Vous êtes sur la page 1sur 2

MARCO TEORICO

La topografía es la ciencia que estudia el conjunto de principios y procedimientos


que tienen por objeto la representación gráfica de la superficie terrestre, con sus
formas y detalles; tanto naturales como artificiales. Esta representación tiene lugar
sobre superficies planas, limitándose a pequeñas extensiones de terreno.
Esta tiene como objetivo representar la infraestructura, orografía, hidrografía y las
poblaciones del país. En ella se registran fielmente todos estos elementos y las
relaciones que guardan entre sí. Contiene información sobre el relieve, rasgos
hidrográficos, vegetación densa, áreas con actividades agrícolas, localidades y vías
de comunicación.
Levantamiento topográfico:
Es el conjunto de operaciones que tiene por objeto la determinación de la posición
relativa de puntos en la superficie de la tierra o a poca altura sobre la misma.

Pavimentación
Para hablar de la historia de la pavimentación
Con la invención de la rueda, probablemente en Mesopotamia, hace unos 5000
años, se originó la necesidad de construir superficies de rodamiento que permitieran
la circulación del incipiente tránsito de entonces. Los indicios de los primeros
caminos, señalan la existencia de una ruta entre Asia y Egipto. Los cartagineses,
se sabe, construyeron un sistema de caminos de piedra a lo largo de la costa sur
del mediterráneo. El historiador griego Herodoto (484-425 A.C.) menciona que los
caminos de piedra más antiguos fueron construidos por el rey Keops de Egipto, para
proporcionar una superficie de rodamiento al transporte de las inmensas piedras
destinadas a la construcción de las pirámides.
Los primeros caminos construidos científicamente aparecen con el advenimiento
del imperio romano. Las culturas antiguas de américa, entre ellas la delos mayas
(posiblemente antes de la cristiana), en el sur de México y norte de centro américa;
la de los toltecas, que se establecieron en la meseta central, en México, por el año
752; y los incas (1100 A.C.), en el peru, dejaron huellas de una avanzada técnica
de construcción de caminos, siendo notable los llamados caminos blancos de los
mayas. Estos últimos, formador con terraplenes de uno y dos metros de elevación,
eran cubiertos con una superficie de piedra caliza, cuyos vestigios existen en
Yucatán, México.
De 1837 a 1876 el ferrocarril progresa, se desarrolla y se coloca a la vanguardia de
los medios de transporte, haciendo que los caminos que den relegados a un
segundo término. En las últimas décadas del siglos XIX ven la aparición del
automóvil con motor de gasolina y renace el deseo de conservar en buen estado los
caminos que habían sido abandonados.