Vous êtes sur la page 1sur 13

Corte Suprema de Justicia de la Republica

Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente

SENTENCIA
CASACIÓN N° 6418-2016
HUAURA
SUMILLA: La exigencia de la motivación en las
resoluciones judiciales constituye una garantía
constitucional que asegura la publicidad de las razones
que tuvieron en cuenta los jueces para pronunciarse en
sus sentencias; además, la motivación constituye una
forma de promover la efectividad del derecho a la tutela
jurisdiccional, y así, es deber de las instancias de
revisión responder a cada uno de los puntos
planteados por el recurrente, quien procede en ejercicio
de su derecho de defensa y amparo de la tutela judicial
efectiva”.

Lima, veinticuatro de agosto


de dos mil diecisiete.-

LA SALA DE DERECHO CONSTITUCIONAL Y SOCIAL PERMANENTE DE


LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPUBLICA.---------------------------
VISTA la causa número seis mil cuatrocientos dieciocho – dos mil dieciséis; en
audiencia pública señalada en la fecha integrada por los señores Jueces
Supremos: Walde Jáuregui - Presidente, Montes Minaya, Rueda Fernández,
Wong Abad y Bustamante Zegarra; y producida la votación con arreglo a ley, se
emite la siguiente sentencia:

I. MATERIA DEL RECURSO DE CASACIÓN:


Se trata del recurso de casación, interpuesto por la Comunidad Campesina de
Aucallama, de fecha veintitrés de marzo de dos mil dieciséis, obrante a fojas
doscientos cuarenta y dos, contra la sentencia de vista emitida por la Sala Civil
de la Corte Superior de Justicia de Huaura, de fecha uno de marzo de dos mil
dieciséis, obrante a fojas doscientos diecinueve, que confirmó la sentencia
apelada de fecha treinta y uno de marzo de dos mil quince, obrante a fojas
ciento cuarenta y cuatro, que declaró fundada la demanda; en consecuencia,
ordena que la Comunidad Campesina de Aucallama cumpla con otorgar a favor
de Antonio Yllesca Gutiérrez la escritura pública del contrato de compraventa e
independización celebrado con fecha quince de diciembre de dos mil seis,
respecto a la Parcela 32, ubicado en el Sector San Graciano Alto, distrito de
Aucallama, provincia de Huaral, departamento de Lima, con una extensión de
cinco mil con ciento ochenta y dos hectáreas (5.182 has), con los linderos y
1
Corte Suprema de Justicia de la Republica
Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente

SENTENCIA
CASACIÓN N° 6418-2016
HUAURA

medidas perimétricas que en dicho contrato se detallan; en los seguidos por


Antonio Yllesca Gutiérrez contra la Comunidad Campesina de Aucallama, sobre
Otorgamiento de Escritura Pública.

II. FUNDAMENTOS POR LOS CUALES SE HA DECLARADO PROCEDENTE


EL RECURSO:

Mediante auto calificatorio de fecha veintitrés de agosto de dos mil dieciséis,


obrante a fojas cincuenta y nueve del cuadernillo de casación formado en esta
Sala Suprema, se declaró procedente el recurso de casación interpuesto por la
Comunidad Campesina de Aucallama por las causales: a) Infracción
normativa por contravención del artículo 139 numerales 3 y 5 de la
Constitución Política del Estado; alega que, la sentencia de vista contiene
una motivación incoherente, toda vez que en el numeral quinto consigna una
medida en hectáreas y en la parte resolutiva otra, lo cual no coinciden; por otro
lado, aduce que la Comunidad demandada en todo momento cuestiona que la
delegación de facultades con la que han actuado sus representantes no ha sido
otorgada para la celebración de contrato de compraventa, toda vez que a
efectos de determinar la obligación de la demandada Comunidad Campesina de
otorgar escritura pública, corresponderá evaluar primero si el caso jurídico le
resulta eficaz y válido, a fin de poder exigirle la obligación de formalizarlo, tal y
como lo señala la Sala Civil en su fundamento 3.b de la sentencia de vista,
fundamentando que el objeto del proceso es única y exclusivamente, el
perfeccionamiento del contrato de compra venta que es de mera formalidad,
considerando que el no pronunciarse y entrar en evaluación de los
presupuestos y requisitos de la validez del contrato de compra venta, se estaría
dejando de administrar justicia; asimismo, expone que la demandada es una
persona jurídica, su definición y fines está regulado en el artículo 134 del Código
Civil, por lo que quién actúe en su nombre y pretenda obligarla en su condición
de persona jurídica, se deberá evaluar previamente si se rige por las reglas de
representación, previstas en el artículo 145 del Código en mención, en la que se
establece para los actos de disposición se requiere poder especial, debiendo

2
Corte Suprema de Justicia de la Republica
Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente

SENTENCIA
CASACIÓN N° 6418-2016
HUAURA

determinarse quienes actuaron en su representación lo hicieron ejerciendo


conforme al poder de representación que se le otorgó, pues de lo contrario el
acto resultaría ineficaz frente a la persona jurídica; por último, refiere el contrato
de compraventa que se pretende formalizar, no se advierte que contenga fecha
cierta; sin embargo, el Juez ha omitido evaluar y consecuentemente emitir un
pronunciamiento sobre la eficacia del contrato materia de controversia; tampoco
se ha pronunciado sobre la eficacia del contrato, al considerar en la sentencia
de vista que ello debe discutirse en otro proceso; siendo que por todos estos
argumentos se evidencia una motivación aparente, insuficiente e incoherente; y,
b) infracción normativa por interpretación errónea de los artículos 134 y
135 del Código Civil; acota que debe tenerse en cuenta que la demandada es
una persona jurídica, su definición y fines está regulado por el Código Civil, por
lo que quien actúe en su nombre y pretenda obligarla en su condición de
persona jurídica, se deberá evaluar previamente si se rige por las reglas de
representación previstas en el artículo 145 del Código antes acotado, en la que
se establece para los actos de disposición se requiere poder especial, lo cual no
se ha acreditado que los ex representantes de la Comunidad Campesina de
Aucallama tuvieron poder especial para vender tierras comunales.

III. ANTECEDENTES DEL PROCESO:


DE LA DEMANDA: Mediante escrito de demanda, de fecha uno de setiembre
de dos mil catorce, obrante a fojas cuarenta y tres, y su subsanación, de fecha
diez de octubre de dos mil catorce, obrante a fojas cincuenta y cuatro, se
aprecia que Antonio Yllesca Gutiérrez pretende que el órgano jurisdiccional
competente ordene a la Comunidad Campesina de Aucallama cumpla con
otorgarle la escritura pública del contrato privado de compraventa e
independización de fecha quince de diciembre de dos mil seis, respecto a la
parcela 32, ubicado en el Sector San Graciano Alto, distrito de Aucallama,
provincia de Huaral, departamento de Lima, con una extensión de cinco mil con
ciento ochenta y dos hectáreas (5.182 has), con los linderos y medidas
perimétricas que en dicho contrato se detallan; sostiene que: a) La demandada,
Comunidad Campesina de Aucallama, mediante Asamblea General

3
Corte Suprema de Justicia de la Republica
Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente

SENTENCIA
CASACIÓN N° 6418-2016
HUAURA

Extraordinaria de fecha siete de mayo de dos mil seis, autorizó a su presidente y


tesorero adjudicar a título de propiedad individual las tierras comunales a
terceros, lo cual fue inscrito ante Registros Públicos; b) el demandante, en su
condición de comunero calificado, celebró con la Comunidad Campesina de
Aucallama el contrato privado de compraventa e independización de fecha
quince de diciembre de dos mil seis, cuya formalización se demanda,
pactándose el precio de la transferencia en setecientos noventa y dos con
82/100 soles (S/.792.82); y, c) sin embargo, la Comunidad demandada se niega
a dar estricto cumplimiento al acuerdo de voluntades pactada, incumpliendo con
otorgarle la escritura pública correspondiente.

SENTENCIA DE PRIMERA INSTANCIA: El Juzgado Mixto de Chancay de la


Corte Superior de Justicia de Huaura, a través de la resolución número seis, de
fecha treinta y uno de marzo de dos mil quince, obrante a fojas ciento cuarenta
y cuatro, declara fundada la demanda de otorgamiento de escritura púbica; y, en
consecuencia, ordena que la Comunidad Campesina de Aucallama cumpla con
otorgar a favor de Antonio Yllesca Gutiérrez, la escritura pública del contrato de
compraventa e independización celebrado con fecha quince de diciembre de
dos mil seis, respecto a la parcela 32, ubicado en el Sector San Graciano Alto,
distrito de Aucallama, provincia de Huaral, departamento de Lima, con una
extensión de cinco mil con ciento ochenta y dos hectáreas (5.182 has), con los
linderos y medidas perimétricas que en dicho contrato se detallan; motiva su
decisión en que: a) Se encuentra acreditada la compraventa e independización
celebrada a favor del demandante mediante minuta de fecha quince de
diciembre de dos mil seis; y, la demandada se encuentra en calidad de rebelde;
y, b) del acta de Asamblea General Extraordinaria de la Comunidad Campesina
de Aucallama, celebrada el siete de mayo de dos mil seis, se observan las
facultades de representación de los directivos (presidente y tesorero) para poder
suscribir el contrato de compraventa e independización en nombre de la citada
Comunidad Campesina; siendo que la demandada no ha acreditado que tal
documento sea falso.

4
Corte Suprema de Justicia de la Republica
Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente

SENTENCIA
CASACIÓN N° 6418-2016
HUAURA

SENTENCIA DE VISTA: La Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de


Huaura, mediante resolución número diecisiete, de fecha uno de marzo de dos
mil dieciséis, obrante a fojas doscientos diecinueve, confirmó la sentencia de
primera instancia; sustenta su decisión en que: a) el proceso de otorgamiento
de escritura pública es de mera formalidad por lo que no corresponde entrar a
evaluar los presupuestos y requisitos de validez del contrato de compraventa,
pues lo que en esencia se evalúa es la obligación de las partes de suscribir y
formalizar el contrato; y, b) sin perjuicio de ello, del acta de Asamblea General
Extraordinaria de la Comunidad Campesina de Aucallama celebrada el siete de
mayo de dos mil seis, se observan las facultades de representación de los
directivos (presidente y tesorero) para poder suscribir el contrato de
compraventa e independización en nombre de la citada Comunidad Campesina;
en todo caso, se deja a salvo su derecho para que lo haga valer en la vía que
corresponda.

IV. FUNDAMENTOS DE ESTA SALA SUPREMA:

CONSIDERANDO:

PRIMERO: Según lo establecido en el artículo 384 del Código Procesal Civil,


modificado por el artículo 1 de la Ley N° 29364, el recurso de casación tiene por
fines esenciales la adecuada aplicación del derecho objetivo al caso concreto y
la uniformidad de la jurisprudencia nacional por la Corte Suprema de Justicia
(finalidad nomofiláctica y uniformizadora, respectivamente); precisado en la
Casación N° 4197-2007/La Libertad 1 y Casación N° 615-2008/Arequipa 2; por
tanto, esta Sala Suprema, sin constituirse en una tercera instancia procesal,
debe cumplir su deber de pronunciarse acerca de los fundamentos del recurso
de casación, por las causales declaradas procedentes.

SEGUNDO: Asimismo, habiéndose admitido el recurso de casación tanto por

1
DIARIO OFICIAL “EL PERUANO”: Sentencias en Casación, Lunes 31 de marzo de 2008, pp. 21689 a 21690.
2
DIARIO OFICIAL “EL PERUANO”: Sentencias en Casación, Lunes 31 de marzo de 2008, pp. 23300 a 23301.

5
Corte Suprema de Justicia de la Republica
Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente

SENTENCIA
CASACIÓN N° 6418-2016
HUAURA

infracción normativa de carácter procesal (contravención del artículo 139


numerales 3 y 5 de la Constitución Política del Estado, que regula el debido
proceso y el deber de motivación) como por la infracción normativa de índole
material (interpretación errónea de los artículos 134 y 135 del Código Civil),
corresponde emitir pronunciamiento, en primer lugar, respecto a la infracción
normativa procesal y de ser amparada no será necesario examinar los agravios
relativos a la infracción normativa material, conforme se colige del artículo 396
del Código Procesal Civil, modificado por la Ley N° 29364.

TERCERO: Resulta adecuado precisar que, el artículo 139 inciso 3 de la


Constitución Política del Estado, ha establecido como derechos relacionados
con el ejercicio de la función jurisdiccional “la observancia del debido proceso
y la tutela jurisdiccional”. Al respecto, el Tribunal Constitucional refiere que el
debido proceso significa la observancia de los principios y reglas esenciales
exigibles dentro del proceso como instrumento de tutela de los derechos
subjetivos, mientras que la tutela jurisdiccional supone tanto el derecho de
acceso a los órganos de justicia como la eficacia de lo decidido en la sentencia.
En la Sentencia del Tribunal Constitucional N° 9727 -2005-PHC/TC, fundamento
séptimo, el citado Tribunal sostiene: “(…) mientras que la tutela judicial efectiva
supone tanto el derecho de acceso a los órganos de justicia como la eficacia de
lo decidido en la sentencia, es decir, una concepción garantista y tutelar que
encierra todo lo concerniente al derecho de acción frente al poder-deber de la
jurisdicción, el derecho al debido proceso, en cambio, significa la observancia
de los derechos fundamentales esenciales (…) principios y reglas esenciales
exigibles dentro del proceso como instrumento de tutela de los derechos
subjetivos. El debido proceso tiene, a su vez, dos expresiones: una formal y otra
sustantiva; en la de carácter formal, los principios y reglas que lo integran tienen
que ver con las formalidades estatuidas, tales como las que establecen el juez
natural, el procedimiento preestablecido, el derecho de defensa, la motivación;
en su faz sustantiva, se relaciona con los estándares de justicia como son la
razonabilidad y proporcionalidad que toda decisión judicial debe suponer”.

6
Corte Suprema de Justicia de la Republica
Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente

SENTENCIA
CASACIÓN N° 6418-2016
HUAURA

CUARTO: Uno de los principios esenciales que componen el derecho


fundamental al debido proceso, lo constituye la motivación de las resoluciones
judiciales, recogida expresamente, dada su importancia, en el inciso 5 de la
Constitución Política del Estado; derecho-principio sobre el cual la Corte
Suprema en la Casación N° 2139-2007- Lima 3, fundamento sexto, indica lo
siguiente: “(…) además de constituir un requisito formal e ineludible de toda
sentencia constituye el elemento intelectual de contenido crítico, valorativo y
lógico, y está formado por el conjunto de razonamientos de hecho y de derecho
en los que el magistrado ampara su decisión; por ende, la exigencia de la
motivación constituye una garantía constitucional que asegura la publicidad de
las razones que tuvieron en cuenta los jueces para pronunciar sus sentencias;
además, la motivación constituye una forma de promover la efectividad del
derecho a la tutela judicial, y así, es deber de las instancias de revisión
responder a cada uno de los puntos planteados por el recurrente, quien procede
en ejercicio de su derecho de defensa y amparo de la tutela judicial efectiva”.

QUINTO: En igual línea de ideas, cabe indicar que sobre este tema el Tribunal
Constitucional Peruano ha establecido que el derecho a la motivación de las
resoluciones judiciales es una garantía del justiciable frente a la arbitrariedad
judicial y garantiza que las resoluciones judiciales no se encuentren justificadas
en el mero capricho de los Magistrados, sino en datos objetivos que proporciona
el ordenamiento jurídico o los que se deriven del caso; sin embargo, no todo ni
cualquier error en el que eventualmente incurra una resolución judicial
constituye automáticamente la violación del contenido constitucionalmente
protegido del derecho a la motivación de las resoluciones judiciales. Así, en la
Sentencia del Tribunal Constitucional N° 3943-2006- PA/TC, se ha precisado
que tal contenido queda delimitado en los siguientes supuestos: “a) Inexistencia
de motivación o motivación aparente; b) falta de motivación interna del
razonamiento, que se presenta en una doble dimensión: por un lado, cuando
existe invalidez de una inferencia a partir de las premisas que establece
previamente el Juez en su decisión; y, por otro cuando existe incoherencia

3 Publicada en el Diario Oficial “El Peruano”, el treinta y uno de agosto de dos mil siete.

7
Corte Suprema de Justicia de la Republica
Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente

SENTENCIA
CASACIÓN N° 6418-2016
HUAURA

narrativa, que a la postre se presenta como un discurso absolutamente incapaz


de transmitir de modo coherente, las razones en las que se apoya la decisión
(…); c) deficiencia en la motivación externa: justificación de las premisas, que
se presenta cuando las premisas de las que parte el Juez no han sido
confrontadas o analizadas respecto de su validez o eficacia jurídica; d) la
motivación insuficiente, referida básicamente al mínimo de motivación exigible
atendiendo a las razones de hecho o de derecho indispensables para asumir
que la decisión está debidamente motivada. Si bien (…) no se trata de dar
respuesta a cada una de las pretensiones planteadas, la insuficiencia vista aquí
en términos generales, sólo resultará relevante desde una perspectiva
constitucional si es que la ausencia de argumentos o la “insuficiencia” de
fundamentos resulta manifiesta a la luz de lo que en sustancia se está
decidiendo; e) La motivación sustancialmente incongruente, obliga a los
órganos judiciales a resolver las pretensiones de las partes de manera
congruente con los términos en que vengan planteadas, sin cometer por lo
tanto, las desviaciones que supongan modificación o alteración del debate
procesal (…)”; debiéndose precisar que la motivación aparente se configura
también, cuando no se responde por ejemplo a las alegaciones o pretensiones
de las partes en el proceso, conforme a lo precisado en la Sentencia del
Tribunal Constitucional N° 0078-2008-PHC/TC. Siendo pertinente, respecto a lo
indicado en este último punto, traer a colación lo expuesto por el Tribunal
Constitucional Español en la Sentencia del Tribunal Constitucional 146/2004 del
trece de septiembre de dos mil cuatro, en el sentido que: “(...) resulta preciso
distinguir entre las meras alegaciones o argumentaciones aportadas por las
partes en defensa de sus pretensiones y estas últimas en sí mismas
consideradas, pues si con respecto a las primeras puede no ser necesaria una
respuesta explícita y pormenorizada de todas ellas y, además, la eventual lesión
del derecho fundamental deberá enfocarse desde el prisma del derecho a la
motivación de toda resolución judicial, respecto de las segundas la exigencia de
respuesta congruente se muestra con todo rigor siempre y cuando la pretensión
omitida haya sido llevada a juicio en el momento procesal oportuno”.

8
Corte Suprema de Justicia de la Republica
Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente

SENTENCIA
CASACIÓN N° 6418-2016
HUAURA

SEXTO: Bajo dicho contexto, se aprecia que las instancias de mérito han
declarado fundada la demanda en virtud de que resultaría exigible a la
demandada la obligación de formalizar la minuta que contiene el contrato de
compraventa e independización, esto es, elevarlo a escritura pública, sin
analizar la validez de dicho documento, en tanto, consideran que ello sería
contrario a la finalidad propia del proceso de otorgamiento de escritura pública;
sin embargo, resulta menester señalar que conforme a lo establecido en el IX
Pleno Casatorio Civil, Casación N° 4442-2015-Moqueg ua4, séptima regla
vinculante, en los procesos de otorgamiento de escritura pública, la Corte de
Casación puede advertir una nulidad manifiesta aún cuando las instancias de
mérito no la hayan advertido en su oportunidad, y aún cuando no haya sido
invocada como agravio en el recurso de casación, en cuyo caso, con indicación
de la causal de nulidad que podría haberse configurado, se declarará la nulidad
de la sentencia de vista y la insubsistencia de la apelada, ordenando al juez de
primera instancia, previa promoción del contradictorio entre las partes5, emita
pronunciamiento sobre la posible nulidad manifiesta; siendo que en caso el juez
advierta la nulidad manifiesta del acto jurídico contenido en el documento cuya
formalización se solicita, lo declarará así en la parte resolutiva de la sentencia e
infundada la demanda de otorgamiento de escritura pública, y en caso
considere que el negocio jurídico no es manifiestamente nulo, lo justificará en la
parte considerativa de la sentencia, y en la parte resolutiva de la misma, se
pronunciará sobre la pretensión de otorgamiento de escritura pública.

SÉPTIMO: Siendo así, en el transcurso del proceso se ha venido cuestionando,


como así lo dejan ver las sentencias de mérito, la validez de la minuta de
4
Publicada en el Diario Oficial “El Peruano”, el dieciocho de enero de dos mil diecisiete
5
Según Ugo Rocco, este principio consiste en el hecho que en la función de realización de los intereses tutelados por el
derecho hay que tomar en cuenta, no sólo todo aquello que el actor, haciéndose iniciador del proceso, afirma, sostiene y
prueba, sino también la posición del demandado, que tiene un interés perfectamente contrario al del actor; y sólo mediante el
contraste de la posición del actor y de la posición del demandado podrá suministrarse al juez un exacto criterio de decisión,
sobre la base del material de prueba y de las argumentaciones, en hecho y en derecho, que la una y la otra parte hayan
desplegado en el desarrollo del proceso. ROCCO, Ugo: “Tratado de Derecho Procesal Civil”, traducción de Santiago Sentís
Melendo y Marino Ayerra Redín, Buenos Aires –Depalma-, Bogotá –Temis-, tomo II, 1970, p. 170.

9
Corte Suprema de Justicia de la Republica
Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente

SENTENCIA
CASACIÓN N° 6418-2016
HUAURA

compraventa e independización de fecha quince de diciembre de dos mil seis,


celebrada a favor del demandante, en el sentido que el presidente y el tesorero
de la Comunidad que actuaron en su representación contarían con un poder
ilegal para tal efecto, careciendo, en consecuencia, de validez el acta de fecha
siete de mayo de dos mil seis, que les otorgó facultades de adjudicación de los
predios, más aún si en dicho documento no se habría precisado el costo y las
extensiones a transferirse, ni se habría aprobado de forma individual cada
adjudicación, así como que se habría redactado el acuerdo en términos
generales y se habrían realizado transferencias a favor de terceros ajenos a la
Comunidad, además de que, mediante asamblea celebrada el dos de marzo de
dos mil ocho, ratificada a través de asamblea extraordinaria del veintiocho de
abril de dos mil trece, se habría acordado por unanimidad declarar nulas las
transferencias realizadas por los ex presidente y tesorero, así como los poderes
otorgados a su favor.

OCTAVO: En ese contexto, resulta plausible que al interior de un proceso sobre


otorgamiento de escritura pública se analice -y por ende se acredite- respecto a
la invalidez o no del negocio jurídico que sustenta la demanda y determine si se
ha configurado la causal de nulidad del acto jurídico referida al fin ilícito prevista
en el artículo 219 inciso 4 del Código Civil, debiendo fundamentar el Juez de
primera instancia las razones por las cuales tales alegaciones devienen en
estimables -o no-, previo cumplimiento del contradictorio, conforme a la regla
prevista en el IX Pleno Casatorio antes citado. Por tanto, al no haberse
pronunciado las instancias de mérito respecto de la invalidez del título objeto de
escritura pública, pese haber sido cuestionado a lo largo del proceso, se infringe
el deber de motivación y debido proceso, conforme a los parámetros expuestos
en los considerandos tercero al quinto de la presente resolución.

NOVENO: Las omisiones advertidas en la fundamentación de las sentencias de


mérito, afectan la garantía y principio no sólo del debido proceso y la tutela
jurisdiccional efectiva, sino también el de motivación de las resoluciones
judiciales consagrados en los incisos 3 y 5 del artículo 139 de la Constitución

10
Corte Suprema de Justicia de la Republica
Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente

SENTENCIA
CASACIÓN N° 6418-2016
HUAURA

Política del Estado, respectivamente, que encuentra desarrollo legal en el


artículo 122 incisos 3 y 4 del Código Procesal Civil, en tanto para la validez y
eficacia de las resoluciones judiciales exige, bajo sanción de nulidad, según el
artículo 50 inciso 6 del citado Código, y que en éstas se respeten los principios
de jerarquía de las normas y congruencia, así como que contengan los
fundamentos de hecho que sustentan la decisión y los respectivos de derecho
con la cita de la norma o normas aplicables en cada punto, según el mérito de lo
actuado y lo invocado por las partes; en consecuencia, corresponde declarar
fundado el recurso de casación, y por consiguiente la nulidad de las sentencias
de mérito; y disponer que el Juez de la causa emita nuevo pronunciamiento
teniendo en cuenta las directivas contenidas en la presente resolución.

DÉCIMO: Finalmente, habiéndose estimado el recurso de casación por una


causal de infracción normativa de carácter procesal, carecerá entonces de
objeto emitir pronunciamiento en torno a la causal de infracción normativa
material, conforme se colige del artículo 396 del Código Procesal Civil,
modificado por la Ley N° 29364.

V. DECISIÓN:

Por las consideraciones expuestas, de conformidad con lo dispuesto por el


artículo 396 del Código Procesal Civil, declararon: FUNDADO el recurso de
casación interpuesto por la Comunidad Campesina de Aucallama, de fecha
veintitrés de marzo de dos mil dieciséis, obrante a fojas doscientos cuarenta y
dos; en consecuencia, NULA la sentencia de vista de fecha uno de marzo de
dos mil dieciséis, obrante a fojas doscientos diecinueve; e INSUBSISTENTE la
sentencia apelada de fecha treinta y uno de marzo de dos mil quince, obrante a
fojas ciento cuarenta y cuatro; ORDENARON que el Juez del Juzgado Mixto de
Chancay de la Corte Superior de Justicia de Huaura, emita nuevo
pronunciamiento, conforme a las directivas establecidas la presente ejecutoria
suprema; en los seguidos por Antonio Yllesca Gutiérrez contra la Comunidad
Campesina de Aucallama, sobre Otorgamiento de Escritura Pública;

11
Corte Suprema de Justicia de la Republica
Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente

SENTENCIA
CASACIÓN N° 6418-2016
HUAURA

DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el Diario Oficial “El


Peruano”, conforme a ley; y, los devolvieron. Interviene como Juez Supremo
Ponente: Walde Jáuregui.-
S.S.
WALDE JÁUREGUI

MONTES MINAYA

RUEDA FERNÁNDEZ

WONG ABAD

BUSTAMANTE ZEGARRA

Hor/Acc/Foms

12
PODER JUDICIAL DEL PERU 17/01/2018 11:29:14
CORTE SUPREMA Pag 1 de 1
Sede Palacio de Justicia
*420180074562016064185001211000*
420180074562016064185001211000203
Número de Digitalización
0000009902-2018-ANX-SU-DC
NOTIFICACION N° 7456-2018-SU-DC
EXPEDIENTE 06418-2016-0-5001-SU-DC-01 INSTANCIA SALA DE DERECHO CONSTITUCIONAL Y SOCIAL PERMANENTE
RECURSO CASACION : 06418-2016 PROCEDENCIA CSJ HUAURA

N° PROC. 00123-2014 N° ORIGEN 00123-2014


SALA DE PROC. SALA CIVIL - Sede Central JUZ. DE ORIGEN JUZGADO MIXTO - Sede Chancay
DEMANDANTE : YLLESCA GUTIERREZ, ANTONIO
DEMANDADO : COMUNIDAD CAMPESINA DE AUCALLAMA
MATERIA : OTORGAMIENTO DE ESCRITURA PUBLICA

DESTINATARIO : COMUNIDAD CAMPESINA DE AUCALLAMA (DEMANDADO)

DIRECCION : Direcccion Electronica - N° 53428 - / /

Se adjunta Resolucion S/N de fecha 24/08/2017 a Fjs : 12

17 DE ENERO DE 2018 MARLENE MAYAUTE SUAREZ


SECRETARÍA DE LA SALA DE DERECHO CONSTITUCIONAL Y
RMEDINA SOCIAL PERMANENTE