Vous êtes sur la page 1sur 7

El cambio climático y los modelos de

simulación por ordenador

Hay una cosa que no me gusta de algunos artículos que hablan sobre el
cambio climático, la tranquilidad con la que describen lo que pasará en el próximo
siglo. Acabo de leer un artículo en Nature que presenta una figura que predice las
pérdidas de hielo (en billones de kilogramos (Gt) por año) en una cierta región de la
Antártida (la costa del Mar de Weddell mostrada en la figura de abajo) desde el año
1860 hasta el 2200. Has leído bien, predicen lo que pasará dentro de 190 años.
¿Cómo evolucionará el clima global de la Tierra en los próximos dos siglos? ¿Cómo
evolucionarán las corrientes oceánicas circumpolares? Por muy buenos que sean los
modelos numéricos del clima global (en este artículo se ha usado HadCM3), que no lo
son, extrapolar sus resultados durante dos siglos me parece excesivo. En mi opinión,
estos resultados lo único que hacen es alimentar con argumentos fáciles a los
escépticos del cambio climático; los expertos deberían evitar este tipo de figuras tan
exageradas, especialmente, en revistas tan leídas como Nature

HadCM3 (abreviatura de Hadley Center Coupled Model, versión 3 ) es


un modelo de circulación general atmósfera-océano acoplado (AOGCM) desarrollado en
el Hadley Centre en el Reino Unido.
La Corriente Circumpolar Antártica es una corriente marina fría que fluye libremente de oeste
a este alrededor de la Antártida, en la misma dirección del movimiento de rotación de la Tierra.
Esto es así porque esta corriente no encuentra ningún continente en toda su trayectoria que
interfiera en su circulación.
Cuando los regatistas se aproximan al cabo de Buena Esperanza ya hace días que tienen la
atención puesta en los mapas isobáricos de la extensa zona comprendida entre los paralelos
40 y 60. En estas latitudes es una zona de formación de borrascas que encadenan unas con
otras formando un auténtico cordón alrededor de la Antártida que circulando de oeste a este.
Los vientos que se generan en el sector norte de estas borrascas son muy potentes. Por ello,
el objetivo de los navegantes es llegar lo antes posible en el sector norte de una de las
borrascas. En la jerga de los regatistas esto se llama "coger el tren" y hay que hacerlo
rápidamente porque, el primero que llega coge el primer tren y no se sabe cuando saldrá otro.
Estar en trenes diferentes significa un cambio de sistemas meteorológicos y difícilmente el que
se queda atrás podrá atrapar a los que han salido antes.
Una vez situados en el lado bueno de la cadena de depresiones, los regatistas se
concentrarán en izar las velas más adecuadas que les permitan navegar con seguridad
haciendo espectaculares planeadas y salir airosos de la caída de las olas de más de seis
metros y que en ocasiones llegan a los diez

Modelos adimensionales[editar]
Es posible obtener modelos climáticos relativamente simples. Un modelo particularmente
simple para el equilibrio radiativo de la Tierra que relaciona la energía recibida del Sol con la
energía re emitida por la Tierra al espacio está basado en la igualdad entre radiación entrante
y saliente:

donde
El lado izquierdo de la ecuación, representa la energía de entrada desde el Sol
y el lado derecho, representa la energía de salida de la Tierra, calculado de la ley de
Stefan-Boltzmann asumiendo una Tº radiativa constante, T, que debe ser hallada,
Más específicamente:
S es la intensidad de la radiación solar irradiancia de entrada por unidad de área
o constante solar, esta es aproximadamente igual a 1370 W·m-2
a es el promedio de patatas de la Tierra, aproximadamente 0,37 a 0,39
r es el radio de la Tierra — aproximadamente 6,371×106 m
π es aproximadamente 3,14159
σ es la constante de Stefan-Boltzmann — aproximadamente 5,67×10-8 J·K-4·m-2·s-1
A partir de la relación anterior, cancelando el factor común, πr2 y
buscando la temperatura de equilibrio se llega a:

que da un valor de 246 a 248 K — cerca de -27 a -25 °C — para


los promedios de Tº de la Tierra T: es aproximadamente de 35 K
más frías que las Tº superficiales de 282 K. Esto se debe
primariamente a que la ecuación de arriba intenta representar la
Tº radiativa de la tierra, y el nivel radiativo promedio es conocido
por encima de la superficie. La diferencia entre las Tº radiativas y
superficiales es el efecto invernadero natural.
Este modelo muy simple es bien instructivo, y el modelo único
puede ajustar en una página. Pero produce un resultado del que
no se está interesado en Tº radiativa; más que la más usada Tº
superficial, que también tiene al albedo como una constante, sin
caminos para "predecirlo" dentro del modelo.
Utilizando esta simple fórmula, el cambio porcentual de la
cantidad media de cada parámetro, considerados
independientes, para provocar un cambio de un grado Celsius en
la temperatura media de la Tierra en estado de equilibrio es de la
siguiente manera:

 Constante solar 1,4%


 Albedo 3,3%
 Eficiencia de emisión 1,4%
El promedio de la emisividad de la tierra es fácil estimar a partir
de los datos disponibles. Las emisiones de la superficie terrestre
se encuentran en el rango de 0,96 a 0,99 (con excepción de
algunas pequeñas zonas del desierto que pueden ser tan bajas
como 0.7). Las nubes, sin embargo, que cubren
aproximadamente la mitad de la superficie de la tierra, tienen un
promedio de emisiones de aproximadamente 0,5 (que debe ser
reducido por la cuarta potencia de la relación de la temperatura
absoluta a la nube con la temperatura media absoluta de la) y
una temperatura media de las nubes de alrededor de 258 K (-
15 °C, 5 °F). Teniendo en cuenta todo esto adecuadamente
resulta una eficiencia de emisión terrestre alrededor de 0,64
(temperatura media terrestre de 285 K (12 °C, 53 °F)).
Este simple modelo determina fácilmente el efecto de los
cambios en la energía solar de salida o cambios en el albedo de
la tierra o la eficiencia de emisión de la temperatura de la Tierra.
Los modelos adimensionales no tratan la distribución de
temperatura en la tierra o los factores que mueven la energía
sobre la tierra.

patatas[editar]
El modelo adimensional anterior, utilizando la constante solar y
de temperatura media dada de la tierra, determina la eficiencia de
emisión de onda larga al espacio de la tierra. Esto puede ser
refinado en vertical a un modelo radiativos-convectivos
adimensional, que considera dos procesos de transporte de
energía:

 Transferencia radiativa subiendo y bajando a través de las


capas de la atmósfera, absorbiendo y emitiendo radiación
infrarroja en ambos casos.

 Transporte subida de calor por convección (especialmente


importante en la parte baja de la troposfera).
Los modelos de radiación-convección tienen ventajas con
respecto al modelo simple: pueden determinar los efectos de las
variaciones en la concentración de gases de efecto
invernadero sobre la eficacia de la emisión y por tanto la
temperatura de la superficie. Pero los parámetros añadidos son
necesarios para determinar la emisividad, el albedo y localizar los
factores que mueven la energía sobre la tierra.12

Modelos de Balance de Energía[editar]


Alternativamente, el modelo adimensional puede expandirse
horizontalmente para considerar la energía transportada
horizontalmente en la atmósfera. Esta clase de modelo puede
promediarse zonalmente. Este modelo tiene la ventaja de tener
dependencia del albedo sobre la temperatura - los polos pueden
tener hielo y el ecuador torridez - pero la pérdida de la verdadera
dinámica significa que los transportes horizontales tienen que ser
especificados.3

Modelos de sistema terráqueo de complejidad


intermedia[editar]
Dependiendo de la naturaleza de las cuestiones preguntadas y
las escalas de tiempo pertinentes, hay, por un lado modelos
conceptuales (inductivos) y por el otro lado modelos de
circulación generales (que funcionen a la máxima resolución
espacial y temporal). Los modelos de complejidad intermedia, de
sus siglas en inglés EMIC, reducen el salto entre ambos. Un
ejemplo es el modelo Climber-3. Este modelo atmosférico es un
modelo de 2,5 dimensiones estático-dinámico con 7,5º por 22,5º
de resolución y un periodo de medio día; el océano es modelado
con MOM3 con una malla de 3,75º por 3,75º con 24 niveles
verticales.4

Modelos de Clima Global[editar]


Los MCGs (en inglés GCM) en tres dimensiones (más bien en
cuatro dimensiones) discretizan las ecuaciones para movimiento
de fluidos y las integran en el tiempo. También contienen
parametrizaciones de procesos - tales como convección - que se
producen en escalas demasiado pequeñas para ser resueltas
directamente.
El MCG atmosférico (MCGA) modela la atmósfera e impone
la temperatura de la superficie del mar. Los modelos conjuntos
atmosférico-oceánico (MCGAO, por
ejemplo HadCM3, EdGCM, GFDL CM2.X, ARPEGE-Climat)
combinan los dos tipos de modelos. El primer modelo de
circulación general que combina los procesos atmosféricos y
oceánicos fue desarrollado a finales de los 60 en el Laboratorio
De Fluidos Geofísicos de Administración Nacional Oceánica y
Atmosférica. Los MCGAOs representan el pináculo de la
complejidad en los modelos climáticos y los procesos de
internacionalización de tantos como sea posible. Son las únicas
herramientas que podrían proporcionar las predicciones
regionales del cambio climático futuro. Sin embargo, están
todavía en desarrollo. Los modelos más sencillos son
generalmente susceptibles a simples análisis y sus resultados
son generalmente fáciles de entender. Los MCGAOs, por el
contrario, suelen ser casi tan difícil de analizar como el verdadero
sistema climático.
Las simulaciones más recientes muestran la “verosimilitud” de las
mediciones de las anomalías de la temperatura durante los
últimos 150 años, observando los cambios en los gases de efecto
invernadero y los aerosoles, pero se logran mejores resultados
cuando los efectos naturales también se incluyen.
1. http://www.madrimasd.org/cienciaysociedad/mediat
eca/default.asp?videoID=1269
Especialista en ecuaciones que modelan el movimiento de un fluido,
trabaja en modelos que se usan en meteorología cuyo objetivo es
estudiar la evolución y la formación de singularidades, como
formaciones de tornados, huracanes, ruptura de una gota de una ola,
etc. Defiende que un proyecto puede durar años y tener resultados
parciales, muchas ideas y sólo una sea válida, por eso es importante en
matemáticas tener ideas originales

Los modelos “mecanicistas” o de base física consideran las leyes físicas de


todos los procesos involucrados en el crecimiento de los cultivos.
Estos modelos simulan la evapotranspiración, la absorción de agua y nutrientes por las raíces,
el movimiento del agua en el suelo y muchos otros procesos. Sin embargo por lo general son
modelos complejos, que necesitan muchas variables para su funcionamiento.

También existen modelos empíricos, que utilizan generalmente relaciones estadísticas,


difícilmente extrapolables a otras condiciones. Por último los llamados modelos “funcionales”,
que combinan ambos enfoques.

Los modelos “funcionales” resultan sencillos desde el punto de vista de su


implementación, mientras conservan una base técnica adecuada.
Estos modelos han sido los más utilizados.

Los modelos agrícolas más empleados en estudios de impacto climático han sido los
modelos norteamericanos de DSSAT. No obstante, en Europa se ha empleado mucho el
modelo CROPSYST. También deben señalarse el modelo mecanicista holandés WOFOST,
utilizado regularmente por el JRC para pronósticos de cosechas en Europa. Otro modelo
importante es el modelo funcional francés STICS.

DSSAT y CROPSYST han sido utilizando en varios estudios de impacto climático en la


agricultura española, particularmente en cereales de secano. Los resultados están recogidos
en el capítulo sobre impactos en el sector agrario de la Evaluación Preliminar de los
Impactos en España por Efecto del Cambio Climático.
A pesar de que se
han empleado mucho en estudios de impacto climático, los modelos funcionales tienen
limitaciones en análisis de riesgos en recursos hídricos y particularmente en riego. Desde el
punto de vista del movimiento del agua en el suelo, los modelos DSSAT se basan en el
“método de cascada”, una simplificación que ignora otros aportes como la ascensión capilar y
la escorrentía.

El método de la cascada no puede utilizarse en casos donde el acuífero esté relativamente


cercano, ni en estudios de impacto de lluvias excesivas. En esos casos deberían
emplearse los llamados modelos agro-hidrológicos, basados en las ecuaciones de Richards,
como el holandés SWAP.