Vous êtes sur la page 1sur 17

Relación entre ética y moral

Se dice que un comportamiento es moralmente aceptable cuando se ajusta


satisfactoriamente a lo prescrito por un conjunto de normas o bien llamado un código
moral.
De esto se puede deducir el carácter fundamental de la moral: la imposición. La norma
moral obliga un comportamiento al individuo, cuya desobediencia implica una
desvalorización moral, y su obediencia un enriquecimiento.
De otro lado, la ética pretende dar explicación de las normas morales. Su origen social e
histórico, su validez y fundamentación dentro de un sistema filosófico o religioso.
Entonces la ética será la teoría explicativa de la moral. Como no existe una moral
universalmente aceptada, será la ética quien compare y explique los diferentes factores
sociales o religiosos que dieron lugar a distintos sistemas morales.
Podemos decir que la ética será una teoría objetiva de la moral, mientras que ésta será un
sistema subjetivo de normas. Se dice que la moral es subjetiva, por cuanto su validez
depende de la aceptación que un sujeto haga de ella. Su validez será un problema de
creencia.
En conclusión se puede decir que la ética es el estudio explicativo de las normas y la moral
son las normas que regulan el comportamiento.

Evolución histórica de la moral


Moral primitiva
La moral primitiva se caracteriza por ser esencialmente colectivista y única. Esto quiere
decir que reduce el individuo a su colectividad, y que es única para todos los individuos. En
general, las sociedades primitivas son colectivistas: propiedad colectiva y hasta relaciones
familiares colectivas.
Moral antigua
En este período se encuentran condiciones muy diferentes. La propiedad privada se ha
desarrollado por completo, y por lo tanto, también las clases sociales. Las sociedades son
mucho más numerosas y por ello, sus necesidades son mayores. De ahí que las guerras
entre ciudades y estados rivales comiencen a hacerse frecuentes, y como resultado de ellas,
aparezcan los prisioneros de guerra, reducidos a esclavos.
El poder en general, administración política y militar, la producción intelectual y artística,
quedo en manos de las clases superiores. De esto entonces surgen dos fuentes de la moral.
Una para los amos, que era además dominante, y otra para los esclavos.
Para los esclavos encontramos valorado positivamente aquellos rasgos de su situación:
obediencia, sufrimiento y humildad, entonces podemos deducir que lo que es bueno es lo
que beneficie a la clase dominante.
Moral feudal
La estructura antigua y la feudal son muy semejantes. Lo que en la primera era amo y
esclavo, en la segunda fue señor y siervo. Si bien que el señor, no podía vender al siervo, ni
disponer con la misma facilidad de su vida y familia, sus derechos sobre este eran en todo
caso muchos.
Entonces la moral del señor, será igualmente individualista y dominante. Además influida
por la ideología religiosa que le enfoca hacia la salvación celestial. El honor, entendido
como el deber por el deber, los mandamientos religiosos hábilmente acomodados a sus
conveniencias, y la rígida diferencia de clases, son los preceptos morales dominantes.
De otro lado el siervo, se encuentran valores como la humildad, pobreza y la obediencia,
que sinceramente llevados en la tierra, serian ampliamente premiados en el cielo.
Moral burguesa
Estando el sistema interesado en que el mayor número de personas produzca la mayor
cantidad de riqueza posible. La nueva moral exaltará la libertad del individuo. Se pensara
ahora al como un ser con la capacidad de ser por si mismo, independiente de su origen de
nacimiento.
Se tiene entonces, una moral individualista, igualitaria y defensora del beneficio económico
y su propiedad.
Este nuevo sistema, vera con buenos ojos y alabara que, una sola persona y gracias al
trabajo de muchos otros, logre ganancias superiores a la de las demás gentes. Son las
relaciones entre industria y obrero.
Progreso social
Para hablar de progreso o retroceso social, primero sería necesario determinar unos
objetivos ideales. Según el acercamiento o alejamiento a estos de los sistemas sociales, se
diría que hay un progreso o retroceso.
Primero, quede claro que tales objetivos sociales serian los ideales, o más deseables,
Por cuanto podrían mejor que otros satisfacer la naturaleza humana. Podemos decir que
progreso significa paulatino acercamiento al ideal.
En conclusión entonces, el criterio de progreso o retroceso depende de aquellos objetivos
ideales que se acepten como mejores representativos de la naturaleza humana.
Progreso moral
Habrá progreso o retroceso moral, cuando los sistemas morales permitan o impidan la
realización de tales objetivos en las relaciones sociales. En todo caso, ha de tenerse en
cuenta que un sistema moral cualquiera no es la causa de su respectivo sistema social, sino
su consecuencia. Por ello todo sistema moral, en principio es bueno; ya que siendo
producto de un sistema social responderá a las tendencias o intereses del mismo.
Pero, ¿qué es la decadencia moral?, existe en la historia de toda sociedad, momentos en que
las estructuras antiguas se descomponen para dar paso para otras nuevas. En ese
intermedio, coexisten las normas morales que respondían a las antiguas estructuras sociales,
con las nuevas normas para la nueva forma de sociedad que se abre paso.
Entonces para aquellos que aun permanecen dentro de los valores tradicionales, los nuevos
representaran una decadencia o degeneración. Para quienes ya participan de los valores que
comienzan a imponerse estos son un progreso.

RELACIONES Y DIFERENCIAS ENTRE ÉTICA Y MORAL. El objeto de la ética es


la moral, esta afirmación permite hacer algunas observaciones sobre las relaciones y
diferencias entre ética y moral. Las relaciones que existen entre ellas son obvias: es la
relación que guarda una ciencia cualquiera con su objeto de estudio. La ética necesita de la
moral para sacar sus conclusiones, para explicarla, para elaborar sus hipótesis y teorías;
pero ello no significa que la tarea de la ética consista en inventar o crear la moral. La ética
no puede prescindir de la historia de la moral concreta, pero esto no significa que se pueda
confundir con ella. La moral y la ética son diferentes, por ejemplo, la biología y los
fenómenos vitales que estudia. Unos son objeto de investigación, la biología, es una
ciencia cuya tarea es precisamente estudiar aquellos fenómenos. De la misma manera debe
entenderse la ética: ésta es una ciencia, mientras que la moral es el objeto de esta ciencia.
Esto significa que la moral no es ciencia, pero ello no impide que pueda convertirse en el
objeto de una investigación científica. Es muy importante reparar en estas diferencias, ya
que a menudo se suele afirmar que la moral es ciencia, o bien, utilizar la palabra “ética”
como sinónimo de moral. Así, por ejemplo, la expresión ética profesional es equívoca,
porque generalmente se refiere a un código moral que debe observar un profesional, y no a
una ciencia como lo es la ética. Entonces, se debe tener presente lo siguiente: ética es la
ciencia de la moral, mientras que la moral es el objeto de estudio de la ética. Una prueba de
que la moral no es una ciencia lo demuestra el hecho de que en la historia han aparecido
una serie de morales que nada tienen que ver con la actitud científica: morales irracionales
y autoritarias. Piénsese por ejemplo, en las morales rudimentarias de los pueblos primitivos,
las cuales se basan en tabúes y prohibiciones extrañas y muchas veces absurdas. Las sectas
religiosas y místicas pueden proporcionar abundantes ejemplos de morales irracionales; por
ejemplo, las reglas que prescribía la Escuela pitagórica: abstenerse de las habas, no recoger
lo que se ha caído, no tocar un gallo blanco, no mirarse en un espejo fuera de la luz, entre
otras. ¿En qué se fundaban estas reglas? Evidentemente en meros tabúes. La ética como
teoría de la moral. La ética es la ciencia que estudia la moral del hombre en sociedad.
Hablando en forma estricta, todas las disciplinas filosóficas en la medida que reflexionan
críticamente sobre sus objetos y no se proponen prescribir la conducta o crear reglas
artísticas, morales o religiosas. Esta observación vale esencialmente para las llamadas
disciplinas prácticas a las que ya nos hemos referido y cuya denominación puede llevarnos
a algunas confusiones. Estas disciplinas son llamadas “prácticas” por encontrar su centro de
estudio en la praxis humana, en la acción, finalidades, normas y valores que el hombre se
propone realizar durante su vida, pero no porque tengan como tarea expresa elaborar una
serie de reglas o recetas encaminadas a guiar todo el cúmulo de experiencias humanas. Así,
por ejemplo, la estética no se propone formular una serie de reglas universalmente válidas
para normar la creación artística; análogamente, la ética no se propondrá crear códigos y
pautas de conducta o recetarios morales para conducir el comportamiento concreto de los
individuos en su vida social e íntima. La ética no se reduce a una prédica moral. Sin
embargo, la ética se ha caracterizado por ser una disciplina práctica. Esto es aceptable
siempre y cuando se aclare que su supuesta normatividad procede de la naturaleza de su
objeto: la moral. Y como se sabe, la moral está constituida por una serie de normas,
costumbres y formas de vida que se presentan como obligatorias, valiosas y orientadoras de
la actividad humana. Por el solo hecho de estudiar y reflexionar sobre estas normas o reglas
de conducta que forman el mundo de la moral se dice que la ética es una ciencia normativa.
La ética es una ciencia práctica porque tienen por objeto la conducta humana. Es la ciencia
del orden moral de la vida individual y social del hombre.
Sin embargo, el calificativo de “ciencia normativa” no es muy afortunado porque suscita la
idea de que esta disciplina tiene como finalidad formular recetas o consejos útiles para la
vida moral de cada individuo. Y ello no es así. Por tanto, debe distinguirse muy claramente
entre el moralista que prescribe normas, invita a realizar un modo de vida que cree justo y
bueno (Cristo, Buda, Zoroastro, Gandhi, entre otros), y el filósofo, el ético, que, tomando
como base la moral históricamente determinada, se encarga de reflexionar y explicar dicha
moral. La ética no se propone expresamente dirigir la vida humana, sino explicar la moral;
no intenta decir a cada cual lo que ha de hacer u omitir en cada caso concreto de la vida, no
es una casuística. En su obra Los dos problemas fundamentales de la ética, Arthur
Schopenhauer escribe: “Predicar la moral es fácil, fundamentar la moral, difícil.” Y es
precisamente esto último lo que constituye la tarea de la ética. La ética es normativa en un
sentido indirecto, por la naturaleza de su objeto, pero no en un sentido directo, ya que no se
propone dar una lista de deberes y de no deberes; esto significa que no incurre en una
prescriptiva. Esta conclusión puede plantear la siguiente reflexión: ¿es acaso la ética
puramente especulativa?, ¿le está definitivamente vedado a la ética orientar las acciones
humanas hacia la creación de una sociedad más justa y perfecta? Se puede responder que,
en última instancia, la separación entre teoría y práxis es artificial. No se niega que la
explicación crítica que la ética realice sobre la moral pueda repercutir en alguna forma, en
la vida concreta del hombre. En su libro Ética dice Eduardo García Máynez: “la ética es o
puede ser normativa en cuanto que, al llevar a la conciencia del hombre las directrices que
han de orientar su conducta, influye en las decisiones de su albedrío, convirtiéndose, de
manera mediata, en factor determinante de la acción humana”. En conclusión, es que no
podemos separar tajantemente lo teórico de lo práctico. De alguna manera, los principios
éticos establecidos por las teorías morales determinan el comportamiento de los individuos.
Por ejemplo, la teoría esgrimida por Sócrates en el diálogo El Critón determinó que éste no
se fugara de su prisión y aceptara resignadamente la sentencia de muerte prescrita por
los jueces de su tiempo. La teoría que se sustenta acerca de la moral no sólo influirá sobre
nuestra conducta individual, sino también en el comportamiento de la sociedad y la
estructura de sus
instituciones.----------------------------------------------------------------------------------------------
-------Definición de Moral ¿Qué es la moral?, ¿cuáles son sus características esenciales?,
¿cómo está constituida?, ¿cuál es su diferencia con otras actividades humanas semejantes?
En cuanto a la definición de moral, muchos son los conceptos que se han formulado acerca
de ella, entre los cuales están los siguientes. La moral es un conjunto de normas aceptadas
libre y conscientemente, que regulan la conducta individual y social de los hombres. La
moral es un sistema de normas, reglas o deberes que regulan las acciones de los hombres
entre sí. La moral es el conjunto de reglas que la sociedad exige que un hombre observe
dentro de ella. Un hombre moral es aquel que vive en concordancia con las costumbres de
su sociedad, en caso de infringir las normas, el hombre será marginado de la sociedad. La
moral es el conjunto de normas y formas de vida a través de las cuales el hombre aspira a
realizar el valor de lo bueno. Valiéndose de estas definiciones, pueden destacarse los
elementos esenciales de la moral. Ésta contiene, ante todo, un conjunto de normas, sin las
cuales no es posible concebirla. Estas normas tiene como propósito regular la conducta del
hombre en sociedad; además, deben ser realizadas en forma consciente y libre, e
interiorizadas por el sujeto, mediante ellas, el individuo pretende llegar a realizar el valor de
lo bueno. Así, la moral está vinculada estrechamente con el valor de lo bueno. Moral y
moralidad. Los dos planos de la moral. La moral está constituida por dos planos: el
normativo y el fáctico. El plano normativo. En cuanto conjunto de normas, reglas o deberes
que impone la sociedad, la moral comprende un plano normativo, el cual señala siempre un
deber ser. Toda norma, todo imperativo, como su nombre lo indica, da una orden, manda
cómo uno debe comportarse. Muchas veces se dice que la ética es la ciencia del deber ser,
justamente por eso, porque estudia normas que valen independientemente de que se
cumplan o no. Cuando se piensa en una disposición, en un mandato –por ejemplo “Debes
acatar la voluntad del Estado”- se está pensando en el plano normativo de la moral. Este
mandato puede ser obedecido o bien, desobedecido. En la moral entran, pues, los actos
aprobatorios (moralmente buenos) y los actos reprobatorios (moralmente malos). Esta
característica de la moral, al abarcar tanto los actos buenos como los malos o inmorales se
llama bipolaridad de los valores. El plano normativo origina lo que se llama, estrictamente,
moral. La moral es, pues, el conjunto de normas o imperativos que existen para ser
realizados, y que se consideran valiosos y debidos, independientemente de que se realicen o
no. Este plano normativo es el que ocupa más la atención de los filósofos de la moral. El
plano fáctico. La moral existe para ser realizada. No tendría sentido prescribir una norma, si
no fuera posible llevarla a cabo. Cuando se habla de la realización de la moral se refiere
uno al plano fáctico (de factum, hecho), al plano de los hechos. El plano fáctico está
formado por los actos concretos que se realizan conforme a las normas establecidas (plano
normativo). Un ejemplo del plano fáctico de la moral es el siguiente: el hecho de que,
teniendo en cuenta la norma “debes acatar la voluntad del Estado”, Sócrates no haya
aceptado fugarse de la cárcel cuando su amigo Critón le facilitaba todos los medios para
ello, pero también podría haber sucedido que Sócrates violara esta norma. De todas
maneras ambos tipos de comportamiento pertenecen al plano fáctico de la moral (uno es
positivo y el otro es negativo).El plano fáctico origina lo que se conoce como moralidad.
No deben confundirse, pues, estos términos: moral es el conjunto de normas, reglas
o imperativos, producto de una determinada época o sociedad; mientras que la moralidad
comprende los actos realizados conforme a la moral imperante. La moralidad es la moral
hecha realidad (moral efectiva), es la manera cotidiana en que se viven las normas, es decir,
la serie de actos efectivos, tal como se realizan cotidianamente. La moralidad es lo que josé
Luis Aranguren denomina Éthica utens o moral vivida. Esta moral vivida es la que se
manifiesta en la experiencia, en la historia, en la religión, etc. En general, piensa
Aranguren, la ética de los libros de texto es una Éthica docens, o sea, una ética académica,
vuelta de espaldas a la realidad; en cambio, la Éthica utensno es la que se encuentra en los
libros de filosofía, sino en la historia viviente, en ciertos testimonios humanos, o incluso en
la literatura. En los filósofos, no obstante, pueden encontrarse ejemplos notables de lo que
es la Éthicautens, por ejemplo, Aristóteles describe en su Ética Nicomaquea la moral vivida
por lo griegos de su tiempo, traza con mano maestra los caracteres como el del magnánimo
y las virtudes reales, no las librescas o ideales de los griegos.

Introducción
Desde tiempos inmemoriales la ética o filosofía moral se ha ocupado y preocupado
siempre de la praxis humana. La moral o lo ético es un conocimiento, un conocimiento
que se evoca principalmente al hombre y a Dios -en la mayoría de los casos-, de la
relación que se establece entre el conocimiento del hombre y el de Dios se deriva así
mismo el conocimiento de lo que es bueno y de lo que es malo.
Este conocimiento moral se encuentra presente en la conciencia de todo hombre, un
conocimiento que es objeto de estudio tanto en el campo teórico como en el práctico y
que constituye un saber filosófico que se ocupa de lo que se debe o no se debe hacer.
El filósofo alemán Immanuel Kant no Podía ser la excepción y se interesó por el campo de
la moral. Una doctrina moral que supera la mera concepción teórica de la ética.
Los conceptos y creencias sobre moralidad y ética, son generalizados y codificados en
una cultura o grupo y, por ende, sirven para regular el comportamiento de sus miembros.
La conformidad con dichas codificaciones es también conocida como moral y la
civilización depende del uso generalizado de la moral para su existencia.
La moral también es identificada con los principios religiosos, y los valores que
una comunidad está de acuerdo en respetar.
La moral
Se denomina moral o moralidad al conjunto de creencias y normas de una persona o
grupo social determinado que oficia de guía para el obrar (es decir, que orienta acerca del
bien o del mal -correcto o incorrecto- de una acción o acciones).
La moral son las reglas o normas por las que se rige la conducta de un ser humano en
relación con la sociedad y consigo mismo. Este término tiene un sentido positivo frente a
los de «inmoral» (contra la moral) y «amoral» (sin moral). La existencia de acciones y
actividades susceptibles de valoración moral se fundamenta en el ser humano como
sujeto de actos voluntarios. Por tanto, la moral se relaciona con el estudio de la libertad y
abarca la acción del hombre en todas sus manifestaciones.
«No existen fenómenos morales, sino sólo una interpretación moral de los fenómenos»
(Friedrich Nietzsche).
La palabra «moral» tiene su origen en el término latino mores, cuyo significado es
"costumbre". Moralis (< latín mos = griego "costumbre"). Por lo tanto «moral» no acarrea
por sí el concepto de malo o de bueno. Son, entonces, las costumbres las que son
virtuosas o perniciosas. La moral podría definirse también como «la suma total del
conocimiento adquirido con respecto a lo más bueno a lo que una persona se apega».
Los antiguos romanos concedían a las mores maiorum ("costumbres de los mayores", las
costumbres de sus ancestros fijadas en una serie continuada de precedentes judiciales)
una importancia capital en la vida jurídica, a tal grado que durante más de dos siglos
(aproximadamente hasta el siglo II a. C.) fue la principal entre las fuentes del Derecho. Su
vigencia perdura a través de la codificación de dichos precedentes en un textoque llega
hasta nosotros como la Ley de las XII Tablas, elaborado alrededor del 450 a. C.
Los conceptos y creencias sobre moralidad son generalizados y codificados en una
cultura o grupo y, por ende, sirven para regular el comportamiento de sus miembros. La
conformidad con dichas codificaciones es también conocida como moral y la civilización
depende del uso generalizado de la moral para su existencia.
La moral también es identificada con los principios religiosos, y los valores que
una comunidad está de acuerdo en respetar.
La moral, es el conjunto de principios de conducta que adquirimos por asimilación de las
costumbres y valores de nuestro ambiente. Ejemplo: La Familia, la Escuela y la Iglesia.
También se refiere a las normas que nos imponen en esos ambientes, pasivamente y sin
cuestionamientos antes de adquirir nuestro uso de razón.
Se entiende por "acción moral" cualquier acto que haya sido ejecutado obedeciendo a los
mandatos de las leyes morales. Por tanto, no todas las acciones humanas son
susceptibles de recibir una cualificación moral (por ejemplo, desde el punto de vista ético
el estornudar no puede merecer ninguna valoración moral propiamente dicha, salvo que lo
hagamos encima de una persona para fastidiarla, con lo cual lo valorable moralmente
sería nuestra intención de dañar a esa persona, no el acto de estornudar en sí). Sólo
podemos hablar de acciones morales o inmorales cuando cumplan al menos un conjunto
de condiciones:
 Ser una acción que afecte a normas, principios o valores morales.
 Haber sido realizada con libertad, es decir, haber tenido la oportunidad de elegir
entre varias opciones antes de realizar la acción. En el caso de que no exista esa libertad
(por ejemplo, si alguien me obliga a realizar un acto apuntándome con un revólver),
el individuo no puede ser considerado responsable moral de esa acción.
 Que haya sido realizada voluntariamente y siendo consciente de los efectos que
iba a producir esa acción. Por ejemplo, si yo realizo un acto y, sin que yo lo sepa, ese acto
causa trastornos graves a otra persona, no puedo ser considerado responsable moral
del daño causado involuntariamente.
 Las intenciones o fines con los que yo he llevado a cabo esa acción, puesto que
puede darse el caso de realizar un acto bueno en sí mismo aunque las intenciones que
motivaron ese acto fueran inmorales (por ejemplo, alguien que ayuda económicamente a
una familia pobre, aunque lo hace con la secreta intención de obtener favores sexuales).
O a la inversa: provocar un daño aunque mis intenciones sean buenas.
El filósofo Kant afirmó al respecto que sólo podían ser consideradas como buenas
moralmente aquellas acciones que hubieran sido ejecutadas exclusivamente por
puro respeto al deber moral, es decir, sin que nos moviera ningún interés particular en
realizarlas. Según él, existen las "acciones conformes al deber", las cuales no son
estrictamente acciones morales, porque el fin que las motivó fue el interés personal y no
el respeto al deber. Él mismo pone un ejemplo de "acciones conformes al deber": un
comerciante que no practica la usura puesto que mantiene bajos sus precios, pero lo hace
para tener más clientes y enriquecerse, no porque considere que ésa es su obligación
moral.
En una sociedad democrática y pluralista como la nuestra en la mayoría de los países del
mundo, asistimos a una de las muchas modas que aparecen en cada período posterior a
una crisis de valores morales y/o éticos, o bien a un relativismo moral exacerbado. La
ética se ha puesto de moda. Todos hablan de ética: los políticos, los científicos,
los medios de comunicación, los abogados, los jóvenes, los no tan jóvenes, o sea, todos
los sectores de la sociedad.
El sentido más antiguo de la ética (del griego ethika, de ethos, "comportamiento",
"costumbre"), residía en el concepto de la morada o lugar donde se habita. El éthos es
el suelo firme, el fundamento de la praxis, la raíz de la que brotan todos los actos
humanos. Éthos significa carácter, que se logra mediante el hábito y no por naturaleza.
Dichos hábitos nacen "por repetición de actos iguales" en otras palabras, los hábitos son
el principio intrínseco de los actos, aquel que acuñamos en el alma.
El hombre a través de su vida va realizando actos. La repetición de los actos genera
"actos y hábitos" y determinan además las "actitudes". El hombre de este modo, viviendo
se va haciendo a sí mismo. El carácter como personalidad es obra del hombre, es su
tarea moral, es el cómo "resultará" su carácter moral para toda su vida...
Podemos aproximarnos a la conceptualización de la palabra "moral" (del latín mores,
"costumbre"), como la adquisición del modo de ser logrado por la apropiación o por
niveles de apropiación, donde se encuentran los sentimientos, las costumbres y el
carácter.
Ética, es la rama de las ciencias filosóficas que investiga las leyes de la conducta
humana, para formular las reglas que convienen al máximo grado de
la evolución psicológica y social del hombre (Trincado, Pág. 635)
La vida individual está formada por una serie de acciones o conducta. Para la convivencia
de nuestro planeta, desde el punto de vista moral, deben predominar en la conducta del
hombre las tendencias más convenientes al desarrollo de la vida individual y social. Dicha
tendencia se impone al hombre con carácter habitúales y permanente, para que vaya
aprendiendo a calificar sus propias acciones, estas aptitudes constituyen el llamado
sentido moral de los individuos.
Recordemos que la conducta del hombre refleja la moral individual y la moral individual es
el fundamento de la moral social. Las acciones del hombre, instintivas o habituales,
espontáneas o reflexivas, son los elementos constitutivos de la conducta: este debe
seguir las inducciones del sentido moral.
El sentido moral es el resultado de una evolución psicológica y cuyos factores
son intelectuales, emocionales y volitivos. La conducta, está constituida por acciones, y
son éstas las que llegan a señalar la tendencia de la moralidad. El sentido moral solo
puede ser conocido mediante la experiencia, Ej: un marino se encuentra en el mar, entre
millares de horizontes de la circunferencia que sirve de límite a su vista, pero su
experiencia humana ha marcado el rumbo a la bitácora de la embarcación.
En las pasiones momentáneas el acto humano, es el resultado de un progreso
psicológico, en el que intervienen impulsos, instintos, sentimientos y pasiones, más o
menos subordinados al discernimiento. Los instintos y las pasiones, impiden la formación
del sentido moral.
El punto de partida de la moral kantiana es el factum, es decir, el hecho, pero el hecho
moral. Como escribe Kant: "...que la razón pura puede ser práctica, es decir, puede
determinar por sí misma la voluntad independientemente de todo dato empírico, y esto lo
manifiesta por un hecho, en el cual la razón pura se muestra en nosotros realmente
práctica".
El imperativo moral, es un imperativo de la razón que determina la voluntad en el acto,
en cambio, la ley moral que se encuentra más allá de la experiencia, proporciona un
hecho que anuncia y se desenvuelve en el mundo puro del entendimiento, este hecho es
la ley. La ley moral se impone por sí misma, es un hecho de la razón pura, es un principio
a priori.
Distinción entre moral y derecho
Kant pretende derivar de la naturaleza humana, de esa capacidad de racionalidad propia
y constitutiva del hombre los principios morales y jurídicos obligatorios. El fundamento de
la obligatoriedad de las leyes morales no se puede buscar en las circunstancias del
mundo, sino sólo a priori en los conceptos de la razón pura; que después se vuelve razón
pura práctica, razón práctica.
La autonomía moral del individuo deviene la ley fundamental moral. Pero Kant, a pesar de
cierto subjetivismo, no pasa por alto un orden objetivo de las cosas; Kant no es el
representante de un subjetivismo moral puro, como fue desarrollado por el neokantismo y
por ciertas doctrinas existencialistas.
Por otro lado, Kant creyó haber encontrado en el llamado imperativo categórico, la piedra
de toque y, en consecuencia, el punto de partida para la ética que los milenios antes de él
no habían descubierto. Mas para la ética es difícil fundarse sobre el imperativo categórico.
A pesar de todo, Kant, por medio de la libertad autónoma que concede
incondicionalmente a la persona, ésta se convierte en gran medida en sostén del orden
moral. Una frase famosa de Kant que apoya lo anterior al mismo tiempo está dirigida
contra todo totalitarismo: "...todo ser racional, existe como fin en sí mismo, no sólo como
medio... "
En Kant, la moral y el derecho tienen un fundamento común. Las exigencias de ambas
resultan de la razón práctica, que parte del sentimiento y la voluntad. Esta razón es
autónoma, la autonomía significa en Kant solamente que el hombre encuentra la ley de
sus acciones en su razón práctica.
Para Kant, la praxis ética es algo más que teoría, que ciencia; la moral pertenece como tal
a todo hombre, sin importar el grado de sabiduría o conocimiento que sobre ella se tenga,
porque hacerla depender del conocimiento, un conocimiento que se puede adquirir es
privilegiar al estudioso, al sabio que sabe lo que se debe hacer frente al ignorante, al
iletrado que no lo sabe; y esto significaría una parcialidad en la moral.
Con respecto al conocimiento sobre Dios presente en la mayoría de las éticas, Kant no
puede hacer depender la moral y con ella la praxis ética del conocimiento de -la existencia
de Dios, puesto que todavía no sabe si Dios existe o no existe.
El tema de Dios, unido al de la inmortalidad del alma y el de la libertad, son ideas
regulativas que Kant desarrolla principalmente en su Crítica de la razón práctica (1788).
Esta segunda Crítica -es una metafísica de las costumbres, mientras que la
primera Crítica constituía una metafísica de la naturaleza donde trata de las leyes de lo
que es, mientras que la metafísica de las costumbres trata de las leyes de lo que debe ser
conforme al deber moral, dicha obra que tiene como antecedente la Fundamentación de
la metafísica de las costumbres, (1785) y una obra posterior que es la Metafísica de las
costumbres (1797) donde se concentra el tema moral y en el que se puede vislumbrar la
reflexión kantiana sobre la religión.
Definición y División de la Ley Moral
Además de las leyes físicas que gobiernan a los seres materiales no encontramos con las
leyes morales que gobiernan al hombre en su conducta libre. Santo Tomás de Aquino
definió la ley de la siguiente manera "Es una ordenación de la razón, promulgada para el
común por quien tiene el cuidado de la comunidad". Dicha definición tiene un contenido
intrínseco en ella:
 A. "Ordenación...": Una ley es una orden o mandato, la palabra orden significa en
general la correcta disposición de las partes en el todo.
 B. "...de la razón...": Significa que la fuente o el origen de la ley es la razón.
Solamente así se garantiza la correcta legislación, con carácter universal.
 C. "...promulgada...": Significa dictaminada o publicada. Esta promulgación puede
ser explícita (en el caso de las leyes positivas) o implícita (en el caso de las leyes
naturales), de tal modo que el hombre tiene que descubrirla tal como está inscrita en la
misma naturaleza humana.
 D. "...para el bien común": Esta es la finalidad de la ley moral. No se trata de
beneficiar solamente a la autoridad o aun sector, sino a la comunidad en general, aun
cuando esto implique el sacrificio de ciertos bienes particulares.
 E. "...por quien tiene el cuidado de la comunidad": Nos indica quién es la persona
que debe dictar las leyes. Efectivamente, es la autoridad, el jefe de la comunidad, aquel
que ha asumido la responsabilidad de preocuparse por el bienestar de la sociedad, ése es
el más indicado para dictar las leyes correctas, en función del conocimiento que debe
adquirir acerca de las necesidades de los súbditos.
En sí, estas son las cualidades que debe tener una ley moral. En la medida en que llegue
a carecer de alguna de ellas pierde su validez como ley moral. No hay que olvidar que el
núcleo o esencia de la ley moral está en ser una expresión de la razón, de la recta razón,
que trasciende los intereses inmediatos, y dispone las cosas en el puesto que les
corresponde.
Una vez definida la ley moral es importante saber su división, normalmente se dividen de
esta manera según sus características:
 a) Por su naturaleza. La ley moral puede ser imperativa (manda hacer algo),
prohibitiva (lo impide) y permisiva (solamente dice lo que es lícito).
 b) Por su promulgación. La ley moral puede ser natural (está escrita en la propia
naturaleza y debe ser descubierta por el hombre y no es el producto de la inventiva de
éste) o positiva (está escrita materialmente en un código).
 c) Por su duración. La ley es eterna (siempre ha tenido y tendrá vigencia, sólo se
concibe en la mente de Dios) y temporal (tiene una vigencia transitoria).
 d) Por su autor. La ley es divina o humana. Hay que decir que la ley natural sólo
puede ser divina (es decir, procede de Dios, creador de la naturaleza). En cambio, la ley
positiva puede ser divina o humana, pues tanto el hombre como Dios pueden dictar leyes
que expliquen la ley natural.
De todos estos tipos de leyes destacan: ley eterna, ley natural, ley positiva en ese orden.
Ética y Moral son conceptos que generalmente se confunden. Muchos sostienen que son
interdependientes, no se admite una ética inmoral o una moral no ética.
Pero sin embargo, existe diferencia sustancial entre ambos conceptos. La ética es un
concepto abarcativo, racional, producto de la reflexión del hombre sobre sí mismo, sus
semejantes, el ámbito donde crece y se desarrolla. La moral, en cambio es algo dado
desde fuera del ser humano, ya sea por una Divinidad, un conjunto de principios o
valores, tradiciones ancestrales, o inhibiciones impuestas, pero siempre fuera de la
elaboración humana.
La ética desde que es una creación racional, intentará justificar a la moral, como elemento
sustancial en el orden social, y se afirmara en las conductas humanas.
La ética critica racionalmente las normas o imposiciones morales y crea sus propios
parámetros de respeto, cooperación, solidaridad, bien común. Y en el ámbito de la función
pública, a que hacíamos referencia en oportunidades anteriores, la observancia de
principios éticos es invalorable.
Más aún en los Profesionales, de allí la existencia de Códigos de ética profesional, para
regular sus conductas por intermedio de los distintos Colegios Profesionales.
La ética
La palabra ética proviene de la íntima relación con la moral, tanto que ambos términos se
confunden con frecuencia. Los términos moral y ética tienen el mismo significado
etimológico, con la diferencia que el primero deriva del latín (mos) y el segundo del griego
(ethos).
La ética, sin embargo, no prescribe ninguna norma o conducta; no manda ni sugiere
directamente qué debemos hacer. Su cometido consiste en aclarar qué es lo moral, cómo
se fundamente racionalmente una moral y cómo se ha de aplicar ésta posteriormente a
los distintos ámbitos de la vida social. En la vida cotidiana constituye una reflexión sobre
el hecho moral, busca las razones que justifican la utilización de un sistema moral u otro.
Algunos han dado a la ética el título de arte de vivir bien, lo cual no parece exacto, pues
que si se reuniesen todas las reglas de buena conducta, sin acompañarlas de examen,
formaría un arte, mas no una ciencia.(Balmes, "Lógica y Ética)
La ética estudia la moral y determina qué es lo bueno y, desde este punto de vista, cómo
se debe actuar. Es decir, es la teoría o la ciencia del comportamiento moral.
Su estudio se remonta a los orígenes de la filosofía moral en Grecia y su desarrollo
histórico ha sido diverso. Una doctrina ética elabora y verifica afirmaciones o juicios
determinados. Esta sentencia ética, juicio moral o declaración normativa es una
afirmación que contendrá términos tales como 'malo', 'bueno', 'correcto', 'incorrecto',
'obligatorio', 'permitido', etc, referido a una acción o decisión. Cuando se emplean
sentencias éticas se está valorando moralmente a personas, situaciones, cosas o
acciones. Se están estableciendo juicios morales cuando, por ejemplo, se dice: "Ese
político es corrupto", "Ese hombre es impresentable", "Su presencia es loable", etc. En
estas declaraciones aparecen los términos 'corrupto', 'impresentable' y 'loable' que
implican valoraciones de tipo moral.
La ética es una de las principales ramas de la Filosofía, en tanto requiere de la reflexión y
de la argumentación, en este campo es el conjunto de valoraciones generales de los
seres humanos que viven en sociedad.
La palabra ética viene del griego ethos, que significa costumbre y la palabra moral viene
del latín mos, moris que también significa costumbre. Por lo tanto, ética y
moral etimológicamente significan lo mismo. Las dos palabras se refieren a las
costumbres. Por lo que la definición nominal de ética sería la ciencia de las costumbres.
Pero lo que en realidad le interesa a la ética es estudiar la bondad o maldad de los actos
humano, sin interesarse en otros aspectos o enfoques. Por lo tanto, podemos determinar
que su objeto material de estudio son los actos humanos y su objeto formal es la bondad
o maldad de dichos actos. Con esto podemos dar una definición real de la ética como la
Ciencia que estudia la bondad o maldad de los actos humanos. Con esta definición
tenemos que la Ética posee dos aspectos, uno de carácter científico y otro de carácter
racional.
La ética de Kant es una ética autónoma, una ética que no deriva de la estructuración de
un cuerpo doctrinal previo, sino que tiene lugar en el hombre, es decir, se parte
únicamente del hecho de que el hombre es hombre, y por. Lo tanto, el hombre es un ser
racional y esta racionalidad supone que para el hombre tiene sentido la determinación de
la propia conducta, la determinación de la praxis.
Es importante precisar que el concepto de hombre que tiene Kant, se refiere a un ser
racional finito que necesita de principios a priori para determinar su conducta,
su praxis; así como también necesita de principios a priori para determinar su
conocimiento.
Es así como la praxis humana se mueve entre el querer y el deber, en el hombre se
interponen las inclinaciones de la voluntad, la cual se dirige -en varias ocasiones- a
acciones contrarias al imperativo que deviene de la razón.
La ética kantiana se basa en el supuesto de que la razón puede determinar a la voluntad
según principios. Estos principios pueden ser subjetivos u objetivos. Los principios
subjetivos o máximas, son aquellos principios que implican una condición, dicha condición
es considerada por el sujeto como valedera para él y por lo tanto, sólo para su voluntad.
Los principios objetivos o leyes implican una condición objetiva, esto es, valedero para la
voluntad de todo hombre, de todo ser racional.
La máxima, como norma de conducta que el sujeto se impone a sí mismo en
determinadas circunstancias, una norma que sólo vale para él no puede alcanzar
el valor de una ley, de una ley moral. Muy distinto es en relación con la ley, esta regla o
norma de conducta que es objetiva y, por tanto, válida para todo ser racional. Esta ley
impone un deber ser, un deber obrar, es una ley necesaria y universal que Kant denomina
imperativo.
El carácter racional de ética, viene por el uso de la razón. La ética no es una ciencia
experimental, sino racional ya que fundamenta sus modelos éticos por medio de la razón.
Ésta razón nos proporciona causas, razones, el porqué de la bondad en una conducta
realizada.
Con todo esto se puede decir que a la Ética le concierne proporcionar las razones por las
que ciertas conductas son buenas y por lo tanto dignas de realizarse, también de
argumentar en contra de conductas malas como el homicidio, la drogadicción, el engaño,
el robo, etc.
La Ética es una Ciencia Normativa:
La Ética también es una ciencia normativa ya que estudia lo que es normal, pero no lo
normal de hecho, que es lo que suele suceder, sino lo normal de derecho, o sea lo que
debería suceder, por lo tanto la Ética es una ciencia que estudia lo normal de derecho.
Entonces podemos decir que se está actuando de un modo ético cuando en esta
conducta lo normal de hecho coincide con lo normal de derecho.
El Método de la Ética:
La Ética como toda ciencia posee un método por medio del cual se tenga un conocimiento
profundo de la conducta humana. El cual consiste en los siguientes pasos:
 1. Observación. Este paso también es propio del método científico. La observación
no solo consiste en acercarse al hecho real y percibir a través de los sentidos en forma
penetrante y amplia.
 2. Evaluación. A partir de la percepción del acto por medio de la observación, se
emiten un juicio de valor moral, es decir tratar de catalogar el acto observado dentro de
las categorías morales previamente establecidas estudiadas como pueden ser:
reprobable, honesto, obligatorio, bueno, amable, recomendable, etc. Es necesario
existan matrices de valoración moral para así poder catalogar con más detalle el acto
estudiado.
 3. Percepción axiológica. Es este aspecto se trata de descubrir en forma personal
los valores que todavía no se ha sido capaz de descubrir o percibir en este acto. Una vez
hecho esto podemos darle un valor al acto estudiado de acuerdo a una escala de valores.
A la Ética también le interesa el estudio de la esencia de los valores y, en especial del
valor moral, tratar de ver en qué consiste un valor, sus propiedades y los propios de un
valor moral.
Lo interesante del carácter filosófico de la Ética es el intento de penetración hasta la
esencia de la bondad de la conducta humana.
En resumidas cuentas estudiar Ética es filosofar sobre los actos humanos, es
investigar las causas supremas de los actos humanos, escudriñar en lo más íntimo de la
conducta del hombre, en la esencia de las operaciones humanas para así, vislumbrar allí
los aspectos de bondad, perfección o valor, que pueden encerrar en su misma naturaleza
y en su calidad de creaciones humanas.
Diferencia entre Ética y Moral
El uso de la palabra Ética y la palabra Moral está sujeto a diversos convencionalismos y
que cada autor, época o corriente filosófica las utilizan de diversas maneras. Pero para
poder distinguir será necesario nombrar las características de cada una de estas palabras
así como sus semejanzas y diferencias.
 Características de la Moral. La Moral es el hecho real que encontramos en todas
las sociedades, es un conjunto de normas a saber que se transmiten de generación en
generación, evolucionan a lo largo del tiempo y poseen fuertes diferencias con respecto a
las normas de otra sociedad y de otra época histórica, estas normas se utilizan para
orientar la conducta de los integrantes de esa sociedad.
 Características de la Ética. Es el hecho real que se da en la mentalidad de
algunas personas, es un conjunto de normas a saber, principio y razones que un sujeto ha
realizado y establecido como una línea directriz de su propia conducta.
 Semejanzas y Diferencias entre Ética y Moral. Los puntos en los que confluyen
son los siguientes:
 En los dos casos se trata de normas, percepciones, deber ser.
 La Moral es un conjunto de normas que una sociedad se encarga de transmitir de
generación en generación y la Ética es un conjunto de normas que un sujeto ha
esclarecido y adoptado en su propia mentalidad.
Ahora los puntos en los que difieren son los siguientes:
 La Moral tiene una base social, es un conjunto de normas establecidas en el seno
de una sociedad y como tal, ejerce una influencia muy poderosa en la conducta de cada
uno de sus integrantes. En cambio la Ética surge como tal en la interioridad de una
persona, como resultado de su propia reflexión y su propia elección.
 Una segunda diferencia es que la Moral es un conjunto de normas que actúan en
la conducta desde el exterior o desde el inconsciente. En cambio la Ética influye en la
conducta de una persona pero desde si misma conciencia y voluntad.
 Una tercera diferencia es el carácter axiológico de la ética. En las normas morales
impera el aspecto prescriptivo, legal, obligatorio, impositivo, coercitivo y punitivo. Es decir
en las normas morales destaca la presión externa, en cambio en las normas éticas
destaca la presión del valor captado y apreciado internamente como tal. El fundamento de
la norma Ética es el valor, no el valor impuesto desde el exterior, sino el descubierto
internamente en la reflexión de un sujeto.
Con lo anterior podemos decir existen tres niveles de distinción.
 1. El primer nivel está en la Moral, o sea, en las normas cuyo origen es externo y
tienen una acción impositiva en la mentalidad del sujeto.
 2. El segundo es la Ética conceptual, que es el conjunto de normas que tienen un
origen interno en la mentalidad de un sujeto, pueden coincidir o no con la moral recibida,
pero su característica mayor es su carácter interno, personal, autónomo y fundamentante.
 3. El tercer nivel es el de la Ética axiológica que es el conjunto de normas
originadas en una persona a raíz de su reflexión sobre los valores.
El Derecho
La palabra derecho deriva de la voz latina "directum", que significa "lo que está conforme
a la regla, a la ley, a la norma", o como expresa Villoro Toranzo, "lo que no se desvía ni a
un lado ni otro."
Ahora bien, esta asociación se afirma definitivamente cuando la palabra vulgar "directum"
suplanta a la antigua latina, de origen desconocido "ius", fenómeno que se pudo haber
producido por la influencia judeo-cristiana, determinando la formación de la palabra en
las lenguas romances: diritto, en italiano; direito, en portugués; dreptu, en rumano; droit,
en francés; a su vez, right, en inglés; recht en alemán y en neerlandés, donde han
conservado su significación primigenia de "recto" o "rectitud".
 El conjunto de reglas que rigen la convivencia de los hombres en sociedad.
 Norma o conjunto de normas que por una parte otorgan derechos o facultades y
por la otra, correlativamente, establecen o imponen obligaciones.
 Conjunto de normas que regulan la conducta de los hombres, con el objeto de
establecer un ordenamiento justo de convivencia humana.
El derecho subjetivo se puede decir que es:
 La facultad que tiene un sujeto para ejecutar determinada conducta o abstenerse
de ella, o para exigir de otro sujeto el cumplimiento de su deber.
 La facultad, la potestad o autorización que conforme a la norma jurídica tiene un
sujeto frente a otro u otros sujetos, ya sea para desarrollar su propia actividad o
determinar la de aquéllos.
El Derecho, es el orden normativo e institucional de la conducta humana en sociedad
inspirado en postulados de justicia, cuya base son las relaciones sociales existentes que
determinan su contenido y carácter. En otras palabras, es el conjunto de normas que
regulan la convivencia social y permiten resolver los conflictos interpersonales.
La definición inicial da cuenta del Derecho positivo, pero no explica su fundamento; por
ello juristas, filósofos y teóricos del Derecho han propuesto a lo largo de
la historia diversas definiciones alternativas, y distintas teorías jurídicas sin que exista,
hasta la fecha, consenso sobre su validez. El estudio del concepto del Derecho lo realiza
una de sus ramas, la Filosofía del Derecho. Con todo, la definición propuesta inicialmente
resuelve airosamente el problema de "validez" del fundamento del Derecho, al integrar el
valor Justicia en su concepto.
Los conceptos de derecho positivo y el derecho vigente se pueden reducir a que el
primero es el que se aplica y el segundo es el que el órgano legislativo publica para ser
obedecido en tanto dure su vigencia, mientras no sea sustituido por medio de la
abrogación o derogación. Por lo tanto no todo derecho vigente es positivo, Es decir hay
normas jurídicas que tienen poca aplicación práctica, es decir, no es derecho positivo pero
si es derecho vigente.
Desde el punto de vista objetivo, dícese del conjunto de leyes, reglamentos y demás
resoluciones, de carácter permanente y obligatorio, creadas por el Estado para la
conservación del orden social. Esto es, teniendo en cuenta la validez; es decir que si se
ha llevado a cabo el procedimiento adecuado para su creación, independientemente de
su eficacia (si es acatada o no) y de su ideal axiológico (si busca concretar un valor como
la justicia, paz, orden, etc.).
El derecho, es el cuerpo de regulación o leyes y sus principios de aplicación e
interpretación en un determinado lugar geográfico e histórico, con sus respectivos agentes
de aplicación y medidas coercitivas.
Desde el momento de nuestro nacimiento, todas las personas estamos sujetos a la
aplicación del derecho, puesto que el simple hecho de nuestro nacimiento implica la
aplicación de este, comienza la existencia legal de la persona, lo que conlleva tener una
serie de derechos y obligaciones.
Existen multitud de situaciones en las que interviene el Derecho. Tienen trascendencia
jurídica actos tales como subir a un autobús, comprar la entrada al cine, adquirir
un periódico. Ante tales actos, podemos exigir que el autobús nos transporte a un lugar
determinado, o que se nos deje entrar a la sala de proyecciones para ver el espectáculo.
Adquirimos la propiedad del periódico y perdemos la del dinero que hemos pagado por él.
En otros casos, el alcance jurídico de los hechos es aún más claro: nos quitan la cartera y
acudimos a la policía para que se inicie una actividad dirigida a descubrir al culpable y se
le imponga la pena correspondiente; compramos un apartamento a plazos sabiendo que
contraeremos una deuda, y que si no cumplimos con ella seremos demandados ante los
tribunales.
Si de estos ejemplos o de otros muchos queremos deducir cuál es su significado jurídico,
no será difícil llegar a la siguiente consecuencia: en todos los casos expuestos podemos
exigir de otros una conducta determinada, u otros nos la pueden exigir a nosotros. Pero
para que esto sea posible, es preciso que exista un conjunto de normas o reglas
establecidas, en virtud de las cuales surja la posibilidad de reclamar o de quedar sujetos a
una reclamación.
Si un individuo puede exigir que se le entregue el periódico a cambio de su precio, es
porque hay una regla o conjunto de reglas que así lo disponen, como también preceptúan
que el vendedor pueda exigir el pago de la mercancía. La existencia de una regla o norma
preestablecida es lo que da soporte jurídico, a todos los hechos y, de este modo nos pone
en contacto con el Derecho.
Moral y Derecho
Tanto la Moral como el Derecho son normas de conducta humana; pero la Moral valora la
conducta en sí misma, plenariamente, en la significación integral y última que tiene para la
vida del sujeto; en cambio, el Derecho valora la conducta desde un punto de vista relativo,
en cuanto al alcance que tenga para los demás. El campo de imperio de la Moral es el de
la conciencia, es decir, el de la intimidad del sujeto; el área sobre la cual pretende actuar
el Derecho es el de la convivencia social.
Tanto la Moral como el Derecho se encaminan hacia la creación de un orden. Pero el de
la Moral es el que debe producirse dentro de la conciencia; es el orden interior de nuestra
vida auténtica. En cambio, el orden que procura crear el Derecho es el social, el de las
relaciones objetivas entre las gentes.
"La Moral valora las acciones del individuo en vista a su fin supremo y último"; en cambio,
"el Derecho no se propone llevar a los hombres al cumplimiento de su supremo destino,
no se propone hacerlos radicalmente buenos, sino tan sólo armonizar el tejido de sus
relaciones externas, en vista de la coexistencia y cooperación".
No ha de creerse, sin embargo, que la Moral se ocupa únicamente del individuo, de la
intimidad de su conciencia y, a la inversa, que el Derecho desdeña todo lo que no sea el
campo de las relaciones sociales. La Moral no opone el individuo a la sociedad; por el
contrario, reputa al hombre como un ser eminentemente sociable y lo valora como tal; en
buena medida, los actos humanos se juzgan moralmente según su alcance exterior, su
valor social: el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones.
Pero es indiscutible que la Moral se dirige más hacia lo íntimo de la conducta humana, en
tanto que el Derecho mira preponderantemente hacia el aspecto externo de esa conducta.
Aludiendo a la interioridad de la Moral, dice RADBRUCH: "El proceso moral se desarrolla,
no entre los hombres, sino en el seno del hombre individual, en una silenciosa polémica
entre los apetitos y la conciencia, entre la parte grosera y corrompida y la parte mejor o
ideal de nosotros mismos, entre la criatura y el Creador, en el fondo de nuestro propio
pecho. En la Moral se halla el hombre -como Cristo en el Desierto- en sublime soledad
consigo mismo, sometido únicamente a la ley y al tribunal de la propia conciencia".
Semejanzas y diferencias entre moral, ética y derecho
 1. Semejanzas:
 a. La Ética, la Moral y el Derecho; no podrían ser tales, si no existe una actividad
reflexiva, consciente y libre del ser humano que se orienta hacia el deber ser.
 b. La Ética, la Moral y el Derecho; son disciplinas que se ocupan de la conducta
humana.
 c. La Ética, la Moral y el Derecho; son disciplinas normativas que definen el bien y
el mal y nos encaminan hacia el primero.
 d. La Ética, la Moral y el Derecho; conciben la idea de ser sistemas de regulación
del comportamiento humano.
 e. La Ética, la Moral y el Derecho; se refieren al deber ser, discriminan entre
acciones aceptables e inaceptables.
 2. Diferencias:
 La Ética es la disciplina filosófica que se ocupa de la fundamentación racional del
comportamiento moral del hombre. La Moral y el Derecho; se refieren a los valores
asumidos y vividos por los individuos o grupos determinados.
 La Ética se ocupa del conjunto de principios inalterables. Ejemplo: Derecho a la
vida, el respeto por la persona humana, la confidencialidad, etc. La Moral y el Derecho; se
refieren a la dimensión subjetiva de quienes asumen esos principios.
 La Ética se fundamenta en la razón y depende de la Filosofía. La Moral y el
Derecho; se apoyan en las costumbres y la conforman un conjunto de elementos
normativos que la sociedad acepta como válidos.
 La Moral y el Derecho; tienen una base social, tales como el conjunto de normas
establecidas en el seno de una sociedad ejerciendo una influencia muy poderosa en la
conducta de cada uno de sus integrantes. La Ética surge en la interioridad de una persona
como resultado de su propia reflexión y elección.
 La Moral y el Derecho; es el conjunto de normas que actúan en la conducta
desde el exterior o desde el inconsciente. La Ética influye en la conducta de una persona,
pero desde su misma conciencia y voluntad.

MORAL Y ÉTICA.
Con el término moral solemos mencionar lo que tiene que ver con un conjunto de reglas
referidas a la conducta o comportamiento de los hombres y que prescriben y codifican
dicho comportamiento, así hablamos de un código moral.
Moral también significa el comportamiento determinado de un individuo o de toda una
sociedad en relación a un determinado código.
El término moral nos dice también como hemos de comportarnos de manera que obrando
de una determinada forma y según un determinado código moral vayamos dando una
determinada personalidad o forma de ser a nuestra vida.
Según nuestras costumbres y comportamientos damos forma a nuestra vida y adquirimos
nuestro propio y particular modo de ser. Ese carácter o modo de ser se adquiere por
medio de una serie de hábitos y costumbres.
El término moral se refiere al comportamiento en que consiste nuestra vida. Este
comportamiento se compone de hábitos, actos y costumbres.
La ética es el estudio filosófico y científico de la moral. Es teórica mientras que la moral es
práctica. Las dos se refieren a normas de comportamiento.
Antiguamente se consideraba que los dos términos se equivalían pero hoy se considera
que la moral designa un código de prescripciones o prohibiciones aceptado por un grupo
social o establecido por un moralista.
La palabra ética es una expresión más técnica dentro de la Filosofía y da lugar a un
sistema de principios filosóficos que son la base de un código prescriptivo.
 2. CONCEPTO DE LA ÉTICA.
La ética se relaciona con el estudio de la moral y de la acción humana. El concepto
proviene del término griego ethikos, que significa "carácter". Una sentencia ética es una
declaración moral que elabora afirmaciones y define lo que es bueno, malo, obligatorio,
permitido, etc. en lo referente a una acción o a una decisión.

En términos prácticos, podemos aceptar que la ética es la disciplina que se ocupa de la


moral, de algo que compete a los actos humanos exclusivamente, y que los califica como
buenos o malos, a condición de que ellos sean libres, voluntarios, conscientes. Asimismo,
puede entenderse como el cumplimiento del deber. Vale decir, relacionarse con lo que uno
debe o no debe hacer.
La ética estudia qué es lo moral, cómo se justifica racionalmente un sistema moral, y cómo
se ha de aplicar posteriormente a los distintos ámbitos de la vida personal y social.
Por lo tanto, cuando alguien aplica una sentencia ética sobre una persona, está realizando
un juicio moral. La ética, pues, estudia la moral y determina cómo deben actuar los
miembros de una sociedad. Por lo tanto, se la define como la ciencia del comportamiento
moral.
Claro que la ética no es coactiva, ya que no impone castigos legales (sus normas no son
leyes). La ética ayuda a la justa aplicación de las normas legales en un Estado de derecho,
pero en sí misma no es punitiva desde el punto de vista jurídico, sino que promueve
una autorregulación.

IMPORTANCIA DE LA ÉTICA.
La ética es muy importante porque se refiere a las costumbres y a la conducta humana,
es decir que trata del comportamiento de las personas, además tiene que ver con los
valores de cada persona. La ética nos enseña a comportarnos en la sociedad, también
nos enseña los valores. Porque cada persona debe ser formada con base fundamental en
la ética, a saber respetar los derechos y valores de cada persona, tratarlas de igual
manera a todas dentro de la sociedad sin importar el estatus social de cada persona.
Aunque en estas épocas, la ética y la moral se han ido perdiendo ya que a las personas
ya no les importa la formación de las nuevas generaciones. Por ejemplo hoy en día a los
padres ya no les interesa tanto, enseñarles a sus hijos la ética y los valores por dedicar su
tiempo en otras cosas, podrían ser materiales. Por eso la ética es muy importante porque
desde de un principio sirve para la formación de las personas dentro de la sociedad y
desenvolverse en ella.
El hombre a través de su vida va realizando actos, la repetición de los actos genera actos
y hábitos que determinan las actitudes. El hombre de este modo, viviendo se va formando
así mismo. El carácter como personalidad es obra del hombre, es su tarea moral, es el
resultado de su carácter moral para toda su vida, esto es a lo que definimos ética.
Todos debemos tener un comportamiento correcto en cada momento de la vida ya que se
nos presentan situaciones en las que hay que tomar decisiones analizando lo bueno y lo
malo de ellas, para así no perjudicar a los que nos rodean.
No sólo en situaciones morales sino en todas ya que lo moral va en cada cosa que
hacemos. De aquí sale la importancia de asegurarse que lo que uno haga sea lo
correcto.
Tener una buena formación ética hará que se logre ser una mejor persona y ser mejor,
significará que puedan llegar a ser modelo para otras personas. Sí hacemos malas
acciones puede llevar a que las personas que te rodeen hagan malas cosas de manera
que ser éticos no solo te beneficiará a ti sino a lo demás. Otro ejemplo es la juventud de
hoy la cual tiene que preocuparse por recibir una buena formación ya que somos el futuro
y de donde todos nos beneficiaremos o perjudicaremos.
Tomando aquello y volviendo a la ética, el hombre está llamado a realizar actos buenos.
Los cuales nos son guiados, por medio de la conciencia. La cual nos clarifica, que actos
son correctos e incorrectos. Por lo mismo, es que debemos tender, a las virtudes. Las
cuales son hábitos, que nos hacen más perfectos. Ya que toda rama de la filosofía, al
igual que la ética, tienden a la perfección del hombre. A la finalidad de este, mirada desde
una de estas ramas.
Por qué las virtudes, ya que la ética señala, que la felicidad, es el fin último del ser
humano. La cual se consigue, por medio de la perfección del actuar del hombre.

NOCIONES PREVIAS.
ÉTICA.
La ética es una rama de la filosofía que se ocupa del estudio racional de la moral, la
virtud, el deber, la felicidad y el buen vivir. Requiere la reflexión y la argumentación. El
estudio de la ética se remonta a los orígenes mismos de la filosofía en la Antigua, y su
desarrollo histórico ha sido amplio y variado.
La ética estudia qué es lo moral, cómo se justifica racionalmente un sistema moral, y
cómo se ha de aplicar posteriormente a nivel individual y a nivel social. En la vida
cotidiana constituye una reflexión sobre el hecho moral, busca las razones que justifican
la adopción de un sistema moral u otro.