Vous êtes sur la page 1sur 6

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR

UNIVERSIDAD YACAMBÚ

FACULTAD CS. JURIDICAS Y POLITICAS

Ensayo sobre los Derechos de


Obligación

Alumno: Luis Alberto Correa Castillo

C.I. V-14.159.216

Email: cluisalberto1@gmail.com

Materia: Teoría General de las Obligaciones

Barquisimeto, febrero de 2018


Desde el nacimiento de la sociedad, los tratos o acuerdos entre las personas forman
parte de su diario vivir; ya que a través de ellos, consiguen negociar, comprar o
vender bienes y servicios a otras personas. En la antigüedad esos tratos eran
sellados con la palabra dada, la cual venía a ser el único aval para cumplirse lo
acordado, llevando implícitos los derechos y deberes; así como las consecuencias
de su incumplimiento. Con el paso del tiempo y la modernización de las sociedades,
que trajeron la implementación de las normas y leyes que actualmente nos rigen,
aparecen los contratos o acuerdos formales entre las personas naturales y/o
jurídicas, en los cuales se establecen los derechos y las obligaciones que regirán
dicha negociación.

Ahora bien, lo antes dicho es conocido entre las ramas del Derecho Civil, como
Derecho de Obligaciones, término que es dado al vínculo o relación jurídica, a través
del cual los acreedores, poseen la facultad para exigir a los deudores un
determinado comportamiento, de cuyo cumplimiento responderá en última instancia
el patrimonio del deudor.

El Derecho de Obligaciones se puede definir como la rama o la disciplina del


Derecho, dedicada al estudio del origen, clases, efectos y extinción de las
obligaciones; distintos autores refieren que el derecho de las obligaciones, se ha
considerado como la columna vertebral del Derecho Privado, en el cual se
intensifican las relaciones jurídico-patrimoniales de las personas. Considerando que
es un Derecho en continuo movimiento, por cuanto el ejercicio de las voluntades
hace que las previsiones establecidas en las normativas, tengan un constante
desarrollo. Lo antes dicho, refiere su indiscutible importancia que se deja ver por
todos los campos del derecho; ya que no hay área del mismo que no disponga de
obligaciones, y es que en cualquier lugar del mundo jurídico que nos ubiquemos las
encontramos.

En este sentido, cabe preguntarse ¿cómo surgieron las obligaciones?, la respuesta


a tal interrogante puede ser que el antecedente más remoto de la relación
obligacional tuvo como causa el delito; si, y es que la ocurrencia de un delito daba
lugar a que se reparara la ofensa, en principio como la venganza ilimitada, pasando
luego por la llamada ley del talión y después al acuerdo composicional mediante el
pago de bienes con lo cual se consideraba restablecida la vulneración del derecho.
Esto implicaba el establecimiento de obligaciones a cargo del ofensor; pero también
se dice que en las comunidades primitivas se creó el trueque como una modalidad
contractual, considerada en su forma rudimentaria como el primer contrato que
existió, constituyéndose así en una manera del hombre satisfacer sus necesidades
básicas de subsistencia.

En el mismo orden de ideas, se erige la obligación civil que es definida como


un tipo de obligación que tiene la virtud de conferir la acción para exigir su
cumplimiento. Esta se opone a la obligación natural que es aquella que no confiere
derecho para exigir su cumplimiento, pero que cumplida autoriza para retener lo que
se ha dado o pagado, en razón de ella. Las obligaciones civiles constituyen la regla
general en materia de obligaciones, ya que normalmente, los derechos deben estar
revestidos de acción para exigir que se cumplan, y tratándose de los derechos
personales, que son los que pueden reclamarse de ciertas personas porque han
contraído las obligaciones correlativas. Al igual que las obligaciones naturales, las
civiles también permiten retener lo pagado en razón de ellas.

Más claramente se puede definir a las obligaciones civiles como, todas


aquellas que establecen entre el acreedor y el deudor de obligación, un vínculo legal
que le permite al acreedor recurrir a la justicia si el deudor no cumple
voluntariamente, para que lo haga en forma coactiva.

También es preciso referir que estas obligaciones pueden nacer de la propia


voluntad de las partes, que deciden realizar un acuerdo contractual, por ejemplo si
una persona le vende a otra una cosa, estará obligada a entregársela y la otra, a
pagar el precio estipulado. Por otra parte, también pueden surgir de la Ley, como
sucede por ejemplo con las obligaciones de pagar alimentos que tienen
determinados parientes; otra fuente importante, aunque no tan frecuente, son los
delitos, puesto que quien los comete se convierte en deudor de su víctima o
herederos, por el daño que les causó.
De igual forma, es necesario mencionar a la Relación Obligatoria, que como toda
relación Jurídica, representa una situación bipolar; es decir, que une a dos partes
denominadas acreedora y deudora, a los que se les asignan derechos y deberes.
En su esquema más simple, esta relación establece un vínculo entre el acreedor y
deudor, por el cual el primero de ellos tiene el derecho de exigir al segundo la
prestación. Mientras que el segundo, asume el deber jurídico de cumplirlo y en caso
contrario el deber de responder con todos los bienes presentes y futuros de las
consecuencias de tal incumplimiento.

En cuanto a las fuentes de las obligaciones, se entiende por estas a los hechos
jurídicos que les dan origen, es decir, en virtud de los cuales dos personas se
encuentran en la situación de deudor y acreedor uno del otro. Antes de ahondar
más en el tema, es necesario hablar de su evolución histórica y es que por ejemplo
el Derecho Romano antiguo, conoció solo dos fuentes de las obligaciones tales
como: Los Delitos y Los Contratos. Con el transcurso del tiempo los ciudadanos
romanos entraron en relación con otros pueblos y las nuevas necesidades que de
ellos surgieron dieron origen a una nueva fuente denominaron ex variae causarum
figurae.

Por otra parte el Jurista Gayo dividió a esta nueva fuente de las obligaciones, según
si se parecía más a un contrato o a un delito en:

 Cuasidelitos
 Cuasicontratos

Finalmente Modestino agregó otras dos fuentes más:

 El Pacto Pretoriano
 La Ley

En cuanto a su importancia, se puede decir que las fuentes de las obligaciones son
taxativas, es decir que una persona solo puede quedar obligado cuando ocurren los
supuestos de hechos previstos en el Marco Legal; es decir, que es la Ley la que fija
cuales son las fuentes de las obligaciones.
En este sentido según lo establecido en el Código Civil (CC) venezolano vigente,
las fuentes son:

 El contrato: el cual produce obligaciones porque tanto el acreedor como el


deudor han manifestado su voluntad de contratar y de crear esas
obligaciones.

 El pago de lo indebido: el cual tiene lugar cuando el deudor paga a quien no


es su acreedor. La ley obliga que aquel que ha recibido el pago tiene la
obligación de reponerlo.

 La gestión de negocios: consiste en la obligación que adquiere aquel que sin


estar obligado, asume la gestión de negocios ajenos, de continuar la gestión
comenzada y de llevarla a término hasta que el dueño se halle en estado de
proveer a sí mismo a ellas, debiendo también someterse a las consecuencias
del negocio y a las obligaciones derivadas de un mandato.

 Enriquecimiento sin causa: en este caso se dan ciertos supuestos en el art.


1.184 del C.C. el cual establece que "todo aquel que se enriquece sin justa
causa a expensas de otro, está obligado a indemnizar dentro de los límites de
su propio enriquecimiento, de todo lo que aquel se hubiese empobrecido.

 Hecho ilícito: caso en el cual se agrupan las obligaciones provenientes


del daño causado con intención por el agente a la persona o al patrimonio de
la víctima, o cuando se causa el daño sin intención por imprudencia,
negligencia, impericia, se responde por el daño causado por un hecho propio,
o bien por los hechos de una persona sometida a nuestra guarda, o de una
cosa o animal sobre los cuales debíamos haber ejercido una vigilancia
correcta.

También es preciso mencionar que en nuestra legislación está contemplada de


manera clara, específicamente en el Código Civil los diferentes tipos Contratos y
Obligaciones entre los cuales se mencionan algunos.

Los Contratos:
 Bilateral: Art. 1134

 Gratuito: Art. 1136

 Aleatorio: Art. 1137

Son Obligaciones Condicionales:

 Suspensivas: Art. 1197

 Causales: Art.1199

 Imposibles: Art. 1200

 A Tiempo Determinado: Art. 1203

Ya para concluir y luego de conocer las definiciones de los Derechos de Obligación,


las Obligaciones y las obligaciones Civiles, su importancia, sus orígenes y fuentes
establecidas en el Marco Legal vigente Venezolano; solo resta mencionar que
nuestra Nación, cuenta con un marco Legal lleno de muchas virtudes, que
contempla sin lugar a dudas todas las situaciones de hecho y de derecho que con
el pasar del tiempo se han materializado en nuestra sociedad, previendo así
cualquier situación que amerite la acción de la Ley para la resolución de conflictos
entre las personas naturales y/o jurídicas. Lo cual se traduce en bienestar común y
tranquilidad para los Venezolanos; sin embargo, no se puede negar el hecho que
muchas veces la justicia se ve empañada por los actos de corrupción que
tergiversan la verdadera justicia e imponen un estado de derecho fallido, al no
garantizar a los acreedores la justa retribución de los daños causados. Por ello esa
nunca célebre frase que se deja escuchar desde hace mucho “De que sirve que las
Leyes Venezolanas sean muy buenas; si no se cumplen”.