Vous êtes sur la page 1sur 5

UNIVERSIDAD DEL

AZUAY
FACULTAD DE CIENCIA Y TECNOLOGIA
ESCUELA DE INGENIERIA CIVIL Y GERENCIA DE CONSTRUCCIONES

Acelerógrafos en Estructuras

ESTUDIANTE:
Juan Pablo Duran

CUENCA, 30 de Octubre del 2013


Red Nacional de Acelerógrafos (RENAC)
La RENAC tiene por objetivo el monitoreo permanente (24horas al día, 365 días al año) de
los movimientos fuertes del terreno que causan daños en las estructuras. Las aceleraciones
medidas permiten también estimar las intensidades sísmicas en corto tiempo para optimizar
la respuesta del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos. Dentro del “Proyecto de
Fortalecimiento del Instituto Geofísico: ampliación y modernización del Servicio Nacional
de Sismología y Vulcanología”, financiado por la SENESCYT se instaló una red que cubre
todo el Ecuador y que permite que las ciudades cuenten con instrumentación de base para el
monitoreo de movimientos fuertes.

LA RENAC está conformada por:

 42 estaciones acelerográficas instaladas en el territorio nacional y 40 más a instalarse


hasta fin de año
 17 acelerógrafos en Quito destinados a determinar las aceleraciones sísmicas y a
conocer los periodos naturales de vibración de los suelos y los niveles de
amplificación por efectos de geología y topografía.
 A parte de estas estaciones fijas se contará con una red móvil, que al momento cuenta
con alrededor de 40 estaciones, para hacer investigaciones detalladas en las ciudades.
Acelerógrafos en algunas estructuras:

El puente Antonio Dovalí Jaime, inaugurado en 1984, es uno de los más importantes
puentes atirantados de México. Está constituido principalmente por elementos de concreto
reforzado y presforzado. La estructura está sometida a condiciones ambientales y
geográficas particularmente agresivas: sismos, huracanes, lluvias importantes, medio
ambiente marino e industria. El puente es una parte fundamental de la autopista que une
el centro con el sureste de México. La estructura cuenta con una longitud total de 1, 170 m,
de los cuales 698.15 m corresponden al puente atirantado. El claro principal del puente
atirantado es de 288 m. Los pilones tienen una altura total de 147.12 m, de los cuales 61.29
m están por arriba del nivel del tablero. La totalidad de las pilas y pilones son de concreto
reforzado con sección transversal de tipo cajón rectangular. El tablero del puente atirantado
tiene un ancho de 18.10 m y consiste en un cajón de concreto presforzado con un peralte
constante de 3.30 m. El sistema de atirantamiento se da por medio de un solo plano de
tirantes en configuración de “semi-abanico” y está compuesto por 17 tirantes formados con
un mínimo de 37 y un máximo de 61 torones; cada torón tiene un área de 150 mm2. Tanto
el puente principal como los voladizos de acceso se construyeron mediante la técnica de
doble voladizo a partir de las pilas

Como todos los puentes atirantados, el Antonio Dovalí Jaime es una estructura muy flexible,
y en consecuencia sensible a vibraciones. La caracterización de su comportamiento
dinámico real es relevante, pues representa la forma en que la estructura se comporta en
condiciones de servicio (Fig. 2). Después de 25 años de servicio de esta estructura, se
consideró necesario evaluar su comportamiento. Por ello, fueron realizadas una serie de
pruebas dinámicas y estáticas que debían cumplir con dos objetivos particulares: evaluar el
comportamiento estructural real del puente y calibrar un modelo matemá-tico detallado
del mismo.
Pruebas Dinámicas

Se decidió llevar a cabo una campaña de pruebas de vibración ambiental, en donde se mide
la respuesta dinámica de la estructura bajo solicitaciones ambientales como son el paso de
vehículos y oscilaciones ocasionadas por el viento. Este tipo de prueba es particularmente
útil pues la energía de la fuente de excitación está repartida en un amplio espectro de
frecuencias y por consecuencia varios modos de vibración son sensibles de ser “activados”.
Estas pruebas son particularmente importantes pues permiten evaluar el comportamiento
estructural en condiciones de operación.

Las mediciones durante la campaña de pruebas dinámicas fueron hechas usando


acelerómetros de la marca PCB modelo 393B31, que tienen una sensibilidad de 10 V/g. El
número, la localización de los sensores y la frecuencia de muestreo fueron escogidos en
base a los resultados de una campaña preliminar de pruebas y los resultados de un modelo
inicial de elemento finito del puente. Para estructuras largas, tal como el puente en estudio,
no es siempre posible instrumentar toda la estructura con acelerógrafos. La adquisición de
datos fue llevada a cabo por medio de varios arreglos de sensores, y en donde siempre se
conservó como referencia 2 canales. La Fig. 8 presenta el plan general de instrumentación,
mientras que la Fig. 9 muestra los acelerógrafos colocados sobre el puente y el sistema de
adquisición usado
Viaducto El Salto (Marga-Marga)
Es la primera obra de infraestructura vial, construida en Chile, que se encuentra
aislada sísmicamente. El Viaducto El Salto (Marga-Marga) tiene una longitud de 383
metros y un sistema estructural consistente en un único tablero continuo formado
por vigas metálicas apoyado sobre 36 aisladores sísmicos, distribuidos en dos
estribos y siete cepas. Los aisladores son de goma de alto amortiguamiento con
placas metálicas y son de 3 tamaños distintos según su ubicación, los cuales fueron
fabricados y probados íntegramente en Chile.

Dadas las características especiales de este viaducto, el Ministerio de Obras


Públicas, por intermedio del Departamento de Puentes, y la Universidad de Chile
decidieron instalar una red de acelerógrafos que permite monitorear en forma
permanente el comportamiento dinámico de la estructura. Esta instrumentación está
compuesta por una serie de sensores de aceleración, colocados en lugares
predeterminados del viaducto. Estos sensores están conectados a una unidad de
registro principal que registra la información proveniente de 3 acelerógrafos
triaxiales y 9 acelerógrafos distribuidos en el puente. Además, para poder referir las
aceleraciones de la estructura con las del suelo, se instaló en un pozo junto a la
Cepa 4 un acelerógrafo triaxial, conectado a una unidad de registro. De esta forma
se formó una red local mantenida y operada por la Red Nacional de
Acelerógrafos (RENADIC) que es capaz de registrar simultáneamente 21
canales. Como complemento se dispone un acelerógrafo triaxial independiente en
un pozo a la entrada sur del viaducto.

Bibliografía

http://www.imcyc.com/ccid/pdf/jul-dic10_3.pdf

http://www.terremotosuchile.cl/anexos/marga2.html

Centres d'intérêt liés