Vous êtes sur la page 1sur 17

KERYGMA y TEOLOGIA

LA TEOLOGIA AL SERVICIO DE_

LA EVANGELIZACION

1.- Ubicaci6n del tema ciencias formales, de las ciencias mera-


mente deductivas. Para ella la verdad no
El tema de esta conferencia me pa- puede ser la mera coherencia de un enun-
rece, sin duda alguna, central puesto que ciado dado con un sistema de ideas pre-
toca muy de cerca el objetivo mismo del viamente admitido. No trata de entes
congreso: la evangelización. Si la teología ideales, abstractos o interpretados que sólo
cristiana tiene algún sentido es el de estar existen en la mente humana; no construye
al servicio de la tarea fundamental de la sus propios objetos, sino que recibe unos
Iglesia y de su misión específica: el anun- objetos y unos hechos para su estudio.
cio de la Buena Nueva o Kerygma. De ahí Hoy día la teología no implica únicamente
que nuestro congreso no tendrá significa- una interpretación o una conciliación teÓ-
ción a menos que, en últimas, tenga una rica de la fe y la realidad. Ella implica un
proyección pastoral y determine, encauce problema práctico. La teología debe em-
y engendre "hechos" evangélicos. plear toda su capacidad para ayudar a mo-
dificar y a modelar la práctica de la igle-
La teología de verdad, así hoy co- sia, la realidad y el devenir histórico en el
mo a través de los siglos, no es ni puede ser cual se mueve. Ella es, por naturaleza pro-
una ocupación de •• selecto~" bien acep- pia, inteligencia de la fe en la Iglesia y
tados, sino una labor de reflexión que para la iglesia; por ello no puede dejar de
halla sus raíces mismas en la tarea básica ser un pensar comprometido. Aquí estriba
de la Iglesia. La teología no es un artificio su fidelidad a la palabra de Dios que se
conceptual, ni una actividad intelectual dirige al hombre histórico. En una pala-
que pudiera ubicarse en el marco del las bra, la teología tiene que manifestar la for-

* Licenciado en Teolocía, Universidad Jall.:.riaDa; Licenciado en S. Escritura, Instituto Bíblico;


Profesor en la Universidad Nacional de Colombia y en la Universidad Javeriana.

165
ma como la iglesia piensa y da testimonio en tratar de analizar la Buena Nueva de
del misterio que lleva y anuncia. Jesús en sí misma, su conservación y trans-
misión en el Nuevo Testamento, destacan-
El colocar este tema en el último do más el contenido doctrinal de dicha
día del congreso, después de haber abor- Nueva. El segundo podría ser el de anali-
dado desde diferentes ámbitos los nume- zar, teniendo en cuenta la realidad en la
roso.s problemas que hoy posee la teología cual se mueve hoy nuestra iglesia, las con-
y la evangelización, y antes de analizar la diciones de posibilidad para el anuncio del
relación que existe entre la teología y la mensaje cristiano en nuestra sociedad, del.!
catequesis, me atrevo a pensar que ha sido tro de la cual vive y explicita la Iglesia el
porque todo en él se orienta al gran desa- kerygma evangélico. En este caso, hablar
fío y a la gran tarea de la evangelización. del kerygma no sería tan solo ni princi-
palmente reflexionar sobre una fórmula
Analizar problemas, mover ideas, conceptual de contenidos definibles, sino,
observar los fenómenos de nuestro mun- mas bien, hablar del anuncio vivo, capta-
do, o en forma más restringida, los de ble para los hombres de hoy, de la realidad
nuestra iglesia colombiana, es tratar de y de la acción salvadora y liberadora del
buscar la manera de precisar la tarea bis, Señor, que tiene lugar en un " aquí y aho-
tórica fundamental de la iglesia. Nuestra ra" a través de los " signos" de su presen-
actividad teológica de estos días está muy cia. En esta ponencia escogeré el segundo
lejos de la descrita, con refmada ironía caminQ porque considero que no es tanto
pero con cierta objetividad, por Erasmo en el terreno de los contenidos doctrina-
de Roterdam en su Elogio de la Locura o les, por importantes que sean, sino en el
de la Insensatez. terreno de la significación donde se le
plantea a la iglesia colombiana un reto muy
profundo en orden a la realización de su
El problema que nos hemos propues-
misión y, por tanto, al anuncio del keryg-
to como base del congreso no es uno más.
ma. Tendrá, entonces, que pensar y consi-
Es el problema. La Evangelización es el
derar situaciones de nuestra iglesia que el
punto de llegada de nuestra reflexión pero,
pensamiento teológico debe escrutar por
al mismo tiempo y con urgencia, el punto
su proyección sobre la acción evangeliza-
de arranque de nuestro compromiso. Den-
dora de la iglesia, como portadora y me-
tro de este gran marco trataré de desarro-
diación significativa, por la palabra y el
llar el tema que se me ha propuesto.
testimonio, de la Buena Nueva de J esucris-
Es evidente que cuando se habla de too Esta óptica hará que deje de lado, no
"kerygma" se suele entender el contenido por carecer de importancia, sino tal vez
por no ser tan prioritarios, ciertos proble-
del mismo mensaje cristiano en cuanto
mas, de contenido y situacionales, que en
proclamación pública a los hombres para
suscitar en ellos una adhesión a Jesucristo. otras latitudes pueden constituir el interés
central de los teólogos.
Ahora bien, relacionar la teología con el
kerigma sería mostrar la forma como el
2.- Delimitación del horizonte de re-
pensamiento teológico ha ahondado y en-
flexión.
tendido, para su anuncio, el contenido del
mensaje. Frente a esta tarea yo veo dos He elegido solamente algunos pun-
posibles caminos. El primero consistiría tos en los que está hoy en juego, entre

166
teología y evangelización, teología y ke- en cuanto es uno de los hechos que, como
rygma, advirtiendo que no son los únicos lo manifiesta la experiencia, está haciendo
que podrían considerarse dentro de este opaco el "signo" de la obra evangelizado-
tema. Mi interés, además, no es el de ra de la iglesia y, por lo mismo, puede ser
plantear la relación en el marco especula- obstáculo para que los hombres descubran
tivo o en forma teórica. Deseo señalar la Buena Nueva a través de la mediación
cómo se da esta relación, para destacar de la iglesia.
luego la parte que le corresponde al teó-
logo colombiano en la misión de la iglesia El problema de la "significación" de
y en la obra evangelizadora. Presentaré la la Iglesia, hoy, está latente en toda la re-
" relación" dentro de un contexto exis- flexión y constituye el lugar desde donde
tencial y real. No me fijaré en todos los se puede plantear correctamente la rela-
aspectos de esa relación, sino que trataré ción entre la teología y el kerigma, la teo-
de destacar algunos que pueden ser bené- logía y la evangelización.
ficos o perjudiciales para la labor de la
evangelización. Evidentemente el tema es muy am-
plio y los aportes pueden ser numerosos.
Empezaré planteando algunas in- Los que aquí señalaré sólo tratan de ayu-
quietudes espontáneas expresadas por al- dar a integrar, en nuestro momento con-
gunos grupos de personas. Luego haré un creto, el trabajo del teólogo en la tarea
poco de historia para indicar cómo la teo- evangelizadora y resaltar la necesidad de
logía, en el curso de su historia, ha consi- que los pastores tengan en cuenta efecti-
derado de diferentes maneras su relación vamente la labor del teólogo para esta
con el kerygma y la evangelización. En misma tarea. Finalmente quisiera confesar
ocasiones en función de ella y, otras veces, que al escribir estas reflexiones he tenido
al margen de ella y sin tenerla suficiente- muy en cuenta la "teología del exilio ", la
mente en cuenta. En seguida mostraré que que Israel desarrollÓ' cuando el .. agua le
sin una visión de la teología como ayuda llegaba hasta el cuello ", y la que le permi-
a la pastoral de la iglesia, no se puede rea- tió, en medio de la humillación, descubrir
lizar convenientemente, en nuestro mo- su propia verdad y abrirse, dentro de una
mento histórico, la evangelización, el anun- gran libertad interior, a Dios y a los pue-
cio del kerygma. A partir de la observa- blos. Por otra parte ellas responden a in-
ción de ciertos puntos doctrinales sobre quietudes compartidas y vividas por mu-
los cuales se pone el acento en la actuali- chas personas en el interior de la iglesia
dad, y para cuya profundización se pide colombiana.
la colaboración del pensamiento teológico
me forzaré por demostrar que el marco
dentro del cual se piensa y se lleva a cabo 3.- Una interpelación seria e inquie-
aunque no sea en forma consciente yex- tante.
plícita, la relación teológia y evangeliza-
ción, teología y kerygma, es decir el mar- Un primer hecho nos inquieta a mu-
co de cristiandad, debe ser revisado yana- chos: hay personas que no creen hallar
lizado a fondo en nuestra iglesia colom- ya en la iglesia, "operatividad" del evange-
biana. En relación con este punto aborda- lio. Así nos lo dicen al menos. Es
ré, apenas de paso, el problema del poder posible que el "signo" del que tanto ha-

167
blamos sea muy impreciso, muy vago, o ciones son objetos de reflexión y lugares
que tal vez no se vea. Algo pasa. Aquí y del encuentro con Dios. El pensar de los
ahora. profetas y de los autores !lagrados, su teo-
logía, está enmarcado y orientado en fun-
Algunos nos dicen: hay muchas pa- ción de una tarea: anunciar un mensaje,
labras, pocos hechos. Hay muchos docu- provocar unas actitudes, producir hechos.
mentos, pocos hechos, o cuando hay he- En el transcurso de la historia de Israel.
chos no son "signos ". Otros añaden: nos surgen variadas teologías. En algunas se
sobra" teología" o "teologías ", nos falta destacan más unos aspectos, en otros
" evangelio ". Otros, mas altivamente, nos otros. Todas, sin embargo, convergen, en
dirán, y éso posiblemente nos fastidiará medio de sus diferencias, a un mismo fin
bastante, la teología, o al menos cierta y poseen una misma perspectiva: interpre-
teología, nos ha ocultado el Evangelio. Se tar una historia y configurar unos hechos_
ha vuelto una ideología con toda la con-
notación de esta palabra. El Nuevo Testamento recoge los he-
chos y las palabras de Jesús, el kerygma,
Estas son afirmaciones que aunque, y presenta su misión como Buena Noticia.
a veces, pueden tener visos de superficiali- Pablo obra y predica: "Porque nuestra
dad, nos convocan al tribunal de la fideli- Buena Noticia no se puso ante vosotros
dad ~l evangelio. Cuando las gentes que solamente con palabras, sino también con
encontramos en las encrucijadas de la vida poder y con el Espíritu Santo, y con mu-
diaria, ya sea en las comunidades cristia- cha eficacia, tal como sabeis que por voso-
nas florecientes, en las parroquias, en la tros, nos comportamos entre vosotros "(1
cátedra universitaria, nos hablan así, es Tes. 1,5). Su teología, sus cartas, ~us re-
posible pensar, al menos, que quieren de- flexiones, sus -exhortaciones son un pensar
cirnos muchas cosas y dentro de esas mu: funcional, son un "pensar" el misterio de
chas cosas debe haber algo serio y obje- Cristo, el kerygma, con miras a un
tivo. Quizás nos están ayudando a descu- " obrar", a un hacer la verdad.
brir los obstáculos que existen para en-
contrar en la .. praxis" eclesial el rostro De este modo la teología se vincula
evangélico, para hallar en la vida de la igle- al devenir de la iglesia y a su misión espe-
sia la Buena Nueva de Jesucristo. cífica y, por tanto, tendrá las inismas vi-
cisitudes de ella. En cierto modo, la con-
dición social de la iglesia será también la
4.- Un poco de historia; la teología en condición social de su teología.
función de la evangelización.
La teología de la iglesia antigua se
Al penetrar en el mundo de la Biblia explica por la necesidad de fijar el keryg-
nos encontramos con un pensar teológico, ma y la fe en Cristo en expresiones verda-
una reflexión sobre la realidad, con mi- deras. Para ello se verá precisado a tomar
ras a descubrir la significación de Dios en del modo griego de pensar un lenguaje
la historia humana determinado. Esto lo realiza como exigen-
cia de su misión evangelizadora y como
Los hechos, las migraciones, las con- resultado de una confrontll9ión, en el seno
quistas, los logros, los fracasos, las libera- de la reflexión, entre la palabra de Dios

168
y los modos de pensamiento profano. Así mas de su tiempo y vivir las exigencias
lo comprenden los primeros padres apo- evangélicas no son cosas aisladas. Más aún,
logistas y. también Tertuliano, Orígenes, aquellos se piensan en función de vivir
Gregorio de Niza, Agustín. Ellos se es- mejor éstos últimos. La lectura y el co-
fuerzan, en su calidad de "misioneros ", mentario de la Escritura ocupan un lugar
por escuchar el contenido trascendente de preminencia . (1)
de la comunicación de Dios a los hombres.
Su teología está al servicio de la fe y de la El inglés Alejandro de Hales, el ale-
evangelización. Pretende hacer descubrir mán Alberto Magno, los italianos· Buena-
a la iglesia como el lugar en donde la pala- ventura y Tomás de Aquino hacen de París
bra divina toma forma humana, forma de la capital intelectual de la cristiandad. Sur-
lenguaje y de acción, como invitación al gen entonces los .. teólogos" como corpo-
hombre para que entre en el dinamismo ración de profesores, de profesionales de
del designio salvífico. No trata de elabo- la escuela, vinculados a la elaboración de
rar simplemente un sistema racional y ex- un saber cuyo título jurídico depende de
plicativo de la fe, sino de hacer entrar a los la corporación y no es propiamente una
creyentes en una relación personal con función jerárquica. Los •• magistri" com-
Dios y en su compromiso que afecte su ponen en el campo de la doctrina sagrada,
conducta. una especie de departamento en el cual
la enseñanza de la fe pone expresamente
La teología medieval, aparentemen- a su servicio la razón y la filosofía para
te más abstracta, no escapa tampoco a constituír una ciencia organizada, una teo-
esta situación. Se desarrolla en un mundo logía escolástica. Aunque los teúlogos no
profundamente variado y complejo. Apa- son •• auctoritates", en el sentido decisivo
rece en un momento en el cual las situa- del magisterio eclesiástico, porque ni su
ciones feudales se resquebrajan, agobia- situación jerárquica ni la materia propia
das por el peso de una estructura que ya de su trabajo lo incluyen, son sin embargo
no responde a las condiciones y a las ne- un "lugar" teológico.
cesidades de la sociedad que va naciendo.
Se desarrolla en las ciudades, sale de los En esta época se descubre a Aristó-
ml,masterios, va más allá de las escuelas teles y se asimila la razón griega en la teo-
catedralicias y se introduce en aquellas logía cristiana. Tomás de Aquino estable-
aglomeraciones humanas en las cuales apa- ce, con una metafísica de la naturaleza, el
rece una nueva clase al margen de una eco- estatuto de la razón en la cristiandad. Se
nomía de dominado. La teología al servi- destaca la realidad del mundo, objeto de
cio de la fe y en función de la evangeliza- investigación y su inteligibilidad. El pro-
ción ocupa un lugar en las universidades, blema del hombre, de la persona, de la
creaciones e instituciones de cristiandad. gracia, de la naturaleza, son temas de hon-
Domínicos y franciscanos, órdenes mendi- da reflexión. El mundo de la teología va
cantes productos de una necesidad de vida adquiriendo diversos rostros, diversos en-
evangélica en la sociedad feudal y de re- foques. Una misma fe. es pensada de di-
cuperación de una vida cristiana profunda, versas maneras. Abelardo, Anselmo, To-
elaboran una teología. Pensar los proble- más, Buenaventura no son una misma cosa.
(1) De Lubac, Henri: Exégese Médiévale. Les quatre sens de l'Ecriture. 1 y 11. Coll. Theologie 41.
Ed. Aubier-Montaigne.

169
Al pie del movimiento intelectual Íniento contemporáneo y, privada en Eu-
van a surgir movimientos religiosos, fra- ropa poco a poco del horizonte asegurador
ternidades y organismos nuevos. El rena- que le ofrecía la cristiandad, se encierra
cimiento del siglo XIII, en el interior de la en sí misma. Ciertamente encontramos
cristiandad, se inserta en una búsqueda personalidades como Moehler y Newman,
de vida evangélica. Hay un deseo profun- precursores de una nueva época, pero, en
do por retornar a la iglesia primitiva. Apa- general, esta clase de teólogos es bastante
rece Francisco de Asís. Su programa es la rara .
•• vida apostólica" : vida en común, pre-
dicación itinerante, enseñanza al pueblo No es mi objetivo hacer un recuento
basada en el testimonio y fraternidad sen- de todo el proceso teológico posterior. Es
cilla e ingenua. San Francisco de Asís y suficientemente conocido y ha sido seña-
Santo Tomás de Aquino, desde distintos lado en otras ponencias. Basta recordar
ángulos y dentro de la misma iglesia, de- los esfuerzos del neotomismo, el desarro-
terminan una actitud nueva ante un mun- llo de los estudios bíblicos, las discusiones
donuevo. suscitadas en tomo al llamado modernis-
mo, los nuevos enfoques de la teología en
A pesar de los grandes logros de es- la post-guerra, la renovación litúrgica y
ta época se empieza a producir un hecho catequística, los aportes del Concilio Va-
que implicará numerosos riesgos en el fu- ticano 11 y el surgimiento de la teología
turo: la teología se va distanciando de la de la liberación sobre todo en el ámbito
pastoral. latinoamericano.
En el renacimiento y en la baja esco-
lástica empezamos a encontrar un notable
"formalismo"en la teología, y el divorcio s.- Teología y pastoral: hacia una re-
entre la misión de la iglesia y la reflexión conciliación.
teológica se va produciendo paulatina-
mente. La Iglesia después de la Reforma He afirmado anteriormente que en
y a pesar de los esfuerzos teológicos rea- un momento dado de la historia de la teo-
lizados en el interior del (!atolicismo en la logía, ésta empezó a desvincularse de la
Contra-Reforma, toma una actitud de re- pastoral. Veamos algunas manifestaciones
pliegue y de defensa de la ortodoxia y de éste fenómeno en actitudes concretas
pierde de vista, en buena parte, el mundo contemporáneas.
nuevo que está surgiendo. Los descubri-
mientos científicos, las nuevas tendencias A menudo oímos decir que el teó-
de la mosofla, los nuevos fenómenos so- logo y el pastoralista hablan un lenguaje
ciales, pasan sin que se les tenga muy en diferente. El primero es un profesor abs-
cuenta. La teología se vuelve "comenta- tracto, sin los pies en la tierra, el segundo
rio" y repetición. Trata de vivir, por de- es un hombre práctico, concreto, que sabe
cirlo así, de la " renta" de sus antepasa- ~es son los caminos y los medios que
dos. Durante un período bastante largo debe emplear la iglesia en su labor evange-
y significativo para el occidente europeo, lizadora. El teólogo, por su parte, dirá que
y esta situación nos afecta también en el pastoralista es un hombre superficial,
América, la teología se separa de una re- sin fondo, preocupado por encontrar fór-
flexión blolica, se desentiende del pensa- mulas inmediatas, más emotivo que cere-

170
bral. El pastoralista dirá que, exceptuando cación del evangelio, del kerygma, y que
algunas corrientes del pensamiento teoló- sólo dentro de la comunidad que lo vive
gico, los teólogos aportan muy poco a los y lo proclama tiene sentido su carisma.
problemas cotidianos del hombre concreto. Hoy nos es menester hacer un mayor es-
Se complace en una especulación y en el fuerzo por buscar una complementación
interior de ella presenta teorías audaces. de cara a la tarea común, a la tarea inapla-
Esta postura se descubre también en los zable de la evangelización.
pastores. Ellos establecen su distancia con
respecto a los teólogos. Tienen cierta des-
6.- La liberaci6n: un signo salvífico?
confianza hacia ellos, al menos hacia algu-
nos que, en momentos, pueden aparecer Son numerosos los teólogos que
como incómodos. Se llega a aceptar la va-
consideran que su reflexión es un pensar
lidez de su reflexión pero con tal de que
la fe deRtro de la acción y del compromiso
se quede en un círculo estrecho y no re- eclesial. No podemos negar un hecho nue-
percuta demasiado en la comunidad. De vo: en la teología de la iglesia en general
ahí que, a veces, sus aportes e inquietudes
se ha introducido una categoría desde la
no tengan mayor trascendencia en las de- cual se juzga a la misma teología, a saber
cisiones o en las actitudes pastorales. la "liberación ". Este hecho ha permitido
quizás producir una convergencia de la teg
Nos es urgente tratar de analizar a logia con la pastoral.
fondo la relación entre la teología y la
pastoral en nuestra comunidad eclesial. Los hechos religiosos, políticos y so-
En cuanto la teología es para la Iglesia ciales de núestro continente y de la iglesia,
necesariamente es pastoral. El teólogo, como también la reflexión realizada sobre
consciente de su carisma, no se preocupa los mismos nos han llevado a ello. Nume-
por una problemática puramente intelec- rosos debates realizados en lbs afios cin-
tual. No le interesa polemizar con el mun- cuenta sobre la teología de las realidades
do y la ciencia moderna por el gusto de terrenas, el prógreso teológico que halló
realizar una labor especualtiva, una maro- su derecho de ciudadanía en el Concilio
ma conceptual. A él le interesa la misión Vaticano II y la reunión plenaria de los
de la iglesia, su presencia en el mundo, su obispos latinoamericanos en Medellín han
significaCión, la repercusión siempre actual destacado este aspecto con mayor o me-
a interpelante del kerygma. Por éso se in- nor énfasis.
teresa por todos aqu~llos problemas que
inquietan al hombre de hoy ya que es a Se trata de conectar, por decirlo así,
ese hombre "situado" a quien se le anun- el pensar teológico OOn el obrar de la igle-
cia la Buena Nueva. Sin perder de vista los cia en el contexto histórico y para una
métodos y los límites de su ciencia, se tarea histórica. Los numerosos problemas
opone a la separación entre teología y de diferente naturaleza que se van presen-
pastoral, teología y espiritualidad, teolo- tando exigen nuevos enfoques y suscitan
gía y compromiso cristiano. Sabe que esta nuevos interrogantes.
separación sólo conduce a una reflexión
fría y ahistórica, o a una religión senti- En sus documentos oficiales la igle-
mental y acrítica. El teólogo cristiano sia de América Latina toma conciencia de
considera que está al servicio de la predi- sus particulares problemas y se siente in-

171
terpelada por ellos y por los del conti- enfoques. Sin embargo creo conveniente
nente. Hace un diagnóstico y procura rea- señalar que esta teología ha tratado de ser
lizar, mediante un nuevo tratamiento, un un pensar indudablemente valioso sobre
pronóstico. El problema de la evangeliza- la acción y la misión eclesiales, ha estimu-
ción se hace presente inevitablemente, pe- lado búsquedas y actitudes y sobre todo
ro se tiene en cuenta un contexto históri- ha sacudido la buena conciencia de mu-
co y unas condiciones históricas. La evan- chos en la iglesia.
gelización se convierte en problema. Es el
problema. De ahí nacen interrogantes muy Desde otros ámbitos ha empezado
serios. Cuál ha sido la evangelización, có- a darse un análisis crítico de estas dife-
mo ha sido, cómo habrá de asumirse el]. el rentes teologías. Juicios objetivos, críticas
futuro, cómo la teología está al servicio oportunas algunas de ellas realizadas por
del kerygma ? los mismos teólogos de la liberación: apor-
tes nuevos. correctivos sin que hayan de-
La teología de la liberación, con sus jado de aparecer reacciones intransigentes.
diversos matices y enfoques, se abre paso. La literatura sobre el tema es hoy día muy
Es entendida como una contribución a la abundante. A veces, al observarla, se tiene
tarea evangelizadora de la iglesia en el la impresión de que el problema de la
marco de una sociedad determinada. In- • liberación" hubiese dado ocasión a una
siste en la necesidad de poner el acento batalla "formal" por la ortodoxia. El mo-
no tanto en la ortodoxia sino en lo que se vimiento, la reflexión y la confrontación
empezó a denominar la " orto praxis ' , . se da frecuentemente en el terreno ideo-
Afirma que la teología no es una actividad lógico y especulativo. Y en medio de estas
meramente contemplativa y ahistórica. Es discusiones queda pendiente, al menos pa-
un pensar situado y provisorio. Afirma ra el gran público, el interrogante que ha
además que la realidad actuallatinoame- dado nacimiento precisamente a la re-
ricana señala al teólogo el punto de vista flexión: donde se está dando el signo de la
desde el cual debe trabajar: los pobres. "liberación" ?, los signos que se están prg
Por otra parte, la vida y la experiencia, duciendo por parte nuestra, desde diversas
anteriores a toda tematización deben hacer perspectivas o teologías. están siendo li-
ver al teólogo que una de las funciones beradoras? qué está en juego? : dos posi-
más importantes es la de descubrir las ciones teóricas o dos "actitudes"? Quizás
interpelaciones que nacen de la experien- a todos nos remitiría Dostoievski a-la Le-
cia para luego ofrecer una respuesta que dé yenda del Gran Inquisidor.
funcionalidad al aporte blblico y teológi-
co. Crítica, denuncia y profetismo han de
ser elementos íntimamente vinculados, co- 7.- Dónde están los acentos?
mo también compromiso de esperanza en
un mundo nuevo dentro de una actitud Ciertos hechos hacen pensar que, an-
solidaria con otros hombres. te los problemas tan agudos de la sociedad
y ante la angustia comprensible provocada
No es mi propósito hacer un análisis por la deserción ,. silenciosa" en la iglesia
de estos esfuerzos y de sus limitaciones. y por la confusión interna, de lo que se
En el curso de la ponencia podrá apreciar- trata es de buscar seguridades y de estable-
se en qué sentido me distancio de ciertos cer diques ante el desbordamiento. Hay

172
numerosas preocupaciones que giran en Sólo en la medida en que se acepte
torno de problemas teológicos y pastora- que la estructura de cristiandad ya no
les realmente importantes, pero, al no ser puede servir como marco de referencia
vistos en un contexto más global, no son para la acción evangelizadora de la iglesia
analizados en su más profunda significa- en Colombia se podrá empezar a superar
ción. Insistimos en el .. contenido" teoló- los obstáculos que se oponen a una madu-
gico, en la formulación conceptual, en las rez de la misma y a una presencia como
" verdades ", pero olvidamos que estas se .. comunidad" de creyentes.
entienden y se viven en un marco particu-
lar y en el interior de un proceso. de ma- Trataré de fundamentar esta afrr-
durez tanto personal como comunitario. mación. En primer ligar considero que
Las inquietudes pastorales :;.on hoy nume- nuestra sociedad colombiana ya no es la
rosas. Destaquemos algunas a las cuales cristiandad. De la aceptación o del rechazo
se les da una gran importancia: el proble- de esta categoría como marco de inter-
ma del matrimonio, del aborto; el conteni- pretación de nuestra realidad y de la igle-
do de la enseñanza de la doctrina cristiana sia en ella se desprenderán distintas con-
y las formas de transmitirlo; la celebración clusiones y distintas actitudes pastorales.
de los sacramentos y los ritos empleados;
la descomposición de la sociedad, la de- El pastor y el teólogo saben que la
cadencia moral, el incremento de la desho- evangelización. que el kerigma. se dirige
nestidad en todos los niveles, la perdida de a los hombres concretos e históricos_ Por
la fe, los problemas planteados en el ejer-
esta razón tienen que observar con bas-
cicio del ministerio sacerdotal. Frente a tante objetividad el mundo en el cual vi-
todos estos problemas se producen orien- ven y al cual anuncian la Buena Nueva.
taciones, se manifiesta una gran inquietud,
se elaboran documentos. La iglesia se afa-
Si el marco histórico desde el cual
na con razón, escribe, expone su .. pensa-
se puede hacer un análisis de la iglesia
miento ". Pero quizás, haya algo que, en-
cambia, es necesario, al menos, atender
tre otras cosas, no permite hacer eficaz su
a ese cambio y, por tanto, crear un estilo
pensamiento y su palabra. Es posible que
nuevo de presencia en una sociedad cuyos
su acción evangelizadora se esté realizando
valores se identifican cada vez-menos con
sobre supuestos que sería menester revisar
los valores de la iglesia y del evangelio.
a menos que se quiera mantener en la
Precisemos los términos. En primer lugar
" inoperancia" ..
qué quiere decir el término: la .. cristian-
dad" ? Para entenderlo acudiré al Padre
8.- Un marco nuevo de comprensión de Chenu, cuyos trabajos sobre este punto
la iglesia en Colombia: la post-cris- son muy valiosos, no sólo por la seriedad
tiandad de su análisis sino también por su fina
penetración en los problemas de la historia
Creo que una acción profunda de la de la iglesia y de la teología. Según él la
iglesia y una acción liberadora no podrá cristiandad es: "una organización, en sí
darse a menos que se ahonde, por parte misma temporal, que incluye todo lo que
de los pastores y de los teólogos, en un hacen los cristianos en la' tierra, partiendo
problema fundamental que podría plan- de la gracia, para realizar en la humanidad
tearse de la siguiente manera: las transformaciones de condiciones de vi-

173
da, individual y colectiva, moral y cultu- vista en su conjunto, y la iglesia universal.
ral, necesarias para la expansión de esta Las dos realidades se recubren geográfica-
gracia" (2). Destaquemos algunos elemen- mente y se organizan la una con respecto
tos contenidos en esta descripción. En la a la otra. No hay confusión entre la iglesia
" cristiandad" el hombre se vincula a ella y los poderes políticos. pero los dos orde-
por medio de signos externos, no siempre nes se organizan el uno con respecto al
evangélicamente "significativos", como otro. La iglesia no pretende dirigir lo polí-
puede ser en algunos casos el bautismo, y tico, pero no puede tolerar que la vida
sobre la base de una presunción según la política sea indiferente a la fe. Además
cual todo habitante de la cristiandad es se da una cierta identificación entre la
"creyente". En Colombia ésto equivaldría iglesia y la sociedad civil. Se es miembro
a decir que todo ciudadano colombiano de la iglesia como se es miembro de la so-
por ser bautizado, y sin tener en cuenta ciedad y viceversa. Es interesante observar
otros elementos fundamentales, es cre- cómo en el lenguaje eclesiástico se con-
yente. Los sacramentos se interpretan funde, a menudo, la " iglesia" con los
fundamentalmente como un " opus ope- ciudadanos de la nación. La moral de la
ratum" . De este modo lo que más cuenta iglesia, en cuanto enmarcada dentro de la
en una sociedad de cristiandad es la "fe moral natural, pretende ser la moral de
común", aunque no todos sus miembros la sociedad civil.
tengan una fe personal e interiorizada en
Jesucristo. Esta presunci6n implica el pe- De ninguna manera pretendo negar
ligro de que el cristianismo se convierta los apones creadores ofrecidos por la igle-
en una ideología, en un valor nacional, en sia durante el período llamado en Occiden-
una categoría cultural, es decir, que se te .. la cristiandad ". Quien cQnozca los es-
transforme en una especie de presupuesto tudios de Gilson, Dawson, Marrou, Le
colectivo. Goff, Huizinga, Cohen, entre otros, sabe
que no puede hacerlo. Lo que pretendo
Sobre esta base se establece una mo- sefíalar es que hoy, para bien o para mal,
ral con un contenido racional conforme la cristiandad ha desaparecido. El cristia-
a la naturaleza cuya obligatoriedad es re- nismo ya no es evidencia. Ya no es más el
conocida y conocida por la conciencia punto de referencia espontáneamente ofre-
universal. Así, el modelo ético de la moral cido a la conciencia para todas las acciones.
evangélica pasa a la ley natural y de ésta Prueba de ello son las diversas actitudes
al derecho positivo en el cual toma un ses- tomadas en el campo del comportamiento
go jurídico y organizativo. Paralelamente ético. Antiguamente el lenguaje teológico
la imagen monárquica de Dios, caracterís- era generalmente recibido y reconocido
tica de la época imperial, se acentúa reci- por la sociedad en la cual desempefíaba
biendo una modificación: bajo los rasgos numerosas funciones: intelectual al nivel
mundanizados del Sefíor del cielo y de la del saber, normativo, al nivel del compor-
tierra se dibuja el rostro politizado del tamiento y de la praxis. Pero hoy, bajo
soberano teocrático. numerosas presiones, una de ellas la del
conocimiento científico, un cierto discur-
Por otra parte, se va estableciendo so teológico, al menos, se ha vuelto irre-
una coincidencia entre la sociedad civil, levante.
(2) Chenu. M.D.: El EvaDgelio en el tiempo. Col. Teología-9. Ed. Estela. Barcelona. 1966, pác. 24.

174
Ante esta realidad, si se acepta la 9.- El problema del " poder"
objetividad de este análisis, la iglesia co-
lombiana tiene que tomar una actitud nue- En relaci6n con esta temática se le
va en lo que se refiere a su tarea evange- presenta a la teología en la iglesia y para
lizadora. Tiene que ver en qué condiciones la iglesia la necesidad de reflexionar sobre
y para qué hombres su mensaje sigue el problema del poder. No realizando una
siendo la Buena Noticia de Jesucristo. Fiel especulaci6n abstracta sobre el mismo, sino
a su misi6n y consciente ciertamente de una reflexi6n concreta, para lo cual le será
su pasado sabe que su tarea no se realiza menester confrontarse con el evangelio
en un "vacío social" sino en una socie- en primer lugar y luego entrar en relación
dad concreta; sabe que, en un mundo en con otras disciplinas como la historia, la
constante cambio le es indispensable para sociología, la antropología etc. El proble-
sobrevivir como "signo" tanto la asisten- ma del poder necesariamente se relaciona
cia del Espíritu como la creatividad y la con la estructura de cristiandad y es casi
prospecci6n. No es nostalgia del pasado su corolario.
sino apertura hacia el futuro que se anun-
cia y que anuncia. Liberada de funciones A veces ciertas reflexiones sobre el
accesorias, aunque explicables en otras poder y la política en la iglesia parece que
épocas, puede reencontrar su verdadera se dirigieran particularmente a un cierto
funci6n. De este modo la palabra de la fe sector de la iglesia considerado explícita-
redescubre su sentido y funciona según mente como "político"y por ello mismo
su verdad específica, ya no como legiti- peligroso e indiscutible. Sin embargo olvi-
maci6n, explicaci6n o justificaci6n del or- damos que la estructura de la cristiandad,
den del mundo y de su realidad, sino como de la cual somos todavía tributarios, supo-
puesta en cuesti6n de ese mundo, interro- ne y conlleva una concepci6n política por
gante permanente de su poder y de sus cuanto pretende ser una forma de organi-
estructuras. El contacto realista con el zación del mundo. Se olvida que el pro-
tiempo y con el momento presente le per- blema del poder en la iglesia, no el de la
mitirá superar la angustia patol6gica que autoridad en el sentido neotestamentario
a veces parece manifestar y le hará redes- es un problema viejo, casi tan antiguo co-
cubrir el sentido de la esperanza. Los mo ella. Una brevísima ojeada a la historia
psiquiatras nos dicen que la pérdida del de la iglesia y de la teología nos permitirá
sentido de la temporalidad es un síntoma observar cuán cierta es esta afmnaci6n.
de deterioro personal. Cuando separamos
a un hombre de sus recuerdos y de sus En los primeros siglos del cristianis-
esperanzas del futuro se hunde en un es- mo la posici6n de la iglesia respecto al or-
tado de depre~6n, pero mientras tenga den político no fue nunca unitaria. La re-
capacidad para asimilar los acontecimien- lación dialéctica con el mundo de una
tos y ava.nzar confiadamente hacia lo que parte de la cristiandad, determinó también
viene, conserva su vitalidad. Esto nos obli- el pensamiento de la antigua iglesia sobre
ga a tener muy en cuenta que anticipar la realidad socio-política y sobre las nor-
el futuro de la iglesia no es s610 preParar mas de comportamiento político y social
nos para él, sino crearlo. de un súbdito cristiano. Las soluciones

175
para tal relación, muy variadas, iban desde ro, en cambio, ha perdido en fuerza inte-
la afirmación tajante de Tertuliano: .. no- rior" (4). La iglesia se vuelve .. ecclesia
bis nulla magis res aliena est quam publica. triumphans ". De una escatQlogía origina-
Unam omnium rem publicam agnoscimus, riamente crítica de la historia nace, poco
mundum" (3), hasta la de Eusebio de Ce- a poco, un claro conservadurismo políti-
sarea que consideraba necesaria la unión co-social.
de Imperio y Evangelio. Desde este mo-
mento se hace manifiesto y visible un as- Esta situación tiene sus manifesta-
pecto de la confrontación secular entre ciones en el ámbito de la teología y de la
cristianismo y sociedad civil. Frente a la evangelización_ como también de la ética
identidad del ser humano y el ciudadano, cristiana. Las relaciones políticas entre la
expresada por primera vez por Aristóteles, iglesia y el imperio iban llevando a la mo-
se halla, por parte del cristianismo, la fun- ral cristiana, como ya lo señalé antes, ha-
damentación trascendente ue la existencia cia un modelo más jurídico y por ende
humana. El ser cristiano no se identifica más coercitivo, y a la imagen evangélica
con el ser ciudadano, como tampoco el de Dios hacia la imagen teocrática. La
ser hombre se agota en el ser ciudadano. iglesia se va configurando según el esque-
La fe cristiana por su propia naturaleza ma de la sociedad civil. La estructura polí-
y dinamismo trasciende y relativiza la tica y la eclesiástica se prestarán una mu-
condición ciudadana del individuo. tua ayuda para definir la moral y hacerla
efectiva.
Para precisar un poco lo dicho an-
teriormente veamos la .. teología política" Agustín realiza, en medio de la caí-
de Eusebio, consejero de Constantino, que da del imperio, una reflexión muy signi-
va a defmir por varios siglos la problemá- ficativa. Para él el mundo político terrenal
tica unión del emperador y de la iglesia. será profano hasta el fin de los tiempos,
Para el obispo de Cesarea el reino terrenal Todo orden político es " dominatio ", es
único y el Dios cristiano único encontra- decir dominio del hombre sobre el hom-
ban en Constantino la unidad a que esta- bre. La cristianización de un orden basa-
ban predestinados: un imperio, un empe- do en el poder no es posible. Sin embargo
rador, un Dios. Con ello se propugnaba las ideas de Agustín se prestaban a inter-
una ligazón indestructible entre el cristia- pretaciones y al transformarse en el llama-
nismo y el imperio humano que iba a re- do "augustinismo político" sufrieron el
sultar para ambos muy peligrosa. Al unir destino de toda idea que se convierte en
estrechamente sus intereses con los del ideología. Consecuencia de la absorción
Estado, la Iglesia renunciaba a una parte del mundo natural por el sobrenatural fue
de su independencia, lo que más tarde la afirmación de que la única forma de co-
quedaría ampliamente demostrado en la munidad verdadera es la iglesia, de manera
política religiosa estatal. San Jerónimo, que una comunidad política, al margen de
refiriéndose a la iglesia de su tiempo, es- la iglesia, no puede existir realmente. El
cribe: "la iglesia ha tomado a los prínci- problema de las dos ciudades se convirtió
pes cristianos en su seno y así, evidente- en el problema de los dos poderes, el espi-
mente, ha ganado en poder y riqueza, pe- ritual, de los papas, y el temporal, de los
(3) Tertuliano: Apologeticum.38.

(4) Jerónimo: Vita Malcbi, 1 (Migne. Patrología Latina XXIII, 55).

176
príncipes. Y desembocó en la supremacía Repliegue, defensa, contra-ofensiva,
de 10 espiritual sobre 10 temporal, de la apertura, Concilio serán los próximos pa-
iglesia sobre el estado. La historia de este sos.
problema será la del conflicto"permanente
El problema del .. poder" ha estado
en la Edad Media, entre el sacerdocio y el
permanentemente presente no sólo en la
imperio, Por otra parte, la colisión de los
teoría sino también en la praxis de la pra-
dos poderes llevó a la confusión entre el
xis de la iglesia. Esta nunca ha dejado de
orden político y el orden moral, acentuó
tener y de elaborar su "teología política ".
el modelo autoritario de la moral y de la
fe cristianas, desdibujando su naturaleza
de •• ofrecimiento" y fortaleció la imagen Pienso que los interrogantes que hoy
de Dios, dispensador del derecho divino se nos presentan en este contexto son nu-
de todos aquellos que detenten algún po- merosos. En qué sociedad vive la iglesia
der. La cristiandad se ha consolidado. "Se colombiana? , teóricamente maneja cate-
gorías nuevas pero prácticamente obra con
da la coordinación de los dos poderes, que
será desde este momento permanente en el esquema de cristiandad? , cuál está sien-
medio de los peores desacuerdos. Aquella do el aporte de los teólogos pata atender
a una evangelización que sin duda tiene
coordinación tiene, de hecho, en estos de-
que hacerse en un terreno nuevo? Creo
sacuerdos el reverso de la medalla. Las
que el problema de la cri~tiandad y del po-
perspectivas, los valores, los medios de
der merece una seria reflexión por parte de
acción. los prestigios recíprocos. las pro-
los pastores y de los teólogos, incluso los
tecciones de uno y otro poder quedan blo-
de la teología de la liberación quienes, a
queados por una bienechora interacción.
mi modo de ver, presentan rasgos de cris-
Son de sobra conocidos los acuerdos y los
tiandad con nuevos matices y en nuevas
compromisos, las controversias y las lu-
. direcciones.
chas del sacerdocio y del imperio, de las
monarquías absolutas, de los gobiernos
Por otra parte, si aceptamos que es-
burgueses, creyentes o no, de nuestro siglo.
tamos empezando a vivir una sociedad de
Carlomagno, San Luis, Enrique Plantage-
post-cristiandad tenemos que trabajar por
net, Metternich no vacilaron en introducir
que la iglesia, sin convertirse por ello en
este recurso místico para fundar su dere-
un ghetto sin proyección histórica y social,
cho, para imponer la moralidad pública,
recupere, o más bien, redescubra su .. es-
para disciplinar a sus súbditos, para frenar
pecificidad' • y no se diluya en cosas que
los movimientos que se juzgaban sedicio-
la toman .. insípida ". Me parece que para
sos" (5).
reencontrar, humilde pero combativamen-
Después de la cristiandad, al menos te, su propia identidad tiene que empezar
en Europa, vendrá el período del laicismo, por .. desidentificarse" con una serie de
se generará la separación de los dos pode- realidades históricas no fundamentales de
res; luego Marx elaborará una crítica de la su pasado, así este haya sido glorioso.
religión y del estado burgués liberal con mi Quizás, por esta razón, antes de definir
ras a la construcción de una sociedad libe- lo que es la iglesia y lo que es la evange-
rada de la alineaciones que dichos fenó- lización sea menester, como lo hacía
menos engendran. Santo Tomas, descubrir lo que no es. Por

(6) Chenu. M.D.: Opus. cit. pág. 16-17.

177
otra parte, es posible que los hechos, do- drá elaborar una teología que se oriente
lorosa pero eficazmente nos estén llevan- a ser un instrumento de evangelización y
do a éso. de anuncio del kerygma, y de la liberación.
Una teología hecha desde la pobreza y con
Dentro de este orden de inquietudes los pobres jamás será una teología pobre.
merecen nuestra atención las siguientes
palabras del fIlósofo Karl Jaspers: "si las A los teólogos corresponde la tarea
iglesias se atrevieran a no asumir el proce- de ver si el mensaje cristiano ha perdido
dimiento de milenios, la adaptación pru- su inocencia, si se ha " ideologizado" y
dente, la sabiduría humanista de la políti- cómo. Para ello, además de tener ante los
ca mundana, si se atrevieran a dar este ojos los acontecimientos históricos, tienen
paso que pone en peligro su existencia, la que atender, de manera seria y ecuánime,
palabra de la Biblia se haría creíble en to- a las críticas ateas como horizonte de la fe
das partes en las voces de los sacerdotes cristiana. Pienso que en la post-cristiandad
y teólogos" (6). Por su parte el conocido es inevitable aceptar, como propedéutica
sociólogo alemán T. Adorno dice que "si para la fe, la necesidad de superar por una
la religión es tomada por otro motivo que praxis nueva y una reflexión nueva la crí-
no sea su propio contenido de verdad se tica de los maestros de la sospecha: Nietz-
mina a sí misma. Que las religiones positi- che, Marx, Freud. Hoyes menester tener
vas lo permitan hoy tan fácilmente y que en cuenta toda la crítica de la religión que
si es posible entren en competencia con denuncia la funcionalidad ideológica que
otras instituciones, deja ver la d~~espera­ se le ha dado al cristianismo, y porque
ción que habita ocultamente en ~c sitj lo que se nos critica es la esquizofrenia
vidad" (7). existente entre las afirmaciones teóricas
y los intereses reales, no hay más remedio
El nuevo emplazamiento de la igle- que reexaminar la relación entre teoría y
sia dentro de nuestra sociedad, para anun- praxis, dando a la praxis eclesial la prio-
ciar el kerygma con "hechos y palabras ", ridad que se merece y que sólo puede le-
requiere de ella " presencia" en el sentido vantar la sospecha de que nuestras pala-
evangélico de sal de la tierra, de levadura, bras son oportunismos.
de luz que alumbra, en lugar de " repre-
sentación' '. La iglesia de presencia sabe 10.- Teología-kerygma-Ienguaje.
que lleva la cruz a la espalda, desp!ovista
de poder económico, político; de poder Otro problema que se le plantea al
como dominación y con la esclusiva "fuer- teólogo en la iglesia y para la iglesia, y que
za" de Dios. Es en este contexto práctico ya ha sido analizado en otras ponencias,
y concreto donde se puede entender la aflJ es el de la formulación del contenido de
mación de que la iglesia es pobre y se com- la evangelización y del kerygma. No se tra-
promete definitivamente con los pobres. ta de atentar contra el depósito revelado
Desde la realidad, asumida con gozo, po- o de debilitar su validez sino de tener en

(6) Jaspers K.: Die Atombombe und die Zukunft des Menschen. Politisches Bewusstsein in UDSerer
Zeit. Munchen 1958. 356 ss. Citado por Heinz Zahrnt en "Dios no puede morir". D.D.B.
Bilbao 1971. p. 267.
(7) Adorno T. W.: Offenbarung und autonome Vemunft. Eine Diskussion zwischen Th.W. Adamo
und Eugen Kogon. en Frankfurter Hefte. 13. 1958. 400. 485. citado por H. Zahrnt en "Dios
no puede morir". D.D.B. Bilbao 1971. pág. 267.

178
cuenta, para su transmisión, la significa- que asumrr la tarea en la iglesia y para
ción del lenguaje, vehículo imprescindible la iglesia de producir, en el espíritu, signos
de comunicación con el hombre. Para ello audaces y evitar la tarea de justificar teo-
tendrá que tener ante los ojos el pasado lógicamente signos" insignificantes" . Fr~
histórico del hombre, su mentalidad, su cuentemente la misma pobreza evangélica,
sensibilidad, sus experiencias morales y elemento fundamental del kerygma y de
religiosas. Tiene que estar pendiente de la reflexión teológica cristiana, tendrá que
que el mensaje no se quede en una mera movernos a renunciar a "derechos ", por-
"conceptualización"y que pierda, por esa que si la iglesia se coloca en una actitud
razón, su significación existencial. de mera defensa de sus derechos, aunque
lo haga legítimamente, desde' un ángulo
11.- Kerygma-pastoral y evangelización. jurídico humano, puede perder de vista
que la ley del Espíritu puede exigirle en un
Teniendo en cuenta las reflexiones momento dado la renuncia -que no es lo
antes hechas es meriester resolver hoy nu- mismo que negación- a esos legítimos
merosos problemas. En un contexto nue- derechos humanos precisamente para ser
vo y para afrontar con esperanza un futuro signo salvífico, aquí y ahora, para hom-
que tenemos que crear nos corresponde bres concretos. " Si otros participan de
evitar los simplismos, las sustituciones del un derecho sobre vosotros, ¿cuánto más
mensaje por elementos ideológicos, la nosotros? Pero no hemos aprovechado de
anarquía en el pensamiento teológico, la ese derecho, sino que lo soportamos todo
tendencia a distanciarnos de las tareas para no dar ningún estorbo a la Buena
esenciales para refugiarnos en la seguridad Noticia de Cristo" (1 Cor. 9, 12). El des-
de prácticas anodinas o el aventurarnos pojo que el Verbo hace de su condición
desconsideradamente en caminos que es- para llevar a cabo la obra de la salvación
conden la originalidad del evangelio. es siempre línea pennanente de exigencia
para una iglesia "signo" hoy. Así entien-
do, en su espíritu, el pensamiento de Gau-
Es importante insistir en la conve-
dium et Spes, que dice: "ciertamente, las
niencia de que los pastores acojan en una
realidades temporales y las realidades so-
forma más definida la labor.de los teólo-
gos, reconociendo de ese modo la impor brenaturales están estrechamente unidas
entre sí. y la m'8ma iglesia se sirve de me-
tancia de su carisma en la tarea de la
dios temporales en cuanto su propia misión
evangelización. Nos corresponde, además, 10 exige. No pone. sin embargo. su espe-
preguntarnos muy francamente si los" sig- ranza en privilegios dados por el poder ci-
nos" que pretendemos dar son comprensi- vil; más aún. renunciaría al ejercicio de
bles , son productivos. Si esto no se da, ciertos derechos legítimamente adquiri-
no hay doctrina que resista. A menudo la dos tan pronto como conste que su uso
iglesia "dice" verdades, elabora documen- puede empañar la pureza de su testimo-
tos, muchos de ellos muy serios, pero sin nio o las nuevas condiciones de vida exi-
darse cuenta de que ellos o no son leídos jan otra disposición". (G.S.n. 76).
o no son inteligibles o pasan por encima
12:- Conclusiones y perspectivas
de las expectativas reales. Por otra parte
tenemos que lograr que nuestro modus Al concluir esta reflexión se me ocu-
operandi esté de acuerdo con nuestro rre señalar algunos puntos que pueden ser-
modus cogitandi et loquendi. Tenemos vir de objeto para nuestro diálogo.

179
1.- La teología solo tiene sentido blica. De ahí que nos toque superar en la
en el cristianismo en función de la misión vida de'la iglesia la influencia, hasta ahora
fundamental de la iglesia; anunciar el ke- determinante aUnque velada, de los esque-
rygma, la salvación ofrecida por Dios al mas liberales de salvación que se impu-
hombre en Jesucristo. Por consiguiente la sieron espontáneamente en una época de
función carismática del teólogo es la de profundo subjetivismo en todos los cam-
contribuir a elaborar una teología que ayu- pos.
de a la iglesia a estar presente, por su pro-
3.- La teología tiene que ayudar
pia fuerza liberadora, en el seno de un
a la iglesia a ser permanentemente "signi-
mundo profano y a su servicio, y a denun-
ficativa" para el mundo en que se hace
ciar,.. con espíritu crítico, los compromi-
presente. Ello exige una mayor atención
sos ., ideológicos" que, en un momento
a 10 que es la iglesia como ,. comunidad
dado, se den en la iglesia.
de creyentes" y no a la iglesia como insti-
tución de cristiandad o como " celador"
2,- Nuestra teología debe abando-
de la sociedad civil. Por otra parte debe
nar el marco de cristiandad como supues-
esforzarse por que los enunciados de la fe
to de evangelización, contribuir a que la
proclamados se hagan oir de manera cap-
iglesia de masas se vaya transformando
table no tan solo el "pensamiento" sino
en una iglesia de " creyentes" movidos
el "testimonio".
por una decisión personal y asumir los
aportes positivos ofrecidos por la teología 4.- Finalmente, si queremos en-
de ,la liberación. Además la teohgía y la con trar y lograr una relación práctica y
evangelización no pueden seguir pensán- creadora entre teología y kerygma, teolo-
dose y realizándose en el ámbito de un gía y evangelización, es necesaria la acep-
, hombre" anterior en su esencia misma tación del teólogo por parte del magisterio
a todo compromiso social e histórico. La como también la aceptación del magisterio
esencia del hombre como su porvenir no por parte del teólogo. Si esto no se tiene
se captan sino en el plano social y en el en cuenta no se podrá elaborar una teolo-
contexto de una comunidad. El Evangelio gía en función de la evangelización. Esta
como Buena Noticia no es una palabra aceptación recíproca exige el reconoci-
que solamente resuena en el oído del indi- miento, en pobreza, de los diversos caris-
viduo sino que es una proclamación pú- mas que se dan en la iglesia.

BIBLIOGRAFlA DE REFERENCIA

BERGER PETER, Rumor de Anceles. La sociedad moderna y el descubrimiento de lo sobrelUlturaL


Herder. Barcelona, 1975.

BERGER Y LUCKMANN. Laconstruccl6n social de la realidad. Amorrortu. Ba. Aires. 196B.

CHENU. M-D., El Evauaelio en el tiempo. Ed. Estela. Barcelona. 1966.

CHENU. M-D •• lntroduction al'étude de Saínt Tbomasd' Aquin. J. Vrin Parfs, 1950.

180
DODD C.H., The apostolic preaching and its deve1opments. Hodder und Stoughton, Lon.ion, 1966.

GARCIA-PELA YO M., El Reino de Dios, arquetipo político. Revista de Occidente. Madrid, 1969.

GILSON E., Las metamorfosis de la Ciudad de Dios. Ed. Troquel. Ba. Aires. 1964.

KUNG HANS, Libertad del cristiano. Herder. Barcelona, 197ó.

LAGARDE DE GEROGES, La nalssance de l'esprit laique, au déclin du moyen age. HII. Ed. Nauwe-
laerts. Louvain, 19ó6.

RAHNER HUGO, Libertad de la Iglesia en Occidente. D.D.B. Bs. Aires, 1949.

ULLMAN W ALTER, Principios de gobierno y política en la Edad Media. Revista de Occidente. Ma-
drid, 1971.

ZAHRNT H., Dios no puede· morir. D.D.B. Bilbao, 1971.

181