Vous êtes sur la page 1sur 1

Tomemos el tipo del círculo socialdemócrata más difundido en los últimos años y

examinemos su actividad. "Está en contacto con los obreros" y se conforma con eso,
editando hojas que fustigan los abusos cometidos en las fábricas, la parcialidad del
gobierno con los capitalistas y las violencias de la policía; en las reuniones con los obreros,
los límites de estos mismos temas; sólo muy de tarde en tarde se pronuncian conferencias y
charlas acerca de la historia del movimiento revolucionario, la política interior y exterior de
nuestro gobierno, la evolución económica de Rusia y de Europa, la situación de las distintas
clases en la sociedad contemporánea, etc.; nadie piensa en establecer y desenvolver de
manera sistemática relaciones con otras clases de la sociedad. En el fondo, los componentes
de un círculo de este tipo conciben al militante ideal, en la mayoría de los casos, mucho
más parecido a un secretario de tradeunión que a un jefe político socialista. Porque el
secretario de cualquier tradeunión inglesa., por ejemplo, ayuda siempre a los obreros a
sostener la lucha económica, organiza la denuncia de los abusos en las fábricas, explica la
injusticia de las leyes y disposiciones que restringen la libertad de huelga y la libertad de
colocar piquetes cerca de las fábricas (para avisar a todos que en la fábrica dada se han
declarado en huelga), explica la parcialidad de los árbitros pertenecientes a las clases
burguesas del pueblo, etc., etc. En una palabra, todo secretario de tradeunión sostiene y
ayuda a sostener "la lucha económica contra los patrones y el gobierno". Y jamás se
insistirá bastante en que esto no es aún socialdemocracia, que el ideal del socialdemócrata
no debe ser el secretario de tradeunión, sino el tribuno popular, que sabe reaccionar ante
toda manifestación de arbitrariedad de opresión, dondequiera que se produzca y cualquiera
que sea el sector o la clase social a que afecte; que sabe sintetizar todas estas
manifestaciones en un cuadro único de la brutalidad policíaca y de la explotación
capitalista; que sabe aprovechar el hecho más pequeño para exponer ante todos sus
convicciones socialistas y sus reivindicaciones democráticas, para explicar a todos y cada
uno la importancia histórica universal de la lucha emancipadora del proletariado.

V. I. Lenin, "¿Qué hacer?", Capítulo 3.e. (1902)