Vous êtes sur la page 1sur 19

Casos de Derecho Procesal Civil Internacional Privado

Caso Práctico Nº 1.

El Sr. Jones, de nacionalidad norteamericana, y la Sra. Jáuregui, española de


origen, casados y residentes desde 1983 en EE.UU., obtienen divorcio ante los
Tribunales de Richmond (Virginia). La demanda, interpuesta por la esposa, alegaba
malos tratos y conducta inmoral de su marido, cuestiones que prueba, a lo que se
opone el marido, demostrando conducta similar de su esposa. Ésta regresa a
España e intenta el exequátur de la sentencia por la que se le reconoce la patria
potestad de los dos hijos. El Juzgado de Primera Instancia deniega esta pretensión
al entender que el fondo de esta sentencia norteamericana vulnera el orden público
del foro. Ahora, la demandante pretende recurrir el Auto ante el Tribunal
Constitucional por entender que se ha vulnerado su derecho a la tutela judicial
efectiva. Le pregunta a usted:

a.- ¿Cómo debe interpretarse el requisito del artº. 954; 3º, de la L.E.C?

b.- En el exequátur, ¿puede realizar el Juzgado de Primera Instancia un control de


la normativa aplicada o debe limitarse a un control formal de la decisión extranjera?

Razone las respuestas.

Solución Caso Nº 1:

a.- ¿Cómo debe interpretarse el requisito del artº. 954; 3º, de la L.E.C.?

El art. 954.3 de la LEC 1881 dice “Que la obligación para cuyo cumplimiento se haya
procedido sea lícita en España”. Esto se debe interpretar como que la obligación no
sea contraria al orden público español. Para considerar que una sentencia, o la
obligación que emana de ésta, sea contraria al orden público español, el juez debe
valorar que no sea contraria a los principios y valores fundamentales del Derecho
español (por ejemplo matrimonio poligámico), y muy especialmente los
consagrados en nuestra Constitución como derechos fundamentales y libertades
públicas. No es la sentencia en sí la que pueda ser contraria a nuestros principios,
sino los resultados que su reconocimiento pueda producir en el foro. Estos principios
fundamentales del ordenamiento que chocan con los efectos que la resolución
extranjera produce pueden tener un carácter procesal y/o material. En este caso, la
obligación sería el reconocimiento u otorgamiento de la patria potestad a la madre
de los dos hijos. La clave del asunto es considerar si el hecho de reconocer la patria
potestad de los dos hijos a la demandante vulnera el orden público internacional
español o no. La verdad es que tengo mis dudas en este caso, por los motivos que
expongo a continuación: Si en el procedimiento judicial de origen y en la sentencia
resultante, queda demostrado que la madre se conducía en su comportamiento de
manera similar al marido, es decir, propinaba malos tratos y tenía una conducta
inmoral, y éstos pudiesen afectar a los hijos y dieran lugar al incumplimiento de los
deberes inherentes a la ostentación y ejercicio de la patria potestad, cabría
considerar el precepto del art. 170 de nuestro CC : “El padre o la madre podrán ser
privados total o parcialmente de su potestad por sentencia fundada en el
incumplimiento de los deberes inherentes a la misma o dictada en causa criminal o
matrimonial.”

Podría considerarse, además, que se están vulnerando por parte de los


progenitores los derechos fundamentales reconocidos en el art. 15 CE de derecho
a la integridad física y moral. Pero no sé si este comportamiento y conducta de los
padres es suficiente para considerar que el otorgarles la patria potestad (en este
caso a la madre) es contrario al orden público español. En el supuesto de no
considerarse contrario, se podría ejecutar la sentencia, es decir, conceder el
exequátur, y posteriormente, si se demuestra que la madre incumple los deberes
inherentes a la patria potestad, privarle de ella. b.- En el exequátur, ¿puede realizar
el Juzgado de Primera Instancia un control de la normativa aplicada o debe limitarse
a un control formal de la decisión extranjera? Razone las respuestas. En principio,
por lo que he leído en el libro de teoría, todo parece apuntar a que la labor del
Juzgado de Primera Instancia debe limitarse exclusivamente a comprobar si se
cumplen los requisitos y condiciones del art. 954 LEC sin entrar en absoluto en la
revisión del fondo de la resolución. Sin embargo, en otro libro he leído que el juez
de Primera Instancia efectúa el control de la regularidad internacional de forma y de
fondo. La verdad es que no me queda claro, como he comentado en el apartado
anterior, me parece extraño que se ejecute una sentencia en la que se otorga la
patria potestad a la demandante cuando es dudoso que sea merecedora de ella.
Por otro lado, tenemos el tema del derecho a la tutela judicial efectiva internacional
tanto de la demandante (Sra. Jáuregui) como del demandado (Sr. Jones). Es decir:
- La Sra. Jáuregui tiene derecho a que la sentencia despliegue su eficacia en
nuestro país, y, en contraposición - El Sr. Jones tiene el derecho a la tutela judicial
efectiva en la medida en que el procedimiento para extender los efectos de la
sentencia extranjera en España deba ser respetuoso con su contenido. Así, el
derecho a la tutela judicial efectiva internacional ha de operar en favor de ambos
sujetos.

Caso Práctico Nº 02.

Don Fidel Cajiga, nacional cubano, contrae matrimonio en el Consulado cubano en


Alemania con Doña María Fernández, de nacionalidad española. Surgidas
desavenencias entre los cónyuges, Doña María insta la nulidad matrimonial ante un
Juzgado español alegando la infracción de los requisitos de forma del matrimonio.
Se pregunta:

1.- ¿Es válido el matrimonio de Doña María y Don Fidel?

Si lo fuera, ¿ha de inscribirse en el Registro? Razone las respuestas.

2.- ¿Cuáles son las formas de matrimonio celebrado en el extranjero válidas para el
ordenamiento jurídico español?

Solución caso 2.

1.- ¿Es válido el matrimonio de María y Fidel? Si lo fuera, ¿ha de inscribirse en el


Registro? Razone las respuestas.

Sí es válido el matrimonio puesto que se trata de una forma admisible en Alemania.


Está permitida la celebración del matrimonio conforme a la ley personal del
contrayente extranjero ante su Autoridad consular siempre que ésta sea una de las
formas reconocidas por la lex loci. Como se trata del matrimonio de una nacional
española sí ha de inscribirse en el Registro Civil para tener pleno reconocimiento.

2.- ¿Cuáles son las formas de matrimonio celebrado en el extranjero válidas para el
ordenamiento jurídico español? Las formas de matrimonio celebrado en el
extranjero válidas para el ordenamiento jurídico español son: las formas previstas
en la ley del lugar de celebración (ya sean civiles o religiosas) o en su ley personal
(las formas religiosas previstas en la ley española y la forma civil del matrimonio
contraído ante la Autoridad consular española siempre que sea admitida por el país
extranjero). No está permitida la celebración del matrimonio conforme a la ley
personal del contrayente extranjero; sí ante su Autoridad consular siempre que ésta
sea una de las formas reconocidas por la lex loci. Apunte del tutor: Únicamente, al
tratarse de un supuesto de matrimonio consular, hacer alusión al artº 5.f., de la
Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, de 24 de abril de 1963, como
base para que un Estado admita entre las funciones consulares la de autorizar
matrimonios. Dice así el citado precepto: "Artº. 5.- Las funciones consulares
consistirán en: ..... f).- Actuar en calidad de notario, en la de funcionario de registro
civil, y en funciones similares y ejercitar otras de carácter administrativo, siempre
que no se opongan las leyes y reglamentos del Estado receptor. ..." En este caso,
el Estado receptor es Alemania, y si éste admite el matrimonio consular, será válido
desde el punto de vista español al serlo según la lex loci (artº 49 del Código Civil).

Caso Práctico Nº 03.

Don A.V.H., de nacionalidad francesa y residencia habitual en París, alquila una


casa de vacaciones en Mallorca. El contrato de arrendamiento tiene una duración
de cuatro meses (desde junio a septiembre, ambos incluidos). Tras el pago del
alquiler por adelantado y una vez Don A.V.H. en la citada casa, el arrendatario
comprueba que la misma no se corresponde con las características descritas por el
arrendador, motivo por el que Don A.V.H. quiere interponer una demanda.

1.- En atención a la competencia judicial internacional, determine el instrumento


jurídico conforme al que Don A.V.H. habrá de interponer la demanda. Razone
jurídicamente la respuesta.

2.- ¿Ante qué tribunales podrá presentar la citada demanda?

Solución Caso Nº 03:

1.- Aunque el enunciado del caso no aclara cuál es el domicilio del arrendador
(demandado), todo parece indicar que se encuentra en un Estado de la Unión
Europea. Lo digo porque, como norma general, debe tener presente que es el
domicilio del demandado no sólo el foro general sino también el presupuesto de
aplicación del Reglamento 1215/2012, en materia de competencia judicial
internacional, siendo irrelevante a estos efectos la nacionalidad de las partes. Pues
bien, salvo este detalle, ha contestado bien a la primera pregunta, ya que será dicho
Reglamento el cuerpo legal aplicable al caso. 2.- Si el demandado (arrendador)
tiene su domicilio en Mallorca, será de aplicación el artº. 24.1., párrafo primero, y
serán competentes los Tribunales españoles. Si, por el contrario, el arrendador y el
arrendatario tienen su domicilio en París, al tratarse de un arrendamiento de bien
inmueble para uso particular por tiempo de hasta seis meses (en nuestro caso,
cuatro meses) podrá aplicarse el artículo anterior en su segundo párrafo siendo
competentes, en este caso, los Tribunales franceses, al ser París el domicilio del
demandado, siempre que el arrendatario sea una persona física y ambos
(propietario y arrendatario) estén domiciliados en el mismo Estado miembro.

Caso Práctico Nº 04

Helmut H. y Hans H., ambos de nacionalidad alemana y residencia habitual en


Munich (Alemania), firman un contrato de arrendamiento de un inmueble sito en el
término municipal de Marbella (Málaga). La duración del contrato de arrendamiento
es de dos meses. Con estos datos a la vista, se pregunta:

1.- ¿Qué tribunales serían competentes en caso de incumplimiento de contrato?


Razone jurídicamente, precisando el cuerpo legal aplicable.

2.- En caso de que, finalmente, conocieran los tribunales españoles, ¿sería posible
solicitar directamente medidas cautelares (p. ej., embargo preventivo de la cuantía
adeudada) ante los tribunales alemanes?

Solución Caso Nº 04:

Materia de la que trata el caso: contrato de arrendamiento de un inmueble sito en


España (Marbella). Duración del contrato: 2 meses. Sector del problema:
competencia judicial internacional. 1.- Determinar los tribunales competentes
Ambas partes son nacionales de Estados miembros de la UE, con lo cual se
aplicaría el Reglamento 1215/2012 (Bruselas I refundido). En su sección 6
"competencias exclusivas", art. 24, se establece que los órganos jurisdiccionales
serán los del Estado miembro donde el inmueble se halle sito. En este caso sería el
Juzgado de Primera Instancia de Marbella. Sabemos que ambas partes (arrendador
y arrendatario) tienen su domicilio en Munich por lo que podrá ser de aplicación
también el artº.24.1. párrafo segundo, al concurrir en el caso todas las
circunstancias previstas en el mismo, atribuyéndole la competencia a los tribunales
alemanes. 2.- Solicitud de Medidas cautelares ante los tribunales alemanes. Sí sería
posible solicitarlas en base al artículo 35 del Reglamento Bruselas I refundido
(1215/2012)

Caso Práctico Nº 05.

J. Cuesta, de nacionalidad portuguesa, obtiene una sentencia a su favor, dictada


por un juez francés, en el que se condena a una empresa norteamericana a pagarle
la cantidad de 150.000 $, y desea ejecutarla en España, donde la empresa deudora
tiene una filial. Se pregunta:

1.- ¿Son competentes los tribunales españoles para conocer del asunto? ¿Qué
texto legal sería aplicable?

2.- ¿Qué requisitos habrá de cumplir la sentencia para ser reconocida conforme al
texto que usted cree aplicable?

Solución Caso Nº 05:

Nacional portugués; sentencia dictada por juez francés donde se condena a


empresa norteamericana a pagar cantidad y tiene filial en España; el beneficiado
portugués desea que se ejecute la sentencia en España. - El sector del problema
es el reconocimiento y ejecución de una sentencia de otro país de la UE. - La materia
es civil (indemnización) El Reglamento de aplicación es el 1215/2012. Según su
artículo 36 de la sección 1 "Reconocimiento" las resoluciones dictadas en un Estado
miembro serán reconocidas en los demás Estados miembros sin necesidad de
procedimiento alguno.

1.- Por tanto, sí serán los tribunales españoles competentes para conocer del
asunto.

2.- ¿Qué requisitos deberá cumplir la sentencia para ser reconocida conforme al
texto legal aplicable? Se encuentran regulados en el artº 37 del Reglamento
1215/2012
Casos de Derecho Mercantil Internacional Privado
Caso Práctico Nº 01.

Una empresa francesa fabricante de una máquina especial para cocinar, se anuncia
en prensa en nuestro país y también por correspondencia. Dicha correspondencia
es recibida por el propietario de un hotel en el Valle de Arán, donde también tiene
su vivienda. Adquiere la máquina con el fin de agilizar el servicio de comidas del
hotel pero también para su uso propio. La encarga pero la recibe con algún defecto
que impide su puesta en marcha. La empresa rechaza que pueda tener tal fallo. El
adquirente decide ponerse en contacto con un abogado. Le pregunta a usted:

1.- ¿Cuál sería el instrumento sobre el que se fundamentaría la competencia judicial


internacional?

2.- Sobre la base de tal instrumento, ¿son competentes los tribunales franceses o
los tribunales españoles? Señale cuál sería el fundamento de la competencia
judicial internacional en cualquiera de los dos supuestos: razone en torno a los foros
de protección.

Solución Caso Nº 01:

El ámbito material aplicable: contrato de compraventa de un producto (máquina


especial para cocinar) para actividad profesional/para uso propio (tema de
protección del consumidor)

1.- Determinación de la competencia judicial internacional. Sería de aplicación el


Reglamento 1215/2012 (Bruselas I refundido), ya que el domicilio habitual del
demandado es un Estado miembro.

2.- ¿Son competentes los tribunales españoles o franceses? Debemos distinguir


entre los dos usos para los que se ha adquirido la máquina: a) servicio de comidas
en el hotel Será de aplicación el art. 7.1b que dice que una persona domiciliada en
un Estado miembro podrá ser demandado en el Estado miembro donde hayan sido
o deban ser entregadas las mercaderías. Por lo tanto, serían competentes los
tribunales españoles. b) uso propio de la máquina En este caso se trata de
competencia en materia de contratos celebrados por los consumidores. En este
caso, según el art. 18.1 existen dos opciones: presentar la demanda ante los
órganos jurisdiccionales del Estado de la otra parte (tribunales franceses) o bien
ante los tribunales del domicilio del consumidor (tribunales españoles). Por tanto,
son competentes los tribunales españoles en el caso de compraventa de mercancía
para el hotel y son competentes tanto los españoles como los franceses en caso del
foro de protección del consumidor.
Caso Práctico Nº 02.

Un empresario español con residencia habitual en Cádiz concluye un contrato de


compraventa en la ciudad de Mannheim (Alemania) con un empresario alemán, en
virtud del cual el empresario español vende al empresario alemán una partida de
45.000 cajas de aceite de oliva por un precio de 235.000,00 euros. Entregada la
mercancía en Mannheim, tal y como preveía el contrato, el empresario alemán
entiende que la mitad de dicha partida está en condiciones defectuosas para la
venta. En consecuencia, pretende interponer demanda ante el Juzgado de Primera
Instancia de Cádiz solicitando una indemnización de daños y perjuicios por
responsabilidad contractual.

1.- ¿Sería competente el citado Juzgado de Primera Instancia para conocer de la


controversia? ¿Con base en qué cuerpo legal? ¿Con base en qué fuero? Razone
jurídicamente sus respuestas.

2.- Alternativamente, ¿podrían ser competentes los tribunales alemanes? ¿Con


base en qué cuerpo legal?

¿Con base en qué fuero? Razone jurídicamente sus respuestas.

Solución Caso Nº 02:

- Ámbito material: contrato de compraventa mercantil - Sector del problema:


competencia judicial internacional 1.- Sería competente el Juzgado de Primera
Instancia de Cádiz? El instrumento jurídico que aplicaríamos sería el Reglamento
1215/2012 (Bruselas I refundido) por estar el domicilio del demandado en un Estado
miembro de la UE. Según el fuero general, en el que el órgano jurisdiccional
competente es el del Estado del demandado, sí que sería competente el Juzgado
de Primera Instancia de Cádiz. 2.- Alternativamente ¿podrían ser competentes los
tribunales alemanes? Sí. Conforme a su art. 7.1 a) y b) el órgano jurisdiccional
competente será el del lugar donde se deba cumplir la obligación (entrega de las
mercaderías). En este caso, según el contrato la mercancía se entrega en
Mannheim tal y como está previsto en el contrato, con lo cual, serían competentes
los tribunales alemanes según el fuero de competencias especiales (materia
contractual).

Caso de Derecho Aeronáutico y Espacial Internacional


Privado

SENTENCIA DEL TRIBUNAL DE JUSTICIA (Sala Tercera) de 19 de julio de 2012

Transporte aéreo: Normas comunes para la explotación de los servicios aéreos en


la Unión — Reglamento (CE) nº 1008/2008 — Obligación del vendedor del viaje
aéreo de garantizar que la aceptación por el cliente de los suplementos opcionales
de precio se realiza sobre una base de opción de inclusión — Concepto de
“suplementos opcionales de precio” — Precio de un seguro de anulación de vuelo
ofrecido por una compañía de seguros independiente, que forma parte del coste
total»

Que tiene por objeto una petición de decisión prejudicial planteada, con arreglo al
artículo 267 TFUE, por el Oberlandesgericht Köln (Alemania), mediante resolución
de 2 de marzo de 2011, recibida en el Tribunal de Justicia el 4 de marzo de 2011,
en el procedimiento entre ebookers.com Deutschland GmbH y Bundesverband der
Verbraucherzentralen und Verbraucherverbände – Verbraucherzentrale
Bundesverband eV.

Integración del Tribuna del Justicia para dictar la Sentencia


Debida:

 *Sr. K. Lenaerts, Presidente de Sala:


 *La Sra. R. Silva de Lapuerta ; y
 *Los Sres. E. Juhász, G. Arestis (Ponente) y D. Šváby, Jueces;
 *Abogado General: Sr. J. Mazák;
 *Secretaria: Sra. C. Strömholm, administradora.

Sentencia

1- La petición de decisión prejudicial tiene por objeto la interpretación del artículo


23, apartado 1, del Reglamento (CE) nº 1008/2008 del Parlamento Europeo y del
Consejo, de 24 de septiembre de 2008, sobre normas comunes para la explotación
de servicios aéreos en la Comunidad (DO L 293, p. 3).

2- Dicha petición se presentó en el marco de un litigio entre, por un lado,


ebookers.com Deutschland GmbH (en lo sucesivo, «ebookers.com»), que
comercializa viajes aéreos a través de un portal de Internet que gestiona ella misma
y, por otro, el Bundesverband der Verbraucherzentralen und Verbraucherverbände
– Verbraucherzentrale Bundesverband eV (Unión federal de las centrales y
asociaciones de consumidores; en lo sucesivo, «BVV»), en relación con la legalidad
del modo en que se comercializaron esos viajes.

Marco jurídico

3- A tenor del considerando 16 del Reglamento nº 1008/2008:


Los clientes deben poder comparar realmente entre compañías aéreas los precios
por servicios aéreos. Por consiguiente, se debe indicar el precio definitivo que debe
pagar el cliente por viajes que tengan su origen en la Comunidad, con inclusión de
todos los impuestos, tasas y cánones.

4- El artículo 2, número 18, del citado Reglamento define las «tarifas aéreas», en el
sentido de éste, como:

«Los precios expresados en euros o en moneda local que se deban pagar a las
compañías aéreas o a sus agentes u otros vendedores de billetes por el transporte
de pasajeros en los servicios aéreos y las condiciones de aplicación de dichos
precios, incluidas la remuneración y las condiciones ofrecidas a la agencia y otros
servicios auxiliares».

5- Asimismo, el artículo 2, número 19, del citado Reglamento define los «fletes
aéreos», en el sentido de éste, como:

«los precios expresados en euros o en moneda local que se deban pagar en


concepto de transporte de carga y las condiciones de aplicación de dichos precios,
incluidas la remuneración y las condiciones ofrecidas a la agencia y otros servicios
auxiliares».

6- Con el título «Información y no discriminación», el artículo 23 del Reglamento nº


1008/2008 dispone en su apartado 1:

«Las tarifas y fletes aéreos ofrecidos o publicados bajo cualquier forma, incluso en
Internet, para servicios aéreos con origen en un aeropuerto situado en el territorio
de un Estado miembro al que se aplique el Tratado disponibles para el público en
general incluirán las condiciones aplicables. Se indicará en todo momento el precio
final que deba pagarse, que incluirá la tarifa o flete aplicable así como todos los
impuestos aplicables y los cánones, recargos y derechos que sean obligatorios y
previsibles en el momento de su publicación. Además de la indicación del precio
final, se precisará al menos lo siguiente:

a) la tarifa o flete;
b) los impuestos;
c) las tasas de aeropuerto, y
d) otros cánones, recargos o derechos, tales como los relacionados con la
seguridad extrínseca o el combustible, cuando se hayan añadido a la tarifa o flete
los conceptos contemplados en las letras b), c) y d). Los suplementos opcionales
de precio se comunicarán de una manera clara, transparente y sin ambigüedades
al comienzo de cualquier proceso de reserva, y su aceptación por el pasajero se
realizará sobre una base de opción de inclusión.»
Litigio principal y cuestión prejudicial

7- ebookers.com comercializa viajes aéreos a través de un portal de Internet que


gestiona ella misma. Cuando un cliente selecciona un determinado vuelo en el
marco de un proceso de reserva accesible a través de dicho portal, en el sitio de
Internet de ebookers.com aparece, en la parte superior derecha y bajo el epígrafe
«Coste actual de su viaje» («Ihre aktuellen Reisekosten»), un desglose de gastos.
Dicho desglose contiene, junto a la tarifa aérea propiamente dicha, un importe
correspondiente a «impuestos y tasas» («Steuern und Gebühren») y otra partida
relativa a un «seguro de anulación» («Versicherung Rücktrittskostenschutz»). El
total de esos gastos representa el «coste total del viaje» («Gesamtreisepreis»).

8- En caso de reserva definitiva, el cliente debe realizar un pago único,


correspondiente a dicho coste total del viaje, a ebookers.com, el cual procede a
abonar el precio del billete a la compañía aérea y los gastos del seguro de anulación
a la compañía de seguros, que es jurídica y económicamente independiente de la
compañía aérea. Asimismo, ebookers.com cursa el pago de los impuestos y tasas
a sus beneficiarios. Si el cliente no desea contratar el seguro de anulación, se le
informa, en la parte inferior del sitio de Internet de ebookers.com, del procedimiento
que debe seguir, que es una opción explícita de exclusión («opt-out»).

9- El BVV considera que ese modo de comercialización de viajes aéreos es contrario


al artículo 23, apartado 1, del Reglamento nº 1008/2008 y exige que ebookers.com
deje de prever, en el marco del procedimiento de reserva de vuelos establecido en
su portal de Internet, la contratación por defecto de un seguro de anulación. El 28
de diciembre de 2009, el BVV presentó un recurso en este sentido ante el
Landgericht Bonn, que decidió estimar totalmente su recurso mediante resolución
de 19 de julio de 2010.

10- En el marco del recurso interpuesto el 23 de agosto de 2010 contra esta


resolución por ebookers.com, el Oberlandesgericht Köln se plantea la cuestión de
si la oferta de ebookers.com controvertida en el asunto principal está comprendida
en el ámbito de aplicación del artículo 23, apartado 1, del Reglamento nº 1008/2008.
Al entender que la solución del litigio principal depende de la interpretación de esta
disposición, y al mismo tiempo considerar que ni el tenor ni la génesis de ésta
indican de manera inequívoca si es aplicable a dicho litigio, el citado órgano
jurisdiccional decidió suspender el procedimiento y plantear al Tribunal de Justicia
la siguiente cuestión prejudicial:

«Lo dispuesto en el artículo 23, apartado 1, del Reglamento nº 1008/2008, conforme


al cual los suplementos opcionales de precio se comunicarán de una manera clara,
transparente y sin ambigüedades al comienzo de cualquier proceso de reserva y su
aceptación por el pasajero se realizará sobre una base de opción de inclusión,
¿comprende también los gastos que, en relación con viajes aéreos, corresponden
a prestaciones de terceros (en este caso, de una compañía que ofrece seguros de
anulación de viajes) y que el intermediario de viajes aéreos cobra al pasajero, dentro
de un precio global, junto con la tarifa aérea?»

Sobre la cuestión prejudicial

11- Mediante su cuestión, el órgano jurisdiccional remitente pregunta, en esencia,


si el concepto de «suplementos opcionales de precio», al que se refiere el artículo
23, apartado 1, última frase, del Reglamento nº 1008/2008, debe interpretarse en el
sentido de que cubre los precios, en relación con el viaje aéreo, de prestaciones
como el seguro de anulación de vuelo controvertido en el litigio principal, ofrecidas
por una parte distinta de la compañía aérea y facturadas al cliente por el vendedor
de ese viaje junto a la tarifa aérea, en forma de un precio global.

12- A este respecto, procede recordar que, según reiterada jurisprudencia, para
interpretar una disposición del Derecho de la Unión, debe tenerse en cuenta no sólo
su tenor literal, sino también su contexto y los objetivos perseguidos por la normativa
de la que forma parte (véanse, entre otras, la sentencias de 17 de noviembre de
1983, Merck, 292/82, Rec. p. 3781, apartado 12; de 1 de marzo de 2007, Schouten,
C‑34/05, Rec. p. I‑1687, apartado 25, y de 3 de diciembre de 2009, Yaesu Europe,
C‑433/08, Rec. p. I‑11487, apartado 24).

13- Como resulta claramente tanto del título como del tenor del artículo 23, apartado
1, del Reglamento nº 1008/2008, está disposición tiene por objeto garantizar la
información y la transparencia de los precios de los servicios aéreos y, por lo tanto,
contribuye a salvaguardar la protección del cliente que recurre a esos servicios.

14- En particular, el artículo 23, apartado 1, última frase, del Reglamento nº


1008/2008, se refiere a los «suplementos opcionales de precio», que no son
inevitables, contrariamente a la tarifa o el flete y a otros elementos constitutivos del
precio definitivo del vuelo mencionados en el artículo 23, apartado 1, segunda frase,
de dicho Reglamento. Tales suplementos opcionales de precio se aplican de este
modo a servicios que, aunque complementan al propio servicio aéreo, no son ni
obligatorios ni indispensables para el transporte de los pasajeros o de flete, con
independencia de que el cliente elija aceptarlos o excluirlos. Precisamente porque
el cliente puede realizar esa elección, tales suplementos de precio deben
comunicarse de manera clara, transparente y sin ambigüedades al comienzo de
cualquier proceso de reserva, y deben ser objeto de una opción de inclusión por
éste, como prevé el artículo 23, apartado 1, última frase, del citado Reglamento.

15- Esta exigencia específica de los suplementos opcionales de precio, en el


sentido del artículo 23, apartado 1, última frase, del Reglamento nº 1008/2008, trata
de impedir que el cliente de servicios aéreos se vea incitado, en el marco del
proceso de reserva de un vuelo, a adquirir servicios complementarios al vuelo
mismo, que no son inevitables e indispensables para las necesidades de ese vuelo,
salvo que elija expresamente adquirir esos servicios complementarios y pagar el
suplemento de precio que corresponde a éstos.

16- Además, dicha exigencia corresponde a la prevista, de manera general, por lo


que se refiere a los derechos de los consumidores, en materia de pagos adicionales,
en el artículo 22 de la Directiva 2011/83/UE del Parlamento Europeo y del Consejo,
de 25 de octubre de 2011, sobre los derechos de los consumidores, por la que se
modifican la Directiva 93/13/CEE del Consejo y la Directiva 1999/44/CE del
Parlamento Europeo y del Consejo y se derogan la Directiva 85/577/CEE del
Consejo y la Directiva 97/7/CE del Parlamento Europeo y del Consejo (DO L 304,
p. 64). En efecto, con arreglo a esta disposición, antes de que el consumidor quede
vinculado por una oferta, el comerciante deberá buscar el consentimiento expreso
del consumidor para todo pago adicional a la remuneración acordada para la
obligación contractual principal, ya que ese consentimiento no puede deducirse por
éste utilizando opciones por defecto que el consumidor debe rechazar para evitar
ese pago adicional.

17- A este respecto, como ha señalado el Abogado General en el punto 39 de sus


conclusiones, sería contrario a la finalidad de protección del cliente que recurre a
esos servicios aéreos, perseguida en el artículo 23, apartado 1, última frase, del
Reglamento nº 1008/2008, que se hiciese depender esa protección de si el servicio
adicional opcional en relación con el propio vuelo y el suplemento de precio relativo
a ese servicio, ofrecidos durante el proceso de reserva de dicho vuelo, proviene de
una compañía aérea o de una parte distinta de esa compañía, jurídica y
económicamente independiente de ésta. En efecto, si puede hacerse depender esa
protección del carácter del prestador de ese servicio complementario de modo que
sólo es conferida cuando este último ha sido prestado por una compañía aérea, se
podría soslayar fácilmente esa protección y, por lo tanto, ese compromiso se vería
ciertamente comprometido. En cualquier caso, ese proceder sería incompatible con
el artículo 22 de la Directiva 2011/83.

18- De las consideraciones anteriores resulta que, contrariamente a lo que sostiene


ebookers.com a efectos de la concesión de la protección a la que se refiere el
artículo 23, apartado 1, última frase, del Reglamento nº 1008/2008, no es relevante
que el servicio adicional opcional y el suplemento de precio relativo a éste sean
propuestos por la compañía aérea de que se trate o por un prestador vinculado a
ésta, sino que ese servicio y su precio sean propuestos en relación con el propio
vuelo en el marco del proceso de reserva que se refiere a éste.

19- Además, es preciso señalar que, contrariamente a lo que alega ebookers.com,


esta interpretación no es incompatible con el ámbito de aplicación del Reglamento
nº 1008/2008. En efecto, aunque, con arreglo al artículo 1, apartado 1, de este
Reglamento, el objeto de éste se define por referencia a las compañías aéreas,
dado que esta disposición prevé que el citado Reglamento regula las licencias de
las compañías aéreas comunitarias y su derecho de explotar servicios aéreos
intracomunitarios, no es menos cierto que ese objeto comprende asimismo,
conforme a dicha disposición, la «fijación de precios de los servicios aéreos
intracomunitarios». Asimismo, del tenor del artículo 23, apartado 1, última frase, del
citado Reglamento, redactado en términos generales, y del objetivo de protección
que persigue, resulta que, como se ha señalado en el apartado 17 de la presente
sentencia, la exigencia de protección prevista en esa disposición no puede
depender del carácter del prestador del servicio adicional opcional en relación con
el propio vuelo.

20- Habida cuenta de las consideraciones anteriores, procede responder a la


cuestión planteada que el concepto de «suplementos opcionales de precio», al que
se refiere el artículo 23, apartado 1, última frase, del Reglamento nº 1008/2008,
debe interpretarse en el sentido de que cubre los precios, en relación con el viaje
aéreo, de prestaciones como el seguro de anulación de vuelo controvertido en el
litigio principal, ofrecidas por una parte distinta de la compañía aérea y facturadas
al cliente por el vendedor de ese viaje junto a la tarifa aérea, en forma de un precio
global.

Costas
21- Dado que el procedimiento tiene, para las partes del litigio principal, el carácter
de un incidente promovido ante el órgano jurisdiccional nacional, corresponde a éste
resolver sobre las costas. Los gastos efectuados por quienes, no siendo partes del
litigio principal, han presentado observaciones ante el Tribunal de Justicia no
pueden ser objeto de reembolso.

En virtud de todo lo expuesto, el Tribunal de Justicia (Sala Tercera)


declara:

El concepto de «suplementos opcionales de precio», al que se refiere el artículo 23,


apartado 1, última frase, del Reglamento (CE) nº 1008/2008, del Parlamento
Europeo y del Consejo, de 24 de septiembre de 2008, sobre normas comunes para
la explotación de servicios aéreos en la Comunidad, debe interpretarse en el sentido
de que cubre los precios, en relación con el viaje aéreo, de prestaciones como el
seguro de anulación de vuelo controvertido en el litigio principal, ofrecidas por una
parte distinta de la compañía aérea y facturadas al cliente por el vendedor de ese
viaje junto a la tarifa aérea, en forma de un precio global.

Casos de Derecho Marítimo Internacional Privado

En la base a la inédita documentación judicial del caso, el hundimiento y pérdida del


bulk-carrier 'Castillo de Salas' junto con su cargamento, en las inmediaciones del
puerto de Gijón en enero de 1986. Pese a que este costoso accidente naval produjo
un gran impacto social en la zona y estuvo bajo la consideración de autoridades
públicas y tribunales de justicia, lo cierto es que apenas ha sido estudiado por la
doctrina, por lo que parece de interés realizar, desde una perspectiva de las
instituciones del Derecho marítimo, el análisis de los sucesivos elementos jurídicos
que confluyeron en el siniestro. De este modo, se atiende a las maniobras de
practicaje y fondeo del barco, la varada inicial de la nave, las tentativas de
salvamento, el reflotamiento y la larga extracción del pecio, así como la
contaminación marítima causada por los carburantes del navío y el carbón de la
carga, en relación a la polémica Comisión de Seguimiento (agrupación de hecho
creada ad hoc tras el naufragio).

En el plano litigioso, se aborda, en vía contencioso-administrativa, el conflicto de


competencias que se ocasionó entre la naviera (propiedad de la Administración del
estado) y la Administración autonómica asturiana por causa de la dirección de las
operaciones de salvamento y anticontaminación. También, se observan las
subsiguientes exoneraciones de responsabilidad de los principales protagonistas
del episodio, producidas en el ámbito de la jurisdicción penal.

Y por último, se finaliza el estudio del caso, en el campo de los seguros marítimos,
con el tratamiento de los convenios de indemnización de responsabilidad civil que
se acordaron entre aseguradores y perjudicados.

Se trata de un caso de tipo penal donde se involucran las legislaciones de Nicaragua


y de los Estados Unidos de Norteamérica. El caso consiste en un homicidio
cometido en Los Ángeles, Estado de California, Estados Unidos de América. Los
protagonistas son un matrimonio de nicaragüenses conformado por el señor (x) y la
señora (y), dichos hechos ocurrieron de la siguiente manera:

Esta pareja se trasladó a vivir a comienzo de la década de los 90 a los Estados


Unidos ilegalmente. El señor (x), en una ocasión fue deportado por expendio de
drogas, según él, en la declaración dada en el Juzgado VII del Distrito del Crimen,
confiesa que cuando el fue deportado por dicho delito su señora pasó varios meses
sin él, y en ese período parece ser que su cónyuge tuvo relaciones extramaritales
con otra persona, esta suposición que él tenía la vino a corroborar cuando regresó
a los Estados Unidos por medio de una amiga de él y después por su propia mujer
que se lo confirmó:

Posteriormente con todo lo sucedido, hubo una relación muy tensa entre ambos, y
parece ser que esto afecto mucho al Señor (x), ya que cada vez que tomaba licor
se lo recalcaba a la Sra. (y). El informe del departamento de policía de los Ángeles
relata lo siguiente:

El 29 de Septiembre de 1996, aproximadamente a las 21:30 horas, el presunto


señor (x) regresó a su hora después de haber estado bebiendo, comenzó a tirar
cosas en su apartamento. La víctima señora (y) le dijo que él no debería tomar tanto,
él se enfureció y la golpeó en la cabeza con su puño aproximadamente cinco veces.
El Sr. (x) continúo su ataque contra la Sra. (y), esta vez proporcionándole punta pies
en la espalda, brazos, y piernas. Ella le dijo que ella iba a llamar a la policía, y
continúo propiciándole golpes, uno de ellos en el ojo. Como resultado del golpe, (y)
perdió el conocimiento por un corto período de tiempo, pero ella no llamó a la policía
en esa ocasión.

El 1 de Octubre de 1996, la Sra. (y) fue transportada al Hospital USC-MC por


miembros de la familia debido a dolores de cabeza derivados de la golpiza anterior.
Ella sufrió un ataque, el cual causó que no pudiese contener la expulsión de
excrementos, a lo sumo una vez, fue hospitalizada por dos semanas. El 20 de
Octubre de 1996, nuevamente fue llevada al Hospital USC-MC. En esta ocasión fue
informada que tenía un tumor-cerebral, el cual estaba sangrando, por ello fue
intervenida quirúrgicamente el 21 y 22 de Octubre de 1996, lo cual resultó en que la
víctima entrara en un estado de coma. El 27 de Noviembre de 1996, fue trasladada
del Hospital USC-MC a la Unidad de Cuidados Neurológico del Hospital Pacífica
como paciente de tiempo indeterminado. El 31 de enero de 1997, la Sra. (y) falleció
a consecuencia de sus heridas. Ella fue declarada muerta a las 0340, por el Doctor
Evans del Hospital Pacífica.

El 1 de Febrero de 1997, el Doctor Peña de la Oficina Forense del Condado de Los


Ángeles, condujo la autopsia de la Sra. (y). El 28 de Mayo de 1997, supo que el
forense había determinado que la muerte había sido por homicidio. Se asentó como
causa de la muerte, una secuela de lesiones cerebrales por agentes contundentes
como resultado de las heridas recibidas el 29 de Septiembre de 1996. A
continuación el Departamento de Policía de los Ángeles envía por medio de su jefe
el comandante Bernard C. Paras, Corte Suprema un documento donde remite los
delitos cometidos por el Señor (x).

El declarante afirma que el es Comandante Adscrito, Servicios Investigatorios ,


Departamento Policial de los Ángeles, Ciudad de los Ángeles, Estado de California.
El 29 de Septiembre, 1996 Y fue físicamente maltratada por su esposo, en la Ciudad
y Condado de Los Ángeles, California. El 21 y 22 de Octubre, 1996, la víctima fue
sometida a una operación quirúrgica del cerebro, debido a las heridas sufridas
durante el maltrato. La víctima se mantuvo en estado de coma hasta el 31 de Enero,
1997 cuando finalmente falleció debido a las heridas proporcionadas. El médico
forense asentó como causa de la muerte una «Secuela de Lesiones Cerebrales Por
Agentes Contundentes», como resultado de las heridas recibidas el 29 de
Septiembre, 1996.Con base en hechos que nos constan, a X se le acusa de haber
cometido este homicidio.

Después de la comisión de este delito, el presunto huyó a la Ciudad de Managua,


Nicaragua, donde permanece como prófugo de la justicia. El 10 de junio, 1997, la
acusación original de Artículo 273.5 (Abuso Conyugal) se reemplazó con un más
serio delito de 187 (Homicidio). La denuncia penal fue asentada en el condado de
Los Ángeles, California, acusando al Sr. (x) con violación de Artículo 187 del Código
Penal de California, el cual se sanciona con encarcelamiento en la prisión por 15
años a cadena perpetua. Dicha denuncia se encuentra comprobada por la orden de
aprehensión numero BA 140728 01, librada por el Juzgado Municipal del Condado
de Los Ángeles. Esta orden de aprehensión esta catalogada con una fianza de U$
1,000,000.00. X nunca ha sido juzgado en los Estados Unidos por este delito.
Tenemos entendido que se le puede juzgar por delitos cometidos en el extranjero
conforme al Artículo XVI, inciso A acápite E y el Artículo XX del Código Penal de
Nicaragua, debido a que el acusado y la víctima son ciudadanos Nicaragüenses.
Creo que tal enjuiciamiento bajo el Artículo XVI sería en beneficio de los intereses
de ambos países y totalmente apoyarnos tal proceso. Por medio de la presente
autorizo al Detective Federico Sicard, un investigador del Departamento de Policía
de Los Ángeles, que presente esta denuncia para su atenta consideración. Declaro
bajo pena de perjurio que lo antedicho es verídico y correcto y que esta petición
para el proceso de Y fue ejecutada en Los Ángeles, California, el 25 de Agosto,
1997. Atentamente, BERNARD C. PARKS, Jefe de Policía, Rubricada, WILLIAM O.
GARTLAND, Captain, Comandante Adscrito, Servicios Investigativos.

Seguido de Esto el Departamento de Justicia de los Estados Unidos por medio de


la Fiscal General, janet Reno el sr. Grill Garceti Fiscal de la Agencia del ministerio
público del fuero común del condado de los Ángeles piden extradición del Sr. (x),
por medio de la Embajada de los Estados Unidos en Nicaragua.

Ellos argumentan que el delito que cometió (x) es extraditable, porque está
contemplado en el arto. 2 del tratado de extradición que el gobierno de Nicaragua y
los Estados Unidos firmaron el 1 de Marzo de 1905 y el decreto 428 del 21 de Agosto
de 1974, pero el gobierno de Nicaragua por medio de su Corte Suprema de Justicia
no da lugar a la entrega del nicaragüense, por los motivos siguientes:

El arto. 43 de la Constitución Política de Nicaragua, en su parte dice: «Los


Nicaragüenses no podrán ser objeto de extradición del territorio Nacional.» Y por
consiguiente la Corte Suprema de Justicia ha fallado que el delito de asesinato en
contra de (y) por el Sr. (x) en los Estados Unidos, será procesado por el delito de
lesiones dolosas, porque el Código Penal de Nicaragua, en su arto. 152 establece
la prevención de no castigar como homicidio o asesino al autor de una lesión mortal,
sino cuando el fallecimiento del herido o lesionado se verifique dentro de los 60 días.

Con consecuencia directa de las lesiones recibidas el autor de las mismas, debe ser
sancionado con la pena que establece el arto. 143 Pn. que sanciona a las personas
que infieren lesiones a otras y pone en peligro la vida de este último. Como podemos
apreciar el Sr. (x) se beneficia del arto. 152 Pn., ya que la muerte de la Sra. (y) paso
los 60 días referidos en el artículo precitado, porque el suceso fue después de cuatro
meses. Cabe reiterar que todos los documentos presentados por el gobierno de los
Estados Unidos fueron aceptados por las autoridades nicaragüenses porque tenía
autenticaciones del Consulado de Nicaragua en los EE.UU. y nunca dio al lugar la
petición de ilegalidad por parte del abogado del Sr. (x).

Se trata de un caso Derecho internacional Privado porque existe un conflicto de


leyes en el espacio el cual es la base fundamental de dicha materia, a la vez
podemos observar que el caso que estamos tratando se cumplen con las
posibilidades necesarias para todo conflicto de leyes en el espacio, la cual es la
base de que una relación jurídica pueda quedar sujeta a distintos ordenamientos.

En dicho caso encontramos una relación jurídica donde las partes son extranjeras
en un determinado estado, este es el caso del matrimonio Nicaragüense el cual se
encontraban en los Estados Unidos. Son dos legislaciones muy distintas, la ley
nicaragüense y la ley del Estado de California. Los funcionarios norteamericanos
basaron su acusación de que el nicaragüense, infringe el Arto. 187 Código Penal de
California donde define lo que es asesinato.

El que dice que es un acto de dar muerte a un ser humano, o feto con malicia
premeditada, la justicia de ese país, argumenta que este señor golpeo salvajemente
a su señora causándole la muerte, él pudo prever según la justicia que la
contundencia de esos golpes eran mortales, pero el señor (x) al darse cuenta del
mal hecho huye a su país de origen, ya que el tenía antecedentes delictivos y se le
podían unir con el nuevo delito de abuso conyugal, pero el delito se agrava más a
la muerte de la Señora (y); El departamento de justicia de los Estados Unidos con
todos los documentos autenticados por el consulado de Nicaragua y después a
través de su embajada en Nicaragua pide a las autoridades nicaragüenses en este
caso la Corte Suprema de Justicia, pide la extradición de este nicaragüense
argumentándose en el tratado de extradición del (1ro. de marzo de 1905) Decreto
No. 428) del 21 de agosto de 1974.

La legislación nicaragüense para contrademandar las exigencias de extradición de


los Estados Unidos, se basa en el Arto. 43 Cn. que dice en esencia, la extradición
por delitos comunes esta regulada por la ley y tratados internacionales. Los
nicaragüenses no podrán ser objeto de extradición del territorio nacional, por lo tanto
la Corte Suprema de Justicia no ha lugar a la entrega del nicaragüense Sr. (x), se
delega al Sr. Juez Séptimo de Distrito del Crimen de Managua, para que proceda al
enjuiciamiento del reo por los hechos que motivaron la presente solicitud de
extradición.

La segunda normativa que Nicaragua utilizó para resolver este caso de asesinato
fue el Código Penal de Nicaragua, donde por medio del arto. 152 Pn., resuelve dar
como lesiones dolosas en vez de asesinato, por que la muerte de la Sra. (y) no
cumple lo referido con el articulo citado y además el Sr. (x) no utilizó ninguna de las
circunstancias que establece el arto. 134 Pn., para que sea tipificado como delito de
asesinato, pues no hubo alevosía, ensañamiento o otra de las circunstancias que
configuren este delito, pero sí lo remite al arto. 143 Pn., por el delito de lesiones
dolosas.
Podemos considerar que el Estado de Nicaragua no aceptó la petición de
extradición basándose en el arto. 345 del Código de Bustamante, donde
expresamente dice que los Estados contratantes, no están obligados a entregar a
sus nacionales, la nación que se niega a entregar a uno de sus ciudadanos, estará
obligado a juzgarlo tal es el caso que se dio en Nicaragua, también podemos tomar
en cuenta el arto. 340 Código de Bustamante que nos dice que para conocer de los
delitos y faltas son competentes los jueces y tribunales del estado contratante, ya
que Estados Unidos no es un Estado contratante.