Vous êtes sur la page 1sur 4

“No matarás”

Ex. 20:13
¿Qué oyeron decir los antiguos hebreos cuando recibieron este mandamiento? ¿qué
significaba para ellos? ¿qué significa para nosotros hoy? También debemos preguntarnos
¿qué es lo que tiene el mas pequeño y desconocido de los seres humanaos como para que
Dios estime su vida como tan valiosa?
¿Por qué es malo matar?
En esto los hombres no necesitan una revelación especial para que los convenza de que
matar a otra persona es malo, tienen sus conciencias (Ro.2). Pero mata no es bueno por
varias razones:
 Por el carácter sagrado de las personas. Al ser personas se les pone en una escala
mas alta en su valor y dignidad. Como principio ético es preferible hablar de estar a
favor de la persona que estar sencillamente a favor de la vida ya que esto último
quizá nos ponga al mismo nivel que a todas las clases de vida. Es por eso que no
debemos evaluar a nuestro prójimo según la escala de utilidad, por ejemplo
podemos llegar a pensar que un caballo que gana un triple premio puede llegar a
tener mas valor que un proxeneta que mantiene un prostíbulo, cuando el
mandamiento dice “no matarás” le esta dando valor a la persona como ser sagrado
aunque lo que haga no lo sea, en este caso su valor esta en ser persona no en las
acciones de esa persona.
 Por el deber con nuestro prójimo. Es decir, somos y pertenecemos a una humanidad
hecha a la semejanza de Dios que únicamente prospera si cada uno de nosotros
confía al otro el cuidado de su vida, es aquí que se hace pertinente la pregunta de
Dios a Caín y a todos nosotros en esta iglesia ¿dónde esta tu hermano?
¿responderemos como Caín? ¿acaso soy yo guarda (protector, cuidador) de mi
hermano? El silencio de Dios fue elocuente “sí” debemos ser protectores de nuestro
prójimo.
 El don de la vida. Desde siempre los cristianos hemos entendido que la vida es un
don de Dios, que esta vida nos fue dada y que la debemos respetar y que solo Dios
puede quitarla.
Ahora entraremos en diálogo con tres hechos que nos replantean el mandamiento “no
matarás”
Aborto
Algo que antes se había considerado homicidio en la actualidad es legal, aunque con ciertas
restricciones. Muchos han abandonado su herencia eclesiástica en contra del aborto a estar
a favor e incluso a defenderlo. Sus argumentos se basan en que “el niño no nacido no puede
ser considerado legalmente como persona” o “antes que el niño nazca forma parte de la
madre, es decir, parte de sus intestinos” como una colección de células, un montón de
tejidos, una vida en formación o algo parecido.
¿Por qué la Iglesia esta contra el aborto o mejor dicho a favor de la vida?
La iglesia opina en base a que creemos que el niño/a lo forman las manos de Dios (Sal.139:
13-16; Job 10:8-12) si preguntamos ¿cuándo comenzó nuestra vida? Tendríamos que
responder según la Biblia, antes de la fundación del mundo, antes que estuviéramos en el
vientre materno (Ef.1:4), por lo tanto, el aborto es una interrupción de los propósitos de
Dios. Un escritor del siglo pasado decía “porque el feto que ya esta enclaustrado en el seno
de la madre, ya es un ser humano, es casi un crimen monstruoso quitarle la vida que todavía
no ha comenzado a disfrutar. Si parece más horrible matar a un ser humano en su propia
casa que en el campo, porque la casa de la persona es su lugar de refugio más seguro,
debería sin duda considerarse más atroz destruir un feto en el vientre de la madre antes de
que haya visto la luz”
¿Se puede insistir en argumentos a favor del aborto? Argumentos pueden haber muchos por
ejemplo el psicológico, eugenésico (cuando se afirma que el embrión puede venir con
problemas) incluso el judicial, pero ¿no es acaso lo que esta en el vientre de la madre una
persona nueva e independiente que debería recibir protección?
Suicidio
A primera vista el sexto mandamiento no hace distinción entre matarnos a nosotros mismos
o matar a nuestro prójimo. ¿Qué puede hacer que una persona opte por suicidarse? Se dice
que las condiciones de vida pueden hacer de la muerte una decisión razonable, el
sufrimiento, el dolor, al incomprensión, la soledad, la culpa, etc. El suicidio actúa como un
acto escapatorio, como un acto de desesperación cuando ya no hay esperanza ante la vida.
¿Qué pensó la iglesia ante el suicidio? La ética cristina rechaza este acto. El sexto
mandamiento nos impide hacer moralmente neutral el suicidio, es decir que en algunos
casos sea bueno o justificable y en otros no. Dietrich Bonhoeffer señala que todo suicidio
tiene un “toque” de arrogancia que se justifica a sí misma. Porque una persona que se
suicida puede estar rechazando “con arrogancia” el amor, el perdón, la compañía de las
personas y añade “el suicidio no es necesario…ya que en Jesucristo hay refugio y esperanza
para los más desesperados”
¿Cuál es la alternativa para al suicidio? el gozo, pero ¿qué es gozo? El gozo es la
experiencia de gratitud, de estar contento por vivir en la presencia del Dador de la vida, el
gozo también es la voluntad de devolver al otro algo de lo que uno es o tiene, por el mero
deseo de compartir el don. Es cierto que tenemos el gozo en pequeños momentos de la vida
pero el gozo de Jesucristo es perdurable, ¡saboreemos esos momentos felices no
importando cual sea la ocasión, puede ser un momento de paz en la presencia de Dios, con
alguna canción, con un abrazo de otra persona, la compañía de amigos, o simplemente el
amanecer de un nuevo día! Pero no nos cerremos al gozo, no nos endurezcamos contra el,
dejemos lugar para el disfrute de la vida que Dios nos dio.
La pena capital
Hasta aquí hemos visto el valor de la persona desde sus comienzos y como el sexto
mandamiento prohíbe que alguien le de muerte a otro, lo que debemos preguntarnos ahora
es si existe una excepción, es decir ¿cabe la pena de muerte? ¿es este mandamiento
unilateral? Es decir, cuando decimos “no matarás” se aplica a todos, pero cuando una
persona le quita la vida a otra ¿deberíamos hacer una excepción al mandamiento? Mas claro
aún, decimos nadie tiene derecho de quitarle la vida a otra persona bajo ninguna
circunstancia pero si alguien lo hace debe aplicarse la pena de muerte, pero ¿la persona que
mató a su prójimo, sigue siendo persona? Si respondemos de manera afirmativa debemos
replantearnos el tema de la pena de muerte.
¿Requiere la Biblia la pena de muerte?
Los cristianos que están a favor de la pena de muerte ven en el A.T. las reglas civiles que
reclaman la pena de muerte para malhechores tales como adúlteros, homosexuales e hijos
rebeldes, pero los cristianos No ven estos estatutos civiles como algo permanente, pero sin
embargo dicen que el asesinato (y el asesino) son otra cosa. El segundo argumento es que
Dios proveyó al gobierno de la espada según Romanos 13: 4 “porque es servidor de Dios
para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es
servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo” llevar la espada en este
contexto significa que el gobierno tiene el derecho de ejecutar la pena de muerte.
El castigo aquí frenaría a las personas para que no hagan lo que en lo más profundo de su
corazón querrían hacer, esto indica también que se dio una transición entre el A.T y N.T. en
que la venganza privada de manos de miembros de la familia ahora se le asignó a estados
gubernamentales, cambio además beneficioso que acabó con la practica de dedicarse a
venganzas y enemistades hereditarias.
Por lo tanto, lo que están a favor de la pena de muerte recurren a estos pasajes argumentado
que es el gobierno encargado de ejecutar la pena de muerte y no los individuos.
Los cristianos que están en contra de la pena de muerte hacen una segunda lectura de
estos pasajes bíblicos y muestran cuan arriesgado es arrancar estos versículos de su
contexto para usarlos como prueba de que Dios quiere que se maten a los homicidas.
Si retomamos Ro.13 debemos entender que el gobierno tiene autoridad para castigar a fin
de mantener a los rebeldes bajo control y la “espada” en este caso es solo un símbolo de esa
autoridad, y esa autoridad para castigar no es un mandato para matar, si Pablo pensara en
una espada literal y si de hecho llevar la espada era un mandato para matar, la pena de
muerte hubiera sido el principal castigo para los criminales y si además se usara la espada
como debe usarse quedaría santificada la horrenda práctica de desmembrar a los asesinos,
de cortarles sus narices y cualquier parte del cuerpo. La “espada” ¿simbólica o literal?
Si pretendemos afirmar que el Señor esta a favor de la pena de muerte necesitamos mucho
mas que un versículo bíblico, además de analizar cada pasaje bajo su contexto y realidad.
Por ejemplo si decimos que un asesino debe morir porque le quitó la vida a otra persona
¿no estaríamos aplicando la ley del Talión?
Otro argumento que se levanta en contra de la pena de muerte es que el sistema de justicia
penal occidental esta estructurado de forma diferente a la de la nación de Israel en el A.T. y
esto es algo que siempre tendrá sus implicancias a la hora de pensar en la pena de muerte,
por ejemplo, hoy tenemos cárceles que ofrecen la posibilidad de encerrar al criminal
protegiendo así a la sociedad.
Si buscamos una expresión temprana de la voluntad de Dios debemos remontarnos a la
historia de Caín y Abel, en este relato encontramos que Dios dio un paso especial para
proteger a Caín, puso una marca en él para cuidarlo de cualquiera que se constituya
verdugo. El Señor protegió personalmente al primer asesino original de primer grado,
¿habría entonces con carácter permanente ejecutar a todo aquel que matara sin importar
como? Y si creemos en valor pedagógico de la pena de muerte ¿no deberíamos ser
consecuentes y dejar que todos vean como muere un criminal a plena luz del día y en
televisión abierta? Como cristianos ¿no demostraríamos nuestro respeto por la vida
precisamente al mantener vivo al peor de los criminales?
El amor de Cristo intensifica este mandamiento porque la intención del amor es redimir al
culpable; por eso el amor no nos dejara cerrar para siempre la puerta a la posibilidad de la
redención de otra persona. Pensemos en el criminal de la cruz que alcanzo redención,
pensemos en nuestra propia vida que estaba bajo el juicio de Dios por nuestros pecados
acaso ¿no merecíamos la muerte? Pero el amor y la redención de Jesucristo nos trajo
esperanza y salvación. Siempre la pena de muerte se la pediremos a otros en tanto que no
seamos nosotros los culpables a quien se la están pidiendo.
Conclusiones
 El mandamiento “no matarás” debe hacernos reflexionar en un par de asuntos que
merecen nuestra atención, pensemos en ejemplo prácticos y cotidianos del día a día,
¿cómo este mandamiento lo vivimos hoy? Un ejemplo es el tránsito vehicular que
día a día cobra vidas. Si conducimos siempre con prisa, si conducimos de manera
agresiva, si reaccionamos de forma emocional ante la manera de conducir de otros,
o cuando conducimos demasiados cansados o simplemente cuando al manejar solo
pensamos en nuestras necesidades ¿no estamos atentando contra este mandamiento?
Por lo tanto, toda medida preventiva es parte de este mandamiento, “no matarás”
significa también valorar la vida de mi prójimo al manejar.
 Pero el meollo de este mandamiento es la ira, el enojo y el rencor contra esa otra
persona, como dijo el Señor en Mt.15:19 “Porque del corazón salen los malos
pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los
falsos testimonios, las blasfemias” por lo tanto todo aquel que esta enojado o llama
estúpido o idiota a otra persona tendrá que rendir cuenta ante Dios y ya tiene un
corazón maligno , si nos preguntamos ¿de donde nacen los asesinatos? tendríamos
que responde del corazón no perdonador lleno de ira. 1 Jn.3:15.
 El tono de este mandamiento no es solo evitar matar sino de desear lo mejor a
nuestro prójimo.

Centres d'intérêt liés