Vous êtes sur la page 1sur 12

Historia Pollo Campero

Fue fundado en Guatemala en 1971 y a inicios de los años 1970, Dionisio Gutiérrez decidió
aprovechar la oportunidad de comercializar los productos de las granjas avícolas que su
padre, Juan Bautista Gutiérrez, había creado en los años 60. Es así que junto con varios
inversionistas, entre los cuales estaba Francisco Pérez de Antón (quién había hecho
experimentos junto con su esposa sobre cómo preparar pollo frito), abren el primer
restaurante en 1971.

Debido al éxito que tuvo la cadena a nivel nacional, a partir de 1972 inician su expansión
internacional, con la apertura de su primer restaurante en El Salvador, que fue el primero en
contar con la marca fuera de Guatemala y donde hasta el día de hoy se posiciona como una
las cadenas de restaurantes más fuerte.

Creación de franquicias

Como parte de una modificación de su modelo de negocio, Pollo Campero comenzó su


expansión a través de franquicias en 1994, siendo la primera empresa guatemalteca en crear
franquicias, abriendo sus puertas a inversionistas que deseaban establecer restaurantes
Campero en otros países. El modelo de negocio consistía en que los inversionistas debían
de pagar una cuota inicial por la franquicia y luego realizar pagos periódicos. Estos recibían
a cambio asesoría sobre la selección de ubicaciones, diseño, modo de operación, etc.

Pollo Granjero

En el año 2012, Pollo Campero abrió en Guatemala surcusales llamadas "Pollo Granjero",
que venden el mismo pollo, pero para llevar, no teniendo servicio de restaurante dentro.6 El
mismo se llama "Don Pollo" en El Salvador. Pollo Granjero lleva los mismos colores y
marca publicitaria que Campero.

Actualidad
Gracias al crecimiento de sus operaciones, (hoy en día tiene presencia en 12 países del
mundo) Pollo Campero ha llegado a servir a más de 70 millones de clientes anualmente.

En el mundo

Calle Fuencarral (Madrid). Primer restaurante de la cadena en Europa.

Pollo Campero inauguró su primer restaurante español en la calle Fuencarral, una de las
calles más céntricas y comerciales de Madrid. Posteriormente a finales de febrero de 2007
inauguró el segundo en la Plaza de Canalejas hasta alcanzar los 27 restaurantes abiertos en
la actualidad.

“El inicio de operaciones de Pollo Campero en España, es un avance muy importante en el


plan de expansión internacional que nos hemos planteado”, indicó el Presidente de Pollo
Campero, Juan José Gutiérrez. “Estamos orgullosos no sólo de los logros empresariales
que hemos alcanzado, sino porque además, a través de nuestra presencia internacional,
estamos poniendo en alto el nombre de Guatemala”.
Juan José Gutiérrez concluyó diciendo que en la apertura de este establecimiento ha sido
clave la alianza estratégica que se ha construido desde 2001 con Telepizza, cuya franquicia
en Centroamérica es manejada por Pollo Campero.

En 2008, Pollo Campero firma una alianza estratégica con la compañía española Eat Out,
para llevar a Guatemala y El Salvador la franquicia Pans & Company y recibir apoyo de
dicha multinacional europea para el fortalecimiento de Pollo Campero en Europa. En 2009,
Guatemala y El Salvador se convierten en los primeros países en Latinoamérica en poseer
restaurantes con la franquicia Pans & Company. Actualmente cuenta con 5 restaurantes de
la marca española, en ambos países centroamericanos.

Indonesia

1 de febrero de 2007. Inauguración del restaurante de Yakarta, primer paso de la aventura asiática
de Pollo Campero.

Pollo Campero abrió su primer restaurante en Jakarta el 1 de febrero de 2007. Éste se


encuentra situado en el corazón financiero de la ciudad, en uno de los edificios más
emblemáticos de la ciudad.

La compañía apostó por el régimen de franquicia para este mercado, planeando la apertura
de 25 restaurantes durante los próximos 7 años. Para ello se cuenta con un grupo de socios
indonesios y un socio operador con amplia experiencia en este tipo de mercado.

El éxito en este nuevo mercado procede de la gran aceptación de la población indonesia por
los productos típicos de Pollo Campero. Asimismo se pueden encontrar platos adaptados al
paladar asiático, más especiados y picantes.
China

Apertura del restaurante de Shanghai, China.

La incursión de Pollo Campero en China causó mucha expectativa en el mundo


internacional de los negocios.

El 24 de mayo de 2007 finalmente se inauguró el primer restaurante en Shanghái. A pesar


de tener una amplia expectativa, que llegaba al punto de proyectar 500 restaurantes en el
mercado chino, la difícil estabilidad y las costumbres hicieron de que la firma no tuviera
éxito, retirándose dos años después.

Estados Unidos

Pollo Campero Bellaire, un restaurante de Pollo Campero en Gulfton, Houston, Texas, Estados
Unidos

Pollo Campero cuenta en la actualidad con más de 50 restaurantes en diversos estados


(California, Texas, Illinois, Florida, Nueva York, Nueva Jersey, Washington, Maryland,
Rhode Island y Virginia).
El potencial de consumidores en Estados Unidos es enorme debido a la gran cantidad de
centroamericanos residentes en ese país. Es por eso que se da la curiosa circunstancia de
que Pollo Campero llegó a recibir quejas de las compañías aéreas que volaban de
Guatemala y El Salvador a Estados Unidos por el particular olor de los aviones a pollo
frito.10 El diario estadounidense Washington Post, con motivo de la apertura de Campero en
dicho estado, se hizo eco del denominado "mercado de la nostalgia".

Pollo Campero cuenta con el récord de venta en los Estados Unidos, vendiendo con un
restaurante 1 millón de dólares en tan sólo 36 días. Los directivos de Pollo Campero dicen
sentirse orgullosos de pertenecer a la comunidad hispana, la cual ha contribuido mucho al
desarrollo de los Estados Unidos.
Historia Shell

Durante más de 100 años la palabra “Shell”, la concha de su emblema y su distintivo rojo y
amarillo han identificado a Shell como marca, promocionando su reputación corporativa.
Estos símbolos no solamente se vinculan a la calidad de sus productos y servicios, sino que
también se han ido convirtiendo en visible representación del valor de sus actividades y de
todas sus compañías alrededor del mundo.

La palabra “Shell” apareció por primera vez en 1891, como la marca de queroseno que
Marcus Samuel and Company enviaban al Lejano Oriente. Esta pequeña empresa
londinense se dedicaba originariamente a las antigüedades, objetos curiosos y conchas
marinas orientales. Estas se volvieron tan populares -los victorianos las usaban para decorar
cajas- que su importación pronto constituyó una rentable base para la compañía que
aprovechó su comercio y exportación desde oriente.

La palabra fue elevada al estado corporativo en 1897, cuando Samuel constituyó la “Shell”
Transport and Trading Company. El primer logotipo (1901) pretendía representar una
concha de mejillón, pero desde 1904 se introdujo una concha de vieira para ofrecer una
manifestación visual corporativa.
Analizando los orígenes

La elección de una concha como emblema no fue una sorpresa porque ese es el propio
nombre de la compañía en inglés. Además cada una de las cisternas de Samuel que llevaban
queroseno al lejano oriente recibía el nombre de una concha marina diferente. Pero ¿por
qué fue elegido específicamente símbolo de la compañía en 1904 la vieira? Indudablemente
no era la forma más simple para reproducir impresa.

Tanto la palabra “Shell” como el símbolo de la concha pudieron ser sugeridos a Samuel and
Company por otra parte interesada. Un tal Sr. Graham, que importaba el queroseno de
Samuel en India y lo vendía como “El aceite de Graham” invirtió capital y se convirtió en
director de The “Shell” Transport and Tranding Company. Hay algunas evidencias que
demuestran que el emblema de Shell fue tomado de su escudo de armas familiar.

La “Concha del Peregrino” fue asumida por la Familia de Graham después de que sus
antepasados hicieran la Peregrinación a Santiago de Compostela, en España. Sean como
fueren sus orígenes, lo cierto es que el diseño original era una reproducción razonablemente
fiel de la vieira.

En 1907 la Royal Dutch Petroleum Company y “Shell” Transport and Trading, formaron
una alianza unificando el nombre de marca que quedaría abreviado a “Shell”y al emblema
(la concha) de la nueva Royal Dutch/ Shell Group. Y así ha permanecido desde entonces.

La forma del emblema de Shell ha ido cambiando gradualmente con el paso de los años, en
línea con la evolución de las tendencias de diseño gráfico. El emblema actual, creado por el
reconocido diseñador Raymond Loewy, fue presentado en 1971 y después de más de treinta
años soporta el paso del tiempo como uno de los símbolos más reconocidos del mundo.

¿Por qué rojo y amarillo?

Los orígenes exactos de la concha roja y amarilla no son fáciles de definir. Es cierto que los
primeros recipientes de estaño con queroseno que Samuel and Company enviaron al Lejano
Oriente, estaban pintados en rojo. Pero el enlace podría estar una vez más en España.
En 1915, cuando Shell Company of California construyó sus primeras estaciones de
servicio, tuvieron que competir con otras compañías. Se optó por los colores brillantes
como solución, pero solamente se podía buscar entre los colores que no ofendieran a los
californianos. Debido a la importante huella española en tierras californianas, el rojo y el
amarillo resultarían finalmente los colores escogidos.

Al igual que el emblema, los auténticos colores tuvieron que modificarse con el paso de los
años, especialmente en 1995, con la presentación de unos nuevos colores brillantes, frescos:
el rojo y amarillo de Shell fueron presentados para lanzar la identidad visual de la venta al
por menor de Shell.
Historia Coca Cola
Un 8 de mayo de 1886 comenzaba la historia de Coca-Cola en Atlanta. El farmacéutico
John S. Pemberton quería crear un jarabe contra los problemas de digestión que además
aportase energía, y acabó dando con la fórmula secreta más famosa del mundo. La farmacia
Jacobs fue la primera en comercializar la bebida a un precio de 5 céntimos el vaso,
vendiendo unos nueve cada día. Era solo el inicio de una historia de más de 120 años.

Pemberton no tardó en darse cuenta de que la bebida que había creado podía ser un éxito.
Su contable, Frank Robinson, fue quien ideó la marca y diseña el logotipo: había nacido
Coca-Cola. En 1891 se fundó The Coca-Cola Company, formada por el también
farmacéutico Asa G. Candler, su hermano John S. Candler y Frank Robinson. Dos años
después registraron la marca en la Oficina de Registro de la Propiedad Industrial de los
EEUU.

El modelo de embotelladoras

Apenas habían pasado once años desde su creación en una farmacia cuando, en 1897, Coca-
Cola salía por primera vez de los Estados Unidos. Dos años después se firmaba el
primer acuerdo para embotellar Coca-Cola en todo el territorio estadounidense,
marcando las bases del modelo de negocio de la compañía en todo el mundo: Coca-Cola les
suministraba el concentrado y los embotelladores elaboraban la bebida, la distribuían y
comercializaban.

La primera concesión fue adjudicada en exclusiva a Benjamin F.Thomas y Joseph B.


Whitehead, dos abogados de Tennessee, pero no tardó en tener compañía: en los primeros
años del siglo XX más de 400 plantas embotellaban Coca-Cola en Estados Unidos,
Panamá, Canadá y Cuba.

Nace la botella más famosa del mundo

Con el refresco llegando a más y más gente a través de diferentes embotelladoras, surgió un
problema: cada embotellador utilizaba unas botellas diferentes, y eso creaba confusión
entre el público, que encontraba diferentes envases en cada zona. Por eso en 1915 se
celebró un concurso para decantarse por un único modelo de botella.
El ganador fue Alexander Samuelson, y todos tenemos en mente cómo fue su propuesta
porque la “botella contour”, que es su nombre oficial, sigue siendo junto al logo de Coca-
Cola uno de los iconos más reconocibles de la compañía un siglo después.

La lata y la expansión

En los años 20 se creó la primera caja para seis botellas, que facilitaba el transporte y la
distribución de la bebida. A finales de esta década, la venta de botellas superaría ya a la de
distribuidores de soda. Y Coca-Cola aparece en España por primera vez, aunque eso sí, por
medio de las importaciones.

Durante los años 40 fueron los soldados estadounidenses los que contribuyeron a
popularizar la bebida por el mundo mientras combatían en la II Guerra Mundial. Para poder
facilitar su transporte, se creó un nuevo envase más resistente y fácil de transportar: la
lata de Coca-Cola. Su éxito hizo que tras la guerra se continuase utilizando. En 1945 se
registró además la marca Coke, que se llevaba utilizando desde 1941 en publicidad.

Coca-Cola se estableció en España a principios de los 50, cuando en 1953 y 1954 se


constituyen los dos primeros embotelladores españoles, Cobega y Casbega, y comienza su
distribución por todo el país con la ya popular botella contour, un diseño que en 1960, en
un acto excepcional de la Oficina de Marcas de EEUU, sería inscrito como marca
registrada.
Coca-Cola en la actualidad

La compañía no ha dejado de crecer. De vender nueve vasos al día en una farmacia de


Atlanta, en la actualidad cuenta con más de 24 millones de puntos de venta en 200 países,
vende 1.900 millones de unidades al día y da empleo a más de 71.000 personas.

La marca Coca-Cola está considerada la más valiosa del mundo según la consultora
Interbrand, y es además la más famosa del planeta con un grado de reconocimiento del
94% de la población mundial: ¡es el segundo término más reconocido del mundo después
de la expresión “okay”!Pero no todo es Coca-Cola: la compañía comercializa más de 500
marcas y 3.500 productos, entre ellos bebidas con o sin gas, zumos y café. Posee cuatro de
las cinco marcas de refrescos más famosas del mundo: Coca-Cola, Coca-Cola Light,
Fanta y Sprite; y en total 17 de sus marcas están valoradas en más de mil millones de
dólares.

La preocupación por la salud también es importante para la compañía: en la actualidad, 19


de los 20 productos más vendidos de Coca-Cola no tienen azúcar o cuentan con una versión
Light o Zero.

Centres d'intérêt liés