Vous êtes sur la page 1sur 2

Sujetos pasivos

1- Pluralidad de definiciones del sujeto pasivo

Hemos señalado que la relación de consumo puede tener su fuente en un hecho jurídico,
en un acto unilateral o bilateral, e decir: un hecho dañoso, contactos precontractuales o
contratos y que hay diferentes definiciones de consumidor para esas situaciones. Lo
mismo ocurre con el polo pasivo de la relación obligacional, campo en el que pueden
hacerse las siguientes distinciones:

- En las relaciones contractuales el polo pasivo es el “proveedor”, que es un término que


abarca a una cantidad de sujetos particulares, como veremos.
- En la responsabilidad por daños, el polo pasivo es el autor del daño, y este término
jurídico significa que es e productor, el fabricante, el importador, el distribuidor, y
quien haya puesto su marca en la cosa o servicio (art.40)
- En las prácticas precontractuales puede ser el oferente, el publicista, o el proveedor.

2- Definición de Proveedor

El proveedor es la otra parte de la relación de consumo y ha sido definida ampliamente por las
diferentes legislaciones.

La ley 24.240 estableció un criterio restrictivo, ahora derogado, que decía el art 2º que
“quedaban obligados al cumplimiento de esta ley todas las personas físicas o jurídicas, de
naturaleza pública o privada que, en forma profesional, aún ocasionalmente, produzcan,
importen, distribuyan o comercialicen cosas o presten servicios a consumidores o usuarios”.
Ello se aplicaba a unos casos taxativamente enumerados en la ley, con numerosas
excepciones.

3- La noción de un proveedor profesional de productos o servicios en una relación de


consumo.

Se alude a todo el sector oferente de productos y servicios, siempre que lo haga de una
manera profesional y en una relación de consumo, que son los otros elementos calificantes:
proveedor profesional de productos o servicios en una relación de consumo.

Los elementos de esta calificación son claros:

- La noción de proveedor es deliberadamente amplia para incluir todos los sujetos que
actúan del lado de la oferta en el mercado.
- La profesionalidad, ya que no todos los que ofrecen son jurídicamente proveedores.
- La oferta para el consumo.
4- Exclusión de las profesiones liberales

No están comprendidas en esta ley los servicios de profesionales liberales que requieran para
su ejercicio título universitario y matrícula otorgada por colegios profesionales reconocidos
oficialmente o autoridad facultada para ello, pero sí la publicidad que se haga pide su
ofrecimiento”. Esta regla fue establecida por la ley 24.240 y luego ratificada por la ley 26.361,
aunque en varios supuestos están incluidos, como veremos más adelante.

El profesional individual celebra una locación de servicios o de obra, pero no un contrato de


consumo. La ley admite dos excepciones: la primera se configura cuando ese profesional hace
publicidad a un grupo de consumidores indeterminados, y la segunda cuando se ejerce en
forma de empresa, en la que se diluye la figura del profesional liberal para conformarse la de
proveedor.