Vous êtes sur la page 1sur 4

Empoderar a las mujeres, la

tarea de Luis Miguel


Bermúdez
Por su estrategia para reducir los embarazos, el profesor está
nominado al Global Teacher Prize, que se entregará este mes en
Dubái

Por Pamela López


Miércoles 07, marzo 2018 10:08
Luis Miguel Bermúdez –

Hablar de condones, sexo, enfermedades de transmisión sexual y otras


dudas que a cualquier adolescente se le han cruzado por la cabeza es el
tema diario de Luis Miguel Bermúdez, el profesor del colegio distrital Gerardo
Paredes en la localidad de Suba, que pasó de tener 70 embarazos en un
año a cero.

PUBLICIDAD

Y eso se logró gracias al método que se ideó el profesor: un currículo


dedicado a la sexualidad, pero también al respeto y la reivindicación de la
mujer en la sociedad. El profesor Bermúdez es de esos que llaman la
atención fuerte, que habla sin pelos en la lengua, es sincero y todavía usa
bata blanca, como buen docente.

El año pasado ganó fama por su método y porque ganó el premio Gran
Maestro de la Fundación Compartir. Este año es uno de los 10 mejores
profesores del mundo y espera convertirse en el mejor si se gana el Global
Teacher Prize, que será entregado el 18 de marzo, en Dubái, galardón al
que está nominado.
“Para mí, esta nominación es un orgullo porque estoy representando a mi
país. Cuando supe que estaba nominado a los 10 mejores maestros del
mundo, dejé de pensar en Luis Miguel Bermúdez y me di cuenta de que
ahora tengo que representar a Colombia”, comentó en entrevista con
PUBLIMETRO.

El profesor Bermúdez todavía no se lo cree, ya tiene lista la maleta y todo lo


que necesita para ir a Dubái. Aún está extrañado porque Bill Gates lo
nombró como uno de los 10 mejores, y cuando mira al patio del Gerardo
Paredes, se infla de orgullo: “Pienso que hace unos años había riñas y hoy
veo un colegio armonioso, respetuoso, en donde todo eso fluye y ahí sí
como dicen: vale la pena exportarlo al mundo”, asegura.

“Curiosamente los estudiantes siempre me dijeron: ‘Profe, nosotros sabemos


que usted es el mejor’, y creo que me falta es creérmelo. También hay que
creer en este país, acá hay buena educación y, la verdad, en ningún
momento llegué a pensar en la importancia que estos proyectos tienen en el
mundo, quería impactar a mi localidad, al lugar en donde vivo y eso me hace
muy feliz, porque tuve éxitos en el entorno en donde trabajo, en el colegio,
en la localidad”, añadió.

El profe Bermúdez está decidido a reivindicar el papel de la mujer en la


sociedad y por eso cuando su método empezó a dar resultados quedó
impactado, se dio cuenta de que sí se podía y por eso siguió adelante,
acompañado de esa vocación de querer enseñar, la que ha sentido toda la
vida: “Quería impactar a las familias y a los estudiantes con la estrategia.
Fue muy bueno cuando empezamos a reducir los embarazos y a generar
ambientes para el libre desarrollo de la personalidad, ambientes de
aprendizaje basados en la no discriminación, en los derechos humanos; lo
bacano fue ver que eso no se quedó en la retórica, sino que se ve día a día”.

Uno de los retos que enfrentó Bermúdez fue el de hablar con las mamás de
esas niñas adolescentes y verle la cara al machismo, por eso cuando les
habla a los padres, espera que dejen los prejuicios y, por qué no decirlo, la
mojigatería a un lado. “Les decimos a los padres que si ellos no les hablan
de sexualidad a sus hijos, otro lo hará y no se sabe quién lo hará. Cuando
uno trata como tabú la sexualidad y la silencia en su familia, tiende a orillar a
los hijos a espacios de vulnerabilidad para el abuso sexual, para tomar
decisiones poco informadas. El tabú es el principal agente para todos los
problemas que en materia sexual tienen los adolescentes en Colombia”.

Bermúdez agregó: “Primero nos enfrentamos al tabú que tienen las mamás
al permitir que sus hijas se enfrenten a métodos para reducir la fertilidad.
Siempre he dicho que en nuestra cultura a la mujer, desde pequeña, la
familia la cría bajo la premisa de la virtud sexual y le cuidan la virginidad.
Entonces, la estrategia es hacerles entender que esa mentalidad educa a las
mujeres bajo un concepto machista, las educan creyendo que su única virtud
es su cuerpo, por eso, lo primero que les enseñamos a las mamás en las
escuelas de orientación es que si ellas siguen educando a las niñas para
que sean vírgenes, son machistas y las tratan como un objeto”.

Responsabilidad y empoderamiento por Luis Miguel Bermúdez

Cuando el profesor Bermúdez pone en práctica su método, lo primero que


ocurre es que se ve “el empoderamiento, porque las niñas empiezan a
entender que el cuerpo les pertenece a ellas y que las decisiones sobre ese
cuerpo las toman ellas. Reducir el embarazo adolescente, por ejemplo, acá
en la localidad, es garantizar que las personas tengan un proyecto seguro en
la parte productiva, eso es lo principal. Además, el impacto que generamos
con la desaparición de los embarazos tempranos es el fortalecimiento del
proyecto de vida de los estudiantes, eso es lo fundamental”, aseguró.

Pero las ventajas de reducir el embarazo adolescente, asunto en el que


Bogotá ha tomado el liderazgo, según Bermúdez, también contribuye a la
“reducción de la pobreza, porque se incrementan las capacidades humanas.
Hay algo fundamental que la sociedad debe saber, sobre todo porque
tenemos esa visión sesgada de que somos hombres y mujeres, y es que
debemos entender que garantizarles los derechos a las mujeres redunda en
un bienestar completo para toda la sociedad, porque hemos sido educados
por mujeres; una sociedad cuyo núcleo familiar está sustentado por mujeres
que tienen bienestar, están empoderadas, acaban con el machismo y son
poderosas”, enfatizó.

Después del Global Teacher Prize


Hay que tener visión y el profesor Bermúdez sabe de eso. Está preparado
para ir a Dubái, y todos en el colegio esperan que se gane el premio, pero
después de esa experiencia seguirá trabajando con los adolescentes, sus
padres y replicando su método en el país.

“Estamos trabajando con la Secretaría de Salud para replicar la estrategia


del Gerardo Paredes en los colegios de Ciudad Bolívar, porque allá es
donde más fuerte tienen ese fenómeno de embarazos adolescentes. Bajo la
fórmula de educación y salud, vamos a trabajar en Bogotá. Además, hay
otras secretarías de otros municipios que quieren que los asesore y pues
eso haremos. Seguiremos con la aplicación del modelo en todo el país y la
idea es que apenas lleguemos de Dubái, empecemos a trabajar en una
aplicación en la que los adolescentes puedan resolver dudas sobre
sexualidad”, aseguró.

Bermúdez se enfrenta a otros nueve profesores de distintas partes del


mundo. Si bien llevarse el premio lo ratificaría como uno de los mejores, su
satisfacción está en su colegio, cuando mira a los estudiantes y ‘le copian’
sobre sexualidad. Ahí se da cuenta de que el trabajo se está haciendo bien.