Vous êtes sur la page 1sur 2

Ana Carolina Rosas Lara

840035238

Clasificar en Psiquiatría

Me desprendí de las noches de insomnio, de los aprendizajes, de las guardias, de las


clínicas y de las huellas que en mi dejo la carrera de médico cirujano, me quité de encima la
psicopatología, la fisiología y la bioquímica, me sacudí la Risperidona, el Ritalin, la
Duloxetina y el Modiodal. Pensar en un panorama alternativo me provoca angustia, pero
la angustia mueve. ¿Y por qué no? un nuevo enfoque alimenta la materia gris.

Entonces bien ¿para que creamos Enfermedades, Trastornos y desordenes?. Para sentirnos
y sabernos sanos, al encerrar, hospitalizar y aislar a “los enfermos” es una forma de excluir
y destruir lo “anormal” lo que no nos checa y lo que para nosotros es extraño y sutilmente
monstruoso.

Desde siempre hemos clasificado, en psicología social es una forma en la que


cognitivamente economizamos información, en el libro en el capítulo 1 menciona que la
psiquiatría es la única rama de la medicina que tiene el descaro de hablar de enfermedad,
aunque viendo bien la mayoría de las ramas de medicina, tienen esa palabra. Sin embargo
desorden y trastorno si son términos bastante usados en la psiquiatría.

“El problema, nos dice, no es la medicina y sus avances que contribuyen de algún modo a
la sociedad y la cultura, sino la politización de su accionar, la manera en que autorizados
desde el parnaso de su investidura profesional, contribuyen a organizar la vida de lo
público y lo privado,” (Braunstein. 2012)

Con esto él se refiere a que el quehacer del médico no está peleado con el quehacer del
psicólogo, sin embargo no se debe estigmatizar por dignidad humana.

También se dice que hay una despersonalización del paciente y que el medico busca el
síntoma primario y como atacarlo así como su diagnóstico diferencial. En estos 3 años y
medio vaya que es difícil encontrar un diagnóstico certero y darle un tratatamiento
correcto. Muchas veces las personas traen más que su dolencia corporal y el medico se
convierte en un receptor de esa energía que el paciente lleva.

Otro punto en el que estoy medianamente de acuerdo es en el de la psicofarmacología, ya


que dice “entre más diagnosticados más recetados” sin embargo creo que en algunos casos
es de suma importancia un seguimiento farcologico, así como un proceso de análisis.

Sobre la clasificación del DSM5 y la CIE10, en mi carrera pasada estudiamos salud pública
y psiquiatría, estos libros son solo una guía para un diagnóstico certero del paciente, no se
pretende despersonalizar ni medicar si no es estrictamente necesario. Cuando nos ponen
una etiqueta y un heuretismo es más fácil vivirla vida.

El paciente al acudir al médico siente que recibe algo del él (Fármaco) y viceversa, creo
que ante cualquier enfoque ya sea anti psiquiátrico, psiquiátrico o psicoanalítico debemos
ir siempre a favor de la vida, y del principio Hipocrático que dice “Lo primero es no hacer
daño”” no caer en la iatrogenia, porque se está tratando con seres humanos los cuales están
formados por la psique, lo social y lo biológico.
Ana Carolina Rosas Lara
840035238