Vous êtes sur la page 1sur 3

El márqueting de la locura.

En este documental sobre el márqueting de la locura se habla sobre el uso de drogas

psicotrópicas, la relación entre los altos ingresos de las compañías farmacéuticas y la

psiquiatría la cual ha creado una ganancia de 80 mil millones de dólares a través del

comercio de drogas psicotrópicas a un público descuidado.

En el transcurso del documental surgen varios cuestionamientos como:

¿Cuán validos son los diagnósticos de los psiquiatras? ¿Cuán seguros son sus fármacos?

Indagando en lo profundo de la fachada corporativa, este documental denuncia la verdad

detrás del mecanismo de marketing y del engaño científico que oculta una campaña de

ventas peligrosas con un impacto mortal en los consumidores.

En la primera parte de este documental muestran como los psiquiatras nos dicen que la

única forma de mejorar el comportamiento indeseado en los adultos enfermos es, volviendo

al equilibrio la química cerebral con un medicamento (psicotrópicos )los medicamentos

psicotrópicos son agentes químicos que actúan sobre el sistema nervioso central,

produciendo cambios temporales en la percepción, el ánimo, el estado de conciencia y el

comportamiento,estos medicamentos pueden alterar el delicado equilibrio de los procesos

químicos que el cuerpo necesita para funcionar con fluidez.

Sin embargo, los psiquiatras y las compañías farmacéuticas han venido usado estos

fármacos para crear un mercado enorme y lucrativo dando nombres a varias conductas

indeseadas como "trastornos médicos" que requieren medicación psiquiátrica.


¿Cómo es que los fármacos psicotrópicos, sin ninguna enfermedad como objetivo, sin

poderes curativos conocidos y una lista interminable de efectos secundarios, se han

convertido en el tratamiento a seguir para cada tipo de malestar psicológico? ¿Y cómo los

psiquiatras adoptaron estas drogas para llegar a dominar el campo del tratamiento mental?

Son preguntas que van emergiendo durante el transcurrir del documental.

Los psiquiatras explican sobre los grandes avances en el área de los fármacos psicotrópicos

sin embargo ¿es esta cantidad de medicamentos que están saliendo al mercado, "el gran

avance científico" del que ellos hablan?

Sigmund Freud en lo que se refiere al marketing para los fármacos contribuyó a crear una

seria epidemia de cocaína por toda Europa. A partir de ello los psiquiatras recurrieron a las

anfetaminas como método para tratar a los pacientes y mejorar las conductas indeseables,

hasta que se dieron cuenta de que no sólo no daban resultados, sino que resultaron ser

altamente tóxicas y adictivas.

Tiempo después, se vendió la idea de que los "antidepresivos" eran en realidad "drogas de

un estilo de vida”, y que no solamente eran para los pacientes con tratamiento psiquiátrico,

sino que también eran para una sociedad donde uno podía elegir su estado de ánimo.

Pero al transcurrir el tiempo de diez años, efectos secundarios de estas llamadas “drogas de

estilo de vida” tales como la violencia y el suicidio ya no podían seguir ignorándose; con

una estimación de 3.9 casos de efectos adversos sólo con el Prozac.

En la actualidad este mismo patrón se repite, con una cobertura implacable por los medios

de comunicación sobre los nuevos tratamientos médicos promocionados como "fármacos

milagrosos".
Sin ningún análisis o procedimiento científico de laboratorio que muestre la presencia o

ausencia de problemas mentales, se ha empezado a diagnosticar y medicar a las personas

con enfermedades metales.

Los psiquiatras publicaron El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales

(DSM) en 1952, enumerando los 112 "trastornos mentales" sin tener ninguna base o

procedimiento científico estándar, sino basándose solo en los votos enviados por los

psiquiatras que hacen parte de este gremio.

En cada nueva edición del DSM, los diagnósticos no sólo se han crecido en número, sino

que proyectan un número más amplio de enfermedades mentales para abarcar ahora la

población entera. Como resultado se ha empezado a diagnosticar a niños con trastorno de la

personalidad bipolar, y TDAH

En el 2007, medio millón de niños y adolescentes recibieron por lo menos una receta de un

antipsicótico, poderosos compuestos químicos originalmente diseñados sólo para los

pacientes más gravemente afectados mentalmente.

La persona promedio no tiene el conocimiento sobre como son los diagnósticos

psiquiátricos y que tales diagnósticos no son médicos, sino que son diagnósticos basados

meramente comportamientos sometidos a votación.