido: 18 de febrero de 2014 Aceptado: 2 de mayo de 2014

Dr. Adolfo Benito Narváez Tijerina**


Universidad Autónoma de Nuevo León - adolfonarvaez@gmail.com

Para citar este articulo / to reference this article:


Narváez, A. (2014). Imaginarios urbanos y ciudades red: eurocentrismo e imaginarios del conflicto. Módulo Arquitectura
CUC, (13), 171-189.

Resumen
En este artículo se hace una reflexión acerca del problema de la construcción de las ciudades red, enti-
dades urbanas caracterizadas recientemente por la teoría urbana y la geografía. Estas urbanizaciones
extensas las encontramos en la actualidad en diversas localizaciones del planeta, con diversos grados
de desarrollo y consolidación, con diversas densidades, pero dependiendo en profundidad de factores
comunes, entre los que cabe destacar a la accesibilidad. Este trabajo intenta responder principalmente
las siguientes cuestiones: ¿Por cuáles medios la gente imagina esta escala de urbanización en el territorio
en que se desenvuelve en su cotidianidad? ¿Cuál ha sido la evolución de los imaginarios urbanos en el
contexto del surgimiento de estas entidades urbanas? ¿En qué medida estos imaginarios urbanos generan
concepciones de fragmentación o de fusión de los espacios urbanos a escalas regionales?

Palabras clave:
Imaginarios urbanos, ciudad red, conflictos fronterizos, imaginarios del miedo, imaginarios del conflicto,
segregación urbana.

*
Artículo producto de la investigación: “Análisis de los imaginarios urbanos y ciudades red” financiada por la universidad
de Nuevo León.
**
Doctor en Arquitectura, Universidad Nacional Autónoma de México. 171
ADOLFO BENITO NARVÁEZ TIJERINA

URBAN IMAGINARIES AND NETWORK CITIES:


EUROCENTRISM AND IMAGINARIES OF THE CONFLICT

Abstract
This work is a reflection about the problem of Network Cities construction -urban entities recently character-
ized by urban theory and geography. Currently, these large urban areas are located throughout the world;
they have diverse development and consolidation degrees and different population densities. However,
they deeply depend on common factors such as accessibility. This paper mainly intends to respond the
following queries: Through which means people imagine this urban settlement scale of the territory in which
they develop their daily routines? What has been the evolution of urban imaginaries in the context of the
emergence of these settlements? To what extent these urban imaginaries create fragmentation or fusion
conceptions of urban spaces at a regional level?

Keywords:
Urban imaginaries, Network cities, Frontier zone conflicts, Imaginaries of fear, Imaginaries of the conflict,
Urban segregation.

172
IMAGINARIOS URBANOS Y CIUDAD RED

Introducción una óptica más a distancia, es el ‘trián-


gulo’ nórdico centrado en el Océano
Ciudades Red Amarillo, que uniría Seúl, Dalian, Shen-
yang, Tianjin y Osaka-Kobe… A la luz
Los estudios sobre la emergencia de de la era de la APEC, las redes entre
áreas urbanizadas que superan a la ciudades a nivel transpacífico pueden
escala metropolitana han sido la preocu- imaginarse de manera similar” (Fried-
pación reciente de un reducido número mann, 1997: 56).
de investigadores en el mundo, entre
los que podemos señalar a Friedmann Friedmann caracterizó al final de la
y Wolf, (1982); Friedmann, (1986, 1997); década de 1990 estas hiper-urbaniza-
Sassen, (1991); Knox y Taylor, (1995); ciones en formación y rápido crecimiento
Lo y Yeung, (1997); Hall, (1998); Hall y en el sureste asiático que desbordaban
Castells, (2001), Narváez, (2006), entre ya -y desbordarían mayormente en
otros, quienes han planteado que las el futuro cercano- a las capacidades
ciudades contemporáneas empiezan a de los gobiernos nacionales para la
enlazarse unas con otras cada vez con dotación de edificaciones, infraestruc-
más fuerza, constituyendo espacios de turas y servicios básicos. Esta clase
flujos (Castells, Hall, 2001) económicos, de urbanizaciones, para el estudioso,
informáticos, energéticos, hasta flujos ya representaban el surgimiento de
de personas que trabajan fuera de su estas formas de urbanización regional:
ciudad, e inclusive, de su patria (Fried- “que se extiende fuera de los centros
mann, 1997). Ciertas manifestaciones urbanos, hasta una distancia que puede
espaciales difusas, carentes de una ser representada por un radio aproxi-
centralidad importante y que dependen mado de viaje de una a dos horas como
de la accesibilidad carretera e informá- máximo, cubriendo una región exten-
tica son las que denominamos Ciudades dida, la cual, en el contexto asiático,
Red. abarca poblaciones que oscilan cerca
de los cinco millones hasta sobre los 20
Como en la Europa posterior a la millones y que continúa expandiéndose
liga Hanseática, en Asia en la actua- a tasas que bien pueden conducir a una
lidad vemos surgir ciudades-red: “Los duplicación de la población en menos
inicios de las redes estratégicas en Asia de veinte años… Las fuentes principales
son ya visibles en los nuevos ‘triángulos de crecimiento demográfico para estas
de crecimiento’ transnacionales, de los megaciudades-región vienen de la
cuales el más conocido está centrado migración rural (en el caso de Asia) y de
en Singapur y el más promisorio, desde la migración internacional (en Oceanía y
173
ADOLFO BENITO NARVÁEZ TIJERINA

Norteamérica)… Los hogares rurales en va revelando poco a poco el propósito


las ciudades-región globales están en de este. La trama de estas obras tiene
la actualidad estrechamente integrados además que ver con el cambio interior
con la economía urbana, basada en que el personaje experimenta a través
manufacturas y servicios financieros” del tiempo.
(Friedmann, 1997: 44), dependiendo
mucho de las infraestructuras carreteras En el cine, las Road Movies3 reinter-
para existir. pretaron este género literario. Suelen
caracterizarse por un personaje que
al dejar su hogar se ve envuelto en
Los imaginarios y la ciudad red: circunstancias que le hacen ir más allá
Resonancias simbólicas de lo que podría hacer si no estuviera
envuelto en lo extraordinario, así que
estas cintas suelen terminar con un
¿Cómo se construye en los imagina-
viaje que se extiende hacia el exilio,
rios una estructura cuya mayor ligazón
el cambio radical del personaje, o su
la forman los caminos y las comu-
muerte. Muy pocas veces son estos
nicaciones telemáticas?, ¿Cómo se
filmes el relato de una ida y una vuelta
concibe una forma urbana que rechaza
al hogar, y en ese caso, es tal el cambio
la denominación única, que se arma
que experimentó el personaje del filme,
por arracimar identidades? El camino
que se deja sentir el que ya no encaja
parece resonar con la mudanza, con
en la cotidianidad que le vio partir. Son
el cambio. Don Juan Matus1 (Antonov,
muy interesantes los caminos que nos
2009) el maestro yaqui, de Juan Casta-
presentan esta clase de películas, pues
neda2 le recomendaba ver el camino con
en la mayoría de los filmes del género se
cuidado, estudiar si este tenía corazón o
trata de lugares en la mitad de la nada.
no para decidir seguirlo o para abando-
El camino transcurre por el desierto,
narlo. En la literatura de viajes, un género
abierto en mitad de ningún lugar.
tan antiguo probablemente como la lite-
ratura misma, el trayecto del personaje,
La noción de aislamiento que esto
un escenario en constante mudanza,
suele proyectar es de tal sentido que es
muy frecuente que esta clase de filmes
se ambienten en escenarios desérticos.
1
Don Juan Matus. Yaqui indio. Guía espiritual en
la serie de libros sobre Nagualismo por Carlos
Castaneda.
2
Castaneda, C. Mago de la literatura, antropólogo y 3
Road Movies. Literalmente “película de carretera”,
personaje misterioso, tanto como su personaje, Don género cinematográfico cuyo argumento se
174 Juan Matus. desarrolla a lo largo de un viaje.
IMAGINARIOS URBANOS Y CIUDAD RED

Las persecuciones, los encuentros y residencia fija; o su hogar como el de


desencuentros tienen el peligro propio Eros, se encuentra en el reino de los
de hallarse en el ámbito de lo salvaje demonios, de la metaxy (la región inter-
y así, en el abandono de toda civiliza- media) ni en un sitio ni en otro” (Hillman
ción, suelen manifestarse sin tapujos y y Betancor, 1999: 324-325).
sin frenos comportamientos anómalos,
extraordinarios. El camino como símbolo El héroe, invertido como su propia
en esta clase de relatos retrata muy de sombra durante el viaje, es el que se
cerca el arquetipo del Héroe4, o remite a comporta transgrediendo las formas
este a través de su sombra: el Caballero habituales. El viaje en sí puede asimi-
Errante, que “sigue la fantasía, montado larse como uno de transformación, en
en el vehículo de sus emociones; vaga y el que la persona suele encontrar un
persigue al ánima con su eros, contem- sentido diferente, que ya presiona desde
plando el deseo también como algo el fondo de su alma, en la inquietud de
sagrado… pero el Caballero Errante es salir de una realidad que ahoga, que
también un marginado, un renegado atenaza de tal forma al espíritu que no
que vagabundea como Caín y nunca queda otra salida sino huir o morir. Por
es capaz de regresar en definitiva a las otra parte, el viaje en sí tiene un sentido
estructuras del literalismo, transparen- de iniciación a otra realidad. Es común
tando sus muros, sus definiciones (y a las diferentes tradiciones chamánicas
que es excluido por consiguiente de sus del mundo el ir en la búsqueda de una
normas): como Belerofonte (héroe de la visión; para ello, el que busca conoci-
mitología griega), quien, tras caer de su miento se embarca en un viaje que la
blanco caballo alado, recorrió cojeando brindará. Según algunas tradiciones de
la ‘llanura de los errabundos’, pasando los pueblos precolonizados, los espíritus
de ser héroe, a vagabundo y villano. guía y los adversarios se manifiestan
El Caballero Errante… es en parte un al que busca la visión durante el viaje,
pícaro del inframundo, la sombra de guiándole hacia el conocimiento verda-
un héroe… es un mediador que está dero (Downer, 1999) 5. Y el que vuelve lo
siempre entre las cosas, sin hogar ni hace transformado, ya no se enfrentará

4
“La importancia creadora del proceso de devenir
consciente ha sido desde siempre objeto del mito del 5
Downer sugiere después de haber visto a un chamán
héroe. Siempre se describe de nuevas maneras la recolectar plantas medicinales en Madagascar, que en
lucha del héroe con los poderes de las tinieblas que el sistema cognitivo de este opera una transformación
amenazan con aniquilarlo… Mediante la liberación de que le permite ver más allá de la visión cotidiana, su
la peligrosa vinculación con los padres, adquiere el informante le explicó que el chamán hablaba con las
tesoro difícil de alcanzar, a saber: el secreto de una plantas, de modo que ellas mismas le informaban qué
nueva vida y de una nueva luz” (Frey-Rohn, 1991: 120). efectos tendrían administradas al enfermo.
175
ADOLFO BENITO NARVÁEZ TIJERINA

en lo sucesivo solo al mundo; ante este como corazón del mito eurocéntrico6 con
mediarán los aliados, ganados durante el que se nutre esta civilización. A partir
el viaje de transformación. Es así que de estas resonancias, es posible plan-
el chamán a su vuelta es un héroe que tear aquí que la transformación territorial;
porta un nuevo conocimiento, una nueva es decir, la materialización del proyecto
forma de ver y actuar en el mundo. de la Modernidad ilustrada, tiene que
ver con la apertura, con la conquista del
El Héroe Zarathustra (profeta) va al desierto a través de un proyecto que irá
desierto en el mito de Nietzsche (1844- en pos de civilizar a los bárbaros (Morin,
1900) y de ser un camello que carga con 2007)7. Es el Hombre Nuevo el que
todo, que tiene una obligación mansa- tendrá tal misión. En los escritos políticos
mente asumida, se deberá transformar de Jefferson, al hombre nuevo se le ve
en león, que toma lo que quiere cuando moralmente superior por el trabajo duro,
quiere, que rompe las normas, que es consagrado a la tierra. Luego serían los
libre, que lucha contra el dragón del “tú filósofos anarquistas (Thoreau, Howard,
debes” que representa todos los valores Bellamy, entre otros) quienes darían
creados por la civilización del pasado. forma a este ser soñado, a través de la
Pero a pesar de su lucha, el león, en consagración de los esfuerzos indivi-
su naturaleza transgresora y salvaje es duales a la edificación de un orden en
incapaz de crear valores nuevos. Para oposición a lo que tuviera que ver con el
eso es precisa otra transformación:
que el león se convierta en niño, un 6
El “Mito Eurocéntrico” y su desarrollo a través de
alma nueva, sin memoria, pero con una la historia de Occidente ha sido la preocupación de
algunos pensadores entre los que podemos destacar
voluntad capaz de crear nuevos valores: a Braudel (1984), Samir Amin (1989), Blaut (1993),
un alma que ve de nuevo en su soledad Appleby, Hunt y Jacob (1998), Marks (2007), entre
esencial: un hombre nuevo, tal es la otros. Este último autor adelanta una definición del
mito, a través de la que “algunos críticos sostienen
transformación del espíritu que promete que la visión eurocéntrica del mundo ve en Europa
Nietzsche a través del viaje al desierto; el único agente activo de la historia del mundo,
su único ‘manantial’. Europa es activa; el resto del
el arribo del superhombre. mundo, pasivo. Europa hace la historia; el resto del
mundo no tiene historia hasta que entra en contacto
Debajo del mito del viaje, debajo de con Europa. Europa es el centro y el resto del
mundo, su periferia. Sólo los europeos son capaces
la transformación que se da en medio de iniciar cambios y promover la modernización; el
de la nada, en la soledad, está el regalo resto del mundo es incapaz”. (Marks, 2007: 24). El
de una nueva humanidad. Es una de autor sostiene que este mito permea ahora la visión,
acciones y los proyectos políticos de los países
las promesas y de las búsquedas de la desarrollados.
Modernidad como idea doctrinaria de 7
Paradójicamente, como advierte Morín a través de
grandes pensadores de Occidente y
176
ser más bárbaro que el bárbaro.
IMAGINARIOS URBANOS Y CIUDAD RED

antiguo régimen: frente a las malolientes continuo comienzo, un punto de partida


capitales de la vieja Europa, los bosques siempre nuevo, sobre una frontera
del Nuevo Mundo, frente a la opulencia móvil. Este perenne renacimiento, esta
rococó de las cortes, la austeridad puri- fluidez de la vida americana, esa expan-
tana de las cabañas de troncos. sión hacia el Oeste, con toda su gama
de infinitas posibilidades, su contacto
Es la tierra del Hombre Nuevo: limpia, continuo con la sencillez de la sociedad
abierta, consagrada al trabajo, antiur- primitiva, alimentan y ofrecen las fuerzas
bana. Toda una tradición en contra de la que dominan el carácter de los ameri-
ciudad animó la construcción de la fede- canos. El verdadero punto de vista para
ración estadounidense llevándola hacia entender la historia de esta nación no
unas ciudades red extensas en la actua- es la costa del océano Atlántico, sino el
lidad: un suburbio infinito. Jefferson gran West”. (Turner, 1967: 6).
denunció el vicio de una sociedad
europea decadente como la imagen de En el mito de una ciudad sin fron-
lo que no debería ser la nueva nación: teras, extensa y aposentada sobre el
“Creo que nuestros gobiernos seguirán campo, absorbiendo de este no sólo los
siendo virtuosos durante muchos siglos, recursos, sino la fuerte ética de sus anti-
al menos mientras sean principalmente guos moradores, jugarían un papel muy
agrícolas; y esto sucederá mientras importante las ideas de los anarquistas
existan terrenos libres en toda América. individualistas. Los Southern Agrarians
Cuando se aglomeren en las grandes difundieron a través de las páginas de
ciudades, como sucede en Europa, se The American Review ideas relacio-
corromperán como en Europa” (Carta nadas con una justa repartición de los
de Thomas Jefferson a James Madison recursos, de igualar a los americanos en
del 20 de diciembre de 1787, citada la riqueza. Haciendo eco de Jefferson8
en Ciucci, Giorgio - 1975). Al andar el y de los intelectuales estadounidenses
tiempo y bajo la égida de ideales expan- del ochocientos, profetas del Hombre
sionistas, será la frontera el escenario Nuevo, sugerirían que habría de imaginar
para encarar y dar nueva vida al mito del una propiedad privada para cada familia
héroe. En 1893 en el marco de la expo- estadounidense, ya que el principio de
sición colombina en Chicago, Turner la propiedad es un principio básico de
(1967) formularía en un discurso la
imaginería que alimentaba las fantasías
populares de anchas tierras salvajes por 8
Jefferson, T. Tercer presidente de los Estados Unidos
de América. Su eminencia viene dada porque fue el
conquistar, de los espacios sin límite: principal autor de la Declaración de Independencia de
“El desarrollo americano ha sido un
177
los Estados Unidos de 1776.
ADOLFO BENITO NARVÁEZ TIJERINA

toda sociedad democrática, y bajo esta en su agenda política a través del Ku


piel, se trata de un derecho natural del Klux Klan.
hombre relacionado con la aspiración
legítima de la libertad.
La ciudad red en Norteamérica y la
Es desde esta trinchera que los expansión al Gran West
intelectuales norteamericanos en
esa época hicieron fuertes críticas al El siglo XX sería crucial para dar cuerpo
sistema capitalista y al sistema comu- material al mito, incorporando desde
nista (que consideraban un hermano la visión política que se desarrolló a
gemelo del capitalismo por su ansia de partir del siglo XVIII, hasta los nuevos
poseer todos los medios de produc- elementos tecnológicos presentes en
ción), instalando la necesidad de una el imaginario a través de la literatura
tercera vía que se basara en una más popular de ficción que alimentó las
justa distribución de la riqueza. Estas mentes de los lectores con la promesa
ideas, que ya en los albores del siglo de un futuro brillante, abundante, limpio
XX florecían en Europa y circulaban en y automatizado9. La crisis de 1929 sería
la ocasión para plantear la necesidad de
el ámbito de los intelectuales agraristas
un mundo nuevo, basado en la síntesis
norteamericanos, se basaron en los
de los antiguos ideales y las nuevas
trabajos de Hilaire Belloc, que en 1911
tecnologías.
publicaría un manifiesto para la instala-
ción de una sociedad agraria y de G.
Las experiencias manadas de los
K. Chesterton, fundador de la revista
programas de la Tennessee Valley
G. K.’s Weekly, del Distributist Move-
Authority, parte de la política New Deal
ment, cuyos textos, como los de Belloc del gobierno de Roosevelt, las cuales
remitían a la sociedad agraria de la alta son importantes para ver el desarrollo
Edad Media como modelo ideal de ulterior de una extensa ciudad sin fron-
vida para las naciones. La cercanía de teras en la que se pudiera desarrollar
estas tesis con las de los nacionalismos plenamente el superhombre, la sociedad
europeos que tomarían gran fuerza en ideal y el sueño americano. Entre estas
el período entre la Gran Guerra y la experiencias sobresale la llevada a
Segunda Guerra Mundial, no deja de
ser interesante y, tal vez, expliquen el 9
En la utopía de William Dean Howells, A traveler
giro suprematista con el que se identi- from Altruria, el autor propone una nación basada en
la destrucción de los monopolios, la cooperación, el
ficarían estas ideas un tiempo después altruismo y la utilización de la tecnología para aumentar

178 a partir de la incorporación del racismo el bienestar humano.


IMAGINARIOS URBANOS Y CIUDAD RED

cabo en Norris-town en Tennessee. Esta aisladas y autosuficientes basadas en


nueva población comenzada a construir los ideales religiosos del cristianismo
en 1934 por iniciativa de Arthur Morgan, reformista, que trataba de recuperar a
miembro de la Tennessee Valley Autho- las comunidades de los primeros cris-
rity, y basada en la ideología de la tianos del medioevo. La idea de un gran
mayoría de los seguidores de Roosevelt, contacto con la tierra, la austeridad y
se situó junto a una presa productora de una fuerte vida comunitaria basada en la
energía y se diseñó como un enclave religación a sus creencias, unida a una
abierto, en fuerte contraste con la idea ideología que podríamos calificar como
de ciudad. Milburn Wilson, director de proto-anarquista, impulsó a que estos
la Division of Subsistence Homesteads, grupos construyeran fuertes comuni-
el organismo de la administración de dades en los Estados Unidos, algunas
Roosevelt encargado de hacer el primer de ellas bastante desconectadas polí-
programa de usos del suelo de esa tica y económicamente del gobierno de
nación, declararía que esta clase de esa nación como los Amish de Pensil-
iniciativas representaban un ideal nuevo, vania. Este modelo de vida sería tal vez
basado en la descentralización y el una de las inspiraciones de los anar-
impulso de la población a la nueva fron- quistas estadounidenses, pero también
tera para alcanzar un nivel de vida mejor: sería al que ellos se opondrían como la
“La solución del problema consiste en la antípoda de una planeación nacional
descentralización de las industrias y en eficaz: “es evidente, a todas luces, que
el desarrollo de un nuevo tipo de ciudad los nacionalistas no creen en las colo-
industrial suburbana, posible hoy en la nias cooperativas para difundir la fe.
Era de la máquina” (Wilson, 1933: 50). El La razón está en el hecho de que una
modelo sobre la que descansaría el plan colonia sólo se convierte en una gran
de Norris Town y las iniciativas de Wilson ventaja económica si forma parte de
sería el de las aldeas y ciudades de los un sistema competitivo más amplio”.
Mormones. (Howard, citado en: Buder, 1969: 397).
Sin embargo, llegaría a formar parte del
Una imagen que prevalece en la contenido simbólico del suburbio y de la
ideología de los agraristas desde la vida a la que aspiraban sus habitantes.
época anterior a la independencia de
los Estados Unidos es, justamente, Pero las ideas anarquistas y agra-
las de comunidades religiosas como ristas metidas hondamente en la mítica
son los Cuáqueros, Mormones, Amish, Norteamérica, se enfrentarían al gran
Shakers, entre otros grupos, que inten- progreso tecnológico que iban alcan-
taron -y en muchas ocasiones con zando las industrias y los hombres de
bastante éxito- construir comunidades ciencia en las ciudades que tanto repu- 179
ADOLFO BENITO NARVÁEZ TIJERINA

diaban los intelectuales de raigambre El Plan de Ford para Muscle Shoals,


anglosajona-protestante. Al igual que el aun cuando nunca fue ilustrado por él,
pionero en la extensa y móvil frontera se basaba en la hipótesis de una ciudad
de Turner, enfrentado al agreste mundo extendida por espacio de 75 millas,
nuevo, el ingeniero, creador de las mega- mucho más grande que la ciudad de
construcciones y de las más portentosas Detroit en esa época, proyectada como
máquinas, era un héroe en los imagina- una ciudad lineal, como la propuesta de
rios de la gente. De entre los mayores Soria y Mata, que llevaría serpenteando
héroes americanos del inicio del siglo XX por el campo una ciudad difusa poblada
es posible contar como el más avezado de huertos y en la que el acceso a los
al industrial Henry Ford. Este fabricante servicios se facilitaría mediante una
de automóviles propuso al gobierno intensiva utilización del automóvil. La
estadounidense en la década de 1920 propuesta de Ford es la de una tremenda
una ciudad ideal, Muscle Shoals, que descentralización, es la de la ruptura de
la ciudad tradicional, basada en una
cuadrando con las ideas distributivistas y
geometría radial concéntrica, con una
de los agraristas, incorporaba el compo-
fuerte identidad con un espacio social
nente tecnológico que era reclamado por
piramidal, que además en esa época
los utopistas de finales del siglo XIX.
era idealmente densa y caótica, y la
substituía por la imagen de una ciudad
Para Ford, un programa urbano que
sin centro, en la que predominaba el
recuperara el ideal perdido de una
paisaje natural.
nación bien distribuida y poblada por
habitantes libres, como lo planteaban los La utopía de Ford tiene natural-
ideales de los Southern Agrarians y de los mente puntos fuertes de contacto con la
míticos padres fundadores de la nación, realidad suburbana que prevalece en el
necesariamente tendría que incorporar paisaje de la ciudad red del Este estadou-
a la nueva tecnología. Descentralizar a nidense actualmente. Esta realización
la industria hasta llevarla hasta los más del sueño ilustrado de la Modernidad
remotos confines de la nación, pero a situaría a este conglomerado como
la vez desconcentrar el capital, hacer la imagen en la que el mito eurocén-
pequeños talleres en cada comunidad, trico parece apoyarse. ¿Qué simetrías
atendidos por los habitantes, para que históricas serían las que dispondrían
estos recuperaran el fruto de su trabajo. que la ciudad red de centro Europa se
Se trataba, en el fondo, de un programa comporte tan cercanamente a la ciudad
centrado en acabar con la explotación de los caminos del este de los Estados
180 de los grandes capitalistas. Unidos? Una línea de investigación que
IMAGINARIOS URBANOS Y CIUDAD RED

por el momento no se desarrollará en imponía el imperativo de la expansión de


este trabajo apunta necesariamente las fronteras nacionales. El pionero, una
al período de gran crisis económica de las últimas encarnaciones del mito
en Europa entre la Gran Guerra y la del héroe que alimentó las fantasías de
Segunda Guerra Mundial, lo que natu- los políticos y el pueblo estadounidense,
ralmente apuntaría hacia el desarrollo y se enfrentaría a la terra incógnita, para,
declive de los nacionalismos europeos, con sus propias manos, labrar un destino
creados en las condiciones que dispon- para toda la nación desde su individua-
drían los Estados Benefactores. lidad, como su bien más precioso. Pero
bajo el amparo de un gran plan nacional
Es opinión de Marks (2007) que se de parcelación del territorio, de tendido
ha desarrollado una noción en la cons- de infraestructuras y de fundación de
trucción de la historia, que ha puesto en pueblos en avanzada, realizado con una
el centro de esta a los Estados Unidos: clara lógica militar para la ocupación de
“una poderosa escuela del pensamiento los territorios conquistados.
político estadounidense posterior a la
Segunda Guerra Mundial, reforzada por El paradigma interpretativo de la
estudiosos que pintan una imagen del historia prevaleciente al final de la
‘excepcionalismo’ estadounidense en la Segunda Guerra Mundial, fue el de
historia del mundo, considera Estados una superioridad de los valores de las
Unidos un país que ha alcanzado un naciones occidentales mayormente
lugar único… en la cima de la jerar- industrializadas que se materializarían
quía global. Esta posición dominante, en unas formas de vida que se debe-
que en realidad no se materializó hasta rían implantar en todo el mundo si es
que se dieron las circunstancias espe- que este quisiera acceder al progreso
cíficas de la crisis de los treinta años material que sólo en estos países se
de 1914 a 1945… es vista por los parti- había logrado. El american way of life se
darios de esta línea de pensamiento impondría como la norma a seguir y el
como el resultado final de más de dos sueño a alcanzar desde la óptica de los
mil años de desarrollo occidental… norteamericanos.
esta visión de la historia… influye en el
pensamiento de algunos políticos esta- El declive del mito eurocéntrico
dounidenses que intentan imponer esos parece apenas empezar a manifestarse
valores al resto del mundo y, si es nece- en el corazón de las sociedades occi-
sario, por la fuerza”. (Marks, 2006: 288). dentales industrializadas a partir del
La construcción de una ciudad extensa surgimiento de la llamada Generación
tuvo que seguir el destino luminoso que X. Parece ser también contemporáneo 181
ADOLFO BENITO NARVÁEZ TIJERINA

del momento de la toma de conciencia torio que ambos imaginarios implicaban.


del valor político y del contacto forzoso Por otra parte, creo que ilustrarán cómo
con los otros, en el caso de Estados unas formas pensadas desde el buró
Unidos, con México, primero en su épica de los políticos en la capital de Estados
conquista del Gran West, y luego en su Unidos, se implantaron brutalmente
expansión económica sobre algunas encima de unas formas habituales con
naciones latinoamericanas. ¿Cómo reac- las que unos pueblos relacionaban sus
ciona la ciudad red, fruto del mito más ideas con la tierra, alzándose el imagi-
acabado de la modernidad, ante los nario de los vencedores de la guerra
forasteros, cuando toma contacto con el de intervención como un imaginario
otro espacio? hegemónico, que privilegió a los anglo-
sajones protestantes, hasta el grado de
convertir con el tiempo a los mexicanos
Imaginarios del conflicto que quedaron en el corazón de los terri-
torios ocupados en parias sin tierras, sin
Existe suficiente evidencia histórica para riquezas, empobrecidos y discriminados
afirmar que hubo un enfrentamiento en por su raza, su idioma y sus costumbres.
las concepciones del territorio que se
dio en paralelo al conflicto bélico en el A partir de la ocupación americana
que México perdió más de la mitad de se daría un proceso de cambio del
su territorio durante la segunda mitad régimen y de los títulos de la propiedad
del siglo XIX a manos de los Estados en los territorios ocupados. Como es
Unidos. Aunque no discutiremos profun- de esperarse en un escenario así, el
damente los acontecimientos históricos país vencedor de la guerra, privilegiaría
ligados a este hecho, desencadenado mediante sus políticas a sus propios
por la adopción de una política expan- habitantes, desplazando al pueblo
sionista por los Estados Unidos (por lo vencido de los mejores lugares para
menos, desde 1800) y que tendría que vivir y trabajar, generando así espacios
ver, como se ha discutido en la sección y personas en la marginación. Acuña
anterior, con la transformación del mito (1980), sostiene que en el proceso de
del héroe trabajador campesino hacia la ocupación de los territorios mexicanos,
del pionero, explorador de la frontera, es hubo una toma sistemática de las tierras
necesario revisar algunos sucesos que por parte de pobladores anglosajones
presentados aquí aisladamente, servirán procedentes del Este. En principio,
para ilustrar cómo existían entre los muchas de estas tierras en régimen de
imaginarios americanos y los imaginarios posesión comunal, una forma habitual
mexicanos, una distancia tal, que impedía de tenencia de la tierra durante el virrei-
182 asimilar las formas de organizar el terri- nato basado en una forma cooperativa
IMAGINARIOS URBANOS Y CIUDAD RED

de asumir la producción agropecuaria Tercera: Los bancos, propiedad de


y diversos aspectos de la vida de los la minoría anglosajona, prestaban
pueblos que por la ley novohispana y dinero a cambio de hipotecar las
luego por la ley mexicana eran terrenos propiedades con intereses muy
invendibles, habrían sido ocupados por altos, lo que ocasionó la pérdida
granjeros y vaqueros anglosajones, de las tierras de quienes adquirían
pagando sumas ridículas por ellas, para créditos, la mayoría, evidente-
luego cercarlas e impedir el paso a los mente, mexicanos.
mexicanos y a sus ganados a los abre-
vaderos, pastizales y bosques de los Cuarta: A partir de la Guerra Civil,
cuales se abastecían para la producción llegaron hordas de depredadores
agropecuaria desde hacía siglos. ambientales que provocaron la
erosión y pérdida de las tierras,
Este proceso de apropiación Acuña con lo que la agricultura tradi-
(1980) lo describe en seis fases: cional se vio afectada, mermando
los exiguos recursos del campesi-
Primera: Los anglosajones impusieron nado para hacer frente a deudas e
sus leyes a la mayoría mexicana, las impuestos.
autoridades pedían que se regis-
traran las tierras usando medios poco Quinta: El gobierno dispuso
adecuados, y con la falta de registro proyectos de irrigación y otras
muchos mexicanos perdieron sus
infraestructuras dirigido a los
tierras.
grandes productores asociados en
corporaciones; con el aumento de
Segunda: El gobierno imponía
la producción se depreció el valor
impuestos muy altos por la tenencia
de los productos agropecuarios,
de la tierra, la mayoría de las veces
dificultando la supervivencia de los
impagables, con lo que por la falta
de pago las tierras eran expropiadas campesinos mexicanos; aunado
y puestas en subasta pública, siendo a esto, los proyectos conserva-
compradas por acaparadores de cionistas, con la ley de parques
tierras y al adquirirlas, los impuestos nacionales, impidieron el paso
eran bajados en beneficio de los lati- y el uso de recursos a pueblos
fundistas. Esto generaría un proceso que usaban estos territorios para
de acumulación de propiedades en su supervivencia, dejándolos en
manos de una elite anglosajona, que muchos casos “encerrados” por
no tardaría en convertirse en la cima las cercas de los lugares naturales
del sistema social regional. conservados.
183
ADOLFO BENITO NARVÁEZ TIJERINA

Las infraestructuras construidas Estos fraudes y prácticas, según


para el beneficio de las corpo- Acuña (1980), provocaron una pérdida de
raciones de los agricultores y tierras propiedad de mexicanos en Nuevo
ganaderos anglosajones eran México de 800,000 ha de tierras particu-
pagadas por los impuestos de lares y 700,000 ha de tierras comunales.
muchos mexicanos, pero, paradó-
jicamente en muchas ocasiones En este escenario se empezaron a
les perjudicaron. González (1969) desarrollar, a finales del siglo XIX, movi-
se refiere a casos en los que la mientos de repudio a los invasores que
mecanización de los cultivos afectó en algunos casos tuvieron la forma de
a la producción a pequeña escala, movimientos guerrilleros y en otros de
y a otros en los que obras de irri- separatistas. En todos ellos el compo-
gación dispuestas para grandes nente de resistencia y de lucha contra
productores, terminaron anegando las injusticias fueron elementos comunes.
pueblos enteros de mexicanos, Esta clase de tendencias, con el tiempo,
dejando sus tierras inservibles para llegaron a constituir movimientos polí-
la agricultura. ticos de carácter local, animados por
imaginarios de resistencia ante el poder
Sexta: La manera en que se dio este hegemónico ejercido por los invasores. La
proceso fue a partir de la concesión historia elaborada en los grandes centros
de tierras comunales a los ferroca- universitarios de Estados Unidos, tendió a
rriles, con lo que se disminuyeron difundir la visión de una irrupción pacífica,
las reservas a costa de las propie- en que la negligencia de los mexicanos los
dades de los pueblos mexicanos, habría hecho caer en la pobreza, de que
nunca las de los latifundistas la pujanza de los anglosajones y del éxito
anglosajones, y también a partir de su ingenio los habría convertido en las
de la inversión en investigación en clases acaudaladas. Ante esta visión, se
las universidades públicas sobre empezó a desarrollar una corriente crítica
métodos para la automatización a partir de la década de 1960 en la que
de las labores en el campo, con se trataba de exponer lo incorrecto de
lo que se desocuparon grandes tal interpretación de la historia que, por
cantidades de trabajadores mexi- momentos, alimentó el activismo por los
canos, que al mismo tiempo, por su derechos civiles de las minorías: “Estamos
idioma, estaban mal capacitados encolerizados porque nos han robado
para otros empleos urbanos que nuestras tierras y nuestro idioma. Nos dan
exigían el dominio del inglés. la ‘libertad’ que se da al pájaro enjaulado.
184
IMAGINARIOS URBANOS Y CIUDAD RED

Tomaron las tijeras y nos cortaron las Pese a esto, los procesos de inte-
alas (tierra e idioma). El idioma es nuestra gración urbana en algunas regiones
libertad -idioma que es resultado de con un importante desarrollo econó-
siglos acumulados-, el alimento que nos mico, como el noreste de México y
legaron nuestros antepasados” (López Texas, son persistentes, tal parece que
Tijerina, 1968 citado por Acuña en 1980). sistémicamente estuvieran las áreas
urbanizadas aproximándose y sincro-
Aunque la visión de los mexicanos nizando sus procesos para constituir
habitantes de la nueva frontera tras la unidades mayores, pese a las políticas
invasión americana no estuvo aderezada de exclusión y rechazo a la población
por los agravios históricos que sufrieron mexicana del gobierno federal esta-
los mexicanos que se quedaron al norte dounidense.
de la nueva frontera, no es muy diferente
en tanto los sentimientos que acuden Si las redes sociales de los habi-
a través de las imágenes que se han tantes de esta región se extienden
presentado a los habitantes a lo largo a un lado y otro de la frontera inter-
de su historia en este territorio. Hay en nacional por razones de parentesco,
las producciones culturales de los mexi- funcionales, de empleo, y demás,
canos de la frontera el sentimiento de ser es de esperar que con el tiempo los
apartado, de ser discriminado y maltra- espacios sociales entren en una fuerte
tado. El desarrollo de imaginarios del interacción, para con ello modelar al
conflicto corre de la mano con la evidente espacio urbano. Hemos constatado a
diferencia en las imágenes urbanas que través del análisis de las áreas inters-
se desarrollan de uno y otro lado de la ticiales de aglomeraciones cercanas
frontera. en contacto por crecimiento (Narváez,
2010), que si en un primer momento
A pesar de que en muchos puntos las trazas urbanas presentan agudas
fronterizos existe cooperación técnica “cicatrices” en estas zonas, caracteri-
en materia de desarrollo urbano para la zadas por contrastes fuertes entre los
creación de infraestructuras comunes, las sistemas morfológicos adyacentes10,
diferencias en las calidades de las cons- con el tiempo estas tienden a desdi-
trucciones y en las normativas hacen
que las imágenes urbanas sean muy
diferentes, con lo que se exacerban las 10
Por ejemplo en los pueblos mexicanos de la zona
imágenes de la segregación que son un intervenida por Estados Unidos en el siglo XIX con
ensanches posteriores a la invasión basados en el
alimento muy importante de los imagina-
sistema de la Land Ordinance del siglo XVIII (Retícula
rios del conflicto. Territorial Nacional).
185
ADOLFO BENITO NARVÁEZ TIJERINA

bujarse, hasta casi perderse en una Las recientes oleadas de inmigra-


traza más homogénea. Esta tendencia ción a las ciudades fronterizas de la
observada en los sistemas urbanos región noreste de México en busca
podría presentarse en estas zonas de de trabajo, principalmente, han empe-
conurbación. Un ejemplo que apunta zado a imponer otra realidad a estas
hacia esa dirección es el esquema ciudades, introduciendo crecimientos
de cooperación en materia de planes espontáneos en algunos puntos, y en
urbanos entre los gobiernos munici- otros, la evidente falta de control de la
pales mexicanos de la franja fronteriza urbanización por parte de los gobiernos
y los condados fronterizos estadou- municipales. La creciente concentración
nidenses en materia de obras viales. de habitantes en algunas ciudades fron-
La creación de circuitos que rodean a terizas de la región ha segregado aún
estas aglomeraciones multinacionales más el espacio social y físico de las
presenta en los proyectos la imagen urbanizaciones transfronterizas. Otro
de que surge una unidad funcional tanto ha ocurrido en cuanto a la percep-
mayor. ción de la inseguridad y la violencia
de estas ciudades mexicanas, que ha
No obstante, por el momento, con el ocasionado el que cierta población
recrudecimiento en años recientes de acomodada desplace su residencia a
las políticas de exclusión a los Mexi- los Estados Unidos, conservando en
canos, el sobre-control de las fronteras muchos casos sus actividades labo-
a partir de la implantación de la ley rales en el lado mexicano. Se aprecia el
Patriota, el levantamiento del muro surgimiento en esta época de una secto-
fronterizo, la proliferación de grupos rización social muy marcada en estas
radicales que asesinan a inmigrantes urbes transfronterizas. Esta situación no
ilegales en ciertas zonas de la fron- parece tener visos de atenuarse en un
tera, entre otros hechos, hacen que se futuro próximo.
vea lejos la imagen de una integración
regional, hacen que prevalezcan los Fukuyama (2002), advierte que de
imaginarios del conflicto, construidos seguir las tendencias actuales de segre-
históricamente a partir de ir juntando gación norte-sur, el futuro será el de una
historias de injusticia, de despojo, de gran distancia socio-económica entre
pobreza, de desigualdad, de desprecio estas poblaciones que se manifestará
xenófobo, hechos que en el imaginario externamente por niveles de bienestar
del conflicto van amarrando rencores de las poblaciones muy diferenciados.
que por viejos son más fuertes, alimen- Por su parte, Huntington (1996) en un
tando el deseo de desquite. polémico trabajo advirtió la posibilidad
186
IMAGINARIOS URBANOS Y CIUDAD RED

de que justamente en las zonas fronte- orbe a la civilización Occidental, reba-


rizas de las “áreas de las civilizaciones” sada el restringido límite de las fronteras
es donde habría mayores posibilidades nacionales en el sueño globalizador
de que se desataran conflictos, en virtud de un Nuevo Orden Mundial, es la
del choque de las visiones fundantes ecumenópolis, con sus manifestaciones
de cada civilización. ¿Estamos presen- tempranas: las ciudades red. Estas enti-
ciando un escenario de integración dades se presentan como dependientes
urbana regional o presenciamos el de la accesibilidad y este factor parece
surgimiento de enfrentamientos por el determinar, por ahora, la morfología de
derecho al espacio y a la reivindicación estas hiper-urbanizaciones, haciendo
de viejas deudas? que existan diferencias considerables
entre estos patrones de urbanización
extensa y los que exhiben hasta hoy
Conclusiones los países periféricos. No obstante, esto
tiende rápidamente a cambiar debido
Alrededor del mito del héroe es que -en parte- a la extensión de las polí-
se han edificado los imaginarios de ticas de los países centrales a través
Occidente como el portador de la luz. del imperativo del comercio en esta Era
Al resto de los pueblos del mundo, la de la Globalización de los mercados. Es
visión eurocéntrica no les concede previsible un aumento de la desigualdad
la creatividad necesaria como para entre el norte y el sur políticos, con lo
sostener un modo de vida no occidental que es factible que ello tenga manifes-
que sea mínimamente próspero -a partir taciones espaciales en un incremento
de las imágenes de prosperidad de de la discriminación socio-espacial visto
Occidente, evidentemente-. Esta visión a gran escala en las entidades urbanas
en sus manifestaciones más radicales que nos ocupan. Es previsible que
ha propiciado las escenas históricas ello sea cada vez más evidente en las
más brutales, desde el despojo y la zonas fronterizas de las ciudades red
reducción de los pueblos locales a la localizadas entre los países más desa-
esclavitud y la pobreza, en las coloni- rrollados y los países subdesarrollados
zaciones, hasta la limpieza étnica, en el o en desarrollo. México es una zona que
paroxismo de los nacionalismos enfe- está en uno de estos límites, el Medio
brecidos. Oriente casi linda con otra localización
así. En ambos casos, la respuesta es la
La respuesta espacial de la necesidad edificación de muros que dividen fuerte-
de extender hacia todos los rumbos del mente las fronteras.

187
ADOLFO BENITO NARVÁEZ TIJERINA

Es previsible que en las condiciones Referencias


actuales del sistema geopolítico estas
ciudades se desarrollen con una impor- Antonov, V. (2009). Espiritualidad nativa
tante fragmentación de su espacio y con de las Américas: el camino del
fuertes controles de seguridad a su interior. corazón (Don Juan Matus, Eagle y
Estas previsiones ponen de manifiesto a la Otros). Canadá: New Atlanteans.
vez que en el corazón de estas ciudades
y de sus sociedades se instalan hoy Acuña, R. (1980). La libertad enjaulada:
imaginarios del miedo y del conflicto, que la expansión hacia Nuevo México.
en la ruptura del mito eurocéntrico, serían En: Villanueva, T. (comp.), Chicanos
como substitutos perversos de esa visión antología histórica y literaria. México:
luminosa (aunque brutal) que construyó Fondo de Cultura Económica.
esas gigantescas estructuras habitadas. Buder, S. (1969). Ebenezer Howard:
Es importante emprender investigaciones The genesis of a town planning
más puntuales sobre la vida y sus repre- movement. Journal of the American
sentaciones mentales en estas ciudades, Institute of Planners, 35(6), 390-398.
de cara a entender la evolución de los
procesos de adaptación de los seres a Friedmann, J., y Goetz, W. (1982).
sus lugares habitados. Al mismo tiempo World city formation: An agenda for
es imperativo indagar sobre los compo- research and action. International
nentes y las dinámicas de construcción de Journal of Urban and Regional
los imaginarios dominantes que animan a Research, 6(3), p. 309-344.
la geopolítica actual, de cara a entender Friedmann, J. (1986). The World City
los impactos de estas visiones en el desa- Hypothesis. Development and
rrollo de la vida de las comunidades, ahora Change, 17(1), 69-83.
que el sistema mundial ha alcanzado una
compacidad tal, que la repercusión de las Friedmann, J. (1997). Futuros de la
políticas animadas por esos imaginarios ciudad global: El rol de las políticas
dominantes van prácticamente de inme- urbanas y regionales en la región
diato a las comunidades; ahora que se Asia-Pacífico. EURE, 23(70), 39-57.
desdibuja el sentido de lo local.

188
IMAGINARIOS URBANOS Y CIUDAD RED

Fukuyama, F. (2002). El fin del hombre: Marks, R. (2007). Los orígenes del
Consecuencias de la revolución mundo moderno: una nueva
biotecnológica. Barcelona: Ediciones visión. Barcelona: Crítica,
B.
Morín, E. (2007). Breve historia de la
Giorgio, C. (1975) La ciudad en la ideología barbarie en occidente. Buenos
agraria y F.Ll. Wright. En: Ciucci, Aires: Paidós.
Giorgio, et al. La ciudad americana.
Narváez T., A.B. (2006). Ciudades
(pp. 306-307). Barcelona: Gustavo
difíciles: El futuro de la vida
Gili.
urbana frente a la globalización.
González, N. (1969). The Spanish-Ameri- México: Plaza y Valdés.
cans of New Mexico: A Heritage of
Narváez T., A.B. (2010). La morfogé-
Pride. Albuquerque: University of
nesis de la ciudad: Elementos
New Mexico Press.
para una teoría de los imagina-
Hall, P. y Castells, M. (2001). Tecnópolis rios urbanos. México: Plaza y
del Mundo: la formación de los Valdés.
complejos industriales del Siglo XXI.
Sassen, S. (1991). The Global City,
Madrid: Alianza.
New York, London, Tokyo.
Hillman, J. y Betancor, A. (1999). Princeton, N.J.: Princeton
Re-imaginar la psicología. Madrid: University Press.
Siruela.
Turner, F.,J. (1967). La frontiera nella
Huntington, S. (1996). The clash of civi- storia americana. Bologna: Il
lizations and the remaking of world Mulino,
order. Nueva York: Simon & Shuster.
Wilson, M.L., y Jesness, O.B. (1933).
Lo, F. y Yeung, Y., (eds.). (1997). Emerging Farm relief and the domestic
World Cities in Pacific Asia. Tokio: allotment plan. Minneapolis:
United Nations University Press. University of Minnesota Press.

189