Vous êtes sur la page 1sur 4

CENTRALISMO SISTEMA QUE GENERA UN DESARROLLO DESIGUAL

PARA EL PERÚ.

Por: Bryam William Sarmiento Llaguenta.

Para iniciar el presente discernimiento debemos tener en cuenta el concepto


claro de que es centralización, cómo surge y se arraiga en el Perú.

El termino centralización según la Real Academia Española es:


“Reunir varias cosas en un centro común y hacer que estas dependan de un
poder central.” Es decir que un gobierno centralizado, es aquel que toma y
tiene todo el poder de las decisiones desde su gobierno central acaparando
todo el crecimiento del producto interno bruto y el índice de desarrollo humano
generando un desarrollo desigual para el país.

El centralismo llega al Perú con la colonia Española, E. Gonzales afirma: “El


centralismo del Estado peruano, se forja en el periodo colonial como el medio
para recaudar tributos y gobernar el virreinato desde su capital Lima.” Por
consiguiente el estado peruano adopta este sistema de gobierno que hasta el
día de hoy se sigue viviendo, no de una manera directa como en la época
colonial pero si se nota que el mayor surgimiento del país se centra en la
capital.

Las principales cusas del centralismo son, La política centralista que asume el
estado peruano, concentrando en Lima y otras principales capitales del Perú
todo el desarrollo económico, educativo, de servicios y tecnológico,
determinando de este modo la consiguiente obstrucción de la periferia. Otra, es
la anacrónica demarcación política que no corresponde a la realidad económica
y social del País. Esta demarcación delineada con criterios de orden político y
de intereses de grupos, ha agudizado, a través de los años la concentración de
la población, conformando polos de desarrollo sobredimensionados como
consecuencia de una política centralista, en donde las oportunidades de trabajo
y las comodidades de los servicios se concentraron en las capitales, dejando a
las zonas rurales en el mayor abandono, hasta de los servicios más
elementales.

1
A lo largo de la vida republicana este sistema se ha querido corregir por varios
gobiernos, como son los de los siglos XIX y XX, pero no se ha tenido éxito
generando así un enorme problema.

Llevando a las siguientes consecuencias. Entre los efectos que ha generado el


centralismo, preocupa de sobre manera el despoblamiento del campo como
consecuencia del intenso movimiento migratorio del interior del país hacia
Lima, que ha su vez a originado un gran decrecimiento de nuestra producción
de alimentos agrícolas, la gran concentración de población en la capital de la
república y las principales capitales del interior del país, donde van surgiendo,
además, los pueblos jóvenes, hoy llamados urbanizaciones populares, otras es
la falta de trabajo, la delincuencia y la insuficiencia de toda clase de servicios
públicos. E. Alanya escribió:

“La concentración de la población de Lima tiene como resultando el mayor


porcentaje de la población peruana. Despoblamiento del campo por el intenso
movimiento migratorio hacia Lima. Decrecimiento de la producción de
alimentos agrícolas por el exceso de la población campesina. Situación urbana
inadecuada de Lima y otras principales ciudades del País, donde los pueblos
jóvenes, asentamientos humanos, hoy llamados urbanizaciones populares se
ubican en las periferias de Lima e incrementan la demanda de servicios
públicos. Desequilibrio abismal en los niveles de vida entre la población de
Lima y la del interior del país, especialmente rural”.

Podemos decir finalmente que el centralismo es una enfermedad para el país,


que poco a poco ha creado un desequilibrio social muy notorio. J. Martínez
menciona que: “Gracias al centralismo nuestro país es una bomba de tiempo.
Con consecuencias imprevisibles, en el día menos pensado, puede estallar por
los aires sin que nadie sepa que viene después”.

Teniendo en cuenta lo analizado al Perú solo le queda una opción, una cura
para esta enfermedad llamada centralismo, y es la descentralización, que E.
Gonzales lo define como: “Transferencia del poder del gobierno central a
gobiernos regionales y locales”. Pero para hacer esto efectivo debe efectuarse
una buena desconcentración económica que lleve a un desarrollo igualitario en

2
todas las regiones del Perú, convirtiéndose en cada una dueña de lo que
produce generando ganancias para así administrarlas de acuerdo a las
necesidades que las regiones sufren.

Por consiguiente la descentralización impacta en la sociedad, generando un


mejor desarrollo de vida para todos los peruanos, haciendo que encuentren el
éxito económico sin la necesidad de salir de sus regiones. Esto conllevara a
que el Perú solucione la gran cantidad de problemáticas que tiene, además de
alcanzar una gran prosperidad tan solo con cambiar su sistema de gobierno.

En conclusión el centralismo desfavorece al país, ya que solo beneficia a un


grupo delimitado de peruanos, que está ubicado en la capital, dejando de lado
las pequeñas provincias que no pueden surgir por si solas, gracias a las
grandes competencias que solo existen en Lima.

Además el centralismo es el origen de grandes problemas que está viviendo el


Perú generando pobreza, desigualdad social y el deterioro lento pero
progresivo de un país en vías de desarrollo.

Sin embargo para contrarrestar esto está la descentralización que a diferencia


del centralismo crea mejoras de salud, alimentación, educación, empleo, y
oportunidades para todos los peruanos. Creando así un gran país con
desarrollo equitativo e igualitario.

3
Revisión Bibliográfica:

 Cayo, B. Cortez, C. Zavala, D. León, A Felipe Acosta. (2014).


Diccionario Real Academia Española. España: Anagrama.
 Gonzales, E. (2004). La difícil descentralización fiscal en el Perú: teoría y
práctica. Perú: Biblioteca nacional del Perú.
 Alanya, E. (2008). El centralismo en jaque. Argentina: Teseo.
 Klauer, F. (2010). Rebelión contra el centralismo. Chile: Casa del libro.
 Jimenez, B. (2002). Centralismo en Latinoamérica. Argentina: Santana.