Vous êtes sur la page 1sur 5

EL PROPÓSITO

DE LA ORACIÓN

Mario E. Alas

TEXTO MEMORIAL: “Velad y orad, para que no


entréis en tentación” (Mateo 26:41).

INTRODUCCIÓN: Dios está interesado en


todo lo que se refiere a nosotros y ha hecho
provisión para suplir todas nuestras necedades a
través de la oración. A medida que los corazones
se entregan y derraman en alabanza a Dios por
medio de la oración El se manifiesta a Sí mismo en
medio de ellos. Necesitamos entonces esa
bendición que se logra únicamente por medio de la
oración.

I. ¿QUE ES LA ORACIÓN?
Sencillamente expresado, la oración es hablar con
Dios. Es una comunicación bidireccional: Nosotros
hablamos con Dios y Él habla con nosotros, nos
hace sentir Su presencia. La oración tiene muchas
facetas que incluyen:

1) Esperar en el Señor (Is. 40:31; Sal. 6:1; 27:14).


2) Interceder u orar por otros (Ez. 22:30; 1ª Ti. 2:1;
Is. 59:16).
3) Pedir a Dios por lo que necesitamos (Mt. 7:7-11).
4) Escuchar a Dios (Jn. 10:27).
5) Estar en Guerra espiritual (Ef. 6: 10-18).
6) Agradecer a Dios (1ª Ts. 5:18; 1ª Ti. 2:1).
7) Ofrecer alabanza a Dios como sacrificio (He.
13:15).
8) Pedir a Dios que perdone nuestros pecados (1ª
Jn. 1:9; Mt. 6:12).
II. ¿POR QUÉ NECESITAMOS LA ORACIÓN?
La oración no es un hecho solamente porque
tenemos que hacerlo, a parte de agradar a Dios, es
un privilegio. A nosotros, como verdaderos
discípulos de Jesús, se nos es permitido venir ante
Dios y hablar con El: el Rey de reyes, pero también
nuestro Amigo y Padre. Dios, que es Santo y
Omnisciente está dispuesto a tener audiencia con
nosotros que somos pecadores e ignorantes en
nuestra propia naturaleza.
1) La oración nos capacita para crecer
espiritualmente. Libera perdón, fuerza, paz,
guía y al Espíritu Santo en nuestra vida.

2) La oración nos capacita para cooperar con Dios


y para no caer en tentación.

a. Dios nos ha comprometido a actuar en


respuesta a la oración (Lucas 11:9-10).

b. Dios está dispuesto a cambiar Sus planes en


respuesta a la oración (Gn. 18:20-32; Éx.
32:9-14; 2ª R. 20: 1-6).

3) A través de la oración el Reino de Dios puede


ser plenamente establecido en la tierra (Mateo
6:10).

4) Las posibilidades de la oración son ilimitadas


porque el Dios a quien oramos no tiene
limites (Romanos 8:32).

5) Por medio de la oración llegamos a conocer a


Dios y por tanto construimos una relación con
El. Mientras más tiempo pasemos con El, mejor
le conoceremos y entenderemos mejor los
caminos y planes de Dios (Hch.10:1-21).
6) La oración trae gloria a Dios (Juan 14:13).

7) A través de la oración podemos cambiar las


circunstancias y situaciones para estar en
línea con la voluntad y corazón de Dios
(Ezequiel 22:30)

8) Por medio de la oración podemos bendecir a


otros e interceder para su salvación (2ª R.
4:8-17; 1ª S.12:19).

9) El no orar es pecar (1ª S. 12:23.). Cuando no


oramos fallamos a Dios, porque El dice: “Venid
a mi” (Jn. 14:13-14; Santiago 4:2).

10) Necesitamos estar involucrados en la oración


intercesora (Ezequiel 22:30; Isaías 59:16).
Estas son las oraciones donde nos ponemos en
la brecha entre Dios y para quienes estamos
orando. Necesitamos tomarlo bien en serio
cuando venimos a Dios con nuestras cargas y
necesidades (Génesis 32:26).
III. IMPEDIMENTOS EN LA ORACIÓN

1) Indisposición al perdón (Marcos 11:25)


2) Incredulidad (Hebreos 11:6)
3) Duda/falta de fe (Santiago 1:6-8)
4) Pereza (Santiago 4:2)
5) Motivos erróneos (Santiago 4:3)
6) Pecado sin confesar (I Juan 1:7-9; Isaías 59:1-2)

IV. COMO ORAR EFICAZMENTE

La Biblia nos instruye a fondo


en cómo orar eficazmente:

1) Apelando al carácter de
Dios (Génesis 18:25).
2) Suplicando las promesas de Dios (Éxodo 32:
13-14).
3) Con alabanza y acción de gracias (Salmo
100:4).
4) Con un corazón de compasión por los pobres
y perdidos (Pr. 21:13).
5) En fe (Mateo 21:22).
6) Haciendo pleno uso del lenguaje de oración que
el Espíritu Santo nos da (hablar en lenguas (Ro
8:26).
7) Con confianza en el Trono de Gracia de Dios
(Heb. 4:16).
8) Con la motivación correcta y no solo por
beneficio egoísta (Santiago 4:3).
9) Respetando a tu pareja en el matrimonio (1ª
Pedro 3:7).
10) Con la mente clara y autocontrol (1ª Pedro 4:7)
11) Con la conciencia limpia (1ª Jn. 1:21-22).
12) Según la voluntad de Dios (1ª Jn. 5:14-15; Mt.
6:10).
13) En el Espíritu Santo (Judas 20; Efesios 6:18).

CONCLUSIÓN: La oración y las verdades de la


Palabra de Dios son vinculadas de modo
inequívoco, porque mientras oramos según la
voluntad de Dios como está indicado a través de
Su Palabra o por el Espíritu en oración, tenemos la
promesa de que veremos la respuesta (1ª Jn. 5:14-
15; Ro. 8:26-27).

Es de vital importancia que pasemos tiempo con


Dios y Su palabra como discípulos de Jesús.
Recuerde, cualquiera puede orar por cualquier
cosa en cualquier momento. La oración puede
alcanzar cualquier necesidad en cualquier parte.
La oración nos vincula con las posibilidades
ilimitadas de Dios (Jeremías 33:3; Sal. 2:8).
AUTOEVALUACIÓN: Por favor conteste las siguientes
preguntas adecuadamente.

1. ¿Qué es la oración?

2. Mencione dos propósitos básicos de la oración.

3. Mencione dos características para orar


eficazmente.