Vous êtes sur la page 1sur 5

Vertigo.

Revista de cine
(Ateneo da Coruña)

Título:
'La suspensión del sentido'. Notas sobre L'age d'or

Autor/es:
Vallaure, Javier

Citar como:
Vallaure, J. (1995). 'La suspensión del sentido'. Notas sobre L'age d'or. Vértigo.
Revista de cine. (11):44-47.
Documento descargado de:
http://hdl.handle.net/10251/43025

Copyright: Todos los derechos reservados.


Reserva de todos los derechos (NO CC)

La digitalización de este artículo se enmarca dentro del proyecto "Estudio y análisis para el desarrollo
de una red de conocimiento sobre estudios fílmicos a través de plataformas web 2.0", financiado por
el Plan Nacional de I+D+i del Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España (código
HAR2010-18648), con el apoyo de Biblioteca y Documentación Científica y del Área de Sistemas de
Información y Comunicaciones (ASIC) del Vicerrectorado de las Tecnologías de la Información y de las
Comunicaciones de la Universitat Politècnica de València.

Entidades colaboradoras:
VERTIGO

.,
Luis Buñuel

a suspens1on
44
V
1 1
Notas sobre LAGE D0R
Jaime Vallaure

directa gracias a la existencia de un supuesto có-


1 digo de lectura. El objeto se convierte en una si-
Un texto artístico es, no el lugar de una evidencia, lenciosa metáfora permanente: cada signo es sus-
sino hien por el contrario, el espacio de una interro- tituido, mediante una clave prefijada, por otro de
gación: y de una en la que se ve radicalmente com- significación conocida. Todo se reduce por tan- (3) Los equívocos en los
análisis y artículos quemen-
prometido el sujeto que lee.1 to a la búsqueda del código descifrador que per- cionan o estud ian L' AGE
mita entender lo en apariencia incomprensible. D'OR son bastante fre-
cuentes, t ranscendiendo en
Con mayor o menor periodicidad ( dependien- muchos casos la mera anéc-
do en buena parte de presupuestos ajenos al arte) dota. Ante la dificultad de
el surrealismo acude a las páginas de actualidad 2 acceder d i rectamente al
film, muchos de los auto-
cultural, rescatado de un pasado que de improvi- Para ilustrar este tipo de concepción analítica, que res han t r abajado con la
transcripción d e los subtí-
so recobra una imperiosa urgencia. Sucede, que por el momento llamaremos " método descifra- tulos y el d iálogo que se
esa sospechosa urgencia de la historia hace cris- dor", tomaremos como ejemplo un curioso equí- ofrecía en el pro grama de
mano de la primera proye-
talizar cualquier texto que se ponga a tiro, con- voco que se repite, con sospechosa constancia, ción pública, el 2 de octu-
(1) GONZALEZ REQUENA,
JESUS: S. M. Eisenstein, Ma- virtiéndolo en objeto museístico por excelencia, en diversos estudios referidos a L'AoE D'oR. Se bre de 1930 en el Cinéma
drid , Cátedra, 1992, p. 9. Studio 28. El programa di-
revindicado a la par que reverenciado. Y es esa trata sencillamente de confundir al padre de la fiere en d iversos aspectos
(2) La coexistencia en el reverencia la que acaba por silenciarlo, clausu- protagonista con el director de la orquesta. Se ase- del film origial.
pensamiento de Bretón de Los artículos y libros don-
rando todo espacio de interrogación. gura que la protagonista se avalanza sobre el cuer- de se ha localizado el error
dos líneas con i gual fuerza
y tensión provoca que, esa Un caso ejemplar lo constituye L ' AGE o'oR, po de su padre besándolo apasionadamente. La de trata r al Di rector de Or-
creencia en la realidad su- quest a como al padre son
el segundo de los films de Luis Buñuel, realiza- sorpresa ante el equívoco se acrecienta al com- los siguientes:
perior de ciertas formas de
asociación y en el libre ejer- do en Francia en 1930. Clasificado con la etiqueta probar que es del todo imposible caer en tal lec- •FUENTES, CARLOS: Luis Bu-
cicio del pensamiento, en- tura. 3 ñuel. El cine como libertad,
de surrealist a se presenta como una de las ma- en Turia nº 26, Noviembre,
t re inevitablemente en cri-
sis. De un l ado el automa- yores aportaciones por parte de un español al mo- Brevemente los hechos se desarrollan del si- 1993, pp. 139-1 53 ..
tismo psíquico puro sin in- •GASCON-VERA, ELENA: La
vimiento vanguardista fundado por Bre ton. Y, guiente modo: En la secuencia más larga del film, imaginación sin límites. Sa -
tervención reguladora de
la razón; de otro una acti- aunque a estas alturas pueda parecer paradóji- los Marqueses de X invitan a su man sión a nu- de en Buñuel, en Turia n º
vidad analítica que, par- 26, Noviem bre, 1993, pp.
co, de los estudios existentes son pocos los que merosas pe rsonalidades de renombre. Es en es- 154-168
tiendo a su modo de Freud,
intenta encontrar y just i- no suelen caer en la misma piedra a la hora de es- ta fiesta donde los amantes-protagonistas se re- • DURGNAT, RAYMOND:
ficar el método, la trayec- Luis Buñuel. Madrid, Fun -
tablecer el análisis: Un reduccionismo simbólico encuentran, después de una separación a la fuer- damentos, 1973, pp. 45-50.
toria, el camino para al -
canzar las oscuras profun- que cortocircuita no sólo el proceso de lectura del za, e intentan por todos los medios, salvando to- • CESARMAN, FERNANDO:
didades del espíritu. La su- dos los ob stáculos, consumar su apasionado de- El ojo de L. Buñuel. Psicoa-
film, si no la noción misma de símbolo. Este re- nálisis desde una butaca,
ma de ambos opuestos ha-
ce esta llar el cisma, instau- duccionismo respalda y fomenta esa configura- seo. Llegado un punto los amantes salen de la vi- Ba rcel ona, Anagr ama,
rado por una palabra que 1976. Si b ien en este caso
ción del objeto extraído de un universo onírico lla para instalarse en una zona escondida del jar- el err or no se comete, la
marca el "buen camino".
El Seg undo Manifiesto su- configurado en torno a una parcela que se re tro- dín. El resto de los invitados se dispone a escu- asociación di recta se esta-
rrealista (1930) dedica una blece: " el viejo di rector re-
alimenta permanentemente. Así, surrealismo que- ch ar un concierto privado del Tristan e Isolda de presentante del padre, se
buena parte de sus páginas
a insultos, descalificaciones d a definido como una serie constante de conte- R. Wagner. Los am antes, cara a cara, no consi- queda con la amada ... " . Por
y expulsiones. Es el camino otr a parte el text o de Ce-
nidos manifiestos (débil y pálida sombra del prin- guen encontrarse, dado que nuevos e inesperados sarman está plagado de im-
inevitable de los seis años
de recorrido. cipio de asociación libre2) que tienen traducción acontecimientos demoran la consumación. Cuan- precisiones y errores.
VERTIGO
Luis Buñuel

do parecen vencidas todas las resistencias, "El"4 una importante cuestión de fondo que enlaza di-
recibe un anuncio urgente del Ministro del Inte- rectamente con el aquí Llamado "método desci-
rior; se separan momentáneamente; "ella" se que- frador": la invocación del espejismo. Es tal la ne-
da en el jardín esperando. Acusado de la muerte cesidad de encontrar el incesto, aunque éste, in-
de miles y miles de personas inocentes y habiendo sistimos una vez más, no exista, que se inventa.
provocado el suicidio del Ministro, el protago- ¿Con que fin? : Hacer que casen las piezas del
nista regresa para encontrarse definitivamente con puzzle. Esto es, la represión permanente a la que
su amada. Nuevo reencuentro en donde los espí- se ve afectada la protagonista es fruto de un com-
ritus están cada vez más cerca impulsados por el plejo de Electra no superado. Ningún hombre que
crescendo del Tristan e !solda de Wagner. Ines- no sea su padre podrá romper el trauma existen-
peradamente el Director de Orquesta sufre un co- te. En ella el impulso del deseo será inversamente
Fotograma de L'AGE D'OR. 45

lapso, arroja la batuta, la música cesa y con las proporcional a la carga represora. El supuesto di-
manos en la cabeza avanza en trance hacia el fon- rector-padre, alumbrado en éxtasis por una fuer-
do del Jardín. "Ella" lo ve acercarse y separán- za interior imparable, recibe la llamada del in-
dose de su amado corre a su encuentro con sus consciente que lo guía finalmente a los labios de
(4) En el film los protago- atenciones. "Él", enfurecido y golpeado al le- su hija. El incesto es el estallido en pedazos del
nistas no tienen nombre.
No es casualidad. Lo mismo
vantarse por una maceta, abandona el lugar en trauma y sus represiones.
sucede en su su film ante- idéntica situación a como entró el director. Es bien conocida la afinidad entre el surrea-
rior UN OilEN ANDALOU (1929),
y en el posterior LAS HuR-
No hay posibilidad de equívoco en la lectu- lismo y la disciplina psicoanalíticas. Por los tes-
oes/T1eRRA SIN PAN (1932), ra: ambos personajes ni se parecen físicamente, timonios existentes, así como por su propia pro-
donde la ausencia de los
nombres da paso a la au-
ni en ningún momento intercambian su rol : a) ducción cinematográfica, resu lta evidente que
sencia de protagonistas. En El Padre de "Ella" es presentado como tal en la Buñuel conocía con precisión los textos de Freud.
este artículo seran "Él" y
"Ella" De hecho, solo exis-
secuencia del Tocador Partiendo de estas pre-
ten en todo el film dos per- (minuto 23). Se trata Un reduccionismo simbólico misas numerosos ana-
sonajes con nombre propio:
de un hombre madu- listas (y no analistas)
Peman, un bandido en es-
tado de somnoliencia per- ro, elegante, serio, de
[su etiquetado surrealista] enarbolan el estandar-
manente, incapaz de ir a la
caza de los Mallorquines
pelo blanco y con un que cortocircuita no sólo el te de l recetario sim-
con el resto del grupo, y el pequeño bigote. Se ha- proceso de lectura del film, bólico extraído del pa-
Duque de Blangis, repre-
ce mención explícita dre del psicoanálisis
sentado por Jesucristo, ar-
tífice y promotor de las 120 a su posición al res- si no la noción misma de y, con sorprendente
jornadas de Sodoma.
ponder la Madre a la símbolo. valentía, desentrañan
(5) En el Primer manifiesto pregunta de su Hija: todos los significados
surrealista Bretón dedica " ... está en la farma-
una buena parte del mis-
ocultos, ofreciendo luz
mo a exponer los fll'Jntos de cia, y después volverá a prepararse para /afies- donde antes había oscuridad.
contacto con La intepreción
de los sueños, revindican-
ta .. .". Desde este momento el núcleo familiar Son muchos los estudios existentes donde la
do de esta forma el descu- (Madre, Padre e Hija) queda definido. Más ade- falta de rigor y precisión psicoanalítica, tanto
brimiento de un mundo in-
telectual que hasta enton-
lante, en la secuencia de la fiesta (min. 37), el pro- en el análisis como en la terminología empleada,
ces habia permanecido en tagonista abofetea a la Madre, y el Padre, ofen- sirve como suspuesto método para desentrañar
el más absoluto olvido. Por
otro lado no hay que olvi-
dida su dignidad, quiere batirse en duelo b) A su un sin sentido. Citaremos tan solo un ejemplo, tal
dar que en 1924 el movi- vez, el Director aparece por primera vez al fren- vez el más paradigmático, porque en él se per-
miento psicoanalítico no
gozaba de una gran acep-
te de la orquesta en la secuencia de la fiesta (min. cibe con toda claridad el problema al que hace-
tación en el mundo de la 41). Es calvo, con bigote negro y barba canosa. mos mención. Se trata de "Luis Buñuel" de Ray-
ciencia, por lo cual sus tex-
tos eran de dificil acceso.
Dirige a la orquesta interpretando el Tristan e !sol- mond Durgnat6, donde por añadidura encontra-
da de R. Wagner. mos una inteq)retación estructural del film de gran
(6) DURGNAT, RAYMOND:
Luis Buñuel, Op. Cit., pp. 45-
Este error en la lectura de la manifestación li- aceptación en numerosos estudiosos: Durgnat
50. neal del texto plantea, al margen de la anecdota, compara, en una asombrosa pirueta intelectual,
VERTIGO
Luis Buñuel

partida: a) Referido a
Freud: el considerar el
método psicoanalítico
como un manual sim-
bólico con un diccio-
nario de claves utiliza-
ble para cualquier si-
tuación, olvidándo que
ya desde el origen del
psicoanálisis, los sen-
tidos otorgados a las
nuevas configuraciones
46 son fruto de un trabajo
V que opera bajo los me-
canismos del desplaza-
miento y la condensa-
ción donde el contexto
juega un papel defini-
tivo. b) Referido a Bu-
ñuel: olvidar que su dis-
curso, sus textos cine-
matográficos, trabajan
Fotograma de L'AGE D'OR. las articulaciones de la cola del escorpión ( do- precisamente en la suspens ión del sentido, pene-
cumental con el que se abre L'AGE D'OR) con las trando en las fisuras de la realidad hasta el mis-
distintas secuencias del film, de las cuales la úl- mo epicentro de lo real, donde la nueva tesis que
tima oculta el veneno1. El interés reside en la dis- parecía imponerse estalla en pedazos.
torsión de la lectura, el espejismo, que un deter-
minado apriorismo pseudoestructural puede pro-
ducir. Citamos literalmente: el padre de la chica 3
irrumpe en escena. Estaba dirigiendo la orques- Para que un texto (fílmico, literario, pictórico ... )
ta pero lo ha tenido que dejar....Tropieza con los pueda interrogar es preciso que el sujeto de la lec-
amantes, empuñando sus gafas ...( No hay tro- tura abandone cualquier concepción apriorística,
piezo alguno ni gafas ).. .La técnica erótica del tanto más dificil cuando se trata de discursos fuer-
conmovedor papá es pe1fecta : comienza besan- temente anclados en una concepción histórica.
do expertamente (en Esta concepción mar-
realidad es Ella quien Los films de Buñuel, y en ca una guía de lectura
comienza a abrazar- totalizante impidien-
lo; el director, padre
concreto L'AGE D'OR do ver las singularida-
supuesto, todavia con- demandan, con plena des que en cada texto
tinúa conmovido por actualidad y vigencia, un particular se producen;
el fuerte dolor )..Ella mas aún, configura un
se desembaraza de su tipo de posicionamiento espacio de pensa-
madre pero no podía donde el sujeto, interpelado miento donde se ins-
olvidar a papa y su taura la imposibilidad
atractiva música cul-
por un aparente sin sentido, del acercamiento di-
(7) DURGNAT, RAYMOND:
turaf8. Y por último, se enfrente a la resistencia recto al objetolO. Op. Cit. p. 45. La última se-
cuencia de l film es una
la conclusión ...Los de su legibilidad. Sin embargo, y adaptación libre de un frag-
enamorados , su lu- hay que insistir en ello mento de Las 120 jornadas
de Sodoma del Marques de
cha, y el hecho de que una y otra vez, la ex- Sade, donde los supervi-
los amantes estén completamente vestidos sugiere periencia del sujeto frente al texto ha de ser ne- vientes de la orgía salen por
la puerta del castillo de Se-
que su progreso erótico estaba detenido en una cesariamente directa, única e intransferible, sien- 11 iny. El artífice del even -
etapa anal-sádica9. do ésta la única vía posible para que pueda ge- to, el duque de Blangis, es-
tá interpretado por un ac-
Es precisamente este tipo de asociación la que nerarse un espacio de interrogación. Los films de tor que representa a Jesu-
por desgracia prima en un determinado sector del Buñuel, y en concreto L'AGE D'OR demandan, cristo. Se trata de una va-
r iación más que Buñuel in-
análisis: distorsiona el texto justo hasta donde en- con plena actualidad y vigencia, un tipo de posi- troduce al texto sadiano.
caja en la teoría. El texto enmudece, se vuelve cionamiento donde el sujeto, interpelado por un
(8) DURGNAT, RAYMOND:
opaco y en su lugar, sobre la pantalla en blanco, aparente sin sentido, se enfrente a la resistencia Op. Cit. p. 49. Los parénte-
se proyecta el yo del analista. Reducir el deseo de su legibilidad. sis son nuestros.
de los amantes, expandido por todo el film, a una El concepto de legibilidad se ve afectado di- (9) DURGNAT, RAYMOND:
fase anal-sádica es doblar para siempre los plie- rectamente por la noción de coherencia textual. Op. Cit. p. 50.
gues de un sentido que interroga. La coherencia presupone que existe una relación (10) A l igual que en los mu-
Está línea interpretativa lleva irremediable- interdependiente entre las partes y el todo, de tal seos los cristales y guardias
de segur idad impiden, con
mente a un callejón sin salida, ya que existe en forma que el volumen del texto se vea afectado molesta insistencia, la con-
su planteamiento dos errores reduccionistas de e incrementado por los distintos elementos, cons- templació n de las obras.
VERTIGO
Luis Buñuel

truyéndose progresiva-
mente un discurso don-
de el orden, la verdad
como complemento que
cierra el texto, impera
como respuesta a los
enigmas planteados.
L'AGE D'OR es un
film que renuncia cla-
ramente a un ordena-
miento de la significa-
ción. Sus secuencias se
suceden y entrelazan de 47
tal forma que la estruc-
tura del texto se expan- V
de en distintas direc-
ciones. Sin embargo,
existe en esta expansión
un aglutinante global
que, entretejiendo un
nudo de redes, configu-
ra un alto grado de co-
herencia en un nivel más profundo al de lama- do hacia un subsuelo donde late una relación con Fotograma de L'AGED'OR.
nifestación lineal. ese otro lenguaje que habla: el inconsciente.
En vano debe buscarse esa coherencia en la Es en el subsuelo de L'AGE D'OR donde se
superficie_ La utilización de diversos materiales genera la impronta que deja marcada definitiva-
fílmicos, diseminados de principio a fin plantea, mente a la nueva configuración simbólica. La
ya desde el inicio, la existencia de dos realidades condensación, a la que se ven sometidos los dis-
distintas, en apariencia opuestas: De un lado el tintos elementos, es el resultado de un encuentro
material documental 11 muestra una realidad que con la materia en ebullición, lo real, que provo-
ha existido en el mundo: escorpiones, volcanes, ca que el símbolo desgarre, interrogando radica-
vistas turísticas de Roma, casas demolidas, ma- lemente al sujeto que mira. Por ello, la trascen-
sas humanas manifestándose ... De.otro, el uni- dencia del film no radica ni en su asombrosa ca-
verso de la ficción configura diversas secuencias, pacidad de producir nuevos giros de lenguaje, ni
que entre si mantienen
- -- -- -- -- - -- - - -- -- - en el "desciframiento
claras diferencias en lo El texto desplaza su analítico" que deman-
que se refiere a su gra- dan sus enigmas, sino
do de naturalismol2. La sentido hacia un subsuelo en mostrar la radicali-
convivencia de estas donde late una relación dad con Ja que que lo
dos realidades provoca real inunda la esencia
en el texto fi suras, cor-
con ese otro lenguaje que
del símbolo.
tes, fallas que suspen- habla: el inconsciente. Es La muerte de la ra-
(11) Material no rodado por
Buñuel, ext raido de diver- den la posibilidad de en el subsuelo de L•AGE ta por la mortal pica-
sos archivos de la época y una lectura lineal, clau- dura del escorpión, la
con una dife rencia, e n lo
que se refiere a las carac- surando su fluidez na- D 1 0R donde se genera la caida de uno tras otro
terísticas del material fo-
tosensible, muy evident e.
rrativa. impronta que deja de los bandidos por un
Es tan solo el co- estadio de somnolencia
(12) Nos referimos a las di- mienzo de la resisten-
marcada definitivamente a
febril, el abrazo apa-
ferencias de puesta e n es-
cena, interpretación, e ilu- cia del texto. La misma la nueva configuración sionado de los amantes
minación que confiere n dis- narración se ve direc- simbólica. en el fango, la rabiosa
t intos grados de verosimi-
litud. La secuencia de los tamente afectada por Ja muerte del escarabajo
bandidos donde e ~can ti­ existencia de distintos pisoteado, los ladridos
lado rocoso cobra una im-
portancia ext rema, dist a planos narrativos e instancias enunciadoras que, de los perros y el silbido del viento unidos al cen-
mucho del t rata miento uti- o bien se alternan, o bien se entremezclan, pro- cerro, la mano tullida que acaricia ... punzan al su-
lizado en la última secue n-
cia del fil m, donde la pues- vocando nuevas rupturas. jeto, desde esa dimensión donde el inconsciente
ta en escena teatral es lle- Sin embargo, la coherencia textual se empa- está presente a través de la huella que lo real de-
vada hasta el límite, t anto
por los decorad os util iza- ña solo en apariencia: el texto desplaza su sentí- ja en la materia.@
dos como por el tipo de in-
terpretación. El duque de
Blangis es un Jesucristo li-
teralmente desplazado de
las películas producidas pa-
ra la Sema na Santa; no es
casual q ue el actor que lo
inte rpreta, Lionel Salem,
fuese un especialista en es-
te papel.