Vous êtes sur la page 1sur 8

Tratamiento psicofarmacológico de los trastornos psicóticos en

sus distintas etapas evolutivas. Segunda Parte.


Resumen
Esta guía se ha realizado tomando como modelo los tratamientos psicofarmacológicos de los trastornos psicóticos
instituidos en los diversos servicios del Hospital Interdisciplinario Psicoasistencial José T. Borda , teniendo en
cuenta criterios de orden teóricos y prácticos. Los primeros se basan en el uso racional de psicofármacos, y
los segundos en esquemas psicofarmacológicos implementados en el Hospital José T. Borda.
Con una finalidad didáctica, dividiremos los esquemas de tratamiento según algunos Servicios del Hospital
José T. Borda, donde se agrupan las patologías según severidad y momento evolutivo. Partiremos de la premisa
según la cual, las psicosis constituyen patologías de naturaleza heterogénea y etiología no claramente establecida.
Consideraremos a las clasificaciones actuales, teniendo en cuenta que su utilidad resulta relativa por tratarse
de modelos supuestamente ateóricos que se alejan muchas veces de la realidad clínica.
En esta segunda parte se desarrollarán en primer lugar los pasos a seguir en el tratamiento de los trastornos
psicóticos de pacientes internados en servicios de hospitalización a corto plazo, con algún grado de compensación
de los síntomas agudos, y en segundo lugar se abordarán los criterios en la terapéutica psicofarmacológica de
pacientes con trastornos psicóticos compensados en etapa de mantenimiento, que concurren a los
Consultorios Externos del Hospital José T. Borda.
Palabras claves
trastornos psicóticos - esquizofrenia - etapas evolutivas - tratamiento - antipsicóticos

Introducción
Esta guía se ha realizado tomando como modelo los tratamientos psicofarmacológicos de los trastornos psicóticos,
instituidos en los diversos servicios del Hospital Interdisciplinario Psicoasistencial José T. Borda, teniendo en
cuenta criterios de orden teóricos y prácticos. Los primeros se basan en el uso racional de psicofármacos, y los
segundos en esquemas psicofarmacológicos implementados en el Hospital José T. Borda.
Los tratamientos psicofarmacológicos implementados varían según el servicio de asistencia, los cuales agrupan
patologías de acuerdo al momento evolutivo y a la severidad sintomática de las mismas:
A) Servicio de Guardia, Servicio de Observación y Evaluación, Servicio de Admisión: Esquemas terapéuticos de
la fase aguda de los trastornos psicóticos.
B) Servicio de Hospitalización de pacientes agudos y subagudos. Esquemas terapéuticos de la fase aguda y subaguda
con cierto grado de compensación clínica.
C) Servicio de Consultorios Externos; Servicio de Hospital de Día y Servicios de Hospitalización de Largo Plazo:
Esquemas terapéuticos de mantenimiento del paciente psicótico con remisión total del episodio parcialmente
compensado, con o sin sintomatología residual.
En la primera parte de este trabajo se desarrolló el punto A. En esta segunda parte se desarrollarán los puntos
B y C.

B) Servicio de hospitalización de pacientes agudos y subagudos.


Esquemas terapéuticos de la fase aguda y subaguda con algún grado de compensación (Fase de estabilización).
Tomaremos como modelo al Servicio de Atención Primaria 1 (AP1), sala de 30 camas con internaciones cortas
y de mediano plazo (entre 1 y 3 meses). El ingreso de pacientes a este servicio ocurre luego de logrado un grado
parcial de compensación con los tratamientos anteriormente mencionados (previo paso por el Servicio de
Observación (SOE), y el Servicio de Admisión donde, en general, se mantienen los criterios farmacológicos uti-
lizados en guardia.
Durante el período de internación en Servicios como el de Atención Primaria 1 (AP1), la intervención farma-
cológica se planificará de acuerdo a un diagnóstico psiquiátrico más completo, donde se tienen en cuenta: la
información suministrada por la familia (antecedentes familiares y personales que puedan tener relación con la
enfermedad del paciente) y la existencia o no de tratamientos previos. Con respecto a este último punto, es de
importancia considerar el tipo de tratamiento recibido (psicoterapia sola o en combinación con una estrategia psi-
cofarmacológica) y la evolución clínica que presentó el paciente en presencia y/o en ausencia del mismo.
También se valorarán los parámetros psicofisiológicos y psicodinámicos, que junto a los resultados obtenidos de
FIGURA 1

los estudios complementarios (laboratorio, imagenología, Tratamiento de los trastornos psicóticos durante la fase de estabilización.
electrofisiología, etc) previos y/o actuales, permitirán la (Internación a corto plazo)
elaboración de un psicodiagnóstico responsable, adecua-
do y necesario para la instauración de un tratamiento - Orientar el diagnóstico según los antecedentes y la evolución del paciente.
- Realizar el diagnóstico diferencial entre esquizofrenia y otros trastornos
efectivo y racional. psicóticos no esquizofrénicos:
Las patologías prevalentes en las salas de internación 1) Episodio esquizofreniforme: generalmente requieren dosis mas bajas y
de pacientes agudos del Hospital José T. Borda son: se estabilizan en menor tiempo.
2) Episodio psicótico breve: requiere tratamiento con antipsicóticos solamente
- Trastornos psicóticos (dentro de ellos la esquizofrenia en fase aguda.
y otros trastornos psicóticos relacionados), 3) Psicosis afectiva del Trastorno Bipolar: el tratamiento en agudo varía según
- Trastornos severos de la personalidad descompensados la forma clínica de presentación (Ver Figura 2 y 3). En esta etapa del tratamiento
el objetivo terapeútico principal, es lograr la estabilización del ánimo, por lo
- Trastornos afectivos: descompensaciones maniaco- que el fármaco de elección es el antirrecurrencial: litio o ácido valproico.
depresivas con síntomas psicóticos, y los trastornos 4) Episodio esquizoafectivo: se indica combinación de antipsicótico y
esquizoafectivos . estabilizador del ánimo.
5) Trastorno delirante: Usualmente son refractarios a los antipsicóticos atípicos.
El tratamiento psicofarmacológico de los trastornos


psicóticos agudos debe instaurarse a la brevedad posible, Factores a tener en cuenta en la elección del esquema
ya que aún no se descarta la posibilidad de que las farmacológico:
a) Antecedentes de respuesta a tratamientos previos,
descompensaciones producidas por episodios psicóticos 
y al tratamiento recibido en la guardia.
tengan un efecto lesivo de tipo irreversible o permanente b) Tolerancia a los fármacos administrados en la guardia
sobre el SNC. Algunos autores postulan que el retraso y efectos adversos que presentó el paciente.

 
c) Compromiso neurológico.
en el inicio del tratamiento psicofarmacológico puede
d) Disponibilidad de antipsicóticos atípicos.
modificar, en forma negativa, el curso de la enfer- d) Componente impulsivo-agresivo.
medad (31).
Si bien la dirección del tratamiento farmacológico pre- Comenzar con el siguiente esquema de tratamiento psicofarmacológico sabiendo que:
el principal objetivo a alcanzar es la obtención de una adecuada eficacia terapeútica
senta una apoyatura sobre los criterios diagnósticos a través de la monoterapia.
del DSM IV, no debemos olvidar el carácter limitado



que tienen estas clasificaciones, y la necesidad de
incluir en su elaboración una mirada dimensional y
psicopatológica del paciente. El objetivo de establecer Uso de Antipsicóticos Uso de Antipsicóticos Uso de Clozapina
un diagnóstico categórico y dimensional es el de orientar Típicos Atípicos -Siempre de 2da elección
-Haloperidol -Risperidona -Riesgo de producir
la elección de los fármacos a corto y a largo plazo, en (5 - 15 mg/día) (3 - 6 mg/día) agranulocitosis:
una forma adecuada y racional. -Trifluperazina -Olanzapina Monitoreo Hematológico
Por lo general la vía de administración que se elige (10 - 20 mg/día) (10 - 20 mg/día) -Riesgo de producir
-Clorpromazina -Quetiapina covulsiones (dosis
como primera opción es la oral, aunque esta situación (100 - 300 mg/día) (200 - 700 mg/día) dependiente)
ideal no siempre es posible debido a la baja adherencia -Ziprazidona -Dosis: 300 a 900 mg/día
al tratamiento que tienen los pacientes con estas (80 - 120 mg/día)




patologías.

Tratamiento psicofarmacológico en pacientes con 1. Monitoreo de tolerancia, efectos adversos y respuesta terapeútica
diagnóstico de esquizofrenia. 2. Evitar la asociación de antipsicóticos: en los casos en que esta situación
El diagnóstico actual de esquizofrenia posee un sentido ideal no sea posible, por la refractariedad de las formas graves de psicosis,
las asociaciones de psicofármacos son factibles siempre y cuando sean
muy amplio que incluye diferentes subtipos de enfer-
utilizadas de un modo racional y adecuado para cada paciente.
medad mental crónica y recidivante, los cuales se
diferencian en mayor o menor grado de la psicosis
FIGURA 2
afectivas puras (antiguas psicosis maníaco-depresivas).
El tratamiento farmacológico de elección se basa en la Tratamiento de la excitación psicomotriz por episodio de mania aguda en
el trastorno bipolar
utilización de fármacos del grupo de los antipsicóticos


como monoterapia.
Se consideran actualmente fármacos antipsicóticos de
primera elección (6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 67) Estabilizante del ánimo + Antipsicótico + Benzodiazepina
(Figura 1):



a) Antipsicóticos típicos: haloperidol (5-15mg/día),


clorpromazina (100-300mg/día), trifluperazina (10-
20mg/día). 1- Haloperidol
1- Litio 2- Fenotiazinas
b) Antipsicóticos atípicos: olanzapina (10-20mg/día), 2- Ac. Valproico
1- Lorazepma
3- Olanzapina 2- Clonazepam
risperidona (3-6mg/día), quetiapina (200-700 3- Carbamazepina 4- Risperidona
mg/día), ziprazidona (80-120mg/día).





La clozapina siempre es de segunda elección, por el


riesgo de agranulocitosis. A pesar de ello en nuestro
medio, debido a la alta prevalencia de trastornos - Los estabilizantes tienen latencia de acción de 14 días
- Supender el antipsicótico una vez remitido el cuadro agudo, en especial los
psicóticos crónicos, severos, y habitualmente refractarios antipsicóticos tipicos de alta potencia por el riesgo de generar inversión al
al tratamiento, continúa siendo un fármaco irreemplazable, polo depresivo.
teniendo en cuenta que se trata del antipsicótico de mayor eficacia terapéutica demostrada hasta el momento.
La dosis utilizada se encuentra entre 300 a 900 mg /día.
Todos los antipsicóticos tienen una latencia de acción sobre los síntomas de la esquizofrenia que oscila entre 4
a 6 semanas. En aquellos pacientes que continúen presentando sintomatología aguda de cierta gravedad (como
la excitación moderada o la tendencia a la impulsividad) y que requieran tiempos de internación más prolongados,
se podría utilizar a corto plazo fármacos coadyuvantes con el solo objetivo de mejorar la sintomatología con-
comitante al cuadro clínico de base que presenta el paciente y, de esta manera acortar los períodos de internación.
Este último punto adquiere suma importancia, ya que está demostrado que su prolongación provoca efectos nega-
tivos en la reinserción del paciente en el marco familiar y en la comunidad (segundo pilar del tratamiento de la
esquizofrenia) (31).Los fármacos más utilizados como tratamiento coadyuvante son las benzodiazepinas y los
antiepilépticos (carbamazepina y ácido valproico).
Elección del Esquema Farmacológico
Diferentes factores deben ser tenidos en cuenta en la elección del esquema psicofarmacológico a utilizar. Entre
ellos es necesario considerar:
1) Antecedentes de respuesta a psicofármacos administrados en la guardia; historia farmacológica..
Incluye la respuesta obtenida a los fármacos administrados en guardia, como así también la respuesta clínica y
los datos obtenidos de la historia farmacológica terapéutica personal del paciente.
2) Tolerancia a los fármacos administrados en la guardia:
La aparición de ciertos efectos adversos frecuentes como los síntomas extrapiramidales (SEP) y el desarrollo de
síntomas negativos secundarios, plantea modificaciones en el esquema terapéutico a utilizar:
- Si se trata de eventos agudos localizados (por ejemplo distonía aguda) se administrarán anticolinérgicos de
acción central como el biperideno: 6 a 8 mg/día (dosis máxima) por vía oral, o 5 a 10 mg/día por vía intramuscular;
o el trihexifenidilo: 5 a 10 mg/día (dosis máxima) por vía oral. Es importante tener en cuenta dos recomendaciones
ante la necesidad de utilizar medicación anticolinérgica central. En primer lugar, los anticolinérgicos pueden
empeorar los síntomas psicóticos como así también provocar la aparición de cuadros confusionales mediados por
efecto anticolinérgico central (67). En segundo lugar, no se recomienda su uso como tratamiento preventivo de
SEP, como así tampoco su utilización a largo plazo (no mas de 3 meses), ya que aumenta el riesgo de desarrollo de
SEP de aparición tardía (por ejemplo diskinesias tardías).
Otra opción terapéutica para estos eventos es la difenhidramina en una dosis de 50mg por vía oral o intramuscular,
hasta 3 veces al día.
Las benzodiazepinas son considerados fármacos de segunda opción.
- Si se trata de reacciones generalizadas (por ejemplo el parkinsonismo, la akinesia o la acatisia) se deberá evaluar
la disminución de la dosis del antipsicótico administrado, la utilización de benzodiazepinas y/o anticolinérgicos
de acción central de acuerdo al tipo de reacción generalizada que el paciente presente, y eventualmente se evaluará
el cambio del antipsicótico utilizado, debiéndose elegir un antipsicótico del grupo de los típicos con baja potencia
bloqueante D2 (por ejemplo clorpromazina, tioridazina), o bien la utilización de un antipsicótico atípico (por ejemplo
olanzapina, risperidona). En esta última droga el riesgo de inducir SEP es dosis dependiente. Con dosis mayores
a 6 mg/día se comporta como un fármaco de alta potencia bloqueante D2.
- Aparición de síntomas negativos secundarios. Esto suelen ser difíciles de diferenciar de los síntomas negativos
propios de la enfermedad los cuales suelen ser refractarios a los antipsicóticos, especialmente a los atípicos.
Estos síntomas aparecen principalmente en los pacientes con trastornos psicóticos de evolución crónica y recidivante
(esquizofrenia residual). Cuando los síntomas negativos aparecen en el curso subagudo del tratamiento (primer
mes) podrían corresponder a un efecto adverso de la medicación, relacionado con el bloqueo D2. En estos casos
se deberá pensar en la rotación a un antipsicótico de baja potencia bloqueante D2, y de ser posible un atípico
(52, 55).
3) Compromiso neurológico:
Existen pacientes con trastornos psicóticos secundarios a la presencia de una patología neurológica determinada, o
bien a la existencia de disfunciones neurológicas con o sin lesión estructural cerebral detectable con las neu-
roimágenes, que se manifiestan clínicamente con alteraciones de las funciones mentales superiores y de la conducta.
Estos pacientes constituyen un grupo heterogéneo en los que se pueden encontrar antecedentes de lesión cerebral
estructural u otra enfermedad neurológica determinada, hallazgos patológicos en el EEG o en las imágenes (por
ejemplo, TAC, RMN), y alteraciones neuropsicológicas.
El término organicidad cerebral, ha sido utilizado por la ICD 10 para referirse a este grupo heterogéneo de
pacientes (64).
Las enfermedades neurológicas en las que se pueden observar el desarrollo de episodios psicóticos agudos y sub-
agudos incluyen: la encefalitis epidémica, la enfermedad de parkinson, las meningitis y otros procesos infecciosos
del SNC, los tumores del SNC, la esclerosis múltiple en su etapa inicial, la corea de Sydenham, las enfermedades
neurodegenerativas del SNC y la epilepsia. Clínicamente, se caracterizan por la aparición de delirio y alucinaciones
asociado a algún grado de entorpecimiento de la conciencia y amnesia. Estos pacientes con antecedentes de
lesión neurológica presentan un mayor riesgo de desarrollo de reacciones paradojales a algunos fármacos como
a las benzodiazepinas de alta potencia (por ejemplo, clonazepam, alprazolam) (67).
En el caso de la epilepsia, las formas parciales del lóbulo temporal, y en menor medida las del lóbulo frontal,
tienen una mayor frecuencia de asociación con distintas formas clínicas de trastornos psicóticos. Las formas mas
frecuentes son las psicosis agudas post-ictales, generalmente reversibles y autolimitadas, y las crónicas inter-ictales,
similares a la esquizofrenia y a algunas formas de trastorno esquizoafectivo. Ambas se diferencian de las formas
idiopáticas por presentar una mejor evolución en cuanto a la preservación del afecto y de la voluntad. Estas últimas
requieren tratamiento antipsicótico, cuidando de no disminuir el umbral convulsivo y empeorar las crisis epilépticas.
Si bien todos los antipsicóticos disminuyen el umbral convulsivo y provocan alteraciones electroencefalográficas,
no todos lo hacen con la misma frecuencia. Los antipsicóticos que más afectan el umbral convulsivo son las fenotiazinas
y la clozapina. La risperidona es uno de los antipsicóticos que menos afecta el umbral convulsivo, al igual que
el haloperidol y el bromperidol, entre los antipsicóticos típicos (13, 33, 51, 59, 60).
El daño neurológico en las diferentes etapas del neurodesarrollo se puede asociar a un retardo en la adquisición
de pautas madurativas y a algún grado de retraso mental. En este contexto es común la aparición de alteraciones
de la conducta. Las llamadas "psicosis injertadas" constituyen una complicación psiquiátrica aguda del retraso
mental, que generalmente evolucionan en forma transitoria, pero pueden requerir el uso de antipsicóticos a corto
y mediano plazo (28).
4) Utilización de atípicos:
En nuestro medio la elección de antipsicóticos atípicos dependerá, en gran medida, de los factores anteriormente
mencionados, sumados a la disponibilidad económica del paciente y/o del sistema de salud en el caso de los
Hospitales Públicos, ya que estos fármacos tienen costos muchas veces inaccesibles. Sin embargo, en la evaluación
costo/beneficio se deberá considerar que los pacientes que presentan resistencia al tratamiento con antipsicóticos
convencionales, la elección de un antipsicótico atípico como la clozapina, la olanzapina y la risperidona, podrá
disminuir la cantidad de días de internación hospitalaria ya que su utilización estaría asociada a una mayor eficacia
clínica con una menor incidencia de efectos adversos de tipo extrapiramidal. Con respecto a este último punto,
si bien los antipsicóticos atípicos presentan un riesgo considerablemente menor de inducir SEP, como contra-
partida se asocian con un mayor riesgo que los antipsicóticos típicos de provocar alteraciones metabólicas como:
aumento de peso, hipertrigliceridemia, hiperglucemia y diabetes mellitus. Estos efectos son mayores con olanzapina,
clozapina, moderados con quetiapina, y menores con risperidona. Por lo tanto, en los pacientes tratados con fármacos
atípicos es necesario la realización de controles de glucemia, lipidograma y curva de tolerancia oral a la glucosa
(26, 39, 42). Con relación a la clozapina en particular, debido al riesgo de provocar agranulocitosis, no es una
droga de primera opción y en el caso de ser utilizada se deberán realizar controles hematológicos seriados con la
finalidad de minimizar el riesgo de agranulocitosis (hemograma semanal las primeras 18 semanas del tratamiento,
y luego hemograma mensual) (1, 19, 38). A pesar de ello, la amplia experiencia clínica desarrollada en el hospital
con su utilización ha permitido observar una elevada eficacia terapéutica en las formas de esquizofrenia refractaria,
además de los estudios que plantean su utilidad en el tratamiento de pacientes con diskinesias tardías y el rol
descripto en la prevención de suicidio de pacientes esquizofrénicos.
5) Componente impulsivo - agresivo:
La impulsividad y la agresividad en el contexto de la psicosis esquizofrénica habitualmente responde al tratamiento
antipsicótico. Sin embargo, se ha demostrado que el litio, la carbamazepina y el ácido valproico tendrían eficacia
sobre la impulsividad, la agresividad y la violencia en pacientes con trastornos de la personalidad (38, 39). A
pesar de la poca disponibilidad de trabajos que evalúen la eficacia del litio y los antiepilépticos en trastornos
psicóticos como las psicosis esquizofrénicas y esquizoafectivas (en contraste con la gran cantidad de estudios
que se desarrollan en pacientes con trastorno bipolar), su utilización en el grupo de las psicosis no-bipolares
estaría indicada en aquellos casos en los cuales los síntomas pertenecientes al área del control de los impulsos
no respondan al tratamiento antipsicótico. Algunos estudios realizados con carbamazepina mencionan una posible
acción sinérgica con el antipsicótico (haloperidol) sobre los síntomas agudos de la esquizofrenia (excitación) en
dosis de 600 a 1000 mg/día. Esta asociación permitiría disminuir las dosis utilizada del antipsicótico, lo cual
sería especialmente útil en aquellos pacientes con riesgo de desarrollar efectos adversos extrapiramidales dosis
dependientes (24, 32, 35, 37, 65). Estos resultados han sido observados, a pesar del efecto de inducción enzimática
(sistema enzimático microsomal hepático citocromo P-450) que presenta la carbamazepina sobre el metabolismo
del haloperidol, que produce la reducción de la concentración plasmática de este último (5). La eficacia de la
carbamazepina sobre las conductas disruptivas violentas en las psicosis con excitación y/o alteraciones del
electroencefalograma, ha sido relacionada con un mecanismo "antikindling" (35).
FIGURA 3
- Tratamiento Psicofarmacológico de otros trastornos
psicóticos (criterios diagnósticos del DSM IV).. Tratamiento de la psicosis afectiva en el trastorno bipolar (*)
a) Episodio Esquizofreniforme. 
El esquema terapéutico es similar al descripto para la Tratamiento farmacológico de
Estabilizador del ánimo
esquizofrenia. Las diferencias radican en la duración 1° línea en trastorno bipolar
del mismo. Se recomienda la utilización de bajas dosis
Tratamiento de trastorno bipolar
 Estabilizador del ánimo +
de mantenimiento y, en caso de usar fármacos típicos,


con síntomas depresivos severos Antidepresivos
la posibilidad de suspender gradualmente la medicación
antes de los seis meses ya que hasta dicho momento


Controlar riesgo suicida
el riesgo de desarrollar diskinesias tardías es casi nulo
(34). (*) Tratamiento de psicosis
afectiva en trastorno bipolar
 Estabilizador del ánimo +
b) Episodio Psicótico Breve. Antipicóticos + Antidepresivos


Estos episodios de corta duración requieren tratamiento
psicofarmacológico solamente durante la fase aguda, y
no se justifica un tratamiento psicofarmacológico a
- Evitar las dosis altas de antipsicóticos de alta potencia ya que pueden empeorar
largo plazo (34). los síntomas depresivos.
c) Psicosis afectiva del trastorno bipolar. - Evaluar síntomas negativos secundarios a la medicación.
Los pacientes con trastorno bipolar pueden presentar

  
trastornos psicóticos agudos de forma maníaca (Figura
2), depresiva (Figura 3) o mixta. El tratamiento varía
según la forma clínica con la que se presente, como - Utilizar antidepresivos a dosis terapéuticas
- Luego de la remisión de los síntomas psicóticos, suspender el antipsicótico
vimos en la primera parte de este trabajo. En esta
- En presencia de agitación o ansiedad extremas, considerar benzodiazepinas
etapa del tratamiento el objetivo terapéutico principal,
es lograr la estabilización del ánimo, por lo que el fármaco
de elección es el antirrecurrencial: litio o ácido valproico.
En la fase aguda, se pueden utilizar otros fármacos - Evitar los antidepresivos tricíclicos por posibilidad de viraje o switch a la manía
como antipsicóticos y benzodiazepinas. Con respecto a - Evitar combinación de antipsicóticos de baja potencia con antidepresivos
la utilización de los antipsicóticos, la olanzapina con- tricíclicos por suma de efectos anticolinérgicos e hipotensores
stituye una opción útil por su eficacia terapéutica en
psicosis y en manía aguda. Los antipsicóticos típicos
de alta potencia bloqueante D2, se deberán usar con
cuidado por el riesgo de viraje al polo depresivo, o Si no hay respuesta, considerar TEC
(considerada de primera elección por algunos centros internacionales)
mixto (17). De no contar con la posibilidad de utilizar
antipsicóticos atípicos, se prefieren los antipsicóticos
típicos de baja potencia bloqueante D2 a dosis bajas
(50-150mg) clorpromazina, prometazina. Esta última FIGURA 4
es una fenotiazina de muy baja potencia bloqueante
D2, útil como hipnosedante por sus efectos antago- Tratamiento de los trastornos psicóticos durante la fase de mantenimiento
nistas del receptor H1. En caso de contar con la vía (Consultorios Externos)


oral se puede utilizar la tioridazina (21, 27, 48, 58).


d) Trastorno Esquizoafectivo.
Algunos autores ponen en tela de juicio que se trate
Objetivos: minimizar el riesgo de recaídas y favorecer la reinserción
de una entidad independiente. Por este motivo sociolaboral del paciente
recomiendan elegir el fármaco según la sintomatología evitar la asociación de psicofármacos en especial de antipsicóticos
del paciente. Los fármacos de elección son los antipsicóticos, optimizar el tratamiento a largo plazo en lo posible con monoterapia
los antirrecurrenciales, y los antidepresivos (25).


No ha sido establecido aún, si los antipsicóticos por si


solos pueden mejorar ambos síntomas, afectivos y
Duración del tratamiento psicofarmacológico
esquizofrénicos. Los antipsicóticos de alta potencia D2


en estos pacientes, pueden provocar empeoramiento


de la sintomatología depresiva, o inversión del cuadro
hacia el polo depresivo, por lo cual se debe preferir la
Primer Episodio: Segundo Episodio Tercer Episodio
utilización de antipsicóticos de baja potencia, o bien 6 meses a un año. 2 a 5 años. Implica tratamiento
antipsicóticos atípicos de acción combinada 5-HT2/D2 Luego disminución Luego disminución Indefinido por el alto
paulatina del paulatina del riesgo de recaídas.
como la olanzapina, la risperidona, la quetiapina y la antipsicótico antipsicótico
clozapina (46, 66). Hay autores que postulan que esta



última tendría efectos estabilizantes del ánimo (66).


El uso de antirrecurrenciales fue poco estudiado en los
pacientes con trastorno esquizoafectivo, pero según - Los estabilizantes tienen latencia de acción de 14 días
- Supender el antipsicótico una vez remitido el cuadro agudo, en especial los
los resultados preliminares podrían ser de utilidad en antipsicoticos tipicos de alta potencia por el riesgo de generar inversión al
las formas con predominio de sintomatología maníaca, polo depresivo.
funcionando como estabilizadores del ánimo (34).
Los antidepresivos se indicarán en aquellos pacientes esquizoafectivos que sufren un episodio depresivo mayor,
teniendo en cuenta el riesgo de viraje al polo maníaco. Los antidepresivos de primera elección en este tipo de
pacientes son los I.S.R.S. y el bupropión, que tienen menor riego de inducir viraje. Los antidepresivos tricíclicos
son los de mayor riesgo de inducir viraje por lo que deben ser evitados (48, 58).
El uso de clozapina en esto pacientes ha sido recomendado en los casos de depresiones inhibidas y estados de
akinesia con síntomas psicóticos. La akinesia es muchas veces indiferenciable de estados depresivos y de estados
catatónicos (34).
e) Trastorno Delirante.
Estas formas de psicosis crónicas se caracterizan por el predominio de la alteración del pensamiento (delirio) y
coincide en gran medida con las descripciones clásicas de paranoia descriptas por Kahlbaum y Kraepelin. La sin-
tomatología delirante en estos trastornos suele ser resistente al tratamiento antipsicótico y es esencial el abordaje
multidisciplinario (psicosocial) y muchas veces requieren internación especialmente cuando presentan peligrosidad
para terceros o provocan intensa disfuncionalidad social. En estos pacientes se recomienda el uso de antipsicóticos,
especialmente aquellos con acción combinada 5-HT2/D2 como la olanzapina, risperidona, quetiapina y clozapina
(34).

C. Servicio de Consultorios Externos. Servicio de Hospital de Día. Servicios de Hospitalización de Largo Plazo:
Esquemas terapéuticos de mantenimiento.
Características de la población de pacientes.
En este apartado tomaremos como modelo al servicio de Consultorios Externos donde se realiza el control y el
seguimiento de los pacientes ambulatorios, muchos de los cuales han sido dados de alta de los Servicios de
Internación. Consultorios Externos se caracteriza por su alta demanda asistencial, y una gran población de
pacientes con psicosis crónica, que requieren un abordaje psicofarmacológico a largo plazo.
Fase de mantenimiento del tratamiento farmacológico de los trastornos psicóticos (Figura 4).
Los principales objetivos durante esta fase son minimizar el riesgo de recaídas y favorecer la reinserción social y
laboral del paciente (2, 4).
Una estrategia para mejorar la adherencia en los tratamientos prolongados y fomentar la rehabilitación sociolaboral
es a través de los grupos de medicación, que se están implementando desde 1998 en el Servicio de Consultorios
Externos del Hospital Borda con muy buenos resultados (3).
Durante esta etapa del tratamiento, debemos estudiar las formas de evolución de los trastornos psicóticos (diagnóstico
longitudinal), con el objetivo de completar el diagnóstico transversal realizado en la fase previa. Serán de utili-
dad, las diferentes categorizaciones semiológicas, aún vigentes, descriptas por los autores clásicos. Se observan
diferentes tipos evolutivos en los trastornos psicóticos crónicos que tienen implicancias en el tratamiento psico-
farmacológico a largo plazo:
1) Los pacientes con trastornos psicóticos de evolución aguda y transitoria, que suelen ser recidivantes
(endógenos o inducidos por sustancias): las formas agudas y transitorias, aunque recurrentes, deben ser diferenciadas
de las formas crónicas con síntomas negativos y/o positivos persistentes, por sus implicancias en la terapéutica
farmacológica en la fase de mantenimiento.
Se caracterizan por un comienzo brusco de la sintomatología (menos de dos semanas), de característica polimorfa,
relacionado en el tiempo con un estrés agudo, y de buen pronóstico. Algunos trastornos disociativos severos, se
pueden confundir con este grupo clínico y se deberá realizar un diagnóstico diferencial (7).
2) Los pacientes con trastornos psicóticos de evolución crónica o persistente (esquizofrenia, algunos trastornos
esquizoafectivos, trastorno delirante): dentro del grupo de las formas persistentes se incluyen las dos formas clínicas
descriptas por T. J. Crow.
- Esquizofrenia Tipo I: se caracteriza por una mejor respuesta a los antipsicóticos, un predominio de alucinaciones
y delirio (síntomas positivos), la tendencia a la recurrencia, y la ausencia de alteraciones neuroradiológicas
(8,12).
- Esquizofrenia Tipo II: se caracteriza por un curso crónico y deteriorante, con predominio de sintomatología negativa
y pocos síntomas positivos, una mala respuesta terapéutica a los antipsicóticos, y con alteraciones neuroradiológicas,
intelectuales y cognitivas (8,12). Muchos de estos pacientes pueden cumplir con los criterios de esquizofrenia
resistente, es decir una respuesta insatisfactoria a dos o mas estrategias terapéuticas basadas en un esquema de
monoterapia y a dosis y tiempo (cuatro a seis semanas) adecuado, y el requerimiento del uso de clozapina o algún
otro antipsicótico atípico (8).
Duración del Tratamiento (2, 4, 31).
Se tendrá en cuenta los antecedentes personales del paciente con respecto a la evolución que haya presentado
el trastorno psicótico.
Cuando estamos frente a un primer episodio agudo, puede resultar difícil determinar si se trata de una forma
transitoria o persistente. Por lo tanto, en este caso se recomienda continuar el tratamiento a dosis terapéuticas
por un período de tiempo que se encuentre comprendido entre 6 meses y un año. Una vez cumplido el mismo,
la reducción de la dosis deberá ser lenta (cada tres meses). Si estamos frente a un segundo episodio, se recomienda la
implementación de un tratamiento de mayor duración (2 a 5 años), mientras que el desarrollo de un tercer episodio
implica un tratamiento de tiempo indefinido.
En aquellos pacientes que abandonan el tratamiento, se podrá evaluar la utilización de formas farmacéuticas de
depósito.
Dosis recomendada y formas de liberación prolongada (2, 4, 31).
Una vez alcanzada la estabilización clínica a mediano plazo, se recomienda reducir hasta un 20% de la dosis
utilizada en la etapa aguda cada 6 meses hasta alcanzar la mínima dosis de mantenimiento requerida por el
paciente. La mínima dosis de mantenimiento considerada y aceptada son 2,5 mg/día de haloperidol o bien 50
mg de decanoato de haloperidol cada 4 semanas. En los pacientes con evolución crónica recidivante, se deberá
considerar continuar con la misma dosis durante seis meses, antes de iniciar la reducción de la misma.
Las formas de liberación prolongada (haloperidol decanoato, bromodol decanoato, palmitato de pipotiazina) constituyen
una opción útil en los pacientes con baja adherencia, y síntomas extrapiramidales leves y/o negativos secundarios
leves pero que tienen buena respuesta clínica con la medicación oral. Si bien se han asociado con una menor
incidencia de efectos adversos extrapiramidales en comparación con las formas respectivas de liberación inmediata
"no se debe indicar un fármaco de liberación prolongada, sin antes haber probado, previamente, la tolerancia a
la forma de liberación inmediata".
Uso de benzodiazepinas.
El uso de BZD a largo plazo, no tendría criterios clínicos, excepto para las formas de psicosis catatónicas, o como
coadyuvante para disminuir las dosis del antipsicótico en caso de SEP (por ejemplo acatisia). Existen dificultades
para retirar las BZD, debido a la dependencia que causan luego de tratamientos de mas de 6 semanas de
duración (67). Aun así, en los pacientes estables se recomienda disminuir la dosis en forma muy paulatina, ya
que muchas de las veces funciona como refuerzo positivo para el paciente, al tener que tomar menos medicación.

Conclusiones
El abordaje terapéutico psicofarmacológico de los trastornos psicóticos en sus distintas fases evolutivas, requiere
fundamentalmente de una metodología diagnóstica basada principalmente en criterios clínicos y evolutivos, ya
que no contamos con métodos complementarios que presenten especificidad diagnóstica. Para la elaboración de
un adecuado diagnóstico clínico, se deberán tener en cuenta todos aquellos datos que resultan de la realización
de un adecuado examen semiológico y del conocimiento de los elementos teórico-prácticos aportados por el minu-
cioso, sensato y prudente estudio de la psicopatología. El uso de las clasificaciones actuales permiten establecer
un diagnóstico categorial en un corte transversal y longitudinal y permite identificar, solo parcialmente, la con-
ducta terapéutica a seguir.
Por lo tanto, en la elaboración de una estrategia terapéutica adecuada y racional resulta de fundamental importancia
tener en cuenta en primer lugar, el momento evolutivo de los diferentes tipos de trastornos psicóticos, ya que nos
permitirá alcanzar un abordaje más dinámico de este grupo de patologías de etiopatogenia incierta y clínica
polimorfa. En segundo lugar, en todos los casos que requieran un tratamiento a largo plazo, el principal objetivo
a alcanzar es la obtención de una adecuada eficacia terapéutica a través de la monoterapia evitando de ser posible
las asociaciones farmacológicas en general y en particular las asociaciones de diferentes antipsicóticos. En los
casos en que esta situación ideal no es posible de lograr por la refractariedad de las formas graves de psicosis,
las asociaciones de psicofármacos puede ser benéfica siempre y cuando es utilizada de un modo racional y adecuado
para cada paciente.
Referencias Bibliográficas 23. Ghaemi S, Goodwin, F. Use of atypical Neuroléptico Maligno. ALCMEON 1998; 24: 317-
antipsychotic Agents in Bipolar and 330.
1. Alphs L, Anand R. Clozapine: The commitment Schizoaffective Disorders. J Clin Psychopharmacol 45. Osser D, Zarate C. Consultant for the pharma-
to patient safety. J Clin Psychiatry 1999; 60 1999; 19 (4): 354-361. cotherapy of schizophrenia. Psychiatr Ann 1999;
(suppl 12): 39-42. 24. Hakola H, Laulumaa V. Carbamazapine in 29 (5): 252-267.
2. Alvano Sebastián. Pautas para el tratamiento y treatment of violent schizophrenics. Lancet 1982; 46. Perez V, Puigdemont D, Perez Blanco F,
manejo clínico de la Esquizofrenia. ALCMEON 1 (8285): 1358. Alvarez E. Tratamiento de la depresión psicótica.
2001; 9 ( 4) : 361-366. 25. Pope HG Jr, Lipinski JF, Cohen BM, Axelrod En Actualización en psicosis. Primera Edición.
3. Amenta M, Campi M, Goldchluk A, Kirschbaum DT. Harrison G, Lipinski J, Cohen B, Toby D. Editor: P. Pichot. Aula Médica Ediciones, Madrid,
W, Villar V, Postare F. Tratamiento grupal ambula- "Schizoaffective Disorder": An invalid Diagnosis? A 2000.
torio de pacientes esquizofrénicos y otras psicosis comparison of Schizoaffective Disorder, 47. Perry P, Bruce A, Ellingrod V. Neuroleptic
deficitarias. Vertex 2000; 11: 58-64. Schizophrenia and Affective Disorder. Am J maintenance therapy. Clin Psychopharmacol
4. American Psychiatric Association. Guías para el Psychiatry 1980; 137 (8): 921-927. Seminar 1996-1997. 19-59
tratamiento de los pacientes con Esquizofrenia. 26. Haupt D, Newcomer J. Hiperglycemia and 48. Post R. Treatment of bipolar disorder. En
APA 1999. antipsychotic medications. J Clin Psychiatry Sadock B J y Sadock V A: Comprehensive textbook
5. Arana G, Goff D, Friedman H, Ornsteen M, 2001; 62 ( suppl 27): 15-27. of Psychiatry. 7° Edition. Ed Lippincot Williams
Greenblatt D, Black B, Shader R. Does 27. Hilty D, Brady K, Hales R. A Review of &Wilkins, Philadelphia, USA 2000.
Carbamazepine induced reduction of plasma levels Bipolar Disorder among adults. Psychiatr Serv 49. Schatzberg A, Nemeroff C. Essentials of
worsen psychotic symptoms? Am J Psychiatry 1999; 50 (2): 201-213. Clinical Psychopharmacology. Ed: American
1986 ; 143 (5) :650-651. 28. Honorio Delgado. Curso de Psiquiatría. Psychiatric Publishing, Inc. Washington DC, USA,
6. Arana G, Rosenbaum J. Handbook of Editorial Cayetano Heredia, Lima 6° Edición, 2001.
Psychiatric Drug Therapy. Williams and Wilkins, 1993. 50. Scher Marionda, Neppe Veron. Carbamazepine
4° Edición, Phyladelphya 2000. 29. Janicak P, Davis J, Preskorn S, Frank J. adjunct for nonresponsive psychosis with prior
7. Barcia Demetrio. Psicosis Cicloides. Ed Principles and Practice of hallucinogenic abuse. J Nerv Ment Dis 1989;
Triacastela, Madrid 1998. Psychopharmacotherapy. Williams & Wilkins. 177(12): 755-757.
8. Berrios G. Positive and negative symptoms and Second Edition, 1997. 51. Schmitz B. Antidepressant drugs: indications
Jackson. A conceptual history. Arch Gen 30. Jufe Gabriela. Psicofarmacología Práctica. Ed. and guidelines for use in epilepsia. Epilepsia
Psychiatry 1985; 42 (1): 95- 97. Polemos Buenos Aires, 2001. 2002; 43 (2): 14-18.
9. Buchanan R, Carpenter W. Schizophrenia: En 31. Kane J. Managemente Strategies for treatment 52. Siris S. Depression in Schizophrenia:
Sadock B J y Sadock V A: Comprehensive textbook of Schizophrenia. J Clin Psychiatry 1999; 60 Perspective in the Era of Atypical Antipsychotic
of Psychiatry. 7° Edition. Ed Lippincot Williams (suppl 12): 13-17. Agents. Am J Psychiatry 2000; 157(9): 1379-
&Wilkins, Philadelphia, USA 2000. 1385-1430. 32. Klein E, Bental E, Lerer B, Robert H, 1389.
10. Caine E, Lyness J. Delirium, Dementia, BelmakerM. Carbamazepine and Haloperidol vs. 53. Soler P, Gascón J. Recomendaciones terapéuticas
amnestic disorder and other cognitive disorders: Placebo and Haloperidol in excited psychoses. A básicas en los trastornos mentales. Ed: Masson-
en Sadock BJ, Sadock VA: Comprehensive text- controlled study. Arch Gen Psychiatry 1984; 41 Salvat, Barcelona, 1994.
book of Psychiatry; 7° Edition. Ed: Lippincot (2): 165-170. 54. Stingo N y col. Los Trastornos Psíquicos. La
Williams & Wilkins, Philadelphia, USA 2000. 33. Koch-Stoecker S. Antipsychotic drugs and Psicopatología en el siglo XXI. Ediciones Centro
854-892. epilepsia: indications and treatment guidelines. Norte. Buenos Aires 2001.
11. Calabrese J, Bowden C, Charles L, Mc Elroy Epilepsia 2002; 43 (2) : 19-24. 55. Tabeze J P. Effets des neuroleptiques sur les
S, Cookson J, Andersen J, Keck P, Rhodes L, 34. Lauriello J, Erickson B, Keith S. Other symptomes dépressifs. Encéphale 1998; 1: 38-
Bolden Watson C, Zhou J, Ascher J. Spectrum of Psychotic Disorders: En Sadock B J y Sadock V A: 41.
activity of Lamotrigine in treatment-refractory Comprehensive textbook of Psychiatry. 7° Edition. 56. Targum S, Abbott J. Eficacia de Quetiapina
bipolar disorder. Am J Psychiatry 1999; 156 (7): Ed Lippincot Williams &Wilkins, Philadelphia, en pacientes parkinsonianos con síntomas psicóticos.
1019-1023. USA 2000. J Clin Psychopharmacol 2000; 20 (1): 54-60.
12. Crow T. J. Molecular pathology of schizophre- 35. Lenzi A, Lazzerini F, Grossi E. Use of 57. Tariot P, Salzman C. Long term use of quetiapine
nia: more than one disease process?. Br Med J Carbamazepine in acute psychoses: a controlled in elderly patients with psychotic disorders. Clin
1980, 280 : 66-68. study. J Int Med Res 1986; 14 (2) :78-84. Ther 2000; 22 (9): 1068-1084.
13. D'Alessio L. La psicosis epiléptica, modelos 36. Manus Mc, Arvanitis L, Kowalcyc B. 58. Toro Martinez E. Tratamiento psiquiátrico del
neurobiológicos y sus implicancias farmacológicas. Quetiapine, a novel antipsychotic: experience in trastorno bipolar. ALCMEON 2000; 33: 1-35.
Psicofarmacología 2001; 8: 12-16. elderly patients. J Clin Psychiatry 1999; 60 (5): 59. Torta R, Monaco F. Atypical antipsychotics
14. Dantzler A, Ossler D. Algorithms for the phar- 292-298. and serotonergic antidepressants in patients with
macotherapy of acute depression in patients with 37. Martín Muñoz J, Moriñigo Dominguez A, epilepsia: Pharmacodynamic considerations.
bipolar disorder. Psychiatr Ann 1999; 29 (5) : Mateo Martí I, Guajardo-fajardo Ibarra I, Noval Epilepsia 2002; 43 (2): 8- 13.
270-284. Lamos D. La carbamazepina: un tratamiento 60. Trimble M, Schmitz B. Seizures, affective
15. Diagnosis and statistical manual of mental adjunto eficaz en las esquizofrenias. Actas Luso- disorders and anticonvulsant drugs. Edited by
disorders, DSM IV. Washington, D.C Cuarta edi- Esp Neurol Psiquiatr 1992, 20 (1): 11-16. Trimble M and Schmitz B. Ed: Clarius Press Ltd,
ción, American Psychiatric Association, 1994. 38. Meltzer H Y, Alphs L, Green A I, Altamura A UK, 2002.
16. Donnoli V F. Esquizofrenia: Dimensiones y C, Anand R, Bertoldi A, Bourgeois M, Chouinard 61. Trimble M. The Gastaut-Geschwind Syndrome:
Psicopatología Clínica. ALCMEON 1999; 29: 5- G, Islam M Z, Kane J, Krishnan R, Lindenmayer J en Temporal Lobe and Limbic System, Wrightson
15. P, Potkin S. International Suicide Prevention Trial Biomedical Publishing, 1992.
17. Donnoli V F "El espacio psíquico en psiquia- Study Group. Clozapine treatment for suicidality in 62. Vanelle J M. Tratamiento farmacológico de las
tría: la construcción del mundo interno a través schizophrenia: International Suicide Prevention esquizofrenias. Encyclopédie Médico-Chirurgicale-
del desarrollo neuropsicológico" . Ed. Lumen. Bs. Trial (InterSePT). Arch Gen Psych 2003; 60: 82. E-37-295-A-10, 2000. Paris, SAS.
As. 1999. 39. Meltzer H Y. Putting metabolic side effects 63. Wise M, Rundell J. Consultation Psychiatry:
18. Dose M, Hellweg R, Yassouridis A, Theison into perspective: risk versus benefits of atypical Delirium. Second edition. Ed: Americam
M, Emrich H M. Combined treatment of schizo- antipsychotics. J Clin Psychiatry 2001; 62 (suppl Psychiatric Press 1994.
phrenic psychoses with haloperidol and valproate. 27) : 35-40. 64. World Health Organization. The ICD-10
Pharmacopsychiatry 1998; 31 (4): 122-125. 40. Meltzer H Y. Suicide and Schizophrenia: classification of mental and behavioural disorders:
19. Fleischhacker W. Clozapine: A Comparision Clozapine and the Intersept Study. J Clin Clinical descriptions and diagnostic guidelines.
with other novel antipsychotics. J Clin Psychiatry Psychiatry 1999; 60 (suppl 12):47-50. Geneva: WHO, 1992.
1999; 60 (suppl 12): 30-34. 41. Menza M, Palermo B. Quetiapine as an alter- 65. Yassa R, Dupont D. Carbamazepine in the
20. Franzek E. Psicosis Cicloides, Síndrome native to clozapine in the treatment of treatment of aggressive behavior in Schizophrenic
Neuroléptico Maligno y Catatonía letal. ALCMEON dopamimetic psychosis in patients with parkin- Patients. A case Report. Can J Psychiatry 1983;
1998; 24: 331-349. son's disease. Ann Clin Psychiatry 1999; 11 (3): 28, 566-68.
21. Freeman M, Stoll A. Mood Stabilizer 141-144. 66. Zárate C, Tohen M, Baldessarini R. Clozapine
Combinations: A review of safety and efficacy. Am 42. Meyer J. Effects of atypical antipsychotics on in Severe Mood Disorders. J Clin Psychiatry 1995;
J Psychiatry 155 (1) 1998.12-21. weight and serum lipid levels. J Clin Psychiatry 56 (9): 411-416
22. Gabor S, Ungvari H, Chiu L, Chow L, Pangs F, 2001; 62 (suppl 27): 27-35. 67. Zieher L y colaboradores. Psicofarmacología
Tam P. Tratamiento psicofarmacológico de la 43. Monchablon E. Catatonías por Neurolépticos. clínica y sus bases neurocientíficas. Tercera
esquizofrenia catatónica. ALCMEON 23; 276- Ed Ananké, Buenos Aires, 1998. Edición; Buenos Aires, 2003.
283, 1997. 44. Monchablón E. Tratamiento del Sindrome