Vous êtes sur la page 1sur 6

CONDUCTA Y PERSONALIDAD

Omar Jaramillo Cuautle 26 de febrero de 2018.


Tres casos de comportamientos individuales relacionados con trastornos que he elegido son:

MENTIRA

TRISTEZA

DEPRESION

MENTIRA

Llevados por la inseguridad y desconfianza en nuestra capacidad de ser


aceptados tal como somos, podemos caer en la tentación de adornar aquí y allá
nuestra historia y nuestras habilidades de forma que causemos una impresión
favorable en las demás personas. Un ladrón podrá aseverar más robos de los que
realmente ha hecho si tiene que presumir delante de los compañeros carcelarios,
o se pueden haber realizado más proezas sexuales de las habidas entre un grupo
de hombres que se retan en su capacidad viril, o una madre puede hacer que su
hijo mejore las las notas y apruebe cursos con fin de que aparezca como una
madre exitosa con un hijo bien educado.

Mentir es un recurso fácil de valer sin tener que pasar por esfuerzos ni penurias,
aunque el precio que se corre es la posibilidad de ser descubierto. En esto sucede
algo similar a la persona que lanza rumores falsos para disminuir a las personas
que envidia: puede ser descubierto y la conducta desvelada, ir en su contra
desprestigiándolo ante a los que quería influir.

Mientras que la persona sincera no tiene que vigilar la versión que da de sus
anécdotas y los episodios vividos, porque los transcribe al dictado de su
memoria, en cambio el mentiroso debe controlar qué versión da de su historia,
para que resulte coherente con la escuchada por cada persona ante la que ha
presumido.

Cuanto más se cae en la tentación de mentir más difícil es controlar la abundante


base de datos de las versiones dadas y más imposible resulta comentar, repetir o
seguir con coherencia lo novelado, de forma que los detalles chirrían y de pronto
un personaje famoso es novio de una prima mientras que antes lo era de una
hermana, estuvimos dos años estudiando en el extranjero mientras que esos
mismos años estudiamos un Master de prestigio en la localidad donde vivimos,
conocemos a quien luego resulta que no nos conoce, etc.

TRATAMIENTO:

Si por fin acude a consulta, hay que asegurarse de que el mitómano está
dispuesto a trabajar por su recuperación y no sólo que está por cumplir con la
familia o pareja, pues en este segundo caso toda intervención será inútil. Una vez
conseguido el compromiso del mitómano por mejorar se podrá aplicar alguna de
las siguientes técnicas:

Terapias cognitivas
Técnicas de comunicación
Psicofármacos
TRISTEZA

La tristeza se caracteriza entonces por ser un generador de estados o sentimientos


de desazón, aflicción, pena, angustia, preocupación y pérdida de energía o de
voluntad.
Este tipo de emoción tan corriente es normalmente motivada por los sinsabores
que a veces tiene la vida reservados todos nosotros, sin excepciones, y que nos
quitarán la alegría por un período corto o largo de tiempo, dependiendo del tipo
de situación que afecte, una enfermedad, la muerte de un ser querido, la pérdida
del trabajo, el aplazo en un examen, una pelea con alguien de la familia o un
amigo, entre otras posibilidades.
TRATAMIENTO:
El tratamiento para esta enfermedad dependerá directamente del grado de tristeza
que tenga el paciente. La psicoterapia es muy efectiva para ayudarlo a conocerse
mejor, descubrir qué le angustia y como mejorar sus formas de pensar, sentir y
actuar, permitiendo comprender la depresión y lo que puede hacer al respecto.
Asimismo, según la gravedad de la tristeza el médico puede aplicar
un tratamiento farmacológico con antidepresivos. Estos se utilizan para corregir
los niveles de sustancias químicas del cerebro, involucradas en el control de las
emociones, el apetito y los niveles hormonales del sueño, como la serotonina.
DEPRESION

La depresión es una enfermedad clínica severa. Es más que sentirse "triste" por
algunos días. Si usted es uno de los más de 19 millones de jóvenes y adultos que
tiene depresión, esos sentimientos no desaparecen. Persisten e interfieren con su
vida cotidiana. Los síntomas pueden incluir:
Sentirse triste o "vacío"
Pérdida de interés en sus actividades favoritas
Aumento o pérdida del apetito
No poder dormir o dormir demasiado
Sentirse muy cansado
Sentirse sin esperanzas, irritable, ansioso o culpable
Dolores de cabeza, calambres o problemas digestivos
Ideas de muerte o de suicidio
La depresión es un trastorno del cerebro. Existen muchas causas, incluyendo
factores genéticos, biológicos, ambientales y psicológicos. La depresión puede
comenzar a cualquier edad, pero suele empezar en la juventud o en adultos
jóvenes. Es mucho más común en las mujeres. Las mujeres también pueden
tener depresión posparto después de dar a luz. Algunas personas tienen
un trastorno afectivo estacional en el invierno. La depresión es una parte
del trastorno bipolar.
TRATAMIENTO:
Tratamientos farmacológicos
Tratamientos psicoterápicos
 Ejercicio físico: está demostrada la capacidad del ejercicio físico para mejorar el
bienestar personal, tanto físico como psíquico. En los pacientes con depresión leve-
moderada, un programa de ejercicio de intensidad moderada, de 40-45 minutos, 2-
3 veces a la semana, durante un periodo de 10 a 12 semanas, podría repercutir en
una clara mejoría de la sintomatología depresiva.
 Terapia electroconvulsiva (TEC): esta terapia consiste en provocar una crisis
comicial generalizada (una convulsión), mediante la estimulación eléctrica del
sistema nervioso central. A pesar de ser una terapia devaluada y denostada en sus
inicios, actualmente se aplica bajo anestesia y miorelajación, y se considera
efectiva en pacientes adultos con depresión grave o resistente.
 Hierba de San Juan (Hypericum perforatum): sus propiedades antidepresivas han
sido constatadas en numerosos estudios. Presenta interacciones con otros
medicamentos y debe tomarse siempre bajo prescripción y supervisión de un
profesional sanitario.