Vous êtes sur la page 1sur 6

TSU EN MANTENIMIENTO ÁREA

INSTALACIONES
ASIGNATURA: FORMACIÓN SOCIOCULTURAL
GRUPO: MI-11
PROFESOR: ELSA LUZ RÍOS ROMAGNOLI

ENSAYO “MECÁNICA DE GRUPOS”


UNIDAD I

Aguilar Santos Carlos Daniel 17331011


Dzul May Humberto Antonio 17331005
Puc Castro Ángel Eduardo 17331073
Tec Canul Lourdes Ixchel 17331010

OCTUBRE DEL 2017

1
El grupo como unidad. Necesitamos a los demás.

Un grupo, según Cano, A. (2005), “es un conjunto de personas, que tienen unos
objetivos en común, con un sentimiento de identidad, organizados y con valores
compartidos, que mantienen unas relaciones personales mínimas y de
comunicación”.

Si bien es cierto que la individualidad y la autonomía son fundamentales para el


aprendizaje y el logro de objetivos personales, también es cierto que, como opina
García, E. (2010) “un grupo de trabajo siempre es más eficiente que una persona
aislada”. Al agruparnos ponemos en práctica aptitudes, actitudes, conocimientos,
habilidades y valores que de manera individual no podríamos desarrollar, como la
interdependencia positiva, la resolución de conflictos, el respeto, la tolerancia, la
comunicación interpersonal y el diálogo, por mencionar algunos.

Existen diferentes clasificaciones de los grupos (según su cantidad, afectividad,


valoración o estructura) y cada grupo (sin importar el porqué de su agrupamiento)
tiene una razón de ser. Según Segredo, A. (2007) algunos rasgos cualitativos de
los grupos que no varían a pesar de su clasificación son los siguientes:

1. Todo grupo tiene un objetivo planteado en distintas formas: Juego,


actividad, trabajo, actividad política, tiempo libre, etc.

2. Tiene una estructura social.

3. Existe comunicación social entre sus miembros.

4. Aparte de las normas sociales, tiene normas propias del grupo.

5. Existe unión entre los miembros del grupo impera un clima social.

6. El objetivo del grupo se realiza con contigüidad espacial y simultaneidad


entre los miembros (contacto por medio de la vista y la palabra).

7. El tamaño del grupo está limitado.

2
Algunos grupos se forman de manera consciente y voluntaria y muchos otros
de manera inconsciente e involuntaria; frecuentemente, las personas interactúan
por cierto tiempo en relación con las actividades que les llevan a reunirse, esto
propicia que poco a poco, su conducta y expectativas en relación a sus conductas
recíprocas se vayan configurando hasta cobrar una organización estable, esto es,
hasta formar una estructura. (Roda, R. 2010).

Con base a esto, se puede decir que, hablando específicamente de un grupo


de trabajo, éste se formará (de manera consciente o inconsciente, voluntaria o
involuntaria) y adquirirá una organización estable y una estructura definida en
medida que los miembros vayan interactuando y relacionándose entre sí; por lo
que, la conducta de los miembros siempre será un factor determinante en la
subsistencia del grupo.

Si un grupo posee integrantes identificados con el objetivo, con disposición de


trabajar, responsables de sus actos, cooperativos y entusiasmados con la tarea a
realizar, muy difícilmente tendrá problemas trascendentales que impidan su buen
funcionamiento; por otro lado, si en un grupo los miembros no poseen las
cualidades antes mencionadas, muy difícilmente logrará los objetivos
preestablecidos, e incluso es poco probable su subsistencia.

Dos aspectos fundamentales que se deben de considerar para que los grupos
(y sus integrantes) puedan funcionar de manera idónea, son la cohesión y la
norma de grupo.

López, A y Frutos, H. (2011) citan a Carron, Brawley y Widmeyer, (1998)


quienes mencionan que la cohesión del grupo es “un proceso dinámico que se
refleja en la tendencia del grupo a mantenerse y permanecer unido en la
búsqueda de sus objetivos instrumentales y/o para la satisfacción de las
necesidades afectivas de los miembros”; en otras palabras, la cohesión abarca la
unión que los integrantes tienen entre ellos y sus objetivos.

3
Por otro lado, la norma de grupo, según Roda, R. (2010) “son reglas
establecidas para hacer consistentes las conductas de los miembros de un grupo”,
éstas permiten que sin importar si los miembros varían o no, los objetivos
fundamentales y el mismo grupo puedan seguir una línea común para seguir
existiendo hasta llegar a la etapa de la madurez, en la cual, Valdés, C. (2010)
menciona que los miembros han interiorizado los objetivos, los han hecho parte de
sus propios intereses y actúan de manera interdependiente.

Un grupo a pesar de ser un conjunto de miembros que se relacionan entre sí,


también debe ser percibido como una unidad en donde para alcanzar los objetivos
cada uno de los miembros debe de comunicarse e interrelacionarse juntos como si
fueran uno solo, dejando a un lado intereses personales que pudiesen afectar las
relaciones.

Cuando dentro de un grupo exista un conflicto que impida seguir avanzando, es


responsabilidad de los miembros buscar soluciones, las cuales se encuentran
comunicándose de manera asertiva, respetuosa y responsable. Las problemáticas
derivadas de las diferencias en la perspectiva o visión que se tenga sobre un
mismo objeto, siempre existirá dentro de los grupos; sin embargo, estableciendo
medidas comunicativas eficientes y líneas de acción comunes, se reduce el
impacto negativo que estas problemáticas pudiesen generar y se asegura el logro
de los objetivos y la existencia del grupo.

Relacionarse con otros individuos muchas veces implica aspectos que no


resultan fáciles de percibir desde un punto de vista personal; no obstante, es
necesario que, como animales políticos y sociales, aprendamos a cooperar y
convivir en una relación interpersonal que permita satisfacer necesidades sociales,
puesto que, como algunos autores afirman y John Howkins constata, “necesitamos
a los demás, el genio no puede trabajar solo”. (Romero, K. 2011).

4
Referencias bibliográficas.

Cano, A. (2005). Los grupos. [Archivo PDF] recuperado el día 20 de octubre del
2017 en:
https://www2.ulpgc.es/hege/almacen/download/38/38205/tema_3_los_grupo
s_200506.pdf.

García, E. (2010). Pedagogía constructivista y competencias: lo que los maestros


necesitan saber. México: Trillas.

López, A y Frutos, H. (2011). La cohesión grupal, un estudio observacional de su


incidencia en educación física. [Archivo PDF]. Recuperado el día 20 de
octubre del 2017 en:
https://www5.uva.es/agora/revista/13_3/agora13_3i_lopez_et_al.

Roda, R. (2010). La estructura del grupo: estatus, rol, normas y cohesión [ Archivo
PDF]. Recuperado el día 20 de octubre del 2017 en:
https://sociopsicologia.files.wordpress.com/2010/10/c6-la-estructura-del-
grupo.pdf.

Romero, K. (24 de marzo del 2011). Entrevista: John Howkins: Experto en


economía creativa. El país. Recuperado el día 20 de octubre del 2017 en:
https://elpais.com/diario/2011/03/24/paisvasco/1300999201_850215.html.

Segredo, A. (2007). Los grupos sociales y los colectivos en la comunidad.


Generalidades. [Archivo PDF]. Recuperado el día 20 de octubre del 2017
en:
https://www.researchgate.net/profile/Alina_M_Segredo_Perez/publication/30
2930003_Los_Grupos_sociales_y_los_colectivos_en_la_comunidad/links/5
737c97708ae9ace840bf828/Los-Grupos-sociales-y-los-colectivos-en-la-
comunidad.pdf.

5
Valdés, C. (2010). Equipos de trabajo. Bogotá, Colombia: Gestiopolis. Recuperado
el 20 de octubre del 2017 en: https://www.gestiopolis.com/equipos-de-
trabajo/.