Vous êtes sur la page 1sur 3

Una isla de calor es una capa de aire frecuentemente sobre una ciudad o un área

construida, la cual es más caliente que el aire alrededor. Son típicamente más
intensas sobre áreas densamente pobladas, y su efecto es más notorio en horas
de la noche.

Según el ingeniero Nelson González Tarazona, del proyecto Ciudad Sostenible de


la Corporación de Defensa de la Meseta de Bucaramanga, “ se debe a que las
ciudades están llenas de concreto, totalmente pavimentadas y durante el día
almacenan la radiación solar y empiezan a remitirlas al ambiente durante la
noche” .

Así mismo, manifestó el docente González, al observar un perfil de las ciudades se


nota que en el centro de la misma la temperatura más alta comparándola con los
alrededores, marca una diferencia de 2 a 4,5 grados de diferencia.

Entonces viene otra de las grandes preocupaciones y que tiene un impacto a nivel
ambiental y es el aumento en la demanda de energía que se genera, al hacerse
inevitable el uso de aires acondicionados, ventiladores y otros accesorios,
haciendo menos sostenible nuestra ciudad.

Medidas

Para ser parte de la solución se ha iniciado con un proceso de socialización,


charlas con los empresarios, capacitaciones en las universidades con el fin de que
los próximos profesionales adquieran conocimiento y apliquen dentro de sus
proyectos y en su vida profesional las nuevas alternativas que se presentan para
reducir las temperaturas a nivel urbano.

Sugerencias para reducir el impacto

• Preservar y mantener árboles, vegetación y zonas verdes. Incorporan un


ambiente natural al urbano, enfrían las áreas aledañas y dispersan el calor por la
evaporación de la humedad en las hojas.

• Sembrar jardines al frente o al interior de la vivienda.

• Ayudan a disminuir la temperatura los techos verdes o con pinturas que remitan
la radiación solar.

• Usar pavimento de materiales porosos.

• Dar sombra a los andenes plantando árboles cerca, para permitir el uso de estas
zonas.

• Que las constructoras amplíen las zonas verdes en los nuevos proyectos.

• Que los nuevos diseños incluyan la bioclimática, que consiste en orientar los
edificios con respecto a la posición del sol para que no de directamente.

• Ventanas amplías que permitan el ingreso de luz natural.


• Que haya más espacio entre edificios para que circule más aire.

LA VOZ DEL EXPERTO

Aldemar Remolina Millán

Director Facultad de Ingeniería Civil

Universidad Pontificia Bolivariana Bucaramanga

1. ¿Por qué es importante que prevalezcan los espacios verdes en las nuevas
construcciones? La industria de la construcción se ha caracterizado por el marcado
impacto y la huella que dejan las obras de infraestructura en el entorno físico.
Aspectos fundamentales del ambiente como el paisaje, el suelo, el agua y el
mismo aire, son afectados en forma directa y sistemática tanto positiva como
negativamente, por las obras que el hombre construye en aras del desarrollo
económico y tecnológico.

Es imperante que toda construcción nueva desde su concepción, planeación y


diseño hasta su fase de operación y mantenimiento, contemple los denominados
espacios y conceptos verdes, en aspectos como selección del sitio, urbanismo,
uso de materiales, selección del proceso constructivo, reciclaje de materiales y uso
de la energía y los recursos no renovables en especial del agua.

2. ¿Cuáles son las nuevas propuestas de la ingeniería?

Es necesario resaltar que los esfuerzos por hacer de los espacios urbanos sitios
más agradables y de mejor calidad, no se han limitado tan solo al tema de la
temperatura.

En el contexto específico de la industria de la construcción, es común en el


lenguaje de los proyectos y la ingeniería hablar de conceptos como: construcción
sostenible o sustentable, sistemas de certificación de proyectos amigables con el
ambiente – como es el caso del sistema LEED: Leaders-hip in Energy and
Environmental Desing-, sellos verdes, edificios y techos verdes; conceptos y
tendencias que apuntan a hacer de la construcción una industria responsable con
el Medio Ambiente y en última instancia con la sociedad.

3. ¿Cómo evitar el alto impacto de la temperatura en el ámbito urbano?

Respecto al tema del impacto de la temperatura en las zonas urbanas, asociado


en buena parte a la densificación de las construcciones y el abuso en el uso del
terreno con prácticas de sustitución de los parques y espacios verdes por obras de
infraestructura con altos porcentajes de zonas duras; muy afortunadamente se han
desarrollado desde materiales y tecnologías de construcción que pueden ser
implementados de manera práctica e inmediata en los proyectos de construcción
tradicional, hasta complejos sistemas tecnológicos que pueden llegar a maximizar
el aprovechamiento de los rayos solares convirtiéndolos en una fuente de energía.

Es necesario resaltar que más allá de tecnologías e ingeniería, que por cierto en
nuestro medio es muy recurrente y de admirar, lo que se requiere es un cambio de
actitud en la industria, las autoridades públicas, la academia y la comunidad; de
manera que contrario a imponer obstáculos económicos y tecnológicos a la
implantación de este tipo de propuestas, aplauda e incentive cuanta iniciativa surja
en la defensa de nuestro Medio Ambiente y la calidad de vida de las personas.

La rosa de los vientos


Qué es
El origen de la rosa de los vientos puede datarse, según Saussure (1923), de la rosa árabe
y del diagrama de la rosa azimutal china. Ambos instrumentos eran utilizados por los
navegantes para la interpretación cosmográfica bajo la medición del azimut (el ángulo
formado entre un astro y el plano meridiano) para determinar la posición en la tierra de un
objeto con relación al movimiento de los astros. Mientras la rosa árabe utilizaba 32
divisiones (Puig, 2007), también se tiene noticia que existía una rosa de javanesa que
representaba 24 puntos.

Ahora, si bien la función inicial de la rosa era ayudar a determinar la ubicación, con el
transcurso del tiempo está localización fue realizada a partir de la identificación de los
vientos imperantes, es decir los cuatro vientos cardinales. Arenales (2009) menciona que a
partir de éstos, se realiza una subdivisión que obedece a los vientos colaterales. A estos
últimos se les asignaba el nombre dependiendo de los lugares de donde provenían, por
ejemplo de Grecia, Galicia, etc. Este factor permitía que la rosa fuese fácil de utilizar por
marineros locales, pero que en el momento de extenderse a espacios mayores generará
confusiones.

Este factor llevará a que sea la navegación del Atlántico, específicamente por parte de
marineros del Norte de Europa, la que generé el primer sistema de homogeneidad basado
en la similitud de los términos orales técnicos de navegación. Bajo esta idea la semejanza
en la pronunciación permitió que se logrará identificar los diversos vientos que componen
la rosa, dando pie a que las 32 direcciones pudieran ser incorporadas.