Vous êtes sur la page 1sur 96

2016

LIBRO III

CHILE EN
PERSPECTIVA HISTÓRICA
1920-2010
CONTENIDOS

UNIDAD 1

 CHILE ENTRE 1920 Y 1938.

UNIDAD 2

 EL RADICALISMO EN LA MONEDA Y EL REGRESO DE IBAÑEZ. 1938-


1958.

UNIDAD 3

 CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

NOMBRE:______________________________________________

CURSO: _______________________________________________
1
Contenidos
DEMRE

1. Chile en el mundo de Entreguerras. Caracterización de los principales procesos políticos de


Chile tras la crisis del liberalismo parlamentario: inestabilidad y dictaduras; el régimen
presidencial; el impacto del nuevo sistema de partidos en la representación política; el
Frente Popular. Caracterización de las principales transformaciones económicas en Chile tras
la Gran Crisis del capitalismo: el fin del ciclo del salitre y del crecimiento hacia afuera; la
redefinición del papel del Estado en los procesos económicos y en la promoción del bienestar
social. Evaluación del modelo de desarrollo basado en la industrialización sustitutiva de las
importaciones y de la creciente participación de EEUU en la economía chilena.
2. Chile a mediados de siglo. Descripción de la sociedad chilena hacia mediados del siglo XX:
crecimiento demográfico y transformaciones urbanas; creciente escolarización; progresiva
incorporación de las mujeres a la vida pública; nuevos medios de comunicación social y de
entretención (radio y cine). Reconocimiento de manifestaciones de las transformaciones
sociales y culturales del período en el desarrollo de la literatura y las artes. Caracterización
de la crisis del modelo de industrialización sustitutiva de las importaciones y de sus
consecuencias sociales y políticas: estancamiento con inflación; marginalidad urbana;
retraso del sector agrario; crecientes presiones sociales y déficit fiscal; el surgimiento del
populismo.
3. Las transformaciones estructurales. Identificación de América Latina como zona de influencia
norteamericana durante la Guerra Fría. Descripción del impacto de la Revolución Cubana en
el continente americano: la atracción de la vía armada en las izquierdas del continente; la
política norteamericana hacia América Latina (Alianza para el Progreso y Doctrina de
Seguridad Nacional). Caracterización de las etapas del proceso de reforma agraria en Chile y
sus consecuencias políticas, económicas y sociales.
4. El régimen militar. Confrontación de visiones políticas sobre la crisis que desemboca en el
quiebre democrático de 1973. Caracterización de los principales rasgos del golpe de Estado y
de la dictadura militar en Chile: la violencia política; la supresión del Estado de Derecho; la
violación sistemática de los Derechos Humanos; la transformación neoliberal de Chile (la
transformación del rol del Estado y la nueva política económica). La creación de una nueva
institucionalidad política bajo la Constitución de 1980; las relaciones con los países vecinos y
con la comunidad internacional.
5. El proceso de recuperación de la democracia. Descripción de los procesos que ponen fin al
régimen militar: el itinerario de la transición; la formación de bloques políticos; el plebiscito
del año 1988; la negociación de las reformas constitucionales y la elección presidencial de
1989. Caracterización de las principales transformaciones políticas, sociales y económicas
desde 1990 a la fecha: ampliación de las libertades públicas; reformas a la Constitución de
1980; el consenso en torno a los Derechos Humanos y la redefinición del rol de las fuerzas
armadas.
6. Transformaciones del espacio geográfico durante el siglo XX (Nivel III Medio).
Caracterización del impacto de distintos procesos económicos sobre el espacio geográfico: la
crisis económica de 1930 y el abandono de las salitreras; la minería del cobre y las nuevas
ciudades mineras; la política de sustitución de importaciones y los nuevos focos industriales;
la reforma agraria y la redistribución de población y de tierras agrícolas; la apertura
económica a los mercados internacionales y su impacto en la reconversión de las zonas
rurales, en la reestructuración de los polos industriales, y en los cambios en el uso del suelo
urbano. Caracterización del impacto de la modernización de las redes de comunicación en la
conectividad del territorio.

2
CHILE ENTRE 1920 Y 1938
Aprendizajes Esperados

 Comprender los antecedentes políticos, económicos y sociales que llevaron a la crisis


del parlamentarismo y el advenimiento del presidencialismo como sistema.
 Conocer y reflexionar acerca de las dificultades que se tienen en la República para los
efectos de poner en real vigencia los contenidos de la Constitución de 1925 y las crisis
que afectan al país entre 1925 y 1932.
 Evaluar la segunda presidencia de Arturo Alessandri en el contexto de las influencias
ideológicas externas y los intentos por aplicar las disposiciones de la Constitución de
1925.
 Comprender que en el siglo XX la historia de Chile se caracteriza por la búsqueda del
desarrollo económico y la justicia social.
 Comprender que en la primera mitad del siglo XX la sociedad chilena experimenta una
profunda crisis social que desemboca en el retorno al presidencialismo y en el creciente
protagonismo del Estado en el desarrollo económico y social.

3
INTRODUCCIÓN GENERAL

L
as circunstancias internas y externas que rodean al sistema parlamentarista
impuesto en Chile desde 1891, conducen a que el régimen vaya perdiendo fuerza
y que no sea la oligarquía su sostén social, político y económico, capaz de
prolongarlo más allá de la década de 1920. Y es que, a nivel mundial, existen en
Europa nuevas ideologías y proyectos político de nivel muy avanzado comparado con el
chileno, que estimulan la organización de los movimientos obreros, por ejemplo; el
socialismo utópico del siglo XIX, dio paso al socialismo científico con Marx y Engels, cuyo
análisis dialéctico considera la lucha de clases como motor de la historia; se desarrolló el
anarquismo como forma extrema de enfrentar las estructuras estatales consideradas
caducas y altamente opresivas; del mismo modo, la Iglesia Católica da un giro en 1891 al
entregar, el Papa León XIIl la encíclica Rerum Novarum en la que se exige una relación
basada en la concordia entre patrones y obreros. Esas nuevas ideas conmueven un
mundo, caracterizado por el capitalismo, que experimenta una feroz cuestión social y que
tiene en el imperialismo una de las formas más agresivas de relación entre países. Es
precisamente ese imperialismo, con todo lo económico que significa y la ambición
nacionalista, lo que precipita al mundo europeo a la Primera Guerra Mundial y sus
terribles consecuencias.

En América y en Chile en especial, se sienten los efectos del influjo europeizante y ello se
traduce en la organización obrera, en el nacimiento de nuevos partidos comprometidos
con las reivindicaciones sociales, en medio de una cuestión social que se manifiesta
dramáticamente en los sectores populares. La crisis del sistema se observa hacia los
años 20, cuando ciertas fuerzas políticas y algunas instituciones, se plantean desafíos
relacionados con leyes sociales y el mejoramiento de las condiciones de vida del
trabajador. Para muchos, el escándalo parlamentario debe terminar y, en ello también se
empeña cierto sector de la clase militar, que, al igual que otros organismos sociales,
evalúa la situación interna y decide intervenir. La Gran Guerra ha demostrado, según su
punto de vista, que los institutos armados pueden actuar provocando cambios
considerados urgentes y necesarios. Los movimientos de 1924 son demostrativo de ello
y de alguna forma también responsables de la aprobación de algunas de las más
importantes leyes sociales y de la gran reforma de la Constitución que significó contar
con un texto presidencialista a partir de 1925. Sin embargo, es también cierto que son
los momentos en que la aparición de los militares en la política no sería un hecho puntual
y de corta duración en nuestra historia, sino un fenómeno que impregnaría por varias
décadas el desenvolvimiento institucional de la nación. En relación a lo señalado, en
Chile, después de la segunda renuncia de Arturo Alessandri, los gobiernos de Figueroa, la
primera presidencia de Ibáñez, la breve presidencia de Montero y los gobiernos militares
del año 32, que incluyó una breve experiencia socialista, son años de gran inestabilidad
en un país inserto además en un mundo que comenzaba a transitar por la mayor crisis
del capitalismo en la primera mitad del siglo XX, a raíz del crack de 1929. Particularmente
Chile vio afectada para siempre su economía salitrera y, en medio de una creciente deuda
externa

4
INTRODUCCIÓN GENERAL

y un crecimiento inflacionario interno, vivió el regreso de Alessandri quien trató de poner en


práctica el nuevo texto constitucional. Más tarde vino la experiencia de los gobiernos radicales de
Aguirre Cerda, Ríos Morales y González Videla, que pusieron sus esfuerzos en un desarrollo hacia
adentro para fortalecer la industria nacional y de este modo terminar con la dependencia del
mercado externo. Son los años en que el Estado además se fortalece con la creación de
numerosas empresas públicas de gran envergadura y, es así como a partir de la CORFO se crean
la ENAP, LA ENDESA, LA CAP, LA IANSA y otras que intentan hacer realidad el programa ISI. En
el plano internacional, los gobiernos radicales viven el influjo de la “Guerra Fría" que enfrenta a
los gigantes soviético y norteamericano siendo muestra elocuente de ello el acercamiento oficial
del país a la postura estadounidense. La promulgación de la ley de defensa de la democracia con
la proscripción del Partido Comunista, es quizás, el acontecimiento más dramático vinculado a
este aspecto. El Radicalismo creó una burocracia estatal demasiado extensa lo que significó
excesivos gastos estatales que con los malos resultados del proyecto de industrialización, hicieron
crecer el malestar público. En ese contexto, el regreso de Ibáñez se explica por el anhelo
generalizado de alcanzar el orden y la limpieza de la función del Estado, mensaje que acompañado
de una dosis de populismo logró captar las preferencias de los votantes. Sin embargo, el
gobierno logró llegar a duras penas a su término, siendo la inflación uno de sus principales
problemas. Chile transitaba por esos años rápidamente al establecimiento de una política de tres
tercios; derecha, centro e izquierda, que tendría su expresión en los gobiernos de Alessandri
Rodríguez, Frei Montalva y Allende Gossens y ello porque se acentuaban y polarizaban las
posiciones ideológicas, políticas y económicas. La derecha en el país tiene claro que debe detener
los afanes reivindicacionistas y hacer prevalecer su modelo tradicional de desarrollo basado en el
empuje particular sobre todo y acompañado de un Estado que no se manifestara intervencionista
en lo económico; de allí su rechazo a una reforma agraria u otro programa que lesionara sus
intereses. Esto hizo que las antiguas divisiones entre liberales y conservadores, los partidos de la
derecha más tradicional, fueran elementos que definitivamente quedaran en el pasado para dar
paso a una estructura partidista que subordina ideales antiguos a la nueva realidad. El centro
tiene su propio proyecto de desarrollo basado en la tercera vía; ni comunismo ni capitalismo feroz,
sino un programa reformista que combinara la propiedad privada con la acción de un Estado
benefactor, la Democracia Cristiana encarna esos ideales que están filosóficamente bien urdidos,
bajo las ideas de Jacques Maritain; le sirven de soporte los trabajadores y empresarios cristianos,
sin ser excluyentes, y una importante clase media que ve precisamente en una posición
intermedia algo que no amenace la convivencia social. La izquierda se encuentra en una posición
favorable a los cambios profundos y revolucionarios. Sus principales partidos, el Comunista y el
Socialista, se han ganado a una buena parte de los obreros urbanos, cuya presencia se hace sentir
en las calles de las principales ciudades del país.

5
INTRODUCCIÓN GENERAL

También la juventud, y sobre todo la universitaria, se compromete con los llamados de la izquierda y
su vehemencia se hace sentir. Las consignas son las de la recuperación de las riquezas básicas, un
Estado poderoso que en muchos aspectos reemplace a los empresarios e incluso ponga término a la
propiedad privada de los medios de producción y la organización y preparación de los trabajadores
para su real participación en un gobierno popular. Entre 1958 y 1973, se vivieron los tres
experimentos en una época que se ha llamado de “cambios estructurales”. La reforma agraria, las
juntas de vecinos y los centros de madres, la organización campesina, la chilenización y la
nacionalización del cobre, son algunos ejemplos de lo obrado en esos años. Y, como es dable
suponer, se produjo la polarización y la execración del enemigo político. No están ausentes de este
proceso las influencias externas, las provenientes de la URSS y más aún la de los EEUU. Este último
intervino categóricamente para poner fin, junto a los movimientos internos que rechazaban el
socialismo, a la experiencia política de Allende que se había iniciado en 1970, sobreviniendo el
gobierno militar con el golpe de Estado de 1973.

El golpe de Estado fue apoyado por una parte importante de los chilenos y ello significó, de alguna
forma, una justificación para que las nuevas autoridades hicieran uso total del poder. La Junta
gobernante se irguió con la autoridad para crear una nueva institucionalidad, tomando el gobierno un
carácter fundacional. Su orientación fue contraria al socialismo y también a los reformismos
encarnados por los partidos de centro, de allí que su soporte político fue la derecha, en la que
algunos miembros prominentes formaron parte de la asesoría y ejecución civil del programa militar.
Los dos grandes ejes por los cuales transitó el gobierno militar, el político y el económico tuvieron
características muy claras y marcadas. En política, se expresó en un rotundo no a la participación y
ello tuvo su expresión en la disolución del Congreso y en la suspensión de los partidos políticos
cuando no fueron estos perseguidos y puestos fuera de la ley. También se privó de la participación a
los trabajadores. No habiendo oposición ni prensa libre, los excesos no se hicieron esperar y la cara
más dura y dramática de este período se deja ver en las violaciones a los derechos humanos,
comprendiendo esto, torturas, destierro, muertes y desapariciones. En lo económico, se confía en la
gestión privada y se define al Estado como subsidiario, insertándose Chile en una economía
neoliberal con la asesoría de los economistas de la Universidad de Chicago; de esta forma sin
sindicatos ni forma legal que lo impidiera, se privatizaron importantes empresas estatales y se
planteó la estrategia del desarrollo hacia afuera, donde el mercado jugaría un rol fundamental.

Durante este largo período, la gran mayoría de la población esperaba que se volviera al régimen
democrático y para lograr aquello diversas instituciones se pusieron en campaña, en medio de un
ambiente de gran riesgo. Además se contó con un itinerario formulado por el mismo gobierno militar
que tomó la decisión de crear una democracia “protegida”, sistema en el que jugaría un rol
fundamental la Constitución de 1980. La presión externa fue también importante, sobre todo aquella
ejercida por los gobiernos democráticos del mundo occidental. En consecuencia con este programa,
se planifica el Plebiscito de 1988, diseñado de forma que pudiera prolongarse el gobierno de
Pinochet. Sin embargo, la ciudadanía dijo NO y este resultado permitió el regreso a la democracia a
partir de 1990 con la asunción de Patricio Aylwin como Presidente de la República por un período de
4 años.

6
INTRODUCCIÓN GENERAL

Desde 1990 y hasta el año 2010 gobernó la Concertación de Partidos por la Democracia, un
amplio espectro de partidos, que fueron decisivos en la victoria sobre los partidarios del régimen
militar tanto en el plebiscito como en la elección de 1989. En ella sobresalían la Democracia
Cristiana (P.D.C), el Partido Socialista (P.S), el Partido Radical y el Partido por la Democracia
(P.P.D), de orientación de centro y centro izquierda. Aylwin desarrolló un gobierno de transición
en el que se buscó, mantener y resguardar la democracia recuperada y a través de acuerdos y
consensos acomodados a las circunstancias, lograr algunos cambios que significaron un
mejoramiento de la condición de los trabajadores y una búsqueda para el esclarecimiento de
situaciones vinculadas a los Derechos Humanos.

Objetivos no muy distintos se ven en las Presidencias de Frei Ruiz Tagle, Lagos y Bachelet, donde
no se tocan los principios económicos del Neoliberalismo y se aplican medidas para utilizar
recursos públicos a fin de favorecer a la población y satisfacer necesidades de los sectores
sociales más vulnerables. Por otra parte, se empeñan en la modernización del Estado lo que
implica una mayor responsabilidad del sector privado en algunas áreas. En la materia que se
tiene gran éxito es en la inserción del país en la economía mundial con la firma de numerosos
tratados de libre comercio y otros acuerdos comerciales, todos los cuales permiten un flujo de
bienes nunca antes visto en Chile. En pro de una mayor democratización, importantes fueron las
reformas constitucionales del 2005, por ejemplo; el término de los Senadores designados y el
término de la inamovilidad de los comandantes de las fuerzas armadas, logro alcanzado con
acuerdo de sectores de todo el concierto político.

Aunque mucho se ha avanzado en materia de derechos humanos, es verdad que también hay
muchas situaciones pendientes, como los juicios a los responsables de las acciones criminales y el
problema de los detenidos desaparecidos. Por otra parte, Chile participa en la OCDE y ello porque
se le califica como un país que tiene un avanzado nivel económico, pero no se puede olvidar que
el país ostenta ingratamente, ser uno de los países con mayor desigualdad de América Latina.

En los últimos años, la sociedad chilena no manifiesta mayor entusiasmo con la actividad política ,
más aún, rechaza a los partidos y a muchas autoridades e instituciones ligadas a los gobiernos;
organiza marchas y encuentros que muchas veces manifiestan en las calles su malestar por
situaciones ligadas a la vida cotidiana, que estima no son resueltas adecuadamente: la salud con
las Isapres, la educación, las pensiones con las A.F.P., la transparencia pública y la corrupción, la
segregación y el respeto por la diversidad, las colusiones, el financiamiento de la actividad política
y muchos otros temas que de todas formas obligan a quien esté interesado en los destinos de la
nación, a una necesaria reflexión.

7
INTRODUCCIÓN GENERAL

GOBIERNOS DEL PERÍODO

Carlos
Arturo Emiliano Juan E. Arturo
Ibáñez del
Alessandri Figueroa Montero. Alessandri
Campo

Otros
1920-1925 1925-1927 1927-1931 1932-1938
gobiernos

1932

Gabriel Carlos Ibáñez Jorge


Pedro Aguirre C. Juan A. Ríos
González V. del Campo Alessandri R.

1938-1941 1942-1946 1946-1952 1952-1958 1958-1964

Salvador Augusto Patricio Eduardo Frei


Eduardo Frei M.
Allende G. Pinochet U. Aylwin Ruiz-Tagle

1964-1970 1970-1973 1973-1989 1990-1994 1994-2000

Michelle
Ricardo Lagos
Bachelet

2000-2006 2006-2010

8
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

INTRODUCCIÓN

La crisis del Parlamentarismo chileno y el colapso del modelo


salitrero. 1920-1938

L as últimas décadas del siglo XIX fueron testigo de profundos cambios en la


sociedad chilena, transformaciones ligadas al nacimiento de la cuestión social. Sin
embargo, estos cambios fueron eclipsados por los eventos asociados a la Guerra Civil
de 1891, la que determinó la imposición de un modelo político oligarca y plutocrático
en el que los anhelos y esperanzas de los grupos medios y obreros no tenían cabida
alguna. De este modo, la estabilidad política dependió de la capacidad de los grupos
de poder, de evitar cambios y de impedir el ingreso de nuevos sectores a la política
contingente. En este marco complejo, en el que el modelo parlamentario era esencial
para preservar un orden social tradicional, y donde numerosos sectores exponían la
necesidad de cambios, surge la figura de Arturo Alessandri, protagonista de un
momento coyuntural de la historia de Chile en el que convergieron dos procesos
relevantes: la decadencia del modelo salitrero y el empoderamiento de los sectores
medios del país.

9
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

DESARROLLO ECONÓMICO.
El liberalismo era la doctrina económica dominante en Chile desde mediados del
siglo XIX, situación que se profundizó con las reformas al sistema aduanero a partir
de 1866. La apertura hacia los mercados internacionales también significó el ingreso
de inversionistas extranjeros a la minería, comercio y sector financiero; situación
determinante para la expansión que experimentó la economía en el último tercio del
siglo XIX. Sin embargo, este modelo entraría en crisis hacia 1920,
fundamentalmente debido a dos factores; la decadencia del ciclo salitrero y la crisis
financiera de Europa tras el fin de la I Guerra Mundial. Ambos factores se hicieron
más complejos como consecuencia de la Gran Depresión.

a. El Salitre.
Desde la Guerra del Pacífico Chile poseía el monopolio mundial en la explotación de
salitre. La producción de este mineral había quedado principalmente en manos de
capitalistas extranjeros, sobre todo británicos (John T. North (1842-1896), “rey del
salitre”). Diversas causas motivaron que el salitre creciera sostenidamente, entre
ellas, la protección del Estado a la producción, la abundante mano de obra y la
incorporación de nuevas tecnologías. La actividad significó fuentes de trabajo para
los migrantes del sur del país y también la obtención de beneficios para el Estado
derivados del cobro de los impuestos, los que se emplearon en la educación, obras
públicas y la ampliación de las vías férreas.
La dependencia del comercio exterior provocó que no se gravaran las rentas en el
interior del país.

John Thomas North

10
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

Dicha situación variaría sólo en 1924, cuando se crea el


impuesto a la renta lo que más o menos coincide con la
decadencia de los beneficios del recurso. Por una parte, la
riqueza salitrera provocó beneficios para otras actividades
asociadas, como la industria de repuestos, las maestranzas y
las industrias alimentarias necesarias para atender a los
pueblos pampinos. Sin embargo, el fin del auge exportador
por la invención del salitre sintético, la guerra y la depresión
produjo una crisis económica y social de grandes
proporciones.

Cartel Salitrero

b. La Industrialización.
Hacia fines del siglo XIX se experimentaría un cierto proceso industrializador
fomentado por la demanda de las oficinas salitreras en una primera etapa, y luego
por el progresivo aumento de la demanda en las grandes ciudades. Este proceso
industrializador se caracterizó por la importación de los bienes de capital, con lo cual
se consolidó la dependencia en este aspecto de la economía nacional y por el
crecimiento de la actividad industrial, sumando más de 70 mil trabajadores en
1918, quienes en contacto con formas de trabajo modernas y las experiencias
internas en las fábricas, adquirieron una conciencia política que los vincularon con
ideologías socialistas y anarquistas.

c. La Gran Minería del Cobre.


La masificación de la electricidad en todo el mundo, y la naciente industria
automovilística, provocaron un gran interés por la explotación del cobre, mineral
muy abundante en Chile. El Estado chileno nuevamente favoreció la explotación de
este recurso por extranjeros, debido a
los altos costos de inversión y también
a causa de convicciones ideológicas
liberales, en las que el Estado no debía
ser un actor principal en la economía.
La explotación del cobre quedó en
manos de capitales norteamericanos,
los que venían desplazando
progresivamente al capital inglés de
este continente. Se instalaron en el
país grandes compañías
norteamericanas como la Braden
Copper y, más tarde, la Anaconda
Copper y la Kennecott Copper. Estas El Teniente, 1908
compañías comienzan la explotación
en gran escala de yacimientos como
de El Teniente y Chuquicamata. Ya para la década de 1930 Chile sería el primer
productor mundial de cobre. Finalmente, por la calidad de las instalaciones, por las
considerables inversiones, por los salarios y las condiciones de vida de los mineros
del cobre, a este sector se le llamara la “aristocracia minera de Chile”.

11
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

d. Agricultura y modernización.
Asociado a la urbanización, a las exportaciones, y al desarrollo de la minería, el
sector agrícola recibió un importante impulso por la creciente demanda de alimentos
y ello se tradujo en mayor producción y mayor rendimiento. Sin embargo, la
propiedad agrícola siguió perteneciendo a reducidos grupos de familias que
continuaban con la relación paternalista con los inquilinos y sus familias. Ello
frenaría la modernización de la producción, la mantención del ritmo de crecimiento
del agro y la promoción del mundo campesino. Con todo, a comienzo del siglo XX
destaca la construcción de diversas obras de regadío, como embalses y canales,
introducción de semillas, nuevos cultivos y tipos de ganado, maquinarias y abonos.

e. La Dependencia Externa.
La Primera Guerra Mundial demostró la gran dependencia de la economía chilena.
Disminuyó el ingreso de elementos tales como maquinarias y acero, frenó las
exportaciones chilenas provocando menores ingresos y desempleo, que se observó
en el cierre de la mayor parte de las oficinas salitreras. A lo anterior se suman las
dificultades de los transportes por los bloqueos, los ataques y el costo de los
seguros. Aunque la demanda del salitre creció durante el conflicto, ésta se alimentó
con el stock acumulado. Por último, la invención del salitre sintético por los
alemanes, permitió el acceso a un fertilizante más barato. El término de la guerra y
sus consecuencias significaron la pérdida del más importante mercado del nitrato.

f. Desempleo y asistencia social.


El término de la guerra significó una
enorme cesantía con altísima tasa de
desempleo en el país. En ello influyó
categóricamente el cierre de muchas
oficinas salitreras. Las autoridades
organizaron diversas formas para
intentar solucionar los problemas de las
familias afectadas, entre ellas, buscar los
medios para que las familias pudieran
abandonar la pampa salitrera y
establecerse en otros lugares, así como
habilitar albergues que resultaron ser Oficina Salitrera de Humberstone
muy insalubres dadas las condiciones.
Proliferan en ellos el tifus y la
tuberculosis.

g. La misión Kemmerer.
En el año 1925, el gobierno de Chile contrató una "Misión de Consejeros Financieros"
norteamericanos, conocida como “Misión Kemmerer”, debido a su principal ejecutor,
Edwin W. Kemmerer.

12
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

Entre julio y octubre de 1925, esta misión asesoró en la creación de los proyectos de
ley necesarios para reestructurar el sistema monetario y financiero. Estos incluyeron
una ley monetaria, que buscaba estabilizar el valor de la moneda y establecer el
patrón oro como base de la unidad monetaria del país; la creación del Banco Central
de Chile y la promulgación de la Ley General de Bancos (a través de la cual se creó
la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras) y la Ley Orgánica del
Presupuesto. Sin embargo, en poco tiempo fracasaron las medidas que la comisión
Kemmerer recomendó para detener la inflación y evitar la devaluación de la
moneda. El precio de las exportaciones nacionales se sujetó a un valor fijo y
dependiente de los mercados internacionales. El Crac de la bolsa de valores de
Nueva York (Wall Street) afectaría directamente a la economía nacional. Chile
estaba endeudado y la deuda se triplicó a partir de 1925. Por otra parte, la
autonomía del Banco Central, creado recientemente, fue afectada por decisiones
políticas, agudizando la inflación.

h. El papel de EE.UU. en la economía chilena y La Gran Depresión de los


años ‘30.
Al desplazar a Inglaterra como primera potencia económica del mundo, luego de la
primera Guerra Mundial, Estados Unidos acrecentaría su presencia no sólo
económica, a través de grandes empresas; sino que también se haría sentir su
influencia en los ámbitos sociales y culturales. En Chile se instalaron varias
empresas norteamericanas en los sectores energéticos, banca y explotación minera.
También se recibió apoyo financiero, a través de préstamos bancarios, política que
estaba en relación con la estrategia norteamericana para favorecer el predominio de
EE.UU. en la región.

Con todo, la especulación y la fragilidad de la economía norteamericana a fines de


la década de 1920, generó desconfianza entre los grandes y pequeños
inversionistas de la plaza, lo que condujo a una creciente búsqueda de liquidez en el
sistema financiero de EE.UU., provocando con ello una caída en los valores de
bonos y acciones del sistema productivo estadounidense. Se desencadenó así, en
octubre de 1929, la peor crisis en la historia del capitalismo mundial. Sin embargo,
este hecho catastrófico, sólo era el comienzo de la llamada “Gran Depresión” de
comienzo de los años ’30; crisis económica que afectó a casi todo el mundo, siendo
Chile, según datos de la Liga de las Naciones, el país más afectado. Ante el alcance
de la crisis, tanto en Chile, como en muchas sociedades del mundo occidental,
diferentes grupos políticos y sociales miraron hacia el Estado como ente decisivo en
la recuperación económica y en el desarrollo de las naciones. Se pensaba en
disminuir la dependencia de los mercados internacionales y promover la
industrialización local, tareas consideradas clave para impulsar la modernización de
la economía y el bienestar de la población del país.

13
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

i. El rol del Estado.


La política de los gobiernos de limitar la acción del Estado a la administración de
impuestos en pro de las obras públicas, salud y educación, y la acción filantrópica
de asociaciones subsidiadas así como la labor social de la Iglesia, basada en la
caridad para enfrentar graves problemas sociales fue cambiada por la entrega al
Estado de la responsabilidad de enfrentar eficazmente esta situación, dotándolo de
instituciones y organismos para planificar la acción, traduciéndose esto en el
aumento significativo del gasto social. El gasto social en salud, vivienda, educación
y previsión alcanzó en 1945 al 4,4% del PIB, en comparación con 1% que se
registró en 1905. También creció el empleo fiscal de modo que los empleados
estatales llegaron a ser 62.000 en 1945, mucho más que los 25.000 que había en
1925. Sin contar a los miembros de las fuerzas armadas, destacaban entre esos
empleados, profesores, administradores públicos, profesionales de la salud y
ferroviarios entre otros.

2. LAS TRANSFORMACIONES SOCIALES.

a. El fenómeno urbano.
En las primeras
décadas del siglo XX,
uno de los
fenómenos que
generó mayores
expectativas fue el
crecimiento explosivo
de las ciudades. La
atención estuvo
puesta en el
desarrollo de
construcciones que
daban a las urbes
chilenas una
apariencia moderna,
al estilo de Nueva
York o las metrópolis
europeas. El
Este carro, reconocido por su carácter popular, comenzaba su recorrido en Estación Central, corría por el crecimiento urbano
antiguo Camino de Cintura (actual Av. Matta) pasando por numerosos conventillos y barrios obreros, seguía fue notable a
por Vicuña Mackenna y terminaba en la Estación Mapocho.
comienzos del siglo.
Fuente Lira.op.cit.198: [fotografía] El Mercurio, 6 de marzo de 1922.
En ello influyó la
migración campo-
ciudad. Santiago alcanzó en 1930 a los 700.000 habitantes, siendo que en 1907 sólo
poseía 300.000. Este fenómeno significó el crecimiento de la periferia urbana, con
viviendas precarias y sin los servicios adecuados, se consolidaron los cités y los
cuartos redondos con pésima condiciones higiénicas. En contraste aparecieron los
primeros rascacielos, como parte de los estilos y técnicas arquitectónicas importadas
desde Europa y EE.UU. Se produce también un cambio en el transporte urbano con
los tranvías eléctricos y los autobuses. Hacia 1920 la ciudad empieza a ostentar
nuevos espacios; plazas, alumbrado público, sectores de esparcimiento y un primer
plan regulador que concluyó con el Barrio Cívico alrededor de la Moneda hacia 1933.
14
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

b. Las condiciones de vida del pueblo.


Santiago y otras ciudades del centro-sur del país, así como las oficinas salitreras del
Norte Grande, sintieron los importantes flujos migratorios en los primeros años del
siglo XX, continuación de un proceso iniciado a fines del siglo anterior. La forma de
vida de las clases pobres era miserable, vivían “la cuestión social” hacinándose en
conventillos con carencia total de condiciones higiénicas y siendo objeto de una alta
mortalidad por causa de epidemias y enfermedades. Situación similar experimentaban
el “pampino” en las salitreras, con bajos salarios y el sistema de fichas, cumpliendo
largas, extenuantes y riesgosas jornadas de trabajo; y los obreros portuarios y los
mineros del carbón de Lota y Coronel. Era un pueblo que sufría el rigor del sistema
liberal en completa indefensión. Sólo las movilizaciones trajeron a los trabajadores
cierta esperanza de un futuro mejor. Las familias eran muy numerosas, 8 o 9
miembros, a pesar de la mortalidad y vivían en total precariedad. Niños y niñas
debían trabajar, ya sea fuera del hogar, o en labores domésticas descuidando la
escolaridad. Hasta 1924, las medidas tomadas por el Estado y algunos particulares
para intentar mejorar esta difícil situación resultaron absolutamente insuficientes.

La clase media.
Los sectores medios conformados por
profesionales, empleados del Estado,
militares, inmigrantes y pequeños
comerciantes, entre otros, seguían creciendo
amparados en el desarrollo de las ciudades,
los servicios y la educación pública.
Adquieren mayor presencia con la crisis del
Estado oligárquico y con la industrialización.
Sus miembros destacan en los ámbitos de la
vida cultural, en la literatura y el arte y
algunos consiguen, gracias al comercio y la
industria, importantes fortunas con lo cual
crecen en influencia.

b. Los extranjeros.
Chile fue un importante lugar de llegada de población extranjera desde principios
del siglo XX. Peruanos y bolivianos en el
Norte sintieron rechazos xenófobos
organizados en las llamadas “ligas
patrióticas”. De Europa y Medio Oriente
llegaron colonias de croatas, serbios,
palestinos, españoles, italianos y alemanes,
entre otros, que migraban por diversas
condiciones, que normalmente atentaban
contra la seguridad y la paz. Establecidos
muchos de ellos en ciudades como Iquique,
A n t o fa gas ta , V al pa raí s o , S an ti ag o,
Concepción, Valdivia y Punta Arenas,
contribuyeron con su trabajo en los ámbitos de la industria y de los servicios y
conservaron, en muchos casos, parte de sus formas culturales.

15
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

3. RELACIONES EXTERIORES.

En 1921 se produjo una serie de huelgas en


Santa Cruz, localidad argentina cercana Puerto
Natales. La prensa y el propio gobierno
argentino denunciaron la presencia de
infiltrados chilenos alentando los desórdenes.
Ante un potencial conflicto diplomático, las
autoridades chilenas resolvieron trasladar
contingentes militares al sur del país, dirigidos
por el comandante Carlos Ibáñez Del Campo.
Las acusaciones de intervención chilena en el
conflicto continuaron, pero la tensión
diplomática decayó producto del término de las
huelgas.

En 1929 un nuevo incidente se suscitó con


Argentina. La realización de ejercicios militares
en la cordillera de Puerto Montt fue visto por
las autoridades argentinas como una amenaza.
Con el retiro de las tropas chilenas la situación
disminuyó en tensión. Producto del conflicto
anterior, el gobierno de Carlos Ibáñez Del
Campo apresuró las negociaciones para llegar a
un acuerdo de límites con el Perú. Finalmente
en junio de 1929 se firmó el Tratado de Lima,
el que resolvió los temas que quedaron inconclusos con el Tratado de Ancón y que
fijó la llamada “Línea de la Concordia”, la que separa a Chile y Perú. Además fijó
una serie de reparaciones y garantías de Chile para con el Perú.

4. DESARROLLO POLÍTICO ENTRE 1920 Y 1938.

Hacia 1920, la política dejó de ser algo reservado a las elites; se alentó la
participación urbana, algunos grupos se militarizaron adhiriendo a ideas de la época,
sobre todo las provenientes de Europa. La mujer adquirió los primeros derechos
cívicos al aprobarse el derecho a voto para las elecciones municipales en 1934, hubo
cambios en los sistemas electorales. Se incorporó la propaganda política en los
diversos medios de comunicación, que fueron creciendo en importancia, uniéndose a
la prensa escrita, la radio, el cine y más tarde la televisión. Después de 1920 se
observó con mayor claridad el crecimiento del multipartidismo, identificado con
posturas de izquierda, centro y derecha.

16
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

La izquierda estuvo representada por el Partido Comunista, creado en 1922 sobre la


base del Partido Obrero Socialista (1912), y que adhirió a un ideario marxista-
leninista y se identificó con la revolución bolchevique. Participó activamente en la
Federación Obrera de Chile (FOCH). Uno de sus grandes líderes fue Luis Emilio
Recabarren. Por otra parte, el Partido Socialista, fundado en 1933, tuvo entre sus
principales líderes a Oscar Schnake y a Marmaduque Grove. Los socialistas
manifestaban su intención de implantar el socialismo en Chile y por lo tanto defendían
una mayor participación del Estado en la economía. Marcaban distancia con el
régimen soviético y se definían como antiimperialistas e indoamericanistas. Entre sus
militantes se formarían varias facciones, algunas partidarias de la revolución armada,
otras de una política americanista y otras con posturas muy contrarias al Partido
Comunista.
El Partido Radical será representativo del centro político. Vinculado estrechamente a
ideas liberales desde su fundación en la segunda mitad del siglo XIX, desde la
convención de 1906 adopta una posición más comprometida con lo social y una
mayor participación del Estado considerado como promotor del progreso y
propugnador del equilibrio político y social.
El Partido Demócrata Cristiano, será fundado en 1957, y tuvo entre sus antecedentes
a la Falange Nacional y al Partido Conservador Social Cristiano. Estas agrupaciones se
alejaron del partido Conservador pues adoptaron una postura social cristiana que
propugnaba la aplicación de los principios de las Encíclicas Sociales como la Rerum
Novarum de 1891. Su historia está ligada a la lucha por reformas que combatieran,
desde esta perspectiva, la pobreza y el abandono en que se encontraban las clases
trabajadoras urbanas y campesinas, comprometiéndose con la dignidad y el respeto a
los derechos de toda persona en un contexto de plena democracia. Entre sus líderes
destacan Eduardo Frei Montalva y Bernardo Leighton.
La derecha política estaba representada por los tradicionales partidos Conservador y
Liberal. El Partido Conservador promovía un gobierno que dentro de la ley respetase
la tradición y el orden. Entre sus bases está el respeto por la orientación de la Iglesia
Católica, y su oposición a los estatismos, al comunismo y al socialismo. Su programa
económico es en esencia liberal y está llano a la intervención moderada del Estado en
materias sociales. Se sustentaba en los grupos altos del país, rurales y urbanos, y
poseía gran influencia electoral. Jugaron un rol importante en las candidaturas de la
época, Héctor Rodríguez y Eduardo Cruz Coke.
El Partido Liberal, identificado también con la clase alta tradicional, defendió las ideas
del liberalismo político e ideológico y, en este sentido, propugnó la tolerancia
religiosa, luchando por la separación de la Iglesia y el Estado. Del mismo modo se
comprometió con la iniciativa privada y el individualismo, oponiéndose tenazmente a
la intervención del Estado. Por su influencia, obtiene importante cuota de
parlamentarios, sobre todo en las zonas urbanas del norte y centro del país. Destacan
en la época don Luis Claro y don Pedro Opazo.
Finalmente el Movimiento Nacional Socialista de Chile, fundado en Septiembre de
1932 y que tuvo en Jorge González Von Marées a uno de sus líderes principales, se
definió como un partido antiimperialista, antiliberal y antimarxista y partidario de una
democracia corporativista con una economía mixta. Proclive a la violencia, rivalizó en
las calles con comunistas y socialistas.

17
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

5. GOBIERNOS DEL PERÍODO

a. El Gobierno de Arturo Alessandri Palma.


Cuando en 1915 fue elegido senador por la provincia
de Tarapacá, Arturo Alessandri asumió un rol
mediático que lo llevó a posicionarse como candidato
presidencial en 1920. Alessandri fue su capaz de ver
en los sectores populares un electorado lo
suficientemente numeroso como para hacer frente a
la maquinaria electoral de la oligarquía, es decir, el
voto del inquilinaje y el cohecho. De este modo, una
alta participación electoral podía ser el camino para
sacar a la oligarquía del poder e iniciar las reformas
que el país necesitaba.

La candidatura de Arturo Alessandri P. incluía a


seguidores de los partidos liberal, liberal
democrático, radical y nacional. Este apoyo era muy
diferente del recibido por el candidato rival, Luis
Barros Borgoño, abanderado de la Unión Nacional,
coalición donde sobresalía el partido Conservador.
Finalmente, la tercera candidatura pertenecía a Luis
Emilio Recabarren, la que tenía una finalidad
testimonial.

La campaña presidencial de 1920 fue la primera campaña política de la historia


republicana donde las masas se tomaron las calles y durante la cual, Alessandri apeló
a las movilizaciones populares, a los sentimientos y a las emociones del electorado,
teniendo gran recepción entre los estudiantes, los obreros y la clase media. Los
alessandristas transformaron la popular canción del “Cielito Lindo” en el primer jingle
político chileno. Finalmente, Arturo Alessandri venció por un estrecho margen a Luis
Barros Borgoño, y debió ser ratificado como nuevo presidente por un Tribunal de
Honor.

El programa de Gobierno de Arturo Alessandri proponía profundas reformas, como la


dictación de una legislación social, el Código del Trabajo, el Impuesto a la Renta, la
creación del Banco Central y el robustecimiento del Ejecutivo. Sin embargo, la
Oligarquía no iba a renunciar a sus privilegios, razón por la cual el parlamento
obstaculizó los proyectos de ley del gobierno por medio de las interpelaciones, la
censura de los ministros y las rotativas ministeriales. La urgencia de los cambios y el
juego político entre el ejecutivo y el legislativo se fue expresando en opiniones cada
vez más opuestas entre el Presidente Alessandri y la mayoría de los dirigentes
políticos, quienes defendían en forma acérrima el régimen parlamentarista.

18
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

Paralelamente la movilización y el crecimiento de los movimientos sociales que se


observaba desde la primera década del siglo XX, se manifestaba de forma diversa: los
obreros protagonizaban desde principios de siglo numerosas huelgas reivindicatorias;
sin embargo, existían diferencias al interior de la clase obrera y de sus dirigentes,
pues en el interior de la FOCH existían dos corrientes, una anarquista y otra más
cercana al POS. Por otra parte, el movimiento universitario, cuyos estudiantes
provenían en su mayoría de la clase media, adherían en buena parte a ideas
anarquistas o contrarias a los partidos, expresándose a través de la Federación de
Estudiantes de la Universidad de Chile, FECH (fundada en 1906). A su vez, siguiendo
el camino de los movimientos europeos, las mujeres se organizaban en Clubes o
Círculos para exigir igualdad civil y derecho a sufragio.
En medio de este panorama de movilizaciones sociales y políticas, a comienzos de la
década de 1920, el valor del salitre se desplomó producto de una menor demanda en
Europa provocada por la competencia del salitre artificial. La crisis económica
originada por el salitre agravó la situación social y política; las continuas
movilizaciones sociales, unido a la oposición del Congreso, generaron la sensación que
la única salida a la crisis era la renuncia del presidente Alessandri, lo que podía ser
interpretado como un triunfo de los sectores oligarcas.

b. Los Militares y su rol Político.


La caída de los ingresos del Estado provocó una suspensión del pago de los salarios
de la administración pública, lo que generó un importante descontento en diversos
sectores, sobre todo en los militares, para quienes la situación se explicaba por la
existencia de un Congreso controlado por una minoría más preocupada de proteger
sus intereses que por el país. Finalmente, los militares se pronunciaron en contra del
Congreso en un hecho conocido como “ruido de sables”, el 2 de septiembre de
1924, cuando parte de la oficialidad joven protestó en las escaleras del Congreso por
la discusión del proyecto de
Dieta Parlamentaria y
también por sus propias
r e i v i n d i c a c i o n e s
institucionales y mejoras
económicas. Lo anterior
derivó en el movimiento del
5 de septiembre que pidió
se aprobaran las reformas
necesarias y urgentes. El
parlamento aprobó 16
proyectos de ley, entre
ellos, el Contrato de Trabajo; Seguro Obrero; Accidentes de Trabajo; Tribunales de
Conciliación y Arbitraje; Organización Sindical; Sociedades Cooperativas y ley de la
Caja de Empleados Particulares.
Un comité militar siguió deliberando y exigió la disolución del Congreso y otras
medidas. Alessandri abandonó la Moneda y se refugió en la Embajada de EE.UU.,
desde donde envió su renuncia al Congreso, la cual no fue aceptada y en cambio se le
dio licencia por 6 meses para ausentarse del país. El General Altamirano asumió la
vicepresidencia y enseguida se formó una Junta de Gobierno integrada por él mismo,
por el Almirante Francisco Nef y el General Juan Pablo Bennet, la que procedió a
disolver el Congreso y aceptar la renuncia del Presidente Arturo Alessandri.
Terminaba así violentamente el régimen parlamentario, quebrándose el régimen
constitucional.
19
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

En enero de 1925 se produjo un nuevo pronunciamiento militar que derribó a la Junta


de Altamirano y formó una nueva Junta, integrada por el civil Emilio Bello Codecido;
el Almirante Carlos Ward y el General Pedro Dartnell, la cual solicitó el regreso de
Alessandri al poder. La nueva junta militar fundó el Colegio de Abogados, estableció
la inscripción electoral permanente y decretó la censura de prensa. Arturo Alessandri
volvió a Chile el 20 de marzo, aclamado por el pueblo. En esta nueva etapa se
elaboró una nueva Constitución y por Decreto Ley de agosto de 1925 se creó el
Banco Central para estabilizar la moneda.

La Constitución de 1925.
La nueva Constitución, sometida a plebiscito en agosto de 1925, restableció el
régimen presidencialista, puso fin al mecanismo de las leyes periódicas (al poner
fecha tope para la aprobación de la ley de presupuesto); determinó la separación de
la Iglesia y el Estado señalándose que se garantizaba a todas las personas la libre
manifestación de todas las creencias, la libertad de conciencia y el ejercicio libre de
todos los cultos. Aumentó a 6 años la duración del mandato presidencial, sin
reelección inmediata y con la elección directa del primer mandatario. Se creó el
Tribunal Calificador de elecciones, para la calificación de las elecciones parlamentarias
y presidenciales con el fin de lograr un mayor control y limpieza de los procesos
eleccionarios. En lo que respecta al rol social del Estado, el artículo 10 estableció que
era deber del Estado, asegurar la protección al trabajo, a la industria, y a las obras de
previsión social, especialmente en cuanto se refieren a la habitación sana y a las
condiciones económicas de la vida.

Por desavenencias con su Ministro de Guerra, Carlos Ibáñez del Campo, que había
sido uno de los más destacados líderes del movimiento de 1924 y quien se negó a
renunciar al cargo al acercarse las elecciones presidenciales ya que tenía su propio
proyecto político, el Presidente Alessandri renunció por segunda vez, dejando en la
vicepresidencia a Luis Barros Borgoño, su contrincante en la elección de 1920. Le
sucedería Emiliano Figueroa Larraín como candidato de consenso de los partidos
tradicionales.

Portada de un ejemplar de la Constitución


Política de la República de Chile de 1925,
edición de la Imprenta Universitaria.

20
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

d. Gobierno de Emiliano Figueroa Larraín.


La llegada de Figueroa Larraín a
la Moneda tuvo un carácter
instrumental; como candidato de
consenso, su elección bloqueaba
toda aspiración de Ibáñez Del
Campo de llegar al poder. Sin
embargo, su gobierno fue breve,
alcanzó a estar en el poder sólo
17 meses, ello debido a que en
Durante el gobierno
realidad quien tomaba las decisiones era el ministro
de Emiliano Figueroa
de Guerra, Carlos Ibáñez, quien además pasó a
Larraín se dictó el
ocuparse de la cartera del Interior. La crisis
decreto de creación
gubernamental estalló en 1927 cuando Ibáñez
de la Contraloría
intervino en el poder judicial humillando al
General de la
presidente de la Corte Suprema y hermano del
República (marzo de
presidente, obligándolo a renunciar. Ante tal
1927), que tendrá
panorama al presidente Figueroa no le quedó otra
rango constitucional
opción que renunciar también a su cargo. Carlos
desde 1943 y que
Ibáñez, convertido en el Vicepresidente, convocó a
posee importantes
elecciones y prácticamente como candidato sin
facultades
oposición pasó a ser el Presidente proclamado por el
fiscalizadoras.
Congreso.

e. Gobierno de
Carlos Ibáñez Del Campo.
Carlos Ibáñez dio al Estado una nueva forma,
inspirado en ideas corporativistas y funcionalistas.
Ejerció una dictadura basado en un discurso
nacionalista, desarrollista y anti oligárquico,
desvinculado de los partidos políticos tradicionales. Su
programa se manifestó en la creación de numerosas
entidades estatales, en obras públicas y en obras de
carácter social, aplaudidas por sus partidarios.
Provocaba gran rechazo entre la oligarquía partidista,
la clase obrera y los estudiantes, objeto de la
represión que se expresó duramente en la relegación
y exilio de numerosos enemigos políticos.
Se define a su gobierno por un legado que no deja de
llamar al conflicto: la modernización del Estado, las
obras sociales y la represión política. En 1929, y en un
contexto de grandes protestas, Ibáñez hizo designar El general Carlos Ibáñez del
un Congreso con proporcionalidad en la Campo en su primer
representación de los partidos, a fin de que pudiera
mandato.
continuar con su mandato. Este congreso designado
sería conocido como “Congreso Termal”, que, sin
embargo, no fue suficiente para dar estabilidad a su
gobierno. Las masivas jornadas de protesta, en gran
parte causadas por la crisis económica, lo obligaron a
renunciar en Julio de 1931 y a huir a Argentina.

21
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

Entre las numerosas obras llevadas a cabo bajo su


administración se cuentan: la solución del diferendo
con el Perú: Tratado de 1929 y “Línea de la
Concordia”. La modernización de la administración
pública; dictación del Código del Trabajo (1930),
donde se sistematizaron y perfeccionaron las leyes
protectoras de los obreros y empleados. Dio a la
Universidad de Chile el estatuto que le permitiría su
gran expansión en las décadas siguientes. Creó el
cuerpo de Carabineros de Chile, la Fuerza Aérea, Línea
Aérea Nacional, la Caja de Crédito Agrario, la Caja de
Colonización Agrícola, la Compañía de Salitres de Chile
(COSACH), el Instituto de Crédito Industrial y
numerosas obras públicas como caminos, puentes y
ferrocarriles, entre otras. Para financiar el gasto
público se tomaron préstamos norteamericanos.

f. La Crisis del Poder.


La profundidad de la crisis económica tuvo como consecuencia inmediata la
incapacidad de los partidos políticos de controlar el orden; ello generó un panorama
donde el caudillismo y el golpismo afloraron de manera importante. Los meses que
siguieron a la caída de Ibáñez Del Campo se caracterizaron por la inestabilidad
general, la incapacidad de establecer acuerdos políticos y, sobre todo, la acción de
conspiradores y grupos golpistas al interior de las fuerzas armadas.

Tras la salida de Ibáñez Del Campo se llamó elecciones, donde triunfaría el radical
Juan Esteban Montero, pero sólo alcanzó a gobernar unos pocos meses debido a la
profunda crisis económica, que se arrastraba desde el colapso del salitre, y política,
que venía desde el “ruido de sables” de 1924, agravada ahora por constantes
conspiraciones e intentos de golpes de estado procedentes de sectores ibañistas,
alessandristas, socialistas y comunistas.

En junio de 1932 se sublevó la base aérea de “El Bosque”, bajo el mando del Coronel
Marmaduque Grove, derrocando al Presidente Montero, instaurándose una Junta
Socialista. Se disolvió el “Congreso Termal” y se anunció un programa de control
estatal de la economía. Carlos Dávila se hizo de la Presidencia por un lapso de 100
días. Luego vuelve a renunciar y entrega el mando a su ministro del interior General
Bartolomé Blanche. El 30 de Septiembre en medio de pronunciamientos de diferentes
guarniciones militares que exigían la entrega del mando a los civiles y la convocatoria
a elecciones, Blanche entrega el poder a quien correspondía constitucionalmente: al
presidente de la Corte Suprema, Abraham Oyanedel, quien presidió las elecciones
que llevaron nuevamente al gobierno a Arturo Alessandri Palma.

22
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

g. Segundo Gobierno de Arturo Alessandri P.


Arturo Alessandri Palma regresó a La Moneda en 1932, anunciando su intención de
hacer un gobierno “nacional” y claramente presidencialista, pero en la práctica esto
significaría un predominio de los partidos de derecha. Alessandri se propuso
restaurar la autoridad civil, sanear la economía nacional y depurar a las Fuerzas
Armadas (FF.AA.) para impedir el rebrote del caudillismo militar y su intervención
en la política (como venía ocurriendo desde 1924). Además, con el fin de fortalecer
la autoridad política se dictó la Ley de Seguridad Interior del Estado, en la que
se tipificaba y penalizaba una serie de conductas como contrarias a la seguridad del
Estado o al orden público; entre otros se incluían a los que promovían o estimulaban
huelgas.

El saneamiento de la economía fue dirigido por el ministro de Hacienda Gustavo


Ross Santa María. Se redujo severamente el gasto fiscal y se aplicó una política
tributaria que consistió en aumentar el impuesto aduanero y el territorial, con lo que
logró equilibrar el presupuesto. En cuanto a la política salitrera, disolvió la
desprestigiada COSACH que había sido creada por Ibáñez, y organizó la Corporación
de Ventas de Salitre y Yodo (COVENSA), órgano estatal que comercializaba en el
exterior la producción salitrera (privada), percibiendo el 25% de las ganancias. Por
último, como mecanismo para reducir la alta cesantía, el gobierno puso en marcha
un ambicioso plan de obras públicas, el que consideró la construcción del Barrio
Cívico de Santiago y el Estadio Nacional.

Otro aspecto destacado de este período


fue la formación de nuevas fuerzas
políticas, ello como resultado del
rechazo al caudillismo militar y al
golpismo, pero también como
consecuencia de la influencia de nuevas
tendencias políticas. Junto a las Milicias
Republicanas surgen en estos años el
p a r ti d o S o ci al i st a , f u n d ad o p o r
Marmaduque Grove y Oscar Schnake.
También surgirá el Movimiento Nacional
Socialista de Jorge González Vön Marrés
(“nacis chilenos), y la Falange Nacional, nacida como escisión de los sectores
jóvenes del partido Conservador.

23
I. CHILE ENTRE 1920 Y 1938

Hacia el final de los años ’30, los partidos se preparaban para las elecciones
presidenciales. Se perfilaban tres candidaturas principales:

 Gustavo Ross Santa María, quien exhibía la labor de reconstrucción


económica realizada durante su permanencia en el ministerio de Hacienda y era
apoyado por liberales y conservadores. Ross también capitalizaba parte de la
popularidad de Alessandri.
 Pedro Aguirre Cerda, profesor y abogado radical, apoyado por los partidos
radical, democrático, socialista y comunista, y la Confederación de Trabajadores
de Chile (CTCH).
 Carlos Ibáñez del Campo, apoyado por la Alianza Popular Libertadora
(nacional-socialistas e “Ibañistas”).

El seguro triunfo de Ross Santa María se esfumó debido a los sucesos conocidos como
la “Matanza del seguro Obrero”.

LA MATANZA DEL SEGURO OBRERO (1938)

El día 5 de septiembre de 1938, un grupo de jóvenes del Partido Nacionalsocialista


Chileno (“nacis chilenos”) se tomaron la Casa Central de la Universidad de Chile y
el edificio del Seguro Obrero (actual ministerio de justicia). Su objetivo era iniciar
un levantamiento armado para derrocar a Arturo Alessandri. Sin embargo, las
fuerzas militares los reunieron en el edificio del –Seguro Obrero, donde fueron
masacrados. Todas las culpas se fueron en contra del gobierno de Alessandri,
quien no reconoció ninguna responsabilidad. Este hecho provocaría un “terremoto
político”, pues Carlos Ibáñez renunció a su candidatura y pidió entregar el apoyo al
Frente Popular. Por otro lado, gran parte del electorado le dio la espalda al
candidato de La Moneda como castigo al gobierno de Alessandri.

Para reforzar estos


contenidos accede a:

Unidad 1
Módulo 17

A la izquierda se observa al Presidente Alessandri en la inauguración


Estadio Nacional en 1938. En la otra imagen se observa a jóvenes que
son conducidos por carabineros al edificio del Seguro Obrero.

24
II. LOS RADICALES EN LA MONEDA Y EL REGRESO DE
IBAÑEZ. 1938-1958.

Aprendizajes Esperados

 Analizar y evaluar las políticas de los


gobiernos radicales orientadas a dar
mayores responsabilidades al Estado y
comprender los alcances del programa
de industrialización y sustitución de
importaciones.
 Reconocer los caracteres del régimen
Ibañista en Chile y su orientación
populista.
 Comprender y evaluar las dinámicas
económicas y los cambios sociales
producidos en el país entre 1920 y
1958.
 Reconocer las transformaciones
estructurales de mediados de siglo
como manifestación de un proceso de
democratización amplia de la sociedad
chilena.

INTRODUCCIÓN
A comienzos de septiembre de 1938, los candidatos con mayores opciones de llegar a La Moneda eran
Gustavo Ross Santa María, ex ministro de Arturo Alessandri, y Carlos Ibáñez Del Campo. Sin embargo,
los dramáticos hechos del Seguro Obrero modificarían el panorama político del país. El Frente
Popular, pacto de radicales, comunistas y socialistas, sin mayores opciones de llegar al poder,
vencerían en las elecciones gracias al respaldo de los sectores ibañistas.

El arribo de los radicales al poder va a iniciar un período de profundas transformaciones en la


estructura política, social y económica del país, cambios que no solo fueron consecuencia de políticas
de Estado, sino que también fueron impulsadas por la influencia de los cambios políticos y económicos
de la época. La consolidación de la Unión Soviética (URSS), la expansión del socialismo, la crisis del
modelo capitalista con la Gran Depresión de 1929, el desarrollo urbano y la migración campo ciudad
serán esenciales para entender el Chile de mediados del siglo XX.

El colapso de Wall Street en octubre de 1929 dio inicio a una profunda crisis económica a nivel
mundial; en ella se puso en tela de juicio los fundamentos del modelo capitalista clásico, aquel que
negaba absolutamente la participación del Estado en la economía. Por esta razón surgieron
planteamientos críticos al capitalismo, dando forma con ello a nuevos modelos en los que el Estado
pasaba a tener un rol más activo en el diseño de políticas económicas y en el control de los mercados.
Es en este marco que surge la llamada estrategia de industrialización sumada a un proteccionismo
económico (ISI).

25
II. LOS RADICALES EN LA MONEDA Y EL REGRESO DE IBAÑEZ. 1938-1958.

1. DESARROLLO ECONÓMICO desde 1938.

La Estrategia de la Industrialización.
La Industrialización por Sustitución de Importaciones (ISI) fue la estrategia aplicada
en varios países latinoamericanos, entre ellos México, Argentina, Brasil y Chile, a
partir de la década de 1930, para evitar la excesiva dependencia del mercado
externo y específicamente de las economías más desarrolladas, sobre todo cuando
sobrevenían momentos de crisis como habían sido la guerra o la depresión mundial.
En tales ocasiones, el carácter monoproductor pesaba gravemente en los ingresos,
lo que colocaba al país en la imposibilidad de atender a las políticas sociales y
combatir el desempleo. Las medidas tomadas condujeron a que los Estados se
convirtieran en protagonistas económicos y promovieran la industrialización de
bienes de consumo y de capital. Entre las medidas económicas implementadas se
cuenta a la protección arancelaria de productos nacionales, el incentivo a través de
impuestos, patentes y otros medios a las inversiones de productos nacionales, un
tratamiento crediticio favorable a la industria local y la participación directa del
Estado como agente productor.

b. La CORFO y el Modelo ISI.


Los graves efectos del terremoto de Chillán de enero de 1939 hicieron que el
Congreso Nacional autorizara al presidente Pedro Aguirre Cerda a asumir créditos
externos para afrontar la reconstrucción; sin embargo,
buena parte de tales dineros tuvieron como destino
financiar un plan de industrialización nacional a cargo de
una “Corporación de Fomento y Reconstrucción” (CORFO).
La creación de un organismo como la CORFO no fue tarea
fácil; distintos sectores consideraban más útil dejar a los
privados la industrialización de la economía, para otros se
trataba de recursos perdidos. Incluso, fue al interior del
propio Partido Radical donde Aguirre Cerda enfrentó la
mayor resistencia. Finalmente la CORFO vio la luz a fines
CORFO
de abril de 1939; su puesta en marcha incluía una serie de
tareas inmediatas: investigar la dotación de recursos
naturales del país, implementar estrategias de explotación, modernizar el agro y
capacitar a los trabajadores del país.

Sustituir hasta donde fuera posible la importación de productos e incluso exportar


excedentes fue la misión de la CORFO. Durante los gobiernos radicales, la
Corporación de Fomento de la Producción actuó en relación a las riquezas naturales,
el ingreso nacional, las finanzas y el comercio exterior, siendo la producción
energética, el área de mayor desarrollo, con la ENAP y la ENDESA. Hubo también
áreas de desarrollo industrial en variedad de empresas destacando la Manufactura
del Cobre (MADECO). También hubo crecimiento en turismo, transporte y
almacenamientos. En la década del 1950, en un contexto de estancamiento
económico se orientó la inversión pública o privada a través de subsidios y créditos
y la creación del sistema de cuentas nacionales a partir de 1957.

26
II. LOS RADICALES EN LA MONEDA Y EL REGRESO DE IBAÑEZ. 1938-1958.

Luego de diez años de implementación, el


proyecto ISI no logró la producción de
bienes de capital y la producción mayor de
bienes manufacturados, produjo en
consecuencia una mayor dependencia del
exterior al requerirse más maquinaria y
tecnología importada. Además, a pesar del
alza de producción de bienes de consumo
en el país, no se logró competir con la
manufactura extranjera. Por otra parte el
crecimiento “hacia adentro” desatendió los
sectores agrícolas y mineros, cuando en
Siderúrgica de Huachipato, CAP
realidad, la exportación del primario creció
en el período siendo la principal fuente de ingresos para el Estado. En síntesis la
balanza comercial se manifestaba con saldos negativos

En este contexto se evidencia a la inflación como uno de los problemas más


graves de la economía chilena. El aumento sostenido de los precios de bienes y
servicios provoca una disminución del poder adquisitivo que afecta sobre todo a las
clases populares y aunque se llega a contratar comisiones extranjeras para
enfrentar el problema, sus recomendaciones y medidas no tiene gran éxito y el
flagelo económico acompaña permanentemente la economía del período. Parte de
la responsabilidad le correspondía al Banco Central, quien emitió dinero circulante
para los diversos gobiernos, a fin de que financiaran sus programas, y también
prestó dinero a las empresas privadas a baja tasa de interés. Todo ello se tradujo
en un dinero ficticio que circulaba en un mercado de bienes escasos.

2. LAS TRANSFORMACIONES SOCIALES.

a. La Clase Media adquiere protagonismo.


Las nuevas políticas económicas y sociales hicieron aumentar el aparato público
hacia mediados del siglo XX. El Estado chileno demandaría una mayor cantidad de
profesionales y funcionarios para el funcionamiento de la burocracia estatal; con ello
la existencia de un sector social de clase media se consolidó definitivamente. Pronto
la clase media participa activamente en las universidades aportando un importante
número de profesionales y técnicos, así como destaca en las artes, la ciencia, la
literatura y la filosofía. El monopolio que la oligarquía mantuvo sobre el Estado en el
siglo XIX da paso a un poder compartido con la clase media que tuvo en el Partido
Radical un importante canalizador de sus aspiraciones.

27
II. LOS RADICALES EN LA MONEDA Y EL REGRESO DE IBAÑEZ. 1938-1958.

b. Migración y Urbanización.
Los cambios en la relación campo-ciudad se aceleran a partir de las décadas de
1940 y 1950. Las transformaciones
en los sistemas productivos, la
llegada de innovaciones mecánicas al
campo, la mayor disponibilidad de
trabajo en las ciudades y las mejores
condiciones de vida en éstas
provocaron un aumento significativo
de personas que dejaron el campo
buscando mejores expectativas en
las ciudades. La agricultura siguió
siendo, de todos modos, una fuente
de importante empleo, aunque
perdió la capacidad de absorber
mano de obra. Conventillos, cités o
poblaciones periféricas constituyeron
muchas veces el destino de esta población migrante. El déficit de viviendas sociales,
las “tomas” de terrenos, el levantamiento de insalubres poblaciones callampas, las
enfermedades y otros problemas seguirán siendo temas comunes hasta la segunda
mitad del siglo.

c. Agrupaciones de Trabajadores.

En 1936, los trabajadores formaron la Confederación de Trabajadores de Chile


(CTCh), que reunía las organizaciones vinculadas al
anarquismo, al socialismo y al comunismo. De la
CTCh (dividida internamente por su postura
cercana al gobierno) surgió la Asociación Nacional
de Empleados Fiscales (ANEF) en 1943. La Central
Única de Trabajadores (CUT) (Clotario Blest)
surgirá en 1953 como una necesidad de unión
frente a la crisis que vivían los trabajadores en el
gobierno de Ibáñez. La CUT se caracterizó por la
capacidad negociadora con las organizaciones
patronales y el Estado.
Clotario Blest Riffo

28
II. LOS RADICALES EN LA MONEDA Y EL REGRESO DE IBAÑEZ. 1938-1958.

d. La Seguridad Social desde 1930.

A partir de la década de 1930, las políticas sociales logran reducir la mortalidad


general e infantil, lo que aumentó la tasa de crecimiento de la población, que pasó
de 1,4% entre 1920 y 1930 a 2,7% entre 1950 y 1960. De esta forma, tanto el
Estado como la sociedad asumían la responsabilidad de resolver las necesidades
básicas de la población.

Desde la década de los ’30 se aplicarían en Chile un conjunto de políticas de


bienestar social que buscaban garantizar los derechos básicos de sus ciudadanos.
Gracias a ello, un porcentaje importante de la población chilena de los sectores
bajos y medios accedieron a los servicios de salud y previsión, a la cobertura de la
educación pública y a una vivienda. Si bien Chile no llegó a convertirse en un Estado
de bienestar propiamente tal –al estilo europeo-, las políticas y los programas
favorecieron la inclusión de sectores tradicionalmente excluidos del desarrollo
nacional. Entre etas medidas se destacarían:

 La Seguridad Social. En 1924 se creó la Caja del Seguro Obrero Obligatorio,


que benefició en áreas como la salud y pensiones. Los fondos necesarios para
costear los beneficios provenían de los trabajadores contratados, de sus
empleadores y del Estado.
 La Salud. Se creó una red de atención hospitalaria y de consultorios a partir
del 1920. Además se crearon organismos destinados a la protección de la
infancia y la maternidad. Hacia 1952 se crearon las mutuales de seguridad y el
Servicio Nacional de Salud.
 En Educación. Un hito fue la labor cumplida por los gobiernos radicales con el
aumento de las escuelas y la creación de la Universidad Técnica del Estado
(UTE), actual USACH.

e. La Situación del Campo.

Hacia 1940 un gran porcentaje de trabajadores chilenos lo seguían constituyendo


peones e inquilinos. Sin embargo, las mejoras sociales del período fueron un
fenómeno esencialmente urbano y las condiciones de vida de la población
campesina siguieron sujetas a patrones decimonónicos. No existían los contratos de
trabajo y los campesinos en lugar de salarios, recibían cierto pedazo de tierra,
derechos de talaje, raciones de comida y un lugar donde habitar. Los dineros
recibidos eran escasos y no alcanzaban para cubrir sus necesidades.
Antiguos terratenientes, ligados al Partido Conservador en su mayoría, y
organizados en la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA); y los gobiernos de la
primera mitad del siglo XX no había permitido mejoras laborales reales en el agro
chileno. Estimaban que aceptar la sindicalización campesina significaría aumentar
los costos en la producción, y existía la posibilidad de la politización de los campos.
En lugar de reformas parecidas al mundo urbano, se optaba por seguir un plan
paternalista, como el de la colonización de tierras en el sur, que implicaba traslado
de familias hacia la Araucanía y los sectores patagónicos. Lo cual no estuvo exento
de conflictos, tanto con los terratenientes de la zona como con la población
originaria del lugar. (Ej. Matanza de Ranquil, Lonquimay, 1934).
29
II. LOS RADICALES EN LA MONEDA Y EL REGRESO DE IBAÑEZ. 1938-1958.

A pesar de que la estructura de


subordinación a la autoridad patronal
subsistió hasta 1960 junto con la
gran propiedad agrícola, se formaron
sindicatos agrícolas apoyados por la
CTCh y los partidos de izquierda,
sobre todo entre 1939 y 1947. Sin
embargo, estas organizaciones no
tuvieron gran eficacia, ya que no
poseían personalidad jurídica. Una
legislación que dejó al campesinado
fuera de varias disposiciones del
Código del Trabajo y la aplicación de
la ley Maldita contribuyeron a agravar la situación de este sector de trabajadores, el
que debería esperar hasta 1967 cuando se aprobó la ley de sindicalización
campesina para obtener financiamiento y un estatuto legal.

3. LA CULTURA.
La generación de 1938 vinculados a los cambios sociales producidos por la
urbanización y al triunfo del Frente Popular, mostraba la vida de los sectores
populares y los paisajes de provincia. Contó entre sus miembros destacados a
Nicomedes Guzmán, Andrés Sabella, Francisco Coloane y Volodia Teitelboim. Los
movimientos de vanguardia cuestionaron el rol de la creación artística y su carácter
burgués. Lo combaten con publicaciones y creaciones que sin embargo
constituyeron un lenguaje de elite complejo para una población poco ilustrada. En
Chile destacó el creacionismo, con Vicente Huidobro y, en la década de 1930 el
surrealismo de los artistas del grupo Mandrágora. En la actividad teatral, a
comienzos de la década del 1940, tanto la Universidad de Chile como la Universidad
Católica, estrenan obras e inician la promoción de la actividad en calles y escuelas.

Teatro Experimental de la
U. de Chile, 1952

30
II. LOS RADICALES EN LA MONEDA Y EL REGRESO DE IBAÑEZ. 1938-1958.

4. RELACIONES EXTERIORES.
En 1929, Chile firma con Perú el Tratado de Lima, que establece la Línea de la
Concordia, devolviendo la provincia de Tacna al Perú, e incorporando Arica a la
soberanía chilena. En el tratado referido se estipuló que en ambos territorios no
puede haber cesiones a un tercer Estado, sin consentimiento de ambos países.

La Guerra Civil Española, 1936-1939, terminó con el triunfo de los Nacionalistas del
general Francisco Franco quién estableció una larga dictadura. Miles de españoles,
simpatizantes de la República, pasaron al exilio. El gobierno de Chile abrió las
puertas a los refugiados españoles y así lo comunicó a su cónsul Pablo Neruda. El 3
de Septiembre de 1939 arribaron algunos al puerto de Valparaíso a bordo del
Winnipeg, dispuestos a servir al desarrollo económico y cultural del país. En
Septiembre de 1939 estalló la Segunda Guerra Mundial. El 8 de Septiembre Chile
declaró su posición de neutralidad. Sin embargo, después del ataque japonés a la
base naval de Pearl Harbor, en Hawai; y la entrada de EE.UU. en la guerra; Chile
rompió las relaciones diplomáticas con las potencias del Eje y posteriormente, en
1945, como exigencia para participar en la creación de la Naciones Unidas, Chile
declaró la guerra a Japón.
En el gobierno de Pedro Aguirre Cerda se fijaronn los límites del Territorio Antártico
Chileno. Mediante el decreto Nº
1.747 del 6 de noviembre de
1940 los límites se
establecieron entre los
meridianos 53º y 90º de
Longitud Oeste y los paralelos
60º y 90º de latitud Sur.
Siendo el Presidente Gabriel
González Videla, el primero en
su investidura en visitar el
“continente blanco”. En 1952
Chile, Perú y Ecuador firman la
Declaración de Santiago donde
se establecen las 200 millas
marinas o mar patrimonial y en
1954 una Convención pesquera Presidente Gabriel González Videla en su
en donde se reconoce la visita a la Antártica chilena.
jurisdicción marítima de dichos
Estados.

31
II. LOS RADICALES EN LA MONEDA Y EL REGRESO DE IBAÑEZ. 1938-1958.

5. DESARROLLO POLÍTICO.
Los radicales emergen hacia mediados del siglo XIX con una postura ideológica
anticlerical, defensora del Estado laico y buscando el término del autoritarismo
presidencial que los conservadores defendían en aquella época. Ya en las primeras
décadas del siglo XX, el Partido Radical asumió un rol crítico de la hegemonía
oligarca, además fue la fuerza política natural a través de la cual se expresó la clase
media, impulsando reformas sociales y políticas destinadas a generar cambios en el
régimen parlamentario. Una de las características políticas de los radicales más
importantes fue su rol de partido bisagra, es decir, su capacidad para llegar a
acuerdos tanto con sectores de derecha como de izquierda, asumiendo con ello un
papel moderador desde el centro político.

a. El Frente Popular y los Gobierno Radicales


Teniendo su inspiración en los frentes populares franceses y españoles que
permitieron la llegada al gobierno de alianzas de centro izquierda en los años 1935
y 1936, en Chile, el los comunistas plantearon la creación de un Frente que
combatiera a la derecha política y evitara el avance del fascismo. El pacto fue
integrado por el partido Radical, el partido Comunista y los socialistas. En 1938, el
Partido Radical convertido en eje del Frente Popular organizó la campaña que llevó a
la presidencia a Pedro Aguirre Cerda quien presentó un programa basado en la
industrialización, el desarrollo de la educación y la protección de los trabajadores.

32
II. LOS RADICALES EN LA MONEDA Y EL REGRESO DE IBAÑEZ. 1938-1958.

Lema del
Presidente
Gobierno Hechos y obras del período

Pedro Aguirre Cerda


(1938-1941)
 En 1939 se creó la CORFO.
 Se implementa el modelo ISI.
“Gobernar es  Fomentó el desarrollo de la educación técnica,
Educar” industrial y minera.
 1940 se delimita el Territorio Antártico
Chileno.
 Política salarial a favor de los obreros.
 Impulso a la educación primaria y secundaria.

Juan Antonio Ríos  Se crea la Compañía de Acero del Pacífico


(1942-1946) (CAP).

“Gobernar es  Rompe relaciones con el Eje.


producir”  1943 se crea la ENDESA.
 Se descubre petróleo en Manantiales
(Magallanes)
 1945 Gabriela Mistral obtiene el Premio Nobel
de Literatura.
 José María Caro es nombrado Cardenal de la
Iglesia chilena.

Gabriel González  Se crea la Universidad Técnica del Estado.


Videla(1946-1952)
 Se formó la Asociación Chilena Anticomunista
(ACHA).

“Soy un  Se crea la Refinería de Petróleo de Con-Con


radical de (RPC).
izquierda”
 Industria siderúrgica de Huachipato.
 1948: Ley de Defensa Permanente de la
Democracia.
 1949: Plenos derechos cívicos para la mujer.
 1950: se crea la Empresa Nacional del
Petróleo (ENAP).
 Se inaugura la Fundición de Paipote.
 1952 fallece el Padre Alberto Hurtado,
fundador del Hogar de Cristo.

33
II. LOS RADICALES EN LA MONEDA Y EL REGRESO DE IBAÑEZ. 1938-1958.

La ley de defensa permanente de la democracia (1948) –Ley Maldita-

Aprobada con apoyo de la derecha, los radicales y algunos socialistas, en su


Artículo 1 señalaba: “Se prohíbe la existencia, organización, acción y
propaganda de palabra por escrito o por cualquier otro medio del partido
comunista, y en general de toda asociación, entidad, partido, acción o
movimiento, que persiga la implantación en la república de un régimen opuesto
a la democracia o que atente contra la soberanía del país”.

Entre los factores que explican el establecimiento de esta ley está el hecho que
el gobierno de González Videla se alineó con los Estados Unidos en el contexto
de la guerra fría. Además, la estrategia del comunismo de tensionar
socialmente a los gobiernos a fin de conseguir las reformas que perseguían,
provocó la ruptura del pacto comunista-radical. La ley tensionó la relación entre
los distintos partidos políticos, ya que tuvo defensores y detractores y la prensa
de la época la llamará “la ley maldita”. Finalmente, por efecto de esta ley, al
Partido Socialista asumió un protagonismo esencial en la izquierda chilena,
mientras que el Partido Radical cedió el centro político a la Democracia
Cristiana.

La instauración del Sufragio Universal


Femenino

Este proceso se inició con el voto municipal


en 1934 y se profundizó durante el
gobierno de Pedro Aguirre Cerda. La
presencia de diversas instituciones
feministas fue vital en la discusión pública
de este tema, en donde tuvieron una
destacada participación Elena Caffarena y
Amanda Labarca. Se creó la Federación
Chilena de Instituciones Femeninas
(FECHIF) conformando sus integrantes un
amplio espectro político desde liberales
hasta socialistas. Se fundó más tarde la
Comisión de Defensa de la Mujer y también
el Partido Femenino liderado por María de
la Cruz, que apoyaría la candidatura de
Carlos Ibáñez (1952) y sería ella misma
electa como la primera Senadora
constituyendo un hito histórico en 1953.
Sin embargo, estos últimos hechos sólo
fueron posibles por la aprobación en enero
de 1949 de la ley que autorizaba el pleno
derecho de sufragio para las mujeres
chilenas.

34
II. LOS RADICALES EN LA MONEDA Y EL REGRESO DE IBAÑEZ. 1938-1958.

b. Segundo Gobierno de Carlos Ibáñez.


El apoyo al radicalismo fue decayendo hacia los años ’50. La opinión pública
percibía la corrupción creciente en la actividad política, sobre todo en un partido
que llevaba muchos años en el poder. Esta situación política, más la aplicación de
la ley de Defensa Permanente de la Democracia, posibilitaron el regreso de Carlos
Ibáñez del Campo, ahora abanderado del Partido Agrario Laborista, a La Moneda en
1952.

El estilo del segundo gobierno de Carlos Ibáñez pasó por diferentes etapas,
comenzando por el autoritarismo por lo cual solicita al Congreso facultades
extraordinarias para aumentar el control del Estado sobre la economía, detener la
especulación y favorecer la organización de los trabajadores. Aunque ello
posibilitaría la creación de la Superintendencia de Abastecimientos y precios y el
Banco del Estado, provocó gran rechazo en el empresariado y un aumento de la
inflación. El Presidente optó entonces por una línea populista y ello se tradujo en
reajustes salariales a pesar de la inflación y en el apoyo dado a la Central Única de
Trabajadores (CUT) liderada por Clotario Blest.

Ante el aumento de la inflación y sus efectos


sobre los precios que aumentaron las protestas
sociales, el presidente optó por un viraje a la
derecha con un nuevo ministerio que se inclinó
por contratar a la Misión Klein Sacks a fin de
combatir la inflación, situación que provocó las
violentas jornadas de protesta de los años 1957
y 1958. Y es que la misión Klein Sacks
significaba modificar el sistema ISI, al
diagnosticarse que la inflación en Chile obedecía
a un excesivo nivel de demanda, provocado por
el alto gasto público y las restricciones de
Estado al libre mercado. La solución pasaba, por
lo tanto, por la reducción del gasto público y una
disminución de la demanda, lo que se lograba
con la eliminación de los reajustes salariales
automáticos, la reducción del gasto fiscal y el
aumento del impuesto a los bienes suntuarios. A
ello se sumaba la reorganización de la
administración pública, la eliminación de controles estatales sobre los precios, el
aumento del crédito externo y la expansión de las exportaciones. Las medidas,
aplicadas solo parcialmente, tuvieron cierto éxito en la reducción de la inflación,
pero también provocaron una serie de protestas y movimientos sociales lideradas
por la CUT.
A fin de resolver la crisis social, Ibáñez entra en alianza política con el denominado
Bloque de Saneamiento Democrático, un pacto que apoyaba a figuras como Frei y
Allende a quienes acompañaban varios partidos como el Demócrata Cristiano
(recientemente fundado) y los partidos Socialista y Comunista (este fuera de la
ley). En este contexto, la ley electoral de 1959 estableció la Cédula Única de
Votación para terminar el tradicional cohecho, la exigencia de publicar los pactos
nacionales y la revalidación de la ciudadanía de los comunistas. En agosto de 1858
se derogó la “ley maldita”.

35
II. LOS RADICALES EN LA MONEDA Y EL REGRESO DE IBAÑEZ. 1938-1958.

La influencia populista.
Hasta mediados de siglo se dieron diversos
gobiernos populistas en América Latina. Estos se
caracterizaban por representar las masas populares,
prescindiendo muchas veces de la política
partidista, esgrimiendo un discurso personalista, y
encarnándose en ciertos líderes paternalistas, con
ideas vinculadas a la nación, pueblo, modernidad y
rol del Estado. Entre ellos se cuenta a Lázaro
Cárdenas en México, Getulio Vargas en Brasil y Juan
Domingo Perón en Argentina, líder del partido
Justicialista, a quien un golpe de Estado en 1955 lo
obligó a exiliarse. Perón en vinculación con Ibáñez,
instaba a éste a asumir una nueva dictadura
aprovechando la influencia que tenía en ciertos
sectores de las fuerzas armadas y carabineros. A
raíz de ello surgió la Línea Recta que se expresaba
en un grupo de oficiales y suboficiales del Ejército y
de Carabineros cuya finalidad era estar preparados
para apoderarse del gobierno cuando el mandatario
lo dispusiera. Sin embargo, el Presidente eligió el camino de la legalidad,
apegándose a la Constitución de 1925, aunque, como ya se ha dicho, terminará con
grandes dificultades su período.

Para reforzar estos


contenidos accede a:

Unidad 1
Módulo 18

36
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS
ESTRUCTURALES.
Aprendizajes Esperados

 Conocer y comprender los principales aspectos políticos y económicos del período 1958-1973.
 Analizar y valorar los cambios estructurales que se producen en algunas áreas del desarrollo
económico y social entre 1920 y 1973.
 Comprender y analizar la política de los tres tercios y de proyectos políticos excluyentes
determinando sus consecuencias para el país.
 Conocer y comprender el desarrollo de los procesos que condujeron a la extrema polarización y a la
interrupción del sistema democrático en Chile.
 Problematizar las dinámicas que llevaron al quiebre de la convivencia democrática en la década de
1970 y valorar la democracia y el respeto a los derechos humanos como forma de convivencia
cívica.
 Caracterizar el impacto de los procesos históricos mundiales y latinoamericanos en Chile.
 Evaluar los efectos en la calidad de vida de las personas de los principales procesos sociales,
económicos, culturales, políticos y geográficos en Chile durante el siglo XX.

INTRODUCCIÓN.

La década de 1960 es clave a la hora de analizar los sucesos acaecidos en Chile en los últimos 30 años
del siglo XX. Es una etapa en la que cambió la juventud, cambiaron las relaciones entre padres e hijos,
entre patrones y campesinos, entre la autoridad y los estudiantes; incluso cambió la postura de la Iglesia
Católica con la sociedad y además la clase media adquiere gran protagonismo en todos los aspectos.

De algún modo, es en esta década cuando las transformaciones estructurales, que se venían gestando en
décadas anteriores, finalmente se materializan, provocando profundos quiebres en el orden tradicional de
la sociedad y la política. Tales transformaciones fueron impulsadas por políticas de Estado de los
distintos gobiernos, por el contexto ideológico externo e interno, y por la evolución de la cultura, la que
progresivamente consolida los ideales de libertad e igualdad en el mundo occidental.

37
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

1. Desarrollo Económico.

El modelo ISI legado por los radicales se transformó en el pilar de las políticas
económicas de los gobiernos del período. La iniciativa estatal abarcó todos los
sectores productivos, dejando poco espacio al mundo privado. La creación de la
industria estratégica nacional había tenido importantes logros, sin embargo, la
capacidad productiva aún era mediocre, lo que se tradujo en una inflación
creciente. La incapacidad de la industria nacional de competir con los mercados
externos significó también una progresiva fuga de divisas, lo que acentuó el déficit
fiscal y la propia inflación. Aunque hubo iniciativas de disminuir el gasto y de
traspasar sectores productivos al mundo privado (por ejemplo con Jorge
Alessandri), lo cierto es que el Estado aumentó su rol en la economía y, con ello los
gobiernos de turno asumieron mayores responsabilidades en el destino económico
del país.

Un tema destacado de esta etapa fue la Reforma Agraria, proyecto destinado a


transformar la capacidad productiva del campo chileno (cuyo uso era deficitario en
aquellos años), sin embargo, al confundirse con metas sociales, el proyecto no tuvo
los beneficios económicos esperados, generando nuevas aristas de polarización en
la sociedad chilena.

La REFORMA AGRARIA chilena. Sus consecuencias.


Este proceso, durante los gobiernos de Jorge Alessandri, Eduardo Frei y Salvador
Allende, afectó sobre todo a los territorios de la Zona Central y Sur del país,
lugares de división y reasignación de grandes latifundios. El cambio en la tenencia
de la tierra significó también cambios en las formas productivas. Entre sus
consecuencias se encuentran:

 En lo económico: implicó una modernización productiva orientada a


implementar un trabajo intensivo que junto a la diversificación y a las
exportaciones (frutas, derivados agroindustriales y plantaciones forestales)
optimizó la actividad. Surgieron empresas pequeñas o medianas con
desarrollo de una actividad intensiva muchas veces caracterizada por el
monocultivo.

 En lo social: En la zona central, donde buena parte de la población vivía en


zonas agrícolas, se multiplicó el número de pequeños y medianos propietarios
y prácticamente se puso fin al sistema de inquilinaje. Después de 1973 al
interrumpirse el proceso, muchos vendieron sus tierras y se transformaron en
obreros agrícolas, aunque no volvieron al ancestral sistema de inquilinaje. En
ello la ley de sindicación campesina fue un aporte en la toma de conciencia
de los trabajadores campesinos, respecto de sus derechos.

38
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

 En lo político: El proceso contribuyó a la polarización política y social, sobre


durante el gobierno de Allende. La derecha consideraba las expropiaciones
atentatorias del derecho a la propiedad. Los terratenientes no aceptaban la ley
de sindicación campesina que los comprometía en sus obligaciones patronales.
Por otra parte, cierto sector de campesinos, además de adquirir conciencia de
sus derechos, adoptan formas de lucha revolucionaria incitados por la sección
rural del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Se producen tomas de
terrenos muy violentas que tienen, de parte de los propietarios, diversas
formas de respuesta, como el boicot productivo. Hubo enfrentamientos directos
entre terratenientes y campesinos, muchas veces con intervención de
carabineros.

Después del golpe de Estado, el gobierno militar intervino en el proceso, devolvió


aproximadamente el 30% de las tierras expropiadas y permitió que los beneficiados
con la reforma vendieran sus tierras.

2. Los Cambios Sociales.

En el Chile de los años 60 y 70, y en el


contexto de la polarización ideológica de la
Guerra Fría, la sociedad experimentó
transformaciones en el ámbito de la
participación ciudadana. La ampliación del
sufragio fue uno de los mayores ejemplos.
Esto, indudablemente iba de la mano con la
mayor cobertura de la educación, tanto para
la clase media como para los sectores
populares, y en el caso de éstos últimos,
para el historiador Gabriel Salazar: los niños
y jóvenes populares que se formaron en el
período 1938-1973, lo hicieron rodeados de
crecientes expectativas de “integración a la
modernidad”, que podían realizarlas tanto si
se incorporaban al estrato obrero o al estrato
de los empleados. Para ellos, a la inversa del
pasado, el futuro estaba abierto, porque la
lucha por ese futuro no se cerraba. Las
posibilidades estaban allí, pero ¿qué tenía
que hacer el joven peonal, obrero o de clase
media para aprovecharlas?
Fundamentalmente dos cosas: la primera, estudiar hasta “ser más que los padres”;
la segunda, involucrarse en política, para perfeccionar las vías de ascenso social e
integración real a la modernidad.

39
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

a. Rol de la Universidad.

Entre 1906 y 1973 la Universidad fue el origen institucional del protagonismo


histórico de las juventudes chilenas. Una trinchera legitimada y protegida, señala el
mismo autor, por la majestad de la ciencia, pero impulsada a gritos por la vieja
“cuestión social” que se había encarnado en ella para no salir jamás. La Universidad
engendró la generación estudiantil de mayor protagonismo en la historia nacional:
la del ´68. Con ésta culminó no sólo la presencia pública del movimiento
estudiantil, sino también la influencia de la Universidad en la marcha de la sociedad
nacional.

“En junio de 1967 los jóvenes rechazaron la continuidad del Rector


Alfredo Silva Santiago y en agosto del mismo año los estudiantes se
tomaron la Casa Central de la Universidad Católica de Chile solicitando la
designación de un prorrector que organizara un claustro pleno para elegir
a un nuevo rector y la participación del estudiantado en la elección. La
toma de la Universidad precipitó la renuncia de Alfredo Silva Santiago y el
cardenal Raúl Silva Henríquez nombró prorrector al arquitecto reformista
Fernando Castillo Velasco, quien fue confirmado en el cargo por el
Vaticano y por un claustro pleno en el que participaron los estudiantes”.
Fuente: memoriachilena.cl

“Los universitarios chilenos se insertan en el proceso de reforma


universitaria influidos externamente por el seminario católico de Buga
en Colombia (febrero de 1967). Ese año los estudiantes de la Universidad
Católica de Valparaíso (UCV) protagonizaron un prolongado paro
exigiendo el compromiso de la universidad con los problemas del país y
una mayor participación estudiantil. A este movimiento siguieron las
movilizaciones en la Universidad Católica de Chile en 1967 y al año
siguiente en la Universidad de Chile, la Universidad Técnica Federico
Santa María, la Universidad Técnica del Estado y la Universidad de
Concepción. En todos ellos primaban los objetivos de democratización, de
participación de la comunidad universitaria plena en la toma de
decisiones, la mejora de la formación académica y la inserción de la
universidad en el desarrollo del país”.

En Sociedad. Educación Media 3° Ed. Santillana 2011(adaptación)

40
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

3. La Cultura y la Masificación de las Comunicaciones.


En los años sesenta y setenta se masificaron los
nuevos medios de comunicación: la radio, los discos,
la televisión y el cine contribuirán al contacto masivo
con la música, películas, moda y espectáculos. El
mueble de radio dio paso a otras expresiones
variadas como la radio portátil, los discos, y más
tarde el casete. Se masificó la televisión sobre todo
asociada al Mundial de Fútbol de 1962. La música
experimentaría una gran diversificación acorde con
la época: la Nueva Ola, música popular de
entretención y drama juvenil, influida por lo
extranjero (EE.UU., Francia, España e Italia), es una
clara muestra del avance del rock y la balada.
Algunos de los cantantes y grupos nacionales
adoptan nombres en inglés (Ramblers, Buddy
Richard, Peter Rock); otros triunfan con nombres
propios o adaptados en español (Cecilia, el Pollo
Fuentes, Luis Dimas), apareció la producción discográfica, los fans club y los
espectáculos masivos.

Con propuestas alternativas de gran calidad (Blops, Jaivas, Agua Turbia); algunos
grupos experimentaron o siguieron de cerca al Hippismo, con símbolos y formas de
presentarse que demuestran un estilo de vida distinto de la institucionalidad
tradicional. Era común contratar música en vivo para los eventos familiares como
casamientos y cumpleaños y eso hacía que proliferaran grupos juveniles
interesados en hacerse conocidos en el contexto de esta música popular.

Otra manifestación artística de la época fue la llamada Nueva Canción Chilena,


comprometida socialmente, con referentes como la trova cubana de Pablo Milanés
y Silvio Rodríguez; y basada también en lo
autóctono (Violeta Parra). En este contexto se
inscriben artistas y compositores de renombre
como Víctor Jara, Isabel y Ángel Parra, Rolando
Alarcón y Patricio Manns, entre otros, y grupos
como el Quilapayún e Inti Illimani. Muchos de
estos cantantes y grupos actuaban en las
poblaciones periféricas difundiendo el ideario
revolucionario. En un plano más conservador y
demostrando las diversas posturas ideológicas de
la época, el denominado Neofolklore se hace
presente con las Cuatro Brujas, Pedro Messone,
Los Cuatro Cuartos y otros que demuestran gran
calidad musical y que comparten lugares con los
clásicos argentinos, los Chalchaleros.

41
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

En literatura, el fenómeno latinoamericano y


chileno es notable entre los escritores que
comparten sus obras publicadas por la década
del 60 y 70. Destacan, entre muchos, Jorge
Edwards, José Donoso, Poli Délano y Antonio
Skármeta. La poesía está representada por
Jorge Teillier, Gonzalo Millán, Nicanor Parra y
Armando Uribe Arce. Pablo Neruda,
comprometido políticamente, recibe el premio
Nobel de Literatura en 1971. En América,
Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa,
Julio Cortázar y muchos otros, conforman el
boom de la literatura latinoamericana.

En la plástica, el Grupo Signo


donde figuran José Balmes y
Gracia Barrios, irrumpe con el
informalismo pictórico hacia
1960 y se da paso más tarde a un
arte conceptual vinculado a la
crítica social. Se utilizará el
espacio público como medio de
pr ote sta y apa r ec e rán l as
brigadas muralistas (Ramona
Parra). El cine, que renace
después de la década de 1950, por
los documentalistas al alero del
Estado y de las universidades, ve
surgir a fines de 1960 un grupo Mural “El primer gol del pueblo chileno”.
preocupado por la temática social, Roberto Matta. Brigada Ramona Parra. 1971
la pobreza y las injusticias.
Destacan Miguel Littin, Patricio
Guzmán, Helvio Soto y Aldo Francia entre otros, y entre las películas sobresalen el
Chacal de Nahueltoro y Valparaíso mi amor .

En el teatro, destacan las compañías


experimentales de las Universidades de
Chile y Católica, la compañía ICTUS y el
programa humorístico de la Manivela. La
televisión fue también una expresión en
esta época de cambios. Las
universidades desarrollaron la televisión
en Chile partiendo con la Universidad
católica de Valparaíso que emitió
programas en forma experimental. Tras
el proceso de reforma universitaria, los
canales de televisión se convirtieron en
espacios de lucha política como es el
caso del polémico programa “A esta
hora se improvisa” del canal de la
Universidad Católica.

42
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

4. Relaciones Exteriores.

La década de 1960 fue muy activa en cuanto a


las relaciones exteriores del país. Al igual que
en el resto de América, se hicieron sentir los
efectos de la Revolución Cubana, triunfante en
1959. En este contexto, durante el gobierno de
Jorge Alessandri Chile pasó a formar parte de
la Alianza para el Progreso y rompería
relaciones diplomáticas con Cuba. El país
ingresó a la ALALC (Alianza Latinoamericana
de Libre Comercio); y debió enfrentar la
ruptura de relaciones diplomáticas con Bolivia, John Kennedy Fidel Castro
en este último caso, debido a las disputas por
las aguas de los ríos Lauca y Silala.

También se intensificaron los problemas con Argentina; de hecho, al comenzar la


década las cancillerías de Chile y Argentina firmaron los Pactos de los Sesenta,
documento que contenía una serie de puntos limítrofes en disputa. Pero fue la
situación del Alto Palena lo que concentró la atención en el período. Finalmente el
litigio sería resuelto por el arbitraje de su Majestad la Reina Isabel II de Inglaterra,
fallo que acogió en gran medida la posición chilena. Por otra parte, en 1965 hubo
un intercambio de fuego entre carabineros y gendarmería argentina, en el sector
de Laguna del Desierto, también en disputa con Argentina, resultando muerto el
teniente chileno Hernán Merino Correa.

5. DESARROLLO POLÍTICO.

La política chilena de la segunda mitad del siglo XX estuvo influenciada por


diferentes factores de cambio, entre los que se pueden mencionar: los efectos de la
Guerra Fría, el desarrollo del pensamiento de izquierda en Chile, el rol de Estados
Unidos en la región, el empoderamiento de las mujeres y de los sectores
campesinos, etc. Las transformaciones del período van a desembocar en dos
procesos paralelos: la “sobreideologización” de la sociedad chilena y, producto de
ello, la natural polarización política de ésta.

En Chile, la influencia del socialismo pro-soviético era importante, ello debido a que
los sectores obreros se habían organizado tempranamente en partidos que tenían al
socialismo como fundamento doctrinario (Partido Comunista, 1922). Por otra parte,
la izquierda chilena era un sector en continuo crecimiento electoral, lo que tarde o
temprano se tradujo en un enfrentamiento con sectores políticos y sociales más
tradicionales. A lo anterior se suma el retroceso del Partido Radical, tradicional
partido de centro, capaz de convivir políticamente con sectores de izquierda o de
derecha por igual. Esta situación tiende a desaparecer con la decadencia de los
radicales y el surgimiento de una nueva fuerza que ocupa el centro político, la
Democracia Cristiana (1957); partido con un proyecto ideológico definido, y que se
sustenta en el humanismo cristiano y el pensamiento social de la Iglesia Católica;
de este modo la construcción de acuerdos no será una de sus prioridades cuando
lleguen al poder en 1964.

43
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

Las transformaciones electorales también fueron un factor esencial en este período.


Estos cambios abarcaron dos esferas; por una parte el aumento del electorado y,
por otra, la distribución de éste. En términos absolutos, el número de votantes se
incrementó en cincuenta años (1920-1970) de 167.000 a casi 3.000.000, ello como
consecuencia del natural crecimiento de la población, la incorporación de los
sectores campesinos al electorado y, sobre todo, la participación de la mujer. Esta
masa de votantes va a distribuirse en los llamados tres tercios de la política chilena.

Tradicionalmente el voto del inquilinaje permitió a los partidos de derecha contar


con un fuerte control en el Congreso, sin embargo, en la medida que los
campesinos abandonan el campo y se dirigen a la ciudad, este poder electoral
decae, situación que se acelera aún más producto de la Reforma Agraria. Por otra
parte, el poder electoral tradicional de los partidos de derecha decae
progresivamente producto de los cambios en el sistema electoral (cédula única de
votación, 1958) al ponerse fin al cohecho y al fraude. Como consecuencia de lo
anterior, son los partidos de izquierda los que ven aumentar su electorado en el
período.

El partido Comunista desapareció del mapa electoral debido a la ley “Maldita”; ello
redundó en que el partido Socialista adquiriera el protagonismo de la izquierda y,
con él, la figura de su líder natural, Salvador Allende. Finalmente, en el centro
político se consolida la Democracia Cristiana, cuyo electorado se mostró
desencantado de la derecha y temeroso de la izquierda.

Distribución de los nuevos votantes. Chile ,1918 –1973


Nuevos votantes captados por porcentajes

Nuevos vo-
Derecha Centro Izquierda
tantes
1918–37 231,6 23,5 30,7 27,0
1937-69 1.895,3 15,2 38,1 38,8
1969-73 1.379,6 23,5 22,0 40,3

Fuente: Borón (1971) y Valenzuela (1978).

Nota: En la derecha se incluyen los Partidos Liberal y Conservador; en el centro, los Partidos Demócrata-
Cristiano, Radical y Agrario Laborista; y en la izquierda, los Partidos Socialista y Comunista. A partir de
1965, la mitad de los votos radicales son incluidos en la izquierda y la otra mitad en el centro. Los votos
por sector no suman el total de votantes por cuanto no incluyen a los independientes y partidos políticos
no mencionados previamente.

44
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

La Polarización de la Política Chilena (1964-1973)

El triunfo de la Revolución Cubana 1959) hizo pensar que el proyecto revolucionario


sería posible en toda América Latina. En Chile entre las posturas más radicales
estuvieron el Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) formado en 1965 y que
tuvo en el Che Guevara a uno de sus más importantes referentes. En 1969 y 1971
respectivamente se formaron el Movimiento de Acción Popular Unitaria (MAPU) y la
Izquierda Cristiana (IC), ambos escindidos de la Democracia Cristiana y que
reunieron a los llamados “cristianos por el socialismo”.

Luego del gobierno de derecha de Jorge Alessandri, y en consonancia con la ola de


expectativas que se desató en el mundo en la década de 1960; distintos grupos
tomaron la bandera de la revolución social y económica. Algunos la planteaban
dentro del esquema democrático tradicional de la república, en cambio otros
llegaron a pensar en la insurrección armada. Así, frente al avance de la izquierda y
de los grupos de orientación popular, sectores de la clase media fueron
abandonando el proyecto democristiano y dieron su apoyo a la derecha, que
renacida en 1966 como el Partido Nacional, rápidamente comenzó a aumentar su
apoyo hacia 1970.

6. GOBIERNOS DEL PERÍODO.

a. Gobierno de Jorge Alessandri Rodríguez (1958-1964).


En las elecciones de 1958, el candidato Jorge Alessandri apoyado por las fuerzas
de derecha triunfó sobre el candidato del FRAP, Salvador Allende por un estrecho
margen de votos. El presidente reafirmó el protagonismo empresarial de su
gestión (“revolución de los gerentes”). Su labor orientada a superar el atraso del
país, afectado por la deuda externa (sobre todo con EE.UU.), el déficit fiscal y la
inflación, suponía la aplicación de un proceso de modernización capitalista en el
cual cumpliría un papel fundamental la empresa privada con el apoyo del aparato
estatal. Más grave se tornó la situación nacional con el terremoto de 1960, que
arrasó con Valdivia y muchas otras localidades en el sur del país.

Efectos del terremoto de Valdivia en 1960

45
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

Una solución basada en el fin de los controles de precios y la disminución de las


subvenciones estatales a las empresas, un aumento de la inversión extranjera y la
disponibilidad de créditos para
el empresariado del país, unido
a una apertura controlada hacia
el exterior, no tuvo los
resultados esperados. Derivó
ello en el descontento general
que, junto con la retirada de los
administradores técnicos del
sistema que habían
protagonizado la fallida
“revolución de los gerentes”, y
el regreso de los políticos de
derecha que buscaron
infructuosamente una solución,
Campeonato Mundial de Fútbol de 1962
más el fortalecimiento de la
izquierda y del partido
Demócrata Cristiano, produjo en la derecha una crisis que tendría grandes
consecuencias en su inmediato futuro político.

Hechos importantes vinculados al gobierno de Jorge Alessandri


Rodríguez:

 Se intenta controlar y reducir el proceso inflacionario. Se produjo el


cambio del peso por el escudo, en el campo monetario.
 En obras públicas se hizo la pavimentación del camino longitudinal
Sur desde Santiago a Puerto Montt y la reconstrucción del Sur,
devastado por el terremoto de 1960.
 Un Decreto con fuerza de Ley (DFL-2), permitió la construcción de
viviendas económicas.
 Se promulgó la primera Ley de Reforma Agraria confiándose su
aplicación a la Corporación de la Reforma Agraria (CORA).
 Se realizó la construcción de más de mil escuelas primarias, 40 liceos
y 39 establecimientos de enseñanza profesional.
 Se establece la Televisión bajo el control de las Universidades.
 En 1962 Cuba fue expulsada de la OEA, en la VIII Reunión de
Consulta de Cancilleres, en Punta del Este, Uruguay. Chile apoyó la
moción y rompe relaciones con este país.
 Súbita ruptura de relaciones con Bolivia, por el aprovechamiento
chileno de parte del caudal del río Lauca en el regadío de Azapa.

46
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

EE.UU. y América Latina en los años ’60.

Ante el temor de que la Revolución socialista se


expandiera por Latinoamérica, Estados Unidos
(EE.UU.) ofreció su cooperación a los países de
América Latina para la implementación de reformas
económicas y sociales graduales que permitieran
apaciguar la explosiva situación social de los años
sesenta. En 1961, el presidente John Kennedy, junto
con varios mandatarios del continente, inauguró la
Alianza para el Progreso, plan que buscaba impulsar
reformas estructurales en la región y fortalecer la
democracia, conteniendo el avance de la izquierda.
Asimismo, se desarrolló la Doctrina de Seguridad
Nacional, según la cual quienes pertenecían a este
sector político eran considerados “enemigos internos”
que amenazaban la seguridad interior del país. Para
combatir a los potenciales insurgentes, EE UU habilitó
la Escuela de las Américas en Panamá, con un
programa de entrenamiento para altos mandos
militares en la lucha antiguerrillera. Cuba por su parte
juega un importante rol en la “crisis de los misiles” de
1962, capitulo considerado como una de las más serias
y peligrosas manifestaciones de la Guerra Fría.

Un nuevo escenario político: la Democracia Cristiana y el nuevo centro


político.

En 1957, tras la desaparición del ibañismo, algunos grupos de esa tendencia se


fusionaron con la antigua Falange y con otras organizaciones católicas progresistas
y constituyeron el Partido Demócrata Cristiano. Este partido se presentó más
pluralista, particularmente entre los electores no-católicos y de clase media baja,
ya que si bien su raíz seguía siendo la Falange, junto a los cambios institucionales
se había producido una significativa renovación de las ideas políticas. La
Democracia Cristiana trató de ocupar una posición equidistante entre la derecha
tradicional y los dos partidos marxistas. “La simpatía de los sectores medios hacia
la Falange, se produjo porque en su programa planteaba, la estructuración de una
sociedad en la que los individuos y la comunidad se consideraban elementos
inseparables de un solo todo orgánico, y estaban ligados por la solidaridad
cristiana” (Julio Faúndez, historiador).

47
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

El “Naranjazo”

En marzo de 1964, la diputación de Curicó quedó vacante tras la muerte de


su representante, Óscar Naranjo. Como candidato para la elección
complementaria, el Frente Democrático tomó una decisión poco afortunada:
Rodolfo Ramírez, hombre asociado a las elites locales y aliado de los
terratenientes. El FRAP, con mucha astucia, designó como candidato al hijo,
del mismo nombre, del fallecido diputado; un joven médico conocido por sus
obras de caridad (…) A esta votación se le dio carácter de plebiscito nacional
sobre la política de Alessandri (…) EL FRAP obtuvo el 39,2%, la derecha
obtuvo el 32,5% y la Democracia Cristiana un 27,7% (…) Esto provocó la
desintegración del Frente Democrático y el apoyo del partido Conservador y
del partido Liberal al candidato a la presidencia de la Democracia Cristiana,
Eduardo Frei Montalva. Era el mal menor antes del socialista Salvador Allende
Gossens.
Fuente: Texto 3° ED. ZIG-ZAG

b. Gobierno de Eduardo Frei Montalva: 1964 a 1970.

La Democracia Cristiana lofró derrotar a la poderosa izquierda en las elecciones de


1964. La movilización de los jóvenes, las consignas que produjeron alto impacto
como la de la “Revolución en libertad”, las marchas y los discursos encendidos y
un gigantesco aparato propagandístico en el cual no faltó el apoyo y el
financiamiento externo, especialmente de EE.UU., temeroso del avance de la
izquierda en plena Guerra Fría. En las elecciones se observó que una buena parte de
la derecha política votó por la candidatura de Frei Montalva, que aparecía como un
mal menor frente a la amenaza que significaba la figura de Salvador Allende,
nuevamente candidato de la izquierda. El triunfo de Eduardo Frei en 1964, con el
56% de los sufragios, y la gran derrota de los antiguos liberales y conservadores en
las elecciones parlamentarias de 1965, traería la desaparición de los tradicionales
partidos derechistas, Liberal y Conservador, los que más tarde (1966), fundarían el
Partido Nacional.

48
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

La Revolución en Libertad.

“Ustedes, jóvenes que han marchado,


son mucho más que un Partido, son
mucho más que un hecho electoral. Son
verdaderamente la Patria Joven que se
ha puesto en marcha.
En una hora en que muchos chilenos
dudaban en el destino de su propia
Patria, en una hora en que muchos creían
que nuestra nación había perdido la
vitalidad, y que no tenía mensaje que
enseñar, en una hora en que muchos
temblaban y comenzaban a preparar su
fuga de Chile, en una hora en que parecía
para muchos este país se desintegraba y
en el corazón de tanto y tanto pobres
había como una especie de amargura y
escepticismo sobre las instituciones, las
leyes y los hombres que dirigía su Patria,
Uds. han traído una respuesta, respuesta
que es una afirmación de fe frente a la
duda, que es una afirmación de valor
frente a la cobardía”.

Fuente: Discurso de Eduardo Frei M.


Parque Cousiño el 21 de junio de 1964.
En Cristián Gazmuri: “Eduardo Frei Montalva
(1911-1982).

En materia económica, la Democracia Cristiana (DC) basó su diagnóstico en el


informe económico de la CEPAL (Comisión Económica Para América Latina), acerca
del subdesarrollo en América Latina. En este sentido, un aspecto central del
desequilibro económico de Chile, estaba en la ineficacia del área agrícola y en la
excesiva dependencia de las exportaciones mineras, cuestiones, que según la DC,
actuaban como un freno al proceso industrializador. Pero, para la Democracia
Cristiana, los desequilibrios económicos no se resolvían tomando medidas
exclusivamente económicas. La eficacia de las medidas técnicas aplicadas para
corregir al modelo dependía mucho de la existencia de un adecuado contexto socio
-económico. Los dos problemas principales que obstaculizaban el cambio en Chile
eran la participación y la representación. Esta concepción en la que se vinculaban
desarrollo político y desarrollo económico, se convirtió en la base de la “Revolución
en Libertad” del partido Demócrata Cristiano. Las reformas políticas del programa
se referían a tres puntos básicos:

49
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

 Creación de una red de organizaciones vecinales, que sirvieran de canales de


participación para la comunidad, por un lado, y para las autoridades
estatales o comunales, por otro. Este aspecto del programa era conocido
como “promoción popular” y estaba pensado principalmente para los
pobres de la ciudad, que carecían de organización.

 Reforma de la legislación sindical, que actuara como un incentivo para


aumentar los niveles de sindicalización y al mismo tiempo liberara al
movimiento laboral de su dependencia de los partidos políticos.

 Reformas de la Constitución, para entregar al Ejecutivo la iniciativa exclusiva


para legislar sobre materias claves de la política económica.

En 1965, el gobierno de Eduardo Frei Montalva inició una reforma educacional


orientada a masificar y mejorar la calidad de la enseñanza. El ciclo primario fuera
elevado a ocho años y el secundario quedó en cuatro. Éste además quedó dividido
en científico humanista y técnico profesional. Se crearon nuevos establecimientos y
se capacitaron a los profesores para enfrentar la nueva demanda educacional. En
cuanto a las Universidades, se suprimió el bachillerato como prueba para acceder a
la Universidad, creándose la Prueba de Aptitud Académica (PAA). Por otra parte, en
esta década se iniciaría un amplio proceso de reforma en todas las universidades
chilenas, los cuales se precipitaron por los movimientos de estudiantes y profesores.

En materia habitacional, y con el objetivo de reducir el déficit de casas en Chile, el


gobierno creó el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, para implementar una política
basada en la entrega de soluciones habitacionales, especialmente para los sectores
más desposeídos.

La Reforma Agraria en el gobierno de Eduardo Frei.


Hacia la segunda mitad del siglo XX era evidente el bajo crecimiento del sector
agrícola en relación con el resto de las áreas económicas del país. Además existía
una tasa decreciente del empleo rural que se tradujo en una menor contratación
de personas, lo que condicionó su migración a las ciudades. Por otro lado, la caída
de la productividad agrícola se tradujo en el crecimiento de las importaciones de
alimentos para satisfacer las necesidades de la población. Además, el control de
precios sobre los alimentos, mecanismo
aplicado sobre todo a partir de la década de
1940 a fin de combatir la inflación,
desincentivó la producción agrícola. De esta
forma, al comenzar la década de 1960, la
presión por una reforma agraria volvió a
manifestarse en la sociedad chilena. Esta vez
contó con el respaldo de la Iglesia Católica que
repartió sus propias tierras entre los
campesinos y con el apoyo de Estados Unidos
a través de la “Alianza para el Progreso”.

50
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

Enfrentado a las presiones, el gobierno de Jorge


Alessandri promulgó en 1962 la primera ley de Reforma
Agraria, la que permitió redistribuir tierras estatales
entre campesinos y organizar instituciones fiscales para
llevar a cabo la reforma en el campo. Con la llegada al
poder de Eduardo Frei y la Democracia Cristiana, el
proceso de reforma agraria alcanzó un impulso
vertiginoso. Bajo el lema "la tierra para el que la trabaja"
el programa reformista del nuevo gobierno buscó la
modernización del mundo agrario mediante la
redistribución de la tierra y la sindicalización campesina.
Para lograr este objetivo se promulgó una segunda ley
de Reforma Agraria y otra ley que permitió la
sindicalización campesina (1967). Sobre la base de estos
dos instrumentos legales se expropiaron alrededor de
1.400 predios agrícolas, 3,5 millones de hectáreas, y se
organizaron más de 400 sindicatos que sumaron más de
100 mil campesinos. Al mismo tiempo, comenzaron a
producirse huelgas y tomas masivas de predios que polarizaron a la sociedad agraria
chilena.

La CHILENIZACIÓN del cobre.


En relación con la minería, el gobierno de Eduardo Frei modificó la propiedad de la
gran minería del cobre, que estaba en propiedad de empresas norteamericanas. El
programa de gobierno democristiano proponía un conjunto de reformas
estructurales, destacando una nueva política cuprífera conocida como la
“chilenización del cobre”, que consistió en negociar la propiedad de los
yacimientos, a un precio muy conveniente para las compañías extranjeras, con la
finalidad de reservar para el Estado el 51% de las acciones (1964).

Esta acción permitió la intervención chilena en la propiedad y dirección de la gran


minería del cobre mediante la asociación con el capital
extranjero; asimismo, proponía un aumento sustancial
de la producción mediante fuertes inversiones y la
refinación completa del cobre en nuestro territorio
(1966). En plena marcha de este proceso, el alza del
precio del cobre y las altas utilidades de las
corporaciones norteamericanas, reavivaron en la
opinión pública el debate sobre una nacionalización
total, obligando al Gobierno a poner en marcha la
llamada nacionalización pactada.

La participación de capitales estatales en las decisiones


mineras incentivó las inversiones en la minería del
cobre. De esta manera, al finalizar el gobierno de
Eduardo Frei Montalva, el camino a la nacionalización
integral de la gran minería del cobre quedó abierto, y
fue recogido por las candidaturas presidenciales de
Afiche de la Chilenización Radomiro Tomic y de Salvador Allende.
Del Cobre

51
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

c. Gobierno de Salvador Allende Gossens.


En las elecciones presidenciales de 1970. Allende fue apoyado por la Unidad
Popular, conformada por los partidos socialista, comunista, radical, socialista
democrático, la alianza popular independientes (API) y el Mapu. Obtuvo 1.070.334
votos, superando por algo más de 30.000 sufragios (aproximadamente 1%) a
Jorge Alessandri apoyado por la derecha, y por un margen mayor, a Radomiro
Tomic, el candidato DC. La estrecha ventaja obtenida obligaba al Congreso
Nacional a pronunciarse sobre las dos primeras mayorías. Tradicionalmente, el
procedimiento era una ratificación de la mayoría simple, pero en esta ocasión, la
llegada de un presidente marxista al poder hacía cambiar categóricamente el
escenario. Había gran presión para que no se votara por el candidato de la U.P. y
algunos pensaban incluso, que era el momento de la intervención militar.

El asesinato del General Rene Schneider, Comandante en Jefe del Ejército en 1970,
por un comando de ultraderecha vino a complicar aún más la situación. Tal acción,
aparte de significar un asesinato de gran impacto en la opinión pública, obró para
que la democracia cristiana decidiera ratificar el triunfo de Allende, exigiendo, sin
embargo al futuro gobierno la firma de un estatuto de garantías constitucionales,
en el que Allende se comprometía a respetar la institucionalidad vigente,
pluripartidismo incluido. De esta forma se elegía al primer candidato marxista en la
historia nacional.

"Artículo 9°. – La Constitución asegura a todos los ciudadanos el libre


ejercicio de los derechos políticos, dentro del sistema democrático y
republicano. Todos los chilenos pueden agruparse libremente en partidos
políticos, a los que se reconoce la calidad de personas jurídicas de derecho
público y cuyos objetivos son concurrir de manera democrática a
determinar la política nacional.
Los partidos políticos gozarán de libertad para darse la organización interna
que estimen conveniente, para definir y modificar sus declaraciones de
principios y programas y sus acuerdos sobre política concreta, para
presentar candidatos en las elecciones de regidores, diputados, senadores
y Presidente de la República, para mantener secretarías de propaganda y
medios de comunicación y, en general, para desarrollar sus actividades
propias. La ley podrá fijar normas que tengan por exclusivo objeto
reglamentar la intervención de los partidos políticos en la generación de los
Poderes Públicos.
Los partidos políticos tendrán libre acceso a los medios de difusión y
comunicación social de propiedad estatal o controlados por el Estado, en
las condiciones que la ley determine, sobre la base de garantizar una
adecuada expresión a las distintas corrientes de opinión en proporción a los
sufragios obtenidos por cada una en la última elección general de
diputados y senadores o regidores".

Extracto del Estatuto de Garantías Democráticas.


Proyecto presentado a la Cámara de Diputados el 8 de Octubre de 1970

52
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

De acuerdo con su programa, la Unidad Popular y el


Presidente Allende pusieron sus esfuerzos en lograr la
nacionalización del cobre, símbolo de su campaña
presidencial. El proyecto de reforma constitucional
enviado al Congreso debía hacer posible la plena
nacionalización del apreciado mineral. El proyecto fue
aprobado por la unanimidad de los congresistas y de
este modo se convertía el Estado en el único
propietario de los yacimientos de la Gran Minería al
traspasarse el 49% del capital que aún pertenecía a
inversionistas extranjeros, anulándose de esta forma
los compromisos con las compañías extranjeras, las
que no recibieron compensaciones en virtud de que se
estimaba que las ganancias percibidas durante tantos
años constituían pago suficiente.

Los yacimientos nacionalizados fueron Chuquicamata,


la Exótica, el Salvador, Andina y El teniente y fue
CODELCO la empresa estatal que se hizo cargo de su
explotación. El mismo día en que se aprobó la ley, por
la tarde, en una multitudinaria concentración en
Rancagua, el presidente Salvador Allende se dirigió al
país señalando que: "Chile va nacionalizar el cobre en
virtud de un acto soberano. Acto soberano que incluso
está consagrado en las resoluciones de las Naciones
Unidas, que establecen que los países tienen derecho a
nacionalizar sus riquezas básicas".

Ley de Nacionalización del Cobre.

El 11 de julio de 1971 el Congreso


Nacional de Chile aprobó la reforma
constitucional (ley N° 17.450) que
nacionalizó los yacimientos de la Gran
Minería del Cobre, el principal producto
de exportación del país.

Debido a la importancia del cobre para


la economía nacional, a la unanimidad
con que fue aprobada en el Parlamento
la referida ley, al punto de ser
considerada la “segunda independencia nacional”, la nacionalización se ha
mantenido hasta la fecha, aún cuando se han flexibilizado las leyes para
concesionar a privados la producción de nuevos yacimientos.

53
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

Por otra parte la reforma agraria se intensificó sobre la base del concepto de pro-
piedad social que propiciaba la expropiación y la posterior repartición de las tierras
en el campesinado. El proceso tuvo dificultades de diversa índole partiendo por las
tomas de terreno llevadas a cabo para presionar las expropiaciones y también por
el hecho de que la falta de capacitación y compromiso de los involucrados en los
beneficios de la reforma hacía que en muchos campesinos pesara más bien el uso
de una propiedad exclusiva antes de integrar equipos de trabajo en asentamientos
o socios de cooperativas. Agravó también el proceso la falta de insumos
(maquinarias o semillas) lo que provocaba una menor producción.

El esfuerzo social.
El gobierno de Allende realizó notables alfabetización para aquellos sectores
esfuerzos para mejorar la calidad de que hasta ese momento estaban
vida de los grupos más pobres y destacó marginados de la educación regular.
especialmente en educación, salud y Es creada la editorial Quimantú, con
vivienda. La educación preescolar ediciones eran de bajo costo con el fin
aumentó con la creación de 122 nuevos de que fueran de fácil acceso para la
jardines infantiles. El Estado logra mayoría de la población. En materia de
mantener más de 6800 escuelas básicas salud se hicieron inversiones en la
con casi 2,5 millones de alumnos construcción de hospitales y
entregando más de 6 millones de textos consultorios; a ellos se suma el
escolares. Al mismo tiempo aumenta programa de nutrición “medio litro de
considerablemente el número de leche para cada niño chileno”. En
colegios secundarios y establece la materia de vivienda se construyeron
gratuidad en los estudios universitarios. cerca de 50.000 nuevas casas
La educación para adultos también destinadas preferentemente a los
realiza avances importantes al aplicarse sectores populares.
un plan de

El área de propiedad social.


El gobierno de Salvador Allende inició el como el control de la producción, la
proceso de estatización de la banca comercialización de bienes a precios
como medida para democratizar el regulados, la determinación de las
acceso al crédito y a los recursos prioridades en el manejo de materias
financieros. A partir de 1971 la mayor primas y la optimización del empleo.
parte de la banca pasó a manos del Los procedimientos utilizados en la
Estado. La reforma agraria y la conformación de esta área social fueron
nacionalización iban en procura de la expropiación de empresas o la
producir un cambio estructura en la intervención de ellas por parte de
economía y de esta forma colocar al funcionarios estatales. Como el
Estado en el centro de la economía bajo Congreso rechazó las leyes que
criterios socialistas. Este propósito es el permitían la estatización, el ejecutivo
que se identifica con la creación del recurrió a los denominados resquicios
área social de la economía que legales, que eran decretos hechos por
implicaba traspasar importantes gobiernos anteriores incluso alguno que
industrias estratégicas al Estado, quien procedía de la breve República
manejaría recursos mayores para una Socialista de 1932. En menos de 3
redistribución de excedentes que años, más de 370 empresas pasaron a
contribuyeran a un desarrollo ser controladas por el Estado con un
económico sostenido. El Estado actuaría 40% de la producción nacional.
planteándose estrategias de desarrollo,

54
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

Un caso emblemático de expropiación: la nacionalización de la CTC


En 1970, la Internacional Telephone and Telegraph (ITT), empresa
estadounidense de telecomunicaciones, adquirió el 70% de la compañía de
Teléfonos de Chile (CTC). En 1971, la CTC fue intervenida por el gobierno de
Allende y en 1973, las acciones de propiedad de la ITT fueron adquiridas por el
Estado, por intermedio de la CORFO.
En 1972, el columnista estadounidense Jack Anderson publicó en la prensa de
Washington, un documento interno de la compañía que revelaba nexos entre la
ITT y el Departamento de Estado de Estados Unidos. Ese mismo año, la editorial
estatal Quimantú, publicó en Chile el libro Documentos Secretos de la ITT, que
revelaba las numerosas acciones que se realizaban desde la empresa, de
financiamiento y conspiración, destinadas a impedir que Allende asumiera el
poder en 1970.
En esos años, estas informaciones causaron revuelo y diversos artículos de la
prensa opositora acusaron al gobierno de haber manipulado información para
justificar la nacionalización. Posteriormente, un informe desclasificado de la CIA
en el año 2000, corroboró las informaciones publicadas por la editorial Quimantú.
Fuente: Texto III ZIG - ZAG

La desigualdad de ingresos se enfrentó con aumentos de gastos públicos, reajustes


de sueldos y el control de precios. Como un crecimiento en el poder adquisitivo de la
población sin un aumento consecuente de la producción podría ejercer una presión
inflacionaria, se llamó a la “batalla por la producción”. Esta estrategia tuvo éxito en
el año 1971, con mayor empleo, mayor producción y mejores salarios, sin embargo,
los errores del gobierno, la carencia de una conciencia comprometida realmente de
la clase trabajadora con el fondo del proceso, las presiones extranjeras
especialmente estadounidense y la acción de la oposición contribuyeron a que se
desarrollara una inflación que alcanzó máximos históricos.

55
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

Siendo la estructura productiva incapaz de satisfacer las necesidades de los


consumidores en materias de bienes y servicios sobrevino el desabastecimiento, las
largas colas para conseguir esos bienes con el consecuente malestar y
desesperación de la población y el mercado “negro” que cobraba valores altísimos
en la reventa de productos. En 1972 debutaron la Juntas de Abastecimientos y
Precios, (JAP), “su función específica consistiría en confeccionar y mantener
actualizado todo tipo de información que colabore a planificar una adecuada
distribución y permita que cada familia logre en su lugar de residencia la cantidad
indispensable de productos básicos”. Sin embargo, las JAP fueron cuestionadas y
consideradas también como mecanismos de control del gobierno sobre la población.

La Polarización Política y Social hacia 1973.

En 1973, el proyecto de Escuela Nacional Unificada (ENU) tuvo el rechazo de la


derecha, la Democracia Cristiana y la Iglesia
Católica, ya que se estimaba con ello que se
amenazaba la educación privada y se buscaba
el adoctrinamiento del estudiantado, atentando
de este modo contra la libertad de enseñanza y
el estatuto de garantías democráticas que
había firmado Allende en 1970. El gobierno
señalaba que el proyecto era más funcional e
integrador de la enseñanza básica y media y
que tendría un fin más democrático.

Este ambiente de polarización, el enfrentamiento se manifestó en todos los ámbitos


de la vida nacional; en familias, en las Universidades, en los colegios, en el trabajo,
en organizaciones sociales y vecinales, etc.
Fuerzas políticas representativas de izquierda y
de derecha se comprometían en acciones cada
vez más violentas. Participaron de modo
importante en esta situación organizaciones de
base como los llamados “cordones industriales”
en la línea de crear el llamado “poder popular”.

Un grupo violentista de izquierda, la llamada


Vanguardia Organizada del Pueblo (VOP), de
oscuro origen, protagonizó en 1971, el
asesinato del ex ministro de Frei, Edmundo
Pérez Zujovic. Por otra parte, el frente Nacionalista Patria y Libertad ejerció
sabotajes para sembrar confusión, atemorizar y crear la sensación general de
ingobernabilidad y también, el conjunto de acciones desestabilizadoras y no
institucionales como el paro de camioneros que interrumpieron la vida del país por
varias semanas en 1972 y que hizo que se llamara a militares al gabinete, entre
ellos al general Carlos Prats como Ministro del Interior.

56
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

Las estrategias de la oposición en contra del gobierno de Allende.


La derecha política y la Democracia Cristiana se unieron en la Confederación
Democrática (CODE) a fin de realizar acciones conducentes a la salida de Allende del
poder. En este contexto, las diferencias se referían estructuralmente a que la
derecha encabezada por el Partido Nacional buscaba todo tipo de medios para
terminar con el gobierno, mientras que la DC aspiraba a que la U.P. se mantuviera
en el marco de la institucionalidad vigente ajustándose a la Constitución.
Importante para el logro de los objetivos opositores era que en las elecciones
parlamentarias de 1973, se obtuvieran dos tercios en el Congreso a fin de detener
los proyectos del gobierno y tener suficiente quórum para hacer una acusación
constitucional en contra del Presidente. En las elecciones, la U.P. obtuvo una 44%
subiendo su representación y el CODE un 54%. Se entraba de este modo en una
peligrosa situación de empate político que aumentaba la crisis del sistema y
amenazaba la institucionalidad.
Hacia junio de 1973, el Congreso, principalmente la Cámara Baja, estaba en pie de
guerra contra el Ejecutivo; también estaba en contra del gobierno la mayoría del
Poder Judicial.
La negativa del Presidente a través del veto a la aprobación de una ley que
declaraba inexpropiables los predios inferiores a 40 hectáreas, provocó que la
cámara de diputados declarara inconstitucional este acto y en ello contó con la
aprobación de la Contraloría General de la República. A renglón seguido se hizo un
llamado a las fuerzas armadas para que “reestablecieran el orden y la ley”. El
presidente de la República acuso de sedición a los diputados responsables
rechazando el llamado hecho a los militares.

Durante julio de 1973 hubo conversaciones entre el presidente Allende y Patricio


Aylwin, líder de la DC, para solucionar la grave crisis que sufría el país, pero no se
llegó a acuerdo a pesar de la participación del cardenal Raúl Silva Henríquez en
estos intentos.
En junio se sublevó el regimiento de Blindados N°2 del Ejército en lo que se hizo
llamar el tanquetazo. En esta asonada resultaron veinte personas muertas y sólo
fue posible controlar la situación con la intervención
personal del general Carlos Prats, Comandante en Jefe del
Ejército. Los meses siguientes fueron de tensión extrema,
con manifestaciones callejeras diarias a favor y en contra
del gobierno, atentados a torres de alta tensión y sabotajes
en caminos y vías férreas, el desabastecimiento, las colas y
el mercado negro, la resistida acción de las JAP y las
protestas de las mujeres haciendo sonar las cacerolas.

El movimiento opositor fue en aumento y algunos sectores


llamaban abiertamente a la intervención de las fuerzas
armadas, mientras se barajaba en el gobierno la posibilidad
de llamar a un plebiscito para dar una salida política al
conflicto. Esto no llegó a concretarse y se produjo el golpe
del 11 de septiembre de 1973 que puso fin al gobierno de la Unidad Popular
muriendo el Presidente Allende en el palacio de La Moneda.

57
III. CHILE ENTRE 1958 Y 1973. ÉPOCA DE CAMBIOS ESTRUCTURALES.

11 de septiembre:
Crónica de un Golpe Militar

“Según el periodista Manuel Salazar, Chile vivió esas horas completamente


polarizado y pocos sabían lo que realmente sucedería en los próximos años:
“Una mitad del país estaba sufriendo y la otra mitad estaba celebrando lo que
ocurría. Hay revistas y diarios donde se sacaron botellas de champagne,
mientras en otros medios llegaban los militares, allanaban, detenían y
llevaban a la gente a torturar. Fueron muy pocas las personas que siendo
opositoras a la UP, comprendieron lo que estaba ocurriendo y qué iba a pasar
en los años y meses posteriores”, relata”.

Radio U. de Chile, 2012

Para reforzar estos


contenidos accede a:

Unidad 19
Módulo 20

58
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.
La crisis de 1973 y el inicio del Régimen Militar.

Aprendizajes Esperados

 Conocer, comprender y analizar las principales características del régimen militar.

 Analizar y sintetizar los profundos cambios económicos producidos durante el gobierno militar
destacando que el país opta por la adopción del Neoliberalismo.

 Conocer, comprender y reflexionar respecto de las graves violaciones a los derechos humanos
ocurridos durante el régimen militar.

 Analizar diversas fuentes que fundamentan los actos políticos del gobierno militar y lo reconocen
como gobierno autoritario o gobierno dictatorial.

 Conocer y comprender los contextos internacionales vinculados con régimen militar.

 Comprender los cambios sociales y culturales producidos durante el gobierno militar y la forma en
que estos inciden en el término del régimen y la recuperación de la democracia.

INTRODUCCIÓN

El 11 de septiembre de 1973, la institucionalidad democrática del país se vio dramáticamente interrumpida


por un golpe de Estado que puso fin al gobierno de Salvador Allende. Pero ese día también se dio inicio a
una larga dictadura militar que se transformó en el gobierno más extenso de la historia de Chile
republicano. Durante los 17 años del gobierno militar se llevó a cabo un profundo proceso de
transformaciones económicas y sociales, muchas de las cuales no se hubiesen podido realizar bajo una
institucionalidad democrática, por lo que la legitimidad de este proceso se discute desde la teoría, aunque
en lo práctico el desarrollo económico alcanzado tiende a justificar cambios que, socialmente, fueron
traumáticos.
59
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

1. Génesis del Colapso Democrático.

Los hechos relacionados al golpe de


estado del 11 de septiembre de
1973, poseen varias causas o
antecedentes y también varias
interpretaciones. De modo general,
están los que justificaron la acción
militar en contra del gobierno de
Allende y calificaron la llegada del
nuevo gobierno como salvadores de
la patria, y en la posición contraria
se ubican quienes consideran esta
acción como la más violenta Junta Militar de Gobierno en Septiembre de 1973
ejercida por los militares y quienes
les apoyaban, en contra de un gobierno legítimamente elegido en 1970.

Entre las razones que se han esgrimido para comprender el por qué se llegó al golpe
de estado de 1973 y los hechos inmediatamente posteriores, se encuentran las
siguientes:

 La polarización de las posiciones entre la izquierda y los grupos de derecha, con


escasa presencia de un centro político pragmático. La descalificación llegó a
manifestarse en la vida cotidiana cuando por ejemplo, con desprecio, chilenos
de posiciones de derecha se referían a los “upelientos” y los de izquierda
encasillaban a sus rivales políticos bajo en nombre de “momios”. En este
aspecto, una gran responsabilidad tuvieron los dirigentes políticos y altos
personeros de la vida nacional que a través de los diarios, radios y otros medios
utilizaban un lenguaje procaz y provocativo para calificar a los oponentes
políticos.
 La división política producida al interior del gobierno, por la cual algunos
sectores presionaban para acelerar los cambios, el llamado “avanzar sin
tranzar”, mientras que otro sector intento acercar un diálogo con la Democracia
Cristiana.
 La legitimación de la violencia, expresada cuando el MIR llamaba a la lucha
armada para tomar todo el poder y, Patria y Libertad practicaba la violencia a
través de diverso tipo de atentados, para dirimir diferencias.
 La desvalorización de la democracia como sistema. De este modo se llevó a
militares a formar parte del gobierno y los opositores políticos a “golpear la
puerta de los cuarteles” exigiendo la intervención militar para salir del caos.
 La negativa de los poderosos a renunciar a sus históricos privilegios y las altas
expectativas del pueblo, que pensaba obtener lo que siempre le había sido
negado lo más rápidamente posible sin considerar la institucionalidad vigente.
La polarización social en este sentido hizo irreconciliables las posiciones.
 Los crecientes problemas de orden económico que se manifestaron en el alza
inflacionaria, la escasez de bienes y las colas para adquirirlos, la inadecuada
distribución a cargo de las JAP, el acaparamiento, el déficit fiscal, los sabotajes
y el racionamiento.

60
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

 La influencia de EE UU, su ideología anticomunista y la doctrina de la


Seguridad Nacional, en la cual se instruía a la oficialidad de las Fuerzas
Armadas latinoamericanas. Ello provocaba que ciertos grupos militares,
abandonando su neutralidad política, actuaran para evitar la influencia de
Cuba y la Unión Soviética (URSS), de modo que no hubiese inclinación de los
gobiernos de América Latina hacia modelos socialistas.

 El contexto internacional de la “Guerra Fría”, sobre todo desde la crisis de los


misiles de 1962 que tuvo fuertes repercusiones en Cuba y Latinoamérica.
EE.UU. pugna por mantener la hegemonía en el continente y en ello debe
enfrentar al gobierno de Allende que intentaba un acercamiento con las URSS
y Cuba.

2. La Instalación del Nuevo Régimen.

Consolidado el golpe de Estado de 1973, las Fuerzas Armadas y de Orden,


representadas por los comandantes en jefe de cada rama (Ejército, Aviación y
Armada) y el Director General de Carabineros, desde el primer momento se dieron
a la búsqueda de los integrantes y simpatizantes del gobierno de la Unidad Popular,
señalándolos como “enemigos de la patria”. Esto significó la persecución de miles de
chilenos, ya que según la lógica de la guerra interna, ésta se resolvería si
exterminaba el “cáncer marxista”.

Se establecieron lugares detención en regimientos, retenes policiales, centros de


detención clandestinos y lugares públicos como estadios y gimnasios. A estos sitios
fueron conducidos muchos detenidos entre los cuales se contaría después a
asesinados y desaparecidos. Impactante fue el caso del folclorista Víctor Jara.
Muchos, para salvarse de esta primera gran persecución optaron por asilarse en
embajadas extranjeras y partir al exilio, inaugurando de esta forma lo que se
estima fue una prolongación de los efectos del golpe en el exterior.

Desde el primer momento el gobierno militar hizo uso de bandos o resoluciones


para dar fundamento al nuevo gobierno y eliminar la disidencia. Uno de los
primeros, dictados apenas se asumía el poder, daba cuenta de la orientación de
esos importantes documentos.

61
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

En el curso de las próximas semanas serán normalizadas las actividades


productivas, extractivas, comerciales y de servicios en todo el país, así como
de la administración pública en general. Para ello, la patria precisa del concurso
de sus profesionales, empleados, obreros y campesinos, quienes unidos en el
anhelo común de forjar un Chile grande y libre, confiando en la conducción
patriótica de las Fuerzas Armadas y Carabineros, constituirán el baluarte y
fundamento de la reconstrucción nacional.

(…) Nada deben temer quienes equivocadamente confiaron en traidores que


ofrecieron una “patria nueva”, y solo nos dieron hambre, odio, atropellos e
injusticia. Sólo la unidad nacional salvará a Chile de la autodestrucción y
rescatará a su pueblo de la degradación a que conducía el comunismo. El
gobierno demostrará con hechos su concepto de participación de la gestión
empresarial. Los empleados y obreros volverán a sus actividades laborales y
gremiales sin temores, complejos y rencores para luchar unidos por un destino
común de grandeza y libertad.

Bando n°31 de la junta de gobierno, 14 de septiembre de 1973. (Fragmento)

Entre los primeros actos realizados por la Junta de Gobierno se pueden


mencionar:

 La Junta asume el poder ejecutivo y el legislativo y por lo tanto se clausura el


Congreso. No se afecta de este modo al poder judicial que había manifestado
su apoyo al gobierno militar.
 Se estableció el Estado de Sitio en todo el territorio nacional.
 Quedan fuera de la ley los partidos de izquierda que integraban la U.P.
 Se proscribe la Central Única de Trabajadores (CUT).
 Se declaran en receso todos los demás partidos y más tarde serían disueltos
(1977).
 Los alcaldes y los regidores fueron reemplazados por funcionarios designados
por la Junta.
 Se designaron a otros funcionarios en la administración pública y las escuelas.
De modo similar se intervino a las universidades.

La Democracia Cristiana y otros grupos sintieron frustración cuando no se hicieron


realidad las primeras declaraciones de la Junta Militar o la interpretación que se
hacía de ellas, especialmente aquella que señalaba que el gobierno sólo se
mantendría hasta el regreso a la institucionalidad democrática y que la ocupación
de la primera autoridad sería rotativa por los miembros de la Junta y del Director de
Carabineros. En realidad, la Junta adquiere sentido fundacional y Augusto Pinochet
Ugarte pronto se impone en el gobierno haciendo que se le nombre Presidente de la
República.

62
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

3. Una nueva institucionalidad: Los fundamentos jurídicos.

La Junta Militar y Pinochet iban a dejar claro muy pronto que para el gobierno
“había metas pero no plazos” y con esta concepción de carácter fundacional, las
autoridades de facto se abocaron a la materialización de una nueva institucionalidad
acompañadas con las fuerzas que les daban los grupos de derecha, el movimiento
gremialista de la Universidad Católica y otros colegios profesionales comprometidos
con la obra.

Uno de los pasos principales tuvo que ver con la elaboración de una nueva
constitución política que reemplazaría al texto de 1925. De hecho, los decretos
leyes elaborados desde el momento en que quedaron obsoletas las disposiciones del
texto constitucional ya anunciaban que debía escribirse una nueva carta
fundamental. Una comisión cercana al “alessandrismo” redactó unas actas
constitucionales que, junto con dar fundamentos jurídicos al régimen, crearon el
Consejo de Estado que desde 1975 fue la máxima institución en la cual tenían cierta
injerencia los civiles en el régimen.

Por otra parte, en un acto en el cerro Chacarillas en 1977, Augusto Pinochet, líder
indiscutido del gobierno, expondría con motivo de la celebración del día de la
juventud, la idea de la consecución de una democracia con las siguientes
características:

 unas fuerzas armadas garantes del sistema.

 prescindencia de la política nacional en varias materias, quitando el rol a los


partidos políticos de hacer de comunicadores entre la sociedad y el gobierno y,
aplicación de programas de desarrollo entregándolos a profesionales
destacados del quehacer nacional en dichas áreas.

 existencia de plebiscitos para el pronunciamiento de la nación en


determinados problemas.

 dejar a los militares y carabineros la acción legislativa para posteriormente


formar una cámara legislativa con miembros designados por el gobierno.

“El proceso concebido en forma gradual contempla tres etapas: la de


recuperación, la de transición y la de la normalidad o consolidación...En la etapa
de la recuperación, el poder político ha debido ser integralmente asumido por las
Fuerzas Armadas y de Orden, con colaboración de la civilidad, pero en cambio
más adelante sus aspectos más contingentes serán compartidos con la
civilidad...Finalmente entraremos en la etapa de normalidad o consolidación
donde el poder será ejercido directa y básicamente por la civilidad, reservándose
constitucionalmente a las Fuerzas Armadas y de Orden el papel de cautelar las
bases esenciales de la institucionalidad y la seguridad nacional en sus amplias y
decisivas proyecciones modernas”.
Augusto Pinochet U., Acto del Cerro Chacarillas, 9 de julio de 1977

63
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

“Si el golpe tenía opositores, también tenía partidarios, y la historia del golpe y
sus consecuencias es tanto sobre la derecha como de la izquierda. En efecto, un
número sorprendentemente importante de chilenos permanecieron leales con
Pinochet y su régimen. Alcanzó el 43% de los votos en el plebiscito para prolongar
su gobierno por ocho años más luego de 1988, y aun si descontamos de dichos
votos aquellos emitidos por temor e intimidación, no obstante tuvo importante
apoyo del empresariado, católicos de derecha, de aquellos que temían un retorno
del caos de los años de Allende, aquellos sectores pobres beneficiados
directamente por las políticas sociales del régimen, y de aquellos que acogían la
tranquilidad de los años de Pinochet aun si esta tranquilidad era la de una prisión
bien organizada”.

Las Dimensiones internacionales del Golpe de Estado Chileno.


Alan Angell (alan.angell@sant.ox.ac.uk) Universidad de Oxford

La Constitución de 1980.

En un plebiscito realizado realizado el 11 de septiembre de 1980, sin registros


electorales ni organismos que garantizaran la limpieza del acto; sin información
adecuada e imparcial y bajo estado de emergencia, se aprobó la nueva Constitución
Política de Chile. En ella se estableció:

 un régimen presidencialista.
 la protección de las garantías individuales y el derecho de propiedad.
 la proscripción de cualquier movimiento que se declarase marxista.
 un Consejo de Seguridad Nacional integrado mayoritariamente por las fuerzas
armadas y de orden como garante del sistema político.
 la inamovilidad de los Comandantes en Jefe de las fuerzas armadas y del
Director General de Carabineros.
 complejos procedimientos para reformar la Constitución que partía por el alto
quórum exigido.
 el Senado estaría conformado por senadores elegidos y designados.
 normas transitorias para el período 1980-1989.

El Presidente Pinochet gobernaría hasta 1988, año en que un plebiscito determinaría


si un candidato proclamado por la Junta Militar podría gobernar los ocho años
siguientes con posibilidad de reelección por igual período. Entre 1980 y 1989, el
Congreso y los partidos continuarían en receso mientras el Presidente concentraba
amplias facultades.

64
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

El modelo económico neoliberal.

El profundo cambio realizado en el aspecto económico


significó la instauración del modelo neoliberal, sobre
todo a partir de 1975, cuando se asigna al sector
privado la mayor parte de la actividad productiva y se
disminuye el rol del Estado en esta materia. En este
sentido, jugaron un papel preponderante los
economistas de la escuela de Chicago, quienes
asesoran a las autoridades militares condenando las
anteriores políticas de intervención del Estado, las
medidas tendientes a instaurar la planificación
centralizada del gobierno anterior y los mecanismos
de control sobre la economía y el excesivo gasto
público, todo lo cual habría sido culpable de la crisis y
del estancamiento económico expresado en el
desabastecimiento, la inflación y la burocratización.

La implantación de este nuevo sistema de mercado


debía comprender necesariamente la restricción de la
libertad política y social para asegurar el éxito del
modelo. Por ello no se permitiría la actividad sindical que pusiese obstáculos al
crecimiento. Ello porque la confianza está puesta en la gestión de la empresa
privada y no en la gestión estatal. De la regulación se encargaría el mercado a
través de las leyes de la oferta y la demanda.

Siguiendo las orientaciones dadas por Milton Friedman, los llamados “Chicago Boys”
determinaron que, en general, se traspasaran las empresas públicas al sector
privado (Codelco se mantuvo como empresa estatal) y que se redujese el gasto
social y la inversión pública, viéndose esto reflejado en la drástica disminución de
los empleados fiscales. En el ámbito del mercado laboral, se puso obstáculos a la
labor de los sindicatos, resentida ya por el temor a la represión del gobierno, se
eliminaron los reajustes automáticos de salarios, se restringieron las posibilidades
de llevar a cabo huelgas y se cerraron empresas, lo que provocó un mayor
desempleo. Esto se justificaba en pro de la flexibilización del mercado del trabajo
que, se estimaba, favorecía la producción. Además se garantizaría el derecho de
propiedad y condiciones para atraer la inversión extranjera; eliminar mecanismos
de intervención económica, restablecer a los antiguos dueños tierras y empresas
expropiadas, e incentivar a los empresarios en áreas claves para el desarrollo.

En relación al mercado externo de exportación, fue desechada la estrategia de


desarrollo ISI y con ello se promovió la exportación de materias primas exportables
en los ámbitos minero, agrícola y forestal, para lo cual se eliminaron barreras
arancelarias y se suprimieron los mecanismos de protección de la producción
nacional. Creció el endeudamiento y la industria nacional perdió importancia, siendo
reemplazada por los servicios (telecomunicaciones, finanzas, salud, educación,
comercio, transporte y vivienda).

65
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

“Hecho como respuesta a la política económica llevada a cabo en los primeros años
de 1970 El Ladrillo es considerado como la base económica del gobierno militar.
Un economista destacado que participó en su redacción fue Sergio de Castro
(Ministro de Hacienda entre 1976 y 1982). En él se realizó un diagnóstico de la
economía del momento, caracterizada por ser cerrada, regulada, inflacionaria y
desequilibrada en su balanza de pagos. En cambio, los autores plantearon la
necesidad de liberar los precios internos, disminuir el volumen del sector público,
financiar el sector fiscal y las empresas públicas, fijar un tipo de cambio realista,
bajar los aranceles externos, formar un mercado de capitales, modernizar la
agricultura, abrir el mercado de tierras e instaurar una política de descentralización
comercial, monetaria, fiscal y tributaria, además de la previsión y la seguridad
social.
Semanas después de finalizada la redacción de El ladrillo, se produjo el golpe
militar, el 11 de septiembre de 1973, por lo que el nuevo gobierno ya contaba con
un programa económico elaborado por especialistas, quienes posteriormente
formaron parte del equipo asesor, ya fuera como ministros, subsecretarios de
Estado o consultores”

Adaptado de Memoria Chilena.

A pesar de los problemas en materia de seguridad social y condiciones de empleo,


los éxitos alcanzados en algunos aspectos macroeconómicos provocaron que se
hablara del “milagro chileno”. Entre 1976 y 1981 el crecimiento llegó a casi el
8%. En Chile y especialmente en Santiago se levantaron nuevos edificios, se
multiplicaron los automóviles, los restaurantes y los centros comerciales. Se
trajeron nuevos equipos de sonido y televisores y los hogares vieron la llegada de
refrigeradores, lavadoras y otros artículos electrodomésticos que podían ser
pagados con la tarjeta de pago, un nuevo medio aparecido en los años setenta. El
nuevo consumo trajo aparejado el endeudamiento que no sólo era característico del
ciudadano común ya que, como las importaciones se financiaron con préstamos de
bancos internacionales, se comprometió en esto prácticamente a toda la
institucionalidad económica, por ello la deuda externa aumentó de 9.300.000
dólares en 1975 a 16.300.000 en 1981.

a. La Crisis de 1982
En aquel año se desató en el país una grave crisis económica a causa del excesivo
endeudamiento externo, el desempleo estructural y la decadencia de las
exportaciones; a ello se suma la situación internacional donde la guerra entre Irán e
Irak provocan un problema con los precios del petróleo. El sistema financiero
internacional por su parte subió los intereses de los préstamos y redujo su oferta.
Por lo tanto, el encarecimiento del crédito y de las materias primas como el
petróleo, actuaron sobre la economía chilena que por años estaba financiando el
crédito con préstamos externos, deuda que hacia 1983 se había triplicado.

66
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

Deuda subordinada
En 1982 la deuda externa se transformaría en la más profunda amenaza al
sistema económico nacional. Esta situación llevó al gobierno a una profunda
intervención para rescatar a la banca, ya que por medio del Banco Central otorgó
créditos que dieron liquidez a los bancos comerciales, permitiendo la continuidad
de su funcionamiento. Esto se tradujo en la compra, por parte del Banco Central,
de la cartera de deuda mala de los bancos, condonando deudas, multas e
intereses vencidos, lo que provocó un enorme costo para este banco y para todo
el país, que debió asumir la irresponsabilidad del sistema financiero.

b. La Reactivación Económica.

El desequilibrio financiero en América Latina generado por la recesión mundial


significó que muchos países no pudieran seguir pagando su deuda. Esta situación
de crisis obligó a la región a solicitar ayuda a entidades financieras como el Banco
Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Interamericano de
Desarrollo (BID). Las exigencias a cambio de ese apoyo fueron duras medidas
estabilizadoras que se tradujeron en la reducción del déficit fiscal a través de
privatizaciones, reducción de la deuda externa y expansión de las exportaciones.
Chile que había iniciado el camino propuesto, aplicó medidas de modo más gradual
que, de todos modos, implicaron considerables costos sociales. En la economía
nacional, la crisis de 1982 había interrumpido el modelo privatizador, incluso
volviendo algunas empresas a control estatal; sin embargo, luego de la crisis, el
impulso privatizador se retomó por diversos medios, como subastas cerradas a
grandes grupos económicos, aplicación del capitalismo popular o transacciones en
la bolsa de comercio.

Privatización y Emprendimiento

El “capitalismo popular” ha logrado integrar a 2.900.000 trabajadores del país a la


propiedad de las empresas que están contempladas en el programa de
privatización. Si bien el trabajador no se convierte directamente en capitalista
popular, indirectamente se transforma en propietario de una parte del capital y
recibe los beneficios del crecimiento y de las utilidades que experimentan estas
empresas (…) De esta forma se ha logrado alcanzar un mayor consenso entre las
personas en cuanto a las ventajas de una sistema económico basado en la libertad
de emprender y en el derecho a la propiedad privada.

Valenzuela, Mario. “Reprivatización y capitalismo popular en Chile”,


Estudios Públicos n° 33, 1989. (Fragmento)

67
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

Pese a la crisis, el sector exportador se benefició con los estímulos aplicados por el
gobierno militar; las materias primas como el cobre, los productos forestales, los
productos agrícolas y la pesca fueron los rubros más exitosos. Ayudó a este auge un
escenario internacional favorable a las exportaciones y un alto el tipo de cambio
desde 1987, lo que produjo grandes ganancias a los exportadores de materias
primas nacionales.

El crecimiento sostenido de la economía chilena se observa desde la segunda mitad


de la década de 1980, tiempo en que se produjo la diversificación de productos
nacionales lo que significó una menor presencia porcentual de las exportaciones de
cobre.

1971-
Tipo de bien 1960-1970 1974-1981 1982-1989
1973

Cobre 6,2 -1,0 7,8 4,6

Otros minerales 1,6 -2,6 6,7 6,5

Productos agrícolas 2,4 -2,5 32,6 11,8

Harina de pescado y
18,7 -31,1 45,8 11,1
otros

Madera y
15,9 -25,1 41,0 7,3
derivadores

Celulosa y papel 16,7 -7,6 18,5 0,8

5. Las Políticas Sociales y el Rol Subsidiario del Estado.


Según el modelo económico neoliberal, la salud, la vivienda y el sistema de
pensiones, obedecían a las leyes del mercado y el Estado sólo debía llevar su acción
a los sectores más vulnerables. En virtud de ello, las políticas sociales expresarían el
rol subsidiario del Estado, es decir, la entrega de recursos a quienes sus escasos
ingresos no les permitían el acceso a bienes básicos. Se complementan los subsidios
con programas sociales de emergencia en los períodos de crisis. El sistema también
comprendió el traspaso de servicios básicos a las municipalidades y la incorporación
de privados en servicios de salud, previsión social y educación. Otros aspectos
vinculados a este tema fueron el cambio de la legislación laboral y el Código del
Trabajo y la subvención por alumno como parte de un subsidio a la demanda, todo
lo cual cambió substancialmente lo obrado en este sentido desde los gobiernos
radicales.

68
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

Estado Subsidiario. El concepto significa que se debe garantizar la libertad y el


ejercicio de la iniciativa ciudadana en todos los ámbitos. El Estado sólo debe
asumir responsabilidades que por su naturaleza (montos, sectores estratégicos,
afectan el bien común, etc.), no pueden ejercer los particulares.

a. Los Cambios en Educación.


El proceso de Municipalización significó el traspaso de escuelas y liceos fiscales a
organismos de dependencia de la
Municipalidad. El Estado pagaría una
subvención por alumno (voucher). Este
sistema también se extendería a los
colegios particulares, ahora
subvencionados por el Estado, los
cuales aumentaron en número desde
1980 hasta la actualidad.

En la educación superior, con


decretos con fuerza de ley de los
años 1980 y 1981, surgió un nuevo
sistema integrado por universidades
públicas y privadas, institutos
profesionales y centros de formación
técnica. La reforma incluyó la división
de las Universidades de Chile y
Técnica del Estado, apareciendo
nuevas universidades en sus antiguas
sedes regionales. Las nuevas
universidades, la treintena de institutos profesionales y el más de un centenar de
centros de formación técnica significaron una oferta nunca vista en la educación
superior.

b. La Política de Viviendas.
En consecuencia con el sistema, los privados se encargan de la construcción y
financiamiento de las viviendas. El Estado entregaría subsidios a los sectores de
menores ingresos para postular a la casa propia. Como el sistema requería un
cierto ahorro previo de las familias, hubo muchas que quedaron excluidas de la
posibilidad de obtener algo propio. El gobierno también inició un programa de
erradicación de campamentos para instalarlos en la periferia de las ciudades y, de
este modo, lograr que se transformaran los terrenos que se desocupaban en la
base de grandes proyectos inmobiliarios. En Santiago se erradicaron 30.000
familias entre 1979 y 1985. Aparte de los problemas de infraestructura y
equipamiento que tuvieron las construcciones básicas que se habilitaron para ellos,
fue precario el acceso a la educación, a la salud y al transporte.

69
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

c. La Salud y la Seguridad Social.


La salud primaria sería municipalizada a través de consultorios y de centros se salud
con financiamiento local. Se crearon los “Institutos de Salud Previsional”, las
ISAPRES, que de acuerdo al nivel de ingresos de las personas administran las
cotizaciones de salud y prestan este importante servicio de acuerdo a contratos
firmados. En materia previsional, se crearon las Administradoras de Fondos de
Pensiones, AFP, entidades privadas que reemplazaron el sistema de reparto y
captaron los fondos de los trabajadores que se incorporaron a ellas. El sistema
denominado de capitalización individual implica que cada trabajador posee una
cuenta de ahorro cuyos fondos se invierten por la empresa privada. Se hizo
obligatoria la afiliación para los trabajadores con contrato. Importante número de
trabajadores se mantuvieron en el antiguo sistema y los uniformados tienen sus
propias cajas de pensiones.

“Cuando llegué a la empresa, luego de haber sido exonerado por


razones políticas que yo consideré injustas, el dueño me señaló que era
obligación que todo trabajador que fuera a ingresar, cotizara en la AFP.
Necesitado de trabajo y temeroso de que una negativa significara un
problema más de inseguridad, cesantía y posible persecución, firmé y
quedé en un sistema que hoy (2012) me significa una jubilación cuyo
monto me tiene, después de trabajar 40 años, integrando el segmento
elevado de pobres que ostenta el país”.
Testimonio de S.S.V.D en las Redes Sociales

El Desempleo entre 1974 y 1983 superó el 19% y los salarios disminuyeron en un


21%. Estas cifras hablan del costo que significó para los trabajadores la adopción
del neoliberalismo por el cual se produjo una contracción del sector industrial y un
aumento de la economía de mercado y del sector servicios. Desde 1975 se
implementaron por parte del Estado, planes de empleos de emergencia para
enfrentar el problema, los que fueron reactivados tras las crisis. El Programa de
Empleo Mínimo (PEM), creado en 1975 consistía, en general, en trabajos realizados
para las municipalidades en materia de reparaciones de calles, limpieza, regadío,
forestación y ayuda en atención de párvulos. Comprendía un sistema simple cuyo
pago era un tercio del salario mínimo. El Programa de Ocupación para Jefes de
Hogar (POJH), creado en 1982 para mejorar el PEM, requería mano de obra de
mayor calificación y estaba destinado a jefes de hogar. Siendo de todos modos
bajos, los ingresos se doblaron y hubo una mayor jerarquía laboral .

70
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

d. Un Espacio de Oposición Política. El Arte.


En este aspecto destacó el arte
popular, la canción protesta, a
través de variados estilos desde
el folclore al rock. Desarrollaron
su acción en peñas, teatros y
universidades y viajaron al
extranjero para encontrarse con
los exiliados. Entre ellos,
destacan Inti Illimani,
Quilapayún, Los Jaivas, Sol y
Lluvia, Isabel Parra y Patricio
Manns. A ellos se suman los LOS PRISIONEROS, 1983
colectivos de los 80 con Los
Prisioneros y Fulano y el
Colectivo Acciones de Arte, que con su campaña del No+ hizo múltiples rayados en
Santiago. En este destacaron Fernando Balcells, Daniela Eltit y Raúl Zurita, entre
otros.

e. La REGIONALIZACIÓN.

En 1979 se dio inicio a un nuevo sistema de administración interior del país,


conocido como “Regionalización”. Las antiguas provincias fueron agrupadas en 12
regiones y un Área Metropolitana”. El objetivo central era lograr la descentralización
política y económica del país. Para ello se había creado en 1974 la Comisión
Nacional de la Reforma Administrativa (CONARA), que procedió a la división del
país en Regiones, Provincias y Comunas, a cargo de Intendentes, Gobernadores y
Alcaldes respectivamente, y en aquel momento todos designados por el gobierno
militar. Desde aquella época se han intentado poner en práctica los principios de la
Descentralización y Desconcentración a fin de conseguir los objetivos planteados de
racionalización de la función administrativa del Estado, el desarrollo económico, la
integración nacional y la seguridad nacional. El balance; sin embargo, indica que,
aunque se desconcentró la administración, poco se ha avanzado en una real
descentralización.

Descentralización.
Transferencia de competencias y poder desde la administración central a entes
dotados de personalidad jurídica y patrimonio propio, que no le estén
subordinados (ej. Municipalidad).

Desconcentración
Traspaso de atribuciones y recursos desde los niveles superiores a otros
intermedios o inferiores dentro de la misma institución, manteniendo una relación
de subordinación (Ej. Las secretarias regionales ministeriales –SEREMI-).

71
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

6. Derechos Humanos y violencia política


En Chile, durante los 17 años que duró la dictadura militar, se vulneraron
sistemáticamente los Derechos Humanos, se practicó el terrorismo de estado con
aparatos policiales oficiales y semi clandestinos. Se reprimió, persiguió, ejecutó y se
hizo desaparecer a personas consideradas “enemigas” del régimen (cfr. Informe de
la Comisión de Verdad y Reconciliación, 1991. www.ddhh.gov.cl/ddhh_rettig.html).
Con la doctrina de la Seguridad Nacional
como fundamento, se creó la DINA (Dirección
de Inteligencia Nacional) y posteriormente la
CNI (Central Nacional de Informaciones). La
DINA, dirigida por Manuel Contreras, operó
desde 1973 y formaban parte de ella las
Fuerzas Armadas y personal ajeno a ellas,
que fuera autorizado por el gobierno. Su
actuación se vinculó con la detención,
torturas, muertes y desaparición de
personas, además de atentados en el
extranjero, como el asesinato de Carlos Prats
y su esposa (1974) en Argentina y la muerte
del ex canciller Orlando Letelier en Monumento:
Washington (1976). Las presiones ejercidas
“Un lugar para la memoria”.
a las autoridades, respecto de las
actuaciones de este organismo, llevaron a su Construido en recuerdo de
disolución en 1977 y el gobierno creó la CNI, Santiago Nattino, Manuel Guerrero y
que formando parte de la Defensa Nacional
se vinculaba con el gobierno a través del José Manuel Parada.
Ministerio del Interior. Su actuar también se
vinculó a la detención arbitraria de personas, la tortura, la desaparición y al
asesinato político. Fue disuelta en 1990.

a. Los movimientos armados: Tanto el MIR, que intentó frustradamente en


1978, iniciar un movimiento armado de guerrillas en el sur del país, como el Frente
Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) creado en 1983, fueron los grupos más
conocidos que optaron por la vía armada revolucionaria. El segundo internó armas,
hizo atentados a torres de alta tensión e intentó asesinar al general Pinochet en
1986.
b. La Defensa de los Derechos Humanos.
El cardenal Raúl Silva Henríquez y el obispo luterano Helmut Frenz, coordinaron las
primeras acciones en defensa de los Derechos Humanos a través del Comité
Ecuménico de Cooperación para la Paz (1973). Entre otras acciones, ayudó a
detenidos, puso recursos de amparo y colaboró con quienes sufrieron el exilio.
Cesando sus funciones en 1975 por orden militar, la Iglesia Católica creó la “Vicaría
de la Solidaridad”, que junto con ayudar a las víctimas de las violaciones a los
derechos humanos y a sus familias, formó organizaciones solidarias como
comedores populares y ollas comunes. Se disolvió en 1992, ya recuperada la
democracia.
Junto a otras organizaciones de defensa de diversos aspectos relacionados con los
Derechos Humanos, destacó la Agrupación de Familiares de Detenidos
Desaparecidos que, entre otras acciones, se opuso a la aplicación del decreto- ley
de amnistía de 1978.

72
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

LA VICARÍA DE LA SOLIDARIDAD Y EL RÉGIMEN MILITAR


(La historia de la Vicaría de la solidaridad) se inicia con la creación del Comité
de Cooperación para la Paz en Chile, mediante un decreto arzobispal firmado
por el Cardenal de la Iglesia Católica y Arzobispo de Santiago, Monseñor Raúl
Silva Henríquez, fechado el 9 de octubre de 1973, que da origen a esta
"comisión especial para atender a los chilenos que, a consecuencia de los
últimos acontecimientos políticos, se encuentren en grave necesidad económica
o personal".
El Comité fue un organismo de carácter ecuménico en el que participaron la
Iglesia Católica, las iglesias Evangélica Luterana en Chile, Metodista, Metodista
Pentecostal, Presbiteriana, Bautista, Ortodoxa y el Gran Rabino de la Comunidad
Israelita de Chile, que tenía como misión prestar asistencia legal y social a las
víctimas de las gravísimas violaciones a los derechos humanos que se
produjeron a raíz del Golpe Militar del 11 de Septiembre de ese mismo año.
El trabajo realizado en el Comité fue respondiendo a las necesidades y urgencias
que se iban presentando: resguardar la vida de los perseguidos, procurar la
libertad de los detenidos, atender a los cesantes que día a día iban
aumentando…. Nacen así su Departamento Jurídico, Departamento Laboral,
Departamento Campesino, Departamento Universitario, Departamento de
Reubicación, Departamento de Zonas; junto a las distintas organizaciones de
familiares de detenidos, entre estas la Agrupación de Familiares de Detenidos
Desaparecidos.
Fuente: Vicaría de la Solidaridad.

7. Las Relaciones Internacionales de Chile durante el Gobierno Militar.

Las Naciones Unidas (ONU) condenaron reiteradamente al gobierno chileno por la


sistemática violación de los derechos humanos en el país. De forma similar se
expresaría el gobierno norteamericano, sobre todo a partir de la década de 1980.
Por otra parte, los países socialistas, en general, cortaron relaciones diplomáticas
con el país, mientras que otros países europeos como Alemania, Suecia y Francia
recibieron y apoyaron a los miles de exiliados chilenos y formularon continuas
críticas a las políticas represivas del régimen militar.

El tema de una salida al mar para Bolivia casi tuvo resultados positivos durante el
gobierno de Pinochet, lo cual, junto a las aspiraciones del país altiplánico de
conseguir la salida al mar, se veía facilitado por el acercamiento, entre las dos
dictaduras, vinculado a la “Operación Cóndor”. En ese contexto Augusto Pinochet y
Hugo Banzer protagonizaron el “Abrazo de Charaña” en febrero de 1975. En las
negociaciones que se iniciaron, según la posición altiplánica, se habló de ceder a
Bolivia una costa marítima soberana entre la Línea de la Concordia y el límite del
radio urbano de Arica extendiendo esa franja desde la costa hasta el límite boliviano
-chileno, incluyéndose la transferencia del ferrocarril Arica-La Paz. Chile aceptó
entrar en negociaciones siempre que no se alterara el tratado de 1904 y que se
consideraran compensaciones territoriales.

73
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

Respecto de lo anterior debía pronunciarse Perú, según lo dispuesto en el Protocolo


Complementario del Tratado de Lima de 1929. Su propuesta distó de lo tratado
anteriormente innovando con una administración y condominio tripartito en la zona.
Chile respondió que ello se alejaba del marco de la negociación iniciada, con lo cual
el proceso iniciado en Charaña se diluyó produciéndose nuevamente la ruptura de
relaciones por parte de Bolivia.

El gobierno de Estados Unidos


(EE.UU.) comenzó a distanciarse
del gobierno militar chileno a
partir del asesinato de Orlando
Letelier (Canciller en el Gobierno
de Allende) y a la sistemática
violación de los derechos
humanos de la dictadura.

Chile casi se entró en guerra con


Argentina en 1978 a causa de la
soberanía en el Canal Beagle y un
grupo de islas del extremo
austral: Picton Nueva y Lennox.
Este diferendo fue llevado ante la
Corona Británica, según estaba estipulado en los tratados vigentes. El fallo arbitral
de su Majestad Británica de 1977 sobre el Canal Beagle fue favorable a Chile,
Argentina lo declaró “insanablemente nulo” y quiso revisar toda la negociación.
Chile exigió el respeto al fallo arbitral y la guerra se hizo inminente a fines de 1978.
Sólo la intervención del Papa Juan Pablo II, a instancias de la Iglesia Católica
argentina y chilena, logró frenar la guerra, sometiéndose finalmente ambos países a
la mediación papal.

La tranquilidad llegó con el tratado de Paz y Amistad firmado en 1984. Este ratificó
el fallo arbitral y delimitó el mar austral. Las islas Picton, Nueva y Lennox se
mantuvieron chilenas. Finalmente, uno de los hechos más significativos del período
fue la visita que hizo el Papa Juan Pablo II en 1987.

El incidente filipino
Aprovechando una invitación oficial de Ferdinand Marcos, el dictador de Filipinas,
Augusto Pinochet viajó en marzo de 1980 a ese país. En pleno viaje, el régimen
filipino canceló la invitación del gobierno aduciendo razones de seguridad. Al
regresar el avión presidencial a Santiago, un Pinochet furioso, decidió, como
respuesta a este agravio, romper relaciones con Filipinas.

74
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

¿Qué fue la Operación Cóndor?


Básicamente, es el nombre con el que es conocido el plan de coordinación de
operaciones entre las cúpulas de los regímenes dictatoriales del Cono Sur de
América (Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia) con la CIA de
Estados Unidos, llevada a cabo en las décadas de 1970 y 1980. Esta política
comenzó tras la caída del presidente chileno Salvador Allende en setiembre de
1973. Una vez instalada la dictadura de Augusto Pinochet, altos mandos de la
DINA (la policía secreta chilena) se reunieron en noviembre de 1975 con
integrantes del servicio de inteligencia de Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay.
Aquí se acordó realizar acciones de "prevención" contra elementos "subversivos".
En ese contexto, el Plan Cóndor se constituyó en una organización clandestina
internacional para ejercer el terrorismo de Estado contra opositores a las
mencionadas dictaduras, la mayoría de ellos pertenecientes a movimientos de la
izquierda política. Los opositores políticos eran detenidos en cualquier país y,
luego, al ser reclamados por las autoridades represivas de cada gobierno, eran
trasladados a su país de origen.

8. El Nuevo Escenario Político.


Entre 1983 y 1987 hubo crecientes manifestaciones en contra del gobierno, muchas
de las cuales terminaban con gran represión por parte de las autoridades. Distintos
movimientos sociales de trabajadores, estudiantes, profesionales, pobladores, etc.,
se manifestaron en contra del gobierno y a favor de la apertura política en el país.
En este mismo sentido, en 1985, un grupo transversal de dirigentes políticos, de
derecha a izquierda, con el auspicio del Arzobispo de Santiago, Juan Francisco
Fresno, firmaron el llamado “Acuerdo Nacional para la Transición a la Plena
Democracia”, documento que proponía un conjunto de medidas para acelerar la
transición a la democracia. Sin embargo, la Junta de Gobierno rechazó las
propuestas del Acuerdo Nacional, señalando que había un itinerario determinado
por la Constitución de 1980 para el retorno a la democracia.

EL ACUERDO NACIONAL (1985)


El documento surgió en medio de un ambiente convulsionado. En 1984 el régimen
de Augusto Pinochet había decretado Estado de Sitio, ante un aumento de las
protestas sociales. A tres años de la crisis económica de 1982, los efectos aún
persistían: un cuarto de la población estaba cesante.

En medio de un ambiente de crispación, el entonces recién asumido arzobispo de


Santiago, monseñor Juan Francisco Fresno, convocó a un proceso de diálogo a
representantes de la oposición como partidarios del régimen. Si bien el documento
fue desconocido por la dictadura, el Acuerdo Nacional es para muchos el hito que
cimentó las bases para el retorno a la democracia.

Entre otras cosas el documento proponía el retorno de los exiliados, el fin de los
Estados de Excepción y la realización de elecciones democráticas para elegir a las
autoridades. Por otro lado, planteaba una reforma a la Constitución de 1980, lo que
en la práctica implicaba reconocer su validez.

75
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

a. La Oposición y el Oficialismo en los ‘80.


La etapa del gobierno militar que se extiende entre 1984 y 1988 se caracterizó por
una mayor movilización de la ciudadanía que aprovechó la suspensión de la
censura, el retorno de ciertos exiliados, la autorización para el funcionamiento de
asociaciones gremiales y la democratización de las organizaciones de estudiantes
universitarios. Como reacción el régimen decretaría el Estado de Sitio en aquellos
mismos años.

El calendario político establecido por la Constitución de 1980 fue aceptado por un


segmento de la oposición, mientras que el Partido Comunista radicalizó su posición,
fundó el Frente Patriótico Manuel Rodríguez y creó con facciones más radicalizadas
de otros partidos y movimientos de izquierda el “Movimiento Popular
Democrático” (MDP), nuevo referente político, cuyo objetivo era usar todo tipo de
recursos en contra del régimen.

Los partidarios más tenaces del régimen militar y de Pinochet, se


agruparon en algunas organizaciones sociales y políticas para ser
referentes en la continuidad del régimen y su obra. Entre ellas
destacaría la Unión Demócrata Independiente (UDI), partido
fundado por el abogado gremialista Jaime Guzmán (1983).
También resurgió brevemente el antiguo Partido Nacional pero
que sería desplazado por Renovación Nacional. También nacería
un grupo de corte más nacionalista conocido como “Avanzada
Nacional”. Para estos grupos la meta era la continuidad de
Pinochet cuando se realizara el plebiscito.

b. Plebiscito de 1988.
Sin poder derrotar al régimen con las movilizaciones, la oposición se abocó a la
lucha por ganar el plebiscito del año 1988. La “Concertación de Partidos por el
NO” (1988), sumó a 17 colectividades políticas de oposición y que fue encabezada
por Patricio Aylwin; llamó a votar
decididamente por la opción “NO”

El 5 de octubre de 1988 se llevó a cabo el


plebiscito que decidiría la continuación de
Pinochet como Presidente hasta 1997.
Realizado bajo condiciones muy
diferentes a las consultas de 1978 y
1980, triunfó la opción NO con un
55,99% de los votos contra el 44, 01%
obtenido por el SÍ, lo que significaba que,
en el plazo de un año debían realizarse
elecciones para elegir un Presidente de la
República.

76
IV. GOBIERNO MILITAR DE AUGUSTO PINOCHET UGARTE.

Junto a la elección de Presidente en 1989, también se harían elecciones para


reinaugurar el Congreso Nacional. En este contexto se acordó entre el gobierno
militar y la oposición una serie de importantes reformas a la Constitución de
1980, consideradas fundamentales por la oposición, para enfrentar los cambios con
cierta aproximación a un sistema democrático. Sin embargo, el proceso fue muy
criticado por ciertos sectores de oposición que afirmaban que, a pesar de estos
cambios, los principios del sistema militar se mantenían incólumes. Fueron un
número de 54 reformas plebiscitadas en julio de 1989 y que fueron aprobadas por
el 87% de quienes sufragaron. Entre las más destacadas se encuentran:

 La derogación del artículo 8°, sobre la prohibición de grupos que propagaran


doctrinas que propugnaran la violencia, atentaran contra la familia o tuviesen
una concepción del Estado de carácter totalitario o fundada en la lucha de
clases.
 La reducción del período presidencial de 8 a 6 años; con un primer período
extraordinario de transición de cuatro años.
 Se equiparó el número de integrantes civiles y uniformados en el Consejo de
Seguridad Nacional (COSENA).
 Se redujo el quórum, y se elevó el número de senadores elegidos
democráticamente.
 Se eliminó la exigencia de dos Congresos sucesivos para reformar la
Constitución.

Junto con la mantención del sistema binominal, se debió aceptar una serie de
disposiciones que aseguraban la inamovilidad de funcionarios públicos y de los
comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y del General Director de Carabineros.
Del mismo modo se tuvo que aceptar hasta 1998 la permanencia del general
Pinochet como Comandante en Jefe del Ejército.
Para las elecciones de 1989, la “Concertación” nombró como candidato a Patricio
Aylwin mientras que los partidarios del régimen militar nominaron a Hernán Büchi
como su candidato, contando éste con el apoyo de la UDI y de Renovación Nacional.
En las elecciones de diciembre de 1989, el triunfo correspondió a Aylwin quien ganó
por mayoría absoluta con el 55% de los votos. Respecto del Congreso, la
Concertación logró 72 diputados de 120 que conformarían la Cámara Baja y 22 de
los 38 senadores elegidos democráticamente. Todo ello provocó que
Para reforzar estos
la Concertación fuera mayoría en la Cámara de Diputados, pero no
contenidos accede a:
en el Senado donde la oposición sumaba los Senadores designados
por el saliente gobierno militar. De esta forma se iniciaba el período
que sería conocido como “Transición a la Democracia”.
Al finalizar el gobierno militar se tomó por parte de éste una serie de Unidad 19
medidas que buscaban mantener la institucionalidad política y
económica y evitar su desmantelamiento por las nuevas Módulo 20
autoridades. Ello se observa, entre otros aspectos, en la
privatización de numerosas empresas, entregar a las FF. AA. un
10% de las ventas de CODELCO para renovar su material de guerra,
y la aprobación de la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza
(LOCE).

77
V. La Reconstrucción de la Democracia.
Chile entre 1990 y 2010.

Aprendizajes Esperados

 Caracterizar los principales aspectos políticos, económicos y sociales de la historia nacional entre 1990 y
2010.
 Conocer las dificultades que significó para Chile el regreso de la democracia como forma política.
 Destacar la inserción de Chile en un mundo cada vez más globalizado y evaluar los instrumentos
utilizados para conseguir tal objetivo.
 Valorar los esfuerzos realizados en el periodo para aclarar y solucionar los dramáticos hechos vinculados
a las violaciones de los derechos humanos.

Introducción
La salida de Pinochet del poder no significó que el régimen democrático recuperara su funcionamiento y
naturalidad de inmediato. La presencia de Augusto Pinochet como comandante en jefe del ejército, la
existencia de un texto constitucional elaborado justamente para evitar cambios profundos al sistema heredado,
el actuar de un conjunto de fuerzas políticas de derecha que asumieron la defensa “de la obra del régimen
militar” y la actitud condescendiente de los líderes de la Concertación, generaron una transición democrática
tan extensa como alejada de los anhelos de las personas.

La instauración de un modelo económico neoliberal centrado en el sector privado tuvo profundas consecuencias
sociales; al término del gobierno de Pinochet la pobreza llegaba al 49%, y el Estado no tenía ni una estructura
ni una vocación social. Sin embargo, las autoridades que asumieron el gobierno en 1990 no centraron sus
esfuerzos en modificar el modelo sino en construir un aparato de protección social con metas muy definidas,
como la reducción de la pobreza, la construcción de viviendas sociales, políticas asistenciales, etc. Destaca en
estos gobiernos el esfuerzo puesto en el esclarecimientos
78 de los problemas heredados con respecto a los
Derechos Humanos.
V. LA RECONSTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA. CHILE ENTRE 1990 Y 2010 .
1. Desarrollo Económico.

El restablecimiento de la democracia fue un estímulo para la inversión privada;


miles de millones de dólares a la economía chilena, recursos que se centraron en la
minería, los servicios, la infraestructura, el comercio y el sector financiero. Estos
flujos de inversión, unido a la correcta política fiscal, el control de la inflación y la
generación de nuevos negocios, posibilitaron que el país creciera a tasas
importantes, transformando a Chile en uno de los mayores centros de negocios de
la región.

El traspaso de activos del Estado a manos de privados fue una política de


continuidad de los gobiernos de la Concertación; el sector sanitario y las
comunicaciones concentraron buena parte de la inversión extranjera, internacional y
nacional. Sin embargo, no fueron los únicos sectores; hacia fines de la década de
los 90’s se inició una política de concesiones destinada a modernizar la
infraestructura del país. De este modo, se privatizan las carreteras, puertos,
aeropuertos, la construcción de caminos y vías urbanas, etc. Ello cambia el aspecto
del país y Chile comienza a adquirir la fisonomía de un país desarrollado.

En la segunda mitad de la década de 1980, el


manejo económico se había centrado en el
desarrollo en las exportaciones, o “desarrollo
hacia afuera”. Sin embargo, la presencia de
Pinochet y de un régimen militar cuestionado
en el extranjero cerró muchos mercados a las
exportaciones chilenas. Esta situación cambió
drásticamente con el arribo de la democracia;
el país se abrió a las inversiones extranjeras,
especialmente en minería, energías y servicios.
Al mismo tiempo, la producción se diversificaba y los productos chilenos
comenzaban a entrar en distintos mercados. Ello se vio fortalecido con la firma de
distintos acuerdos comerciales, como tratados de libre comercio y acuerdos de
complementación económica, transformando a Chile en una de las economías más
abiertas del mundo.

79
V. LA RECONSTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA. CHILE ENTRE 1990 Y 2010 .
2. Desarrollo Social.
Las cifras sociales a fines del gobierno militar eran paupérrimas; la pobreza
superaba el 49%, existían sectores muy deprimidos y los niveles de desigualdad
eran escandalosos. Por ello los esfuerzos de los gobiernos concertacionistas se
centraron en aspectos como el combate contra la pobreza, fomentar la equidad, la
igualdad, mejorar los ingresos y crear un sistema de protección social. Sin embargo,
el modelo dejaba poco espacio para que el Estado pudiera implementar políticas
sociales, ello porque limitar las libertades del mercado estaban en contra del propio
modelo.

Con el tiempo se aplicaron políticas de subsidios a los sectores más pobres, el gasto
fiscal se enfocó en políticas de mejoramiento social; se mejoró el estándar de
construcción de viviendas sociales, se estableció un sueldo mínimo y se crearon
subsidios al empleo.

María Pía Martin; El Cambio en el Sistema de Protección Social en Chile.

80
V. LA RECONSTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA. CHILE ENTRE 1990 Y 2010 .
3. Relaciones Exteriores.
La situación de Chile al iniciarse la década de los 90’s era compleja; la dictadura
militar había aislado al país de la comunidad internacional, sin embargo la
restauración democrática va a fomentar una apertura del país a la comunidad
exterior esencialmente por causas económicas. La inversión privada chilena
comienza a conquistar los mercados vecinos; Argentina, Perú, Brasil y Colombia son
los principales destinos de la expansión del capital chileno. De este modo, la
inserción chilena en el exterior es esencialmente económica.

Pese a lo anterior, los conflictos diplomáticos y territoriales también preocuparon a


las autoridades chilenas, siendo el tema Laguna del Desierto el más importante. En
1991 los presidentes de Chile y Argentina decidieron resolver el litigio sobre este
territorio mediante un arbitraje internacional. El resultado de éste se informó en
mayo de 1994 cuando la comisión arbitral entregó a Argentina la totalidad de los
481 km2 de territorio, marcando un revés de la diplomacia chilena.

3. Desarrollo Político.
La Constitución de 1980 originalmente poseía un entramado legal que restringía los
principios democráticos pues imposibilitaba la realización de grandes reformas
políticas, económicas o sociales; en otras palabras, no traducía la voluntad de las
mayorías en el ejercicio real del poder. Así, los distintos dirigentes de la
Concertación llegaron al Gobierno, pero no tuvieron el poder a su disposición. En
adelante “en la medida de lo posible” será la consigna de la mayor parte de los
gobiernos del período.

En una primera etapa, la presencia de Augusto Pinochet en la comandancia en jefe


del ejército, las llamadas leyes de amarre, los Senadores designados y el sistema
binominal, imposibilitaron la realización de reformas de importancia, por lo que la
sensación de continuidad se hizo evidente. La irrupción de la Reforma Procesal Penal
y la promulgación de la Ley de Filiación fueron los mayores logros de la década de
los 90’s. Sin embargo, la propia institucionalidad de la Constitución de 1980 obligó a
la oposición a negociar reformas constitucionales, las que se materializaron en el
2005.

5. GOBIERNOS DEL PERÍODO.

Gobierno de Patricio Aylwin Azócar; 1990-1994.


Con las dificultades que implicaba una institucionalidad heredada de la dictadura,
con las leyes de “amarre”, con una economía que se insertaba con rapidez en la
globalización sobre la base del sistema neoliberal, la labor gubernativa debió ser
consensuada con una oposición que tenía en el Senado uno de sus más importantes
puntos de apoyo. El gobierno se planteó, entre otros, los siguientes objetivos:
 avanzar en la construcción de una democracia efectiva.
 crecer económicamente y producir cambios en la distribución de los ingresos a
fin de favorecer a la población más vulnerable.
 avanzar en la reparación de los afectados por la violación de los derechos
humanos y seguir la investigación para aclarar los casos denunciados.

81
V. LA RECONSTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA. CHILE ENTRE 1990 Y 2010 .
En la búsqueda de la reconciliación nacional y la preocupación por establecer la
verdad histórica respecto de las violaciones a los derechos humanos se conformó
la Comisión de Verdad y Reconciliación que presidió el jurista Raúl Rettig. En
1991 se entregó el llamado “informe Rettig” en el cual se daba cuenta de un
número superior a los 2.200 casos, en que hubo muerte o desapariciones. En este
también se consideraban los afectados pertenecientes a las Fuerzas Armadas. El
informe significó una severa crítica al Poder Judicial por rechazar recursos que
pudiesen haber protegido a las personas. En 1992 se creó la Corporación Nacional
de Reparación y Reconciliación a fin de realizar las indemnizaciones a los
familiares de las víctimas. Los juicios pasaron a manos de los tribunales. Se
trataba de lograr la verdad y la justicia. Sin embargo hubo tensiones diversas, por
una parte del ejército, deseoso de acabar con los juicios en forma rápida y por
otra, de los familiares de las víctimas que solicitaban pronta justicia. Además en
las tensiones se involucraban asuntos que decían relación con situaciones
personales; el Ejercicio de enlace (1990) y el Boinazo (1993), fueron
interpretados como una presión militar con diversos caracteres.

El boinazo. Unos comandos militares


salieron a la calle con tenida de
combate y hubo reuniones del alto
mando. Se habló de advertencia, pero
el Ejército se encargó de señalar que
era un ejercicio normal. En realidad
era una presión para que no se abriera
el caso de los «pinocheques».

¿Quiénes violan los Derechos Humanos?


“Son los Estados quienes han proclamado la Declaración Universal de Derechos
Humanos y suscrito y ratificado los otros pactos internacionales que rigen estas
materias. Por cierto, no se desconoce que los particulares también puedan atentar
contra la vida, o contra otros importantes valores, pero tales atentados se pueden
calificar apropiadamente de crímenes, de actos de terrorismo, o bien de otra
manera, según sea el caso. Llamarlos “violaciones de derechos humanos” desvía la
atención sobre la gravedad especial que tiene el hecho de que el Estado, que
detenga la fuerza pública y está encargado de proteger los derechos de los
ciudadanos, emplee tal fuerza para violarlos. Si los particulares cometen crímenes,
aunque sea por motivos o pretextos políticos, el Estado cuenta con el Poder
Judicial, la policía, la prensa, la opinión pública; esto es, con un conjunto de
importantes instituciones y medios que pueden movilizarse para denunciar,
investigar y castigar estos crímenes. Pero cuando el propio Estado utiliza este
poder para atentar contra los derechos de los ciudadanos, éstos se encuentran en
la mayor indefensión”

Fuente: Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, Volumen I ,


Tomo I, 1991

82
V. LA RECONSTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA. CHILE ENTRE 1990 Y 2010 .
En el contexto de los derechos humanos y la prosecución de la violencia, se
produjeron el atentado al general (R) Gustavo Leigh, el ex miembro de la Junta de
Gobierno y que había sido destituido por desavenencias con Pinochet durante el
régimen y, el asesinato del senador Jaime Guzmán perpetrado por
ultraizquierdistas, algunos de los cuales fueron identificados y juzgados. Del mismo
modo, en este período se resolvieron casos emblemáticos, como el asesinato de
Orlando Letelier por el cual fueron condenados Manuel Contreras y el Brigadier
Pedro Espinoza y el caso de los “degollados” cuyas condenas afectaron a 18
implicados.

En materia legislativa, se tuvo que aplicar la política de los consensos, que en


algunas materias logró aunar las voluntades de la oposición y el gobierno, y por ello
se acordaron leyes tributarias y laborales, además de democratizar las
municipalidades aprobándose la elección popular de alcaldes. También se aumentó
el período presidencial a 6 años. Sin embargo, no se logró suprimir a los senadores
designados ni restablecer la facultad presidencial de remover a los comandantes en
jefe. Tampoco hubo acuerdo para modificar el sistema binominal.

El objetivo económico principal de la Concertación, sin modificar el modelo, era


crecer con equidad. Hubo por ello un mayor gasto social (aumentó en un 30%) y
una disminución de los índices
de pobreza. Creció el comercio
exterior y disminuyó la inflación
llegando a ser del 12% al
finalizar la administración; se
elevó el salario mínimo,
disminuyó el desempleo y el PIB superó el 10% en 1992. Se consiguieron nuevas
fuentes crediticias y se reprogramó la deuda externa. El gasto social hizo posible
cambios en los aspectos educacionales y sociales. Se creó el Servicio Nacional de la
Mujer (SERNAM) y el Instituto Nacional de la Juventud que contempló políticas de
capacitación y recreación.

En educación se implementó el programa de Mejoramiento de la Calidad y Equidad


de la educación (MECE) que significó el programa de las 900 escuelas, educación de
adultos, adquisición y donación de textos escolares y alimentación con desayunos y
almuerzos escolares. Se crearon además nuevos centros de educación parvularia y
preescolar y se realizó un programa de modernización de la escuela media técnico
profesional junto a la capacitación de jóvenes para insertarlos laboralmente

83
V. LA RECONSTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA. CHILE ENTRE 1990 Y 2010 .
OO.PP. y adelantos materiales
 Pavimentación de 600 km y
construcción de 500 km de calles.
 Construcción de 100.000 viviendas
anuales.
 Primera etapa de la construcción
del nuevo aeropuerto en Santiago.
 Entrega de hospitales regionales y
construcción de otros.
 Inicio de las obras de la línea 5 del
metro.

En el contexto de la reinserción de Chile en el concierto mundial, el Presidente


realizó numerosos viajes al extranjero, especialmente al Asia con el fin de conectar
gigantescos mercados. Las relaciones con Perú y Argentina se estrecharon
notablemente y se avanzó en la resolución de ciertos problemas de límites.

En el ámbito específico de las minorías étnicas se creó la Corporación Nacional de


Desarrollo Indígena (CONADI) en el contexto de la ley de Trato Especial a los
Indígenas.

b. Gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle: 1994-2000.

Eduardo Frei R-T planteó como


prioridades para cumplir con lo
propuesto a la ciudadanía, el
crecimiento económico y la
erradicación de la pobreza, las
reformas constitucionales, la
modernización de la educación y la
salud y la modernización del Estado.
Sin embargo, la falta de quórum
parlamentario impidió que este nuevo
gobierno lograse llevar a cabo las
reformas constitucionales referidas a la
eliminación de los senadores
designados y al término del sistema
binominal entre otras. Por ello en
materia legislativa tuvo que actuar de la misma forma que el gobierno de Aylwin:
con la política de los consensos.

84
V. LA RECONSTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA. CHILE ENTRE 1990 Y 2010 .
A través del Ministerio de Planificación Nacional (MIDEPLAN) se logró avances en la
lucha contra la pobreza, lo que se demostró con el aumento de los ingresos de los
hogares más pobres. Sin embargo también se mantuvo casi sin mejoras el
problema de la inequidad o gran brecha de ingresos entre la población más rica y
la más pobre del país. Por otra parte, las investigaciones sobre violaciones a los
derechos humanos también registraron avances y se resolvió el dramático caso de
los degollados, culminando con penas de presidio perpetuo para los involucrados.
En el caso del crimen de Orlando Letelier, en 1995 se ratificaron las condenas y
Manuel Contreras y Pedro Espinoza fueron llevados a Punta Peuco, un penal
construido para los procesados de las Fuerzas Armadas y otras personalidades
públicas.

En el ámbito económico, el crecimiento del país alcanzó en 1995 una tasa de 8,5%
y la inflación descendió a un 8,2% mientras que se duplicó respecto del año
anterior la balanza comercial. En 1996 la balanza comercial se vio, eso sí, afectada
por el menor precio del cobre y del sector forestal en los mercados internacionales.
En pro de la modernización se llevó a cabo el Plan Global de infraestructura que
significó una gran inversión destinada a vialidad urbana e interurbana, a través de
un sistema de concesiones incorporando de este modo a la empresa privada en la
modernización. Este programa dirigido desde Obras Públicas contó entre sus
aspectos más destacados a la construcción de la Autopista del Sol, la línea 5 del
Metro. Además se reestructuró EMPORCHI, se modernizó el Servicio Nacional de
Aduanas, se privatizaron las empresas sanitarias y los privados participaron en los
proyectos de creación y mantención de aeropuertos. En el ámbito habitacional el
promedio construido no obedeció a las expectativas.
En el ámbito de las relaciones internacionales, la aproximación e integración al
Asia Pacífico se materializó con la incorporación de Chile al Foro de Cooperación
Económica Asia-Pacífico (APEC), comunidad que posee un gigantesco mercado con
economías muy poderosas y países con los cuales Chile intensificaría las relaciones
comerciales y lograría la firma de varios Tratados de Libre Comercio. A ello se
agregaría la incorporación de Chile como país asociado al MERCOSUR (1996) y la
firma de un acuerdo de libre comercio con Canadá (1996). En este período también
se acordaría la reanudación de relaciones diplomáticas con Cuba.

Una de los legados más significativos del segundo gobierno de la Concertación


sería el inicio de la modernización de la justicia con la puesta en marcha de la
Reforma Procesal Penal, que encabezó la ministra Soledad Alvear. La creación
del Ministerio Público, del Fiscal nacional (1999) y de los fiscales regionales
implicó introducir cambios profundos en la investigación de los delitos y en la
novedosa incorporación del juicio oral.

85
V. LA RECONSTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA. CHILE ENTRE 1990 Y 2010 .
Reforma Procesal Penal
Ley de Filiación
Cambió el antiguo sistema procesal, en el
Considerada una de las leyes de
cual el mismo juez era quien investigaba
contenido social más relevantes del
gobierno de Frei. Por ella se puso
los crímenes y delitos, dictaminaban
término a los denominados “hijos culpabilidades y sancionaba las sentencias,
ilegítimos”, estableciéndose la principalmente a través de documentos
igualdad jurídica entre los hijos escritos.
nacidos fuera y dentro del
matrimonio. (Octubre de 1999). En el nuevo sistema, las tareas de acusar e
investigar quedan en manos de una Fiscalía
Pública, en tanto que la defensa de los
acusados también queda en una institución
distinta: la Defensoría Pública. Así, los
jueces solo escuchan los alegatos de ambas
partes (en juicios orales), para luego
determinar la culpabilidad o inocencia de
los imputados y establecer las sanciones o
castigos correspondientes.

En 1997 se desataría una crisis financiera que afectó a Tailandia y luego a Malasia,
Indonesia y Filipinas, mostrándose también en Taiwán, Hong Kong y Corea del Sur.
Esta “Crisis Asiática”, por sus repercusiones, fue llamada la primera gran crisis de
la globalización. En Chile significó una brusca caída en el ámbito bursátil y
perjuicios en la gran minería del cobre y en los sectores inmobiliario y pesquero. Los
efectos de esta crisis se manifestaron en una baja del crecimiento, y en un aumento
del desempleo, el que alcanzó a un 11,5%.

Por otra parte, la llamada “cuestión mapuche” se agudizaría en estos años producto
del choque entre las comunidades y las empresas forestales y los proyectos
hidroeléctricos en la zona del Alto Biobío. En este último caso los problemas
traspasarían las fronteras y sería visto por organismos internacionales, mientras el
gobierno procuró crear instancias de diálogo.

En materia judicial, también se produjo un


serio problema vinculado a los detenidos
desaparecidos, ya que no es aplicable la ley
de amnistía en los casos de secuestro
calificado mientras no se estableciera
legalmente la muerte de la víctima. Al
respecto se intentó formar una mesa de
dialogo entre representantes de las Fuerzas
Armadas y del mundo civil vinculado a los
derechos humanos, sin embargo en medio de
las circunstancias relacionadas a la detención de Augusto Pinochet en Londres, no
fue posible avanzar en esta importante materia.

86
V. LA RECONSTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA. CHILE ENTRE 1990 Y 2010 .
La Detención de Augusto Pinochet

En marzo de 1998 el general Pinochet dejó la Comandancia en Jefe del Ejército y


más tarde juró como senador vitalicio. De inmediato se le quiso acusar
constitucionalmente “por haber comprometido el honor y la seguridad de la nación”,
en el período posterior a 1990. La acusación no prosperó, pero se estimó como un
testimonio histórico de denuncia de las acciones del ex Comandante.

En octubre, por motivos de salud y otros vinculados a aspectos específicos del


quehacer militar, Augusto Pinochet viajó a Londres. Allí decidió operarse y en la
clínica fue detenido por una solicitud de extradición del juez español Baltasar
Garzón. Las causas eran graves; se trataba de acusaciones de torturas, genocidio y
terrorismo internacional. De inmediato el gobierno chileno tomó la postura de que
se le liberara atendiendo a la inmunidad diplomática y sostuvo hasta el final la tesis
de que sólo los tribunales chilenos podrían juzgarle. Los complejos trámites
judiciales implicaron el pronunciamiento de la Cámara de los Lores, que culminó
cuando en marzo de 1999 se determinó que el Senador tenía inmunidad diplomática
sólo hasta el año 1988, cuando Chile había ratificado el tratado contra la tortura.
Con esta argumentación la Cámara de los Lores dejaba en claro la
extraterritorialidad de la tortura como crimen internacional, sujeto a la jurisdicción
de las cortes de todo el mundo.

La difícil situación legal hizo que el gobierno de Chile utilizara la vía humanitaria
para pedir la libertad del ex militar. Los exámenes realizados, junto con establecer
la precaria salud mental y física del senador, mostraron la incompatibilidad que
existía entre este estado y los requerimientos del juicio. Ello condujo a su liberación
en marzo de 2000 luego de 503 días de detención. Trasladado a Chile fue recibido
por las instituciones armadas con gran cobertura de los medios de comunicación. En
Santiago, el juez Juan Guzmán presentó una solicitud de desafuero ante los
tribunales debido a una serie de querellas interpuestas en contra del ex general.

Augusto Pinochet inicialmente


fue detenido en la clínica donde
fue operado días antes.

87
V. LA RECONSTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA. CHILE ENTRE 1990 Y 2010 .
Las elecciones presidenciales de 1999.
La Concertación logró a través de primarias nombrar como candidato a Ricardo
Lagos, ex ministro de Obras Públicas y personaje de larga trayectoria en las luchas
por el regreso a la democracia. La oposición se inclinó por Joaquín Lavín quien contó
con el apoyo de Renovación Nacional y la UDI, integrantes de la llamada Alianza por
Chile. Aparte de ellos, hubo otros candidatos de minoría como Gladys Marín,
comunista; Tomás Hirsh del partido Humanista; Sara Larraín, ecologista y el
independiente Arturo Frei Bolívar. Las elecciones dieron una pequeña ventaja a
Lagos sobre Lavín y en la segunda vuelta el triunfo fue de Ricardo Lagos con el
52,32% de los votos.

c. Gobierno de Ricardo Lagos Escobar: 2000-2006.


Entre las primeras decisiones que debió enfrentar el nuevo gobierno estaba el
problema del desafuero del general
Pinochet, aspecto en el que el Presidente fue
categórico al decir que le correspondía sólo
a los tribunales de justicia resolver tal
situación y también se presentaba la
problemática respecto de los Derechos
Humanos, en la cual el nuevo mandatario se
comprometía a actuar personalmente para
reanudar la mesa de diálogo y asegurar su
éxito.
En esta materia, en junio del año 2000,
Pamela Pereira hija de un detenido
desaparecido y el general del Ejército Juan Carlos Salgado llegaron al acuerdo por el
cual las fuerzas armadas y de orden se comprometían a obtener y entregar
información que permitiera ubicar a los detenidos desaparecidos, actuando bajo el
resguardo del secreto profesional para quienes contribuyeran con información sobre
las víctimas. Este hecho fue calificado como un gran paso hacia la “reconciliación
nacional”. Por otra parte, la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura
(presidida por el obispo Sergio Valech), durante el año 2003 elaboró el llamado
informe Valech. El Presidente Ricardo Lagos lo entregó a la opinión pública en el
2004. En el informe se reconocen a unas 28.000 personas calificadas como víctimas
de tortura y prisión política.

cfr.: en página web de la Biblioteca del Congreso Nacional


http://www.bcn.cl/bibliodigital/dhisto/lfs/Informe.pdf.

88
V. LA RECONSTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA. CHILE ENTRE 1990 Y 2010 .
El desafuero del General Augusto Pinochet

En 1998 se presentó ante los tribunales de Santiago una querella en contra de


Pinochet por los delitos de “genocidio”, homicidios múltiples calificados o
secuestro, asociación ilícita e inhumación ilegal. La Corte de Apelaciones nombró a
Juan Guzmán como ministro de fuero quien dio inicio a las investigaciones. En
medio de éstas, el ministro sometió a proceso a Sergio Arellano Stark por el caso
de la “Caravana de la Muerte” (1973) y relacionando los casos, sumándose
además el Consejo de Defensa del Estado, se solicitó a la Corte el desafuero de
Pinochet (en su rol de senador de la república), ya que la “caravana” habría
actuado bajo las órdenes del entonces Comandante en Jefe del Ejército.

El ministro Guzmán no aplicó ley de amnistía (1978) por cuanto los 19 casos
denunciados se consignaron como secuestro calificado y secuestro permanente por
lo que debía investigarse hasta encontrar los cuerpos de las víctimas. Sólo
después de ello y luego de proseguir con los trámites de la investigación podría
aplicarse la ley de amnistía.

Con todos estos antecedentes, la Corte de Apelaciones dio a conocer su decisión


de desaforar a Augusto Pinochet y luego de las apelaciones que se hicieron, la
resolución final tomada por la Corte Suprema ratificó el desafuero del ex general
por 14 votos contra 6. La resolución de tribunal provocó un gran impacto interno y
externo y consolidó la inaplicabilidad de la ley de amnistía cuando en los casos de
secuestro calificado no haya sido posible encontrar el cuerpo de las víctimas. Con
el fallo también se descarta la prescripción de este delito.

Grupos opositores de derecha y ex partidarios del régimen militar, criticaron a los


tribunales de justicia por su actuar, y al gobierno de haber efectuado presiones
indebidas al poder judicial. El gobierno llamó a respetar las resoluciones de los
Tribunales de Justicia y rechazó las acusaciones de presiones de orden político.
Más tarde serían acogidos los recursos que indicaban la incapacidad para que el
general Pinochet fuera juzgado al padecer demencia senil. De esta manera
terminaba el largo período judicial que le correspondió vivir al ex mandatario quien
fallecería en Diciembre de 2006.

El gobierno de Lagos mantuvo el impulso a la modernización de la infraestructura


vial, sobre todo a través del sistema de concesiones. También continuaría con la
implementación de la reforma procesal penal y las reformas en educación. En este
aspecto se decretó la escolaridad obligatoria de la Educación Media, y se
estableció el sistema de créditos con aval del Estado para el financiamiento de la
Educación Superior. Se implementaron programas sociales para combatir la pobreza
como Chile Solidario, un seguro de desempleo y la regulación de estudios bajo el
programa Chile Califica.

89
V. LA RECONSTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA. CHILE ENTRE 1990 Y 2010 .
Una de las grandes obras del gobierno fue una gran reforma a la salud pública que
se expresó en el Programa de Salud de Acceso Universal con Garantías Explícitas –
AUGE-, hoy GES. Las Garantías
Explícitas en Salud (GES)
constituyen un conjunto de
beneficios garantizados por Ley para
las personas afiliadas a Fonasa y a
las Isapres. Cuando el plan comenzó
en julio de 2006 cubría 56 problemas
de salud, más tarde aumentó a 69 y
en julio de 2013 se aumentaría a 80.
La incorporación al AUGE (o GES) es
automática y tanto FONASA como las
Isapres tienen la obligación de
prestar estas garantías y cubrir las
enfermedades garantizadas a la
fecha y las que se vayan incorporando a futuro.

En el año 2005 se lograría la aprobación de un paquete de reformas constitucionales


a fin de avanzar a la plena democratización institucional del país. Se eliminaron los
senadores designados y vitalicios, pasando el Senado a estar conformado por 38
senadores, todos elegidos democráticamente. También se puso término a la
inamovilidad de las Comandantes en Jefe de la Fuerzas Armadas y al General
Director de Carabineros recuperando el Presidente de la República la capacidad de
cambiar a los Comandantes de las Fuerzas Armadas y de Orden, y sólo informar de
ello al Congreso. Del mismo modo cambiaron las disposiciones respecto del Consejo
de Seguridad Nacional, el cual quedó sólo como un ente asesor y reunido sólo
cuando el Presidente de la República lo decidiera.
En materia de relaciones exteriores, el gobierno de Ricardo Lagos avanzó en la
inserción de Chile en la “globalización” económica del mundo. La economía de
mercado chilena y el modelo del “crecimiento hacia afuera” se irían consolidando
con la firma de Tratados de Libre Comercio (TLC) y acuerdos de complementación
económica.

TRATADOS Y ACUERDOS ECONÓMICOS


TLC con Centroamérica, 2002

TLC con EEUU, 2003


Asociación Política y Económica entre Chile y la Unión Europea, 2003

TLC con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA), 2004


TLC con Corea, 2004

90
V. LA RECONSTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA. CHILE ENTRE 1990 Y 2010 .
Gobierno de Michelle Bachelet Jeria. 2006 - 2010.

En el año 2006, en segunda vuelta triunfó Michelle


Bachelet sobre Sebastián Piñera y con ello por
primera vez una mujer ocupa la primera magistratura
de la Nación.
Iniciando su gobierno sobrevino la crisis del sistema
del Transantiago, proyecto heredado del gobierno
anterior, lo que significó grandes movilizaciones y una
significativa pérdida de la popularidad del gobierno,
que se vio obligado a intervenir con grandes sumas de
dinero en la solución parcial del problema.
Sin embargo, lo que provocó enormes problemas al
gobierno fue la llamada “Revolución Pingüina”, movimiento masivo y organizado de
alumnos, padres, profesores y organismos vinculados a la educación, que exigía la
derogación de la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE), aprobada al
final del gobierno militar. Estas protestas serían el inicio del gran cambio que aún se
espera en Educación.
Planteando un programa con fuerte base social protegiendo a la infancia y a la
tercera edad y orientándose a conseguir una igualdad de género, Michelle Bachelet
se empeñaría en consolidar el papel de Chile en el ámbito internacional, impulsando
el comercio exterior y participando de iniciativas de cooperación internacional como
es el caso de la misión de paz enviada a Haití. Durante su gobierno se firmaron
Tratados de Libre Comercio (TLC) con China, Japón, Australia, Perú, Colombia y
Turquía.
En el año 2008, una nueva crisis económica, con origen en los EE.UU. afectaría a
casi todas las economías del mundo, sobre a las de mayor vinculación con
Norteamérica. La llamada crisis “subprime” demostraría los peligros de la
globalización económica mundial y los efectos de la disminución de las regulaciones
del Estado en materias financieras y comerciales. Sin embargo las acertadas
políticas de ahorro de los anteriores gobiernos concertacionistas permitieron sortear
con éxito estos momentos y contar con los recursos necesarios para no desatender
las demandas de los sectores más necesitados.

Cuadro de síntesis con obras del gobierno de Michelle Bachelet.


 En el 2006 las regiones pasan a ser 15, con Arica y Parinacota y la Región de
los Ríos.
 Acercamiento de la cultura al mundo popular.
 Sistema de Becas Bicentenario.
 Participación en la creación de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).
 Bonos de ayuda para mejor distribución del ingreso.
 Acuerdo nacional para el empleo (Gobierno-Empresarios).
 Construcción de Estadios Bicentenarios.
 Gratuidad en el sistema de Salud Pública para los mayores de 60 años.
 Reforma previsional para la obtención de una pensión mínima a ciertos
grupos.

91
V. LA RECONSTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA. CHILE ENTRE 1990 Y 2010 .
En Diciembre del 2009 se realizaron las elecciones presidenciales para el período
2010-2014 junto con las elecciones para congresistas. Se presentaron cuatro
candidatos que fueron: Eduardo Frei Ruiz –Tagle por la Concertación, Sebastián
Piñera Echenique por la “Coalición por el Cambio”, Marco Enríquez–Ominami por la
“Nueva Mayoría para Chile” y Jorge Arrate Mac Niven por el pacto “Juntos Podemos
Más”. Como no se alcanzó por parte de ningún candidato la mayoría absoluta de
los votos, se realizó una segunda vuelta que dio como triunfador a Sebastián
Piñera sobre Eduardo Frei. Con ello se ponía fin a una sucesión de 20 años de
gobiernos de la Concertación y la derecha volvía al poder, lo que no había logrado
en una elección desde 1958.

CRONOLOGÍA BÁSICA 1973-2006

Para reforzar estos


contenidos accede a:

Unidad 19
Módulo 20

92
GLOSARIO
BALOTAJE: Segunda vuelta de las elecciones CORDONES INDUSTRIALES: Organizaciones
cuando en la primera ningún candidato obtiene la políticas populares desarrolladas entre 1972 y
mayoría absoluta, vigente en Chile con la 1973, formadas por la agrupación de fábricas y
Constitución de 1980. empresas que coordinaban tareas de producción,
distribución y organización de los trabajadores de
BARRIO CÍVICO: Comprende una zona de mediana una zona.
extensión en el centro de la ciudad, dentro de la
ciudad de Santiago. Se le denomina de esta COSACH: Fue una empresa mixta, que funciono
manera debido a que los edificios que se entre 1930-1933, conformado por el Estado de
encuentran dentro de él son en su gran mayoría Chile y los productores privados. Creado por la Ley
dependencias y edificios de gobierno, tanto Nº 4.863 del 21 de julio de 1930 y disuelta en
ministerios y organismos varios como su principal enero de 1933. Su objetivo fue intentar la
hito: el Palacio de La Moneda. recuperación del salitre postrer a la invención del
sintético.
CITÉ: Es un conjunto de viviendas, generalmente
de edificación continua, que enfrentan un espacio COVENSA: La Corporación de Ventas de Salitre y
común, privado, el que tiene relación con la vía Yodo de Chile fue el estanco formado entre el
pública a través de uno o varios accesos. Estado chileno y las empresas privadas
productoras. Estaba encargada de regular la
CHICAGO BOYS: Se les denomina de esta manera exportación y comercialización del salitre y iodo.
a aquellos economistas chilenos que, una vez
cursados sus estudios de pregrado en la Pontificia CUT: La Central Única de Trabajadores (CUT) es
Universidad Católica de Chile o en la Universidad creada y convocada para unir a los diferentes
de Chile, continuaron perfeccionando sus sectores laborales en torno a sus demandas
conocimientos en la Universidad de Chicago. económicas y sociales.

COHECHO: Fórmula de intervención electoral que EQUIDAD: Concepto asociado a los valores de
se caracterizó por conseguir los votos del igualdad y de justica. Se intenta promover la
electorado mediante el dinero; es decir, se igualdad más allá de las diferencias de sexo,
compraban los votos. económicas o culturales. Se relaciona con la
justicia social ya que se defienden las mismas
COMISIÓN VALECH: La Comisión Nacional sobre oportunidades y condiciones para todas las
Prisión Política y Tortura fue creada como un personas.
órgano asesor del Presidente de la República. Ella
tuvo por objeto determinar, de acuerdo a los ESTADO DE SITIO: Régimen de excepción
antecedentes que se presenten, quiénes son las constitucional declarado por un gobierno, que
personas que sufrieron privación de libertad y permite restringir las libertades individuales y el
torturas por razones políticas, por actos de normal desenvolvimiento de las instituciones.
agentes del Estado o de personas a su servicio.
Fue creada en septiembre del año 2003. EXPROPIACION: Atribución de Derecho Público,
que consiste en la transferencia coactiva de la
CONVENTILLOS: Es la denominación de un tipo de propiedad privada desde su titular al Estado,
vivienda urbana del Chile finisecular, donde cada mediante una indemnización.
cuarto es alquilado por una familia o por un grupo
de hombres solos.

93
GLOSARIO

FRENTE DE ACCION POPULAR (FRAP): Agrupó al ISI: Modelo basado en una política proteccionista
Partido Socialista y a los comunistas, organizados que estimula la industrialización nacional a fin de
en diversos partidos y organizaciones. Su principal evitar la dependencia de productos extranjeros.
bandera de lucha fue la defensa del movimiento (Industrialización para la sustitución de las
obrero y la resistencia a las reformas liberales de importaciones).
la misión Klein Saks.
LAICISMO: Es la doctrina que defiende la
FICHA: Medio de pago de las salitreras para sus existencia de una sociedad organizada
trabajadores. Este medio tenía valor sólo en la aconfesionalmente, cuyo ejemplo más
oficina salitrera que la emitía. representativo es el "Estado laico".

GASTO PÚBLICO: Gastos hechos por el Estado,


sueldos, salarios, transferencias, subsidios, LEY DE DIETA PARLAMENTARIA: Ley que
compra de bienes de capital y otras inversiones y establecía una dieta mensual para los senadores y
pagos de deuda pública. diputados, es decir, los parlamentarios recibirían
una remuneración por sus actividades legislativas.
GREMIALISMO: El gremialismo es un movimiento
político fundado en 1967 por Jaime Guzmán, al
interior de la Universidad Católica, en oposición a LEY MALDITA: Se refiere a la Ley de Defensa
la reforma universitaria que se gestaba en esta Permanente de la Democracia.
casa de estudios. Sostiene que el orden social
debe basarse o fundarse en las sociedades MAPU: Movimiento de Acción Popular Unitaria.
intermedias, las que surgen entre las personas y el Partido Político de izquierda chileno que se formó
Estado. Estas asociaciones libremente generadas y de la escisión de un sector rebelde de la DC.
conducidas por sus integrantes, deben cumplir
con sus objetivos y fines propios, descartando
cualquier forma de ideologización o intervención MESOCRACIA: Es el gobierno de las clases medias
del Estado. o bien define a la propia clase referida.

INDAP: El Instituto de Desarrollo Agropecuario. NACIONALIZACION: Transformación de una


Principal servicio del Estado de Chile en apoyo de empresa o unidad económica privada extranjera
la agricultura familiar campesina. Fue creado el 27 en una empresa pública. También se denomina
de noviembre de 1962. estatización o socialización.

INFLACIÓN: Crecimiento sostenido de los precios


de los bienes y servicios. NUEVA OLA: Movimiento de música popular
chilena influido por EE.UU. y Europa. Rock y estilos
INFORME RETTIG: Es la Comisión Nacional de melódicos con letras simples y bailables sirvieron
Verdad y Reconciliación, conocida por Comisión para canalizar cierta rebeldía juvenil y también
Rettig por su presidente, el abogado Raúl Rettig, la para cantar lo cotidiano. Entre sus representantes
cual se formó para esclarecer la verdad sobre las están Luis Dimas, Cecilia y los Ramblers.
violaciones a los derechos humanos cometidas
durante el régimen militar.

94
GLOSARIO
OCDE: Sigla que corresponde a la Organización
para la Cooperación y el Desarrollo económico. La
entidad reúne a más de treinta países y su
finalidad es lograr la coordinación de las
principales políticas de los Estados miembros en lo
referente a economía y asuntos sociales. Chile es
miembro de la organización desde 1910.

OLIGARQUÍA: Grupo minoritario de personas,


pertenecientes a una misma clase social,
generalmente con gran poder e influencia que
dirige y controla una colectividad o institución.

PLUTOCRACIA: Clase de los más ricos. Se aplica


también al sistema de gobierno en el que existen
influencias desequilibradas en la toma de
decisiones a favor de los que ostentan las fuentes
de riqueza.

PULPERÍA: Era un establecimiento comercial y


centro social de las clases humildes (proletariado)
del Chile finisecular.

REFORMA AGRARIA: Conjunto de medidas


políticas, económicas y sociales cuyo fin es
modificar la estructura de la propiedad y
producción de la tierra.

RUIDO DE SABLES: Es el nombre dado al


descontento expresado por militares chilenos el 4
de septiembre de 1924 en una sesión del Senado
de Chile.

TACNAZO: Movimiento militar que ocurrió en


Chile el 21 de octubre de 1969, donde un grupo de
oficiales liderados por el General Roberto Viaux se
acuarteló en el Regimiento “Tacna” de Santiago
para exigir mejoras salariales y profesionales para
el Ejército de Chile.

TANQUETAZO: Fallido golpe de estado en contra


del gobierno de la Unidad Popular. Ocurrió el día
29 de junio de 1973. Se le denominó Tanquetazo
porque los rebeldes usaron primordialmente
tanques y carros de combate pesados.

95
BIBLIOGRAFIA

 Historia del Siglo XX Chileno, Sofía Correa y otros autores, Editorial


Sudamericana, 2001.

 Chile en el Siglo XX, Mariana Aylwin y otros autores, Editorial Planeta, 1987.

 Historia de Chile 1891-1994, Cristian Gazmuri. RIL Editores, 2012.

 Historia de Chile, Armando de Ramón, Catalonia, 2003.

 Historia de los Chilenos Tomo 4, Sergio Villalobos R. Taurus, 2010.

 Historia, Geografía y Ciencias Sociales. III Texto del estudiante. Editorial ZIG-
ZAG, 2013.

 Sociedad 3° Educación Media. Santillana Bicentenario, 2011.

 Historia y Ciencias Sociales 3° Pearson 2012.

 Historia y Ciencias Sociales 2º Medio, Varios Autores, Editorial Don Bosco.

 Historia, geografía y Ciencias sociales. 3° Medio Ed. S.M. 2012.

 Historia y Ciencias Sociales 2º Medio, Lilian Almeyda et all, Ministerio de


Educación.

 Gran Diccionario de Chile, Mario Céspedes, (Biográfico-Cultural).

 Historia del Partido Demócrata Cristiano. P.D.C. Página Web. 2014.

www.bcn.cl www.memoriachilena.cl
www.museodelamemoria.cl www.bibliotecanacionaldigital.cl

96