Vous êtes sur la page 1sur 3

9 consejos para lograr una

defensa de tesis exitosa


Tus habilidades orales para argumentar tu investigación son una de las
claves para lograr una defensa de tesis exitosa

El principal desafío que debe enfrentar el estudiante al defender su


proyecto de tesis está en convencer al tribunal docente de que su propuesta es
clara, sólida y relevante. Se trata de un evento esperado por todo estudiante y
que debe ser vivido con satisfacción. Es la mejor oportunidad para demostrar
el valor del trabajo.

CONSEJOS

1. Llega temprano
Asegúrate de llegar con la antelación suficiente para probar que todos
los dispositivos electrónicos funcionen correctamente.

2. Cuida tu apariencia
Presentarte de la forma adecuada tiene incidencia en cómo te percibirá el
tribunal examinador, por lo que debes vestirte de manera formal y neutral.
Evita la ropa demasiado casual deportiva o festiva, así como los colores o
estampados que puedan distraer de lo que estás hablando.

3. Vocaliza
Aunque las defensas de tesis suelen tener un tiempo límite de 15 a 20 minutos,
no debes hablar demasiado rápido ya que esto revelará tu nerviosismo.
Mantén un tono de voz firme, claro y pausado, que muestre que sabes de lo
que estás hablando. Se consciente de estar hablando a un volumen que pueda
ser escuchado por toda la audiencia. Recuerda que eres la única persona
experta en tu campo de investigación, por lo que no tienes ninguna razón
para sentirte inseguro.

4. Mantén una postura neutra


Caminar por todo el salón o hacer ademanes exagerados solamente conseguirá
desviar la atención del contenido de tu presentación. Practica tu postura con
antelación: debes pararte de forma natural y no demasiado estática. No
enfoques tu mirada en un solo miembro del público, en el techo o en el suelo,
en cambio, elige a tres personas y alterna el contacto visual con ellas.

5. Conoce tu trabajo a la perfección


Antes del momento de la defensa, relee tu trabajo a conciencia, determina sus
puntos principales y estudia sus puntos más débiles para responder a posibles
críticas y comentarios. Si el trabajo es en grupo, asegúrate de que todos
conozcan íntimamente el proyecto y estén en la misma sintonía.

6. Cuida la estética de la presentación


Si vas a presentar con el apoyo de un Power Point, u otro tipo de recurso
visual, asegúrate de presentar diapositivas elegantes y agradables a la
vista. Evita recargarlas de texto, ya que solo conseguirás que el público se
ponga a leer y deje de escucharte. Incluye palabras clave y gráficas siempre
que sea pertinente. (10 A 12 DIAPOSITIVAS)

7. Sigue un orden lógico


Antes de comenzar a planificar la presentación, escribe en un papel las partes
principales para generar una estructura lógica.
La primera diapositiva debe ser de presentación. Identifica tu proyecto con tu
nombre, el título del trabajo y el nombre de tus tutores y tu universidad.La
segunda slide debe actuar como introducción a tu trabajo.Justifica la
importancia de tu proyecto y la relevancia del tema escogido, tus objetivos y
la metodología empleada durante la investigación.

Durante el desarrollo de la presentación, puedes profundizar más sobre el


proceso de trabajo, los cambios que realizaste en el camino y comentar
brevemente cada capítulo. Finalmente, en la conclusión retoma la idea central
y expone el resultado final de tu investigación, agradece a las personas que
colaboraron con el proyecto y al tribunal por la atención prestada.

8. Responde con seguridad


Luego de finalizar la presentación, debes prepararte para los comentaros y
preguntas de los docentes. Aquí lo más importante es responder con seguridad
y confianza, sin mostrarte demasiado tímido ni demasiado arrogante. Para
ello es esencial conocer tu trabajo hasta el más mínimo detalle.

9. Practica
Por más que seas un orador experto o estés plenamente convencido de que tu
trabajo es sobresaliente, es esencial que practiques previamente tu
presentación. De esta manera, evitarás quedarte en blanco y te presentarás
frente a la audiencia con más calma. Durante los días previos, repite la
defensa en tu cabeza, y pide la opinión de familiares y amigos acerca de tu
postura y forma de hablar.

Una buena estrategia es realizar un “guión” de la presentación. Aunque no


es necesario que lo aprendas palabra por palabra, será una herramienta más
para darte seguridad en el gran día.