Vous êtes sur la page 1sur 13

ADA #2

Derechos y obligaciones de la ciudadanía digital

SEMESTRE 2

ESC #8 CARLOS CASTILLO PERAZA

INFORMÁTICA #2

EQUIPO BLUE

#34 SASY ARIADNE MENDOZA SANTIAGO

MTRA. ROSARIO RAYGOZA


TABLA DE CONTENIDO
Contenido
¿QUE ES CIUDADANIA DIGITAL?. 1
QUE ES UN CIUDADANO DIGITAL?. 1
CARACTERÍSTICAS E EL CIUDADANO DIGITAL?. 1
DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LA CIUDADANÍA
DIGITAL. 1
DERECHOS DE UN CIUDADANO DIGITAL. 1
OBLIGACIONES DE UN CIUDADANO DIGITAL. 1
RIESGOS DE LA CIUDADANÍA DIGITAL. 1
DÍA INTERNACIONAL PARA UN INTERNET
SEGURO.. 1
INTRODUCCIÓN

en este documento se hablara acerca de los de derechos y obligaciones de la


ciudadanía digital y abarca desde que es ciudadania digital? que es un
ciudadano digital y el respeto por los derechos y la obligaciones de la
ciudadanía explicando esto para entender mejor el tema del que se hablará a
continuación.
el tema es importante de aprender y tener conocimiento por que puede ser
muy util al estar navegando por la red,se espera que la información se sea de
ayuda y que sea utilizada con sabiduria
Que es ciudadanía digital?
Ciudadanía digital (también denominado ciberciudadanía o e-ciudadanía) aunque el
propio concepto se considera en proceso de definición permanente a medida que
evolucionan las posibilidades de la tecnología
Este concepto, manejado principalmente por los expertos en educación, se utiliza
para referirse al conjunto de prácticas que posibilitan ampliar la democracia a través
de las redes digitales y que es competencia básica para desenvolverse en el siglo
XXI.

El concepto “competencias” -conjunto de destrezas para desenvolverse en un


mundo complejo y tecnologizado- para el individuo del siglo XXI fue delineado hace
algunos años por la Organización para el Desarrollo Económico (OCDE) y dentro de
estas ubicamos la competencia digital, que se refiere al uso confiable y crítico de la
tecnología.

El ejercicio de la ciudadanía en red es parte de este conjunto de habilidades, entre


las que destacan:

1. Tolerancia en la red: se refiere al respeto por el otro en los espacios digitales.

2. Colaboración: las redes no son significativas para la vida pública si se usan


solamente para chatear información personal y “trolear” a quienes no nos agradan.
Se necesita construir conocimiento, pedir rendición de cuentas a gobernantes o a
empresas, o bien ser usadas para el activismo político-social.

En el caso de los procesos electorales o decisiones políticas, las redes deben


utilizarse para preguntar a los candidatos sus propuestas y exigirles que respondan
o aclaren sus acciones.

3. Difundir conocimiento y compartirlo, puntos de vista y promover el diálogo en esa


área de la que soy experto.

La ciudadanía digital también puede definirse como las normas de comportamiento


relacionadas con el uso de la tecnología. Acá una muestra de la terminología y las
normas que rigen a la ciudad digital.
Netiqueta: Estándares de conducta o manera de proceder con medios electrónicos.

Comunicación: intercambio electrónico de información

Educación: el proceso de enseñar y aprender sobre tecnología y su utilización

Acceso: participación electrónica plena en la sociedad

Comercio: compraventa electrónica de bienes y servicios

Responsabilidad: responsabilidad por hechos y acciones en los medios electrónicos.

Derechos: libertades que tienen todas las personas en el mundo digital

Ergonomía: bienestar físico en un mundo tecnológico digital

Riesgo: precauciones para garantizar la seguridad en manejo de los medios


electrónicos.

Por todo esto es necesario que en países como México se trabaje en conectividad y
en educación digital, a fin de incorporar la enseñanza de estas destrezas a la
educación básica, de manera que los niños, jóvenes y también los adultos, serán
capaces de utilizar y criticar aplicaciones digitales que generan prácticas ciudadanas
en el ciberespacio, como parte fundamental de la responsabilidad cívica y social.

Que es un ciudadano digital


Un ciudadano digital es aquella persona que utiliza tecnología de la información
para mejorar su participación en la sociedad, la política y el gobierno.
En otras palabras, los ciudadanos digitales son aquellos que utilizan internet
regularmente y con efectividad.
Para calificar como "ciudadano digital", una persona debe tener ciertas habilidades y
conocimientos para acceder a internet usando computadoras, teléfonos móviles y
otros dispositivos, para interactuar con organizaciones públicas y privadas.
Son sinónimos o términos relacionados a "ciudadano digital": ciberciudadano,
netizen, y e-ciudadano.

Características de un ciudadano digital


- Uso intensivo de la tecnología de la información.
- Pueden tener su propio blog o sitio web.
- Uso intensivo de redes sociales.
- Participación en sitios periodísticos.
- Activa participación en el comercio electrónico.
- Uso de los sitios de organizaciones privadas (como bancos) y públicas (estatales,
provinciales y/o municipales).

Derechos y obligaciones de la ciudadanía digital


Tienes derecho a acceder a información y a la tecnología.
Tienes derecho a expresarte libremente.
Tienes derecho a dar tu opinión en los temas que te incluyen.
Tienes derecho a ser protegido y no ser discriminado.
Tienes derecho a educarte y a acceder a la tecnología para mejorar tu aprendizaje.
Tienes derecho a tu intimidad, a no dar tus datos personales por la Red, y a cuidar
tu imagen.
Tienes derecho a divertirte y a jugar utilizando la tecnología.
Tienes derecho a denunciar o reportar con un adulto al que te lastima o te hace
sentir mal a través de la tecnología.
Algunos de nuestros deberes son:
Respetar al otro.
No discriminar.
No ser violento o agresivo.
Respetar la privacidad de los demás.
Denunciar a los que violan derechos de otro.
Pide permiso antes de etiquetar fotografías subidas por otras
personas.
• Utiliza las etiquetas de manera positiva, nunca para insultar, humillar o dañar
a otras personas.
• Mide bien las críticas que publicas. Expresar tu opinión o una burla sobre
otras personas puede llegar a vulnerar sus derechos e ir contra la ley.
• No hay problema en ignorar solicitudes de amistad, invitaciones a eventos,
grupos, etc. Es tu derecho como cibernauta.
• Usa las opciones de denuncia cuando esté justificada la ocasión.
Cuida la privacidad de las demás personas
• Pregúntate qué información de otras personas expones y asegúrate de que
están de acuerdo.
• Para etiquetar a otras personas debes asegurarte de que están de acuerdo
que lo hagas.
• Cuando etiquetas a alguien estás aportando información que, en muchos
casos, se propaga de forma inesperada e incómoda.
• Como regla general, no publiques fotos o videos en los que salgan otras
personas sin tener su permiso.
• La imagen (fotografía, video, etc.) de cada cual es un dato personal y el
derecho
a decidir cómo se utiliza le pertenece a esa persona en exclusiva.
• Antes de publicar una información que te han remitido de manera privada,
pregunta a esa persona si lo puedes hacer.

Riesgos de la ciudadanía digital


La expansión del uso de las tecnologías ha supuesto la generación de nuevas
formas de relacionarse son parte de la cotidianeidad de niños, niñas y adolescentes.
Esto trae grandes ventajas, al mismo tiempo que requiere tomar medidas de
protección –igual que en otros ámbitos– para evitar que estén expuestos a
situaciones de violencia que vulneren sus derechos y pongan en riesgo tanto su
integridad física como psíquica. Este tipo de situaciones se agrupan dentro del
concepto violencia contra niños, niñas y adolescentes a través del uso de las TIC.

Diversos estudios sobre usos y costumbres en relación a las tecnologías llevan a


concluir que los chicos tienen una baja percepción de riesgo respecto a situaciones
vinculadas a su interacción con las TIC y que, en ocasiones, se han encontrado en
situaciones desagradables.

Las situaciones más desagradables identificadas fueron: el ciberbullying –o acoso


entre pares mediante el uso de las TIC–, la exposición no deseada a contenidos
pornográficos o violentos y la interacción con un desconocido que solicita
información personal o un encuentro presencial.

A continuación presentamos algunos factores de riesgo y algunas conductas de


riesgo vinculadas al uso de las tecnologías. Para minimizar estas situaciones, debe
formarse a los niños, niñas y adolescentes como promotores del uso seguro y
responsable de las TIC y acompañarlos de manera cercana a desempañarse como
plenos ciudadanos digitales.

Acceder a contenidos inadecuados


Grooming
Ciberbullying
Uso Excesivo de la Tecnología
Sexting
Exposición de datos personales

Día internacional para un internet seguro


La educación para un uso seguro de Internet es imprescindible. Tras varios años de
trayectoria, es necesario ahora un nuevo impulso que pasa por establecerla de
manera curricular en el aula y por realizar una orientación hacia la formación de
plenos ciudadanos y ciudadanas digitales.
Trabajo imprescindible por una infancia en red sin riesgos

En España, al igual que en Europa y muchas otras partes del mundo, desde hace
varios años y con intensidad creciente, se está trabajando para la información, la
sensibilización y la formación en el uso sin riesgos de Internet y también, aunque
con menor énfasis, de la telefonía móvil y los videojuegos.

La necesidad de esta labor de protección de la infancia y la adolescencia se hace


evidente no sólo por los datos que arrojan los estudios referidos a estos riesgos o
por el día a día que se vive en hogares y aulas sino también y, en especial, por el
llamamiento que desde varias instancias se está produciendo. En el plano
internacional, las Naciones Unidas dedicó este año el del Día Mundial de las
Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información a “Proteger a los niños en el
Ciberespacio”. En el marco de la Unión Europea, en Abril pasado, la Declaración de
Praga titulada “Un nuevo enfoque europeo por una Internet más segura para los
niños” constataba la conveniencia de un compromiso interinstitucional de primer
nivel para conseguir un entorno en línea más seguro para las nuevas generaciones.

No hay que olvidar tampoco, aunque fuera definido hace 20 años, el principio de
interés superior del menor que recoge la Convención de las Naciones Unidas sobre
los Derechos del Niño y que nos exhorta a evaluar cualquier intervención, incluida el
desarrollo de Sociedad de la Información, desde un prisma preferente en clave de
no colisión con los intereses de la infancia.

Educación para una Internet más segura desde la escuela

Tenemos que precisar el escenario para el aprendizaje, que se puede realizar tanto
de manera formal como en un contexto informal. Desde luego no son ámbitos
excluyentes, pero dada la importancia de la cuestión todas las recomendaciones
apuntan a que se incluya curricularmente. Hace un par de meses el propio
Secretario de Estado para las Telecomunicaciones, señalaba que el sistema
educativo español debería contar con una asignatura para enseñar a los jóvenes a
navegar por Internet con Seguridad. En la misma línea, Vivian Reding, desde la
Comisión Europea, destacaba la necesidad de incluir de forma sistematizada la
formación en el uso seguro de Internet en los centros escolares.

Hacia una ciberciudadanía activa y responsable

Se venía hablando de los riesgos de Internet y ahora hay que hablar de los riesgos
en Internet. Antes los niños usaban Internet y ahora viven buena parte de su vida en
ella. Es necesario ir evolucionando de una solución de urgencia y adecuada a esos
primeros tiempos hacia una apuesta de futuro. Por lo tanto, aunque sin abandonar el
enfoque de “uso seguro” que sigue siendo necesario y es más adecuado para
determinados colectivos y realidades, hay que abrazar nuevas líneas de
intervención con mayor alcance y proyección en el tiempo. Hay que trabajar con
intensidad en la “educación para la ciberciudadanía”. Hablar de ciberciudadanía
activa o de ciberciudadanía responsable es redundante en sentido estricto pero, en
ocasiones conviene cualificar en lo esencial un sustantivo tan manido como versátil
y abstracto.

Es claro que, en la medida en que la Red ha cobrado mayor protagonismo, por


importancia e incidencia, como entorno de socialización y convivencia se hace más
evidente que niños, niñas y adolescentes van a ser más autónomos y sujetos a sus
propios criterios que a los consejos paternales y paternalistas de los que nos hemos
venido sirviendo. Esos consejos han cumplido su misión y la siguen cumpliendo en
las edades más tempranas pero van quedando insuficientes. Por ello, además de
personas informadas sobre las situaciones de riesgo y las medidas preventivas a
adoptar, debemos aspirar a formar plenos ciudadanos digitales que, entre otras
muchas cuestiones, sean capaces de disfrutar de sus derechos en connivencia con
los derechos ajenos.

Cabe destacar que detrás de este planteamiento subyacen dos imperativos:

Focalizar la acción en las personas y sus actitudes y no tanto en las tecnologías que
utilizan. Priorizar actitudes y valores frente a conceptos y procedimientos. Las
personas prevalecen y las tecnologías cambian.
Considerar la seguridad en la red como una condición necesaria pero no suficiente.
El objetivo sobre el desarrollo integral de las personas online debe ir más allá de
eludir ser víctimas de determinados peligros para procurar el desarrollo de
competencias ciudadanas sobre la base de valores sólidos y habilidades para la
vida.
Ciudadanía y generación digital. Retos.

Cuando se afronta una tarea como es la educación para la ciberciudadanía


responsable creo necesario comenzar por hacer un replanteamiento integral desde
los cimientos. No se trata de sumar un discurso adicional o de incluir una nueva
unidad didáctica en el currículo de centro. Plantear formación de ciudadanos en el
nuevo contexto digital presenta no pocas dificultades.

La dificultad de formar ciudadanos


La concreción del concepto de ciudadanía digital
Es posible que no tengamos claro qué significa, cómo se materializa, el concepto de
ciudadanía digital para las nuevas generaciones. La vida online ha supuesto una
ruptura radical con lo anterior y, en ese contexto, se han ido creando nuevos
códigos y convenciones de manera permanente. El concepto de ciudadanía incluye
determinados valores universales que, acompañados de las competencias
psicosociales necesarias y en función de los conocimientos y circunstancias
particulares, se traduce en procedimientos y actitudes. El concepto de ciudadanía
puede estar consensuado en nuestra sociedad mientras que el de ciudadanía digital
se está definiendo. Los diversos estudios sociológicos han constatado el
comportamiento de la sociedad y su evolución pero, sin embargo, todavía estamos
tratando de saber qué hacen los nativos digitales en la Red y poco o nada sabemos
del porqué. Es complicado intervenir sobre lo que no se conoce bien y que tiene
indicadores de progreso difíciles de obtener.
Sin ejemplo, presencia ni conocimiento.
A diferencia de otros contextos, en el ciberespacio carecemos de varias armas
fundamentales para la educación, en este caso de ciberciudadanos. Por orden de
importancia, se pueden citar al menos tres recursos con los que no podemos contar:
un comportamiento propio que ofrecer como modelo a imitar
la posibilidad de presencia para la orientación, ayuda o intervención
el conocimiento del contexto
¡Qué difícil! Sin que ellos puedan aprender de nuestra actitud, sin que podamos
estar ahí para echar una mano o una reprimenda y con un pleno desconocimiento
de qué es y qué se hace en la Red… se antoja misión muy complicada.

Las características diferentes del medio.


Un aspecto fundamental para el ejercicio de la ciudadanía es reconocerse y
reconocer al otro como sujeto pleno de derechos y obligaciones. También lo es, en
el plano ya coercitivo, la existencia de límites, de normas y leyes claramente
definidas que facilitan la convivencia protegiendo nuestros derechos y estableciendo
las reglas de juego. En la Red todo esto es mucho menos perceptible, más difuso y
etéreo: ¿quién es el otro? ¿es realmente quien dice ser?¿cuál es el límite?¿lograrán
saber que soy yo?¿pagaré las consecuencias?... Ciudadanía es implicación,
responsabilidad, respeto, cuidado del otro… La despersonalización y el anonimato
no son los mejores aliados de la ciudadanía. La ciberconvivencia se encuentra así
comprometida con mayor facilidad.
Líneas de intervención para educar ciberciudadanos.

A la vista de lo anterior, hay tres ideas que me gustaría destacar y que apuntan más
a la solución que al problema:

Estimular los usos socialmente positivos de la Red porque ayudan a percibir el


medio como una herramienta de poder, de participación, de encuentro, de
intervención enriquecedora en la sociedad. Crear dinámicas que canalicen el
sentimiento de pertenencia al grupo y la colaboración en torno a estos usos puede
ser un extraordinario avance.
Situar a los propios menores como eje y elemento activo de las dinámicas
educativas. Deben ser y sentirse motores del proceso de construcción de la nueva
ciudadanía, de su propio contexto online.
Aumentar entre los adultos el conocimiento de los usos actuales de la Red por parte
de los jóvenes así como de las aplicaciones más populares. Para proteger de
peligros graves a un menor en la Red no es imprescindible saber de tecnología. Sin
embargo, para educar un ciberciudadano se han de conocer los usos sociales y la
propia realidad digital.
referencias

http://www.fundacionunam.org.mx/mi-tecnologia/ciudadania-digital-y-
competencias-digitales-que-son-y-que-significan/

http://www.pantallasamigas.net/proteccion-infancia-consejos-
articulos/uso-seguro-de-internet-y-ciudadania-digital-responsable.shtm

https://es.wikipedia.org/wiki/Ciudadan%C3%ADa_digital

conclusión
esta investigación ha sido recopilada para la ciudadanía en general para que se
mantengan informados de todo el tema que implica el estar en línea y vía internet
constantemente,para que se tomen precauciones acerca del peligro que se puede
correr y que sepan sus derechos y respeten los derechos y opiniones de los
demás;y si alguna persona atenta en contra el ciudadano sepa a quien acudir y no
solo dejarlo asi.
que se sepa que las organizaciones han hecho propuestas y iniciativas para
cambiar la situaciones que se viven en la red especialmente a los jóvenes,pronto se
verán las consecuencias de las decisiones que se tomarán y cómo actuarán dichas
autoridades