Vous êtes sur la page 1sur 98

IIAIIDllL WOl9 c.

11111111111111111
0006355

ACONDICIONAMIENTO
,
y MANTENCION DE
SIERRAS CIRCULARES
t
,- ,r
LJL-I_,
" (' :TUTO FL..bTAL

,.u_
CORFO
_ . ~
~~~
INFOR
INFOR
INS1TIUrO FORESTAL CORPORACIÓN DE FOMENTO
DE LA PRODUCCIÓN
División Industrias Gerencia de Filiales de Fomento

MANUAL N° 19

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCIÓN
DE SIERRAS CIRCULARES

Alonso Quezada

SI\NTlJIGO • cmLE
1995
Registro de Propiedad !nleleen..1N"95.483
PRÓLOGO

En el año 1969 el Instituto Forestal editó el Manual Ir 5


"Acondicionamiento y Mantención de Sierras Circulares"; preparado por
los especialistas Alonso Quezada, Rosaire Roseberry y Claude Proulx. El
texto resultó de gran utilidad para la industria IIQciollQl de aserrío y
elaboración de maderas y también fue empleado en varíos países
latinoamericanos.

Agotada la citada edición se ha hecho notoria la falta de información


básica,.y sobre todo práctica, acerca del acondicionamiento de la sierra
circular, que es un elemento insustihlible en la industria maderera de
gran auge hay dÚJ en Chile. Por tal motivo, se encaró la preparación de
la presente edición.

El Mamlal está destinado al servicio de la práctica inmediata de los


trabajos de taller, desde el director del mismo hasta el operario técnico.
Ofrece las materias muy resumidas, en el menor espacio posible y de
manera simple.
Además, se espera que esta publicación sea de beneficio para
profesores, estudiantes y otras perso/lOs interesadas en la materia.

Fue inevitable una ampliación del campo del libro, particularmente en


el terreno de las sierras calzadas con plaquitas de metal duro y otros
aspectos que debian ser presentados bajo /lIIeva forma o, por lo menos,
adecuada a las condiciones actuales.

La preparación de este trabajo estuvo en manos del Sr. AIOIISO


Que:ada, experto en sierras y aserraderos del Instituto Forestal.
Colaboraron con el autor los profesionales de esta misma institución,
señores Carlos Mancine/li y Carlos Navarrete, y el Sr. Osvaldo Diaz de
la Universidad del Bío-Bío.
La dirección y coardillQción del estudio por parte de INFOR estuvo a
cargo del Jefe de la División I1IÓ1lstrias, ingeniero forestal Sr. Ne/son
Vergara y por parte de CORFO a ~~ riel ingeniero forestal Sr.
Guillermo Guerra. BIBL1OT L. L; {>..
lNSTIT1,'TG '~G;lISTAL
ÍNDICE

Página

INTRODUCCIÓN .

GENERALIDADES ACERCA DE LAS SIERRAS


CIRCULARES . . 3

Clasificación de las Sienas según Funciones .. . 3


Lado o Mano de la Siena 4
Espesores o Calibres de las Sierras................ 5
CONSIDERACIONES BÁSICAS PARA
SELECCIONAR LAS SIERRAS CIRCULARES 6

Sierras de Dientes Insertados con Sujetadores o Medialunas 6

Diámetro 7
Calibres . 8
Cantidad de Dientes . 9
Modelo de los Dientes y Medialunas 9
lntercambiabilidad de Dientes y Medialunas 10

Sienas Panidoras de Dientes Fijos o Enterizos . 11


Sierras Trazadoras de Dientes Fijos O", • • • " • • 12
Sierras Circulares de Características Especiales . 13

ACONDICIONAMIENTO DEL CUERPO


DE LA SIERRA CIRCULAR . 14

Consideraciones Teóricas . 14

Elasticidad del Acero 14


Fuerza Centrífuga 15
Efectos de la Fuerza Celllrífuga sobre la Sierra 15
Tensión 17
Dilatación Térmica 17
Repanición de la Tensión 18
Uniformidad de la Tensión 19
Grado de Tensión 20
Zona de Ma~'or Tensión 2¡
Efecto Giroscópico 22

Consideraciones Prácticas y Acondicionamienlo . 23


Página

Equipo para Aplanamiento)' Tensionado 23


Aplanamiento o Emparejamienlo .. 25
Tensionado o Laminado 31
Lado de la Sierra .. 39
Consideraciones Finales acerca del Aplanamiento)' Tensionado 40

PREPARACIÓN Y MANTENIMIENTO
DE LOS DIENTES DE LA SIERRA CIRCULAR 41

Dientes Panidores Insenados y Medialunas 41


Dientes Panidores Fijos o Enterizos 43

Trazado para Determinar un Angulo de Ataque de 30° 44


Trabado)' Recalcado de los Dientes Panidores 45
Condiciones Básicas de la Arista Conante en Dientes Panidores Fijos 47

Sierras de Diámetros Menores para Panir o Hilar 48


Sierras Trozadoras 50
Sierras Combinadas para Trozar y Panir . 51
El Afilado de las Sierras 52

Torneado o Igualación de la Punta de los Dientes 52


Esmerilado y Limado de los Dientes 53

SIERRAS CIRCULARES CALZADAS CON METAL DURO 56

Generalidades 56
Tipos de Sierras Provislas de Plaquilas Duras 57
Formas de Plaquitas Duras v sus Aplicaciones 58
Angulos en los Dienles Cal;wdos 59
Relación: Paso del Diente - Velocidad de Cone • Velocidad de Alimenlaeión 60
Preparación de la Sierra Calzada y su Afilado 62

La Sala de Afilado y su Equipo 62


Frecuencia de Afilados . 63
Orden de Operaciones 64
Consideraciones de Imponancia en la Preparación de la Sierra Calzada 66
Página

PRINCIPALES AJUSTES Y ALINEAMIENTOS EN EL ASERRADERO.. 73

El Arbolo Mandril de la Sierra . . 73


Los Sopones o Descansos 73
Los Collarines de la Sierra 74
El Disco Separador 76
El Carro Ponatrozas '" 77
La Enuada O Desvío de la Sierra 79
La Velocidad de Cone de la Sierra y su Relación con el Avance de la Madera 80

ORIENTACIONES ACERCA DE ESMERILES 83

MEDIDAS DE SEGURIDAD EN EL ASERRADERO 8S

BIBLIOGRAFíA 87

GLOSARIO 89
INTRODUCCIÓN

El aserrio, proceso en que se conviertcn las trozas en tablas y tablones, es en la


actualidad un buen negocio maderero en el país, con existencias abundantes de madera
adecuada y una fuerte expansión industrial.

La manufactura de la madera requiere, para competir con exllo en los mercados


nacionales y de e'']Xlrtación, mantener un alto nivel de productividad y calidad,
aspectos en los que tienen gran incidcncia los elementos de corte.

La sierra circular, que invariablemente está presente en todos los establecimientos


de aserrio y elaboración dc madera. es de múltiples aplicaciones y. contrariamente a lo
que hace unas décadas se pensaba, su utilización no ha sido reemplazada. Por el
contrario, con el avance tecnológico se han desarrollado nuevos tipos de sierras
circulares. Esto hace que siga siendo preferida en establecimientos de gran
envergadura, que procesan trozas de diámetros menores; y también en la pequeña y
mediana industria.

El acondicionamiento de este útil resulta complejo en tanto no se cuente con el


grado indispensable de conocimientos teóricos unidos al desarrollo de habilidades
prácticas.

Tal como se indica en el prólogo. este Manual está destinado al servicio de la


práctica inmediata de los trabajos en la materia. tanto para la dirección como para los
operarios técnicos. Con este objeto el libro abarca desde los datos más necesarios para
seleccionar la sierra circular. su acondicionamiento y mantención. hasta detalles de
ajuste y alineamientos que se requieren en los órganos de máquinas para obtener un
buen servicio de la sierra.
GENERALIDADES ACERCA DE LAS SrERRAS CIRCULARES

Previo a enlrar en materia de acondicionamiento y mantención de las sierras


circulares, se hacen algunas consideraciones para una acertada elección de las mismas,
teniendo en cuenla el empleo que a éstas se les dará y las condiciones de trabajo a que
se las someterá. Las indicaciones al respecto son de carácter muy simple, pero se
recomienda observarlas atentamente, ya que con frecuencia se encuentran sierras
circulares trabajando en forma ineficiente exclusivamente porque fueron mal
seleccionadas.

Clasificación de las Sierras según Funciones

Independienle del grado de tecnologia empleado en la fabricación de las sierras


circulares para madera éstas. se dividen en dos grupos fundamentales:

Sierras Circulares Partidoras

Destinadas a aserrar la madera en el sentido longitudinal de la fibra. Los dientes de


la panidora podnin ser: a) del tipo fijo. b) postizos con sujetadores a presión
(medialunas). c) de plaquitas calzadas (carburo de tungsteno). pero todos eslos grupos
tendrán las caracteristicas del diente ¡J<1nidor: filo plano. punta del diente similar a un
pequeño formón y ángulo de ataque positivo.

El tamaño de las sierras circulares panidoras varia significativamente según su


empleo. desde un gran diámetro (tipo aserradero) hasta las pequeñas sierras circulares
panidoras y canteadoras empleadas en talleres de elaboración de maderas.

Sierras Circulares Trozadoras

Utilizadas para conar la madera en el sentido lransversal a la fibra. Existen


también de variados lamai\os y formas. pero en este caso se indican las más empicadas

AC~~i'lt'~ÓÑ DE SIERRAS C"CULAAESI 3

INSTITUTO FO¡~ESTr\L
en los asemos y plantas de elaboración de maderas. para la operación de trozado o
despuntado de madera aserrada. Comúnmente se encuentran de dos tipos: a) las
convencionales de dientes fijos y b) las de dientes calzados con plaquitas duras (carburo
de tungsteno). La sierra trozadora se caracteriza por empicar dientes biselados.
alternando uno hacia un lado y otro hacia el lado contrario. Generalmente el ángulo de
ataque es de cero grado o bien ángulo negativo.

Lado o Mano de la Sierra

Previo a seleccionar y acondicionar una sierra de aserradero se debe conocer el lado


o mano de éste. dado que generalmente estas sierras de grandes diámetros son cónicas,
teniendo su mayor espesor en el cenlro; en consecuencia. sólo pueden quedar planas en
un lado de ellas. Dicho lado plano debe quedar hacia el carro portatro7-3S.

Los fabricantes colocan con números v letras de golpe las especificaciones de la


sierra en el lado plano de ella. por lo que resulta fácil saber si la sierra es derecha o
izquierda.

Para determinar el lado o mano del aserradero se toma la posición del operador
principal (aserrador) mirando hacia la sierra: si el carro pasa al lado derecho del
observador. el aserradero es derecho. de lo comrario es izquierdo Figura N" l.

A B

A.' Aserradero izquierdo. B.' Aserradero derecho.

Figura tJO l. DF.TF.Rl\lINACIÓ," J>EL LAI)() o MANO DEI. ASERRADERO.

4 I ACONDlCtoNAMIENTO y MANTENCiÓN DE SIERRAS CIRCULARES


ESlleSOrCS o Calihres de las Sierras

Un importante factor a considerar en el tralamienlo de las sierras es el espesor de las


mismas. Denominado por 1111 número conocido como calibre. El más empleado es el
calibre B. W.G. (Birmingham Wire Gaugel. cuyas equivalencias se indican en el
Cuadro N" 1.

Cuadro N" I

Es"ESORES o C,\1.1 HRF.s Df. SIERR,\S

CALIBRE MILlMETROS PULGADAS FRACCIONES


18.W.G.l' PULG. APROX.
‫סס‬oo 11,53 0,454 29164
000 10,79 0,425 27164
00 9,65 0,380 318

°
1
2
8,64
7,62
7,21
0,340
0,300
0,284
11132
5116
9132
3 6,57 0,259 114
4 6,04 0,238 15164
5 5,59 0,220 7132
6 5,IB 0,203 13164
7 4.57 0,180 3116
8 4.19 0,165 5132
9 3,76 0,148 5132
10 3,40 0,134 118
11 3,05 0,120 118
12 2,77 0,109 7164
13 2,41 0,095 3132
14 2,10 0,083 5164
15 1,82 0,072 5164
16 1,65 0,065 1116
17 1.47 0,058 1116
18 1,24 0,049 3164
19 1,06 0,042 -
20 0,89 0,035
21 0,81 0,032 1132
22 0,71 0,028 -
23 0,64 0,025 -
24 0,56 0,022 -
1 B.W.G. Birmingham Wire Gauge

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES' 5


CONSIDERACIONES BÁSICAS PARA SELECCIONAR LAS SIERRAS
CIRCULARES

Sierras de Dientes Insertados con Sujetadores o Medialunas

Las sierras de dientes ¡nsenados o postizos. panidores, han sido las de mayor uso en
Chile. Aun hoy eonstiluye el principal util de eone para una gran cantidad de
aserraderos del tipo tradicional. de monlaña. Sigue gozando de las preferencias de
muchos productores madereros en atención. principalmenle. a su menor complejidad en
aspeclos de mantención. si se la compara con una sierra circular de dientes fijos: acerca
de lo cual se pueden hacer consideraciones como:
Siendo la sierra circular de dientes postizos. normalmente. de mayor calibre las
posibilidades de deformaciones son menores.
El elemento conante estn compuesto de un diente y sujelador o medialuna de
insersión. por lo que no ha)' posibilidad de pérdida de la geometria de los
dientes: ni tampoco una disminución del diámetro de la sierra, La periferia de la
sierra cuenta con huecos o al\'eolos en los cuales se insertan él presión los dientes
y medialunas utilizando una llave especial para este objeto,

Las caraclcrislicas precedentes hacen que la sierra circular de dientes postizos


resulte de más fácil utilización por cuanto el operador sern capaz de hacer el
mantenimiento corriente que consiste en cambio y rectificación de medialunas y
reemplazo )' afilado de dientes, Las operaciones de aplanamiento y tensionado en las
sierras de dientes postizos son requeridas con una rrecuencia mucho menor que en la de
dientes fijos,

Los modelos de sierras de dientes postizos comúnmente us"dos son dos:


Las sierras euvos alvéolos son de un circulo. Figum N" 2. en la que los dientes y
medialunas son designados por un número (2'/,.3.33.4.4\1, Yotros).
Las sierras cuyos "Ivéolos son del tipo de doble circulo. Figum N" 3. que aceptan
dientes \' medialunas designados por lelras (A. B. C. D. F YolroS),

Los dientes se suplen con puntas de diferentes metales, El de uso común es


confeccionado de aceros al carbón. como variedades se encuentran los de acero rápido y
los de carburo de tungsteno. Se debe lener presente que los dientes especiales. tales

, I ACONOICIONAMIENTO y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


como los ultimos mencionados. no pueden ser afilados a lima ni tampoco expandirse
con el reealcador.

Para escoger una sierra hay que definir. el diámelro. el calibre. el número de dientes
y' el discño o modelo de los dientes y medialunas.

FigtlTa N(' 2. ,\l,"}:OI.O DE II~ CiRCt 'I,C). Se dll~If1('an ('on ntimt"tos. t"n t".'llt" (':l..{¡O ('13 \'81. plltllla
sirrnt. d di.. n'.. ~. 11lI ml'diallln~.

Diftmclro

El tamaño de una sierra se determinara por el di:ímetro niáximo de las trozas a ser
aserradas. No obstante. se s.lbc que no necesariamenle tienen que hacerse cortes por el
cenlro del tronco.

Una fórmula empírica indica que el di;imetro de la sierra resulta de lomar el doble
del diámetro del tronco más grande que "aya a aserrmsc y restarlc 8 pulgadas al
resultado.

Así se ticne quc si In lrol..1 más gmcSél quc \'a a aserrarse es de 32 pulgadas de
diftmetro corresponded US:lf !llló! sierm de 56 pulgndns de diftrnetro.

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES I 7


B

Figura Nt' 3. ALVÉOLO DE DOS ChtCULOS. St- .nf~n_ porun.lt1ra. .n ni••Jnnplo" ti v_


pan" sirrra., f'I dic'nff' y l. "'I'dlaluna.

Deberá tenerse presente que a mayor diámetro de sierra son también mayores las
dificultades de mantenimienlo y operación: por lo que frente a la necesidad de gran
altura de corte será preferible oplar por una sierra principal o maestra de un diámetro
moderado (máximo 60 pulgadas) complementada con una sierra superior (voladora).

Calibres

Para seleccionar el espesor o calibre de una sierra de aserradero se deberá considerar


que mientras más delgado es el cuerpo de la sierra tanto más exacta deberá ser su
tensión y aplanamiento. Las sierras delgadas pierden tensión con mayor facilidad que
las sierras gruesas. A mayor diámetro requiere más tensión. si se conserva el calibre.
Mientras mayor velocidad de rotación es mayor la tensión que necesita.

Las sierras de aserradero generalmente son cónicas. teniendo mayor calibre en el


centro que en la orilla. con el fin de darles mayor firmeza y lograr que requieran
tcnsionarse con menos frecuencia.

(1 I ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCíOÑ DE SIERRAS CIRCUL.ARES


En sierras menores de 48 pulgadas de diámetro se recomienda calibre 8·9. Las de
rango 48 pulgadas (1.220 mm) a 60 pulgadas (1.525 mm), normalmente son de calibre
7-8.

Canlidad de Dientes

La cantidad de dientes que se necesita en la sierra, variará según el diámetro, la


velocidad de corte de la sierra y la velocidad de alimentación o avance de la madera,
que se use en el aserradero. La mayor eficiencia se logra cuando cada diente hace un
corte (mordida) entre 118 de pulgada (3,2 mm) y l/lO de pulgada (2,5 mm). Una
mordida menor por dientc consume mayor energía por unidad de madera aserrada.

Otra razón importante para prcferir una mordida mayor, es decir, que genere aserrin
grueso es que éste es de fácil evacuación. mientras que un aserrin fino escurre entre la
madera y la sierra. friccionándola. lo que le provoca calentamientos y
consecuentemente dilataciones que le alteran la tensión y esto, finalmente, deriva en
deS\;aciones de la sierra en el corte.

Modelo de los Dientes y Medialunas

La canlidad de dientes que se requiere en una sierra de dientes insertados de un


diámetro dcterminado estará fijada en gran medida por el Iipo de dientes y medialunas
seleccionadas (Figuras N" 2 Y N" 3).

El diente más pequeno que puede cspecificarse para sierras maestras o principales
de aserradero es el N" 2Y,. En este diseno el número normal de dientes con que es
provista la sierra es igual a su diámetro en pulgadas • la sierra de 52 pulgadas tendrá
52 dientes.

Para los otros disenos normalizados (modelos o estilos 3. B. D Y F) el número


estándar de dientes es generalmente seis menos que las pulgadas de diámetro que tiene
la sierra. Una sierra de 52 pulgadas tendrá 46 dientes.

Los modelos 2 Y, Y F son los más pequenos por lo que tienen menor capacidad de
acumulación de aserrin y pueden atascarse en cortes de cierta altura (25 cm ó 10
pulgadas). Esto hace que dichos modelos sean preferidos para cortes de poca altura
como es el caso de las cantcadoras.

Cuando los cortes tengan una altura mayor de 25 cm (10 pulgadas) es mejor escoger
modelos mayores (como el 3. B o D) en vez de disminuir el ritmo de alimentación o

ACONDICIONAMIENTO Y MAHTl!HCiOÑ DE stE!t1tAS COltCUl.AltES I •


velocidad de avance de la madera, aunque esto signifique que haya que usar una sierra
de diámetro mayor que el que de hecho se necesita, según se calcula por el tamaIlo de la
troza.

Intercambiabilidad de Dientes y Medialunas

En el Cuadro N" 2 se indica el grado de intercambiabilidad de los dientes y


medialunas producidos por diferentes fabricantes. Las piezas de una misma columna
venical son intercambiables excepto cuando se hace notar.

Cuadro N" 2

DIENTES Y MEDlAUlNAS INTERCAMBIABLES CUANDO SON HECIIOS POR DIFERENTES


FA8RICANTt;S

FABRICANTE PARTE DE NUMERO o LETRA. ESTAMPADO EN LA PIEZA POR El FABRICANTE


LtS"R~
....'" ..........,... '"'" '"'" •• ••••
l 3 s 8 " e ."

..........,.... ,.'" ""


l 3 S a.OJ. •e
c...., 3 • 30 ." "
..... :: ,.,. ,
....
3 8 ,.

".
,,-, 3
'"'" , •••• ••s • 30 ." 'Be ABe 'Be 1 1 1

... ..... ,, ,. • .,"" •


Medialuna 3 • 30 8 e so

l'pper1
M!6ilIllIN
O.... l
3

,.,.'"
3
3
,.'" •• •••• S
8
BOf. •

• ." . ""
"'... ,
MI!'d~llll'lll l 3
["" .. ,. lO 1 2P
"
BISMD

"""","
Medllhma
,.
'''".. ,. l
3
3 ,. • •• S ~O, ..
1 2P
"
So"-
MedIlJUN l
o.... ,.,.l
3
3
3. • ••


s oF,"
BF. • 30 ,"
."
1 ,.,. ....
["".. ,.
Mech.llul'lll l 3
•• ,
BOJ ' 30 1

.......'" ,.
Spoo, ... 3 3.
"'.... 3 3.
•• 80'

Las sierTu Atkinl e y Disston N· 3D se pueden usar con dientes y medialunas NCl 33.
pero ni 101 dientes Alkins e ni 101 Di~on W 3D putdm uurse con las medialunas N·
JJ.

• Loe: dtentes B. O o F. quedarin bien en las medialunas. B. n o F. pero l. sierra hecha


para detmninada medialuna debe str usada con la medi.lul\I que le UAiespco:la. pues
en este caso Cstu no son intercambiables.
FUENTE: U.S.DA. 1 1 _ N" 27.

10 'ACONOtCtONAMIENTO y MANTENCION DE 5'ERRAS CIRCULARES


Sierru Partidoru de Dientes Fijos o Enterizos

Las sierras de dientes fijos destinados a partir y cantear madera. es decir. las que
como las anteriores conan en el sentido longitudinal de la fibra. tienen una forma como
la indicada en la Figura N" 4. El tamaño de estos dientes varía. obviamente, de acuerdo
a las características del trabajo. No obstante, desde ya se pueden adelantar las
consideraciones que siguen.

Figura N° 4. PERfiL BÁSICO m:L DIENTE FIJO PARTIDOR.

En cuanto al paso de los dientes (distancia entre puntas) hay ventaja en usar sierras
que tengan un paso rclativamente largo, pues el consumo de energía será menor para un
determinado avance de la madera. dado que a cada diente le corresponderá una mordida
mayor. Esta condición. además, produce un aserrin de mayor tamaño que es de más
fácil y completa evacuación.

La altura de los dientes fijos partidores varía según el tamaño dc la sierra y el paso
de los dientes. Sin embargo. en atención a que se requiere que los dientes sean
resistentes a la flexión, la altura de los mismos debe ser proporcional al espesor de la
sierra. Se estima que una altura adecuada no debe sobrepasar de 12 veces el espesor de
la hoja.

Las sierras de dientes fijos (sólidos o enterizos) son más baratas que las de dientes
postizos o insertados pero más dificilcs de mantener en buen estado. Además como
tienen que ser afiladas con frecuencia. lo que incluye la profundización de la garganta

ACONDlCtONAMlENTO y MANTENCIOÑ DE SfEJUtAS CItClA..MES' 11


de los dienles para manlener el pcrfil de los mismos. pierden diámetro gradualmente y a
la larga no pueden aserrar tr07...a5 11m grandes como en un principio. Por estas ra7.0nes
los aserraderos que utilicen sierras de dientes fijos deben contar en todo momento con
un especialista en acondicionamiento de sierras. Será ventajoso prever el uso de las
sierras en canes secundarios cuando va se havan hecho pequeñas para sierra principal
del aserradero.

Sierras Trozótdoras de Dientes Fijos

Lc1S sierras trozadoras están destinadas a cortar la madera en forma transversal a la


dirección de la fibra. por lo que Jos aserraderos las emplean para despunlar la madera
aserrada. Las sierras Ir07<ldoras lienen también gran aplicación en las plantas de
elaboración de maderas. fábricas de mucbles. pllenas v ,·entanas. elc.

El diente trozador varia en talmu10 ~' forma según su empico. No obstante. su perfil
será siempre similar a uno de los mostrados en la Figura N<' 5.

- - - -----_.
--

Figura N" ). PERfILF.S R.. \SICOS I>E 1)IE~Tt:S TR07..·\DORF:S.

12 I ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


Sierras Circulares de Caracterilltieas ESllCCiales

Las descripciones precedentes apuntan principalmente a una adecuada selca:ión de


las sierras, Las variadas caracteristicas de los empleos de la sierra circular, hacen que,
tanto para las partidoras como para las trazadoras, se hayan desarrollado distintas
formas y tamailos de dientes, Asimismo el empleo de materiales de componentes y
cualidades especiales,

El capitulo siguiente cubre lo relativo al aplanamiento y tensionado del cuerpo de


las sierras circulares cualquiera sea su tamaño y forma, En los capítulos posteriores se
trata en mayor detalle lo concerniente a los distintos perfiles de dientes, sus
aplicaciones, su acondicionamiento y mantención,

ACONDlCtoNAMlENTO y MANTENCíOÑ DE SIERRAS CIRClJL...M:ES I 13


ACONDICIONAMIENTO DEL CUERPO DE LA SIERRA CIRCULAR

Todas las artes mecánicas exigen. para alcanzar un alto grado de perfección, una
gran habilidad. unida a considerable experiencia. Entre las más diliciles de dominar. se
encuentra el tratamiento final que es necesario dar a las sierras circulares.
especialmente las de grandes diámetros.

No es dificil hacer un disco de acero de poco grosor que tenga un agujero calibrado
en el centro v un cierto número de dientes en la periferia. Los procedimientos
modernos y los nuevos métodos de fabricación producen sierras de material muy
homogéneo y de una gran precisión.

Sin embargo. estas sierras no pueden funcionar convenientemente si no han sido. de


anlemano. "tensionadas". Esle tensionado. que sc explica más adelante, está
estrechamente relacionado con las condiciones de trabajo de la sierra. por cuanto varia
considerablemente. según las circuustancias. \' constituye la operación más dificil y
dclicada de la prcparación de una sierra de 1;imina circular.

Consideraciones Tcúriras

Elasticidad del Acero

Se sabe que el acero es un material claslico. Cienarncntc no es tanto como el


caucho u otros productos sintéticos similares pero. sin embargo. es elástico. Si se toma.
por ejemplo. una "arilla de acero de 6 mm de diámetro y de I m de largo. se la curva
h;lcicndo fuerzas en sus c:\:lrC11105. esta cun-alura desaparecerá tan luego como se deje
de ejercer la fUer7:l. Esta deformación momentánea se debe él la elasticidad del acero.
pero puede llegar a ser permanente si la fue,,". aplicada sobrep..s<. a la tolerada por el
modulo dc clasticidad dcllllalerial.

Es justamente a causa de la elasticidad del acero que la lámina de una sierra


ncccsit<l ser lcnsionada. Una sierra en mO"imiclllo sufre deformaciones temporales que
provienen de la resistencia que opone la madera al aserrado ". sobre todo, de la fuerza
centrifuga desarrollada por la \'ciocidad de rotaciÓn.

1.4 / ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


Las deformaciones no se reparten uniformemente en toda la lámina de la sierra
porque la distribución de los esfuerzos. que causan esas deformaciones. no es uniforme.
La resistencia al aserrado afecta mucho más al borde de la sierra que al centro e igual
efecto produce la fuerza centrífuga.

Fuerza Centrífuga

Cuando se hace girar. con la mano. un peso cualquiera atado a una cuerda, se
observa que si se le gira lentamente. la cucrda queda apenas estirada y la tracción
ejcreida sobre ella es poco perceptible; pero si se aumenta la velocidad de rotación del
objeto. se advierte que la cuerda se extiende complctamente y que la tracción aumenta a
medida que la velocidad de rotación también aumenta. Este es el principio de la
"honda" que permite lanzar una piedra a gran velocidad a una distancia considerable.

Esta tracción se debe a la fuerza centrifuga. es decir. a la tendencia que tiene el


objeto a escapar. y si llegara a ser lo suficicntemente grande. la cuerda se rompe y el
peso escapa de la órbila a que se le tenia sujeto.

Como experiencia se puede colocar una goma de dibujo sobre un disco de música
que gire a 78 rpm. Cada vez que se coloque la goma cerca del eje de rotación, perman~
eerá adherida al disco \. girará junto con él. pero si se lrata de colocarla sobre el borde.
ella cs inmedialamente lanL1da fuera del disco. Se prueba así que toda masa que gira
alrededor de un punto produce una fuerza que la impulsa a alejarse del centro de
rotación. Esla fuerza es proporcional a la masa. al radio y al cuadrado de la velocidad
angular.

Efectos de la Fuerza Centrifuga sobre la Sierra

En una sierra de lámina circular. cada molécula de acero puede ser comparada a la
goma o. más exactamente. al objeto atado con una cuerda. sólo que en este caso la
cuerda está rccmpla71lda por la cohesión de las moléculas entre si. Las moléculas que
eonstilUven una sierra de hoja circular giran alrededor de un punto fijo, que es el árbol.
o mandril.

Se ha dicho que la fuer/.1 centrifuga aumenta proporcionalmente al cuadrado de la


velocidad de rotación y al radio de la circunferencia descrita. Esto es lo que hace que
cuando se duplica el número de V1Iellas por minuto. la fuerza centrífuga sea cuatro
veces mayor. ,..." _ -.,..... 1

B i BL i U I t:. u ;,
r:nQ .-:, . ¡, •
INST TLI'ro ~ './1 L,_ . 1~

ACOfrDCK'N·"I!NTOVMAN1'iiiCi6Ñ0I . . . . ClltCIJI...MES/11
Suponiendo que la velocidad de rotación de una siena es constante. su efecto difiere.
y para ilustrar el caso veamos lo que sucede en el radio total y el radio que llega sólo a
la mitad (R y r respectivamente. Figura N" 6). El alargamiento o dilatación del metal
bajo la acción de la fuerza cenlrifuga es. pues. dos veces mayor en R que en r. Si se
representan gráficamente las fuerzas, se tiene una repanición lineal de los
alargamientos que les son proporcionales (Figura N" 7). Se ve que bajo la influencia de
la fuerza centrifuga el acero se alarga más en la periferia o borde. que en las zonas
interiores. La hoja pierde enlonces su equilibrio dinámico y no puede dirigirse en el
aserrado para producir un trabajo eficienle.

Figura N" 6. OOS POSICIONES PARA Figura N" 7. RF.PARTICIÓN LINEAL


Ef"f.CíOS DE I.A FUERZA DE LOS ALARGAMIENTOS.
CF.NTRiI"1JGA: A dl~tanda R y R/2 - r.

Para probar lo anterior se puede reproducir el fenómeno sobre una hoja en reposo.
expandiendo el melal en la periferia de una pcquci'1a sierra circular.

Un medio práctico y eficaz para hacerlo es aquél que consiste en manillar la hoja
sobre un ~1Jnque. Cada golpe de manillo aplasla el metal en el lugar golpeado y lo
expande en todas direcciones.

Colocar la sierra en eueslión sobre el ~1Jnque y golpearla en todo su contorno y por


ambos lados. cuidando de manillar sólo las orillas. Una vez lerminado este lrabajo se
oblendrá. al eslado de reposo. una sierra idéntica a olra sin lensión. pero estando en
rOlaeión: es decir. una sierra en que la periferia es demasiado grande en relación con la
P.1ne central. puesto que éSla no ha sido manillada. Al no variar el diámelro. entonces
la relación circunferencia = 3.14 , D. se rompe. Se constata inmedialamenle que la
l"mina está deformada y ha lomado la forma de un 8 (iluslración A. Figura N" 8). que

11 I ACONOtClONAMIENTO y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


el borde ha perdido su rigidez y que si se desenvuelve la circunferencia se obtendrá una
línea curva serpenteante más larga que la línea recta x-y que se tenia antes del
martillado (ilustración B. Figura N" 8). Con esto se demuestra el por qué una sierra no
tensionada y sometida a una gran velocidad de rotación pierde su rigidez; el borde es
más grande que el cuerpo y no es capaz de oponer ninguna resistencia lateral, vibrando
en tal forma que la sierra ofrece el aspecto de bailar libremente.

Figura N" 8. FORMA TOMADA POR UNA SIERRA NO TENStONADA.

Tensión

Oc todo lo anterior se desprende que si se quiere que una sierra circular tenga una
superficie perfectamente plana y en equilibrio dinámico cuando está en rotación, es
necesario que el fabricante o el operador de a su cuerpo, cuando esté en reposo, una
expansión o alargamiento suficieme para compensar la deformación causada por la
velocidad. A esta expansión del cuerpo de la lámina se le llama tensión.

En suma. se da (cnsión a las sierras circulares para quc el cucrpo dc la lámina pueda
seguir el agrandamiento de los bordes bajo la inlluencia de la fuerza centrífuga y pueda
acrecentar gradualmente la resistencia propia de la zona circunferencial que es la más
afectada.

Dilatación Térmica

Es necesario agregar que producido el calentamiento del borde, durante el aserrado,


éste causa una dilatación témlica que hace desaparecer. en parte. la tensión (Figura
N"9)

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCIóN DE SlER"-U CI~ES' 17


40 o I
30 o
/
20 o

v
/
10 o
/
O
4" --
6"
,..-/

8"

La Figura N"9 grafica la dislribllción dc los calentamientos en una sierra pequeña,


Sc observa en clla que las dilatacioncs que Ics son proporcionalcs aumcntan no con el
radio, sino siguiendo ulla curva que siendo nula en su primera parte adquiere una gran
magnitud en los bordes.

Fácilmeme se puedc calcular el ,'alar dc esta dilatación si se sabe que el acero se


dilata un 0.120/0 para un C:1Icnt.HllICnIO de 37.8 gmdos.

Repartición de la Tensión

Asi. en una sicrra com'cnicnlCmCn!C tcnsionada se obtiene una rigidez perfecta del
borde dentado \' la parte inlerior no juega mos que un papel de soslén,

En reposo se lendrá un cuerpo comparable a una cúpula. la que una vez en rotación
IIcga a ser nn disco, Este resuhado se obticnc expandicndo el centro del radio de la

18 I ACONOtCtoNAMIENTO y MANTENCION oe SIERRAS CIRCULAReS


sierra para tener una repanición racional de los alargamientos cuando la siena está en
movimiento (Figura N" lO).

TENSlONADO Jt.--~;::ii ALARGAMIENTO FINAL


AlARGAMIENTO DEBIDO
A LA AOTACION

Figura N" 10. ALARGAMIENTOS DE LA SIERRA EN MOVIMIENTO.

Uniformidad de la Tensión

Es necesario que estos alargamientos sean uniformes. sobre todo el contorno de la


lámina. De otro modo. los esfuerzos o tracciones. desarrolladas en cienos lugares por
las diferencias de tensión producen vibraciones que enlorpecen la estabilidad y el
correcto funcionamiento de la lámina. Además. aparecen grandes protuberancias en los
lugares donde la tensión es exagerada.

Cuando se coloca una sierra horizontalmente sobre un banco de trabajo. levantando


uno de sus bordes y colocando una regla siguiendo el radio perpendicular al operador
(Figura N" I 1). se produce en la hoja y bajo la regla una cavidad debida a la tensión.
Esta cavidad. además de ser uniforme en todo su contorno. debe ser reversible. es decir.
igual por ambos lados.

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCí6Ñ OE SlEIlRAS CIRCULARES I ..


Apoyo

o Gil.. """.. mil,..."" ..."""" ni ¡ ¡ , )

y
Levantar aquí

Figura N° 11. FORM,\ In: OHSEIH'AH. LA CA\'II)AD DEBIDA A LA TI·:NSIÓN.

Grado de Tensión

El grado de tensión de una sierra circular dependc del diámetro de la sierra. de su


grosor. de la \'elocidad a que eslá deslinada a girar. de la rapidez de avance de la troza
que es aserrada y. de la textura y dureza de la mndcra que debe cortar.

La calidad del acero y su tralamiento lérmico innuven mucho en la dilatación de la


sierra duranle el movimiento: Una lámina dura se agrandará menos que una blanda y
rcqucrir~ menos tensión que esta última.

20 I ACONDICIONAMIENTO '( MANTENCK>N DE SIERRAS CIRCULARES


Las pequeilas sierras circulares. partidoras o trozadoras. mm vez reciben mucha
tensión. Una sierra delgada que gire a grnn velocidad requiere más tensión que una de
hoja más gruesa que gire a igual velocidad.

De esto se desprende que el grado de tensión es función de un número grnnde de


variables, de las cuales muchas escapan de control. Por esto es imposible establecer
valores precisos sobre el grado de tensión que requieren las sierras circulares. Sin
embargo. en el Cuadro N" 3 se daran algunos valores aproximados. para que sirvan de
guia.

Cuadro N" 3.

GRADO DE TENStÓN DE SIERRAS CIRCULARES

Di~metro Espesor VelocKlad Circunferencial Profundtdad


de la Cavidad
metros (ouloadas) calibre (m/seoundo) (oiesIminutol (oulaadas
1.20 48 7-6 48 9.000 0,035
1,20 48 7-<3 51 10.000 0,065
1.20 48 7-<3 56 11.000 0,096
1.20 48 7-<3 61 12.000 0,130

Estos valores sólo loman en cuenta tres factores: diámetro. grosor y velocidad de
rotacióD de la sicrra y dejan de lado las condiciones especiales de trabajo. Sólo la
e~. pericncia. los ensayos y aproximaciones pcnnilcn hacer las correcciones en cada caso
panicular y lograr un lensionado satisfactorio.

Sc insiste en el hecho quc cstos valores no son más quc promedios y que en muchos
casos se les puede hacer variar.

Zona de Mavor Tensión

En gcneral. la cavidad de tensión describe una curva regular. siendo en el centro del
radio el punto de máxima luz. En las sierras de más de 1.20 m (48 pulgadas) de
diámetro, esta luz máxima. que corresponde a la zona de mayor tensión, debe
localizarse más cerca del centro de la sierra para las grandes velocidades. 56 a 60
metros por segundo (11.000 a 12.000 pies por minuto) y un poco más cerca del borde
para velocidades menores. 35·40 metros por segundo (7.000 • 8.000 pies por minuto).
como. en forma respectiva. se indica en las posiciones I y 2 de la Figura N" 12.

ACONOtCtONAMIENTO y MANTEHCK)N DE SIERRAS CIRCULARES I 21


Figura ~ 12. LC>C.-\f.l7R-\CIÓI'" JlE LA MA ,"OR TErr;SIÓ~ SEGÚN LA VEJ.OCII)AD DEl.AS
SIEHN..\S.

Ereelo Giroscópico

Conociendo ya el papel que desempeña la tensión en una sierra circular se podría


concluir que la lamina en rotación opone a los empujes laterales una resistencia que es
igual a la resistencia propia del acero, Pero eslo es sólo parcialmente verdadero. pues
sin el efecto giroscópico des",rolJado por la \'elocidad de un cuerpo peS<1do puesto en

22 I ACONDfCJONAMIENTO y MANTENCíóN DE SIERRAS CIRCULARES


l'IllaCión la resistencia propia del acero seria. a menudo, insuficic:nlC para impedir que la
lámina se desviara lateralmente al encontrar un nudo o una pane rugosa en la madera.

Consideraciones Prácticas y Ac:ondic:ionamiento

Después de baber descrito la complejidad de los problemas que se refieren a la


tensión. se expone seguidamente cómo se llega a encontrar y corregir los defectos de
aplanamiento o emparejamiento, y cómo se logra tensionar una lámina de sierra
circular.

Equipo para Aplanamiento y Ten.ionado

El equipo básico requerido para este trabajo es el siguiente:


Un yunque de superficie dura y ligeramente convexa. Los fabricantes los
proveen de diferentes tamallos. entre ellos uno de aplicación muy práctica es el
de las siguientes dimensiones aproximadas: 150 x 200 x 180 mm (6 x 8 x 7
pulgadas). Las dos primeras dimensiones corresponden a la cara de trabajo del
~1Jnque. la tercera a la altura del mismo.

Una cubierta (cojin) de cuero o suela delgada para cubrir el yunque.


Dos manillos. de 1.350 l' 900 gramos aproximadamente (3 y 2 libras. respeeti,,ª
meme). Entre las distintas formas que existen, uno muy utilizado es el de
"combinación". de una pe~a de cara circular y la otra ovalada siguiendo la
dirección del mango del manillo.
Tres reglas rectas. de acero: una de 30 cm (12"). otra de 60 cm (24") y la tercera
de 1,20 m (48").
Un juego de calibradores de tensión (plantillas) para 500, 600, 700 Y 800 rpm, o
en su defecto. un calibrador de tensión regulable dellipo "Widemire".

Adicionalmente. en talleres de gran producción, podrá optarse por una máquina


tensionadora. Adquisición que deberá evaluarse adecuadamente.

El yunque debe ser montado sobre un bloque de madera, de tal manera que la
superficie de trabajo quede a unos 825 mm (32.5 pulgadas) sobre el piso (lo que permite
operar con sierras de hasta 60" de diámetro (1.524 mm). Un tablón se colocará
horizontalmente emre el yunque y la ventana, a unos 50 mm más bajo que la superficie
del yunque.

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCtON DE SIERRAS CIRCfJl...NtES J 23


Se requiere que la parte baja de la ventana esté. en lo posible. a un metro sobre el
nivel del piso.

Un montaje muy práctico para el yunque. es el que se muestra en la Figura N" 13.
constituye un banco de trabajo no empotrado. que se puede orientar según lo requiera la
iluminación natural y. además. lo hace portátil.

La cubierta o eojin de cuero sirve para el aplanamiento. Sobre el cuero o sucia se


pueden aplastar las protuberancias con cI martillo sin temor a expandir el acero. cosa
que afcelaria la tensión de la lámina.

La forma )' la terminación (pulido) de las caras de los martillos es de gran


importancia. En el caso de las peñas o caras circulares su confección dcbe ser de tal
manera que las marcas de los golpes en las sierras resulten de lOó 12 mm de diámetro.
Los martillos de caras alargadas deberán dejar huellas de unos 8 por 10 mm.
aproximadamente.

La regla de 30 cm sirve para vcrificar el aplanamiento y tensión en las sierras


pequeñas y para constatar la rectitud de la parte central que queda cubierta por los
collarines en las sierras grandes. también para detectar exactamente las protuberancias
menores en éstas últimas.

La regla de 60 cm se emplea para el emparejamiento en general. ya sea sobre el


diámetro de las sierras pequeñas v medianas o sobre el radio)' las diferentes partes de
las sierras de grandes diamclros. Se aplica también pma verificar la tensión.

La regla de 1.20 m sc usa para observar somcramente la tensión sobre el diámetro


de las grandes sierras. para la verificación final del emparejamiento (teniendo esta vez
la sierra vertical sobre el piso o colgada dc su orificio en el vástago localizado junto al
)llOque) )' para equilibrar la sicrra a derecha o izquierda. según el lado o mano del
aserradero.

Los calibradores o planrillas de tcnsión. que son reglas con bordes convexos. sirven
para la verificación del grado)' uniformidad de la tcnsión. Los números inscritos sobre
estos calibradores señalan las revoluciones por minuto de las sierras sobre las c!Jales se
usan. El calibrador ajustable sirve para controlar la uniformidad de la tcnsión )' para
registrar la tcnsión de una sicrra quc llega de fábrica o rrabaja bicn. a fin de aplicarle la
misma tensión cuando la haya perdido.

24 I ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


Aplanamiento o Emparejamienlo

- Idenlificaeión de los Defectos

Sobre cualquier pane de la lámina se puede enconlrar protuberancias de diferentes


formas y dimensiones. Estos defectos no son reversibles. es dccir. una protuberancia
(ampolla) muestra una cavidad (abolladura) en la cara opuesta.

Para no con rundir los dircrcnles aspectos que presentan esos defectos. se denomina:
Proluberancia. a toda la que sea redonda o circular:
Protuberancia concéntrica. a la que se alarga paralelamente a la circunferencia. y
Proluberancia radial. a la que se alarga en el sentido del radio.

Figura N° 13. 11.\ ,'rTI rOHTATI!. P~HU El. 't\RTII.I.AOO nF. SIERRAS CIRClIl.ARF..Ci.. PUEDE
1 ~. \ W;SE ~\J. I "'T";U:JOR nE 1':\ T.\I.J.t:R o E~ Tt:RRENO.

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE ~ERRAS CIRCULARES I 26


Más adelante se indica como se localizan estas dcformaciones con la regla.

Las protuberancias se deben. en la mayoría de los casos. a causas accidentales. salvo


las grandes deformaciones que provienen de un exceso de tensión. Las pequeñas
protuberancias rozan ligeramente en el corte. se calientan y se agrandan gradualmente
del lado que r0711n.

Sucede frecuentemente que una sierra circular liene forma de platillo (aplatillada).
Cuando se la coloca verticalmente sobre el piso y se la examina con la regla grande de
1.20 m. se constata que es cóncava de un lado y convexa del otro. Es un defecto que no
hay que confundir con el de una sierra blanda tipo paraguas.

En el primer caso la defommción (aplatillado) es permanente en un lado de la


lámina. es decir. éste es defecto de torsión del material. Una sierra puede tomar la
forma de un plato cuando una troza grande se desprende y la carga y. también, cuando
ésta se atasca en un corte oblicuo.

En el segundo caso (sierra del tipo paraguas) la deformación se puede desplazar de


un lado al otro ejerciendo una gran presión en el cenlro de la síerra. Esto no es una
falta de aplanamiento. es una tensión excesiva debido a una fuerte expansión sufrida
por la sierra en su área central. Otra deformación que tiene relación directa con el
tensionado la constituyen los alargamientos excesivos del metal en la periferia de la
lámina. lo que conduce a una sierra rigida en torsión. Es neces.1rio tratar éstos
separadamcnte v antes. pues de otro modo es imposible efectuar el aplanamiento (ver en
capitulo tcnsionado: sierras rígidas y sierras muy blandas).

• Localización de las Deformaciones

Es esencial. antes de pasar al tensionado. corregir o hacer desaparecer lodas las


deformaciones que puedan haberse producido en la síerra. Este trabajo. que se llama
emparejamiento o aplanamiento. se practica de diferentes modos. según la naturaleza
de los defectos por corregir.

En primer lugar se señala que no es recomendable. para locali7.ar las deformaciones


(salvo para las sierras pequeñas). colocar la sierra de plano sobre el yunque. Es útil
insistir sobre el hecho que una síerra grande. que repose de plano sobre su centro. toma
a causa de su peso. la forma de una cúpula y una regla colocada sobre esta sierra se
mece en todas las posiciones. como lo haría sobre una inmensa esfera. Es preferible.
pues. suspender la sierra por su centro a un vástago fijo al costado derecho del yunque.
De esta manera la hoja no se defo",," por su peso y deja más libertad de movimiento al
operador.

2tI I ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCfóN DE SIERRAS CIRCUlARES


- Protuberancias Circulares y Concéntricas

Las protuberancias circulares y concéntricas se localizan haciendo pasadas con la


regla de 30 ó 60 cm (según el lamaño de la sierra) en el senlido del radio (Figura N" 15).
En sierras de grandes diámelros el medio más fácil es manlener la regla sobre el radio.
por encima del centro de la sierra y hacer girar esta última. A medida que las
protuberancias aparecen como panes salientes bajo la regla se les marca con liza: las
protuberancias circulares con una X y las protuberancias concéntricas con una línea
ondulada. siguiendo su dirección. Luego de hacer esto sobre toda la superficie de la
hoja. se la coloca sobre el yunque. con el cojin. y se manillan para eliminarlas. -
Protuberancias Radiales

Figura N" I~. RE\1SIÓN DE L,\ PL,'NITl'D ot: LA SIF.RRA COMO PRIMF.R PASO EN LA
1..0CALll.ACIÓN DE L.-\S nF.FORI\tACIONF.S,

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES I 27


Figura Nt1 15. DETECCION I)f: LAS PROTlint:RANCIAS CIRCUI..¡\RE." y CONCÉNTRICAS.

Las proluberancias radiales se locali7~1n en rom1a similar a la operación precedente.


pero eSla \'eZ la regla se coloca perpendicular al radio (Figma N" 1(,). Se hace pasar la
regla desde el borde hasla el cenlro ~' desde el centro hacia el borde. Las protuberancias
radiales son nivcladas igual que las concéntricas. El aplanamiento se practica sobre
ambas Cflras de la sierra. Hay que repetir las operacioncs varias veces dc un lado al
airo. comenzando por las protuberancias más grandes. repiliendo el Irabajo hasla lograr
el aplanamiento requerido.

28 I ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


Figura W 16. f"OHMA I)E LO(',\UZAR LAS PROTlIHER.\NCI,\S RJ\DlALES.

- Sierra en Forma de Platillo

Para localizar esle defecto se apoya la regla grande sobre todo el diámetro de la
sierra suspendida o mantenida veniealmente sobre el piso. Se hace girar la hoja para
verilic.1r en diferentes posiciones)' se constata que la sierra es convexa de un lado )'
cóncava del airo. Para \'olver lodo a su lugar se golpea regularmentc con el manilla de
c.1ra redonda sobre el lado convexo de la hoja. habiendo colocado ésta sobre el yunque
con cojin si el aplatillado es grave. Si éste es mínimo es preferible trabajar sobre el
)1Jnque duro para no volver la sierra hacia el otro lado. Los golpes deben ser
equidistantes y repartidos uniformcmcnlc sobre dos o tres circulos concéntricos. según
¡el importancia de. la dcformélción.

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCtON DE SIERRAS CIRCUlARES I 21


- Manchas Azules (quemaduras)

Las manchas azulcs en una sierra provienen de protuberancias que. por una frieción
constante en el cone. se han calentado y pueslo azules. Se las trala de la misma manera
que las protuberancias ordinarias. salvo que sea necesario pasarles al otro lado para
tratarlas alli ligeramente. Conviene efectuar esta úllima operación, pues de otra
manera. si son simplemente niveladas golpeándoles de un solo lado. la protuberancia
puede aparecer nuevamente lan pronto como la hoja se caliente.

Hccha la eliminación de los defeclos anotados. la hoja está ahora plana y lista para
el te nsionado.

Finalmente. en maleria del aplanamiento se hace necesario recomendar a los


operadores y especialmente a los principiantes. teocr paciencia. Es inútil querer
alcan7..r la meta rápidamente. Se requiere ir gradualmente por medio de toques y
retoques. lo que obliga a paSM varias veces de un lado al otro de la hoja.

A veces las sierras circulares son enviadas al taller para su tensionado cuando aún
están en condiciones de seguir prestando se"'ieios satisfactorios. Se podría ahorrar
tiempo y dinero si se conociesen bien los indicios o síntomas que determinan una mala
tensión en la sierra. Con uml atcllla observación y adecuado raciocinio. basándose en
las indicaciones que siguen ~. \'igilando el componamicnlo general de la hoja en trabajo.
se puede llegar a diagnosticar un defecto cualquiera. (Figura NO 17).

Seguidamente se describen los defectos relnli,·os a la tensión y el procedimiento para


su respectiva corrección. Se anticipa un resumen de la identificación de los mismos:

En la práctica se dice que una sierra es rígida o blanda según la tensión sea
insuficiente o c.'\ccsi\'a para la ,-clacidad a la cual esta destinada.

Para c\'itar cquiyocos. se dcsignani:


Sierra rígida. a la que no ¡iene tensión y l:mlbién a la que sufre una c:...:pansión en
la zon<1 circunfcrcnci<1L
Sierra pocc blanda (sierra no lo sulicientemente blanda). a aquella con tensión
muv débil para su "elocidnd de rotación.
Sierra muy blanda (sierra demasiado blnnda). a la que tiene una tensión
demasiado grande para su ,·elocidad.

30 I ACONOICtONAMIENTO y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


Tensionado o Laminado

A veces sucede que una sierra circular presenta deformaciones debidas a fallas del
tensionado. Por ejemplo. se ha visto al comienzo que al expandir el borde, ésta se
defonna porque la zona central que no ha sido manillada manliene el diámelro a la
longitud original: en olras palabras. el diámetro no sigue el alargamiento del borde. La
sierra se pone rigida en torsión, lo que le da la apariencia de un 8. Tal deformación
desaparecerá cuando se haya manillado o agrandado la zona central (aqui hay que
hacer presente que no se golpea sobre las defonnaciones).

Figura N" 17 A. onSERVANllO LA TENStóN EN EL DIÁMETRO DE LA SIERRA, UTtLlZANDO


UNA REGLA RF=ALARGA.

Figura N" 17 B. =NTROI.ANDO td\ TENSIÓN EN EL RADIO DE LA SIERRA, UTILIZANDO


UNA R.;GLA RECTA =RTA(PlIEDE EMPLEARSE TAMnlÉN UNA PI.ANTII.I.A~

ACONOtClONAMIENTO y MANTENCIóN DE SIERRAS CIRCULARES I 31


Por otra pane. si se da a la zona ccmral una expansión muy considerable. el
diámetro se alarga. pero no puede extenderse normalmeme. porque el borde impide el
agrandamiento de la sierra. Emonccs esta sierra toma la forma de un paraguas.
Manillando los bordes la deformación desaparece inmediatamente. Se ha visto que
cuando se pone una sierra horizontalmente sobre el banco, se levanta uno de sus bordes
y se coloca la regla atravesada, según el radio. como lo indica la Figura N" 12, aparece
una cavidad en la lámina. bajo la regla. que se debe a la tensión. Esta cavidad debe ser
igual a la forma del calibrador de tensión correspondiente a la velocidad a la cual la
sierra está destinada a trabajar. Se puede dejar de utilizar el calibrador de tensión en
las sierras de poco diámetro y en aquellas sierras grandes que giran a baja velocidad, en
su reemplazo se usará una regla recta. Sin embargo. este instrumemo es de uso casi
obligado para verificar la tensión de las sierras de gran diámetro y que giran a alta
velocidad.

• Sierra Rígida

Si al hacer la verificación precedente se constata que en ambos lados de la hoja pasa


la luz sobrc cada extremo de la regla. es decir. que la regla se mece sobre el radio. que
en esla ocasión aparece coO\·exo. se concluye que la sierra está rígida. En este caso. la
sierra está rígida en torsión )' la zona ci reunferencial está deformada. Tambíén está
rígida si la regla loca en toda su longitud. Es decir. en ambos casos significa que la
sierra no tiene tensión.

También se puede advenir esta rigidez. levantando la sierra y colocando la regla


grande encima del diámetro. es decir. pasando por el centro (Figura N" 18). La regla
loca sólo el cemro )' se ve la luz por ambos extremos. Esta rigidez es reversible. es
decir se manifiesta sobre ambos lados de la hoja.

Una sierra puede ponerse rigida (perder la tensión) por las siguientes causas:
Haber sido golpeada excesivamente en los bordes.
Encontrar un pedazo de fierro o clavo en el interior de la madera.
Por c31cntamicntos y enfriamientos alternatiyos de los bordes.
Por una alimentación mu)' rápida de la sierra.
Se debe aceptar también que la tensión disminu)·e. o se pierde. por un uso
normal prolongado de la sierra.

Si se COIOCél tina sierra rigidn en el élSCff:ldcro se observara que en rotación vibra


considcmblcmclllc en los bordes y no puede aserrar. Es imposible hacer un solo corte.

32 I ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCiÓN De SIERRAS CIRCULARES


pues la hoja no tolera ningún contacto con la madera. Si se empi= el cone. la siena
se traba y llega a detener el motor.

Ap<Yyo

levanta. aquf

Figura N" 18. fORMA QUE PRESENTA UNA SIERRA RlclOA (Ibo t_~

Para corregir, ambos casos (siena rigida y siena rigida en torsión), es necesario
colocar la siena sobre el yunque duro (sin cojin) y martillarla vigorosamente sobre
ambas caras distribuyendo los golpes de modo similar al indicado en la Figura N" 19.
El objeto de los círculos y de los radios trazados sobre la hoja es ayudar a distribuir los
golpes de martillo de una manera regular. Estos círculos permiten dar el mismo
número de golpes sobre ambas caras y sobre los mismos lugares. El trabajar yendo
desde el circulo interior hacia el circulo exterior siguiendo un movimiento de zig-zag es
únicamente para facilitar el movimiento de la siena sobre el yunque.

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCiOÑ DE IIEItRAS ctftCUt..NtES I 13


Figl1r:J NI' 19. IH:-.'-RIHI"CIO:,\ OE I.(lS (;OI.I'ES I'.\R\ TE~sIO,"AR 11:"'A SIERH.A ClRCllLAR.

~ I ACONOICIONAMIENTO V MANTENCiÓN DE SIERRAS CIRCULARES


Si el taller posee una tensionadora de rodillos la operación de tensionado se puede
ejecutar con dicha máquina laminando la sierra con los rodillos en lugar de martillarla.

• Sierra Poco Blanda

Cuando la regla recta colocada sobre el radio de la sierra deja pasar la luz por el
centro y. al aplicar el calibrador de tensión se mece en su centro dejando pasar luz en
sus extremos. resulta evideme que la sierra es poco blanda.

Una sierra poco blanda gira bastante bien. pero corta en lineas sinuosas (onduladas).
siguiendo el hilo de la madera (a lo largo de las fibras) y contorneando los nudos.
Tiene una gran tendencia a ealemarse cerca del borde (también puede calentarse en los
bordes por otras razones: demasiada entrada. al encontrar un clavo u otro pedazo de
metal. guias muy apretadas. recalcado insufoeieme. lomo del diente muy alto. gargantas
de los dienles muy chicas. ele.). Si se aprietan las guias. la sierra se calienta en el
borde. el mal se agrava. y la madera producida es de espesores desiguales en la misma
piez..a. Observando atenlameme el comportamiento de la hoja se constata que la zona
central es bastante rigida. pero que cI borde está suelto y fácilmente va de un lado al
otro.

Para corregir una sierra poco blanda se deberá tener presente que esta sierra tiene ya
un poco de tensión v Jos golpes de martillo (o pasadas de rodillo si se hace con
tcnsionadora) no necesitan ser dndos lan juntos e intensos como en el caso de una sierra
rigida. Se podrá empicar unlrazado similar al de la Figura N" 19.

. Sierra Muy Blanda

Como ~'a está dicho una sierra muy blanda es la que tiene una tensión mu~' grande
para su "elocidad de trabajo.

En este caso la regla recta atravesada sobre la sierra deja pasar luz excesiva por el
centro. Figura N" 20. El c.,librador de tensión aplicado sobre el radio de una sierra muy
blanda deja p.,sar luz por el centro.

BIBLIOTECA
INSTITUTO FOnEST¡;L
ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES I 35
36 I ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCIQN DE SIERRAS CIRCULARES
Comúnmente una sierrn circular llega a ser muy blanda (tensión exagerada) por un
laminado excesivo en la zona central. También este defecto puede ser ocasionado. en
trabajo. por un gran calentamiento de la sierra en su periferia.

El aserrado es bastanle recto cuando está recién afilada. pcro luego se manifiestan
desviaciones de los eones hacia ambos lados: la sierra se calienta en el centro y el mal
se agrava.

El exceso de tenSlOn de una sierra muy blanda se elimina martillándola en la


pcriferia. a ambos lados. sobre dos o tres circulos como se indica en la Figura N" 21.
Este mismo procedimiento se aplica al caso de la sierra tipo paraguas que también
es un exccso de [cnsión.

I
o
I\-

~=
Figura N" 21. \.OCAI.I7.·\C10x IlE\. L\\IlxAf)() PAR' mS\llro;\1IR n:ro;slóro; A Uro;A SIERR-\
'HT RLA~Il.-\ Y:\ LA llF.1. "TIPO PAR\G1!AS· .

• Tensión Irregular

Sucede a "cees que la tensión en la hoja muestra eienas irregularidades. La Figura


N" 22 ilustra en el area 1 una pane que es poco blanda. mientras que en el árca 2 hay
un exceso de tensión. o pane muy blanda. Se delimitan eslas dos zonas con tiza y se
golpea con el martillo sobre las panes aehuradas. es decir. directamente sobre el defecto
N" 1 Yfuera del defecto N" 2 entre las lineas A y B. Este manillado debe hacerse sobre
ambas caras de la h~ia.

ACONOICIONAMIENTO y MANTENCIóN OE SIERRAS CIRCULAIUS I 37


Figura N" 22. cORREcn()~ IlE S't:RRAS CON TENSIÓN IRREGULAR.

Figura N° 2~. SIEH.R·\ P()('O B1,Ai'\IH eo:\ SOI,O ,':'\A I)..\H:TE CO:,,\ TF.~SIOl'" f:'OH.RECT A.

38 'ACONDtcIONAMIENTO y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


En el caso de una sierra poco blanda en la cual sólo una parte tiene la tensión
correcta. como en 2 de la Figura N" 23. es necesario abstenerse de golpear en ese lugar.

Como indicaciones prácticas finales acerca de este capilulo de lensionado se anotan


las siguientes orientaciones:
Deberá tenerse siempre presenle que para cualquier modificación de la tensión,
ya sea aumentarla o disminuirla. el martillado de la laminación debe ser hecho
por los dos lados de la hoja. coincidiendo ambos y con la misma intensidad
Una sierra cónica. que es más gruesa al centro que en los bordes, deberá ser
dejada un poco más rigida en la zona central que otra que tenga un espesor igual
en el centro y el borde.
Normalmente una sierra cónica de 1.20 m de diámetro. calibre 7-8 y que gira a
500 rpm cuando se la coloca horizontalmente sobre el banco. se la levanta de
uno de sus bordes y se pone la regla recta grande sobre el diámetro. debe dejar
pasar la luz a cada lado del centro. si está adecuadamente tensionada. la regla
loca al mismo tiempo el eenlro y ambos bordes. La misma sierra, si va a trabajar
a 600 rpm. el centro debe dejar pasar un poco de luz.
Si el rodamiento que va montado cercano a la sierra genera calor durante la
operación. esla sierra deberá ser dejada algo más rigida al centro. pues ella loma
más tensión con la dilatación térmica.

Lado de la Sierra

La última operación, en el proceso de aplanamiento y tensionado de la sierra


circular. consiste en dar los toques finales necesarios para eliminar las pequeñas
protuberancias quedadas. Una verificación minuciosa se hace utiliz.ando las tres reglas
rectas del equipo. teniendo la sierra vertical. esto asegura que se delectarán las
deformaciones menores. marcándolns para corregirlas a martillo.

Al eliminar estas pequeñas y últimas imperfecciones se aprovecha para balancear la


sierra a derecha o a izquierda. según la numo del aserradero. El costado de la sierra
que da al lado del carro debe lener una superficie plana en el caso de una sierra cónica l'
una superficie ligeramente cóncava en el caso de una sierra de igual espesor al centro y
en los bordes.

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCiÓN DE ~ERRAS CIRCULARES I 38


Consideraciones Finales Acerca del Aplanamiento y Tensionado

Una recomendación especial que convicne hacer para finalizar, es la de no


desalenlarse por los primeros fracasos Indudablemente los hay, especialmente al
principio y el mejor medio de evilar decepciones es practicar sobre sierras que hayan
sido deseanadas del uso.

Tambicn es bueno practicar sobre sierras pequeñas que SOIl más fáciles de lratar.

En cada ocasión se debe. antcs de USM las sierras que vienen de fábrica, estudiarlas
hasta en sus menores detalles: colocarlas sobre el banco. ,'erificar su tensión y lomar
apuntes que serán útiles para rcacondicionm las mismas sicrr(ls u otras que presenten
iguales especificaciones.

40 , ACONOtCIONAMIENTO y MANTENCION DE SIERRAS CIRCUL...ARES


PREPARACIÓN Y MANTENIMIENTO DE LOS DIENTES DE LA SIERRA

El borde conante de las sierras circulares utilizadas en la industria del aserrio y


elaboración de madera está constituido por dientes insertados o postizos asegurados por
sujetadores o medialunas en algunos casos. dientes lijos o enterizos en olros y. un lcrcer
grupo. de dientes call<1dos-soldados.

Dientes Partidores losertados Y' Medialunas

En los ;:tserradcros grandes y Illcdi.mos c:'\istcn especialistas que se encargan del


mantenimiento de Ins sierras. En los pcquclios es el ascrrndor el que cuida sus propias
sierras.

El mantenimiellto de los dientes insertados es rclatinullcntc sencillo. Para hacerlo


debidamente se deben observar detalles como: ilfilar los dientes limando o esmerilando
en form;l recta. cuidando de no ntriar los ángulos. y todos deben limarsc exactamente
igual (Figura 2-t). Existen dispositi\'os. manuales y c!cclricos. p;:¡ra afilar con
csmeril los dientcs poslizos colocados en la sierra (afilador tipo"Jockey"). Estos tienen
la ventaja de asegurar un a(iJado de todos los dientes en ángulo recio. a escuadra. e
ígml porción.

Cuando ya se obsen'a cierto desgasle en los dientes se debe ensanchar la punta de


los mismos. utilizando un recéllcador de golpe. En esta operación se debe golpear
desp:lclO par:l no deform:lr. los ;¡1~i:llllicnlOs de las medióllunas en la sierra. Es
prefenblc dólr Illuchos golpes Ic,·cs., no linos pocos delllólsi:ldo fuenes.

Es recomendable dejar de usar los dientes cuando se hayan desgaslado a tal punto
que no puednn lirnarsc en el élngulo correcto (no I\léls de ~o grados como se "e en la
Figura NI' 2~ l. pues el servicio serél ins.1tisfactorio. El linlé,do a un angula mayor
significa que los dicnles necesitar:in fllerz:1 c,'\cesi,"a y que la acción de corte ejercerá
presión IHllcccsaria en los hombros de los ah'éolos de la sierra,

Los sujetadores o medialunas deben calz.ar con apriete en los ah'colos o alojamientos
de la sierra. Cuando se encuentren algunos sueltos pueden expandirse golpeándolos o
puntCtíndolos en su borde superior (A dc la Figura N(l 2~), o obstante. es siempre
rccomcnd:lblc reponerlos por otros I1l1e,·os. Algunos fabric:llltcs prm'ccn medialunas de

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES I ..1


sobretamaño para el caso de sierras en que se hayan agrandado los alvéolos por
desgaste.

r-----r-------.------,

r-Q -17'
CORRECTO 1NCORRECTO

.. /
~¡;;¡- ;
, /
/ \
\ I
I I
\ ./'
/

3:P,, / I \

, /
/

4000',
',1
"
" v '"
V
A mós "'" M~s de 3ZO

-
-----,
f-------r.7 ~- --.....

B
l_, _

o' - - - _ . __ .
"
A

(
E . ,0
A El ángulo de los dienles debe ser unilorme. aproxim~damenle 35°.
En ningún caso debería ser ,.nás de 40'" ni menos de 32°.
B Al limar o esmerilar, no variar el angulo de at;:tque do los dienles.
e La parte trasera del diente, nunca debe I¡marse.
D los dientes debon liméuse recios lIansvet!l;almente. no en ángulo.
E Ta"l>oco en curva.
F El recalcado debe ser igual en ambos lados.

Figura N" 2~ ..WII ..\1l0 y RECAI.L\I)() (lF. I.os ntF.:<n:s INst:RTAIlOS.

Olra precaución impoJ1:mlc es mantener ÚV:lS lélS aristas de la parte más ancha o
recalcada de los sujct:tdorcs. que es!;. dcslinadél él c,"acuar el ..scrrín. La rectificación

..2 I ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


de la zona mencionada puede hacerse con lima o esmeril, teniendo cuidado que la
pane rectificada quedc a 90° (a escuadra) con respeclo al cuerpo dc la sierra (e de la
Figura N" 25).

A Medialuna expandida, se puntea por ambos lados.


B Medialuna con cantos redondeados, mal mantenida.
e Medialuna con cantos vivos, bien mantenida.

Figura N° 2.':;. SIT.lET..\I)()"ES o .\IEI>IAIXSAS EN TRES SITUACIONES.

Si el desgaste (B de la Figura N° 25) no es demasiado grande los sujetadores pueden


seguir siendo útiles si sus caras se escuadran. Pero cuando este desgaste es excesivo el
sujetador no puede retener y evacuar el aserrin debidamente. Tampoco puede ejercer la
presión necesaria para sostener el diente en su lugar y. finalmente. no aporta a la sierra
la debida tensión en su borde.

Dientes Pilrtidorcs Fijos o Enterizos

En el emendido que el dieme panidor está destinado a conar en el scmido


longitudinal de la fibra éste tendrá básicamenle la misma forma. cualesquiera sean los
tamaños de sierras que se requieran para operaciones de aserrío de trozas. reaserrío.
canteado y dimensionamiento al ancho de maderas verdes o secas.

El perfil del diente partidor. Figura N" 26. debe mamener siempre una forma
apro\imadn a la que muestra el cTOC]uis. Sus ángulos pueden variar sus dimensiones

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERftAS CIRCULARES I U


según las condiciones particulares de cada operación. Asi se tiene que: el ángulo de
ataque varia entre 30° y 35°. pudiendo ser aún menor en caso de maderas duras (unos
28°). el ángulo de incidencia o libre entre 10° y 18°. el ángulo de filo o diente entre 42
y 45°. siendo éste el cuerpo del dicnte deberá cuidarse de no hacerlo menor al límite
inferior indicado. pues resultaria un diente débil. una dimcnsión recomendable es 44°
que proporciona suficiente resistcncia a las dcsviaciones durante el corte y, además.
resulta ventajoso para una formación adecuada del recalcado del diente. cuando se use
esa modalidad de ensanche del borde dentado de la sierra.

Superficie de corte

DIENTE
PARTIDOR

n = <t. de incidencia o libre 10" a 15 D


,

~ = « de filo o diente 42' a 45'.


r = <t de ataque o salida de viruta 30" a 35°.

Figura NC' 26. IIERFIL BEL IHE:'\TE "'1.10 PARTII)()R.

Tm7.1do para Determinar un Ángulo de Ataque de JOo

Una manera fñcil de trazar. en forllla apro.'\imnda. la cara o pecho de un diente para
un ñngulo de ataque de )(10. consiste en mnrcar un diente cUéllquicra (Figura N(l 27) Y
contnr desde el siguiente la tercera parle de la cantidad total de dientcs de la sierra.
llegado a este punto se hace otra l11",ca sobre el diente correspondiente. Por ejemplo. si
la sierra tiene S'¡ dientes se deben call1ar IR. uniendo con una línea Tecla los extremos
de los dientes marcados se tendrá en uno la dirección que debe tener la cara de ataque
para un ángulo de JOo. la que servid de p;Hrón para el resto de los dientes de esta
sierra.

44 I ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


Figura NO 27. TRA7.AOO DF. 1I~ ANGULO DE ATAQUE DE JO".

Trabado y Recalcado de los Dientes Partidores

El ensanche que se requiere en el borde dentado de la sierra. para abrir un espacio


suficienle a fin de evitar roces del cuerpo de la sierra en el corte. se puede lograr
mediante dos métodos (Figura NO 28).

Figura N° 28. E:'iSANCIIE OEL. BORDE DENTADO: A· r'f'('.kado. B -lnUdo o Itbc'ado.

ACOHDfCfONAMlENTO y MANTENCM5H DE 5'E"RAS CIRCUlARES J "


Trabado :Es el procedimiento más sencillo. consiste en doblar (triscar) ahe",ª
damente los dientes a derecha e izquierda. Este doblez debe ser igual
para ambos lados.
Recalcado :En este sistema el ensanche del borde dentado de la sierra se obtiene
expandiendo por aplastamiento la punta de los dientes. operación que se
puede hacer utilizando un aparato recalcador mecánico o manualmente
con una herramienta de golpe que expande la punta del diente.

Al hacer un análisis comparativo del trabado y recalcado no se trata de desmerecer


uno u otro. ambos resultan eficientes si son cuidadosamente preparados. No obstante.
para una mejor decisión se hace notar las caraeteristicas y diferencias más relevantes de
ambos métodos:
En una sierra recalcada cada diente actúa a manera de un pequeilo escoplo o
formón. peñectamente cenlrado con respecto al cuerpo de la sierra. Esto le
confiere resistencia a las torsiones o desviaciones durante el cone.
Si la punta recalcada no está a escuadra (90°) con respecto al cuerpo de la sierra
o las aristas no son iguales. el diente se desviará de la linea recta y penetrará en
el lado donde la arista es más acentuada.
La operación de trabado es más simple y rápida de reali7""r que el recalcado. sin
embargo. frente a éste presenta algunas desventajas.
Un diente trabado no es una herramienta equilibrada. por tanto.
liene una mavor tendencia a desviarse en el cone que un diente
recalcado.
El frotamiento lateral exige una mayor rigidez de los dientes.
Para alcanzar este objetivo es preciso un espaciamiento cono. lo
que va en delrimento de la eficacia en el aserrado.
Son necesarios dos dicntes trabados para efectuar el trabajo dc
uno recalcado. por ello el uso del recalcado permitc aumentar la
velocidad de alimentación.

En atención a las anteriores consideracioncs se puede concluir que hay ventajas al


usar dientes recalcados. No obslante. se dcbe consignar que el trabado adecuadamente
preparado proporciona también un buen servicio. En definitiv'a la selccción de un
método u otro dependerá de las exigencias v condiciones de cada caso panicular.

41 I ACONOtCtoNAMIENTO y MANTENCI6Ñ DE ~EI':RAS CIRCULARES


Condiciones Básicas de la Arista Conante en Dientes Partidores Fijos

No se puede establecer normas exactas para dimensionar el ensanche del borde


dentado en las sierras circulares de dientes fijos ya que éste depende de variables tales
como tamaño y espesor de la sierra, dureza de la madera, velocidad de corte y
alimentación, etc. No obstante, se puede decir que como regla general el recalcado
puede fijarse en un ancho igual al doble del espesor de la hoja, aproximadamente.

Si se emplea el método de trabado o triscado, éste puede variar entre 0,5 y 0,7 mm
para cada lado de la sierra. cuando se trata de partidoras aserradoras. Para sierras
partidoras u orilladoras longitudinales de elaboración, que requieren finas
terminaciones. hay ventajas con el empleo de un trabado menor.

,
,
I

I
,I
,,
,,
,I,
,
J ,,I
,,
I
A B'

Figura N{' 29. TlIF.KTF. rARTIOOR TRABAOO (A -In('or~o. B - COrt'Klo).

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCIÓN DE ~ERRAS CIRCULARES' .7


En cualquiera de los dos casos. trabado o recalcado. la arista cortante debe cumplir
con la condición de perpendicularidad con relación al cuerpo de la sierra. es dccir. el
diente panidor debe ser recto. a escuadra y sin biseles. Con frecuencia se observa que
esta condición es respetada sólo en el caso de los dientes recalcados y no en los
trabados. A CSIO se agrega. en muchos casos. otra falla en la preparación del trabado,
consistente en doblar una porción muy grande del dienle (Figura N" 29) lo que origina
mucha fricción durante el cone. En ningún caso la zona doblada dcbe ir más allá de un
tercio de la ahura del diente mcdido desde la punta del mismo.

Se insiste en la incoO\"cnicncia de bisclcu los dientes partidores puesto Que lomarán


la forma de e1a\·os di\·ergellles ahernados. Estas pumas se desgastan fácilmcnte y.
seguidamente. ocasionan desgarros en la madero. que consecuentemente producen
vibraciones. frotamientos e incluso. (rizaduras.

Existen dispositi\'os mecánicos para trabOlT las sierras. sin embargo. lo usual es
empicar un \'ástago m(lnlléll de lr:lbél. con el que se dobla la punta del diente como se
indica en 8 de la Figura N" 29. El doblcz debe ser ahernadamente para ambos lados en
una dimensión exacta para lodos los dientes~' se controla con un medidor de relojería.

Pam recalcar estas sierras se empican disposili"os mccflnicos. o en su defecto.


rccalcadores malHwJcs de golpe. En cualquier caso la arista connnte debe cumplir con
las condiciones que se h<llt indicado prcccdcntcmente cn CllrlltlO a forma. anchura.
ángulos. etc.

Sierras de Di:imctros Menores p.lra Partir o tlil;,r

Básicamenle requieren los mismos cuidados que las sierras circulares de grandes
diólmelros destinadas a Jos ascrmderos por lo que. nrltnmlmenlc. el acondicionamiento
es similar. 5:1"'0 que por el menor tamai'\o c1mismo resulta 111,;S fólcil.

El pcdil de los diellles en IriS sierras pcqllellas de trabajo fino nmnticne. en 10


fundamenlnJ. 1<1 form:l t1tiliz.1dn P:lr:1 las de corte gmeso del aserrío.

Para operacion r:ipida eOIl sierras de diámctros de JIIII-J60mm (12·14 pulgadas), se


puede utilizar COIl é,ito perr,lcs de dielltcs como los moslrados en la Figura N° 30.
Estos dientes. ob,'i:lmelltc. pueden ser de 1;)111:11105 mellores, Se utilizan trabados. salvo
que se tratc de sierras cónicns. COI1 su m:J~'or espesor en 1,1 periferia. en cuyo caso no
requieren Imbn ni rccalendo, (Figurn N" ~ 1l,

.(8 'ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


Figura N" 30. ,\NCall.os nI-: I>lE:":TES PAR·' TR·\IlAJO N"\I'II>O CON SII':RRAS CIRClIl.ARES
Pf.QllF.~..\S.

El buen descmpello de In sierra depende ael acondicionamiento general de su cuerpo


\" de las condiciones de montaje de la misma. Asumiendo que todo esto ha sido
adecuadamente atendido. se debe considerar además. que el acabado en los cortes. es
dccir. la obtención dc terminaciones finns. dependerá de la regularidad del lrabado o
recalcado. segun correspondn. Como rcsulla dificil lograr absoluta uniformidad en
estas operaciones. las rftbricas proporcionan. pnrn casos de alta exigencia en
lerminaciones. sierras cónicas. Figura NI' 31. de mayor espesor en la periferia. Las
sierras confeccionadas de esta m.,"cm lienen una tolcmncia lateral en el corte. JXlr lo
que no es necesario trab:trlas ni recalcnrlas. Sólo deben mantenerse bien afiladas.
e"itando que las aristas de los dientes se redondeen.

Figura W 31. SIERR.".' CÓ~ICAS. DE 'I.\YOR EsrESOR EN LA rERIFERIA.

ACONDICIONAMIENTO V MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES I el


Sicrras Trozadoras

Sc utilizan para cortes transversales. es decir. perpendicular a la direcci"ón dc la


fibra de la madera. El IJIma~o y acondicionamiento de los dientes de trozar dependen
de la elase de trabajo a ejecutar. de las dimensiones de la madera que se ha de cortar l'
de la velocidad periférica de la sierra y el avance dc la madera. Son sin embargo. muy
parecidos entre ellos en cuanto a perfil básico y forma dc afilarlos.

Para trabajos ordinarios de eortc grueso o basto pueden utilizarse las formas A. e o
D de la Figura NO 32. Para cortes de poca altura quc no requieran un corte muy liso es
apropiada la forma B de la misma Figura. El perfil E es apto para sierras trozadoras de
peque~o tama~o. Finalmente F de la Figura NO 32 representa un diente muy adecuado
para sierras dc cortes finos y lisos.

B e

F
E

Figura NO 32. t"DRMAS IlE IlIF.NTES TR07_\J)()R.~' IJS1IALE.'.

Por regla general. para obtener buenos resultados. ya se trale de corte grueso o corte
fino. conviene óldoptar dientes cuyo frcnle o cara de alaque cSlé en línea con el centro de
la sierra. Sah-o para las sierras de diarnclros mayores con dientes grandes que giran
por encima de la madera. En lal caso es recomendable una forma de diente como la
mostrada cn e de la Figura NO 32.

50 , ACONotetoNAMIENTO y MANTENCtoN DE SIERRAS CIRCULARES


El bisel de los dientes de las sierras de Irozar se detennina de acuerdo con la clase
de trabajo que han de ejecutar. Para Irabajo basto o grueso es recomendable un bisel de
aproximadamente 15 grados en la cara de ataque y unos 10 grados de cara posterior.
Para eones finos. lisos. de 25 a 30 grados v de 10 a 15 grados. en las caras de ataque y
posterior. respectivamente.

La traba en los dientes trozadores rara vez excede a 0.3 mm (tres décimas de
milímetro).

Mayor eficacia. especialmente en sierras lrozadoras de diámetros menores. se


obtiene utilizando un diente limpiador o cepillador en cada segmento de dienles
conantes.

Al acondicionar estas sierras se debe limar los dientes limpiadores de modo que su
altura sea ligeramente inferior a la de los dientes eonanles (0,4 a 0.8 mm) como se
ilustra en la Figura N" 33. La función del diente limpiador es evacuar completamente
el ascrrin para permitir la operación de los dientes conantes. que le siguen. libre de
partículas que podrían provocm ,'ibrílcioncs y. como consecuencia. rayas en el cone.

lil!l@'

,
J¡; 1'" í: IIDlII 1" I

__ ~ _ _• .5~Si_._
__ __._ 30

Figura N° 33. TR07...\OOR·' IIRO\'¡STA In: DIENTES LIMPIADORES,

Sierras Combin;I(Jas para Trozar~' Partir

Por regiR general. hay que cmp1cm lIna sierra partidora para cortes longitudinales
(cortar al hilo. sacnr lablns). Asi como p;lra lro7.<1f o cortar él contra hilo, hay que
valerse de una sierra lrozadom. No obstante. hay veces en que puede emplearse con

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES' 61


buenos resultados una sierra que ejecute ambas operaciones (caso de talleres de baja
producción).

Las sierras para este fin tienen dientes como los que muestra la Figura N" 34 cuya
cara de ataque se proyecta ligeramente hacia atrás del centro de la sierra. Los biseles
deben ser de unos 10 grados. El t,"bado llega hasta un tercio hacia abajo del diente.
medido desde la punta. La traba en este tipo de sierras puede fijarse entre 0.3 y 0,5 mm
para cada lado.

Figllnl NI' 3-l. SIERR.\ C:Oi\IBIl\'AIl,\.

El Afilado de las Sierras

Las sierras circulares de dientes fiJos o enterizos. partidoras y trozadoras. van


perdiendo diámetro debido al afilado de sus dienles. Cada operación de esmerilado o
limado rcmuc\'c algo del méltcrial de Sil periferia. Un [[Ietor que contribuirá a prolongar
la vida útil de la sierra seni el alilado cuidadoso. no desbastar inneeeS<1riamente la
sierra. más bien cada reafilnda debe consiSlir en una rcclific<1ción al mínimo.

Torneado o Igualación de la Punla de los Dientes

Previo al afilado propiamente dicho es de la mayor importancia asegurar que todos


los dientes. en sus puntas. sean equidistanles del centro. De lo contrario sólo algunos
dientes participarán en el eone. otros )'a sea inlercalados o por grupos permanecerán
fuera de uso. lo que hará que el corte resulte de una superficie rugosa. con rayas
profundas. Estos esfuerzos irregulares de la periferia de la sierra tienen también
consecuencias ncgalinls en el cuerpo de In misma. tales como: perdida de la
uniformidad de la tensión y mplllf:lS (picadur:ls) en la garganta de los dientes de mayor
altura. que son los que realmenle Ir:lbajan.

Est::l es l::l razón por la cunl 1<1 sierra debe ser lomeada antes del afilado.

52 J ACONDtclONAMIENTO y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


El lomeado puede ejecutarse en la máquina aliladora. cuidando que la sierra gire
peñectamente centrada bajo el esmeril. cortando con éste hasla que todas las puntas de
los dienles hayan sido locadas.

Otra fornla de hacer esla operación es en el propio sitio de aserrio, con la sierra
rotando a la velocidad normal de trabajo. montada en su propio árbol O mandril. Como
elemento abrasivo se usa un pedazo de esmeril. el que. con movimientos laterales
continuos se allega suavemente a la sierra hasta que todos los dienles hayan sido
rectificados.

El cone de lomeado debe ser a escuadra. en ángulo recio. con relación al cuerpo de
la sierra. para que ésta quede en condiciones de aserrar en línea recta.

Una medida práctica es hacer una marca en la sierra y otra coincidenle en el collarin
fijo. antes de relirarla para el afilado. Al montarla después en la misma posición se
asegura el cen!ramiento logrado con el torneado.

Esmerilado)' Limado de los Dientes

El afilado propiamente dicho. es lIna de las operaciones más simples entre las que
requiere el acondicion:lTlticnlo de la sierra circular. No obstante. se deben considerar
aspectos como los que seguidamente se npuntéln:
Asumiendo que la sierra fue adecuadamenle seleccionada)' preparada. se debe
c\'¡lar cambios signific(lli\'os en el perfil original de los dientes (tamaño. forma.
áugulosl.
A nn de asegurar un anlado peñectamente centrado lateralmente se debe
posicionar la hoja de sierra de lal manera que el centro del esmeril se mueva en
línea con el centro de la hoja (cel1lro del espesor).

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES I 53


Figura N" 35. AFILANDO UNA SlF.RRA PARTlllORA. EN SU PROPIO ÁRBOL, EN UN
ASF.RR.,.\DERO CON AFII.AIX>RA INCORPORADA.

1...1 garganta de los dientes. lanlo en sierras trozadoras eomo en las partidoras.
requieren ser siempre redondeadas. E"itar ángulos y aristas. como las que
muestran las posiciones B de la Figura N" 36. Esto caus" grielas en esa misma
zona~' dificulta la evacuación del aserrín.

El esmerilado debe ser leve (suave). lo cSlrictamenle necesario para reafilar o


rectificar la sierra. Si se requiere remover material en forma considerable es
preferible hacerlo en varias paS<1das de esmeril v no pretender hacerlo en una o
dos. Las "quemaduras" alteran cl IratamienlO térmico del acero. dando origen
a grietas en la zona afectada.
L'l limpieza del esmeril contribuye él evitar quemaduras. por lo Que es
recomendable eliminar de él. frecuentemente. las adherencias de metal. resina ~.
demás clementos extraños.

En cualquier caso. aún sin ohse,,,ar "quemaduras" en el esmerilado de los


dientes es aconsejable finali?,,, el afilado con una pasada suave del esmeril. e
incluso sejuslifica limar la garganta del diente para eliminar las cristalizaciones
que. aunque invisibles. se presenten con el esmerilado. Se insiste en eslas
precauciones ya que con ellas se c,'¡taran muchas picaduras.

Atendiendo 13s camcteríslicns de 1(\5 sicrms y de la máquina afillldora se debe


sclcccion:Jr adectl3damcnlc el abr3si\'o (piedrtl esmeril) a ulilizar.

5.& I ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


Es un error pensar que un esmeril duro y basto es más económico. Esta piedra en
operación se desgasta lentamente y corta rápidamente el acero. pero. con él no se
obtiene un afilado perfeclo. Sus caraclerísticas hacen que cristalice demasiado el acero
originando grietas. Por otro lado el esmeril duro requiere ser limpiado con mucha
frecuencia.

Figura N° 36. t:'lt:~IIII_.()S rlF. AFIL\J)() DE I)IE~Tt:S.


(Pnsidún.-\ - (,OfTf'('lu; po!(idón R - im"flrrf't·lo)

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES f 65


SIERRAS CIRCULARES CALZADAS CON METAL DURO

Generalidades

La necesidad de procesar adecuadamenle las maderas duras y abrasivas y otros


materiales compuestos (aglomerados y fibropaneles). indujo el desarrollo de elementos
tales como el metal duro. malerial sinlerizado. es decir. formado de polvos cerámico-
melálieos prensados via ígnea. Constituido principalmeme por: carburo de lungsteno.
cobalto. carburo de tantalio. títanio y niobio.

Este compuesto conocido como carburo de tungsteno o más comúnmente como


"Widia" posee una elevada resislencia al desgasle. En la índuslria maderera se le
encuentra como elemento cortante. calzado en utensilios tales como sierras. fresas y
cuchillos.

Los cortantes de este compuesto son preparados en distintas calidades y formas


según la aplic.lción a que se les destine. Es de hacer nolar que asi como se lrala de un
material muy duro y rcsistcnlc a la abrasión cs, por otro lado. muy frágil. es decir. no
soporta impactos fuertes por lo CJue su preparación. almaccnélmicnto. traslado y uso
deben ser muy cuidadosos.

El empleo de útiles de cone calzados con placas de metal duro presenla claras
ventajas sobre los elementos de corte corrientes. entre las que se deslacan las siguientes:
Exactitud de las piezas elaboradas y cortes de finas terminaciones.
Mayores vclocidades de corte y m'ance de la madera lo que se traduce en
aumcnto de la producción.
Ma.\'or tiempo de opentción entre rcparaciones. Diversas experiencias pennilen
afirmar que el filo de un útil provisto de melal duro tienc una duración cntrc .5 y
8 "cccs mayor que los elcmelllos cortantes corrientes.

Es fácil entender que las bondades ames citadas no podrán manifestarse por el sólo
hecho de adoptar la ulilizaeión de la técnica en referencia. Ames de ello se deberá
haber alcanzado buen desempcll0 del establecimienlo industrial con el empleo de útiles
corrientes, Es decir. previo él la incorporación del metal duro como elemento de corte
debe llegarse a eficiencia en aspectos tales como: ajustes. alineamienlos y estabilidad de
los órganos que trabajan rclacioll<1dos con el Lltil de corte: personal y equipos aptos para

56 I ACONOICIONAMIENTO y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


el adecuado mantenimiento y operación: materia prima y productos esperados que
ameriten el cambio de lecnología. elc.

Tipos de Sierras Provistas de Plaquitas Duras

El cuerpo de la sierra circular calzada con plaquitas duras líene las mismas
caracteristicas generales de una sierra circular corriente. Es decir. debe cumplir con los
mismos requerimientos en cuanlo a calidad de acero. tratamiento térmico y maquinado
de lerminación. Igualmente lo relacionado con el acondicionamiento y mantenimiento
por el usuario: aplanamiento y tensionado de la hoja de sierra. Estas dos últímas
operaciones no difieren para sierras del mismo diámetro. calibre y velocidad de
rotación: sean éstas de dientes corrientes o cal7.ados con plaquitas duras.

Al igual que en el caso de las sierras convencionales las sierras calzadas se agrupan
básicamente en partidoras (destinadas a cortes longitudinales) y trozadoras (cortes
transversales).

Es rrecuente encontrar dos o más sierras con similares. e incluso idénticos. perfiles
de dientes aún cuando están deslínadas a distintas funciones. Sólo que dicha similitud
llega únicamente hasta la muesca o enlalladura donde se suelda la plaquita de metal
duro. Asi se tiene que en sierras de igual tiuua~o y forma de dientes se pueden cal7.ar
plaquitas duras de formas y ángulos diferentes según la función que deba cumplir la
sierra.

La Figura N° 37 muestra en A un diente recto. partidor: en 8 diente con biseles.


alternos. apto para tro7.ar: y en e un dienle de frente cóncavo. apIo para cortes finos
longitudinales y transversales.

Figum N° 37. PLAQl1ITAS I)lIRAS I>E 1lI .....:RENT ..:.'" FORMAS \' USOS.CALZAI)AS EN
1>1 Ei'"TES !JASE nF.IG(lAI. I'ERFII ..

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCiÓN DE S4ERMS CIRCULARES I 67


Forma. de Plaquilas Dura. ~. lOS A,.licacione.

Los (abricantes de sierras circulares de dienles cal7..dos en la búsqueda de eficiencia


han desarrollado varias (armas de plaquilas o punlas calzadas aptas para cones de
madera y otros materiales.

En la Figura N" 38 se muestran las que más comúnmente se emplean para sierras
circulares en la industria maderera: la aplicación de la fonna de estos conantes. según
la letra que les identifica. es la siguiente:

,
A. Diente lecto. p1"no. para corte k>ng.tg B Du~nle5 dp.lNscl !':uncllur aUemo, colle
din;¡1 (parlidor canlC3cbj Ir<ln!':vcrs;lJ tlrontdOles).

MM ~ M. rJ .. ~
• 1'.

e Ol€'nles de biset supeoor y I(oolal alternos llroladofcs)

A-I,; ~ --
o Diente de bisel superior a la derecha o <l la IlQUif>r~
(escuadrado de tableros, cor1es de superficies liSAS).

Figura !'JO ~R PI..·\QtllT.\S nl1R-\~ nE liSO FRF:CTF.!'''TI-: E~ \lADERAS.

18 , ACONOtClONAMIENTO y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


A. Diente recio. plano. con su arista cortante perpendicular al cuerpo de la
sierra. Se emplea para cortes longiludinales, aserrado y canteado o
desorillado.
B. Dientes de bisel superior alterno, se les utiliza especialmente para
cortes lrans\'ersales. No obstante, es I3mbién un buen diente de
combinación. es decir. indistintamente pc1ra cortes longitudinales y
tranS\'CTSt1Ics.
C. Dienles de bisel superior y frontal alterno, es básicamente un dienle
trozador. Se le utili7.3 también. con buenos resultados para cortar
chapas y tableros laminados y enchapados.
D. Dienles con bisel a la derecha o a la izquierda. especificado
especialmente para el escuadrado de tableros. Ejecula cortes de
terminaciones Illuy finas.

Es de hacer notnr que las plnquil:ls durns tienen "s.1Iida de herramienta" en todas las
direcciones. Es decir. la plaquila presenta mayor cantidnd de matcrial que el diente
base de la sierra: tnnto en el (rente o pecho de maque como en sus lados y el dorso
(Figura N'l 35). Esto permite afilar 1<15 plaquitas sin maquinar el cuerpo de la sierra. El
saliente menor es nornwlmcnlc sobre el dorso. el que. en ningún caso. debe ser inferior
a 0.3 mm.

Ángulos en los Dientes Calzados

La Figura N" JC) muestra los éingulos que los félbricantcs cspecifican para los dientes
calzados. segun eorrespond;] él c.1d;] tipo de dieIlle. Así se tiene que unos llevarán bisel
superior: otros superior ~' frollt;]!: por otro Indo el diente partidor que es recto (arista a
90°) no 11e,·::! ningullo de los dos biseles. No obstante. todos los otros ángulos estaran
siempre presentes en un diente calzéldo. ctléllCluicrél sea su función.

Las dimensiones recomendc1d:1s pélTa los :1ngulos son iris siguientes:


(a) Ángulo de incidencia. entre 10 y 12° (10 o 12 grados).

(/3) Ángulo de punta o dienle. vario según la dimensión de los ángulos de


ataque e incidenci<l; élSí. si se tr:lbaja con un ángulo de ataque de 30° y
uno de incidencia de 12°. el ángulo de pullla o dieOle (B) tendrá ~8°. La
suma de los tres ángulos es igual a 90°.
en Ángulo de corte. se dimensionél entre - 5° Y + 30°, según cl mal erial a
cortar:

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES / 51


(l Angulo de incideflcia.
j\ Angula de lí'l puniR.
r Anglllo de corte.
rl, Angulo de illcidencia lallgenci;tt
(1, Angulo de incidelw::ia radial.
r. Angulo del bisel franlal.
t, Angulo del bisel sllPf"rior.

Figura N° 39. ,\NGH~OS E:'i LOS nmNTF.s CAL7.AJ>OS.

Desde -5 él 0° para cortc trans"crsal o trozado dc madera.

Desde 5 a 15 0 aserrado de lableros de fibra de madem. UlbJcros


aglomerados. enchapados \. laminados (apio lambién para plásticos
duros).
De 20 0 aserrado longitudinal de madem seca (apio lambién para
plásticos blandos).
Oc 25 a lO° aserrado longitudinal dc madcra verde.

Relación Paso del Diente - Velocidad de Corte - Velocidad de Alimentación.

Como en cualquier sierra. el paso es la dislaneia entre las puntas de los dientes
eonanles. En las sierras calzadas con metal duro. el paso depende de la forma de la
zona periférica: cuando la sierra lIe"a Iimitadores de cone o dientes cepilladores
(botadores de aserrín) debe usarse pasos mayores. De lo contrario el paso O disUlneia
cnlre puntas cortantes puedc ser muy reducido.

Un paso menor significa un mayor número dc dientes en la sicrra. Esto hace que el
valor dc la misma y sus costos dc nwntcnimiclllo sean ma~'orc5. Pero un gran número
de dienles permite un acabado de corte de alta clllid'Jd.

10 I ACONOtClONAMIENTO y MANTENCiÓN DE SIERRAS CIRCULARES


Para lograr superficies de buenos acabados. se requiere lambién una alla velocidad
de cone en la sierra. Normalmente cada fabricante indica la velocidad de cone de sus
sierras. a veces sumamenle alias. para lo que asume que las condiciones de operación
son las adccuadas: máquina bien montada. ajustada. exenta de vibraciones. Algunos
especifican velocidades lan altas como 90-100 mis.

En atención a que las condiciones de montaje y operación de las sierras (incluido el


mantenimiento de éstas) no son siempre óptimas. es aconsejable ser conservador al
fijarla. Es faclible obtener buenos resullados con una velocidad periférica escogida en
el tramo 40-60 mis.

t:QIIIVALENCIA Ilt: n:LOCIDADES PERIFF.RICAS A REVOLUCIONES POR MINI1TO

DIÁMETRO VELOCIDADES PERIFÉRICAS (mis)


(mm)
40 I 45 50 I 55 60 r 70 I 80
Revoluciones oor minuto (mm
150 5100 5730 6370 7010 7640 8920 10190
200 3820 4300 4780 5250 5730 6690 7640
250 3060 3440 3820 4200 4590 5350 6110
300 2550 2860 3180 3500 3820 4460 5100
350 2180 2460 2730 3000 3280 3820 4370
400 1910 2150 2390 2630 2870 :J34() 3820
450 1700 1910 2120 23<10 2550 2970 3<100
500 1530 1720 1910 2100 2290 2680 3060
550 1390 1560 1740 1910 2OBO 2430 2780
600 1270 1430 1590 1750 1910 2230 2550
650 1180 1320 1470 1620 1780 2060 2350
700 1090 1220 1360 1500 1640 1910 2180
750 1020 1150 1270 1400 1530 1780 2040

La ,'clocidnd de 3\'élnCC o alimentación de la madera varia grandemente de acuerdo


al tipo de corte que ejecule: longitudinal o lrémsycrsal. mndcra seca. verde. dura. ctc.

El avance o "mordida" asignado a cada dientc dcpendcní también dcl grado de


terminación o acabado que se cspera en el cone. Conociendo la velocidad dc cone de la
sierra. el paso del dicnte v el a,'ance por dicnte se determina fácilmente la velocidad de
él\'anCe de la madera (\'er párraro "c1ocidad de coJ1e de sierras en general).

Contrariamente a lo que ocurre con las sierrns corrientes. la alla fricción que causan
en los dientes los eorles de pcquello a\·ance pierde imporlal\cia cuando se usan dientes
calzados de carburo de tungslcno. dado lél alta resistencia que estos lienen a la abrasión.
No obslante. es aconsc.:inhle oplnr por ul1n mordida o corte por diente lo mayor que

ACONCICIONAMIENTO y MANTENCIÓN CE SIERRAS CIRCULARES I 51


razonablemente sea posible. pues esto producirá un aserrin de un grosor Ial que es de
más fácil evacuación. evitando así fricciones en el cuerpo de la hoja Que como se sabe
alteran la tensión y planilud de la sierra en operación.

Preparación de la Sierra Calzada y' su Afilado

La especialilada técnica de acondicionamiento rulinario de estos úliles comienza


con el desmontaje desde la máquina de operación \. el traslado al Ialler de sierras. Es
indispensable asegurar que las plaquitas duras no sufran daño ni de ida ni de vuelta
entre el lugar de operación \' el taller. Es también muy importanle marcar las sierras.
separadorcs y collarines para asegurar quc mantengan la posición original en la
maquina de aserrio. )0 que conlribuye a un adecuado ccntramicnto y equilibrio de estos
útiles.

La Sala de Afilado y su Equipo

El local de acondicionamiento de las sierras calladas dcbe estar separado de otras


dependencIas. incluso del resto del taller de sierras con"encionales.

Requiere de un;] constmcción de buena calidad. piso de madera. con una aislación
t:J1 que no pcrmitél la cnlrad:l de ílscrrín ni poh"o. Debe poseer muy buen;¡ iluminación
1l3tural y artilici:ll. murallas pintlldas de hlanco u otros colores cl:lros.

Para prevenir daños n 1:15 personas y cquiJX)s. es menester que las máquinas y el
local pose.1n e'traclores de poll'o de esmeril y' gases de la soldadura.

Considerando que al taller no sólo llegan sierras sueltas sino que también cabezales
portasierras COIl un conjunto de ellas. se deberá tener las sib'uicntes acomodncioncs y
equipos:
Un banco para desc1rmar los caoc7..ales. re"isar las sierras y arm(lr los Cabc7..íllcs
después de reparadas. Este b"nco debe contar con los dispositi\·os. instrumentos
y herramientas necesanas. lomillo mecánico. lIa\'cs adccuadas. montajc para
control:u el equilibrio. nllcrómetro. gramil. etc.

Un b:1IlCO I;n':1dero p:lra las sierras. pro\'iSIO de estanques. caikrías ílbaslecedoras


de agua y desagiies apios p:1ra el escurrimiento de aguas con resina y
dctergcntes.
Yunque. reglas \' manillos para el apl"n"lIliento \. lension"do del cuerpo de las
sierras. de acuerdo :"11 lam;lño de l;le; misl1l;ls.

62 I ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


Dispositivo pMa desoldar y soldar plaquilas. puede optarsc por el sistema
electrico o el basado en el equipo oxiacetilCnico, Para cada caso. obviamente. se
requieren los materiales correspondientes. entre ellos soldadura y fundente.
Máquina afiladora provista de muelas abrasivas diamantadas. Aunque existen
máquinas que pueden afilar el freme. dorso y los dos naneos del diente. lo
nonnal es que se tenga una máquina para las dos primeras operaciones y otra
para los nancos o laterales.
Materiales fungibles: plaquitas de los tamaños y fonnas correspondientes.
muelas abrasivas. soldadura. fundente. (otiles l' elementos de asco. ete.

Freeueneia de Afilados

El liempo de dumción e1l lr;¡b;¡jo de una sierra cal7...ada YélTía según las condiciones
p:uticulares de opcr'lciól\. En muchos casos la sierra debe ser retirada por pérdidas de
tensión. apélTición de protuberancias u otras deformaciones del cuerpo de la hoja. Pero.
asumiendo que la sierra trabaja en buenas condiciones. no debe exagerarse con la
prolongación de ser"ieio emre afilados: para lo eual se requiere euidar que ésta no
trabaje eon un desgaste o mella ma\'Or a 11.2 mm (dos décimas de milimetro).
equi\'aleme a o.nnX" (ocho milésimas de pulgada).

Figura Nl'·m A, ,\FILAI){) DE 1.,\ CAftA I)l.: ,\'I'.-\Ql 1": IH: tlN OIE;\'TI-: DE sIERR.,\ CAI.ZAn"
IITII.IJI.A\'no P,\:.\ :\I.\<)I'IN.-\ !\1.", ....,1..

AC'OICIta:tON••'HNTO V MANTrNCíOÑ DE smutU CIRCULARES I &3


rl I
LJ I
B lIT" .... ,1
, • I '".
".""~;::T¡-I, ¡-,l
• I • ••1 . " . ,:,'--AI
Ir. ,,1:': .I __
La dimensión anterior es unicamentc orientadora. aproximada. la experiencia
indicará al operador O supervisor la frecuencia con que debe someter a revisión y
afi lado a sus sierras.

Figura N" ~() B. Am_\1lO IlELA CARA DE ATAQt1t: IlF. UN DIENTE DE SIERRA CAL7ADA
UTILIZANOO l;~.·\ f\1 . \O(IIN~\ ~\('T01\I,\nCA,

Ordcn de Operaciones
Limpieza: Par¡] poder examinar y reparar adecuadamente una sierra es necesario
que eslé completamentc limpia y seca. Para lo cual debe raspársele. lavar cn
agua con dctergentc y secarla con paños excntos de aceite y grasa.
Reemplazo de las plaquitas fal~1ntes y quebradas: Una primera rCVISlon
consistirá en determinar que no existan picaduras o rupturas en el cuerpo dc la
sierra. de una ell\'ergadura lal quc la inuliliccn. Seguidamente se examinarán
las plaquilas o puntas calzadas para deleclar las que presenten quebraduras o
salladuras. Es aconsejable USM una lupa de buena C<1lidad para encontrar las
fisuras o grietas que no pudieran ser observadas a simple \'isla.

'" 'ACONDtCIONAMIENTO y MANTENCtoN DE SIERRAS CIRCULARES


Se procede a rccmpla7"" las plaquilas da~adas utilizando el equipo de soldadura.
Obviamenle llegará un momento en que. por desgasle general. hay que
reemplazar todas las plaquilas de la sierra.
Aplanamienlo v tensionado: Se ejecuta en la forma indicada para el común de
I:ls sierras circul~rcs. No obstante. en este caso se debe cuidar de no apoyar
sobrc el Y'unque las plaquilas duras ni golpearlas porque como se dijo es un
material muy frrigil que con cualquier impacto se quiebra.

Igualación y afilado: Esta rase final de la reparación consiste en igualar en


cuanto a 1<,"13~0, forma y ángulos, las plaquilas de reemplazo respeclo de las
antiguas, Una ,'el logrado eslo se hace el alilado general. alcanzando la
uniformidad obligada en lodos los dientcs,

En las oc1sioncs en que no hava necesidad de reponer algunas plaquilas el afilado


será más fácil. con la misnln intensidad en todos. En muchos casos consistirá en una
rectificación al mínimo.

L:lS c:tras I~ncralcs o naneas y el dorso de las pl;lC]uilas requieren esmerilarsc sólo de
"el ell cualldo. Si se oosern bien la evolución del reafilado se encoulrará que al
reclificar In cara de ataque o pecho del diente se recupera el filo sin necesidad de
maquillO< el reslo de las cmas del mismo. Esta forma de operar contribuye
slgllificali,'amente a la prolollgación de la "ida útil de las plaquitas v sintplific.1 la
operación de rcafilado.

Figura N" .¡ l. RH~n"'l( '.\~I>() El. UO"SO m·: l·~.\ rl~-\QI'ITA CAI.7."\OA ens l·~.·\ MÁOI'I~A
~1.\r-;11AI..

ACONOICK>NAMIENTO y MANTENCION OE SIERRAS CIRCULARES I 65


Consideraciones de Imponancia en la PrepMación de la Sierra Cal711da

El tratamienlo de las sierras calZ.1daS con metal duro no presenta mavores


complejidades que las sierras normales de dientes fijos y postizos analizadas en los
eapilulos anteriores. No obstante. es condición necesaria disponer de equipos idóneos
para soldar y desoldar las plaquitas. y para el afilado de las mismas.

Cada especialista con voluntad de perfeccionamiento. des.1frollará habilidades para


un buen desempe~o de estos eficientes útiles de cone, según las paniculares
caraeleristicas de cada caso en cuanto a: tama~o de sierEs, tipo de equipo, materia
prima, condiciones de operación, elc. Sin embargo, se describen seguidamente algunos
cuidados de tipo general que com'iene considerar en cualquier "'1SO.

Figura N(\ ·n. t::'\' L·' ;\IIS~I.-\ FOR;\I.\ Ql'E l.AS ~IF.RRAS CORRIF.NTES.I.AS nE J'LAQl!ITAS
DlIR\S. RF.QnEltEN APl...\1'\;\MIENTO y TE/\'SIOJ\'AI)().

- Cenlramiento y' balanceo

L:l Figura NI) ·0 ilustra cuatro aspectos básicos en relación con el ccntrnmiento ~'
b:ll:1nceo necesarios en la sierra. estas son:

L.1 garganta \ el perfil del dienle (A) en general deben ser rigurosamente
iguales Tcóricamenle el perfil del dicnlc. en su garganla y dorso. no debiera
Illaquinmsc yn que el é1filado se hncc sólo en Ins plnqllitas duras: esto es
p:lrcinlmcnlc ,"crd<ldcro pues con la friccioll del aserrin. la garganta del dienle se

" I ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


desgasta en la zona inmcdiatamenle inferior a la plaquita. este desgaste hace
incficiente la evacuación del aserrin. Para corregir esto es necesario esmcrilar
cada cierto tiempo la garganta dcl dicnle. haciendo con ello que las aristas de
éstas vuclvan a ser dc cantos vivos lo quc asegura una complcta evacuación dcl
aserrio.

I~

iD
--,,'----1

I
,,

. -

A Gargantas de igual forma y profundidad


B Concentricidad de las muescas o entalladuras
e Igualdad del énguto de apor,0 dorsal
o Ajuste suave en el árbol, to erancia + 0,003" (0,08 mm).

Figura N" ~3. CONTROLF.~ PARA RAI4 \NCEOO EQIIII.I8RIO EN LAS SIERRAS CALZADAS.

ACONDtCtoNAMIENTO y MANTENCí6Ñ DE SIERRAS CIRCUlARES I .,


El vértice de las muescas o entalladuras (8) debe ser mantenido en una exacta
concentricidad con el orificio de la sierra. Esto contribuye a lograr el equilibrio
del útil y. a su vez. facilila la igualación de los dientes lo que. por ailadidura.
hace que en operación todas las puntas cortantes participen con la misma
intensidad en el Irabajo.
El ángulo de apoyo dorsal (e) requiere tener la misma dimensión en todos los
dientes. eslo asegura que desde el momento mismo de la soldadura las plaquitas
queden todas con el mismo ángulo de ataque: condición que facilita el
maquinado de fijación de los ángulos que corresponda al juego de plaquitas en
preparación.
El ajusle del orificio de la sierra en el árbol (O) corresponderá a un encaje de
enlrada suave. de modo que se pueda montar y desmontar a mano. Para lograr
este ajuste se requiere una tolerancia de 0.0& mm (ocho centécimas de
milimelro) equivalente a 0.003" (Ires milésimas de pulgada), Es decir. el
orificio debe ser de un diámetro mayor que el árbol en la dimensión indicada.

- Reconstrucción de las Muescas o Entalladuras

Las sucesivas rectificaciones de limpic7..a que se hacen en cada ocasión que se


sueldan nuevas plaquitas en la sierra hacen que las muescas para enlallarlas lleguen
a ser demasiado grandes (A de la Figura N" ~~). En tal caso debe procederse a co!!
feccion.. nuevos alojamienlos para las plaquilas en la punta del cuerpo del dienle (B de
la Figura N° ~4). Se insiste en la necesidad que el vértice de todas estas nuevas
entalladuras quede concéntrico respecto del cenlro de la sierra. Además cada uno de
ellos debe ser en ángulo recto. Finalmente. se recomienda reponer la forma redondeada
de la garganta de los dienles (e de la Figura N" ~4).

Figura N" ~~. REPOSICION DE LAS ~II'ESCAS o ENTALLADURAS.

18 'ACONDlCtONAMIENTO y MANTENCION DE SIERRAS CIRCUUJtES


Figura N° -t5. KEI)()r"<o"IENJ)() LA .'OH.I\IA DE LA (;,.\RGANTA nE LOS DIENTES ..:1\ (INA
siERRA C..\1.7..AnA.

- Orientaciones para la soldadura de las plaquilas

Cualquiera que sca el sistema que se emplee (oxiacetilénico. eléctrico u olro) para
soldar algunas o lodas las plaquilas a una sierra sc debe cuidar de aspectos tales como:
Eliminar completamcnlc los restos de melal duro y soldadura de las muescas y.
cuando sea necesario. rectificarlas con los cuidados de eoneentricidad y
escuadría antes indicados.
Evitar que la plaquita. su entalladura y la soldadura (lámina de plata o similar)
contengan grasa o aceite. Lijarlas. limpiarlas con acetona u otro solvente. No
locar con los dedos. usar pinzas.
El eentramienlo lateral perfecto. requerido con el rectificado final. de las puntas
cortantes respeclo del cuerpo de la sierra sc logrará más fácilmenle si sc tiene el
cuidado de posicionarlas adccu:ldnlllcnte en el momento de soldarlas. Los

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCIÓN DE SIERRAS CIRCULARES / 89


equipos eléctricos de soldar cuentan con un mecanismo diseñado especialmente
para hacer este ajusle con precisión. En el caso de ulilizar la soldadura
oxiacetilénica se deberá disponer de un dispositivo de apoyo de la sierra y las
plaquilas que permita posicionar centrada lateralmente la plaquita respecto del
cuerpo de la sierra.
La intensidad del calor aplicada en la soldadura puede regularse con exactitud
cuando se utiliza algún dispositivo de soldadura por resistencia eléctrica a través
de un transformador y de acuerdo al espesor de la hoja.
Aplicar fundente en base a bórax o similar en los elementos de la unión
(alojamiento. plaquita y lámina de soldadura.
Mantener oprimida la plaquita contra el alojamiento en el momento de la fusión
de la soldadura y el primer instante de enfriamiento.
La soldadura oxiacetilénica. al igual que la eléctrica, resulta muy eficiente si se
la ejecuta adecuad.1menle. Es recomendable utilizar un conjunto de mango·
mezclador oxiac~ tilónico de peque~o tama~o. provisto de boquillas de orificios
finos (designadas con los números O. I y 2. u otros similares, según el
fabricante).

La regulación de la llama estará de acuerdo al tama~o de la plaquita y al calibre de


la sierra. en lodos los casos se empicará una llama suave. Normalmente se suelda con
presiones cercanas a 0.35 kglcm' (5 Iblpulg') para el acetileno. y 0.70 kglcm' (10
Iblpulg') ¡h1ra el oxigeno. Aplicar cI calor en la zona inferior de la plaquita en forma
similar a como se ilustra en la Figura Nt • -no

Figura 10 '¡6. SOUUm"R.\ DF. rLAQI'IT.-\~ POR RESI5TE:'I'CIA ELtcrRICA.

70 I ACONOlCK)NAMIENTO y MANTENCIÓN DE SIERRAS CIRCULARES


Figura N° ~ 7. roN" DE API.ICACIÓN DEI. CALOR MF.D1ANTF. BOQUILLA
OX lAC'F:TII .F.NICA.

. Otras precauciones

Adicionalmente a las orientaciones precedentemente c~pucstas. se debe considerar


cuidadosamente las cspccilicaciones e instmccioncs que los fabricantes tanto de la
sierra. como del equipo y ulilcs de mantenimiento. proporcionan para cada caso. así por
ejemplo. se tendrá quc:
Las medas de amol:u pma afilar cortantes como las plaquitas de carburo de
tungsteno vendrán. normalmente. especificados en "Diamante" al que se puede
calificar como el abrasivo más duro disponible. Para otros casos se especificará
por ejemplo el "Nitmro de Boro Cúbico (CBN)". abrasivo de más reciente
desarrollo apto para aceros rápidos. aceros de herramientas. cementados y al
cromo.

Ambos abrasivos. Dirtmantc y Nitmro de Boro Cúbico. son muy superiores a


todas las dcmils m'Herias nbrasi\'3s. Caracterizados por una alta resistencia al
desgaste y gran poder cortanle. permite utilizarlos en trabajos de rectificado de
precisión y' afilado en materiales de dificil mecanización.
Las caracteristicas de los equipos difieren de unos a olros según el fabricante. Se
requiere entender y' seguir cada paso del manual de instrucciones para el
montaje. mantenimiento y operación de cada máquina. que el proveedor del
equipo proporciona.

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES' 71


Sin perjuicio de esto. ha\" varias precauciones que son comunes para las
máquinas del taller de sierras y que el especialista deberá considerar basado en
sus propios criterios técnicos. Asi por ejemplo. en la afiladora observará. entre
otros. los siguientes:
Montar la máquina y dispositivos estrictamente de acuerdo con las
instrucciones del fabricante.
Comprobar que el sentido de rotación de los molores y esmeriles
sea el correcto.
Controlar la nivelación de la máquina.
Instalar un adecuado sistema ex1raetor de polvo esmeril.
Lubricar regularmente según las recomendaciones del fabricante.
Revisar periódicamenle las piel.3S sometidas a desgaste.
Utilizar el esmeril adecuado " a la velocidad correspondiente
(rpm)

Emplear clementos de seguridad: lentes. guantes. protectores de


oidos. etc.
No for/.M o sobrccnrgar el esmeril. Evitar sobrecalentamientos.

n I ACONOICtONAMIENTO y MANTENCÍÓÑ DE SIERRAS CIRCULARES


PRINCIPALES AJUSTES Y ALINEAMIENTOS EN EL ASERRADERO

Junto con un adecuado acondicionamiento de la sierra. para lograr un buen servicio


de ésta se deberán controlar en la instalación los ajustes y alineamientos de los órganos
de máquinas que trabajan directamente relacionados con la sierra. A continuación se
entregan algunas indieaciones acerca de aspeclos elementales que el encargado del
mantenimiento del aserradero debe considerar en su programa de revisiones periódicas.

El Arbolo Mandril de la Sierra

Su montaje y mantenimiento rc,"¡stcn gran importancia. Las rábricas de aserraderos


normalmente incor¡xmm al conjunto (mandril. descansos. polcas y collarines) una serie
de rncc:mismos que facilitan el 11l0lWljC y la corrección de alinc;:¡rnicnlos.

L1 instalación y éljllSIC del ¡¡rbol y sus descansos debe ser de tal calidad que no
permita juegos radiales ni axiales (Iongiludinalcs).

En las sierras de posición vertical. especialmente las de grandes diámetros. se


requiere que el mandrillrabaje siempre a nivel. Para lograr y mantener las condiciones
anteriores se necesita una adecuada estructura de monlaje. fundaciones y terreno. Lo
que en conjunto. además. no deberá permitir vibraciones.

Los Sopones o Descansos

En la actualidad pr;:ictiCélmente la lotalidad de los aserraderos emplean descansos de


rodillos o balineras.

Los continuos ajustes en la alineación de la sierra que se requiere en el aserradero


bacen dificil trabajar con los descansos perfcctamenle alineados. especialmenle cuando
son mlis de dos en el mismo lirbol. Por lo que debe evitJIrse el uso de rodamientos
rígidos. prefiriéndose en cambio. los rodamientos "a rótula" que por diseño constructivo
son auto-regulables. es decir. permiten ligeras fallas de alineación del lirbol.

La construcción de esle lipo de descansos hace que el montaje resulle flicil. sin
embargo. es frec\lenlc que se cometan algunos errores que podrian edlarsc con un poco

ACONDtC10NAMIENTO y MANTENCiÓN DE SIERRAS CIRCULARES I 73


de euidJIdo: manguitos de fijaeión sueltos o demasiados apretados: herramientas
inadecuadas (uso de manillo y botador en vez de llave de cuello): bolitas, rodillos o
canastillas golpeadas: arandelas de fijación mal montadas. En resumen. el montaje del
rodamiento aunque sencillo debe ser hecho euidadosamente va que si una pieza de él
quedJI mal instaladJI. con rebabas por golpes O alguna sueied.1d, se deteriora
rápidamente el conjunto.

La lubricación es determinantc para el logro de un trabajo eficiente del rodamiento:


la duración dcl mismo también dependc en gran medida de la lubricación por lo que
debe emplearse una grasa especial para rodamientos, cuidando que ella sea
perfectamente limpia. La eaja del rodamiento no debe ser llenada de grasa pues esto
provocaria calentamientos. bastará colocar _ ó 'h de la capacidad de dicha caja.

Los sellos en mal estado o inadecuadamente montados dan lugar a pérdidJI del
lubricante o contaminación del mismo por la humedad o paniculas de materias
c."trai\as. por lo que con frecuencia los sellos son los C::IlIs;:mtcs de mal funcionamiento e
in~llilización de los rodamielltos.

Los Collarines de la Sierra

ESlílS piezas son las que sostienen y arnlstmn la sierra durante la operación. Deben
ser de un cuerpo suficientemente gmcso ~ firme de lal manera que no se doblen con los
esfuerzos de fijación y arr:1strc. El collarin interno es monl<ldo con apriete haciéndolo
solidario al árbol de la sierra. El exterior entra con ajuste suave en el extremo del
árbol.

Los collarines de 1<IS sicrms de grandes diámetros IIc\'an dos pas.1dorcs enlre ellos.
que óHr,l\'icsan la sierra por scnd(ls pcrfomcioncs cercanas ni orificio correspondiente al
aTOO!. Estos pnsadores SOIl. en dcfiniti\·:l. los que nrrastmn la sierr<l.

Se requiere que ambos coll:lrines sean de un di:lmctro idéntico. comúnmente 6 a 7


pulgodos (152 a l7X mm) en sierras de grondes diámetros.

Oprimen la sierra sólo con sus bordes por lo que deben tener una pequeña
conicidad. como se ilustra en la Figura N" ~R.

Si no se diera a los collarines la conicidad mencionada podria ocurrir que. por algún
pequeño defecto en el maquinado de ellos o dc la sierra. ésta fuera oprimida por un lado
en un diámelro menor que el otro. lo que originaria una deformación de 1:1 sierra.

7' I ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCiÓN DE SIERRAS CIRCULARES


Figura N° ~8. COU.'\RI:-IES DE 1.,\ SIERR.\.

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCiÓN DE SIERRAS CIRCULARES' 71


El Disco Separador

Este implemenlo tiene dos impon"ntes funciones:


La primer". que es téenie". eonsisle en separar la pie7.a que se está eonando de
la troza. e"ilando así que sea ro7.ada por los dienles posteriores de la sierra: lo
que agregaría rayas a la madera perjudicando su aspecto.
La segunda función del disco separador. que lo hace indispenSllble, es la de
ser"ir de elemento de seguridad p"r" los trab"j"dores. La faha de este
componente permitiría que la sierra. con sus dientes posteriores. lome piezas de
madera y las dispare hacia la 7.ona del operador principal y los operarios del
carro ponalro7.,S. pudiendo e"uSllrles graves accidentes.

- ':-.--
--::::--
---

Figura N" ~9. J)l,";co SEP..\R,\I)()J{ 1':" .\SERR.·\f)F.RO nE SIEHR.\ ('IRCI 11.AR.

L" ubio.1eión del disco separador deberá ser lo más cerCana posible a la parte
posterior de la sierra b"stará con un" pulg"da de sep"meión. L" e"m pl"n" del disco irá
en linea con el I"do rceto de 1" sierra. es decir. el que d" h"ei" el o.1rro Figura N" ~9.
Se debe cuidar l:ul1bicn que no CXiSlill1 juegos radiales ni axiales que den lugar a que el
disco se dcs\'ic de su posición y scn nrraslTCldo por la trol.a.

76 I ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


El Carro Portatrozas

En el aserradero. el carro es uno de los componentes que requieren mayor atención


en cuanto a cuidados de instalación y mantcnimiento. ya que por el rigor de sus
funciones es el conjunto que está más expuesto a desnivelación. aflojamientos o
rupturas.

En los párrafos siguientes se indican los cuidados a lener con sus principales piezas.

Puentes o Soportes

Son las piezas que resistcn los golpes de entrada y voUco de la troza como asimismo
está somctida a constante roce por avance de la tr0711 que se asierra; razones por la que
se desgastan y se deforman. especialmente en los extremos más cercanos a la sierra.
Dicho desgaste y deformaciones deben corrcgirse sin demora ya quc ésta es una de las
razones por la que la madcra rcsuUa descuadrada. Hay carros que en la superficie de
sus puenles tienen pletinas apernadas que son fáciles de cambiar (8 de la Figura N" 50).

La nivelación del puente se debe revisar constantemente, va que con frecuencia está
perdiéndose. generalmente por desnivelación de la linea del carro. Cuando se trata de
un dcsni\·cl uniforme en lodo el recorrido del carro la corrección podría hacerse
colocando suples enlre el puente ~' el marco del carro. pero lo normal es nivelar los
rieles de la linea.

Los puentes se montarán de tal manera que sus exlremos queden a unos 12 mm (1/2
pulgada) separados de la sierra.

Escuadras

Son pie71ls que también están expuestas a golpes y lrabajo rudo. Las cremalleras y
piñones que accionan la escuadra son las piC7.o:1S que primero sufren desgaste. lo que
hace que las eseuadras pierdan la alineación entre si y que el juego permitido por el
desgaste se manifieste como diferencias de dimensión en las piezas aserradas.

Otra zona que sufre deformación es el frente de la escuadra. pero en los aserraderos
modernos puede ser f:icilmente eliminado cambiando la pletina apernada que para tal
objeto se ha colocado (8 de la Figura N" SO).

ACONOICIONAMIENTO y MANTENCiÓN DE SIERRAS CIRCULARES I n


Rueda. del Carro

Las ruedas del carro requieren tanta atención como los más imponantcs órganos del
aserradero. pues frecuentemenle se está achacando algunas fallas de aserrado a la sierra
cuando en realidad el mal está en las ruedas del carro. A continuación se hacen
algunas consideraciones con relación a su instalación)' mantenimiento:

Unicamente las ruedas ubicadas en el lado más alejado de la sierra actuarán como
guias (3 de la Figura N° 50). es decir. sólo ellas tendrán pesta~as o su llanta en forma
de V. Las ruedas ubicadas en el lado cercano a la sierra son planas al igual que el riel
correspondieme. Esla disposición se justifica porque tanlo el riel como la rueda plana
son muy fáciles de mantener libres de aserrin o paniculas de COne7.a )' madera
durante el eone.

Es de hacer notar la necesidad de que las ruedas y rieles del carro. especialmenle los
del lado de la sierra permanezcan libres de suciedad y aserrin. Cualquier pcque~o sallo
de una rueda se mulliplicará varias veces según la allura del cone que se esté
efectuando.

Es inconveniente el uso de rucdas con pesta,)as en ambos lados del carro porque
requeriria un alineamiento y p",alelismo peñeclo de los rieles. dificil de lograr y
mantcner. de lo conlrario las ruedas del carro se alascarian en la linea.

Una causa de perdida de nivel del carro es cl desgasle de las ruedas. el cual
generalmente es irregular: deben reclificarse (tornearse) cada vez que pierdan
uniformidad.

Los descansos que soponan el carro en sus ejes tienen collarines u olros disposilivos
destinados a elimin", el juego que se produce por desgaste (~de la Figura N" 50).

Los operadores no deben olúdar hacer eslos ajusles periódicamenle. ya que el juego
lateral del carro origina piC7;tS dcficicnteffiente aserradas y d<lños a la sierra.

Linea del Carro

De lo dicho anleriormenle en relación a la ubicación de las ruedas del carro. se


desprende que el riel plano de la linea es el que se coloca cercano a la sierra (2 de la
Figura N" 50): y el riel guía en la pane más alejada por la misma razón anles explicada
(facilidad de mantener limpio el riel plano y en linea recta el riel guia).

78 I ACONOtCIONAMIENTO y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


1.- Collarines de la siP-fla
2.· Rueda V ,¡e{ plrmo
3.- Rueda 'J ,iel guía
4 - Sirilema de 2Jus1e dAl descanso
5_- Puente
6.- Escuadra
7.- Perro
B - r'lelinas (cambiables)


,

Figura N' 50. PERFIL DEI. C:.·\HUO POiHATR07.AS.

El riel guía. como su nombre lo indica es el que guía el carro. es decir. este seguirá
la dirección del riel por lo que deberá eslar en linea recIa y ni"elado.

En el riel plano impona mucho su ni\'e1ación '" no tanto su alineamiento:


lateralmente puede tolerar imperfecciones.

La Entrad,. o Dcs,"in tlc la Sierra

Para cútar que la sicrrn roce con sus costados en la troza durante el corte. se le
instala con una pequella dcs\'inción o cnlradn hacia la troza. es decir. la parte delantera
de la sierra queda ligeramente más cerca del carTO.

Esta "entrada o dcs,'¡o" ,'mia de acuerdo a las condiciones de cada aserradero


(estado de la sierra e instalación) por lo que los operadores del aserradero generalmente

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE 51ERM5 CIRCULARES I 7S


la lijan mediante aproximaciones. una sierra que se calienta en el centro necesita más
entrada. una que se calienta en el borde necesita menos entrada.

Para un aserradero con su sierra e instalación en buenas condiciones. será suficiente


una entrada de 3 milímetros en 6 metros (1/8 de pulgada en 20 pies).

Es necesario tener presente que para lijar la entrada. la sierra debe estar recta por el
lado de la tr0711. por 10 tanto no podrá controlarse dicho alineamiento si el aserradero
tiene una sierra con abolladuras. está con exceso de tensión o rigida en torsión.

Método para Fijar la Entrada o Desvio de la Sierra

Una manera simple de regular la entrada o desvío de la sierra en un aserradero de


sierra circular ,es la siguiente:
Aflojar las guías de tal mancra que no toquen la sierra.
Ubicar el soporte o puente trasero dcl carro frente al centro de la sierra.
Sobre el soporte colocar un suplc (puedc ser el nivel metálico). apoyando un
extremo en la eseuadra se accrca con ésta a la sierra de modo que quede J mm
(1/8 de pulgada). separado del centro de la sierra.
Corrcr el carro hacia atrás hasta que el puente con el suple se ubique a 6 m (unos
20 pies) del centro de la sicrra.
Estirar una cuerda lina dcsde el extremo del suple hacia la parte posterior de la
sierra. la cuerda debe pasar cerca de la sicrra: moviendo el eje de la sierra (en
sentido lateral) por medio de los pernos de ajuste que tienen los descansos. se
hace que el lado de la sierra que da hacia el carro se ajuste suavemente a la
cuerda: la sierra tendrá enlonces un desvio de entrada en la tro7.1 de
aproximadamcnle J mili metros en 6 metros (118 de pulgada cn 20 pies).

Velocidad de Corte de la Sierra y' su Relación con el A"ance de la Madera

La lijación de la velocidad de corte (circunferencial o periférica). dc la cual se


deduce la velocidad de rotación de las sicrras. es dc la mayor importancia para el
desempeño de la misma.

Se ha dicho quc "la fUerlll centrifuga aumcnta proporcionalmcnte al cuadrado de la


velocidad de rOlación". esto hace que una sicrra dcba mantcner siempre la velocidad
para la cual fue lcnsionada. condición obligada para una eficiente operación.

80 'ACONOICIONAMIENTO y MANTENCION CE SIERRAS CIRCULARES


Dicho en otras palabras. la velocidad de rotación adecuada para una sierra es
aquélla que se puedc mantcner uniforme durante todo el corte. Esto depende de: la
potencia del motor. diámetro de la sierra. dureza de la madera. velocidad de avance de
la madera y características constructivas de la sierra.

Hoy en dia la tecnologia de materiales permite altas velocidades de corte en tas


sierras. especialmente las de dientes fijos y calzados que no presentan peligro de
desprendimiento corno es el caso de las que utilizan dientes insertados y medialunas.

Una IimitanlC para una (lila velocidad de corte la constituía el daño que la fricción
en la madera producia al borde cortante. Actualmente eso se ha superado con el
desarrollo de compuestos toles como el carburo de tungsteno. altamente resistente a la
abrasión.

No obstante lo anterior. para la elección de la velocidad de corte se deberá tener


presente también la velocidad de avance de la madera con que se podrá trabajar. Esta
relación velocidad de cortc/velocidad de avance más el factor "paso del diente" o
distancia entre puntas cortantes. es la que determina el grosor del aserrín, aspecto mu)'
importante ya que es deseable que el aseTrin sea lo más grueso posible pues asi se logra
una completa evacuación del mismo mediante la garganta del diente. Por el contrario,
un aserrín muy fino escurre entre el corlc friccionando el cuerpo de la sierra con la
consecuente dilatación y deformación del acero. generando cortes irregulares.

Es aconsejable lograr una relación "elocidad de corte de la sierra/velocidad de


3\'anCe de la madera. lal que el grosor del aserrín resultante scn de 2 ó 3 milímetros.

En resumen la velocidad de cone o periférica de la sierra puede eseogerse en el


amplio rango comprendido entre JO mis (unos 6.000 pies por minuto) y 70 mis
(apro,imadamente 1~.OOO pies por minuto).

Sin pc~illicio de las consideracioncs acerca de las condiciones generales de la


instalación \" su operación que se deban obser,-ar para determinar la velocidad de corte
sc indica en el Cuadro N" :' la ,"c1ocidad dc rotación (revoluciones por minuto - rpm)
correspondiente" una \'elocidad periférica o circunferencial de ~O mis (8.000 pies por
minuto), estimada como un término medio adecuado pnra sierras corrientes en una
operación normal.

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCIÓN DE SIERRAS CIRCULARES I 81


Cuadro N" 5

VELOCIDAD DE ROTACION PARA SIERRASClRCUIARF.8 CONVENCIONALF_~

DIAMETRO CALIBRE VELOCIDAD DE ROTACION

mm (" (fl)<Tl.l
300 12 11 2500
400 16 10 1900
500 20 9 1550
610 24 9 1250
710 28 9 1100
760 30 9 lODO
860 34 8 900
965 38 8 800
1015 40 8 n5
1120 44 8 700
1170 46 8 675
1220 48 8 650
1270 50 8 625
1320 52 7 590
1370 54 7 550
1420 56 7 535
1270 58 7 525
1530 60 7 500

82 1ACONOtCIONAMIENTO y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


ORIENTACIONES ACERCA DE ESMERILES

Se entiende por esmerilado. más propiamente amolado. la acción cortante de los


millares de granos abrasivos agudos que hay en la cara del esmeril.

La rueda esmeril está compuesta por el abrasivo. que es el material que rea! mente
corta y por la liga. que es el elemento que sujeta los granos abrasivos mientras conan.

Los espacios vacios (poros) entre los granos adyacentes tienen el objeto de dar salida
a las virutas cortadas. esto se conoce como la estructura de la piedra de amolar.

Los cucC'JX's abrasivos convencionales se fabrican normalmente de óxido de


aluminio (corindón) y de carburo de silicio. Los fabricantes proveen varias clases de
cada uno de ellos entre los cuales especiJican los aptos para las herramientas de corte
empleadas en maderas. también en sus distintas variedades.

Abmsivos de más reciente desarrollo apios para nuevos tipos de herramientas de


corte son el diamante. utilizado especialmente para herramientas de metal duro
(sinterizadas). y el nilmTO de boro cúbico. especificado para: aceros rápidos.
herramientas de cementación y. en general. durezas superiores.

El tamaílo de grano (cantidad de aberturas por pulgada lineal de la malla para


graduar el grano) y grado (Jirmeza de la liga) son otros de los términos y
consideraciones que se dcberá tencr cn cuent::l al seleccionar el esmeril según la sierra u
otro útil de corte.

Como d::lto i1ustr::ltivo se indic::l que pam sierras se utilizan entre los tamaños de
granos medio y fino. los siguientes:
Tamaño medio 36 .6 50 60
T::lmallO fino 70 RO 90 100 120

Tamalios recomendados por algunos fabricanles para sierras convenciona.les. se


sitúan entre el .6 Yel 36.

Se encuentran tambiCn mczclas cntre tamaños de granos. ¡x>r ejemplo la mezcla


.6/60.

El grado (Jirmeza de la liga) indica la resistencia relativa (fuerza de sujeción) de la


liga que sujeta los granos abrasivos en su lugar. La cantidad de liga determina la
dureza de la rueda (grado). A I11avor conlidod dc liga mavor dureza de la rueda.

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES I 83


Comúnmente las letras. en las especificaciones del fabricante. indican el grado. van
desde A hasta Z, en el mismo orden de aumento de la dureza.

El número de la estructura indica el espaciamiento de los granos. Cuando los


granos abrasivos están muy juntos en relación con su tamafto, la rueda tiene una
estructura más densa, lo cual se indica por un número de estructura más bajo. tal como
4 ó S.

Lo normal es que para cada tamaño y grado de grano el fabricante empica una
estructura óptima o de norma. por lo que esto no debiera ser una preocupación del
usuario.

Las consideraciones anteriores constituyen sólo orientaciones. La elección adecuada


del correspondiente útil de amolar debe hacerse de acuerdo a las especificaciones del
fabricante y. obviamenle. perfeccionarse con la experiencia que se va tomando con el
empleo de estos elementos en cada caso.

lW I ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCION DE SIERRAS CIRCULARES


MEDIDAS DE SEGURIDAD EN EL ASERRADERO

El aserrndero es probablemente una de las instalaciones industriales que más riesgos


presenta para el personal. Las características. tanto de la construcción del aserrndero
como las de su operación. hacen dificil eliminar totalmente las posibilidades de
accidentes.

Sólo para dar una idea de la importancia de las medidas de seguridad. se hace notar
que los dientes y medialunas que se desprenden de una sierra en operación. saltan
llevando una velocidad cercana a ciento cincuenla kilómetros por hora.

Los responsables de conseguir una operación con el máximo de seguridad para los
Irabajadores son los supervisores y operadores principales quienes deberán disponer la
colocación de defensas y Olros elementos de protección como asimismo. hacer
conciencia en los Irabajadores para que se habilúen a prevenir los riesgos.

Se mencionan enseguida algunas precauciones que se deben LOmar en el aserradero.


Cerciorarse que los dientes y medialunas queden firmes en los alvéolos de la
sierra para evilar que se desprendan durante ellrab.1jo.
Colocar una defensa sobre la sierra para evitar que los dienles y medialunas que
se pudieran soltar. imp.1cten a los operadores que trabajan cercanos al carro: esta
misma deren.., evita que la sierra lance aserrin al operador principal.
Si no hay imposibilidad absoluta se debe colocar defensas a las piezas en
mO"imienlo tales como polcas. engranajes. cintas de lransmisión. ejes. ctc.
Estas defensas no rCSlIllnn caras. pues se confeccionan de madera. Esto reduce
considerablemenle 1.1s posibilidades de accidentes.
Es recomendable colocar uno o dos posles protegiendo el lugar donde trabaja el
operador principal para asegurarse que este no sea golpeado por alguna lroza al
rodar dcsYiada en la plataforma.

Evitar. dur:mtc el lrrtbajo en el aserradero. el uso de ropas demasiado amplias.


sueltas o que estén colgando ya que éstas en muchos casos son tomadas por
alguna pie7..a en mo\'imicnto. ocasionando gra\'cs accidentes.
El buen eslado del piso del aserradero y la limpieza del mismo contribuyen a
facilitar el despla7.amienlo del personal con prontitud y librc de riesgos.

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCí6N DE SIERRAS CI"CULA"ES' 86


BmLIOGRAFÍA

DISSTON STEEL Co.,. 1969. Beller and More Economical Sawing. U.SA 42 p.

SIMONDS SAW and STEEL CO.,1966. ·Care and Use 01 Circular Saws in Wood-
working Plants·.... Pittsbourgh, Mass. U.SA 101 p.

Escobar O. y Ninin L., 1989. Manual del Grupo Andino para Aserrlo y Afilado. Junta
del Acuerdo de Cartagena, Lima-Perú. 270 p.

Hanchett, K. S. 1956. "The Hanchett Saw and Knile Fitting Manua'''. Big Rapids.
Michigan, U.S.A 470 p.

HOE and Co. Inc., 1966. Hoe Saws. Operation and Maintenance Manual. New York -
U.SA 30 p.

Lunslrum, S. J., 1972. "Circular Sawmills and Their Efficient Operation". USDA Forest
Service. Atlanta - U.SA 120 p.

Quelch, P. S., 1966. Armstrong Saw File~s Handbook. Anmstrong Manulacturing Co.,
Portland, Oregon - U.SA 91 p.

Quezada, A.; Roseberry, R. y Proulx, C., 1969. "Acondicionamiento y Mantención de


Sierras Circulares". Manual N° 5. Instituto Forestal, Santiago de Chile. 90 p.

SANDVIK STEEL WORKS LId., 1962. ''The Case and Mantenance 01 Circular Saw
Blades". Sandviken, SUECIA. 61 p.

Williston, E. M., 1989. "SAWS, Design - section, Operation-maintenance·. Miller


Freeman Publications. California - U.S.A. 450 p.

ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCtoH DE SIERRAS CIRCULARES I 87


GLOSARIO

ABRASIVOS Los materiales que se emplean para amolar. pulir y


rectificar por abrasión. talcs como los nalurales
llamados corindón. esmeril. diamanle. elc. y los
manufacturados tales como óxido de aluminio
(AI2ü3). carburo de silicio (SiC) y carburo de
boro (B~C).

AFILADOR Especialista en acondicionamiento y afilado de


sierras y demás elementos de corte empicados en
la industria maderera.

ALTURA DEL DIENTE Perpendicular desde la Iinca que une las puntas de
dos dientes equidistantes y la pane más profunda
de la garganta del dicnte.

ÁNGULO DE CORTE Ángulo formado por la cara de ataque del diente y


una linea desde la punt<l del diente hasla el centro
de la sierra circular.

ÁNGULO DE DIENTE: Es el ángulo de la pnnta del dienle. formado por la


cara ~. el dorso. Corresponde al cuerpo del diente.

ÁNGULO DE INCIDENCIA
O LIBRE Resulta por eonstmeeión ya que: el ángulo de
eone. m,;s el ángulo de diente. más el ángulo de
incidencia suman 9()o.

APLANAMIENTO ConsiSle en climin;u las protuberancias y dCffias


deformaciones dejando la sierra peñectamente
plana.

ACONDtCIONAMIENTO y MANTENCION CE SIERRAS CIRCULARES I n


ÁRBOL Comúnmente llamado eje de la sierra. En rigor se
llaman ejes cuando predomina la flexión y árboles
cuando estos ejes también resisten momentos de
torsión.

ASERRADERO MANO
DERECHA Instalación en la cual el carro porlalrozaS pasa a la
derecha del observador cuando éste loma la
posición dcl operador principal mirando hacia la
sierra. que gira hacia él. Lo contrario indica que
cl aserradero es izquierdo.

CALIBRE Espesor o grosor del cuerpo de la sierra.

CARRO PORTATROZAS Montaje con ruedas que le permiten desplazarse


sobre rieles en movimicntos de avanoc y retroceso.
Provisto dc mecanismos para voltear y posicionar
la troza según los requerimientos del aserrio.

COLLARINES Pie7..as rnctáliC<ls circulares que sujetan la sierra


circular a su árbol. El collarin interno es fijo.
solidario al árbol. cl cxtcmo entra en éste a mano.
con ajuste suave.

CORINDÓN Un abrasivo natural del tipo de óxido de aluminio


v dc mayor pure?.a que el esmeri 1.

DESBASTAR Quilar panes más bastas (gruesas) a una pieza o


material en pulimicnto o rectificado.

EMBOTAR Perder el filo o capacidad eonanle.

ENTALLADURA Cavidad o muesca en la punta de los dicntes de la


sierra circular donde se suelda la plaquita dura.

10 I ACONOtCIONAMIENTO y MANTENCí6N DE SIERRAS CIRCULARES


EQUILIBRIO Una sierra circular, una polea o rueda. está en
equilibrio esl~lieo cuando ccnlrada sobre un eje
horizonlal sin rricción permanece en reposo en
cualquier posición. Estará también en equilibrio
dinámieo si al girar no trepida ni bambolea por
motivo de una distribución desigual de su peso.

ESMERIL (mineral) Variedad rerruginosa de corindón. que por su gran


dureza se usa como abrasivo (del lipo de óxido de
aluminio).

ESMERIL (rueda o I'iedra) Utensilio abrasivo empicado para desbastar. pulir


o rectificar.

ESTELlTA Aleación de cromo. coballo. tungsleno y olros. De


alta resistencia al dcsgaslc. apto para trabajar
maderas duras y abrasivas.

ESTRUCTURA (de un
esmerilo rueda de amolar) Un lermino general referente a la proporción y
disposición del abrasi\'O y la liga en un producto
pora amolar.

FIBRA DE LA MADERA Término utilizado comunmente en ascrrío para


indicar la dirección de cortes longitudinales
(Hcbra: dirección de la fibra de la madcra).

GARGANTA DEL DIENTE Cavidad redondeada de cada dienle de la sierra.


que duranle el corte acumula el aserrin para luego
evacuarlo.

GRADO (en ruedas de


amolar) La firme"" de la liga de una rueda dc amolar.
frecuentemente lIamnda su dureza..

ACONDtCIONAMIENTO y MANTENctON DE SIERRAS CIf'CULARES I 11


GRANO (en ahrasivos) El abrasivo clasificado según tamailos
predeterminados para usarse en labores de pulir.
en ruedas de amolar y en abrasivos rC\'estidos.

GRIETAS (en la .ierra) Picaduras (quebraduras. fisuras) que se presentan


en la sierra. especialmente en la garganta de los
dientes. Debido a razones de mal
acondicionamiento. montaje u operación.

LIGA El material que en una rueda de amolar mantiene


unidos los granos del abrasivo.

MADERA ABRASIVA Madcra que por su contenido de siliee en las


célubs produce desgaste por abrasión durnnle el
aserrado.

MANDRIL Ver ",bol.

MARCO (de un aserradero) EstOlctura (cureña) que soporta el árbol y


mccanismos de control en la sierra circular
prineipal.

METAL DURO (Carhuro de


tun~steno) Material obtenido de la sinteriz.ación de Carburo
metálico. comúnmente conocido como "widia".
Posee clcvadisima resistencia al desgaste.

PASADORES OPINES
(en la sierra circular) Piel.1s cilindricas de aeero blando que van
colocadas entre los collarines ~. la sierra. Los
paS<1dores van a través de unos agujeros que se
encuentran en los collarines y la sierra. cuya
función es evitar que la sierra se desliee en los
collarines.

92 'ACONDtCIONAMIENTO y MANTENCION DE SIERRAS CIRCUlARES


PICADURAS
(en la sierra circular) Ver grietas.

PERIFERIA La linea que circunda una superficie circular.

REBABA Una orilla doblada de metal que resulta cuando se


punzona una lámina y en trabajos de amolar y
reconar.

RUEDA DE AMOLAR Comúnmente conocida como "esmeril": Una


herramienta cortante de forma circular, hecha con
granos abrash'os unidos con una liga.

RUEDA DE DIAMANTE Una rueda cuyo abrasivo es diamante natural o


artir.cial.

TENSIÓN
(en una sierra circular) Es la expansión o laminado en fria que se da al
cuerpo de la sierra (centro del radio) para
compensar los alargamientos del borde producidos
fX)T la fuerza centrífug<1 y los esfuerzos de corte.

VELOCIDAD DE AVANCE
O ALIMENTACIÓN Es la velocidad con que se mueve la madera
cuando está siendo procesada. Se expresa en
metros por minuto (m/min) o en pies por minuto
(pies/min).

BIBLIOTECA
INSTITUhl ¡ ..:~JTAL
ACONDICIONAMIENTO Y MANTENCiOÑ De MJItfItAI CtRCUL.AREa I 13
VELOCIDAD DE CORTE
O CIRCUNFERENCIAL Es la velocidad periférica o lineal de la sierra. Se
expresa en metros por segundo (mis) o en pies por
minuto (pies/min).

S4 'ACONOtCIONAMIENTO y MMTWNCíOÑ DE .,,1ItAS C1RCULAJl:ES