Vous êtes sur la page 1sur 5

See

discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.net/publication/309548363

La etnobotánica. Breve historia de una ciencia


interdisciplinar. "De plantas, cultura e
interdisciplinaridad. Etn....

Article · September 2016

CITATIONS READS

0 193

1 author:

Beatriz Álvarez
22 PUBLICATIONS 96 CITATIONS

SEE PROFILE

All content following this page was uploaded by Beatriz Álvarez on 01 November 2016.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


LA ETNOBOTÁNICA

BREVE HISTORIA DE UNA CIENCIA INTERDISCIPLINAR

Dependiendo de la época y del autor, la etnobotánica, ciencia interdisciplinar que recoge


y analiza los usos, conocimientos, costumbres, ritos y creencias que tienen origen en las
interacciones hombre-plantas, ha sido definida y enfocada de distintas formas. Así, Harshberger,
el primero en utilizar este término, se refirió a ella como al estudio de los vegetales empleados
por los pueblos con escaso desarrollo tecnológico [1].

Con el paso de los años, el objeto de estudio de la etnobotánica se fue extendiendo a la


totalidad de las relaciones ser humano-mundo vegetal, incluyendo no sólo los aspectos utilitarios
sino también, los cognitivos y simbólicos. Es decir, que en su concepción más amplia esta
disciplina analiza el lugar de las plantas en los distintos contextos culturales.

Conviene aclarar que, aunque las plantas constituyen un elemento clave para cualquier
cultura (no hay que olvidar que son fuente de alimentos, de remedios curativos, de materias
primas textiles, para la construcción, para la fabricación de papel, . . . ), por lo general los
estudios etnobotánicos se centran en aquellos grupos humanos que se relacionan de una manera
más estrecha con el medio. Es decir, en las poblaciones con escaso desarrollo tecnológico y en
las sociedades rurales.

Pionero en el campo de los estudios etnobotánicos centrados en grupos humanos


primitivos fue Schultes (ver Fotografía 1), quien durante la II Guerra Mundial viajó a
Sudamérica para obtener datos sobre ciertos vegetales de importancia económica, vegetales entre
los que se contaba el caucho [2]. Tan aguerrido como excéntrico, este investigador residió en la
Amazonia durante 14 años, integrándose en la vida de las tribus locales y reuniendo información
sobre cientos de plantas medicinales y alucinógenas. Información que fue recogida en una obra
ya clásica: The healing forest [3]. A partir de entonces, la cantidad de trabajos etnobotánicos ha
ido aumentando de forma continuada hasta hoy [4].

Fotografía 1.- El Dr. Richard Evan Schultes en el Amazonas (ANÓNIMO, c. 1940). Schultes puede ser considerado
como el padre de la etnobotánica moderna. (Fuente:
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Schultes_amazon_1940s.jpg).
Resulta innegable que en Europa la cultura campesina, que es la que custodia los
conocimientos sobre plantas, se ha visto erosionada por un proceso que se inició, con la
Revolución Industrial, en la segunda mitad del siglo XIX y que avanzó rápidamente a lo largo
del XX, culminando con la llegada de la Revolución Verde (1950-1970) [5]. Es por ésto que
nuestro continente ha recibido mucha menos atención que otras zonas del mundo desde el punto
de vista de los estudios etnobotánicos. Lo cual debería ser justo al revés, ya que es precisamente
en Europa donde están desapareciendo con mayor velocidad los conocimientos ligados a las
sociedades rurales. Algo en lo que tienen mucho que ver los procesos de aculturación y
globalización que comenzaron, al finalizar la II Guerra Mundial, a través de instituciones tales
como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, organismos que asumieron la tarea
de imponer una mal llamada modernización [6].

En lo que a nuestro país respecta, hay que dejar bien claro que, si bien en España la
ciencia que nos ocupa es una disciplina relativamente joven, a estas alturas existen ya suficientes
trabajos (ver Fotografía 2) como para que haya quedado más que demostrada la riqueza de
nuestro patrimonio etnobotánico. Lo cual, por otro lado, no debería extrañarnos, ya que:

1. Nuestro territorio destaca entre los europeos por su abundancia florística [7].
2. La Península Ibérica constituye un auténtico crisol cultural. Algo en lo que han tenido
mucho que ver los numerosos pueblos (iberos, celtas, fenicios, griegos, romanos,
bárbaros, judíos, árabes, etc.) que a lo largo de la historia se han asentado en estas tierras.
Pueblos entre los que hay que destacar a los romanos y los árabes, ya que, además de
introducir una serie de plantas útiles, dieron a conocer eficaces técnicas de cultivo [8].
3. El estrecho contacto existente entre España y América posibilitó la llegada de nuevos
vegetales a nuestro país antes de que lo hicieran al resto de Europa.

Fotografía 2.- Emilio BLANCO (izquierda) entrevistando a un grupo de ancianos en el Hogar del Jubilado
(Macotera, Salamanca). Este tipo de entrevistas son la base de los estudios etnobotánicos de campo. (Fotografía:
Feliciano CASTRO).

En la actualidad, y debido al pragmatismo imperante, las investigaciones etnobotánicas


tienden a centrarse en los aspectos prácticos de la ciencia que nos ocupa, infravalorando los
cognitivos y simbólicos. Lo cual no deja de ser discutible, ya que la comprensión en profundidad
de las complejas interacciones ser humano-mundo vegetal implica, necesariamente, la recogida y
el análisis no sólo de los usos, sino también de los conocimientos, costumbres, ritos y creencias
que tienen su origen en estas interacciones. Algo que se tendrá muy en cuenta en la presente
página.

Beatriz T. Álvarez

AGRADECIMIENTOS

A mi colega Emilio BLANCO CASTRO, tanto por cederme amablemente la fotografía


que acompaña este artículo, como por tomarse el trabajo de revisar la versión preliminar del
mismo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

[1] HARSHBERGER, J. W. (1896). The purpose of ethnobotany. Botanical gazette


21(3): 146-154.
http://archive.org/stream/mobot31753002216957#page/n0/mode/2up

[2] BALICK, M. J. & P. A. COX (1996). Plants, people and culture: the science of
ethnobotany. Scientific American Library. New York.

[3] SCHULTES, R. E. & R. F. RAFFAUF (1990). The healing forest: medicinal and
toxic plants of the northwest Amazonia. Historical, ethno- & economic botany series 2.
Dioscorides Press. Portland, Oregon.

[4] COTTON, C. M. (1996). Ethnobotany: principles and applications. John Wiley &
Sons. London.

[5] PÉREZ, M. T. (1994). La disolución de las sociedades campesinas tradicionales en el


mundo mediterráneo. In: A. Sánchez Picón (ed.), Agriculturas mediterráneas y mundo
campesino: cambios históricos y retos actuales. Actas de las Jornadas de Historia Agraria,
celebradas en Almería los días 19-23 de abril de 1993: 13-43. Actas 19. Instituto de Estudios
Almerienses, Diputación de Almería. Almería.
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2242602

[6] SEVILLA, E. & A. M. ALONSO (1995). Para una teoría etnoecológica centro-
periferia desde la agroecología. Prácticas ecológicas para una agricultura de calidad: actas del
I Congreso de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (S.E.A.E.), celebrado en Toledo
los días 28-29 de septiembre de 1994: 448-460. Consejería de Agricultura y Medio Ambiente,
Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Toledo.
http://www.agrotecnicounne.com.ar/biblioteca/agroecologia/Sevilla%20teoria%20etno.pdf
[7] SAINZ, H. & J. E. HERNÁNDEZ-BERMEJO (1981). Síntesis corológica de las
dicotiledóneas endémicas de la Península Ibérica e Islas Baleares. Instituto Nacional de
Investigaciones Agrarias. Madrid.

[8] MESA JIMÉNEZ, S. (1996). Estudio etnobotánico y agroecológico de la Sierra de


Mágina (Jaén). Tesis doctoral inédita. Dpto. de Biología Vegetal I, Facultad de Ciencias
Biológicas, Universidad Complutense de Madrid. Madrid.

View publication stats