Vous êtes sur la page 1sur 11

1.

ANÁLISIS DE LA SOCIEDAD PERUANA BAJO UNA CONCEPCION


MATERIALISTA

Nuestra patria, el Perú, es actualmente una república que forma parte del
denominado Tercer Mundo, que lucha por su desarrollo y salir del marasmo de
la dependencia a pesar de los obstáculos que significa hoy el influjo del
capitalismo globalizado, en donde no sólo dominan naciones ricas sobre las
pobres sino, ante todo, los grandes monopolios y trasnacionales que dominan el
concierto mundial, a lo que podríamos llamarle el imperialismo global.
Para entender la sociedad peruana y su significación histórica, al luz de
una concepción dialéctica de la historia, el historiador peruano Dr. Pablo Macera
D´allorso elaboró la siguiente cronología andina peruana (versión adaptada por
los autores).

ETAPAS PERÍODOS FECHAS SUB-PERÍODOS


20,000 a 1º Cazadores de Grandes Animales.
8,000 A.C. Recolecta Generalizada.(Pacaicasa,
Quirihuac,)
PRE- 8,000 a 2º Cazadores-Recolectores (Lauricocha,
CERÁMICO 6,000 A.C.
Toquepala, Junín)
6,000 a 3º Recolectores-Horticultores (Guitarrero,
2,500 A.C.
Chilca).
2,500 a 4º Agricultores Pre-cerámicos. Pastores
2,000 A.C.
(Huaca Prieta)

2,000 5º Formativos Regionales Pre- Chavín


A.C. (Guañape, Caballo Muerto, Kotosh)
FORMATIV 1,000 6º I Horizonte: Formativo Pan-Andino
AUTONOMÍA O A.C Chavín ( Chavín)
200 A.C. 7º Transición Formativo Final (Pucará,
Paracas, Gallinazo)

200 –600 8º Primer Desarrollo Regional (Moche,


D.C Vicús, Cajamarca, Lima Nazca,
Tiahuanaco).

ALTAS 600- 9º II Horizonte Wari (Wari, Pachacamac)


CULTURAS 1000
D.C.
1,000-1476 10º II Desarrollo Regional (Chimú,
Chanca,Chincha, Aymaras)
D.C.

INCAICO 1476-1532 11º III Horizonte Inca

COLONIA 1532- 12º Dependencia Colonial Española


1824
DEPENDENC REPÚBLICA 1824- 13º Lucha por la Independencia Completa
IA 2005

Ahora, bajo una perspectiva materialista de la historia intentaremos


explicar de manera sucinta, en una apretada síntesis el desarrollo histórico de
la sociedad peruana, utilizando para ello como herramienta de análisis a las
clásicas formaciones económico-sociales, y agregando a ella la actual, la
Sociedad globalizada.
1.1. COMUNIDAD PRIMITIVA :
Cronológicamente esta formación económico-social se produce entre los
20,000 años hasta aproximadamente 2000 A.C.(desde el Hombre de
Pacaicasa hasta Huaca Pietra). Esta sociedad poseía una economía de
subsistencia (en sus inicios) basada en la caza, recolección, lo que aunado
a otros factores, condicionaba su existencia a un organización social
asentada en grupos numéricamente reducidos(bandas) que habitaban
temporalmente, pues era nómadas, lugares protegidos que la naturaleza
brindaba como cuevas(Pacaicasa, Toquepala, Lauricocha), abrigos
rocosos(Quirihuac), riberas de ríos( Chivateros, Paiján).
En este estadío social el sistema de producción se caracteriza por la
propiedad social de dichos medios, lo cual derivaba a que no existieran
clases sociales ni ninguna relación de explotación humana.
Entre el 6,000 al 4,000 A.C. (a mediados de esta formación social) se
operan grandes y revolucionarios cambios, como el que los habitantes de
los valles costeños y serranos adoptan al agricultura (Guitarrero, Chilca,
Santo Domingo), y los habitantes de las estepas alto andinas adoptan la
cría de camélidos (Llama y alpaca). Estos hechos permitieron el
asentamiento permanente de núcleos de población, y esto a su vez va ha
permitir más adelante manejar con soltura los recursos de subsistencia, ya
que no dependerá de la naturaleza exclusivamente sino intervendrá en la
reproducción de plantas y animales.
Todos estas mejoras tecnológicas de las fuerzas de productividad y de
los instrumentos de producción va a dar lugar a la sedentarización
definitiva del hombre peruano entre el 2,500 a 2,000 A.C., ejemplo de ello
se aprecia en Huaca Pietra (Valle Chicama) y en Kotosh (Alto Huallaga-
Huánuco). Eran agricultores incipientes (Calabaza, pallar, ají, lúcuma,
guanábana) y sobretodo del algodón, el cual permitirá revolucionar la
tecnología en la confección de prendas de vestir y utilitarias,
generalizándose su uso con técnicas rudimentarias manuales pero de gran
éxito, el tejido se convertirá en el eje del proceso productivo y distributivo
de la sociedad urbana del Perú y será uno de los mecanismos de cohesión
orgánica de los centros urbanos. Así mismo eran excelentes pescadores
(desde peces, moluscos hasta lobos marinos), más no conocieron la
cerámica.
Se visualiza en este estadío social que la sociedad peruana se va
volviendo cada vez más compleja, basada en la vida aldeana, con una
economía más organizada a partir de la producción agropecuaria, dando
pie para que se desarrollaran los primeros centros ceremoniales religiosos.
(Templo de la Manos Cruzadas),m que no sólo sirvió para expresar sus
creencias sino sobretodo consolidar sus vínculos de solidaridad entre ellos
mismos.
Hacia el año 2,000 A.C. la cerámica llegó al Perú, originando una
revolución en la vida cotidiana y por ende en las fuerzas de productividad,
y posteriormente reflejará las relaciones de producción.
Entre 2,500 y 1,500 A.C. se constituye el Ayllu, que es la forma andina
del Clan, que aparece como un sub-producto de la agricultura. El Ayllu es
la organización de la comunidad basada en vínculos de parentesco
consanguíneo. Esta comunidad agrícola plenamente constituida desarrolló
técnicas productivas muy avanzadas, entre ellas la irrigación, la cual va a
permitir generar excedentes en la producción, posibilitando la manutención
de una parte de la población dedicada a otras actividades diferentes a las
actividades agrícolas.
Aparece luego Chavín, como un proceso de intensa integración entre
varios sistemas ecológicos, lo cual permitirá un explosivo crecimiento
poblacional, un incesante desarrollo de tecnologías y de fuerzas
productivas, que se evidencian en las obras de irrigación, la cerámica, la
arquitectura, generando la aparición de centros ceremoniales que son el
inicio de la civilización en los andes, pues servirán para controlar a la
población.
El domino Chavín era gobernado quizás por un líder que además del
poder político poseía un carisma religioso. Allí se observa elementos claves
del mecanismo político y social. Los Dioses Chavín son feroces y terribles,
infunden miedo a la población quienes deben” tributar” a estos, claro bajo
la atenta mirada de los celosos “guardianes” del saber (astronomía,
hidráulica o magia), los sacerdotes-guerreros que van formando una casta
por encima de toda la sociedad. Esto es la génesis de una superestructura
política mayor: el Estado, y por ende de las clases sociales, su sustento
básico.
1.2. ESCLAVISMO :
Los nuevos instrumentos de producción, las nuevas fuerzas de
productividad van a dar como resultado el excedente de
producción(especialmente agrícola, ganadero y artesanal), y que éste al ser
apropiado por un pequeño grupo humano originará la explotación de los
productores del campo, constituyendo en una clase explotada. Así
aparecen las clases sociales en el Perú, y para defender este nuevo
sistema social, se crea al Estado para defender la posición del grupo
dominante. Se instaura así el poder del Estado Andino y su clase
dirigente, sustentándose en la capacidad de movilizar una cantidad dada
de fuerza de trabajo para desarrollar la producción
Representando esta fase social, tenemos al imperio Moche, que tuvo un
alto desarrollo tecnológico, especialmente de la metalurgia, la que
significaba en un factor de poder, siendo el responsable del proceso de
organización de ejércitos de conquista y rapiña. Los nazcas también se
caracterizaron por ser una sociedad militarista , clasista y por ende,
esclavista.Ya que la división del trabajo permitió la acumulación de los
medios de producción en manos de una minoría, una casta aristocrática
sometiendo a la sumisión a la mayoría y de transformación de esta
mayoría, en esencia, en esclavos.
Si bien es cierto que no podemos trasladar en la misma dimensión los
conceptos del esclavismo ocurrido en el viejo continente, pero las relaciones
de producción delatan que si existió el esclavismo en Perú. Por ejemplo Los
Moches luego de sus victorias, sometían a esclavitud a los pueblos
vencidos.
Al aparecer el Tahuantinsuyo o Imperio de los Incas, se continuó con el
desarrollo andino, por ello si el Ayllu, el clan familiar, era pues el poseedor
y propietario de la tierra, el Estado, es decir la clase en el poder, era el
poseedor del clan y a través de él de la riqueza generada con su trabajo.Es
decir expropiaba la riqueza generada por éste en su trabajo colectivo. De
esa manera la clase en el poder podía satisfacer plenamente sus
necesidades de subsistencia sin trabajar en el campo y podía acumular
excedentes de producción para usarlos a sus fines de conquista y
solventar a su burocracia represiva.
1.3. FEUDALISMO :
El desarrollo autónomo del Perú se “cortó” con al conquista española que
a partir de 1532 se instaurará y se impondrá una formación económica-
social feudal. Cuando se realiza la conquista, en España predominaban la
Nobleza y el Clero, clases sociales dominantes. La implantación del
feudalismo en el Perú por el conquistador español se fundamenta en que
España aporta un colonizador ansioso de señorío. Este carácter feudal de
la nueva formación económico-social peruana queda plenamente de
manifiesto en la organización y funcionamiento de las haciendas que
implementan un ingeniosos sistema de endeudamiento para adscribir al
trabajador y en las diversas formas “intermedias” entre el Estado y el
campesinado para el control de este último, debe inmovilizar al trabajador
dentro de sus fronteras, y así logra servilizándolo.
Los “señores feudales” son el Encomendero y el hacendado.El
hacendado hacía funcionar su hacienda como un universo clausurado
regulando según su provecho la comunicación dentro de los términos de su
propiedad con sus trabajadores.
La religión también jugó su papel, en este régimen feudal, así toda
hacienda procuraba ofrecer a sus trabajadores la totalidad de los servicios
religiosos usuales a fin de apartarlos de los pueblos vecinos y fijarlos
definitivamente y absolutamente. El siervo o campesino, pese a que las
leyes lo exigían, nunca fue pagado en moneda.Para los fines del salario la
familia asumía la representación del individuo tanto para las deudas como
para los créditos. El status superior estuvo determinado, entre otros
factores por el señorío económico sobre el trabajo de los productores
directos, propiedad de predios rústicos y urbanos; ejercicio de alguna
función colonial, etc. Frente a los dominantes se hallaron los plebeyos,
siervos y esclavos. La servidumbre de dio en dos formas: aquella en
beneficio de un “Señor” determinado, y de vinculación colectiva, es decir a
todos los “señores” (mita y minga).
Cuando vino la Independencia, en lugar de lograr la igualdad de
oportunidades para todos los sectores sociales, se produce la
manipulación de las aspiraciones populares con medidas declarativas y
nada realistas. Se le otorga al campesino una ciudadanía y un derecho
que facilita a los “señores” el despojarlos de sus tierras. La Clase señorial
criolla frustras las aspiraciones de los grupos subordinados, pese a que
estos aportan con el mayor contingente humano para toda clase de lucha:
montonera, guerrilla, ejército regular, etc.
Con la Independencia, se facilitó la penetración del capitalismo comercial,
el cual provoca cambios “formales” en el antiguo régimen social: a) Los
Curacas y Nobleza son suprimidos, aunque no el régimen señorial que les
dio vida; b) Aparece una clase comercial-financiera, importadora
exportadora y dependiente del capitalismo inglés, pero termina por ser
sustituida por una burguesía aristocratizante y pro-señorial.
Se inicia un proceso de refeudalización del campo andino, acentuándose
la regionalización del poder feudal-señorial, que se expresa en el
caudillismo y en el gamonalismo provincial.
La nueva república adoptó los conceptos sociales de la colonia,
mezclando la igualdad universal (liberal) y la desigualdad social (feudal)
por convicción.
Las condiciones coloniales (y por ende feudales) dificultaron el desarrollo
del concepto de patria peruana.
1.4. CAPITALISMO:
Durante el siglo XIX especialmente en la segunda mitad se operan
cambios económicos sustanciales como la penetración capitalista inglesa
con mayor profundidad. Ya en el último cuarto del siglo XIX comienza a
gestarse una incipiente industria “nacional”, floreciendo una industria de
consumo primario, las empresas textiles, la cervecería, etc.
En el Perú claramente se da un desarrollo del capitalismo en el siglo XX,
pero compartiendo espacios con una feudalidad arraigada en el campo,
razón por la cual Mariátegui denomina a la realidad peruana como una
semi-colonia o semifeudal, es decir comparten espacios económicos y
sociales el Capitalismo y el Feudalismo, especialmente ubicado este último
en el campo donde las relaciones de producción reinantes eran las de la
feudalidad.
Si entendemos que el Capitalismo, como formación económica-social en
la cual su base es la propiedad privada de los medios de producción y la
explotación del trabajo asalariado, en donde la búsqueda del lucro y de la
ganancia, en donde en donde el Estado controlado por la burguesía impide
participar a las grandes mayorías en la conducción del país, los bienes de
producción y bienes de consumo se compran y venden según las leyes del
mercado, este se dio y se da en el Perú del siglo XX y en lo que va del XXI,
pero sin embargo, somos de la “periferia”, pues nuestra dependencia no
puede ser ocultada, es decir somos una neocolonia en donde se ha
implantado el capitalismo, más por esta condición de dependiente
superviven otras formas de producción que en otras realidades ya dejaron
de existir.
Es esa condición de ser, de la “periferia” nuestro más grande drama,
pues bajo estas condiciones se operativiza el neocolonialismo , que se vio
reinante en la última década del siglo XX a través del Neoliberalismo, , que
no viene a ser otra cosa que un antihumanismo, que sobrepone a todo el
interés individual sobre los intereses colectivos, incentivando en todos los
campos sociales un lucha por el predominio del egoísmo y del interés
privado, siendo el gobierno dictatorial del prófugo ex – presidente Fujimori
un claro ejemplo de lo que significó esta oleada del capitalismo salvaje, con
latrocinio de las arcas estatales y “remate” de los bienes nacionales.
1.5. EL PERÚ Y LA SOCIEDAD GLOBALIZADA :
Actualmente vivimos dentro de la denominada Sociedad Globalizada, en
donde conceptos como aldea global y otros vinculan nuestra realidad con
la de las otras realidades. Si entendemos por Globalización al proceso por
el cual se ha consolidado una “malla” indisoluble entre todos las naciones
del planeta por el cual comparten economías, información, tecnologías, de
materias primas, de capitales y de seres humanos que producen y
consumen, pero no en forma “neutral” sino que responde a que las
decisiones se toman a fin de cuentas en los “Centros de Decisión”.
Así el TLC que quiere firmar nuestra patria con los EEUU, en definitiva
este beneficiará a la gran potencia, pues lo que se busca es copar y
asegurar el control del planeta, especialmente de aquellas regiones donde
posean recursos que será vitales dentro de los próximos 50 años. En
realidad lo que se pretende es dividir al mundo en dos sectores:
Protagonistas(los países altamente industrializados) y un mundo de
espectadores (los países del tercer mundo, que al igual con el liberalismo
del siglo XIX sólo servirán en este “juego” para dotar de los recursos
naturales y gastar nuestros ingresos por esas ventas, en comprarles sus
productos industrializados.
Claro esto con la complicidad de la clase dominante peruana, pues en
definitiva, no es clase dirigente.Entonces para aquellos que propagandizan
que la globalización es la última panacea por el flujo de bienes, servicios e
ideas que circulan por todo el mundo sin mayores restricciones, les
diremos que esta “ola” es demasiado grande para sociedades pequeñas o
frágiles que se pueden “ahogar” en este proceso, como el Perú, en que las
desventajas todos los días la realidad nos enrostra en la cara.
LA REPÚBLICA (1824 – 2005)

El estudio de la etapa histórica de la República abarca cronológicamente


desde1824 hasta el presente, el 2005. Algunos historiadores han intentado
periodificarlo, pero creemos que ha sido el Dr. Pablo Macera D´allorso quien en
sus trabajos académicos ha bosquejado mejor la periodificación de la República
desde 1824 hasta 1985. Nosotros, los autores, la hemos adaptado a nuestros
fines, agregándole los períodos que faltan hasta el 2005:

LA REPÚBLICA ( 1824 – 2005)


Nº PERÍODOS AÑOS
1 FUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA 1824 -1845
2 FALSA PROSPERIDAD: EL GUANO 1845 – 1866
3 CRISIS Y GUERRA CON CHILE 1866 – 1883
4 RECONSTRUCCIÓN DE POST GUERRA 1884 – 1894
5 REPUBLICA OLIGÁRQUICA 1895 – 1919
6 EL ONCENIO DE LEGUÍA 1919 – 1930
7 CRISIS Y REAJUSTE DE LA DEPENDENCIA 1930 – 1968
8 REFORMISMO MILITAR DE TERCERA VÍA 1968 – 1975
9 DE LA DEMOCRACIA FALLIDA A LA 1975– 2005
CORRUPCIÓN INSTITUCIONALIZADA AL
FORTALECIMIENTO DE LA DEPENDENCIA

1. FUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA ( 1824-1845)


La lucha por la Independencia demostró que la élite criolla peruana no luchó
por ella, al contrario apoyó a la contrarrevolución (por ejemplo al Virrey Abascal).
Esto se explica por que para la élite criolla peruana, la prosperidad económica
dependía no de la conquista de la plena libertad comercial (una clara consecuencia
de la independencia) sino del retorno a las condiciones comerciales exclusivistas y
monopólicas de la época colonial. Es decir para los criollos ricos peruanos la
vinculación del Perú con la metrópoli española no fue un obstáculo sino una
necesidad, ya que creció y se robusteció a la sombra de España.
Dado este panorama, lo que vendrá después, es decir la construcción de la
república será consecuencia lógica de las clases dominantes y sus intereses de
clase. La república, conquistada por el pueblo pero configurada como aristocrática
por los jefes militares con mentalidad colonialista, traicionó a sus forjadores no sólo
en el plano social sino también en el plano tributario, ya que los ingresos corrientes
del gobierno volvieron a basarse en la exacción de los pobres del campo y de la
ciudad.
Son los “victoriosos” generales quienes se van a creer con el derecho de gobernar
nuestra patria y para lograrlo desarrollarán una serie de eventos militares en su
tenaz y rapaz lucha por el poder derramando sangre del pueblo, y por ende
frustrando el futuro político, económico y social de la patria. Un caso revelador de
ello será la derrota de la Confederación peruano-boliviana(1836-1839) que fue un
intento de subsanar la separación artificial de dos países(Perú y Colombia) y de
anular la servidumbre marítima que dañaba a los puertos peruanos y bolivianos,
por eso la derrota de la Confederación significó el sometimiento al Perú y Bolivia a
un vasallaje marítimo que preludió el desastre de la Guerra del Guano y del Salitre
(Guerra con Chile), con la complicidad de los torpes e incapaces generales
“victoriosos” que asumieron el poder político y la oligarquía, quienes sin vergüenza
alguna se aliaron con los invasores extranjeros chilenos para aplastar a la
Confederación. Después de esto vino el caos nacional y de entronización de una
política centralista ( favoreciendo a la costa central), aristocratizante y autoritaria
impuesta por Gamarra, quien dio lugar para que diera un golpe de Estado Vivanco,
quien no hizo otra cosa que agravar las taras de su antecesor. Sobre esta situación
la economía peruana pasó a la dominación británica.
2. FALSA PROSPERIDAD: EL GUANO (1845-1866):
Los gobiernos de Castilla, Echenique y San Román, se caracterizan porque
durante su desenvolvimiento gubernamental se enriqueció hasta el hartazgo la
oligarquía republicana, constituida por la vieja aristocracia colonial y por las
camarillas de los caudillos. Este enriquecimiento se hizo por la vía del saqueo de las
arcas fiscales, acrecentando su riqueza y poder, y por ende su total desprecio por el
futuro de nuestra patria..
Para enriquecerse la oligarquía peruana recurrió a varios procedimientos, por
ejemplo : a) Se reconocieron los prestamos provenientes del Tribunal del Consulado
que hicieron al gobierno colonial para combatir a los revolucionarios peruanos; b) Se
convino en pagar todos los suministros efectuados voluntaria o involuntariamente a
las tropas en campaña durante la independencia y durante la guerra contra la
Confederación peruano-boliviana; c) Considerar como deuda pública todo servicio
prestado durante la guerra de la independencia por cualquier bando; d) Castilla
liberó a los negros esclavos, pero pagó el precio por ellos a los esclavistas,
enriqueciéndolos más.; e) A través de las Consignaciones Guaneras, en donde estas
gentes le robaban sistemáticamente al Estado con la complicidad del Gobierno de
Castilla, a aparte que por contrato los intereses, comisiones, etc. , por vender el
Guano en Europa era sumamente altos y onerosos para el Estado.
En este período se puso en todo su relieve la moral del criollo, basada en la
estafa, el vicio, la ociosidad y la falta de identificación con los hondos valores y
tradiciones peruanas. Su moral es la de quien es capaz de saquear su país, sin
sentir remordimiento alguno, antes al contrario, estimando que el latrocinio es
muestra de “ingenio”, “sabiduría” y “viveza”.
Se pretendió que el Guano solucionaría todos los problemas financieros, debido a
su gran demanda en el mercado europeo y los buenos precios, sin embargo esto sólo
fue una falsa prosperidad, una oportunidad más desperdiciada para el futuro del
país.En el presupuesto de 1854-1855 el guano representaba el 50% de los ingresos;
entre 1861-1862 el guano representaba el 80% de los ingresos. Amparados en esta
prosperidad, el Estado y la clases dominantes del Perú se embarcaron en una
política de de latrocinio y robo descarado al Estado por parte de las clases
dominantes, y por el otro una ambiciosa política de obras públicas (ferrocarriles)
pensadas en función de la comercialización mundial de materias primas.
3. CRISIS Y GUERRA CON CHILE:
Cuando el Estado peruano y las clases dominantes pretendían que Guano y
Deuda Externa (vía los empréstitos) solucionarían todos los problemas financieros, lo
que en realidad hicieron fue colocar las fianzas públicas en una situación muy
vulnerable frente a las crisis financieras internacionales. Los precios del guano
peruano estimuló la búsqueda en Europa de abonos alternativos , sena naturales o
sintéticos, al fertilizante peruano. Esto se agudizó cuando ya en la década de los 70
el Estado peruano perdió los créditos externos y por el agotamiento de los depósitos
guaneros, reduciéndose en un 50% la venta de guano a Europa. Ni los gobiernos de
de Balta, Pezet, Prado ni Pardo pudieron hacer nada para evitar la catástrofe, ya
que la economía peruana que dependía enteramente de los préstamos externos y
que no había logrado desarrollar recursos alternativos, las consecuencias de estas
crisis fueron gravísimas. Ni la monopolización (1873) ni la expropiación (1875) de
las “oficinas “salitreras, el recurso que se pensaba reemplazaría al guano, pudieron
atenuar sus efectos. Pero pese a su gravedad esta crisis no constituía sino el
preludio de desastres mayores: La Guerra de con Chile.
En el Atacama boliviano existían importantes yacimientos de salitre, los que
eran explotados por capitales chilenos y británicos. El establecimiento en 1878 por
el gobierno boliviano de un impuesto de 10 centavos por cada quintal de salitre
exportado motivó la ocupación militar de las hordas chilenas de Atacama y inicio de
la guerra. El Perú, ligado a Bolivia desde 1873 por un “tratado secreto” de defensa
mutua, trató, en un primer momento, de mediar en el conflicto, pero ante la negativa
de declararse neutral fue envuelto en la guerra desde el 5 de abril de 1879. La
guerra formalmente culmina con las derrotas de San Juan y Miraflores (enero de
1881) que provocan la ocupación de Lima por el ejército chileno, pero el conflicto se
prolonga por la tenaz resistencia de Cáceres a aceptar la paz y la ocupación. En
octubre de 1883, finalmente se firma el Tratado de paz de Ancón. Con esta guerra
se cierra todo un ciclo en la historia económica y política del Perú, al mismo tiempo
que revela , como González Prada lo demostrara en su tiempo, la profunda
incapacidad de clases dominantes en erigirse en clase dirigente, para cohesionar
efectivamente una nación y levantar un Estado efectivamente nacional. Si fue
dramático el conflicto contra Chile, fue mucho más patético y significativo el
enfrentamiento recíproco entre las clases, las fracciones de clase y los estamentos
étnicos de la misma sociedad peruana. Una economía ya golpeada por la crisis,
finalmente, fue virtualmente destruida a lo largo de los años de conflicto. Fue una
derrota “solicitada” ya que no merecida. O por lo menos una derrota merecida por
una clase dominante (presidentes, ministros, comerciantes, obispos, doctores y
generales) que solamente tuvo una habilidad: Hacer que esa derrota fuese pagada
por el propio pueblo peruano.
4. RECONSTRUCCIÓN DE POST GUERRA (1884-1895)
Al terminar la guerra con Chile, la situación económica del Perú se hallaba
totalmente deteriorada. El invasor había destruido físicamente la mayor parte de los
centros productivos más importantes, así como había destruido pueblos enteros; el
guano y el salitre se los apropió el invasor y las más importantes empresas habían
sido afectadas por los agresores.
En éste periodo denominado de Reconstrucción el principal problema se refería a
la deuda con los acreedores británicos, y este arreglo era necesario no solamente
por que el Estado no podía continuar con su pago sino porque la posibilidad de
contar con nuevos capitales necesarios para reactivar la economía de exportación a
su vez dependía del arreglo definitivo de la deuda externa. Pero este arreglo de la
deuda externa implicaba la definición de una nueva estrategia económica y el
restablecimiento del ordenamiento político interno.
Andrés A. Cáceres fue la persona con el prestigio y autoridad suficientes para
restablecer el ordenamiento político y social, pero previo pacto político con el Partido
Civil (Oligarquía) le permitió a él y a su sucesor controlar política mente el Estado
peruano hasta 1894.
El gobierno de Cáceres se vio imposibilitado de hacer frente a las obligaciones de
la deuda externa contraída antes de la guerra y de reiniciar el crecimiento de la
economía de exportación, por lo cual optó por una opción contractual, denominada
Contrato Grace, que en virtud del cual el Estado peruano cede a sus acreedores
ingleses, a cambio de la extinción completa de su deuda, el control y administración
de sus principales recursos productivos. Este acuerdo en la práctica condenó a la
colonización económica del Perú.
Restablecidos los mecanismos de control político, arreglada la cuestión de la
deuda externa, la opción económica asumida por la clase dominante consistió en
postular que su futuro, y el del país, dependían del desarrollo de los recursos
naturales para la exportación (plata, azúcar, caucho).
Este tipo de economía al monopolizar los recursos productivos y al requerir la
asignación de fuerza de trabajo y excedente, erosionó significativamente la
condición material de las masas populares del campo y de la ciudad.
5. REPÚBLICA OLIGÁRQUICA ( 1895-1919) :
Es el período cumbre de la aristocracia peruana que empieza con el gobierno
autoritario y de arrastre popular de Nicolás de Piérola, cuya presencia en la
presidencia significó el fin del militarismo del siglo XIX y la reanudación de los
gobiernos civilistas. Concluye con el cuartelazo que propicia Augusto B. Leguía
contra el gobierno de José Pardo ante el temor que el congreso anulase su victoria
electoral.
Durante este espacio temporal de 25 años, el Estado peruano se autodenominó
como liberal burgués y el país estuvo gobernado, salvo una breve interrupción, por
una clase social, numéricamente reducida llamada Oligarquía, que impedía a los
sectores medios y populares el acceso al poder político.
Este tipo de gobierno se sustentaba, internamente, en la violencia que los
terratenientes o gamonales ejercían en las distintas provincias del país y ,
externamente en el apoyo que podían recibir de los países imperialistas.
Desde el punto de vista económico no tenían interés por la industrialización del
país, dedicándose más bien a acaparar tierras (latifundios), minas, bancos, gran
comercio de importación y exportación.
Políticamente, monopolizaron el poder político, quiénes detentaron el poder
político fueron sólo miembros del Partido Civil. No había unidad de Estado sino
estaba fragmentado en regiones, en donde las familias oligárquicas tenían el control
político de sus regiones. Así mismo no tuvieron un programa político que intentara
aglutinar a las otras clases sociales en un proyecto de desarrollo nacional.
Durante este período el Perú vio cercenado su territorio en más 200,000 Km2,
demostrando con ello la mentalidad entreguista de la oligarquía gobernante.
6. EL ONCENIO DE LEGUÍA (1919-1930) :
Con la irrupción de Leguía al poder a través del golpe de Estado del 4 de julio de
1919, termina el período civilista y se inicia uno muy sui generis.
En la primera fase del régimen legüista (1919 – 1922) intentó de destruir todos
los mecanismos de control que poseía el civilismo, y para lograrlo tuve que buscar el
apoyo popular, teniendo que hacer concesiones al proletariado, al campesinado ya
la pequeña burguesía no productiva.
En la segunda fase (1923-1930) alentado por el imperialismo norteamericano
buscó el apoyo de la burguesía y pequeña burguesía agraria e industrial. Los
sectores democráticos serían reemplazados por una burocracia represiva.
Modificó la Constitución, en donde por primera vez se incluía la figura de la
reelección presidencial, y así se reeligió en 1924. Su gobierno se caracterizó por ser
dictatorial, donde la pleitesía, el servilismo y el culto a su personalidad fueron
creciendo.
También se caracterizó por su actitud entreguista del territorio nacional, así a
través del Tratado Salomón –Lozano el Perú perdió con Colombia el inmenso
territorio comprendido entre el río Putumayo y Caquetá y el Trapecio Amazónico.
En 1929 volvió a reelegirse, previa nueva modificación de la Constitución, para
que pudiera volver a reelegirse. Sin embargo las Crisis internacional y los problemas
internos del Perú hicieron que se volviera impopular, a tal punto que el comandante
Luís Sánchez Cerro le dio Golpe de Estado (con el patrocinio de los Terratenientes
del sur) el 22 de agosto de 1930.
7. CRISIS Y REAJUSTE DE LA DEPENDENCIA (1930-1968) :
La depresión económica del sistema capitalista en 1929, acarreó la drástica
caída de las exportaciones e importaciones peruanas. En este marco, un grupo de
terratenientes y sectores medios sureños auspiciaron un golpe de Estado,
encabezado por el comandante Luis Sánchez Cerro. Con este gobernante de facto
hicieron su reaparición terratenientes ansiosos de recuperar sus posiciones políticas
perdidas con Leguía. En esta coyuntura, no podía haber una fracción que
representara a la “Burguesía nacional”, puesto que no existía en la media que el
capitalismo en el Perú se fundaba básicamente en la actividad de las empresas
monopólicas extranjeras, a las que se asociaba de manera subsidiaria el débil
capitalismo nativo.
Enfrentadas a todos esos grupos, las masas populares y sus organizaciones
sindicales irrumpieron en la vida política con miras a transformar la estructura
social: sindicatos de trabajadores, federaciones estudiantiles, el partido Comunista
y el Partido Aprista.
El carácter fragmentario y heterogéneo de la sociedad condicionó la
efervescencia política se manifestara en una serie de pronunciamientos militares,
huelgas y estallidos populares acallados sangrientamente, prisiones y
deportaciones, acompañada de sucesivos cambios en el gobierno nacional.
Luego vendrían gobierno de dictadura como el de Odría, que seguirán el modelo
impuesto por el imperialismo norteamericano, es decir que el Perú juegue el papel de
un simple exportador de materias primas y de comprador de productos
industrializados. Esta época la van a denomina como la época de oro de la
exportaciones, que se vieron favorecida por la Segunda Guerra Mundial y la Guerra
de Corea.
Después vendrán Prado y Belaúnde, que si bien es cierto son gobernantes
civiles, pero en esencia continuaron con el reajuste de nuestra dependencia al
capital norteamericano y la sujeción a la división internacional del trabajo: país
exportador de materias primas.
8. REFORMISMO MILITAR (1968 – 1975) :
El 3 de octubre de 1968 el general Juan Velasco Alvarado y un grupo de
militares dieron golpe de Estado a Fernando Belaúnde Terry, y de esta manera se
instauró un régimen político-militar cuyas máximas miras eran la de realizar
reformas para evitar una revolución en Perú. Es decir no constituyó una revolución
socialista como algunos despistados calificaron, tanto algunos personajes de
izquierda como defensores de la extrema derecha oligárquica peruana. Ya en 1965
se presentaron las guerrillas, que acabaron siendo aplastadas, pero que quedaba el
germen peligroso para la supervivencia del Estado. La nacionalización del petróleo y
la reforma agraria fueron exhibidas por el gobierno militar como pruebas de una
política contra la dominación interna y la dependencia externa. La oligarquía
nacional y las empresas capitalistas transnacionales fueron definidas como
enemigos del régimen.
En definitiva la revolución militar, por confesión propia, fue una acción
preventiva contra una revolución socialista y por supuesto un vector mesiánico, es
decir dirigir al pueblo peruano hacia su desarrollo, a través de una tercera Vía.
9. DE LA DEMOCRACIA FALLIDA A LA CORRUPCION INSTITUCIONALIZADA
(1975 -2005):
El 29 de agosto de 1975, desde Tacna, los comandantes de 5 regiones militares
emitieron un “manifiesto al país” con el propósito de dar golpe de Estado. Así le
sucedió a Velasco, su ministro el general Francisco Morales Bermúdez, quien inició
una serie de acciones de desmontaje de las reformas de Velasco, en complicidad y
apoyado por el imperialismo norteamericano.
Su gobierno sumió al país en una profunda crisis económica, razón por la cual se
tuvo que llamar a un Congreso constituyente presionado por las fuerzas políticas y
como salida a una elección de un gobierno civil.
El 18 de mayo 1980 de eligió a Fernando Belaúnde Terry del partido Acción
Popular, que inició su gobierno con una serie de dispositivos legales que restituía la
propiedad de los medios de comunicación a sus antiguos dueños, se convocó a
elecciones municipales, etc. Durante su gobierno irrumpe la actividad subversiva de
Sendero Luminoso, una facción del Partido Comunista del Perú, que cuyo objetivo
era destruir el aparato estatal y tomar el poder político del mismo vía la lucha
armada.El Estado impotente contra este tipo de lucha, utilizó la “guerra sucia” para
acabarla, más significó un baño de sangre con graves violaciones de derechos
humanos, con genocidio institucionalizado de los pueblos andinos especialmente de
las zonas quechuahablantes.
La crisis económica se fue agravando, sumada a un aumento de nuestra deuda
externa, el proceso inflacionario deprimió económicamente a las grandes mayorías
sumadas a la miseria.
En 1985 resulta ganador de la elecciones Alan García Pérez del partido Aprista
Peruano , que previa bonanza económica pasó a producir una de las más grandes
inflaciones del siglo, con una pérdida de la calidad de vida, así mismo continuó su
lucha contra la subversión, con nuevos baños de sangre, con genocidios por doquier,
impunes hasta el momento. Benefició a la Burguesía parásita con los dólares Muc,
que no significaron un desarrollo industrial del Perú sino nuevamente seguir
jugando el triste papel de exportador de materias primas.
Con una devaluación galopante, una inflación espantosa y creciente corrupción
terminó su mandato. Siendo sucedido en el poder por el desconocido Alberto
Fujimori Fujimori, con quien el Perú vivió una de sus peores épocas, en donde la
corrupción, el latrocinio y saqueo de las arcas nacionales llegó a niveles nunca
conocidos. Fujimori, cerró el Congreso y otros poderes de Estado como paso previo a
su poder autoritario, en donde todas las voces discordantes fueron apagadas por la
dictadura mediática que por dinero cerró filas con el régimen de Fujimori. Derrotó
militarmente a la subversión, mas a un costo de violaciones de derechos humanos y
crímenes de lesa humanidad, que todavía están impunes o han sido tratados
judicialmente con guantes de “seda”.
Durante su gobierno se afincó el Neoliberalismo, , que no viene a ser otra cosa
que un antihumanismo, que sobrepone a todo el interés individual sobre los
intereses colectivos, incentivando en todos los campos sociales un lucha por el
predominio del egoísmo y del interés privado, siendo el gobierno dictatorial del
prófugo ex – presidente Fujimori un claro ejemplo de lo que significó esta oleada
del capitalismo salvaje, con latrocinio de las arcas estatales y “remate” de los
bienes nacionales.
Actualmente vivimos en lo que se denomina como Sociedad Globalizada, en
donde conceptos como aldea global y otros vinculan nuestra realidad con la de las
otras realidades. Si entendemos por Globalización a la proceso por el cual se ha
consolidado una “malla” indisoluble entre todos las naciones del planeta por el
cual comparten economías, información, tecnologías, de materias primas, de
capitales y de seres humanos que producen y consumen, pero no en forma
“neutral” sino que responde a que las decisiones se toman a fin de cuentas en los
“Centros de Decisión”. Así el TLC que quiere firmar nuestra patria con los EEUU,
en definitiva este beneficiará a la gran potencia, pues lo que busca es copar y
asegurar el control del planeta, especialmente de aquellas regiones donde posean
recursos que será vitales dentro de los próximos 50 años.
En realidad lo que se pretende es dividir al mundo en dos sectores:
Protagonistas( los países altamente industrializados) y un mundo de espectadores
(los países del tercer mundo, que al igual con el liberalismo del siglo XIX sólo
servirán en este “juego” para dotar de los recursos naturales y gastar nuestros
ingresos por esas ventas, en comprarles sus productos industrializados.Claro esto
con la complicidad de la clase dominante peruana, pues en definitiva, no es clase
dirigente.
Entonces para aquellos que propagandizan que la globalización es la última
panacea por el flujo de bienes, servicios e ideas que circulan por todo el mundo sin
mayores restricciones, les diremos que esta “ola” es demasiado grande para
sociedades pequeñas o frágiles que se pueden “ahogar” en este proceso, como el
Perú, en que las desventajas todos los días la realidad nos enrostra en la cara.