Vous êtes sur la page 1sur 7

emprendimiento

Se trata del efecto de emprender, un verbo que hace referencia a llevar adelante una
obra o un negocio. El emprendimiento suele ser un proyecto que se desarrolla con
esfuerzo y haciendo frente a diversas dificultades, con la resolución de llegar a un
determinado punto.

El uso más habitual del concepto aparece en el ámbito de la economía y los negocios.
En este caso, un emprendimiento es una iniciativa de un individuo que asume un
riesgo económico o que invierte recursos con el objetivo de aprovechar una
oportunidad que brinda el mercado.

El sujeto que inicia un negocio o que crea una pequeña empresa por su propia
iniciativa se conoce como emprendedor. En épocas de crisis, los emprendimientos
suelen representar una salida (o, al menos, una posibilidad de crecimiento) para las
personas que se encuentran en situación de desempleo.

Los expertos sostienen que los emprendedores deben contar con ciertas capacidades
para tener éxito: flexibilidad, dinamismo, creatividad, empuje, etc. Se trata de valores
necesarios ya que los emprendimientos se enfrentan a todo tipo de dificultades y
quien los impulsa debe estar en condiciones de adaptarse a una realidad cambiante.
Cabe mencionar que el trabajo en equipo suele ser el mejor camino a la hora de
impulsar un proyecto, ya que potencia las virtudes de cada integrante.

Todo emprendimiento nace de una idea que, por diversas razones, despierta en una
o más personas el interés suficiente como para embarcarse en un arduo e incierto
viaje que tiene como objetivo hacer realidad dicha idea. En la actualidad, gracias a
las posibilidades que brinda la tecnología, no siempre es necesario contar con dinero
para emprender un negocio; pero ciertos elementos, tales como la voluntad, la
perseverancia y la determinación, siguen siendo indispensables.

Uno de los errores más comunes por parte de los emprendedores primerizoses
pretender obtener ganancias durante los primeros dos o tres meses. Dependiendo
del rubro, y asumiendo que se realizan todos los esfuerzos necesarios en todos los
aspectos posibles, los resultados positivos comienzan a verse pasados los seis
meses, aunque muchas veces es necesario un año de actividad ininterrumpida.

Es por esto que un buen emprendimiento solo existe si lo encaran personas decididas
a enfrentar la adversidad y a seguir luchando sin excepción, tanto contra los reveses
de la economía como la falta de lealtad de la competencia.

Una de las claves del éxito en la vida, dentro y fuera de los negocios, es entender y
aceptar que el planeta es de todos o, dependiendo de la perspectiva, que no es de
nadie. La creación de una empresa no siempre es una experiencia grata; muchas
veces, no se recibe una recompensa acorde con el esfuerzo depositado, y es
importante saber que esto puede ocurrir, especialmente cuando alguien con más
recursos se interpone entre nosotros y nuestros sueños.

Los emprendimientos más destacados suelen tener en común un alto grado de


creatividad, de innovación, muestran ideas que no habían sido explotadas antes o las
usan en un campo diferente al que se acostumbra. Por lo general, vale más la
originalidad que el dinero, el ingenio que los estudios de marketing, así como también
ser oportuno que precabido. Una buena idea, trabajada durante años, pulida, que
llega al mercado demasiado tarde puede pasar desapercibida; por otro lado, un
producto mediocre en el momento justo puede convertirse en un éxito rotundo

empresas

Una empresa es una unidad económico-social, integrada por elementos humanos,


materiales y técnicos, que tiene el objetivo de obtener utilidades a través de su
participación en el mercado de bienes y servicios. Para esto, hace uso de los factores
productivos (trabajo, tierra y capital).

Las empresas puedan clasificarse según la actividad económica que desarrollan. Así,
nos encontramos con empresas del sector primario (que obtienen los recursos a partir
de la naturaleza, como las agrícolas, pesqueras o ganaderas), del sector
secundario(dedicadas a la transformación de bienes, como las industriales y de la
construcción) y del sector terciario (empresas que se dedican a la oferta de servicios
o al comercio).

Otra clasificación valida para las empresas es de acuerdo a su constitución jurídica.


Existen empresas individuales (que pertenecen a una sola persona) y societarias
(conformadas por varias personas). En este último grupo, las sociedades a su vez
pueden ser anónimas, de responsabilidad limitada y de economía social
(cooperativas), entre otras.

Las empresas también pueden ser definidas según la titularidad del capital. Así, nos
encontramos con empresas privadas (su capital está en mano de particulares),
públicas(controladas por el Estado), mixtas (el capital es compartido por particulares
y por el Estado) y empresas de autogestión (el capital es propiedad de los
trabajadores).

Innovacion
En estos años se ha escrito ampliamente acerca del tema, en muchos casos la
información se puede confundir con temas paralelos a lo que es realmente la
innovación. Por lo general es fácil confundirla con la creatividad, la inversión, el
desarrollo de productos, las ideas, etc. Es por eso que decidimos hacer una pequeña
selección de las cosas más comunes que creemos es innovación:
• La innovación no son las clásicas imágenes de focos que se encienden y se
apagan
El foco incandescente, pasado de moda, sigue siendo el símbolo por defecto para la
innovación. Sólo tienes que teclear la palabra "innovación" a través de cualquier
buscando y encontraras millones de imágenes de focos referentes a innovación.
El mensaje es que la innovación son sólo ideas que mágicamente aparecen en el
momento menos esperado y que una chispa de genio crea la próxima gran idea
cuando la "luz se enciende". Bueno, no es así. Las buenas ideas no suelen suceder
como resultado de la inspiración individual, surgen de individuos que conocen y se
agrupan con el fin de generar, con base en la experiencia, ideas innovadoras de alto
impacto.
• La innovación no son sólo ideas
Una gran idea es la base para la innovación y es parte fundamental del proceso de
innovación. Pero una idea por sí misma no tiene ningún valor a menos que se haga
algo con ella.
Las ideas son sólo el inicio de un proceso arduo que requiere mucho trabajo. Se debe
comenzar con la estrategia, entonces debe haber una visión clara de las necesidades
del cliente, hábitos, creencias, prácticas, etc.
Una vez que la idea ha sido generada, debe de ser validada y conocer su factibilidad
al momento de ser aplicada. Y luego el trabajo duro comienza - el desarrollo, la
aplicación y el crecimiento del mercado.
• No todas las invenciones son innovaciones
Una invención por sí misma nace esencialmente sin valor. Sólo tiene un valor si
alguien quiere comprarlo o la compra. Es solamente una vez que se explota y se inicia
la adición de valor que se convierte en la innovación.
Las invenciones originales pueden ser protegidos a través de la propiedad intelectual,
como una patente. Pero el hecho de que la gran mayoría de las patentes registradas
no son explotadas subraya el punto de que una invención es un precursor de la
innovación.
• Inversión no es innovación
Vemos regularmente noticias acerca de inversiones en infraestructura, educación e
industria. Todo esto es favorable para la innovación y con frecuencia un insumo
esencial para su ejecución. Pero mientras otra cosa no pase y las inversiones se
realicen sin fines de investigación y buscando romper con los patrones establecidos,
sólo será un ingreso por medio de una inversión.

Idea de negocio

Un modelo de negocio, también conocido como diseño de negocio, es la planificación


que realiza una empresa respecto a los ingresos y beneficios que intenta obtener. En
un modelo de negocio, se establecen las pautas a seguir para atraer clientes, definir
ofertas de producto e implementar estrategias publicitarias, entre muchas otras
cuestiones vinculadas a la configuración de los recursos de la compañía.

A la hora de establecer el modelo de negocio es importante que la persona en


cuestión analice en profundidad la empresa y dé respuesta a una serie de preguntas
pues en base a las respuestas podrá poner en marcha uno u otro tipo de modelo de
negocio. En este caso, es importante que establezca si tiene competencia o no en
ese servicio o producto que posee, qué es lo que le hace diferente del resto de rivales
empresariales, cómo va conseguir clientes, cómo se producirá el crecimiento y cómo
se va a ganar el dinero.

Existen distintos tipos de modelo de negocio. El más básico y antiguo es conocido


como el modelo del tendero, que consiste en instalar un negocio en el lugar donde
deberían encontrarse los clientes potenciales, y allí desplegar la oferta de productos
y servicios.

El modelo del cebo y el anzuelo, desarrollado a comienzos del siglo XX, supone la
oferta de un producto básico a bajo precio, incluso soportando pérdidas (el cebo),
para después cobrar precios excesivos por los recambios o insumos asociados (el
anzuelo). Este modelo de negocio es muy común en el negocio de las impresoras,
que tienen un costo muy bajo en comparación al de los cartuchos de tinta.
En algunos casos, las empresas parecen funcionar con éxito pero, en realidad, no
está claro su modelo de negocio. Por lo tanto, no se define con precisión cómo esas
empresas van a obtener sus ingresos y ser rentables. Ese es el caso de muchos sitios
de Internet, que consiguen millones de visitantes y se vuelven muy populares, pero
que no tienen el modelo necesario para garantizar su éxito financiero.
EL perfil de un emprendedor
Podemos definir al emprendedor como aquel que busca algo novedoso, diferente y
original; que acepta los riesgos como parte de todo lo que lleva a cabo y analiza
hasta llegar a la solución que requiere para vencer los obstáculos y continuar. Pero,
¿cómo saber si se tiene el perfil de un emprendedor exitoso?
El emprendedor exitoso está altamente motivado para concretar lo que se propone y
es capaz de materializar sus pensamientos. El perfil del emprendedor es clave para
diseñar las estrategias que la empresa requiere, además de potenciar sus propias
habilidades. De manera general, el emprendedor demuestra:
 Ser creativo e innovador
 Tener claras sus ideas
 Competitividad para afrontar y asumir riesgo
 Habilidad para adaptarse a situaciones nuevas
 Saber priorizar
 Capacidad de comunicar y socializar
 Ser tenaz y persistente
 Flexibilidad y capacidad para adaptarse a las circunstancias
 Optimismo
Todas estas aptitudes están ligadas al éxito empresarial y contribuyen para
identificar al emprendedor. Este además debe de demostrar ciertas particularidades
que complementan su perfil, entre estas destacan:
 Es realista ante situaciones complicadas
 Demuestra compromiso total, determinación y perseverancia.
 Es capaz de fijarse metas
 Es persistente en la solución de problemas
 Es autónomo e independiente.
 tiene iniciativa y responsabilidad personal
 El emprendedor exitoso confía en sus propias capacidades.
 Es capaz de buscar consejo y retroalimentación
 Intuye y se anticipa
 Está consciente de sus limitaciones.
 Ve oportunidades donde otros ven problemas.
 Tiene sentido ético, integridad y es fiabilidad
 Es alta su capacidad de trabajo.
 Es capaz de superar los fallos y aprender de ellos.
 Tiene habilidad para trabajar en equipo, organizar, coordinar, delegar y
mandar
 Es innovador y creativo.
 Tiene muy desarrollado su capacidad de liderazgo y comunicación.
 Cuenta con facilidad para persuadir a los demás.
El éxito de una empresa no se logra sólo al intentar conocer todas las respuestas a
las preguntas, el emprendedor exitoso, es sin duda, clave básica. Los empresarios
exitosos se hacen notar, se comportan de cierta forma y presentan ciertas
características empresariales que los diferencian de los demás. El identificar el perfil
de un emprendedor exitoso es clave para diseñar nuevas estrategias, es necesario
darles las oportunidades y herramientas que necesiten para llevar a cabo sus
objetivos.