Vous êtes sur la page 1sur 12

Irene Klein

(coordinadora)

EL taller del escritor


universitario

Alazraki, Ruth
Dib, Jimena
Klein, Irene
Muschietti, Marcelo
Natale, Lucía
Roich, Paula
Romero, Daniel
Roquepitt, Héctor
Seoane, Carolina
Toledo, Claudia A.
Zunino, Carolina

1 prometeo>
~libros
!RENE KLEIN (COORDINADORA)

la educación recibida. Asimismo, alcanzar un nivel socialmente aceptable


en la escritura es el resultado de una práctica. No basta con tener buenas
ideas; es necesario poder traducirlas en el papel. Podríamos parafrasear a
Joan Miro, uno de los grandes pintores del siglo XX, quien afirmaba: "La
2. la situación enunciativa
pintura no se hace con ideas, se hace con colores". Tampoco la buena escri-
tura se logra sólo con buenas ideas. Se hace con palabras, y para ello es
necesario saber elegirlas, organizarlas y estructurarlas en unidades de senti-
do más complejas. Yesto sólo se logra con la práctica sostenida y un con- por Carolina Seoane, Carolina Zunino y Marcelo Muschietti
tinuo sentido de la autocritica. Es difícil imaginar sujetos libres sin ideas
propias. Tan dificil como imaginar ideas propias allí donde la escritura no se
plasma con claridad y precisión.
Todo escritor universitario que se inicia en el discurso de una
comunidad de la que desea participar, debe aprender a escribir a
Bibliografía una comunidad imaginaria de pares con un propósito retórico
preciso.
- Bernstein, Basil (1973), Class, Cades, and [antro/. Vol. 2, Londres, Routled-
ge & Kegan Paul. "El texto escrito crea un escenario discursivo en el que se ponen
- Chartier, Roger, (1994), Libros, lecturas y lectores en la Edad Moderna, Ma- a funcionar fuerzas enunciativas entre los sujetos discursivos
drid, Alianza Editorial, 2da ed. que interVienen en él" (Martínez, 1997). En cada texto académico
- Olson, David ((1978] 1994), El mundo sobre el papel. El impacto de la escri- el autor y el lector asumen papeles discursivos determinados,
tura y la lectura en la estructura del conocimiento, Barcelona, Gedisa. como el de científico o docente; el de alumno o colega.
- Ong, W. ([1982] 1993), Oralidad y escritura, tecnología de la palabra, México,
Fondo de Cultura Económica.
- Vigotski, lev (1963), Pensamiento y lenguaje, Buenos aires, la Pléyade.
los géneros discursivos
Cada vez que un hablante o escritor utiliza la lengua para comunicarse
con otros, produce un hecho de habla. Esa enunciación se caracteriza, se-
gún Benveniste (1978), por ser un acto de apropiación de la lengua, es
decir, una instancia en la que cada sujeto utiliza el aparato formal de la
lengua (elige algunas entre las diversas formas lingüísticas disponibles en
el sistema) y se instaura como eje de las referencias personales, temporales
y espaciales presentes en los enunciados proferidos.
En ese "uso" el hablante/escritor (enunciador) construye discursivamente
una versión de sí mismo, del mundo ("referente") y de aquel o aquellos a
quienes se dirige (enunciatarios). 1

1
Tal como sostiene Filinich (2001: 37-41), entendemos por sujeto enunciador no al
autor empirico del enunciado sino a la cristalización en el discurso de una voz que
es a la vez causa y efecto del enunciado. Causa, ya que no puede haber enunciado
sin el acto de apropiación de la Lengua que realiza un sujeto para dirigirse a otro;

24
25
----------·

-T~
IRENE KLEIN (COORDINADORA)
El taller del escritor universitario

De esto se deduce que el lenguaje no es una materia transparente capaz De modo que, al momento de interpretar y producir textos, un sujeto
de captar o reflejar neutra y objetivamente lo real, sino una sustancia de la 1 debe considerar:
que se apropian los sujetos para configurar esas múltiples versiones o visio-
nes del referente. Por lo tanto, en la lectura y la producción de textos es
importante tener en cuenta que todos los discursos son proferidos desde !. La situación comunicativa en la que el texto se inscribe, que involu-
algún lugar en el que el enunciador se sitúa y que ese lugar implica un era:
punto de vista sobre el mundo. El tiempo y el espacio en el que el texto es producido.
Al momento de interpretar y producir textos, los sujetos no sólo ponen Los participantes, es decir, las personas que intervienen en la situa-
en juego una competencia lingüística (la capacidad de producir e interpre- ción de comunicación y la relación entre ellas (por ejemplo, de mayor o
tar un número infinito de oraciones) sino también una competencia comu- menor proximidad afectiva; sus roles sociales, etcétera).
nicativa que involucra el conjunto de habilidades y conocimientos que El propósito de la interacción, esto es, el fin para el cual se estable-
permiten que los hablantes de una comunidad lingüística puedan entender·· ce la comunicación (por ejemplo, para convencer a otro de una idea,
se. Dicha competencia es la que posibilita a los sujetos emitir enunciados explicarle un tema, proveer instrucciones para que realice una tarea, etcé-
apropiados a las diferentes situaciones comunicativas; es decir, saber en tera).
cada situación social qué decir, a quién, de qué manera y por qué medio. El canal por el que se lleva a cabo la comunicación (por ejemplo, oral
Esto es así porque las realizaciones concretas de la lengua (los enuncia- o escrito).
dos efectivamente emitidos y organizados en conjuntos denominados "gé- Las normas socialmente establecidas para las diferentes situaciones
neros discursivos") están vinculadas a prácticas sociales que conllevan de- comunicativas (por ejemplo, en una clase, el monopolio de la palabra lo
terminadas reglas e implican situaciones comunicativas particulares. Esas tiene el docente, que autoriza la intervención de los alumnos cuando la
prácticas sociales producen sus propios géneros discursivos: cada uno de considera apropiada).
estos da cuenta de una esfera o aspecto de la actividad humana. Son ejem-
plos de géneros discursivos el discurso médico, académico, judicial, esco- · II. El género discursivo al que pertenece el texto.
lar, periodístico, etc.
Desde esta perspectiva, para que un texto resulte eficaz -es decir, para Entonces, el tipo de enunciador y enunciatario que un texto postula y
que se concrete la comunicación entre un emisor y su/s receptor/es- no su construcción del referente están íntimamente vinculados con la situa-
sólo es necesario que el mismo esté compuesto por oraciones gramatical- ción comunicativa en la que éste interviene y con el género discursivo al
mente correctas, sino también que cumpla con ciertos requisitos previstos que pertenece ese texto.
por la esfera de la actividad social en la que se inscribe; es decir, que sus Según M. Bajtín (1998: 248) "cada esfera del uso de la lengua elabora
enunciados sean apropiados a la situación comunicativa en la que el texto sus tipos relativamente estables de enunciados, a los que denominamos
es emitido y a las caracteristicas del género discursivo que se corresponde géneros discursivos". Un discurso es un conjunto de enunciados que posee
con dicha esfera.
'
un contenido temático, estilo y composición determinados por la actividad
humana que lo genera. Dichos componentes permiten clasificar a los discur-
sos como pertenecientes a los diversos géneros discursivos.
y efecto, porque dicho sujeto no está constituido de antemano sino que se confi-
gura en et enunciado mismo. De igual modo, debemos distinguir al enunciatario En primer lugar, el contenido temático refiere a los temas que puede
del receptor real del enunciado. El enunciatario es, como el enunciador, un sujeto tratar un género discursivo. Así, es probable que el discurso político aborde
discursivo; es la imagen de destinatario que el enunciador necesita formarse para temas como justicia, economía, legislación tributaria, educación, etc., pero
construir el enunciado. dificilmente se referirá a la indumentaria de moda de la próxima temporada,
El enunciado, entonces, no sólo conlleva información, también pone en escena una
situación comunicativa en la que algo se dice desde cierta perspectiva y para cierta
tema que sí tratará el discurso periodístico especializado en moda.
inteligibilidad.

26 27
. ·---- --------------

,;~
·.·.·.·..r...·...···
.· · · · · ·

IRENE KLEIN (COORDINADORA) El taller del escritor universitario

En segundo lugar, el estilo verbal alude a la selección léxica, el registro 4- ¿A qué género discursivo pertenece cada texto? Para fundamentar su
y las construcciones sintácticas utilizadas, entre otras formas lingüísticas. respuesta, consideren el contenido temático, el estilo (si los términos se-
Por ejemplo, en un correo electrónico entre amigos, las palabras utilizadas leccionados son técnicos o coloquiales; si el registro es formal 0 informal)
pertenecerán al lenguaje cotidiano, el registro será informal y la construc- y la composición (¿el enunciador realiza evaluaciones o valoraciones del
ción sintáctica simple. En cambio, en una monografía, se utilizará un léxico tema?).
preciso y técnico, el registro será formal y la sintaxis presentará una estruc-
tura más compleja. 1)
Por último, la composición refiere al modo en que se estructuran los
textos pertenecientes a cada género discursivo: las formas prototipicas de El enigma de la movilización
organización (o secuencias textuales) que los componen (ver capítulo Ex- Por Mario Wainfeld
poner y argumentar). Por ejemplo, en un manual de uso de una computa- La comitiva argentina, más impactada por la formidable ovación que despidió
dora predominarán las secuencias instruccionales, mientras que en una nota a Ricardo Lagos que por la ordenada, mesurada, previsible ("a la chilena",
de opinión periodística lo harán las argumentativas. sintetizaba ayer un encumbrado viajero) asunción de Michelle Bachelet, no
En síntesis, los textos que presentan caracteristicas temáticas, estilísti- ocultaba su satisfacción por "el destrabe" de las tratativas con el gobierno de
cas y composicionales comunes pertenecen a un mismo género discursivo. Tabaré Vázquez. Nadie duda de que se trata, apenas, del principio.
En consecuencia, al momento de producir un texto, el escritor debe tener El azar del calendario determina que coincidieran en la misma semana la
en cuenta estas caracteristicas que funcionan como restricciones a las que destitución de Aníbal !barra y el giro que ha tomado el conflicto con Uruguay.
debe adecuar su texto para lograr un uso eficaz del lenguaje. Estas caracte- Nada de azar y sí de tendencias hay en el peso que tiene en la agenda política
risticas, desde el punto de vista del lector, funcionan como indicios que le la movilización de minorías aguerridas, de representatividad acotada pero
permiten identificar el género discursivo de un texto, lo que facilita la profunda.
comprensión de éste al poner en evidencia el ámbito social de su produc- . "Nos durmieron", describe el gobierno argentino, culpando a sus contrapar-
ción y, por consiguiente, su función social. tes uruguayas del punto a que llegó la construcción de las plantas. Es una
verdad parcial, enunciada de modo autocomplaciente. Durmió el gobierno
argentino (a decir verdad dos, el de Eduardo Duhalde y el de Néstor Kirchner),
De este modo, hay preguntas que todo lector de un texto académico
pues suyo era el primario deber de percibir y prevenir las implicancias ambien-
debe formularle al texto. A continuación se propone una serie de pregun-
tales y políticas de tamaños emprendimientos a pocos kilómetros de la costa
tas que orientarán la lectura de dos textos pertenecientes a diferentes géne-
argentina.frente a una ciudad en crecimiento, animada por una importante
ros discursivos:
actividad twistica. La constante aceleración de la política pública nacional, su
endémica debilidad en materia de planeamiento, su (fascinante pero riesgosa)
1- ¿Cuál es el propósito de cada texto?
pulsión por el día a día propiciaron que se desperezara tarde.
2- ¿Qué características presenta el enunciador de cada uno de los textos? El activismo del pueblo entrerriano rompió la inercia Y'catalizó un cambio que
¿Despliega una perspectiva "objetiva" o "subjetiva" en relación al tema desembocó en esta etapa de negociaciones, sensata vía que ojalá prime desde
tratado? ¿Utiliza un registro formal o informal? ¿Usa términos técnicos (e, ahora.
decir, propios de una disciplina científica)? ¿Define esos conceptos? ¿Qué Debilitado, el gobierno argentino se valió (quieras que no) de la movilización
partes de los textos permiten justificar estas respuestas? popular. VIS ta su propia lógica, no le quedaba otra. Por lo pronto, Kirchner ha
hecho un punto de honor en no reprimir la protesta social, muy azogado por la
3- Teniendo en cuenta la respuesta anterior, ¿qué imagen de enunciatario
suerte que les cupo a Fernando de la Rúa y Eduardo Duhalde cuando eligieron
construye el enunciador? ¿A quiénes está dirigido cada texto? ¿Qué conoci-
otro camino. Esa tolerancia, que es muy difícil de entender para observadores
mientos presupone el enunciador que posee el enunciatario? ¿Qué partes de
y gobernantes de otros paises (incluidos los vecinos y hermanos), le haJuncia-
los textos permiten justificar estas respuestas?

28 29
IRENE KLEIN (cooROINAOORA)
El taller del escritor universitario

nado bastante bien. Contra lo que decían sus opositores en 2003 y a princi- ni aun corno hipótesis de laboratorio, que haya un esquema de acuerdo que
pios de 2004, el país no se ha transformado en un soviet piquetero y la complazca a todos los actores, en especial a los ambientalistas más acerbos.
actividad productiva no ha sucumbido (antes bien, llegó a niveles record). Un De todas.formas, es el camino posible en cuyo horizonte podrían surgir nue-
surtido repertorio de tácticas le posibilitó cooptar, diluir, envolver a la mayoría vas protestas y reproches de sectores no predispuestos a revisar sus reclamos
de los emergentes sociales que ganaron la calle. Sin reprimirlos jamás, cedien- de mctxima (. . .).
do lo suyo a los más aguenidos, acumuló empero una cuota de poder ponde- Página/12, 12 de marzo de 2006 (fragmento).

l
rable y garanhzó un nivel de gobemabilidad inimaginable un bienio atrás.
Lo que no le alcanza para evitar que ese sujeto poliforme reaparezca expresado
2)
por misceláneos sectores sociales. Entre los trabajadores prolifera una diri-
gencia combativa, muy asambleística, mucho más radical que la media de los Las protestas sociales y el estudio de la acción colectiva
dirigentes cegetistas. Sectores basistas muy disciplinados propiciaron y lidera- En el presente trahajo pretendemos abordar la cuestión de córno hacer}rente a
ron muchos conflictos laborales de empresa o de sector, con resultados nada la explicación y comprensión de las protestas sociales, en tanto éstas constitu-
desdeñables. yen un modo especialmente interesante de la acción colectiva. Resulta claro
En tanto el movimiento de desocupados menguaba (o se encolumnaba con el que la acción colectiva es una categmia mucho más amplia que la de protesta.
Gobierno), las calles, las rutas y los medios albergaron la emergencia del La definición de acción colectiva sitv.a como tal desde el pago de impuestos a la
solitario y doliente juan Carlos Blumberg, de los familiares de las jóvenes huelga, desde la construcción de una cooperativa barrial a una revolución,
víctimas de Cromañón, de los vecinos de Gualeguaychú. desde la organización de un acto escolar a la edificación de un movimiento
(. .. )Pero es evidente que la protesta, incluidos los cortes de puentes, munió a social. En síntesis, cualquier acción que reqwere de la participación cooperati-
la diplomacia argentina de una circunstancia fáctica para contrapesar a los va de al menos dos indi.viduos para su realización.
hechos consumados que (con magra solidaridad y alguna tozudez) fueron No obstante, como dice Elstcr, la acción colectiva presenta un dilernu: e.s una
acumulando las empresas europeas y el gobierno uruguayo. (. . .) acción que produce un resultado (al que podemos llamar un bien) que sólo se
jugando al límite incluso con un colectivo social que no domina, valiéndose de obtiene con la participación de un grupo de individuos cuya preferencia se
un capital simbólico que se ganó en buena ley en la región, el Gobierno llegó a orienta positivamente hacia el bien, pero negativamente hacia la propia parti-
una instancia que se debió gestionar dos o tres años atrás, en un contexto más cipación cooperativa en la producción de ese bien. Esto lleva a la conocida
tranqui, con menos presiones y sin chimeneas ya edificadas. Las dilaciones no situación de la estrategia del free rider: que todos paguen impuestos menos yo,
son reparables del todo pero se abre un resquicio para la racionalidad. Aprove- que todos vayan a la huelga menos yo, etcétera. La estrategia consiste básica-
charlo exige una negociación seria, calificación que impone explicar al pueblo mente en procurar los beneficios de una acción colectiva sin asun1ir sus costos !:
argentino, al de Entre Ríos en especial, que es difícil que puedan colar los (el dinero de los impuestos, el riesgo de sanciones por la huelga). Ahora bien, si 1

planteas de máxima de los asambleístas de Gualeguaychú. Ir a un tribunal esto resulta del cálculo racional de cada individuo podemos pensar que se lli
internacional no es tener el pleito ganado, como sugirieron con verba ampu- extienda a todos ellos. De donde resultaría que nadie actuaría cooperativa- l'i
losa el gobernador jorge Bus ti y algún funcionario nacional, anche algunos mente y el bien común, en consecuencia, sería inalcanzable. Puesto en estos \li
1
juristas. Proponer una pericia ambiental no asegura que prime una solución términos, el problema de la acción colectiva y su posibilidad resulta de difícil
i1:
I¡¡;¡_:;:·,:
inflexible, como aseveran demasiados políticos argenhnos. (. . .) solución y exige algún elemento exterior a la propia racionalidad de la acción
La salida más sensata-la relocalización de las plantas unos cuantos kilóme- para alcanzarla, Puede ser el poder punitorio del Estado o del sindicato o
tros al sur de Fray Bentos desprovistas de su afrentosa cercanía a Gualeguay- algún incentivo selectivo que aumente los beneficios de cooperar o disminuya
chú-fue propuesta por Argentina demasiado tarde y ya no es factible. Queda sus costos. ¡,(!I
por explorarse un sistema más complejo, de tracto permanente, consensuar Sin embargo, como dice Sidney Tarrow (1997: Introducción), la cuestión !11/
un método de tratamiento de los afluentes con un mecanismo binacional no puede ser tan difícil, en la medida en que la acción colectiva ocurre de todos I¡
modos todo el tiempo. 1111
permanente de contralor que incluya a pueblos y gobiernos. No pinta sencillo,
1i¡!
r;,'! I' 1

'
30 31
]
í.,
IRENE KLEIN (cooRDJNAOORA) El taller del escritor universitario

La acción colectiva comenzó a constituir un auténtico y novedoso problema desde distintas corrientes de la sociología y la ciencia política recientes se ha
para las ciencias sociales desde el momento en que muchas de nuestras certe- incorporado el concepto de "protesta social". Mientras la temía de los movi-
zas acerca de sujetos colectivos homogéneos, aquellas que dominaron casi un mientos sociales sitúa el eje del análisis en la noción de identidad Oo que se
siglo de conocimiento, se desmoronaron. Después de la crisis relativa del con- entenderá siguiendo lo dicho más arriba), las teorías de las protestas conside-
cepto de clase (especialmente en su versión más objetivista) como único o ran a la racionalidad (centralmente la racionalidad estratégica) como clave
principal explanans de la acción colectiva, la noción de movimiento social explicativa. Según ellas, la acción colectiva es el resultado de la asociación de
surgió con fuerza como una alternativa que permitió dar cuenta de una individuos con intereses comunes que desarrollan estrategias colectivas como
característica de la acción colectiva de este siglo: el surgimiento de fuerzas alternativa racionalmente calculable para optimizar, en circunstancias oca-
sociales que se mostraban en el espacio político bajo formas de constitución no sionales y bien delimitadas, las probabilidades de éxito en la satisfacción de sus
clasista y con reclamos novedosos. El movimiento feminista, el pacifista, el preferencias.
ecologista y hasta un conjunto de expresiones colectivas relativamente hetero- El estado actual de la cuestión muestra la necesidad de algún tipo de articu-
géneo, al que se dio el nombre de movimiento juvenil, han sido (y son) los lación entre ambos enfoques, ya que si bien la identidad por sí sola no da
ejemplos más típicos de movimientos sociales. Sin embargo, esta noción ter- cuenta de los complejos y fragmentarios episodios de acción colectiva de este
minó por mostrarse una vez más demasiado rigida para la variedad creciente tie1npo, tampoco alcanza con pensar a éstos como meras asociaciones cir-
de acciones colectivas que el presente nos muestra. Y es que para hablar de un cunstanciales de intereses bajo un cálculo de racionalidad estratégica.
movimiento social es necesario detectar una continuidad en un conjunto rela-
tivamente homogéneo de acciones colectivas, tal que: 1) pueda hablarse de una Schuster, Federico, Tomar la palabra, Buenos Aires, Prometeo Libros,
identidad' común a todas ellas; 2) que dicha identidad pueda reconocer con ti- 2005. (Adaptación).
nuidad a través del tiempo CTndependientemente de que pueda presentar perio-
dos de latencia); 3) que exista efectivamente una expansión en el espacio del Los textos anteriores, una nota de opinión periodística y un artículo
sistema identitario de acciones y 4) que la línea de identidad de las acciones académico respectivamente, fueron producidos en distintas esferas de la
pueda reconstruirse a través de sus sucesivas emergencias y ocultamientos: actividad social y cumplen funciones específicas que determinaron un con-
En conjunto, se pide continuidad y extensión espacio-temporal a un sistema o tenido temático, un estilo y una composición particulares para cada uno.
conjunto de acciones para caracterizarlo como movimiento social. Esto, sin Además, estos textos se inscriben en situaciones comunicativas diferentes,
embargo, no parece darse en una cantidad de formas de acción colectiva con- de rnodo tal que ambas cuestiones -género discursivo y situación comuni-
temporáneas, cuyos protagonistas suelen asociarse y dejar de hacerlo en tiem- cativa- determinan los rasgos de cada texto.
pos relativamente breves, en espacios fuertemente localizados y sin constituir La confrontación de dichos textos, que abordan un mismo tema (la pro-
necesariamente identidades continuas en el espacio-tiempo. Es por ello que testa social) desde géneros discursivos diferentes, permitirá observar cómo
se construye en cada caso el enunciador, el enunciatario y el referente.
1
El término identidad aquí utilizado no remite a la dimensión de análisis matriz El propósito de un texto perteneciente al género periodístico es brindar
identitatia, que propondremos más,adelante. Por ahora nos referimos, en un uso información y/u opinión sobre un tema de interés general. El enunciatario
bastante más inmediato y preliminar, a la identidad de las acciones, las organiza-
ciones y las demandas; esto es a su mismidad, al hecho de que pueda establecerse una
que ese texto supone es el público que compra el diario o revista en los que
línea de sentido común o compartido a través del tiempo y el espacio en los sistemas se publicará la nota, un receptor heterogéneo, que puede o no tener infor-
de acciones reconocibles en principio como diversos. Esta identidad, entonces, se mación previa sobre el terna tratado.
definirá por la integración compleja de todas las dimensiones categoriales (integral Esto deriva en una particular construcción del enunciador y del referen-
de configuración) que propondremos luego en este mismo trabajo, incluida la que allí te: el enunciador del texto periodístico se posiciona como un "divulgador";
llamaremos identidad, que remite a los aspectos de la subjetividad supuestos en
general por la acción colectiva, y en particular la protesta social. Para una mayor
su abordaje del tema debe ser amplio y claro para que cualquier integrante
claridad respecto de esta distinción entre tipos de identidad puede remitirse a los de ese público diverso pueda entenderlo. Esto implica que, en general, deba
conceptos de P. Ricoeur de mismidad e ipseidad (Ricoeur, 1996). utilizar un lenguaje desprovisto de términos técnicos y un registro que no

32 33
IRENE KLEIN (COORDINADORA)
El taller del escritor universitario

posea excesiva formalidad; y explicitar la mayor cantidad de información


El discurso periodístico implica un relato, explicación u opinión sobre
aunque ésta sea conocida. acontecimientos actuales de cierta trascendencia. El propósito de un tex-
El texto 1, "El enigma de la movilización", es una nota de opinión
to perteneciente a este género es brindar información y/u opinión sobre
publicada en el diario Página/12. En primer lugar, puede observarse que el
un tema de interés general (hechos de importancia social, cultural, polí-
enunciador despliega claramente su perspectiva respecto del referente: no
tica, deportiva y científica). El enunciatario que ese texto supone es el
sólo expone determinados hechos sino que también los valora: "Sectores
público que compra el diario o revista en los que se publicará la nota, es
basistas muy disciplinados propiciaron y lideraron muchos conflictos labo-
decir, un receptor heterogéneo que puede o no tener información previa
rales de empresa o de sector, con resultados nada desdeñables ..."; "... es
sobre el tema tratado. Por eso, el enunciador debe usar un lenguaje des-
difícil que puedan colar los planteos de máxima de los asambleístas de
provisto de términos técnicos y un registro que no posea excesiva forma-
Gualeguaychú ...". lidad; y debe explicitar la mayor cantidad de información aunque ésta sea
Asimismo, no sólo aborda el conflicto actual que motiva la nota (la
conocida. Si bien en toda nota hay rasgos de polifonía, las fuentes perio-
protesta de los vecinos de Gualeguaychú por la instalación de las papeleras
dísticas no se consignan mediante sistemas de citación que el lector pu-
en Fray Bentos y las estrategias del gobierno para responder a la misma);
diera rastrear.
además lo contextualiza, es decir que repone su génesis y evolución, presu-
poniendo un enunciatario que puede carecer de información previa sobre el
En el apartado siguiente se analizarán las características enunciativas
tema. del texto 2, "Las protestas sociales y el estudio de la acción colectiva".
Respecto del registro, el enunciador usa expresiones coloquiales tales
como "durmió el gobierno argentino", "en un contexto más tranqui", "No
pinta sencillo" y "quieras que no". Esta informalidad en el registro (señal de
"acercamiento afectivo" entre los "participantes" de la situación comuni-
Caracterización del discurso académico
cativa -periodista y lector-) coexiste con la aparición de términos técnicos ¿Qué distingue al discurso académico de los otros géneros discursivos?
(pertenecientes al campo disciplinar de la sociología) como "representati- ¿Qué cuestiones debe considerar un estudiante universitario que quiera
vidad", "protesta social" y "capital simbólico"; lo que evidencia la repre- producir textos académicos?
sentación de un enunciatario con un grado de escolarización alto e intere- El discurso académico es formulado en la universidad por un integrante
sado en problemáticas sociales y políticas. Sin embargo, el enunciador de la de la comunidad académica (ya sea alumno, profesor o investigador) que se
nota opinión se limita a mencionar esos conceptos -no los define ni expli- dirige a otros integrantes de esa misma comunidad. Esta primera delimita- ¡!
cita el marco teórico de donde provienen- dado que esto no resulta sustan- ción traerá como consecuencia una construcción P.articular del enunciador,
cial en función del propósito del texto. el enunciatario y el referente.
Por otro lado, si bien realiza afirmaciones que implican valoraciones
fuertes respecto del tema (como se ejemplificó arriba) no basa sus afirma- Se entiende por género académico a todas aquellas PfOducciones discur-
ciones en fuentes fácilmente identificables que hayan abordado el tema con sivas propias del ámbito universitario (parciales, monografías, informes
anterioridad. Aunque en la nota hay rasgos de polifonía (ver los capítulos de lectura, ponencias, entre otras). El objetivo que persiguen los textos
Escribir a partir de otros textos y La polifonía), las fuentes periodísticas pertenecientes a dicho género es la comunicación de saberes que impliquen

no se consignan mediante sistemas de citación que el lector pudiera ras- la exposición, expansión, profundización a refutación de un tema reconocible
11
trear. Por ejemplo: ""a la chilena" sintetizaba ayer un encumbrado viajero". y definida, de modo de exponer los conceptos centrales de una tearia, decir ~ !

sobre un tema casas que aún no han sido dichas o bien revisar con ópticas
diferentes las que yo fueron dichos, entre los miembros de la comunidad
¡¡I!
científica. 1
l

34 35
I,
IRENE KLEIN ( COOROINADORA) El taller del escritor universitario

Características del enunciador en textos 4) Debe fundamentar sus hipótesis mediante argumentos aceptables
académicos para la comunidad científica y, para esto, como en todo texto, debe
expresar las relaciones lógico-semánticas entre las diferentes proposiciones
El enunciador de un texto académico debe resultar confiable para sus con claridad, construyendo un texto cohesivo y coherente (ver capítulo
pares de la comunidad científica. Para ello debe tener en cuenta las siguien- Controlar la cohesión ••• ). En el texto académico analizado se postula la
tes cuestiones: necesidad de articular dos enfoques teóricos -el de la teoria de los movi-
mientos sociales y el de la teoría de las protestas- para explicar y compren-
der las protestas sociales contemporáneas. El enunciador fundamenta su
1) Tiene que demostrar que conoce el tema que aborda, que ha leído
postura sosteniendo que ninguno de los dos enfoques en forma aislada
diversas fuentes sobre el mismo y que maneja seriamente la informa- 'i
logra dar cuenta de la complejidad del nuevo objeto de estudio. Esta funda-
ción provista por esas fuentes. Esto último implica no distorsionar dicha 1
mentación se introduce mediante un conector causativo: "El estado actual
información, utilizando correctamente las estrategias de inserción de voces ¡
de la cuestión muestra la necesidad de algún tipo de articulación entre
y enunciados de otros, como la cita y la reformulación, y remitir a esas
ambos enfoques,~ si bien la identidad por sí sola no da cuenta de los 1
fuentes mediante el correspondiente sistema de citación bibliográfica (ver
complejos y fragmentarios episodios de acción colectiva de este tiempo,
.1
1
capítulo La polifonía). Con dicho fin, en el artículo académico se citan
tampoco alcanza con pensar a éstos como meras asociaciones circunstan-
diversos textos fuente que aportan conceptos relevantes para el desarrollo 1
ciales de intereses bajo un cálculo de racionalidad estratégica".
del tema. Por ejemplo, se insertan los aportes de Elster, Tarrow y Ricoeur
mediante una reformulación en el primer y último caso y una cita indirecta, Por el contrario, en el texto periodístico pueden observarse afirmaciones
en el segundo. Además, se remite a esas fuentes mediante la incorporación que no son fundamentadas, y expresan la valoración particular del enuncia-
de la referencia bibliográfica correspondiente, de modo que cualquier lector dor respecto de los hechos. Por ejemplo: "La salida más sensata -la reloca-
del texto pueda ampliar y/o confrontar la información presentada. lización de las plantas unos cuantos kilómetros al sur de Fray Bentos, des-
provistas de su afrentosa cercanía a Gualeguaychú- fue propuesta por Ar-
2) Debe ser cuidadoso en la selección del léxico, de modo de garantizar
gentina demasiado tarde y ya no es factible"; en este caso no se explicita
precisión y claridad en el uso de la terminología técnica y la definición de
por qué la propuesta es la salida más sensata, por qué ya no es factible ni
los conceptos. En el artículo, por ejemplo, se definen los conceptos "acción
colectiva", "protesta social" e "identidad" y se explicitan las perspectivas
cuál hubiera sido el momento adecuado para su formulación. i¡
teóricas desde las que se formulan tales definiciones. Esto es así ya que las 1
i:
~;
diversas disciplinas académicas del estudio universitario se presentan como
las distintas formas de pensar y comprender al mundo, de darle sentido y de Características del enunciatario en textos
representarlo; por lo tanto la definición de un concepto implica la atribu- académicos 'I
ción de un sentido y no otro a determinados objetos de estudio.
Por el contrario, en el texto periodístico el concepto de protesta social no El enunciatario de los textos académicos -como mie~bro de la comuni-
es definido, se lo utiliza en sentido amplio, englobando acciones diversas dad científica- comparte con el enunciador un conjunto de saberes que, por
que en el texto académico son distinguidas; este uso del término es eviden- lo tanto, no hace falta aclarar en el cuerpo del texto. En el artículo acadé-
te en el último párrafo, donde se asimila tal concepto con el de "reproche". mico, por ejemplo, se sobreentiende información cuando se menciona "el 1
poder punitivo del Estado" o "la crisis relativa del concepto de clase"; no se
3) Debe, además, utilizar un registro adecuado, caracterizado por la explica a qué refieren estas ideas, porque son frecuentes en el campo disci-
formalidad, dado que la relación entre los participantes de la interacción
plinar de la sociología. Esto supone la representación de un enunciatario
(los miembros de la comunidad académica) es de cierta distancia afectiva,
que conoce del tema, un especialista con conocimientos similares a tos del
y muchas veces, dicha interacción involucra a participantes con distintos
enunciador. Dicha configuración del enunciatario puede observarse tam-
"rangos" académicos (por ejemplo, profesor-alumno).
bién en el siguiente enunciado: " ... Esto lleva a la conocida situación de la
36
37
IRENE KLEIN (COORDINADORA) Et taller del escritor universitario

estrategia delfree rider: que todos paguen impuestos menos yo, que todos La representación de La situación enunciativa en
vayan a la huelga menos yo ... ". Al calificar de "conocida" la estrategia de
free rider se observa una configuración del enunciatario como alguien inte-
el proceso de escritura: problemas más frecuentes
lectualmente cercano al enunciador (la estrategia es "conocida" para am- Como hablantes y escritores, los sujetos se apropian de una parte del
bos). Sin embargo, el género académico exige que los conceptos centrales sistema formal de la lengua y lo ponen al servicio de sus propósitos comu-
de toda investigación sean claramente definidos, al igual que las perspecti- nicativos. En ese sentido, y en tanto productores de textos pertenecientes
vas o marcos teóricos desde los que se abordará el problema tratado. De esta al género discursivo académico, es importante que consideren las caracte-
forma, se evita "sobrentender" información que tenga que ver con el reco- risticas enunciativas específicas de dicho género (que se manifiestan en la
rrido bibliográfico específico que realizó el autor de la investigación y que construcción del enunciador, del enunciatario y del referente), de modo
no tiene por qué ser compartido o conocido en su totalidad por sus pares de que el intercambio comunicativo que se proponen -ya sea un parcial, mo-
la comunidad académica. Esto puede observarse en el artículo cuando se nografia, informe de lectura, ponencia, etcétera- resulte eficaz.
definen los conceptos de "acción colectiva" y "protesta social'' y se explici- Cuando durante el proceso de escritura no se tienen en cuenta estas
tan los aportes de Elster y Tarrow, con la respectiva cita bibliográfica al pie. caracteristicas, es frecuente que el texto presente problemas de inadecua-
Mediante la explicitación de las fuentes bibliográficas, los integrantes de ción a la situación comunicativa. A continuación se analizarán algunos de
dicha comunidad dispondrán de los elementos suficientes para la yerifica- los problemas más frecuentes que se observan en los textos de los escritores
ción y/o refutación de las hipótesis que el texto proponga, requisito indis- que se inician en la producción de textos académicos. Para eso, se conside-
pensable de toda investigación académica. rarán tres respuestas de examen elaboradas por alumnos de los primeros
En suma, se entiende por género académico a todas aquellas produccio- cursos de la Universidad, a la pregunta "¿Cuál es el dilema de la acción
nes discursivas propias del ámbito universitario. Esta definición remite a la colectiva que expone Schuster?".
esfera de la actividad humana en la que esta práctica discursiva se inserta.
También se hizo referencia a los distintos propósitos que persiguen los tex- a.
tos. En el caso de los académicos, se puede resumir lo expuesto diciendo Schuster, en Las protestos sociales y el estudio de la acción colectiva,
que la finalidad de éstos es la comunicación de saberes que impliquen la marca que el problema de la acción colectiva se da en que la gente que
exposición, expansión, profundización o refutación de un tema reconocible participa en ellas por un lado quiere aprovechar el resultado pero por
y definido, de modo de exponer los conceptos centrales de una teoria, decir otro lado prefiere hacer lo menos posible. Así aparece el término free
sobre un tema cosas que aún no han sido dichas o bien revisar con ópticas rider, que consiste en la persona que busca su propio beneficio sin pagar
diferentes las que ya fueron dichas, entre los miembros de la comunidad nada. Según el autor, esto es dificil de solucionar, porque así la acción
científica. Esos propósitos o finalidades de los textos están íntimamente colectiva no se consigue ya que si una persona piensa así todas van a
relacionados con el tipo de composición que adoptan y que remiten a for- pensar igual y no se va a culminar la acción cooperat5vamente.
mas prototípicas de organización, es decir, a determinadas secuencias tex-
tuales (ver capítulo Exponer y argumentar). En este texto, la selección léxica que realiza el enunciador es inadecuada en
varios casos, y dicha inadecuación puede describirse en relación a tres aspectos:
Actividad:
·Uso del léxico
1. Tomando como ejemplo el análisis realizado en las páginas 36 a 38,
Cada término o expresión debe ser utilizado atendiendo a su significa-
describan la construcción del enunciador y del enunciatario del prólogo de
do. Por ejemplo, en la oración "aparece el término free rider, que consiste en
El Taller del escritor universitario.
la persona que busca su propio beneficio sin pagar nada", la expresión
"término" para referirse en este contexto al concepto de "free rider" es
inadecuada porque aquí se hace referencia a una clase de sujeto que tiene
38 39
IRENE KLEIN (COORDINADORA) El taller del escritor universitario

determinada actitud en el marco de las acciones colectivas. De esta manera,


b.
se describe a un tipo de sujeto y no a una palabra que actúa de ese modo en En el concepto de free rider radica el dilema de la acción colectiva, ya
dichas situaciones (lo cual no significa que "free rider" no sea un término: que el free rider es la persona que en este tipo de acciones obtiene todos
es adecuado, por ejemplo, construir un enunciado como "con el término los beneficios pero no asume ningún costo. Entonces, para el autor es
"free rider" el autor designa a la persona que ... ", pero aquí la equivalencia necesario que el Estado o algún sindicato ejerzan el poder punitorio desde el
se plantea entre los conceptos "free rider'' y "persona", y no entre "free exterior para lograr la acción colectiva, o por lo menos que aumenten los
rider" y "término"). En la misma oración, se afirma que el free n·der "consis- beneficios de cooperar o disminuyan los costos mediante algún incentivo.
te en" una persona; el uso de este verbo es inadecuado aquí porque, por un
lado, se trata de una definición, y esta operación discursiva relaciona dos En este caso, el texto presenta problemas que se relacionan con el mane-
términos con el objetivo de proporcionar el significado de uno de ellos (en jo de las fuentes por parte del enunciador y con el modo en que fundamenta
este caso, el de free rider). Así, la definición admite cierto tipo de verbos sus afirmaciones:
(tales como es, se denomino, se llama, etcétera) que introducen otro térmi-
no que constituye el significado del concepto definido, es decir, explicita ·Remisión a la fuente
qué es aquello que se define. Por el contrario, el verbo "consistir" suele Al no consignar la fuente ni mencionar al autor, el enunciador presenta
introducir caracterizaciones, esto es un conjunto de rasgos, partes o accio- como propias las ideas de Schuster.
nes que explicitan cómo es el concepto definido (de este modo, el free rider
es una persona, y su accionar consiste en procurar el beneficio sin asumir el ·Distorsión de la fuente
costo que implica). Por último, en dicha oración se seleccionó el término Las ideas del texto fuente aparecen distorsionadas. Para el autor (quien,
"pagar" como sustituto de la expresión del texto fuente "asumir sus cos- a su vez, retoma los conceptos de Elster) el dilema de la acción colectiva no
tos", sin tener en cuenta que asumir un costo (que puede ser económico, pero reside -como se afirma en la respuesta- en el hecho de que una persona
también emocional o relativo al tiempo y al esfuerzo) tiene un significado adopte la estrategia del free rider, sino que se presenta en tanto se parta de
mucho más amplio que pagar una deuda, y puede implicar una acción del la premisa teórica de que esta estrategia es común, por definición, a todos
sujeto sobre sí mismo y no necesariamente dirigida hacia otro sujeto. los individuos potencialmente partícipes de la acción colectiva, de donde
se derivaría que la acción colectiva nunca se llevaría a cabo. Es en el marco
. Precisión en el uso de la terminología de esta hipótesis que se plantea el dilema, y es en función de este punto de
La precisión en el uso de la terminología implica evitar expresiones vista (es decir, en tanto se acepte la premisa) que se postula como la única
demasiado generales o vagas, que obstaculicen una clara definición de los solución o explicación posible para que la acción colectiva se lleve a cabo
conceptos o generen ambigüedad. En el ejemplo, un lector que desconozca la intervención de fuerzas o incentivos exteriores. En ningún caso el autor
la fuente dificilmente podría recuperar el significado de expresiones tales postula o defiende la necesidad de esta intervenci¡in, como se afirma en la
como "lo menos posible", "nada", "asi" o "igual". respuesta; de hecho, luego de presentar esta hipótesi2, el propio Schuster la
pondrá en crisis, al introducir la cita de Tarrow.
·Registro lingüístico
Si bien un término puede ser adecuado desde el punto de vista de su ·Problemas de cohesión
significado, puede no serlo en función del nivel de lengua previsto por la Es importante analizar el modo en que el enunciador de la respuesta de
situación comunicativa. En el ejemplo, las expresiones "marca" o "se da", examen fundamenta su afirmación inicial. Allí -mediante el conector cau-
que son habituales en la conversación cotidiana, son inadecuadas en un sativo "ya que" - se establece que el hecho de que el free rider sea la persona
texto académico. que en las acciones colectivas obtiene todos los beneficios pero no asume
ningún costo es la causa de que en el concepto de free rider radique el
dilema de la acción colectiva, pero no se explicita de qué modo la defini-
ción de free riderimplica un dilema para ese tipo de acciones. Dado que la
40
41
El taller del escritor universitario
!RENE KLEIN (COORDINADORA)

relación lógico-semántica entre las proposiciones no se establecé con claridad, 3. Para revisar sus respuestas, usen como guía las siguientes preguntas:
la segunda proposición no constituye un argumento aceptable para fundamen- -¿Men~ionan la fue~te de la c~al se extrajeron las ideas (autor,
tar la afirmación que se expresa en la primera. Lo mismo ocurre con el conector texto). ¿Reponen, si es necesano, las fuentes citadas por el autor?
consecutivo "entonces" que encabeza la segunda oración, dado que éste supo- -¿La exposición de las ideas es fiel a lo propuesto por los autores?
ne la introducción de una consecuencia de la primera oración: no queda claro -¿Utilizan los conceptos con precisión?
por qué la supuesta afirmación del autor sobre la necesidad de la intervención
-¿Utilizan un registro formal?
de un poder externo sería consecuencia de la definición de free rider.
-¿Omiten !nformación relevante para la comprensión de su respues-
c. ta, es ?em: presu~?nen el conocimiento de la fuente por parte del
En Las protestas sociales y el estudio de la acción colectiva, Schuster enunciatano? ¿Ut1l1zan conceptos que merecerían una definición 0
expone el dilema que para Elster presenta la acción colectiva, y que tiene explicación?
como consecuencia la situación de la conocida estrategia del free rider. 4: E.sc~~an un texto. de no más. de diez líneas en el que se exponga la
De esta manera, resultaría imposible alcanzar un bien común dado que d1strnc10n .entre moV1m1ento soaal y protesta social que realiza Schuster.
nadie actuaría cooperativamente, o sólo sería posible lograrlo a través de Luego, revisen sus respuestas usando como guía las preguntas del punto 3.
la intervención de un elemento exterior a la propia acción (el poder
punitorio del Estado o del sindicato, o algun incentivo selectivo que
aumente los beneficios de cooperar o disminuya sus costos). Los problemas más frecuentes en ta producción de textos académicos
derivan de una incorrecta representación de la situación comunicativa
En esta respuesta se omite información que es fundamental para la com- por parte del escritor. Estos problemas pueden clasificarse de la siguiente
prensión del tema: manera:
Inadecuación léxica: No se atiende al significado de las expresiones
·Problemas de coherencia o términos utilizados, o bien éstos son demasiado generales o vagos
No se define qué se entiende por acción colectiva, no se explica en qué y, por lo tanto, no definen claramente los conceptos o generan ambi-
consiste el dilema que postula Elster ni la estrategia del free rider. De esto
güedad.
deriva que tampoco sea posible para el lector determinar por qué la estrate-
Inadecuación en registro: Se usan términos o expresiones que no se
gia del free rider se postula como consecuencia de los conceptos anteriores
adecúan al nivel de lengua previsto por la situación comunicativa es
ni por qué se extraen las conclusiones que se expresan a continuación. La
decir, un registro formal. '
omisión de información relevante para la comprensión, es decir, el «sobre-
entendido», es producto de que el enunciador presupone que el enunciata- Problemas de remisión a las fuentes: No se consignan las fuentes
rio conoce los conceptos desarrollados en el texto fuente (presuposición ni se menciona al autor de las ideas expuestas. De este modo, el
habitual en las respuestas de examen, dado que el destinatario real suele ser enunciador las presenta como ideas propias. ·
el docente de la materia), pero éstos no tienen por qué ser compartidos o Distorsión de la fuente: No se exponen fielriiente los conceptos
conocidos en su totalidad por sus pares de la comunidad académica. desarrollados en el texto fuente ni las relaciones que se establecen
entre ellos.
Pr~blemas de cohesión: No se expresan las relaciones lógico-se-
Actividades: mant1cas entre las diferentes proposiciones con claridad y/o se esta-
1. Tomando como guía el análisis propuesto, señalen otros ejemplos de blecen entre éstas relaciones incorrectas. Así, se construye un texto
problemas en las respuestas y explíquenlos. no cohesivo e incoherente, y no se fundamentan adecuadamente las
2. Teniendo en cuenta los problemas que se analizaron en los textos ante- afirmaciones.
riores, escriban una respuesta para la siguiente pregunta: ¿Cuál es el dilema
de la acción colectiva que expone Schuster?
43
42
IRENE KLEIN (COORDINADORA)

- Problemas de coherencia (omisión de información relevante): Se


presupone que el enunciatario conoce los conceptos desarrollados en
el texto fuente y, por lo tanto, no se expone (se sobreentiende) infor-
mación que es necesaria para la comprensión del tema.

BIBLIOGRAFÍA
- Bajtin, M. M. ([1979]1998), Estética de la creadón verbal, México, D. F.,
Siglo XXI.
- Benveniste, E., (1978), Problemas de lingüística general; México; Siglo XXI.
- Eco, Umberto, (2000), Cómo se hace una tesis; Barcelona;, Gedisa.
- Filinich, Maria Isabel, (2001), Enunciación; Bs.As.; EUDEBA.
l. LEER PARA ESCRIBIR

45
44